El Bullying - Ensayo por Curiel Saldaña Alejandro - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

los adultos como los jóvenes se comportan de forma agresiva después de observar un

acto de agresión. En el caso del maltrato entre iguales se produce un contagio social

que inhibe la ayuda e incluso fomenta la participación en los actos intimidatorios por

parte de los compañeros que conocen el problema, aunque no sean los protagonistas

de éste, lo que hace pensar - 16 -

que estos actos se producen bajo el conocimiento de un número importante de

observadores, que en general son los/as compañeros/as y no los adultos del entorno de

los escolares. En estos casos se ha demostrado que es el miedo a ser incluido dentro del

círculo de victimización y convertirse también en blanco de agresiones lo que impide

que los alumnos que sientan que deben hacer algo, no lo hagan. Por tanto también se

describirán a los espectadores u observadores debido a la relevancia que tienen en este

fenómenos bullying. Espectadores u observadores: De acuerdo a Benitez (1998), en

una investigación realizada en la ciudad de Granada, en dos Centros de Atención

Preferente tanto de Primaria como de Secundaria y en un curso de 1º de Pedagogía de

la Universidad de Granada los resultados obtenidos sobre una muestra de 250 sujetos

fueron los siguientes. Se puede establecer que existe más de un 60% de alumnos que

normalmente son espectadores. Debido a esto la importancia de que estos alumnos

pueden mitigar los malos tratos un 16,9 % de los compañeros no hace nada para

ayudar a las víctimas. Un 12,97 % intenta hacer algo pero los resultados son negativos o

no reducen los malos tratos. Finalmente, un 17,61% intenta hacer algo y positiva. su

actuación es Ante estos datos tenemos que considerar la posibilidad de

intervenir con aquellos alumnos espectadores que no hacen nada o que hacen algo que

no resulta efectivo. Algunas reacciones de los expectadores según esta investigación

son: “tengo miedo de que eso me pueda pasar a mi, finjo que no ví nada, no siento

nada y me sentí bien”. Los espectadores son personas que están bien informados de la

existencia del maltrato capaces de identificar agresores y víctimas, conocen donde

pasan los malos tratos y la importancia de éstos. (para mayor información de las

características, ver anexo B)

- 17 -

2.5 Consecuencias del Bullying: A continuación se presenta una serie de consecuencias

del bullying, ya sea para la víctima como para el agresor, y que son de especial

importancia en esta investigación dada las repercusiones que puede tener esto en el

ámbito escolar. En el caso de la víctima puede tener consecuencias más graves, puesto

que puede desembocar en fracaso y dificultades escolares, niveles altos y continuos de

ansiedad y más específicamente ansiedad anticipatoria, insatisfacción, fobia a ir al

colegio, riesgos físicos, y en definitiva conformación de una personalidad insegura,

poco sana para el desarrollo integral de una persona. Olweus (1993) señala que las

dificultades de la víctima para salir de la situación de ataque por sus propios medios

provocan en ellas efectos negativos como el descenso de la autoestima, estados de

ansiedad e incluso cuadros depresivos con la consiguiente imposibilidad de integración

escolar y académica. En este sentido, cuando la victimización se prolonga, pueden

empezar a manifestar síntomas clínicos que se pueden encuadrar en neurosis, histeria

y depresión. Por otra parte, ello puede suponer una dañina influencia sobre el

desarrollo de su personalidad social. La imagen que terminan teniendo de sí

mismos/as puede llegar a ser muy negativa en cuanto a su competencia académica,

conductual y de apariencia física. En algunos casos también puede desencadenar

reacciones agresivas en intentos de suicidio. Según Benitez (1998), en el caso del

agresor esta sujeto a consecuencias indeseadas y puede suponer para él/ella un

aprendizaje sobre como conseguir los objetivos y, por tanto, estar en antesala de la

conducta delictiva. La conducta del agresor/a consigue refuerzo sobre el acto agresivo y

violento como algo bueno y deseable y por otra parte se constituye como método de

tener un estatus en el grupo, una forma de reconocimiento social por parte de los

demás. Si ellos/as aprenden que esa es la forma de establecer los vínculos sociales,

generalizaran esas

- 18 -

actuaciones a otros grupos en los que se integren, donde serán igualmente

molestosos/as. En el caso de los/as espectadores/as no permanecen ilesos/as respecto

de estos hechos y les suponen un aprendizaje sobre cómo comportarse ante situaciones

injustas y un refuerzo para posturas individualistas y egoístas, y lo que es más

peligroso, una salida para valorar como importante y respetable la conducta agresiva.

Se señala como consecuencia para ellos/as la desensibilización que se produce ante el

sufrimiento de otros a medida que van contemplando acciones repetidas de agresión

en las que no son capaces de intervenir para evitarlas. Por otra parte, también se indica

que aunque el espectador/a reduce su ansiedad de ser atacado por el agresor/a, en

algunos casos podría sentir sensación de indefensión semejante a la experimentada por

la víctima. 2.6. Influencia de los distintos ámbitos en el Bullying Ámbito familiar: El

contexto familiar tiene una fundamental e indudable importancia en el aprendizaje de

las formas de relación interpersonal. Así la estructura y dinámica de la familia, los

estilos educativos de padres y madres, las relaciones con los hermanos, son aspectos

fundamentales que hay que tener en cuenta ya que pueden convertirse bien en factores

de riesgo para que los niños o niñas se conviertan en agresores o víctimas relación con

los iguales. Dentro de estos factores encontramos los siguientes: - Las relaciones que se

establecen entre los adultos de la familia, los conflictos y su frecuencia, las discusiones

entre los padres y si están presentes los hijos o no. - El uso y tiempo que se hace de la

televisión y de algunos programas que en cierto grado elevan el nivel de agresividad en

los niños y niñas que los ven. - 19 en su

- La presencia de un padre alcohólico y agresivo se manifiesta también como un factor

de gran importancia. Además Olweus (1998) ha sido quien, ya en 1980 y más

recientemente en 1998, ha ubicado dentro del ámbito familiar tres de los cuatro

factores, que a su juicio considera decisivos y conducentes, en orden de importancia, al

desarrollo de un modelo de reacción agresiva: a.- Actitud emotiva de los padres o de la

persona a cargo del niño. La actitud emotiva es decisiva durante los primeros años.

Una actitud negativa, carente de afecto y de dedicación incrementará el riesgo de que

el niño se convierta más tarde en una persona agresiva con los demás. En sentido

contrario será un factor de protección. b.- Grado de permisividad de los padres ante la

conducta agresiva del niño/a. El niño y la niña deben ir aprendiendo donde están los

límites de lo que se considera conducta agresiva con el resto de la gente. Un

comportamiento demasiado permisivo de los adultos podría distorsionar la visión que

finalmente el sujeto debe aprender. Este aprendizaje, si se realiza de forma

desenfocada podría favorecer, junto con el primer factor, un modelo de reacción

agresiva. c.- Métodos de afirmación de la autoridad. Las personas que cuidan al niño/a

habitualmente para afirmar su autoridad utilizan, el castigo físico y el maltrato

emocional, esto generará más agresividad y pondrá en práctica la frase de que la

“violencia engendra violencia”. La interiorización de las reglas que el niño debe

aprender y hacer suyas, nunca tiene que instalarse mediante el castigo físico. Ámbito

social: Existen otros factores sociales y culturales implicados en el fenómeno cuyo

conocimiento permite la comprensión del mismo en toda su complejidad. Así, por

ejemplo, los medios de comunicación, especialmente la televisión, se han convertido en

un contexto educativo informal de enorme importancia en el desarrollo del aprendizaje

de los - 20 -

niños y niñas. No es que los medios de comunicación por si solos pueden explicar la

violencia infantil y juvenil, sino que la visión de programas violentos socialmente

aceptados puede agregarse a otros factores de riesgo. También los recursos

comunitarios, tales como los servicios sociales, jurídicos o policiales juegan un

importante papel en la prevención del abuso. Finalmente no se puede olvidar la

importancia de las creencias y los valores culturales a la hora de explicar el problema

del maltrato entre iguales. De indudable importancia son las características que se

postulan como deseables para la propia sociedad Mooij, (1997) y los medios de

comunicación y que son estructuralmente violentas por gran parte de la población.

Existe una gran distancia entre los puntos de partida, en gran parte de la población y la

meta que se les presenta como deseable. Así la valoración del poder, del dinero, del

éxito, de los bienes de consumo, la glorificación del machismo con el ensalzamiento de

la masculinidad, la violencia como herramienta de uso corriente en los medios,

generan un clima de tensión estructural que ayuda al mantenimiento de los modelos de

conductas agresivas. Ámbito personal: Las características o circunstancias personales

de ciertos sujetos pueden ser factores de riesgo para que, en determinadas condiciones,

los agresores/as se comporten de forma violenta con sus compañeros/as (Olweus,

1998). Estas características como la agresividad, la falta de control, las toxicomanías

(estado de intoxicación crónica por consumo reiterado de una droga natural o

sintética) o el aprendizaje de conductas violentas en los primeros años de la vida, se

han utilizado frecuentemente para explicar el fenómeno bullying, pero no pueden

aceptarse como causas únicas de maltrato. Algo semejante podría decirse respecto a

ciertas peculiaridades de las víctimas, tales como su debilidad física o psicológica, baja

autoestima, etc. - 21 -

Dentro del ámbito personal es importante incluir el concepto de desviaciones externas

como aquella apariencia física que se va de lo normal para el grupo y que es un factor

de riesgo para la víctima, además solo para el agresor se incluye como factor de riesgo

el que este sea de mayor estatura y fuerza física que los demás. Las desviaciones

externas apuntan a aquellos rasgos que pueden identificar al individuo y hacerlo

diferente del grupo general (Olweus, 1993). Entre estos encontramos: la obesidad,

lentes, la estatura, el color de la piel, la manera de hablar o gesticular, la forma y el

color del pelo, etc., en la medida que son muy diferentes de lo que es la norma del

grupo, pueden suponer elementos que pueden ser ridiculizados por parte de los

agresores/as. El hecho de que los o las agresores (as) se ensañen en las desviaciones

externas de las víctimas como medio para hacer daño no significa que estas

desviaciones sean la causa de los ataques. En este sentido las desviaciones tendrían un

papel mediador en el inicio de los ataques, pero no decisivo a la hora de desarrollar,

salir o solucionar el problema. Sin embargo, hay una desviación externa que se asocia a

la figura del agresor (a): su fortaleza física. Esta desviación externa esta a favor del

agresor (a) en relación con sus compañeros en general y de forma acusada si lo

comparamos con las víctimas. A continuación y debido a su importancia en esta

investigación, el ámbito escolar será analizado con mayor énfasis: 2.6.1. ÁMBITO

ESCOLAR Según García (2002) la convivencia en los centros escolares es tanto una

condición necesaria para el aprendizaje y la enseñanza como un objetivo en sí misma

tanto para profesores como para alumnos. Tenemos que aprender a relacionarnos y

necesitamos relacionarnos para aprender y enseñar. La importancia de las variables

asociadas al buen ambiente, al - 22 -

clima escolar, respecto del aprendizaje han sido resaltadas en numerosas ocasiones. En

la actualidad es preocupante el tema de la convivencia en los centros escolares, y en

concreto en su versión negativa, la violencia y los conflictos entre escolares, sobre todo

en los medios de comunicación. Por tanto el ámbito escolar es determinante en el

establecimiento de las relaciones del alumnado entre sí y de éste con su profesorado.

Tanto los aspectos estructurales de la institución educativa como su dinámica, son muy

importantes a la hora de explicar, y sobre todo, de prevenir los abusos entre iguales en

la escuela. Por otro lado se ha dicho con frecuencia que la agresividad intimidatoria es

consecuencia directa de la rivalidad por las buenas notas que se produce en la escuela.

Más concretamente se ha defendido que la conducta agresiva de quienes acosan a sus

compañeros podría explicarse como una reacción a las frustraciones y fracasos de la

escuela. Aunque pueda parecer una hipótesis razonable, los análisis extensivos de

datos demuestran que se trata de un mito. Según Olweus (1998) quien presenta una

serie de resultados que apuntan a que aquella explicación es insostenible. Estos

resultados han sido confirmados y reforzados por análisis nuevos y más precisos

(Olweus, 1998). Se estudio un grupo de 344 niños de Estocolmo, a quienes se hizo un

seguimiento desde el grado 6 al grado 9. Nada había en los resultados que sugiriera

que el comportamiento de los niños agresivos fuera consecuencia de malas notas o de

fracasos en la escuela. Otro factor que podría incidir en el ámbito escolar es el tamaño

del centro y del aula: los estudios de Olweus en Suecia y de Lagerspetz (1982) en

Finlandia no confirman en absoluto la creencia por la que existirían más problemas de

intimidación y victimización en centros y aulas grandes que en pequeñas. Igualmente

las escuelas aplicadas en Noruega por Olweus (1991), en escuelas con diferencias de

tamaño bastante sustanciales ponían de manifiesto que “no existía relación positiva

entre la gravedad de los problemas de agresores y víctimas (el

- 23 -

porcentaje del alumnado agredido y /o agresor) y el tamaño de la escuela o del grupo

medio. (Olweus, 1998). También es interesante señalar el estudio realizado en Noruega

entre alumnado de escuelas unitarias (con gran diversidad de edades) y alumnado

relativamente homogéneo en edad de escuelas primarias. No se encontraron

diferencias significativas en los porcentajes de agresión y victimización. Sin embargo,

estas conclusiones avaladas por otros estudios internacionales (Rutter, 1983), no

quitan para que ocurra que a mayor número de alumnado considerado, lógicamente,

encontraremos mayor número absoluto de alumnado agresores /as y víctimas. Los

aspectos organizativos del centro también son un factor a analizar ya sea en el ámbito

del centro, de aula y de alumnado pueden jugar un papel fundamental en el desarrollo

o no de conductas antisociales. Señalamos algunas que nos parecen importantes: a.- La

escuela y la existencia o no de unas normas de conducta establecidas: b.- La existencia

y conocimiento de un código de pautas de actuación concretas y el proceso que se

desencadena cuando se establecer causas de incumple ese código. Es necesario, por

tanto,

participación del alumnado en el establecimiento, asunción y evaluación de esas

normas para favorecer su internalización y responsabilización. La falta de un modelo

participativo en la comunidad educativa puede provocar que tanto el profesorado como

el alumnado no encuentren causes de consenso en la toma de decisiones. Un sistema

disciplinario inconsistente, ambiguo o extremadamente rígido, puede provocar que

surjan y se mantengan situaciones de violencia e intimidación. Olweus (1998) descubre

una relación entre la presencia del profesorado y la cantidad de problemas de agresión

en la escuela. A mayor número de profesorado en la escuela. - 24 que vigila durante los

períodos de descanso desciende el número de incidentes relacionados con la agresión

Por ello enfatiza la importancia de disponer de número de personal suficiente con

intención de intervenir en los centros períodos de descanso. Las actitudes del

profesorado frente a las situaciones de intimidación y victimización son decisivas para

abordar el problema. Por tanto la poca o escasa supervisión de los recreos, la falta de

respuesta de apoyo a la víctima por parte del profesorado y del alumnado no implica, la

falta de reglamentación sobre este tema, la falta de comunicación entre el profesorado

y alumnado y la falta de comunicación y cohesión entre el profesorado, se señalan

como otros aspectos organizativos y de convivencia de la comunidad educativa que

puedan estar influyendo sobre las conductas agresivas e intimidatorias (Fernández,

1996). En resumen podemos decir que en la intimidación y victimización escolar están

influyendo factores que las acrecientan y factores que protegen a los individuos y los

grupos de esos problemas. La situación concreta de cada escuela será el producto de la

confluencia e importancia de esos factores. Para describir los procesos interacción en el

aula debemos tener en cuenta diversos tipos de factores: unos motivacionales y

afectivos relacionados directamente, como por ejemplo: la intención con que los

alumnos participan en las tareas de aprendizaje. Otros factores, los relativos a los

sentimientos referidos a uno mismo, como el autoconcepto, la motivación con la que

afronta la tarea, etc. entre los que cobra especial importancia la historia personal de

éxitos o fracasos escolares. Y, por último los referidos a las actitudes y o sentimientos

que algunos estudiantes tienen con respecto a otros. La combinación de estos tres tipos

de factores da a cada grupo su estilo propio y particular. La adaptación del escolar al

grupo depende, fundamentalmente, de las relaciones que el alumno sea capaz de

mantener con sus compañeros y profesores. Cuando estas se establecen

adecuadamente, proporcionan, “según la opinión de los alumnos lo mejor de la

escuela” y la principal - 25 para abordar los

fuente de apoyo emocional. (Cerezo, 2001). Pero, en ocasiones estas relaciones no son

adecuadas como ocurre con los niños rechazados e ignorados, y la escuela se

transforma en fuente de estrés e inadaptación, teniendo como contrapartida el no

cumplimiento de la función socializadora que debe cumplir. La interacción entre

iguales conlleva la posibilidad de un correcto desarrollo de la competencia social.

2.7.- BULLYING Y RENDIMIENTO ESCOLAR Para clarificar la relación existente

entre el bullying y el rendimiento escolar primero nos referiremos al concepto de

rendimiento escolar y sus implicancias en la vida académica.

Rendimiento escolar: Los establecimientos educacionales son pequeños laboratorios

sociales en los que sus redes son susceptibles de grandes transformaciones, para lograr

el reconocimiento del otro y en definitiva la integración social. (Cerezo, 1997) Existen

señales de advertencia tempranas en la mayoría de los casos de violencia, ciertas

señales emocionales y de conducta que, cuando se observan en el contexto educativo,

pueden indicar que un niño esta en problemas. Pero estas señales son solamente eso:

indicadores de que un estudiante puede necesitar ayuda. Tales evidencias pueden o no

indicar un problema serio, ellas no necesariamente significan que un niño es propenso

a la violencia hacia sí mismo o hacia otros. Por este motivo, las señales de advertencia

mueven a los educadores a analizar, preocuparse y a atender las necesidades del niño.

Dichos indicadores permiten actuar responsablemente,

- 26 -

proporcionando al alumno la ayuda necesaria antes de que los problemas se vuelvan

más complejos de abordar. Es indispensable no etiquetar inapropiadamente o

estigmatizar un alumno en particular porque parece encajar en un perfil específico o

muestra indicadores, de fracaso escolar. En este sentido, es correcto preocuparse por

un niño, pero no lo es reaccionar exageradamente y dar conclusiones prematuras.

(Milicic, 1985 ) Para los educadores unas de las señales o indicadores verificables de

cambio o problemas en los alumnos es el rendimiento escolar, éste queda explícito en

las libretas de notas y libros de clases, se pueden realizar comparaciones con meses o

años anteriores y extraer conclusiones de cambio, éstos indican la necesidad de más

análisis para determinar la intervención adecuada. Para hablar de esto, es importante

precisar primeramente que se entiende por rendimiento escolar. Culturalmente el

rendimiento escolar ha sido uno de los pilares de la motivación de todo estudiante, es

decir, éste se siente valorado en la medida que obtiene buenas calificaciones en el

colegio, de lo contrario, lo hace sentirse de alguna u otra manera distinto, disminuido,

inútil, rechazado. El rendimiento escolar ha sido definido como el grado de logros de

los objetivos establecidos en los Programas oficiales de estudio. (Himmel, 1985)

Cuando nos referimos al bajo rendimiento escolar, hablamos del desfase negativo entre

la capacidad real del alumno y su rendimiento en las asignaturas escolares. En un

amplio sentido, se plantea que fracasa todo alumno cuyo rendimiento se encuentra por

debajo de sus aptitudes. Normalmente se valora la existencia de bajo rendimiento

escolar desde una perspectiva pedagógica, de forma que aquellos escolares que no

alcanzan los objetivos mínimos del currículum (evaluados mediante las calificaciones

escolares) son diagnosticados como presuntos casos de fracaso escolar. En este desfase

negativo de rendimiento escolar, hablamos de bajo rendimiento suficiente e

insuficiente; como una medida de aptitud pedagógica evaluado mediante calificaciones

escolares. Esta - 27 -

en función de los conocimientos adquiridos por el alumno, puede deberse a

dificultades de resolución de problemas, a cuestiones emocionales y que generalmente

se presenta desde los inicios de la escolaridad. (Saffie, 2000). El alumno(a) de "bajo

rendimiento escolar" es un estudiante que tiene dificultades para enfrentar en forma

adecuada la situación de aprendizaje en general. Este estudiante, más allá de las

dificultades a nivel de pensamiento que pueda presentar, muestra una inadecuada

estructuración de su tiempo. Tiene una necesidad fundamental de "valer", de ser

reconocido y aceptado por los adultos como por su grupo de pares, no por sus éxitos

escolares, sino por sus valores personales que constituyen su fuente de satisfacción y

tranquilidad. (Saffie, 2000) Los alumnos con bajas calificaciones presentan un perfil

que los diferencia y los destaca del resto de sus compañeros. Todos ellos coinciden en

tener una historia escolar poco exitosa, desmotivadora, muestran un físico desganado,

poco entusiasmo por el estudio y esperan una última oportunidad de ayuda, ya que la

mayoría de ellos ha tenido un largo recorrido de apoyo pedagógico (Saffie, 2000).

Teniendo presente las definiciones de rendimiento escolar y su implicancia en la vida

educativa pasamos a analizar el bullying y su relación con el rendimiento escolar.

Cuando se habla de bullying y rendimiento escolar pretendemos acercarnos a la

influencia de estos dos en el ámbito escolar. Por tanto es indispensable conocer las

repercusiones de este fenómeno. Si bien no existe una investigación que nos entregue

una comparación entre estas dos variables de manera cuantificable, es decir, promedio

de notas de alumnos bullies o de sus víctimas en comparación con sus pares, o de los

cambios que este suceso a producido en ellos, existen autores que encuentran una

relación entre ambos, por ejemplo el estudio que analiza la temática del clima social

escolar; esto en cuanto a la percepción que el estudiante tiene de ella: en relación al

siguiente punto: ¿qué le gustaría que mejorara en la escuela? la mayor proporción - 28

-

de estudiantes (30.1%) manifiesta que les gustaría que el colegio mejorara en el orden y

el aseo; 21.2% refiere interés porque desaparezcan los robos y la drogadicción; 18.8% el

comportamiento brusco de los compañeros; porcentaje importante a considerar en

este estudio español de Giraldo y Mera (2000). Según Milicic, (1985) se habla de la

existencia de un bajo rendimiento producto de que las mismas dificultades de

aprendizaje harían del alumno bullies un sujeto menos reflexivo. Por eso se dice de

ellos que "actúan lo que piensan" lo que les impediría tener relaciones sociales

adecuadas, estos alumnos frecuentemente se ven involucrados en problemas por

carecer de mecanismos inhibitorios de la conducta. Son poco populares entre sus

pares, pero no necesariamente marginados. Por su estilo de comportamiento suelen

recibir demasiadas críticas, se muestran sensibles a ellas y se frustran con facilidad.

Los bullies o sus víctimas son personas que presentan una autoestima deteriorada o

una baja motivación escolar, según esto, estos dos factores son pieza fundamental del

aprendizaje ya que en el rendimiento se relaciona con diversos factores tales como: la

inteligencia general, los estilos cognitivos, la atención, la concentración, memoria,

pensamiento, autoestima y motivación escolar. Por ende, para alcanzar un buen

rendimiento, es necesario lograr una adecuada integración de todos ellos. Reasoner

(1982) plantea que la autoestima afecta cualquier área de la vida, especialmente la del

rendimiento escolar, lo cual concuerda con una de las áreas que se ve mayormente

afectada en el caso de las víctimas de maltrato por parte de los pares. Podríamos decir

que los dos retos para la autoestima en los años escolares son: 1) el rendimiento

académico y 2) el ser exitoso en las relaciones con los grupos de amigos de la misma

edad, ya sea individual o grupalmente. Así como también el ser competente dentro de

una actividad deportiva o artística. (Wallach, 1996).

- 29 -

En las víctimas; cuando los niños sufren un trauma, una reacción común es volver a

una etapa anterior en la que todo era más fácil. Esta regresión puede ser terapéutica si

permite al niño posponer el encuentro inevitable con los sentimientos provocados por

el evento que produjo el trauma original. Es decir, es una manera de ganar fuerza

psicológica. Sin embargo, cuando los niños están sujetos a una presión constante,

corren el peligro de quedarse, psicológicamente, en una etapa de desarrollo anterior.

Cuando la energía de los niños se consume en su defensa propia o en miedos

producidos por la violencia, tienen mayores dificultades en la escuela. Los niños

traumatizados por la violencia pueden padecer de una memoria distorsionada y sus

capacidades cognitivas pueden ser perjudicadas (Craig, 1992). Los niños quienes no

ven un futuro positivo para ellos mismos tienen dificultad en concentrarse en las tareas

inmediatas como en el aprendizaje y en la socialización. (Terr, 1983) Sin embargo, el

rendimiento escolar bajo puede ser el resultado de muchos factores. Es importante

considerar si existe un cambio drástico en el rendimiento o si el bajo rendimiento se

convierte en una situación crónica que limita la capacidad de aprendizaje del niño. En

algunas situaciones, tal como cuando el niño se siente frustrado, inútil, castigado y

denigrado, la dramatización y el comportamiento agresivo se pueden hacer presentes.

Es importante evaluar las razones emocionales y cognoscitivas que hay detrás del

cambio en el rendimiento académico para determinar la verdadera naturaleza del

problema. Es importante señalar que no solo las víctimas son personas que se sienten

aislados, reprimidas o desvalorizadas, también lo están los bullies por tanto sufren

tanto como el alumno agredido. Un estudiante no es un receptor pasivo y cualquier

adquisición de aprendizaje es el resultado de su actividad y esta actividad depende de

la actitud del estudiante frente al maestro y frente a los conocimientos. El alumno que

es valorizado participa en clase, está atento e integra lo que - 30 -

se le transmite. El alumno desvalorizado no tiene esta actitud y se refugia en la

pasividad. De vez en cuando participa en el trabajo de clase, más no consigue aprender.

(Velásquez, año). Los bullies y el problema de la convivencia en los centros: Trianes

(2002) ha identificado diferentes problemáticas dentro de la sala de clases que se

relacionan con el rendimiento escolar como por ejemplo cuando los bullies molestan e

interrumpen frecuentemente la clase, deambulan por esta pregunta insistentemente,

estos factores impiden un clima efectivo de aprendizaje, influyendo negativamente en

la concentración de los bullies y las víctimas y por ende se manifiesta un desinterés y

apatía hacia el aprendizaje. Los datos obtenidos en las investigaciones españolas están

entorno a la media y por debajo de los de otros países occidentales. En torno al 30%-

40% del alumnado manifiesta que se ve envuelto alguna vez-“a veces”,

“ocasionalmente”- en situaciones de maltrato, bien como agresor/a, bien como

víctima. Según Avilés (2002), el alumnado se ha visto envuelto en situaciones de

maltrato, a lo largo del trimestre, como víctima de forma frecuente, un 5.7% y como

agresor/a de forma frecuente, un 5.9%. Como se ha hecho notar anteriormente, las

tasas de inasistencia son más altas entre los estudiantes victimizados que las tasas

entre los estudiantes que no lo son, lo mismo que con las tasas de abandono escolar.

De acuerdo con Nansel y Cols. (2001), "los jóvenes que son víctimas de bullying,

generalmente muestran niveles más altos de inseguridad, ansiedad, depresión,

soledad, infelicidad, síntomas físicos y mentales y baja autoestima". Cuando los

estudiantes son víctimas de abuso habitualmente pueden deprimirse y desalentarse

incluso quedar propensos a cometer suicidio u homicidio; "el bullying es un precursor

de la violencia física por sus perpetradores y puede desatar violencia en sus víctimas"

(Olweus, 1998) Al evaluar el rendimiento escolar de los alumnos bullies y sus víctimas

se han escogido todas las áreas del currículum para obtener el - 31 -

promedio general de los alumnos, pero se observarán específicamente las áreas que a

continuación se presentan: Educación física: Esta área del currículum ya ha sido

estudiada y evaluada en una investigación de “la agresividad y su relación con el

rendimiento escolar” (García, Navazo, Agustina, 2002), se obtuvo una correlación

significativa entre las manifestaciones de agresividad física y el rendimiento académico

en el área de educación física, en esta investigación los ítems de preguntas aludían a

recibir órdenes, retos, patadas, tirar cosas, empujones que son hechos que ocurren en

con mayor facilidad en esta área de la educación debido a las diversas actividades de

circuito, competencias y juegos correspondientes a esta asignatura, en la que la fuerza,

el liderazgo y las habilidades sociales juegan un papel decisivo a la hora de obtener

buenas calificaciones. Educación matemática: Esta área corresponde a una de las más

importantes del currículum, en donde se requiere un alto grado de concentración y de

equilibrio emocional para alcanzar un buen aprendizaje. Por lo tanto si el medio

escolar no genera un ambiente favorable para el aprendizaje, este influiría en el

rendimiento de esta asignatura, tanto en la víctima como en los bullies. Sumado a esto

diremos que esta área del currículum que tiene más horas pedagógicas. Lenguaje y

comunicación: En esta área están claramente establecidos los aprendizajes que tiene

que ver con la comunicación, habilidades sociales y comportamientos coherentes con

el lenguaje escolar, por tanto se evalúa los aprendizajes de los alumnos, en cuanto a su

capacidad de dialogar, disertar y contrastar opiniones. Siendo también una de las áreas

del currículum con más horas pedagógicas.

- 32 -

III.-HIPÓTESIS H1: Existe una correlación inversa o negativa entre el fenómeno

bullying y el rendimiento escolar. H2: Existen diferencias significativas en el fenómeno

bullying según el género de los participantes. IV.-MÈTODO Pregunta de investigación:

¿Qué relación existe entre los participantes del fenómeno Bullying y el rendimiento

escolar de niños y niñas cuyas edades fluctúan entre 8 y 12 años que asisten a Escuelas

Municipales y no Municipales región?. Definiciones de las Variables Variable

dependiente: Rendimiento escolar Definición conceptual: Himmel (1985) lo ha

definido como el grado de logros de los objetivos establecidos en los Programas

oficiales de estudio. Definición operacional: Esta información se recopiló a través del

libro de clases donde se encuentra la calificación de forma cuantitativa para ser

enmarcada de forma cualitativa con un nivel de medición nominal, (4,0 a 4,9), Bueno

(5,0 a 5,9) y Muy bueno de (6,0 a 7,0). Variable Independiente: Género Definición

operacional: El nivel de medición fue de tipo nominal, considerando una muestra

balanceada de hombres y de mujeres en la aplicación del test de Bull. para ello se

consideraron las siguientes categorías: Insuficiente (1 a 3,9), Suficiente de la IX

- 33 -

Variable independiente: Bullying Definición Conceptual: Maltrato entre pares por

abuso de poder: a) Observadores: Son personas que están bien informados de la

existencia del maltrato capaces de identificar agresores y víctimas, conocen donde

pasan los malos tratos y la importancia de éstos. b) Víctimas: Olweus (1998) son

sujetos inseguros, que se muestran poco y que además sufren calladamente el ataque

del agresor/a. Su comportamiento para el agresor/a, es un signo de su inseguridad y

desprecio al no responder al ataque y al insulto. c) Agresor: Olweus (1998) señala al

agresor/a con temperamento agresivo e impulsivo y con deficiencias en las habilidades

sociales para comunicar y negociar sus deseos. Le atribuye falta de empatía al sentir de

la víctima y falta de sentimiento de culpabilidad, evidenciándose una falta de control

de su ira, interpretando sus relaciones con los otros como fuente de conflicto y

agresión hacia su propia persona. Definición operacional: El nivel de medición fue de

tipo ordinal, considerándose el grado de participación en el fenómeno, desde una

participación pasiva a una activa. Variable de Control: Dependencia Administrativa

Definición Conceptual: Tipo de ingresos que recibe un Establecimiento según su

administración Definición Operacional: Municipal: Establecimientos Educacionales

cuya administración ha sido traspasada a las Municipalidades del país (con aportes

completos tanto de alimentación, libros y útiles escolares). No Municipales:

Establecimientos Educacionales que pueden pertenecer a sostenedores sólo privados u

otros con régimen de subvención compartido - 34 -

4.1.-PARTICIPANTES La población estuvo compuesta por alumnos y alumnas de

establecimientos Municipales y no Municipales de Enseñanza General Básica de la

ciudad de Temuco, durante el año escolar 2003 y 2004. De la población se seleccionó

una muestra no probabilística 84 participantes, cuyas edades fluctuaron entre 8 y 12

años, para lo cual se consideró la misma cantidad de varones y mujeres. De dicha

muestra 42 alumnos(as) pertenecerán a establecimientos Municipales, 42 alumnos(as)

a establecimientos No Municipales. Es importante señalar que en esta investigación no

se consideraron en la muestra aquellos niños que reprobaron el año anterior y aquellos

que ingresaron recientemente al grupo curso. 4.2.-DISEÑO Nuestro problema de

investigación se basó en determinar si existe relación entre el fenómeno bullying y el

rendimiento escolar de los participantes. El método es descriptivo correlacional

(relación entre variables bullying y rendimiento), para esto se utilizó el diseño no

experimental correlacional, transaccional de dos grupos independientes este consiste

en observar situaciones ya existentes, las variables. como se dan en su contexto natural

para luego analizarlas. En este diseño no existe manipulación de

- 35 -

4.3.-INSTRUMENTOS Rendimiento Escolar: Esta variable se midió a través del

promedio de calificaciones que los alumnos obtuvieron durante el año escolar 2003 y

durante este año 2004, en las asignaturas de lenguaje y comunicación, educación

matemática y educación física, estos promedios se obtuvieron del libro de clases de los

establecimientos educacionales al cual pertenecen los alumnos evaluados (Escuelas

Municipales y no Municipales). Según la escala de apreciación de las escuelas,

podemos decir que las notas de los alumnos se expresan de distintas formas en las

instituciones educativas, por tanto nos guiaremos por el decreto 511 del ministerio de

educación, en el cual se especifican los rangos de medición de notas por intervalos del 1

al 7 con un decimal. Bullying: La variable bullying se medió a través del instrumento

denominado test de Bull, creado por Cerezo, (1997) y adaptado a la realidad chilena

por Lecannelier, (2002) el instrumento consiste en un cuestionario con preguntas

dirigidas a los alumnos relativas a lo que ocurre en el colegio, dichas preguntas

permitiren identificar después de su aplicación a los alumnos(as) observadores,

víctimas y/o alumnos(as) agresores. 4.4.-PROCEDIMIENTOS Para llevar a cabo está

investigación se realizó como primer paso la preselección de los establecimientos,

identificando su dependencia administrativa (Municipal o no Municipal), la cual

apunta a observar el fenómeno en distintas realidades. Para ello también se solicitó

una carta al Director del Departamento de Educación Sr. Humberto Cid Aravena, con

- 36 -

el objetivo de dar una mayor confianza y sustentabilidad a las Instituciones participes

de la investigación. Como segundo paso se solicitó a la facultad de educación una carta

de respaldo que nos permitió concertar una cita con los directores de los

establecimientos dando a conocer nuestra investigación y la relevancia que está

representaría en el ámbito educativo. El tercer paso fue confirmar la investigación con

los directores de los establecimientos seleccionados, informando los procedimientos

que se llevaron a cabo. El cuarto paso fue la selección de las muestras, como se

delimitó anteriormente estuvo compuesta por 84 alumnos(as) cuyas edades

considerando la misma cantidad de fluctuaron entre los 8 y 12 años,

varones y de mujeres, tanto para Escuelas Municipales como no Municipales. Para

llevar a cabo esto se concertó una reunión con los profesores del nivel con el motivo de

comunicar en que consiste la investigación y seleccionar aquellos alumnos que

cumplieron con los requisitos para participar de ésta. Luego se reunió a los alumnos

para preguntarles si deseaban participar de la investigación, si alguno de los menores

no deseo participar se procedió a seleccionar otro nuevamente. Una vez identificada la

muestra, se envió por medio de los profesores, cartas a los padres de los alumnos

solicitando la autorización para que sus hijos/as participen de la investigación.

Posteriormente se aplicó el test de bull a los alumnos seleccionados identificándose

observadores, víctimas y agresores. Finalmente se revisaron los libros de clase para

obtener los promedios de educación física. Una vez recogidos los datos se procedió a

analizar la información obtenida. los alumnos evaluados en las asignaturas de lenguaje

y comunicación, educación matemática y

- 37 -

4.5 PLAN DE ANÁLISIS

Posteriormente obtenido los protocolos se clasificaron las respuestas de acuerdo a la

operacionalización que se realizó de las variables rendimiento escolar y participantes

del fenómeno bullying. El rendimiento de los alumnos se obtuvo del promedio de las

notas del año pasado y de las notas que actualmente tienen durante el primer semestre

del presente año. Utilizando la estadística descriptiva y dando origen a un análisis

cuantitativo que permitió extraer las concepciones subyacentes mediante la definición

de variables y la posterior correlación de éstas, mediante el uso de la prueba estadística

Rho de Spearman, el que nos permitió extraer un coeficiente de asociación entre

ambas variables.

- 38 -

CAPITULO 5 RESULTADOS 5. 1 ANÁLISIS CUANTITATIVO Tabla 1 Descripción de

los casos por Edad

Edad Frecuencia 3 18 52 8 3 84 Porcentaje 3,6 21,4 61,9 9,5 3,6 100,0 Porcentaje

válido 3,6 21,4 61,9 9,5 3,6 100,0 Porcentaje acumulado 3,6 25,0 86,9 96,4 100,0

Válidos

8 años 9 años 10 años 11 años 12 años Total

En un universo de 84 muestras de las cuales 50% son varones y 50% son mujeres, la

misma cantidad para establecimientos municipales y no municipales, se observó, que

el mayor porcentaje, es decir, 61,9% equivalente a 52 niños corresponde a la edad de 10

años, mientras que el 21,9% equivalente a 18 niños pertenece a la edad de 9 años, por

otro lado, el 9,5% equivale a 8 niños de 11 años de edad, el 3,6% es igual a 3 niños de 8

años y el restante de 3,6% equivale a 3 niños de 12 años.

- 39 -

Tabla 2 Descripción de los casos por participación en el fenómeno Bullying

Tabla de contingencia Genero de los participantes * participantes del fenomeno

Recuento participantes del fenomeno no observador observador y observador

observador victima víctima agresor Genero de los Soy un niño 3 27 9 1 2 participantes

Soy una niña 4 21 16 1 Total 7 48 25 2 2

Total 42 42 84

En cuanto a la participación en el fenómeno tenemos que el mayor porcentaje un 57,1%

se identificó como observador del fenómeno esto equivale a 48 alumnos de los cuales

27 son niños y 21 son niñas. El 29,8% se identificó como observador-víctima lo que

equivale 25 alumnos de los cuales 9 son niños y 16 niñas. El 8,3% correspondiente a 7

niños que no observaron el fenómeno, 3 son niños y 4 niñas. Tanto víctimas como

observadores agresores presentan un 2,4%, siendo en las víctimas 1 niño y 1 niña,

mientras que en la categoría observador agresor ambos son niños.

- 40 -

Tabla 3 Descripción de los casos por rendimiento en área de lenguaje y dependencia

administrativa

Tabla de contingencia Genero de los participantes * Promedio área lenguaje *

Dependencia Administrativa Recuento Dep

index-83_1.png

index-83_2.png

index-83_3.png

index-83_4.png

Bullyin En Educacion Secundaria

Informe de Libros: Bullyin En Educacion Secundaria

Ensayos de Calidad, Tareas, Monografias - busque más de 679.000+ documentos.

Enviado por: Helena21 22 abril 2013

Tags:

Palabras: 5194 | Páginas: 21

Views: 4

Resumen ejecutivo:

El Bullying es un fenómeno de Violencia Interpersonal Injustificada que ejerce una

persona o grupo contra sus semejantes y que tiene efectos de victimización en la

persona que lo recibe.

Se trata, estructuralmente, de un abuso de poder entre pares, del mismo modo se le

denomina “Acoso Escolar” y puede expresarse en diferentes tipos de maltrato físico y/o

psicológico pero de manera deliberada y continua, y con el objetivo de someter o

asustar a una persona.

Objetivo General:

Investigar la problemática, perspectiva y punto de vista acerca del Bullying de los

alumnos de EDUCACION SECUNDARIA de la Escuela Secundaria Instituto Educativo

del turno matutino y ver como les afecta en la vida cotidiana de las víctimas.

Dentro del plantel educativo de la Escuela Secundaria Instituto Acaponeta en

Acaponeta, Nayarit, conoceremos en alumnos de la escuela ya que la problemática del

Bullying es un fenómeno de violencia interpersonal injustificada que ejerce una

persona o grupo contra sus semejantes y que tiene efectos de victimización en la

persona que lo recibe.

Se trata, estructuralmente, de un abuso de poder entre pares, del mismo modo se le

denomina “acoso escolar” y puede expresarse en diferentes tipos de maltrato físico y/o

psicológico pero de manera deliberada y continua, y con el objetivo de someter o

asustar a una persona.

Misión:

Sensibilizar a la comunidad educativa sobre lo que es el Bullying, sus consecuencias y

el daño que ocasiona a la sociedad.

La única manera de combatir el Bullying en la escuela es la cooperación entre todos los

implicados: maestros y profesores, padres, alumnos, personal no docente.

En el ámbito social:

Los medios de comunicación, especialmente la televisión, se han convertido en un

contexto de aprendizaje informal de suma importancia y no es que los medios de

comunicación por si solos puedan explicar la violencia infantil sino que la visión de

programas violentos socialmente aceptados puede agregarse a otros factores.

En el ámbito grupal:

El contagio social: el modelo que actúa dentro de un grupo influye en los espectadores,

especialmente en aquellos que no tienen formado un espíritu crítico, son inseguros

dependiente. Son estos sujetos los que adoptan el comportamiento del modelo y que

supone para ellos una forma de imponerse en el grupo.

En el ámbito escolar:

Los aspectos organizativos del centro: la existencia o no de unas normas de conducta

establecidas, por lo que también es necesario establecer cauces de participación del

alumnado en el establecimiento, asunción y evaluación de esas normas. Un sistema

disciplinario laxo o excesivamente rígido puede favorecer que aparezcan situaciones de

violencia e intimidación.

Líneas generales de las actuaciones que podemos hacer desde la escuela

Todas las actuaciones encaminadas a mejorar las relaciones interpersonales de la

comunidad educativa es una buena práctica. La consciencia y la implicación activa de

los adultos son componentes básicos para el éxito de cualquier programa de

intervención. Nuestra propuesta de intervención se fundamenta en los siguientes

aspectos e intenciones:

1. Aproximación no culpabilizadora (pretende reindividualizar y responsabilizar)

2. Perspectiva sistémica (intervenir también en el grupo para modificar las

interacciones)

3. Estratégica (análisis de la situación, planificación e intervención breve y

estructurada)

4. Fomento de la resiliencia (resolver la situación positivamente a favor de todos los

implicados)

Esta propuesta global, dentro del Plan de Convivencia, contempla la actuación a tres

niveles:

Prevención primaria: actuaciones genéricas dirigidas a mejorar la convivencia,

prevenir la conflictividad y evitar la aparición del fenómeno.

Prevención secundaria: cuando se detectan situaciones de maltrato incipientes, para

evitar su consolidación: aplicación de un programa de intervención específico con

intervenciones individuales y en el grupo de alumnos (de 4 a 6 sesiones de tutoría)

Prevención terciaria: cuando se trata de situaciones consolidadas, dirigida a minimizar

el impacto sobre los implicados: aplicación de una mediación terapéutica, soporte y

protección a las víctimas, y soporte y control a los agresores.

A veces el maltrato entre iguales forma parte del repertorio de conductas de ciertos

chicos o chicas. La falta de respeto hacia los demás a menudo está presente en las

relaciones sociales a muchos niveles. Algunas conductas (hacer correr rumores, excluir

del grupo, amenazar) gozan de cierto grado de permisividad o aprobación por parte del

grupo y/o de los adultos.

Una buena forma de aproximarse al tema es realizar actividades como visionar

historias, representar situaciones, crear historias, etc. que ayuden a los alumnos a

tomar conciencia cognitiva y emocional de las conductas y los efectos negativos que

pueden tener para todos los implicados y de la necesidad de actuar positivamente.

Dificultades especiales: Participantes, comodidades, lugar.

La directora de esta secundaria nos dio todas las facilidades para llevar a cabo esta

Intervención, tanto como el personal académico, administrativo e intendencia, como

también contamos con padres de familia.

Dificultades temporales: Para respetar las fechas previstas, el horario.

Los horarios tanto míos como los de escuela los ajustamos para cubrir a la primera

hora y no interrumpir tanto las clases académicas.

Dificultades materiales: Recursos.

Sin problemas, considero que obtuvimos mucho apoyo para llevarla a cabo la

intervención el uso de la biblioteca, sala de usos múltiples, sala de maestros y aulas

fueron facilitadas sin contratiempos.

Dificultades institucionales: Si es que está concebido dentro de una institución, todo lo

vinculado a ella.

Introducción:

• La razón principal de la manifestación del problema está basado en las quejas

constantes de algunos docentes del nivel y alumnos de dicha escuela sobre acoso

escolar (en inglés, Bullying) y la falta de comprensión ante dicha problemática de los

padres de familia e incluso la nula existencia de información sobre dicho tema.

Investigar la problemática, perspectiva y punto de vista acerca del Bullying de los

alumnos de EDUCACION SECUNDARIA de la Escuela Secundaria Instituto Acaponeta

del turno matutino y ver como les afecta en la vida cotidiana de las víctimas.

• El problema está rodeado de una falta comprensión, comunicación, apoyo dentro del

hogar, del ámbito escolar del alumno, así como la falta de desarrollo en la propia

sociedad donde se desenvuelve. La situación económica actual es uno de los

principales argumentos de los responsables, así como la falta de impulso real de las

autoridades en este renglón especial, con discursos llenos de “luces” pero sin

trascendencia real en la comunidad en general.

Alcance y límites: Autorización: Solicite el apoyo del Directora de la Escuela

Secundaria Instituto Acaponeta.

• Las actitudes y respuestas de la comunidad escolar, educativa y social ante la falta de

reconocimiento del problema del Bullying.

• La falta de compromiso e involucramiento en la prevención y conocimiento de las

consecuencias del Bullying.

Antecedentes del proyecto:

La tendencia durante la Educación Primaria es incrementarse, ya que los alumnos se

van poniendo a la defensiva contra los abusivos, hecho que se manifiesta ya que el 28%

de los alumnos manifiesta que su respuesta ante el Bullying es reclamar y decir lo que

piensa.

En cinco años puede prevalecer el mismo panorama en la Educación Primaria aunque

con nuevos alumnos. En lo personal, consideramos que los alumnos de hoy día en

Primaria, madurarán en los siguientes 9 ò 10 años, situación que los hace ver que la

violencia no es buena y les ocasiona problemas. Lo anterior, solo lo sustentamos por la

propia experiencia, por observación de nuestras comunidades, ya que no incluimos

ningún reactivo que nos lo indicara en nuestros instrumentos.

Para que el Bullying en la Educación Primaria no se incremente, consideramos que las

propuestas de los propios alumnos es la pauta seguir: dar a conocer el reglamento

escolar y realizar un curso para dar a conocer más del tema a todo el contexto

educativo esto incluye a padres de familia, alumnos y docentes.

Nuestra participación como Educadores sociales, consistiría en elaborar un proyecto

de intervención donde se incluya a toda la comunidad educativa (más del 51% de los

alumnos, piensa que la violencia y agresión la aprendieron desde su familia). Dicho

proyecto debe considerar un curso para establecer y dar a conocer el reglamento

escolar, así como sanciones para los agresores; pero también informar y fomentar la

convivencia con los padres de familia, donde los docentes sean partícipes identificando

a los alumnos que viven dichas situaciones del Bullying para canalizarlos según el rol

que desempeñen de víctima o agresor, con especialistas (educadores, psicólogos),

también debe considerar entregar folletos informativos a la comunidad para crear

conciencia, de igual manera se propone el hacer cartelones que indiquen actos de

Bullying y que señalen que está mal hacerlo en diferente puntos de la escuela, también

llevar a cabo conferencias con diversos miembros de la sociedad ya sean líderes

sociales, miembros de dependencias públicas, y religiosos que ayuden a concientizar a

los jóvenes acerca de la violencia, de tal manera que ayuden a disminuir los índices que

obtuvimos.

El objetivo principal es fomentar los valores y virtudes donde el respeto a sí mismo y

los demás sean factor predominante para educar para la paz y la convivencia.

Como Educadores podremos participar desde el diseño, la coordinación, la ejecución y

la evaluación del proyecto.

¬ Mala comunicación entre padres e hijos al inicio del proyecto logrando un 75% de

éxito en la relación de padres de hijos.

¬ Mejora de un 82% sobre el rescate de los valores morales en la comunidad educativa.

¬ Mejora de un 63% en cuanto a las relaciones interpersonales entre los compañeros,

familia y maestros con apoyo de actividades.

¬ Logrando un 69% sobre el respeto a los alumnos de parte de maestros y personal del

plantel educativo.

Para resolver el problema, dicen dialogar con los implicados un 23 %, y reflexionan en

grupo, además de comunicarlo a los padres respectivos un 17 %. Un dato importante es

que el 90 % de los docentes observa obstáculos y problemas en el momento de actuar

frente a los casos de Bullying, por la “falta de ayuda de profesor” (20 %), o diferentes

problemas derivados de la actuación de las familias (25 %).

Justificación:

Si bien los problemas de convivencia en los centros educativos son una realidad que se

presenta al interior de las aulas, donde los protagonistas de estos incidentes son los

alumnos que con sus conductas alteran la disciplina o convivencia escolar,

imposibilitando el proceso de enseñanza-aprendizaje. Las manifestaciones disruptivas

van en contra de la tarea educativa, debido que a los docentes les resulta complicado

desempeñar su actividad de manera normal y además repercute en el aprendizaje de la

gran mayoría de los estudiantes de nuestras instituciones.

En nuestras escuelas suelen persistir relaciones fracturadas, pero más sin embargo es

posible mejorar ciertas conductas para lograr una convivencia armónica, porque la

mejora de los procesos educativos implican necesariamente la colaboración de diversos

actores, porque aprender a convivir y a resolver conflictos, así como también construir

reglas para la paz es condición propia del acto educativo.

No solo es necesario hablar con los niños y jóvenes acerca del Bullying sino es

PRIORIDAD y URGENTE hacerlo, no como una clase exponencial sino como parte de

la vida misma, de la cotidianidad y naturalidad ya que cada día crece de manera

impresionante el número de casos de Bullying desde las escuelas primarias hasta

universidades e incluso adultos. Es necesario informar acerca de las distintas maneras

que existen acerca de cómo evitar o enfrentarse a una situación de Bullying.

Entregables:

1. Presentación y explicación del desarrollo de la Intervención al directivo de la

Institución Escolar, para su análisis y visto bueno.

2. Entrevista con los alumnos ya canalizados para dar la información necesaria para la

obtención de APOYOS.

3. Invitación a la comunidad escolar padres de familia, maestros, alumnos y docentes

para la el curso “Que es el Bullying”

4. Invitación a el Taller de “La convivencia escolar” para maestros, padres de familia y

alumnos

5. Invitación general a padres de familia para asistir al programa Escuela para Padres,

en donde se retomaran diversidad de temas, para ayudar a la enseñanza de sus hijos.

6. Entrevista con docentes encargados de los diferentes grados para diseñar

actividades interesantes para los alumnos.

Indicadores:

♣ Identificar las características que requiere la convivencia escolar para favorecer el

desarrollo de competencias cívicas y éticas desde la perspectiva del respeto a la

dignidad humana.

♣ Compromiso y participación en la prevención y conocimiento de las consecuencias

del Bullying.

♣ Aplicación de los valores en los alumnos

♣ Mejor convivencia en la Institución

♣ Involucrar a padres de familia, maestros y alumnos en las actividades escolares

♣ Mayor interacción entre maestros y alumnos en el proceso de enseñanza-

aprendizaje.

HERRAMIENTAS E INSTRUMENTOS

Los instrumentos de evaluación serán los exámenes, cuestionarios y evaluaciones tanto

previas como las ya establecidas en el calendario escolar, con sus debidas

especificaciones por materia.

Para mis actividades:

El gráfico de Gantt permite identificar la actividad en que se estará utilizando cada uno

de los recursos y la duración de esa utilización, de tal modo que puedan evitarse

periodos ociosos innecesarios y se dé también al administrador una visión completa de

la utilización de los recursos que se encuentran bajo su supervisión.

INTERVENCION

• Estrategias o procedimientos que pretenden intervenir con acciones o metodologías

concretas para que la conducta de acoso entre compañeros no aparezca.

• El aprendizaje cooperativo: el alumnado trabaja en una tarea común en pequeños

grupos que se sientan a trabajar en círculo con proximidad entre ellos y lo que se

evalúa es la actuación del grupo. Cada uno de los miembros debe ser capaz de

presentar la solución al problema y cada uno es responsable de que el resto aprenda lo

que se ha propuesto.

• Reuniones de padres madres y profesorado: es importante que los padres y madres

participen en la vida de los hijos y las problemáticas en las escuelas que se producen.

Desde el punto de vista preventivo es fundamental la concienciación de padres y

madres y el trabajo conjunto con el profesorado. estrategias o procedimientos que

tratan de identificar factores de riesgo y reconociendo que hay conducta agresiva

intentado limitar su duración.

• Estrategias o procedimientos que tratan de identificar factores de riesgo y

reconociendo que hay conducta agresiva intentado limitar su duración.

• Una estrategia que promueve la inclusión en un grupo de chicos y chicas que se

encuentren en situaciones de aislamiento, debido a que tengan alguna discapacidad o a

que hayan intervenido en situaciones de abusos como agresores o víctimas.

• Entrevistas individuales a cada miembro implicado. Comienza con el líder y se

continúa con los otros implicados hasta llegar a la víctima. El dialogo debe servir para

llegar a posibles soluciones para mejorar la situación, se trata de que los propios

agresores de forma individualizada lleguen a aportar sus soluciones.

• Encuentro grupal, este encuentro debe servir para consolidar el cambio de la

conducta de Bullying. Es importante terminar con la idea de tolerancia, aceptar los

errores de los demás y la necesidad de vivir juntos sin la obligación de ser amigos.

EVALUACIÓN:

Para valorar si se han conseguido los objetivos del programa, el procedimiento que

para nosotros presenta mayor validez de criterio es la observación. Este procedimiento

ha de llevarse a cabo con los agentes implicados en el programa (padres, profesores y

alumnos), sobre todo para ver el grado de consecución del objetivo de sensibilizar a

estos sobre el problema del acoso escolar.

Otros instrumentos evaluativos que nos sirven de gran ayuda son las entrevistas y los

cuestionarios dirigidos para determinar el grado de información, concienciación y

sensibilización sobre qué es el acoso, cuales son los síntomas que lo pueden

determinar, por qué se debe intervenir y cómo hay que intervenir en este tipo de casos.

Todo lo expuesto anteriormente hace posible la evaluación de la primera parte del

programa, relativa a la información de lo que es el problema, cómo determinarlo,

concienciar a todos los miembros de la comunidad educativa y de qué manera

intervenir.

Para evaluar la segunda parte del programa, que es la intervención directa con los

alumnos implicados en algún episodio de acoso, el método a utilizar será el mismo con

el que se interviene, es decir, con entrevistas donde el entrevistador valora

directamente las actitudes, tanto del agresor como del agredido para la solución del

caso. Además, una de las partes del método son las entrevistas de seguimiento e

incluso el encuentro del grupo para establecer si se ha conseguido el cese de este tipo

de conductas por parte del agresor o los agresores.

ANEXOS

⎫ Introducción

⎫ Objetivo

⎫ Planteamiento inicial

⎫ Etapas

⎫ Condiciones previas de aplicación

⎫ Dificultades

⎫ variaciones

⎫ Entrevistas

⎫ Cuestionarios de evaluación

Conceptos básicos de la intervención:

El carácter de la intervención es preventivo y de desarrollo no actúa una vez que ya se

tiene las carencias, actúa sobre los demás alumnos con carácter de desarrollo y

prevención.

Se requiere la implicación del profesorado tutor y la orientadora del centro así como al

resto del profesorado que de alguna manera se encuentra implicado en la enseñanza-

aprendizaje del alumnado.

El currículo y orientación se encuentran integrados en el diseño de la evaluación,

conjuntamente con los objetivos y los contenidos.

El orientador obtiene el rol de tutor en las horas de tutorías, que posteriormente irá

cediendo al tutor correspondiente.

Existe una evaluación y un seguimiento continúo por parte del alumno y por parte del