Cristo Habla por sí Mismo por Raphael Byron De Ford S., Obispo Iglesia Libre Cri - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
index-1_1.jpg

index-2_1.jpg

Cristo habla por sí mismo

(Evangelio según San Juan)

Raphael Byron De Ford S., Obispo

Iglesia Libre Cristiana Católica Ortodoxa

Apartado postal 973-1000

San José, Costa Rica

El texto es el discurso de Cristo en el Evangelio según San Juan, cuando se eliminan las preguntas y los comentarios del original. Para obtenerlo se usó El Nuevo Testamento de Nuestro Señor Jesucristo en la antigua versión de Casiodoro de Reina (1569), revisada por Cipriano de Valera (1602) y con otras revisiones de 1862, 1909 y 1960.

Agradecimientos

A la magíster Gilda Rosa Arguedas, por la revisión del texto, y al obispo Michael Ronald Steinhardt, por su apoyo y colaboración.

Dedicado a Todos los Cristianos de Buena Fe

CRISTO HABLA POR SÍ MISMO

Al Padre

“Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti, porque le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste para hacer. Ahora pues, Padre, glorifícame Tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes de que el mundo fuese. He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado proceden de ti, porque las palabras que me diste les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que Tú me enviaste. Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste, porque tuyos son. Y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo, mío, y he sido glorificado en ellos. Y ya no estoy en el mundo, mas estos están en el mundo, y yo voy a ti.

Padre Santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros.

Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición. Pero ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo, para que tengan mi gozo cumplido en sí mismos. Yo les he dado tu palabra, y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. Como Tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad. Mas no ruego solamente por estos, sino también por los que han de creer en mí, por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como Tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que Tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo, en ellos, y Tú, en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que Tú me enviaste, y que los has amado a ellos, como también a mí me has amado. Padre, aquellos que me has dado quiero que, donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado, porque me has amado desde antes de la fundación del mundo. Padre justo, el mundo no te ha conocido pero yo te he conocido, y estos han conocido que Tú me enviaste. Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor, con el que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.” A los discípulos

“De cierto, de cierto, os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo sino lo que ve hacer al Padre, porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente. Porque el Padre ama al Hijo y le muestra todas las cosas que Él hace; y mayores obras que estas le mostrará, de modo que vosotros os maravilléis. Porque, como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo, a los que quiere, da vida. Porque el Padre a nadie juzga sino que todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo envió.

De cierto, de cierto, os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna, y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.

De cierto, de cierto, os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán. Porque, como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo, y también le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del hombre. No os maravilléis de esto; porque vendrá la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz, y los que hicieron lo bueno saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación. No puedo yo hacer nada por mí mismo. Según oigo, así juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad sino la voluntad del que me envió, la del Padre.

Si yo doy testimonio acerca de mí mismo, mi testimonio no es verdadero. Otro es el que da testimonio acerca de mí, y sé que el testimonio que da de mí es verdadero. Vosotros enviasteis mensajeros a Juan y él dio testimonio de la verdad. Pero yo no recibo testimonio de hombre alguno, mas digo esto para que vosotros seáis salvos. Él era antorcha que ardía y alumbraba, y vosotros quisisteis regocijaros por un tiempo en su luz. Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado. También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz ni habéis visto su aspecto ni tenéis su palabra morando en vosotros; porque a quien Él envió vosotros no creéis. Escudriñad las escrituras porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí, para que tengáis vida. Gloria de los hombres no recibo. Mas yo os conozco, que no tenéis amor de Dios en vosotros. Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ese recibiríais. ¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único?

No penséis que yo voy a acusaros delante del Padre; hay quien os acusa, Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza. Porque si creéis en Moisés, creéis en mí, porque de mí escribió él. Pero si no creéis en sus escritos ¿cómo creéis en mi palabra?

Vuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito. Pan del cielo les dio a comer.

De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo. Yo soy el pan de vida. El que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

Mas os he dicho que, aunque me habéis visto, no creéis.

Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y el que a mí viene, no lo echo fuera. Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucitaré en el día postrero. Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo y cree en Él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el día postrero. Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no lo trajere; y yo lo resucitaré en el día postrero. Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que todo aquel que oyó al Padre y aprendió de Él viene a mí.

De cierto os digo: El que cree en mí tiene vida eterna. Yo soy el pan de vida. Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron. Este es el pan que desciende del cielo para que, el que de él come, no muera. Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

De cierto, de cierto, os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día postrero. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él. Como me envió el Padre viviente y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí. Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres que comieron el maná y murieron; el que come de este pan vivirá eternamente.

A mí me conocéis, y sabéis de dónde soy, y no he venido de mí mismo, pero el que me envió es verdadero, a quien vosotros no conocéis. Pero yo lo conozco, porque de Él procedo, y Él me envió.

El que cree en mí, como dice la escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.

Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas sino que tendrá la luz de la vida.

Aunque yo doy testimonio acerca de mí mismo, mi testimonio es verdadero, porque sé de dónde he venido y a dónde voy; pero vosotros no sabéis de dónde vengo ni a dónde voy.

Vosotros juzgáis según la carne; yo no juzgo a nadie. Y si yo juzgo, mi juicio es verdadero; porque no soy yo solo sino yo y el que me envió, el Padre. Y en vuestra ley está escrito que el testimonio de dos hombres es verdadero. Yo soy el que doy testimonio de mí mismo y el Padre que me envió da testimonio de mí.

Ni a mí me conocéis ni a mi Padre; si a mí me conocéis, también a mi Padre conoceréis.

Cuando hayáis elevado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y nada hago por mí mismo sino que, según me enseñó el Padre, así hablo. Porque el que me envió conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada.

Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

De cierto, de cierto, os digo que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el Hijo sí queda para siempre. Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

El que cree en mí no cree en mí sino en el que me envió, y el que me ve, ve al que me envió. Yo, la luz, he venido al mundo para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas. Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no lo juzgo, porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, ella lo juzgará en el día postrero. Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, Él me dio mandamiento de lo que he de decir y de lo que he de hablar. Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así, pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho.

No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuese, yo os lo hubiese dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os prepare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino. Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora lo conocéis, y lo habéis visto. Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora lo conocéis, y lo habéis visto. El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre, que mora en mí, Él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras. El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre. Y

todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. Si me amáis, guardad mis mandamientos.

Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de Verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce; pero vosotros lo conocéis, porque mora con vosotros y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros, todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. El que tiene mis mandamientos y los guarda, es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él. El que me ama mi palabra guardará; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía sino del Padre que me envió. Os he dicho estas cosas estando con vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, Él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho.

La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo. Habéis oído que yo os he dicho: Voy y vengo a vosotros. Si me amaseis, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre es mayor que yo. Y ahora os lo he dicho antes de que suceda, para que, cuando suceda, creáis. No hablaré ya mucho con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí. Mas, para que el mundo conozca que amo al Padre, y como el Padre me mandó, así hago.

Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos. El que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.

Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido. Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado mis amigos. Porque todas las cosas que oí de mi Padre os las he dado a conocer. No me elegisteis vosotros a mí sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca, para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, Él os lo dé . Esto os mando: Que os améis unos a otros. Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fueseis del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero, porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.

Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. Mas todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado. Si yo no hubiese venido, ni les hubiese hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa por su pecado. El que me aborrece a mí, también a mi Padre aborrece. Si yo no hubiese hecho entre ellos obras que ningún otro ha hecho, no tendrían pecado; pero ahora han visto y me han aborrecido a mí y a mi Padre.

Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de Verdad, el cual procede del Padre, Él dará testimonio acerca de mí. Y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio.

Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque, si no me fuese, el Consolador no vendría a vosotros; mas, si me fuere, os lo enviaré. Y cuando Él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.

Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de Verdad, Él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. Él me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.

Todavía un poco, y no me veréis, y de nuevo un poco, y me veréis; porque yo voy al Padre. En aquel día no me preguntaréis nada; todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.

Paz a vosotros, como me envió el Padre, así también yo os lo envío. Recibid al Espíritu Santo. A quienes perdonareis los pecados, les son perdonados; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos.”

index-10_1.jpg

index-11_1.jpg

Le puede interesar...

  • Jesucristo
    Jesucristo Religión, Espiritualidad por K.A.
    Jesucristo
    Jesucristo

    Descargas:
    62

    Publicado:
    Aug 2020

      Las anteriores ediciones de mi obra Jesus Christus, rápidamente agotadas, son ya señal elocuente del vivo interés que en el cristiano de hoy día despierta ...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Evangelios Apócrifos
    Evangelios Apócrifos Religión, Espiritualidad por Varios
    Evangelios Apócrifos
    Evangelios Apócrifos

    Descargas:
    125

    Publicado:
    Aug 2020

    El descubrimiento en 1945 de la biblioteca gnóstica de Nag-Hammadi en el alto Egipto, que conservaba unos papiros con una versión de los evangelios apócrifos ...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • El evangelio número cinco
    El evangelio número cinco Religión, Espiritualidad por P.V.
    El evangelio número cinco
    El evangelio número cinco

    Descargas:
    161

    Publicado:
    Aug 2020

    Un anticuario muniqués muere en un misterioso accidente de automóvil, y su viuda, la intrépida Anne von Seydlitz, se encuentra en posesión de unas fotografías...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Kabalah
    Kabalah Despertar Espiritual por E.R.
    Kabalah
    Kabalah

    Descargas:
    110

    Publicado:
    Jul 2020

    \r\n\r\nEn la Cábala hay devekut la meditación que es el encuentro entre el hombre y el Creador, el encuentro del hombre con lo divino. La meditación comienza...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT