Entre Futbol e Ilusiones por Jose Luis Cruz - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
index-1_1.jpg

index-1_2.jpg

index-1_3.jpg

index-1_4.jpg

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

ENTRE FÚTBOL

E

José Luis Cruz

1

José Luis Cruz

Título: Entre fútbol e ilusiones

Autor: José Luis Cruz

Primera Edición Febrero de 2007

ISBN #

© Derechos Reservados de Autor

Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier

medio electrónico o magnético sin permiso del autor.

Corrección: Lic. María Fernanda Rivera

Diagramación Electrónica e Impresión:

Imprenta Departamental del Valle del Cauca

Cali Colombia

2

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

“A Esperanza, mi querida esposa,

cariñosa madre, quien dedicó todo su

precioso tiempo al cuidado y

atención de nuestros hijos, lo mejor de

nuestras vidas”

“A la familia conformada por

la comunidad Educativa

del Colegio Bolívar

con quienes compartí

buena parte de mi vida”

“Y principalmente a todos

los niños y jóvenes amantes del fútbol”.

3

José Luis Cruz

4

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

ÍNDICE

• Dedicatoria

........................................................... 7

• Introducción

............................................................

• Prólogo

...................................................................

• Hay momentos en la vida ..........................................

• Un sueño hecho realidad ...........................................

• La fiebre del fútbol ...................................................

• Las calles de los barrios ............................................

• Oportunidades que nos entrega la vida .......................

• Academia de Fútbol ..................................................

• Triunfar es parte de un proceso ..................................

• Nuestro primer viaje ................................................

• El Talento ................................................................

• El Reglamento .........................................................

• El gol, la máxima alegría ...........................................

• Proyecto de viaje internacional ..................................

5

José Luis Cruz

• Torneo Nacional .......................................................

• El mundial ..............................................................

• La reflexión .............................................................

• Europa, una meta a cumplir ......................................

• El sueño comienza a construirse ................................

• El Canal de la Mancha en medio de las ilusiones ...........

• La vida continúa ......................................................

• Mirando nuevos horizontes ........................................

• Escuchando al corazón ..............................................

• Ajax

.......................................................................

• La decisión por el fútbol ............................................

• Un viaje inesperado ..................................................

• A nutrirse de afectos ................................................

• Consejos

................................................................

• Para verdades, el tiempo ...........................................

• Germinal Beerschot ..................................................

• Pasan los años ..........................................................

• Agradecimientos

......................................................

• Testimonios

.............................................................

6

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

INTRODUCCIÓN

sta obra es un compendio de eventos sucedidos durante casi tres

décadas. Es la biografía, -recreada como texto literario- de

un joven colombiano y sus amigos, quienes lo acompañaron

E

desde su niñez.

Daniel Alberto Cruz, junto a un grupo de niños, que no

pasaban de seis años, inician un programa de formación en la Escuela

de Fútbol Tucumán y en el Colegio Bolívar, prestigiosa institución

educativa de la ciudad de Cali, Colombia. La filosofía de su entrenador

-padre de Daniel-, ex jugador profesional, se centra en la formación

integral del jugador. El fútbol es el medio para alcanzar el éxito en

su proyecto de vida.

Esta obra pretende ser guía, tanto para los chicos que están

ansiosos de pertenecer a los grandes equipos de fútbol como para

los padres que desean orientar la inclinación de sus hijos hacia este

deporte sin presiones, tomando como ejemplo las experiencias que

aquí se narran.

Las historias aparecen matizadas como una propuesta

didáctica, basada en la formación de valores tales como: la disciplina

7

José Luis Cruz

para alcanzar los logros propuestos; la responsabilidad para cumplir

las metas trazadas; la creatividad para relacionar la vida con el

deporte; la confianza para enfrentar situaciones de riesgo; el valor

y los resultados del trabajo en equipo; la importancia del afecto por

lo que se hace, con el propósito de conseguir los frutos deseados.

A través de cada capítulo se entretejen las historias de vida

de Daniel en un lapso de 25 años, presentando su proceso de

formación integral como jugador de fútbol y como un ser humano.

Los instantes y detalles de la instrucción, son el complemento, para

hacer transitar al lector por un instante agradable.

Con la alegría del jugador del trópico, el encanto de los

quiebres de cintura, la picardía que solo se adquiere jugando en la

“manga” y la creatividad propia del jugador latino, logra posicionarse

entre el selecto grupo de los jugadores del fútbol Europeo.

Esta es parte de su vida, narrada aquí con cariño.

8

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

PRÓLOGO

sta es la historia de un hombre y su muchacho y de este mismo

E hombre y sus muchachos. No es coincidencia que el

nacimiento del tercer y último hijo de José Luis Cruz

sucediera en el mismo momento que él estaba dirigiendo a sus

otros muchachos en su primer torneo de fútbol. Este evento casi

premonitorio se reflejaría cinco años después... Daniel, su hijo, se une a este grupo y se convierte en un prodigio entre ellos, al

mismo tiempo, que su padre, empezaría un viaje de 20 años que los

afectaría a todos en un proceso que sin duda alguna los marcaría

de por vida. Como Rector del Colegio Bolívar, fue un privilegio para

mí estar junto a ellos durante ese viaje.

José Luis llegó a Cali desde su país natal, Argentina, siendo un

joven jugador de fútbol profesional. Poco tiempo después de su

llegada, su estrella comenzó a brillar y a hacerse conocer como el

“Tucumano Cruz”. Se integró como delantero en el equipo América

de Cali, uno de los clubes más importantes de Colombia. José Luis

se estableció en esa ciudad donde se casó con Esperanza y fundaron

una familia. Hacia el final de su carrera futbolística, el Tucumano

siguió con su segunda pasión; la docencia. Comenzó así, su carrera

como profesor y entrenador en el Colegio Bolívar, donde influirían

dos generaciones de estudiantes y de padres de familia.

Dada la importancia del fútbol en la cotidianidad de los

9

José Luis Cruz

latinos, José Luis se involucró, con los muchachos, de la manera más

elemental y emocional. El los quería y deseaba lo mejor para ellos y

en retorno ellos lo estimaban. Lo más importante para ellos, no era

el triunfo, incluso si José Luis deseaba ese honor como cualquier otra

persona. El verdadero valor para ellos radicaba en la comprensión de

las enseñanzas para la vida: frente a la derrota el verdadero honor

radica en la dignidad y el esfuerzo. Es importante respetar las reglas

de juego, valorando las habilidades de los competidores aceptando

que no todos los días es posible ser el mejor dentro de una cancha.

Felizmente, para estos muchachos esos días fueron pocos. José Luis

se destacó por ser un maravilloso entrenador y un gran motivador.

A lo largo de sus años tuvo muchos talentosos y grandes equipos,

como aquellos encabezados por su hijo Daniel y sus compañeros.

La historia e historias son contadas desde la mirada de José

Luis por lo cual salen de su alma.

Al momento de presentar esta obra José Luis acaba de

anunciar que el próximo año -2007- será el último en el Colegio

Bolívar, un merecido retiro si se consideran los alcances y resultados

de su labor, un retiro que será sin duda celebrado con un último

homenaje: un gran partido de fútbol, con unos cientos a cada lado,

José Luis lanzando una moneda hacia el aire y haciendo barra por

cada uno de ellos.

Dr. Martín Felton

10

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

HAY MOMENTOS EN LA VIDA

“El que persigue una estrella no se da por vencido”

Leonardo da Vinci

n 29 de julio del 2001 el vuelo de Martiner -línea aérea

holandesa- finalizaba su itinerario, el cual se había iniciado

el día anterior en la Isla de Aruba haciendo escala en

U

Miami para proseguir al filo de la medianoche hacia el aeropuerto

de Schipol en Ámsterdam. Embarqué en la Florida, justo al filo de la

medianoche, donde la misma en su plenitud invitaba a los pasajeros

a descansar, soñar con un vuelo placentero y despertar con otro

horario y diferente continente. Nueve horas más tarde, como flotando

entre las nubes, lentamente, el poderoso jet iniciaba el descenso,

atravesando los canales de Holanda, rasgo característico del paisaje

y también vías vitales en la antigüedad del transporte marítimo de

ese país. A lo lejos se divisaban sus paisajes típicos, con los clásicos molinos de viento y los campos con sembrados de tulipanes, cuyo

cultivo pone una nota de color a la campiña holandesa, en los meses

antes del inicio de la primavera.

Saludo a mi hijo, sin que él me escuche, porque se encontraba

detrás de la barrera de vidrio, esperándome a la salida de la entrega de equipajes del aeropuerto. Buscaba atentamente mi maleta, la

cual no apareció ya que no había sido aforada en el inicio de mi

viaje. Al siguiente día la empresa de aviación la haría llegar a la

casa de Daniel.

11

José Luis Cruz

Estaba muy cansado, pero feliz. Una jornada larga que había

iniciado en la mañana de aquel sábado de julio desde Cali, Colombia.

Estaba por cumplir un sueño, visitar a mi hijo Daniel en Ámsterdam

y reconocer la labor desempeñada por este jovencito de 20 años en

el balompié de Holanda.

-Papá, anoche quedamos campeones del torneo Ámsterdam Cup.

¡No sabes lo que jugué contra el Liverpool. Fui el mejor jugador.

Mira la nómina de ese equipo, entre ellos está Owen, el delantero

inglés, famoso después del mundial de Francia.

-¡Que bueno es saber que el AJAX ganara el torneo- el mismo se

había desarrollada entre equipos europeos: Valencia de España,

Milán de Italia y Liverpool de Inglaterra!

-Durante en el viaje estuve pensando como les había ido.

Lamenté no estar presente para verte jugar.

-Por fin se nos están dando los triunfos que merecemos por todo

lo que luchamos para salir adelante. No te puedes imaginar lo

contento que me siento. ¡Le hice una a Rui Costa del Milán, como

cuando jugaba en la Academia! Taco a un lado y el portugués

que pasa de largo. ¡Estoy jugando mucho!

-Qué bueno hijo. Imaginé que habías jugado muy bien porque

la empleada que me atendió cuando informaba sobre la maleta

extraviada, me preguntó si te conocía. Ella nos observaba

mientras me saludabas detrás del ventanal. Le dije que era tu

papá y ella comentó que era fanática del AJAX y que jugabas

muy bien.

-Gracias papá. Vamos a almorzar. Comemos unas hamburguesas

y luego a casa. Te ves muy cansado.

-¿Cuál es tu carro?

-Está allí. Pero ni pienses que lo vas a conducir. No funciona con

volantes que manejan a 60 Kms. por hora.

-Algún día te vas a concentrar o viajar y en ese tiempo lo uso.

-Seguro papá, fue una broma. Es todo tuyo cuando desees.

12

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

Aquella noche estuve mirando los videos de los juegos, donde

mi hijo se ganaba el aprecio de su técnico y los aplausos de los

seguidores holandeses. Daniel salió a visitar a algunos amigos y

cuando regresó, para no despertarme, se quedó a descansar en

el sillón de la sala. Jamás hubiera imaginado la actual situación de

Daniel en Ámsterdam.

Esto me llenaba de satisfacción.

A la mañana siguiente, bien temprano.

-Vamos que me voy al entrenamiento. Se hace tarde ¿te quedas

en casa?

-Estoy listo en un minuto, me visto y voy contigo.

-¿Preparo algo para el desayuno?

-No te preocupes "cebo" unos mates.Tu madre me empacó la

bombilla, la hierba mate y solo necesito azúcar.

-¡Cómo te gusta tomar mate!

-Sabes que es lo único que todavía me queda de costumbre de

la Argentina. ¿Deseas uno?

-No, desayuno en la cafetería del “Arena” – nombre del estadio

- y luego comenzamos a entrenar. Salimos ya.

Los fanáticos del AJAX apostados alrededor de las canchas

de entrenamiento, teniendo como fondo el majestuoso estadio

con capacidad para 50.000 personas, donde el techo con su

moderna tecnología se cierra cuando hay mal tiempo, permitiendo

así presenciar el juego sin dificultad alguna por los variaciones climáticas. Este espacio donde una calle pasa por debajo de la

gramilla delimitando una zona donde se respira plenamente el

ambiente fútbolístico.

La salida de los jugadores del primer equipo por la puerta

que colinda con la cancha de entrenamiento, encabezados esa

mañana por Cristian Chivú -jugador de la selección rumana-

(hoy en el Roma de Italia) Piu Ikedia (FC Gronigen de Holanda) la

13

José Luis Cruz

sensación de la Selección de Nigeria, Ahmed Mido (Tottenham de

Inglaterra) el jugador egipcio que el equipo holandés acababa de

comprar por una cifra cercana a los diez millones de dólares, el

mundialista Ibrahimovic Zlatan (Inter Milán) y al final Daniel Cruz,

jugador nacido en Colombia, desconocido en su país y promesa en

el viejo continente. Eran los primeros de una lista de estrellas que

iniciarían en apenas unos pocos minutos la práctica del día lunes.

La gente alrededor comentaba de todos los jugadores. Pero

había uno en especial, Daniel, el colombiano que había jugado un

gran partido el sábado anterior. Cuando se acerca al alambrado para

saludarme, comienzo a entender lo que él representaba para la gente

en este lejano país. Lo corroboré después cuando a la salida del

entrenamiento los fanáticos, le pedían que se tomara fotos con ellos.

Días más tarde en la presentación del equipo en la cancha de

las inferiores de AJAX, cuyo nombre es Tukom, treinta mil personas

se dieron cita para observar el entrenamiento, pedir autógrafos y

compartir con sus ídolos en el denominado Open Dag (casa abierta).

¡Qué momentos tan lindos! Qué alegría de verlo comenzar a

triunfar en un país tan lejano. Qué satisfacción al observar el respeto y cariño que le demuestra la gente. Después de tres largos años

en Holanda, luego de salir de su Cali natal, gracias al sacrificio y

dedicación comenzaba a cosechar los frutos.

En el transcurso de las siguientes semanas lo vería jugar,

contra equipos de los pueblos de Holanda. La gente se agolpaba

buscando la oportunidad de acercarse a aquellos famosos jugadores.

Vendrían luego los partidos que definirían un cupo para participar

en la Champion League. El juego sería contra el afamado Celtic

Glasgow, en Arena, jugando el AJAX de local.

Y llegó el gran día. Lo era para mí. Estuve en algunas ocasiones

14

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

en Ámsterdam viendo jugar a Daniel, pero nunca en el primer

equipo y menos aún en un torneo de tal categoría. Era un momento

importante, traté de estar calmado, pero siempre rogando a Dios

que le fuera muy bien en el juego.

En el estadio, las tribunas estaban colmadas, cánticos, jugadores

aplaudidos ruidosamente cuando aparecían en las pantallas gigantes

ubicadas detrás de las porterías. El ruido era ensordecedor. Los

papelitos de colores, los gritos y el apoyo de los hinchas era

espectacular. Esto era realidad. En poco tiempo vería en acción a

mi hijo en un juego internacional y eso representaba mucho para

mis emociones, así que traté de controlarme.

El juego fue intenso y ganó el mejor. El Celtic Glasgow tenía

jugadores de mayor experiencia. Henken Larsen, el goleador del

equipo, Jackie Mac Namara, Colin Healy, impusieron su jerarquía

y se quedó con una parte importante del pasaje para estar en el

torneo élite del fútbol europeo -la Liga de Campeones-. Ganó de

visitante, y estos lo recibieron con algarabía, la fuerte hinchada de Escocia, disfrutando de su alegría desde que salieron del estadio y

por todo Ámsterdam.

Mientras esperaba a Daniel en el "Leden restaurant", salón de los invitados en el mismo estadio, escuchaba diferentes comentarios.

Los conceptos favorables en medio de la confusión eran para Daniel.

Se metió el equipo al bolsillo en la segunda parte, liderando a los

suyos en una batalla que ya estaba perdida en los primeros veinte

minutos del encuentro.

Me llenó de satisfacción verlo llegar después a ese lugar, a pesar

de la pérdida del juego, luciendo el impecable traje color gris del

Ajax, con la corbata a medio anudar, me hizo recordar mis años de

jugador de fútbol. Luego de beber algún refresco noté que mi hijo no

se encontraba bien. Lo conocía un poco y sabía de su temperamento

y sentimiento cuando hay una derrota.

- Papá, estoy cansado y aburrido por el juego. Nos vamos a casa

15

José Luis Cruz

-Cuando desees, hijo.

En la salida hacia el parqueadero se encontró con algunos

fanáticos holandeses y felicitaban a este chico, que poco a poco iba

entrando en sus corazones.

La mañana de aquel 16 de agosto estaba fría y amenazaba con

llover. Acompañé a Daniel al entrenamiento. Me dejó en la entrada

del estadio. Tardaría unos 45 minutos antes de comenzar la práctica.

Olvidé el abrigo en su carro y tendría que soportar aquella ventisca

tan particular en Ámsterdam al finalizar el verano. Caminaba un poco

distraído bordeando las canchas de prácticas, cuando un hombre

se acerca y me pregunta -en español-¿Es usted latino? Le contesté

que sí y estuvimos conversando mientras se iniciaba la práctica. Se

trataba de Pepe Vásquez -excelente persona- me enteré entonces

que vivía hace muchos años en Holanda y que trabajaba como

entrenador en el espacio amateur, comentamos acerca de la caída

del Ajax contra el Celtic Glasgow. Le pregunté si conocía algo del

Curso Internacional que dictaba la KNBV, la Federación Holandesa

de Fútbol.

Tres días después estaría viajando hasta la ciudad de Zeist para

hacer parte del programa. Gracias a mi hijo, quien había realizado

la inscripción yo estaría junto a entrenadores más afamados del

mundo que llegaban a aprender más del mundo del fútbol.

El entreno comenzó puntual. Luego del calentamiento y sección

de estiramientos, Co Adriansse, el Director Técnico pedía a sus

colaboradores que separara al equipo titular, de los suplentes para

realizar un juego de fútbol. Daniel juega de marcador en el equipo

de los titulares. El partido transcurría normal, jugando con bastante ahínco como si se tratara de un partido de campeonato. De pronto

en una jugada por el lado derecho, el balón es jugado profundo.

Daniel sale por detrás de Yakubu, un jugador africano salido de las

divisiones menores del club, intenta quitarle el balón deslizándose por 16

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

atrás, con tal mala fortuna que encuentra la pierna de su compañero

y se escucha un ruido seco, frío, certero, inesperado, dañino,

triste... Daniel, en el suelo, trataba de contener el dolor, ahogando el grito de desesperación que siente en su alma. Sin pensarlo corro

buscando la puerta de entrada. Mientras lo hacía iba elevando una

oración al Poderoso, para que a mi hijo no le pasara nada. Al llegar, la persona encargada de la entrada me permite el paso sin decirme

una palabra. Todas las personas que estaban prestando atención a

la práctica sabían que algo grave había pasado. Daniel tendido en

el suelo espera el carro que lo trasladará a la enfermería del club.

Me acerco y le pregunto

-¿Duele mucho?

-Sí papá. Por favor, despacio. Sácame el guayo y la media. Con

cuidado que me lastimo más.

“El destino me sitúa en los momentos cruciales de la vida de

Daniel” - voy pensando casi en voz alta. Sé que es grave. Con sólo

palpar su tobillo pude prever que era más que una lesión pasajera.

¿Por qué estoy en los instantes que marcan su existencia? No quisiera vivir esto, pero es una triste realidad.

-Papá, hazte a un lado que me subirán al vehículo.

-¿Puedo ayudar? - pregunto medio aturdido.

-Gracias Sr. Cruz. Venga con nosotros en el carro.

Rápidamente reservan cita en la clínica y viajamos a gran

velocidad hasta llegar a la sala de radiología donde le tomaron las

placas para determinar la gravedad de la lesión. Daniel se mostraba

tranquilo o al menos intentaba mantener la calma. En veinte minutos

el traumatólogo tendría el diagnóstico.

-Hay fractura, se debe operar lo más pronto posible. De todas

maneras debemos esperar a que desinflame. Enyesaremos, el

club tomará luego una determinación.

La cabeza me daba vueltas. Pedí el celular a un dirigente del

17

José Luis Cruz

AJAX, busqué pronto el apoyo de mi familia. Llamé a casa hablé

con mi esposa. En Holanda era mediodía mientras que en Colombia

serían las 5 de la mañana.

-Esperanza, Daniel se fracturó el tobillo en una práctica. Lo

tienen que operar.

Agradezco a Dios por tener una familia, por haber estado junto a

mi hijo, por tener fe que todo pasará y esto se olvidará. La operación fue un éxito. Daniel fue intervenido por uno de los mejores cirujanos, especialista en lesiones deportivas, realizó un buen trabajo. En cuatro meses estaría nuevamente en las canchas.

Luego pasó dos semanas en ese centro médico. Al darle de alta y

llegar a su casa le esperaban sorpresas. Gente, flores, frutas, dulces y hasta una fanática que se tomó el trabajo de buscar las fotos de

los últimos partidos que Daniel jugó, organizó un álbum, cada foto

con un mensaje, entregando este obsequio con mucho cariño.

Guardo en mi memoria afecto y respeto por estas personas

que llevaron aliento en los momentos tristes para nosotros. A

todo el equipo profesional del Ajax, como también a su técnico

desde que llegó antes de ir al primer equipo, Jan Old Riekerink, a

Priscilla Jannsen, relacionista del equipo de Ámsterdam, Mayde,

Guillermo, Jacob, David Endt (Manager del equipo), el Dr. Jos Geysel, traumatólogo de la institución.

Se tomó la decisión que Daniel viajara a su hogar en la ciudad

de Cali para completar su recuperación.

-Papá, lástima que no pudiste participar en el curso. El año que

viene lo tomarás.

-No te preocupes. Llamé a Johann el director de KNVB y él

entendió la situación. Te envían saludos, deseando te recuperes

pronto.

-Mañana debes viajar a Cali.

18

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

¿Para qué hacerte quedar más tiempo? El martes en la tarde

me cambian el yeso. Ese mismo día viajo a Miami, me quedo en

la casa del “chino Soyima”, ¿te acuerdas de aquel que jugaba

en la Academia? Al día siguiente estaré en Colombia. Me dieron

cuatro semanas y voy a estar con ustedes todo ese tiempo. Tu

vuelo sale a las 10:00 a.m

-¡Pero vas a quedar solo!

-José Luis Valencia se queda en mi apartamento, no te preocupes.

Iniciaba el vuelo de regreso, largo, monótono, aburrido, diferente al que había embarcado unas semanas antes desde Miami. El avión se elevaba en esa mañana oscura, dejando la Ámsterdam brumosa. Meditaba, intentando de relacionar esta imagen con lo sucedido a mi hijo. Lo importante en este vuelo será que quienes están a cargo del mismo tendrán que tener control de la situación. Daniel deberá tener mucha paciencia, aumentar su fe, confiar que podrá superar ese trance.

En un avión, para ganar altura lo escencial es vencer la ley de gravedad, esto se logra con una fuerza que actúa en dirección ascendente y que se opone a la atracción. Mi hijo definirá metas y trabajará con diligencia a favor de su recuperación. Esta fuerza es la base de su temperamento y decisión para seguir adelante en su carrera.

Trascendente en un aeroplano, son las poderosas turbinas para elevarlo. Esto será su actitud, su fortaleza emocional. Estoy seguro que lo logrará.

Adormecido mientras la luz radiante del día hacía presencia a más de 10.000

metros de altura, comencé a recordar la vida de este chico, desde que nació y poco a poco aparecieron en mi mente imágenes difusas, distorsionadas por el tiempo.

Imágenes que se iban aclarando lentamente hasta hacerse nítidas, como el sol que hacía brillar el plateado fuselaje del aparato, el cual había alcanzando su techo.

Todo comenzó hace mucho tiempo……

UN SUEÑO HECHO REALIDAD“Nuestra vida está en gran parte

Compuesta por sueños.

Hay que unirlos a la acción”

Anais Nin

19

index-20_1.jpg

index-20_2.jpg

José Luis Cruz

Daniel en uno de los primeros juegos con el equipo profesional

(Gentileza de Fox Sports)

Grandes estrellas del fútbol mundial. Chritian Chivu, Slatan Ibranovich, Rafael van der Vaart. Daniel está en el cuarto lugar de derecha a izquierda. (Gentileza de Ajax Mania) 20

index-21_1.jpg

index-21_2.jpg

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

Ajax campeón 2001 - 2002. Daniel es parte del equipo

Jugando en el majestuoso estadio de Ajax.

21

index-22_1.jpg

index-22_2.jpg

José Luis Cruz

Ajax gana un partido. Daniel

convierte un gol.

Enfrentando a Rui Costa del Milán.

22

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

contecimientos muy gratos sucedieron aquel sábado 9 de mayo de

1981 Recuerdo muy bien...Mi esposa, tuvo que internarse la noche

anterior con fuertes dolores de mamá feliz, los cuales anunciaban

la llegada de un niño muy especial a nuestro hogar. Estaba en la

cancha del Colegio Bolívar, de la ciudad de Cali, dirigiendo el partido final del torneo nacional juvenil de Colegios Bilingües.

-Rápido Juan Manuel Puerto, dale juego a tus

compañeros, no te entretengas con el balón. Muy bien

AMario, a escapar de la marca. Lidera el grupo Juan Manuel, eres

el capitán, lleva adelante el equipo.

-José Luis, José Luis -de repente escucho una voz que me llama

desde el inicio de las escaleras de la tribuna que llevan a la cancha

de fútbol del colegio. Al darme vuelta veo que es mi compañera

en el área de Educación Física.

-¿Qué pasa, Patricia?- le contesto.

-¡Ha nacido tú hijo! Nuestro Director recibió la noticia de parte

de la mamá de Esperanza. Es un lindo niño, tu esposa está muy

bien- confirma la novedad.

-¡Gracias profesora! ¿Está bien el chico? - pregunto preocupado

pero a la vez feliz.

-Me dijeron que es un varoncito muy lindo. Pasando a otro tema,

¿vamos a ganar el torneo? – me pregunta.

-Seguro, más aún con semejante noticia- afirmé con convicción.

Coincidía la fecha de nacimiento de mi hijo y la de inauguración

de la cancha de fútbol del colegio, ¿Sería acaso premonitorio este

hecho?

23

José Luis Cruz

El equipo del Colegio Parrish, institución educativa de la ciudad

de Barranquilla, era un conjunto muy bueno. Sería para mí una

mañana feliz e inolvidable...

-Muy bien Felipe Agualimpia. ¡Goooool! Golazo muchacho, golazo-

faltaban pocos minutos para terminar el partido, definiéndose

el mismo con ese gol. El tiempo se cumplió y todos estábamos

felices por ser campeones de ese torneo inter-colegial.

-Los felicito muchachos. Este resultado es la justa retribución al

esfuerzo y sacrificio que hicieron durante mucho tiempo en los

entrenamientos. Ahora deseo compartir con ustedes lo que para

mí, significa una maravillosa noticia. Acaba de nacer mi hijo,

ahora voy a conocerlo y a acompañar a mi esposa.

Algún alumno comentó: tal vez será jugador de fútbol. ”Nació

cuando inauguramos la cancha y además salimos campeones”.

-Dedicamos el triunfo a su hijo - Mario Erazo tomaba la palabra.

-Nos vemos el lunes en la clase de Educación Física. Gracias

muchachos - agradezco la gentileza.

Estaba tan dichoso que ni siquiera observé al Dr. Martín Felton,

director del Colegio Bolívar, quien venía a felicitarme.

-Enhorabuena José por el torneo y también por el nacimiento

de tu nuevo vástago. Saludos a Esperanza y besos al niño

-con afecto estrecha mi mano.

Me despido, solicito un servicio de taxi y me dirijo hacia la puerta

de entrada del colegio. Rumbo a la ciudad iba pensando en lo que

acababa de ocurrir; campeones del "Binational Soccer Tournaument"

y el nacimiento de nuestro hijo. Daba gracias a Dios por estos hechos.

Recordaba otro tiempo cuando me marché de Argentina. Ahora soy

padre de tres hijos, ¡Amo tánto a mi familia!

Estaba tal vez destinado a vivir en Colombia. Nací en la República

24

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

Argentina, en la provincia de Tucumán. Nuestra casa se encontraba

en la calle Marcos Avellaneda al 1.774, situada entre Ecuador y

Colombia. Las calles en ese lugar tienen nombre de países, próceres,

etc. ¡Qué casualidad! Siendo jugador de fútbol profesional, el primer país que conocí fue Colombia, cuando jugaba en River Plate. Lo

recuerdo muy bien, fue en una gira entre los meses de noviembre

y diciembre de 1966.

Mi carrera deportiva se inició en mi ciudad natal. Aún siendo una

figura del fútbol en Tucumán, ser parte de un equipo en Buenos

Aires era diferente. Después jugué en el equipo del barrio de Núñez,

hasta llegar al fútbol colombiano. Cali era mi destino...

Ha pasado mucho tiempo desde entonces, mis padres fallecieron,

sólo quedan mis hermanos y sus familias, quienes viven en

Argentina. ¡Pensar que llegué por un año al Club América! Todavía

la gente me recuerda. El paso por el equipo escarlata fue definitivo.

Me lo dió todo esta ciudad. No hay nada que pague el cariño que

me entrega esta gente.

Pagué al taxista y entré rápidamente a la clínica. Esperanza tenía

entre sus brazos a nuestro hijo.

-¡Qué lindo es! ¿Nació sin problemas? No pude venir antes, ya

sabes, que estábamos en la final del torneo. Tu mamá está en

casa, con José Luis y Ana Karina, no los traje a conocer a su

hermano porque seguro no les permitirían el ingreso – hablaba

sin parar, expresando ideas desordenadas por la emoción y

nerviosismo.

-Estás cansado - tomando mi mano, mi esposa me expresa su

cariño.

-¿Qué nombre le pondremos?- pregunté mientras acariciaba al

niño.

-Elígelo tú, cuando nació nuestro hijo mayor lo hice yo.

25

José Luis Cruz

-No había opción, un par de horas más tarde viajé al Ecuador.

-¿Recuerdas que había sido contratado por el Deportivo Quito?

-Me gusta Daniel Alberto. Alberto por mi sobrino de Tucumán-

sugerí.

-Me parece lindo - con una sonrisa de aprobación me contesta.

-Tenemos una niña y dos varoncitos, ¿será posible que alguno

de los muchachos se incline por el fútbol, lo que amo tanto en

mi vida? comenté casi visualizando el futuro.

-No sueñes, pensemos por el momento que estudiarán y se

convertirán mañana en hombres de bien. – Manifestó Esperanza

con convicción.

-Lo harán, Daniel Alberto es tan lindo y parece tan pícaro.

Se parece a su papá. Te quiero mucho, Esperanza.

LA FIEBRE DEL FÚTBOL

“Una sucesión de pequeñas voluntades

consigue un gran resultado”

Charles Baudelaire

urante algún tiempo, Daniel usó botas ortopédicas, debido

a que nació con sus piernas arqueadas. Estas comenzaron a

enderezarse una vez que empezó a caminar y sus extremidades

a soportar peso. Esto sucedió aproximadamente entre los 12 y 18

meses de edad. El amor y la constancia de su madre, ayudaron

26

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

a superar ese trance. Todos los días salía a cumplir la rutina

de caminar junto a él por el barrio, para ejercitar las piernas.

Daniel amaba los juguetes que rodaban. Las pelotas ocupaban un

lugar privilegiado en su cuarto. ¡Había que pegarle con el pie a

cualquier cosa que rebotara! Cuando cumplió los cuatro

años ya llevaba el fútbol en la sangre.

D-Papá son las seis y media, levántate – era la rutina de todos

los fines de semana

-Daniel, permíteme dormir un poco más.- casi siempre tenía la

misma respuesta.

-José Luis levántate, vas a llegar tarde al entreno de la escuela

- interviene Esperanza.

-¿Daniel, embolaste tus guayos?

-Sí papá, también organicé los balones y los uniformes de fútbol.

-Date prisa que más tarde es difícil conseguir un taxi. Recuerda

que vamos con la tula llena de implementos.

Indudablemente le gustaba el fútbol.

-Está bien. Te pareces a mí cuando era pequeño. Estaba en todo

momento detrás de un balón. – le recordaba mi pasión.

Los sábados íbamos a practicar en la escuela de la Beneficencia

del Valle, institución donde enseñaba fútbol. Daniel tenía fiebre por el juego. Continuamente estaba en la casa jugando. El tamaño del

apartamento, no era un impedimento para que estuviese rebotando

el balón contra la pared; haciéndole “un túnel” a quien pasaba por

su lado; invitándole a que hicieras un gol en el arco que él mismo

27

José Luis Cruz

formaba con las sillas, imitando a los jugadores profesionales de

esa época, los cuales eran sus ídolos.

En las prácticas era el mejor. El balón siempre fue una atracción

para él. Se engolosinaba, apoderándose del mismo, disfrutando,

sintiéndose feliz.

-Entrega el balón Daniel – siempre estaba incitándolo a que

jugara en equipo.

-No puedo, tengo que “meliar” a todos- la respuesta siempre

pasaba por esto.

-Intenta hacer gol, remata al arco - aconsejaba.

-Sí papá - respondía pero no cumplía, deseaba hacer un gol

para la historia.

Daniel ingresó al colegio Bolívar, luego de su paso por el Colegio

Tía Nora, donde estuvo en materno.

En el año 1.985, ingresa al plantel educativo, que lo formará

integralmente, tanto en el aspecto académico y afectivo, como en

su amor por el deporte. De igual manera conoce allí a los que serían

sus amigos para toda la vida quienes también iniciaron desde el

“Kinder 4”, hasta alcanzar su grado 14 años después.

Daniel era uno de mis alumnos predilectos en las clases de

Educación Física. Estaba siempre dispuesto a participar y a demostrar su carácter competitivo.

-Niños, vamos a jugar al “saquito pantorrillero”. A quien golpee

debajo de sus rodillas el saquito sale del juego, Vamos a ver,

comienza, muy bien niños, sale Carlos del juego, también Juan

Antonio- los motivaba mientras hacía girar el lazo con una pelota

de caucho atada al extremo del mismo.

-¿A que no me sacas, papá? - iniciaba así la competencia que

permanecería por años. ¿Quién le pega al palo, quién hace más

28

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

técnica con el balón, quién juega mejor a las bolas?

-Ahora te elimino, prepárate a salir del juego - presagiaba.

-Dale más velocidad al saquito que es fácil saltarlo- exclamaba.

-Afuera Daniel, te pegó la bolsita -¡Perdió!

-Te dejé sacarme, papá- justificación para no perder.

Daniel era muy activo y coordinado. Le gustaba participar de

todas las actividades físico -atléticas. Era hábil para hacer el rol, la parada de manos, cuadrupedias invertidas. Siempre estaba

explorando y experimentando una serie de movimientos, que luego

serían bases para la adquisición de destrezas motoras.

Un día del mes de julio, en época de vacaciones, notaba que

había silencio en la casa. ¡No había ruido de balones golpeando

puertas y paredes!

-¿Esperanza, dónde está Daniel?- pregunto.

-En la calle, siempre está jugando con la pelota - la preocupación

se notaba.

-Pero no lo veo - dije asomándome a la ventana del apartamento

donde vivíamos, ubicado en el cuarto piso.

Unos hombres de Emcali, la empresa de teléfonos de la ciudad,

nos llaman preguntando desde el andén.

-¿Es de ustedes ese niño que está en la terraza?, se puede caer

– afirma.

-¡Es Daniel que está en el tejado! Corre José Luis - exclama con

ansiedad Esperanza.

Daniel se había subido hasta la terraza, luego trepó a un techo

de tejas y desde allí miraba hacia abajo.

-Daniel, despacio, no te muevas, voy por vos – con temor

comienzo a trepar.

-Puedo bajarme solo - en su inocencia de niño él no medía el

29

index-30_1.jpg

José Luis Cruz

peligro.

-Tranquilo, ya llego, traté de tranquilizarlo.

-¡Con cuidado José Luis! – Esperanza está cerca para brindarme

ayuda.

-No te pongas nerviosa Esperanza, ya casi lo tengo.

¡Qué susto pasamos!

LAS CALLES DE LOS BARRIOS

“Nada grande ha sido conquistado

alguna vez sin entusiasmo”

Ralph W. Emerson

aniel, muchachos, tengan cuidado con los carros por favor”. - era

siempre el pedido de su madre cuando él salía con su balón, frente

al apartamento, para jugar en la calle, participando de los partidos

de fútbol, tan populares en esa época, en el barrio Granada, lugar

donde vivió hasta los nueve años.

En la avenida. 9ª “A” norte, entre las calles 15 y 16, se ubicaba

la improvisada “cancha” del barrio. Ella fue testigo mudo de sus

Equipo de la Academia que jugó el Torneo Dallas Cup.

30

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

quiebres de cintura, sus pases, sus goles, sus alegrías, sus tristezas, su cambio de actividad; del fútbol a la bicicleta

y de allí al juego de canicas.

Mediante el fútbol comprendió la urgencia

de la pausa; no se podía llevar por delante con el balón a

la señora que venía de realizar la compra en la tiendita del

D

barrio; asomaba un vehículo y había que correr los arcos, algunas

veces formados con piedras, otras veces marcados con unos bolsos,

tal vez unas botellas de gaseosa, que gentilmente una madre les

obsequiaba con líquido fresco, para que ellos, los chicos de la

cuadra, se hidrataran. Luego los envases, servían de porterías. Allí

jugaban estos niños intentando emular a René Higuita, Redín, Pibe

Valderrama, Falcione, Gareca, jugadores ídolos de la época.

Daniel poseía una habilidad especial para utilizar los muros de

las casas, como un receptor de sus pases. Allí aprendió a lanzar las

paredes, cortas y largas. ¡Qué mejor compañero que el andén! para

sacar un rival, usando los diferentes bordes del pie, interno para

recibir con seguridad y el externo para que la pelota en su efecto

volviera hacia él ¡Qué mejor aliado para manejar el tiempo del juego

en su forma básica, cuando aparecía un carro y había que detener

el juego!. La regla era quedarse quieto, no cambiar de posición. Si

Daniel en el momento era el poseedor del balón, mantenerlo bajo

su pie le garantizaba la próxima jugada; levantando la cabeza, el

panorama era amplio; la visión periférica era total. Luego afloraba

31

José Luis Cruz

la astucia, esa que caracteriza a los buenos jugadores. Una vez

que el automóvil pasaba, el tiempo en iniciar el juego dependía de

quien tuviera el esférico. La rapidez en la reacción era el atributo

principal. El gol estaba cerca, porque la ventaja residía en no dejar pensar ni reaccionar al rival.

Los postes del alumbrado eléctrico, eran también recursos

didácticos importantes para el “meleo” o para levantar la cabeza.

Si no miraba, seguro se chocaba con ellos. Además debía recordar

puntos de referencia, porque muchas veces por la acción del juego,

esos recursos se convertían en peligro para su cuerpo, cuando

se encontraba de espalda a los mismos. Se usaban para apoyos,

para cubrir el balón y salir a otro lado. ¡Cuántas veces utilizaba al mismo poste para hacer una pared! Allí ganaba precisión, y en los

momentos de fatiga, servía como un compañero que ayuda a estirar

los músculos cansados, tomándolo como soporte.

¡Cuántos recursos didácticos existen en las calles de los barrios!

Cuántas habilidades desarrolladas en ese lugar: la aceptación del

triunfo y la derrota si no se termina el juego; la disciplina de llegar siempre a la hora del juego; la responsabilidad para parar el balón

evitando golpear a esa anciana que cruza la calle; la toma de

decisiones para acordar el largo que tendrá la cancha de acuerdo al

número de jugadores; la aceptación y el compañerismo en el juego,

para incluir en el equipo aún a quien posee menos habilidades; el

liderazgo de quienes escogen los equipos; la ecuanimidad de quien

modera el juego; el compañerismo y la amistad, en especial, cuando

sentados, luego de un juego de más de dos horas, comparten y

sueñan con los grandes ídolos, porque ellos sin saberlo ya estaban

presentes en esos clásicos callejeros.

Quienes jugaron fútbol de esa época, sin televisión, ni videos,

32

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

recuerdan la calle de su barrio, amiga de los grandes maestros de

fútbol. Los pulió, les enseñó los secretos del mismo. Fue su aliada

para las travesuras de niño.

¡Gracias calle de mi barrio! por brindar diversión a mis hijos y a

mí, que también en otra vía, donde los andenes tienen el nombre de

cordones, en la lejana Tucumán, escuchaba el llamado de mi madre,

quien con su infinita paciencia, toleraba mi tardanza a la hora del

almuerzo: “A comer José Luis”, me parece escucharla nuevamente.

-Nos falta un jugador. ¿Deseas jugar papá?- alguna vez me

invitaba Daniel.

-Seguro, pero con una condición. Que me pases el balón, también

quiero divertirme- condicionaba mi participación.

-Cuando juegas con nosotros no se la entregas a nadie-

sentenciaba con una verdad.

-En eso me parezco a vos. ¡Eres un buen maestro Daniel!

- seguro lo era.

OPORTUNIDADES QUE

NOS ENTREGA LA VIDA

“La esperanza es como el Sol, que arroja todas

las sombras, detrás de nosotros”

Samuel Smiles

ay pequeños detalles que en su momento pasan inadvertidos,

no obstante, con el tiempo cobran importancia modificando

sustancialmente nuestras vidas...

-¡Hola José Luis!. ¿Qué pasó que vienes cabizbajo? - me recibía

mi esposa en la casa.

- Es verdad no me encuentro bien y no es para menos. Me llamó

el gerente de la Beneficencia del Valle para notificar la cancelación

33

de mi contrato dado que no hay presupuesto para continuar con

José Luis Cruz

la escuela de fútbol.

-No te preocupes, vamos a despedirnos de los chicos que se van

a dormir. Escuchar esas palabras fue mi aliciente.

- Los más de 60 niños que integraban

la escuela de fútbol se quedarían sin

un espacio para practicar. Los chicos

estaban tan ilusionados con esto del fútbol, entre ellos

nuestro hijo.

H-Algo se hará, confiemos que todo saldrá bien. Eres “echao

pa'lante”, como decimos en Colombia, seguramente todo se

solucionará –pronostica Esperanza.

-Una buena alternativa sería hablar en el Colegio Bolívar. Alguna

vez le comenté al Director, la idea de abrir una escuela de fútbol

y no concreté. Muchos niños me miran y desean que les enseñe a

jugar fútbol. Sus padres les cuentan que su profesor de Educación

Física fue jugador de fútbol. - comento

-Debes tomar la decisión de hablar con él lo antes posible –

alienta mi esposa.

-Mañana lo haré. Me gustaría iniciar una escuela donde podamos

priorizar la enseñanza de valores mediante el fútbol. El deporte

posibilita esta propuesta estoy convencido, el trabajo en equipo,

la disciplina, la seguridad, el afecto, responsabilidad, elementos

que podríamos trabajar. Tengo experiencia, son más de diez años

trabajando con niños y en verdad me gusta bastante.

-Muy bien José Luis, sabes que cuentas con mi apoyo en cualquier

34

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

proyecto que desees emprender, seguro que lo conseguirás.

-También está Daniel, especialmente él. Su juguete preferido es

el balón, mejor dicho no lo cambia por nada.

-El balón, la bicicleta, las bolas, el trompo, el balero.- mejora el

concepto mi esposa.

-Mírale las piernas. Tiene la pinta del jugador de fútbol, es muy

hábil para jugar.

-¡En cada uno de tus hijos, ves un jugador de fútbol! La única

que se salva es nuestra hija Karina.

- Es posible que tengas razón.

-Es verdad, entendiendo que el fútbol es algo muy importante

en tu vida- comenta mi esposa.

-Si formamos la escuela, allí estarán sus amigos – el fútbol posee

esta magia.

-Sería excelente, pero hay que hacerlo y no quedarse en

posibilidades. Hay una frase que debes ponerla en práctica:

“Que tus hechos suenen tan fuertes que no dejen escuchar tus

palabras” – invitaba Esperanza a la acción.

Aquella noche dormí pensando en la escuela. Había que presentar

un buen proyecto, con objetivos claros y metas alcanzables. Sabía

lo que quería, al fin y al cabo era mi profesión.

Bien temprano al otro día fui a la oficina del director.

-Leslie, buenos días- saludo a la secretaria.

-Hola José ¿cómo estás? – responde como siempre, amablemente.

-Muy bien. Por favor necesito una cita con el Doctor Felton,

deseo hablar pronto con él.

-Espera un minuto que consulto su agenda. Tiene libre esta tarde

de 2:00 a 3:00, ¿puedes a esa hora? - pregunta.

-Sí, para mí es importante hablar con él lo más pronto posible

35

José Luis Cruz

– aclaro

Normalmente siento algo especial, cuando emprendo proyectos

que me llevan por caminos diferentes y de progreso. Sentí en mi

corazón que éste era un desafío. Si lograba obtener el visto bueno

del señor Director, habría dado un primer paso. Como en cualquier

empresa el triunfo llega gracias a la capacidad de trabajo de cada

uno. Indudablemente cuando el trabajo se hace en equipo la visión

de la meta es más clara. Confiaba que junto a los padres, los niños

y los profesores, lograríamos salir adelante. Enfrentaríamos un reto

como cuando era jugador y salía a la cancha con el único propósito

de vencer en juego limpio y al terminar, dependiendo del resultado,

con la felicidad por ganar o con desánimo por perder, pero con la

cabeza en alto, por el deber cumplido, por la entrega total en la

cancha, que era la respuesta al trabajo semanal.

Meditaba en la sala de espera cuando la secretaria me invitó a

que entrara.

-¿Cómo está Dr. Felton?

-Hola José. ¿Cómo van las cosas en el departamento de

Educación Física?

-Muy bien, todo está en orden. Necesito plantearle la inquietud

que tengo de conformar una escuela de fútbol - sin muchos

preámbulos abordé el tema central de mi entrevista.

-Has estado hablando por más de seis meses de esto y todavía

nada. Claro, te doy el visto bueno. Acuérdate que debes presentar

un programa, pero lo más importante es que el mismo se cumpla.

El trabajar con niños demanda seriedad.

-Eso lo comparto plenamente. Además para alcanzar el éxito

de este proyecto se debe amar tanto lo que se hace como a

quienes se enseña. Gracias Mr. Felton, en pocos días tendrá la

información que requiere.

-Te haces cargo de todo, como el transporte, cancha, etc. Para

36

ENTRE FÚTBOL E ILUSIONES

iniciar puedes usar material del programa de Educación Física

del colegio.

-Gracias, muy amable por su apoyo. Considero que será de

beneficio para nuestro departamento.

-¿Con cuántos niños deseas comenzar?

- Deseo tomar a los niños de tercer grado, los que nacieron

en 1.980 y 1.981. Más adelante, espero también darles la

oportunidad a los alumnos de segundo y primer grado.

-¿Por qué no inicias con los chicos de más edad?

-Considero necesario iniciar con esta categoría, dado que las

condiciones que ellos poseen en esta edad permitirán observar

los progresos motores de los niños que serán fundamentales para

su desempeño en el fútbol. El único criterio de selección será el

gusto por este deporte. Abriremos las puertas a niños de otros

centros educativos. Seguro que muchos no seguirán la profesión

del fútbol, pero es importante que ellos tengan identidad entre

los de su grupo, considero que el fútbol es uno de los deportes

que acopla más a los chicos.

-¿Cuál va a ser el nombre de la Escuela?

-Estoy pensando en Academia de Fútbol “Tucumán”.

-Tucumán por la ciudad donde naciste, ¿es verdad?

-Correcto, uno se acuerda de su tierra.

-¿Hace cuanto que no vas por allá?

-Muchos años. Estoy muy feliz en esta ciudad. La gente me trata

muy bien. Todavía algunos guardan en su memoria los goles que

hacía con América de Cali.

-Padres de algunos alumnos del colegio dicen que eras un buen

jugador- comenta - Éxitos José.

El primer paso estaba dado. Tenía fe en que todo saldría muy

bien. Soy optimista por naturaleza, me gusta trabajar, coloco todo

mi esfuerzo y dedicación en lo que me propongo. Esto sería clave

para los propósitos que tenía, para esta nueva oportunidad que me

37