El Advenimiento del Demonio (La cueva Sangrienta) por Richard José Sulbarán Acosta - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

EL ADVENIMIENTO DEL DEMONIO

de

R.J. SULBARAN

Frederick

Frederick tuvo un día ajetreado , dos pruebas importantes y la practica de fútbol lo acabaron mental y físicamente , había llegado exhausto, la casa estaba sola como normalmente está a esa hora, sus padres trabajaban y llegaban pasada las seis de la tarde, Johana estaba en su primer año de universidad, solo la veía en fiestas familiares, tomo una pieza de torta y un jugo casi en estado de congelación y se dispuso a ver un juego de baloncesto universitario que estaban televisando, donde la universidad donde estudiaba Johana se jugaban los pases a la semifinal del estado. Pasadas las seis llegan los padres, Primero Gina , el rostro reflejaba el cansancio mental de estar ocho horas dialogando detrás de una linea telefónica, Gina trabajaba en un centro de recepción de reclamos de una gran tienda del hogar.

• Fred (con voz quebrada, reflejo del día agotador) ¿como estuviste en los exámenes de hoy ?

• Bien , (con tono de seguridad y relajación)

• ¿Y en la práctica ?

• Bien (esta vez con tono de fastidio) • Tienes que mantener el promedio de las notas para que puedas ir a una universidad importante a continuar tus estudios con lo hizo tu hermana (respondió en tono autoritario luego de la respuesta recibida)

• Seguro mama (dándose cuenta de la molestia de la mama) no te preocupes.

Arturd (el padre) llega y Frederick tomo aire, lo salvo de un regaño total de Gina, ya ella había tomado fuerzas del agotado día producto de la respuesta de su hijo, pero llego Arturd, el salvador y todo se acabo, la alegría se hizo presente.

Todo siguió el curso normal de un día común, luego de cenar Frederick se despide y va a su cuarto, enciende el ordenador y comienza el ritual de comunicación por las redes sociales, todas las noches pasaba alrededor de tres horas entre red y red, las redes sociales son el sello de esta generación, al culminar siempre su última comunicación era con Nora, la chica de sus sueños.

• Hola bella (le escribe a su cuenta)

 • Hola bebe (le responde)

 • Piensas el mi (le escribe excitado)

 • Si me vieras que tengo puesto, te darías cuenta que si (de una forma sugestionante).

• -Pon la cámara, ¿porque me tiene es escribiendo a ciegas?, ¿que tienes puesto?, dime que no aguanto .

• No tengo puesto absolutamente nada, y ya es hora de dormir, besos (cortando la comunicación) • Noooo, mala, nooo (pensó al instante)

Frederick se desconecta luego del vaporón y toma un baño relajante, para luego dormir.

La noche era muy fría , el cielo estaba completamente despajado, las estrellas encendían su luz al unisono, la luna estaba en completa exhibición, las calles estaban cubiertas de silencio, esa noche todas las almas descansaban. El cuarto de Frederick era pequeño, el desorden reinaba, póster de chicas voluptuosas, uno que otro póster del grupo de rock del momento, la foto de Nora y él que se tomaron juntos en el jardín de su casa, todo su cuarto fue visto cuando el alma del mal paso a través de él, una sombra maligna se aproximo al cuerpo en reposo del joven, lo vio con detenimiento, una sonrisa maligna se reflejo en el rostro, entro en él sin pensarlo dos veces, Frederick sintió un vacío, lucho por despertar, múltiples brazos lo tomaban, estaba consciente, sabía que no era un sueño, sentía su cuerpo adormitado, quería gritar pero sus labios no abrían, quería moverse pero su cuerpo no respondía, estaba apagado en estado de conciencia, oyó una risa macabra y luego el silencio, la oscuridad, el vacío.

Un calor insoportable lo despierta, abre de a poco los ojos, ve hacia el cielo mientas toma conciencia, se había desmayado luego del enfrentamiento con el demonio, él no lo supo, solo se acordó de aquella risa gruesa y macabra y luego la nada, enfoco la vista y ve dos soles muy grandes uno a la derecha de el y otro a la izquierda, separados pero con la distancia necesaria para poder verlos a los dos, se siente todavía algo mareado, el calor era insostenible, el piso estaba muy caliente, estaba posado en una roca, mira alrededor, y ve que esta en un espacio plano lleno de rocas irregulares, gira a la izquierda y a la derecha, ve atrás de si, solo ve rocas, el calor esta ya en un grado de locos, se quita la camisa y se la coloca en la cabeza, como un gorro improvisado, ve un pequeño camino que se abre entre las rocas, no podía aguantar aquel calor, recorre unos cinco kilómetros, al fin ve algo diferente a rocas, encontró un par de arboles secos, luego otro y un kilómetro mas adelante un bosque completamente seco, arboles y arbustos sin vida, pero gracias a lo espeso del mismo el calor bajo y ya era sostenible, pensó en un momento de la caminata que no iba a sobrevivir, todo en aquel bosque reflejaba la muerte, lo que queda después, una historia sin poder contarse, solo el recuerdo de que una vez algo existió, se preguntaba que hacía ahí, no tenia respuestas, solo seguir avanzando, no había mas, sino avanzar.

La noche llego, el calor cambió abruptamente por un frío congelante, sus vapores eran visibles, camino un poco, su cuerpo estaba a minutos de la congelación, vio adelante, casi al borde del desmayo, una cueva se abría paso antes sus ojos, entro en ella, tomo arbustos secos que estaban en la entrada metió los que pudo y con otros sello la entrada, amontono unos cuantos, tomo dos rocas y las golpeo muchas veces, perdió la cuenta de los intentos, sus manos estaban llenas de sangre por los golpes recibidos, hasta que una chispa salio de ellas y el fuego se hizo presente, se acurruco al lado de la hoguera, esa noche no era la última, habría otras historias que contar.

El amanecer trajo el calor, el hambre se hizo presente, Frederick pensó que podría comer en un mundo sin vida, ¿Habría algo vivo? <pensó>, quito los arbustos de la entrada de la cueva, ya el calor se estaba presente, siguió su caminar, el bosque muerto parecía sin fin, camino por espacio de cuatro horas, vio una roca grande y se sentó a descansar, en eso oye un sonido, unas ramas , ¿pisadas? <pensó>, iba a correr al encuentro pero de pronto el miedo se apoderó de él, ¿si es el dueño de aquella risa macabra? <pensó>, se ocultó y esperó, las pisadas son cada vez mas cercanas, algo viene abriéndose paso entre los arbusto, llego, va a pasar a su lado, abre los arbusto cerca a su cara y ve , -¿Es ella?, ¿aquí?- <dijo sorprendido>

Advenimiento

<Que calor, que sed dios mío, ¿que será este lugar?, ya llevo mas de medio día caminando y solo rocas y calor, esos malditos par de soles lo que hacen es perseguirme, ¿porque?, ese maldito se metió en mi cuerpo, lo sentí, como me hubiera dado la oportunidad y lo mato a golpes, cobarde, debo seguir, algo debe haber, debe haber una forma de volver.> Noel había terminado las reparaciones en su taller de autos temprano, paso a ver a Mily, comieron, tomaron unos tragos y unos minutos de pasión concluyo su visita, luego hizo lo de siempre, llego a su casa, vio la serie de de acción donde las muertes y los disparos eran el plato fuerte de la trama, y luego directo a la cama, que iba a pensar que era su última noche en esa cama, de él y toda la humanidad.

Noel caminó por horas y horas, el camino de rocas culminó, un largo espacio plano se abrió en el horizonte, camino por un largo tiempo, a la distancia vio un desierto amplio que estaba delante de sí, vio como un rio de personas caminaban juntos, venían en muchas direcciones, eran cientos, miles de personas, todos convergían en la unión de dos grandes montañas que cerraban el paso del desierto, una gran puerta era el único vinculo de paso , mientras se acercaba veía como la muchedumbre se iba acumulando al frente, el calor no aminoraba, la sed era insostenible, a su alrededor solo arena y distancia, nada más. Llega a uno de los torrentes de persona y se incorpora al peregrinar, inmediatamente es abordado por una mujer

• ¿De donde vienes?, <le pregunta la chica>

• Villa Nueva, ¿y tu? <Responde Noel, con cierta sorpresa>

• De Santa Rosa. <Dice la chica, mientas camina>

• ¿Tienes idea de que esta pasando?

<Dice Noel,soltando la pregunta que se le atragantaba en la garganta>

• El Advenimiento del demonio <dice la chica, sin mayor sorpresa en su rostro>

• El advenimiento, ¿que es eso?

<pregunta Noel completamente sorprendido>

• El pastor nos había doctrinado para esto, el demonio había preparado por siglos adelantarse a la segunda vuelta de Jesús, espero paciente, tenía un tratado oculto, antes que Jesús se llevara las almas salvas al cielo, si las almas negras de la humanidad y los ángeles caídos sumaran la misma cantidad de personas de la humanidad, la materia estaría en su estado mas fuerte y los ángeles caídos intercambiarían sus almas y ellos serian la humanidad y nosotros ocuparíamos el infierno.

• Pero , ¿como lo saben?, ¿están seguros? <pregunto incrédulo> • Nosotros tenemos fe, tu no la tienes, por eso deambulaste solo, las almas sin creencias llegan solas y tienen el libre albedrío de creer, todos se ajuntan en el camino del peregrinaje según su creencia, tu no tienes y debes decidir en que creer.

Noel siguió junto a ellos, no comprendía en su totalidad lo explicado por la chica, pero prefería la compañía para la larga caminata, y aprovechar para tener mas información que le diera la opción de regresar y tomar revancha de quien le quito su vida.

• Frederick , mi amor, mi vida, ¿donde estamos?, ¿Que hacemos aquí?

<dice Nora con desespero>

 • No se Nora, no se, solo este calor, este bosque muerto del infierno, el camino interminable a la nada, tu eres un oasis en este desierto, ¿recuerdas algo de como llegaste acá? <dice Frederick lleno de múltiples sensaciones.

• Después de chatear contigo recuerdo que me acosté a dormir, sentí un frio intenso y luego un vacío, después desperté con un calor desesperante, casi enloquecí cuando vi a mi alrededor, llore por horas, estaba cerca del bosque o como podamos llamar esto, entre en una cueva ya los soles se estaban ocultando, la noche fue muy fría, mi cuerpo se congeló, sentí que había muerto, el dolor era incontrolable, no lo resistí, y sentí que morí, vi una luz, pero estaba lejos y una reja cerraba su paso, luego desperté, no quiero volver a sentir eso <el miedo se apodero de su rostro>, caminé y gracias a dios estabas tu acá.

• Bueno, estamos juntos, sigamos el camino, veamos que nos espera <respondió Frederick con la mirada en el horizonte>

El portal del infierno

<El calor es insoportable, el piso parece una estufa, no he tomado agua desde que llegue acá, la agonía de la sed me tortura, pero ya debía haber muerto, no entiendo, este dolor es como un karma, el camino se hace largo> Noel no lo sabía pero estaba a punto de llegar al comienzo de su historia.

• Fred, ¿ves lo que yo veo?, <dice Nora exaltada>

• Hay una multitud reunida abajo, frente a esa inmenso portal <responde Frederick >

Frederick y Nora tenían un tiempo ya fuera del bosque moribundo, habían llegado a un borde de la montaña, desde ahí visualizaron como las personas se colocaban frente a una puerta inmensa que une los dos bordes de la montaña, mas atrás veían como las multitudes llegaban caminando desde un desierto enorme, venían en largas filas , desde todos los ángulos se iban juntando, eran centenares, miles de personas.

Caminaron por un largo tiempo antes de encontrarse con un grupo de personas que caminaban ligeros, Frederick y Norea corrieron, llegaron al grupo que no se inmuto por su presencia, vio a un hombre de mediana edad, que iba con determinación.

• Señor, disculpe, ¿a donde se dirigen? <preguntó Frederick con ansiedad>

• A donde nos dirigimos no es la prioridad es de donde queremos salir <responde el señor sin bajar el paso>

 • Disculpe pero explíqueme por favor <dice Frederick mientras camina a su lado>

• Salimos del limbo antes de que nos atrape, <responde mientras se aleja>

 • ¿Que te dijo ? <dice Nora con angustia>

• Que salen del limbo, no más.

Continúan caminando, saben que no van a tener mayor información, lo que quieren saber están seguros que lo encontraran mas adelante.

Estaba por ocultarse el sol, Noel llegó la multitud era enorme, ve como la gente esta en espera, ve a la joven con que conversó (lo cual fue una proeza entre esa inmensa multitud).

• Hola, llegamos ¿y ahora?

<pregunta  manifestando  total ignorancia>

• Esperamos <responde de manera inmutable>

En eso las puertas se abren y la multitud comienza a ingresar, Noel camina dejándose llevar por la multitud, la sed lo desesperaba, camina y camina, ve como las montañas se fusionan a la puerta, al pasar por ella ve inmediatamente como cambia todo, el interior es de rocas con formas demoníacas, el piso es totalmente rojo, una alfombra de arcilla, a los costados a lo largo de un pasillo sin fin están unas puertas doradas, ve como las personas comienzan a entrar de manera cruzada por cada una de las puertas, unos continúan otros entran, parecen programados, continuó caminando y vio una puerta a su derecha, estaba abierta, sintió una ansiedad enorme, se dirigió a ella y entró, vio como muchos hicieron lo mismo, y vio un largo pasillo angosto, al igual con múltiples puertas y se repetía la acción las personas entraban y otras continuaban, entro luego de un rato a una de las puertas la atracción era imposible de evitar, igual que la vez anterior encontró un pasillo con múltiples puertas y volvió a ocurrir lo mismo, y así estuvo y estuvo, buscando el final de ese mundo de puertas sin sentido.

Frederick y Nora estaban por pasar el portal, antes de entrar un joven los detiene,

• ¿Ustedes porque camino llegaron?

<pregunta azorado>

 • Por el Bosque <Responde Nora>

• Vengan, vengan rápido. <los toma por el brazo>

En ese momento la última persona pasó por el portal, no quedo nadie, solo ellos tres, Frederick vio como quedo solo y recordó lo que el señor le había dicho, lo importante era salir del limbo.

• ¿Quien eres?, ¿porque nos dejaste afuera?, ahora moriremos de frio, nos has cavado la tumba <dijo Frederick con enojo>

• No, no podemos morir, estamos en el limbo, no podemos morir, solo sufrir, estamos ocupando el espacio de las almas en espera de entrada al infierno, pero si hubieran pasado era el sufrimiento eterno, pero solo el limbo da la oportunidad de volver <respondió aquel extraño hombre>

 • ¿Quien eres?, ¿como sabes todo eso? <preguntó Frederick enojado>

 • Tu enojo es comprensible, es justo luego de todo lo que han vivido, Mi nombre es Ricardo, Ricardo Acosta, lo sé porque soy una casualidad de la vida y la muerte, alguien que estuvo en el momento justo para poder tener una respuesta, esta es mi historia.

La llave del paraíso Son las once y cincuenta y nueve , solo a un minuto para llegar a la media noche, a esa hora fallecí, un ataque cardíaco fue el culpable, no me dí cuenta, estaba en coma, había tenido un accidente de transito, manejaba luego de salir del trabajo, estuve hasta tarde, cerraba una cuenta importante, todo a través del poderoso Internet, en vídeo conferencia con empresarios de Japón, un gran trato, en una esquina me esperaba un camión del aseo, me imagino que estaba en su ronde nocturna, me embistió, pude salvarme en inicio porque fue por el lado del pasajero, no fue un golpe seco, pero si lo suficiente para enviarme en coma al hospital, ¿como supe que morí así?, porque lo vi, salí de mi cuerpo, vi como los médicos peleaban por mi vida, luego una luz, un camino que no podía resistir, caí en el mismo lugar que ustedes, pero me estaba esperando alguien, un ser que me hizo sentir paz. Hablamos.

• ¿Donde estoy? <pregunte>

• En el limbo. Ricardo. <Respondió>

• ¿Como sabes mi nombre ? <sorprendido>

• Se todo de ti, desde que naciste, el quiebre, tu vida y tu muerte <respondió con un tono de sabiduría>

• Estoy muerto ¿verdad? <con pesadumbre>

• No, estas de visita , solo eso.

• Ven camina conmigo <le dijo a Ricardo>

Me llevo a través de todo el limbo, pasamos por el camino de rocas, el bosque de la muerte, el camino del desierto y por último el portal del infierno, ahí vi como las puertas se abrieron y los seres mas horrendos que jamas pude ni siquiera imaginar emergieron de ahí, en filas iban saliendo, un peso enorme se sintió , la maldad era tangible en ese sitio, era como una lluvia, arropo todo, luego me llevo a un camino, bordeaba la montaña que cubría al infierno.

• ¿Ves ese camino? <me dijo>, es el camino a las puertas de la salvación, pero es un camino con muchos peligros, las bestias que cuidan el escape de almas del infierno lo cuidan.

• ¿Y porque me dices eso a mi? <con la curiosidad de una conversación inédita >

• Porque tu eres el responsable de llevar las almas a su salvación. <respondió tajante>

• ¿Yo?, ¿porque? <abrumado>

• Por que el destino esta escrito y tu estas en el, has muerto, el infierno no contaba con eso, pero vas a vivir, como dice el libro del destino, volverás y tu cuerpo será tomado por el demonio, en ti vivirá Satanás, el rey del mal, el tiene el conocimiento del libro del destino, pero no de sus abolladuras, tu volverás acá, al limbo, dos chicos y un hombre estarán contigo, ustedes deberán llevar a los salvos a su destino, a los chicos los encontrarás en el camino por el cual llegaste y te lleve al portal del infierno, con ellos deberás ir en busca de la llave del paraíso, esta al final del camino que te mostré, encontrarán muchos peligros y pruebas, tienen el libre albedrío para su destino, pero para lograr llevar a los salvos deberán obtener esa llave, luego deben regresar por el mismo camino y enfrentar al último de los obstáculos, él solo se manifiesta si la llave ha sido tomada, los esperara en la entrada al infierno, ahí entra tu otra ayuda, un hombre que no veraz ni conocerás, el será la espada de la justicia, soló si logra cumplir su destino podrán unir fuerzas, y que el destino de los salvos se cumpla, es hora de volver Ricardo Acosta el destino esta contigo.

• Eran las doce en punto, todo lo vivido sucedió en un minuto, sentí la vida y la muerte en un instante, un enorme energía negativa paso por mi cuerpo, luego regrese acá, los esperé, los seguí hasta la entrada, ahora debemos terminar lo que nos encomendaron. Es momento de comenzar la búsqueda de la llave del paraíso.+

La Puerta del alma.

Noel continua en el laberinto de la eternidad, el primer castigo de las almas en el infierno, transitar por una eternidad entre túneles y túneles, así estuvo, el tiempo no era una necesidad, un minuto de antes era un siglo de ahora, no envejecías, no dormías, solo caminabas eternamente.

<El olor nauseabundo era el sello de esta pocilga, las paredes húmedas, sucias, el piso fangoso, sin vida, solo la multitud , entrando y entrando en cuevas dentro de cuevas, no puedo parar, no controlo mis acciones, dentro de mi esta necesidad de encontrar algo, es como morir de hambre y no encontrar comida, hambre, ya me acostumbre a ese martirio, sed, mi garganta se desgarra pero no muero, solo sufro, es un castigo eterno, ¿que hice?, ¿que?> (se dijo) Una puerta aparece entre la multitud de pasadizos internos, nadie pasa, él para frente de ella, la puerta es tallada en piedra, con detalles perfectos, su rostro esta en el centro, signos que desconoce la componen, rodean su rostro, aparece una luz alrededor de la puerta, una luz intensa, con ribetes dorados, se abre, poco a poco, la luz sale con forma etérea, desplazándose, detrás queda la oscuridad, un frio pasea entre él y la entrada, notable entre el calor que reinaba y al cual ya se había acostumbrado, ya el sufrimiento era costumbre, era parte de ser un alma perdida del averno, levanta la mirada y ve como la luz dio paso a la oscuridad, entró y caminó unos pasos, todo era oscuridad, un calor que calaba hasta los huesos, el piso era irregular, casi filoso, una luz se dejo ver al fondo, estaba cerca, llega a ella y ve, está en una habitación, había una hermosa mujer, estaba acostada en la cama, le parecía conocida, muy conocida, estaba con una bata transparente, solo eso la protegía, sus senos reflejaban el frío en la habitación, luego un hombre, entra, la posee, de muchas formas, todas llenas de sadismo, ella grita, gime, lo toma, lo araña, luego, el se va, ella queda sudorosa en la cama, desnuda, él la ve, sabe que la conoce, ella se levanta, se toca, se sonríe, va al baño, se ducha, se coloca ropa interior grande, una bata que le ocultaba toda su belleza, el rostro ya no estaba pintado como una obra de artista renacentista, ahora era una cara sin vida, solo agua y jabón paso por su rostro, se acostó, unos minutos pasaron, la puerta sonó, un hombre entra en la habitación, lo ve, lo detalla, lo reconoce, queda atónito, ya sabe quienes son, pero estaban muy jóvenes, cambiados, eran sus padres, él llego se ducho, salio en pijamas, se acostó, al lado de ella, algo paso por encima de ellos, Noel fijó la vista, era algo oscuro, una sombra, voltio y lo miró de frente y se sonrió, era una cara demoníaca, reflejó una risa maléfica, entró en su padre y tomó a su madre por los senos y la hizo suya, luego la imagen cambio estaba en otro sitio, era una clínica, estaba su padre, nervioso, paso al lado de él, no lo podía ver ni tocar, estaba claro que estaba haciendo una especie de viaje al pasado, una mirada, su padre iba de un lado a otro, luego vio en la parte alta de una puerta, había dos luces, una roja y otra azul, de repente la luz azul alumbró y el padre salto alocado, abrazo a todos a su paso, fueron una media hora de euforia, lo llamaron, fui tras él, estaba mi madre con un bebe en sus brazo, mi padre la abrazó, la besó, le pregunto si tenia un nombre y ella le dijo que si, Noel era el nombre, él lo tomo en sus brazos y le dijo <mi hijo, Noel>, estuvo con ella toda la mañana, luego salió y le dijo que regresaba en la noche, debía atender cosas del trabajo, pero no antes de irse le dio un beso emocionado a ella y a su hijo, Noel, él se quedo presente, viéndola, contemplándola abrazándolo de bebe, lo amaba, luego, la puerta se abre, alguien entra, los ojos de ella se iluminan, una sombra pasa por detrás de Noel, el hombre que entra es el amante, el que sostuvo relaciones el mismo día que su padre con ella, el la vio fijo, Noel sentía el peso de la maldad en su espalda, voltea y ve la figura maligna, la que le sonrío el día que su madre cometió adulterio y le dijo, <oye>, luego giro su rostro, la ansiedad lo mataba, vio como su madre y aquel hombre se comían con la mirada, ella le dijo, <Noel, pensé que no venías>, una risa macabra se dejo sentir, todo cayo en Noel como plomo en el agua, Su padre no era su padre, fue el fruto de una pasión prohibida, y su nombre lo tendría toda la vida como recordatorio del pecado, salio corriendo, como si la historia de su vida lo perseguía para no dejarlo ir, salió de aquella puerta infernal, era la primera de las puertas del alma, la que te lleva al sufrimiento, a recordar tu mal, donde el oscuro se nutria, y donde Noel debía sufrir eternamente los desmanes de ser hijo del pecado.

La Cueva Sangrienta

El camino se extendía frente a ellos, respiraron hondo y se comenzaron la travesía, la primera parte del camino era pedregoso, el calor amaino, fuertes vientos circulaban entre la montaña, el camino era entubado, la maleza estaba presente, no era como el limbo, había plantas, encontraron un pequeño riachuelo y tomaron agua, calmaron la sed que se había convertido en un dolor perenne, parte de lo que era estar en el preparatorio al infierno, había que sufrir, pero ese camino estaba entre el paraíso y el infierno, debía tener características de ambos, ya estaban conociendo lo bueno, plantas, agua, brisa, un clima templado, pero sabían que lo malo también se iba a hacer presente, era parte del equilibrio, igual era en la tierra, donde tenían lo bueno y lo malo, y la libertad de escogerlo, incluso de compartirlo, caminaron por horas, el camino de pronto acababa y una caverna estaba en su frente, miraron hacia todos los lados, el hombre misterioso le había dicho a Ricardo que encontrarían obstáculos en el camino, tenían que estar muy cuidadosos, llego la noche, buscaron un sitio donde pudieran acomodarse y resguardarse del frio, tomaron hojas grandes de unas plantas cercanas e hicieron una fogata, Ricardo tomo la primera guardia, todo estaba en silencio, Ricardo recordó que hace poco tiempo tenía una vida exitosa, sus hijos pensó en ellos y en Marta, pensar que estaban en el profundo infierno lo desesperaba, quería salvarlos, para eso estaba ahí, era un peso enorme sobre sus hombros y el mismísimo Satanás se apodero de su cuerpo, ¿porque?, entre toda la humanidad tomo su cuerpo, en eso un sonido, luego otro y en un momento se sintió por todos lados, eran las hojas secas que estaban alrededor, llamo a los jóvenes, miró a un lado y otro, luego en el piso, eran decenas de escorpiones, los rodearon, Frederick vio atrás.

Miren una salida <grito con desespero>

Vamos <dijo Ricardo> Subieron por la cuesta, se arrastraron, se agarraron de hojas , raíces, todo lo que sirviera de soporte para llegar, la entrada era como de tres metros de altura, entraron y corrieron al fondo, los escorpiones pararon su paso, se alejaron, Ricardo paro y se asomo a la entrada de la ruta de escape Chicos los escorpiones están retrocediendo. <replico exaltado > Te juro que estuve a punto de desmayarme <comento muerta de miedo Nora>

Pero esto acá esta bien tenebroso, ya no tengo sueño, que les parece si continuamos a ver si hay alguna salida <les dice Frederick> Tomaron la decisión y siguieron el camino, la cueva estaba muy oscura, recogieron una rama , Frederick tomo su franela e hicieron una antorcha, caminaron un buen tiempo, existía un silencio interrumpido por momentos por ráfagas de viento que de repente circulaban por la cueva y movían las hojas de las plantas que estaban posadas por los rincones de la cueva, el aire estaba cargado de humedad, pesado de respirar, el piso estaba encharcado, seguro circulaban aguas subterráneas, en eso un golpe seco da en la cabeza de Ricardo y lo envía a un lado de la cueva, Frederick da vuelta y recibe un golpe que solo lo roza pero es suficiente para enviarlo al piso, un grito ahogado de Nora, y corre corre, desesperada, no voltea, solo corre, siente detrás de ella que algo enorme la persigue, siente como rocas son despegadas de la pared, comienza una bajada, el piso esta sumamente resbaloso, sin embargo la adrenalina le hace perder cualquier miedo y corre sin resbalarse, con agilidad felina, atrás sigue el sonido, los golpes en la pared, rocas cayendo, el corazón de Nora late, late cada vez mas aprisa, luego cae, a su frente una caída sin fondo se abría, ella aterrorizada alza la mirada para encontrar frente así, un escorpión enorme, de unos seis metros de altura, amenazante, con su aguijón expectante, no se movía, ella no podía ni respirar, la vida se le estaba acabando, y cuando iba a realizarse el ataque final una roca golpea al escorpión, era Frederick había llegado y comenzó a gritar al escorpión gigante, Nora se escabullo mientras el escorpión comenzó la persecución sobre Frederick, corrió y lo llevo al principio de la cueva, donde había atacado a Ricardo, antes de llegar un fuerte golpe con una de las tenazas lo alcanza y cae a un lado de la cueva, justo en hoyo, cayo adentro desmayado, el escorpión se quedó sin presa, no vio como cayo en el hueco, unas piedras al caer hicieron el trabajo de ocultarlo completamente, Nora se oculto, nada se sintió, por varias horas permanecieron escondidos, la tensión fue la protagonista, la noche paso, Nora no había podido pegar un ojo, en eso la toman por un brazo el grito era inminente, unas manos le taparon la boca.

Nora, somos nosotros, pasó el peligro, parece que el escorpión no ataca de día, ya Ricardo encontró el camino, tenemos que rodear el abismo sin fondo que esta al frente, hay un camino muy angosto de unos veinte metros de largo, luego una salida al camino principal, vamos.

Así el primero de los Obstáculos fue traspasado, más por suerte que por temerarios, el camino continua y apenas comienzan los peligros de esta travesía.

Le puede interesar...

  • Nuevo Mundo
    Nuevo Mundo Ciencia Ficción por Magali Fuentes
    Nuevo Mundo
    Nuevo Mundo

    Descargas:
    7

    Páginas:
    166

    Publicado:
    Dec 2019

    Este es un mundo donde la ley es mucho mas dura y severa, y donde uno paga por las maldades que hace antes de morirse. Te gustaria vivir aqui?

    Formatos: PDF, Kindle, TXT

  • Nuevo Mundo
    Nuevo Mundo Ciencia Ficción por Kristina Ortiz
    Nuevo Mundo
    Nuevo Mundo

    Descargas:
    37

    Páginas:
    166

    Publicado:
    Nov 2019

    El mundo ha cambiado. Las leyes ahora son más estrictas y los castigos para los peores pecados son más severos. ¿Te gustaría vivir en éste nuevo mundo?

    Formatos: PDF, Epub

  • William T.
    William T. Ciencia Ficción por Disparo
    William T.
    William T.

    Descargas:
    52

    Publicado:
    Nov 2019

    El capitán Brunel recibe el encargo de dirigir una expedición a la Luna con tres compañeros de lo más variopinto. El argumento de este libro no es lo más crea...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • La leyenda
    La leyenda Ciencia Ficción por N. C.
    La leyenda
    La leyenda

    Descargas:
    307

    Publicado:
    Sep 2019

    En plena noche, el estruendo de un tren interrumpe el silencio que reina en Midgar.Encaramado a su techo, un joven SOLDADO está dispuesto a luchar hasta el fi...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT