VIP Membership

El Buen Sexo.Palabras Sabias para Evitar el Derrumbe del Amor por Espino Oscar - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

index-1_1.jpg

PALABRAS SABIAS PARA EVITAR

EL DERRUMBE DEL AMOR

El Buen Sexo

Fundamentos para asegurar el éxito

en las relaciones sexuales

2

N

Oscar Espino

Autor

613.96 de Sexo con Éxito y Sexo para Vida

E 77 Espino, Oscar

N

El buen sexo : fundamentos para asegurar

N

el éxito en las relaciones sexuales / Oscar Espino

N --1a ed, -- Managua : Oscar Espino, 2010

N 317 p, : il. Col.

ISBN : 978-99924-0-984-8

1. SEXO 2. RELACIONES SEXUALES

3. CORTEJO 4. SEDUCCION

Diseño por: Álvaro Almendárez/Carlos Rodríguez

Portada: “Intelectualismo XVII”, Autor Ramón Palmeral,

Pinacoteca Ayuntamiento de Busot, España. Usado con

permiso del autor.

EL BUEN SEXO

Fundamentos para asegurar

el éxito en las relaciones sexuales

Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra,

por cualquier medio, sin autorización escrita del

titular del Copyright.

DERECHOS RESERVADOS ©2010, Oscar Espino Corea.

Reg. núm. OL-083-2010

Impreso en Nicaragua.

Esta obra se terminó de imprimir en Septiembre 2010, en

Impresiones Donald Rodríguez, S.A. Bo. Monseñor

3

Lezcano, de Correos de Nicaragua 1 c, al Norte, 2 ½ c.

al Oeste. Managua, Nicaragua

Tiraje 1,000 Ejemplares.

El

Buen

Sexo

“Fundamentos para

asegurar el éxito

en las relaciones sexuales”

OSCAR ESPINO

index-4_1.jpg

4

Editorial OEC

Dedicación

Este libro está dedicado a la memoria del

DR. GERMAN GÓMEZ HERRERA

(1942-2003)

Urólogo pionero en el tratamiento de la

Disfunción Eréctil en Nicaragua

index-5_1.jpg

5

Prólogo

Elena Gómez Rey

Psicóloga y orientadora sexual

6

Madrid, España

Escribir es transmitir información, es l egar al

otro lado de lo escrito para poder ser

comprendido, entendido y sentido.

Al comenzar a leer los capítulos en primicia, de

este nuevo libro de mi entrañable amigo, el Dr.

Oscar Espino, he “sentido”, y recalco esta

expresión, la humanidad y profesionalidad con la

que está escrito.

Humanidad, porque a través de sus páginas, te

van llegando: su sinceridad, su cercanía, sus

opiniones, como si fuera ese amigo, en el que

confías y que te habla de mejorar algo tan íntimo,

secreto y confidencial como es la propia intimidad

sexual.

Al avanzar por los capítulos, el lector se va

sintiendo más inmerso e implicado con esos

ejemplos compartidos de la práctica profesional,

7

con los datos recogidos de las estadísticas, y con

esa labor tan entregada, que llega sin dificultad

al otro lado del papel, para “enseñarnos”, que hay

problemas superables, y que está a nuestro

alcance el cambiar viejos estereotipos culturales

y sociales para que la sexualidad se pueda

desarrollar en un marco adecuado y armónico

desde una perspectiva emocional, conductual y

biológica.

Profesionalidad, que transpira este libro por

todas y cada una de sus letras. Y es que está l eno

de conocimiento médico, sexológico, filosófico,

histórico, musical y poético, y a buen seguro que

me he quedado corta. Todo ello hábilmente

relacionado, con un fino y elegante entramado,

que sólo es capaz de realizar aquel que domina

aquello de lo que nos está hablando.

En resumen, y a mi humilde entender, es un libro

que informa y forma, adecuado para cualquier

tipo de público adulto, ya sea un lector

profesional o un lector popular.

Leámoslo pues, aprendamos salud y obtengamos

los beneficios de una sana lectura.

8

Elena Gómez Rey

Psicóloga y orientadora sexual

Madrid, a 11 de enero de 2010.

Agradecimientos

Ante todo debo reconocer que esta obra es el

resultado del aporte de cuantos han compartido

conmigo sus conocimientos e ideas, experiencias

y problemas, preguntas y respuestas, con quienes

tengo una gran deuda y cuya cooperación he

utilizado con el noble fin de ayudarnos a

comprender nuestra sexualidad y los beneficios

que se pueden derivar de su ejercicio constante.

A mi esposa Alejandra,

me animó y ayudó todo el tiempo mientras

preparaba los materiales”

A mis hijos e hijas

“me dieron aliento”

9

A mis padres y hermanas

“me apoyaron siempre”

A mis amigos y pacientes cuyos nombres reservo

para mí,

“compartieron desinteresadamente sus

experiencias y problemas”

A mi amiga orgullosamente española Elena

Gómez Rey,

“siempre lista a responder mis interrogantes

sobre psicología”

A mi amigo el Rev. Walt Morgan

“escribió el capítulo El Concepto Bíblico-

Teológico de la Sexualidad Humana”

A mi amiga Hailey Britton Brooks

“Miss Mundo Nicaragua 2003”

“me facilitó desinteresadamente el permiso

para publicar su fotografía que representa la

belleza de la mujer nicaragüense”

Al artista pintor cubano Jorge Mata

“me facilitó desinteresadamente una copia de

su obra “Amor Eterno”.

Al artista pintor español Ramón Palmeral

10

“me facilitó desinteresadamente una copia

de su obra “Intelectualismo XVII”

Mi testimonio de gratitud a mi amigo Don

Donald Rodríguez Castro, quien me alentó todo

el tiempo para escribir este nuevo libro, a fin de

llenar el vacío que existe en la literatura

científica nicaragüense sobre temas sexuales y

quien además altruistamente tomó la decisión de

poner sobre sus hombros la difícil tarea de

imprimirlo en su editorial.

Vaya mi reconocimiento al excelente personal

de la prestigiosa empresa Impresiones Donald

Rodríguez, S.A, por el ahínco que pusieron a fin

de publicar rápidamente esta obra y en especial

al Sr. XX, por sus largas horas de trabajo en el

diseño de la misma. Esta obra simplemente no

habría sido posible sin el concurso de ellos

también.

Mi agradecimiento en grado sumo al noble

caballero Don José Dolores Castillo Castillo y su

apreciable esposa Doña María Auxiliadora Ruiz

de Castillo, Gerentes Propietarios de la exitosa

empresa Pollo Estrella, por su irrestricto

patrocinio que hizo realidad la publicación de

este libro, acción que refleja un alto espíritu de

colaboración con los proyectos que ayudan a

elevar el nivel de conocimientos científicos de

11

las y los nicaragüenses sobre la sexualidad

humana.

¡Jamás lo olvidaré!

Contenido

Prólogo……………………………….….. 5

Introducción……………………………... 12

1: Mojones Modernos de la Disfunción

Sexual…………………………………. 31

2: ¡El Sexo Es Mi Vida!…………………. 42

3: ¡Nadie Quiere Sexo Estando

Enfermo!………………………………. 75

4: Doble Impacto: Impotencia y

Eyaculación Precoz…………………. 106

5: Eyaculación Precoz: Terapia

Individual de Tres Semanas………… 146

6: La Comida: Paradoja Sexual………. 157

7: ¿Qué Excita Más al Hombre?……… 188

8: ¿Qué Excita Más a la Mujer?.......... 227

9: Las Cuatro Bases de un

Buen Sexo…………………….…….. 256

10: Ardor de Orina y Sexo……………. 292

11: El Concepto Bíblico-Teológico

12

de la Sexualidad Humana………..

315

INTRODUCCIÓN

Por tanto, podría parafrasear

al Dr. Sirker así: “¡dime el post-

coito y te diré que tal lo

haces!” Por supuesto de que

todos

entendemos

la

complejidad de las relaciones

de pareja; pero este es un

modo sencillo de obtener una

impresión

diagnóstica

simplificada sobre nuestra

13

ejecución sexual. Sigue mi

consejo: “fíjate en la cara de tu

pareja y sabrás si estás

haciendo bien o mal las cosas

en la alcoba”.

No lo olvides ¡Un rostro feliz

revela un tigre en la cama!

MI INTENCIÓN ES AYUDAR A LA GENTE

Bienvenido al que sinceramente espero es el

libro que usted necesita leer hoy, directo, escrito

en lenguaje fácil de comprender. Aunque trae

alguna información médica y psicológica, que

podría ser de utilidad para profesionales o

estudiantes de esas disciplinas, en realidad no ha

sido mi intención escribir un texto sólo para

profesionales o estudiantes de ciencias de la

salud. Mi trabajo cotidiano de urólogo y médico

sexólogo con más de veinte años de ejercicio

profesional público y privado me ha brindado

dos grandes oportunidades: la primera ha sido la

de aprender de mis pacientes, mi fuente gratuita

de conocimientos y la segunda ha sido ayudar

14

altruistamente a la gente a entender y resolver

su problemática de salud. De nada sirve que yo

sepa que la fruta granada mejora el deseo sexual

si no lo grito a los cuatro vientos para que la

gente lo sepa también y se beneficie comiéndola.

De nada sirve que yo sepa que la longevidad de

las personas diabéticas se aumenta

significativamente si toman cada día una tableta

de 81 miligramos de aspirina si no lo divulgo por

todos los medios para que la gente lo sepa

también y se beneficie tomándola. Mi filosofía

sobre esto es amalgamar mis conocimientos

universitarios y académicos con las enseñanzas

que me dan mis pacientes devolviéndolos a ellos

mismos en forma de consejos, sugerencias y

prescripciones. Realmente los conocimientos

formales emanan de la naturaleza misma y la

gente, y lo que hace la ciencia y los científicos es

observar los fenómenos, medirlos,

sistematizarlos y aplicarlos en forma de

recomendaciones, guías o tratamientos. Esto

explica la presencia en la Selva Amazónica en

Sudamérica, de una gran cantidad de científicos

de la botánica, jardinería, zoología y ciencias

económicas de universidades y centros de

investigación de diversos países, quienes

basándose en los conocimientos y experiencias

milenarias de los indígenas han extraído muchos

medicamentos para curar o tratar el cáncer y

otras enfermedades.

15

¿De dónde creen que he sacado todo lo

relacionado con el buen sexo? Pues de ustedes

mismos queridos lectores. Así como hablamos de

la buena comida, el buen vestir, los buenos vinos

y el buen gusto, también podemos hablar del

buen sexo, porque éste, visto como una actividad

humana, también tiene su lado bueno. Y a lo

largo de esta obra voy a exponer, basado en mi

propia experiencia de trabajo diario atendiendo

problemas urológicos y de medicina sexual y en

información científica de fuentes de reconocida

autoridad, lo que caracteriza un buen sexo, sus

fundamentos o cimientos, sus implicaciones y los

factores que pueden amenazarlo.

Mi intención pues, ha sido escribir un libro para

todos, que sirva de ayuda, guía o material de

base para el intercambio de ideas, para mujeres y

hombres, jóvenes y adultos, de todos los niveles

culturales y educativos. Y específicamente para

usted, que con toda seguridad invirtió su dinero

motivado por el atractivo título, pero inquiriendo

cualquier información útil para su vida sexual.

Pero entienda, si lee este libro y luego lo coloca

en su biblioteca usted ha perdido su dinero, su

inversión fue tirada al tacho de la basura. Su

dinero, con toda seguridad funcionará y le

rendirá beneficios abundantes que usted mismo

palpará, simplemente si después de leerlo decide

actuar. Recuerde que muchas veces el primer

paso es el más difícil. Pero vale la pena darlo.

16

Horas de trabajo y noches de investigación

compactadas en esta obra escrita exclusivamente

para ayudarle a comprender qué es el buen sexo.

Y muchos se preguntarán ¿y que se cree este

Espino, que me va a enseñar a mí qué es el buen

sexo? ¿Es que acaso Espino es una virtud en

sexo, lo sabe todo y ahora lo enseña? Un amigo

pastor evangélico me contestó en una ocasión:

“Tengo 70 años, ya lo sé todo ¿qué tengo que

aprender en los libros?” , una pregunta que se

repite con reverberación por todo el mundo a

pesar de lo que afirma la más reconocida

sexóloga de los Estados Unidos de América, la

Dra. Ruth Westheimer quien considera que

“todavía existe analfabetismo sexual” . Pero si

hay algo en lo que debe estar segura, mi querida

lectora o seguro mi querido lector, es de que yo

no dudo que usted sepa mucho del buen sexo.

Puede que usted lo haya aprendido siguiendo los

preceptos del amor del Kama Sutra, o leyendo

mis libros o más frecuentemente de las alegres o

tristes experiencias que la vida nos da en nuestro

transitar por este mundo. Pero esta obra también

puede caer en manos de jóvenes, que recién

empiezan a dar sus primeros pasos en el amor o

de mujeres y hombres con poca experiencia en el

sexo para quienes estas palabras sabias les

pueden proveer de un fundamento sólido para

asegurar el éxito en sus relaciones de pareja.

17

No obstante, es menester recordar que por

todos los rincones del amor pueden aparecer

condiciones y situaciones tan imperceptibles que

quizás usted, a pesar de sus conocimientos, no

pueda ver o detectar a tiempo de neutralizar, de

tal manera que pueden dañar su relación

amorosa. La metafórica expresión del bello

poema El Cantar de los Cantares de la Biblia

“cazadnos las zorras, las zorras pequeñas, que

echan a perder las viñas”, nos puede alertar de

algo de lo que ya varios autores nos han

advertido, como la controvertida novela

Pequeñeces del Padre Luis Coloma, de que con

frecuencia no le damos la importancia a cosas o

situaciones aparentemente inocuas que pueden

resultar letales y que “los males muchas veces

no empiezan por lo mucho, sino por lo poco”,

por lo que precisamente de esas cosas pequeñitas

debemos cuidarnos. Hay que revisar todos los

rincones de nuestra vida de pareja para ver dónde

están escondidos o por dónde aparecen de pronto

esos pequeños animalitos que pueden provocar el

derrumbe del amor. Dale Carnegie, gran escritor

estadounidense y a quien mencionaré

abundantemente en esta obra, refería en uno de

sus brillantes libros de que un famoso juez de su

país afirmó que al revisar sus actuaciones

judiciales encontró que “la mayoría de los

juicios se habían originado en pequeñas faltas

cuya evolución a grandes delitos pudo haber

18

sido evitada”. Esta obra es precisamente para

eso, para mostrarle algunos agujeritos que

pueden existir o algunas sabandijas que pueden

aparecer o estar presentes en su vida de pareja, a

fin de que los identifique y elimine antes de que

le ocasionen daño. Los problemas del amor y la

pareja tienen la característica de que se inician

lentamente, casi imperceptibles; pero su mordida

es más letal que la del tiburón blanco o el áspid.

Son como los escarabajos de los que habla Don

Dale Carnegie en su estupendo libro Como

Suprimir las Preocupaciones y Disfrutar la Vida,

que echaron a tierra en las laderas de Long’s

Park, en Colorado, un tronco que sobrevivió a

aludes y tormentas durante cuatro siglos. ¡Un

robusto árbol sucumbió ante una sabandija

insignificante! Todo parece indicar que en

medicina sexual no funciona la Regla No. 2 del

grandilocuente y admirado Carnegie que reza:

“no nos dejemos atribular por insignificancias

que debemos despreciar y olvidar”. Tampoco es

válido el axioma romano: “de minimis non curat

praetor”, que enseña que un hombre de cierta

categoría no debe ocuparse de pequeñeces. En

consideración a esto, quiero aclarar que el

propósito de esta obra no es que desde una

cátedra magister dixit señale el camino correcto a

seguir, sino que es presentar alguna información

que he sacado esculcando en los resultados de las

investigaciones científicas modernas y

19

escuchando con interés las opiniones de la

gente, que nos permita adquirir conocimientos

útiles tanto para poder detectar debilidades y

situaciones difíciles que puedan perturbar nuestra

vida sexual y de pareja como para poder

prevenirlas o solucionarlas.

EL TEMA SEXUAL SIGUE SIENDO TABU

En la actualidad existe suficiente evidencia

epidemiológica sobre la prevalencia de

problemas sexuales y su impacto en la vida de

los seres humanos. El Estudio de Envejecimiento

de Varones de Massachussets, publicado en 1994

por el Profesor H.A. Feldman; la Investigación

Nacional sobre Salud y Vida Social de los EE

UU, conducido por el Profesor Edward O.

Laumann, y publicada en el Journal of the

American Medical Association en el año 1999; el

Estudio DENSA, de Prevalencia de disfunción

eréctil en Sudamérica, presentado en la reunión

de la Confederación Americana de Urología, en

Buenos Aires, República Argentina en el año

2000; y el Estudio Global de Actitudes y

Conductas sexuales, presentado por los

profesores Dr. Gerald Brock y Edward O.

Laumann, en la reunión anual de Asociación

Americana de Urología realizada en San

Francisco, California en Mayo del año 2004,

20

demuestran en sus resultados, que un

porcentaje importante de los hombres y mujeres

de todo el mundo está sufriendo de disfunción

sexual, la cual califican de ser un verdadero

problema de salud pública. Y según esas frías

estadísticas, a nivel mundial, uno de cada dos

hombres mayores de 40 años experimenta algún

grado de impotencia; treinta de cada 100

hombres sufre de eyaculación precoz y el 40 por

ciento de todas las mujeres presenta disfunción

sexual, principalmente deseo sexual hipoactivo y

desórdenes de la excitación sexual y del

orgasmo. Un hecho evidentemente alarmante

¿No es así? Definitivamente en el mundo muchas

parejas son golpeadas todos los días por este tipo

de situaciones y muy pocas conocen el camino a

seguir para encontrar la solución. Por ejemplo,

en el caso de la impotencia sexual, después de

varios millones de dólares invertidos por

organismos internacionales, corporaciones

farmacéuticas, instituciones gubernamentales y

organizaciones privadas, en los últimos veinte

años se ha logrado únicamente triplicar la cifra

de hombres tratados, que inicialmente ya era

muy baja. Según algunos autores, en Estados

Unidos se logró elevar la cifra de 10% en los

años 90 a 30% en la actualidad. En España y la

República Argentina se han alcanzado cifras

similares que todavía consideramos insuficientes,

ya que a pesar de significar un gran avance en la

21

cobertura del problema, deja mas bien entrever,

que de cada 100 hombres con impotencia sexual,

aproximadamente setenta, sin lugar a dudas una

cantidad muy importante, quedan en casa

sufriendo en silencio su problema, lo que

evidencia que sigue siendo algo tabú.

Una información adicional publicada podría

ser de interés para usted. No es un anuncio para

causar pánico, pero que podría proporcionar

datos útiles que nos permitan ver claramente la

necesidad de atender con diligencia el problema

de la impotencia. Me refiero a una investigación

que demostró al mundo algo que ya habíamos

palpado en la cruda realidad: “Que las secuelas

más importantes de las disfunciones sexuales

son la separación de la pareja y la infidelidad

que pone término al matrimonio o a la relación

de pareja” . Un murmullo popular, confirmado

por los estudios científicos, que penetra calando

hasta lo más íntimo de los tuétanos de la familia

y la sociedad, que sufren sin compasión las

consecuencias de la falta de un acción

profiláctica que intervenga oportunamente para

restaurar la felicidad perdida. La clave del éxito

radica en la capacidad de poder detectar

cualquier cambio en nuestra función sexual a

tiempo de poder buscar ayuda profesional

calificada, que corte de tajo el progreso del mal,

de la misma manera como funciona el Sistema de

22

Vigilancia Inmunológica de nuestro cuerpo,

que detecta instantáneamente cualquier mutación

celular y la destruye. Ese es el motivo que me

impulsó a escribir este libro sobre El Buen Sexo.

El problema comienza porque a casi todos los

hombres y mujeres todavía nos es difícil y

molesto hablar sobre temas sexuales. Por

ejemplo, en el caso de las disfunciones sexuales

femeninas, datos publicados por las reconocidas

investigadoras en medicina sexual y psicología,

las hermanas Jennifer Berman, una de las pocas

mujeres urólogas de los Estados Unidos y co-

fundadora del Centro de Medicina Sexual de la

UCLA, EE. UU., y Laura Berman, profesora de

psiquiatría y gineco-obstetricia de Northwestern

University, EE.UU., revelan que “el 40% de las

mujeres a penas hace alguna pregunta a su

ginecólogo y otro 40% no consulta a nadie sobre

temas de sexualidad porque lo consideran

incómodo, creen que no se les puede ayudar, no

se les ocurre o tienen temor de que se les pueda

juzgar mal”. En el caso de los varones, el

hombre impotente adopta frecuentemente una

actitud defensiva y se avergüenza de su

condición lo que conjuga con la creencia de que

la impotencia es un padecimiento inevitable, sin

tratamiento específico y que forzosamente forma

parte del proceso de envejecimiento. Viene la

depresión y la solución se aleja.

23

La salud o el disfrutar de salud por definición

involucra un estado de satisfacción física, mental

y social, y como afirmo en el capítulo 3 de esta

obra ¡nadie quiere sexo estando enfermo! Pero

también mis pacientes me han enseñado que ¡no

puede existir salud plena sin sexo! La actividad

sexual juega un papel muy importante en la vida

de los seres humanos incluso en las personas de

la tercera edad. Entonces, la pregunta es válida:

¿Es lícito el deseo de tener relaciones sexuales

más allá de los sesenta? Ciertamente que sí. Y

hablo muy en serio, fundamentado en mi propia

experiencia con mis pacientes. Más de diez mil

pacientes, hombres y mujeres, gritando a voces

que no son felices por no poder ejercer su

derecho a una vida sexual sana. Realmente mis

ideas sobre este tema han sufrido

transformaciones con el correr del tiempo a

medida que yo mismo he envejecido. En mi

juventud creí que un hombre de cuarenta años

con dificultad practicaría el sexo y que uno de

cincuenta, imposible. Hoy, después de cumplir

los sesenta me doy cuenta de mi error, y no sólo,

me he quedado sorprendido al conversar con mis

pacientes de ambos sexos, y darme cuenta, que

solicitan con ansias ayuda profesional para

mantener cierta frecuencia de relaciones

sexuales que les proporcionen confianza,

admiración mutua y sensación de bienestar

24

general. Ellos buscan, con derecho, recuperar

su auto-estima accidentada por el paso

inexorable del tiempo y la influencia de las

culturas, en algunas de las cuales, se sigue

creyendo que el sexo es tabú y la relación sexual

pecaminosa.

¿QUÉ ES EL BUEN SEXO?

Los invito a que busquen la respuesta en cada

una de las entrañas de esta obra, pero en estos

párrafos deseo referirme a una forma sencilla de

descubrir si estamos disfrutando del buen sexo.

Recuerdo que cuando hacía mi residencia en

cirugía general en el Hospital Bautista de

Managua tuve el honor de ser alumno de tres

grandes profesionales de la medicina: la Dra.

Gloria Cuadra, exquisita cirujana en ginecología

y obstetricia, el Dr. Flavio Morales, gran cirujano

general y de tórax y el Dr. Nour Sirker, excelente

cirujano general y precursor de la cirugía

vascular en Nicaragua. Ellos me enseñaron

mucho del arte de operar y digo esto para hacer

un reconocimiento público de sus vocaciones

docentes y en fiel cumplimiento del Juramento

Hipocrático que precisamente me tocó a mí leer

en el Paraninfo de la Universidad Nacional

Autónoma de Nicaragua en la ciudad de León

cuando recibí mi investidura de Médico y

25

Cirujano y que reza así: “Juro por Apolo el

Médico y Esculapio y por Hygeia y Panacea y

por todos los dioses y diosas, poniéndolos de

jueces, que éste mi juramento será cumplido

hasta donde tenga poder y discernimiento. A

aquel quien me enseñó este arte, le estimaré lo

mismo que a mis padres; él participará de mi

mantenimiento y si lo desea participará de mis

bienes. Consideraré su descendencia como mis

hermanos, enseñándoles este arte sin cobrarles

nada, si ellos desean aprenderlo”.

El Dr. Sirker, además de sus habilidades

estupendas en el manejo del bisturí y las tijeras,

tenía una cualidad que todos reconocían,

especialmente aquellos que trabajábamos muy de

cerca con él: “su criterio quirúrgico”. Eso es

precisamente lo que diferencia a un simple

operador de un gran cirujano, porque el criterio

quirúrgico es una facultad por la que el cirujano

puede distinguir cuándo debe operar o cuándo no

debe hacerlo, cuándo y hasta dónde debe cortar

un tejido y cuándo no debe hacerlo, todo lo cual

es de gran importancia para los pacientes que

necesitan poner su vida en las manos de un

médico que sepa con certeza hacia dónde va y

esté consciente de cuál es el paso correcto a

seguir al tomar una decisión en la sala de

operaciones. El criterio quirúrgico deriva tanto

del nivel de conocimientos médicos como de una

26

inteligencia natural para discernir entre lo

bueno y lo malo y entre el camino correcto y el

equivocado. Pues bien, el Dr. Sirker me enseñó

una forma sencilla de saber si un cirujano estaba

haciendo las cosas bien en el quirófano sin

necesidad de estar detrás de él como un sabueso

para vigilar cada movimiento al operar. Él me

dijo: “Dime el post-operatorio y te diré que tal

operas”. Porque la buena técnica quirúrgica

protege los tejidos y produce menos daños en los

órganos de tal manera que en los días, semanas y

meses subsiguientes, habrá menos inflamación,

menos dolor y menos sangrado, lo que permitirá

movilización precoz del paciente con un tiempo

de recuperación más corto y una reinserción

familiar y social más rápida. El Dr. Sirker lo que

hizo sencillamente fue aplicar a la esfera

quirúrgica una de las más importantes

enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo para

reconocer a los falsos profetas cuando dijo: “Por

sus frutos los conoceréis”.

Agregando

textualmente: “Porque cada árbol se conoce por

su fruto; pues no se cosechan higos de los

espinos, ni de las zarzas se vendimian uvas”.

Pues bien, la aplicación tanto de la frase de mi

profesor de cirugía como la de Jesús me conduce

a un método útil para poder distinguir, al ver los

frutos, el buen sexo del mal sexo. En diversas

revistas de organizaciones de médicos y

psicólogos se han publicado estudios

27

descriptivos que demuestran que cuando se

disfruta de una vida sexual satisfecha la cara y la

vida misma de las parejas reflejan al exterior con

los amigos y vecinos una radiante felicidad. En

una investigación realizada por los psicólogos

colombianos José Manuel González y Jazmín

González, de la Corporación Educativa Mayor

del Desarrollo Simón Bolívar, sobre la

sexualidad de personas mayores de 60 años en el

Caribe colombiano se estudió a 100 hombres y

mujeres pertenecientes a unas asociaciones de

jubilados del municipio de Puerto Colombia. Los

resultados publicados en la Revista Psicogente

(Junio, 2005) revelan que “existe una relación

entre la vida sexual activa y las expresiones

afectivas”. El estudio además demostró que las

personas mayores que actualmente ejercen su

sexualidad consideran sus relaciones con sus

parejas estrechas y cordiales, reflejándolas en su

entorno social. Por otro lado, varios trabajos

llevados a cabo en universidades europeas han

demostrado que la oxitocina, hormona de la que

hablaré mucho en esta obra, es el químico que al

ser liberado por el cerebro cuando se hace la

succión de los pezones durante la relación

sexual, es la que rige la capacidad de vincularnos

con los seres que nos rodean, favoreciendo las

relaciones sociales y mejorando la capacidad

para confiar en otras personas. En consecuencia,

muy posiblemente, la liberación de dicha

28

oxitocina sea la explicación científica de la

relación que encontraron los psicólogos

colombianos entre el sexo y la afectividad. Esto

me lleva ha plantearme la pregunta ¿es un mito o

es una realidad la vieja frase que dice que la cara

es el espejo del alma? Veamos la conclusión a la

que llegó el Dr. José María Delgado García,

profesor de la Universidad Pablo de Olavide en

Sevilla, España en su brillante trabajo Fisiología

de la Expresión Facial: “La cara es una puerta

abierta al interior del individuo, porque no

existe una información sensorial, ni un control

voluntario, completos, de la disposición de todos

sus componentes motores, esto es, de todos los

músculos que le dan forma y expresividad. Por

todo ello, el rostro humano es un vehículo

importantísimo de comunicación verbal”. Por

tanto, podría parafrasear al Dr. Sirker así:

“¡Dime el post-coito y te diré que tal lo haces!”

Por supuesto de que todos entendemos la

complejidad de las relaciones de pareja; pero este

es un modo sencillo de obtener una impresión

diagnóstica simplificada sobre nuestra ejecución

sexual. Sigue mi consejo: “fíjate en la cara de tu

pareja y sabrás si estás haciendo bien o mal las

cosas en la alcoba”. No lo olvides ¡Un rostro

feliz revela un tigre en la cama!

EL BUEN SEXO: UN LIBRO ÚTIL

29

Los nombres de los capítulos de esta obra son

muy sugestivos sobre los ingredientes de una

buena receta para prevenir el éxito en las

relaciones de pareja, pero también para ayudar a

salir de los atolladeros con los que a veces nos

enfrentamos. Veamos: El sexo es mi vida, ¿Qué

excita más a la mujer, ¿Qué excita más al

hombre; Eyaculación Precoz: Terapia individual

de tres semanas; Las cuatro bases de un buen

sexo y El concepto bíblico – teológico de la

sexualidad humana, entre otros, son realmente lo

suficientemente atractivos como para hurgar en

ellos y extraer los secretos que usted necesita

para ser feliz.

Como usted puede ver, El Buen Sexo, es una

guía médica, única y completa, escrita para

ayudar a comprender mejor cuales son las bases

del éxito en el sexo y en la relación de pareja.

Incluye la colaboración de destacados

profesionales en los campos de la psicología y la

teología a quienes he invitado a exponer sus

aportes y experiencias a fin de que usted obtenga

una visión más completa sobre áreas específicas

de la sexualidad.

La eminente psicóloga colegiada española Elena

Gómez Rey (M-04777), con formación de

postgrado en el ámbito de la psicología clínica y

de la salud, y quien trabaja además en

crecimiento personal y como orientadora sexual,

30

con experiencia de más de 25 años en la

práctica profesional privada y además colabora

con profesionales de la medicina y la psicología

en el diseño y realización de cursos de sexología

para estudiantes y licenciados, en Madrid,

España, en el capítulo 5 nos expone en forma

clara e inteligible, su experiencia en el

tratamiento individual del hombre con

eyaculación precoz utilizando la técnica de

terapia de tres semanas para reconocer la

sensación premonitoria que tiene el varón antes

de llegar al punto de no retorno, conocido

también como momento de inevitabilidad.

Y por último, dado que Nicaragua es un país

mayormente cristiano, he creído de interés

invitar al Rev. Walt E. Morgan, Ministro

Bautista con estudios teológicos en el afamado

Southwestern Baptist Theological S

eminar y ,

Forth Worth, Texas, EE.UU y además con

estudios de Post-grado en Suiza y Singapur y

actual Rector del Seminario Teológico Bautista

de Nicaragua, para que presente su brillante

exposición y consideraciones sobre la sexualidad

a la luz de la teología bíblica.

Agradezco a estos dos distinguidos profesionales

y amigos personales míos por sus estupendas

colaboraciones que con toda seguridad le dan un

valor incalculable a mi libro.

31

Esto no es nada más que el principio, pero como

usted pudo notar, hay buena información útil de

saber para mejorar cada día más nuestra

actuación en la alcoba, y puedo asegurarle que en

las siguientes páginas de este libro encontrará las

palabras sabias para evitar el derrumbe del amor

y los fundamentos para garantizar el éxito en las

relaciones sexuales. Así que ¡Adelante!

El Autor

1

MOJONES MODERNOS DE

LA DISFUNCION SEXUAL

“Porque con frecuencia

olvidamos las acciones de

aquellos hombres y mujeres

que con espíritu heroico y

resistencia estoica en algunos

casos a cuesta de sacrificios,

32

humillaciones y vejámenes,

personales,

sociales

e

institucionales, abrieron el

camino del conocimiento de la

sexualidad humana que hoy

transitamos con poca

dificultad”

¡HONOR A LOS HÉROES DE LA MEDICINA

SEXUAL!

De todas las afirmaciones magistrales y eternas

que pronunció el gran filósofo griego Aristóteles,

siempre he sentido muy justicieras con los

“hacedores de la historia” unas que el insigne

profesor de la Escuela de Medicina de la

Universidad de Minnesota en Minneapolis Dr.

Richard C Lillehei colocó en la primera línea de

su monumental trabajo “La Naturaleza del

Shock Irreversible” y que rezan así:

“La búsqueda de la verdad

Es unas veces difícil

Y otras fácil,

Pues es evidente que nadie puede

33

Dominarla completamente

Ni ignorarla en su totalidad,

Pero cada uno añade un poco

Al conocimiento de la naturaleza,

Y de todos los hechos en conjunto

Surge una cierta grandeza”

Porque con frecuencia olvidamos las acciones de

aquellos hombres y mujeres que con espíritu

heroico y resistencia estoica en algunos casos a

cuesta de sacrificios, humillaciones y vejámenes,

personales, sociales e institucionales, abrieron el

camino del conocimiento de la sexualidad

humana que hoy transitamos con poca dificultad.

Parafraseando el antiguo himno El Conflicto de

los Siglos, del elocuente pastor bautista

nicaragüense originario de la ciudad de Masatepe

Don Aurelio Gutiérrez, podemos decir que

fueron videntes que en sus éxtasis de luz

irradiaron claridad y supieron ver sólo por la

ciencia una concepción diferente de la

sexualidad, que tristemente, a pesar de haberse

avanzado siglos en el conocimiento científico, al

día de hoy todavía muchos no quieren entender.

Mártires fueron que en sublime abnegación

dieron todo a la investigación del

comportamiento sexual del ser humano, la

respuesta sexual del hombre y la mujer, la

fisiología del acto sexual mismo, los mecanismos

nerviosos y hormonales implicados en el impulso

34

sexual, la fisiología patológica, las

desviaciones sexuales y la disfunción sexual, su

estudio y tratamiento.

Quiero romper el fuego trayendo al presente a

alguien de quien con toda seguridad usted no ha

oído hablar nunca. Y sin embargo, fue el hombre

que por primera vez, hace dos siglos, introdujo

en el abordaje de la sexualidad humana el

concepto de educación sexual en la escuela

primaria. Escuche bien, hace casi doscientos

años alguien hablando con base científica de algo

que en la actualidad para muchos es tabú. Voy a

hablar de Havelock Ellis, quien fue un sexólogo,

médico y activista social británico considerado como el barreno que rompió la roca para abrir el

camino del conocimiento científico moderno

sobre la sexualidad humana que hoy ostentamos

con orgullo.

La Dra. Ruth Karola Westheimer, judía nacida

en Frankfort, Alemania, cuya familia pereció en

el Holocausto, miembro de la Academia de

Medicina de Nueva York y autora de dieciocho

libros sobre sexualidad y considerada en la

actualidad la más famosa sexóloga de los

Estados Unidos y a quien conocí personalmente

en Orlando, EE UU en el año 2002, dijo de

Havelock Ellis lo siguiente:

index-35_1.jpg

35

“Antes de Masters y Johnson estaba Kinsey

Antes de Kinsey estaba Freud,

Y antes de Freud, estaba Ellis”

HAVELOCK ELLIS

(1859-1939)

1) PERSPECTIVA CIENTÍFICA DEL SEXO

2) ORIGEN ORGÁNICO DE LA HOMOSEXUALIDAD

3) EDUCACIÓN SEXUAL EN LA NIÑEZ

¿QUIÉN FUE HAVELOCK ELLIS?

36

Fue un gran médico, psicólogo sexual,

reformador social y autor de libros de texto de

medicina, nacido en Londres, Inglaterra en 1859.

Ellis, enfocándose en la fisiología, presentó una

perspectiva científica del sexo llevando a la mesa

de discusión de esos días el origen orgánico de la

homosexualidad con énfasis en causas

hereditarias, por lo que fue agriamente criticado

y llevado a juicio en las Cortes Inglesas siendo

calificados sus trabajos científicos por el juez

como “obscenidades disfrazadas de ciencia”. No

obstante, las afirmaciones de Ellis han sido

confirmadas por investigaciones ulteriores y cada

día más se suman resultados que confirman que

Ellis tenía la razón. La gente de ese tiempo se

espantó ante los hallazgos del médico de que las

diversas conductas sexuales que ellos

consideraban “descompuestas” o “anormales”

estaban más extendidas de lo que ellos creían.

Ellis recomendó que se iniciara a impartir clases

de educación sexual a los niños desde los

primeros años de la escuela primaria.

Irónicamente han transcurrido casi dos siglos

desde los tiempos de este gran médico inglés y

todavía en muchos países del mundo se discute si

es o no es conveniente impartir a los jóvenes

asignaturas sobre sexualidad.

index-37_1.jpg

37

SIGMUND FREUD

“LA FORMA MÁS PREVALENTE DE DEGRADACIÓN

EN LA VIDA ERÓTICA” (1912)

Uno de sus pocos escritos en que abordó directamente los

problemas de erección de los hombres.

¿QUIÉN FUE SIGMUND FREUD?

Nacido en Moravia en 1856 y criado en Austria,

Freud, graduado de médico en la universidad de

Viena, fue a Paris a estudiar los fenómenos de la

histeria bajo la tutoría del famoso neurólogo

francés Jean-Martin Charcot.

Basándose en su experiencia diaria con pacientes

neurológicos, Freud desarrolló la técnica básica

del psicoanálisis, que es un cuerpo extensivo de

38

teorías sobre la conducta normal y anormal, así

como una técnica especial para el tratamiento de

personas diagnosticadas de neuróticas.

En su libro “The Ego and the Id”, Freud afirma

que el Id constituye el impulso biológico

instintivo de libido (impulso sexual) y agresión,

el que está presente al nacer y opera bajo el

“principio de placer” que causa que el individuo

quiera descargar tensiones sexuales y agresivas.

Freud formuló las teorías y modelos de las etapas

psico-sexuales del desarrollo: la etapa oral, la

etapa anal y la etapa fálica, considerando que

muchas de las neurosis son el resultado de no

haberse movido exitosamente en cada una de las

etapas del desarrollo.

Freud también desarrolló una teoría sobre el

amor que ha recibido atención académica. Él

mira el amor como una expresión necesaria del

impulso de energía sexual básica que, en su

criterio, motiva a todos los seres humanos. Y

arguye que, ya sea dirigido a familiares, amigos

o amantes, el amor es siempre una manifestación

de tensión sexual.

index-39_1.jpg

39

ALFRED CHARLES KINSEY

El Informe Kinsey: Conducta Sexual en el

Hombre (1948)

Conducta Sexual en la Mujer (1953)

¿QUIÉN FUE ALFRED C. KINSEY?

Nacido en Hoboken, New Jersey, EE.UU en

1894 de una familia de clase media devotamente

religiosa. Fundó el Instituto de Investigación

Sexual de la Universidad de Indiana en

Bloomington, Indiana, EE.UU. Por su aporte

científico es reconocido por la mayoría de los

investigadores y estudiosos de la sexualidad

humana como el pionero del conocimiento

científico moderno de la conducta sexual

humana.

40

La primera vez que conocí la biografía del Dr.

Kinsey me quedé realmente impresionado por su

terquedad en la investigación y en la lucha. Sin

lugar a dudas Alfred C. Kinsey es el típico

ejemplo de un forjador de la investigación

científica. Y repito, dos palabras pueden resumir

su biografía: investigación y lucha. Y es un

ejemplo para nosotros de cómo se construye a

través de la historia el conocimiento científico.

En la investigación: Siendo un biólogo destacado

proveniente de una familia devota religiosa y

siendo una persona de un conservatismo

irreprochable, mientras enseñaba sobre sexo y

matrimonio en la Universidad de Indiana en

EE.UU, rápidamente detectó que la mayoría de

los conocimientos aceptados sobre esta materia

provenían de creencias anticuadas y

especulaciones mas que de estudios científicos.

Y se dio a la tarea, al frente de un equipo de

talentos, de forjar las bases del conocimiento

científico de la conducta sexual humana que hoy

tenemos.

En la lucha: La publicación de sus resultados en

sus libros y reportes le atrajo acusaciones y

señalamientos de parte de la sociedad y los

gobiernos muy conservadores de su época de

estar favoreciendo el deterioro de la moralidad

sexual, y sus libros fueron capturados y

41

destruidos en plaza pública al ser calificados de

material erótico en base a leyes del siglo 19. La

fuerte presión del Senador Joseph McCarthy de

Wisconsin sobre la Fundación Rockefeller hizo

reducir casi a cero los fondos para las

investigaciones del Dr. Kinsey.

Hoy, a casi 60 años después de culminada su

obra, los argumentos esgrimidos en su contra

resultan irrisorios casi pueriles: había concluido

que un alto porcentaje de los estadounidenses,

hombres y mujeres, practicaban la masturbación,

habiéndose comprobado que ésta no perjudicaba

sino mas bien se reportaba que ayudaba a

algunas mujeres a disfrutar mejor su matrimonio,

entre otros beneficios.

Según muchos entendidos en la materia, el

Informe Kinsey, a pesar de la crítica

metodológica, continúa siendo el estudio más

grande jamás conducido sobre la conducta sexual

humana.

index-42_1.jpg

42

2

¡EL SEXO ES MI VIDA!

“Amor eterno" por Jorge Mata. Arte cubano

de la Serie Nunca te vi l orar.

Mixta sobre papel Guarro.

90 x 70 cm

Barcelona 2005

Usado con permiso del autor

43

LAS RELACIONES SEXUALES

DAN SALUD Y VIDA

Existe consenso entre los científicos de que la

sexualidad es sumamente importante en la vida

de los seres humanos, de hecho, es una realidad

que se refleja y se expresa en todas las

dimensiones de la persona, tanto biológica como

psicológica, cultural y social. Es una fuerza que

se pone al servicio del crecimiento de toda la

persona, por lo que no puede ser considerada

como un aspecto marginal, sino como una

realidad profunda, presente y actuante. Al

respecto, conozco dos estudios interesantes

provenientes de Estados Unidos de América que

refuerzan este concepto: El Reporte del Consejo

Nacional sobre el Envejecimiento (CNE, 1998) y

el Estudio Sexualidad Moderna de la Madurez

(ESMM, 1999). Según los reportes del CNE, en

una muestra de 1,300 hombres y mujeres, el 40%

expresó que querían más sexo y además el 79%

de los hombres y el 66% de las mujeres

reportaron que el sexo es un aspecto importante

de sus relaciones. El ESMM realizado por la

Asociación Americana de Personas Jubiladas,

con una muestra de 1,400 hombres y mujeres,

arrojó que la sexualidad es importante para la

calidad de vida de las personas de mayor edad.

Los resultados demostraron que el 75% de las

44

personas de 50 años, el 50% de las de 65 años

y el 25% de las de 75 años o más estuvieron de

acuerdo en que el sexo es importante para la

calidad de vida. Adicionalmente, una serie de

investigaciones reconocidas como fuentes

responsables están demostrando al mundo que el

sexo proporciona vida, v.gr. los estudios

epidemiológicos Caerphilly, Longitudinal Duke

y Ancona Vadillo.

El Estudio de Cohorte Caerphilly, conducido

por el Dr George Davey Smith, del

Departamento de Medicina Social de la

Universidad de Bristol, R.U., en el que se

investigó en el período de 1979 a 1983 la

relación entre sexo y muerte en más de 900

hombres de edades comprendidas entre 45 y 59

años, de la ciudad de Caerphilly, Gales del Sur,

RU., reveló que el riesgo de mortalidad fue 50%

más bajo en el grupo con alta frecuencia

orgásmica que en el grupo con baja frecuencia

orgásmica. El Primer Estudio Longitudinal Duke

(Carolina del Norte, EE.UU, 1982) conducido

por el Dr Erdman Ballagh Palmore persiguió tres propósitos: examinar teóricamente los

pronosticadores de longevidad, estimar cuántos

años añaden éstos a la longevidad esperada e

investigar cuáles de ellos son realmente

significativos. Después de 25 años de

seguimiento a una población de más de 250

personas de ambos sexos residentes en la región

45

central de Carolina del Norte (EEUU), los

resultados arrojan que 22 variables, incluidas la

frecuencia de relaciones sexuales y el disfrute de

las mismas, fueron encontradas ser

pronosticadores significativos de longevidad,

llegando a añadir en forma combinada hasta 16

años de vida a los hombres y 23 años a las

mujeres. Particularmente en el caso de los

hombres, la frecuencia de relaciones sexuales

resultó ser un buen pronosticador de longevidad,

a diferencia de las mujeres en las que influyó

más el disfrute pasado del coito, lo que

posiblemente refleja el hecho de que el disfrute

pasado representa que durante toda la vida se ha

desarrollado una actividad sexual saludable.

Las investigaciones de la doctora Ana Elena

Ancona Vadillo, cardióloga del Hospital General

de México, evidenció que un mínimo de cien

orgasmos en un año reduce en un 50% el riesgo

de infarto de miocardio en los hombres y

mujeres, afirmando que “El acto sexual aumenta

el ritmo cardíaco, como un ejercicio físico

moderado, lo que hace al corazón más fuerte y