Atrapasueños por Rick Pérez - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
index-1_1.jpg

1

2

index-3_1.png

Rick Pérez

3

Universidad Don Bosco, 2012

1ª edición

Proyecto realizado por la materia de Diseño Editorial.

licda. Yenny Hernández

Publicado en Bubok

4

Dedicatoria

Recuerdo que de niño escribía poemas y canciones, pero con el tiempo las cosas de la vida nos cambian de un momento a otro y me olvide de plasmar mis emociones, mis alegrías y tristezas en un papel.

Hoy que ya casi culmino mi carrera univer-sitaria retome esa parte gracias al proyecto impulsado por mi catedrática Lic. Yenny Hernández

Que vio en nosotros la capacidad para crear no solo la parte gráfica, si no también ins-pirarnos en la vida, en nuestros miedos y alegrías y así sacar lo mejor de nosotros resumido en tinta y páginas que llevan nuestra esencia.

Gracias a Dios por la creatividad y demás habilidades que ha depositado en mí para culminar este libro con mucha satisfacción y por revivir un bonito recuerdo de tiempos inolvidables.

5

6

No sabes cuanto mal puede existir en las sombras, en la oscuridad de la noche, en un sueño y tornarse una pesadilla.

-Abro mis ojos.

No conozco este lugar, veo un destello a lo lejos;

-¿Qué será?

Parece extraño algo así en medio de la nada, parece ser que no hay nadie mas acá, camino hacia el frente y de repente algo se acerca tras de mí, es un sonido como de interferen-cia ó ¿Es una voz? …

Escucho una voz a lo lejos, parece ser de un chico.

-¡Corre!

-¡Corre!

7

Lo escucho; Está tras de mi, corro, corro siguiendo la luz, Oh… siento mi cuerpo en el aire creo que estoy cayendo…

puedo ver que estoy llegando al fondo.

-Ahhhh,

-Que miedo, desperté de nuevo con el corazón acelerado, dirijo la mirada hacia arriba donde cuelga mi atrapa sueño.

-Tonto atrapa sueño, creo que ya no funciona, no es primera vez que paso por eso, aún no me acostumbro a tanta adrenalina en mis sueños.

¡Oh cielos! Ya salió el sol, son las 6:22 am, muy temprano para un día sábado de descanso, esto no es normal.

Llego por fin a mis 15 años, ¡mi cumpleaños por fin llegó!, corro a buscar mi obsequio a la mesa de la sala como todos los años, mi mamá y papá lo esconden hasta que llega este gran día.

-No veo nada, busco bajo la mesa esperanzada a encontrar algo, me rindo después de buscar casi por toda la casa. Subo a mi habitación molesta, creo que es el primer año donde no recibo nada de ellos.

-Que tonta, como no pude verlo.

Un lugar inusual donde colocar un obsequio.

Se encontraba en la ventana de mi cuarto la que lindaba con la casa de mi mejor amigo Erick.

8

¡Mi obsequio de cumpleaños!

¡Wow! Por primera vez no está envuelto en papel rosa, de flores, creo que mi madre por fin me está conociendo.

Es una caja negra con un listón negro, creo que para mis quince años hubiese preferido el morado.

-Escucho a lo lejos, ¿Una ambulancia? Ó ¿será una patrulla policial?

No logro diferenciar aún los sonidos.

Me asomo por la ventana de la sala para ver de donde pro-viene ese sonido; Se estacionan frente a la casa de Erick,

-¡No puede ser! ¿Pasará algo con él?

Salgo corriendo de mi casa, veo a los vecinos a la expectativa de lo que está ocurriendo.

El padre de Erick parece llorar mientras consuela a la Sra.

Melanie.

-Creo que estoy paralizada.

Veo pasar la camilla frente a mis ojos con gran rapidez, veo la cara de los paramédicos con una expresión de susto, puedo ver a Erick con sus ojos cerrados, parece estar dormido.

Sentí que me hundí en un agujero oscuro al ver la ambulancia.

Corrí al lugar secreto en el jardín de mi casa, lugar donde he jugado todos estos años, lloré como nunca lo había hecho 9

hasta quedar dormida.

-Estoy de nuevo acá, todo es igual, excepto por algo, puedo recordar mi sueño estando dentro de él, se exactamente lo que pasará.

No estoy sola, hay alguien más en éste lugar; Es imposible, solo yo puedo verme asustada como en mi sueño, se escucha la voz del chico.

Es Erick, sí, si reconozco su voz,

¡Es Erick!

Éste no fue otro sueño más, fue muy distinto, ¿Por qué nunca me di cuenta que era él?

¿Qué sucedió? ¿Por qué me dice que corra? ¿Qué sucedió?

Regreso a casa, y veo a mi madre junto con la señora Melanie la madre de Erick, ella sabe lo mucho que lo apre-cio, así que pregunte como se encontraba su hijo.

-Señora Melanie ¿Qué sucedió con Erick? - pregunte como no sabiendo nada.

-Nadie lo sabe Kira, pareciera ser que está sumergido en un sueño profundo, donde nada ni nadie lo puede despertar.

Al siguiente día insistí en acompañarla a visitar a su hijo, sa-bía que no podría hablar con él, pero con verlo me hacía sentir mucho mejor, miraba a través del vidrio del automóvil bajo el día nublado, parecía tenebroso y me dio la sensación que algo no muy grato ocurriría.

10

Llegando al lugar pude ver tres escenas similares. Reconocí a dos familias, los padres de Roy y los padres de Neira una niña de mi misma sección que casi nunca hablaba con nadie, acercándome a ella, ya que estaban en lugares muy cerca el uno del otro, los observe en el mismo estado de Erick, a lo lejos escuché a una mujer empleada de lugar hablando con alguien por el teléfono.

-Tenemos en éste hospital ya tres casos en ésta semana y dos en el hospital de Grogentin aparentemente se encuen-tran dormidos, pero su corazón se encuentra en constante excitación, como que tuviese alguna clase de actividad, es como que están en una especie de sueño.

Seguí mi camino hacia el lugar donde se encontraba mi amigo, como decía la empleada del lugar, estaba dormido.

-Kira cuida de Erick un momento regreso en seguida.

-Sí señora Melanie, yo lo cuido.

Tomé su mano para hacer una oración por él, me sorprendí al sentir su sudor helado corriendo por la palma de su mano, su pulso acelerado, conocía esa reacción, es la de su temor a las alturas.

11

Ya han pasado tres días y no hay una mejoría de Erick, derepente escuché el auto de papá estacionarce fuera.

-Kira, hija, vamos baja.

-Sí papá, voy en un segundo.

Mis padres me tenían una gran sorpresa, salimos a cenar mi comida favorita, a un enorme restaurante chino que se encuentra junto a la carretera a la ciudad de New Marin, no es el más lujoso pero su ambiente es muy acogedor y su comida sin duda es la mejor, fué una velada divertida con mis padres, mi papá contando sus historias de niño que aunque las he escuchado toda mi vida, aún causa gracia su estilo único de narrarlas, parece que las vuelve a vivir.

Dijo mi madre:

-Kira, perdón hija por retrasarnos en la celebración de tu cumpleaños, sé que es una fecha muy importante.

Tomando su bolso introdujo su mano y sacó una pequeña caja rosa, típico de mi mamá, extendió su mano y la puso frente a mí.

¡Feliz cumpleaños hija!

- Dijo mi padre y mi mamá a una sola voz.

En ése momento recordé el obsequio de mi ventana, por alguna extraña razón lo había olvidado, 12

-Tómalo hija es tuyo, dijo mi padre.

Gracias muchas gracias. Por un momento pensé que se les había olvidado, tomé la caja giré mi cabeza hacia todos lados esperando no escuchar de nuevo una sirena de alguna ambulancia.

-¡Wow que hermoso!

Era un anillo justo a la medida de mi dedo, plateado con una piedra cuadrada no muy grande, pensé, después de todo creo que hoy si ya medio saben de mis gustos.

Llegando a casa subí a mi cuarto deprisa, casi caigo de boca al tropezar con el cuarto escalón.

Encontré el supuesto regalo de cumpleaños bajo mi cama, después de todo nunca lo abrí, lo sostuve, quite la tapa.

!Vaya sorpresa¡

Un atrapa sueño diferente a los que conocía de años pero interesante, parecía ser que tenía unos cuantos años más que yo, y con cristales que ni con luz se podría ver a través de ellos, me pareció sumamente atractivo, lo coloqué sobre mi cuello y corrí hacia el espejo a ver como se miraba mi figura delgada con el nuevo accesorio.

-Espera un momento pensé, si mis padres habían olvidado mi cumpleaños, de quien es este obsequio.

Observándolo detenidamente recordé que Erick llevaba puesto uno igual y Neira también.

13

-¿Será una coincidencia?

Quité el atrapa sueño de mi cuello y lo dejé frente al espejo de mi cuarto sobre la mesa donde están mis cosas persona-les.

Me preparé para dormir, ya que mañana es lunes, día de escuela; me puse mi pijama fucsia con ponys bebes y nubes la cual odiaba tanto, aún no puedo creer que mi madre me compre estas cosas.

-¡corre!, ¡corre!, ¡corre! Kira no uses el atrapa sueño ¡kira no lo uses!

Desperté de nuevo de la pesadilla, busqué con mi mirada el atrapa sueño que estaba en el obsequio nuevo, estaba en el mismo lugar donde lo dejé, miré el reloj en la pared frente a mi cama justo arriba del espejo y marcaba la 1:33am.

Giré mi cuerpo al lado de la ventana y miré el cielo y las estrellas que me acompañaban en mi desvelo; Intenté seguir durmiendo pero ya no pude conciliar mi sueño.

Decidí aventurarme a casa de Erick, creo que su ausencia me tiene extraña. Bajé por un tubo cerca de mi ventana por el cual me había escapado cuando estaba más chica, llegué a tierra con mi abrigo y gorro ya que la noche estaba fría.

Atravesé la cerca de un sólo salto, caminé en medio del jardín de la casa de Erick, algo me hizo mirar hacia la cochera y ví su bicicleta, estacionada a un lado de la pared, moví mi cabeza como eliminando cualquier recuerdo que me haga perder la cordura.

14

Subí por la reja de la ventana hasta llegar a su cuarto, siempre mantenía la ventana sin seguro, así que pude entrar sin ningún problema, lo observé detenidamente desde la esquina derecha hasta la esquina contraria, me llené de nos-talgia de no tenerlo cerca y de saber que si volveríamos a pasar los momentos divertidos de todos los días.

Me recosté sobre su cama, mientras pensaba en el sueño que me había quitado mi tranquilidad, estaba segura que algo malo tenía ese atrapa sueño, pero mi pregunta era

¿Cómo llegó a manos de ellos y a la ventana de mi cuarto?

Estuve en su habitación un momento más, me levante y pise algo…

-AHH!!!

Puse las manos en mi boca para que no saliera ningún ruido, encendí la lámpara de la mesa que había en la habitación y ví una caja igual a la de mi ventana y comprendí que Erick encontró su atrapa sueño en las mismas condiciones que yo.

Estaba disponiéndome a sacar mi pie por la ventana cuando algo extraño sucedió, al principio no entendí lo que estaba viendo, pero al comprenderlo un extraño escalofrío recorrió mi cuerpo, era una silueta de un hombre al cual había visto antes, recuerdo esa joroba y esos ojos misteriosos, subió por la pared flotando como un globo, él hizo uso de sus manos para sostenerse, mis ojos se agrandaron y casi salían por la ventana, procuré ni respirar para que el anciano no detecta-ra mi presencia, entró como humo por el pequeño espacio 15

que solo cabía mi cabeza por ahí, salió y siguió su camino por la calle observando las demás casas hasta detenerse frente a una casa azul que estaba justamente en la entrada de la calle frente al parque, su estación duro mas o menos unos treinta segundos y siguió su camino.

Por mi mente pasaron miles de preguntas, sin más tardar me deje ir desde la ventana de su cuarto sin pensarlo, caí pa-rada, suspiré y al dar mi primer paso mi rodilla perdió fuerza, y caí en el césped, me levanté en seguida y seguí al anciano pero al salir a la calle lo perdí de vista.

Caminé frente a la casa donde habia llegado la extraña visita y recordé que es la casa de Steffi, la chica más odiosa del colegio, me detuve a pensar:

-Podría no hacer nada y vengarme de todo lo que me ha hecho.

Me sentía confundida pero seguí con la misión, pase la cerca e intenté escalar por la ventana del piso de abajo y subir por la reja pero se aflojó y caí.

-Auch!!!, creo que no me conviene hacerlo, dije, mientras sobaba mi cabeza.

Sentí que alguien me observaba y giré mi cabeza hacia un lado y ví dos horribles ojos que se acercaban a mí, seguido de un ladrido, creo que mi respiración se detuvo y sólo me deslicé en el suelo lo mas rápido y sin hacer tanto escánda-lo, sin tocar la cerca que no era tan alta salté y lo más pronto posible salí corriendo como nunca en mi vida lo había hecho.

16

Desperté justo a tiempo para ir al colegio, tomé un baño en la tina, recostada pensaba en lo sucedido; luego peina-ba mi cabello frente al espejo mientras revivía en mi mente cada segundo después de lo ocurrido por la madrugada.

Estaba convencida de que tenía que llegar al fondo de todo lo que estaba pasando.

Llego al colegio y corro a mi salón de clases donde se encuentra Steffi, y mi intuición era cierta, vi colgado de su cuello un atrapa sueño igual al mio.

Pensé en arrebatárselo justo cuando pasó frente a mí, clavé mis ojos en el artefacto y me disponía a extender mi mano, pero pensé en que podria aprender más del atrapa sueño al descubrir cómo funcionaba.

En el salón de clase, mi lugar es en la tercera línea de adelante hacia atrás junto a la ventana que da hacia el jardín de niños, no despegué mi vista del atrapa sueño de Steffi que se encuentra al otro lado del salón, en la fila frente de mí.

Eran las 11:22 am, estando en clase de historia con la Sra.

Willians , el sueño me invadía, por un largo rato no pude controlar mi cabeza.

Logré reaccionar al ver que mi eterna enemiga caía dormida en la mesa, sentí en mi interior un sentimiento como de culpa, y quedé paralizada por unos segundos hasta escuchar la voz de mi maestra diciendo:

-Señorita Keminkar, repitió por tres ocasiones el apellido de Steffi.

17

Todos sonrieron a escondidas.

-Le pediría que aproveche mejor el tiempo en sus noches.

Mico, que se encontraba justo detrás de ella, tocó su espalda para despertarla.

Quizás aún seguía paralizada, me levanté como flash tiran-do mi libro y mis lapiceros y me dirigí con rapidez hacia su lugar, levanté su rostro con ambas manos y no reaccionó, podía escuchar el murmullo de todos en el salón de clases.

Grité desesperadamente con mi culpa haciéndose más fuerte por dentro y con mi voz casi quebrada:

-¡Ayuda, no reacciona!

Todos en el salón se alborotaron, la señora William se acercó mientras mandó a llamar al director por ayuda con otro chico del salón, busque el atrapasueños en su pecho para poder quitárselo, lo hale con ambas manos pero no sucedió nada.

Me sentía sin fuerzas, lo único que podía hacer era nada más ver como se llevaban a Steffi, quedé postrada en el piso sobre mis rodillas, sin saber qué hacer, mi experimento había funcionado como me lo temía y ahora no sabia que hacer para salvarlos, si los médicos y autoridades del pueblo no sabían que hacer, me tomarían como una loca si les digo quién es el culpable de todo lo que esta pasando.

Al salir ese día del colegio, en realidad no supe que hacer, po-dría dormir y esperar tener una revelación de Erick o ir en busca del anciano misterioso que lo había visto en algún lugar.

18

Caminé desde la escuela que era más o menos veinte mi-nutos hacia mi casa, esperaba encontrar un lugar de magia o artículos milagrosos que me podrían ser útiles en mi bús-queda. Pasando por un callejón pude ver a lo lejos un rótulo en madera que decía “Arte, Magia y Monstros”, me sentí lle-na de esperanza y no tardé en caminar hacia la entrada de aquel establecimiento.

Esperé un tiempo al llegar a la puerta, me detuve a ver la vitrina que estaba junto a la puerta del lado, un par de más-caras y mas artículos que me provocaron un poco de temor, estuve a punto de soltar la manecilla de la puerta que me pareció como de oro, cerré mis ojos, pensé en todos los chicos que estaba en el mismo estado de Erick y saqué valor, después de todo algo más tenebroso de lo que presencié la noche pasada creo que no veré acá.

Empuje la puerta que era de cristal con marcos de madera y logré entrar, el sonido de un libro que cayó al piso me irritó y grité, el cual me liberó un enorme susto.

-Hola, pasa adelante solo es un libro La voz tierna y aterciopelada de un chico que regresaba de la parte trasera del lugar me tranquilizó.

- Disculpe por haber hecho que escuchara mi grito, pero no estoy acostumbrada a tanto misterio.

-Pasa adelante, te ayudo en lo que desees.

Mientras se dirigía al lugar detrás de caja, lo observe de pies a cabeza, su piel trigueña y cabello rojizo me llamó la aten-19

ción, es un poco más alto que yo, aunque parece de mi misma edad.

Hola, hola ¿estás ahí?

-Me preguntó, viéndome con cara de extrañado.

-Sí, sí, perdón, ¿cómo te llamas? mi nombre es Kira tengo 15 años.

Después de decir esto creo que me di cuenta cuan mal me hace estar cerca de chicos lindos.

Sonrió con una risa inocente y dijo:

-Pues mi nombre es Max, como ves trabajo en este lugar que es de mi padre, soy nuevo en la ciudad y tengo 16, es un gusto conocerte.

¿Buscas algo en especial?

-Sí, bueno la verdad no lo sé, necesito algo que hable de los atrapa sueños, ¿sabes algo de eso?.

-Mmm... bueno creo que hay uno o dos libros acerca de eso, te ayudo a buscar.

Creo que mis ojos eran muy expresivos en ese momento, después de un largo suspiro caminé tras él hacia un pequeño pasillo al lado derecho de la habitación.

Se inclino para buscar en medio de unos libros ya muy gastados y dijo:

20

-¡Sabia que no era mi imaginación! toma espero te sea muy útil, como un obsequio de amigos.

Tarde un momento en reaccionar, mientras sostuve el sonido de la vocal “e” en un tono bajo por unos cuantos segundo hasta que mi yo interior reaccionó.

-Aw muchas gracias que lindo de tu parte, espero sea de gran ayuda.

- Eso mismo espero, sé que esto no me incumbe pero se podría saber ¿en qué te ayudará el libro?

Su pregunta me llamó la atención, y pase de un estado ner-vioso a un rostro serio y pensativo, con mi mirada puesta en la portada del libro gastado que ya no se distinguía muy bien.

-No es nada fuera de lo normal, solo es una simple curiosi-dad.

-¿Segura?

-Si

¿Por qué? ¿debería pasar algo malo para que estuviese inte-resado en él?

Había olvidado por completo las noticias que se escucha-ban por los canales de tv.

-Sabes algo de lo que ocurre en esta ciudad, con los demás chicos ¿verdad?

21

-¿Y tú que sabes de eso?, pregunté con un tono mas firme Hace un par de años en la ciudad de mi madre, mi hermano Bill pasó por lo mismo que están pasando esos chicos, sé que es muy confuso y nadie excepto mi familia creyeron esto, un atrapa sueños fue puesto en su habitación por un extraño ser junto a la ventana, vi todo claramente con mis ojos fué algo muy extraño, se escondía bajo una capa oscura, en realidad no se lo que sucedió, por la mañana pensé que había sido una pesadilla, pero lastimosamente no fué así, Bill mi hermano menor había despertado antes que yo, claro era un chico muy curioso y lo encontró y lo puso en su cuello y volvió a la cama, sumergido en un sueño del cual nunca despertó, hicieron todo por salvarlo pero después de una semana su corazón no pudo resistir mas y…

-Lo siento, interrumpí su última frase con la mía.

- Yo debí haberlo protegido, el collar era para mí, estaba en mi lado de la habitación.

Recordé cada momento de la noche pasada claro que estaba hablando del mismo personaje.

-Yo también lo ví, conteste con vos quebrada, hoy por la madrugada, subió hasta la ventana de la casa de Steffi, lo seguí pero lo perdí.

-Mi padre y yo, hemos seguido la pista de esa creatura por ya casi un año desde el incidente. Y siempre se nos escapa.

-Pero por qué si ha existido siempre, ¿por qué nadie hace nada?

22

-Antes su fuerza era menor, atacaba a uno o dos, así que no era tan alarmante hoy su poder parece crecer con el tiempo.

Mi padre se mudo a esta ciudad, para sacar a delante a la familia, después de la muerte de Bill mi madre quedó des-trozada, pero al darme cuenta de lo que ocurría decidí venir y dejarla para terminar de una vez por todas.

Mi mente se encontraba en un shock increíble, al saber lo que había pasado con el hermano de Max, tuve miedo que ocurriera lo mismo con Erick y pesaba en mi conciencia Steffi que la pude haber salvado, pero no hice nada más que esperar que sucediera lo que en mi interior sabia que pasaría.

-Bueno y entonces ¿qué haremos, para salvarlos?

¿Hay algo que podremos hacer?

-Si lo hay pero es muy arriesgado pero además no hay seguridad que todos los chicos despierten. Mi padre a estado investigando mucho a este sujeto al parecer que sus victimas son chicos débiles, y miedosos personas que no po-sean valor para enfrentarse a él.

-¿Eras un chico débil?

-Si Kira, por mucho tiempo pero ya no más, estoy dispuesto a todo para destruir esa cosa.

Quizá esto que esta pasando no es para mí, yo sería una de esas victimas si no fuese por Erick y enfrentar a esa creatura sería algo horrendo y peligroso, saque fuerzas de mi interior y dije:

23

-OK Max cuentas conmigo para hacerlo, mis amigos están en peligro y no pienso dejarlos solos.

-OK Kira prometo que estaremos bien.

Llegando la noche esperé que mamá y papá fuesen a dormir.

Aliste mis botas y una linterna, salí por la ventana pasadas las 12:10am y bajé hacia al patio de mi casa, cuando bajé miré y me detuve un momento con una vista firme a la ventana del cuarto de Erick, no mencioné nada con mi boca, pero lo grite en mi mente de lo más profundo “haré lo imposible para que regreses Erick”

Caminé por la calle hasta la entrada que eran 5 casas mientras miraba a cada lado al expectativa de algo inusual, por fin llegué a parque donde me esperaba Max con un pequeño bolsón oscuro en su espalda, mirándome fijamente pregunto

-¿Ya estas lista Kira?

- Si, o al menos eso creo y ¿por qué nos reunimos en este lugar? ¿Pensé que vendría tu padre?

No, no le mencione que vendría, creo es mejor sin él, esta no es mi primer noche fuera a esta hora, lo seguí un día hasta este lugar hasta que lo perdí de vista.

Esperamos escondidos en la casa de juegos del centro del parque, la verdad no sabíamos que hacer, nuestro plan era ir tras él, descubrir quién era, para poder enfrentarlo en su forma humana si es que había una.

24

Mientras miraba aquel lugar reviví muchos momentos de mi infancia, los cuales muchas veces fueron con Erick, y otras veces con mis padres, pensé en cuantas cosas ocultas hay en este mundo, cuantas cosas no nos enseñan es la escuela porque simplemente no son comprobadas científica-mente.

Pasó un momento después de pensar esto y miré fijamente a Max a los ojos, hubo una conexión mas allá de una simple mirada, sentí que me sumergí en un mundo de tristeza, a pesar de que su estado no lo reflejara, su corazón sí. De repente giramos la mirada hacia distintos lugares sintiéndome un poco apenada, me levante y salí de la casita.

Estando afuera vi la hora en el celular, ya era las 2:15am, salió Max después de mí y caminamos un unos pocos pasos hasta que de repente una extraña brisa soplo por el parque.

Mi piel se puso como de gallina abrazandome a mi misma por el escalofrió, como lo habíamos sospechado, a lo lejos observamos una figura que se aproximaba en dirección de la calle de mi casa, al verla lo único que pudimos hacer es quedarnos sin respiración para que no sospechara de nuestra presencia.

Intente recordar la silueta que ví la noche pasada, pero al hacer una comparación, ésta parecía rejuvenecida.

Será posible que fuera otro ser o el hecho de tener en su poder a tantos jóvenes, sea para robarle la juventud. Creo que fueron muchas teorías las que mi cabeza maquinó en ese momento.

25

Mientras seguía caminando vimos que se dirigía a la antigua fábrica de textiles que se encontraba un poco fuera del centro del parque.

-Es la fábrica de textiles que sufrió un terrible accidente Max

-No sabía de ese lugar, ¿qué sucedió Kira?

- Pues no recuerdo muy bien fué hace un par de años, era un día normal, cuando escuchamos las ambulancia a lo lejos, justo en el momento que salía de estudiar, se podía ver a lo lejos una enorme llama, creí en ese entonces que llegaría al cielo, en las noches por las noticias me dí cuenta que algunas personas de este lugar habían perdido la vida en ese feroz incendio.

Después de ese día la fábrica quedó desolada y en ruinas, solo esa parte por alguna extraña razón quedo casi intac-ta, hay historias que dicen que se escucho un sonido como que la maquinaria estuviese trabajando como en sus días de labores, otras personas dicen que se escuchan los gritos de las victimas.

-Es el lugar perfecto para este engendro.

- Al aparecer si, ahí tiene lo que necesita, máquina y más materiales.

- Bien pensado Kira.

La emoción era cada vez mayor, caminamos lo más silen-cioso posible hasta llegar a la entrada que era como una caseta donde en algún momento existió vigilancia, cami-26

namos por un pasillo donde faltaba la mitad de una pared, que me imagino se derrumbó cuando fue la explosión, media aproximadamente unos 10 m. de largo, pero fueron diez metros de adrenalina, nos condujo a una pequeña bodega como el tamaño de mi habitación, donde entramos y no vivos nada, por un momento pensamos en que lo habíamos perdido

-¡Hash no puede ser lo perdimos!

Calle un momento y miré a mí alrededor.

-No Max mira

Señale una pequeña entrada en un costado de la bodega de-trás de unos barriles oxidados, parecía la entrada un sótano.

Nos paramos justo a la entrada y nos miramos mutuamente.

-¿Estas listas?

Dí un suspiro mientras pensaba en Erick, en Steffi y Bill,

-Si por supuesto que si.

Solo no dejes que tenga miedo, por favor.

-Cuidaré de tí, confía en mí por favor.

Me sentí mucho mejor al oír esas palabras, creo que desper-taron la llama de la valentía en mi interior, me sentía como en una misión ultra secreta y peligrosa como las de la tele-visión.

27

Abrimos la puerta y si efectivamente era un sótano, todo inundado por la oscuridad, rápidamente recordé la linterna que había guardado en mi bolsa y me apresure por sacarla y la encendí.

Y sorpresa para nosotros encontramos un montón de sacos y bolsas de retazos de tela y unos cuantos bollos de hilos.

No se por que tenía la sensación de encontrar a mis amigos, aunque era imposible por que se encontraban en el hospital.

Caminamos más hasta encontrar un interruptor de luz, pensé que no funcionaría por la cantidad de tiempo que tenía sin usar se este lugar, pero vaya sorpresa si funcionó.

-Hola Kira como estas.

Resonaron esas palabras fuerte en mis oídos y en los de Max, miramos hacia el centro de aquella habitación y vi la cosa más odiosa que he visto en mi vida, si, el mismo ser despreciable que vi la noche anterior, se encontraba flotando frente a nosotros.

Su voz parecía ser como la multitud de personas, hablando en un mismo tiempo, mi piel volvió a erizarse más que la vez anterior, mi respiración se aceleró, y quede paralizada.

-¡Ha si eres tu Max! el chico que perdió a su hermano.

¿Cómo te sientes al saber que tu hermano murió por tí? Que si hubieses sido un poco mas valiente el estaría con vida, lastima estuvo a punto de despertar, jajá pero en sus pesa-28

dillas yo siempre gano.

Sus palabras eran penetrantes, y más hiriente para Max, su forma burlesca y su risa despiadada en ese rostro que solo resaltaba su boca, ya que lo cubría una oscura capa que parecía desvanecerse en los bordes como humo.

Vi como el rostro de Max cambiaba mientras más se enfurecía, el color de su tez era rojo enfurecido.

Max rompió en llanto corriendo sobre el mientras extraía un cuchillo que llevaba en su cinturón.

Pero como por arte de magia su fuerte puñal lo único que hizo fue espantar su cuerpo gaseoso, si, no era más que un bulto de humo, no poseía estado solido a cual poder dañar.

Fué frustrante ver a Max enfréntarlo con tanta furia, y yo sin nada más que poder hacer que mirarlos con ojos de pánico.

-Max, el chico miedoso que dejó que su hermano se perdie-ra en una pasadía, ¿te remuerde la conciencia?

Reía burlándose.

Pude ver las lagrimas de Max rodando por su mejía mientras, postrado en el piso con sus brazo cansados y con su respiración acelerada.

Las palabras lo habían dañado más que el afán de querer destruir al ser de humo, miraba sus ojos y estaban llenos de dolor.

Que podría hacer en ese momento si nada de lo que hiciéra-29

mos podría dañarlo, quizás solo dejar que escapara y dejar a mis amigos en ese estado que se encontraban, sufriendo en esa pesadilla hasta que su corazón dejara de latir.

No estaba dispuesta a eso, mi corazón estaba agitado y mi respiración acelerada, no podía dejar sufriendo a tantas personas y dejar impune tantas vidas de chicos que no deben nada a nadie, y su único delito ha sido ser débiles.

Saque mi atrapa sueño que guarde en mi bolsillo al salir de casa, era mi pase para el otro mundo, lo mire por un momento y pensé en las palabras del ser “tu hermano estuvo a punto de despertar” ósea que si hay una salida, hay una solución a esto, quizá no regrese o quizá si, pero al menos lo intentaré.

Estaba harta de ser alguien normal, de ser una chica miedo-sa a la cual un sonido de un libro caerse la asustaba. Tomé el atrapa sueño y lo puse en mi cuello, pero necesitaba un medio para poder dormir, tuve un recuerdo de Erick hace un par de años, se estrello en pared y quedó inconsciente por un momento.

Miré fijamente a la creatura que asechaba a Max, y grité.

-Ya basta, déjalo en paz, buscas a personas débiles para hacer tú trabajo más fácil, pero te demostraré que te equivo-caste con eso, no soy la chica débil que pensaste.

Corrí con todas mis fuerzas, solo pude escuchar la voz de Max como un eco en el fondo.

-Quítate ese atrapa sueños Kira

30

-Y escuché otra voz en mi mente, Kira no lo hagas Esta segunda fue la voz de Erick, pero no hice caso a ningu-na de las dos, estaba segura que lo que hacia era por el bien de ambos, quizá no reviviría a Bill pero vengaría su muerte y salvaría a muchos chicos más.

Estoy segura que mis lágrimas rodaron.

-¡corre! Kira ¡corre!

Escuché a lo lejos, estoy nuevamente en este lugar vacío, lo reconocí de inmediato, ¡logre!¡ Lo logre¡

Era la misma pesadilla de siempre, lo único que tenía que hacer era vencerla, dejar el miedo atrás y enfrentarme a cualquier cosa que se me pusiese en frente.

Algo se acercaba a mí, mi corazón palpitaba mientras escu-chaba la voz de Erick gritándome, saque el valor necesario, me paré firme y esperando que apareciera lo que tuviese que ser.

Sentí un viento fuerte que me hizo retroceder un paso y colocar mis manos defendiendo mi rostro sin cerrar los ojos, logre sostenerme, y reincorporarme a mi pose firme.

-La chica valiente.

Escuche la voz de ese despreciado ser, por alguna razón mi miedo se había extinguido, mi valor era mucho más fuerte y me sentía segura de lo que hacía.

31

Levanté mi rostro más no ví nada, busque a mí alrededor más sin embargo la habitación oscura me impedía ver.

Extendí mi mano segura de que había un interruptor de luz, y creí fuertemente que era mi habitación, quizá parece una locura pero pude manejar mi pesadilla.

Pulsé el interruptor y la habitación oscura se transformó en mi cuarto, estaba tal cual como lo deje mi ultima vez, excep-tuando por que había alguien más, si el monstro volador se encontraba ahí con su rostro sorprendido.

-¿Cómo es posible? ¡Es mí pesadilla! No la puedes contralar.

-Ya no te tengo miedo, contesté con una seguridad que ja-más había tenido, es hora que dejes libre a los demás chicos.

-El ser volador se burlaba ¿una mocosa como tú me obliga-rá? Pobre ingenua, esto es el comienzo.

Escuché un ruido en mi armario, algo enorme y quería salir, recordé que era el monstruo del armario, era mi más grande temor de niña.

La puerta salió volando hasta estrellarse con la pared de en-frente, vi sus ojos rojos enormes y unas garras que cortaron de un lo que sobraba de mi armario.

Más mi miedo no había regresado, estaba segura que era mi pesadilla y lo controlaría como fuese posible. Imaginé a mi gato, Bonbo, era gordo y peludo tierno y cariñoso, Se acercaba a mí la creatura, más no moví ni un solo muscu-32

lo más que la boca para decir

-¡Bonbo echece¡

Y la enorme bestia, se transformó en un tierno y apacible gato blanco.

-Es imposible, tú no tiene ningún poder acá, grito con todas sus fuerzas la cosa voladora.

Giró con un movimiento rápido y salió del cuarto huyendo de mi, corrí tras de él por el pasillo de mi casa, parecía eterno mientras me movía con gran rapidez, me sentí capaz y dí un enorme salto, y caí justo en su espalda, me lleve una gran sorpresa al saber que ya no era un gas viviente, podía causar daño y destruirlo por completo.

Cayó al piso y pude ver su rostro de desesperación, y dije: Ya veo por qué solo buscas niños cobardes, son una simple presa, y se rinden ente sus miedos, ya ví tu parte débil, y no te permitiré que dañes más.

Imaginé una docena de cadenas que lo rodeaban de cabeza a los pies, intentó usar sus ilusiones sobre mí, más las pude vencer, encontrando el alter ego de todo.

Me sentía tan poderosa manejando mis propios miedos, venciéndolos uno a uno, hasta que se quedo solo con un arma, Erick.

-¡Kira Ayúdame!...lo pude ver paralizado en el borde de un 33

abismo, sus ojos llenos de terror y angustia.

- ¡Erick no te sueltes! grite

Me sentía entre la espada y la pared ayudaba a mi amigo o mantenía atrapado a la creatura. Pero ¿si Erick era una ilusión más?

Tuve que tomar una decisión importante.

Respiré lo más profundo que pude, mientras todo a mi alrededor se detubo, miré fijamente al ser mientras que las cadenas se transformaron en fuertes hilos de acero que poco a poco se introdujieron en él y lo cortaron en mil partes.

El piso desapareció como una nube y me sentí en el aire cayendo en el vacío.

Desperté en una camilla del hospital algo cansada, junto a mí estaba Max sentado y frente a el se encontraba Erick ale-gre junto con sus padres.

Comprendi que lo había logrado, cerré mis ojos para que no supiesen que ya había despertado y volvi a dormir con el sonido de la alegría de los demás.

El miedo es la peor barrera que existe entre tú y lo real, vence las propias pesadillas de tu vida real con valor y coraje.

34

Le puede interesar...

  • Maximo Quechua
    Maximo Quechua Ficción Contemporánea por Max Hernández
    Maximo Quechua
    Maximo Quechua

    Descargas:
    80

    Publicado:
    Dec 2018

    La vida transcurre en el lugar donde habitan nuestros sueños. Máximo parece oír la voz de su padre, apagada, cansada, apenas audible, pero calmada, como una t...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Transmutaciones oníricas -Libro primero-
    Transmutaciones oníricas -Libro primero- Aventura por Francisco López (Fisquero)
    Transmutaciones oníricas -Libro primero-
    Transmutaciones oníricas -Libro primero-

    Descargas:
    79

    Publicado:
    Nov 2018

    Andrei Craciun Petrescu magnate de las finanzas y propietario de varias compañías aéreas, está convencido de ser Karl Lorenz, palafrenero al servicio del señ...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Una noche en el Golden Gate
    Una noche en el Golden Gate Ficción Contemporánea por Juan Carlos Boveri
    Una noche en el Golden Gate
    Una noche en el Golden Gate

    Descargas:
    478

    Publicado:
    Nov 2018

    Un famoso escritor muere después de haber tenido una larga e intensa vida de aventuras, diversión y defensa de los débiles.. Su única hija, también escritor...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Limón
    Limón Romance por D.C.
    Limón
    Limón

    Descargas:
    130

    Publicado:
    Nov 2018

    Víctor se encontraba, cerca al Óvalo de la Familia, en Nuevo Chim- bote cuando vio a una pareja besándose acaloradamente en una es- quina. Con sus manos, ...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT