Asesinos Famosos por Anónimo - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

 

Asesinos famosos

ADOLFO DE JESUS CONSTANZO

Desde el rancho de Santa Elena, (ciudad fronteriza de Matamoros, Méjico), Adolfo de Jesús Constanzo y su banda transportaban semanalmente una tonelada de marihuana al país vecino, el lugar no era sólo un centro de distribución de drogas. En 1989 fueron acusados de asesinar a más de una docena de personas durante unos rituales de un culto afro americano.

habían convertido el rancho en una verdadera casa del terror.

La policía detiene en un rutinario control, la camioneta de uno de los miembros del rancho, encuentran restos de marihuana y una pistola, por lo que es detenido. Tras unas horas de interrogatorio confiesa su pertenencia a una secta de magia negra que utiliza el rancho para realizar sus sacrificios rituales con seres humanos, además del narcotráfico.

La policía va a registrar el rancho, hallando allí otros 110 kilos de marihuana... y algo mucho más macabro: un caldero de hierro de hedor pestilente que contiene sangre seca, un cerebro humano, colillas de cigarros, botellas vacías de aguardiente, machetes, ajos y una tortuga asada.

Alrededor de la casa, una fosa común con 12 cadáveres descuartizados, a los que se había extirpado el corazón y el cerebro.

Los agentes de la detienen a un grupo de personas implicadas, quienes confiesan haber matado a esos individuos por orden del "Padrino" Adolfo de Jesús Constanzo, de 27 años.

Constanzo comienza a vender sus productos de magia. Su excelente reputación entre las altas esferas le sería debida a los poderes mágicos que le eran atribuidos, al misterio que continuamente le rodeaba y a su carismática personalidad. Ávido por obtener más poder, comienza a efectuar sacrificios en sus rituales para dar mayor espectáculo, siempre ayudado por una joven que se convertirá en su musa y amante, Sara Villarreal. Sara se convierte en gran sacerdotisa del culto y participa activamente en todas las sangrientas ceremonias, además de reclutar a nuevos miembros y explicarles las actividades. Adolfo convence a los demás de que tendrán el poder de hacerse invisibles y mas si siguen al pie de la letra sus instrucciones: confeccionando un caldero mágico con unos ingredientes especiales

en los ritos de Palo Mayombe, como son la sangre y algunos miembros humanos mutilados, preferentemente cerebros de criminales o locos, a ser posible de hombres de raza blanca, pues supuestamente estos son más influenciables por el verdugo.

El rito termina cuando los participantes beben la sopa del caldero formada con la sangre de la víctima, su cerebro y los demás elementos... lo cual les dará todo el poder que deseen. Los detenidos revelaron la existencia de otra sede del grupo en otras ciudades mexicanas.

A partir de ese momento, la policía los busca incansablemente, Constanzo intenta negociar con ellos, ya que gente importante pertenecía a su secta... pero fue en vano. Constanzo y sus más cercanos seguidores deciden esconderse en una mansión de un Obispado. Al poco tiempo son descubiertos, y tras haber hecho un pacto de suicidio mutuo sin no logran deshacerse de los policías, se encierran en un armario ordenando a otro seguidor que dispare. La policía detiene a 3 de sus seguidores.

Según las declaraciones de Sara, desde que conoció a Constanzo, mantuvo una doble vida: una chica normal con sus amigos y familia, y una fría asesina por otro. Ella misma se dedicaba a torturar a alguna víctima. Delante de los demás miembros del culto, ordenaba que se colgase del cuello a la víctima, con las manos libres para que pudiese sobrevivir amarrándose a la cuerda. Luego lo sumergía en un barril de agua hirviendo, mientras le arrancaba los pezones con unas tijeras.

Confesaría además otros crímenes brutales, como mantener a la víctima con vida tras cortarle el pene, las piernas y los dedos de las manos; abrirle el pecho de un machetazo y agarrarle el corazón sin desprenderlo, morderlo a dentelladas mientras el moribundo lo mira agonizando...

Más tarde negaría su participación en los rituales, asegurando que el Padrino la retuvo contra su voluntad al haberse descubierto la matanza de Matamoros.

En la actualidad Sara cumple una pena de 50 años por homicidio, sin saber que su historia ha inspirado la película "Perdita Durango".

ZODIAC

El asesino del zodiaco, es un claro ejemplo de la planificación de los crímenes. Zodiac sigue siendo un desconocido. Sólo se conoce su voz, sus cartas y sus dibujos, que no es poco, pero aún son insuficientes para detenerle. Este criminal sembró el terror en la ciudad de San Francisco al final de los años sesenta y principio de los setenta. Su primer crimen fue el asesinato a sangre fría de una pareja de adolescentes que tonteaban en el interior de un coche. Zodiac se aproximó a ellos y disparó sobre la luna trasera, que estalló en mil pedazos. Luego puso la boca del cañón tras la oreja de David Faraday, de 17 años, y apretó el gatillo. La joven Betty Lou, de 16 años, inició la huida aterrorizada. El criminal disparó cinco veces contra su espalda y Betty cayó muerta a apenas 10 metros del coche. Era el 22 de diciembre de 1968.

En realidad, la policía y la prensa supieron que se encontraban ante un asesino en serie porque el propio autor lo dijo. En julio de 1969, Zodiac envió la primera de sus cartas al "San Francisco Chronicle", en la que, entre otras cosas, se atribuía la muerte de David, Betty y de otra joven llamada Darlene. Fue la primera de una serie de extraordinarias cartas plagadas de códigos y símbolos, manuscritos de forma precisa y descriptiva. Sus criptogramas, en los que aseguraba que se podía hallar su identidad, fueron objetos de intensos estudios que sólo sirvieron para demostrar que era muy listo y que su identidad no estaba en los mensajes codificados que enviaba al diario, que le bautizó como Zodiac por el uso que hacía de símbolos astrológicos.

No contento con sus cartas, el audaz criminal telefoneó a la policía: "Hola, soy Zodiac", dijo a un atónito agente, al que le pidió que le pusiera en contacto con dos periodistas. En total habló 35 veces con la policía y nunca más de nueve minutos. Su acento y su manera de expresarse hicieron pensar que se trataba de un marino británico. Nunca se comprobó.

En sus cartas amenazó con volar un autobús infantil -cuyos datos precisó- si no se publicaban las cartas, y llegó a enviar trozos de falda manchados de sangre de una niña a la que asesinó.

Zodiac se río en la cara de la policía de San Francisco y cuando desapareció se le consideraba responsable con toda seguridad de siete crímenes. No obstante, los investigadores creen que también pudo ser el autor de un total de 37 asesinatos aún no resueltos. Pero los más pesimistas creen que su lista de muertes podría elevarse a más de 50. Hoy, la opinión sobre este criminal está dividida. Los hay que creen que ha muerto, los hay que piensan que volverá a matar un día u otro y los hay que están seguros de que sigue matando sin ser descubierto.

El profesor de Justicia Criminal Steven A. Egger tiene también su definición de asesino en serie: un individuo abocado al crimen, que "mata, vuelve a matar y continuará matando si no se le detiene". En su opinión, se trata de individuos que ni tienen un nivel educativo alto ni poseen un puesto de trabajo cualificado y sus relaciones sociales y sexuales son escasas. El aspecto no es el de un delincuente, pero son sujetos fríos, calculadores y sádicos. Además, carecen de remordimientos y son cruelmente indiferentes hacia los sentimientos, derechos y bienestar de los demás

ALBERT FISH - EL ABUELO ASESINO

El 11 de Noviembre la señora Budd recibió una carta cuyo contenido la dejó de una sola pieza:

"Querida señora Budd: Hace algunos años, mi amigo el capitán John Davis, zarpó de California hacia Hong-Kong, que por aquel entonces estaba sufriendo los problemas del hambre. Las calles se habían vuelto muy peligrosas para los niños menores de 12 años, pues existía la costumbre de matarlos, cortarlos en pedazos y vender su carne como alimento.

Antes de partir a New York mi amigo capturó a dos niños (6 y 11 años respectivamente), los mató, guisó su carne y se la comió. Esa es la razón se que hace unos años yo acudiera a su casa el 3 de Junio de 1928 y, con el pretexto de acompañarla a una fiesta infantil que iba a dar mi hermana, me llevara a su hija Grace hasta una casa abandonada de Westcher County, Worthington, donde la estrangulé, la corté en pedazos y comí parte de su carne. No me la tiré. Murió siendo virgen."

La señora Budd sufrió un terrible shock que la llevó a ponerse en contacto con la policía, que tras una férrea investigación, lograron determinar la procedencia de la carta.

Siguieron la pista de Albert Fish hasta una mísera pensión de la calle 52 donde fue arrestado el 13 de Diciembre.

En su declaración, Fish afirmó que después de haber estrangulado a la niña, le quitó la ropa, le cortó la cabeza con un trinchante y partió su cuerpo en dos con una sierra a la altura del ombligo. Escondió la mayor parte del cuerpo en el lugar del crimen y se llevó consigo cierta cantidad de carne, que cocinó de varias formas (con zanahorias, cebollas y con tiras de beacon), y que consumió durante el curso de las semanas siguientes.

Mientras le estudiaba un psiquiatra, Fish confesó que se sentía obligado a torturar y matar niños, y que solía actuar siguiendo ordenes divinas de Dios, cuya voz oía frecuentemente.

En cuanto a la canibalización, Fish contó que esos actos le provocaban un estado de éxtasis sexual muy prolongado.

Fish admitió haber abusado de al menos 100 niños y haber asesinado otros 15.

Sus perversiones no se limitaban a otras personas ya que el también gustaba de practicarse dolor a si mismo. Uno de sus sistemas favoritos era clavarse agujas

alrededor de los genitales. Una radiografía descubrió un total de 29 agujas en el interior de su cuerpo (algunas con tanto tiempo que habían empezado a oxidarse).

También confesó las emociones que experimentaba al comerse sus propios excrementos, y el obsceno placer que le producía introducirse trozos de algodón empapado en alcohol dentro del recto y prenderles fuego.

Los hijos de Fish contaron como habían visto a su padre golpeándose el cuerpo desnudo con tablones claveteados hasta hacer brotar sangre. Finalmente fue condenado a la silla eléctrica. Fue ejecutado el 16 de Enero de 1936 en lo que fue la experiencia más agradable y afrodisíaca que jamás experimentó Albert Fish (acudió a su ejecución entusiasmado en busca de nuevas experiencias).

Con el pasar de los años se han hecho diferentes clasificaciones de los Asesinos en

Serie, tres de ellas son las siguientes:

Según la zona de influencia del criminal(Holmes and Holmes, 1996 y Holmes y Deburger 1980):

Asesinos en Serie viajeros: viajan miles de millas para cometer sus crímenes.

Asesinos en Serie Locales: los cuales nunca dejan el lugar donde comienzan sus homicidios (ej. un estado como California).

Asesinos en Serie de un lugar específico: son asesinos que nunca dejan siquiera su casa o empleo mientras comenten los homicidios.

Según la personalidad y sus motivos(Holmes and De Burger, 1988):

1.Visionario: asesina debido a voces o visiones que lo obligan a matar.

2. Orientado por una misión: tiene como meta la eliminación de un grupo o categoría de personas, ej: Prostitutas para limpiar la ciudad.

Hedonista: mata por que lo emociona y es algo excitante.

Lujurioso: su placer esta en directa correlación con cuanto el pueda torturar a sus víctimas.

Según la escena del crimen( B.S.U- Unidad de Ciencias del Comportamiento del F.B.I, 1985):

1.Desorganizados: cuando se evidencia una ausencia de planeación, excesiva violencia(mutilación), víctima escogida casi al azar y empleo de un instrumento cualquiera para cometer el homicidio.

2.Organizados: cuando hay evidencia de planeación, la víctima es seleccionada durante semanas, poseen sus propias armas y busca una manera especial para esconder o dejar la víctima (no mutila tan a menudo como el desorganizado).

3.Combinado: cuando se presentan características de los organizados y desorganizados. Puede insinuar que el asesino no es uno sino dos, o un cambio de planes debido a un incidente durante la cadena de asesinatos.

Estas clasificaciones son algunos intentos por lograr una organización en las investigaciones de este tipo de crímenes.

Los investigadores han tratado de encontrar las causas que intervienen en el origen de los asesinos en serie y según uno de ellos Robert K. Ressler en su libro "I have Lived in the Monster, 1997" menciona que son el producto de niños que fueron abusados tanto física como mentalmente y fueron incapaces de tener relaciones sexuales con sentimientos normales durante la etapa de jóvenes adultos (17 a 24 años aproximadamente).

Los asesinos en serie pertenecen a cualquier clase social y lugar de origen, provienen de familias inadecuadas. Virtualmente casi todos reportan castigos durante la niñez, una disciplina injusta, hostil, abusiva e inconsistente (un comportamiento un día sin significancia puede causar al siguiente una fuerte golpiza). En general un alto grado de inestabilidad en la vida familiar (FBI, 1985 citado en "Genesis of a Serial Killer"- Jeremy Anderson) .

Durante la niñez las relaciones con la familia son muy deficientes y no hay un figura paterna evidente, siente mucha ira hacia el. Tienen problemas de relaciones interpersonales y un punto de vista de un mundo injusto, ademas de tener una obsesión con la dominación a través de la agresión (FBI 1986 en Genesis of a Serial Killer, 1994 Jeremy Anderson).

Este tipo de personas asocian los impulsos agresivos con sexualidad. Suelen soñar despiertos y crean fantasías donde pueden refugiarse y ser los que dominan, tiene el control sobre otros escapando al abuso y agresión del que sufren en el mundo exterior(FBI 1985). Con el tiempo esas fantasías de poder y dominación se van perfeccionando a la vez que su conducta agresiva lo aísla mas de los otros, al pasar de los años la capacidad de diferenciar la fantasía de la realidad se hace mas difícil. Su falta de amor familiar y agresión le dificultan diferenciar los grados de dominación en una relación, el aislamiento los lleva también a no tener ningún tipo de relaciones sexuales y preferir las autoeróticas. Con el tiempo las fantasías de agresividad sexual las hacen realidad en los crímenes que cometen donde busca tener el control absoluto de la situación.

La razón de los crímenes y su número es debido a que la fantasía que poseen la van perfeccionando en cada uno de ellos, de esta manera satisfacen sus deseos y por ello nunca se detendrán a menos que sean atrapados, como dice Ressler en una de sus conclusiones luego de entrevistar al famoso Asesino en Serie Jefrey Dhamer, "…el problema de los asesinos en serie es la realidad, - el asesinato de la víctima - nunca supera las fantasías. La fantasía es siempre mejor, por que es continuamente refinada y perfeccionada, por eso siempre supera el asesinato en si".

Esta ha sido una breve descripción de estos temidos criminales, considerados enfermos mentales, los cuales son todo un reto para la mente analítica de cualquier profesional de la psicología e investigador especializado en el tema del comportamiento humano.

Charles Manson

Nació en Kentucky en 1934. Hijo no deseado de una prostituta. Pasó su niñez y juventud en diferentes hogares; era un niño enfermizo, expuesto al alcohol, a drogas, prostitución y abuso. Cuando tenía 18 años, comenzó a cometer robo de dinero y autos. Fue encarcelado un tiempo, y tuvo que realizar trabajos en instituciones. En 1954 se casó y tuvo un hijo, pero su matrimonio no duró mucho. Regresó a la cárcel en 1960, por fraude y robo de autos. Salió en 1967 y se fue a vivir a San Francisco. CA., donde comenzó una comuna de hippies a la que llamó "la familia". Estaba integrada principalmente por mujeres de San Francisco .Se mudaron a un estudio de películas abandonado en Holliwood. CA., en ese lugar se realizaban orgías y las drogas circulaban con toda libertad entre la familia, principalmente el LSD. Después de un tiempo, la familia contaba con cerca de 40 integrantes, comandados por Manson.

Manson siempre había tenido el sueño de ser estrella de rock, pero el rechazo que recibió por parte de productores y otras personalidades, hizo que comenzara a odiar a gente con dinero, principalmente famosas.

En julio de 1969, Bobby Breausolei, Susan Atkins y Mary Brunner (miembros de la familia), asesinaron a un productor de discos apellidado Hinman, todo por órdenes de Manson.

El 9 de agosto 1969, Manson mandó a Tex Watson, Patricia Krenwinkel, Susan Atkins y Linda Kasabian, miembros de la familia, a casa de Roman Polanski un director muy famoso. Esa noche en casa de Polanski, se encontraba Sharon Tate - esposa de Polanski - , Su amiga Abigail Folger con su novio Voytek Frykowsky, y el estilista Jay Sebring. También se encontraba en la casa, Steven Earl Parent quien era amigo del amo de llaves de la casa. Algo que cabe mencionar es que Sharon Tate tenía ocho meses de embarazo.

Los miembros de la familia, mataron a todos los que estaban en la casa. Sharon Tate recibió 16 heridas con un cuchillo, algunas fueron en el corazón, los pulmones y el hígado; sobra decir que el bebé que esperaba murió con ella. Abigail Folger, murió de 28 puñaladas, su novio Voytek Fykowsky recibió dos disparos, 13 golpes en la cabeza y 51 heridas provocadas con un cuchillo. Jay Sebring recibió un balazo y 7 puñaladas. Por último, Steven Earl Parent, recibió 4 disparos de revolver .22, cuando ya estaba en su carro. Como último detalle, los miembros de la familia escribieron la palabra "PIG" - con sangre de las víctimas - en una puerta. Al otro día, Manson repitió su hazaña de manipulación, enviando a 6 miembros de su familia a casa del empresario Leno LaBianca y su esposa Rosamary, para asesinarlos.

Leno murió por 26 puñaladas y su esposa recibió 41. Esta vez, escribieron en dos paredes de la habitación dónde fue asesinado el matrimonio, las palabras "DEAD TO PIGS", "RISE"; y en la puerta del refrigerador "HEALTER SKELTER". Tiempo antes de estos dos casos de homicidio, detuvieron y encarcelaron a Breausolei y Brunner, quienes inculparon a Manson por el asesinato de Hinman; así se fueron encontrando relaciones entre los casos Tate y LaBianca.

El 1° de septiembre de 1969, un niño llamado Steven Weiss, jugaba cerca de un lago, cuando se encontró un revolver calibre .22, el mismo que había sido utilizado para cometer los crímenes. Además, se encontraron huellas digitales de varios miembros de la familia en los lugares del los crímenes.

Ya se tenían suficientes pruebas y testimonios, para inculpar a Manson como autor intelectual de todos los asesinatos, aún así, algunos miembros de la familia, permanecían leales a Manson, defendiéndolo.

Manson y los miembros de la familia que resultaron inculpados, fueron condenados a muerte, pero tiempo después, la pena de muerte fue abolida en ese estado. En la actualidad Manson y su familia permanecen en la cárcel.

DAVID BERKOWITZ - EL ASESINO DEL CALIBRE 44

El hecho que sus verdaderos padres lo abandonasen siendo éste muy pequeño y su carácter difícil, le inducirían a una adolescencia traumática y doble personalidad. Su comportamiento alternaba momentos de extrema timidez, complejo de inferioridad y fuertes depresiones con arrebatos de ira y violencia desmesurada.

"Mis padres estaban constantemente preocupados por mi comportamiento extraño. Sabían que yo vivía en un mundo imaginario y no podían hacer nada contra los demonios que me atormentaban y controlaban mi mente..."

Queriendo mejorar su autoestima y al mismo tiempo vengarse de una sociedad en la que no terminaba de encajar, se compra un revólver. Con sólo veintitrés años, comienza una serie de crímenes que aterrarían durante un año la ciudad de Nueva York, matando a seis personas e hiriendo a otras siete entre 1976 y 1977.

El joven Berkowitz dispara con su calibre 44 indistintamente a cualquier persona que se cruce en su camino, sin importarle sexo o edad. A medida que pasa el tiempo, va ganando una estremecedora seguridad en sí mismo que lo transforma en un personaje frío y sin escrúpulos, a la vez que negligente a la hora de llevar a cabo sus crímenes. Su afán de protagonismo es tal, que termina por dejar una nota para la policía en el lugar de un crimen, asegurando que mata a sus víctimas por orden de su padre "Sam", y firmando de la siguiente manera:

“Soy un monstruo. Soy el hijo de Sam... Adoro la caza."

También envía una siniestra carta a un periodista del "New York Daily News", agradeciéndole el interés que mostraba por los crímenes del asesino del calibre 44 y prometiendo a éste que seguiría teniendo noticias suyas, pues "Sam el Terrible", cada vez más sediento de sangre, no dejaría de matar hasta que se saciase por completo. Un año después, en julio de 1977 un testigo logra identificarlo cuando Berkowitz trataba de huir del escenario de un crimen después de haber disparado contra una pareja de jóvenes, y un mes después es arrestado.

Trata de alegar locura afirmando escuchar la voz de un demonio de 6000 años reencarnado en "Sam", el perro de su vecino, el cual le daba órdenes de matar. Sin éxito. Los psiquiatras lo diagnostican como esquizofrénico paranoide de personalidad antisocial. Berkowitz es juzgado culpable y condenado a cadena perpetua, con una pena de 365 años. En unas declaraciones recientes, Berkowitz confesaba cómo había sido su experiencia dentro del mundillo satánico: "Me fascinaban los temas relacionados con la brujería y el ocultismo. En 1975 conocí a unos tíos que parecían simpáticos. Eran satanistas. Ingenuamente me uní al grupo, y empecé asistiendo a los rituales. Al principio no era más que un simple participante, pero muy pronto me convertí en un verdadero adorador del Diablo. Mi cuerpo y mente le pertenecían...yo me estaba convirtiendo en una máquina de matar..."

La policía neoyorquina venía ya sospechando que detrás de todos esos crímenes se hallase una secta satánica, y que Berkowitz no fuese más que uno de los adeptos de más bajo rango. La coartada perfecta para encubrir a los miembros de más posición. Aún así, y como en la mayoría de estos casos, las mismas fuerzas de seguridad que se ocuparon del caso, trataron de ocultar todos aquellos datos que relacionaban el crimen con satanismo, siendo revelados al público más tarde gracias a las investigaciones del periodista Maury Terry.

DONATIEN FRANCOIS - EL MARQUES DE SADE

Donatien François Alphonse, Marqués de Sade, se hizo famoso durante su tiempo por la perversión de su conducta sexual, que hizo que el psicólogo Krafft-Ebing diera el nombre de "sadismo" a la perversión sexual que goza inflingiendo dolor.

En la vida del Marqués de Sade no se sabe con certidumbre lo que fue verdad y lo que es leyenda. Las descripciones que hace en sus obras "Las ciento veinte jornadas de Sodoma, Justine, Julliette, La philosophie dans le boudoir" han hecho que se le considere un Gilles de Rais del s. XVIII que buscaba en el sexo lo que de Rais encontraba en la efusión de sangre, la pederastia y el crimen. Acusado de golpear con un látigo a las jóvenes que hacía llevar a su casa de Arceuil, fue condenado a la cárcel, pena que el Rey conmutó por ser encerrado en un castillo.

Más tarde (1772) vuelve a ser acusado por haber administrado polvos envenenados como afrodisíaco a varias prostitutas de Marsella. Vuelve a ser encerrado al serle conmutada la pena de muerte a que se había hecho acreedor.

Se pasó la mayor parte de su vida en las cárceles o en el manicomio de Charenton donde murió. Como criminal pervertido, bisexual y como loco ha pasado a la posteridad y también como iniciador de la "novela negra".

Ed Gein

Aparentemente era un hombre inofensivo... pero su personalidad ocultaba un terrible psicópata que convirtió su granja en un matadero humano. Sus espeluznantes crímenes proporcionaron a Hitchcock las bases para su clásica película de terror Psicosis.

En la tarde del 8 de diciembre de 1954, un granjero de Plainfield, en Wisconsin, entró en "la taberna de los Hogan" a echar un trago en esa fría tarde de invierno cuando descubre con espanto un gran reguero de sangre que cubría las tablas de madera del suelo. La propietaria Mary Hogan, había desaparecido.

El sheriff observó que no había señales de lucha aparentes y que la caja registradora seguía llena, pero determinó que la mujer había sido asesinada y que su cuerpo había sido arrastrado hasta un coche que esperaba fuera. Los informes forenses tan sólo confirmaron las conclusiones a las que había llegado el sheriff y no arrojaron ninguna luz sobre el caso. La desaparición de Mary era un misterio.

Aproximadamente un mes después de este suceso, el propietario del aserradero de Wisconsin comentaba el caso con un hombre pequeño y tímido que vivía en una granja de madera a pocos kilómetros de allí. Su nombre era Ed Gein.

Gein vivía solo desde la muerte de su madre en 1945 y se ganaba la vida haciendo toda clase de trabajos a los vecinos de Plainfield. Fue su habilidad en este tipo de trabajos, por la que este hombre de complexión débil, mediana edad, pelo rubio y ojos azules empezó a ser conocido entre las gentes del lugar como una persona trabajadora, cumplidora, fiable pero excéntrica.

El propietario del aserradero no se llevaba muy bien con Gein. Encontraba extremadamente difícil hablar con él por que a veces éste comenzaba a reír con nerviosismo sin motivos como un desequilibrado, o por sus comentarios inoportunos que dejaban a la otra persona sin saber que decir.

En esta ocasión, el hombre recordó que Gein solía sentarse solo en un rincón de la taberna mirando fijamente a la dueña del local absorto en sus pensamientos con una jarra de cerveza, y supuso que estaba enamorado de la mujer. Le sugirió bromeando, que si le hubiese hablado a Mary con claridad de sus sentimientos, probablemente en ese momento estaría en su granja cocinando y esperando a que volviera en lugar de haber desaparecido presumiblemente asesinada. Gein, con un extraño gesto puso los ojos en blanco y le respondió con una de sus conocidas sonrisas: "No está desaparecida. Ahora mismo está en la granja". El hombre se encogió de hombros y no le tomó en serio, después de todo, era el tipo de comentario que se esperaba de él...

Nació el 27 de agosto de 1906, hijo de madre austera y fanática religiosa que despreciaba a su débil y borracho marido. Cuando ambos discutían, que solían hacerlo con frecuencia, el hombre se emborrachaba y pegaba a sus dos hijos.

Desde el primer momento, la vida de Ed estuvo completamente dominada por su madre, quien se había prometido a sí misma que su hijo no sería nunca como esos hombres lascivos, ateos y alcoholizados que veía a su alrededor. Seguía una disciplina muy dura castigando a sus hijos, e incapaz de darles el consuelo y el amor de una madre.

Gein no tuvo contacto con otros niños, pues todo el mundo suponía ante los ojos de esa madre una amenaza para la pureza moral de su hijo. Así durante treinta y nueve años hasta que la mujer moría víctima de un ataque al corazón, dejando tras ella un hombre dependiente, reprimido y sólo, en un mundo que apenas comprendía.

La mañana del sábado 16 de noviembre de 1957, Ed Gein asesinaba a la dueña de la ferretería del pueblo, Bernice Worden, disparándole una bala con su viejo rifle de caza del calibre 22. También en esta ocasión se llevó el cadáver en la furgoneta, dejando el suelo del local encharcado de sangre. Pero esta vez, habría un testigo... el libro de contabilidad. En su última anotación, figuraba el nombre de Ed Gein, a quién habría vendido su último anticongelante.

Dos oficiales de la policía arrestaron a Gein, mientras otros dos se dirigían inmediatamente hacia su granja con la intención de llevar a cabo un registro. Al pasar dentro, el sheriff sintió como algo le rozaba el hombro, y al volverse se topó con un cuerpo decapitado de mujer con un profundo agujero en el estómago que colgaba del techo.

Después de recuperarse del shock por el horror que habían presenciado, y tras pedir ayuda por radio, los dos hombres volvieron a la casa.

El cadáver colgaba de un gancho por el tobillo y con un alambre le habían sujetado el otro pie a una polea. Habían rajado el cuerpo desde el pecho hasta la base del abdomen, y las tripas brillaban como si las hubiesen lavado y limpiado.

No había duda que el causante de ese terrorífico espectáculo era una persona enferma. Era difícil de creer que un ser humano pudiera vivir allí. Por todas partes se veían montañas de basura y desperdicios, cajas de cartón, latas vacías, herramientas oxidadas, excrementos, revistas pornográficas, de terror y de anatomía humana, chicles pegados en las tazas y una dentadura sobre el mantel de la mesa...

Más tarde, en cuanto llegaron más patrullas, se descubrió en el interior de la casa todo el horror que allí escondía. Había varios cráneos esparcidos por la cocina, unos intactos y otros partidos por la mitad y empleados como cuencos.

Una inspección más detenida reveló que una de las sillas de la cocina estaba hecha con piel humana, como las pantallas de las lámparas, las papeleras, las fundas de los cuchillos e incluso alguna prenda de vestir, como un chaleco o un cinturón formado con pezones humanos.

Entre los más atroces descubrimientos, se encontraron unas cajas con los restos humanos pertenecientes a diferentes cuerpos sin identificar, el corazón y la cabeza amputada de Bernice Worden en una bolsa de plástico, una colección de nueve máscaras de piel humana con el pelo intacto, de las cuales, cuatro colgaban en la pared que rodeaba la cama de Gein, etc.

Había decorado el interior de su casa de madera con esas máscaras confeccionadas con tiras de piel procedentes de auténticos rostros humanos y con los cráneos colgados de las columnas de su cama.

La única habitación de la casa que parecía normal era una sellada con tablones en la puerta y perfectamente ordenada... la de su madre. Desde que su madre muriera en 1945, doce años antes, la habitación había estado cerrada con clavos como un sepulcro. Ed explicó a la policía después de su detención que después de su fallecimiento, su madre se mantuvo en contacto con él durante más de un año, hablándole mientras se adormecía. Dijo que había sido en esa época cuando desarrolló su fascinación por la anatomía. Le fascinaban los reportajes sobre la operación de cambio de sexo y se planteó el convertirse él mismo en mujer.

Gein declaró que tan sólo recordaba, muy confusamente, haber matado a Bernice Worden, y que los demás restos humanos que se habían hallado en la granja pertenecían a nueve cadáveres que había sacado del cementerio. Explicó que en los últimos años sentía de vez en cuando la necesidad de profanar tumbas, y que en algunas ocasiones incluso conocía a las víctimas en vida y se enteraba de sus muertes leyendo los periódicos. Luego, en la noche del entierro, se dirigía al cementerio, sacaba el cadáver y rellenaba de nuevo la tumba (eso lo pudo comprobar la policía más tarde, cuando al exhumar las tumbas, algunas de las que Gein había dicho, se encontraban vacías).

Muchos de los objetos domésticos y muebles que se descubrieron a raíz del arresto de Gein, procedían de las profanaciones de tumbas. Unas veces arrastraba cadáveres enteros hasta su casa, otras cortaba las partes más interesantes y se las llevaba como recuerdo.

El 30 de marzo de 1958 la casa de Gein fue arrestada, después de correrse el rumor de que estaba destinada a convertirse en una atracción para turistas como la Casa de los Horrores. De todas formas, su camioneta Ford sobrevivió y se vendió en una subasta pública para ser utilizada en ferias locales con un letrero que anunciaba: ¡El coche de Ed Gein! ¡Vea el coche que transportó a los muertos de las tumbas!

Los médicos del hospital Central del Estado deciden que el asesino no está capacitado para ir a un juicio y es internado hasta los años 68, cuando después de un juicio que duraría una semana, se le declara culpable de dos asesinatos, pero al aducirse su locura, es de nuevo internado.

El caso de Ed Gein es, desde un punto de vista médico, uno de los más complejos de la criminología. Voyerismo, fetichismo, travestismo y puede que necrofilia, integraban su personalidad.

Sin embargo, a medida que se iba conociendo su verdadera historia se izo evidente que esas perversiones eran meras manifestaciones de una psicosis profunda, un trastorno mental que tenía sus raíces en la relación anormal que tenía con la madre.

Cuando los psiquiatras comenzaron a considerar las posibles razones de su comportamiento patológico, supusieron que se trataba de un caso de "Complejo de Edipo", que Gein estaba enamorado de su madre y que a raíz de su muerte se obsesionó en buscar a alguien que la sustituyera, pues se encontraron extraordinario parecido entre sus víctimas y su madre. De niño, buscaba el amor de su madre de manera obsesiva, que le era negado una y otra vez, fue así como en su mente se desarrolló una nueva personalidad, un Ed que odiaba a la mujer.

Gein murió por insuficiencia respiratoria el 26 de julio de 1984, tras décadas de reclusión en una unidad psiquiátrica, donde resultó ser un paciente modelo. En la actualidad, sus restos descansan en el cementerio de Plainfield, al lado de los de su madre...

Sin embargo, la influencia de Gein puede percibirse todavía en personajes literales como Buffalo Bill, el travestido de piel de El Silencio de los Corderos o en películas como la Matanza de Texas, El Asesino, Los Carniceros...

Hoy, sus "admiradores" pueden comprar máscaras de látex Gein, coleccionar recuerdos Gein o reunirse en su club de admiradores para contar chistes geiners: ("¿Cómo era la gente que vivía en la granja del horror de Ed Gein? Deliciosa.", o, "Por que Gein ponía siempre la calefacción a tope en su granja? Para que a los muebles no se les pusiese la piel de gallina"). *

* Con respecto a estos chistes, se ha elaborado un informe científico titulado "Reacciones comunitarias ante un acontecimiento aterrador", diciendo que los "geiners" y otros chistes similares eran modos que tenía la sociedad de enfrentarse con lo inconcebible.

EL ARROPIERO

Es sin duda el principal asesino en serie que se ha dado en España y también responde a este perfil destructivo: en su haber tiene al menos 22 crímenes, aunque él siempre habló de uno 40, cometidos entre 1963 y 1971. Manuel Delgado Villegas, "el Arropiero", era un tipo relativamente bien parecido, amable y simpático hasta que estallaba en un arranque irrefrenable y homicida que le llevaba a matar a hombres, mujeres, ancianos o jóvenes.

Necrófilo y bisexual, el Arropiero asesinaba sin seguir un patrón. Dice de él el profesor Sanmartín, catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Valencia, que era un esquizofrénico con tendencia al autismo que le aislaba del mundo exterior. Su prodigiosa memoria fotográfica le permitía revivir las sensaciones que tenía mientras mataba, hasta el punto de tener un orgasmo cuando reconstruyó el asesinato de una joven en Ibiza. Su memoria era tal que años después de cometerlo recordó en qué túnel exactamente lanzó por la ventanilla de un tren el DNI que arrebató a un cocinero al que asesinó en una playa próxima a Sitges, en Barcelona. La policía lo encontró. Como en muchos otros casos similares, cuando confesó o, mejor dicho, cuando sin emoción alguna comenzó a relatar sus crímenes, los agentes que estaban con él no le creyeron.

El Arropiero era un enfermo mental tan grave que fue declarado no justiciable y fue ingresado en un sanatorio psiquiátrico, un caso único en España. Cuando quedó en libertad acabó mendigando por las calles de Mataró, cerca de Barcelona, sin que nadie imaginara que aquel hombre avejentado fuera uno de los asesinos más crueles. Villegas murió el 2 de febrero de 1998 en la residencia de Can Ruti (Badalona), de una enfermedad pulmonar agravada por el tabaco. Tenía 55 años.

El Hijo de Sam

Nació en junio 1ro de 1953, fue un hijo no deseado de Betty Broder; abandonado por su verdadera madre; fue adoptado, por Nat y Pearl Berkowitz . Era un niño tímido y con baja autoestima y trataba de proyectar una apariencia autosuficiente, mintiendo y causando problemas. Su madre adoptiva murió en 1967 cuando el tenia 14 años, para el fue lo peor que le pudo pasar. Al no tener suerte con las mujeres, fue alimentando su odio contra ellas, además, del recuerdo de su verdadera madre y lo que hizo con él confirmaba este odio.

El 29 de julio de 1976, en el Bronx, NY., Donna Lauria de 18 años y su amiga Jody Valenti de 19, platicaban en el carro de Jody, en frente de casa de Donna. Era cerca de la 1 a.m. cuando un hombre se acercó al carro y sin pronunciar palabra, disparo 5 veces, matando a las 2 jovencitas.

El 23 de octubre de 1976; Carl Denaro de 20 años, estaba en una fiesta con su amiga Rosemary Keenan, a las 2:30 a.m, él se ofreció para llevarla a su casa. Se estacionaron frente a la casa de Rosemary y comenzaron a platicar; de repente, un hombre se acerco al carro y disparo 5 veces, pero solamente hirió a Carl en la cabeza; Rosemary manejó buscando ayuda. Aunque Carl no murió quedó dañado para el resto de su vida.

Pasando un poco más de un mes de que ocurriera el último ataque; el 26 de noviembre de 1976, Donna de Massi de 16 años, y su amiga Joanne Lomino de 18 años, regresaban del cine en la noche. Caminaban a casa de Joanne, cuando se dieron cuenta que un hombre las seguía, así que apuraron el paso. El hombre les pregunto "Saben en donde esta...", pero antes de terminar la pregunta les disparo; las dos chicas resultaron heridas. Donna estaría bien, pero Joanne quedo parapléjica.

Las cosas permanecieron normales por dos meses, hasta el 30 de enero de 1977, cuando Christine Freuna y su prometido John Diel, regresaban de una galería en Queens a las 12:30 a.m. No se dieron cuenta que un hombre los estaba observando y se acercaba al carro, el hombre disparo dos veces, y los dos disparos dieron en la cabeza de Christine; su novio salió corriendo buscando ayuda, pero los vecinos ya habían llamado a la policía.

La investigación del detective Joe Coffey, descubrió que este asesinato coincidía con los de Donna Lauria, Y el ataque de Donna Lamassi y Joanne Lomino, ahora se daban cuenta que tenían frente a ellos a un psicópata con un revolver calibre .44; cabe mencionar que es un arma poco usual. Otro problema era que no se podía encontrar relación entre las víctimas.

El 8 de marzo de 1977, una joven llamada Virginia Voskerichian, regresaba de clases en la noche, cuando un hombre se la acercó y sacó una revolver calibre .44 y le apunto a la cara. Virginia se cubrió con sus libros, pero una sola bala bastó para matarla. Un hombre presenció todo, pero cuando el asesino pasó frente a él solo le dijo "buenas noches".

Como los investigadores temían; el 17 de abril de 1977, Valentina Surani y su novio Alexander Esau, se besaban en su carro. Eran alrededor de la 3 a.m. y un hombre se les acercó y les disparo 2 veces a cada uno. Los dos murieron, las evidencias decían que se trataba del mismo asesino, pero esta vez, el asesino había dejado una carta en la que se autonombraba "El Hijo de Sam" (Son of Sam). La carta estaba dirigida al capitán Joseph Borrelli, quien era uno de los principales integrantes de la operación Omega, que estaba tras el asesino del revolver calibre .44. La carta dice asi:

Dear Capitan Joseph Borrelli:

I am deeply hurt by your calling me a wemon hater. I am not. But I am a monster.I am the Son of Sam. I am a little brat.

When father Sam gets drunk, he gets mean. He beats his family. Sometimes he ties me up to the back of the house. Other times he locks me in the garage. Sam loves to drink blood.

'Go out and kill', comands father Sam.

Behind our house some rest. Mostly young - raped and slaughtered - their blood drained - just bones now.

Papa Sam keeps me locked in the atic too. I can't get out but I look out the atic window and watch the world go by.

I feel like an outsider. I am on a different wavelength then everybody else - programed to kill.

However, to stop me you must kill me.

Attention all police: Shoot me firts - shoot to kill or else keep out of muy way or you will die!

Papa Sam is old now, he need some blood to prerserve his youth. He has had too many heart attacks. 'Ugh, me hoot, it hurts, sonny boy'.

I miss my pretty princess most of all. She´s restingin our ladies house. But I´ll see her soon.

I am the mosnter - 'Beelzebub' - the chubby behemouth.

I love to hunt. Prowling the streets looking for fair game - tasty meat. The wemon of Queens are prettyist of all. It must be the wather they drink. I live for the hunt - my life. Blood for papa.

Mr. Borrelli, sir, I don't want to kill anymore. No sur, no more but I must, 'honour thy father'.

I want to make love to the world. I love people. I don't belong on earth. Return me to yahoos.

To the people of Queens. I love you. And I want to wish all of you a happy Easter.

May.

God bless you in this life and in the next.

La carta no fue de mucha ayuda, porque no tenía huellas digitales reconocibles, y el sobre había sido manejado por tantas personas, que era inútil tratar de identificar las huellas.

Dos días después del último asesinato; un trabajador retirado llamado Sam Carr, que vivía en Yonkers, NY. Con su familia, recibió una carta anónima acerca de su perro labrador negro llamado Harvey:

"I have asked you kindly to stop that dog from howling all day long, yet he continues to do so. I pleaded with you. I told you how this is destoying my family. We have no peace, no rest.

Now I know what kind of a person you are and what kind of a family you are. You are cruel and inconsiderate: you have no love for any other human beings. Your selfish, Mr Carr. mi life is destroyed now. I have nothing to loose anymore. I can see that there shall be no peace in my life, or my families untill I end yours."

Sam Carr llamó a la policía, pero no hicieron mucho caso. Diez días después, Carr escuchó un disparo y encontró a su perro herido en el patio. Esta vez la policía intervino, y comenzaron a analizar las cartas para la investigación. La ciudad estaba paralizada por el miedo que infundía "Son of Sam". Toda la policía de NY, estaba al acecho, y no sólo ellos, sino que toda la ciudad. El Dr. Martin Lubin, psiquiatra, elaboró el perfil del asesino; así la policía sabía que buscaba a un paranoico, que quizá se consideraba poseído por fuerzas diabólicas y lo más probable era que también tuviera problemas para relacionarse, especialmente con las mujeres.

El 29 de julio de 1976, fue la fecha del primer asesinato, así que la policía temía que el 29 de julio de 1977 se volviera a repetir la historia. A pesar del temor de la policía y de la población entera, ese día pasó sin contratiempo, pero el 31 de julio de 1977, una joven llamada Stacy Moskowitz y su novio Bobby Violante, regresaban de ver una película, y se detuvieron en el carro cerca de un parque. Bobby convenció a Stacy de que se bajaran a caminar, pero ella no parecía muy convencida, así que regresaron al carro. En ese momento un hombre se les acercó y les disparó; Bobby recibió dos disparos en la cara y Stacy uno en la cabeza. Horas después, Stacy murió, Bobby perdió el ojo izquierdo y solo lograron salvarle el 20% de visibilidad en el derecho. Ese fue el último ataque de "Son of Sam". El 3 de agosto de 1977, dos policías comenzaron a interesarse en las cartas que recibió Sam Carr, encontraron que las había enviado David Berkowitz, quien vivía en unos apartamentos a espaldas de casa de Carr. Fueron con el dueño del apartamento, y les dijo que él no sabía nada de David, sólo que siempre pagaba a tiempo la renta. También averiguaron que había trabajado como oficial de seguridad, pero renunció en julio de 1976 (mes en el que sucedió el primer ataque), diciendo que iba a trabajar como conductor de taxi, pero al revisar todos los sitios de taxi, no lo tenían registrado en ninguno. Además, varias multas se habían escrito en los días de los asesinatos, por los lugares en los que estos habían ocurrido; varias coincidían con las del Ford Galaxy que pertenecía a Berkowitz. El 10 de agosto de 1977, tenían pruebas suficientes para detener a David Berkowitz. A las 7:30 p.m. un hombre salió del edificio dónde vivía Berkowitz, con una bolsa de papel en la mano. Se aproximó al Galaxy, y fue el momento de la detención. Le ordenaron detenerse. El oficial preguntó:

"Ahora que te tengo; dime, a quién tengo?"

"Tu sabes", dijo el hombre sonriendo, "Soy Sam, David Berkowitz". Berkowitz declaró haber cometido todos los crímenes de los que se le inculpaba. Al principio alegó demencia, diciendo que el perro del vecino (Harvey), le ordenaba salir a matar, pero la corte lo halló culpable sin problemas mentales y apto para estar en una cárcel de máxima seguridad.

GEORGE GROSSMAN - EL MONSTRUO ALEMAN

Georg Karl Grossman fue uno de los personajes más desagradables de la historia de Alemania.

Grossman era un monstruo en la vida real y estaba dominado por perversiones tan depravadas que parecen sacadas de las películas gore más atroces. Nació en Neurupen en 1863 y fue un degenerado sexual y un sádico desde joven.

En 1921 la policía fue alertada por un vecino de Grossman, que había oído unos golpes y gritos la casa de al lado. Cuando llegó la policía los golpes habían cesado, los gritos también. Pero cuando entraron en la casa de George hallaron una joven muerta, aun caliente, preparada para ser asada y consumida en una barbacoa.

Grossman llevaba 8 años viviendo en aquel apartamento y el número de chicas de la calle que pasaron por allí para satisfacer el apetito de George era estremecedor.

George sabía sacar provecho económico de sus placeres y convertía a sus víctimas en perritos calientes que posteriormente vendía en la estación de tren. George Karl Grossman ahorraba dinero consumiendo sus propios productos.

En cuanto a los restos inservibles, se limitaba a arrojarlos al río Spree.

No se sabe cuantas víctimas (todas mujeres) cayeron a manos de George; Grossman acabó suicidándose en su celda mediante el ahorcamiento.

GUILLES DE LAVAL - EL BARON DE RAIS

Gilles de Laval, 1404, era un joven de atractiva elegancia y sorprendente belleza. Había recibido una gran formación intelectual y militar que lo llevó a tomar lugar al lado de Juana de Arco como primer teniente a favor de su amigo el rey Carlos VII.

Sirvió con tal distinción en las distintas batallas de la época, que fue recompensado con el título de Mariscal de Francia. Descendía de una de las familias más ricas y poderosas de Francia, y a los 11 años había heredado una de las mayores fortunas del país. Se casó a los 16, con su prima e inmensamente rica, Catalina de Thouars. Por aquel entonces su vida transcurría con toda normalidad, incluso acababa de ser padre de una niña. No obstante su conducta cambió tras la captura de su protegida Juana de Arco. El Gilles trató de salvarla casi obsesivamente, pero Juana acabaría siendo quemada en la hoguera.

Tras el duro shock de haber perdido a la mujer que idolatraba en secreto, Gilles se separó de su esposa y se encerró en su castillo, negándose a tener contactos sexuales con ninguna mujer. Entonces comenzó a cometer crímenes y sacrilegios contra la Iglesia, pues trataba de desafiar a Dios por haber permitido que Juana fuese torturada y quemada.

Para divertirse, organizaba en sus castillos lujosísimas fiestas y representaciones teatrales que eran conocidas en toda Europa, pero sus excesivos gastos pronto empezaron a menguar su fortuna y se vio obligado a vender varias de sus propiedades. Preocupado por tales pérdidas, Gilles se fue aficionando a la Alquimia e hizo que se instalase un laboratorio en un ala del castillo, donde trabajaba sin apenas dormir ayudado por alquimistas y magos de toda Europa a la búsqueda de la piedra filosofal, capaz, según la tradición esotérica, de transformar los metales en oro.

Al cabo de cierto tiempo, su sueño no daba efecto, todo lo contrario, los alquimistas y magos le costaban una fortuna que lo iba arruinando cada vez más hasta que despidió a la gran mayoría. Los pocos que quedaron a su mando le dijeron que sólo con la ayuda del Diablo podría conseguir el oro que necesitaba.

(Algunas de sus numerosas biografías, cuentan que Gilles, llamado Barba Azul, había hecho testamento legando parte de sus bienes a Satanás, pero reservándose su vida y su alma, según la leyenda en las escrituras del castillo, figura como titular el mismo Diablo).

Este personaje sentía una predilección por los niños y los adolescentes, hasta el punto de que se le atribuyó la muerte de 200, tal vez más...

Hacía entrar en su castillo a algunos de los niños mendigos que pedían limosna frente al puente levadizo, que eran retenidos contra su voluntad por sus servidores, violados y desmembrados posteriormente. La sangre y otros restos se conservaban para propósitos mágicos.

Gilles contó en alguna ocasión como disfrutaba visitando la sala donde los chicos eran a veces colgados de unos ganchos. En una ocasión, se acercó a un niño que había elegido previamente y lo llevó al gran lecho que ocupaba el fondo de la sala de "torturas". Después de algunas caricias, tomó una daga que colgaba de su cintura, y riendo a carcajadas cortó la vena del cuello del niño. Frente a la sangre que brotaba y al cuerpo que se convulsionaba, Gilles se puso como loco. Le arrancó las vestimentas, tomó su propio miembro y lo frotó en el vientre del niño, que dos de sus cómplices sostenían porque el niño estaba sin conocimiento. Cuando por fin salió el esperma, tuvo un nuevo acceso de rabia, cogió una espada y de un golpe le cortó la cabeza. Gilles, en pleno éxtasis se tumbó sobre el cuerpo decapitado, introdujo su sexo entre las piernas del cadáver, gritando y llorando hasta un nuevo orgasmo, se derrumbó sobre el cuerpo cubriéndolo de besos y lamiendo la sangre. Luego ordenó que quemasen el cuerpo y que conservasen la cabeza hasta el día siguiente. En ese mismo suelo, desnudo y manchado de sangre se había quedado dormido. (Se dice que Gilles tras cometer crímenes de vampirismo y necrofilia caía en un pesado sueño, casi en coma, hecho que se reproduce en otros asesinos vampíricos y necrófilos que también dormían después de cometer el crimen) Pidió que le trajeran la cabeza y ante ésta, se arrodilló bañado en lágrimas y prometió reformarse. La besó largamente y se fue a su cama llevándola consigo y diciéndole que muy pronto se reuniría con otras cabezas tan bellas como ella...

Uno de los mayores placeres de Gilles era tener las cabezas decapitadas clavadas ante su vista. Cuando tenía bastantes cabezas cortadas, celebraba una especie de concurso de belleza, en el cual sus amigos e invitados votaban sobre cual era la más bella. La cabeza ganadora era dedicada a un uso necrofílico.

Poco a poco los habitantes del pueblo tenían sospechas de que Gilles fuera la causa de las desapariciones de muchos niños y jóvenes, estos rumores llegaron a la corte del duque de Bretaña, quién ordenó abrir una investigación. El 13 de septiembre fue detenido en el pueblo de Machecoul por un grupo de soldados, que hallaron en su propiedad los cuerpos despedazados de 50 adolescentes. El duque de Bretaña lo acusó de haber asesinado e inmolado entre 140 y 200 niños en prácticas diabólicas.

Se le infligieron todo tipo de torturas para obligarle a confesar sus crímenes, que negaba a pesar de las evidencias, pero fue sólo la amenaza de la excomunión lo que le hizo confesar detalladamente. En octubre, Gilles aceptó voluntariamente todos los cargos que se le imputaban y confesó que había disfrutado mucho con su vicio, a veces cortando la cabeza de un niño, y otras golpeando a los jóvenes hasta la muerte con un palo y besando los cuerpos muertos, deleitándose sobre aquellos que tenían las cabezas más bellas y los miembros más atractivos. Afirmó ante los magistrados que su mayor placer era sentarse en sus estómagos y ver como agonizaban lentamente, y que no hizo más que seguir el dictado de su propia imaginación con el único fin de darse placer y deleites carnales.

Fue llevado a un descampado junto con dos de sus más destacados cómplices para ser ahorcado y quemado en la hoguera. En el patíbulo manifestó públicamente su arrepentimiento, aconsejando a todos los presentes a no seguir su ejemplo y pidiendo humildemente perdón a los padres de las víctimas.

Murió aferrándose desesperadamente a su fe cristiana. Accediendo a las súplicas de algunos de sus parientes, el cuerpo, parcialmente quemado, fue retirado de la hoguera y enterrado en una iglesia de las carmelitas en Nantes. mucho con su vicio, a veces cortando la cabeza de un niño, y otras golpeando a los jóvenes hasta la muerte con un palo y besando los cuerpos muertos, deleitándose sobre aquellos que tenían las cabezas más bellas y los miembros más atractivos. Afirmó ante los magistrados que su mayor placer era sentarse en sus estómagos y ver como agonizaban lentamente, y que no hizo más que seguir el dictado de su propia imaginación con el único fin de darse placer y deleites carnales.

HAROLD SHIPMAN - EL DOCTOR MUERTE

El médico británico, Harold Shipman, condenado a finales de enero del 2000 por el asesinato de quince pacientes, pudo haber matado en veinticuatro años de profesión a 297 personas, lo cual lo convertiría en el mayor asesino serial del mundo. La cifra figura en un informe que el Gobierno dio a conocer ayer, elaborado por el profesor Richard Baker, catedrático de Calidad en la Atención Médica por la Universidad de Leicester.

El informe compara la cantidad de pacientes fallecidos que estaban a cargo de Shipman con la de otros médicos que trabajaban en la localidad de Hyde, en el norte de Inglaterra, donde el ´doctor muerte´ tenía su consultorio. Según los datos que aporta el profesor Baker, Shipman sumó 311 muertes más que sus colegas, de las que 297 fueron sospechosas.

El médico mataba a sus víctimas, cuando las visitaba en sus casas, con altas dosis de morfina. Después escribía un certificado en el que afirmaba que su paciente había muerto por causa natural. Baker analizó los momentos en que se producían las muertes de los pacientes de Shipman, y si éstos estaban solos o acompañados.

De acuerdo con el estudio divulgado ayer, los pacientes solían fallecer por la tarde, estaban solos, y la mayoría eran mujeres que superaban los 75 años. Estos datos corresponden al lapso que Shipman trabajó en el norte de Inglaterra, entre 1974 y 1998.

Aunque el ´doctor muerte´ ya ha sido condenado por 15 muertes, el Ministerio de Sanidad británico ordenó que se hiciera este estudio estadístico porque la policía tenía sospechas de que Shipman mató a otros 192 pacientes. Los resultados del informe se han entregado a la Policía y a la Fiscalía: no se descarta que Shipman deba enfrentar otro juicio. El médico oficial del gobierno, Liam Donaldson, dijo que el texto tiene datos escalofriantes y reflexionó con tono dramático: ´Todo indica que este caso de un médico tan siniestro, con motivaciones tan macabras, ocurre sólo una vez en la vida´.

Tanto las autoridades como el periodismo dicen que estos asesinatos en serie — que conmocionan a la sociedad británica— plantean la necesidad de que haya un mayor control de la profesión médica en el Reino Unido. El doctor Simon Fradd, miembro de la Asociación Médica Británica, pidió que se verifique el uso de los fármacos que están en manos de los especialistas. ´Shipman usó gran cantidad de drogas y nadie se dio cuenta —dijo Fradd—. Ahora tenemos tecnología informática para garantizar que los médicos no vayan por cada farmacia consiguiendo drogas´.

Shipman, que cumple su condena en la cárcel de Frankfland —en el condado de Durham—, es un médico de 54 años, casado, padre de cuatro hijos. Casi como una broma cruel del destino, este hombre de gruesos lentes y barba tupida era llamado por sus pacientes ´doctor amistad´ antes de que se conociera su escalofriante historia. Hasta ahora, sin embargo, no están claros los motivos por los que asesinaba a sus pacientes. Algunos periodistas lo han comparado con el doctor Jekyll, por aquel médico victoriano creado por Stevenson que por las noches se convertía en Hyde, el lado maligno del afable Jekyll. El periodismo ha resaltado, además, esta curiosa coincidencia: Shipman atendía en la ciudad de Hyde, un pueblo de 30 mil habitantes en las cercanías de Manchester.

´Usted ha cometido horrendos crímenes. Asesinó a cada una de sus pacientes con una calculada y helada perversión de su capacidad médica. Usted era, antes que nada, el médico de estas personas´, le dijo el juez Forbes a Shipman cuando éste recibió la condena del jurado, que deliberó seis días antes de dar su veredicto en enero del año pasado. El ´doctor muerte´ escuchó la condena con una sonrisa, sin perder la calma; estaba acompañado por su mujer y sus cuatro hijos.

Buen padre de familia, marido fiel, Shipman era un ciudadano modelo, aunque ocultaba una ´mancha´: en 1976, había estado preso por robar para su consumo una gran cantidad de drogas Phetidine. Pero después de un tratamiento psiquiátrico se le permitió seguir ejerciendo su profesión. Dos especialistas que lo atendieron lo habían declarado ´perfectamente sano´.

Los 15 asesinatos por los que fue juzgado, fueron cometidos entre marzo de 1995 y julio de 1998. Por pedido de sus colegas —alarmados por la cantidad de certificados de defunción que emitía—, Shipman fue investigado por el Ministerio de Sanidad, que no lo encontró responsable. Pero después de esa investigación, el médico asesinó a otros tres pacientes.

HENRY DESIRE LANDRU - EL MODERNO BARBA AZUL

Asesino francés (1869-1922). Su proceso tuvo gran resonancia en toda Francia. La policía calculó que había asesinado a unas 300 mujeres, cifra exagerada. Él nunca confesó su culpabilidad, aunque la verdadera cifra pudiera rondar los 60 asesinatos. Había sufrido varias condenas por fraude y estafa. Entonces decidió utilizar el procedimiento del anuncio matrimonial, lo que era un medio seguro para conquistar a mujeres solas y frustradas.

Con su encanto especial las convencía para que le dejasen su fortuna y luego las asesinaba en su "Villa Ermitage" donde había pasado la luna de miel con ellas. En una estufa incineraba sus cuerpos descuartizados. Los cuerpos nunca fueron hallados aunque sí algunos de los enseres de las infelices mujeres. Sin embargo, la familia de una de las desaparecidas realizó investigaciones que llevaron a la identificación de Landru como el responsable de su muerte.

Declarado culpable el 30 noviembre de 1921, murió en la guillotina proclamando su inocencia hasta el final. La prueba en la que se basó la policía para inculparle fue un cuadernito hallado entre sus pertenencias donde llevaba anotado el nombre de todas las mujeres desaparecidas y las cantidades que le habían proporcionado.

Llamado "El Moderno Barba-azul" fue el asesino de masas más famoso de Francia.

Utilizaba su encanto para ganarse el corazón de docenas de mujeres solitarias.

Ellas querían casarse; él quería su dinero y sus vidas para garantizar su silencio.

Landru nació en el corazón de París en 1869, en la época del can-can, del Moulin Rouge, los dibujos de Toulouse-Lautrec. Aquel mundo brillante, romántico y erótico no estaba al alcance del hijo de un fogonero de fundición y una costurera como era él. Su clara inteligencia le hubiera llevado lejos si hubiera seguido por el buen camino, pero decidió convertirse en estafador siendo detenido varias veces por pequeños hurtos. Pero él quería progresar y en 1909 decidió vivir de las mujeres.

La madre muere y el padre al ver que tenía un hijo criminal, decide colgarse de un árbol en el Bois de Boulogne. Sin embargo, Landru siguió adelante con su objetivo: las mujeres y el dinero. No le fue difícil en aquella sociedad de París en que la mujer estaba considerada como presa o juguete para los hombres. La prostitución había aumentado de forma extraordinaria. La ambición de cualquier muchacha era la de encontrar un marido que pudiera mantenerla.

Landru utilizó un viejo truco para hacer saber que era un viudo de buena posición que deseaba casarse: simplemente puso un anuncio en los periódicos. Recibió miles de contestaciones. Seleccionó las que le parecieron más interesantes, alquiló una villa aislada en las afueras llamada "Ermitage", y empezó a hacer contacto con las pretendientes. Atento y encantador se ganaba su confianza, especialmente mujeres solitarias, viudas y con algún capital. Y así fueron cayendo una tras otra en la trampa tan hábilmente preparada por el asesino. Después de un breve plazo durante el que gozaba de sus encantos, las convencía para que le dejasen sus ahorros. Luego, las mataba, las descuartizaba con una sierra y las quemaba, incinerándolas en el horno de la villa "Ermitage".

Así consiguió casarse con 24 mujeres (que se sepa, pues es seguro que fueron muchas más), las envenenaba y las enterraba en diversos lugares o las incineraba. Se llegó a la conclusión después de haber estudiado su cuaderno de notas donde llevaba la "contabilidad" de sus ganancias, y que cayó en manos de la policía, que llegaron a ser 300 mujeres las que asesinó, según afirmó el Inspector Belin que le conoció muy bien y logró detenerle. Landru se negó a dar detalles de sus crímenes durante el juicio así que nunca se supo a ciencia cierta dónde escondía los cadáveres, ni si las quemaba a todas o las descuartizaba y enterraba.

Fue hallado culpable y condenado a la máxima pena. El 25 de febrero de 1922 salía del patio de la Prisión de Versalles, descalzo y en camisa hacia la guillotina. Poco después rodaba su cabeza en el cesto lleno de aserrín. Fue condenado "sin pruebas", sólo con pruebas circunstanciales: el cuaderno de notas y el horno donde las incineraba. Años más tarde se hallaron muchos cadáveres hechos trozos en los alrededores de la casa.

Qué tenía aquel hombre cincuentón, poco atractivo, calvo, de maneras suaves, que trastornaba a las mujeres? El Inspector Belin que le admiraba como cuenta en sus memorias, cree que poseía un poder hipnótico, algo así como las serpientes.

HENRY H. HOLMES

Quien se supone que cometió más de 200 asesinatos, puede responder a ese perfil. Herman Webster Mudgett, más conocido como Henry H. Holmes, era un médico que comenzó su carrera estafando a las compañías de seguros con los cadáveres que robaba en la Universidad de Michigan cuando era estudiante, para años después pasar a la historia de Chicago, de EE.UU. y de los criminales múltiples como el asesino de la calle 63. Henry logró graduarse en Medicina y amasar una fortuna gracias a una red de farmacias que montó posteriormente. Con su dinero, H.H. Holmes hizo construir una auténtica mansión del terror con 100 habitaciones. La llenó de trampas, puertas falsas, pasadizos, cámaras de gas e incluso salas con ácido, donde torturó, mutiló y asesinó a huéspedes que ocuparon la casa con motivo de la feria universal de 1893. También mató a algunas incautas mujeres que acudieron confiadas a su casa bajo falsas promesas de amor y matrimonio. Holmes las obligaba a firmar la donación de sus ahorros y después las lanzaba por el hueco de un ascensor o las gaseaba hasta la muerte. Más tarde, en los sótanos de su mansión, las desmembraba y experimentaba con sus cuerpos. Descubierto por la policía, huyó después de quemar su casa, entre cuyas ruinas calcinadas hallaron los restos de unas 200 personas. Capturado poco después, fue ahorcado el 7 de mayo de 1896. Pese a que nunca superó en fama a su contemporáneo Jack el Destripador, Holmes dejó tras de sí un impresionante récord de sangre no superado durante casi 80 años.

Candice Skrape, del departamento de Criminología de la Universidad de California, en Fresno, añade un detalle más: la diferencia entre un asesino vulgar y uno en serie es que este último no actúa por impulso, sino que planifica. Robert Ressler, ex coronel del Ejército de Estados Unidos, fundador del programa de detención de criminales violentos del FBI y asesor de películas como "El silencio de los corderos" o "Copycat", ahonda más en este particular. Un asesino en serie mata con premeditación: planifica, fantasea y, cuando llega el momento y se encuentra emocionalmente preparado, elige a su víctima.

HENRY LEE LUCAS

Es uno de esos asesinos en serie que suscitan infinidad de preguntas, pues se trata de uno de los mayores homicidas de la historia. Nació el 23 de agosto de 1936, noveno hijo de una prostituta texana, su padre era un alcohólico apodado Sin piernas (se las cortó un tren cuando dormía una borrachera sobre la vía) que acabó suicidándose al no soportar el trato abusivo que le daba su esposa. La infancia de Henry fue dura, muy dura. Su madre le obligaba a mirar cuando practicaba sexo con sus clientes. La humillación y los malos tratos fueron la constante de su niñez. Comía en el suelo y era obligado por su madre a acudir a la escuela vestido de niña. Perdió el ojo después de habérselo herido mientras jugaba porque su madre no le llevó al médico.

Ya adulto, mató a todo el que se cruzó en su camino, de California a Florida pasando por Tennesse. No se sabe cuántos asesinatos cometió. Se ha barajado la cifra de 600, pero se cree que fueron unos 200, aunque el número real jamás se conocerá.

La biografía de Henry Lee está ligada a la de otro tipo incluso más extraño que él mismo: Ottis Toole. Algo debió de notar Henry en Ottis, y viceversa, pues cuando se encontraron, en lugar de matarse se asociaron formando un combinado infernal. Ottis, travestido ocasional y profundamente psicótico, se sumó a los instintos homicidas de Henry, aunque añadiendo un hecho más macabro: Ottis se comió a varias de sus víctimas. La pareja se separó después de que una sobrina de Ottis conviviera con su sádico compañero. La chica, una menor, fue hallada desmembrada y su cuerpo relleno de fundas de almohada.

Cuenta Steven A. Egger, profesor de Justicia Criminal en la Universidad de Illinois (EE.UU.) y uno de los más reputados expertos mundiales en estos temas, que poco después de su detención, en octubre de 1982, por el asesinato de Kate Rich, una mujer de 84 años que le había proporcionado trabajo ocasional, Henry Lee Lucas "confesó haber matado a 60 personas, aunque más tarde declararía que habían sido 360". Este relato sobre su vida criminal, que se convirtió en la mayor y más polémica investigación jamás practicada sobre asesinatos en serie, arrancó el 15 de junio de 1983 cuando llamó al guardián de su celda y le dijo: "Aquí hay una luz y me está hablando. He hecho cosas bastante malas". Henry le pidió papel y lápiz para escribir una carta al "sheriff" en la que garabateó: "He intentado durante mucho tiempo conseguir ayuda y nadie me creerá. He estado matando durante los últimos diez años y nadie me creerá. No puedo continuar haciendo esto. También maté a la única chica a la que he amado". Fue juzgado y declarado culpable de diez homicidios por los que fue condenado a seis penas de cadena perpetua, una pena de muerte, dos penas de 75 años de cárcel y otra de 60 años. "Todavía se le considera el principal sospechoso de unos 162 asesinatos más en 27 estados diferentes", explica el profesor Egger.

Hoy, Lucas niega sus crímenes, asegura que es inocente y en algunas ocasiones incluso dice que mató a su madre en defensa propia. Otras veces niega haberla matado: "No recuerdo haber matado a mamá -dice Lee-. Solamente recuerdo haberla golpeado...". Sin embargo, la policía asegura que Lee apuñaló a su madre en la espalda y que la violó después de muerta.

En junio de 1998, después de 13 años de espera en el corredor de la muerte para ser ajusticiado mediante una inyección letal, George Bush jr., gobernador de Texas, le conmutó la pena de muerte por cadena perpetua. Su compañero de sentencia, Toole, ya había muerto de cirrosis el 15 de septiembre de 1996.

Casos como el de Henry Lee Lucas son los que mueven a los especialistas a buscar respuestas. Aunque se sepa poco de las bases biológicas de la violencia, sí que hay información en este sentido. Así, Adrián Raine, del departamento de Psicología de la Universidad del Sur de California, puso sobre el tapete datos para recalcar que la violencia está conectada con la baja actividad de las regiones temporales y frontales del cerebro. En concreto, y empleando técnicas de neuroimagen que facilitan una suerte de radiografía de la actividad cerebral, Raine explicó que se han detectado múltiples deficiencias en los cerebros de los asesinos, que afectan primordialmente a la corteza pre frontal, el cuerpo calloso, el giro angular, la amígdala, el hipocampo y el tálamo. Dichos descubrimientos permitieron a Raine elaborar una conclusión: la explicación a determinados comportamientos puede que no sea la pobreza de una familia, sino un funcionamiento cerebral pobre.

JEFFREY DAHMER - EL CANIBAL DE MELWAKEE

Jeffrey Dahmer es un asesino en serie, cuyo perfil psicológico es el prototipo del hombre carente de todo aquello que hace tolerable la vida. Su actitud negativa le impidió tener amigos, relaciones, trabajo, intereses, ocupaciones, dinero, esperanzas o simplemente un lugar dónde vivir. Nunca llegó a socializar y su interior emocional se fue degradando mientras llenaba su enorme vacío con fantasmas.

Nació el 21 de mayo de 1960 en el hogar de un matrimonio problemático, compuesto por un investigador químico y una neurótica emotiva y autocompasiva esposa. Era un niño tímido y solitario que temía el abandono y daba la impresión de estar desamparado.

El joven Jeffrey no hacía más que gritar pidiendo atención desde temprana edad - aunque fuera subconsciente-, pero esos gritos no fueron oídos, ya que sus padres estaban demasiado absortos en sus propias guerras personales que los llevaron a un amargo divorcio en 1978.

Su familia cambió de vivienda seis veces antes de establecerse en 1968 en Ohio. La mayor parte de su infancia la pasó escondido en un cobertizo de madera en una colina, cazando insectos en frascos y conservándolos en formol. Pronto se interesó por la anatomía animal. Sentía gran curiosidad por saber qué tenían por dentro y llenó el sótano de su casa con huesos de conejos, pollos y otros animales. Luego pasó a las ardillas, mapaches y otras piezas más grandes, transportaba los cuerpos hasta el bosque, donde los dejaba pudrirse, luego sumergía los restos en lejía para limpiar y blanquear los huesos.

Su madre Joyce Dahmer

Su madre tras una temporada en el hospital, como consecuencia de la ingestión de grandes cantidades de tranquilizantes y otras drogas, tuvo que guardar cama por el resto de sus días, hecho que conduciría a Jeffrey a un aislamiento inquebrantable.

A los once años ya hablaba de manera monocorde. Se convirtió en un solitario, balando como una oveja en el aula de clase y comportándose como un retrasado en las tiendas para llamar la atención de sus compañeros. También comenzó a beber y a masturbarse compulsivamente utilizando revistas para homosexuales o mirando las entrañas de los animales que cazaba. A los dieciséis años solía ir borracho a clase, donde tenía un solo amigo que era proveedor de marihuana y con quien se drogaba a diario. El joven se refería al alcohol como su "medicina", un tónico auto recetado con la intención de calmar sus momentos de angustia. Y ese alcohol a su vez, alimentaba su inclinación hacia la excentricidad.

A los diecisiete años, tras observar un joven que a diario pasaba haciendo ejercicio delante de su casa, sintió un deseo desenfrenado de poseerlo; como no se atrevía a abordarlo para entablar una conversación, optó por coger un bate de béisbol y se dispuso a esperarlo con la idea de atacarlo cuando pasara, pero afortunadamente el joven dejó de ir a correr por esa zona, salvándose así de ser la primera víctima del atormentado Jeffrey Dahmer.

Al año siguiente, su padre abandonó el hogar, y al poco tiempo, el 18 de junio, el chico toma venganza recogiendo en la carretera a un muchacho a quien llevó a su casa y asesinó, luego metió el cuerpo en un saco de basura y lo arrojó por un barranco.

Después de esto, entró en una crisis depresiva y renunció a seguir viviendo, pero su padre lo envió a la universidad. Allí también fue rechazado por su continuo estado de embriaguez, y en diciembre de 1978 su padre lo obliga a alistarse en el ejército, pero sus continuas borracheras no cesan. Al licenciarse va a vivir con su abuela, en donde muestra una posible reinserción social, pues comienza a ir a la iglesia, a leer la Biblia e incluso reduce su dosis de alcohol y encuentra trabajo en una fábrica.

Pero poco duró este cambio. Al poco tiempo comenzó de nuevo a masturbarse insistentemente e incluso robó un maniquí de una tienda, que hacía las veces de compañero sexual. También empezó a frecuentar las saunas de Milwaukee, lugar donde se daban cita algunos homosexuales con el fin de tener relaciones anónimas e impersonales, pero le resultaba difícil conseguir la erección mientras sus parejas estaban despiertas, por lo que optó por drogarlos con somníferos antes de mantener una relación sexual. Después de esto, ninguno de sus amantes cuando volvían en sí, querían volver a saber nada de él, por lo que creyó más oportuno buscar un cadáver para satisfacer sus instintos sexuales.

Una noche tras asistir al funeral de un joven de dieciocho años, fue a desenterrarlo al cementerio, pero no lo consiguió porque el suelo estaba congelado debido a las bajas temperaturas. En septiembre de 1986 es arrestado por exhibicionismo indecente hecho que lo llevó a su primer análisis psicológico, siendo diagnosticada una personalidad peligrosa.

Un año después mataba por segunda vez. En esta ocasión se trataba de un joven negro al que ofreció una bebida dopada. Dahmer se despertó al día siguiente encima del cuerpo ensangrentado, pero afirma no recordar nada de lo que pasó aquella noche. Lo que sí recuerda es cómo tras levantarse, mete el cadáver en el armario y sale a comprar una gran maleta para trasladar el cuerpo a casa de su abuela. Allí cuenta que lo guardó en el sótano y lo desmembró, envolviendo la cabeza en una manta y guardándola en una estantería para hervir más tarde el cráneo y blanquearlo.

Después de eso, Dahmer comienza a matar siempre que se le presenta la ocasión. Seguía el mismo modus operandi: primero, el flirteo ofreciendo dinero a cambio de sexo, luego les ofrecía una bebida con somnífero y, finalmente, los estrangulaba. Después de matar a su víctima se quedaba abrazando el cadáver, pensando en cómo conservar las cabezas y formar una especie de altar en la habitación adornando con los huesos.

Dahmer seguía la predecible pauta de los asesinos en serie. Empezó matando cautelosamente asustado por sus crímenes. Luego el ritmo aumenta y se convirtió en una máquina de matar más efectiva. Está demostrado que estos asesinos con el tiempo se vuelven arrogantes y despreocupados convencidos de que no pueden ser apresados por ningún mortal, creyendo tener máximo poder y autoridad sobre los demás.

Dahmer mostraba muchas características de asesino organizado: acechaba a sus víctimas, les engañaba para llevárselos a su departamento con la promesa de dinero y favores y, después de la muerte ocultaba las pruebas de los crímenes, pero también daba muestras de ser un criminal desorganizado: realizaba actos sexuales con sus víctimas después de la muerte, consumía su carne y sangre, las mutilaba y conservaba algunas partes como recuerdos. Esta mezcla de delincuente organizado y desorganizado es lo que se denomina un asesino "mixto".

En una ocasión una de sus víctimas logró marcharse antes de que las drogas surtiesen su efecto, y la policía efectuó un registro de la casa, pero afirmaron no haber hallado nada.

El 30 de enero de 1989 fue declarado culpable de atentado contra el pudor en segundo grado, por seducir a un menor de 13 años con propósitos indecentes, y antes de comenzar a cumplir la condena de un año de cárcel, mató a otro joven, guardó el cuerpo en el cuarto de baño y para su mayor satisfacción sexual lo mutiló y le pintó el cráneo con aerosol.

En marzo de 1990 se trasladó a vivir a un deteriorado piso; adquirió una larga mesa y dos grifos de plástico para extender los cuerpos de sus víctimas. Allí tomaba fotos con una cámara Polaroid de sus amantes una vez muertos. Luego, congelaba los órganos, comía parte de la carne y hervía el resto en una enorme olla antes de echarlos en un gran contenedor de basura preparado con ácido.

Entrada a su departamento

Normalmente, el caníbal rajaba los cuerpos desde el cuello hasta la ingle frotando las vísceras para procurarse un mayor placer sexual, pero llegó un momento en que este placer no era suficiente y con sus víctimas pensó en crear "zombies" o muertos en vida que pudiera conservar sin que se deteriorasen, agujereando los cráneos e inyectándoles un líquido.

A veces se bañaba en compañía de los cadáveres. En el refrigerador guardaba los corazones, en el congelador las cabezas, en el fichero los cráneos y en la cama un cuerpo descompuesto. Así lo encontraron los policías que registraron su casa horrorizados una vez que lograron arrestarlo el 23 de julio, tras la denuncia de otra víctima que logró fugarse de su casa.

El joven, atado con unas esposas, había alertado a la policía diciendo que un hombre con un cuchillo le había amenazado con arrancarle y comerle el corazón.

Cuando la última víctima escapó de su departamento en medio de la agresión, el asesino aguardó tranquilamente a que llegara la policía y no hizo ningún esfuerzo por destruir u ocultar la gran cantidad de pruebas que guardaba en su domicilio: centenares de fotografías de sus víctimas tanto muertas como vivas, cráneos y partes del cuerpo en bidones, cajas y el congelador.

Según su abogado, si no se había resistido es porque deseaba terminar con todo aquello. Deseaba ofrecer a la policía una declaración completa de lo que había hecho, puesto que no podía culpar a nadie salvo a él mismo.

Según Park Dietz, psiquiatra forense, que actuó como consultor en el estudio sobre asesinos en serie del FBI, Dahmer encaja perfectamente en la subcategoría que se denomina "marginal": una persona propensa a la furia asesina si cree que está siendo abandonada, con una perversión capaz de realizar actos sexuales con la víctima una vez muerta. El desorden de esta personalidad marginal está marcada por el miedo al abandono y la incapacidad de tolerar el aislamiento o el aburrimiento. Una teoría habitual es que puede relacionarse con abusos de la infancia. La gente que teme el abandono puede sentirse ultrajada cuando alguien que desean que se quede va a marcharse. En este sentido, el asesino en serie normal llega a serlo por su carácter antisocial o por tener fallas de carácter y también a través de desviaciones sexuales, normalmente sádicas y necrofílicas.

Muchos niños que no reciben la atención que ansían en casa, la buscan en la escuela. Dahmer lo hizo con sus extravagancias y su comportamiento muchas veces cómico, pero terminó siendo marginado. No sólo se sintió fracasado en su casa, también en la escuela, en la universidad y en el ejército. Era evitado y humillado, puesto de lado. Eso debió dejarle con una terrible sensación de angustia y desamparo. Por ese motivo proyectó sus sentimientos sobre sus víctimas. Las humillaba, las descuartizaba y luego las dejaba, también.

El juicio comenzó el 27 de enero de 1992. Desde el principio quedó claro que le impulsaba un trastorno mental, a pesar de que él hacía todo lo posible por disimularlo.

Dahmer se mostró tan sincero y cooperador como muchos otros asesinos en serie, sin embargo, ni él mismo podía entender cómo había sido capaz de cometer todas aquellas atrocidades. Todos los presentes pudieron darse cuenta de hasta qué punto sus compulsiones y fantasías se habían apoderado de su mente, empujándole a seguir asesinato tras asesinato.

Después del veredicto habló por primera vez al tribunal, dijo: "Señor juez, todo ha terminado, me siento muy mal por lo que hice a esas pobres familias y comprendo su merecido odio. Asumo toda la culpa por lo que hice. He hecho daño a mi madre, a mi padre y a mi madrastra, pero les quiero mucho".

El carnicero de Milwaukee fue sentenciado a un mínimo de 900 años, pero murió en la cárcel en 1994 asesinado a golpes por un recluso. Tras la noticia, los padres de Dahmer se pelearon por la posesión de su cerebro, llegando incluso a enfrentarse ante los tribunales. La madre deseaba venderlo a un hospital de investigación mental, mientras que el padre sólo deseaba enterrarlo lejos de todo el mundo y de su memoria.

También los parientes de sus víctimas, representados por un abogado, consiguieron hacer negocio con los utensilios utilizados por el asesino para trocear y desangrar. Su refrigerador se subastó públicamente, al igual que todo tipo de cuchillos, sierras, picadoras y taladros.

Un grupo de ciudadanos de Milwaukee compró el lote completo con intención de montar un "museo de los horrores" para la atracción de los turistas, pero al final no se atrevieron a llevar a cabo el proyecto y destruyeron el macabro legado del caníbal.

Joel Rifki

Los policias de New York divisaron una camioneta que no tenia matriculas, a las 3am, el conductor no estaba conduciendo a gran velocidad pero solo por esta pequeña falta fueron a hacer una citacion al hombre del vehiculo, todo esto ocurrio la mañana de Junio 28 de 1993 a las 3am. Como el conductor no se paro cuando los policias le dijeron, aun asi el conductor no acelero pero siguio manejando, los policias usaron su sirena, luego como seguia manejando, pidieron refuerzos aereos y usaron un altavoz para ordenarle que se detuviera, 10 minutos despues su presa choco contra un faro de luz, enfrentandose a los cañones de las pistolas de los policias el conductor se salio del auto y dio su licencia. Los dos policias que iniciaron la persecucion se acercaron a la parte posterior de la camioneta donde descubrieron algo delgado y largo envuelto en plastico atado con una cuerda, despues de ver adentro del ´paquete´ se dieron cuenta que era el cuerpo descompuesto de una mujer, Joel Rifkin ayudo a reconocer al cuerpo como Tiffany Bresciani, una prostituta, le confeso a los policias que habia tenido sexo con ella y que despues la habia asesinado, segun su historia estaba apunto de tirarla cerca del aeropuerto. El caso Rifkin fue cerrado, pero en custodia Rifkin empezo a confesar los otros homicidos, para dar un total de 17 asesinatos, incluyendo a la que encontraron en su camioneta el dia del arresto, no habia dudas de que los asesinatos que decia Rifkin habian sucedido, aunque como los oficiales sugerieron, posiblemente el conteo de sus victimas aun era muy bajo. Joel era el hijo de una pareja no mayor de edad, es por esto que fue adoptado por Ben y Jeanne Rifkin a las 3 semanas de edad, la pareja estuvo tan feliz con Joel que volvio a adoptar pero en esta ocacion a una hija 3 años despues, Joel compartia el mismo placer por su madre por la fotografia y por la artesani, un niño inteligente que nunca obtuvo amigos de su edad, en la escuela era producto de las bromas de sus compañeros, Joel era el blanco de muchas bromas crueles, Rifkin se graduo de preparatoria en 1977 pero nunca fue bueno en la escuela, a pesar de que lo intento los proximos 12 años no podia mantener un trabajo, y mantenia una relacion con una chica dulce pero depresiva. En febrero de 1987 hubo un cambio brutal en la vida de Rifkin, su padre se suicido para acabar con sus problemas de cancer, meses despues Rifkin seria detenido por haber recogido a una prostituta, manejo el problema de tal forma que su madre se calmo, Rifkin empezo por ese tiempo a coleccionar libros de asesinos en serie, en algun punto su obsesion se convirtio en una emulacion de estos terribles crimenes. Las primeras dos victimas de Rifkin nunca han sido ni encontradas ni identificadas, el recuerda haber matado a una prostituta en 1989 y otra en 1990, a las cuales desmembro y tiro sus piezas en los canales de Manhattan, pero el trabajo de carnicero le dio asco y no volveria a atacar hasta 1991, en Julio 14 de ese año, Barbara Jacobs seria encontrada estrangulada y descomponiendose en el rio Hudson, su cuerpo habia sido metido en una bolsa de plastico, luego había sido metida a una bolsa de carton, otra victima, una prostituta coreana fue encontrada en el East River en septiembre 23, su cuerpo estaba doblado en una caja, lo mismo sucedio con Mary Ellen DeLuca, Lorraine Ovieto fue golpeada con un galon hasta la muerte y su cuerpo fue tirado en Coney Island. El bote de pintura, era una nueva deformacion de Rifkin, usado otras 4 veces segun cuenta, en Jane Doe, Maryann Holloman y otra victima la cual Rifkin aseguro no recordar su nombre. Aun asi Rifkin gustaba de cambiar su metodo de vez en vez, con Iris Sanchez, estrangulada en abril de 1992, Rifkin la escondio debajo de una colchoneta en un espacio vacio, aun estaba ahi cuando los detectives llegaron, en mayo de 1992, asesino a Anna Lopez y la tiro en el bosque de Brewster, Jenny Soto era una peleadora y le rasgo con las uñas la cara a Joel antes de que el pudiera quebrarle el cuello, 3 meses despues asesinaria a Leah Evens y dejaria su cuerpo en Northampton. Con la confesion de Joel, la policia fue a la casa de Jeanne Rifkin al cuarto de Joel , donde encontraron docenas de tarjetas de identificacion, tarjetas de conducir, en el garage encontraron una cadena con sangre humana, los vecinos se quejaban del olor que salia de la casa de Joel, donde los cuerpos eran colocados en ciertas ocaciones antes de ser tirados, pero atribuian el olor a los fertilizantes que Joel utilizaba en sus trabajos de jardinero. Rifkin posteriormente le confesaria a una psiquiatra forense que el tenia visiones, que el sabia que iba a morir a los 64 años al igual que su padre, y que sabia que cuando mato a su ultima victima que esa seria la ultima, ya que mato a 17 victimas y el tenia 34 años de edad, el doble de 17, ademas segun dijo mataba a las prostitutas para que su padre no se sintiera tan solo en el mas alla, y que en las fechas cercanas al aniversario de su padre sentia sus vibras y sabia que debia matar para que su padre no estuviera solo. A pesar de tener todo en contra se declaro inocente de los asesinatos, como sea recivio cadena perpetua, segun se sabe Rifkin quedo en la misma celda que el asesino de masas Colin Fergunson (mato a 6 en una noche y le hecho la culpa a que habia una conspiracion racial en contra de el), tuvieron una discusion acerca de que asesinatos eran mejores y esta termino cuando Fergunson golpeo a Joel en la boca.

John Wayne Gacy

Nació en Chicago, el 17 de marzo de 1942. Hijo de John Stanley y Marion Gacy. Frecuentemente era golpeado por su padre alcohólico quien también lo calificaba como homosexual. De niño, sufrió una herida en la cabeza, que tiempo después le causaría constantes desmayos.

Parecia un hombre ejemplar; trabajó como cocinero en un restaurante, después trabajó en una empresa llamada PMD Constructora. Además, actuaba en los hospitales como "Pogo" el payaso. Pero en la realidad, nadie se imaginaba su verdadera personalidad.

En 1968, un adolescente llamado Mark Miller, lo acusó por haber abusado sexualmente de él, y meses después, un joven llamado Dwight Andersson lo acusó de haberlo sobornado por ver cuando golpeaba a Miller. Gacy recibió 10 años de sentencia, pero por su buen comportamiento, salió el 18 de julio de 1970. Por motivo de su encarcelamineto, su esposa se divorció de él.

Tiempo despuésde que salió de la cárcel, lo detuvierón de nuevo, por forzar a un muchacho a realizar actos sexuales en contra de su voluntad. Pero retiraron los cargos unos meses después.

El 1º de junio de 1972, Gacy se casó con Carole Hoff.

Johnny Butkovich, de 17 años, trabajaba con Gacy en PDM, pero Gacy se negaba a pagarle su sueldo. Johnny fue a casa de Gacy con dos amigos para reclamar sobre su paga, pero al ver que nada iba a resolver, decidió llevar a sus amigos a su casa; esa fué la última vez que lo vieron.

Michael Bonnin de 17 años, trabajaba en un restaurante, y en junio de 1976, había quedado de ir a la estación de tren para recoger a su tío, pero nunca llegó. Billy Carroll Jr., era un típico niño problema, que el 13 de junio de 1976, salió de su casa pero nunca regresó.

El 12 de diciembre de 1976, Gregory Godzik dejó a su novia después de una cita en su Pontiac '66; al otro día, la poilicía encontró su carro, pero no a Gregory. El 20 de enero de 1977, John Szyc desapareció de la misma manera que Gregory. El 15 de septiembre de 1977, Robert Gilroy de 18 años iba a montar caballo con sus amigos pero nunca llegó.

Un poco más de un año después, un joven llamado Robert Piest de 15 años, pidió permiso en su trabajo para ir a hablar con Gacy acerca de un trabajo en PDM, no regresó, y cuando su madre pasó a recogerlo, llamó a la policía. Fueron a casa de Gacy, quien con todo gusto cooperó con ellos, argumentando que no había visto a Piest, que nunca había llegado a la cita.

El 13 de diciembre de 1978, la policía consiguió una orden de cateo para la casa de Gacy, encontraron una caja con cosas algo inusuales:

· Marijuana.

· Un anillo de preparatoria con las iniciales J.A.S.

· Siete películas pornográficas hechas en Suiza.

· Pastillas de Valium.

· Una navaja.

· Un pedazo de tapete.

· Fotografías de droguerías y farmacias.

· Una agenda.

· Libros eróticos y con imágenes pornográficas.

· Unas esposas con llaves.

· Una pistola italiana de 6 mm con cartuchos servibles.

· Una jeringa con aguja y un pequeño botecito café.

· Ropa muy pequeña para ser de Gacy.

· Ropa de Nylon.

Todos los objetos encontrados en la caja fueron consignados. También cabellos de Robert Piest, que habían sido encontrados en el carro de Gacy. Detuvieron a Gacy por posesión de drogas y por una denuncia de un joven llamado Jeffrey Ringall, que decía que Gacy lo había drogado y sodomizado. También se confirmó que el anillo que estaba en la caja de Gacy, pertenecía a John Szyc. Otra coincidencia, era que tres de los desaparecidos, habían trabajado en PDM.

El 22 de diciembre de 1978, Gacy confesó haber matado por lo menos a 31 personas (todos hombres y por lo regular jóvenes), También dijo que había enterrado los cuerpos de sus vìctimas bajo su casa. Confesó la manera en que mataba a sus víctimas: primero los esposaba, después los atacaba sexualmente, para evitar que se escucharan los gritos, metía su ropa interior en las gargantas de las víctimas. Por último - y si no habían muerto asfixiados -, los estrangulaba con una tira de piel o con sus manos.

El primer día de la búsuqeda de cuerpos, se encontrarón dos; el primero, era de John Butkovich, que estaba enterrado en el garage, el segundo fue encontrado bajo la casa. Al pasar los días, se fueron encontrando más cuerpos, algunos fueron encontrados con la ropa interior en la garganta.

Gacy admitió haber matado, a veces, hasta más de una persona por día. El 28 de dicicmbre, la policía había encontrado un total de 27 cuerpos en la casa de Gacy. Otros dos cuerpos se encontraron en el río Des Plaines. Gacy también enterró un hombre en su patio y lo cubrió con concreto. El último cuerpo fue encontrado en la casa de recreo de Gacy.

Además de los asesinatos, muchos jóvenes denunciarón a Gacy por abuso sexual. Gacy fué sentenciado a 21 cadenas perpetuas y 12 penas de muerte. Su sentencia de muerte se llevó a cabo en 1994.

JOSE ANTONIO RODRIGUEZ VEGA - EL ASESINO DE ANCIANAS

En su juventud, se había convertido en un agresor sexual, cometiendo varias violaciones en un número indeterminado, hasta que fue detenido e identificado como el célebre "violador de la moto". Fue condenado a 27 años de prisión, de los que cumplió solo ocho. Usando su poder de persuasión obtuvo el perdón de todas las mujeres que había violado menos el de una a la que no pudo engañar. No logró librarse de la cárcel, pero consiguió reducir su condena significativamente A raíz de esa condena, su sorprendida esposa, le abandona y se lleva al único hijo de la pareja. Entonces él se buscó como compañera a una mujer disminuida mental.

Sigue con una vida conyugal claramente poco satisfactoria durante la que lleva a cabo una doble vida: se esfuerza de ser un marido modelo mientras es un violador al acecho.

José Antonio, joven, bien parecido, de maneras amables y gran seductor, es un hombre moreno de mirada penetrante, nariz aguileña y boca muy marcada. Además, se le suele caracterizar por un rasgo: su rostro de buena persona. Pero pese a su aspecto inofensivo, fue inculpado de al menos 16 asesinatos de ancianas, a las que previamente había violado.

A pesar de eso, durante un año (de abril de 1987 a abril de 1988), y sin la más absoluta impunidad, asesinó a dieciséis ancianas, aunque no se descarta algún otro crimen no denunciado.

Finalmente, cometería algunos errores que acabarían delatándole:

En la casa en la que mató a Margarita González de 82 años, la policía encontró signos de violencia en lo que otra vez parecía un caso de muerte natural.

En su siguiente crimen, otro error, nuevos signos de violencia, esta vez sangre en el cadáver de Natividad Robledo, una viuda de 66 años, que mostraba claramente haber sido violentada. A otra de sus víctimas de le encontró la dentadura postiza clavada dentro de la garganta.

Finalmente, en una de las casas fue hallada una tarjeta con el nombre y dirección del presunto culpable... y poco después se producía la detención.

La policía comprendió en fin que tantas muertes de ancianas no era una epidemia.

En alguna de las cartas enviadas por el propio José Antonio a los medios de comunicación, asegura:"No soy una persona de callar, de bajar la cabeza ni de esconderme, y mi caso no va a quedar así parado, por que responsables de justicia van a tener que responder ante unas muertes naturales..."

El 19 de mayo de 1988 José Antonio era detenido y confesaba sus fechorías a la policía. Cuando se registró su apartamento, la policía se encontró con un cuarto decorado en rojo en el que guardaba su secreto.

Antonio tenía expuesta una colección de fetiches pertenecientes a sus víctimas, su particular museo de los horrores: joyas, televisores, alianzas, porcelanas, imágenes de santos, cada uno de ellos en memoria de los crímenes que había cometido...

No lo guardaba por el valor de lo robado, sino por el valor que tenía para su morboso recuerdo.

Este hombre es una persona muy ordenada, podemos decir que casi maniático del orden, y aquélla habitación parecía una pequeña exposición, los objetos estaban colocados casi expuestos, a manera de fetichismo.

Sin embargo, durante el juicio celebrado en Santander a finales de noviembre de 1991, niega todo por lo que se le acusa, y dice que las 16 muertes por las que fue condenado eran debidas a causas naturales.

Rodríguez Vega se descubrió allí como un ególatra con afán de protagonismo que miraba fijo a las cámaras, sin huir ni taparse, deseoso de que se conociera su cara. Era sin duda el rostro de un asesino imperturbable, sonriente y cínico ante los insultos de los familiares de las víctimas, que alardeaba del perdón que le concedieron las mujeres que violó y de ser recibido después en las casas de esas mujeres

"Conserva inalterado su sentido de la realidad y es capaz de gobernar sus actos, siendo resistente a los tratamientos, lo que ensombrece su pronóstico: su peligrosidad es muy alta".

También alardeó de no tener problemas sexuales, afirmando que hacía el amor todos los días. Luego, declaró que actuaba movido por un sentimiento de odio hacia su suegra y hacia su madre, a la que temía por un lado y por la que se sentía atraído sexualmente desde niño por otro. Los psiquiatras tuvieron que discernir si se trataba de un psicópata desalmado o de un ser humano con las facultades mentales perturbadas.

Sus informes fueron concluyentes.

"Llegamos a la conclusión de que su imputabilidad era plena, por que su inteligencia era absolutamente brillante. Era un psicópata, con esa característica de ese grupo de psicópatas, esa frialdad clásica, sin remordimientos, no se conmueven, es un personaje verdaderamente hecho para el crimen..."

Estos informes psiquiátricos son determinantes, lo consideran un perverso sexual, una máquina de matar que distingue el mal, y por ello fue sentenciado a 440 años de cárcel, cumpliendo la pena máxima. Desde entonces, ha ido de cárcel en cárcel estudiando derecho, pues sigue negando los crímenes y se ha empeñado en demostrar que es inocente;

En Carabanchel, José Antonio intimó con otro conocido asesino en serie español, Manuel Delgado Villegas "El Arropiero".

Los funcionarios de la prisión comentaban asombrados y divertidos por la situación, cómo entre ambos se había producido una macabra rivalidad entorno a cómo habían acabado con la vida de sus víctimas...

Incluso había concedido entrevistas en las que se enorgullecía de sus actos y pronunciaba frases del estilo:

" Todos los hombres han sentido alguna vez deseos de violar a su madre". "Yo digo 'hola' en un medio de comunicación y me pagan cien mil pesetas"

"Todas las víctimas me recordaban a mi madre y a mi suegra, que eran unas sinvergüenzas y veneno."

"Cuando recordaba a mi madre y a mi suegra me entraba una especie de excitación, de vergüenza inconsciente, de agresividad pensando en lo que me habían hecho. Tenía un temblor y escalofríos y me sentía llevado."

"Me sorprende cómo aún están vivas mi madre y mi suegra. Desgraciadamente, han pagado estas estimadas señoras."

"Con la mayoría de las ancianas que maté hice el amor con su consentimiento o me incitaron a ello."

"Tras hacer el amor o algunos manoseos les tapaba la boca a consecuencia del impulso que sentía, y desistía tras un rato."

"Desconocía si las ancianas quedaban vivas o muertas."

José Antonio, tiene 44 años, había llegado 48 horas antes a la prisión salmantina de Tropas, procedente de la prisión de Murcia. Desde que ingresara en prisión, el 24 de mayo de 1988, siempre estuvo calificado en primer grado, el reservado a los más peligrosos.

Jueves, 24 de Octubre de 2002, sobre las nueve de la mañana de ayer, Rodríguez Vega salió al patio de la tercera galería del módulo de aislamiento acompañado de siete reclusos. A las once y cuarto, se desató una disputa entre el 'asesino de ancianas' y tres internos: FMG, que le golpeó con un calcetín en cuyo interior escondía una piedra, EVG y DRO, portaban sendos estiletes que clavaron una y otra vez en el cuerpo del psicópata de Santander, mientras el resto de los presentes se mantenía al margen.

El funcionario de servicio, al ver lo que sucedía, entró en el patio, pero FMG y DRO salieron a su encuentro, este último esgrimiendo el punzón. Uno de ellos le advirtió: "¡Qué quieres defender a un violador! Vete que te meto!". Mientras EVG seguía atacando a Rodríguez Vega, sin que el trabajador de prisiones pudiera hacer nada por evitarlo.

Una vez consumada la sentencia, los reclusos, con absoluta tranquilidad, entregaron a los funcionarios sus armas. Los autores fueron llevados a celdas de aislamiento.

Vega, según la primera inspección ocular, tenía una treintena de heridas de arma blanca en el pecho, y hasta un centenar por el resto del cuerpo. Un impresionante charco de sangre rodeaba su cadáver.

José Antonio Rodríguez Vega recibió sepultura el 25 de Octubre e 2002 en un nicho común. En la ceremonia sólo estuvieron los dos enterradores.

PEDRO ALONSO LÓPEZ

No se sabe a cuántas personas mató, pero con seguridad fueron más de 300. Es, en principio, el asesino en serie número uno, el Monstruo de los Andes. Colombiano como Luis Alfredo Garavito, el último superhomicida descubierto, su madre prostituta lo echó de casa a los 8 años, al parecer por mimar demasiado a su hermana menor. Según su propia confesión, en 1978 ya había matado a más de 100 mujeres en Perú. "Disfruté matando ecuatorianas -confesó- porque eran más gentiles, confiadas e inocentes". Su mortal recorrido se inició en Colombia, siguió por Perú, luego otra vez Colombia para finalizar en Ecuador.

Le descubrieron por una casualidad. Todos creían que las jovencitas que desaparecían por aquellos lugares eran víctimas de secuestros propiciados por redes de prostitución hasta que, en 1980, las lluvias provocaron unas inundaciones que desenterraron un cadáver. Pedro Alonso fue detenido y al poco contaba a la policía su tremenda biografía. Como suele ocurrir, no le creyeron. Sólo vieron que era verdad cuando el Monstruo de los Andes mostró a los agentes cincuenta tumbas excavadas por él mismo.

Los avances en los diversos estudios fisiológicos dan pie a diversas teorías sobre la maldad, la psicopatía y los asesinos en serie, como la expuesta en Valencia por el filósofo Norbert Bilbeny, de la Universidad de Barcelona: "El psicópata tiene la facultad de pensar, pero no sabe ponerla en práctica. Es un idiota moral, no un imbécil". O sea, que se trata de personas incapaces de reflexionar sobre sí mismas, que no piensan porque no es un rasgo distintivo de su personalidad.

Pee Wee Gaskins

Cuando joven, Pee Wee vió como una cobra comía una rata viva en un carnaval. Según una confesión que más tarde escribió, esa era la primera vez que se sintió atraído por la violencia. El asesino más significativo de las Américas, Pee Wee siempre tenía problemas con la ley. Gastó la mayoría de su juventud en reformatorios y más tarde en prisión. Debido a su aspecto infantil, Pee Wee tenía que ser la "novia" de prisioneros más viejos, más poderosos. Él acabó pronto con esto matando a un preso muy considerado internamente mientras el hombre estaba en el baño, lo que lo convirtió en una leyenda de la cárcel para el resto de su estadía.En 1969, después de salir de la prisión, Pee Wee volvió a matar en una proporción alarmante. Hizo una distinción entre sus muertes, las "costeras" -las personas que él encontró mientras conducía alrededor de las rutas de América del Sur y que mató por placer- y sus asesinatos "serios" -las personas que él conoció y que mató por razones específicas.

Aparte de matar, Pee Wee tenía montada una organización que vendía automóviles robados. Él operó el negocio de varias propiedades alrededor de las Carolinas. Allí también encontró a la mayoría de sus presas. Sus otras costumbres de caza favoritas eran las rutas costeras donde cada seis semanas, fue asesinando gente para sofocar sus sentimientos de fastidio y aburrimiento.

En los tempranos 80s, Pee Wee fue bautizado el "Hombre más significativo de América" por matar a otro preso en una cárcel de máxima seguridad. Para detener su crecimiento homicida intrépido, Pee Wee fue sentenciado a muerte. Fue electrocutado el 6 de septiembre de 1991. La totalidad de sus golpes podría haber sido bien superior a doscientos, pero lfue imposible verificar esa cantidad. En su excelente autobiografía titulada "La Verdad Definitiva", Pee Wee relataba poéticamente que poseía una "Mente especial" que le dió "permiso para matar".

PETER KUTEN - EL VAMPIRO DE DUSSELDORF

Uno de los más tristemente famosos criminales en serie, nacido en Mühlheim, Colonia, Alemania, fue llamado "Vampiro de Düsseldorf" y "Rey de los delitos sexuales".

Su padre, moldeador de arena, dado a la bebida maltrataba a su mujer y a sus trece hijos, siendo llevado a prisión por intento de incesto. Peter tuvo que educarse en la calle, comenzando así su vida criminal muy tempranamente. A los cinco años de edad además de la crueldad con los animales mató a un perro y a uno de sus compañeros de juegos que no sabía nadar lo tiró desde una barca en la que navegaban, intentando ahogarle.

A los 8 años, después de una paliza que le dio su madre, huyó de la casa, viviendo del producto de sus robos. Regresó a casa y trabajó como aprendiz en una fábrica. A los catorce años violó a una joven a la que dejó medio estrangulada. A los 16 años vivió con una mujer mayor que él, que era sadomasoquista y le obligaba a pegarla, lo que estimuló el sadismo del joven criminal. Sufrió varias condenas por robo. En 1904 comenzó su carrera de incendiario, lo que le proporcionaba una gran satisfacción sexual. Ingresó en el Ejército, desertando después, siendo detenido y condenado a siete años de trabajos forzados. En 1913 asesinó a una niña de ocho años cuando entró a robar en una casa, pero no fue descubierto. En 1923 se casó. No tuvo hijos.

Vivía aparentemente como un hombre normal. Sin embargo llevaba una doble vida. Era ya en realidad un maníaco sexual y entre 1923 y 1929 asaltó a varias mujeres dejándolas medio muertas, pero ninguna se atrevió a denunciarle. Luego atacó a una mujer adulta con unas tijeras dejándola malherida y mató de la misma forma a una niña de nueve años quemándola después con gasolina. Ese mismo años asesinó a un hombre y una mujer con unas tijeras, bebiéndose su sangre. Poco después asesinaba en descampado a dos hermanas de forma brutal. Siguieron tres crímenes más con violación y muerte a martillazos. Tras una serie de intentos de violación y asesinato su último crimen fue el de una niña de cinco años, Gertrud Alberman, a la que mató en las afueras de Düsseldorf.

El intento de violación y muerte de María Butlies, fue lo que condujo a su detención. Casado, jamás sospechó su mujer su doble vida. Pero al final, y por recomendación de él, para que cobrase la recompensa por su captura, le denunció a la policía. Siempre fue considerado por sus vecinos como un hombre honrado, tranquilo, inteligente y trabajador. El Prof. Berg, psiquiatra que le examinó en la cárcel se ganó su confianza y consiguió que le contase toda su vida con detalle. Tenía una memoria sorprendente. El 22 de abril 1931, convicto de 9 asesinatos (los demás no se le pudieron probar), recibió 9 penas de muerte. La ejecución por decapitación tuvo lugar el 2 de julio de 1931, en el patio de la prisión de Klingelpütz, en Colonia.

Sólo podía excitarse sexualmente matando mujeres. El Prof. Berg describió a Kürten como "el rey de los pervertidos sexuales", necrófilo, sádico, incendiario y practicaba el bestialismo. Bebía la sangre de sus víctimas. Sentía gran admiración por Jack "El Destripador". Se ensañaba con sus víctimas a las que violaba, estrangulaba o apuñalaba (una de sus víctimas presentaba 36 puñaladas), a veces quemaba los cadáveres con gasolina o los enterraba.

El número de sus crímenes ascendió a más de 60, algunas de ellas niñas. Confesó al psiquiatra que le estudió en la prisión, que odiaba a la sociedad y soñaba con frecuencia que algún día volaría la ciudad de Düsseldorf con dinamita. Se casó con una exconvicta como él y fué a la única mujer que quiso normalmente, y quien nunca sospechó los crímenes de su marido. La policía trató de averiguar quién era el hombre que aterrorizaba a la ciudad, sin conseguirlo, hasta que en cierta ocasión, viendo que iba a ser descubierto cualquier día, confesó sus crímenes a su mujer, que horrorizada le denunció a la policía. Así pudo ser capturado, y juzgado en un proceso que comenzó el 13 de abril de 1931, durante el cual intentó su abogado defensor probar que era un demente para salvarle de la pena capital. No le sirvió de nada y el 2 de julio de 1931 fué ejecutado en la guillotina a las seis de la mañana. Durante los días que estuvo en prisión recibió miles de cartas, muchas de ellas cartas de amor y en la mayoría de las cuales le pedían su autógrafo.

El había dicho: "Algún día seré famoso y mi imagen estará en los Museos de figuras de cera, desde donde seguiré aterrorizando a muchas personas".

PETER SUTCLIFFE - EL DESTRIPADOR DE YORKSHIRE

Entre 1975-84 aterrorizó el Norte de Inglaterra con su martillo y otros instrumentos de tortura. Había sido sepulturero y contó que Dios conversaba con él y le ordenaba matar prostitutas. Obedeció matándolas a martillazos. El 2 enero 1981 fué capturado sentado en un coche con una prostituta. Confesó de plano todos sus crímenes. Además de las 13 que asesinó en Inglaterra se cree que mató a otras en Francia y Suecia durante sus viajes a estos países. Condenado a cadena perpetua e ingresado en la prisión de Parkhurst en la isla de Wight. En 1983 fué atacado por otro preso. Tuvieron que darle 84 puntos en las heridas. Fué trasladado al pabellón de seguridad del Hospital Paiquiátrico de Broadmoor en Berkshire. Su estado mental se ha deteriorado y la última noticia es que suele estar incoherente.

Empieza su historia de crímenes con el asesinato de una prostituta del barrio chino de Chapeltown en Londres el año 1975. Sus víctimas eran elegidas entre las prostitutas de aquellos barrios siniestros. Pero al verse acosado por la policía que realizó un despliegue jamás visto antes en Inglaterra, se desplazó de ciudad en ciudad por el Norte del país y nunca cometió dos crímenes en el mismo lugar. Entre junio de 1977 y mayo de 1978 atacó a siete mujeres, cinco de las cuales murieron y dos quedaron malheridas. Pasó casi un año sin atacar a ninguna mujer hasta que asesinó a una joven en Halifax, que no era prostituta. Así mató hasta 12 mujeres a las que golpeaba el cráneo y luego las apuñalaba salvajemente. El asesino era un hombre casado que al parecer hacía una vida normal acompañando a su mujer al trabajo "para defenderla del Destripador", y luego viajando de ciudad en ciudad en su camioneta para realizar su trabajo como repartidor.

Cuando fué detenido, hallaron en la guantera de su camioneta más de 30 armas utilizadas en sus crímenes. Tres conocidos psiquiatras le diagnosticaron de "esquizofrenia paranoica". Confesó que él creía estar cumpliendo una misión divina desde los 20 años, cuando oyó una voz en el cementerio donde trabajaba de enterrador que le ordenaba limpiar las calles de prostitutas. Pero además de matarlas las asaltaba sexualmente.

Fué arrestado en Sheffield por casualidad por posesión de matrículas de coche robadas. La policía que sabía que el asesino tenía el grupo B sanguíneo y comprobar que Sutcliffe lo tenía también entró en sospechas. Estrechamentre interrogado, acabó confesando sus crímenes, así como su móvil: la venganza, desde que una prostituta le estafó 10 libras. Fué sentenciado a cadena perpetua y encarcelado en el ala hospitalaria de la prisión especial de seguridad de Parkhurst, en la Isla de Wight. Allí fué atacado por otro prisionero en 1983, que casi le saca un ojo y le rajó la cara con una taza rota. Tengo su fotografía en la Galería de Criminales que he puesto en el Museo de Antropología Médica y forense que hice en la Escuela de Medicina Legal de la Universidad Complutense. En total confesó haber asesinado a 13 mujeres.

RICHARD CHASE - EL VAMPIRO DE SACRAMENTO

"A veces oigo voces por teléfono... ignoro que voces... amenazas. Suena el teléfono y alguien me dice cosas extrañas... que mi madre me envenena poco a poco y que me voy a morir. Me siento observado.. se que alguien me vigila...."

"...si devoré a esas personas fue porque tenía hambre y me estaba muriendo. Mi sangre está envenenada y un ácido me corroe el hígado. Era absolutamente necesario que bebiera sangre fresca.."

Estas declaraciones, forman parte de una entrevista psiquiátrica a Richard Tranton Chase, un asesino diagnosticado esquizofrénico paranoide tras disparar, adagar, descuartizar, y beber la sangre de seis personas en 1977, ganándose el apodo de el Vampiro de Sacramento".

Desde muy joven, Chase es conocido por su conducta psicótica con rasgos de apatía y con otros de agresividad. Esto, estaría debido en gran parte a unos traumas infantiles por las constantes peleas entre su padre alcohólico y su madre, y con su posterior divorcio.

A los 21 años, se va de casa para compartir piso con unos amigos. Allí, continuamente drogado, empieza a obsesionarse con la idea de que una organización criminal trata de acabar con él, hasta tal punto que clava con tablas la puerta de su habitación, entrando y saliendo de ella por un pequeño agujero que había hecho en el fondo de un armario de pared.

Poco tiempo después, se afeita la cabeza y acude asustado al médico alegando que su cráneo se está deformando poco a poco y los huesos le agujerean la piel. Al mismo tiempo dice sentir que se muere porque alguien le ha robado la arteria pulmonar, y nota que su sangre no puede circular.

Es internado en un psiquiátrico, saliendo al poco tiempo, pese a la opinión de algunos médicos que lo consideran peligroso.

Una vez dejó de tomar la medicación y su conducta comienza a empeorar, creyendo que su sangre se estaba volviendo polvo y que necesitaba otra más fresca para sobrevivir, se inyecta y bebe sangre de conejo, tragándose las vísceras de los animales...

Al poco tiempo cae enfermo, y los médicos tras percatarse de su obsesión por consumir sangre, lo internan de nuevo diagnosticándole una fuerte esquizofrenia paranoide además de conducta peligrosa. Un año después, de nuevo en la calle, descuartiza a numerosos perros, gatos y vacas para beber su sangre y vísceras mezcladas con Coca-Cola a modo de cóctel, estando convencido que a causa de la falta de sangre, su estómago se empieza a pudrir, su corazón disminuye de tamaño y que los distintos órganos se desplazan en su interior.

Fascinado por los crímenes de los asesinos Kenneth Bianchi y Angelo Buono, guarda celosamente todos aquellos recortes de prensa que los menciona y se compra una pistola de calibre 22 dispuesto a imitarlos. A los 28 años, comienza una serie de crímenes disparando dos veces sin motivo alguno sobre un desconocido, que se convertiría en la primera de sus víctimas.

Su segunda víctima, una joven de 22 años, salvajemente asesinada a pocos metros de su casa cuando se encontraba sacando la basura. Chase dispara tres veces sobre ella, y mientras agoniza, le abre el vientre para arrancarle los intestinos, y los esparce cuidadosamente por el suelo.

Luego, le corta el hígado, el diafragma, un pulmón y los riñones, colocándolos encima de una cama. En un ataque de histeria adaga varias veces el cuerpo sin vida y tras beber su sangre, se pinta la cara con ella. Finalmente, como toque final a su obra, defeca sobre la boca del cadáver y abandona la casa, satisfecho. Cuatro días después comete el más sangriento de sus crímenes entrando en una casa elegida al azar y disparando a la cabeza de una pareja de 27 años, un niño de 6 años y un bebé de 22 meses. Luego, llevándose el cuerpo de la mujer a una habitación, sodomiza el cadáver, le arranca un ojo y bebe su sangre. Momentos más tarde, es sorprendido en su macabra carnicería por alguien que llama a la puerta mientras vaciaba el cráneo del niño, y huye a toda prisa llevandose el cadáver del bebé. En su propia casa, decapita el cuerpo tras beberse la sangre y devorar el cerebro crudo.

Esa misma tarde, la policía descubre la matanza y comienza una serie de investigaciones por toda la ciudad registrando cada rincón de la ciudad tratando de atraparlo. Cuando tres policías llaman a la puerta de Chase no obtienen respuesta, pero oyendo ruidos en el interior deciden vigilar el apartamento. Poco después, sale de la casa con una caja de cartón bajo el brazo, que arroja al suelo para tratar de huir al ver a los agentes en la puerta.

Su contenido se esparce por el suelo asombrando a los policías: se trata de ropa ensangrentada y trozos de cerebro humano... Chase es finalmente detenido. Al registrar su apartamento, se encuentran un espantoso olor a putrefacción, manchas de sangre, huesos humanos en la cocina y el salón, un plato con restos de cerebro encima de la cama y la nevera repleta de recipientes con órganos humanos y animales en el interior.

En el juicio trata de justificar sus macabros crímenes diciendo que unas voces de seres extraterrestres y otras criaturas lo acosaban continuamente obligándole a matar...

Finalmente es condenado a pena de muerte aunque su ejecución en la cámara de gas nunca se llevó a cabo, pues se suicida pocos meses después en su celda con una sobredosis de antidepresivos en diciembre de 1980.

RICHARD RAMIREZ - THE NIGHT STALKER

Algunos psicólogos calificaron a Ramírez como un asesino fuera del grupo de los asesinos. El "merodeador nocturno" mató a 14 personas en Los Ángeles entre 1984 y 1985.

Como la mayoría de los asesinos en serie, Ramírez fue en su adolescencia un chico problemático: a los 9 años ya comenzó a robar y más tarde a consumir drogas en su estado natal, Texas.

Una vez en Los Ángeles, comienza su carrera como asesino, sin unas pautas concretas lo cual hacía más difícil su detención: mataba a personas dándole igual sexo, raza, edad o condición. Las armas utilizadas iban desde un bate de béisbol a un puñal, pasando por varios tipos de pistolas.

Su modus operandi también oscilaba, ya que podía asesinar de una manera organizada sin dejar pista o matar sin ningún cuidado creyéndose amparado por su dios Satán, dibujando signos satánicos en las paredes , comiendo en casa de sus victimas, robándoles el dinero que llevaban encima o dejando las armas homicidas en el lugar del crimen Su juego preferido era salir de caza, acompañado por un walkman, oyendo AC/DC, encontraba a su victima y entraba en su casa preparado para violar y matar.

Al principio, solo golpeaba y violaba, dejando incluso a la mayoría de sus victimas con vida, pero después se hace mas sádico, como por ejemplo, en el asesinato de una joven, que violo y la saco los ojos con una cuchara, matando a la chica después y enviándolos a su casa al DIA siguiente.

Como muchas de sus victimas sobrevivían, una mujer le reconoce en Agosto del 85 por la calle, después de numerosos retratos robot enviados por la policía, y un grupo de gente a la voz de "matadlo" le persiguió y capturo mientras intentaba robar un coche, salvándole de ser linchado por una patrulla de policía

El 4 de Octubre del 89, realiza las siguientes declaraciones: "...Yo no creo ni en la hipocresía ni en los dogmas morales de la llamada sociedad civilizada. Solo me basta con mirar dentro de esta habitación, para conoceros tal y como sois: mentirosos, cobardes, asesinos, ladrones... y cada uno con su propia profesión legal. Sois unos gusanos hipócritas, me ponéis enfermo..."

"... No necesito oír todas los raciocinios de vuestra sociedad. Ya los he oído antes y los argumentos siempre son los mismos..."

"... No me entendéis. Tal y como suponía, no sois capaces de hacerlo. Yo estoy más allá de vuestra experiencia. Estoy mas allá del bien y del mal..."

Finalmente es acusado de 14 asesinatos, 5 intentos de asesinato, 9 violaciones (entre las cuales 3 han sido a menores), 2 secuestros, 4 actos de sodomía, 2 felaciones forzadas, 5 robos y 14 allanamientos de morada.

En 1989 es condenado a la cámara de gas, y Ramírez no perdió su fe: "... !Legiones de la noche!, !Razas de la noche!, no repitáis los errores del Night Stalker y no concedáis clemencia alguna... Yo seré vengado. Lucifer esta con nosotros..."

RICKY KASSO - EL ASESINO DE NEW YORK

Ricky Kasso era un joven de 17 años de edad. Lo apodaban el Rey del Ácido por su afición a las drogas alucinógenas. En 1984, la policía recibe una llamada declarando que se había encontrado un cuerpo semienterrado en un hoyo en el bosque de Aztakea. Un grupo de agentes se dirigieron al lugar y se encontró el cuerpo de Gary Lauwers.

Por el alto grado de descomposición debía llevar allí más de dos semanas.

El hombre había sido adagaado unas 32 veces, unas 22 en la cara. La policía enfocó su investigación sobre dos jovenes bastante conocidos por ser habituales consumidores de drogas y cometer actos de vandalismo propios de adolescentes.

Se trataba de Ricky Kasso y su amigo Troiano.

Su arresto más reciente había sido por haber profanado una tumba del siglo XIX, donde robó un cráneo y una mano. Según sus declaraciones, los pensaba utilizar en un rito satánico. Poco después fueron puestos bajo custodia, y en un interrogatorio casi de rutina ambos confesaron a los agentes haber cometido aquel asesinato.

Decían que se habían unido a un grupo satánico local conocido como Los Caballeros del Circulo Negro, que tenía alrededor de veinte miembros y era conocido por sus sacrificios animales a su dios Satán. De ahí podría ser que por eso Lauwers tuviera los ojos extraídos.

Kasso declaró que estaba en el bosque con Lauwers y dos amigos, Quinones y Troiano. Dice que comenzó a sentirse extremamente agresivo, entonces comenzó a golpear a Lauwers hasta perder el control. Luego reconoce haber sacado un cuchillo del bolsillo y haberlo adagaado gritando una y otra vez

-"Di que amas a Satanás" y Lauwerrs contestaba,

-"No, yo solo amo a mi madre!" Siguió ensañándose con él hasta que lo mató.

Cuando vió lo ocurrido confiesa haber sentido miedo, pero en ese preciso momento dice que escuchó el graznido de un cuervo que identificó como una señal

de Satanás diciéndole que el crimen había sido en su honor y eso era un hecho positivo para él. En el juicio por asesinato en segundo grado, Troiano declaró que el crimen no tenía nada que ver con los satanistas ni con Los Caballeros del Circulo Negro, y afirmó haber sido solo un testigo, y que las drogas habín; sido el principal motivo de que Kasso cometiera el crimen.

Kasso se los habría extraido durante el forcejeo que mantuvieron ambos con el cuchillo. Finalmente dicen haber recubierto el cadáver con hojas y haberlo abandonado en el bosque.

Richard Kasso se suicida colgándose en su celda de la prisión.

Unos años más tarde, salía a las pantallas la película My Sweet Satan (Mi dulce Satanás), basada en la verdadera historia de Ricky Kasso.

Ted Bundy

Ella no estaba dormida, como sus compañeros de cuarto pensaban, cuando se acercaron a la cama de Joni Lenz en la tarde del 4 de enero de 1974, la encontraron en un charco de sangre que salía de su cabeza y cara, Aterrorizados sus compañeros quitaron la ropa de su cuerpo, para encontrar una vista aun más horrible. Una barra de la cama había sido introducida en su vagina. Sin embargo, Joni fue una de las pocas víctimas que sobrevivió a un ataque de Ted Bundy que reino terror en los Estados Unidos durante los años 70. Habían incontables víctimas antes y después de Joni que no fueron afortunadas de haber sobrevivido. Bundy se llevo a la tumba el número de víctimas.

Eleanore Louise Cowell de 22 años de edad, paso los últimos meses del embarazo en un hogar para madres solteras en Burlington (Vermont). El 24 de noviembre de 1946 dio a luz a su hijo Theodore Robert Cowell. Poco después del nacimiento viajaron a Philadelphia para vivir con los padres de Eleanore, a los que Ted llamaría años mas tarde como su padre y madre, Esto permitió a Eleonere a escapar de la critica más áspera por ser madre soltera. Ted creció considerando a su madre como una "hermana mayor".

A los 4 año de edad, Ted y su madre natural se trasladan a Tacoma (Washington), para vivir con unos parientes. Allí cambiaron sus nombres legalmente, Ted lo hizo por Theodere Robert Nelson y su madre Eleanore como Louise Cowell, uno año después, su madre se casa con un cocinero del ejercito llamado Johnnie Culpepper Bundy, cuyo apellido tomo Ted y que más adelante fue sinónimo de asesinato. El matrimonio tuvo 4 hijos que Ted pasaba mucho tiempo cuidándolos luego de salir de la escuela. Ted y su padrastro no tuvieron una relación padre-hijo normal, en realidad al único hombre que respetaba y admiraba era a su abuelo materno que vivía en Pennsylvania, pero al obligarlo a dejarlo y a irse a vivir a un lugar extraño. En su juventud Ted fue muy tímido y a menudo era objeto de burlas por parte de sus compañeros de escuela secundaria, sin importan las humillaciones que sufrió, pudo mantener un alto promedio académico durante la primaria, secundaria y universidad.

Cuando Ted se gradúo de la secundaria, gano una beca universitaria y en 1966 viaja a Washington, donde hizo un estudio intensivo de chino, conservando su alto promedio de notas académicas. En 1967 ocurrió un suceso que cambio para siempre su vida, conoce a Stephanie Brooks, una mujer de una familia rica de California y muy sofisticada.

Ted no podía creer que alguien de tantos kilates se podría interesar por él. Aunque tenían muchas diferencias, les gustaba mucho esquiar y fue durante esos viajes que comenzaron a ser amantes. Stephanie fue la primera amante de Ted y pasaban muchas horas juntos haciendo cosas de pareja, como por ejemplo, viajes románticos para esquiar, largas caminatas y cenas intimas, Pero Stephanie no estaba tan enamorada de Ted, como él estaba de ella, deseaba a alguien con futuro y Ted no era el mejor candidato. Luego de graduarse en universidad en 1968, Stephanie rompe relaciones con Ted, nunca pudo recuperarse de esta relación frustrada y el mundo se cayo para siempre a sus pies. Ted siguió obsesionado con Sthepanie que con frecuencia le escribía, pero ella no estaba tan interesada en seguir esta relación amorosa. Esta obsesión siguió durante toda su vida que lo conducio a una serie de asesinatos que aterrorizo al mundo.

Para empeorar las cosas, en 1969, Ted se entera que su "hermana mayor" es su verdadera madre y sus "padres" son sus abuelos, su cambio fue notable, paso una persona tímida e introvertida a una persona de carácter dominante y enfocado. Ahora Ted era un hombre con misión,realizó estudios de psicología, en los cuales sobresalió, se gradúo con honores y era de los estudiantes preferidos de sus profesores. En este tiempo conoce a Meg Anders, con quien estuvo implicado por casi 5 años. Meg trabajaba como secretaria y era una mujer algo tímida, reservada y divorciada que creyó haber encontrado en Ted la figura perfecta de padre para su hija. Meg estaba muy enamorada de Ted, sin embargo, no estaba listo para el matrimonio porque quería tener más logros en su vida. Ella sentía que Ted no estaba tan enamorado, porque mantenía varias relaciones al tiempo, pero Meg pensaba que algún día cambiaría, ella no sabia su obsesión por Stephanie y en cierta ocasión comento Ted a un amigo intimo que Stephanie "era la única mujer, la única mujer que siempre y realmente amo. Es diferente lo que siento por Meg". Entre 1969-1972 la vida de Ted parece cambiar para su bien, trabajo con varios colegios de abogados y al mismo tiempo entro al mundo de la política, trabajo en la campaña para reelegir a un gobernador de Washington, posición que le sirvió para hacer amistades en el partido republicano, también trabajo como voluntario en una clínica, todo parecía ir por buen camino, incluso salvo a un joven de ahogarse en un lago. En 1973, durante un viaje de negocios a California para el partido republicano de Washington. Ted se reunió con su viejo amor Stephanie que se sorprendió con su cambio, ahora mucho más maduro y con objetivos en su vida, Stephanie vuelve con su viejo amor. Luego de un invierno muy romántico, cambio radicalmente con Stephanie, repentinamente se torna frío y desanimado, En febrero de 1974, sin explicación alguna Ted termino el contacto con Sthepanie. Su plan de venganza estaba rodando, rechazo a Stephanie como ella lo rechazo alguna vez y nunca volvió a saber de él.

El 6 de diciembre de 1973, una pareja de jóvenes encuentra los restos de una mujer de 15 años en el parque McKenny (Washigton). El 25 de noviembre, unos amigos la miraron por última vez a Kathy Devine en autostop a Oregon, se la encontró con un corte en la garganta y sodomizada. La investigación comenzó de inmediato, pero habían pocas evidencias en la escena, Kathy no era la única que había muerto en tales circunstancias. Un mes después ocurrió el ataque a Jeni Lonz, que pronto fue seguido a un ataque más espantoso. Cuando Lynda Healy el 31 de enero de 1974, no se reporto a su trabajo ni a su casa, su familia y amigos se empezaron a preocupar. Los padres de Healy llamaron inmediatamente a la policía, que encontraron su camisón y su collar en un charco de sangre cerca de la cama. Pero, donde estaba, Lynda Healy, los investigadores estaban otra vez sin evidencias.

Durante ese verano, siete estudiantes más desaparecieron dentro de los estados de Utah, Oregon y Washington. Habia una semejanza muy particular en todos los casos, como por ejemplo, las mujeres eran blancas, de cabello largo y liso y dividido en la mitad. Durante esta época, la policía entrevisto a los estudiantes de la universidad y les contaron de un hombre extraño con una prótesis de brazo o pierna, de apariencia extranjera que parecia luchar con libros para pedir ayuda a mujeres jovenes que estaban a su alrededor, otros testigos señalaron que también lo vieron pedir ayuda con su coche averiado en el campus universitario. Los más interesante era que alrededor de la misma área ocurrieron las desapariciones. En agosto de 1974, en el lago Sammanish (Washington), la policía encontró, 5 huesos de pierna, un par de cráneos y el hueso de una quijada, con estos restos lograron identificar a Janice Ott y Denise Naslund que desaparecieron el 14 de julio del mismo año. La gente del lugar había visto pasar a Ott a una merienda de campo, se le acerco un hombre joven y apuesto que le pidio ayuda para cargar algo en su bote ya que tenia enyesado el brazo. Esa fue la última vez que miraron a Ott. Denis Naslund, pasaba la tarde con su novio, la última ves que la vieron fue cuando corrió al restaurante del parque. Esa tarde un hombre atractivo pidió ayuda con su bote a dos mujeres, un acto de amabilidad le costo la vida a Dennis.

El jefe de policía Louis Smith de Midvale (Utah), tenia una hija de 17 años y le había advertido con frecuencia sobre los peligros del mundo. El había visto demasiado durante su trabajo y se había preocupado de la seguridad de su hija.

Sus peores temores se vieron venir el 18 de octubre de 1974, cuando desapareció su hija, nueve días después la encontraron estrangulada, violada y sodomizada. Un amigo cercano a Meg Anders, reconoce a Ted en un retrato hablado, era justificada la aversión y desconfianza. Meg no podía creer que el hombre que ella amo podía hacer cosas tan horribles. Algo vacilante, entro en contacto con la policía a finales de 1974. Su informe junto con el de cinco personas, fue olvidado hasta algunos años mas tarde. La policía dejo en paz a Ted Bundy por ser un hombre respetable y fijaron su interés en investigar a otros sospechosos más probables. El 8 de noviembre de 1974, los investigadores de la policía consiguieron la pista que estaban buscando En la tarde de ese viernes un hombre atractivo y extraño, en una librería de Utah, se acerco a Carol DaRonch de 18 años de edad. El extraño le dijo que había visto a alguien tratando de robar su coche y le pidió que lo acompañara al estacionamiento para averiguar si le robaron algo. Carol penso que el hombre pertenecía a la seguridad del almacén, cuando llegaron al coche le comunico que todo estaba en orden y no faltaba nada.

El hombre, que se identifico como el oficial Roseland, no satisfecho, decidió acompañarla a la estación de policía, para colocar la denuncia contra el supuesto criminal. Cuando el la llevaba en su carro Volsk Wagen (VW), sufrió un fallo repentino, ella sospecho y le pidió su identificación, el rápidamente le indico una tarjeta de crédito y la subió al coche. Inmediatamente se puso en marcha en dirección opuesta a la comisaria, detuvo repentinamente el coche, Carol se lleno de terror. El "oficial de policía" repentinamente la agarro y trato de esposarla, Carol grito por su vida, el hombre saco su pistola de mano y amenazo con matarla sino se callaba, Carol trato de bajarse de coche y lo golpeo en su cara. El tenia una palanca de mano para golpearle su cabeza. El terror se apodero y Carol golpeo sus órganos genitales con el pie y se pudo bajar del coche, llamando la atención de un pareja de automovilistas. Carol gritaba muy fuerte que el hombre la había tratado de matar. La llevaron inmediatamente a la policía y les contó lo que uno de sus hombre le había tratado de hacer. Pero, no había ningún oficial de apellido Roseland, enviaron inmediatamente una patrulla al lugar de los hechos, la policía pudo conseguir la descripción del tipo, del auto y su tipo de sangre O positivo. La misma tarde, Jean Graham, en la escuela secundaria de Viewmont, se le acerco un hombre atractivo que le pidió su ayuda para identificar un coche, ella estaba muy ocupada para ayudarlo y lo rechazo. Mas tarde se volvió para pedirle ayuda y ella lo rechazo otra vez. Algo anormal y asustadizo llamo la atención Jean, no le hizo caso y continuo en sus trabajos.

El 12 de enero de 1975, Caryn Campbell, su esposo, Dr. Raymond Gadowsky y sus dos hijos, viajaron a Colorado, Caryn esperaba pasar una temporada de vacaciones, mientras su esposo asistía a un seminario. Una noche mientras Gadowsky esperaba con sus dos hijos en el salón del hotel a Caryn, ella desaparece, su esposo informa a la policía, la buscaron por todo el hotel pero no encontraron rastro. Casi un mes mas tarde y algunas millas mas delante de donde desapareció, unos trabajadores encontraron el cuerpo desnudo de Caryn a poca distancia del camino principal. La policía busco por las montañas donde la cuerpos fueron encontrados, dos días otro cuerpo seria encontrado, pertenecía a Susan Rancourt, que había desaparecido el verano anterior. Las montañas se habían convertido en el cementerio para el loco conocido como "Ted" Dos cuerpos mas fueron encontrados, uno de ellos era Lynda Ana Healy, todas las víctimas tenían contusiones severas producidas posiblemente con una palanca. La policía continuo sin éxito buscando al asesino. Encontraron cinco mujeres muertas en forma similar en Colorado.

La noche del 16 de agosto de 1975, en una carretera de Utah, un policía, patrullando una carretera, miro un VW, puso sus luces altas para mirar mejor el numero de su placa, este comenzó a acelerar, el sargento Hayward comenzó a seguir el coche, La patrulla del oficial Bob Hayward y otros dos troopers oficiales cercaron a VW, miraron que el asiento del pasajero le faltaba, los tres oficiales examinaron al VW, encontrando una palanca, mascara de esquí, cuerda, alambre, Bundy fue colocado en arresto bajo detención de allanamiento a morada y robo. Después de la detención de Ted, la policía comenzó a encontrar conexiones entre el y él hombre que ataco a Carol DaRonch. Las esposas eran de la misma marca y modelo que el atacante había utilizado y el coche en que fue encontrado era similar al descrito. Además, la palanca que se encontró en el coche de era similar al arma que había amenazado a DaRonch, también sospecharon que Ted era el culpable del secuestro de la hija de Smith, Laura Aime y Debby Kent. Sin embargo la policía necesitaba mas evidencias para utilizar en contra de Ted Bundy. El 2 octubre de 1975, Carol DaRonch, Jean Graham y un amigo de Debby, fueron llamados a una comisaria de policía para identifica entre una formación de 7 hombres al atacante, uno de ellos era Ted Bundy, Los investigadores no se sorprendieron cuando Carol DaRoch escogió a Ted en la formación como el hombre que la ataco. Jean Graham y el amigo de Debby Kent también seleccionaron a Ted, como el hombre que habían errando en lugar donde desapareció Debby Kent. Aunque Ted en varias oportunidades dijo ser inocente, la policía estaba segura de que tenían al hombre. Pronto lanzaron una investigación confirmando sus sospechas, el hombre conocido como Theodore Robert Bundy era el culpable, el numero real de sus víctimas es un secreto que el se llevo a la tumba.

WILLIAM BURKE Y WILLIAM HARE

Después de una disputa, Burke abandonó a su esposa y se marchó a Escocia donde trabajó como obrero del Canal Unión. Se unió a una mujer llamada Helen Dougal en Edinburgo en 1827. Allí conoció a William Hare que regentaba una casa de mala nota.

Murió uno de sus inquilinos y como los anatomistas necesitaban cadáveres, decidió venderlo al famoso anatomista Robert Knox que tenía su estudio en la calle "Surgeons Square, 10". Knox le pagó 7 libras 10 chelines. Burke y Hare decidieron continuar el negocio. Atraían a su casa a algún viandante y allí le asfixiaban. Llevaban el cuerpo a Knox que les pagaba de 8 a 14 libras por cada uno. Así asesinaron a 15 personas por lo menos sin levantar sospechas. Pero un soldado y su esposa que se alojaban en la pensión de Hare, se dieron cuenta y los denunciaron.

Detenidos, Burke confesó sus crímenes siendo colgado el 28 de enero de 1829. Hare se libró de la horca y se marchó a Inglaterra. Helen Dougal se libró de ser linchada y se fué también a Inglaterra donde vivió y murió con un nombre supuesto.

El cadáver de Burke fue diseccionado por el Profesor de Cirugía de Edinburgo ante un numeroso público. Más tarde fue esqueletizado y aún el esqueleto se conserva en aquella Universidad.

La casa del Dr. Knox fue atacada por una muchedumbre enfurecida y tuvo que huir de Edinburgo falleciendo en Hackney en 1862.

Le puede interesar...