Conozca a su niño por Donald Winnicott - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
Donald Winnicott Conozca a su niño

Donald W. Winnicott

Conozca a su niño

Psicología

de las primeras relaciones

entre el niño y su familia

ediciones PAIDÓS

Barcelona-Buenos Aires-México

Título original: The Child and the Family

Publicado en inglés por Tavistock Publications Ltd.

Traducción de Noemí Rosemblatt

Fotografía de cubierta de Katy Trias

2.a reimpresión en España, 1994

© de todas las ediciones en castellano

Ediciones Paidós Ibérica, S.A., Mariano Cubí,

92 – 08021 Barcelona y Editorial Paidós,

SAICF, Defensa, 599 ‐ Buenos Aires

ISBN: 84‐7509‐921‐1 Depósito legal: B‐3759/1994

Impreso en Hurope, S.L. Recaredo, 2 ‐ 08005 Barcelona Impreso en España ‐ Printed in Spain

1

Donald Winnicott Conozca a su niño Índice

Prefacio

/. La madre y su bebé

1.Un hombre opina sobre la maternidad

2.Cómo conocer a su bebé

3.El bebé: una empresa en marcha

4.La alimentación del niño

5.¿Adónde va el alimento?

6.El final del proceso digestivo

7.El bebé como persona

8.Primer plano de la madre alimentando al bebé

9.¿Por qué lloran los bebés?

10.El mundo en pequeñas dosis

11.La moralidad innata del bebé

12.El destete

13.Saber y aprender

14.Los instintos y las dificultades normales

//. Los problemas familiares

1.¿Y el padre?

2.Sus normas y las de sus hijos

3.Los niños y los adultos

4. ¿Qué entendemos por niño normal?

5.El hijo único

6.Los mellizos

7.El robo y la mentira

8.Los niños en el hospital

9.Los hijos adoptivos

10.Primeros ensayos de independencia

11.Apoyo a los padres normales

Postcriptum. La contribución de la madre a la sociedad 2

Donald Winnicott Conozca a su niño Prefacio

Estas charlas dirigidas a los padres se realizaron en su mayoría en los años 1940 al 1950 y se presentan ahora en conjunto sin alteraciones de importancia.

Un autor casi siempre está en deuda con su público, y yo más que nadie. El mayor estímulo lo recibí de Janet Quigley, quien sugirió durante los años de guerra que diese una serie de charlas radiales semanales dirigidas a todas las madres. Esta primera serie fue recopilada en un folleto titulado "Getting to Know Your Baby", que se agotó. En 1949 J. D. Benzie (Mrs. Royston Morley) me ofreció once charlas radiales a través de la BBC, de las cuales nueve fueron publicadas con el título de

"The Ordinary Devoted Mother and Her Baby" (también agotado).

Más tarde la doctora Peggy Volkov, quien durante muchos años fue la editora de New Era in Home and School, me persuadió de que publicase mis charlas a grupos de padres; siempre le estaré agradecido por haberme alentado.

Me es imposible nombrar a todos aquellos que también me han ayudado; sólo puedo expresar mi esperanza de que a mi vez yo les haya sido útil.

D. W. WINNICOTT

F. R. C. P. (Londres).

3

Donald Winnicott Conozca a su niño

LA MADRE Y SU BEBÉ

4

Donald Winnicott Conozca a su niño 1

Un hombre opina sobre la maternidad

Para comenzar, le proporcionará un cierto alivio saber que no me propongo decirle qué debe hacer. Como hombre no puedo saber realmente qué significa ver en esa cuna un trozo de mí mismo, una parte mía con vida independiente que, al mismo tiempo, depende de mí y que gradualmente se va convirtiendo en una persona. Es una experiencia que sólo una mujer puede tener y que quizá sólo ella es capaz de imaginar, como ocurre cuando por distintos motivos desafortunados la experiencia real no se lleva a cabo.

¿Qué puedo hacer, pues, si no me propongo dar indicaciones? Estoy acostumbrado a que las madres me traigan a sus hijos, y cuando eso ocurre, el tema de la consulta está allí presente, ante nuestros ojos. El bebé se mueve inquieto sobre las rodillas maternas, trata de apoderarse de los objetos que están sobre mi escritorio, se desliza hasta el piso y gatea por la habitación; se trepa a las sillas, o saca los libros de los estantes, o quizá se aferra a la madre por temor a ese individuo de saco blanco, sin duda un monstruo que come chicos si se portan bien y hace cosas aún más horribles si se portan mal. Cuando se trata de un niño más grande, se sienta a una mesa apartada y dibuja, mientras su madre y yo tratamos de reconstruir la historia de su desarrollo y descubrir en qué momento las cosas comenzaron a andar mal. El niño escucha con disimulo para estar seguro de que nada tramamos y, al mismo tiempo, se [13] comunica conmigo sin hablar, mediante los dibujos; de tanto en tanto, mientras converso con la madre, me levanto para verlos.

¡Qué fácil resulta todo esto, y qué distinta es mi tarea actual, para la cual debo fabricar un bebé o un niño recurriendo a mi imaginación y mi experiencia!

Usted ha tenido la misma dificultad. Si a mí me resulta imposible comunicarme con usted, ¿cómo se sintió usted con un bebé de pocas semanas, sin saber siquiera qué era, o qué no era eso con que debía comunicarse? Si medita un momento sobre esto, trate de recordar a qué edad su bebé dio señales de reconocerla ya como persona, y qué fue lo que le dio la seguridad, en ese momento emocionante, de que ustedes eran dos personas que se comunicaban entre sí, sin hablar. ¿Qué lenguaje habría podido usar? No, sólo le preocupaba el manejo del cuerpo del bebé, y le gustaba que fuera así. Sabía cómo levantar al bebé, cómo acostarlo y cómo dejarlo solo, para que la cuna actuara por usted; y ya había aprendido a arreglarle las ropas para que el bebé estuviera cómodo y conservara su calor natural. Sin duda, usted ya sabía todo eso cuando era una niña y jugaba con muñecas. Además, había momentos especiales durante los cuales hacía cosas definidas: alimentarlo, bañarlo, cambiarle los pañales y acunarlo. A veces la orina se deslizaba por su delantal de cocina o bien penetraba a través de la ropa y la empapaba como si le hubiera ocurrido a usted misma, pero no le importaba. De hecho, esas cosas le permitían tener la certeza de ser una mujer y una madre devota común.

Le digo todo esto porque quiero que sepa que este hombre, cómodamente apartado de la vida real, libre del ruido, el olor y la responsabilidad que implica el cuidado de un niño, sabe que la madre de un bebé está en contacto con cosas reales y que no se perdería 5

Donald Winnicott Conozca a su niño esa experiencia por [14] nada del mundo. Si partimos de esta base, quizás usted me permita hablar sobre una madre devota común que orienta las primeras etapas en la vida de un nuevo ser humano. No puedo decirle qué debe hacer exactamente, pero sí hablar sobre lo que todo ello significa.

En las cosas corrientes que usted hace, cumple con toda naturalidad una función muy importante, cuya belleza consiste en que no necesita ser inteligente y ni siquiera tiene necesidad de pensar si no lo desea. Quizás haya sido un desastre en aritmética o quizá todas sus amigas se hayan destacado, pero como usted no podía soportar la vista de un libro de historia, fracasó y abandonó la escuela temprano; o quizá le hubiera ido mejor de no haber tenido el sarampión antes del examen. O también es posible que sea muy inteligente. Pero todo eso no importa y no tiene nada que ver con que usted sea o no una buena madre. Si una criatura puede jugar con una muñeca, usted puede ser una madre devota típica, y creo que lo es la mayor parte del tiempo. ¿No resulta acaso extraño que algo de importancia tan tremenda dependa tan poco de una inteligencia excepcional?

El hecho de convertirse con el tiempo en individuos adultos, sanos, independientes y positivos para la sociedad depende en forma absoluta de un buen comienzo que la naturaleza asegura por medio del vínculo entre el bebé y su madre, lo que se llama amor.

De manera que si usted ama a su bebé, éste ya tuvo un buen comienzo.

Es necesario aclarar que no me refiero a una cuestión de sentimentalismo. Todos conocemos esa clase de personas que repite sin cesar: "Yo simplemente adoro a los bebés". Pero, ¿los aman realmente? El amor de una madre es una emoción bastante primitiva puesto que en él hay elementos de posesión y apetito, además de generosidad, poder y humildad, pero el sentimentalismo está ausente por completo y repugna a las madres. [15]

Ahora bien; quizás usted prefiera ser una madre típica que se dedica a su hijo sin pensarlo, como el artista que a menudo odia pensar acerca del arte y de su finalidad. Por lo tanto quisiera aclararle que, en este libro, hablaremos acerca de las cosas que una madre devota logra siendo simplemente ella misma. Sin embargo, algunas querrán reflexionar sobre lo que hacen. Es probable que algunas de ustedes hayan dejado atrás esa etapa, es decir, que sus hijos ya crecieron; en ese caso, quizá quieran echar una mirada retrospectiva y meditar sobre la forma en que echaron los cimientos para el desarrollo futuro de sus hijos. Si obraron guiadas por la intuición, es probable que hayan elegido el mejor camino.

Es de importancia vital que lleguemos a comprender el papel que desempeñan quienes cuidan del niño, para proteger a la joven madre de todo aquello que se interponga entre ella y su hijo. Si no comprende su verdadera función no podrá defender su posición, y arruinará su tarea al tratar de seguir consejos o de imitar a su madre o de guiarse por lo que dice un libro.

Esto incluye también al padre, no sólo porque pueden ser buenas "madres" durante períodos limitados, sino también porque pueden ayudar a proteger a la madre y al bebé contra todo aquello que ponga en peligro el vínculo que los une y que constituye la esencia y la naturaleza misma del desarrollo normal del niño.

Más adelante intentaré describir cómo actúa una madre cuando está simple y regularmente dedicada a su bebé.

Aún tenemos mucho que aprender acerca de los primeros años de la vida humana y sólo las madres pueden decirnos lo que queremos saber. La diferencia entre un bebé y otro es muy grande, y ni el desarrollo en los primeros años ni el de épocas posteriores nos permitirán afirmar si el niño llegará o no a ser un triunfador. [16]

6

Donald Winnicott Conozca a su niño 2

Cómo conocer a su bebé

La vida de una mujer cambia en muchos sentidos cuando concibe a un niño. Hasta ese momento, puede haber sido una persona de amplios intereses, quizá dedicada a los negocios o a la política, o una entusiasta de los deportes o las diversiones. Quizás haya despreciado la vida relativamente restringida de sus amigas con hijos y haya hecho comentarios descorteses al respecto. También es probable que la hayan horrorizado detalles como el lavado y el planchado de pañales. Si ha sentido algún interés por los niños, es de suponer que se trataba de un interés más sentimental que práctico. Pero, tarde o temprano, también ella queda embarazada.

No es raro que al principio lo lamente, porque comprende con claridad que ello significa una "terrible" interferencia en su "propia" vida. No está lejos de la verdad y sería tonto negarlo. Un bebé representa una serie de dificultades y una verdadera molestia cuando no se lo desea. Si una mujer joven no ha comenzado aún a desear al bebé que lleva dentro de sí, sentirá que ha tenido mala suerte.

La experiencia demuestra, sin embargo, que gradualmente se producirá un cambio tanto en los sentimientos como en el cuerpo de la joven embarazada. ¿Será porque sus intereses se van limitando? Quizá sea mejor afirmar que la dirección de sus intereses se modifica: abandona lo [17] exterior por lo interior. Poco a poco siente que el centro del mundo está en su propio cuerpo.

Es posible que la lectora haya llegado ya a esta etapa y comience a sentirse orgullosa de sí misma, de que es alguien que merece respeto y a quien la gente debería cederle el lugar en todas partes.

A medida que adquiera conciencia de su próxima maternidad, su único interés se centrará en el pequeño por nacer; de esta manera, el bebé será suyo en el más profundo sentido, y usted será de él.

Los inconvenientes que usted soporta para convertirse en madre le permiten ver con claridad ciertos principios fundamentales del cuidado infantil, lo que no ocurre con aquellas que no lo son y necesitan años de estudio para alcanzar la comprensión que usted obtiene en el curso de su experiencia diaria. Pero podría ocurrir que usted necesitara la ayuda de quienes la estudiamos, porque las supersticiones y las leyendas —

algunas bastante modernas— no tardan en aparecer y en hacerla dudar de sus propios sentimientos.

Vemos qué es lo que una madre sana corriente sabe sobre su bebé, eso que, a pesar de su importancia vital, casi todos tienden a olvidar.

Creo que lo más importante es su capacidad para sentir que su bebé es algo que vale la pena conocer como una persona desde el primer instante. Nadie puede saberlo tan bien como usted misma.

Incluso en el vientre, su bebé es un ser humano, distinto de cualquier otro ser humano, y en el momento de nacer ya atesora una considerable experiencia, tanto 7

Donald Winnicott Conozca a su niño agradable como desagradable. Naturalmente, es fácil leer en el rostro de un recién nacido cosas que no están allí, aunque, sin duda, un bebé tiene a veces una expresión muy sabia, incluso filosófica. Pero, en su lugar, yo no esperaría hasta [18] que los psicólogos decidieran en qué medida un bebé es humano en el momento de nacer: seguiría adelante y trataría de conocer al pequeño y dejar que me conozca.

Usted ya sabe algo acerca de las características de su bebé por los movimientos que ha aprendido a esperar de él dentro de su vientre. Si los movimientos han sido frecuentes, usted se ha preguntado cuánto hay de cierto en eso de que los varones patean más que las niñas; en cualquier caso, ha sentido placer ante ese signo real de vida que expresan los movimientos. Y supongo que durante ese tiempo el bebé ha llegado a conocerla bastante. Ha compartido sus comidas; su sangre ha fluido con mayor velocidad mientras usted bebía una taza de té por la mañana o corría para alcanzar el ómnibus. En cierta medida, el bebé capta su ansiedad, su excitación o su enojo. Su propia inquietud lo ha acostumbrado al movimiento y ya está preparado para que usted lo haga saltar sobre su rodilla y lo acune. Por el contrario, si usted es una persona tranquila, el bebé ha conocido la paz y quizá sabe que tendrá un regazo tranquilo y una cuna inmóvil. En cierto sentido, diría que la conoce mejor que usted a él, hasta el momento en que nace y usted oye su llanto y se siente bastante bien como para mirarlo y tomarlo en sus brazos.

Las madres y los bebés varían enormemente en cuanto a su condición después del parto, y quizás en su caso pasen dos o tres días antes de que usted y su bebé estén en condiciones de disfrutar de la mutua compañía. Pero, si su estado lo permite, no hay motivos para que no comiencen a conocerse de inmediato. Conozco a una madre joven que tuvo su primer contacto muy tempranamente con su primer bebé. Desde el día de su nacimiento, después de cada mamada, una enfermera muy sensata lo dejaba en la cuna junto al lecho de la madre. El bebé solía permanecer [19] despierto en la habitación silenciosa y la madre extendía la mano hacia él; antes de que hubiera transcurrido una semana, comenzó a tomarle los dedos y a mirar en su dirección. Esta relación íntima continuó y se desarrolló sin interrupciones, y creo que ha contribuido a establecer las bases de la personalidad del niño y de lo que llamamos su desarrollo emocional, así como de su capacidad para soportar las frustraciones y los sobresaltos que todo niño experimenta tarde o temprano.

El aspecto más emocionante de su temprano contacto con el bebé será el de su alimentación, es decir, cuando el bebé está agitado. También usted puede sentirse agitada, y experimentar sensaciones en los senos indicadoras de que su excitación es útil y que se está preparando para dar leche. El bebé es afortunado si puede aceptar desde el comienzo a su madre y su excitación sin dificultades, y dedicarse así a satisfacer y manejar sus propios impulsos y urgencias, pues, según mi criterio, es muy alarmante ser un bebé y descubrir las sensaciones que aparecen cuando surge la excitación. ¿Se le ocurrió alguna vez mirar las cosas desde este ángulo?

Por lo tanto, tendrá que llegar a conocer a su bebé en dos estados: cuando está satisfecho, y más o menos tranquilo, y cuando está excitado. Al principio, en el primer estado, estará casi siempre durmiendo; por lo tanto, los momentos que pasa despierto pero tranquilo son preciosos. Sé que algunos bebés casi nunca logran sentirse satisfechos y lloran dando muestras de aflicción aun después de una mamada, y no se duermen con facilidad, por lo que resulta muy difícil para la madre lograr un contacto satisfactorio.

Pero es probable que, con el tiempo, las cosas mejoren y haya una cierta medida de 8

Donald Winnicott Conozca a su niño satisfacción y, quizá mientras lo bañe, pueda comenzar a establecer una relación humana. [20]

Uno de los motivos por los cuales usted debe conocer a su bebé cuando está satisfecho y cuando está excitado es que necesita su ayuda, y usted no puede ayudarlo si no sabe en qué estado se encuentra. El bebé la necesita para manejar las terribles transiciones que van desde el dormir o la satisfacción en la vigilia hasta un ataque desenfrenado de avidez. Podríamos decir que ésta constituye su primera tarea como madre, aparte de la rutina, y para la cual se requiere una habilidad que sólo la madre del niño posee, y que está también al alcance de las mujeres que adoptan un bebé a los pocos días de su nacimiento.

Por ejemplo, los bebés no nacen con un reloj despertador colgado del cuello, donde pueda leerse "Aliméntese cada tres horas". La alimentación regular es una comodidad para la madre o el ama de cría, y, desde el punto de vista del bebé, podría resultar sólo el mejor sustituto del sistema que consiste en comer cada vez que siente deseos de hacerlo.

Pero un bebé no comienza necesariamente con el deseo de alimentarse de modo regular; de hecho, considero que lo que una criatura espera encontrar es un pecho que aparece cuando lo desea y desaparece cuando no lo necesita más. En ocasiones, puede ser necesario que una madre dé el pecho de forma desordenada durante un breve período, antes de que le sea posible seguir una rutina rígida adaptada a su comodidad. De cualquier modo, es conveniente que cuando usted empiece a conocer a su bebé sepa qué es lo que éste espera, aunque considere que es imposible satisfacerlo y, si llega a conocerlo en todos sus aspectos, comprobará que su actitud imperiosa sólo aparece cuando está excitado. En los intervalos, el bebé se siente feliz al comprobar que detrás del pecho o el biberón está la madre y, detrás de ella, la habitación y el mundo fuera de ésta. Si bien hay mucho que aprender sobre el bebé durante sus comidas, en realidad opino que aún hay más [21] que aprender acerca de él mientras se baña, o descansa en su cuna o mientras usted le cambia los pañales.

Si usted cuenta con la ayuda de una enfermera, espero que ella me comprenda y no piense que me entrometo al afirmar que la madre se encuentra en desventaja si sólo ve al bebé cuando lo alimenta. Es posible que necesite una enfermera, pues aún no está lo bastante fuerte como para encargarse usted misma del bebé, pero si no lo conoce cuando duerme, o yace despierto con la mirada perdida, tendrá una impresión muy extraña de él cuando se lo entreguen para alimentarlo. En ese momento es un montoncito de aflicción, un ser humano, sin duda, pero en cuyo interior rugen tigres y leones furiosos, por lo cual él mismo está asustado de sus propias sensaciones. Si nadie se lo ha explicado no sería raro que usted también se asustara.

Si por el contrario ya conoce a su hijo por haberlo observado mientras yace a su lado y por haberle permitido jugar en sus brazos mientras toma el pecho, percibirá su excitación en sus verdaderas proporciones y la reconocerá como una forma de amor.

Asimismo, estará en condiciones de comprender lo que ocurre cuando aparta la cabeza y se niega a mamar, o cuando se duerme en sus brazos en lugar de succionar o cuando está tan agitado que no puede concentrarse en la tarea. Lo que le ocurre es que tiene miedo de sus propias sensaciones, y usted puede ayudarlo en esos momentos mejor que nadie con su infinita paciencia y permitiéndole que juegue, que tome el pezón con la boca o con la mano; en una palabra, todo aquello que el bebé se permita a sí mismo como placer, hasta que adquiera la confianza necesaria para correr el riesgo de succionar. Ello no es fácil para usted, porque sus pechos están demasiado llenos o bien deben esperar a que el niño 9

Donald Winnicott Conozca a su niño succione para empezar a llenarse. Pero si sabe lo que ocurre, [22] podrá superar ese momento difícil y lo ayudará a establecer una buena relación con usted mientras come.

Tampoco su bebé es ningún tonto. Cuando uno piensa que la excitación constituye para él una experiencia similar a la de verse arrojado en una guarida de leones, no resulta extraño que quiera estar seguro de que usted es digna de confianza, antes de aceptar la leche. Si le falla, él deberá sentirse como si lo devoraran bestias salvajes. Déle tiempo y él la descubrirá, y de esta manera ambos llegarán a valorar incluso su ávido amor por el pecho.

Creo que un elemento importante en la experiencia de una madre joven en el contacto temprano con su bebé es la seguridad de que su hijo es normal (cualquiera que sea el significado de este término). En su caso, como ya dije, quizá se sienta demasiado agotada como para iniciar una relación con su bebé el primer día, pero le conviene saber que es por completo natural que una madre desee conocer a su bebé en cuanto nace. Y

no sólo porque anhela conocerlo, sino también —y ello lo convierte en un asunto de urgencia— porque se le han ocurrido toda clase de ideas respecto de dar a luz algo espantoso, algo que sin duda no es tan perfecto como un bebé. Es como si a los seres humanos les resultara difícil creer que son bastante buenos como para crear dentro de sí mismos algo que sea completamente bueno. No creo que ninguna madre crea en su hijo real y plenamente al principio. Esto afecta también al padre, pues éste experimenta con la misma intensidad que la madre la duda acerca de su capacidad para crear un niño normal y sano. Por lo tanto, conocer a su bebé es, en primer lugar, un asunto urgente, debido al alivio que la feliz comprobación proporciona a ambos progenitores.

Superada esta etapa, su amor y su orgullo la impulsarán a conocer a su hijo; entonces lo observará en detalle [23] con el fin de proporcionarle la ayuda que necesita y que sólo puede recibir de quien lo conoce mejor, es decir, de usted, su madre.

Todo esto significa que el cuidado de un niño recién nacido constituye una tarea de dedicación exclusiva y que sólo hay una persona que puede hacerla bien. [24]

10

Donald Winnicott Conozca a su niño