De Aristóteles al Exorcista. La Víctima en el Cine Norteamericano por Javier Martín Párraga - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
24 De Aristóteles a The Exorcist: La víctima en el cine de terror norteamericano

De Aristóteles a The Exorcist: La víctima en el cine de terror

norteamericano

DR. Javier MARTÍN PÁRRAGA

Universidad de Córdoba

javier.martin@uco.es

Resumen

El presente artículo analiza los rasgos característicos principales que comparten las víctimas en el

seno del cine de terror norteamericano del siglo XX; prestando especial atención a los vínculos que

éstas mantienen con la ancestral figura del chivo expiatorio, así como con el héroe trágico aristotélico.

Aunque se toman en consideración numerosas producciones cinematográficas dentro del género

elegido, en este artículo nos centraremos especialmente en una de las películas de terror más exitosas

e influyentes de la historia (tanto desde una perspectiva artística como comercial), The Exorcist.

Palabras clave: Cine de terror, personajes, víctimas, Aristóteles, The Exorcist

Abstract

This paper analyzes the main defining features shared by numberless victims within 2ºth Century

American horror films. The main focus of attention will be the links that tie these characters with

both the archaic scapegoat and the Aristotelian tragic hero. Even though several films are taking

into account, the present article will pay special attention to one of the most successful and seminal

horror films in History (both from a commercial and from an aesthetic point of view), The Exorcist.

Keywords: Horror films, characters, victims, Aristotle, The Exorcist

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

Javier Martín Párraga 25

A pesar de las dificultades que entraña definir cualquier género cinematográfico de

manera precisa, principalmente por la naturaleza ecléctica y permeable a nuevas

influencias que exhibe un género propio de la cultura popular contemporánea (y,

por lo tanto, libre tanto de las convenciones genéricas clásicas como de lo que

Harold Bloom definiera como “the anxiety of influence” ejercida por obras

artísticas previas de la gran tradición occidental); estamos firmemente

convencidos de que cualquier aproximación a una clasificación tipológica del

terror cinematográfica habría de comenzar necesariamente por considerar el

papel que juega la víctima en esta manifestación cultural concreta. En este sentido,

cabe expresar en primer lugar una definición, aun tentativa y provisional, de lo que

denominamos como víctima en este contexto concreto.

Aunque por lo general, el uso del lenguaje que suele llevarse a cabo a la hora de

enfrentar un estudio especializado de cualquier campo científico suele distanciarse

de las primeras acepciones del término ofrecidas por la Real Academia de la

Lengua en su Diccionario, en este caso concreto la RAE nos guía en la dirección

más adecuada al sugerir como primera propuesta de definición de víctima,

“persona o animal sacrificado o destinado al sacrificio”. Dese nuestra perspectiva,

la víctima en el cine de terror no lo es tanto por sufrir un grave daño o por morir

por causa de otra persona o entidad (circunstancias que, por supuesto, también

van implícitas en su rol) sino por presentarse como unidad sacrificial. En este

sentido, vinculamos la víctima del cine de terror con el chivo expiatorio de la gran

tradición grecolatina que se ofrecía en sacrificio para expiar los pecados, ya fueran

de corte social o individual.

El chivo expiatorio comienza a emplearse en la Historia Universal en la Antigua

Siria, donde ya en el siglo 24 antes de Cristo se refiere en diversos textos que de

cara a las bodas reales se llevaba a cabo un ritual mediante el que los pecados y

acciones impías de la comunidad eran transferidos a una cabra que,

posteriormente, era abandonada junto con su carga de iniquidades al desierto de

Alini (Zatelli, 1988). En la tradición rabínica arcaica que se ve reflejada en la Biblia,

la cabra siria se convierte en macho cabrío, por partida doble. En el rito ancestral

del Yom Kippur, o “día del arrepentimiento”, dos cabras eran ofrecidas en sacrificio.

Una de ellas iba dirigida a Yavéh y la otra a Azazel (Levítico 16: 8-10). Aunque los

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

26 De Aristóteles a The Exorcist: La víctima en el cine de terror norteamericano

investigadores no llegan a un acuerdo a la hora de ofrecer una traducción

consensuada del término Azazel (que podría constituir una deidad diabólica, un

lugar infernal o simplemente un concepto abstracto relacionado con el pecado), la

cabra destinada al mismo sufría un destino idéntico al de su antecedente sirio, al

ser expulsada al desierto como parte de un rito de purificación.

Con el transcurrir del tiempo, las costumbres orientales y semíticas que empleaban

la cabra como objeto receptor de los pecados comunitarios pasan a la tradición

griega, aunque el animal elegido para el ritual pasa a constituirlo el ser humano,

designado como pharmakós. En momentos de hambruna, crisis política o

simplemente en períodos religiosos determinados, se seleccionaba un criminal o

mendigo sobre el que se hacía recaer la culpa colectiva. A partir de ese momento, el

individuo se convertía en objeto de sacrificio y símbolo colectivo, en el pharmakós

del que la comunidad se libraba, ya fuera mediante su inmolación o simplemente a

través del exilio.1

Además de asumir la transmisión del pecado colectivo a un animal, que mediante

un sacrificio purifica a la sociedad, dentro de su praxis religiosa o mágica, en Grecia

el chivo expiatorio cobra un papel fundamental en el plano metafórico y cultural.

En la definición de la Tragedia aristotélica ésta manifestación artística recibe la

siguiente definición:2

[La Tragedia es] imitación de una acción esforzada y completa, de cierta amplitud, en

lenguaje sazonado, separada cada una de las especies en las distintas partes, actuando

los personajes y no mediante relato, y que mediante temor y compasión lleva a cabo la

purgación de tales afecciones.

Como se aprecia con claridad en la cita precedente, que resulta de sobra conocida,

Aristóteles emplea en su definición de tragedia alguno de los conceptos clave de su

filosofía, como el de mímesis y, sobre todo, el de catarsis que resultan

1 Aunque escapa del objeto de estudio del presente trabajo, creemos interesante mencionar que

tradicionalmente se había venido expresando que el pharmakós perdía la vida en el rito de

purificación colectiva, mientras que modernos estudios ponen en tela de juicio esta noción al

defender que éste podía simplemente ser expulsado de la comunidad.

2 No podemos dejar de señalar que el término tragedia etimológicamente proviene de τραγῳδία,

literalmente el himno que los sacerdotes del dios Dionisos entonaban, de acuerdo con numerosos

investigadores, durante el sacrificio ritual de las cabras.

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

Javier Martín Párraga 27

fundamentales para el presente artículo. De acuerdo con la Poética aristotélica, un

requisito indispensable para que se produzca el proceso de catarsis entre los

espectadores que asisten a la representación teatral de la tragedia consiste en una

adecuada caracterización del personaje principal. Aristóteles hace especial énfasis

en que éste no puede ser un personaje pío que recibe unos inmerecidos y terribles

castigos, así como tampoco puede ser un personaje especialmente impío que ve

recaer sobre sí unas penas que por brutales no dejan de ser apropiado. Así pues,

para que la tragedia cumpla su función principal, el papel héroe trágico debe

recaer sobre un personaje que sea,

una clase intermedia de personaje, un hombre no virtuoso en extremo, ni justo cuya

desdicha se ha abatido sobre e l no por el vicio ni la depravacio n sino por algu n error

de juicio, como es el caso de quienes go an de gran reputacio n y prosperidad, por

ejemplo, Edipo, Tiestes, y los hombres de prestigio en familias ilustres.

La identificación de la víctima en las obras cinematográficas de terror

norteamericanas que ofrecemos en el presente trabajo está estrechamente

vinculada tanto con el concepto de chivo expiatorio y pharmakós como con la

definición del héroe trágico aristotélico. En primer lugar, al igual que ocurre con

las tragedias y los cuentos populares (a los que ya nos referimos con anterioridad

como antecedentes del moderno relato de terror cinematográfico), las narraciones

cinematográficas de terror suelen optar por prescindir de los personajes colectivos

y apostar por individuos. De este hecho no se puede inferir en absoluto que estos

personajes gocen de un meticuloso proceso de construcción que los lleve por el

camino de la singularidad. Muy al contrario, el espectador que acude a las salas de

cine para disfrutar de una película de terror suele verse expuesto a un catálogo de

personajes que siguiendo la terminología clásica de Foster catalogaríamos como

planos y que ven su caracterización enmarcada dentro de un abanico de arquetipos

bastante reducido, a la manera de las sátiras menipeas, morality plays o, una vez

más, relatos folklóricos de naturaleza oral.

La apuesta por el personaje individual o grupo reducido de protagonistas (que, en

cualquier caso van convirtiéndose en víctimas de manera individual, siguiendo un

riguroso orden que en no pocas ocasiones resulta predecible para el espectador

más habituado a este tipo de manifestaciones culturales) contribuye a facilitar el

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

28 De Aristóteles a The Exorcist: La víctima en el cine de terror norteamericano

proceso de identificación con la víctima que el espectador debe llevar a cabo para

que la cinta de terror resulte efectiva (o, incluso, para que se produzca una suerte

de catarsis trágica). De este modo, mientras que se hace patente la imposibilidad

de listar una mínima proporción de películas de terror que se inscriben dentro de

la tipología “víctima individual” (desde Jonathan Harker en los innumerables

Dráculas a los adolescentes de las slasher movies); se hace francamente complicado

buscar ejemplos que respondan a la taxonomía implícita a la víctima colectiva. En

este sentido, los ejemplos más paradigmáticos no sólo resultan más escasos y, por

lo general, menos conocidos, sino que suelen responder a remakes de cintas de

terror asiáticas como puedan ser Pulse (Sonzero, 2006; basada en Kairo, Kurosawa,

2001).

Además de presentar personajes individuales, en la inmensa mayoría de ocasiones

el cine norteamericano de terror prefiere los personajes jóvenes. Como ya

avanzamos al considerar la relación entre el cine de terror y los relatos populares,

las razones por las que la juventud acapara la vasta mayoría de personajes dentro

del terror cinematográfico radican del mismo anhelo de potenciar la identificación

de la audiencia juvenil. Si, como defendemos, el moderno cine de terror toma el

relevo del cuento popular en su doble faceta horaciana de entretener a la audiencia

al mismo tiempo que le transmite y consolida una serie de valores y creencias

sociales que se consideran fundamentales, la necesidad de presentar personajes

que se inscriban dentro de un marco de edad similar a la del público objetivo meta

resulta evidente. Así pues, la práctica totalidad de películas de terror producidas

en Estados Unidos durante el siglo XX presentan unos personajes principales, o

víctimas, cuya edad va desde la adolescencia hasta la treintena de años y rara vez

supera esa franja de edad. Ejemplos paradigmáticos los constituyen las cintas

slashers, que estudiaremos en profundidad más adelante.

Sin embargo, también existen una serie de relatos cinematográficos de terror que

ceden los papeles protagonistas a personajes de mediana edad, estableciéndose así

una importante diferencia taxonómica. Por lo general, las cintas que prefieren

personajes de edad madura presentan unas tramas menos cruentas y unos

némesis menos visceralmente crueles pero más dañinos desde el punto de vista

psicológico, o moral. Como ejemplos significativos presentamos las siguientes

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

Javier Martín Párraga 29

obras: Rosemary’s Baby (Polanski, 1968); Misery (Reiner, 1990) y The Devil’s

Advocate (Hackford, 1997). Si anteriormente afirmábamos que las películas de

terror que presentaban víctimas de tipo colectivo bebían de fuentes originales

asiáticas; en este caso cabe remarcar que el terror más “maduro” se vincula con la

cinematografía europea.3 También resulta necesario mencionar que este tipo de

películas atraen un público objetivo menor, con las consecuentes reducciones de

beneficios económicos para las grandes productoras.

La reducción de público meta que se aprecia en este tipo de película viene derivado

de dos motivos. En primer lugar, como ya afirmamos, el mercado más joven (que

es el que acaba por decidir los resultados económicos de la mayor parte de

películas de terror) en raras ocasiones apuesta por producciones protagonizadas

por personajes de edad madura en las que la sangre cede preeminencia a aspectos

entroncados con el terror psicológico.

Por otra parte, aunque pueda resultar paradójico, el menor valor de mercado del

cine de terror “no adolescente” viene derivado del rígido sistema de clasificación

por edades que impone el Motion Picture Association of America film Rating System,

más conocido por sus siglas MPAA, y que en muchas ocasiones puede llegar a

penalizar este tipo de producciones.

Para entender la influencia que las decisiones del MPAA pueden llegar a ejercer de

cara a la proliferación de un determinado tipo de películas o los motivos que llevan

a sus miembros, verdaderos censores en muchos sentidos, en Estados Unidos

debemos detenernos, si bien muy someramente, a considerar esta figura. Mientras

que en la mayor parte de países europeos la catalogación por edades que se

establece para las producciones cinematográficas no suele trascender del campo

del consejo parental, en Estados Unidos su influencia es extrema debido a dos

motivos principales. En primer lugar, la MPAA cuenta con dos catalogaciones de

rango normativo. Las categorías G ( Genneral Permitted), PG ( Parental Guidance

Suggested) y PG-13 ( Parents Strongly Cautioned) son meramente informativas y

3 Un ejemplo reciente de producción europea en la que el terror psicológico resulta devastador lo

constituye la coproducción Antichrist, firmada por Lars von Trier y rodada gracias a productores

daneses, alemanes, suecos, italianos, polacos y franceses.

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

30 De Aristóteles a The Exorcist: La víctima en el cine de terror norteamericano

pretenden servir de orientación a los padres, para que éstos puedan decidir si

permiten a sus hijos visionar una determinada película.

Sin embargo, más allá del ámbito doméstico (ya sea por vía televisiva o mediante

formatos físicos como pueden ser el DVD o Blu-Ray), los padres no tienen un

control absoluto sobre lo que sus hijos deciden ver una vez que han traspasado las

puertas de los multicines. Así pues, un niño de 6 años no tiene inconveniente legal

alguno en comprar una entrada para una película catalogada como PG-13. Sin

embargo, las dos categorías siguientes que impone el MPAA y que son acatadas de

manera estricta por los gerentes de los cines por temor a las cuantiosas sanciones

que acarrea su incumplimiento (y que, en algunos Estados trascienden el ámbito

del derecho civil para ser considerado como acto delictivo y acarrear penas de

privación de libertad) son normativas. Se trata de las clasificaciones R ( Restricted)

y NC-17 ( No One under 17 Admitted). En el primer caso, para que un menor de 17

años pueda presenciar la película, debe ir acompañado de sus padres o de un

espectador que supere esa edad y que actúe como tutor del niño o adolescente. En

la última clasificación, bajo ninguna circunstancia se considera legal que un menor

de 17 vea la película.

Mientras que la clasificación R puede resultar lesiva para algunas producciones

cinematográficas, no acarrea graves consecuencias para el cine de terror ya que el

público objetivo al que van dirigidas estas películas suele ser adolescente que, si

bien en muchos casos no alcanza los 17 años no suele tener problemas para acudir

al cine con algún familiar o amigo que sí cumpla esta condición. Asimismo, llegado

el caso, el gerente del cine puede argumentar que creía que los menores de 17 años

presentes iban acompañados de alguno de los adultos que ocupan asientos

cercanos en la sala. De este modo, una catalogación R (como la que acompaña a la

inmensa mayoría de producciones cinematográficas que ocupan nuestra atención

en el presente estudio) no supone un hándicap comercial determinante para los

grandes estudios cinematográficos. Sin embargo, recibir una catalogación de NC-17

puede considerarse una auténtica maldición que condena a la película al fracaso

absoluto en taquilla y que reduce sus círculos de distribución en más de un 90% de

salas, puesto que las cintas NC-17 no se exhiben fuera del mercado más

underground o de los menguantes círculos de distribución de un cine pornográfico

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

Javier Martín Párraga 31

que está cediendo terreno a pasos agigantados a la distribución de este tipo de

contenidos por vía digital.

Como resulta evidente, las productoras hacen todo lo posible por evitar que la

MPAA penalice alguna de sus producciones con el estigma económico del NC-17.

Como ejemplos recientes de este hecho, podemos señalar dos casos opuestos. En

primer lugar, en los últimos años tan sólo las películas Showgirls (Verhooven,

1995) y The Dreamers (Bertollucci, 2003) han sido estrenadas dentro del circuito

comercial a pesar de haber sido clasificadas como NC-17. Sin embargo, la

posibilidad de exhibición fuera del mercado underground no salvó a ninguna de las

dos de recibir sendos fracasos en taquilla que, muy especialmente en el caso de la

cinta de Verhooven, supusieron serios problemas para sus productoras. Sin

embargo, resulta más frecuente la segunda opción que ejemplifican películas como

Requiem for a Dream (Aronofsky, 2000) o Scream (Craven, 2000). Las productoras

de estas dos cintas, al conocer que habían recibido la temida clasificación NC-17

decidieron devolver las películas a la sala de montaje, donde se autocensuraron

hasta conseguir finalmente que la MPAA flexibilizara su decisión inicial para

otorgarles la más benigna R.

Un recorrido por las bases de datos que la MPAA hace públicas desde el año 1990

(en que la clasificación NC-17 substituyó a la más ambigua X) nos permite darnos

cuenta de que la inmensa mayoría de películas que han recibido esta clasificación

corresponden no a producciones en las que se reflejen escenas de extrema

violencia, sino a cintas en las que el contenido sexual resulta explícito o en las que

el uso de drogas juega un papel relevante. Así, por ejemplo, películas que

recibieron una NC-17 inicial (aunque luego fueran re-editadas y estrenadas bajo la

etiqueta R) fueron Basic Instinct (Verhoeven, 1992), American Pie (Weitz, 1999),

Crash (Cronenberg, 1996), Eyes Wide Shut (Kubrick, 1999); junto con numerosas

cintas producidas en Europea, donde la sexualidad por lo general no resulta tabú.4

4 Entre las cintas europeas destacan Baise-Moi (Despentes, 2000), Irreversible (Noé, 2001), La Mala

Educación y La Ley del Deseo (Almodóvar, estrenadas en Estados Unidos en 2004 y 2005,

respectivamente) y Lucía y el Sexo (Médem, 2001).

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

32 De Aristóteles a The Exorcist: La víctima en el cine de terror norteamericano

Sin embargo, no abundan producciones de terror que hayan sido inicialmente

castigadas con un rotundo NC-17, con las excepciones del Bram Stoker’s Dracula

(Coppola, 1992)5, la saga Saw y la ya mencionada Scream.

Como se puede apreciar, las grandes productoras no se enfrentan con grandes

problemas a la hora de plasmar en pantalla escenas de una violencia física

extrema, pero deben ser especialmente cautelosas a la hora de mostrar escenas no

ya de sexo explícito sino de desnudos o recurrir a un lenguaje que pueda ser

considerado soez.

De este modo, no resulta sorprendente que la gran mayoría de producciones

cinematográficas de terror en Estados Unidos opten por presentar víctimas que se

incluyen dentro de un tramo de edad juvenil y por los asesinos en serie en lugar de

apostar por un terror psicológico más maduro pero mucho más propenso a incluir

en sus tramas y argumentos contenidos de naturaleza sexual, así como el consumo

de drogas (entre las que, por supuesto, se incluyen el tabaco, alcohol y los

medicamentos).

Otro elemento fundamental a la hora de considerar las víctimas del cine de terror

entronca de nuevo con la poética aristotélica y con los relatos folklóricos y radica

de su condición de inocentes o culpables. En primer lugar, cabe afirmar que los

productores de terror norteamericanos siguen al pie de la letra los postulados del

filósofo clásico al evitar cuidadosamente introducir como víctimas personajes que

exhiban una condición moral intachable o que no hayan cometido un error que

desencadene el daño que se les infringe a lo largo de la película. Así pues, no

resulta descabellado afirmar que se hace virtualmente imposible encontrar este

tipo de víctimas, con la importante excepción de los servidores de la ley. Es

ciertamente frecuente encontrar dentro del terror norteamericanos víctimas

dentro de los diferentes cuerpos de seguridad, que pierden la vida (con frecuencia

de maneras brutales y un tanto grotescas) mientras pretenden proteger a los

protagonistas de los diferentes films. Sin embargo, lejos de considerar que estos

personajes constituyen víctimas inocentes que sufren un rigor de todo punto

5 Lejos de ofender a los expertos de la MPAA con su violencia fue la escena en la que las tres

concubinas de Drácula seducen a Jonathan Harker la que los inclinó a considerar la cinta como NC-

17; a pesar de que no se muestra en ningún momento sexo explícito en pantalla.

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

Javier Martín Párraga 33

inmerecido, el sacrificio de estos personajes secundarios (de los que no se suele

dar a conocer el nombre propio, por lo que pasan a convertirse en meros

elementos arquetípicos sin importancia más allá del papel marginal que

interpretan) desempeña un papel múltiple.

Por una parte, las muertes de estos personajes sirven como ejemplo del valor y

dedicación de estas figuras sociales. En segundo lugar, actúan como chivos

expiatorios que ven cómo los pecados de las verdaderas víctimas de las tramas les

son transferidos, al tratar de defenderlos. En tercer lugar, el hecho de sacrificar a

personajes armados que han sido entrenados para enfrentarse a peligrosos

delincuentes contribuye a incrementar la sensación de terror, puesto que si incluso

los profesionales sucumben en cuestión de segundos ante el némesis de la película

de terror, ¿qué esperanzas de sobrevivir pueden albergar los jóvenes

protagonistas?

Por último, aunque no menos importante, al presentar a los cuerpos de seguridad

como incompetentes y absolutamente incapaces no ya de salvaguardar la vida de

los protagonistas sino incluso la suya propia, el cine de terror norteamericano del

siglo XX refuerza una idea recogida en la Segunda Enmienda de la Bill of Rights de

la Constitución de Estados Unidos y muy implantada en la sociedad

estadounidense; la conservadora noción de que el ciudadano debe tener la

posibilidad de poseer armas de fuego, puesto que su defensa y la de sus bienes

depende en última instancia de sí mismo y no del Estado.6

En resumidas cuentas, cabe afirmar que sobre los personajes del cine de terror

norteamericano no recae el papel de víctima de manera fortuita, sino que lo hace

como consecuencia de un error cometido por las mismas. En este sentido, se puede

establecer una diferenciación entre culpabilidad directa e indirecta.

Dentro la categoría “culpabilidad directa”, que nos ocupa en el presente trabajo,

incluiríamos a las víctimas que no sólo han cometido un error fortuito que les ha

llevado a convertirse en víctimas, sino que han sido ellas mismas las que han dado

6 Al analizar la cinta The Last House on the Left (Craven, 1972) nos detendremos con mayor grado

de atención en esta cuestión.

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

34 De Aristóteles a The Exorcist: La víctima en el cine de terror norteamericano

origen mediante sus acciones a los acontecimientos funestos que acontecen

durante el desarrollo de la película. Si recurríamos a la poética aristotélica y a la

tragedia a la hora de enmarcar a las víctimas dentro de una tradición literaria

ancestral, en esta ocasión debemos de nuevo dirigir nuestros pasos hasta las

grandes tragedia griegas, al darnos cuenta de que las víctimas cuya culpabilidad es

directa pecan en todas y cada una de las ocasiones de una soberbia desmedida que

les lleva a desafiar los límites humanos al mismo tiempo que a violar las leyes

divinas y naturales.

En otras palabras, la culpabilidad directa en el cine de terror norteamericano no

radica sino de la ὕβρις. En la mitología griega, Edipo decidió conocer más de lo que

le era permitido, Prometeo pretendió compartir con los humanos lo que era

exclusivamente propio de los dioses, Sísifo se negaba a aceptar la mortalidad como

condición inherente al ser humano e Ícaro tampoco aceptó los límites de su

inteligencia y técnica humanas. Como veremos a continuación, son precisamente

estos cuatro pecados de soberbia los que llevan a los personajes de innumerables

películas de terror a atraer hasta ellos el papel de chivo expiatorio.

Si comenzamos por rastrear el papel que juega el mito edípico en el cine de terror

no tardaremos en darnos cuenta de que la curiosidad intrínseca que caracteriza al

ser humano y su deseo irrefrenable de conocimientos sirve como punto de partida

de infinidad de relatos cinematográficos. En este trabajo, como ejemplo

paradigmático proponemos la mítica película de 1973 The Exorcist, que William

Friedkin dirige a partir de un guión basado en la novela de William Peter Blatty

(1971). A día de hoy esta película, que se ha convertido en referente cultural

obligatorio a la hora de estudiar el cine del siglo XX, es conocida por gran parte de

la sociedad occidental, que ha tenido ocasión de verla en innumerables ocasiones

en televisión, así como en sus diversos estrenos cinematográficos y ediciones

sucesivas en VHS, DVD y Blu-Ray que incluyen escenas eliminadas previamente, e

incluso breves secuencias nuevas. No cabe duda de que alguna de las escenas del

film han quedado grabadas en muchos de esos espectadores, como la célebre

masturbación blasfema de Regan, su cabeza girando en un espeluznante ángulo de

360 grados, la caída al vacío del padre Merrin o, en las ediciones más recientes de

la película, la impactante manera de bajar las escaleras de la niña que ha sido

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

Javier Martín Párraga 35

denominada como “spider walk”. La crude a y fuer a visual de estas imágenes

supusieron una auténtica revolución en lo referente a los efectos visuales en el cine

de terror en su estreno original y a día de hoy no han caído en la obsolescencia

debido a su alta carga de implicación psicológicas y pulsión onírica.

Sin embargo, el principal motivo por el que The Exorcist se ha convertido en un

clásico y sigue resultando inquietante, cuando no terrorífica, aun cuatro décadas

después de su primera aparición en la gran pantalla y tras varios visionados no

radica de estos elementos visuales, sino del hecho de que las víctimas de la obra

resulten aparentemente inocentes. En una escena del film que se eliminó de la

versión original pero volvió a incluirse en la re-edición del año 2000 que

actualmente se distribuye en DVD y Blu-Ray, los dos exorcistas, exhaustos y

angustiados tras una sesión de exorcismo en la que el ser diabólico se ha servido

de la joven Regan para burlarse de ellos y hacerles un profundo daño psicológico,

descansan sentados en el rellano de la escalera. Bajo una iluminación tan oscura

como su ánimo, no dejan de preguntarse una y otra vez porqué el demonio (o los

demonios) han escogido una niña inocente como víctima. En el guión original se

lee:

INTERIOR- MACNEIL HOUSE- SECOND FLOOR HALLWAY- STAIRS- NIGHT

An exhausted Merrin and Karras are sitting in the hallway, on the stairs, outside

the bathroom.

KARRAS

Why this girl it makes no sense?

MERRIN

I think the point is to make us dispair... To see our selves as... animal and ugly...

To reject the possibillity that God could love us.

(http://www.script-o-rama.com/movie_scripts/e/exorcist-script-transcript-

blatty-friedkin.html)

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

36 De Aristóteles a The Exorcist: La víctima en el cine de terror norteamericano

Ésa es precisamente la cuestión que atormenta a los personajes de The Exorcist y a

sus espectadores. Aparentemente, la víctima principal de la película no sigue los

patrones aristotélicos a los que nos venimos refiriendo, al presentarse como una

niña absolutamente inocente a la que le acontecen situaciones horribles e

inmerecidas. Además, en la cinta hay una segunda y tercera víctima que, al menos

en un primer visionado, resultan igualmente inocentes. Nos referimos a la madre

de Regan, que si bien no recibe daño físico debe soportar el tormento de

presenciar lo que le ocurre a su hija y al padre Merrin, anciano sacerdote exorcista

de conducta intachable que pierde la vida tratando de salvar el cuerpo y alma de

Regan. Así pues, podría pensarse que The Exorcist plantea una situación que podría

ocurrir a cualquiera de los espectadores que, por lo tanto, pueden identificarse con

la trama de la misma.

No obstante, si llevamos a cabo una lectura más detenida y atenta del guión de la

película y la visionamos posteriormente, nos daremos cuenta de que ni Regan ni

Merrin son en realidad inocentes. Muy al contrario, ambos han atraído hacia sí

mismos el castigo, si bien de manera inconsciente, al imitar a Edipo y pretender

conocer más de lo que le es permitido al ser humano.

Comenzando por Regan, en su conversación anterior los dos sacerdotes, al igual

que muchos espectadores, pasan por alto un hecho fundamental sin el que la

posesión no hubiera podido tener lugar. En su escena temprana de la cinta que no

suele considerarse especialmente relevante para la trama posterior de la misma,

Regan charla amigablemente con su madre en el sótano de la casa y le muestra una

tabla de Ouija que ha descubierto en un armario y mediante la cual ha entrado en

contacto con un misterioso interlocutor al que llama Captain Howdy.

INTERIOR- MACNEIL HOUSE- BASEMENT- NIGHT

Regan is in the basement making a model. Chris is decending the steps.

Regan walks over to the ping pong table and bounces a ping pong

ball. By the shelf Chris picks up an ouija board.

CHRIS

Hey, where'd this come from?

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

Javier Martín Párraga 37

REGAN

I found it.

CHRIS

Where?

REGAN

The closet

Chris walks toward the ping pong table with the ouija board in

hand.

CHRIS

You've been playing with it?

REGAN

Yeah.

CHRIS

You know how?

REGAN

Here I'll show you.

Regan places the board down on the table. Chris drags a chair over and sits

down.

CHRIS

Wait a minute you need two.

REGAN

No you don't. I do it all the time.

CHRIS

Oh yeah, well let's both play.

The pointer pulls itself away from Chris.

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

38 De Aristóteles a The Exorcist: La víctima en el cine de terror norteamericano

CHRIS

You really don't want me to play huh?

REGAN

No I do, Captain Howdy said no.

CHRIS

Captain who?

REGAN

Captain Howdy.

CHRIS

Who's Captain Howdy?

REGAN

You know, I make the questions and he does the answers.

CHRIS

Oh, Captain Howdy....

REGAN

He's nice.

CHRIS

Oh I bet he is.

REGAN

Here I'll show you.

Regan places the magnifier on the board and closes her eyes.

REGAN

Captain Howdy, Do you think my mom's pretty? Captain Howdy? Captain

Howdy that isn't very nice.

CHRIS

Well, maybe he's sleeping.

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

Javier Martín Párraga 39

REGAN

You think?

Al considerarlo una mera diversión inocente, la madre no otorga mayor

importancia al juego de Ouija ni al que considera invención inocua de la

imaginación de su hija. Así pues, este personaje comete el error de no prestar

atención a un hecho que condena su destino y el de su hija y que, tal vez, podría

haber sido evitado si Regan hubiera cancelado sus contactos periódicos con

Captain Howdy.

Regan, por su parte, si bien no pretende en ningún momento entrar en contacto

con fuerzas malignas, ni mucho menos ser poseída por las mismas, sí que comete

un terrible error que acarrea los acontecimientos posteriores que la convierten en

víctima al utilizar una tabla Ouija para conectar con una entidad sobrenatural para

saciar su curiosidad, “You know, I make the questions and he does the answers”.

En lo que respecta al padre Merrin, las escenas iniciales del film evidencian el error

de Merrin, que no es diferente al de Regan: la curiosidad le lleva a pretender

conocer lo que no está al alcance del ser humano. The Exorcist comienza varios

años antes de los terribles sucesos que constituyen la trama principal, cuando un

joven padre Merrin se encuentra en Iraq dirigiendo una excavación arqueológica.7

Los objetivos de la misma no se explicitan, pero el ambiente en el que se

desenvuelve, y el rictus excitado de Merrin y sus interlocutores occidentales y la

expresión aterrorizada de los trabajadores locales indican que el arqueólogo va

tras los pasos de algo tan relevante como potencialmente peligroso. Unos instantes

después, uno de los trabajadores iraquíes le muestran a Merrin un medallón que

han encontrado y que lleva grabado un el rostro extraño e inquietante de alguna

deidad o ser sobrenatural. Lejos de detener sus pesquisas, Merrin las acelera,

MAN

(In Iraqi language)

7 El autor de la novela admitió en una entrevista haberse inspirado en el célebre arqueólogo Gerald

Lankester

Harding

para

la

creación

del

personaje

del

padre

Merrin

(http://www.theninthconfiguration.com/2009/).

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

40 De Aristóteles a The Exorcist: La víctima en el cine de terror norteamericano

Some interesting finds. Lamps, arrow-heads, coins...

The old man picks up an old pendant and holds it up.

MERRIN

(In Iraqi language)

This is strange!

The man dusts the pendant and takes a look.

MAN

(In Iraqi language)

Not of the same period.

The old man reaches into a hole in the rock, moving and rearranging small

rocks to see what he can find. He grabs a pickaxe and scrapes out a small

sculpted piece of rock crushed into another. The man takes a dust brush from

the man's pocket and brushes some dust from the sculpted rock. As the dust is

swept we see that it is a face. The old man recognises it and looks worried. He

brakes the sculpted rock away from the ordinary rock and takes a good look at

it.

Como queda patente desde el comienzo del guión, es el ansia de conocimiento del

padre Merrin la que permite que la entidad demoníaca, que más tarde se identifica

a sí misma como Pazuzu, salga del enterramiento en el que se encontraba y vuelva

a correr libre por el mundo, una vez libre su prisión de arena e ignominia.8 De este

modo, al pecar de ὕβρις tratando de alcanzar lo que al ser humano le está vetado

conocer, el padre Merrin deja de ser una víctima inocente sobre la que recaen

tormentos horrendos e inmerecidos.

8 Al resultar marginal al argumento principal de nuestro estudio, no nos detenemos en profundidad

a considerar la relación entre Pazuzu y los dijnn de la tradición árabe. Baste en esta ocasión con

señalar que estos genios malignos no tenían poder alguno sobre los seres humanos estando

encerrados o enterrados en la arena; pero eran serias amenazas para el individuo y la sociedad una

vez descubiertos, invocados o simplemente nombrados. Como ejemplo paradigmático, el genio de la

lámpara en la tradición popular es un claro ejemplo de djinn, aunque en este caso bondadoso.

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

Javier Martín Párraga 41

Referencias bilbiográficas.

Blatty, William Peter (2011): The Exorcist. 40th Aniversary Edition. Harper, New

York.

Foster, E.M. (1956): Aspects of the Novel. Mariner Books, New York.

Stoker, Bram (1996): Dracula. Norton, New York.

Zatelli, Ida (1998). "The Origin of the Biblical Scapegoat Ritual: The Evidence of

Two Eblaite Text", en Vetus Testamentum, nº 48, 1998, pp. 254-63.

Filmografía

Aronovsky, Darren (2000): Requiem for a Dream. EEUU, Artisan Films.

Bertolucci, Bernardo (2003): The Dreamers. UK, RPC.

Coppola, Francis Ford (1992): Bram Stoker’s Dracula. EEUU, American Zoetrope.

Craven, Wes (1996): Scream. EEUU, Dimension Films.

-----------------(1972): The Last House on the Left. EEUU, MGM.

Cronenberg, David (1996): Crash. Canada, TMN.

Despontes, Virginie (2000): Baise-Moi. Francia, Canal +.

Friedkin, William (1973): The Exorcist. EEUU, Warner.

Hackford, Taylor (1997): The Devil’s Advocate. EEUU, Warner.

Kubrick, Stanley (1996): Eyes Wide Shut. EEUU, Warner.

Kurosawa, Kiyoshi (2001): Kairo (Pulse). Japón, Magnolia Pictures.

Medem, Julio (2001): Lucía y el Sexo. España, Alicia Produce.

Noé, Gaspar (2002): Irreversible. Francia, 120 Films.

Polanski, Roman (1968): Rosemary’s Baby. EEUU, William Castle Productions.

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

42 De Aristóteles a The Exorcist: La víctima en el cine de terror norteamericano

Reiner, Rob (1991): Misery. EEUU, Castle Rock Entertainment.

Verhoeven, Paul (1995): Showgirls. EEUU, United Artists.

---------------------.(1992): Basic Instinct. EEUU, Carolco Films.

von Trier, Lars (2009): Antichrist. Dinamarca, Zentropa.

Wan, James (2004): Saw. EEUU, Twisted Pictures.

Weitz, Paul (1999): American Pie. EEUU, Universal Pictures.

FRAME, nº8, marzo 2012 pp. 24-42, ISSN 1988-3536 Estudios

Le puede interesar...

  • Cuentos Woody
    Cuentos Woody Cine Foro por Woody Allen
    Cuentos Woody
    Cuentos Woody

    Descargas:
    301

    Publicado:
    Sep 2017

    Al primero se le conoce por su inacabable energía para fabricar películas al ritmo caballos en un hipódromo. Al segundo, por su sordidez, crudeza, su afición ...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle

  • El Cine
    El Cine Cine Foro por J.J.
    El Cine
    El Cine

    Descargas:
    902

    Páginas:
    233

    Publicado:
    Mar 2014

    El fenómeno cinematográfico ha sido enjuiciado de mil diversas maneras, siendo calificado, incluso, despectivamente, como el “opio de las masas”. Para unos, e...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle

  • El Cine Negro en 100 Películas
    El Cine Negro en 100 Películas Cine Foro por Antonio Santamarina
    El Cine Negro en 100 Películas
    El Cine Negro en 100 Películas

    Descargas:
    744

    Páginas:
    427

    Publicado:
    Mar 2014

    Este libro tiene como objetivo ofrecer un panorama amplio de lo que ha sido la evolución del cine negro norteamerica- no a través del comentario y análisis su...

    Formatos: PDF, Kindle

  • El Lenguaje del Cine
    El Lenguaje del Cine Cine Foro por Martrcel
    El Lenguaje del Cine
    El Lenguaje del Cine

    Descargas:
    1416

    Páginas:
    272

    Publicado:
    Mar 2014

    Marcel Martín«Mi propósito es ilustrar la historia del cine mucho más que su actualidad (...), tratar de precisar lo mejor posible el origen y el primer uso d...

    Formatos: PDF