VIP Membership

Donando Semen por Yolanda Pinto - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

DONANDO SEMEN

 

YOLANDA PINTO

 

(FRAGMENTO DE MI NOVELA LA TOGA Y EL DIVÁN)

 

 

Volviendo a las válvulas de escape que yo tenía además del Karate y de mi sueño del Caribe, con el tiempo tuve otra, que empecé a practicar cuando me hice amigo de un psicoterapeuta o psicólogo argentino. Este amigo, Jorge, lo conocí en un bar de copas de Tarifa viendo un partido fútbol de Argentina- Brasil y así entramos en conversación. Él me dijo que se había instalado hacía poco en Tarifa y que le gustaba mucho el ambiente hippie y surfero de la ciudad, pero que estaba empezando con su consultorio y tenía pocos clientes, de manera que me ofreció un trato. Como Jorge sabía que los clientes que visitan a un Abogado sufren bastantes problemas de ansiedad, depresión y angustia, me ofreció derivárselos a él de manera discreta y en contraprestación siempre que yo necesitase sentarme en el diván él me recibiría gratis. Y así lo hicimos.

 

Tenía curiosidad por comentarle los sueños diurnos y nocturnos que sufría desde que era Abogado en ejercicio, porque había algunos que ni yo mismo comprendía su significado aunque me llegué a comprar un manual de "Dime qué sueñas y te diré qué quieres". De nada me sirvió este manual, porque en él no encontraba ninguno de mis sueños, el manual era muy sencillo por ejemplo te explicaba: soñar con palomas, soñar con serpientes, soñar con nubes etc... pero en él no encontrabas un sueño verdadero, cuando en él se desarrollaba una historia como ocurría en el mío. Mis sueños eran de historias, y por tanto decidí intentar descubrir que podían significar acudiendo al consultorio de mi amigo Jorge el argentino.

 

Por ejemplo uno de los sueños que se me repetían es el siguiente: cuando tenía un juicio que me suponía bastante tensión por el riesgo de perder, días anteriores soñaba que me encontraba en la sala del juzgado sentado en el estrado con la toga, y había gente en los banquillos sentada mirando el juicio, de repente veía en mi sueño que la sala quedaba totalmente en silencio y que el Juez levantaba la mirada del expediente que se encontraba anotando, de repente se empezaba a reír a carcajadas, saliéndole sangre de dos colmillos grandes que tenía y si te fijabas no era un Juez era el propio Drácula, y tampoco llevaba toga sino lo que parecía una toga era la propia capa de Drácula con su cuello grande, y no hacía más que mirarme fijamente,

 riéndose, como digo con fuertes carcajadas y posteriormente levantaba los apuntes que estaba escribiendo, pero que no eran apuntes, sino las cartas del tarot y me enseñaba con fuertes carcajadas la carta de la muerte, y acto seguido se la enseñaba también a mi cliente que se encontraba sentado de manera acongojado en el banquillo (por no decirlo de otra manera). Bastante tenía el cliente por sufrir la pena de banquillo para luego encima ser maltratado psicológicamente por un Juez-Drácula. Era un sueño horrible, y me despertaba sobresaltado de la cama sin conocer su significado.

 

Bueno había otro que también me tenía muy intrigado sobre su posible significado. Veréis, mientras estudié la carrera de Derecho en Cádiz para poderme pagar la habitación compartida donde me hospedaba, la comida y los gastos cotidianos trabajaba sirviendo copas en la barra de un bingo en horario de once de la noche hasta las cuatro de la madrugada que cerraba y eso me permitía asistir a clase por la tarde. Sin embargo por esa jornada de cinco horas que trabajaba, cobraba unos seiscientos euros y en algunas ocasiones como cuando tenía que pagar la matrícula del curso necesitaba un sobresueldo extra, así que mirando los periódicos encontré una manera de ganarlo ajustado a mi medida. El trabajo consistía en donar botes de semen en una clínica de fertilidad de Cádiz llamada "Fertigest". Llamé por teléfono a la clínica de fertilidad para enterarme de la manera que tenía que donar el semen y lo primero que me dijeron es que me pasara en dos días que tenían hueco para atenderme y que me trajese en un bote pequeño de mermelada toda la cantidad de semen que pudiese acumular en esos dos días. Yo entonces tenía veintiún años y estaba en segundo de carrera, de manera que me resultaba fácil lo que me pidieron, así que fui a la clínica con el bote de mermelada guardado en el sillín de mi moto scooter. Cuando llegué me pidieron el bote con el semen y posteriormente me sentaron en una sala de espera hasta que me llamaron para atenderme. Me recibió un médico con una bata blanca y estuve allí en total más de dos horas, me hicieron un montón de pruebas, entre ellas de orina, de sangre, me tomaron la tensión, la capacidad de respiración, me hicieron un test con preguntas como si solía dormir ocho horas, si fumaba, si practicaba algún deporte, que cuantas veces solía tener relaciones sexuales, que si me masturbaba mucho, si utilizaba preservativo  ... y luego me dijeron que si mi semen resultaba óptimo ya me llamarían. Pues bien al mes recibí una llamada de la clínica y me dijeron que estaba apto para donar,  me dieron una cita para que viniera el día de la cita bien desayunado, también me advirtieron que en cinco días antes de la cita no hiciera el amor con ninguna mujer. Cuando llegué me dijo el médico que sólo un veinte por ciento de los posibles candidatos superaban las pruebas de tener un semen potente para donar y que yo lo tenía. De manera que acto seguido me dio un bote y me dijo que me metiera en el cuarto de baño, que me concentrara para tener una erección y que lo que eyaculara lo metiera con cuidado en el bote. Me explicó que existían para eyacular dos lugares y que yo podía elegir, o bien el cuarto de baño o bien la sala x, que era una sala acondicionada con revistas x, pelis, y posters de todo tipo de mujeres desnudas.

 

 

Bueno yo le dije que prefería el cuarto de baño por timidez, pero una vez que me encontraba solo dentro del cuarto de baño y al estar en esa clínica tan fría, no me motivaba nada, empecé a querer concentrarme en pelis pornos que había visto pero no llegaba a ponerme erecto, así que salí del baño y le dije a la recepcionista que era una gorda con gafas y nada atractiva, que si me podía indicar donde estaba la sala x, y agradablemente me dirigió a ella, me dijo que si necesitaba algo que no dudara en llamarla y posteriormente me guiño el ojo. Yo me quedé estupefacto con el guiño de la recepcionista y una vez dentro de la sala x me senté cómodamente en un sofá y empecé a ojear las revistas x hasta que mi naturaleza empezó a funcionar y por fin pude eyacular en el bote. El trato era que me daban ochocientos euros por eyaculación y solía venir cada cuatro meses, porque era un trabajo muy bueno ya que te pagaban en el acto y me iba con el dinero en mano.

La cuestión es que años posteriores esta práctica de donar semen me empezó a pasar factura psicológicamente. En ocasiones soñaba que delante de mi despacho paraba un autobús escolar repleto de niños de diferentes edades entre tres y doce años y todos se bajaban del autobús y empezaban a gritar desde el portal:

--- ¡¡ Papá, Papá, Papá baja¡¡

 Tenía un gran complejo de pensar que cualquier niño que veía por la calle y me fijaba en él, le empezaba a ver parecido con mi sonrisa, con mis ojos, con mis gestos. Claro durante la carrera habría donado como diez veces semen porque en aquellos entonces me hacía falta el dinero pero,

--- ¿Cuántos espermatozoides míos habrían embarazado a mujeres?

--- ¿Y ahora cómo iba a saber yo cuantos hijos serían míos?

 Lo que sí tenía claro casi con seguridad es que la mayoría vivirían en la provincia de Cádiz, pero la verdad que esta situación me tenía un poco obsesionado.

 De hecho en alguna ocasión veía un niño con la madre en el carrito por ejemplo en un supermercado o en la feria y notaba que el niño me miraba fijamente y que como a cámara lenta leía en sus labios:

-- ¡¡ Hooolaaa Papáááá ¡¡¡---¿No me reconocessss? ¡¡¡ Soy tu hijoooooo ¡¡¡¡.

 

Todo esto de mis sueños lo tenía que tratar en el consultorio de Jorge, pero lo que yo sin ser psicólogo sí sentía es que esto de haber embarazado voluntariamente a tantas mujeres y ser padre por múltiples veces, me había causado un revulsivo respecto de las relaciones de pareja, es decir, sentía rechazo al compromiso, el compromiso suponía volver quizás a procrear, volver a embarazar a una mujer y yo en ese sentido ya me sentía colmado, porque posiblemente sin saberlo podría tener cien o más hijos en el mundo.

Todo lo que tenía que ver con chupetes, biberones, predictor, pastillas anticonceptivas me causaba rechazo. Yo realmente en esta etapa sólo quería hacer el amor con las mujeres y luego sinceramente levantarme de la cama e irme a dormir a mi casa, sin más compromiso, a lo más repetir unas cuantas veces más pero que ninguna mujer me pidiera de nuevo ser padre.

 

 

 

 

 

 

 

 

Le puede interesar...

  • Llama
    Llama Erotismo por O.P.
    Llama
    Llama

    Descargas:
    20

    Publicado:
    Aug 2020

    La llama doble es un ensayo unitario que por su importancia en el con¬junto de la obra de Octavio Paz resulta comparable a títulos tan de¬cisivos como El arco...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • La viajera caliente
    La viajera caliente Romance por S.K.
    La viajera caliente
    La viajera caliente

    Descargas:
    42

    Publicado:
    Aug 2020

    Katy duerme entre mis brazos, recuerdo el día que la conocí, jamás me he arrepentido de haberle hablado, si no la hubiese hecho no la hubiese conocido, es a...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Volúmen alto
    Volúmen alto Erotismo por E.N.
    Volúmen alto
    Volúmen alto

    Descargas:
    39

    Publicado:
    Aug 2020

    Siempre había soñado con alcanzar la gloria, pero nunca había esperado que sus sueños se convirtieran en realidad. El entorno de Daniel Sierra no era el más ...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Chica Mala
    Chica Mala Erotismo por L.A.
    Chica Mala
    Chica Mala

    Descargas:
    50

    Publicado:
    Aug 2020

      Conoce a los Policías H.O.T.( Hostage Ops Team ), un grupo de machos alfa entrenados juntos para aplicar la ley, pero naturalmente expertos en el arte de l...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT