Enemigos por Embotti - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

index-1_1.jpg

2

Queridos enemigos

De Beresford a Maradona,

la verdadera historia

de las relaciones entre

ingleses y argentinos

Ema Cibotti

AGUILAR

3

© Ema Cibotti, 2006

© De esta edición: Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara S. A, 2006

Leandro N. Alem 720, (1001) Ciudad de Buenos Aires

ISBN-10: 987-04-0478-2

ISBN-13: 978-987-04-0478-1

Hecho el depósito que indica la ley 11.723

Impreso en la Argentina. Printed in Argentina

Primera edición: julio de 2006

Diseño e imagen de cubierta: Raquel Cané

Una editorial del Grupo Santillana que edita en:

Argentina - Bolivia - Brasil - Colombia - Costa Rica - Chile -

Ecuador - El Salvador - España - EE.UU. - Guatemala -

Honduras - México - Panamá - Paraguay - Perú - Portugal –

Puerto Rico - República Dominicana - Uruguay - Venezuela

Todos los derechos reservados.

Esta publicación no puede ser reproducida,

en todo ni en parte, ni registrada en o transmitida

por un sistema de recuperación de información,

en ninguna forma ni por ningún medio sea mecánico,

fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por

fotocopia, o cualquier otro sin el permiso previo

por escrito de la editorial.

4

Índice

Prólogo...............................................................................................10

“Contra los ingleses es mejor”...........................................................10

I..........................................................................................................14

En la mira del Imperio británico..........................................................14

El Río de la Plata y los planes de Su Majestad ................................15

Una ciudad estratégica....................................................................18

Huéspedes cordiales.......................................................................22

Los dólares de Buenos Aires............................................................27

Fusiles, granadas, ladrillos y piedras...............................................32

II..........................................................................................................38

La fórmula de la revolución: ..............................................................38

libertad política y económica..............................................................38

Un nuevo punto de partida..............................................................38

¿Republicanos o monárquicos?.......................................................40

Las ventajas de los comerciantes ingleses......................................45

Mayo de cerca.................................................................................48

Las reticencias de Lord Strangford..................................................51

Buenos vecinos................................................................................57

III.........................................................................................................60

Las primeras inversiones inglesas .....................................................60

en el Río de la Plata............................................................................60

Una década de revolución y guerras...............................................60

Los extranjeros, testigos de la organización institucional...............63

Bernardino Rivadavia y el menú de la Baring Brothers...................69

Buenos negociadores, malos dividendos.........................................74

IV........................................................................................................80

Rosas y sus socios..............................................................................80

Los dueños de la tierra....................................................................81

La carne argentina y el paladar inglés............................................84

Una comunidad complaciente.........................................................87

Puntos de conflicto..........................................................................91

El bloqueo anglofrancés..................................................................94

La victoria de un vencido................................................................97

V.......................................................................................................101

De las vacas a los rieles ..................................................................101

“made in England”...........................................................................101

El optimismo pos-Caseros.............................................................101

Urquiza prefiere a Rosas...............................................................103

Inversores, proveedores, clientes y socios....................................106

Montoneras o ferrocarriles............................................................111

Una nueva sociedad, abierta y cosmopolita..................................115

La primera gran crisis financiera...................................................118

5

VI......................................................................................................123

Esplendor y crisis..............................................................................123

El Centenario: balance y perspectiva............................................123

A cien años de las Invasiones Inglesas..........................................126

Cambio de época...........................................................................129

Los desafíos para la política yrigoyenista......................................133

Los reclamos de la clase obrera....................................................135

Una “mano” de los ingleses..........................................................140

Un príncipe en las pampas............................................................142

El umbral de la crisis.....................................................................146

VII.....................................................................................................150

La revuelta de la elite.......................................................................150

La anglofilia en entredicho...............................................................150

Tiempo de desencantos................................................................150

El Pacto Roca-Runciman................................................................155

El debate en el Senado y en la calle..............................................158

¿Nace aquí la antipatía hacia los ingleses?...................................160

El tibio repudio al imperialismo británico......................................163

Perón y la Segunda Guerra Mundial..............................................167

El giro ideológico...........................................................................170

VIII....................................................................................................175

“Fueron, son y serán argentinas”.....................................................175

Malvinas: una causa reciente........................................................175

El reclamo ingresa en la Historia...................................................177

También en el fútbol.....................................................................183

La guerra que nunca debió ser......................................................185

Epílogo..............................................................................................190

Las cuentas pendientes....................................................................190

Bibliografía complementaria.............................................................196

6

A Manuel por siempre.

A los míos.

7

Agradecimientos

Quiero señalar mi especial agradecimiento a Ana Silvia Galán,

que acompañó desde el inicio la edición de este libro. Su inteligencia

y cuidadosa atención fueron el estímulo que me permitió hilvanar la

escritura de esta historia.

Mi reconocimiento a la dedicada tarea del personal de la

Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, del Archivo General

de la Nación, del Museo Histórico Sarmiento y de la Biblioteca

Nacional de Maestros, personas siempre solícitas con los lectores e

investigadores.

Mi total agradecimiento para Sergio Lischinsky, que imaginó

primero la trama de este libro, sobre el que conversamos largamente;

leyó los borradores, revisó los argumentos y me alentó a decir lo que

yo quería. Su amoroso rigor hace que lo mejor sea posible.

8

“López había nacido en la ciudad junto al río inmóvil;

Ward, en las afueras de la ciudad por la que

caminó Father Brown.

Había estudiado castellano para leer el Quijote. [...]

Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez

cara a cara,

en unas islas demasiado famosas, y cada uno de los dos

fue Caín, y cada uno, Abel. Los enterraron juntos.

La nieve y la corrupción los conocen.

El hecho que refiero pasó en un tiempo

que no podemos entender.”

Jorge Luis Borges, “Juan López y John Ward”,

Los conjurados.

9

Prólogo

“Contra los ingleses es mejor”

El sentimiento antibritánico es quizá uno de los más difundidos

y enraizados en nuestra idiosincrasia, al punto que se ha hecho carne

en el fútbol, nuestro deporte más popular. “Contra los ingleses es

mejor”, “El que no salta es un inglés”, son consignas voceadas por

millones. Cada éxito de la Selección blanquiceleste suele ser motivo

de alegría colectiva, pero un triunfo contra los ingleses es mucho

más; hace vibrar el espíritu nacional, por más abatido que se halle en

ese momento. El campo de juego se vuelve la arena donde la

sociedad reivindica los casi doscientos años de usurpación de las Islas

Malvinas.

Hemos aprendido desde nuestra infancia que ese encono es

justo y nació en 1806, cuando los criollos rechazaron a las tropas

británicas que trataban de ocupar Buenos Aires, y se desarrolló de

manera unidireccional a lo largo de la historia al compás de

situaciones en las que, invariablemente, la hostilidad entre argentinos

e ingleses era la norma. La ocupación británica de las Islas Malvinas

desde 1833, potenciada por la guerra perdida en 1982, parece

justificar todo recelo hacia Inglaterra, y el reclamo nacional por las

islas nutre y refuerza el espíritu antibritánico.

Pero postular que ese sentimiento pervive en el pueblo

argentino desde entonces es una falacia que contribuye a crear un

mito, un espejismo que distorsiona o falsifica nuestro pasado y

también explica por qué a veces se escucha afirmar que como colonia

británica nos habría ido mejor.

Si desde principios del siglo XIX los ingleses eran nuestros

enemigos, ¿por qué decididos criollos como Mariano Moreno o Manuel

Belgrano empuñaron su espada para defender la libertad de comercio

en alianza con el mayor imperio de la época? ¿Acaso Artigas estaba

10

distraído cuando negoció el primer tratado comercial con el gobierno

británico en 1817? ¿San Martín se equivocó cuando ponderó la

conducta del ministro inglés George Canning, autor del

reconocimiento a las nuevas soberanías americanas? ¿Rosas ignoraba

que el país que lo hospedó durante su largo exilio y hasta su muerte

era el mismo que había violado el suelo argentino y cañoneado sus

costas durante su gobierno? En aquella ocasión los declaró piratas;

¿acaso eso rompió las estrechas relaciones de amistad política y

económica con la comunidad inglesa residente en la ciudad? De

ninguna manera; cómo hacerlo, si, además, varios de esos residentes

habían revistado bajo las órdenes del general Mansilla en la batalla de

la Vuelta de Obligado y con fiera convicción habían ayudado a

cañonear los barcos de la flota anglofrancesa. Tampoco es posible

explicar por qué una personalidad tan popular como José Hernández,

el autor de Martín Fierro, manifestaba sin empacho en sus escritos de

1870 su buena voluntad hacia las manufacturas que provenían de las

fábricas inglesas de Manchester. Esa misma afinidad duró por

décadas; todavía estaba presente cuando se produjo la visita oficial

del príncipe de Gales a la Argentina, en julio de 1925, y continuaba en

1933, ya que el centenario de la ocupación de las islas pasó

prácticamente inadvertido.

Esta profunda brecha que media entre esa creencia vigente y

la percepción que animó a los hombres y mujeres que vivieron en

otras épocas surge de investigaciones publicadas y conocidas en el

ámbito académico —que no han merecido hasta ahora el estado de

divulgación que las convierta en materia de dominio público—. Estos

estudios revelan que las expresiones anglófobas no tienen tradición

en la sociedad del 1800. No hay manifestaciones de ese tenor, ni

antes ni después de las Invasiones Inglesas; es imposible encontrarlas

en la época de la Revolución de Mayo y ni siquiera acompañan la

protesta oficial cuando se produce la ocupación de las Islas Malvinas

en 1833. Tampoco se hallan estas expresiones entre los jefes y los

partidos que matan y mueren en las guerras civiles.

En rigor, el siglo que abre la Revolución de Mayo acuna una

clara identificación con las nuevas ideas liberales entonces en boga y

que una visión retrospectiva cataloga como anglomanía o anglofilia.

Nuestras tierras fueron hogar de una comunidad británica importante,

11

tanto por su calidad como por su influencia, que se relacionó y asoció

en múltiples emprendimientos con los sucesivos gobiernos de

entonces. Esta filiación se proyecta claramente a lo largo del siglo XIX

y por eso ignorarla resta comprensión e inteligibilidad a las acciones

llevadas a cabo en esa época. Creer que los sentimientos y pasiones

que animan nuestra sociedad son los mismos de hace dos siglos es

una convicción que no por extendida es correcta.

Pero entonces, ¿cuándo se popularizó el dicho “contra los

ingleses es mejor”? ¿Qué acontecimientos, qué convicciones

precipitan este sentimiento, hoy tan difundido como vigente?

La respuesta surge de dos crisis. Una —la de 1929—, mundial,

y otra —la de 1930—, local, abierta con el golpe cívico-militar que

derrocó a Hipólito Yrigoyen. La conjunción de ambos hechos configura

el telón de fondo de la misión oficial que, presurosa, partió a Londres

en 1933 con el fin de atemperar los efectos de la brutal caída de los

precios de las exportaciones agropecuarias. La coyuntura es muy

crítica y alimenta la primera impugnación global de lo que empieza a

llamarse “imperialismo británico”. Todo el pasado de las relaciones

angloargentinas es así puesto en entredicho. En ese contexto,

desaparece la anglofilia y sobreviene la anglofobia, aunque sin echar

raíces, pues hay que esperar a la segunda mitad del siglo XX para

hallarla tan natural como el aire que se respira.

Es por eso que la línea argumental que sustenta este libro

recorre los últimos dos siglos de la historia argentina. Es preciso este

largo lapso para ubicar los hitos que dieron voz y sentido y grabaron

de una manera determinada las relaciones con los británicos hasta

cristalizar en la expresión de marras.

Este libro es, entonces, una apuesta a la comprensión histórica

de lo que sucedió, que no es sino otra forma de soltar las cadenas

que nos atan al pasado para encarar responsablemente el tiempo que

nos toca vivir.

12

13

I

En la mira del Imperio británico

“Era invierno cuando nos adueñamos de Buenos Aires” ,1

escribió Alejandro Gillespie, capitán de la Marina británica, para

explicar el comienzo de la primera invasión inglesa en junio de 1806.

La inesperada y fulminante derrota que sufrió junto con sus tropas

cuarenta días después lo confinó, como a otros oficiales ingleses, al

interior del territorio: él permaneció preso en la provincia de Córdoba.

Durante esta forzada residencia se convirtió en un agudo observador

de los usos y costumbres rioplatenses y mantuvo relaciones con

algunos elementos cultos de la sociedad porteña, como él mismo los

definió, aunque sólo identificó con nombres a Manuel Belgrano y a

Juan José Castelli. Cuando en 1818 publicó su libro en Londres,

Gillespie estaba totalmente convencido de la relación directa que

había entre las invasiones y el movimiento revolucionario de 1810.

Sin ningún empaque declaró: “[...] desde ese día [se refiere al 12 de

agosto de 1806, día de la Reconquista] empezaron a conocer su

propia importancia y su poder como pueblo. [...] El resultado les

infundió una confianza general en sí mismos, un nuevo espíritu

caballeresco entre todos y una conciencia de que eran no solamente

iguales en valentía, sino superiores en número [...]” .2

Un siglo después de publicado en inglés, el libro de Gillespie se

tradujo en Buenos Aires; el público porteño no lo desconocía

totalmente. Un anticipo sustancioso había sido reproducido en febrero

de 1884 a través de las páginas del diario La Patria Argentina, por

entregas, en forma de folletín histórico. Para entonces, todos los

protagonistas de los episodios narrados habían muerto, las invasiones

1 Gillespie, A., Buenos Aires y el interior, Buenos Aires, Vaccaro, 1921, p. 65.

2 Ibídem, p. 82.

14

y la Revolución de Mayo formaban parte de la historia escolar. ¿Se

habrán sorprendido los lectores con los elogios del invasor hacia los

criollos de la Reconquista y la Defensa? Gillespie continuaba diciendo:

“[...] podemos bien proclamar que sois benévolos, y como brillaron

con más brillo en los oscuros días de nuestros infortunios, podemos

exaltar vuestra raza entre las más benignas bajo el cielo, así como

confiamos en que antes de mucho estaréis en el rango de las

naciones ilustradas. Nuestros ojos os siguen en todos vuestros futuros

destinos, mientras nuestros corazones jamás cesarán de implorar

vuestra eterna prosperidad” .3 El tono del vencido era amistoso, no

partía humillado, por el contrario, afirmaba optimista la existencia de

un vínculo destinado a perdurar. Obviamente, Gillespie no podía

adivinar el futuro, pero sí conocía el interés de Gran Bretaña por las

posesiones españolas en Sudamérica y, en particular, por el Río de la

Plata.

El Río de la Plata y los planes de Su Majestad

A partir de la segunda mitad del siglo XVIII, los planes

británicos para controlar las posesiones españolas en América del Sur

adquirieron mayor precisión en los papeles. Aunque en todos los

casos la concreción dependió de los vaivenes de la coyuntura

internacional. Inglaterra ocupó las Islas Malvinas en 1765 y en 1774, y

luego se retiró por presión de España, con quien prefería entenderse

para aislar a Francia. Pero lo que cambió notablemente el escenario

de lucha entre las potencias europeas fue el proceso de la

independencia de los Estados Unidos, que se efectivizó en 1783. A

partir de ese momento, cualquier proyecto de usurpación de los

territorios coloniales en poder de España debía presentarse asociado

a la idea de la emancipación. Y así fue. El venezolano Francisco de

Miranda fue el más activo fogonero americano de la idea; llegó a

Londres en 1785 con esa propuesta bajo el brazo y recorrió

infatigable todos los cenáculos del poder para concitar adhesiones. Se

trasladó a París, después de la Revolución Francesa, pero dejó la

3 Ibídem, p. 95.

15

semilla plantada en la capital británica. Cuando regresó a Gran

Bretaña en 1797, ya no era el único defensor de la idea, y aunque sus

avales no fueron creídos —Miranda decía representar una Junta

Revolucionaria de delegados americanos reunidos en París para

coordinar las acciones revolucionarias contra España—, su causa

ganó nuevas adhesiones ahora a nivel oficial. El gabinete inglés se

dividió, había dudas de los pasos a seguir. Algunos ministros alertaron

sobre el peligro que significaba agitar las banderas de la

independencia, temían que la revolución se desbocara. Los más

audaces promovieron la necesidad de impulsar la liberación de

Sudamérica por los indudables beneficios comerciales que quedarían

casi exclusivamente en manos británicas. Ese fue el telón de fondo

sobre el que se proyectó una expedición contra Buenos Aires y

Montevideo en 1801. La iniciativa no prosperó, pero tampoco se

archivó. En los años siguientes, se multiplicaron las expediciones

imaginadas sobre el papel. Los objetivos incluían Venezuela, Buenos

Aires, Chile y Panamá, en diferente orden de preferencia según los

promotores de cada empresa. Las recomendaciones no contemplaban

en cambio objetivos tales como México o el Caribe, entre otras

razones porque los informes esgrimían la propensión a las pestes

favorecidas por el clima. Buenos Aires, en cambio, parecía el mejor

destino de todos: clima templado, abundancia de pastos y ganado,

una ciudad sin fortificación y la seguridad de una recepción favorable

por parte de sus habitantes.

¿Expedición de conquista o de liberación? ¿Qué era lo que se

estaba preparando?

Oficialmente, nada. El primer ministro inglés, William Pitt,

había volcado toda su energía para combatir a Napoleón y había

restablecido las relaciones rotas con España en diciembre de 1804, a

raíz del conflicto suscitado en el cabo de Santa Marta cuando, sin

aviso de guerra, Gran Bretaña apresó las cuatro fragatas que

transportaban los caudales de Lima y de Buenos Aires a la metrópoli.

Pitt murió en enero de 1806 y en el gabinete no quedaban ya voces

fuertes para impulsar la aventura sudamericana. Y sin embargo, ésta

se produjo igual.

En Londres, Miranda compartió sus puntos de vista con Sir

Home Popham, un Comodoro muy conocido en la Armada británica,

16

con más de veinticinco años de carrera, cargos en diversos puntos del

Imperio y una distinción otorgada por su servicio en la China. Popham

movió sus contactos en la oficina del Almirantazgo y, en julio de 1805,

obtuvo el mando de la expedición para recuperar el Cabo de Buena

Esperanza, una antigua posesión holandesa que estaba sujeta al

dominio napoleónico. Este objetivo era simple y lo acercaba a su

anhelada meta: el Río de la Plata. Sólo podía torcer su voluntad el

Comandante militar en el Cabo, Sir David Baird. Popham necesitaba

llevar las tropas de Beresford, subordinado de Baird, para el

desembarco y control militar de la plaza por conquistar. Convenció a

ambos con un sencillo trato: dividirían la parte del botín que no fuera

a Londres. La expedición no ofrecía ningún riesgo; la victoria naval de

Trafalgar en octubre de 1805 había convertido a los ingleses en

dueños absolutos de los mares; por otra parte, ya era un hecho la

alianza de Napoleón con Carlos IV, el rey de España. Popham creyó

que estas circunstancias lo cubrirían frente a sus superiores. El 14 de

abril de 1806, junto con Beresford, el Comodoro puso proa en

dirección a la costa sudamericana: su destino era Montevideo. En

algún momento de su viaje varió ligeramente de rumbo. Una mente

inglesa de la época explica este cambio diciendo que Buenos Aires

acumulaba mayores caudales; el grueso del tesoro virreinal se

hallaba allí, incluso el que procedía de la plata del Alto Perú. Sin

embargo, como veremos, según una fuente criolla, la modificación del

rumbo obedeció a otra causa. Apenas unos meses después de

iniciada la invasión, el Comodoro fue obligado a regresar a Londres.

Volvió vencido y debió enfrentar una Corte Marcial, ya que había

actuado sin instrucciones oficiales. En su defensa evocó el plan de

emancipación, que tantas veces había conversado con Miranda, y

justificó su fracaso por la falta de órdenes claras del gabinete, lo que

le habría quitado, según dijo, el apoyo del grupo de criollos que

bregaban por la independencia.

Resulta difícil evaluar las intenciones reales de Popham:

apenas pisó suelo del Plata, estuvo presente en la ciudad en contadas

oportunidades, y si bien firmó el acta de capitulación, no han quedado

demasiados indicios de cuán serios fueron su contactos con los

criollos como sí los hay en el caso de Beresford. Por otra parte, la

primera medida que ordenó desde el barco fue la confiscación del

17

tesoro de la ciudad que remitió a Londres después de cobrarse su

parte del botín.

Una ciudad estratégica

Los primeros rumores de un desembarco inglés en el Río de la

Plata se originaron en Río de Janeiro y llegaron a Buenos Aires a

comienzos de 1806. El comercio era muy sensible a este tipo de

noticias falsas o verdaderas que viajaban en los barcos —en este caso

portugueses— igual que mercaderías. En Buenos Aires la inquietud

creció con rapidez, pero el virrey Marqués de Sobre Monte (con esta

grafía registran el apellido los documentos de la época) permaneció

convencido de que sólo podía tratarse de un acto de piratería siempre

esperable. La incredulidad de Sobre Monte se prolongó durante varias

semanas. A mediados de junio, el gobernador de Montevideo, don

Pascual Ruiz Huidobro, le comunicó que la vigía de Maldonado había

avistado dos navíos, seis fragatas y otros buques menores de guerra.

El virrey decidió entonces pertrechar Montevideo y envió las pocas

tropas auxiliares con las que contaba. En verdad, la escasez de

fuerzas era entera responsabilidad de la Corona española, que no

proveía recursos para los gastos militares. Las que había se

concentraban en algunas zonas de riesgo, como el Alto Perú, en

donde se había desatado la insurrección de 1781, liderada por Túpac

Amaru, que puso en jaque la existencia misma del Virreinato.

Pese a estas circunstancias, los contemporáneos no dejaron de

juzgar severamente la conducta de Sobre Monte. Ignacio Núñez,

joven criollo que participó de la resistencia, escribió sus impresiones

de las invasiones y consignó lo siguiente: “[...] mientras Montevideo

se hallaba en un estado de regular defensa, no sólo por sus

fortificaciones bien montadas en contorno de la plaza, sino por la

actividad que había desplegado su jefe, en Buenos Aires se mantenía

el virrey y el vecindario en la más completa inacción, presentando

además la mayor facilidad de dar un golpe de mano por estar la

ciudad sin fortificaciones y ser enteramente abierta. Entonces recién

se decidió el almirante inglés a invadir la capital con su ejército de mil

18

quinientas plazas con que salió de Santa Elena” .4 Para Núñez, la

elección inglesa del puerto por atacar no se basó más que en la

certeza de la real vulnerabilidad porteña.

En Buenos Aires, los preparativos de defensa continuaron

demorados. El 24 de junio se produjo en la fortaleza un acto

destinado a tener consecuencias inimaginables entonces. El inspector

de armas organizó compañías de milicias urbanas y les dio la orden a

los ochocientos hombres reunidos de volver al día siguiente para

recibir sus fusiles y ejercitar el tiro al blanco en presencia del Virrey.

Pero mientras esto sucedía en la ciudad, el propio Virrey se aprestaba

a celebrar una fiesta familiar, confiado en el parte que le había

remitido el capitán de navío don Santiago de Liniers, comandante del

puerto de Ensenada de Barragán, ubicado a 60 kilómetros de la

ciudad. El marino francés había sido hábilmente engañado por los

británicos, que amagaron un desembarco que no realizaron en ese

punto de la costa. En su lugar lo hicieron en Quilmes, unas horas más

tarde. Cuando recibió la noticia, el Virrey se hallaba en el único teatro

que tenía la ciudad, frente a la Iglesia de la Merced, y se dirigió

precipitadamente al Fuerte sin tomar ninguna determinación. Con el

correr de las horas, la morosidad que manifestaba y su dificultad para

comprender la urgencia en la que se encontraba adquirieron visos

tragicómicos. El 25 de junio de 1806, a las 10 de la mañana, arengó a

las milicias urbanas organizadas el día anterior, después ordenó que

todos se fueran a su casa llevando sus fusiles pero sin municiones. A

las tres de la tarde debían volver a buscarlas a las casas de sus

capitanes.5 A las 11 de esa misma mañana los ingleses hicieron sonar

su primer cañonazo; ya dominaban Quilmes. La población de la

ciudad se espantó y todo se transformó en un pandemonio. Cuando

se tocó generala, las milicias corrieron a la fortaleza a pedir

municiones. “Es imposible —escribió Núñez— pintar con propiedad el

desorden de este momento: los hombres clamaban por municiones y

los jefes por que se formasen: nadie obedecía lo que mandaba, todos

hablaban y gritaban al mismo tiempo, y en medio de esta confusión,

4 Biblioteca de Mayo, Noticias históricas de la República Argentina, de Ignacio

Núñez, Buenos Aires, Senado de la Nación, 1960, t.I, p. 209.

5 Ibídem, p. 211.

19

el virrey y sus tenientes repetían las órdenes para que se abriesen las

salas del armamento, y para que cuanto antes ocupasen todos los

destinos que todavía no se les había señalado.”6 Mil quinientos

hombres se reunieron en el Fuerte, pero seguían desarmados.

Cuando llegaron las municiones, el caos fue completo. Todos los

presentes se precipitaron sobre las cajas, las abrieron a culatazos y

llenaron sombreros y pañuelos con balas y piedras sin que ninguna

autoridad oficial pudiese organizar el reparto. La consecuencia fue

que se llevaron los fusiles sin la piedra de tiro y los cañones sin las

balas del calibre adecuado. Mientras esto sucedía, los rumores

encrespaban más los ánimos y atemorizaban a la población

convencida de que la fuerza de ocupación inglesa era un temible

ejército de varios miles de efectivos, cuando en realidad no llegaban

a mil ochocientos.

Lo único que realmente molestó a los ingleses en su marcha

hacia la ciudad fue el fangal originado por la copiosa lluvia que se

descargó en la madrugada del 26 y durante el día siguiente. El

terreno bajo y pantanoso dificultaba el traslado de cañones y

pertrechos. En el puente de Barracas, los Voluntarios de Infantería, al

mando del coronel don Miguel de Azcuénaga, intentaron resistir en

vano, porque se quedaron sin municiones. El Virrey emprendió la

retirada y dejó las llaves de la ciudad en manos del brigadier don José

Ignacio de la Quintana. A las tres de la tarde del 27 de junio, los

ingleses entraron en la Plaza Mayor por la actual calle Defensa y

esperaron frente a la plazoleta del Fuerte. Desde allí sonaban voces

destempladas de los milicianos que salían desarmados al grito de

“¡Traición!, ¡traición!”. Poco después, De la Quintana firmó la

rendición ante el mayor general Guillermo Carr Beresford. El 28 de

junio se izó la bandera británica y comenzó la negociación sobre los

términos de la capitulación de Buenos Aires. Para los ingleses, la

ocupación había sido casi un paseo militar. El jefe invasor contabilizó

un muerto y una decena de heridos entre los suyos. Las fuentes

coloniales no mencionan pérdidas humanas locales, y ningún estudio

posterior aporta mayor claridad sobre el particular.

6 Ibídem, p. 212.

20

La incapacidad militar demostrada por el Virrey dejó en el

común de las personas una pésima e imborrable impresión. Su figura

se transformó en el blanco de todas las iras, situación que fue muy

bien aprovechada por las autoridades civiles, militares y religiosas

que se arremolinaron en torno de Beresford para cumplir con el

besamanos de rigor. Manuel Belgrano, en ese momento secretario del

Real Consulado de Industria y Comercio del Virreinato, fustigó a los

críticos del Virrey, y para no jurar obediencia al rey Jorge III, huyó a la

Banda Oriental. Fue uno de los pocos que dejó en claro su punto de

vista. “Los miembros del Consulado —escribió Belgrano— no pararon

hasta desbaratar mis justas ideas y prestar el juramento de

reconocimiento a la dominación británica, sin otra consideración que

la de sus intereses.”7

El acta de capitulación de diez artículos establecía las

condiciones que el vencedor le imponía a los habitantes de Buenos

Aires y llevaba las firmas de los dos jefes ingleses, Beresford y

Popham. Del lado español, firmaron el brigadier De la Quintana,

Francisco Lezica y Anselmo Sáenz Valiente, los dos últimos miembros

del Cabildo. Las tratativas llevaron tres días de discusiones y todo

indica que fue Guillermo White, un conocido especulador de origen

anglonorteamericano, que para algunos además era espía, quien

logró acercar a las partes. Pero, ¿qué podían discutir vencedores y

vencidos para necesitar un mediador de tales características?

Los puntos en litigio eran dos: la posesión de los caudales del

rey, es decir el botín virreinal, y, además, todos los barcos de

cabotaje apresados en el río, ciento ochenta en total. Sobre Monte

había hecho retirar en carretas el tesoro de la ciudad dos días antes

de partir él mismo rumbo a la guardia de Luján para buscar refuerzos

en la campaña. Estaba convencido de que ese tesoro no podía ser

reclamado por los ingleses ya que lo había sacado antes de la

ocupación. El Virrey se equivocó, los vencedores amenazaron a los

miembros del Consulado y del Cabildo (instituciones que

representaban a los comerciantes ricos) con la confiscación de sus

bienes y la quita de los barcos apresados, importantes para el

comercio de cabotaje con la Banda Oriental. Los afectados, a coro, le

7 Belgrano, M., Autobiografía, Buenos Aires, Eudeba, 1965, p. 30.

21

reclamaron a Sobre Monte, mediante cartas, que devolviera los

caudales. El Virrey lo hizo aunque advirtió que sometería ese punto a

las dos Cortes, la española y la inglesa; su vocación probada de gran

administrador le impedía entregarlo sin más. El 30 de junio, los

empleados del Cabildo porteño partieron hacia Luján escoltados por

los soldados de Beresford, que montaban en caballos provistos por

White, y regresaron el 5 de julio. El jefe inglés, persuadido de la

buena voluntad de las autoridades, había hecho firmar las

capitulaciones tres días antes y reservó la redacción de los puntos en

litigio para los dos últimos artículos. El noveno declaraba que se

devolvían a sus dueños todos los buques de tráfico de la costa del río,

y el último, referido al tesoro, expresaba que toda propiedad pública

de cualquier clase se debería entregar a los “apresadores”. Los

caudales virreinales que España le enviaba a Napoleón a cambio de

no entrar en sus guerras (semejante pacto se había firmado el 21 de

octubre de 1803) fueron esta vez hacia Londres y llegaron en el mes

de septiembre, cuando los ingleses ya no dominaban Buenos Aires.

Huéspedes cordiales

En los días que siguieron, todo pareció calmarse. Beresford se

presentó como el nuevo Gobernador, sustituto del Virrey, confirmó a

todas las autoridades en sus puestos, aseguró la protección de la

Iglesia Católica y de sus bienes y mantuvo sin modificar el sistema de

recaudación. Exigió a cambio la entrega de las armas en poder de la

población, declaró la pena de muerte para aquellos que impulsaran a

los soldados ingleses a desertar y aclaró que los esclavos seguían

sujetos a sus dueños. Esto último porque muchos negros esclavos

habían creído que serían manumitidos como había sucedido durante

la revolución de 1805, en Haití, según decían las noticias que traían

los barcos. Lo más relevante del corto gobierno de Beresford fue sin

lugar a dudas la declaración a favor del libre comercio que hizo el 4

de agosto. Especificó los derechos de aduana a cobrar por la Corona

británica y los porcentajes del Cabildo y del Consulado, también

suprimió todos los impuestos al comercio de importación y

22

exportación de la ciudad con el resto del territorio, establecidos por el

monopolio español.

La nutrida correspondencia entre Beresford y los miembros del

Consulado, del Cabildo y de la Audiencia testimonia claramente hasta

qué punto la vida institucional porteña pareció amoldarse al nuevo

vínculo colonial. Los asuntos siguieron su trámite de rutina, por lo que

no debe extrañar que la concurrencia de las autoridades al acto de

juramento de fidelidad al rey de Inglaterra haya sido total. La Iglesia

tampoco faltó a aquella cita y la anuencia de los prelados, con una

sola excepción, la del prior de la Iglesia de San Miguel, fue completa.

La nota que remitieron al Gobernador decía: “Aunque la pérdida del

gobierno en que se ha formado un pueblo, suele ser una de sus

mayores desgracias, también ha sido muchas veces el primer pie de

su gloria: no nos atrevemos a pronosticar el destino de la nuestra,

pero sí a asegurar que la suavidad del gobierno inglés y las sublimes

cualidades de V. E., nos consolarán en la que acabamos de perder” .8

Beresford creyó, al menos al principio, en estas demostraciones de

sumisión.

Durante algunas semanas los miembros del ejército de

ocupación y los habitantes de la ciudad se cortejaron mutuamente;

los oficiales ingleses seguían los pasos de Beresford, trataban de ser

simpáticos sin prometer nada a cambio, y los nativos les respondían

con más curiosidad que recelo. Como todo puerto, Buenos Aires tenía

una población abierta y acostumbrada al intercambio con extranjeros.

Entre las cincuenta mil almas que la habitaban predominaban los

criollos descendientes de españoles y en menor medida de

portugueses, pero también había un pequeño número de genoveses,

napolitanos, franceses, alemanes, holandeses, irlandeses y también

ingleses. En general, todos ellos pertenecían a los estratos sociales

reservados a los blancos pobres, que era el de los oficios: zapateros,

sastres, marineros, carpinteros, herreros, toneleros, curtidores, etc.

Los blancos pobres constituían un grupo más numeroso en Buenos

Aires que en el resto del Virreinato; en cambio, los negros esclavos, si

bien representaban más del 20 por ciento de la población total de la

ciudad, estaban muy lejos de alcanzar la media del resto del

8 Biblioteca de Mayo, ob. cit., p. 228.

23

territorio, que se acercaba al 50 por ciento. En las ciudades del

interior los oficios dependían exclusivamente de la mano de obra de

origen negro, mestizo o mulato.

Los ingleses residentes estaban tan arraigados como el resto.

Muchos habían desertado de los barcos negreros que surtían desde

1713 el asiento de esclavos del Retiro, hoy llamado Retiro de los

Ingleses por ese motivo. No todos eran varones, había también un

pequeño contingente de mujeres, fugitivas, que participaron en 1797

del motín del barco La Lady Shore, que se dirigía a la colonia penal de

Australia. El barco había logrado entrar en la rada de Montevideo con

la bandera francesa. Las autoridades españolas lo confiscaron,

apresaron a los hombres y repartieron a las inglesas entre las familias

de Montevideo y Buenos Aires. Algunas de esas mujeres se casaron y

otras cayeron en la prostitución. Ni Beresford ni sus hombres

confiaron demasiado en estos compatriotas, y no sin motivos; eran un

contraejemplo para la disciplina de las tropas invasoras, se habían

asimilado y no pensaban mudar de situación.

La sociabilidad porteña era muy agradable y sencilla. Los

oficiales ingleses pudieron comprobarlo alojándose en las casas de las

familias de buena posición. Alejandro Gillespie destacó esa

cordialidad. “Los jefes de familia demostraban su gran bondad hacia

nosotros, por sus ofrecimientos de dinero y de todas las comodidades

[...]” ,9 y comentó con detalles la invitación que había recibido para

almorzar en la casa de un capitán de ingenieros junto con Manuel

Belgrano: “Todos los que se sentaron a una mesa muy larga,

profusamente tendida fueron tres, su esposa, el capitán Belgrano y

yo. No había sirvientes presentes en ningún tiempo, excepto cuando

entraban o sacaban sus servicios que consistieron en veinticuatro

manjares: primero sopa y caldo, y sucesivamente patos, pavos y

todas las cosas que se producían en el país, con una gran fuente de

pescado al final. [...] Los vinos de San Juan y Mendoza se hicieron

circular libremente y mientras gozábamos de nuestros cigarros, la

dueña de casa con otras dos damas que entraron, nos divirtieron con

algunos lindos aires ingleses y españoles en la guitarra, acompañados

9 Gillespie, A., ob. cit., p. 64.

24

de esas voces femeninas. Comimos a las dos y la compañía se

deshizo para su siesta a las cuatro” .10

La presencia de las mujeres en las tertulias domésticas era

muy activa. Se hacían todas las noches en una u otra casa y, como

dice Gillespie, aun los ligeramente presentados eran bienvenidos. Los

valses estaban de moda y siempre había alguna dama que tocaba el

piano y la guitarra. Las porteñas encantaron a los ingleses y no

tuvieron ningún reparo en protegerlos de diversa manera después de

la Reconquista. Los heridos fueron atendidos en casas de

particulares; las Ezcurra, por ejemplo, mantuvieron bajo su techo a un

capitán de apellido Mc Kenzie durante cinco meses, hasta que

convaleciente fue confinado prisionero al interior. La misma escena se

repitió varias veces. Gillespie anotó lo siguiente: “Muchas familias de

la ciudad, después de nuestra derrota, demostraron especial interés

en tener soldados ingleses como domésticos, mucho más por el

deseo de aliviar su cautiverio que para beneficiarse con su servicio.

En estos empleos nuestros subordinados participaron de sus

bondades, y en cuanto a los oficiales eran objeto de la evidente

preferencia de parte de las señoras. La única barrera para la

formación de vínculos más estrechos era la diferencia de credo” .11 La

mayoría de los ingleses eran protestantes, pocos se convirtieron para

casarse; en cambio, los de origen católico, sobre todo irlandeses,

contrajeron matrimonio con criollas o se quedaron a probar suerte

después de la partida de las tropas. Ignacio Núñez también dejó

constancia de esta benevolente actitud hacia los invasores, pero a

diferencia de Gillespie, empleó un tono levemente mordaz: “Los

ingleses individualmente fueron particularmente distinguidos por las

familias principales de la ciudad, y sus generales paseaban de

bracete por las calles con las Marcos, las Escaladas y Sarrateas” .12

Sin embargo, no hay que confundir esta sociabilidad abierta y

sencilla con la inexistencia de tensiones en las relaciones entre

ingleses y porteños. La disposición hacia los vencedores era cordial y

10 Ibídem, p. 65.

11 Gillespie, A., Parish, R. J., Vidal, E. E., Haigh, S., Buenos Aires, vista por viajeros

ingleses, Buenos Ares, Emecé, 1941, p. 35.

12 Biblioteca de Mayo, ob. cit., p. 228.

25

franca en los salones, pero era cautelosa y recelosa cuando la

conversación se volvía política. Rápidamente los ingleses advirtieron

que no sería fácil mantener el poder en la ciudad. Había movimientos

de opinión que aunque no respondían a una única cabeza compartían

una línea de acción. Eran criollos y también españoles que

rechazaban la ocupación si no venía acompañada de una clara

propuesta de independencia, ya que no se trataba de “mudar de

amo”, como claramente lo expresó Belgrano. Estos hombres

compartían un temor y se lo expresaron a los jefes ingleses sin

medias tintas. En la India, la Corona británica había conquistado

varias posesiones y seducido a los naturales con promesas de

liberación que no cumplió. En las Antillas había sucedido algo todavía

peor. Inglaterra devolvió a España las Islas de Guadalupe y de

Martinica después de haberlas ocupado un tiempo, dejando a los

nativos que colaboraron con ellos librados a su propia suerte.

¿Quiénes agitaban la idea de emancipación en Buenos Aires?

Dos grupos bien distintos; uno, constituido exclusivamente por

criollos, tenía un carácter político y estaba integrado por hombres

como Juan José Castelli, Manuel Belgrano, Hipólito Vieytes, Antonio

Luis Beruti, Nicolás Rodríguez Peña y Juan Martín de Pueyrredón. El

otro, liderado por Martín de Álzaga, llamado de los “europeos

españoles”, estaba ligado al comercio monopólico y al Cabildo. Las

ideas de este grupo no eran menos radicales que las del primero.

Estaban convencidos de que la Corona española, aliada a Napoleón,

los había abandonado y por lo tanto propugnaban la separación de la

metrópoli y la formación de un gobierno republicano como el de las

“Provincias Unidas del norte de América”. Para realizar este propósito

contaban con el poder de representación que tenía el Cabildo. Como

veremos más adelante, a este segundo grupo, integrado además por

Felipe Sentenach y Esteban Villanueva, se asoció Mariano Moreno.

Beresford y sus oficiales tomaron contacto con ambos

sectores. “Casi todas las tardes —escribió Gillespie— después de

oscurecer, uno o más ciudadanos criollos acudían a mi casa para

hacer el ofrecimiento voluntario de su obediencia al gobierno

británico, [...] la mayor parte coincidían en decir que muchos otros

estaban dispuestos a seguir su ejemplo; pero se contenían por

26

desconfianza del futuro.”13 La garantía que todos exigían era la misma

pero Beresford no la pudo dar, y no por falta de iniciativa de su parte.

Antes de zarpar hacia el Río de la Plata había pedido instrucciones

para el caso de concretar la ocupación. La carta llegó a Londres el 24

de junio, el mismo día en que sus tropas desembarcaban en Quilmes,

el punto que lograrían reducir al día siguiente. La respuesta

terminante del gabinete con la firma del Rey fue enviada un mes

después: no debía bajo ningún aspecto estimular las pretensiones de

independencia de los criollos. Cuando llegó la misiva a Buenos Aires,

Beresford ya estaba preso en la guardia de Luján. Había sido vencido

en buena ley y, frente a su indefinición, criollos y españoles se habían

pasado rápidamente a la resistencia con Liniers y Pueyrredón a la

cabeza. Los contactos que había hecho, sin embargo, lo ayudaron a

sortear este difícil trance. Los criollos del grupo independentista lo

rescataron, lo mantuvieron seguro en Buenos Aires y le habilitaron la

huida a Montevideo. Todo indica que no actuaron solos sino con la

complacencia de Álzaga, jefe del grupo de españoles europeos. Desde

aquella ciudad, el 28 de marzo de 1807, antes de volver a Inglaterra

acompañado por el criollo Saturnino Rodríguez Peña, Beresford se

despidió de Álzaga por carta: “A pesar de todo cuanto me ha ocurrido

me siento interesado por la gente de Buenos Aires y pueden vivir

seguros que tengo su bien mucho en mi corazón y que si saben otra

vez de mí, será por lo que yo me empeñé a hacer lo que consideré los

hará prósperos y felices” .14

Los dólares de Buenos Aires

Santiago de Liniers había permanecido en la Ensenada de

Barragán durante el avance inglés. Su suegro, Martín Sarratea, rico

comerciante y agente de la compañía de Filipinas, usó sus fluidos

contactos con Beresford para que su yerno pudiera regresar a la

ciudad. En Buenos Aires, el marino francés se movió con agilidad;

13 Gillespie, A., ob. cit., p. 63.

14 Álzaga, E. W., Vida de Martín de Álzaga, 1755-1812, Buenos Aires, Emecé, 1984,

p. 106.

27

había comenzado una suerte de resistencia espontánea de la

población que incluía todos los sectores pues hasta en la misa de los

domingos el clero alentaba a tomar las armas. A mediados del mes de

julio de 1806, se trasladó en secreto a Montevideo para ponerse a las

órdenes del gobernador Pascual Ruiz Huidobro, que apenas unos días

antes se había enterado de la caída de Buenos Aires. Mientras tanto

los ingleses comenzaban a sentir los ruidos sordos de la revuelta bajo

sus pies. Descubrieron la existencia de un polvorín fuera de la ciudad,

en dirección oeste, en un paraje llamado Flores (hoy barrio porteño),

donde se suministraba material para las tropas improvisadas que Juan

Martín de Pueyrredón preparaba en la campaña. El 2 de agosto

dispersaron con éxito estas fuerzas en Perdriel, una zona rural que se

hallaba 25 km al noreste de la ciudad. Pueyrredón escapó

milagrosamente a Colonia del Sacramento. La noticia “tuvo un efecto

en los sentimientos de todos los rangos durante los tres días

siguientes. Fueron inusualmente civiles, pero después de saber que

ninguna pérdida seria había resultado, cada uno asumió un grado de

insolencia desdeñosa, exigiendo la vereda y otros ejemplos de

pequeño insulto” ,15 escribió Gillespie. La anotación no es banal: la

mayor consideración de un caballero hacia a otro en la calle consistía

en cederle el paso, ya que las veredas eran muy angostas y

sobreelevadas. No hacerlo era sinónimo de enemistad. La reconquista

había empezado.

El 3 de agosto la expedición de Liniers partió de Colonia y

desembarcó en el puerto de Las Conchas (Tigre) e inició su marcha en

dirección a San Fernando; a esas fuerzas se unieron, cerca de Olivos,

los hombres de poncho y chiripá que Pueyrredón había reclutado en

la campaña; en total eran cuatro mil. El 10 entraron en la ciudad por

el Oeste y ocuparon los mataderos de Miserere (la actual Plaza Once).

Liniers se movió rápido, movilizó su ejército de noche y a pesar de las

intensas lluvias que habían dejado el suelo barroso y anegadizo,

trasladó los cañones con celeridad. En horas de la madrugada atacó

las cercanías del Retiro, para apoderarse del parque militar que se

hallaba donde ahora está la Plaza San Martín. Beresford no esperaba

este movimiento del Oeste hacia el Norte, perdió esa posición y

15 Gillespie, A, ob. cit., p. 77.

28

quedó disminuido en el Fuerte, en rigor el peor sitio para cualquier

defensa porque sus murallas eran más bajas que las azoteas de las

casas que rodeaban la Plaza Mayor.

El 12 de agosto, el combate prosiguió cuerpo a cuerpo en las

calles adyacentes, la infantería desalojó a los ingleses del piso

superior de la Recova y de los balcones del Cabildo mientras los

vecinos se agolpaban en las ventanas y terrazas de las casas linderas

para participar del alzamiento general. Pasado el mediodía Beresford

izó la bandera blanca de rendición. Mil doscientos ingleses quedaron

prisioneros, además de ciento sesenta y cinco muertos y más de

doscientos cincuenta heridos. Los vencedores sufrieron menores

bajas, cincuenta muertos y ciento treinta y seis heridos; pero entre

las víctimas había también vecinos, “el vulgo”, según el informe de

Liniers, gente común que colaboró con la artillería y acarreó

municiones.

¿De quién era la victoria? De “la multitud amotinada”, escribió

Ignacio Núñez; de “la plebe”, definió Gillespie, “que parecía asumir

para sí el poder soberano”.

La situación era extraordinaria por lo inédita y nadie dudó de

la posibilidad de una segunda invasión. “En pocos días —anotó Núñez

— el general Liniers llamó a todas las clases de la sociedad a las

armas y la capital se convirtió en un campamento general. Los

mostradores y los talleres, los bufetes y los colegios, los ociosos y los

esclavos, blancos y gente de color, todos correspondieron a este

llamamiento de voluntad. [...] A toda hora se oían tambores, clarines

y descargas, a cada paso se tropezaba con hileras de reclutas. Los

hombres lo abandonaron todo, intereses y comodidades por

disciplina, y las mujeres ni cosían ni rezaban por asistir a los ejercicios

y entretenerse en balancear los progresos de sus predilecciones. [...]

Todos los cuerpos echaron banderas y las juraron solemnemente.”16

Estos cuerpos de voluntarios, también llamados tercios, se

conformaron según el origen de sus miembros. Entre los americanos,

se destacaron los Húsares de Pueyrredón, los Patricios de Saavedra

(el más numeroso), el de Arribeños, integrado por peones y jornaleros

que procedían del norte del Virreinato, y el de Indios, Pardos y

Morenos, oriundos de la ciudad y destinados al servicio de la artillería

16 Biblioteca de Mayo, ob. cit., p. 271.

29

pesada. Los españoles europeos se repartieron según los nombres de

las provincias de origen: Gallegos, Catalanes (también llamados

Miñones), Andaluces, Vizcaínos y Cántabros (denominados también

Montañeses). Incluso, se levantó la prohibición que impedía a los

negros esclavos portar objetos cortantes y se formó con ellos un

cuerpo armado con lanzas y cuchillos. Por imperio de la fuerza,

Buenos Aires, una ciudad comercial, se transformaba en una plaza

militarizada.

La derrota de los ingleses fue celebrada en todo el Virreinato.

En las ciudades, los particulares y las corporaciones se reunieron para

enviar a Buenos Aires recursos en dinero, especies o refuerzos

militares. En San Miguel de Tucumán la sociedad se movilizó por

completo. Las mujeres organizaron una gran suscripción para

uniformar y costear los gastos de los doscientos hombres que a las

órdenes de Juan Ramón Balcarce se alistaron para bajar; el Cabildo le

envió dinero a Saavedra para vestir al tercer regimiento de Patricios y

hasta los niños de diez años concurrieron en tropel a ofrecerse de

voluntarios. Las poblaciones experimentaban la victoria como algo

propio y con expectativa recibieron en sus ciudades a los oficiales

prisioneros que fueron confinados y quedaron bajo el control de las

guardias militares locales. El estado de movilización general influyó

en algunas tribus indígenas. En el mes de agosto, dieciséis caciques

pampas y tehuelches se presentaron al Cabildo para sumar sus

fuerzas. Los caciques del territorio puntano hicieron otro tanto, ellos

también querían enfrentar al enemigo de la casaca colorada, como

llamaban a los ingleses por el color del uniforme del Regimiento 71 de

tiradores escoceses. Ofrecieron caballos y seis mil hombres con sus

lazos, bolas chuzas y flechas envenenadas. De San Luis llegaron

milicias que fueron destinadas a la construcción de baterías porque

no alcanzaba el armamento para incorporarlos al ejército. De Chile y

del Perú se esperaban municiones que los artilleros transportaron en

los hombros por los Andes. Esto no era nada habitual, pero el invierno

había cerrado los pasos que se cruzaban a lomo de mula y la certeza

de una próxima invasión inglesa hacía imperativo cubrir la distancia

de cualquier modo.

En Londres, el gabinete desconocía aún la derrota y disponía el

envío de otra expedición al mando de sir Samuel Auchmuty; esta

30

segunda invasión, con un carácter definido: era una empresa de

penetración comercial. Los diarios expresaban en tono más que

eufórico las nuevas posibilidades del Imperio británico. El control de

Sudamérica atenuaba el daño económico que causaba la supremacía

de Napoleón en Europa, que estaba cerrada al comercio inglés. El

Times interesaba a sus lectores con notas sobre la riqueza de los

campos de pastoreo de Buenos Aires, la fertilidad del suelo y también

la belleza, elegancia y simpatía de las mujeres. Mientras tanto, el

gobierno aceleraba el envío de una empresa de conquista para Chile

e imaginaba armar otra para México. En el mes de septiembre hizo su

entrada triunfal en Londres la comitiva que transportaba los caudales

del virreinato. Eran ocho carros, cada uno iba arrastrado por seis

caballos y llevaba cinco toneladas de pesos plata. El público siguió el

desfile hasta el Banco de Inglaterra, en pleno centro de la ciudad,

donde se depositó el tesoro. En las tabernas de Londres se cantaba a

voz en cuello una canción cuyo estribillo decía: “Bebed pues con un

‘hip hurra’ por los dólares de Buenos Aires” .17

A fines de diciembre, llegaron a la capital británica y desde

Madrid los primeros rumores sobre la pérdida de Buenos Aires. A

comienzos de febrero de 1807, cayó Montevideo en poder de

Auchmuty y unas semanas después la expedición ideada para Chile al

mando de Craufurd cambiaba de rumbo para reforzar la nueva

conquista. En marzo, el gobierno británico equipó la segunda

expedición para recuperar Buenos Aires (de hecho, después de la

toma de Montevideo era la tercera vez que una fuerza naval inglesa

llegaba a esta zona) y nombró al teniente general Whitelocke

“Comandante en Jefe de las fuerzas en Sudamérica”, con órdenes

terminantes: debía conseguir que la “provincia de Buenos Aires”

quedara bajo la autoridad de Su Majestad. Aunque se hallaba lejos del

escenario rioplatense, el venezolano Francisco de Miranda

desaprobaba estas acciones de sus amigos ingleses. Comprendía

perfectamente el movimiento de la Reconquista y lo había justificado

en una carta dirigida a Popham: no se podía retener un pueblo sin

declarar su independencia. Insistió con esta idea nuevamente ante el

17 Figueira, R., "Buenos Ares colonia inglesa"; en Documentos para la historia

integral argentina, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1973, t. I, p. 56.

31

gabinete inglés y el 10 de junio le informó a Lord Castlreagh —

secretario de Estado en la cartera de Guerra— que la conquista de

Buenos Aires causaba muy mala impresión en Sudamérica. Pero ya

nadie podía frenar el desarrollo de los siguientes acontecimientos.

El 28 de junio de 1807, el general Whitelocke, al mando de

ocho mil hombres, desembarcó en la Ensenada de Barragán. Iba

hacia una nueva derrota que lo dejó casi a tiro de un paredón de

fusilamiento. Tenía superioridad numérica. ¿Cuál fue su error?

Fusiles, granadas, ladrillos y piedras

El asalto inglés a Montevideo, abandonada a su suerte por el

virrey Sobre Monte, había redoblado la decisión de Liniers de resistir,

según él mismo escribió, hasta la “última gota de sangre”, “hasta el

último grano de pólvora”. Buenos Aires no sólo lo acompañaba, los

vecinos también exigían la destitución del virrey. Pero semejante acto

debía tener legitimidad institucional y esto lo aportó Martín de Álzaga,

el Alcalde de primer voto del Cabildo. El 10 de febrero de 1807, el

Cabildo porteño depuso al Virrey por inepto; el héroe de la

Reconquista asumió el mando militar. Sin embargo, el poder político

en la ciudad quedaba en manos de Álzaga, el hombre fuerte de la

situación.

En Buenos Aires, todo estaba preparado para la defensa,

aunque los jefes de la segunda invasión no lo creyeron así. Se habían

confiado en los seis meses de ocupación que llevaban en la otra orilla

adonde llegaban los barcos cargados de mercaderías —

especialmente géneros que habían gustado a la población— y que

expresaban de manera inequívoca la voluntad de los comerciantes

ingleses de establecerse definitivamente, aunque fuera gracias al

imperio de las armas de Su Majestad. Los agentes comerciales

reforzaron este trabajo de persuasión entre la población

distribuyendo pañuelos, cajitas de polvo, abanicos, medallas, todos

con inscripciones del estilo de: “No es conquista sino unión”,

“Florezcan artes, industrias y luces”, “Personas, conciencias y

comercio libre”. Es imposible medir el impacto inmediato que tuvo

esta propaganda comercial, pero lo cierto es que cuando los ingleses

32

ya se habían retirado del territorio todavía circulaban estos objetos

con tal profusión que el obispo de Buenos Aires, Lué, amenazó con la

excomunión a todos aquellos que no los entregaran en las parroquias.

La semilla del libre comercio había prendido.

El 29 de junio de 1807 comenzó la marcha de los ingleses

sobre Buenos Aires. Las tropas invasoras sólo hallaron fatigas por las