Adicción al Ejercicio. ¿Moda Postmoderna o Problema Sociosanitario? por Virginia Antolin, Jesús J. de la Gándara, Isabe - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
NORTE DE SALUD MENTAL nº 34 • 2009 • PAG 15–22

ORIGINALES Y REVISIONES

ADICCIÓN AL DEPORTE:

¿Moda postmoderna o problema sociosanitario?

Virginia Antolin*, Jesús J. de la Gándara**, Isabel García*** y Alicia Martín****.

*Enfermera y psicóloga. Alumna de Tercer Ciclo de doctorado, UBU

**Jefe del Servicio de Psiquiatría, Complejo Asistencial de Burgos, Profesor Colaborador de PETRA, UBU.

***Profesora titular del Área de Personalidad, Evaluación y Tratamientos psicológicos, UBU.

****Psicólogo de ESM, Complejo Asistencial de Burgos.

Resumen: En la sociedad actual el deporte forma parte del estilo de vida. Podría considerarse que es uno de los rasgos típicos de la postmodernidad. La práctica deportiva va más allá del mero ejercicio físico saludable o el espectáculo de la competición, para convertirse en una costumbre social, una actividad lúdica y un comportamiento ritualizado casi de obligado cumplimiento. En ocasiones, y bajo el pretexto de lo saludable o lúdico, puede llegar a convertirse en una actividad excesiva o compulsiva, cayendo en el abuso o la dependencia, como ocurre con muchas otras adicciones comportamentales o sociales. En este artículo se analizan las características psicológicas y psicopatológicas del abuso o adicción al deporte, y se revisan los métodos de evaluación que se han utilizado en los trabajos publicados. Asimismo se propone la primera escala española para la evaluación del uso excesivo o adictivo del deporte, que actualmente esta en fase de estudio de validación.

Palabras clave: deporte, postmodernidad, ejercicio, exceso, dependencia.

Summary: In the current society sport is a way of life. It might think that it is one of the typical features of the postmodernity. The sports practice goes beyond the mere physical healthy exercise or the spectacle of the competition, to turn into a social custom, a playful activity and a ritualized behavior almost of obliged fulfillment. In occasions, and under the pretext of the healthy or playful thing, it can be an excessive or compulsive activity, falling down in the abuse or the dependence, since it happens with many other social or behavioral addictions. In this paper we are analyzed the psychological and psychopathologycal characteristics of the abuse or addiction to the sport, and there are checked the methods of evaluation that have been in use in the published works.

Likewise one proposes the first Spanish scale for the evaluation of the excessive or addictive use of the sport, that nowadays this one in phase of study of validation.

Key words: sport, postmodernity, exercise, excessive, dependence.

Introducción

vidad humana saludable y placentera. Sin

El deporte es muy importante en la vida de

embargo, en ocasiones cobra una excesiva

los seres humanos postmodernos. No sólo

importancia en la persona que lo realiza y

como diversión y espectáculo, sino como acti-

puede llegar a convertirse en un problema

15

NORTE DE SALUD MENTAL nº 34 • 2009

cuando del uso y disfrute se pasa al abuso y al

personales y la comunicación entre los trabaja-

sufrimiento. Esto ocurre cuando se atraviesa la

dores fomentando una actitud positiva, promo-

línea entre lo normal y lo patológico llegando a

cionando la salud en su lugar de trabajo (PSLT),

lo que denominamos “adicción al deporte”. La

estimulando un estilo de vida activo, favore-

persona “adicta” sufre compulsión a realizar

ciendo el buen humor, la concentración y un

ejercicio, siente la necesidad y tiene el deseo de mejor liderazgo. De hecho, en algunas empre-realizarlo aunque ello conlleve un deterioro

sas, del Departamento de Recursos Humanos

físico, o comprometa sus relaciones afectivas, o

depende un departamento o servicio deporti-

de pareja, o llegue a tener problemas con los

vo. En la sociedad, el deporte en general suele

amigos y familiares, e incluso a eludir compro-

ser un fenómeno de masas. La publicidad, la TV,

misos laborales.

los sponsor, los ídolos, los grandes aconteci-

mientos deportivos... mueven una gran masa

En este sentido, se podría considerar la

social. Más que el deporte en sí mismo, lo que

adicción al ejercicio físico o deporte como un

motiva es el espectáculo, el show de las estre-

problema psicosocial y sanitario, que habría que

llas, el ranking deportivo. La gente acude al pro-

analizarlo en el contexto de una Teoría Social

pio campo a disfrutar viendo jugar a su equipo

del Deporte y de las Emociones que podría

existiendo una identificación con el éxito del

englobarse en la Psicología Humanística

grupo o con el jugador admirado, hasta tal

(Maguire, 1991).

punto que usan términos apelativos familiares,

y se apropian de los resultados, no ganó ni per-

dió sino que ganamos y perdimos. Su inclusión

Impacto del deporte en

en el ámbito de la moda es también evidente.

la sociedad

Los diseñadores incluyen un estilo en sus

El deporte esta inmerso en los diferentes

colecciones, el “casual”, con aires deportivos. El ámbitos de la vida como son el trabajo, la edu-deporte es un fenómeno estudiado desde múl-

cación y el ocio. Se busca con el deporte el des-

tiples ámbitos del conocimiento, como la medi-

arrollo como personas y la construcción del

cina, la sociología, la psicología, la pedagogía…, ego, que alguien ha denominado “egobuilding” siendo estas utilizadas para ofrecer logros y

(Lipovetky 1994). También se busca el perfec-

técnicas de mejora, apoyo, tratamiento o pre-

cionamiento del cuerpo físico, la belleza, el des-

vención de algunas patologías y problemáticas

arrollo mental, la inteligencia o la creatividad. A asociadas (prevención y tratamiento de la oste-su vez el ejercicio genera alegría y buen humor

oporosis, obesidad, hipertensión arterial, enfer-

y sirve para amortiguar el estrés acumulado a

medades coronarias, en el desarrollo muscular

lo largo del día, liberando tensiones.

en niños y adolescentes, depresiones, etc.).

En el ámbito educativo, las universidades y

Un giro en la mentalidad

los centros escolares utilizan el deporte con el

deportiva

propósito de facilitar el desarrollo motriz, inte-

lectual y personal de las personas, ayudando a

A partir de la segunda mitad del siglo XX se

crecer y a desarrollarse como seres humanos

deja de concebir el deporte anexionado a la

adultos y maduros y promoviendo el alcance

moralidad con fines educativos para dar paso a

de una vida estable y en armonía. En el mundo

una era postmoralista, narcisista y hedonista.

laboral, cada vez más empresas utilizan el

Lipovetsky, filósofo francés analiza en su libro

deporte para fomentar una buena comunica-

El crepúsculo del deber” las opiniones de diver-ción entre sus miembros y facilitar el trabajo en

sos algunos autores que definieron el deporte

equipo, limpio y constante. El espíritu de equi-

con estos fines. Entre ellos el viejo Kant

po y de superación mejora las relaciones inter-

(1724–1804), que ya advirtió que la gimnasia se

16

ADICCIÓN AL DEPORTE: ¿MODA POSTMODERNA O PROBLEMA SOCIOSANITARIO?

concibe como un deber del hombre hacía sí

ción, la victoria, la resistencia y, por otro lado, mismo que lo “…aleja de la molicie y perfecciona unas funciones externas como: servir de mode-sus facultades corporales”. La herencia de Kant lo a otros individuos, desarrollar unos valores

se verá plasmada en Turnen de Jhan quién elevó

esenciales para el éxito en la sociedad o tener

el deporte a la categoría de regenerador de la

una gran afluencia social.

juventud y agente de educación moral. Asimis-

mo Coubertin, recuperando y valorando las

El exceso en el deporte: del uso

ideas de Arnold, considreó al deporte como

al abuso

una escuela de moralidad que cultiva el gusto

por la lucha, el sentido del esfuerzo, la solidari-La práctica continua de ejercicio intenso

dad y el desinterés.

puede desembocar en preocupación excesiva,

obsesión o compulsión. Resulta difícil estable-

Hoy en día nos encontramos con una enor-

cer los límites en los que la práctica deportiva

me variedad de formas de hacer ejercicio,

empieza a ser perjudicial. Por ello nace la nece-

deportes a la carta, donde deportes “rey” se

sidad de investigar cuáles son los criterios que

disgregan dando lugar a otros sucedáneos o

diferencian el uso, del abuso y la dependencia,

híbridos, como son el speening, el gap, el trai-

así como cuáles son los factores causales, pre-

ning, el step–tone... Aunque todos con un

disponentes o complicaciones del mismo. Su

mismo fin, dirigirse a la culturización narcisista ubicación nosológica se ha realizado en el

del propio cuerpo. Los deportes de riesgo son

ámbito de lo obsesivo–compulsivo (Yates,

cada vez más demandados, la escalada, el para-

1991), o bien en terreno de los procesos adic-

caidismo, el barranquismo, el hidrospeed…,

tivos (DeCoverley, 1987), pero en todos los

como una manera de encontrar sensaciones

con profundas controversias, siendo esta última

extremas y de tensión, una forma de ponerse a

acepción conceptual la más apoyada.

prueba, de vencer la resistencia y de ponerse

en contacto con la naturaleza. Esto produce un

Para comprender como se llega a ser

sentimiento muy placentero, divertido, intensi-

dependiente hay que saber que se pasa por las

fica las sensaciones vitales y conecta a indivi-

siguientes fases (Gándara y cols, 1999):

duos. El logro de altos retos produce sensacio-

1. Apetitiva: se prueba algo y te gusta.

nes de satisfacción elevadas. Este espíritu

2. Ejecutiva: se aprende y se repite

aventurero y enérgico favorece el crecimiento

3. De saciedad: se abusa hasta la saturación.

físico y psicológico del ser humano.

4. De abstinencia: se intenta abandonar pero

vence a la voluntad.

Como Nietzche sugirió, en toda hazaña

5. De adaptación: en el que el ejercicio puede

deportiva hay algo de voluntad de poder, un

mantenerse, estabilizarse, agravarse o aban-

acto de superación de sí mismo que habla de

donarse.

uno “en gran estilo”. En el dominio del deporte se logra unir la potencia, el estilo, el dominio de Han sido muchas las investigaciones realiza-sí y la belleza gestual, considerándose un arte

das con objeto de ofrecer una explicación cau-

total donde se une el esfuerzo muscular, la cali-

sal de los trastorno de dependencia social o

dad formal de los juegos, los gestos y la perfec-

comportamental. Una posible explicación viene

ción estética de los comportamientos. Desde la

dada por los estudios fisiológicos en los cuales

Inglaterra del siglo XIX y, sobre todo a comien-

se ha podido constatar que el hecho de hacer

zos del siglo XX, se difundió el deporte de alto

ejercicio intenso y de forma regular produce la

rendimiento o de élite. Los cuáles ejercen

liberación de ciertas sustancias en el organismo

sobre los individuos, por un lado, unas funcio-

como son los opioides endógenos que ocasio-

nes internas como: la lucha, la fatiga, la emo-

nan dependencia. Otras alternativas explican

17

NORTE DE SALUD MENTAL nº 34 • 2009

que la tolerancia a las catecolaminas circulantes

alimentación llevan asociado una dependencia

puede llevar a la dependencia de los efectos

al ejercicio pero pocos son los estudios que

estimulantes a estas sustancias. También la apa-

invierten el proceso y consideran que la adicción

rición de síntomas de retirada cuando se cesa

al deporte está ligada a problemas de alimenta-

en la práctica del ejercicio sirvió de apoyo a la

ción. Hoy en día, además, se habla de otro tipo

potencialidad adictiva al ejercicio. Lo más

de adicciones como la vigorexia, la preocupación

reciente y plausible es la estimulación de los

excesiva por la imagen corporal, el malestar con

circuitos dopaminérgicos asociados a la sensa-

el propio cuerpo, el ejercicio físico excesivo, la ción de placer y refuerzo conductual.

preocupación por las dietas ricas en hidratos de

carbono y en proteínas, bajas en grasa, la ingesta Las explicaciones psicológicas expresan que

de anabolizantes y hormonas.

el deportista se ve recompensado por la mejo-

ra de la salud física, por el aumento del estado

Asociado a la excesiva obsesión por el ejer-

de ánimo, de las relaciones sociales, de la auto-

cicio encontramos el dopaje, que comienza a

estima y de la confianza en uno mismo llevan-

ser algo habitual entre los aficionados y no sólo

do al individuo a correr el riesgo de abusar del

entre los deportistas de elite. Los controles

deporte y desencadenando un proceso que

anti–doping, las encuestas, el control específico

actúa de forma similar al consumo de drogas

del estado corporal y las sanciones disciplina-

cuando es utilizado de forma continua. Resulta

rias crecen con el fin de lograr la seguridad de

también necesario, desde la psicología, hablar

las personas y preservar la esencia del depor-

de motivación tanto intrínseca como extrínse-

te. Se procura conseguir competiciones justas y

ca. Los motivos intrínsecos están relacionados

por un deporte limpio. Intentando evitar la

con la percepción individual y necesidad inter-

trasformación de los atletas en máquinas.

na de diversión, de placer y los extrínsecos con

la lucha por la fuerza, la búsqueda del éxito, la

Dependencia al ejercicio:

gran audiencia del espectáculo y el crecimiento

estudios anteriores.

social y esperado de los practicantes. Bouet,

psicólogo deportivo francés, dijo que el ejerci-

La dependencia fue considerada por prime-

cio se practica de una manera proporcional al

ra vez por Baekeland en 1970, quién investigó,

placer que de él se derive. La adicción al depor-

en individuos que participaban habitualmente

te por tanto se manifiesta por tres característi-

en ejercicios, los patrones del sueño y las reac-

cas: dependencia, tolerancia y abstinencia. En el

ciones psicológicas al ejercicio y a su privación, primer caso hablamos del estado placentero

observando que durante el no ejercicio apare-

que produce la realización del ejercicio: en el

cía una alteración del patrón del sueño; aumen-

segundo, de la necesidad de ir aumentando en

to de ansiedad y tensión sexual y aumento de

frecuencia o intensidad para alcanzar la misma

la necesidad de estar con otras personas (Bae-

sensación gratificante, llevando a un aumento

keland, 1970). En ese mismo año 1976, tras

sin control de la actividad física y, en tercer

haber estudiado a corredores de grandes dis-

lugar aparecen una serie de síntomas de retira-

tancias, Glasser se refiere a ella como adicción

da como son el agotamiento, la fatiga, la depre-

positiva, para posteriormente junto a Sachs y

sión, la soledad, la debilidad y la irritabilidad.

Pargman (1979,1984) utilizar el término adic-

ción a correr (Arbinaga F., 2004) y finalmente,

Las exigencias sociales y la culturización

De Coverley hablará de Exercise Dependence

hacia el cuerpo esbelto nos dirigen a plantearnos

(De Coverley, 1987).

una problemática actual importante, como es la

anorexia y la bulimia nerviosa. En la actualidad,

Glasser describió algunos efectos que

sabemos que las personas con trastornos en la

observó cuando los deportistas dejaban de

18

ADICCIÓN AL DEPORTE: ¿MODA POSTMODERNA O PROBLEMA SOCIOSANITARIO?

hacer deporte. Entre los síntomas encontra-

Ogden et al (1997), define la dependencia al

dos, figuran aquellos que afectan al estado de

ejercicio como una combinación de caracte-

ánimo como fatiga, irritabilidad, ánimo depresi-

rísticas biomédicas parecidas a las adicciones

vo… considerando la adicción al deporte

con síntomas de abstinencia y comportamien-

como cualquier otro proceso adictivo por

to estereotipado, en que se ven afectados

entender que es una habituación a un estimulo

otros aspectos psicosociales como la interfe-

(igual que en 1979 lo hizo Morgan y que a pos-

rencia con la vida social/familiar y las gratifica-teriori se vio apoyado por la gran mayoría de

ciones positivas. Además la dependencia al

los estudios). Morgan lo definió como un

ejercicio refleja la motivación de continuar

esfuerzo corporal más o menos vigoroso reali-

haciendo ejercicio en base al deseo de con-

zado por placer y recreación de la actividad

trolar la línea y el peso, la necesidad de con-

misma y practicado por lo general de acuerdo

tacto social y la búsqueda de la salud física.

con formas tradicionales o con un conjunto de

También refleja el reconocimiento de un pro-

reglamentaciones. El Dr. Morgan y su equipo

blema de conducta subjetivamente percibido

repararon en que el deseo de repetir esa eufo-

por el sujeto.

ria podría resultar compulsivo aún cuando se

produjesen lesiones por exceso de ejercicio.

En sus trabajos, Veale (cit. Adams y Kirby,

Estudios posteriores han reemplazado el tér-

2002) trata de delimitar qué individuos con

mino adicción por otras etiquetas y, actualmen-

adicción a la práctica de ejercicio tienden a no

te el término utilizado es el de dependencia

tomarse días de descanso haciendo ejercicio

(Bailey y Hailey, 1982).

voluntariamente por lo menos una vez al día o

más a pesar de lesiones o enfermedades poten-

Para De Coverley Veale la adicción a la

ciales: a menudo tienen pensamientos compul-

práctica de ejercicio representa una condición

sivos sobre la práctica del ejercicio y experi-

en la que la persona se involucra en la práctica

mentan síntomas físicos y psicológicos de

de un ejercicio excesivo, lo denomina una con-

retirada cuando están privados de hacer ejerci-

ducta compulsiva y perjudicial para el individuo

cio. Asimismo Remor, identifica que la depen-

preocupándose por su prevención (De Cover-

dencia al ejercicio físico ha sido entendida

ley Veale, 1987). Para Adams y Kirkby (1998) el

como la necesidad de actividad física que resul-

ejercicio excesivo puede ocasionar un compor-

ta tras una conducta de ejercicio físico excesi-

tamiento dependiente. Una explicación para

vo e incontrolable y, en su ausencia se mani-

éste fenómeno es que implicarse regularmente

fiestan síntomas de carácter fisiológicos y/o

en la práctica de ejercicio puede estar recom-

psicológicos (Remor, 2005). Para otros autores,

pensado psicológicamente de diversas maneras

la dependencia se caracteriza por una obsesiva

mejorando el estado de ánimo, mejorando la

y malsana preocupación por el ejercicio

salud y proporcionando más ocasiones para

(Hamer y Karageoghis, 2007).

relacionarse socialmente; y estas recompensas

pueden hacer fomentar un ejercicio excesivo y

Tras esta breve revisión podemos concluir

continuado (Pierce y cols, 1993). Este proceso

que no existe una definición estándar para la

también se ha descrito como una motivación

dependencia al ejercicio como existe para otro

intrínseca de la práctica de ejercicio. Por ello la tipo de conductas (APA, 2000), tampoco la

adicción puede desembocar en otros proble-

adicción al deporte está incluida como altera-

mas patológicos más graves con un círculo

ción en el DSM IV. No existe consenso nosoló-

vicioso entre la necesidad de hacer ejercicio, la

gico y tampoco es reconocida como un tras-

imposibilidad de alcanzar el límite establecido y

torno conductual independiente.

la recaída en problemas sociales, laborales, psí-

quicos de complejo tratamiento.

19

NORTE DE SALUD MENTAL nº 34 • 2009

tory (EAI) basada en los criterios comporta-

Métodos de evaluación existentes

mentales de adicción propuestos por Griffiths,

para la medición de la adicción

este inventario es corto y rápido de adminis-

al deporte

trar (Terry y cols, 2004).

Han sido varios los intentos de búsqueda

de un instrumento psicométrico que nos per-

Versión preliminar del cuestio-

mita medir y definir el problema de adicción al

nario “SOS” (Sport Overuse

deporte de manera válida y fiable.

Sport, Burgos 2008)

Existen pocos y su mayoría son traduccio-

Tras la delimitación del campo que nos

nes del inglés. Uno de las más conocidos y uti-

ocupa, la observación de la problemática y de la

lizados es el RAS, Running Adicction Scale,

revisión de los instrumentos o técnicas exis-

específica para corredores (Chapman & De

tentes se consideró pertinente la creación de

Castro, 1990). El marco en el que se basa

un cuestionario adaptado para nuestro medio,

expresa que los corredores regulares en su

y en nuestro idioma. Para dicha elaboración

práctica frecuentemente llegan a ser adictos a

seguimos los siguientes pasos (propuestos por

correr y continúan incluso corriendo ante el

Cohen y Manion y citados por Rafael Bisque-

detrimento de la salud. Esta escala tiene la pre-

rra, 1989, pág.128–134): una vez definido el

tensión de evaluar la adicción al deporte e

problema y propuestos nuestros objetivos,

investigar su relación psicológica. Los estudios

identificamos las variables que nos interesó

realizados sugieren que el RAS es una escala

conocer. Posteriormente decidimos las áreas

fiable y válida, consta de 19 ítems y se contesta

que nos interesaba valorar y elaboramos una

con una escala tipo likert graduada de 1 a 5

batería de 40 ítems que pensamos pudieran

según el grado de acuerdo y desacuerdo.

medir la existencia o no de adicción al depor-

te. Para su construcción tuvimos en cuenta una

Otro cuestionario que se puede utilizar es

serie de dimensiones o subcategorías de

el Exercise Dependence Questionnaire (Ogd-

dependencia, dimensión social, cognitiva y física, den y cols, 1997), consta de 29 ítems y está

así como también consideramos la sensación

dividido en ocho factores: interferencia con la

de dependencia. Con vistas a tener mayor cali-

vida social, familiar y laboral; control del peso

dad en las preguntas, consideramos las reco-

corporal; hacer ejercicio por razones sociales y

mendaciones dadas por J. Padúa (1993), sim-

de salud o por un comportamiento estereoti-

ples, no más de 25 palabras, claras, cortas,…

pado; síntomas depresivos, de ansiedad, de fati-

Para la validación y optimización del instru-

ga y vigor; recompensa positiva y percepción

mento fue puesto a prueba, solicitando ser

del problema; las percepciones del control

revisado por un comité de expertos, de esta

sobre las conductas y las características del

manera se determino el cuestionario definitivo

comportamiento conductual. El cuestionario

con cierta validez de contenido. Y por último

fue validado junto al Eating Attitudes Test the

consideramos un sistema de respuesta simple

Profile of Mood States. Al igual que la anterior

Si/No, codificado posteriomente (0 No, 1 Sí). A

es una traducción del inglés y refleja el grado

continuación se incluye la versión actual de

en el cuál la conducta es rígida, estereotipada y

dicha escala, a modo de cuestionario, sobre la

excesiva.

cual se está trabajando actualmente para esta-

blecer los diferentes parámetros psicométricos

Existen otros cuestionarios con menor fre-

de validez y fiabilidad.

cuencia de uso, como es el Cuestionario de

Dependencia de Práctica de Corrida que cons-

ta de 13 ítems, Y la Exercise Addiction Inven-

20

ADICCIÓN AL DEPORTE: ¿MODA POSTMODERNA O PROBLEMA SOCIOSANITARIO?

ESCALA SOS (Sport Overuse Scale) – BURGOS

V

F

Hago ejercicio con regularidad.

Suelo hacer ejercicio al aire libre incluso si hace mal tiempo.

He cambiado alguna actividad familiar programada para hacer ejercicio.

No he dejado de hacer ejercicio durante una semana o más salvo por lesión o enfermedad.

He seguido haciendo ejercicio aunque tuviera algún dolor o molestia física.

Tengo la sensación de que compro demasiados libros, videos, equipamientos alimentos o medicamentos para hacer deporte.

Seguiría haciendo ejercicio para mantenerme en forma aunque hubiese otro modo más cómodo de conseguirlo.

Me siento mejor después de hacer deporte.

He hecho ejercicio antes de estar completamente recuperado de una lesión o enfermedad.

Algunos días me obligo a hacer ejercicio aunque no me apetezca.

Necesito hacer ejercicio al menos una vez al día para sentirme bien.

Mis amigos o compañeros alguna vez se han criticado por hacer tanto deporte.

Si pierdo un entrenamiento, un partido, etc. me irrito o me siento culpable.

A menudo pienso en el ejercicio mientras estoy haciendo otras actividades.

Si no hago ejercicio un día siento que mi forma física empeora.

He dejado de acudir a alguna cita por hacer ejercicio.

Hacer ejercicio para mí es como una droga, nunca tengo pereza para hacerlo.

He tenido alguna discusión con mi familia por la cantidad de ejercicio que hago.

A menudo uso el ejercicio para liberarme estrés o la ansiedad.

Si dejo de hacer ejercicio, aunque sea por poco tiempo, me siento triste, irritable o culpable.

He aumentado progresivamente la frecuencia o cantidad de ejercicio que hago.

He intentado dejar de hacer ejercicio durante algún tiempo pero no lo he conseguido.

Dedico mucho tiempo a actividades relacionadas con el deporte, como televisión, libros…

El ejercicio a veces me ha provocado fatiga o disminución del rendimiento en el trabajo.

A menudo adapto resto de cosas de mi vida al deporte que me gusta practicar o ver.

Hago ejercicio para sentirme bien con mi cuerpo.

A veces quito tiempo a mi horario de trabajo para hacer ejercicio.

Tengo la sensación de que si no hago ejercicio puedo perder relaciones sociales.

Creo que sí no hago ejercicio pierdo el control de mi peso.

A veces me he sentido culpable por hacer tanto ejercicio.

El día que no hago ejercicio siento que me falta algo.

A menudo hago el propósito de reducir la cantidad de ejercicio que hago pero no lo cumplo.

Trato de hacer la misma cantidad de ejercicio cada semana aunque tenga dificultades.

A menudo justifico el ejercicio que hago como una forma de prevenir enfermedades.

A veces hago más ejercicio para mantenerme el peso a raya.

Suelo experimentar sensación de bienestar cuando hago ejercicio intenso.

No dejo de hacer ejercicio si el clima me impide salir al exterior.

Entre las personas con las que hago ejercicio hay alguna enganchada al deporte.

Me preocupa no tener tiempo libre para hacer ejercicio.

Alguna vez me han tachado de adicto/a al deporte.

Contacto:

Jesús J. De la Gándara –Servicio de Psiquiatría, Complejo Asistencial de Burgos, Tfno.: 947 24 48 33; Fax: 947 21 68 84 • jgandara@saludcastillayleon.es 21

NORTE DE SALUD MENTAL nº 34 • 2009

BIBLIOGRAFÍA

• Adams, J. y Kirkby, R. (2003). El exceso de ejercicio como adicción. Una revision, RET. 34, 10-22.

• Adams, J. y Kirkby, R. (2002). Excessive as an addiction. A review. Addiction Research and Therapy, 10 (5) 415-437.

• Arbinaga, F. (2004). Dependencia del ejercicio. Cuadernos de Medicina Psicosomática y Psiquiatría de Enlace, (71-72), 24-32.

• Baekeland, F. (1970). Exercise Deprivation. Archive of General Psychiatry, 22, 365-369.

• Bisquerra, R. (1989). Métodos de investigación educativa. Barcelona: Edit. CEAC.

• Chapman, C.I. & DeCastro, J.M. (1990). Running addiction: measurement and associated psychological characteristics. The Journal of Sports Medicine and Physical Fitness, 30(3), 283-90.

• De Coverley Veale, D.M.W. (1987). Exercise dependence. British Journal of Addiction, 82, 735-740.

• Gándara, J.J., Sánz, O., Fuertes J.C. (1999). Adicciones sin drogas. ¿Hábitos o enfermedades? Consejería de Salud, Comunidad Autónoma de Madrid.

• Griffiths, M.D., Szabo, A. y Terry, A. (2005). The exercise addiction inventory: a quick and easy screening tool for health practitioners. British Journal of Sports Medicine, 39(6), 346.

• Hailey, B.J. y Bailey, L.A. (1982). Negative addiction in runners a quantitative approach. Journal of Sport Behaviour, 5, 150-154.

• Hamer, M. y Karageorghs, C.I. (2007). Psichobiological mechanisms of exercise dependence. Sports Medicine, 37(6), 477-84.

• Lipovetsky, G. (1994). El deporte apasionadamente. El crepúsculo del deber. Barcelona: Compactos Anagrama S.A.

• Maguire, J. (1991). Towards a sociological Theory of Sport and the Emotions: A figurational Perspective. Internacional. Review for the Sociology of Sport, 26(1) 22-35.

• Ogden, J., Veale D. y Summers Z. (1997). The development and validation of the exercise dependence questionnaire. Addiction Research, 5, 343-356.

• Padúa, J. (1993). Técnicas de Investigación aplicadas a las ciencias sociales. México: Edit. Fondo de Cultura Económico.

• Pierce, E.F., Mc Gowan, R.W. y Lynn T.D. (1993). Sports Medicine PHYS Fitness. 76(2), 531-535.

• Remor, E. (2005). Dependencia del ejercicio físico: ¿hecho o ficción? Psicología Conductual, 13(3), 395-404.

• Terry, A., Szabo, A. y Griffiths, M. (2004). The exercise addiction inventory: a new brief screening tool. Addiction Research&Theory, 12(5), 489-499.

• Yates, A. (1991). Compulsive exercise and the eating disorders. New York: Bruner/Mael.

22

Le puede interesar...