Apología para el Estudio del Oficio o la Historia del Historiador por Marc Bloch - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
index-1_1.jpg

MARC BLOCH

APOLOGÍA PARA LA HISTORIA

O EL OFICIO DE HISTORIADOR

Edición anotada por

ETIENNE BLOCH

Prefacio de

JACQUES LE GOFF

Traducción de

MARÍA JIMÉNEZ y DANIELLE ZASLAVSKY

Traducción del prefacio de

MARÍA ANTONIA NEIRA B.

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA

MÉXICO

Primera edición en francés,

1993

Primera edición en español,

1996

Segunda edición en francés,

1997

Segunda edición en español, revisada, 2001

Se prohibe la reproducción total o parcial de esta obra —incluido el diseño tipográfico y de portada—, sea cual fuere el medio, electrónico o mecánico, sin el consentimiento por escrito del editor.

Título original:

Apologie pour l'histoire ou Métier d'historien D. R. © 1993, 1997 Masson, Armand Colin

Masson & Armand Colin Éditeurs

34 bis, rue de l'Université, 75007 París

ISBN 2-200-01694-8

D. R. © 1996, INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA Córdoba, 45; 06700

México, D. F.

D. R. © 1996, 2001, FONDO DE CULTURA ECONÓMICA Carretera Picacho-Ajusco, 227; 14200 México, D. F. www.fce.com.mx

ISBN 968-16-6030-7 (segunda edición)

ISBN 968-16-5215-8 (primera edición)

Impreso en México

Esta obra está dedicada a la Association Marc

Bloch (creada en 1992-1993) que preside el señor Emmanuel Leroy-Ladurie, profesor del Colegio

de Francia, con la esperanza de que responda a

uno de los objetivos de la asociación: "favorecer la edición y la difusión de las obras ya publicadas de Marc Bloch y las de sus obras aún inéditas".

ETIENNE BLOCH

ÍNDICE

Prefacio .................................................................................... 9

APOLOGÍA PARA LA HISTORIA o EL OFICIO DE HISTORIADOR

Introducción............................................................................. 41

I. La historia, los hombres y el tiempo ........................................

53

1. La elección del historiador ........................................... 53

2. La historia y los hombres .............................................

54

3. El tiempo histórico........................................................

58

4. El ídolo de los orígenes.................................................

59

5. Pasado y "presente"......................................................

64

II. La observación histórica .......................................................

75

1. Rasgos generales de la observación histórica .............

75

2. Los testimonios .............................................................

83

3. La transmisión de los testimonios ................................

90

III. La crítica ............................................................................

97

1. Bosquejo de una historia del método crítico .............. 97

2. Perseguir la mentira y el error ..................................... 105

3. Intento de una lógica del método crítico..................... 120

IV. El análisis histórico............................................................. 139

1. ¿Juzgar o comprender? ................................................ 139

2. De la diversidad de los hechos humanos a la unidad

de conciencia................................................................ 143

3. La nomenclatura ........................................................... 151

4......................................................................................... 165

V. .

174

PREFACIO

JACQUES LE GOFF

Debe causarnos alegría la publicación de esta nueva edición de la obra postuma e inconclusa de Marc Bloch, Apología para la historia o el oficio de historiador, anotada por su hijo mayor, Etienne Bloch.

Es sabido que el gran historiador, cofundador, en 1929, de la revista Annales (titulada por entonces Annales d'histoire économique et sociale y hoy Annales, Économies, Sociétés, Civilisations), que, por ser judío, había debido ocultarse durante el régimen de Vichy, entró en 1943 en la red de francotiradores de la Resistencia en Lyon y fue fusilado por los alemanes el 16 de junio de 1944, cerca de esta ciudad. Fue una de las víctimas de Klaus Barbie.

Marc Bloch dejaba inconclusa, entre sus papeles, una obra de metodología histórica compuesta al final de su vida y titulada Apologie pour l'histoire, subtitulada en el plan más antiguo O cómo y por qué trabaja un historiador, y que finalmente fue publicada en 1949 por Lucien Febvre con el título de Apología para la historia o el oficio de historiador.

No emprenderé aquí un estudio sistemático del texto compulsándolo contra la obra anterior de Marc Bloch, publicada o aún inédita en 1944. Sin embargo, será importante ver si Apología para la historia representa en esencia la encarnación de la metodología aplicada por Marc Bloch en su obra, o si señala una nueva etapa de su reflexión y de sus proyectos.

Tampoco emprenderé el estudio, que exigiría una investigación de gran aliento, de una comparación entre ese texto y otros textos metodológicos de fines del siglo XIX y la primera mitad del xx, en particular de la oposición entre ese texto y la célebre Introducción a los estudios históricos, de Langlois y Seignobos (1901), que el propio Marc Bloch estableció, como lo prueba la nota 1 de su manuscrito (véase la nota en la p. 41), como contraste, pese al ho-menaje que rinde a esos dos historiadores que fueron sus maes-10

Prefacio

Jacques Le Goff

tros. Ello no tiene nada de sorprendente, pues los Annales, desde su creación, se presentaron como el órgano de un combate contra la concepción de la historia definida por Langlois y Seignobos.

Esforzándome por ser el discípulo postumo —ya que, por desgracia, no pude conocer a Marc Bloch— de ese gran historiador cuya obra y cuyas ideas fueron para mí, y siguen siéndolo, las más importantes en mi formación y mi práctica de historiador, y habiendo tenido el honor de pasar a ser en 1969, gracias a Fernand Braudel (gran heredero de Lucien Febvre y de Marc Bloch), codirector de los Annales, en las páginas que siguen trataré simplemente de expresar las reacciones actuales de un historiador que se sitúa en la tradición de Marc Bloch y de los Annales y que se esfuerza por practicar para con ellos la fidelidad definida por este último, indicando en la nota antes evocada que la fidelidad no excluye la crítica. Me propongo decir lo que significaba ese texto en el marco general de la historiografía, en particular de la historiografía francesa en 1944, y lo que sigue significando aún hoy.

El titulo y el subtítulo Apología para la historia o cómo y por qué trabaja un historiador expresan claramente las intenciones de Marc Bloch. La obra es, ante todo, una defensa de la historia.

Esta defensa se ejerce contra los ataques explícitos que va evocando en la obra y en particular los de Paul Valéry, pero también contra la evolución real o posible de un saber científico a cuyos márgenes sería expulsada la historia, o incluso excluida. También puede creerse que Marc Bloch quiere defenderla contra los historiadores que, a sus ojos, creen servirla y le hacen un flaco servicio. Por último, y creo yo que tal es uno de los puntos fuertes de la obra, intenta precisar las distancias de la obra ante los sociólogos o los economistas cuyo pensamiento le interesa, pero cuyos peligros para la disciplina histórica también ve. Tal será el caso, como veremos, de Emile Durkheim o de François Simiand.

El subtítulo definitivo, O el oficio de historiador, que remplaza de manera pertinente al primer subtítulo, subraya otra preocupación de Marc Bloch: definir al historiador como hombre de oficio, investigar sus prácticas de trabajo y sus objetivos científicos, como veremos, incluso más allá de la ciencia.

Marc Bloch

Apología para la historia o el oficio de historiador 11

Lo que el título no dice pero sí lo dice el texto es que Marc Bloch no se contentó con definir la historia y el oficio del historiador sino que también quiso indicar lo que debe ser la historia y cómo debe trabajar el historiador.

Antes de reanudar mi lectura del texto de Marc Bloch, deseo subrayar la extraordinaria capacidad del historiador para transformar su vivencia presente en reflexión histórica. Sabido es que ese gran don se expresará ante todo en la redacción de L'Etrange Défaite, que probablemente fuera el estudio más perspicaz, hasta hoy, de las causas de los aspectos de la derrota francesa de 1940. Marc Bloch reflexionó sobre el acontecimiento "en caliente" y lo analizó prácticamente fuera de todo archivo, sin toda la documentación que parece necesaria al historiador; y, sin embargo, verdaderamente hizo obra de historiador y no de periodista; pues aun los mejores periodistas se mantienen "pegados" al acontecimiento. Ahora bien, desde junio de 1940, cuando se encuentra en la ciudad de Rennes ocupada, lejos de toda biblioteca, Marc Bloch aprovecha sus "ratos de ocio, llenos de las amenazas que le ha preparado un destino extraño" para reflexionar, en un texto que, como lo escribió él, en las circunstancias en que lo elaboró, necesariamente toma el tono de un testamento, sobre el problema de la legitimidad de la historia y para esbozar algunas de las ideas claves de lo que será la Apología para la historia.

Me explayaré un poco sobre la Introducción de ese texto, pues enuncia algunas de las ideas fundamentales de la obra proyectada. Como punto de partida, Marc Bloch toma la pregunta de un hijo a su padre, ¿para qué sirve la historia? Esta confidencia no sólo nos muestra a un hombre que es tanto padre de familia como servidor de su propia obra; nos introduce en el corazón mismo de una de sus convicciones: la obligación de la difusión y de la enseñanza de sus trabajos por el historiador. Nos dice que debe "saber hablar, en el mismo tono, a los doctos y a los alumnos" y subraya que "tal sencillez es el privilegio de unos cuantos elegidos". Aunque sólo fuera por esta afirmación, la obra seguiría siendo hoy —cuando la jerga técnica ha invadido demasiados libros de historia— de una actualidad palpitante.

La expresión misma de "legitimidad de la historia" que desde los primeros renglones emplea Marc Bloch, muestra que el pro-12

Prefacio

Jacques Le Goff

blema epistemológico de la historia para él no es solamente un problema intelectual y científico, sino también un problema cívico y hasta moral. El historiador tiene sus responsabilidades, de las que debe "rendir cuentas". Marc Bloch coloca así al historiador entre los artesanos que deben dar prueba de conciencia profesional pero —y tal es una marca de su genio, al pensar de inmediato en la perdurabilidad histórica—, "el debate supera ampliamente los pequeños escrúpulos de una moral corporativa. Toda nuestra civilización occidental se interesa en él". Vemos allí afirmadas, de un solo golpe, la civilización como objeto privilegiado del historiador y la disciplina histórica como testimonio y parte integrante de una civilización.

E, inmediatamente, en una perspectiva de historia comparativa, Marc Bloch señala que "a diferencia de otros tipos de cultura, la civilización occidental siempre ha esperado mucho de su memoria", y así se introduce una pareja fundamental para el historiador y para el amante de la historia: historia y memoria, memoria que es una de las principales materias primas de la historia, pero que no se identifica con ella. De inmediato se presenta la explicación de un fenómeno que no sólo se menciona. Esta atención a la memoria es para el Occidente la herencia de la Antigüedad y a la vez la herencia del cristianismo.

Siguen algunos renglones resumidos por una fórmula lapidaria cuya fecundidad acaso no haya sido aún completamente aprove-chada: "El cristianismo es una religión de historiadores". Al respecto, Marc Bloch menciona dos fenómenos que, según él, se encuentran en el núcleo mismo de la historia: por una parte, la duración, materia concreta del tiempo; por otra parte, la aventura, forma individual y colectiva de la vida de los nombres, arrastrados por sistemas que los superan y a la vez confrontados a un azar en el cual a menudo se expresa la movilidad de la historia. Marc Bloch también hablará, más adelantado el libro, de las "aventuras del cuerpo".

Si Marc Bloch supone, en seguida, que los franceses tienen menos interés por su historia que los alemanes por la suya, no estoy seguro de que tenga razón. Pero creo que encontramos allí la expresión de un sentimiento profundo de Marc Bloch para con los alemanes, sentimiento que viene tanto de la experiencia de su permanencia de estudiante en Alemania en 1907-1908, como de su experiencia de historiador. Hay en la historiografía alemana y en Marc Bloch

Apología para la historia o el oficio de historiador 13

la propia historia alemana (no olvidemos que Marc Bloch escribía durante la guerra) una orientación peligrosa, debida a su pasado, debida a la historia.

Ese juicio sobre las relaciones de los franceses con su historia también está marcado por la desazón de la derrota, y el pesimismo en el que vive Marc Bloch le lleva a hacer previsiones apocalípticas. Según él, si los historiadores no se muestran vigilantes, la historia corre el riesgo de hundirse en el descrédito y desaparecer de nuestra civilización. Desde luego, se trata de la historia en tanto que disciplina histórica, y Marc Bloch tiene conciencia de que, a diferencia de la historia, coextensiva ella misma con la vida humana, la ciencia histórica es un fenómeno que a su vez es histórico, sometido a condiciones históricas. Legitimidad de la historia, pero también fragilidad de la historia.

Y sin embargo, en cuanto Marc Bloch evocó este apocalíptico fin de la historia, su lúcida mirada de historiador, alimentado por el optimismo fundamental del hombre, propuso una visión más apacible y más esperanzadora de los acontecimientos históricos.

"Nuestras tristes sociedades", y la similitud con los Tristes trópicos de Claude Lévi-Strauss me parece notable, "se ponen a dudar de sí mismas" y se preguntan si el pasado no es culpable, ya sea que las haya engañado, ya sea que no hayan sabido interrogarlo. Pero la explicación de tales angustias es que esas "tristes sociedades" están

"en perpetua crisis de crecimiento": allí donde otros historiadores habrían hablado de decaer y de decadencia, Marc Bloch, quien supo analizar tanto periodos de crisis como de mutación y de crecimiento, vuelve a dar un sentido positivo y una esperanza a esas sociedades y a los movimientos de la historia.

Vemos así que la entrada en materia del libro es grave. Es un tema serio, abordado en una situación dramática. Sin embargo, Marc Bloch recupera y repite al punto una de las virtudes de la historia: "distrae". Antes que el deseo de conocimiento, es estimu-lada por "el simple gusto". Y tenemos allí rehabilitados, en un lugar ciertamente marginal y limitado, la curiosidad y la novela histórica puesta al servicio de la historia: los lectores de Alejandro Dumas no son, tal vez, más que "historiadores en potencia". Por consiguiente, para hacer buena historia, para enseñarla, para hacerla amar, no hay que olvidar que al lado de sus "necesarias austeridades" la historia "tiene sus propios goces estéticos". Asimismo, al lado del necesario rigor ligado a la erudición y a la in-14

Prefacio

Jacques Le Goff

vestigación de los mecanismos históricos, hay la "voluptuosidad de aprender cosas singulares" y de allí brota ese consejo que igualmente me parece muy oportuno aún hoy: "Cuidémonos de no retirarle a nuestra ciencia su parte de poesía".

Comprendamos bien a Marc Bloch. No dice: la historia es un arte, la historia es literatura. Sí dice: la historia es una ciencia, pero una ciencia entre cuyas características puede estar su fla-queza pero también su virtud, que consiste en ser poética porque no se la puede reducir a abstracciones, a leyes, a estructuras.

Intentando definir "la utilidad" de la historia, Marc Bloch encuentra entonces el punto de vista de los "positivistas" (y, siempre interesado en distinguir a los historiadores matizados de los historiadores sistemáticos, añade "de estricta observancia").

Sería necesario un estudio profundo de ese término y de su empleo por Marc Bloch y los historiadores de los Annales. Hoy suscita reticencias o incluso hostilidad, hasta de algunos historiadores abiertos al espíritu de los Annales. Aquí sólo puedo esbozar las orientaciones de una investigación y de una reflexión. Los historiadores "positivistas" a los que apuntó Marc Bloch están marcados por la filosofía "positivista" de fines del siglo XIX, la escuela de Auguste Comte: era una filosofía aún dominante a través de matices a menudo profundos (pues, por ejemplo, Renouvier, muerto en 1903, a menudo calificado como "positivista", es muy distinto de un simple discípulo de Comte) y que constituía el fondo de la ideología filosófica en Francia por la época en que Marc Bloch era estudiante. Pero también elaboraron un pensamiento específico en el dominio de la historia, y este pensamiento, el cual tenía el mérito —que no lo niega Marc Bloch— de tratar de dar fundamentos objetivos, "científicos" al estudio histórico, al empo-brecer el historicismo alemán de fines del siglo XIX, tuvo sobre todo el gran inconveniente de limitar la historia a "la estricta observación de los hechos, la falta de moralización y de ornamento, la pura verdad histórica" (diagnóstico del estadunidense Adams, desde 1884).

Lo que Marc Bloch no aceptaba de su maestro Charles Seignobos, principal representante de esos historiadores "positivistas", era que comenzara el trabajo del historiador tan sólo con la recabación de los hechos, mientras que una fase anterior y esencial exigía del historiador la conciencia de que el hecho histórico no Marc Bloch

Apología para la historia o el oficio de historiador 15

es un dato "positivo", sino el producto de una construcción activa de su parte, para transformar la fuente en documento y luego constituir esos documentos y esos hechos históricos en problema.

Tal es el sentido del "positivismo" reprochado a esos historiadores, positivismo que se tiñe de utilitarismo cuando, en lugar de hacer historia total, reducen el trabajo histórico a lo que les parece que puede "servir a la acción".

Marc Bloch defiende entonces, con energía, la especificidad, la aparente inutilidad de un esfuerzo intelectual desinteresado. En la disciplina histórica encuentra una tendencia propia del hombre en general: la historia es también, en ese sentido, una ciencia humana: "Sería infligir a la humanidad una extraña mutilación si se le negase el derecho de buscar, fuera de toda preocupación de bienestar, cómo sosegar su hambre intelectual".

Aparecen aquí dos palabras claves para comprender el temperamento de historiador de Marc Bloch. "Mutilación": Marc Bloch rechaza una historia que mutilaría al hombre (la verdadera historia se interesa en el hombre íntegro, con su cuerpo, su sensibilidad, su mentalidad y no solamente sus ideas y sus actos) y que mutilaría a la historia misma, que es un esfuerzo total por captar al hombre en la sociedad y en el tiempo. "Hambre": el término evoca ya la frase célebre inscrita desde el primer capítulo del libro: "El buen historiador se parece al ogro de la leyenda. Ahí donde olfatea carne humana, ahí sabe que está su presa". Marc Bloch es un hambriento, un hambriento de historia, un hambriento de hombres en la historia. El historiador debe tener apetito. Es un devorador de hombres. Marc Bloch me hace pensar en aquel teólogo parisiense de la segunda mitad del siglo xvii, el cual era devorador de libros, en los que buscaba la vida y la historia, Petrus Comestor, Pierre el Devorador.

Aunque no sea "positivista", la historia no deja de ser para Marc Bloch una ciencia, y uno de sus afanes más notables en este libro es el constante apelar a las ciencias matemáticas, a las ciencias de la naturaleza, a las ciencias de la vida. No con objeto de tomar de ellas recetas para la historia. Marc Bloch recurría a la estadística (de empleo limitado para un medievalista), y perteneció al periodo anterior a la historia cuantitativa. Mas para indicar la unidad del campo del saber, aun si la historia ya ha conquistado su autonomía como paradigma, "no sentimos ya la obligación de tratar de 16

Prefacio

Jacques Le Goff

imponer a todos los objetos del saber un modelo intelectual uniforme, tomado de las ciencias de la naturaleza física". Sin embargo, una misma condición identifica a las verdaderas ciencias:

"Las únicas ciencias auténticas son las que logran establecer entre los fenómenos unos nexos explicativos". Por tanto, la historia, para ocupar un lugar entre las ciencias, debe proponer "en lugar de una simple enumeración [...], una clasificación racional y una inteligibilidad progresiva".

Marc Bloch no le pide a la historia definir leyes falsas, que la intrusión incesante del azar hace imposibles. Pero sólo la concibe válida si está penetrada por lo racional y lo inteligible, lo que sitúa su cientificidad no del lado de la naturaleza, de su objeto, sino del trámite y del método del historiador.

La historia debe volver a colocarse, por tanto, en una situación doble: "el punto" que, como "cada disciplina", "momentáneamente ha alcanzado la curva de su desarrollo", curva "siempre un poco irregular", pues Marc Bloch recusa un evolucionismo primario, y

"el momento del pensamiento" general al que los historiadores, en cada época "se apegan", "la atmósfera mental" de una época, no muy alejada en el fondo del Zeitgeist, del "espíritu de la época" de todo un linaje de historiadores alemanes.

Pero en esta marcha hacia la inteligibilidad, la historia ocupa un lugar original entre las disciplinas del saber humano. Como la mayoría de las ciencias (pero aún más que ellas, pues el tiempo forma parte integrante de su objeto), es "una ciencia en marcha".

Y para que siga siendo ciencia, la historia, más que ninguna otra, debe avanzar, progresar; no le es posible detenerse.

El historiador no puede permanecer sentado, ser un burócrata de la historia: debe ser un caminante, fiel a su deber de explora-ción y de aventura. Pues una segunda característica de la historia sobre la cual los historiadores no han meditado lo bastante sobre la lección de Marc Bloch, es que la historia "también es una ciencia en la infancia". Durante largo tiempo no hizo más que balbucear, en una prehistoria que va de Heródoto a dom Mabillon, del que Marc Bloch dirá más adelante que "1681, año de la publicación del De re diplomática [es] una gran fecha [...] en la historia humana", pues esta obra "funda definitivamente la crítica de los documentos de archivos". Todavía debemos reflexionar sobre esta juventud de la historia, que sólo se volverá materia de enseñanza en el siglo XIX , Marc Bloch

Apología para la historia o el oficio de historiador 17

siglo fundador de la historia todavía vacilante entre el arte literario y el saber científico. Lección de humildad para el historiador, pero también de fe y de esperanza. Para la historia, apenas se levanta el viento del saber. Está en el alba del conocimiento histórico. Y allí seguimos estando.

Algunos historiadores, antes de Marc Bloch y todavía en su épo-ca, se resignaron a no ver en la historia más que "una especie de juego estético", y ciertos especialistas en ciencias sociales han

"tomado el partido de dejar finalmente fuera de todos los alcances de este conocimiento de los hombres a muchas realidades muy humanas, pero que les parecen desesperadamente rebeldes a un saber racional". Aquí hay que leer atentamente a Marc Bloch: "Ese residuo era lo que, desdeñosamente, llamaban el acontecimiento,1 y también era una buena parte de la vida más íntimamente individual".2 ¿A quién apunta esto? "La escuela sociológica fundada por Durkheim." Vemos aquí revelada, casi desde el principio, la importancia excepcional que para Marc Bloch y para los primeros Annales tuvo la sociología de Durkheim. Repite aquí su deuda para con él. Especialmente, le debe haber aprendido "a pensar [...] menos baratamente". Tal es una de sus preocupaciones esenciales: pensar la historia, pensar su investigación, pensar su obra, y no pensar en pequeño, en pobre, en mezquino. Rechaza toda práctica y todo método reductor de la historia. Pero, asimismo (y esto fue una constante en su reflexión metodológica), tiene cuidado de no confundir historia y sociología; rechaza la "rigidez de los principios"; en otra parte mencionará la indiferencia al tiempo de Durkheim y de sus discípulos.

La influencia de Durkheim sobre Marc Bloch y los primeros Annales deberá ser objeto de una investigación atenta, pues los marcó profundamente, pero también habrá que notar que Marc Bloch siempre se resistió a los encantos de la sociología y, para empezar, de la sociología durkheimiana. Dialogar con la sociología, sí; la historia necesita de esos intercambios con las otras ciencias humanas y sociales. Confundir historia y sociología, no. Marc Bloch es historiador, y quiere seguir siéndolo. Renovar la historia, sí, en particular al contacto de esas ciencias; sumergirla en ellas, no.

1 Las cursivas son mías.

2 Las cursivas son mías.

18

Prefacio

Jacques Le Goff

Una lectura atenta de la frase que acabo de citar sobre el acontecimiento y sobre lo individual habría permitido a los historiógrafos de Marc Bloch y de los Annales evitar ciertos errores de interpretación. El acontecimiento que rechaza Marc Bloch es el de esos sociólogos que lo convierten en un residuo despreciable. Pero, en todo caso, Bloch no rechaza el acontecimiento (Lucien Febvre tal vez haya tenido a este respecto palabras menos prudentes). ¿Cómo podría una historia total prescindir de acontecimientos? Eso que hoy se llama, siguiendo a Pierre Nora, "el retorno del acontecimiento", se sitúa en el hilo de la concepción de Marc Bloch.

Asimismo, Marc Bloch, si pone más atención a lo colectivo que a lo individual, no por ello deja de hacer del individuo uno de los polos de interés de la historia. Dice de la investigación histórica "que debe volverse de preferencia hacia el individuo3 o hacia la sociedad" y critica la definición de la historia de Fustel de Coulanges, a quien, sin embargo, admiraba (el "maestro", junto con Michelet, que él reconoce): "El hombre es la ciencia de las sociedades humanas", observando que "tal vez sea reducir en exceso, en la historia, la parte del individuo". Por último y sobre todo una parte importante del capítulo V, que se quedó inconclusa y sin título definitivo, iba a ser consagrada al individuo.

Después de hacer rabiar a Paul Valéry, a quien más adelante reprochará su desconocimiento sobre lo que es la verdadera historia y justificar la ignorancia, declarando que la historia es "el producto más peligroso que haya elaborado la química del intelecto", define su concepción de la historia y el objeto de su libro.

La historia que él y sus amigos historiadores desean es una

"historia a la vez ensanchada y llevada a la profundidad". A la historia estrecha y superficial de los historiadores

"positivistas", Marc Bloch opone este afán de ensanchamiento y de profundización del dominio de la historia. Hacer algo grande y profundo es lo esencial del movimiento que, aún hoy, sigue animando a los historiadores inspirados por el espíritu de los Annales. "Nuevos problemas, nuevos enfoques, nuevos objetos": tal es el triple ensanchamiento que en 1974, siguiendo 3 Las cursivas son mías.

Marc Bloch

Apología para la historia o el oficio de historiador 19

a Marc Bloch, pedimos Pierre Nora y yo a un grupo de historiadores en la colección Faire de l'histoire. Todavía se puede ir más a fondo, pues si las investigaciones sobre las mentalidades y las sensibilidades han esbozado este descenso de los historiadores a las profundidades de la historia, aún queda mucho por hacer. El psicoanálisis prudentemente evocado por Marc Bloch, aquí y allá, en este libro y en La Société féodale no penetró verdaderamente en la reflexión de los historiadores. Un Alphonse Dupront, recién desaparecido, "historiador de las profundidades", cuya obra aún en parte inédita se sitúa en los márgenes de la influencia de Marc Bloch y de los Annales, sigue relativamente aislado, y las tentativas de historia psicoanalítica de Alain Besançon y de Michel de Certeau, a quien los Annales de los años setenta habían abierto su tribuna, se quedaron sin posteridad. La psicohistoria estadunidense, pese a la apertura de pistas interesantes, no ha logrado imponerse.

En cuanto a los designios del libro, la defensa y la ilustración de la ciencia histórica se sitúan sobre todo al nivel del oficio:

"Decir cómo y por qué un historiador practica su oficio", redactar

"el momento de un artesano", "el cuaderno de un compañero".

De la erudición del siglo xiv dirá más adelante, elogiándola: por ella "el historiador fue devuelto a su banco de trabajo". Historiador del mundo rural, bajo la pluma de quien brotan fácilmente las referencias y las metáforas de la vida agraria, también compara al buen historiador con el "buen labrador", según Péguy, que

"ama la labor y la siembra tanto como la cosecha". Frase aún más pascaliana, de un cazador, de un buscador, que prefiere la búsqueda a la presa.

Dos confidencias vienen a completar esta introducción. En una de ellas, Marc Bloch reconoce no tener una cabeza filosófica. Ve allí humildemente una "laguna de su primera formación". Nosotros podemos ver allí, también y sobre todo, un rasgo tradicional de los historiadores franceses. En su mayor parte no tienen —

¿prudencia o defecto?— gusto por la filosofía en general y por la filosofía de la historia en particular. Este libro es un tratado de método, no un ensayo de filosofía histórica.

Pero Marc Bloch, que no detesta nada tanto como la pereza y la pasividad de espíritu, no quiere limitarse a decir lo que es la historia y cómo se hace y se escribe: "Hay [en mi libro], lo confieso, una parte de programa". Es una introducción y una guía para la 20

Prefacio

Jacques Le Goff

historia que está por hacerse.

Haré completamente míos los comentarios de Lucien Febvre, evidentemente más autorizados que los míos: "Hay que lamentar profundamente la ausencia de notas más precisas y más detalladas de Bloch sobre [las] últimas partes de su libro. Se hubiesen contado entre las más originales", pero me contentaré ahora con señalar lo que me parece más importante en el cuerpo del libro.

Para empezar, la definición de la historia.

La historia es investigación y, por tanto, elección. Su objeto no es el pasado: "La idea misma de que el pasado, en tanto tal, pueda ser objeto de ciencia, es absurda." Su objeto es "el hombre" o mejor dicho "los hombres" y más precisamente "hombres en el tiempo".

Agrupo aquí los pasajes más importantes, a mi entender, sobre ese tiempo de la historia al que Marc Bloch había pensado inicialmente consagrar un capítulo particular. El tiempo es el medio y la materia concreta de la historia: "Realidad concreta y viva, entregada a la irreversibilidad de su impulso, el tiempo de la historia [...] es el plasma mismo donde están sumergidos los fenó-

menos y es como el lugar de su inteligibilidad", (p. 58) El tiempo de la historia oscila entre lo que Fernand Braudel llamará "la larga duración" y esta cristalización que Marc Bloch prefiere llamar el

"momento" más que el acontecimiento y donde él coloca como mediadora la "toma de conciencia": "El historiador nunca sale del tiempo [...] en él considera a veces las grandes ondas de fenómenos emparentados que atraviesan, de un extremo a otro, la duración, y a veces el momento humano en que esas corrientes se juntan en el poderoso nudo de las conciencias", (p. 151).

Cualesquiera que sean los progresos de una unificación de la medida del tiempo, el tiempo de la historia se libra de toda uniformidad: "El tiempo humano [...] siempre permanecerá rebelde a la implacable uniformidad, así como a la rígida división del tiempo del reloj. Necesita compases acordes con la variabilidad de su ritmo y que a menudo acepten por límites no conocer sino zonas marginales porque la realidad así lo quiere. Sólo a costa de esta plasticidad la historia puede esperar adaptar, según palabras de Bergson, sus clasificaciones a las 'líneas mismas de la realidad': lo que es, propiamente, el fin último de toda ciencia", (p. 173).

Marc Bloch

Apología para la historia o el oficio de historiador 21

Notemos de paso la referencia a Bergson. El pensamiento de Marc Bloch es convergente con el de Bergson, filosofía de la duración y de la fluidez del pensamiento y de la vida.4

Esta concepción del tiempo implica renunciar al "ídolo de los orígenes" a "la obsesión embriogénica", a la perezosa ilusión de que "los orígenes son un comienzo que explica", a la confusión entre "filiación" y "explicación". Y Marc Bloch explica aquí —

hecho esencial para la historia dé Europa y del Occidente— que

"el cristianismo [...] es por esencia una religión histórica", lo cual le permite anudar lo que demasiado a menudo se separa en la realidad histórica: "Una plétora de rasgos convergentes, sean de estructura social, sean de mentalidad".

La historia, ciencia del tiempo y del cambio, plantea a cada instante problemas delicados al historiador; así, por ejemplo, para su

"gran desesperación [...] los hombres no tienen el hábito, cada vez que cambian de costumbres, de cambiar de vocabulario".

Una vez enviada al cementerio de los viejos caprichos la pregunta, en adelante ociosa: la historia "¿es 'ciencia' o 'arte'?", el medievalista Bloch enfoca lo esencial. Ya de entrada, notar el presente, que él prefiere llamar "lo actual" definiendo lo que hoy se ha nombrado "la aceleración de la historia", da un ejemplo concreto de ésta cuya formulación esboza a la vez un problema y una vía de investigación explicativa: "Desde Leibniz, desde Michelet se produjo un hecho importante: las revoluciones sucesivas de las técnicas ampliaron de manera desproporcionada el intervalo psicológico entre las generaciones". Después, considerar "el presente humano" como "perfectamente susceptible de conocimiento científico" y no reservar su estudio a unas disciplinas "bien distintas" de la historia: sociología, economía, periodismo ("publicistas", dice Marc Bloch), sino, en cambio, anclarlo en la historia misma. De allí los límites y la impotencia de los historiadores friolentos que tienen miedo al presente, los que "desean evitar a la casta Clío unos contactos demasiado quemantes", aquellos a los que llama "anticuarios", encerrados en una concepción del puro pasado de la historia, o los eruditos, incapaces de pasar de la recabación de los datos a la explicación histórica, lo que no es descali-ficar, sino, al contrario, la erudición que todo historiador debe 4 L'Evolution créatrice es de 1907; Durée et simultanéité, de 1922; La Pensée et le Mouvant, de 1934.

22

Prefacio

Jacques Le Goff

practicar, pero en la cual no debe encerrarse. Pero "el erudito a quien no le gusta mirar a su alrededor los hombres, ni las cosas, ni los acontecimientos [...] haría bien en renunciar al [nombre] de historiador".

El presente bien precisado y definido comienza el proceso fundamental del oficio de historiador: "comprender el presente por el pasado" y, correlativamente, "comprender el pasado por el presente".

La elaboración y la práctica de "un método prudentemente regresivo" es uno de los legados esenciales de Marc Bloch, y esta herencia ha sido, hasta hoy, muy insuficientemente recogida y explotada. La "facultad para aprehender lo vivo [...] es la principal calidad del historiador", y no se adquiere ni se ejerce sino "por un contacto permanente con el presente". La historia del historiador comienza por hacerse "hacia atrás".

Entonces el historiador podrá captar su presa, el "cambio", entregarse eficazmente al comparativismo histórico y emprender

"la única historia verdadera [...] la historia universal". Por mi parte, yo preferiría decir, como Michel Foucault, la historia general. Y de allí surgen tres afirmaciones que son otras tantas exhor-taciones.

"La ignorancia del pasado no se limita a dañar el conocimiento del presente sino que compromete, en el presente, la acción misma" constituye la primera. Más allá del historiador, Marc Bloch se dirige a todos los miembros de la sociedad y, para empezar, a quienes pretenden guiarla. No parece haber sido bien escuchada hasta hoy.

La segunda es que "también el hombre ha cambiado mucho: en su espíritu y, sin duda, hasta en los más delicados mecanismos de su cuerpo. Su atmósfera mental se ha transformado profundamente y no menos su higiene y su alimentación". Por ello es legítimo el estudio de las mentalidades como objeto de la historia, pero también el llamado, siempre actual, a estudiar la historia del cuerpo, a seguir lo que Marc Bloch llama, en otra parte,

"las aventuras del cuerpo". Pero añade Marc Bloch: "Sin embargo, es necesario que exista en la naturaleza humana y en las sociedades humanas un fondo permanente, sin el cual los nombres mismos de hombre y de sociedad no querrían decir nada". ¿Cómo expresar mejor la legitimidad y la necesidad misma de una antropología Marc Bloch

Apología para la historia o el oficio de historiador 23

histórica, que hoy hace progresos pese a las burlas de los tradicionalistas?

Por último, esta historia grande, profunda, larga, abierta, comparativa no puede ser realizada por un historiador aislado: "La vida es demasiado breve". "En aislamiento, ningún especialista comprenderá nada sino a medias, así fuera de su propio campo de estudio." La historia "no puede hacerse sino con ayuda mutua".

El oficio de historiador se ejerce en una combinación de trabajo individual y de trabajo por equipo. El movimiento de la historia y de la historiografía ha obligado a una mayoría de historiadores a salir de su torre de marfil.

Así limitado, sin otras fronteras que las del hombre y del tiempo, su dominio y su avance, el historiador puede sentarse ante su banco de trabajo. Su primera obra será "la observación histórica"

(capítulo II). No debe ignorar "la inmensa masa de los testimonios no escritos", en particular los de la arqueología. Así, debe dejar de estar "en el orden documental obsesionado por el relato, tanto como en el orden de los hechos por el acontecimiento". Pero también debe resignarse a no poder conocerlo todo del pasado, a utilizar "un conocimiento por huellas", a recurrir a procedimientos de "reconstrucción", de los que "todas las ciencias ofrecen múltiples ejemplos". Pero si "el pasado es, por definición, un dato que nada modificará ya [...], el conocimiento del pasado es una cosa en progreso que sin cesar se transforma y se perfecciona". Sobre un punto muy importante, el conocimiento de las mentalidades individuales, los historiadores de los periodos antiguos, incluso de la Edad Media, se encuentran desarmados, pues no poseen

"ni cartas privadas ni confesiones" y su tiempo nos ha legado, a lo sumo, "malas biografías en un estilo convenido". De allí resulta que "toda una parte de nuestra historia afecta necesariamente el vuelo, un poco exangüe, de un mundo sin individuo".

Hay que escuchar al siempre probo Marc Bloch aconsejar al historiador saber decir "no lo sé, no puedo saberlo"; pero yo creo que en ese punto es un poco pesimista. Los historiadores de las épocas remotas, y especialmente de la Edad Media, intentan hoy escribir biografías de acuerdo con métodos rigurosos pero más refinados, de reconstitución de las vidas, al menos de los hombres ilustres del pasado, y la historia del individuo en esos tiempos antiguos debiera beneficiarse con las investigaciones actuales 24

Prefacio

Jacques Le Goff

relacionadas con el "retorno del sujeto" en filosofía y en ciencias sociales, retorno que no deja indiferentes a los historiadores.

Por otra parte, en su búsqueda de testimonios, el medievalista, según Marc Bloch, deberá interrogar, por ejemplo, las vidas de los santos, que le resultarán "de un valor inestimable" en cuanto a los informes que nos aportan "sobre los modos de vivir o de pensar (título de un capítulo memorable de La Société féodale) particulares de las épocas en que fueron escritas". Pero al hacerlo no deberá olvidar, como demasiados medievalistas, incluso después de Marc Bloch, que se trata de "cosas que la hagiografía no tenía el menor deseo de exponernos".

Lo esencial es ver bien que los documentos, los testimonios

"no hablen sino cuando se les sabe interrogar [...]; toda investigación histórica presupone, desde sus primeros pasos, que la investigación tiene ya una dirección". Aquí es neta la oposición con las concepciones de los historiadores llamados "positivistas", pero aquí Marc Bloch se une a un célebre matemático, Henri Poincaré, quien había reflexionado sobre sus prácticas científicas y sobre las de sus colegas y mostrado que todo descubrimiento científico se produce a partir de una hipótesis previa. Había publicado, en 1902, La Science et l'Hypothése.

Otra ilusión de ciertos eruditos: "Imaginar que a cada problema histórico responde un tipo de documento, especializado en este empleo". La historia sólo se hace recurriendo a una multiplicidad de documentos y, por consiguiente, de técnicas: "Pocas ciencias, creo yo, se ven obligadas a emplear simultáneamente tantos útiles disímbolos. Y es que los hechos humanos son complejos entre todos. Y es que el hombre se coloca en el punto extremo de la naturaleza". Y de allí esta opinión: "Es bueno, a mi parecer, es indispensable que el historiador posea al menos un barniz de todas las principales técnicas de su oficio". Vemos aquí cómo Marc Bloch va más lejos en la concepción de las "ciencias auxiliares de la historia" que la mayoría de los historiadores tradicionales. Su empleo no debe hacerse en una fragmentación de especializaciones.

Aquí, una vez más, es necesario recurrir de manera global y total a las técnicas de recabación y de tratamiento de los documentos.

Pero, ¿cómo organizar la conducta y la explotación de esta observación histórica? Mediante el establecimiento de guías técnicas, de inventarios, de catálogos y de repertorios, y aquí Marc Marc Bloch

Apología para la historia o el oficio de historiador 25

Bloch se encuentra con el gran trabajo de erudición realizado desde Cange y dom Mabillon (para los medievalistas), la gran labor del siglo XIX; pero a todo este aparato técnico no le asigna simplemente el papel pasivo de un tesoro que debe explotarse; le asigna la función de un vivero al servicio de las preguntas que habrá que hacer a los documentos y a la historia.

Marc Bloch también está atento a la transmisión de los testimonios, a los encuentros entre historiadores (él mismo y Lucien Febvre fueron asiduos de los grandes congresos internacionales de las ciencias históricas durante los años veinte y treinta), a los "intercambios de información", a todo lo que hoy llamaríamos la comunicación en historia. Pero va más lejos.

Marc Bloch desea, ante todo, un acuerdo de la comunidad histórica para definir "previamente y por acuerdo común, algunos grandes problemas dominantes" y llegando más allá, espera que

"las sociedades consentirán, por fin, en organizar racionalmente, con su memoria, su conocimiento de ellas mismas".

Nos encontramos aquí en plena actualidad. ¿Qué objeto suscita hoy más la investigación y la reflexión de los historiadores, en colaboración con otros especialistas de las ciencias humanas y sociales, que la investigación de la memoria colectiva, base de la busca de la identidad? Marc Bloch hacía eco aquí, sin duda, a los trabajos de su colega sociólogo de Estrasburgo, Maurice Halbwachs, cuyo Les Cadres sociaux de la mémoire había aparecido en 1925.

Veamos otro deseo que aún no se ha satisfecho por completo: el relato por el historiador de los problemas y de la historia de su investigación: Todo libro de historia digno de ese nombre debiera incluir un capítulo o, si se prefiere, insertar en los puntos claves del desarrollo una sucesión de párrafos que se titularían, poco más o menos: '¿Cómo puedo saber lo que voy a decir?' Estoy convencido de que al conocer estas confesiones, hasta los lectores que no son historiadores sentirían un verdadero placer intelectual. El espectáculo de la investigación, con sus éxitos y sus trabas, rara vez aburre. La totalidad ya acabada es la que difunde frialdad y tedio.

¡Qué modernidad de tono y de ideas!

Después de la observación, "la crítica" (capítulo III). Marc Bloch esboza allí la historia y designa el momento decisivo, el siglo xvii:

"La doctrina de investigaciones no se elaboró sino en el siglo xvii, cuya grandeza, en particular la de su segunda mitad, no 26

Prefacio

Jacques Le Goff

siempre se aprecia tal y como se debiera". He aquí las fechas de nacimiento de los tres grandes nombres de la crítica histórica: el jesuita Papebroeck, fundador de la hagiografía científica y de la congregación de los volantistas, nacido en 1628; dom Mabillon, el benedictino de Saint-Maur, fundador de la diplomática, nacido en 1632; Richard Simón, el oratoriano que señala los comienzos de la exégesis bíblica crítica, nacido en 1638. Y detrás de ellos (pues Marc Bloch siempre tiene cuidado de situar la historia en un momento del pensamiento) dos grandes filósofos, Spinoza, nacido en 1632, y Descartes, cuyo Discurso del método aparece en 1637.

Pero la crítica histórica se enreda en una erudición rutinaria que se priva "de esa sorpresa siempre renovada que sólo produce la lucha con el documento". Tengo interés en citar esas frases que muestran que para Marc Bloch el oficio de historiador es una fuente de placer. Marc Bloch fustiga a la vez "el esoterismo poco atractivo" (¡qué dicha leer, lo repito, lejos de toda jerga, el estilo sencillo y límpido de la Apología para la historia!), "el triste manual" y "los señuelos de una prentendida historia tristemente ilustrada por Maurras, Bainville o Plekánov". Marc Bloch encuentra entonces sus acentos más tiernos para hablar de "nuestras humildes notas, nuestras pequeñas referencias a tanteos".

Marc Bloch se explaya largamente sobre un problema que le llega al corazón, el de "perseguir la mentira y el error" del que tuvo experiencia no sólo en su trabajo de historiador, sino también en su vida de hombre y de soldado, a través de las falsas noticias de la Gran Guerra. Experiencia que lo marcó hasta el punto —como lo hemos notado Cario Ginzburg y yo—5 de haber influido sobre su investigación de los Reyes taumaturgos, beneficiarios de la credulidad popular que durante siglos consideró que los reyes de Francia y de Inglaterra tenían el poder de curar a los escrofu-losos. Marc Bloch enumera entonces minuciosamente las condiciones históricas de los tipos de sociedades sujetas, como la del Occidente medieval, a creer no lo que se veía en realidad sino lo que, en cierta época, "se consideraba natural ver".

Y saluda el nacimiento de una disciplina "casi nueva": la psicología de los testimonios (la reflexión de Marc Bloch está centrada 5 En el prefacio a la traducción italiana de los Rois thaumaturges (1973) y en la tercera edición francesa (1983).

Marc Bloch

Apología para la historia o el oficio de historiador 27

sin cesar en las posibilidades que la psicología puede ofrecer al historiador), disciplina que ha desarrollado y que especialmente ha inspirado un gran coloquio recién celebrado en Munich y una importante publicación sobre "Las falsificaciones de la Edad Media" (Falschungen im Mittelalter).

Marc Bloch desarrolla "un intento de una lógica del método crítico" que le permite volver a colocar, con características propias, la historia en el conjunto "de las ciencias de la realidad":

"Limitando su parte de seguridad a sopesar lo probable y lo improbable, la crítica histórica no se distingue de la mayor parte de las otras ciencias de la realidad sino por un escalonamiento de los grados, sin duda más matizado".

Así, siempre sensible a la unidad del saber, Marc Bloch puede proclamar que "el advenimiento de un método racional de crítica, aplicado al testimonio humano" fue "una ganancia inmensa [...] no sólo para el conocimiento histórico, sino para el conocimiento a secas".

El capítulo comienza con "horizontes mucho más vastos: la historia tiene el derecho de contar entre sus glorias más indiscutibles el haber elaborado su técnica, el haber abierto a los hombres un nuevo camino hacia la verdad y, por consiguiente, hacia lo justo".

Marc Bloch, quien detesta a los historiadores que "juzgan"

en lugar de comprender, no arraiga menos profundamente la historia en la verdad y la moral. La ciencia histórica remata en la ética. La historia debe ser verdad; el historiador se realiza como moralista, como hombre justo. Nuestra época, en desesperada busca de una ética nueva, debe admitir al historiador entre esos investigadores de la verdad y de lo justo, no fuera del tiempo, sino en el tiempo.

Así, comprender y no juzgar. Tal es la meta del "análisis histórico" en el cual comienza el verdadero trabajo del historiador después de los trámites previos de la observación y de la crítica histórica (capítulo iv). Marc Bloch, siempre cuidadoso de evitar toda pereza del espíritu, precisa que

"comprender no es una actitud de pasividad". El historiador

"elige y expurga", "ordena racionalmente una materia" cuya recepción pasiva "sólo conducirá a negar el tiempo y, por tanto, la historia misma". Está perfectamente reafirmado el nexo entre 28

Prefacio

Jacques Le Goff

ordenamiento racional, tiempo e historia. Mejor, aún, este trámite racional se identifica con el orden del tiempo6 y con la naturaleza de la historia.

Este análisis debe dedicarse particularmente a precisar las "relaciones comunes a un gran número de fenómenos sociales", "las constantes interpretaciones" sin olvidar las "separaciones" que confieren a "la vida social [...] su ritmo casi siempre sacudido" y, abriendo la vía a un Paul Veyne o a un Michel Foucault que tratan de definir "estilos" en la historia, Marc Bloch propone la tonalidad que, por ejemplo, puede caracterizar "la actitud mental de un grupo". Sensible a esta trama, a esta rapsodia de la historia, Marc Bloch detecta bien esta falta de autonomía de las historias particulares y, más específicamente, de la historia económica.

Ello puede decirse en especial de la Edad Media que no tenía un concepto de la economía y que no se contentó "con hacer coexistir lo religioso con lo económico" sino que los "entrelazó". Marc Bloch señalaba así lo que el economista Karl Polanyi (muerto en 1964) llamaría la economía "encastrada" (en la religión de la moral o la política) en las sociedades arcaicas y antiguas.

Aquí hay que leer bien a Marc Bloch, pues los guardianes celosos de su memoria, tanto más celosos cuanto que no son sus verdaderos discípulos, gritan: "¡traición!" cuando un historiador que se declara descendiente de los Annales, en lugar de la historia "global" o "total" separa en la historia a un objeto particular. Ahora bien, Marc Bloch escribió: "No hay nada más legítimo, nada frecuentemente más saludable que centrar el estudio de una sociedad en uno de sus aspectos particulares o, mejor aún, en uno de los problemas precisos que plantea tal o cual de esos aspectos: creencia, economía, estructura de las clases o de los grupos, crisis políticas".7

Un aspecto importante del análisis histórico es el del vocabulario, de la terminología, de la "nomenclatura". Marc Bloch ha demostrado bien cómo el historiador debe llevar a cabo su análisis con ayuda de un doble lenguaje, el de la época que estudia, que 6 Estoy pensando en el bello libro de Kryszysztof Pomian, L'Ordre du temps, 1989.

7 Esos problemas se ordenan en torno de lo que Pierre Toubert y yo hemos llama do objetos "globalizantes" de historia. Véase "Une histoire totale du Moyen Age est-elle possible?", Actes du 100e Congres national des sociétés savantes, París, 1975.

Marc Bloch

Apología para la historia o el oficio de historiador 29

le permite evitar el anacronismo, pero también el del aparato verbal y conceptual de la disciplina histórica actual: "Estimar que la nomenclatura de los documentos pueda bastar por completo a fijar la nuestra equivaldría, en suma, a reconocer que nos aportan el análisis ya hecho". Volvemos a ver allí la sana fobia de la pasividad. Pero el historiador, si no tiene el fetichismo de la etimología ("una palabra vale mucho menos por su etimología que por el uso que se le da"), se consagrará al estudio de los sentidos, a la

"semántica histórica", cuyo renacimiento actual debemos desear.

Y se resignará a que unos términos mal elegidos, pasados por todas las salsas, vacíos de sentido por la historia, sigan formando parte de su vocabulario: ejemplos, "feudalidad", "capitalismo",

"Edad Media". Y dichos conceptos siquiera tienen el mérito de desembarazar a la historia de una clasificación por "hegemonías de naturaleza diplomática y militar". Marc Bloch nos recuerda que Voltaire había hecho oír su protesta: "Parece ser que, desde hace mil cuatrocientos años, no hubo en las Galias más que reyes, ministros y generales".

El tiempo de la historia por reinados está casi realizado, pero el de la tiranía abusiva de los siglos —divisiones artificiales, si las hay— continúa, y ¿cómo liberarnos de "feudalidad", de "capitalismo" y de "Edad Media"?

Aquí hay que volver a la idea central de ese capítulo, la de las imbricaciones de los componentes de las sociedades humanas sumergidas en la historia: "hemos reconocido que, en una sociedad, cualquiera que sea, todo se liga y se manda mutuamente: la estructura política y social, la economía, las creencias, las manifestaciones más elementales, así como las más sutiles de la mentalidad". Y aquí, Marc Bloch se quita el sombrero ante uno de los grandes antepasados de la historia nueva, Guizot, quien habló de un complejo "en el sentido del cual todos los elementos de la vida del pueblo, todas las fuerzas de su existencia vienen a reunirse". A ese complejo, "¿cómo llamarlo?" Marc Bloch arriesga una palabra (y una idea), cuya historia ya fue escrita por Lucien Febvre: "civilización". No negaré su interés, pero debo comprobar, no sin lamentarlo, que hoy se encuentra casi limitada a la lengua y a la civilización francesas. En otras partes triunfa la "cultura" que no es lo mismo y no se sitúa en el mismo nivel de calidad. Señal de los tiempos, sin duda, que condenan la civilización por su elitismo y la rechazan para la masa de la cultura, invadiendo 30

Prefacio

Jacques Le Goff

un ámbito histórico al que hace menos humano y más material.

El combate de Fernand Braudel que deseaba sustituir "cultura material" por "civilización material" también parece perdido.

¿Habrá que resignarse a esta inhumanidad?

Marc Bloch no pudo terminar —su trabajo fue interrumpido por la participación activa en la Resistencia, y el hilo de su vida fue cortado por las balas del pelotón enemigo en 1944— el capí-

tulo V que habría sido, sin duda, el de la "explicación en la historia". Sólo redactó el comienzo sobre "la noción de causa". Marc Bloch nos da, aún allí, algunos mensajes de gran importancia.

Para empezar una nueva protesta contra el "positivismo" que

"ha pretendido eliminar de la ciencia la idea de causa", pero también la condena de la tentativa de reducción del problema de las causas en la historia a un problema de motivos y el rechazo de la

"trivial psicología". Rechazo en que debemos meditar, pues por el camino real, demasiado real de las mentalidades, se ha lanzado la corriente de una vulgar psicología.

Luego, la designación de un nuevo ídolo que se debe expulsar de la problemática del historiador: "la superstición de la causa úni-ca". La condena es sin apelación: "prejuicio del sentido común, postulado de lógico, tic de magistrado instructor, el monismo de la causa no sería más que una carga para la explicación histórica".

La vida y, por tanto, la historia son múltiples en sus estructuras, en sus causas.

Marc Bloch señala, al respecto, otro "error": "aquel en que se inspiraba el seudodeterminismo geográfico, hoy definitivamente arruinado". Y añade: "El desierto, diga lo que dijere Renán, no necesariamente es monoteísta". No estoy seguro de que ese cadá-

ver haya dejado de moverse. Hace poco tiempo, buenas gentes aún se maravillaban de las lucubraciones (de las que se sabe además, hoy, que no estaban exentas de todo relente fascista) de un André Siegfried, cuya geografía electoral fantasmagórica de Francia parecía llena de seducciones. No, el granito no vota.

Llega ahora el doloroso momento en que la frase queda inconclusa, en que la página queda inexorablemente blanca... Pero el fin es bello: "Para decirlo todo en una palabra, las causas, en historia más que en otras partes, no se postulan. Se buscan". El libro interrumpido termina con una frase de hombre de oficio, de investigador, pero también con una tonalidad pascaliana.

Marc Bloch

Apología para la historia o el oficio de historiador 31

Se dice comúnmente hoy —sobre todo entre quienes no los quieren— que Marc Bloch y los Annales triunfaron y que su concepción de la historia conquistó la ciencia histórica; pero ése es un pretexto para relegar su lección y su ejemplo al museo de las antigüedades historiográficas. Esta afirmación errónea o maliciosa oculta dos verdades.

La primera es que si Marc Bloch y los Annales ejercieron una influencia decisiva sobre la renovación de la historia, esa renovación ha sido limitada, especialmente en aspectos esenciales de sus orientaciones, como la concepción de la historia-problema o la historia interdisciplinaria.

La segunda es que un libro como éste conserva actualmente gran parte de su novedad, de su necesidad, y que debe recuperar su eficacia.

Sobre la complejidad del tiempo histórico, sobre la necesidad de la explicación histórica, sobre la naturaleza de la historia del presente, sobre las relaciones entre presente y pasado, sobre

"el ídolo de los orígenes", sobre la noción de "causa" en historia, sobre la naturaleza y la construcción del hecho histórico, sobre la función de la toma de conciencia, el tratamiento del "azar" y las formas de la mentira y del error en historia, sobre el discurso histórico, sobre las maneras legítimas de hacer historia, sobre la definición de una necesaria investigación de la "verdad" histórica (so pretexto de no dejarse engañar por la artificialidad de la historia, la que comparte con todas las ciencias, pues no hay saber sino a ese precio, se ha querido negar la existencia de una verdad histórica para entregarse a una práctica pretendidamente nietz-scheana de un juego histórico con reglas arbitrarias), sobre la obligación de una ética de la historia y del historiador, hay que volver a partir de este libro. Y si Marc Bloch guardó su secreto sobre su concepción de la actitud del historiador frente al futuro, nos legó ese problema como herencia imperativa.

Entonces, ¿un retorno a Marc Bloch? Sin duda alguna será uno de los más fecundos, entre otros que a menudo no son sino modas que ocultan mal un retorno a una prehistoria historiográ-

fica. Pero evidentemente, escuchando aún el consejo de Marc Bloch:

"Permaneceré, pues, fiel a sus lecciones criticándolas, allí donde lo juzgaré útil, muy libremente, como deseo que un día mis discí-

32

Prefacio

Jacques Le Goff

pulos, a su vez, me critiquen". En efecto, este libro no es un punto de llegada, sino un punto de partida.

¿Qué pueden pensar hoy de esta obra un historiador, un do-cente de la historia, un estudiante, un aficionado a la historia?

(y toda mujer, todo hombre, deben ser, en el espíritu de Marc Bloch, aficionados y tal vez amantes de la historia).

Para empezar, es la obra de un hombre de gran inteligencia y sensibilidad, hombre y ciudadano tanto como profesor e historiador, orgulloso de la certidumbre pero consciente de la juventud incierta de la ciencia histórica, cargado de una erudición grande y profunda, pero dispuesto a las aventuras intelectuales, con sed de saber, de comprensión y de explicación. También es obra de un historiador nacido en 1886, formado en el seno de una familia universitaria judía y partidaria de Dreyfus, insatisfecha de la estrechez y de la superficialidad, de la concepción, de la práctica y de la enseñanza de la historia en la Francia de comienzos del siglo xx y que, por medio de su encuentro con Lucien Febvre, se convirtió en uno de los grandes protagonistas de la renovación de la historia entre las dos guerras, por su obra, su enseñanza y la influencia de los Annales de los que, como lo hemos dicho, fue cofundador. Un hijo espiritual de Michelet y de Fustel de Coulanges, que también recogió lo mejor de la historiografía europea a finales del siglo XIX y a comienzos del siglo xx, un lector de Marx, de Durkheim y de Simiand, siempre dispuesto a escuchar aquellos de sus mensajes que profundizan y confortan la historia, a resistir, asimismo, a aquello que en dichos análisis elimina el tiempo real de la historia y los hombres concretos que la sufren pero que también son sus protagonistas, incluso los actores anó-

nimos de las profundidades. Como él se habría definido a sí mismo, un hijo de su época, más aún que de su padre. Y esta época es la Tercera República, las dos guerras mundiales que Marc Bloch "pasó" y vivió intensamente como ciudadano, como soldado y como historiador.

Obra de ese Marc Bloch individual y colectivo, Apología para la historia es también el producto de un momento: el de la Francia vencida, postrada en la derrota, en la ocupación y en el infame gobierno de Vichy, pero en que un Marc Bloch captó los primeros latidos de una esperanza, a la vez de una liberación de la historia, que había que ayudar en la resistencia activa, y de un progreso Marc Bloch

Apología para la historia o el oficio de historiador 33

de la ciencia histórica, a la que había que iluminar escribiendo este libro. Así como el historiador belga Henri Pirenne, ese gran maestro y cómplice citado aquí frecuentemente —puesto en arresto domiciliario por los alemanes durante la primera Guerra Mundial—, escribió una pionera Historia de Europa, así en el mismo momento, en un campo de prisioneros en Alemania, Fernand Braudel elaboraba su tesis sobre La Méditerranée et le Monde méditerranée a l'époque de Philippe II (1949). Este libro inconcluso es un acto completo de historia.

PARA USO DEL LECTOR

En esta obra fueron utilizados ciertos signos que permitirán dar cuenta, lo más fielmente posible, de los textos originales. De este modo:

... indican que son indescifrables una o varias palabras de los manuscritos de Marc Bloch. Si se trata de varias palabras se hace la aclaración.

(?) indica que subsiste duda sobre la palabra descifrada.

/ separa las palabras, grupos de palabras y miembros de frases a falta de puntuación sobre las hojas manuscritas.

[ ] indican palabras o pasajes añadidos en relación con una redacción anterior de Marc Bloch (primera redacción o redacción intermedia cuando no existe primera redacción).

] [ indican palabras o pasajes suprimidos en relación con las redacciones anteriores de Marc Bloch.

APOLOGÍA PARA LA HISTORIA

O EL

OFICIO DE HISTORIADOR

In memoriam matris amicae

index-33_1.png

La dedicatoria a Lucien Febvre

A LUCIEN FEBVRE

A manera de dedicatoria

Si este libro ha de publicarse un día; sí de simple antídoto al cual, entre los peores dolores y las peores ansiedades, personales y colectivas, pido hoy una cierta tranquilidad del alma si llega a ser un verdadero libro que se ofrezca a la lectura, entonces otro nombre distinto al suyo, querido amigo, se inscribirá en la primera hoja. Usted lo siente, se necesitaba, ese nombre, en ese lugar: único recuerdo permitido a una ternura demasiado profunda y demasiado sagrada para poder siquiera expresarse. Sin embargo, ¿cómo podría resignarme a no verle a usted aparecer sino al azar de algunas referencias (mucho muy escasas, por lo demás)?1 Hemos combatido, largamente, juntos, por una historia más amplia y más humana. En el momento en que escribo, sobre la tarea común se ciernen muchas amenazas. No por culpa nuestra. Somos los vencidos provisionales de un injusto destino. Tiempos vendrán, estoy seguro, cuando nuestra colaboración podrá realmente2 reanudarse: ser pública como en el pasado y, como en el pasado, libre. Mientras tanto, por mi parte proseguirá en estas páginas, tan llenas de la presencia de usted. Aquí conservará el ritmo, que siempre le fue propio, el de un acuerdo fundamental, vivificado, en la superficie, por el provechoso juego de nuestras afectuosas discusiones. Entre las ideas que me propongo sostener, sin duda más de una me llega directamente de usted. De muchas otras, no podría decidir, con plena conciencia, si son suyas, mías o de ambos. Me enorgullece pensar que a menudo usted me aprobará. En ocasiones me reprenderá. Y

todo ello tenderá, entre nosotros, un lazo más".3

Fougères (Creuse), 10 de mayo de 19414

1 Estas palabras entre paréntesis que remitían a algo más parecen haber sido conservadas, mientras que lo siguiente fue eliminado por Marc Bloch o por otra persona. He aquí el texto: "no tanto como lo hubiera requerido la estricta equi dad; porque casi a cada paso hubiera sido necesario citar tanto sus expresiones familiares como sus escritos; pero para ser justo hubiera sido necesario citar inclusive sus expresiones familiares".

2 Lucien Febvre sustituyó esta palabra por el adverbio "verdaderamente".

3 Existen dos textos de la Dedicatoria, ambos redactados a mano por Marc Bloch. Uno es el original que aquí reproducimos y el otro lo copió el mismo Bloch sobre una hoja anexada a una carta dirigida a Lucien Febvre con fecha 17 de agosto de 1942. Lucien Febvre escogió publicar este segundo texto, el cual no lleva ni el pa-réntesis ("mucho muy escasas, por lo demás"), ni la coma antes de "un lazo más".

4 Volví a poner en el texto la auténtica puntuación de Marc Bloch, que Lucien Febvre modificó.

39

INTRODUCCIÓN

"Papá, explícame para qué sirve la historia." Así interrogaba, hace algunos años, un muchachito allegado mío a su padre que era historiador. Me gustaría poder decir que este libro es mi respuesta.

Porque no imagino mejor elogio para un escritor que saber hablar con el mismo tono a los doctos y a los alumnos. Pero tal sencillez es el privilegio de unos cuantos elegidos. Cuando menos de buen grado, conservaré aquí, como epígrafe, esta pregunta de un niño cuya sed de saber quizá no logré apagar en su momento. Probablemente algunos pensarán que la fórmula es ingenua. Por el contrario, a mí me parece del todo pertinente. El problema que plantea, con la embarazosa franqueza de esa edad implacable, es ni más ni menos el de la legitimidad de la historia.11

He aquí al historiador llamado a rendir cuentas. No se atreverá a hacerlo sin un ligero temblor interior: ¿qué artesano envejecido en el oficio no se ha preguntado alguna vez, con el corazón encogido, si ha empleado su vida juiciosamente? Pero el debate rebasa am-1 Nota de Marc Bloch: "En lo que me opongo, desde el principio y sin haberlo intentado, a la Introducción a los estudios históricos de Langlois y Seignobos. El párrafo que se acaba de leer fue escrito ya hace tiempo, cuando leí en la Advertencia de esta obra (p. XII) una lista de 'preguntas ociosas'. Ahí veo aparecer, textualmente, la siguiente pregunta '¿Para qué sirve la historia?' Quizá en este problema sucede lo mismo que en todos los concernientes a las razones de ser de nuestros actos y de nuestros pensamientos: las mentes que permanecen indiferentes a ellos, por naturaleza o porque voluntariamente así lo decidieron, difícilmente entienden que otras formas de pensar puedan encontrar ahí el tema de reflexiones apasio-nantes. Sin embargo, ya que la ocasión se me presenta, creo que más vale decir desde ahora mi posición frente a un libro justamente notable, al que el mío, cons-truido sobre otro proyecto y en algunas de sus partes mucho menos desarrollado, no pretende sustituir. Fui alumno de estos dos autores, especialmente de Seignobos. Ambos me mostraron valiosas manifestaciones de su benevolencia. Mi formación básica debe mucho a su enseñanza y a su obra. Pero tanto uno como el otro no sólo nos enseñaron que el historiador tiene por primera obligación ser sincero, sino que además nunca ocultaron que del progreso mismo de nuestros estudios se logra gracias a la contradicción necesaria entre las sucesivas generaciones de trabajadores. Por lo tanto, seré fiel a sus lecciones criticándolos con toda libertad, ahí donde lo crea útil, como espero que un día mis alumnos me critiquen a su vez".

41

42

Apología para la historia o el oficio de historiador pliamente los [pequeños] escrúpulos2 de una moral corporativa.

Toda nuestra civilización occidental se interesa en él.

Porque a diferencia de otros tipos de cultura, la civilización "occidental siempre ha esperado mucho de su memoria. [Todo la llevaba a hacerlo: tanto la herencia cristiana como la herencia antigua. Los griegos y los latinos, nuestros primeros maestros, eran pueblos historiógrafos. El cristianismo es una religión de historiadores. Otros sistemas religiosos pudieron fundar sus creencias y sus ritos sobre una mitología hasta cierto punto fuera del tiempo humano. Por libros sagrados, los cristianos tienen libros de historia, y sus litur-gias conmemoran, junto con los episodios de la vida terrestre de un Dios, los fastos de la Iglesia y de los santos. El cristianismo es además histórico en otro sentido, tal vez más profundo: colocado entre la Caída y el Juicio Final, el destino de la humanidad aparece ante sus ojos como una larga aventura, de la que cada vida individual, cada "peregrinación" particular es a su vez un reflejo. Es en la duración, por lo tanto en la historia, que se desarrolla el gran drama del pecado y de la redención, eje central de toda meditación cristiana. Nuestro arte, nuestros monumentos literarios están llenos de los ecos del pasado; nuestros hombres de acción siempre tienen en los labios sus lecciones, reales o imaginarias.

Probablemente convendría marcar más de un matiz en la psicología de los grupos. Cournot lo observó hace mucho tiempo: eternamente inclinados a reconstruir el mundo sobre las líneas de la razón, los franceses, en conjunto, viven sus recuerdos colectivos con mucha menor intensidad que los alemanes, por ejemplo. También probablemente las civilizaciones pueden cambiar; no es inconcebible que un día la nuestra se aparte de la historia. Los historiadores harían bien en reflexionar sobre ello. Si no tenemos cuidado, existe el riesgo de que la historia mal entendida finalmente ocasione también el descrédito de la historia mejor comprendida. Pero si algún día hemos de hacerlo, será a costa de una violenta ruptura con nuestras tradiciones intelectuales más constantes.

Por el momento, en esta cuestión no estamos sino en la etapa del examen de conciencia. Cada vez que nuestras tristes sociedades, en perpetua crisis de crecimiento, empiezan a dudar de sí mismas, uno las ve preguntándose si han tenido razón en interrogar al 2 ], por muy respetables que sean,[

Marc Bloch

43

pasado o si lo han interrogado bien. Léase lo que se escribía antes de la guerra, lo que aún hoy en día se puede escribir:] entre las inquietudes difusas del tiempo presente, ustedes oirán, casi inevitablemente, la voz de esta inquietud mezclándose con las otras.

En pleno drama, me tocó captar el eco [totalmente] espontáneo de ello. Era en junio de 1940, si mal no recuerdo, el día mismo cuando los alemanes entraron en París. En el jardín normando, donde nuestro estado mayor, privado de tropas, arrastraba su ocio, rumiábamos sobre las causas del desastre: "¿Habrá que creer que la historia nos engañó?", murmuró uno de nosotros. Así la angustia del hombre ya adulto se encontraba, con un acento más amargo, con la simple curiosidad del jovencito. Hay que contestar a una y a la otra.

Sin embargo, conviene saber qué quiere decir la palabra "servir".

En verdad, aunque se considerara a la historia incapaz de otros servicios, por lo menos se podría alegar en su favor que distrae.

O, para ser más exactos —porque cada quien busca sus distrac-ciones3 donde le place—, que indiscutiblemente así lo considera un gran número de hombres.4 En lo personal, hasta donde pueden llegar mis recuerdos, siempre me ha divertido mucho; creo que como a todos los historiadores. De no ser así, ¿por qué otra razón habrían escogido este oficio? A los ojos de cualquiera que tenga más de tres dedos de cerebro, todas las ciencias son interesantes.

Pero cada estudioso no encuentra sino una, cuya práctica le divierte. Descubrirla para consagrarse a ella es lo que propiamente se llama vocación.

Por lo demás, este indiscutible atractivo de la historia, por sí mismo, merece ya que nos detengamos a reflexionar.

Como germen5 y como aguijón, su papel ha sido y sigue siendo capital. Antes del deseo de conocimiento, el simple gusto; antes de la obra científica plenamente consciente de sus fines, el instinto que conduce a ella: la evolución de nuestro comportamiento inte-3 ]ahí[

4 Es probable que cerca de este lugar se debía situar la nota de Marc Bloch:

"Prefacio a las Accessiones Historícae (1700): Opera, ed. Dutens, t. iv-2, p. 55: 'Tria sunt quae expetimus in Historia: primum, voluptatem noscendi res singulares; deinde, utilia in primis vitae praecepta; ac dimique origines praesentium a praeteritis repetitas, cum omnia optime ex causis noscantur'".

5 ]antes que nada[

44

Apología para la historia o el oficio de historiador lectual abunda en concatenaciones de este tipo. Hasta en el caso de la física, los primeros pasos deben mucho a los "gabinetes de curiosidades". De manera similar hemos visto cómo los pequeños goces de la antigualla figuran en la cuna de más de una orientación de estudios que, poco a poco, se han ido cargando de seriedad. Tal es la génesis de la arqueología y, más recientemente, del folklore. Quizá los lectores de Alejandro Dumas no son sino historiadores en potencia, a quienes sólo falta formación para pro-porcionarse un placer más puro y, a mi juicio, más agudo: el del color verdadero.

Si por otra parte este encanto dista mucho de acabarse cuando se inicia la investigación metódica con sus necesarias austeridades, si por el contrario gana en vivacidad y en plenitud —todos los [verdaderos] historiadores pueden dar cuenta de ello—, no hay en ello, a mi parecer, nada que no sea propio de cualquier trabajo intelectual.6 Sin embargo, la historia tiene indudablemente sus propios goces estéticos, que no se parecen a los de ninguna otra disciplina. Y es que el espectáculo de las actividades humanas, que constituye su objeto particular, más que ningún otro está hecho para seducir la imaginación de los hombres. Sobre todo cuando, gracias a su alejamiento en el tiempo o en el espacio, su despliegue se atavía con las sutiles seducciones de lo extraño. El gran Leibniz nos lo ha confesado: cuando pasaba de las abstractas especulaciones matemáticas o de la teodicea a descifrar antiguas cartas7 o antiguas crónicas de la Alemania imperial, experimentaba, igual que nosotros, esa "voluptuosidad de estudiar cosas singulares". Cuidémonos de no quitarle a nuestra ciencia su parte de poesía. Sobre todo cuidémonos, como he descubierto en el sentimiento de algunos, de sonrojarnos por su causa. Sería una increíble tontería creer que, por ejercer semejante atractivo sobre la sensibilidad, es menos capaz de satisfacer nuestra inteligencia.

Pero si la historia, hacia la cual nos conduce un atractivo que casi todo el mundo siente, sólo contara con ese atractivo para jus-6 ]¿Acaso no todo ejercicio intelectual hábilmente llevado es, a su manera, una obra de arte?[

7 Con base en las traducciones existentes de las obras de Bloch y Pirenne, se optó por traducir charles, que en francés significa el otorgamiento de un título de propiedad, de venta o de privilegio en la Edad Media, únicamente como cartas, ya que el francés no especifica si se trata de una carta de donación, puebla, etcétera.

Marc Bloch

45

tificarse, si de hecho no fuera más que un amable pasatiempo, como el bridge o la pesca con anzuelo, ¿merecería todos los esfuerzos que hacemos por escribirla? Por escribirla como yo lo en-tiendo, honestamente, verídicamente, yendo, en la medida de lo posible, hasta los resortes más oscuros; en consecuencia, difícilmente. El juego, escribió André Gide, ya no nos está permitido hoy en día; ni siquiera el de la inteligencia. Eso se escribía en 1938. En 1942, fecha en que a mí me toca escribir, ¡las palabras se cargan de un sentido más grave! De seguro en un mundo que acaba de abordar la química del átomo y que apenas empieza a sondear el secreto de los espacios estelares, en nuestro pobre mundo, justamente orgulloso de su ciencia y que sin embargo no logra procurarse un poco de felicidad, las largas minucias de la erudición histórica, tan capaces de devorar toda una vida, merecerían ser condenadas como un absurdo derroche de energías casi criminal, si no lograran revestir con un poco de verdad una de nuestras diversiones. Será preciso desaconsejar la práctica de la historia a todas las mentes susceptibles para ocuparse de otros campos, o bien la historia tendrá que probar su buena conciencia como conocimiento.

Pero aquí se plantea una nueva pregunta: ¿qué es lo que justamente legitima un esfuerzo intelectual?

Imagino que hoy en día ya nadie se atrevería a decir, con los positivistas de estricta observancia, que el valor de una investigación se mide, con todo y por todo, según su aptitud para servir a la acción. La experiencia no nos ha enseñado solamente que es imposible decidir de antemano si las especulaciones en apariencia más desinteresadas no se revelarán algún día asombrosamente prove-chosas para la práctica. Sería infligir a la humanidad una extraña mutilación si se le negase el derecho de buscar, fuera de toda preocupación de bienestar, cómo sosegar su hambre intelectual.

Aunque la historia fuera eternamente indiferente al Homo faber o politicus, para su defensa le bastaría que se reconociera cuan necesaria es para el pleno desarrollo del Homo sapiens. Sin embargo, aun limitada de este modo, la cuestión no ha sido resuelta de entrada.

Porque la naturaleza de nuestro entendimiento lo inclina más a querer comprender que a querer saber. De donde resulta que a su parecer, las únicas ciencias auténticas son las que logran establecer entre los fenómenos vínculos explicativos. Lo demás sólo es, según la expresión de Malebranche, "polimatía". Ahora bien, la po-46

Apología para la historia o el oficio de historiador limatía fácilmente puede pasar por distracción o por manía; pero ahora menos que en tiempos de Malebranche puede pasar por una buena obra de la inteligencia. Independientemente incluso de cualquier eventual aplicación a la conducta, la historia tendrá, pues, el derecho a reivindicar su lugar entre los conocimientos verdaderamente dignos de esfuerzo, sólo en la medida en que, en vez de una simple enumeración sin relaciones y casi sin límites, nos permita una clasificación racional y una progresiva inteligibilidad.

No obstante, es innegable que una ciencia siempre nos parecerá incompleta si, tarde o temprano, no nos ayuda a vivir mejor.

¿Cómo no sentir intensamente algo similar por la historia que, al parecer, está destinada a trabajar en provecho del hombre a causa de tener como tema de estudio al hombre mismo y sus actos? De hecho, una vieja tendencia, a la que por lo menos se atribuye el valor de un instinto, nos inclina a pedir a la historia los medios para guiar nuestra acción; y por consiguiente, a indig-narnos contra ella, como el soldado vencido cuyas palabras re-cordaba yo,8 si por casualidad, parece manifestar su impotencia para ofrecerlos. El problema de la utilidad de la historia, en sentido estricto, en el sentido "pragmático" de la palabra útil, no se confunde con el de su legitimidad propiamente intelectual. Por lo demás es un problema que no puede plantearse sino en segundo término, pues para obrar razonablemente, ¿acaso se necesita primero comprender? Pero este problema no puede eludirse sin correr el riesgo de responder tan sólo a medias a las sugestiones más imperiosas del sentido común.

Algunos de nuestros consejeros o que quisieran serlo ya han respondido a estas preguntas. Lo han hecho para amargar nuestras esperanzas. Los más indulgentes han dicho: la historia no tiene provecho ni solidez. Otros, cuya severidad no se toma la molestia de las medias tintas, han dicho: es perniciosa. "El producto más peligroso que la química del intelecto haya elaborado", así ha dicho uno de ellos [y no de los menos notables]. Estas condenas tienen un atractivo peligroso: justifican por adelantado la ignorancia.

Afortunadamente para lo que todavía nos queda de curiosidad intelectual, esas censuras quizá no son inapelables.

8 ]hace un momento[

Marc Bloch

47

Pero si el debate ha de volver a considerarse, será preciso hacerlo con base en datos más seguros.