Citas, Proverbios y Aforismos de Todos los Tiempos por Josep Pradas - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
index-1_1.jpg

TEXTOS FILOSÒFICS

PER COMENTAR

1. ELS INICIS DE LA FILOSOFIA

SELECCIÓ DE JOSEP PRADAS

4

ÍNDEX

Pautes per a la realització de comentaris de textos filosòfics.............................pàg. 5

Relació de textos.................................................... .................................................pàg. 8

5

Pautes per a la realització de comentaris de textos filosòfics

• A grans trets, es pot dir que un comentari de text filosòfic ha de permetre que qualsevol persona, encara que no en sigui especialista, pugui entendre les claus explicatives del text. Comentar un text ve a ser com explicar una pel·lícula a algú que arriba al cinema quan aquesta ja ha començat.

• Què no ha d’ésser un comentari de text:

o Un resum del text.

o Parafrasejar el text.

o Repetir idees sense explicar-les

o Una anàlisi formal de la seva estructura lògica.

o Un pretext per reproduir el que l’alumne sap de l’autor o del tema.

o Un pretext per exposar les opinions personals.

• El comentari ha d’oferir una explicació d’allò que s’ha entès del text, que sigui el més completa possible. Per això cal seguir aquests passos:

• Llegir el text detingudament, en dues fases, una ràpida per tal de veure les parts del text, i una altra més lenta per entendre cada part i la seva articulació interna.

• Subratllar les frases importants i els conceptes, i connectar-los amb el que coneixem de l’autor; el diccionari i els apunts personals ens poder ajudar a definir aquells elements que no ens siguin familiars.

• Fer un esquema o esborrany del comentari: donar ordre a la seva estructura, redacció coherent, amb inici i final delimitats.

• La redacció del comentari ha de seguir aquests passos: o Resum de la temàtica i el contingut del text: tema, problema i idees principals, amb les nostres paraules però sense explicacions ni judicis personals.

o Anàlisi i explicació del sentit del text: remarcar la tesis principal, el problema que afronta i resol, posant títol al text; relacionar el text amb l’autor i la seva època; indicar la obra a la qual pertany, si és possible, i relacionar-la amb el conjunt del pensament de l’autor; 6

definició dels termes i conceptes emprats per l’autor, així con clarificació de la seva argumentació; veure les influències d’altres autors en els conceptes i els arguments de l’autor del text.

o Comentari crític i conclusions: contrastar les idees de l’autor amb altres postures, tot comparant-les i avaluant-ne la forma de resoldre el problema a què s’enfronten; valoració crítica, amb judicis personals raonats i justificats; conclusions a què hem arribat, al voltant de la tesi del text.

• Mostrar les connexions dels conceptes del text amb el pensament d’altres autors, anteriors o contemporanis de l’autor del text. Es tracta d’explicar quin va ser l’ambient històric, filosòfic i personal, en el qual es va gestar el text. Es tracta de buscar precedents filosòfics i la seva relació amb els problemes filosòfics del moment històric.

• En aquesta tasca hem d’intentar no sortir-nos dels límits del comentari, centrar-nos en la informació pertinent i no enllaçar amb idees que no surten en el text, encara que ens siguin conegudes.

• Reflexió crítica: es tracta d’aportar alguna opinió personal però de manera reflexiva i argumentada. La clau consisteix a trobar les contradiccions entre les idees de l’autor o entre aquestes idees i els problemes del seu temps; hem de dir què no explica l’autor malgrat els seus pressupostos.

7

index-7_1.jpg

Relació dels textos

1. Els inicis de la filosofia

Filosofia grega: dels presocràtics a Sòcrates

Tema 1.

El naixement de la filosofia: del mite al logos

• Popper, El mito del marco común. Barcelona, Paidós, 1997, cap. 2, pàgs. 50-51.

8

index-8_1.jpg

index-8_2.jpg

index-8_3.jpg

• Homer, Ilíada 15, 189 (Kirk & Raven, pàg. 38, 18).

• Hesíode, Teogonia 116 (Kirk & Raven, pàg. 43, 24).

• Aristòtil, De caelo II 13, 294b13 (Kirk & Raven, pàg. 219, 153).

9

index-9_1.jpg

index-9_2.jpg

index-9_3.jpg

• Aristòtil, De caelo II 13, 294a28 (Kirk & Raven, pàg. 129, 86).

• Mapa del Mediterrani durant l’època colonial grega 10

index-10_1.jpg

Tema 2.

La recerca de l’arché en la natura: l’escola de Milet

• Aristòtil, , Metafísica I 3, 983b6.

11

index-11_1.jpg

• Plató, Teetet 174a.

12

index-12_1.jpg

• Aristòtil, Política I 11, 1259a 8-10.

13

index-13_1.jpg

• Diògenes Laerci, Vides dels filòsofs II 1.

14

index-14_1.jpg

index-14_2.jpg

• Aeci, II 14, 3-4 (Kirk & Raven, núm. 157) (Anaxímemes).

• Hipòlit, Ref. I 7, 1 (Kirk & Raven, núm. 144) (Anaxímenes) 15

index-15_1.jpg

index-15_2.jpg

Tema 3

El problema del canvi: Heràclit i Parmènides

• Lectura i comentari del text de Diògenes Laerci, Vides IX, 1 (Kirk & Raven, núm.

193).

• Text de Kirk & Raven a propòsit dels sobrenoms d’Heràclit, en pàg. 261 del seu llibre.

16

index-16_1.jpg

• Fragments d’Heràclit (font: Kirk & Raven).

17

index-17_1.jpg

index-17_2.jpg

• Popper, La sociedad abierta y sus enemigos, cap. 2, pàg. 27, 2n paràgraf.

• Procle, Tim. I 345, 18 (Kirk & Raven, núm. 344).

18

index-18_1.jpg

• Fragments del poema de Parmènides: Sext Empíric, Adv. Math., VII 111

(=Simplici, De caelo 557, 25) (Kirk & Raven, núm. 342).

19

index-19_1.jpg

index-19_2.jpg

• Simplici, Fís., 117, 4 i Plató, Sofista 237a (Kirk & Raven, núm. 345 i 346, respectivament).

• Simplici, Fis. 145, 1 i 146, 15 (Kirk & Raven, núm. 347 i 351, respectivament).

20

index-20_1.jpg

index-20_2.jpg

• Aristòtil, Física VI 9, 239b11 (Kirk & Raven, núm. 370).

21

index-21_1.jpg

Tema 4

Pitàgores i la matemàtica de la natura

• Aristòtil, Metafísica I 5, 985b 25-986b 28.

22

index-22_1.jpg

• Aeci, I 3, 8 (Kirk & Raven, frag. núm. 280).

23

index-23_1.jpg

index-23_2.jpg

• Diògenes Laerci, Vides VIII 36 (Kirk & Raven, frag. núm. 268).

• Heròdot, Història II, 123 (Kirk & Raven, frag. núm. 270).

24

index-24_1.jpg

index-24_2.jpg

• Porfiri, Vida de Pitàgores 19 (Kirk & Raven, frag. núm. 271).

• Procle, in Euclid. p. 426 (Kirk & Raven, frag. 281).

25

index-25_1.jpg

• Jàmblic, Protr. 21(Kirk & Raven, frag. núm. 275).

26

index-26_1.jpg

• Indro Montanelli, Historia de los griegos, Barcelona, Plaza & Janés, 1982, cap. IX, pàgs 48-49.

27

index-27_1.jpg

index-27_2.jpg

index-27_3.jpg

Tema 5

El problema del canvi: pluralisme i atomisme

• Plutarc, adv. Colot. 12, 1113c i Aristòtil, MXG 2, 975b1(Kirk & Raven, frag. 414).

• Fragments 421 y 422 del llibre de Kirk & Raven

• Aeci I, 3 20 (Kirk & Raven, frag. 417).

28

index-28_1.jpg

• Simplici, Fís. 158 1 i 6, i 159 21 (Kirk & Raven, frag. 418, 423 i 425, respectivament).

29

index-29_1.jpg

index-29_2.jpg

index-29_3.jpg

• Aeci V, 19 5 (Kirk & Raven, frag. 442).

• Anaxàgores de Simplici, Física 163, 20 (frag. 497 de Kirk & Raven).

• Aeci I 3, 5, (Kirk & Raven, frag. 523).

30

index-30_1.jpg

• Aristòtil, Física I 4, 187a23 (Kirk & Raven, 512).

31

index-31_1.jpg

• Simplici, Física 164, 24-156, 13 (Kirk & Raven, frag. 503).

32

index-32_1.jpg

index-32_2.jpg

• Simplici, Física 28, 4 (Kirk & Raven, frag. 546).

• Aristòtil, Met. I 4, 985b4 (Kirk & Raven, frag. 554).

33

index-33_1.jpg

• Aristòtil, Física II 4, 196a 25-35.

34

index-34_1.jpg

index-34_2.jpg

• Aristòtil, frag. 581 de Kirk & Raven

• Aeci IV 8, 10 (Kirk & Raven, frag. 586).

35

index-35_1.jpg

index-35_2.jpg

• Teofrast, De sensu 50 (Kirk & Raven, frag. 587).

• Sext Empíric, Adv. Math. VII 139 (Kirk & Raven, frag. 590).

36

Tema 6

L’ambient cultural a l’Atenes del segle V

• “Oració fúnebre” de Pericles (Tucídides, Historia de la Guerra del Peloponeso II 34-46; Trascripción del texto de la edición de Gredos, págs. 114-121).

DISCURSO DE PERICLES EN HONOR DE LOS MUERTOS

compañan al entierro gente de todas clases, ciudadanos o forasteros, y las mujeres de la familia se encuentran junto a la A tumba llorando. Los entierran después en un monumento público, situado en el arrabal más hermoso de la ciudad y en el que era costumbre sepultar a los muertos en guerra, excepto los que murieron en la batalla de Maratón, a los cuales, en memoria de su valor excepcional, mandaron hacer un sepulcro especial en el mismo sitio.

Cuando los han cubierto de tierra, es costumbre que un ciudadano notable, sabio y prudente, primero en la estimación pública y hombre de talento, pronuncie en su honor una oración y después de esto que cada cual se retire a su casa. De esta forma llevaban a cabo el entierro de los que morían en las guerras de los atenienses. En honor de los primeros, que fueron muertos en la guerra, fue elegido para hablar Pericles, hijo de Jantipo; y llegado el momento oportuno, subió a una tribuna muy elevada, desde donde pudiera ser oído por la multitud, y pronunció este discurso:

VII

Discurso de Pericles en honor de los muertos

“La mayoría de los que hasta este momento han pronunciado discursos en este lugar, elogian en gran manera esta costumbre antigua de honrar ante el pueblo a aquellos soldados que murieron en la guerra, pero a mí, en cambio, me parece que las solemnes exequias que públicamente celebramos hoy son el mejor elogio de aquellos que por 37

su heroísmo las han merecido. Y también me parece que no se debe dejar a la palabra de un solo hombre el hablar de las virtudes y heroísmo de tan buenos soldados, ni tampoco creer lo que diga, ya sea un buen o mal orador, pues es difícil expresarse con justeza y moderar los elogios al hablar de cosas de las que apenas se puede tener una ligera sombra de la verdad. Porque, si el que oye ha sido testigo de los hechos, y quiere bien a aquel de quien se habla, siempre cree que el elogio es insuficiente en razón de lo que él desea y de lo que sabe; y por el contrario, al que los desconoce le parece, impulsado por la envidia, que hay exageración en lo que supera su propia naturaleza. Los elogios pronunciados a favor de otro pueden soportarse sólo en la medida en que uno se cree a sí mismo susceptible de realizar las mismas acciones. Lo que nos supera, excita la envidia y, además, la desconfianza. Sin embargo, ya que nuestros antepasados admitieron y aprobaron esta costumbre, yo debo también someterme a ella y tratar de satisfacer de la mejor manera posible los deseos y sentimientos de cada unos de vosotros. Empezaré, pues, por elogiar a nuestros antepasados. Pues es justo y equitativo rendir homenaje al recuerdo.

Esta región, que han habitado sin interrupción gentes de la misma raza, ha pasado de mano en mano hasta hoy, guardando siempre su libertad gracias a su esfuerzo. Y si aquellos antepasados merecen nuestro elogio, mucho más lo merecen nuestros padres. A la herencia que recibieron añadieron, al precio de su trabajo y sus desvelos, la potencia que poseemos, porque ellos nos la han legado. Nosotros la hemos acrecentado. Aquellos que aún vivimos y nos encontramos en plena madurez, somos quienes hemos aumentado y abastecido la ciudad de todas las cosas necesarias, así en la paz como en la guerra. Nada diré de las proezas y hazañas guerreras que nos han permitido alcanzar la situación presente, ni de la valentía que nosotros y nuestros antepasados hemos demostrado defendiéndonos de los ataques de los bárbaros o de los griegos. Todos las conocéis, por eso no voy a hablar de ellas. Pero la prudencia y el arte que nos ha permitido llegar a este 38

resultado, la naturaleza de las instituciones políticas y las costumbres que nos han ganado este prestigio, es necesario que sean expresadas ante todo. Después, continuaré con el elogio a nuestros muertos.

Porque me parece que en las actuales circunstancias es oportuno traer a la memoria estas cosas y que será provechoso que las oigan tanto los ciudadanos como los forasteros que se han reunido hoy aquí.

“Nuestra constitución política no sigue las leyes de las otras ciudades, sino que da leyes y ejemplo a los demás. Nuestro gobierno se llama democracia, porque la administración sirve a los intereses de la masa y no de una minoría. De acuerdo con nuestras leyes, todos somos iguales en lo que se refiere a nuestras diferencias particulares. Pero en lo relativo a la participación en la vida pública, cada cual obtiene la consideración de acuerdo con sus méritos y es más importante el valor personal que la clase a la que pertenece; es decir, nadie siente el obstáculo de su pobreza o inferior condición social, cuando su valía le capacita para prestar servicios a la ciudad. Nosotros, pues, en lo que corresponde a la república, gobernamos libremente y, asimismo, en las relaciones y tratos que tenemos diariamente con nuestros aliados y vecinos, sin irritarnos porque obren a su manera, ni considerar como una humillación sus goces y alegrías, que a pesar de no producirnos daños materiales, nos ocasionan pesar y tristeza, aunque siempre tratamos de disimularlo. Al tiempo que no existe el recelo en nuestras relaciones particulares, nos domina el temor de infringir las leyes de la república, sobre todo obedecemos a los magistrados y a las leyes que defienden a los oprimidos y, aunque no estén dictadas, a todas aquellas que atraen sobre quien las viola un desprecio universal.

“Y, además, para mitigar el trabajo, hemos procurado muchos recreos al alma; hemos instituido juegos y fiestas que se suceden cada año; y hermosas diversiones particulares que a diario nos procuran deleite y disminuyen la tristeza. La grandeza e importancia de nuestra ciudad atrae los frutos de otras tierras, de modo que no sólo 39

disfrutamos de nuestros productos, sino de los que nacen en el universo entero.

“En lo que se refiere a la guerra, somos muy distintos a nuestros enemigos, porque nosotros permitimos que nuestra ciudad esté abierta a todas las gentes y naciones, sin vedar ni prohibir a cualquier persona que adquiera informes y conocimientos, aunque su revelación pueda ser provechosa a nuestros enemigos; pues confiamos tanto en los preparativos y estrategias como en nuestros ánimos y vigor en la acción. Y aunque otros, en cuanto a la educación, acostumbren, mediante un entrenamiento fatigoso desde niños, su potencia viril; nosotros, a pesar de nuestra forma de vivir, no somos menos osados y valientes para afrontar el peligro cuando la necesidad lo exige. De esto es buena prueba que los lacedemonios jamás se atrevieron a entrar en nuestra tierra sin ir acompañados de todos sus aliados; mientras que nosotros, sin ayuda alguna, hemos hecho incursiones en el territorio de nuestros vecinos y muchas veces, sin gran dificultad, hemos derrotado en país extraño a los adversarios que defendían sus propios hogares.

Ninguno de nuestros enemigos se ha atrevido a atacarnos cuando habíamos reunido todas nuestras fuerzas, tanto a causa de nuestra experiencia en las cosas del mar, como por los muchos destacamentos que tenemos en diversos lugares de nuestro territorio. Si por azar nuestros enemigos derrotan alguna vez a un destacamento de los nuestros, se jactan de habernos vencido a todos y si, por el contrario, les derrota una parte de nuestras tropas, dicen que han sido atacados por todo el ejército.

“Y efectivamente preferimos el reposo y el sosiego cuando no estamos obligados por necesidad al ejercicio de trabajos penosos y también [preferimos] el ejercicio de las buenas costumbres a vivir siempre con el temor de las leyes; de forma que nonos exponemos al peligro cuando podemos vivir tranquilos y seguros, prefiriendo la fuerza de la ley al ardor de la valentía. Tenemos la ventaja de no preocuparnos por las contrariedades futuras. Cuando llegan, estamos en disposición 40

de sufrirlas con buen temple como los que siempre han estado acostumbrados a ellas. Por estas razones y otras más aún nuestra ciudad es digna de admiración. Al tiempo que amamos simplemente la belleza, tenemos una fuerte predilección por el estudio. Usamos la riqueza para la acción, más que como motivo de orgullo, y no nos importan confesar la pobreza, sólo consideramos vergonzoso no tratar de evitarla. Por otra parte, todos nos preocupamos de igual modo de los asuntos privados y públicos de la república que se refieren al bien común o privado y gentes de diferentes se preocupan también de las cosas públicas. Sólo nosotros juzgamos inútil y negligente al que no se cuida de la república. Decidimos por nosotros mismos todos los asuntos de los que antes nos hemos hecho un estudio exacto: para nosotros, la palabra no impide la acción, lo que la impide es no informarse antes detenidamente de ponerla en ejecución. Por esto nos distinguimos, porque sabemos emprender las cosas aunando la audacia y la reflexión más que ningún otro pueblo. Los demás, algunas veces por ignorancia, son más osados de lo que requiere la razón, y otras, por querer fundarlo todo en razones, son lentos en la ejecución.

“Sería justo tener por valerosos aquellos que, aun conociendo exactamente las dificultades y ventajas de la vida, no rehuyan el peligro.

“En lo que se refiere a la generosidad, también somos muy distintos a los demás, porque procuramos adquirir amigos dispensándoles beneficios antes que recibiéndolos de ellos, pues el que hace un favor a otros está en mejor condición que quien lo recibe para conservar su amistad y benevolencia, mientras que el favorecido sabe que ha de devolver el favor, no como si hiciera un beneficios, sino en pago de una deuda. También somos los únicos en usar la magnificencia y liberalidad con nuestros amigos y no tanto por cálculo de la conveniencia como por la confianza de la libertad.

“En una palabra, afirmo que nuestra ciudad es, en conjunto, la escuela de Grecia, y creo que los ciudadanos son capaces de conseguir 41

una completa personalidad para administrar y dirigir perfectamente a otras gentes en cualquier aspecto. Y todo esto no es una exageración retórica dictada por las circunstancias, sino la misma verdad; la potencia que estas cualidades nos han conquistado, os lo demuestran claramente. Atenas es la única ciudad del mundo que posee más fama que todas las demás. Es la única que no da motivos de rencor a sus enemigos por los daños que les inflige, ni desprecio a sus súbditos por la indignidad de sus gobernantes. Esta potencia la demuestran importantes testigos y de una manera definitiva para nosotros y para nuestros descendientes. Ellos nos tendrán en gran admiración sin que tengamos necesidad de los elogios de un Homero, ni de ningún otro, para adornar nuestros hechos con elogios poéticos capaces de seducir únicamente, pero cuya ficción contradice la realidad de las cosas.

Sabido es que gracias a nuestro esfuerzo y osadía hemos conseguido que la tierra y el mar por entero sean accesibles a nuestra audacia, dejando en todas partes monumentos eternos de las derrotas infligidas a nuestros enemigos y de nuestras victorias.

“Esta es la ciudad pues que con razón estos hombres no han querido dejar que fuera mancillada y por la cual han muerto valerosamente en el combate; nuestros descendientes están dispuestos a sufrirlo todo para mantener su defensa. Por estas razones me he extendido al hablar de nuestra ciudad ya que quería demostraros que no luchamos por lo mismo que los demás, sino por algo tan grande que nada lo iguala, y también para que el elogio de los hombres objeto de nuestro discurso fuese claro y veraz. He terminado ya con la parte principal. La gloria de la república se debe al valor de estos soldados y de otros hombres semejantes. Sus actos están a la altura de su reputación y existen pocos griegos de los que pueda decirse lo mismo. A mi parecer nada demuestra mejor el valor de un hombre que este final, que entre los jóvenes es un indicio y una confirmación entre los viejos. En efecto, aquellos que no pueden hacer otro servicio a la república es justo que se muestren valerosos en la guerra; pues han borrado el mal con el 42

bien y sus servicios públicos han sobradamente las equivocaciones de su vida privada. Ninguno de ellos se dejó seducir por las riquezas hasta el punto de preferir los deleites a su deber, ni tampoco ninguno dejó de exponerse al peligro con la esperanza de escapar de la pobreza y hacerse rico, convencidos de que era preciso el castigo del enemigo al goce de estos bienes, y mirando este riesgo como el más hermoso, quisieron afrontarlo para castigar al enemigo y hacerse dignos de estos honores. Sólo tuvieron confianza en ellos mismos en el momento de obrar y al encontrarse ante el peligro sostenidos por la esperanza incluso ante la incertidumbre del éxito. Prefirieron buscar su salvación en la destrucción del enemigo y en la misma muerte que en el cobarde abandono; así escaparon al deshonor y perdieron su vida. En el azar de un instante nos han dejado alcanzando la mayor cima de la gloria y no el bajo recuerdo de su miedo.

“Así es como se mostraron dignos hijos de la ciudad. Los supervivientes deben hacer todo lo posible para conseguir una suerte mejor pero deben mostrarse al mismo tiempo intrépidos contra sus enemigos, considerando que la utilidad y provecho no se pueden reducir a las palabras de un discurso. También sería retrasarse inútilmente enumerar ante gente perfectamente informada, como lo sois vosotros, todos los esfuerzos encaminados a la defensa del país. Cuanto más grande os parezca el poder de la ciudad, más debéis pensar que existieron hombres esforzados y valientes que se lo procuraron por haber sabido practicar la audacia como sentimientos de un deber y haberse conducido con honor durante toda su vida. Y cuantas veces fracasaron no se creyeron en el derecho de privar a la ciudad de su valor y es así como le sacrificaron su virtud como la más noble contribución, haciendo el sacrificio de su vida en común y adquiriendo cada uno por su parte una gloria inmortal que les ha ganado sepultura honorable. Y esta tierra donde ahora descansan no es tanto como el recuerdo inmortal siempre renovado y ensalzado en discursos y conmemoraciones. Los hombres eminentes tienen la tierra entera por 43

tumba. Lo que atrae la atención hacia ellos no es sólo las inscripciones funerarias grabadas sobre la piedra; tanto en su patria como en los países más alejados, su recuerdo persiste a pesar del epitafio, conservado en el pensamiento y no en los monumentos.

“Envidiad pues su suerte, decid que la libertad se confunde con la felicidad y el valor con la libertad y no miréis con desprecio los peligros de la guerra. No penséis que los ruines y cobardes que no tienen esperanza de mejor suerte son más razonables en guardar su vida que aquellos cuya vida está expuesta al peligro se aventuran a pasar de la buena a la mala fortuna y que si fracasan verán su suerte completamente transformada. Pues para un hombre sabio y prudente es más dolorosa la cobardía que una muerte afrontada con valor y animada por la esperanza común.

“Por tanto no me compadezco por la suerte de los padres que estáis presentes, sólo me limitaré a consolarles. Ellos saben que entre las desventuras y peligros a que estuvieron sujetos durante su vida se han ganado una merecida felicidad alcanzando esta honrosa muerte como guerreros, al tiempo que vosotros recibís el dolor más honroso viendo coincidir la hora de su muerte con la medida de su felicidad. Sé muy bien cuán difícil es persuadiros. Ante la felicidad de los demás, felicidad de la que vosotros no habéis gozado, llegaréis en muchos momentos a recordar la memoria de vuestros desaparecidos. Ahora bien, sufrimos menos cuando nos privamos de los bienes que no hemos aprovechado que de la pérdida de aquellos a los que estamos habituados. Es preciso por tanto sufrirlo pacientemente y consolaros con la esperanza de tener otros hijos, aquellos de vosotros que todavía estáis en edad. En vuestra familia los hijos que tengáis en adelante os harán olvidar a los que ya no existen; y la ciudad ganará una doble ventaja: su población no disminuirá y la seguridad estará garantizada, pues lo que entregan a sus hijos al peligro en bien de la república, como lo han hecho los que perdieron a los suyos en esta guerra, inspiran más confianza que los que no lo hacen. En cuanto a los que no tenéis esta esperanza, 44

recordad la suerte que habéis tenido gozando de una vida cuya mayor parte ha sido feliz; el resto será corto ¡que la gloria de los vuestros consuele vuestra pena!; sólo el amor de la gloria no envejece y en la vejez no es capaz de seducirnos el amor al dinero, como algunos pretenden, sino los honores que nos dispensan.

“Y vosotros, hijos y hermanos de estos muertos, pensad en lo que os obliga su valor y heroísmo. No hay hombre que no elogie la virtud y esfuerzo de los que murieron. A vosotros, a pesar de vuestros méritos, os será muy difícil alcanzar su mismo nivel, y no digamos superarlo.

Porque, entre los vivos, el afán de emulación provoca siempre la envidia, mientras que todos elogian y honran a los que mueren.

También haré mención de las mujeres que han quedado viudas, expresando mi pensamiento en una breve exhortación: toda su gloria consiste en no mostrarse inferiores a su naturaleza y a que se hable de ellas lo menos posible entre la gente, tanto en bien como en mal.

“He terminado. Conforme a las leyes, mis palabras han expresado todo lo que me pareció útil. En cuanto a los honores reales, han sido ya rendidos en parte a los que aquí yacen más honrados por sus obras que por mis palabras. En adelante, sus hijos, si son menores, serán adecuados hasta su adolescencia corriendo los gastos a cargo del Estado. Es una corona ofrecida por la ciudad a fin de recompensar las víctimas de estas batallas y sus supervivientes; pues los pueblos que recompensan la virtud con magníficos premios obtienen también los mejores ciudadanos.

“Ahora, una vez que habéis llorado en honor de los desaparecidos, retiraos.”1

De esta manera se celebro el entierro en este invierno con el que acabó el primer año de guerra.2

1 Final semejante al de la “Oración fúnebre” de Menexeno, en el diálogo homónimo de Platón.

2 Se refiere al período que va de la primavera de 431 a la primavera de 430 a. C.

45

index-45_1.jpg

index-45_2.jpg

Discurs de Cleó sobre Mitilene (Tucídides, Història de la Guerra del Peloponès III 36

1-5).

46

index-46_1.jpg

Tema 7

Gir antropològic de la filosofia grega: els sofistes

• Plutarc, Vides paral·leles, Temístocles II.

47

index-47_1.jpg

• Plató, Protàgores 348c-349b.

48

index-48_1.jpg

index-48_2.jpg

• Plató, Protàgores 328b.

• Plató, Cràtil 384b.

49

• Document “Las tarifas de los sofistas”.

El precio del saber: las tarifas de los sofistas

Josep Pradas

Dicen las malas lenguas que los sofistas, al menos los más prominentes y afamados, hicieron grandes fortunas vendiendo su saber a un precio que sólo los más ricos podían permitirse.

Según los datos aportados por comentaristas y doxógrafos de los sofistas, es posible tener una idea de cuánto costaba ser discípulo de alguno de ellos.

Antes, conviene tener en cuenta que:

1 mina equivale a 100 dracmas

La renta anual de un artesano era, entonces, de unas 3 minas (300 dracmas).

Un obrero técnico gana actualmente unos 15000 € al año, aproximadamente (2006).

Según este cómputo, 1 mina equivale a unos 5000 €.

DATOS (fuente: Melero, A. (ed.), Sofistas, Testimonios y fragmentos. Madrid, Gredos, 1996, pág. 84, nota 13, sobre el texto de Diógenes Laercio, Vidas IX, 52): Los datos sobre el montante de los honorarios que los sofistas percibían son, aparentemente, contradictorios. Según los diversos testimonios de que disponemos (Melero, pág. 84, nota 13):

• Pitodoro y Calias pagaron 100 minas cada uno a Zenón [¿de Elea?] por sus enseñanzas (Platón, Alcibíades I, 199a; hay un error en esta referencia, porque la numeración de esta obra, incluido el final de Alcibíades II, acaba en 150; en todo caso, la consideración de Zenón como sofistas es idea de Platón, pues creyó ver en el al fundador de la antilógica, que luego desarrollaron los retóricos sofistas, según Melero, págs. 28-29, y Platón, Fedro 261d).

50

• Protágoras fue el primero en cobrar 100 dracmas (1 mina), según indica Diógenes en Vidas IX, 52); según Platón, ganó más dinero que Fidias y otros diez escultores juntos ( Menón 91d). Al respecto de los honorarios de Protágoras, se conoce un episodio, la disputa con su discípulo Evatlo, que es ilustrativo (ver Diógenes Laercio, Vidas IX, 56). Apuleyo cuenta que "pactó con su propio discípulo, Evatlo, una retribución demasiado elevada en condiciones imprudentes" ( Flórida XVIII, 19-20). El episodio muestra que los discípulos tenían la posibilidad de pagar los honorarios de su maestro al ganar aquellos su primer pleito. La anécdota es similar a la que se cuenta de Corax y su discípulo Tisias, maestro a su vez de Gorgias: que el discípulo se resistía a pagar a su maestro y éste le amenazaba con un pleito, de modo que estaba obligado a pagar de cualquier forma, ganase el maestro (por haberlo ganado) o ganase el discípulo (al ganar su primer pleito). Otra referencia señala que Protágoras admitía una alternativa a ser pagado, y esta consistía en depositar en un templo la suma que el discípulo estimase conveniente al valor de las enseñanzas recibidas, mediante un juramento (Platón, Protágoras 328b). Hay que añadir que estas opciones o costumbres permitían el acceso a las enseñanzas sofísticas incluso a quienes no dispusieran de un capital inicial suficiente (Melero, págs. 89-90, más nota 31).

• Gorgias cobraba 100 minas a cada discípulo (DK 82 A 2 y 4; Suda y Diodoro Sículo). Isócrates, que fue discípulo de Gorgias, no trata demasiado bien a su maestro, habla de su afán por cobrar por enseñar y también de la inestabilidad de su vida, sin casarse, sin tener hijos, sin quedarse demasiado tiempo en el mismo lugar, gastando todo lo que ganaba, viviendo al día (Isóc., Del cambio 155ss). Este último comentario entra en contradicción con un testimonio de Plutarco, en el que hace referencias a que Gorgias tenía problemas con su esposa debido a que cortejaba a la criada (Plutarco, Preceptos conyugales 43, 144bc). Plinio dice que Gorgias ganaba tanto dinero enseñando oratoria que fue el primero en hacerse erigir su propia estatua en oro macizo, que emplazó en el templo de Delfos (Plinio, Historia Natural 33, 83; también Cicerón, De oratore 3, 32, 129; Pausanias, Descripción X, 18, 7). Se dice también que Gorgias vestía de púrpura, color de los reyes, gracias al dinero que obtenía por sus enseñanzas (Eliano, Historia varia 12, 32).

• Calias pago a Eveno de Paros 5 minas por la educación de sus hijos (Jenofonte [?], Defensa de Sócrates).

51

• Isócrates cobraba 10 minas (Plutarco, Recuerdos de Sócrates 837d).

• Pródico cobraba 50 dracmas (1/2 mina) por exposición completa, y 1 dracma por exposiciones sencillas, de bajo nivel (Platón, Crátilo 384b).

• Se ha calculado que un curso de 10 sesiones de 50 dracmas, aplicado a 20 alumnos por curso: 10x50x20 = 10000 dracmas, es decir, 100 minas.

En general, se trata de sumas elevadas, con cuantías que los datos de Aristóteles también confirman (Aristóteles, Retórica III 14, 1415 b 12). También en Platón ( Hipias Mayor 282b283b; Menón 91d) y Jenofonte ( Banquete I, 5).

Hay, sin embargo, referencias a cuantías más moderadas e incluso de pobre condición, como señala Isócrates ( Discursos ¿?, XV 155-156 y XIII 3-4).

En general, la idea de que los sofistas eran caros es relativa, porque hay que considerar qué se incluía en el importe de las enseñanzas de los sofistas. Parece ser que las 50 dracmas (1/2 mina) que exigía Pródico daban derecho a un curso completo, y si en ese curso se juntaban varios alumnos era factible hablar de un total de 100 minas.

_________________________________________________________________________

_

52

index-52_1.jpg

• Filòstrat, Vida dels sofistes I 10, 1 ss.

53

index-53_1.jpg

index-53_2.jpg

• Aristòtil, Met. XI 6, 1062b12.

• Filòstrat, Vida dels sofistes I 9, 1-6.

54

index-54_1.jpg

55

index-55_1.jpg

• Pausànies, Descripció de Grècia VI 17, 7.

56

index-56_1.jpg

• Plató, Gòrgias 453a, 483bc.

57

index-57_1.jpg

• Plató, Gorgias 484be.

58

index-58_1.jpg

• Plató, Menó 71e-72a i 76a.

59

index-59_1.jpg

index-59_2.jpg

index-59_3.jpg

Tema 8

Gir antropològic de la filosofia grega: Sòcrates

• Xenofont, Records de Sòcrates I 1, 11-13.

• Plató, Apologia de Sòcrates 26de.

60

index-60_1.jpg

• Xenofont, Records de Sòcrates IV 7, 2-7.

61

index-61_1.jpg

• Plató, Apologia 33ab.

• Tovar, Vida de Sócrates. Madrid, Revista de Occidente, 1966, pàg. 19: "Sócrates se nos aparece en el momento más crítico [del pensamiento griego]. Se había agotado el pensar tradicional, y la fe religiosa, la piedad hacia los dioses heredados, que aún se guarda en Píndaro o en Sófocles, es atacada en Atenas por la penetración del pensar colonial de la Jonia del siglo VI. En los desgraciados años que le tocó vivir a Sócrates, la impiedad se fue acentuando, y la crítica frente a la fe heredada fue abriendo el horizonte hacia la verdad exterior. Sócrates fue el primer ateniense que paso por la aventura [tocó ese terreno]; pero su grandeza fue tan inmensa, que percibió claramente el peligro, y volvió sobre el viejo camino, con el único término posible para una verdadera piedad: el culto de los dioses heredados."

62

index-62_1.jpg

• Lectura i comentari dels textos de Plató, Gòrgias 457c-458b.

63

index-63_1.jpg

index-63_2.jpg

• Plató, Gorgias 482cd.

• Plató, Gorgias 489b.

64

index-64_1.jpg

index-64_2.jpg

• Tovar, Vida de Sócrates, op. cit. , pàg. 226:

"Si vosotros sabéis responder a todo, yo sé preguntar."

• Xenofont , Records de Sòcrates IV 4, 6.

• Lectura i comentari del text de Plató, Apologia de Sòcrates 19bc.

65

index-65_1.jpg

• Plató, Gòrgias 484c-486c.

66

index-66_1.jpg

67

index-67_1.jpg

index-67_2.jpg

• Plató, Apologia 36d.

• Plató, Apologia 38ab.

68

index-68_1.jpg

• Plató, Critó 46bd.

69

index-69_1.jpg

• Plató, Gòrgias 488b-491d.

70

index-70_1.jpg

71

index-71_1.jpg

72

index-72_1.jpg

73

index-73_1.jpg

74

index-74_1.jpg

• Xenofont, Records de Sòcrates III 9, 4.

75

index-75_1.jpg

• Plató, Gòrgias 460ae.

76

Bibliografia

Aristóteles, Física. Madrid, Gredos, 1995.

Aristóteles, Metafísica. Madrid, Gredos, 1994.

Aristóteles, Política. Madrid, Gredos, 1988 (1a reimpressió, 1994).

Diógenes Laercio, Vidas de los filósofos más ilustres (I-III). Buenos Aires, Espasa-Calpe Argentina, 1949.

Jenofonte, Recuerdos de Sócrates. Estella, Salvat, 1971.

Kirk & Raven ,Los filósofos presocráticos. Madrid, Gredos, 1975 (1981, 3a reimpressió).

Montanelli, I., Historia de los griegos, Barcelona, Plaza & Janés, 1982.

Pausanias, Descripción de Grecia. Madrid, Gredos (any d’edició segons volum).

Piqué Angordans, A., Introducció a Els sofistes. Fragments i testimonis, Barcelona, Ed.

Laia, 1988.

Plató, Diàlegs, Barcelona, Bernat Metge (any d’edició segons volum).

Platón, Diálogos. Madrid, Gredos (any d’edició segons volum).

Plutarc, Vides parsal·leles. Barcelona, Bernat Metge (any d’edició segons volum).

Plutarco, Vidas paralelas. Madrid, Calpe (any d’edició segons volum).

Popper, K., El mito del marco común. Barcelona, Paidós, 1997.

Popper, K., La sociedad abierta y sus enemigos. Barcelona, Paidós, 1957 (6a reimpressió, 1994).

Pradas, J., “El precio del saber”, en Astrolabio. Revista internacional de filosofía, núm. 7, decembre de 2008 (www.ub.edu/astrolabio, ISSN 1699-7549).

Sofistas, Testimonios y fragmentos. Madrid, Gredos, 1996 (edició d’Antonio Melero).

Tovar, A., Vida de Sócrates. Madrid, Revista de Occidente, 1966.

Tucídides, Historia de la Guerra del Peloponeso. Madrid, Gredos (any d’edició segons volum).

Tucídides, Història de la Guerra del Peloponès. Barcelona, Bernat Metge (any d’edició segons volum).

77

78

Aquest recull de textos es va acabar d’editar el 20 d’abril de 2009. L’autor de la selecció ha pensat que aquesta és la millor manera d’acostar als nous lectors de filosofia una sèrie d’escrits fonamentals en els inicis de la filosofia occidentals. Aquest llibre es pot adquirir de franc en format electrònic, en format pdf, i es pot consultar sense necessitat d’imprimir-lo. També es pot adquirir en format enquadernat, si es prefereix d’aquesta manera, tot pagant només el cost d’impressió.

Vilanova i la Geltrú, 20 d’abril de 2009

79

index-79_1.jpg

Le puede interesar...

  • Atracción
    Atracción Autoayuda, Referencia por W.W.
    Atracción
    Atracción

    Descargas:
    55

    Publicado:
    Nov 2019

    El Universo está gobernado por una ley, una ley muy importante. Sus manifestaciones son multiformes, pero consideradas desde un punto de vista fundamental no ...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Ajedrez Básico
    Ajedrez Básico Salud, Deportes por M.I.
    Ajedrez Básico
    Ajedrez Básico

    Descargas:
    29

    Publicado:
    Nov 2019

    Para los que quieran empezar a jugar este apasionante juego!!

    Formatos: PDF, Epub, Kindle

  • Ajedrez
    Ajedrez Salud, Deportes por Miguel I.
    Ajedrez
    Ajedrez

    Descargas:
    175

    Publicado:
    Nov 2019

    Aprenda a jugar como un profesional

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Poquer para principiantes
    Poquer para principiantes Salud, Deportes por Varios
    Poquer para principiantes
    Poquer para principiantes

    Descargas:
    118

    Publicado:
    Nov 2019

    Todo lo que necesitas para hacerte un campeón

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT