Cuestión de Consciencia por Jorge Manuel Diego Peres - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

CUESTIÓN DE

CONCIENCIA

jorge peres

Permitidme que os presente a Ricardo, un amigo mío. Ricardo Lobato Rodríguez, treinta y cinco años, un metro y noventa y tres de altura, noventa quilos de peso… pelo amenazando empezar su queda…

gafas de base metálica… mirada viva y penetrante…. sonrisa abierta y contagiosa…. Se viste de una manera sutil y muy normal.

Ricardo es un hombre banal, con un empleo banal En una oficina de contabilidad…. conduce una de las marcas de coche más vendidas en el país…. tiene una vida más que banal…. toma su café en una de las cafeterías más frecuentadas de la ciudad…

Es casado, desde hace unos cinco años con Sara Trigueros González, tres años más joven… sin hijos… viven en un banal piso alquilado… de tres habitaciones …

A Ricardo le gusta una vida tranquila, sin sorpresas o grandes desafíos que puedan hacer temblar la estructura rutinera de su día a día.

Será muy fácil imaginarlo dentro de unos veinte años con la misma esposa en el mismo piso… conduciendo idéntico coche… con el mismo jefe, subiendo profesionalmente solo las posiciones que le permitan la longevidad de su tiempo en la oficina….

Me preguntarán, entonces, cual la razón porque este ser humano, que ya vos he dicho, es absolutamente de lo más normal, es el personaje principal de esta historia….

Es que, en un tema, Ricardo es diferente de gran parte de los demás hombres… el matrimonio.

Después de un noviazgo, para algunos demasiado rápido… Ricardo y Sara se han casado, para sorpresa general, formando, desde entonces, una pareja inseparable.

En verdad es un gusto verlos, cuando después de salir del trabajo, deciden unos momentos de relaje, caminando de mano en mano por el más grande centro comercial de la ciudad.

En todo el tiempo de su relación con Sara, Ricardo siempre, y en todas las circunstancias, había sido fiel a la mujer con quien compartía su vida.

Aquí reside la diferencia… cuando sus compañeros de trabajo, todos casados, contaban aventuras con bellas mujeres, en su grande parte pura invención… Ricardo se limitaba a decir que le bastaba su Sara.

En los primeros tiempos lo miraban como esnob … un pijo. Poco a poco se fueran dando cuenta de la veracidad de sus palabras.... ahora es aceptado con respeto y admiración. Algunos confesaban mismo como les gustaría ser como él.

Pero a Ricardo eso lo tenía sin cuidado. Era como era y pensaba así mismo… vivía de acuerdo con su consciencia…. nada más…

Llego a casa y, como siempre hacia, abrazó su mujer como se no la vise hace años.

Tienes un aire de cansado, cariño…

Verdad que si, amor mío! se sentó pesadamente en el sofá.

La cena esta casi pronto. Después vemos un poco la tele?

Claro que si, cariño… por mí, bien.

Sentados a la mesa comían mirándose con ternura. De cuando en cuando la mano del acariciaba su pelo… le encantaba Sara… ella era la mujer más guapaque jamás conociera.

Largo pelo, de un rubio luminoso, rostro de unpequeño toque oriental, ojos de claro marrón muy vivos y intranquilos… cuerpo casi escultural… unas piernas bien dibujadas una cadera delgada… un par de senos capaces de hacer olvidar cualquier cansancio.

Todo lo había encantado en el primero segundoen la vira por primera vez… pero lo que verdaderamente lo había pillado había sido la sonrisa casi infantil quedejaba visible un diente frontal un poco más salienteque los demás y que, según él, le daba uno aire muy sensual.

Cinco años pasados y mantenía todos sus atractivos…

Cinco años pasados… y el no se cansaba de dmirarla.

Después de la cena los dos han recogido la mesa y la cocina y se sentaran, confortablemente en el sofá,delante del televisor.

El zapping por los cerca de treinta canales de la TDT no parecía darles nada de muy interesante. Se decidirán por la Antena 3 donde pasaba una serie de continuación. En el elenco principal aparecía Amaya Salamanca en un papel refrescante, con una exagerada mini falda y un escote que prometía mucho más de lo que dejaba, en verdad, ver.

Sara, acostada en el sofá, con su cabeza en las piernas del marido ha contenido un poco la respiración…

Te gusta?

Ricardo no la ha comprendido de pronto.

Perdona ¿!!!!?

La rubia… Amaya, pienso que se llama… Te gusta?

A Ricardo le cuesto un poco despertar para la pregunta. Después sonrió y la abrazó.

Tontita… que tiene ella que tu no tengas ¿?!!

Fue el turno de Sara parar para pensar.

Tal vez… pero confesa que te gusta mirarla…

Claro que sí. También me gusta mirar la Giralda, la torre Eiffel, el Big Ben… o la estatua de la libertad… y no las quiero en casa … tu eres mi grande amor… el gustar de ver no significa, obligatoriamente, gustar de tener.

Ella pareció aceptar la respuesta con alegría contenida. De nuevo se anidó en sus piernas.

No llevaran mucho tiempo a sentir sueño y a pasar a la cama.

Cansados como estaban, aplastados por todo un día de trabajo, quedaran dormidos rápidamente.

Recién dormido, Ricardo se sintió transportado para un sueño de fuerte intensidad y muy real… una rara mezcla de positivo y pesadilla…

Miró en su alrededor… pero no reconoció el local de aquel sueño.

A principio un poco difusa… las imágenes se fueran tornando, poquito a poco, más nítidas.

Estaba en un bar. Un bar interesante, Desconocido… pero agradable…

Se veía sentado en la barra. Delante de si, un vaso estaba medio lleno de una cualquier bebida, que no identificó… raro… él era abstemio…

El bar estaba lleno de clientes mezclados en pequeños grupos. Todos los asientos de la barra estaban ocupados.

Del lado de dentro, un habilidoso bareman revolvía unas mezclas de bebidas en una infructífera intención de imitar Tom Cruise en la película Coktail.

Entonces la vio …

De baja estatura, camisa de seda, un generoso escote, no dejando cualquier duda sobre el color de su sujetador, una corta falda descubriendo unas bonitas piernas… pelo rubio… demasiado rubio para ser natural … ella caminaba con una actitud sensual que obligaba casi todos a mirar en su dirección.

Lo más extrañamente raro, en su sueño, es que ella parecía que solo le miraba a él.

Intento disfrazar… mirar su vaso. Pero volvió a mirarla y… no estaba equivocado… ella le fijaba con su mirada.

Después de un momento de duda metió por entre la gente y aprovechando que el asiento a su lado acababa de quedar libre hizo intención de sentarse allí mismo.

Le importa que me siente a su lado?

Ricardo sintió sus fauces ganaren colores… intento camuflar…

inicialmente pero el vaso temblando en su manolo denunciaba.

Al mismo tiempo un sonido familiar, pero que, inicialmente, no ha reconocido totalmente, parecía crear volumen dentro de su cabeza.

Primeramente le pareció un zumbido… algo como una alarma de incendio… o el sonar de un anticuó teléfono pero sin interrupción…

Por fin comprendió… el despertador le indicaba que eran horas de ir trabajar…

Busco el interruptor de la lámpara, en la mesita de noche, y encendió la luz.

Miro al lado… Sara dormía tranquilamente …

Que sueño raro… ¡!

El día pasó normalmente, arrastrándose por los segundos que le separaban de la hora de terminar el trabajo y de volver a casa. Era la idea dominante de Ricardo en cuanto trabajaba. Su principal objetivo: volver a los brazos de su Sara.

Y esa hora parecía no más llegar.

Del sueño no se ha acordado más.

Por la noche, de nuevo cansado, se acostó junto a su esposa.

Abrazándola ella inclino la cabeza sobre su pecho. Así era como le gustaba dormirse. Unos minutos después cada uno volvía a su lado de la cama.

Pero muy bueno… los dos lado a lado … al apagar de las luces … … y se durmió…

Rápidamente ha vuelto a ver aquel bar. Seguía sentado en la barra.

Delante de si el vaso de bebida parecía mantener su volumen.

Te importa que me siente aquí?

Aquella rubia hablaba con el… bajita… minifalda corta… escote exagerado… era la misma…

Por mí, bien… te puedes sentar.

Había conseguido uno tono de voz firme.

El asiento fijo, junto a la barra, estaba un poco alto… tal vez no mucho para una persona de su estatura … pero ella era bajita… para subir ha tenido que ensayar un pequeño paso de gimnasia… las piernas si abrieran… la falda subió aun más… que visión… no

podía apartar los ojos de aquellos par de piernas… ha podido ver más lo que imaginara…

Ella no dejaba de mirarlo… más de que importarse de su expresión excitada directa a sus piernas parecía divertida con la situación…

Estos asientos son un poco altos… incómodos para subir… no le parece?

Bueno… puede que la culpa no sea propiamente de los asientos.

Ella lo miro… primero con aire serio… después soltó una carcajada…

Me ha gustado su sutileza… palabra… me ha encantado !!!

El también sonrió. Ya no se sentía tímido… ni siquiera estaba ya morado…

Tomas algo ???!!!

Sí. Puede ser… un Bailays, por favor… con una cucharita de cola cao…

El bareman la miró con admiración…y se alejo preparando la bebida.

Eres nuevo por aquí? seguía mirándole intensamente.

Depende de lo que se considere nuevo. Se te refieres a este bar…

si … verdad … es la primera vez que me recuerdo de estar aquí.

Pues… qué bueno que hoy has venido.

Y eso?

Hoy me he propuesto conocer alguien interesante. Aquí raramente vienen personas especiales… dio un trago en la bebida que el bareman le había puesto delante A veces me pregunto porque vengo aquí… pero termino volviendo siempre.

No le dio a entender que había comprendido el piropo. Ella lo fijaba con aquellos ojos… su rodilla tocaba su pierna… al beber su escote se abría un poco más… se estaba quedando loco…

Para ser honesto, estoy a sentirme un poco harto de estar aquí sentado… pienso que necesito de un poco de aire.

A veces siento lo mismo… al hablar colocara la mano en su brazo provocándole como un choque eléctrico…

Ya has pensado en pasear por la ciudad, con las ventanillas del coche bajadas, muy despacito, sintiendo el viento en la cara?

Me parece una idea muy aliciente… Quieres intentarlo? los ojos de ella parecían brillar todavía más.

Termina tu bebida y vámonos.

Movió la cabeza afirmativamente. Ella se había inclinado un poco más hacia él. Lo que vía le gustaba… y mucho … dos senos … no muy grandes … pero, aquellos parecían, bien firmes …

Ella se limitaba a sonreír.

Se sentó en la cama sin encender la luz. Era la segunda vez que tenía aquel sueño.

A su lado escuchaba la respiración profunda de Sara.

Aquellos sueños empezaban a preocuparlo… no era justo para Sara verse en situaciones así … no el … que jamás estuviera con ninguna mujer más que la suya desde que empezara su relación.

Pero… que culpa tenía el de soñar de aquella manera ???!!!

El día pasó normal… Pero de cuando en cuando se acordaba de algunos detalles del sueño… y eso le excitaba…

Durante la cena Sara lo miraba…

Pareces preocupado, cariño.

Solo cansado, amor mío… solo cansado…

Los dos estamos muy cansados, últimamente. Piensas que sería una buena idea hacernos unas vacaciones ?

Si podríamos pensar en eso.

En la verdad sería una buena opción. Unas vacaciones… en un sitio distante… solo los dos … muy romántico … le gustaba la idea …

Estaba pensando en eso cuando se durmió.

Sintió en el rostro el aire fresco de la noche.

Habían salido del bar. Tenía el coche aparcado del otro de la calle.

Ella seguía caminando a su lado. Cada vez que la miraba ella le sonreía.

Con elegancia le abrió la puerta para ella entrar.

Al hacerlo ella abrió las piernas… la idea con que se quedara en el bar se confirmó… por debajo de la falda ella no levaba nada más… sintió un fuerte deseo de tocarle…

Cerró su puerta, contornó el coche y se sentó al volante.

No reconocía el coche que conducía… pero eso que importaba?!!!?

Mas de espacio…Disfruta de la noche… Al hablar pusiera la mano en su pierna… demasiado cerca… demasiado arriba…

No entendió muy bien a qué se refería… Sentía la sangre hervir en sus venas… sus racionamientos ya no eran lógicos… pero terriblemente emocionales…

Comprendió que no podría conducir mucho más tiempo…

Aparcó en uno parking, casi vació… De frente para el Guadalquivir.

Que bonito !!! Su voz era como un suspiro…

Tenía razón… todo era sublime y relajante…

Pero el solo tenía ojos para ella. Y ella era todo menos relajante.

Todavía no me has dicho tu nombre… Me doy cuenta ahora mismo, que no nos hemos presentado …

Ella inclino su cabeza en su hombro…

Bahh!!! A quien importa los nombres? Piensa en un nombre lindo… que te guste… que te suene bien … yo puedo ser ese nombre!

hablaba con los ojos cerrados Haré lo mismo contigo.

Ya no hablaba… respiraba junto a su oído.

Y ha pasado lo inevitable… el inclinó también un poco la cabeza y besó sus labios… eran dulces… calientes… húmedos…

Sus lenguas se cruzaran… Se enrollaran… Se fusionaran en una única… sus manos se tornaran autónomas… ganaran vida…

De su blusa solo restaban abrochados tres botones… fácilmente se adelanto ese obstáculo …

Avanzo su mano por dentro de un pequeño sujetador de media taza… toda su mano quedo rellenada por uno de aquellos senos…

Tal como concluirá en su anterior observación, no eran demasiado grandes mas estaban bien firmes …

Ella gimió de placer…

Sin dejar de besarla fue jugando con los pezones… ahora bien duros

Ella ronroneaba encantada …

Entonces decidió que había llegado el momento dé bajar un poco mas una de sus manos…

Empezó por acariciarle las rodillas … la piel terciopelo … avanzo de manera prudente pero firme hasta encontrar la diana pretendida …

De repente… sintió su mano húmeda…

Llego el turno de las manos de ella tomaren vida… no perdió el tiempo …

Se fue derecha al tema… empezó la complicada tarea de abrirle el cinturón de los pantalones… pero necesito de la intervención de él para conseguirlo…

Si él se comportaba como un verdadero maestro en el tema… ella tampoco lo hacía mal de todo…

Le acaricio como se hubiera terminado un reciente curso de Kama Sutra

Sintió que iba llegar el clímax … mucho más pronto de lo que sería deseable…

Le pidió que parase … no … así no … tenía que estaremos más a gusto… Aquí es un poco complicado…

Queria sentirse dentro de ella …

Vamos para mi casa.

Ahora ???!!! Sorprendido… para su casa???!!!

Pero… vives sola???!!!

No… comparto piso con una amiga… aquí no tenemos mucho espacio…

Le sonrió… tenía razón…

Rápidamente compuso los pantalones, con alguna dificultad, que ahora tenía más volumen para acondicionar …

Ella devolvió al sujetador sus pequeños globos…

Abrió los ojos… no necesitaba encender la luz para sentir como estaba sudado… Impresionante…

Salió de la cama lentamente… Sara dormía profundamente… no quería despertarla.

Encendió la caldera… una ducha de agua bien caliente… eso es lo que estaba necesitando…

Seguía excitado… No era justo para con su querida esposa…

Como se sentía mal… Estaba siendo infiel a su ujer… En sueños…

Pero… Que culpa tenía el de unos sueños que no controlaba ¿?

Debería contarle??? Muy difícilmente lo entendería… El propio no podría darle una explicación …

El agua caliente cayendo por su espalda lo ha confortado… Se sintió mucho mejor…

Se sentía confuso… pero… a ver… Apenas se trataba de un sueño…

Diossss… como estaba excitado… miro su miembro erecto… Si… no era más que un sueño… pero un sueño que dejaba marcas…

Quieres compañía?

De pronto tembló… Ni si había dado cuenta… que la puerta del baño se abriera… de pie… Sara dejara caer el robe al suelo… todo su cuerpo escultural brilló delante de sus ojos…

Estiró su brazo y la ayudó a entrar en la bañera… olvidó la noche…

su esposa era superior a cualquier sueño…

Ardientemente hicieran el amor allí mismo… de una manera libre…

a veces casi salvaje… pero siempre lo más grande de las ternuras…

Se perdió en aquel cuerpo… mucho mejor que el de la falsa rubia de su sueño…

Por fin… exhaustos… se quedaran largos minutos inmersos en el agua caliente… sin hablar…

Abrazados… silencios compartidos que valían mucho más que cualquier discurso…

En todo el día se sintió ausente… descentrado…

Porque soñaba así? Sería normal?

A la hora de la comida no tenía hambre. Llamó a Sara solo para mandarle un beso… ella le extrañó la voz… se excusó con el exceso de trabajo…

Al fin de la tarde, al regresar a casa, paró en uno de los muchos semáforos de la ciudad…

Por casualidad, al mirar en su entorno, lió un cartel por arriba de una de las entradas de un edificio cercano:

AURELIO VASQUEZ

PSIQUIATRA

El semáforo cambió a verde y siguió su camino.

Con una mezcla de ansiedad curiosa miraba al reloj, contando las horas para irse a la cama… como seria aquella noche???!!! Volvería a soñar???!!!

Puedes aparcar aquí… llegamos!

Seguro que estás sola?

Tranquilo… mismo que mi amiga este las habitaciones son separadas. Ella no se mete en mi vida… ni yo en la suya… Anda! Ven!

Subieran a una segunda planta. Ella siempre delante…

bamboleando la cadera de manera provocadora… el… detrás… con los ojos bien abiertos…

Al llegar, sacó de la llave… pero de repente se colocó de espalda para la puerta…

Ella estaba demasiado cerca… la beso allí mismo…

Te consideras un hombre de ideas abiertas?!

La pregunta saliera disparada sin preparación…

Pienso que si… porqué???!!!

Nada se volvió para abrir la puerta solo para saber.

Finalmente entraran. Escucharan voces y se pararan en el pasillo intentando comprender lo que pasaba. Ella comprendió y sonrió.

Le pegó en la mano y lo arrastró.

Es mi amiga susurraba es claro que no está sola…

Ahora identificaba los sonidos… eran gemidos de respiraciones aceleradas… por detrás de una de aquellas puertas alguien hacia el amor de una manera desinhibida… como quien estaba seguro de no haber nadie en casa…

Al pasar delante de la puerta de una habitación apuró todos sus sentidos… una voz femenina imploraba …

Más… Más…

Imaginó la situación que si vivía ahí dentro…

Pero ella lo empujo para dentro de otra habitación…

Anda… no percas el tiempo…

El no lo perdió… rápidamente pasaran a la cama … una cama grande… redonda…

Jamás se había acostado en una cama redonda…

Se atizó sobre él y empezó a quitarle la ropa… no aguanto más…

La penetró de inmediato… ella gimió de placer … se sentó en el…

como si de un caballo se tratase … en aquella posición sus senos parecían un poco más grandes… se movían locamente delante de sus ojos … de cuando en cuando pasaba sus dientes levemente por un pezón…

De cada vez que lo hacia ella parecía volverse loca…

Sin decir una sola palabra los dos han comprendido que necesitaban otra posición…

Si movieran en perfecta sincronía…

Ella se arrodilló y la visión que le ofreció le ofuscó los sentidos…

De nuevo la poseyó… su respiración fue aumentando de intensidad…

Finalmente… ocurrió… un orgasmo arrebatador … imparable…

simultaneo…

Se acostó intentando recobrar la respiración…

Pero ella no estaba por pararse…

Empezó a besarle el cuello… después el pecho … cada pequeño toque de su lengua en cada milímetro cuadrado de su piel era como que un Inmenso choque eléctrico… y siguió bajando… bajando… bajando…

El despertador ha venido devolverle a la realidad …

De nuevo se despertara completamente sudado … de nuevo se imponía un baño… de esta vez… Sara no apareció…

Estaba muy preocupado… Sara lo ha mirado de una manera rara, aquella mañana…

En el trabajo estaba muy ausente… Su jefe y amigo de muchos años le llamo a su despajo …

Que pasa contigo, Ricardo!?! Estas muy raro…

Cansancio… Luis… Solo cansancio…

Viene ahí un fin de semana… intenta descansar, hombre…

Ese día, cuando salió de trabajar se fue caminando hasta que paró delante de la puerta que ya vira otras veces AURELIO VASQUEZ

psicólogo …

Miró en su entorno… Nadie conocido… entró rápidamente…

Después de haber pasado por la administrativa y de cerca de media hora de espera lo llamaran.

Hombre de sus cincuenta años, Dr. Vázquez era una figura simpática… lo ha hecho sentirse muy bien…

Le habló de sus preocupaciones… durante casi una hora…

Comprendo lo que le preocupa, D. Ricardo… Los sueños son un tema apasionante y muchos han sido los científicos que los últimos años se han dedicado a su estudio. Freud ha sido uno de ellos… Pero, más que interpretar sus sueños, que no son así tan raros como podrá imaginar, pienso que su problema es más del foro de la consciencia. Usted se siente culpable por soñar con una mujer. Usted siente que esta a ser infiel a su esposa. Esa preocupación lo está atormentando durante el día.

Por otro lado, no consigue evitar una cierta ansia por llegar a la noche y volver a soñar…

Paró observándole… no había duda… acertara plenamente…

Bueno, amigo mío. No se debe preocupar. Nadie controla sus sueños. Nadie comanda lo que va a soñar la noche siguiente. Y porque usted no lo puede hacer no veo por qué tiene de torturarse con sentimientos de culpa.

Así… si no puedo controlar mis sueños… no estoy siendo infiel a Sara

Exactamente !!!

Cuando, algunos momentos después transpuso la puerta de salida, Ricardo se sentía mucho más aliviado.

Al llegar a casa ya ha podido mirar Sara de otra manera…

Pero seguía mirando el reloj…

… Y la noche llegó…

Después de haberle besado todo el cuerpo le invitó a hacer lo mismo…

No lo dudó un solo segundo… ella tenía la piel dulce y suave… como olía bien… su lengua busco detalles que solo esperaban ser encontrados ...

Su orgasmo fue monumental… gritó de manera que se ha escuchado hasta el final de la calle … pero eso poco le importó…

Después se quedaran tranquilos… ella con la cabeza en su pecho…

mirándole…

Tengo una propuesta para ti.

Para mi???!!!

Sí. Me has dicho que tenias un espirito abierto… te acuerdas?

Si… claro…

Y si yo invitase mi amiga y su compañero venir para aquí…con nosotros??? Aceptabas ?

La idea lo cogió de sorpresa… era la primera vez que se vía expuesto a una situación así … sería capaz? Tendría estomago para eso???!!!

Decidió que sí. Jugar con dos mujeres alavés…

La idea lo excitó repentinamente… ella le miró…

Hummm!!! Veo que te gusta la idea…

Sí. Porque no?!!!

Su mano buscó su miembro… Lo masajeó con los dedos… de repente paró…

Aguántate así. Ya vuelvo…

Se levantó y salió por la puerta de la habitación… Miró en su alrededor… no reconocía nada de aquel lugar…

Ella no tardó… detrás de ella un hombre… tan desnudo como estaba el…

Se miraran de una manera un tanto comprometida… Después entro su amiga…

Sara???!!!

La rubia avanzó para el…

Tienes la necesidad de poner nombres a todo y a todos?

Pero ella es…

Ella es alguien indefinido. Esto es un sueño. Tenemos las formas que tú quieras que tengamos… Tú subconsciente manda mucho más que tú mismo…

Pero él no la escuchaba… Allí… delante de sus ojos… Sara

mostraba su cuerpo aquel hombre … que él no conocía para nada… y estuviera teniendo sexo con él en la habitación del lado…

Si sentía traído… … engañado

Ricardo saltó de la cama como que impulsado por un muelle…

Como si hubiera recibido n choque eléctrico… Se encostó contra la pared…

Se levantó de golpe y encendió la luz central de la habitación …

Sara dormía del otro lado de la cama…

La miró más atentamente… Sara estaba sudando…

Ricardo se metió en la ducha…

Contrariamente a sus costumbres… Cerró la puerta por dentro…

No sabía que pensar… se sentía traído… Pero… El también traicionara…

Se acordó de las palabras del Dr. Vásquez… El no podía controlar sus sueños… pero… en ese racionamiento… Sara tampoco…

No sentía ni valor para hablar de aquel tema con ella…

Tal vez un día… tal vez un día…

Aún hoy… pasados ya tres años sobre toda esta historia, Ricardo no puede hablar del tema con Sara

No ha vuelto a soñar de esa manera tan clara con nadie… mucho menos con ninguna rubia… … por lo menos que se acordase en el día siguiente…

Su mujer seguía siendo la mujer más guapa del mundo…

Siguen saliendo juntos y a mostrar una imagen tocante de ternura…

Ahora mismo tiene una adicional alegría en su vida… él y Sara esperan su primero hijo…

Tal vez un día cuente su historia a ese hijo que viene… así puede que lo ayude a sentir el sabor de la responsabilidad de una vida a dos…

… Es una cuestión de dignidad…

… Es una cuestión de consciencia

jorge peres

Le puede interesar...

  • Cuando juegas
    Cuando juegas Romance por Z.K.
    Cuando juegas
    Cuando juegas

    Descargas:
    20

    Publicado:
    Apr 2019

    Laia cree haber encontrado al amor de su vida en Ángel. Tiene todo lo que ella siempre había deseado y, por fin, después de tanto tiempo, se lanza a vivir esa...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • No culpes al destino
    No culpes al destino Romance por Antonia Arjona Diaz
    No culpes al destino
    No culpes al destino

    Descargas:
    92

    Publicado:
    Apr 2019

    Inspirada en el hilo rojo del destino. No culpes al destino es una novela cautivadora sobre el amor y el odio, la confianza y la enemistad. Hasta que la muert...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Vida y otros relatos
    Vida y otros relatos Romance por Esteban Dionicio Aguilera González
    Vida y otros relatos
    Vida y otros relatos

    Descargas:
    48

    Publicado:
    Apr 2019

    Convivimos con el amor y pocas veces lo vemos o sentimos. Vida es tal vez un llamado a no dejarlo escapar.

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Un novio prestado
    Un novio prestado Romance por Barbara H.
    Un novio prestado
    Un novio prestado

    Descargas:
    248

    Publicado:
    Mar 2019

    Maddy Delancy necesitaba a alguien que fingiera ser su novio, y su vecino, un soltero muy atractivo, era la solución perfecta. A Maddy no se le pasaba por la ...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT