Análisis Sobre El Delito Del Secuestro (Artículo) por Antonio Hazael Ruiz Ortega - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
Análisis Sobre El Delito Del Secuestro

Antonio Hazael Ruiz Ortega

Ponencia Presentada En El Tercer Congreso De Victimas De La Delincuencia Organizado Por El Consejo Ciudadano De Seguridad Pública Del D.F.

Introducción

El secuestro en México comienza a manifestarse de manera masiva en los años 70’, durante los cuales los plagios estaban ligados a grupos subversivos; en los 80’ comenzaron a actuar bandas organizadas. Y es durante la segunda mitad de la década de los 90’ que el secuestro alcanza su momento de mayor auge y crueldad, con casos como los de la banda de Daniel Arizméndi y Andrés Caletri.

Por el carácter de la organización a la que pertenecen los secuestradores y el modo como operan, el secuestro varía dependiendo de quien lo haya realizado; es diferente si es llevado a cabo por la delincuencia común, la guerrilla, el narcotráfico o cualquier combinación de estas.

La delincuencia organizada que antes se dedicaba principalmente al robo de bancos, ha encontrado en el secuestro una actividad poco riesgosa que genera grandes ganancias, es por ello que este tipo de delincuencia ha sufrido una mutación, asimismo las pequeñas bandas que se ocupaban de realizar otro tipo de delitos, como el robo de autopartes o vehículos, cambiaron de actividad para dedicarse al secuestro de personas.

Lo cual ha dado como origen que durante los últimos años el secuestro en México se haya incrementado y los mecanismos de acción y coerción que lo caracterizan sean cada vez más sofisticados, por lo que ahora significa un problema de seguridad nacional semejante al narcotráfico.

Marco Legal

Siendo el secuestro un problema considerado de seguridad nacional, el marco jurídico para hacer frente al fenómeno de la delincuencia organizada y las bandas dedicadas al secuestro ha tenido también que evolucionar de la siguiente manera: La Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada, en su artículo 2°, determina que “Cuando tres o más perso nas acuerden organizarse o se organicen para realizar, en forma permanente o reiterada conductas que por sí o unidas a otras, tienen como fin o resultado cometer algún o algunos de los delitos siguientes, serán sancionadas por este solo hecho, como miembros de la delincuencia organizada…” Párrafo V, previsto en el artículo 366 del Código Penal Federal.

En el Título cuarto del Código Penal del Distrito Federal de 2002, publicado en la Gaceta Oficial de la Federación, se ubican los “Delitos contra la Libertad Personal”, en el Capítulo III se ubica el delito de “Secuestro” comprendiendo los artículos del 163 al 167 y en donde se tipifica el delito de secuestro con fines económicos y también los casos agravados y atenuados de esta conducta delictiva.

El Art. 163, impone de 10 a 40 años de prisión a quien prive de la libertad a otro con el propósito de obtener rescate, algún beneficio económico, causar daño o perjuicio a la persona privada de la libertad o a cualquier otra.

Cabe señalar que existen legislaciones como las de Estados Unidos, donde se establece como medida jurídica para combatir el secuestro, el congelar las cuentas bancarias de las víctimas y las de sus familiares más cercanos; lo cual ha inhibido de cierta manera la comisión de este tipo de delito.

El secuestro no solo afecta a personas de alto nivel económico, sino también a personas de menores recursos; en este caso los secuestradores exigen cantidades pequeñas pero a muy corto plazo. Por tal motivo, el pasado 27 de abril, fue aprobada la reforma para tipificar el Secuestro Exprés como delito federal.

A partir de que sean publicadas dichas reformas en el Diario Oficial de la Federación, quienes priven de la libertad para robar o extorsionar se harán acreedores a penas de 15 a 40 años de prisión y multas de 500 a 2,000 días de salario mínimo.

Antes de esta modificación al artículo 366 del Código Penal Federal, refería que quienes realizaban secuestro exprés, eran sancionados únicamente por cometer robo o extorsión.

Secuestro

El secuestro es un acto de fuerza que denota tener la capacidad de controlar la libertad de algunos miembros de la sociedad.

No es un delito como el robo, la violación o el homicidio, en los que el victimario entra momentáneamente en relación con la víctima.

El plagiario obtiene diferentes ganancias a través del hecho de secuestrar; fundamentalmente de tipo económico y/o de carácter ideológico y político.

Comparativo De Códigos Penales Estatales Que Tipifican El Secuestro Entidad

Artículo (S)

Penalidad

Min

Max

Media

Veracruz

141 - 142

20

11

S.L.P.

325 - 326

4

6

Morelos

360

5

40

22.5

Edo.

268

5

40

22.5

Chihuahua

229 - 230

6

30

18

Tamaulipas

391 - 392

6

20

13

Distrito

163

10

40

25

Durango

280

10

50

30

Guanajuato

238 - 239

10

20

15

Nuevo

357 - 358

15

40

27.5

Sinaloa

167 - 168

15

40

27.5

Tlaxcala

246 - 247

15

30

22.5

Puebla

302 - 304

34

México se encuentra entre los primeros lugares en la comisión de secuestros, al lado de países como Colombia y Brasil, siendo Latinoamérica la región mundial en donde se perpetran con mas frecuencia que en cualquier otra región.

Este delito se ha incrementado a raíz de que los delincuentes lo consideran poco riesgoso y los familiares de las víctimas acceden relativamente fácil a las peticiones de éstos. Esto ocasiona que el ilícito lejos de ser erradicado se fomente, ya que permite a la delincuencia apoderarse de grandes sumas de dinero.

Estadísticas oficiales afirman que en México se suman 400 secuestros cada año, pero las compañías de seguridad reportan un número mayor.Un estudio de Kroll Inc. (Consultora internacional especializada en seguridad), publicado por el periódico Reforma, afirma que en el 2003, se registraron en México 3,000

secuestros.

Las empresas de seguridad tienen un mapa de secuestro que va de 150

víctimas al año entre 1980 y 1984; 750 al año entre 1994 y 1997; 1,200 al año entre 1997 a 2000. Y el récord de 3,000 al año entre 2000 y 2004.

Estadística de Internos por el Delito de Secuestro en los Reclusorios del D.F.

En los reclusorios del D.F. existe una población de 718 internos por el delito de secuestro, lo que representa aproximadamente un 2.5% de la población total recluida, cercana a los 30 mil internos distribuidos en los siguientes centros: Centro

Procesados

Sentenciados

Total

Penitenciaría

20

250

270

R.P.V.S.

3

101

104

R.P.V.O.

35

76

111

R.P.V.N

90

28

118

CE.RE.SO.VA.

1

0

1

C.E.S.P.O.

0

1

1

C.E.S.P.N.

0

0

0

C.F.R.S.

0

4

4

C.F.R.S. Sta.

37

68

105

CE.VA.RE.PSI.

0

4

4

Total

186

532

718

Para llegar a las siguientes observaciones se revisaron aproximadamente un 20% de los expedientes técnicos de alrededor de 700 internos recluidos por el delito de secuestro en los centros de reclusión del D.F. Arrojando los siguientes datos:

Motivaciones Del Delito De Secuestro

Cobro de dinero a cambio de la libertad de la persona Tomar como rehén al plagiado

Que el secuestrado sea muerto o agredido físicamente o sexualmente o para causar daño a una tercera persona

En otros pises se busca Interferir con la ejecución de una función gubernamental o política

La organización de un secuestro implica gastos, los cuales se incrementan mientras más dificultad represente efectuar el secuestro y más personas participen en su realización. De este modo, los gastos generales representan entre un 20% y un 30% del dinero recibido; el resto es distribuido entre los integrantes de la banda, en función de la jerarquía de la organización. En el caso de los secuestros millonarios, la cantidad obtenida es sometida a un proceso de lavado de dinero, que puede incluir la transferencia monetaria a otros países.

Estas operaciones son difíciles de indagar y requieren la intervención de investigadores profesionales.

Criterios De Clasificación Para Ubicar A Los Internos Por El Delito De Secuestro En El Ambito Penitenciario

Los estudios aplicados al interno son de índole jurídico, médico, social, psicológico, pedagógico y criminológico; con dichos estudios se integra el expediente clínico – criminológico, el cual determina el índice de estado peligroso, su capacidad criminal, así como el riesgo institucional y social.

Perfil Psicológico

* La edad de los secuestradores oscila entre los 25 y 35 años, con antecedentes delictivos principalmente en los delitos patrimoniales.

* Generalmente son delincuentes gregarios, es decir actúan en grupo y de manera organizada.

* Los secuestradores pueden variar desde criminales callejeros, ejecutores de

“Secuestros Express” * hasta organizaciones criminales, guerrillas, traficantes de droga, ex policias o policías corruptos.

* Los secuestradores se caracterizan por su frialdad, alta peligrosidad, insensibilidad, agresividad, egocentrismo, indiferencia afectiva y la manifestación de conductas antisociales.

* Al disponer totalmente de la libertad, la integridad y la vida misma de la víctima, el delincuente exhibe violencia, con objeto de demostrar su fuerza y su decisión de destruir, frente a la desprotección de la víctima.

* El secuestrador asimila los padecimientos, súplicas y ruegos del secuestrado como si se tratara de hechos aislados, con una aparente insensibilidad, y suele utilizarlo para controlarlos, someterlos y lograr su objetivo final.

Brian Knutson, Investigador Y Profesor De Psicologia De La Universidad De Stanford, Destaca Que:

"La Fuerza Física Y La Concentración Psicológica Son Claves Fundamentales Del Éxito Durante La Ejecución De Un Secuestro"

Especialización Y División De Las Actividades Durante La Ejecución De Un Secuestro

En el caso de la delincuencia organizada la forma de operar es semejante a una organización empresarial:

Información

Recopila datos sobre la víctima (hábitos, medidas de seguridad, rutas, amistades, familiares, etc).

Logística

Dota de los recursos necesarios para realizar el delito.

Operativa

Analiza, realiza los seguimientos, ejecuta el secuestro, negocia y cobra.

Resguardo y Vigilancia

Vigilan, alimentan y mantienen satisfechas las necesidades básicas del plagiado.

Asistencia Médica y Psicológica

En algunas ocasiones se “asiste” a la víctima que padece problemas de salud graves o crisis psicológicas; lo que en algunos casos genera el denominado Síndrome de Estocolmo, y posibilita una amplia cooperación por parte de la víctima.

(*En 1973 en la ciudad de Estocolmo, en un asalto bancario, los ladrones retuvieron a los empleados del banco durante varios días. Al momento de la liberación un periodista fotografió el instante en que una de las rehenes y uno de los captores se besaban. Este hecho sirvió para bautizar como "Síndrome de Estocolmo" ciertas conductas "extrañas" que demuestran afecto entre los captores y sus rehenes. )

En el sindrome de estocolmo* ocurre un vínculo afectivo entre la víctima y su plagiario, como consecuencia, entre otros factores, de experimentar durante un tiempo determinado condiciones de aislamiento, en compañía solo de quienes lo resguardan y, a decir de aquellas personas que así lo manifiestan “cuidaron de ellas” durante el secuestro. támbien puede ser considerado como un mecanismo de sobrevivencia y alta capacidad de adaptación ante un evento adverso y traumático.

Dinámica Del Delito

Un vigilante avisa con equipo de radio o por teléfono a los encargados de la acción de secuestro.

Estos obstruyen con o sin violencia el paso de la víctima, golpeando y agrediendo verbalmente a la víctima para INTIMIDARLA.

La notificación a los familiares se da a través de un recado que dejan en el sitio donde se realizó el secuestro o es enviado con los acompañantes de la víctima; en la mayoría de los casos se comunican telefónicamente.

Los secuestros en el hogar pueden ocurrir cuando la víctima sale o regresa a su casa.

Las víctimas son retenidas principalmente en bodegas, lotes baldíos o en casas de seguridad a las orillas de la ciudad o en delegaciones con índices de delincuencia alto como Iztapalapa.

La víctima es obligada a permanecer todo el tiempo con los ojos vendados, para que no sea capaz de reconocer las características de sus raptores y otros detalles que puedan resultar útiles para la identificación de los delincuentes, asimismo es obligada a quitarse los zapatos para que tenga dificultad al caminar y son amarrados de manos y piernas.

Generalmente la víctima es retenida en un radio de 60 km. a la redonda y es obligada a caminar con los ojos vendados para contribuir a su desorientación; en algunos casos es retenida a escasos kilómetros de donde fue secuestrada, fundamentalmente cuando los delincuentes temen que al utilizar las carreteras sean vistos o descubiertos.

El cuidado del secuestrado es realizado por los miembros de baja categoría o fácilmente prescindibles de la banda, pues son los más viables a ser capturados.

Estos “cuidadores” son delincuentes de poca monta o personas que son contratadas sin que tengan mayores conocimientos sobre la organización. Los jefes de la banda harán todo lo posible para que el secuestrado no los reconozca y no estén enterados de la situación.

Generalmente es utilizada la técnica de desmoralización, mediante humillaciones y degradaciones, por ejemplo, negándole la comida o el sueño y sobre todo el cerrojeo constante de armas. Durante este proceso es posible que uno de los secuestradores permanezca largos periodos junto a la víctima para construir una relación basada en la dependencia psicológica.

Asimismo se intenta establecer un dominio psicológico por parte de los secuestradores a los familiares de la víctima, para controlar todo el proceso, a través de insultos y amenazas, para sensibilizarlos con el propósito de lograr su objetivo.

La mayor cantidad de secuestros suceden entre las 05:00 y 08:00 hrs. y entre las 17:00 y 23:00 hrs.Se estima que en el 80% de los secuestros participan entre dos y cuatro secuestradores, en el 15% participan cinco o más, y únicamente el 5% de los secuestros, son ejecutados por un solo individuo.

Más del 90% de los secuestros se realizan cuando la víctima se encuentra en camino a su casa o a su trabajo; en algunos casos, se auxilian de personas que

“amablemente” solicitan ayuda aprovechando este momento para sorprenderla, en otros casos les colocan obstáculos como vehículos u otros objetos, y en otras ocasiones los delincuentes se hacen pasar por policías, argumentando que tienen orden de aprehensión.

Es importante destacar que en gran parte de los secuestros participan personas cercanas a la víctima, familiares, amistades, compañeros de trabajo, socios, vecinos. Proporcionando la mayor cantidad de información sobre sus actividades.

Lo más común será que exijan una cantidad mayor con el fin de tener un margen más amplio para la negociación, en muchos casos se consigue pagar menos del 25% de la suma solicitada al principio.

Cuando el secuestrado es del sexo femenino, regularmente los captores no abusarán sexualmente, a menos que se trate de una venganza, ya que el objetivo principal es la obtención de dinero a través del rescate.

Después de que el secuestro ha concluido, el plagiado deja de existir en su memoria, no queda perturbado por la acción que llevó a cabo.

Finalmente Para Los Secuestradores,

Las Víctimas No Son Individuos

Sino Productos Negociables,

Medios Para Alcanzar Un Fin,

Sin Más Valor Intrínseco Que El Ser Objetos De Cambio

Le puede interesar...