Apuntes de Campo... de un Explorador por Eleuzell - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

Apuntes de campo... de un Explorador

_______________________________________

_____________________________________

__________________________________

_______________________________

____________________________

_________________________

________________________

____________________

_________________

______________

___________

________

_____

__

Por ELEUZELL

1

“Cuando llega a mis manos un fruto comestible, trato de no entretenerme en

características como su nombre, ya que nada cambiaría si le llaman Nut,

Nuss, Noix, o simplemente Nuez.

Si bien lo trato con el debido respeto, tampoco le dedico demasiado tiempo

al envoltorio con el que se me lo ha presentado, ya que desviaría mi atención

tratando de interpretar particularidades propias del oferente, y esto me

alejaría de la experiencia de acceder al fruto libre de prejuicios.

Puedo detenerme con curiosidad en la morfología de su cáscara, que si es

lisa, o demasiado rugosa, si su dureza dificulta el acceso a su esencia, o por

el contrario es generosa y accesible. No mucho más que eso, porque sé que lo

único que importa es lo que oculta, su misterio, el resto es desechable.

Ni remotamente se me ocurriría escudriñar posibilidades de acopio, de

distribución o de exclusividades, a sabiendas que retorcidas fantasías

predisponen a la indigestión.

Ya que simplemente de eso se trata, de un fruto y la posibilidad de

degustarlo, desmenuzándolo lentamente para poder valorar su

digestibilidad, su valor nutritivo, el posible aporte de su esencia a mí

continua necesidad de experiencia”.

De eso trata mis escritos. Son frutos de mi árbol, que tras un lento proceso de

asimilación y transformación, periódicamente se van sintetizando como

percepciones, transmutándose en palabras escritas, orquestadas por un código cuya

intención es transmitir lo más claro y sintéticamente lo percibido. Una vez

maduros, solo resta dar curso a la naturaleza de su condición de fruto. Ser

diseminados a la vera del camino, para estar accesible a la mano de cualquier

transeúnte, con libre disponibilidad, libre albedrío. A sabiendas del costo a pagar por

el árbol en todo el derrotero transcurrido, hay que reconocer que su destino es

inseguro e incierto, ya que como fruto fue concebido.

2

CONTENIDO

Despertares (Octubre del 2009)....................................... Pág. 5

Escrito donde se hace una primera aproximación al reconocimiento

de los “Condicionamientos”, como forjadores de la personalidad

humana.

Acerca de La Realidad (Mayo del 2010)............................. Pág.17

El autor nos introduce, según su percepción, a la posibilidad de

que la especie humana esté siendo controlada y mediatizada desde

hace milenios, por “especies foráneas”, especies no-humanas que

arribaron al planeta tomando potestad sobre nosotros.

Solamente... Resistir (Agosto del 2010)............................ Pág.26

Escrito que nos estimulará a reflexionar sobre los distintos y

complejos “mecanismos de control y mediatización”, que operan

aún hoy, sobre la humanidad. Dejando el rastro en todo su

desarrollo, de un posible camino, que al ser transitado, nos daría la

posibilidad de liberarnos de ellos.

Manipulando La Realidad (Julio del 20011)........................ Pág.39

El autor, trata de alertarnos sobre un posible intento de

manipulación a gran escala, producida por sectores humanos,

decididos a llevar la historia de la humanidad, a una realidad de

caos y confrontación bélica planetaria.

De Chemtrails y Morgellons (Septiembre del 2011)............ Pág.46

De una manera contundente y precisa, nos va a ir llevando al

arribo de la conclusión, de la posible relación entre estos dos

fenómenos que azotan y confunden a parte de la humanidad,

mostrándonos, según su percepción, la relación entre ambos, junto

a la participación y posible protagonismo alienígena en ellos.

Cambio de Era - El Fin de Una Etapa ¿La segunda selección

artificial? (Octubre del 2011)........................................... Pág.60

El autor, en este escrito, corrige y profundiza apreciaciones ya

hechas en un escrito anterior, dejando en claro con su postura,

que a su criterio, la humanidad solamente será liberada de su

condición actual de esclavitud, para poder continuar desarrollando

su camino evolutivo de conciencia, si se cumple un determinado

3

requisito, que sería: “siempre y cuando reconozcamos y

asumamos nuestro estado de esclavitud, y con decisión

reclamemos nuestro derecho postergado”.

Despertares – Parte II – (Julio del 2012).......................... Pág.74

Aquí se profundiza en un primer momento su postura sobre el

tema de los “Condicionamientos”, desarrollados ya en la parte I del

mismo. Pasando luego a desarrollar una nueva propuesta, la de “la

Conciencia Colectiva” y su relación con “El Desarrollo de las

Civilizaciones”, finalizando este escrito, con osadas reflexiones

sobre “Ellos”... los Controladores.

Estadíos evolutivos en el desarrollo de la Conciencia (Octubre del

2012)......................................................................... Pág.91)

En este escrito, se tratará de bosquejar las diversas etapas y

momentos por los que transita el desarrollo de la Conciencia

durante la vida del ser humano. Poniendo en evidencia los diversos

matices y características, de la génesis y sostén del complejo y

escurridizo mundo de los Condicionamientos que nos gobiernan.

4

“DESPERTARES”

5

- DESPERTARES -

Parte I

Fragmento de un ensayo sobre el devenir en el desarrollo de la conciencia

“El surgimiento del libre albedrío”

_______ - _______

“ Conocer a los hombres es Sabiduría,

Conocerse a sí mismo es Claridad,

Dominar a los hombres es Poder,

Dominarse a sí mismo es Fuerza.

Saber hacer es Superioridad,

Poder realizar es Energía.

No-Disgregación es Eternidad,

No-Nulidad después de la muerte

Es Inmortalidad. “

Fragmento XXXIII

TAO-TE KING *

*: Traducción al castellano por Edmundo Montagne, realizada a partir de la versión

francesa de Alexandre Ular, literato que viajó por China a principios de 1900 y

tradujo a Lao-Tsé directamente del chino.

“YO…, SOY EL QUE SOY”. A simple vista es un exceso, una redundancia.

¿Quién voy a ser si no soy el que soy? ¿Porqué esa necesidad de remarcar una

diferencia, una autoafirmación? El que lo aseveró, reclama para sí un estado que

otros aparentemente carecen.

De ser así, yo… Eleuzell, ¿quién soy?

Tiempo estuve girando en laberinto tratando de dilucidarlo, hasta que el derrotero

de frases escritas en libros, me llevó a encaramarme tras la auto-observación, que al

enriquecerla con la observación de los demás, pude aprender a ver y reconocer la

conducta, los sentimientos, las creencias, las reacciones, y tantas otras facetas que

nos hacen humanos.

6

He aquí, lo que observé.

Día Primero:

El ser humano, es poseedor de una conciencia de característica senso-perceptiva,

esto quiere decir que nuestra conciencia utiliza para acceder a las experiencias

provenientes del eterno devenir que llamamos presente, un mecanismo mediatizado

por los sentidos externos e internos. Se deduce de lo mencionado que la conciencia

carece de la posibilidad de tomar contacto directamente con los diferentes matices

de la realidad.

A ella llegan constantemente y entremezclados, interpretaciones de datos de los

sentidos externos e internos, emociones y sentimientos, pensamientos e imágenes,

sumándose también, estímulos ya elaborados provenientes de pasadas experiencias.

Es decir, la memoria aporta un flujo de información a veces intencionada por el mismo

individuo, pero la mayoría de las veces por respuesta asociativa mecánica.

Como se dijo, la conciencia al no poder acceder en forma directa a los diferentes

aspectos de la realidad, necesita y utiliza para ello como una herramienta a la

“atención”, operando ésta como un puente, ya que se transforma en el nexo con las

“funciones antes mencionadas”. Dicha atención, en los primeros tiempos de desarrollo

de un individuo está poco evolucionada y sin control. De allí que en las primeras etapas

se confunde lo que se da a llamar “mundo externo” y “mundo interno”.

Con el tiempo el individuo aprende a diferenciar ambos mundos, y en su

adiestramiento se genera un desbalance notable de su habilidad de percibir a favor

del mundo externo, en desmedro de la percepción de su mundo interno. Conformando

este último el “ámbito psicológico”, es responsable en parte de la personalidad de un

individuo, no debiéndoselo confundir con “la conciencia”, ya que sólo se trata de una

zona de transición, estructurada y teñida por la memoria cargada de residuos de

experiencias pasadas.

Por lo tanto, diremos que “la percepción” es un dinámico mecanismo conformado por la

interacción de “la realidad-funciones-memoria-atención-conciencia”.

De lo antedicho se desprende, que “la atención” es el elemento que de no estar bajo

el control de la conciencia, todas las interpretaciones que lleguen a ella, provenientes

tanto del ámbito externo como del interno, carecerían de un ordenamiento

estructural coherente. Debiéndose esto, fundamentalmente, a que sin control la

atención tiende a identificarse y absorberse en lo atendido, convirtiéndose en

responsable de interpretaciones poco objetivas de la realidad, condicionadas por

7

interpretaciones ya elaboradas y acopiadas en experiencias previas, generando en un

individuo lo que se llama “reacciones o respuestas condicionadas”. Concluimos así, que

la carencia de un control consciente de la atención, es la causa directa de la

“generación de los condicionamientos”.

Decimos entonces, que la psiquis humana presenta “su momento de mayor

vulnerabilidad” en su mecanismo de percepción, más específicamente en “la carencia

del control consciente de su atención”. Lo podemos ver claramente por ejemplo, en el

control que se ejerce desde el sistema con la generación de condicionamientos a

través de la “manipulación indirecta”. Pudiendo también reconocerse esta

vulnerabilidad, en la incapacidad de un individuo de hacer consciente y controlable el

constante flujo de imágenes y pensamientos al que se encuentra sometido, generando

en él lo que se llama “el diálogo interno”, convirtiéndose éste en una puerta de acceso

a la “manipulación directa”.

Reconociendo esta situación, un individuo puede optar por intentar hacerse cargo de

esta carencia corrigiéndola. Esta decisión lo llevará a buscar métodos, técnicas y

artilugios en los cuales se pueda apoyar, con el mero propósito de ir liberándose de

aquello que lo condiciona e ir disminuyendo progresivamente su estado de

vulnerabilidad.

Día Segundo:

Frente a este planteo, “la atención” se convierte en la única posibilidad para

comenzar a trabajar sobre sí mismo, con la intensión de ir reconociendo sus

características e ir tratando de tomar progresivamente el control de la misma.

Con este propósito, al intencionar el reconocimiento de lo que llamamos “el diálogo

interno”, lo que es decir el constante flujo de imágenes y pensamientos en el que uno

se encuentra inmerso, se pone en evidencia lo dificultoso y por momento irrealizable,

que es concretar la intención de tomar el control del mismo.

Esta dificultad, es causada principalmente por una tendencia propia de la “atención

simple”, que es “la predisposición a la identificación, consecuencia de la absorción de

la atención en lo atendido”. Esto opera debilitando nuestra intención, llegando incluso

a anular nuestro propósito de tomar el control de la misma.

Esta situación, es factible de superar generando una “división atencional”. En esta

división atencional, se trataría de buscar “un punto atencional fijo consciente” como

8

referencia, (registros cenestésicos por ejemplo) y el otro “punto atencional libre y

dinámico” como observador de lo que estamos intentando.

Al dividir la atención, contamos con un punto de referencia fijo, que cumpliría con la

función de soliviar la identificación, es decir la absorción de la atención con lo

observado. Esto significaría, que dividir la atención actuaría reforzando el “ser

conciente de sí” en ese momento, facilitando así lo intencionado.

Otro aspecto del desarrollo atencional a explorar, es el observar e intentar hacer

consciente nuestras “reacciones internas”. Éstas, reconocidas básicamente cómo

“registros sensitivos, emocionales e intelectuales” desencadenados en cualquier

situación frente a cualquier estímulo, generalmente se encuentran condicionadas por

asociación con registros de experiencias pasadas, gravadas en la memoria de manera

inconsciente. Por lo tanto sería correcto hablar de “reacciones condicionadas”.

La importancia de reconocer en uno este hecho, radica en que “las reacciones

condicionadas” dan lugar bajo la forma de actitudes y conductas a “respuestas

condicionadas”. Situación que induciría a relacionarnos con el mundo, la mayoría de las

veces, de una manera mecánica, con muy poca “intencionalidad consciente”, y

prácticamente sin elección de nuestra parte.

Para esto, se puede comenzar por intencionar “el estar alerta” frente a “la primera

reacción” que se tiene en cualquier situación, con el propósito de reconocerla con la

mayor claridad posible, e intencionar la búsqueda de otras posibles variables de

respuestas.

El hecho de desconfiar de la primera reacción por la posibilidad de que ésta esté

condicionada, junto al firme propósito de buscar de elaborar otras posibles variables

de respuestas en mí, iría desarticulando progresivamente la trama de

condicionamientos que nos gobierna, generando una nueva actitud para con uno mismo,

donde emerge un estado de “alerta consciente”, caracterizado por una atención al

servicio de la autoobservación, y como consecuencia de ello un desarrollo progresivo

de la “consciencia de sí”.

Día tercero:

Habiendo capitalizado algo de experiencia en el reconocimiento y control tanto del

“diálogo interno” como de las “reacciones internas”, surge la necesidad de aprender a

9

reconocer “los matices y características de los diversos condicionamientos” que en

parte definen nuestra personalidad.

Así, comienzo por intentar observar el desenvolvimiento de mi psiquis en “el aquí y

ahora”, del día a día. Pude reconocer de esta manera diversas influencias que

condicionan en diferentes grados, y de manera circunstancial, el desenvolvimiento de

la psiquis.

Son protagonistas en primer lugar, tanto por su sencillez como por su frecuencia, los

registros sensitivos, emocionales e intelectivos, asociados a situaciones como la

alegría, el dolor, el frío, la angustia, la nostalgia, la inseguridad, el miedo, el hambre,

el sueño, la enfermedad, etc.

Reconozco también la creciente influencia de un factor social, que afecta

condicionando el desenvolvimiento psicológico de un individuo, como es el ocasional

consumo de drogas de índole medicamentosa o no, que al actuar en el organismo

produce un efecto condicionante, pudiendo llegar a ser hasta determinante para el

normal desenvolvimiento de su psiquis.

De registros más sutiles, pero de inevitable presencia, observo con extrañeza las

influencias procedentes de la interacción con otros seres. Hablo por ejemplo, el de

percibir y sentirse condicionado psicológicamente por los estados anímicos

provenientes de otras personas.

Más raros aún, pero detectables en su influencia en nuestra psiquis, pude reconocer

los estímulos procedentes de cambios energéticos naturales, por ejemplo los de

índole atmosféricos, como es el momento previo a cierta tormenta, o como es el

observable en personas sensibles a sismos distantes.

No fáciles de detectar por simple percepción, pero de cuidado como factores

condicionantes por lo peligrosas que pueden llegar a ser para el normal desarrollo de

la psiquis humana, tenemos a las influencias producto del accionar de prótesis

artificiales humanas, como lo son entre otros la emisión de los perturbadores campos

electromagnéticos.

Como las influencias hasta aquí mencionadas, comparten la característica común del

“aquí y ahora” operando de manera circunstancial, se me ocurre el capricho de

llamarlos “Condicionamientos de orden situacional”.

10

Día cuarto:

Sorteado el día a día, me predispuse a observar aquello que perdura con un tiempo de

arrastre, influyendo en el devenir psíquico de la gente.

Surgen así influencias “reconocidas” pero aún muy eficaces, inducidas como

“manipulación indirecta” por sectores con intereses bien definidos, influyendo

masivamente sobre la población através de los medios de difusión. Generando una

amplia gama de condicionamientos, como lo son entre otros, las “tendencias en el

consumismo”, “la diversidad en la moda”, llegando incluso hasta generar y manipular

“las corrientes de opinión” según sus deseos y necesidades.

Observo también, aquellas influencias que sin tener un origen intencionado, se

instalan y perduran con diversos grados de desarrollo, generando los “temas

colectivos”. Se trata del “tema del momento”, que aunque los medios de difusión

traten de manipularlos una vez instalados, tienen inercia propia

transformándose y adquiriendo multiplicidad de matices, gracias al

protagonismo e interés de la gente. Su inercia se fundamenta principalmente, en el

hecho de despertar sensaciones y sentimientos encontrados, bajo la forma de

“expectativas, miedos, ansiedades, etc.”

Reconociendo que las influencias referidas en este cuarto día, operan como “valores y

creencias en un momento determinado”, y que de alguna manera se encuentran

circunscriptas a determinados lugares y culturas, me parece que bien las define el

nombre de “condicionamientos culturales-epocales”.

Día quinto:

Tomando conciencia que lo observado hasta el momento, se ubica en las capas

superficiales de la estratificación de los condicionamientos, buscando claridad me

predispuse a profundizar un poco más en la psiquis humana y sus manifestaciones.

Es así que descubro al reconocer en un amigo de la juventud, con el cual sosteníamos

largas conversaciones sobre “el ideal”, “la moral” y “el deber ser”, escucharlo hoy,

pasados los años, repetir parte de viejos conceptos, en marcado contraste con su

actual conducta. “Contradicciones existenciales” les llaman, ampliamente compartidas

con otros, posiblemente por tratarse de hábitos y repeticiones de frases, conceptos

y posturas, sin haberlas elaborado, procesado e incorporado de manera consciente,

como parte de un todo en su psiquis, a través de su vida.

11

Reconozco así también, cierto mimetismo mecánico, inconsciente, en los “estereotipos

conductuales”, relacionados por ejemplo con determinados roles sociales, donde los

oficios, las profesiones, el sexo, determinados lugares de trabajo, y tanta otras más

situaciones particulares, condicionan la conducta del individuo, llegando incluso a su

manera de vestir, hábitos y creencias.

Me asombro mucho al reconocer que las grandes diferencias que coexisten en una

sociedad, manifestadas entre otras maneras a través de la existencia de las elites,

los guetos, las tribus ciudadanas, etc., sean en sí nada más que distintas expresiones

de condicionamientos que dan “identidad grupal” a los individuos, impelidos éstos por

un tácito mandato a buscar refugio, intentando soliviar la vulnerabilidad de sentirse

aislado, excluido.

Más que asombro, me intranquiliza ver cómo las “creencias” y en particular su máxima

expresión, “el fanatismo”, cualquiera sea su índole, se comportan como factor

disgregador de la sociedad, habilitando “la intolerancia” y “el fascismo”. Pero más me

indigna, ver cómo esto es aprovechado por aquellos que comprendiendo tal mecanismo

compensatorio, estudiaron cómo generarlo, perpetuarlo y utilizarlo para sus propios

intereses.

En la misma línea de observación, reconozco cómo las diferentes culturas esparcidas

por el globo a través de la historia humana, logran determinar mas que condicionar a

los individuos con un bagaje de “creencias revestidas de un folclore propio”, que les

otorga identidad y da respuestas a la mayoría de sus cuestionamientos, desde que

nacen hasta que se marchan de esta vida. Individuos en su mayoría, incapacitados por

dichos condicionamientos a plantearse respuestas superadoras que resuelvan e

integren las inevitables diferencias de la diversidad humana sobre esta tierra.

Y aquí, luego de observarlo desde sus distintas aristas, me es inevitable sentir una

profunda desazón al reconocer en una de las creencias más preciadas para la

humanidad, las “creencias religiosas”, al más poderoso factor disgregador de la misma

a través de la historia. Fuente de discrepancia y división entre los pueblos,

justificaron y justifican las más impensadas atrocidades, siendo inevitable la

sospecha de la posibilidad de que hayan sido generadas y perpetuadas con ese

propósito, fragmentar a la humanidad con un fin determinado, aprovechando la

vulnerabilidad que genera en el individuo, el “temor a la finitud y la necesidad de su

trascendencia”.

Y algo tan básico como el idioma, el lenguaje dentro de un mismo idioma, la forma con

que nos expresamos, todo nos condiciona al momento de tratar de entender y

hacernos entender por otro humano. Expresándose en parte esto, de manera que a

12

mayores sean las diferencias que nos separan, más imposibilitados estaremos de

lograr una comprensión recíproca y directa entre ambos.

Estas influencias condicionantes, reconocidas durante el quinto día, son incorporadas

desde temprana edad en adelante, provenientes tanto del ámbito familiar como de la

sociedad. Ellas hacen a la “sociabilización del individuo”, caracterizando la “identidad

cultural y grupal” del mismo.

Y como algún nombre les daremos, me parece sensato recordarlas como

“Condicionamientos culturales-tribales”.

Día sexto:

Sé que me adentro en un terreno en el que a la observación tengo que apuntalarla y

enriquecerla con la lectura dirigida, y sin dejar de ser cauteloso, tratar de reducir y

sintetizar para expresar lo comprendido.

Se presentan ante mí, entre otras, determinadas actitudes con apariencia de

“hábitos”, una amplia variedad de “afinidades”, “rechazos” y “antipatías”, respuestas

extremas como las “fobias”, y una polifacética gama de respuestas teñidas de

“resentimientos”, y “frustraciones” que surgen como “condicionamientos asociativos” ,

producto de experiencias gravadas por su intensidad o por repetición y

acostumbramiento, en el transcurso de la vida de un individuo.

Por otro lado observo en la “conducta insegura”, o en aquella “excesiva búsqueda de

autoafirmación”, a veces en la ingenua “dependencia hacia la consideración”, en el

matiz recurrente del “revanchismo”, en la despreciable “soberbia”, o el vil “egoísmo”,

por nombrar algunas, todas ellas como manifestaciones de “tendencias

compensatorias” expresándose en la conducta, originadas por “excesos o defectos”

en la personalidad de un individuo, pudiendo rastrearse sus causas inexorablemente

en experiencias vividas por él en el paso del tiempo.

Al hablar tanto de “condicionamientos asociativos”, como de “tendencias

compensatorias”, hacemos referencia a emergentes, producto de vivencias que

pueden dejar huellas tan profundas como difíciles de reconocer y más aún de

enfrentar. Por tener estas experiencias, la característica de ser generadas a partir

de la relación con el entorno inmediato y de ser de carácter individual, desde el

nacimiento en adelante, (muchas de ellas ya en el seno materno), me parece acorde

englobarlas bajo el término de “condicionamientos biográficos”.

13

Día séptimo:

A sabiendas de que seguir profundizando en la búsqueda de condicionamientos,

enfrentaría de lleno a los denominados “biotipos” , ese catálogo de estereotipos

humanos que siempre el hombre trató de entender como influencias condicionantes,

y por momentos determinantes que marcan el “piso psicológico” de un individuo,

después de investigar las diversas propuestas existentes, me quedo con uno de los

más antiguo de ellos.

Originado en la ancestral “astrología esotérica”, corroboro su idoneidad al momento

de observar las tendencias psicológicas de un individuo en las “situaciones límites” en

que lo pone la vida. Así, adaptando y actualizando el lenguaje, reconozco dos aspectos

fundamentales expresados en una variedad de combinaciones.

Por un lado tenemos al “predominio de funciones” , donde se puede reconocer en el

desarrollo psicológico del individuo, una primacía de funciones sobre otras,

entendiendo aquí por funciones a lo netamente corporal (dado por el aporte de los

sentidos), las manifestaciones emocionales (puras o asociadas a sentimientos), el

desarrollo del intelecto (con la generación de imágenes y pensamientos), y la

expresión volitiva (definida a través de la voluntad del ego).

Por otro lado tenemos a la “actitud básica de la conciencia”, representada por tres

posibilidades como tendencia funcional que prevalece en un individuo; la de proyectar

su conciencia hacia el mundo externo para realizarse “conciencia expansiva”, o por el

contrario internalizar su yo hacia el mundo interno en la búsqueda de su realización

“conciencia contractiva”, complementándose con un tercer tipo que se caracteriza por

fluctuar su atención cíclicamente entre los dos mundos, sin llegar a profundizarlos

“conciencia cíclica”.

Hasta aquí llego, aceptando que posiblemente de profundizar encontraría la

existencia de más influencias condicionantes, como lo son por ejemplo las

particularidades genéticas, pero con certeza hoy considero, que llegar hasta el

reconocimiento de la influencia en uno del “condicionamiento de los biotipos” , es más

que suficiente para un primer intento.

14

Día octavo:

Realmente es agotador, le erré en los cálculos, no solo que me excedí en un día, en

vez de ponerme a descansar me urge imperativamente después de tanto trabajo,

dedicarme a reflexionar en este octavo día.

Es así que en primer lugar, y sin titubear, puedo afirmar decididamente que la frase

“YO…, SOY EL QUE SOY”, no me pertenece, ni es reproducible por mí, en éste día.

“YO ELEUZELL…, NO SOY QUIEN CREO SER”, y después de lo observado en estos

días, sólo puedo desear el ir reconociendo progresivamente en mí aquello que me

condiciona y en parte determina, para poder ir paulatinamente ganando en el control

de mi atención, aprendiendo a elegir conscientemente, día a día.

Pero hago un esfuerzo y levanto la vista, buscando reconocer en los demás la frase

susodicha. Yendo y viniendo, recorriendo los mil matices que expresan la humana vida,

solo sombras y borrosas mediatintas surgen del prisma.

La gran mayoría, hombres y mujeres sumergidos y exigidos por la problemática

cotidiana, adormecidos, abrumados y vapulados por lo mediático, sobreviven sin resto,

al final del día. Se trate de occidente, oriente o u otro rincón del planeta, su psiquis

solo les alcanza para percibir el inmediato presente, sobrándoles en demasía solo

sueños y fantasías.

Los que en su haber cuentan con algo más, lo desaprovechan por estar dormidos,

amorronados y atrapados detrás de los valores de las falsas consignas. Corriendo y

luchando unos contra otros, por limitadas oportunidades que ofrecen con peculiares

características cada sistema. Siempre igual, mires el rincón que mires, sin

diferenciarlos el color de su piel, ni su credo, ni su vestimenta, todos cegados por

igual por la ambición, el desenfreno y la codicia.

Entremezclados, se encuentran los que sus anhelos y esperanzas con afán acarician,

disfrazadas con ropaje de nuevos híbridos, nuevas promesas, o bien bajo la forma de

viejas creencias. Lo inevitable es que en nombre de la mediática espiritualidad,

postergan con hipocresía, aunque algunas veces con inocencia, el real despertar del

hombre, la madurez plena que él alcanzaría.

Los menos, decididos en occidente, mas tibios en otras partes del planeta,

insatisfechos se rebelan contra lo fáctico, lo impuesto y establecido por el sistema.

Dudando y denunciando con rigor la gran mentira, se comunican e intercambian

incansablemente traficando por la red noche y día. Estos anónimos héroes, tratando

de despertar de la cruel hipnosis que la vil manipulación genera, sin darse cuenta caen

15

en la trampa de quedar absortos, estérilmente pendientes de lo que ocurre afuera.

Afuera de ellos, en el mundo externo, creyendo que éste despertar por sí solo

alcanzaría, olvidados de sí, agonizan atrapados cada uno en su hipnosis, quizás por

facilismo o ignorancia, quién lo sabría.

Unos muy pocos, hasta escasos diría, sobrándoles todo trafican a la luz y a la sombra

con degradadas intenciones su accionar insensible, tramando con impunidad plasmar

sus ambiciones desmedidas. Germinan en todas las culturas disfrazados de

esoterismo, elitismo y realeza, dormidos e hipnotizados son generadores y artífices

de postergación y destrucción masiva. “El sistema” es su oferta, y manipulando

coloridos folclores hechos a medida, caracterizan a cada cultura diseminada por todo

el planeta.

Alarmante, planteado así…alarmante. Cuesta aceptar que detrás del aparente

desarrollo alcanzado por las civilizaciones, subsista tanto primitivismo, tanto sin

sentido aún en día. Todo lleva a pensar que la intencionalidad humana es solo una

aspiración, quizás se trate solo de un vestigio. Solo surgen al tratar de encontrar

alguna explicación a semejante cruel abismo, las nuevas opciones con sus variantes de

interpretación como el de la osada “matrix”, o el temido “exocolonialismo”.

Pero he aquí un nuevo peligro, que sería caer en una nueva creencia, solo una creencia

más a la cual adherir o rechazar, dispersiones que traerían otra hipnosis

postergadora, sin valor real para el individuo. Convirtiéndose así, a mi criterio, en la

única opción para tratar de dilucidar semejante laberinto, la intención de todo el

esfuerzo aplicado a “liberar nuestra percepción” de la mediatización, de la

deformación de los filtros condicionantes a los que estamos sometidos.

Pero esto…, es otra parte de esta historia.

“Es necesario tener Claridad para encontrar la Fuerza,

Sólo así emerge la Energía.

Puente indisoluble hacia la Inmortalidad”

16

“ACERCA DE LA REALIDAD”

17

“ACERCA DE LA REALIDAD”