Despertar a un Mundo Mejor por Anónimo - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
Despertar a un Mundo Mejor

INTRODUCCIÓN

Una noche despejada recuerdo haber mirado hacia las estrellas. Estaba en un lugar apartado de la luz nocturna de la civilización y eso me permitía ver la inmensidad del espacio que rodea a la Tierra, con los millones de distantes estrellas. Intenté penetrar hacia los misterios de lo infinitamente grande que el cielo me mostraba, y allí me quedé sin lograrlo. Otras veces he podido, con el Bio-microscopio, mirar capilares de la conjuntiva ocular y en ellos ver los glóbulos rojos circulando ordenadamente uno tras otro, cumpliendo su importante misión para mantenernos vivos. He Intentado penetrar hacia los

misterios de lo infinitamente pequeño, y allí me quedo sin lograrlo.

Son ocasiones en las que me he sentido limitado, sabiendo que potencialmente somos ilimitados,

viviendo en una transitoria realidad existencial limitada. No somos capaces de pensar y pasar más allá del tiempo y del espacio. No somos capaces de recordar qué hubo antes de nacer ni de saber qué habrá después de morir. No somos capaces de abandonar este navío sideral llamado Tierra. Entonces surgió en mi mente una pregunta: ¿Somos realmente unos prisioneros incapaces y limitados?

Al parecer me dormí y en el vívido sueño que tuve me encontré en la ladera de un cerro en las alturas de Cochiguaz, al interior del Valle del Elqui. Una gran roca negra incrustada en el cerro llamó mi atención.

Me acerqué a ella y la toqué, comenzando entonces la roca a girar sin ruido y dejando a la vista un túnel no natural, del que la roca negra era su puerta. Ingresé al túnel que estaba suavemente iluminado desde sus pulidas paredes. Al fondo aprecié una gran sala intensamente iluminada. En la sala me encontré con un Ser vestido de blanco. Mi actitud ante él fue de respeto y amistad, dado que Él sólo inspiraba paz y confianza. Me señaló: "Has nacido como todos los demás, para lograr algún día saber que esas cuatro paredes que os limitan, no son tal, sino que límites creados por vuestra propia mente humana. Vuelve a leer tu reciente escrito DESPERTAR y lo entenderás. Ahora podrás agregar nuevos conceptos que

reforzarán lo que has recibido. Quedarás tranquilo, mas no con la misión cumplida aún. Sigues siendo un Guerrero, pero ahora lo eres de PAZ, y en esa condición mejor podrás comprender lo que aquí

verás".

Así me habló el Ser, sin recordar yo nada más, aún cuando un nombre quedó en mi memoria: Zoltan, el

de un amigo cósmico preocupado del futuro de la humanidad. Humanidad cuyo padre, un Nefilim para

los sumerios, ayudó a crear mediante ingeniería genética. Me pregunto para qué escribo estas cuartillas en el computador, y me parece recordar que el Ser me señaló: "Lo harás para así ayudar a más de uno, y eso para ti suficiente será". Tengo la sensación que al escribir ahora es necesario reforzar conceptos relacionados con la ciencia y la mente, con la brusca transformación de algunas personas y dar más

argumentos para la auto-programación mental positiva. Todo ello orientado a una mejor comprensión de la metodología mostrada, la cual nos permitirá un uso racional más fácil y con mejores resultados y

efectos más rápidos, al tener mejores y más argumentos, dado que al parecer estamos en una carrera contra el tiempo.

Este escrito DESPERTAR está destinado a expandir la mente más allá de los cuatro límites en que la hemos tenido encarcelada. Muchos ya vislumbran una meta, lo hacen siguiendo diferentes caminos. No

es el camino lo que importa, sino que lograr caminar hacia la meta. Meta que por ahora está más allá de nuestro entendimiento, pero que es la meta a alcanzar. Lo que muestro, sé que en alguna medida ayuda a la mente a fijar la atención en esa meta, y hacerlo por sobre los transitorios honores y placeres de la mundanalidad. Sabiendo que en especial preferiremos usar la mente para logros puntuales materiales y no, por desgracia, para alcanzar la liberación. La meta está más allá, es un salto cuántico hacia una realidad existencial superior que nos aguarda. Y aunque no lo aceptemos, lo dudemos o lo ignoremos,

hacia allá vamos.

Existe una Consciencia Cósmica a la que cada ser humano está ligado por la mente. Esta Consciencia

Cósmica es un depósito inagotable de Sabiduría y fuente de iluminación personal para tantos que en

ciertas ocasiones de sus vidas reciben chispazos llenos de fuerza creativa y conocimiento.

La mente tiene tres niveles. El más sutil es el de la supra-mente, encargada de ligarnos directamente con el Alma mediante constantes saltos cuánticos que traspasan información hacia el Alma y reciben la

fuerza de ella. Esa fuerza llega al nivel intermedio mental o subconsciente, que es su depositario y canalizador hacia la realidad del mundo exterior. El subconsciente contacta con el cerebro gracias a saltos cuánticos al nivel de los microtúbulos de las neuronas cerebrales. El nivel menos sutil de la mente es el llamado consciente, allí está la fuente de los pensamientos y por medio de los pensamientos nuestra vida es regida para bien o para mal.

Todos de una u otra forma recibimos chispazos de "inspiración" desde la Consciencia Cósmica. La mayoría no se da cuenta de ello. Unos pocos logran captar que están o han estado conectados con algo más sutil.

Nada de lo que aquí expongo es original. Todo se ha planteado en diferentes épocas. Lo novedoso

podría ser la forma de mostrarlo. Mostrar con diferentes argumentos EL PODER QUE IRRADIAMOS

AL LOGRAR ACTUAR CON UNA ACTITUD MENTAL POSITIVA. Eso es lo que estas páginas

intentan ofrecer.

Ese Poder que todos tenemos, sabiamente podremos desde ahora comenzar a utilizar. Destacando que

ninguno está a priori descalificado y que todos por derecho lograremos llegar a la personal meta que debemos alcanzar. Meta trazada antes de nacer. Meta que nos proyecta más allá de las estrellas.

EL DORADO

Para un buscador de tesoros, lo más valioso que se puede llegar a encontrar es El Dorado, allí estaría el oro de los Incas. No se sabe si su existencia es mito o representa una oculta realidad. El 10 de diciembre de 1932 en el Comercial and Financial Chronicle apareció este artículo que aquí reproduzco.

El Dorado, una región rica en oro y piedras preciosas más allá de todo lo imaginado, está a la puerta de la casa de cada hombre. Tu bienestar está a tus pies. Tu fortuna al alcance de tu mano. Todo está dentro, nada está fuera, aunque a veces parezca que los hombres y los pueblos por simple suerte, o avaricia, o fuerza, consigan navegar con todas las velas desplegadas por los tranquilas mares de la prosperidad.

Los hombres, individual y colectivamente tienen derecho a una vida de abundancia. Este hecho es una evidencia. La religión y la filosofía así lo afirman; la historia y la ciencia lo demuestran. La ley dice que tienes derecho a vivir y que deben vivir en abundancia. ¿Qué es lo que quieres? Pues paga su precio y llévatelo. No hay límites para vuestras aspiraciones, pero cuanto más preciosa es la cosa que deseas mayor será el precio a pagar. Porque siempre hemos de dar el oro de nuestro espíritu por todo lo que obtenemos.

¿Dónde podemos hallar el oro del Todopoderoso? Cada cual al encontrase a sí mismo descubre y

asegura el oro espiritual. Al encontrarse a sí mismo halla la libertad y todas las riquezas imaginables, el éxito y la prosperidad. ¿Palabras altisonantes pero huecas? No, pues constituye la más palpable evidencia de la historia de los Estados Unidos y de muchos de sus hombres y en realidad de toda la historia humana. Tenemos la prueba concreta en los acontecimientos de cada día; basta con que

abramos los ojos y queramos verla. Jamás se consiguió ni se podrá conseguir nada sustancial,

duradero, poderoso o conmovedor por parte de los hombres que no supieron descubrir en sí mismos el oro de su espíritu, el cual es origen de dominio, poder, superación y éxito. Los hombres que se conocen a sí mismos saben perfectamente que todas las cosas materiales tienen como base una contrapartida espiritual. Lo advierten incluso en el dinero y en el crédito. La ley de la oferta y la demanda, por ejemplo, no es un simple principio económico para un hombre despierto, sino la manifestación material de una ley espiritual. Tales hombres, buscadores de la libertad, ven en acción el mismo principio cuando se trata de la gravitación, las afinidades químicas, el macrocosmos o el microcosmos.

Norteamérica ha sido el mayor de los El Dorado, el escenario sobre el cual gran número de hombres supieron encontrase a sí mismos y elaborarse sus propias bonanzas para navegar con todas las velas desplegadas, enriqueciéndose a sí mismos y a la humanidad. No se trata de explotación, sino de

manifestación de dones, fácilmente adquiridos por los espíritus libres y generosamente distribuidos entre todas las manos. Para el hombre que se encuentra a sí mismo y emprende la acción hay todo el dinero, crédito y bienes capitales que desee. Mackay, O'Brien, Hearts y Fair, jóvenes y valerosos norteamericanos de 1849, hallaron el oro en sí mismos pues se dijeron: "Si ahí hay oro yo tendré mi parte". Cuan grande debe haber sido la riqueza espiritual de un hombre tan libre como James J. Hill, que construyó el Great Northem Railroad, una interminable línea ferroviaria que iba a través del desierto desde ninguna parte a ninguna parte, porque tanto desde donde partía como a donde llegaba y las vastas tierras que cruzaba no estaban habitadas por nadie. Pero en su locura fundó un imperio.

Gracias a su fuerza espiritual convirtió los bosques y las llanuras en miles de El Dorado; y esa misma fuerza le consiguió todo el oro y todo el crédito necesarios en los mercados de Amsterdam y Londres, haciendo así posible que millones de ciudadanos descubrieran para sí grandes bonanzas en el frío Noroeste.

Pocos años antes de morir dijo Thomas Alba Edison: "Las ideas vienen del espacio. Esto puede parecer sorprendente y hasta imposible de creer, pero es la verdad, las ideas vienen del espacio". Y sin duda Edison sabía lo que decía, pues pocos hombres recibieron y realizaron tantas ideas com él.

Que cada hombre busque El Dorado en su interior y hallará unas fuerzas sin límites en una fuente inagotable. Como los Padres Canónicos de la Iglesia dijeron, todo cuanto se recibe está de acuerdo con la medida del recipiente. No es el poder lo que falta, sino la voluntad. Cuando uno se encuentra a sí mismo, automáticamente la voluntad se pone en marcha hacia El Dorado.

Con una imaginación poderosa y plena se puede dar forma concreta a cualquier deseo. El gran médico Paracelso decía: "El espíritu humano es tan grande que no hay hombre alguno capaz de expresarlo. Si pudiéramos comprender con exactitud la mente humana nada sería imposible para nosotros en la

Tierra. Por medio de la fe la imaginación se vigoriza y completa, porque en verdad ocurre que

cualquier duda agota su perfección. La fe ha de fortalecer la imaginación por cuanto la fe crea la voluntad". La fe es personal, individual. La salvación, bajo cualquier forma que se la encare es igualmente personal. La fe proviene del descubrimiento de sí mismo. Y el descubrimiento de sí mismo procura una clara comprensión de la propia identificación con lo eterno. Los hombres fuertes, seguros de sí mismos, construyen este El Dorado de América. "Conócete a ti mismo", conoce tu propio ser individual. Esa y no otra es la orden suprema. Quienes logran conocerse a sí mismos excavan en las tierras de El Dorado, beben en la fuente de Juvencia y son siempre los poseedores de aquello que desean poseer.

LOS TRANSFORMADOS

En el fenómeno de los muertos clínicos retornados, se calcula que un 5% de ellos han tenido contacto en el Más Allá con un Ser de Luz. A los estudiosos del tema les llama la atención los sorprendentes

cambios que estas personas han experimentado después de su experiencia. Ellos son los transformados

que más han sido ahora estudiados, serían la avanzada de una nueva forma de vida planetaria, en este advenimientos de una Humanidad Superior que nos correspondería vivir. Ellos, gracias al Ser de Luz,

viven una cultura fundada en la conciencia superior, cultura basada en el amor y la sabiduría, una cultura que cumple los postulados de la filosofía inmortal. Dentro de los miles de relatos, sirvan de ejemplo los siguientes:

Era él un explotador de prostitutas, una noche recibe un ajuste de cuentas y una bala le perfora el

corazón. Estuvo varios minutos muerto clínico y logró ser retornado a la vida. Desde ese día se

transformó y es ahora un notable predicador.

Como médico de urgencia, no aceptaba las experiencias de los llamados muertos clínicos resucitados. Se consideraba ateo y esas experiencias eran según él, tan sólo supercherías religiosas, reacciones histéricas y alucinaciones sin validez científica. Se burlaba de sus colegas que intentaban encontrar una

explicación a lo que casi a diario sucedía en el Servicio de Urgencia. Un día, muerto clínico llegó a su Hospital, y fue resucitado. Hoy, biblia en mano, llena de fe y esperanza a los pacientes terminales de su Hospital, a quienes les relata lo hermoso que es Allá, y cuánto nos ama, comprende y perdona Dios, a todos nosotros. Él con su vivencia personal los ayuda a morir bien.

Algunos señalan su personal cambio diciendo:

1.

"Después de aquello quise conocer más. Nada sabía de psicología o algo parecido. Pero de la noche a la mañana, gracias a esa experiencia, había madurado y se abría ante mí un mundo nuevo del que antes ni siquiera conocía su existencia. Pensé que tenía que descubrir tantas cosas. En otras palabras comprendí que la vida es algo más que la película de los jueves y el partido de fútbol. Hay más cosas de las que conozco. Entonces comencé a pensar: "¿Cuál es el límite del hombre y la mente?" Esa pregunta me abrió hacia un mundo totalmente nuevo."

2.

"Siento amor y una unidad más profunda con todas las personas. Mis ojos terrenales se han abierto de verdad para ver la vida que me rodea. TODO es para mi una maravilla de la creación... Siento como si me hubiera elevado a un plano superior de conciencia. Considero que todas las religiones desempeñan un papel importante en la vida de las personas. El conocimiento fluye a través de mi conciencia

instintivamente y soy capaz de reconocer lo que es verdad y lo que no. Antes esto no lo captaba... Ahora sé lo valiosa y querida que soy para Dios. Si ÉL me aprecia tanto como lo experimenté, entonces no importan los malos conceptos que sobre mi misma yo pueda tener. Por alguna razón soy valiosa para ÉL, y debo serlo, por tanto, para mi misma... Perdí el temor a la muerte... Adquirí una sed de

conocimiento. Me da la impresión que me estoy preparando para algo mayor. Después de la

experiencia mis facultades psíquicas han aumentado. Sé que esta experiencia fue un regalo que debo compartir con los demás, compartir amorosamente esa verdad sobre la vida que existe más allá de la actual. "

3.

"Fue una bendición, antes estaba tan ocupado planeando el futuro y preocupándome del pasado que me perdía las alegrías del presente."

4.

"Inicié un nuevo capítulo que iba a cambiar el resto de mi vida. Me transformé de ser un hombre perdido que vagaba sin rumbo, sin otro sentido en la vida que el deseo de riquezas materiales. Pasé a tener una motivación profunda en la vida, una dirección definitiva y una convicción abrumadora de que al final de la vida, habría una recompensa. Los cambios de mi vida fueron totalmente positivos y mi interés por la riqueza y ansias de acumular posesiones fueron reemplazados por la sed de comprensión espiritual y el deseo de ver mejorar el estado del mundo."

5.

"Ahora me acompaña siempre una gran paz."

6.

"Desde entonces tengo siempre en mente lo que he hecho y lo que haré con mi vida. Antes seguía un impulso, ahora medito primero las cosas lentamente. Todo ha de pasar por mi mente y ser analizado. La comprensión que tengo ahora de las cosas es mucho mayor."

7.

"Sé que soy una persona totalmente distinta. Antes era desgraciado y auto destructivo, mientras que ahora estoy más sereno, tranquilo y feliz, y vivo cada día intentando hacer un poquito por la

humanidad, aunque sólo sea una sonrisa a una persona de aspecto infeliz."

8.

"Tengo más confianza en mí mismo."

9.

"He aprendido a aceptarme como soy. Si la Luz y esa Presencia pudieron aceptarme con todas mis faltas y debilidades; ¡pues era aceptación y era perdón! entonces debo ser una persona de bien."

10.

"Estoy más consciente de mi mente que del cuerpo físico, antes era al revés. El cuerpo era lo más importante, ahora es la mente. No me importaría no tener un cuerpo, pues de todo lo que me interesa, la mente es lo más importante."

11.

"Tengo la impresión de que ahora sintonizo más con la gente, que percibo cosas de ellos con más rapidez. Creo que la experiencia de la muerte me ha proporcionado la facultad de sentir lo que otros individuos necesitan en sus vidas."

12.

"Como médico y científico pensaba que eso no podía ocurrir, pero a mí me sucedió, y es real."

13.

"El conocimiento que adquirí es el de las cosas básicas, de las causas de las cosas, los principios universales básicos, de los factores que hacen que el Universo siga funcionando. El Ser de Luz se refería al conocimiento más profundo, el relacionado con el alma. Sabiduría le llamaría yo."

14.

"En cuanto al suicidio, como psiquiatra, ahora puedo decir, que Dios es mucho más clemente, comprensivo y justo de lo que los humanos somos capaces de imaginar. Lo que un presunto suicida

necesita de nosotros, los seres humanos, no es un juicio, sino amor y comprensión."

15.

"No hay palabras para ello. Se trata de un lugar donde todo es amor y conocimiento. En él se tienen a plena disposición el conocimiento y la información, la totalidad del conocimiento. Se absorbe

conocimiento. Súbitamente conoce uno las respuestas a todos los interrogantes."

16.

"La experiencia me dio plenitud y borró todas las cicatrices que aún tenía, y me dio las herramientas para abrirme camino a través de estos años y alcanzar el positivo ánimo en que me encuentro ahora permanentemente."

17.

"Tuve suerte. Tuve suerte de que sucediera eso porque, de lo contrario, ahora estaría muerto del todo.

Porque no estaba encaminado en la dirección correcta. Estaba en el sendero de la auto destrucción, sólo que lo recorría muy lentamente. La gente con la que me relacionaba, esa gente con la que siempre estaba era inferior, era un grupo sórdido de traficantes y prostitutas. Yo era un perro callejero. Cada vez lo era más. Gracias a que sucedió eso yo ahora estoy aquí."

18.

"Fue una experiencia de aprendizaje. Como una ruda forma de terapia de shock para hacerme tomar conciencia de la realidad."

19."Creo que todos los que hemos pasado por esa experiencia es por alguna razón. Existe algo que debemos hacer. Hemos recibido una llamada especial. Cada uno debe crecer como persona."

Sólo en los EE.UU. hay más de 10.000.000 de personas que como muertos clínicos han retornado a la

vida. 500.000 de ellas estuvieron con un Ser de Luz y han sido transformados. Por lo general los

transformados intentan ayudar a las personas que están en el trance de muerte; los orientan a dar ese paso que en tantos produce temor, el temor a lo desconocido, que ahora ellos conocen y relatan con

tranquilidad y amor a los demás.

Rupert Sheldrake, un biólogo inglés, en 1981 postuló una hipótesis sobre la causalidad humana, las

formas y conductas características de los sistemas físicos, químicos y biológicos que están determinadas por unos campos organizativos invisibles que él llamó morfogenéticos. Estos campos trascienden el

tiempo y el espacio, son carentes de masa o de energía. Una vez establecidos estos campos a través de una conducta inicial, ésta es transmitida a otros individuos por medio de la resonancia mórfica. De

acuerdo con este postulado cuantos más individuos potencien sus mentes y eleven sus niveles de

conciencia, es decir, sean transformados, más poderoso se hará el campo morfogénico y más sencillo

resultará progresar a los demás en esa dirección. La sociedad se impulsará hacia la iluminación, y las señales indican que así ya está sucediendo.

El Dr. Kenneth Ring es un notable investigador de la experiencia tenida por muertos clínicos retornados, y siente junto con varios de los que ha estudiado y han tenido la experiencia de transformación, que por distintos caminos - no tan sólo de contactados con el Ser de Luz - se está acelerando nuestro modelo vibratorio, con una expansión de la conciencia, en un tiempo en el que la gente debe y necesita

transformarse en el ámbito planetario. Piensa que nos dirigimos hacia un salto cuántico de la conciencia, salto que permitirá al ser humano recordar quienes realmente somos. Se trata de un mensaje de

esperanza que comparten todos aquellos que están expandiendo su conciencia. Son personas cuyo

despertar es el despertar del destino planetario hacia el siguiente estadio de la evolución humana, y el deslumbrante ascenso hacia el encuentro consciente con la Divinidad.

CIENCIA Y MENTE

Ya en el siglo pasado, a raíz de la explosión de experiencias que dieron lugar el Espiritismo,

investigadores y científicos comenzaron a analizar los llamados fenómenos paranormales, que hoy son

estudiados bajo el título de los poderes de la mente y se lo hace siguiendo el riguroso método científico con el apoyo de la moderna tecnología de la era espacial y computacional. Son poderes que se analizan en Laboratorios de prestigiosas Universidades y que son aceptados como aspectos naturales de la mente, que en algún período de la evolución serán manifestados como algo rutinario.

En Londres se fundó la Sociedad para la Investigación Psíquica en el año 1882. Su primer presidente fue Sidwick, que una vez manifestó:

Cuando iniciamos seriamente la oscura e intrincada investigación que llamamos psíquica, nos

sentíamos inclinados a hacerlo principalmente por la profunda y dolorosa división y confusión en cuanto a la naturaleza y el destino del alma humana que encontramos en el pensamiento de nuestra era.

Por un lado, bajo la influencia de las enseñanzas cristianas, aún dominantes sobre las mentes de la mayoría de las personas cultas, y que influía poderosamente en muchos de aquellos que han descartado su sistema dogmático, el alma se concibe como independiente del sistema corporal y destinado a

sobrevivirlo. Por el otro lado, la tendencia preponderante de la fisiología moderna ha ido excluyendo más y más aquella concepción, tratando la vida y los procesos de cualquier mente individual como inseparablemente unidos con la vida y los procesos del efímero cuerpo que ella anima. Ahora nuestra propia posición era ésta. Creíamos sin reservas en los métodos de la ciencia moderna y estábamos preparados para aceptar sumisamente sus conclusiones razonadas, cuando fueran sostenidas por

expertos, pero no estábamos preparados para someternos con igual docilidad a los meros prejuicios de los científicos. Y nos parecía que existía un apreciable conjunto de pruebas que la ciencia moderna había, sin más ni más, dejado a un lado con ignorante desprecio y, al hacerlo así, había sido desleal a sus métodos profesados y llegado prematuramente a conclusiones negativas. Obsérvese que nosotros no afirmamos que estas conclusiones negativas fueran científicamente erróneas; haberlo hecho hubiera sido caer en el mismo error que estábamos tratando de evitar. Nosotros sólo decimos que se llegó a ellas prematuramente".

En 1885 sir Oliver Lodge postuló que la adivinación de cartas de naipes podría ofrecer pruebas

concluyentes sobre la telepatía, y elaboró una fórmula matemática para calcular la cantidad de aciertos que superaban los aciertos que podrían considerarse como simple casualidad.

La Universidad de Duke en Carolina del Norte creó en el año 1930 un departamento de parapsicología,

dirigido por J. B. Rhine, quien el año 1934 editó su libro "Percepción extra sensorial". Un psicólogo, Zener, le confeccionó un maso de 25 cartas formado por cinco figuras geométricas.

Miles de experiencias muy bien estudiadas transformaron a Rhine en el padre de la parapsicología, el que mediante el riguroso método científico dio validez a la telepatía, clarividencia, precognición y psicoquinesis.

El año 1946 Rhine resume el trabajo de su equipo al publicar un artículo sobre la realidad del alma, lo tituló:

EVIDENCIA CIENTÍFICA DE QUE EL

HOMBRE TIENE UN ALMA

¿Qué tiene que decir la ciencia sobre el alma? Para contestar a esta pregunta tendremos naturalmente, que dirigirnos a la psicología, que es de un modo literal "la ciencia del alma". Pero ahí nos aguarda una sorpresa, porque descubrimos que la teoría sobre el alma humana ha sido dejada a un lado en los libros y estudios de psicología.

Muchos psicólogos incluso se reirían con tolerancia si hablásemos de la mente en sí como algo

separado del cerebro. Todo tiene que ser físico para ser real, de acuerdo con dicho criterio, y cualquier cosa no-física o espiritual como se supone que es el alma, sencillamente no es posible. Tal concepción ha de rechazarse como una simple superstición.

Quienes piensan así confían en que los principios de la física sirvan para explicar todo lo que llamamos

"mental", si continúa expandiéndose como hasta ahora está ocurriendo.

Sin embargo, ocurren algunas cosas de vez en cuando que no encajan con este enfoque meramente

físico del hombre. Por ejemplo: de pronto, una persona tiene un sueño horrible en el que ve agonizar a un pariente o amigo. El sueño estremecedor resulta que sucede en la realidad y en el mismo momento en que se soñó estaba ocurriendo, aun cuando el pariente o el amigo muerto se hallaba a miles de kilómetros de distancia.

Lo más extraño de esto es, en algunos casos, que el suceso visto en sueños no se produce sino horas o días después de soñado; sin embargo, la visión del hecho es exacta e incluso rica en detalles. La primera idea es por supuesto que tales experiencias son meras casualidades. Poca gente intenta pasar de esta primera y simple explicación; pero, por suerte, algunos van más allá. Y cuando se estudia un buen número de tales experiencias, pierden toda apariencia de accidentalidad. El procedimiento

científico a seguir consiste en poner manos a la obra con el fin de descubrir lo que hay detrás de tales hechos.

Evidentemente, si alguna de esas experiencias "psíquicas" demostrara que la mente tiene el poder de estar por encima del espacio y del tiempo, resultaría claro que es trascendente a las leyes físicas.

Quedaría demostrado entonces que la mente es un sistema espiritual y no físico. Sería una pista hacia el descubrimiento del alma. Sólo una pista y nada más; pero proporcionaría el camino necesario para llegar a las pruebas seguras.

De tales experiencias psíquicas derivaron los test ESP (extrasensory perception - percepción

extrasensorial-), lo cual incluye telepatía y clarividencia. En otras palabras: la telepatía y la clarividencia son dos modos diferentes de adquirir conocimientos sin el empleo de los órganos

sensoriales conocidos, tales como los ojos, oídos, etc. Una prueba de telepatía consiste en que una persona "adivine" qué carta, número u otro símbolo cualquiera tiene en la memoria otra persona, la cual, digámoslo de paso, se halla en otra habitación distinta. En la clarividencia, es el objeto en sí, y no su símbolo pensado por otra persona, lo que el clarividente debe percibir. En síntesis: en la telepatía es la ESP del estado mental de una persona lo que se capta; en la clarividencia es la ESP de objeto.

En 1930 un pequeño grupo de psicólogos comenzamos en la Universidad de Duke una serie de

experimentos ESP de ambos tipos, telepatía y clarividencia. Esta labor estaba patrocinada por el gran psicólogo británico William Mc Dougall, miembro de la Real Sociedad de Ciencias, que era a la sazón director del departamento de Psicología de Duke. Esta tarea se llevó a cabo en el Laboratorio de Parapsicología, y no fue en modo alguno el primer experimento de su género, ya que se habían

realizado otros en diversas partes, incluso en algunas Universidades, durante los últimos cincuenta años. Pero ninguno de ellos fueron experimentos sistemáticos que siguieran la investigación de los problemas durante años, como ha sucedido en Duke. Esta Universidad fue la primera en ofrecer un

asilo permanente a las búsquedas activas sobre los problemas psíquicos.

Los investigadores del Laboratorio de Parapsicología hallaron pruebas confirmativas de ambos tipos de ESP, telepatía y clarividencia. Desarrollaron y sistematizaron nuevos test, facilitando así la repetición de los experimentos. Esto suscitó la iniciación de un movimiento de experimentación sobre lo extrasensorial, que se esparció a muchas instituciones nacionales y del exterior. Se tomaron cuidadosas precauciones para asegurar que no fuera posible la introducción de elementos sensoriales en los

experimentos, así como contra cualquier tipo de error que pudiera afectar los resultados. Los test fueron de tal naturaleza que sus resultados pueden evaluarse bajo normas standard y métodos

estadísticos aceptados por todo el mundo. Se puede demostrar fácilmente que los resultados obtenidos no pueden atribuirse en modo alguno a errores, casualidades o fallas experimentales de cualquier tipo.

Una vez que los experimentadores estuvieron satisfechos sobre la garantía de que los fenómenos sólo podían realmente ser extrasensoriales, comenzaron a trabajar en la vital cuestión de determinar qué relación pudieran tener con el mundo físico. ¿La telepatía y la clarividencia se rigen estrictamente por leyes físicas? ¿O van más allá y trascienden los límites de la física como parecen demostrar las experiencias espontáneas?

Por suerte fue cosa muy fácil poner a prueba el ESP con relación al espacio. Por ejemplo: sólo

necesitábamos efectuar experimentos poniendo una gran distancia entre las cartas y la persona que trataba de adivinarlas por ESP y luego comparar los resultados obtenidos con las mismas pruebas de corta distancia. Tanto la telepatía como la clarividencia demostraron que la prueba sobre grandes distancias daban idénticos resultados que las realizadas a corta distancia. La distancia, medida en metros, kilómetros o cientos de kilómetros, no introducía la menor alteración en el resultado de los experimentos. Al mismo tiempo, todas las barreras físicas, naturales o artificiales tampoco afectaban para nada las pruebas en cuestión.

Pero ¿y el tiempo? Pensamos que si el espacio no influía al ESP era de esperar que el tiempo tampoco influyera en él para nada. Los test extrasensoriales sobre el futuro o premonitores demostraron que las personas capaces de identificar por ESP las cartas a cualquier distancia podían también predecir el orden en que saldrían las cartas después de haber sido barajado el mazo. Descubrimos que acertaban igual en los mazos barajados mecánicamente que en los barajados a mano. No sólo eso, sino que

lograron anticipar el orden de aparición de las cartas, diez, ocho, seis o dos días antes. Por lo tanto, la dimensión del tiempo no introducía diferencia alguna en cuanto al resultado de los experimentos.

Ante tales experimentos sólo había una explicación posible: que la mente del hombre trasciende de algún modo las limitaciones de tiempo y espacio del mundo físico por medio de esa capacidad que

estamos denominando "percepción extrasensorial". Y cuando estos experimentos fueron confirmados por otros investigadores en diversos laboratorios quedó firmemente establecida la conclusión de que la mente posee propiedades que no pertenecen a la física, al menos tal y como la concebimos actualmente.

Y como el espacio y el tiempo son los índices más seguros sobre lo que es físico, la mente debe, por consiguiente, ser de naturaleza extrafísica o espiritual. Y todo cuanto decimos al expresar la palabra

"almas" respecto al hombre es que la mente es de carácter no-físico, o sea, espiritual. Por lo tanto, los experimentos ESP han proporcionado la prueba sobre la existencia del alma humana.

Para algunas gentes, esto constituirá un minúsculo principio sobre el problema del alma. Y ciertamente no debemos exagerar la importancia de estos hallazgos. A decir verdad, no hemos hecho más que

obtener una evidencia sobre un tipo elemental de teoría del alma. Hay, desde luego, mucho más en el concepto religioso del alma en relación con lo poco que nosotros hemos descubierto. Quedan en pie los mayores problemas. ¿Es susceptible el alma de separarse del cuerpo? ¿Puede sobrevivir a la muerte del cuerpo? Si es así, ¿pueden las almas desencarnadas tener contacto con los vivos o influir sobre ellos de algún modo? ¿Qué hay sobre la idea de un alma universal, o sea, Dios? ¿Qué de la comunicación entre las almas, y especialmente de las almas de los hombres con Dios? Estas y muchas otras cuestiones fundamentales de las doctrinas religiosas no han sido abordadas por ninguno de los puntos enfocados en el presente artículo.

Pero tenemos derecho a concluir que el concepto físico del hombre, prevaleciente en los círculos intelectuales, desde el auge del materialismo, está comprobado que es falso sin duda alguna.

Hay algo -cuánto, es cosa que ignoramos- en los humanos que es definitivamente extrafísico.

Hay un tipo de realidad en la existencia humana que no está sujeta a las leyes del tiempo y el espacio.

Pero es importante reconocer también las tremendas posibilidades que podemos entrever. La teoría del alma humana nos da mucha materia para construir y avanzar algo sobre los problemas religiosos.

Hemos verificado los fundamentos esenciales sobre los cuales se erigió en principio la filosofía espiritual del hombre. Queda librado a la investigación científica sobre la personalidad humana, su naturaleza y su destino. En suma: emprender la tarea de resolver los grandes problemas de la religión.

En otra época la investigación experimental de los problemas religiosos hubiera chocado con la

enérgica oposición de las Iglesias y los dogmas. Todavía quedan muchos ortodoxos conservadores que se sentirán heridos por la intrusión de la ciencia en el dominio de lo que ellos consideran debe ser pura fe. Pero un buen número de personas religiosas desean que se investigue a fondo para descubrir nuevos datos tangibles sobre la mente y el alma humana, así como todas sus inmensas potencialidades.

Aunque resulte sorprendente, la principal oposición la hemos encontrado en los representantes de la ciencia ortodoxa. Los hombres de ciencia conservadores tienen temor ante cualquier división de la naturaleza. Es tal su temor ante cualquier dualismo como el del alma y el cuerpo, que se niegan a mirar y examinar cualquier prueba que se les presente para confirmar la existencia de tal dualidad. Esta actitud carece de fundamento, porque si, como muchos de nosotros sostenemos hoy, el hombre tiene un cuerpo y un alma. Netamente distintos, ambos siguen formando en cierto modo un todo único.

Uno y otro se hallan sometidos a la recíproca interacción, y, por consiguiente, es forzoso que tengan algo en común. Dos cosas no pueden afectarse entre sí cuando difieren en cada uno de sus puntos.

Vemos, por lo tanto que debe haber un mundo de ocultas realidades, que probablemente no es ni físico ni mental en la forma en que concebimos ambos conceptos, de cuyo mundo emanen en principio las

manifestaciones de la mente y del cuerpo, o sea, de la psíquico y de lo físico. Este reino, que está por encima de la mente y la materia, está ahí, pero es casi tan desconocido como el Continente Americano para Colón antes del Descubrimiento, y aguarda que algún afortunado explorador del futuro lo

descubra. Pero habrá de ser alguien que, al igual que el gran navegante genovés, tenga la audacia necesaria para poner en duda la validez de las cartas de mareas existentes sobre el conocimiento y la creencia y que se ponga a investigar por su cuenta.

En 1934 Rhine y su equipo iniciaron el estudio de la psicoquinesis, estudio que demostró el poder de la mente sobre la materia. Dejó de ser una mera teoría y pasó a ser una realidad científica. Hicieron un aparato que permitía lanzar mecánicamente los dados. Millones de veces han sido esos dados lanzados.

Se encontraron personas paranormales y con ellas se confirmó que con la fuerza mental influían en los dados para que dieran determinada cifra o combinación de números, sin que hubiera contacto físico con ellos. Las pruebas hechas a distancia consiguieron un resultado similar. Los aciertos superaron todas las probabilidades matemáticas de una contra varios millones que pudiera suceder por azar o casualidad.

La Psicoquinesis es real, puede la mente humana influir sobre la materia. En este instante, mientras lees este párrafo, tu mente realiza en tu cerebro la mayor psicoquinesis imaginada, movilizando partículas de hidrógeno, carbono, oxígeno de una célula a otra; dando forma a moléculas diversas, combinándolas,

movilizándolas y creando nueva materia con la fuerza mental.

En 1949 el profesor sir Alister Hardy señaló en la Sociedad de Zoología:

Hay otro asunto que debe mencionarse si se desea ser intelectualmente honesto. Ha aparecido en el horizonte algo que muchos de nosotros no deseamos ver. Si se nos llama la atención sobre él, decimos:

¡No. No puede estar allí; nuestras doctrinas dicen que es imposible! Me refiero a la telepatía, la comunicación de una mente con otra por medios distintos de los sentidos normales. Creo que nadie que estudie las pruebas con una mente imparcial podría rechazarlo... Quizá no sea ortodoxo para un

zoólogo presentar este tema; pero yo lo hago por una razón. Dando por establecida la telepatía, como creo, tal descubrimiento de características revolucionarias nos obligaría a mantener abiertas nuestras mentes ante la posibilidad de que exista en los seres vivos y en su evolución mucho más de lo que la ciencia nos ha permitido esperar hasta ahora.

Lord Rayleigh sugirió que toda hipótesis de radiaciones físicas, de rayos mentales de un cerebro a otro cerebro, deben ser desechadas, pues todos los tipos de energía física conocidos decaen inversamente al cuadrado de la distancia desde la fuente, y la telepatía, clarividencia y precognición no se ven afectados por la distancia.

La ciencia ha demostrado con la electro-fotografía Kirlian que de las manos de sanadores surge una

potente energía, muy superior y más intensa que la media normal. Con modernos equipos destinados al

estudio de las partículas cósmicas, se ha comprobado que ciertas personas "paranormales" emiten una poderosa energía, la cual puede actuar a distancia. No se conoce cuál es la energía que se irradia en el acto de la sanación, sí, al menos, ya se la reconoce como algo real, pero de carácter desconocido, dado que está más allá del tiempo y el espacio. Es uno de los poderes de la mente, se señala.

Se ha confirmado que las personas que se mantienen intelectualmente activas pueden obtener mejores

puntuaciones en los test de inteligencia después de los 60 años de edad. Resulta que el acto de pensar aumenta la oxigenación cerebral, a mayor oxigenación mejor capacidad metabólica.

Los estudios hechos a pacientes que han tenido curaciones espontáneas de cáncer, han señalado un perfil psicológico especial para esos pacientes. Justo antes de lograrse la curación tienen la sensación que sanarán y que la fuerza responsable de su curación está en su interior. Captan que no están limitados al cuerpo físico, sino que todo el entorno es parte de sí mismos. Es un salto cuántico de conciencia, un despertar que hace canalizar de manera natural la fuerza de sanación hacia el tumor maligno. Ocurre un repentino salto cuántico desde una realidad superior hacia la realidad física. Siendo ese salto de

conciencia el que obra el "milagro". Resulta que todos tenemos esa conciencia y esa fuerza interior, pero no todos tenemos la motivación, ganas de vivir y fe para usarla. Pero si uno se lo propone, puede usar la fuerza de la realidad interior, cambiando de manera positiva la realidad exterior. Es decir, se estudia en varios niveles la curación del cáncer mediante el poder mental, siendo el deseo de sanar considerado como fundamental para lograr la sanación.

A los dos años de edad nuestro cerebro completa su número de neuronas, entre 10 y 15 mil millones. A diferencia de otras células, la neurona no se regenera al morir. A los 30 años de edad las neuronas

comienzan a morir y su número disminuye hasta alcanzar en la edad avanzada la cifra de 1.000 millones o algo más, de neuronas muertas. Sin embargo, igual quedan muchas, pero muchas más vivas. Lo

importante, de acuerdo a la ciencia, es mantener siempre, sin importar la edad, una actitud mental activa, dado que con cada pensamiento nuevo estamos creando nuevas dendritas o interconexiones neuronales

para nuevos módulos de pensamientos. Cada neurona tiene entre 1.000 y 500.000 dendritas o

ramificaciones, y cada pensamiento permite crear nuevas dendritas en un grupo de neuronas, es decir, permite ampliar la capacidad de intercomunicación cerebral. Al crearse mediante el poder de los

pensamientos nuevas dendritas, las neuronas abren nuevos canales para la comunicación cerebral, y

surgen nuevos módulos de pensamientos afines o se refuerzan módulos ya existentes. No hay edad para

la creación de dendritas, para el cerebro no hay vejez, la vejez es un estado mental erróneo, quien se siente joven: Lúcido y creativo vivirá y morirá. El hábito de pensar, de recordar y de estar mentalmente activos es el que nos permite ampliar la capacidad de nuestro computador biológico llamado cerebro.

Las señales cerebrales se transmiten en ambas direcciones, al igual que durante una conversación

telefónica. Al tener un cerebro más desarrollado, podemos manifestar más y mejor la capacidad mental.

Al manifestar más capacidad mental, más desarrollo cerebral logramos.

El premio Nobel sir John Eccles hablando en un seminario de parapsicología destacó:

"Si quieren ver un verdadero acto de psicoquinesis contemplen las proezas de la mente sobre la materia que se realizan en el cerebro. Es asombroso que con cada pensamiento, la mente sea capaz de mover los átomos de hidrógeno, carbono, oxígeno y otras partículas de las células del cerebro. Pareciera que nada está más alejado de un pensamiento, carente de sustancia, que la sólida materia gris cerebral.

Todo el truco se consigue sin ninguna vinculación aparente."

Cada célula está dotada de inteligencia y unida al conjunto mediante inteligencia. Usando la tomografía de emisión de positrones, se hicieron estudios inyectando glucosa radioactiva en voluntarios de

diferentes edades. Dos cosas demostró la ciencia: La primera fue que no había diferencias significativas entre el metabolismo cerebral de personas jóvenes y ancianas. La segunda reforzó el planteamiento de que el cuerpo es una imagen tridimensional de lo que estamos pensando. Todo el cuerpo proyecta

nuestros pensamientos, y cambia ante cada situación mental.

Un neurotransmisor, o sustancia química que permite interactuar a las neuronas por medio de sus

dendritas y a distancia mediante la circulación de la sangre, responde a la velocidad del rayo a un

pensamiento y llega a todo el organismo con su mensaje codificado, que cada célula decodifica. Son

cientos estos productos químicos fruto de la fuerza mental, representan la expresión física de los

pensamientos, y no sólo se producen en las neuronas cerebrales. Todo el cuerpo es pensante y es la

expresión y creación de la inteligencia creativa.

ALIMENTOS Y CEREBRO

En la química cerebral influyen los alimentos. Hay dos grupos en especial, uno positivo o alegre que estimula el neurotransmisor llamado Dopamina y es beneficioso para la química y actividad cerebral, y otro grupo negativo o triste que estimula la Acetilcolina, y no es beneficioso a la actividad cerebral.