¿Aún no es miembro?    O ingrese aquí:
Holidays Offer
 
EL TRAUMA DEL NACIMIENTO: LOS EFECTOS
PSICOLÓGICOS DE LAS INTERVENCIONES
OBSTÉTRICAS
William R. Emerson
Esto es el nacimiento. La tortura de un inocente.
Qué banalidad creer que tal gran cataclismo no dejará huella.
Sus marcas están en todos sitios ? en la piel, en los huesos, en el estómago, en la espalda.
En todo nuestro disparate humano. En nuestras locuras, nuestras tor turas, nuestras prisiones.
En leyendas, épicas, mitos. En las Escrituras.
Dr. Frederick Leboyer (Bir th without violence, p.30, 1975)
* El capítulo que les presentamos per tenece a la introducción de un completo ar tículo de William R. Emerson titulado El trauma del nacimiento: los efectos psicológicos de las intervenciones
obstétricas. En los próximos números de esta revista se incluirá el resto de las secciones de este ar tículo: anestesia, inducción y aceleración del parto, par tos instrumentales y cesárea.
Introducción
Durante los últimos veinticinco años he estudiado el proceso
del nacimiento y el impacto que el nacimiento tiene sobre el
bebé. He observado a cientos de bebés nacer, tomado notas de
los nacimientos y, luego, los he seguido durante veinte años.
También he preguntado a médicos y psicólogos sobre el
nacimiento y los efectos que este proceso tenía sobre sus
pacientes. Durante este trabajo, descubrí muchas cosas que no
habría imaginado. El mayor descubrimiento fue que las
intervenciones médicas parecen tener un efecto (físico y
psicológico) perjudicial a largo plazo, y que, por este motivo,
incluso la intervención obstétrica más común, debe ser
cuestionada. Yo no soy el único que dice esto; en su libro
Obstetric Myths Versus Research Realities, la investigadora
médica Henci Goer afirma que la más común de las
intervenciones obstétricas de esta era se hace de manera
rutinaria, sin existir una base científica al respecto ni datos
suficientes que indiquen su seguridad (Goer, 1995).
Thomas Verny concluyó con su artículo (1992) sobre los efectos
de las intervenciones obstétricas que muchas de las pruebas
en las que se utiliza alta tecnología y muchos procedimientos y
rutinas obstétricas no tienen una eficacia probada, y en realidad
per tenecen más a la naturaleza del ritual que a intervenciones
médicas (p.101). Determinó que, debido a los efectos
potencialmente perjudiciales de los procedimientos obstétricos,
las intervenciones médicas deben limitarse a partos
diagnosticados como de alto riesgo en lugar de aplicarlas a
todas la embarazadas y todos los par tos. Con frecuencia, las
intervenciones obstétricas provocan complicaciones tanto
psicológicas como físicas (Emerson, 1996b; Kohen, 1983,
1991)
Validez de los recuerdos del nacimiento
La mayoría de la información de este ar tículo está basada en
los recuerdos del nacimiento de pacientes (obtenidos en
sesiones de terapia de regresión) y sus sensaciones sobre cómo
las intervenciones obstétricas han afectado a sus vidas. Es
impor tante averiguar si es posible obtener datos precisos bajo
tales circunstancias. Un aspecto que confirma la eficacia de los
recuerdos del nacimiento se refiere al hecho de que estos
recuerdos aparecen espontáneamente durante la aplicación de
distintos tipos de tratamientos, incluso en los casos en los que
las bases teóricas en las que se apoyan estos tratamientos
puedan no reconocer su validez. Por ejemplo, los recuerdos del
nacimiento y sus patologías asociadas se han investigado en
psicoanálisis (Rank, 1929; Fesher, 1980; Fodor, 1949), hipnosis
(Rochas, 1911; LeCron, 1963; Cheek, 1974), hipnoterapia
(Chamberlain, 1988), terapia primal (Janov, 1970; Farrant,
1986), terapia psicoanalítica (Grof, 1979), terapia corporal
(Hendricks & Hendricks, 1987; Emerson, 1993), respiración
yóguica (Grof, 1988) y terapia holding. Además, los recuerdos
del nacimiento aparecen en sueños y pesadillas (Peerbolte,
1975), y constantemente se manifiestan en trabajos artísticos
y/o creativos (Irving, 1995).
Otro dato que da validez a los recuerdos del nacimiento proviene
de la investigación clínica sobre terapia de regresión, que
muestra que los pacientes regresan al nacimiento de manera
espontánea, tanto si reciben indicaciones de ello como sin no, y
desarrollan cier tos síntomas como resultado de esas
regresiones. Miles de personas han regresado instintivamente
y descubierto recuerdos de su temprana infancia, nacimiento y,
en algunos casos, del período prenatal. Mucha gente ha tenido
recuerdos de intervenciones obstétricas, lo que ha facilitado
establecer la relación entre sus síntomas etológicos y los
procedimientos obstétricos y, como resultado, experimentar la
curación de sus síntomas (Emerson, 1996b). Otro punto de
validez es la llamada investigación de verificabilidad (por
ejemplo, la investigación que intenta comparar los recuerdos
del nacimiento obtenidos por terapia de regresión con los datos
objetivos de los historiales médicos, los informes de la gente
presente en el nacimiento y/o los recuerdos de los parientes y
los padres). Cuando se verifica con los informes oficiales o los
recuerdos de los que estuvieron presentes en el parto, los
recuerdos del nacimiento adquieren mayor precisión
(Chamberlain, 1988). Especialmente impresionantes son los
casos en los que los adultos recuerdan y luego confirman las
intervenciones obstétricas a pesar de que habían recibido una
información contraria (Emerson, 1996b).
Valoración del trauma del nacimiento
Se han descubierto y desarrollado distintas escalas de medida
46
Quitar