El Cine por J.J. - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

index-1_1.jpg

1

EL CINE

EL CINE

______________________________________________________________________________

JUAN JOSÉ BARRENECHE

CRITICO CINEMATOGRÁFICO

E D I T 0 R I A L

B R U G U E R A , S . A .

BARCELONA * BOGOTÁ * BUENOS AIRES * CARACAS * MÉXICO

Copyright de la presente edicion:

© J. J. Barreneche - 1971

sobre el texto literario

© Archivo gráfico Bruguera, S.A. 1971

sobre la cubierta.

La presente edición es propiedad de

EDITORIAL BRUGUERA, S. A.

Mora la Nueva, 2. Barcelona {España)

lª. Edición: noviembre, 1971

Printed in Spain Impreso un España

Depósito Legal B 30.578 - 1971

Impreso en los Talleres Gráficos de

EDITORIAL BRUGUERA. S. A.

Mora la Nueva, 2 · Barcelona - 1971

NOTA DEL EDITOR

La radio primero, y últimamente la televisión, han popularizado una serie de programas cuyo principal atractivo radica en poner a prueba los conocimientos que sobre determinada materia posee el concursante. ¿Cree usted que, sometido a una prueba análoga, por ejemplo, sobre el tema objeto de esta obra, saldría airoso de ella?

Probablemente usted posee una amplia serie de conocimientos diversos, producto de sus estudios, de sus lecturas, de su experiencia o su interés por determinada materia.

Estos conocimientos le permiten, en ocasiones, dar prueba de su cultura, ante sus amistades, en familia o en su vida profesional, pero no es lo mismo brillar en una conversación que enfrentarse con un examen concebido para poner a prueba, no solo su preparación, sino también su retentiva. Esta colección esta pensada para que usted mismo pueda autocalificarse sobre sus conocimientos de diversas materias, comprobar el grado “real” de su dominio del tema y permitirle, una vez comprobados aquellos aspectos en que sus respuestas fueron más vacilantes, subsanar esta deficiencia proporcionalmente los datos necesarios para ello.

La obra que tiene ahora en sus manos consta de tres partes. Una primera parte, en la que hallará preguntas sobre los más diversos aspectos relacionados con la materia a tratar. Una segunda parte con las respuestas adecuadas a estas preguntas, estructuradas tal forma que no dejen lagunas en sus conocimientos. Una tercera parte formada por tablas, cronologías, etc., que le servirán de útil recordatorio, y, por último, un vocabulario con los términos mas usuales en el tema tratado, todo lo cual tiene como resultado permitir la adquisición de unos conocimientos básicos y servir de introducción para que quienes así lo deseen puedan abordar otras obras mas exhaustivas o de especialización, con una preparación suficiente.

INSTRUCCIONES PARA EL USO

CORRECTO DE ESTA OBRA

Antes de entrar en materia, tenga en cuenta las siguientes instrucciones para la correcta utilización de esta obra: 1.° Trate de responder a cada una de las preguntas que contiene la primera parte, subrayando, de las posibles respuestas que se sugieren, la que considere cierta.

2.° Consulte en la segunda parte si su respuesta ha sido correcta.

Si es así, ponga una cruz en el casillero correspondiente a la respuesta afirmativa. Si no ha tenido suerte, hágalo en el casillero correspondiente a la respuesta negativa.

3.Ůna vez haya contestado a todas las preguntas, sume el número de respuestas afirmativas.

Si la cifra obtenida es superior a 100 = Aprobado.

Si la cifra obtenida es superior a 120 = Notable.

Si la cifra obtenida es superior a 150 = Sobresaliente.

Si la cifra obtenida es superior a 180 = Matrícula de Honor.

Si ha contestado acertadamente más de 180 preguntas = Es usted un experto.

Si su puntuación ha sido inferior a 100 o desea mejorar su nota, vuelva a leer de nuevo la segunda parte de esta obra, haga otra vez la prueba y tendrá usted la satisfacción de comprobar cómo su bagaje cultural ha aumentado considerablemente.

8

INTRODUCCIÓN

El fenómeno cinematográfico ha sido enjuiciado de mil diversas maneras, siendo calificado, incluso, despectivamente, como el “opio de las masas”. Para unos, el cine es sólo un pasatiempo, otros no ven en la pantalla más que rostros y ademanes de sus actores favoritos; hay quien lo considera un producto industrial y quien lo ve solo desde un ángulo meramente emocional. En realidad, el cine es todo eso, y el espectador ideal sería aquel que pudiese captar y enjuiciar certeramente todos los matices que puede poseer una obra cinematográfica.

El cine es una industria, pero también un arte; es un producto comercial, pero también entraña un mensaje espiritual y emocional.

Contiene una historia en imágenes narrada mediante una técnica determinada, un mundo fabuloso de sugerencias que obligan algunas veces al espectador a aceptar el apasionante reto intelectual lanzado por el director de la película.

El filme es, intrínsecamente, una sucesión de planos con un orden conscientemente preestablecido. La aglutinación de los múltiples elementos que lo componen son, en definitiva, los gestores del mismo, destacándose por su calidad artística y su trabajo indispensable el director y los actores.

La labor directora es condición fundamental para la consecución de la película. Decir director equivale a decir coordinador del equipo cinematográfico. El realizador ha de poner su sello personal, su marca privada, su “estilo”, a la labor creativa. Ese es el toque mágico que imprimen los grandes directores a sus películas. El estilo podrá darse en función de la ambientación (Von Sternberg), del decorado (Fellini), de una virtud humana reflejada insistentemente en la pantalla (la amistad, en Hawks) o de un hábil planteamiento en el modo de enfocar el guión (Arthur Penn transforma un simple western, El zurdo, en un estudio profundo sobre el comportamiento psicológico). El suspense es dominado por Hitchcock; Stanley Kubrick hace de una película de gran presupuesto como Espartaco 9

un relato humano y, a veces, intimista, cosas difíciles de lograr en una superproducción; Vittorio de Sica, en su buena época, fue un feliz expositor de los problemas y lacras sociales, siendo el ascetismo de fondo y forma la tónica imperante en las películas de Bresson.

Basten como indicación, pues, estos ejemplos significativos de cómo cada director tiene su mundo propio, que pretende plasmar en su película.

El director ha de saber, además, “dosificar las impresiones audiovisuales”; es decir, ser el montador teórico del filme, para que éste no se convierta en una sucesión de imágenes sin sentido alguno.

Podemos decir, tajantemente, que el autor de un filme es su director, respaldado por el guión, los actores, la fotografía el montaje y demás elementos auxiliares del mismo. En la variada gama de directores importantes los hay de muy diversa y especial índole: de un exacerbado lirismo como Dovjenko, irónicos como Lubitsch, barrocos como Gance, violentos y humanos como Ford, poetas del tiempo como Resnais, retóricos de la culpabilidad humana como Lang. Otro elemento esencial de la labor directora es el sentido del ritmo, la medición de las secuencias, la clave de que una escena fílmica nos parezca sensacional o nos resulte insoportablemente pesada. El actor famoso se convierte generalmente en vedette, gracias muchas veces a un tinglado publicitario montado a su alrededor y que, a veces, si el actor lo es de verdad, puede tener cierta justificación. Greta Garbo, Marlene Dietrich o Elizabeth Taylor Son estrellas consagradas con méritos propios para alcanzar la popularidad. Existen actrices que apoyan sus escasos recursos artísticos en su físico, otras de un temperamento extrovertido y de vitalidad incontenible, como Ana Magnani, 0 bien de una extraordinaria riqueza de espíritu como Bette Davis. Seductoras, calculadoras y egoístas, viciosas o Santas según el papel a interpretar, la colaboración de una actriz inteligente y dúctil es esencial para el éxito de la película. Por otra parte, el star-system americano ha hecho nacer una Serie de actores —Charlton Heston, James Dean, Omar Shariff, etc.- con un estilo completamente opuesto a la a veces— hermosa grandilocuencia con que adornaban sus interpretaciones Emil Jannigs o George Arliss. A pesar de los tics y de cierto amaneramiento, propio, quizá, de la escuela Actor’s Studio, actores como Marlon Brando y Rod Steiger irrumpen en las pantallas con verdadera convicción y profundo estudio del papel. Se dice del gran actor Paul Muni que llegaba a absorber, el personaje hasta el automatismo completo del mismo. Hoy en día existen importantes 10

actrices —Giulietta Massina, Ingrid Bergman, Katherine Herpburn, Vanessa Redgrave junto a grandes actores, entre los que destacan los ingleses, herederos de los sobrios y ya desgraciadamente desaparecidos Ronald Colman y Robert Donat, como son Albert Finney, David Hemmings, Tom Courtenay, etc. El actor ha de estar bajo la guía y orientación del director, pensar el papel y actuar ante las cámaras con soltura y seguridad. No hay que olvidar nunca un elemento humano tan importante como el de la actuación en el trabajo de realización fílmica.

Si bien en el momento en que el fenómeno cinematográfico se había extendido en gran proporción la televisión inició una cierta competencia al mismo, éste se defendió infiltrándose en la pequeña pantalla a través de los telefilmes y de los cineclubs especializados.

El fenómeno de deserción de un público que hasta el año 1950

fue como mínimo adicto a su sesión semanal, ha sido causa en parte de que el séptimo arte Se haya depurado, por un lado, en el sentido de que se ha acentuado la influencia del cine de autor, aunque, por otro, se realicen una serie de engendros, producidos generalmente como imitación de alguna película de éxito notable. Así aparecen verdaderas riadas de agentes secretos, westerns europeos o atrevidas películas de erotismo,-hoy tan en boga, como intento de complacer al gran público, que la mayor parte de las veces cristalizan en cintas

‘ burdas, confusas y procaces.

Es curioso observar cómo, en ocasiones, el público cinematográfico acepta de buena gana el sólido Wyler de Los mejores años de nuestra vida como cine de calidad, como obra importante, y califica películas como El malvado Zaroff, de I. Pichel y E. Schoedsack, de obra menor, simplemente entretenida. La primera “era una gran película”; en la segunda «se pasaba bien el rato». Grave error el de considerar a unos géneros cinematográficos como el drama o la comedia Superiores a otros temas, ya sean de aventuras, policíacos o musicales. En general, podemos decir que no es el tema el que va a dar importancia a la película, sino el tratamiento del mismo.

Una autoridad en la materia, el especialista de cine fantástico y de ciencia-ficción Luis Gasca,comentaba que el público, al ver la fabulosa 2.001, odisea del espacio, empezaba a apreciar la ciencia-ficción en el campo cinematográfico y a no considerar ciertas temáticas de inferior calidad artística a otras. Los subgéneros cinematográficos no existen. Sólo tiene razón de ser y validez cultural aquella película que intrínsecamente y prescindiendo de su historia narrativa aporta unos valores. capaces de justificar por sí mismos 11

su proyección. Lo contrario sería enfocar erróneamente el fenómeno cinematográfico y permitir justificar, pictóricamente hablando, la grandeza de un óleo, contemplando despectivamente una imaginativa sanguina o una valiosa acuarela. No es posible dogmatizar, pues, sobre cuál debe ser el “cine válido”, a pesar de que algún sesudo crítico haya calificado a la película-entretenimiento como inmoral y antiartística. Si son loables obras como El limpiabotas o los filmes de Resnais, no hay por qué desdeñar el espectáculo fastuoso de un My fair lady.

No existe en la actualidad un cine nacional determinado que se imponga con gran diferencia a las demás cinematografías por su elevación sobre el nivel medie internacional, y sí, en cambio, se ha creado un acerca- miento entre los mismos cineastas de diversos países. Mientras Wyler rueda en Europa, Polansky lo hace en Estados Unidos. Hollywood ya no es “La Meca del cine” en exclusiva. Esta transfusión e intercambio artístico ha significado una inyección de vitalidad para el cine. Debemos resaltar que actualmente la critica no juzga las películas solamente por sus logros estéticos, sino también por dar un grado mas o menos aproximado de realidad del estado de civilización del contexto social en que vivimos. En una palabra, el filme debería tender a ser un testimonio.

Con todo ello, se trata de conseguir que el público no diga: voy al cine, sino voy a ver una película determinada. Ello supondría un acercamiento a la comprensión del arte cinematográfico por parte del espectador, pues todo arte lleva consigo un público y este precisa una formación y un grado de sensibilidad para apreciar o rechazar la obra artística que contempla, basándose, no solamente en su gusto personal, sino también en un espíritu critico cultivado. Entonces será posible situar el arte del cine, el séptimo arte, junto con la pintura, la escultura, la arquitectura, la danza, la música y el teatro.

Se podrían hacer muchas reflexiones más sobre el complejo arte, cinematográfico que es hoy en día un vehículo esencial en la difusión de la cultura y del conocimiento humano. Pero, sea cual sea el enfoque particu1ar que se le quiera dar, se requiere una premisa esencial: conocerlo, analizarlo, viendo sus obras, juzgando las películas, tomando partido, incorporándose al filme e interpretando lo que su autor ha pretendido hacer llegar hasta nosotros. Solo así llegaremos a comprender y apreciar el arte mas comunicativo, popular, completo y apasionante de nuestros días: el cine. Así, pues, le aconsejamos que ahora...

12

Ponga a prueba sus

conocimientos sobre

esta materia por medio

del siguiente...

13

14

CUESTIONARIO

15

16

SUS ORÍGENES

1. A finales del siglo XIX, y después de muchos años de trabajo, fue inventado el cinematógrafo, sucesión de maravillosas imágenes y arte moderno por excelencia; pero,

¿sabe usted cuántas imágenes por segundo capta un

espectador de cine?

Doce - Ocho - Veinticuatro - Dieciséis

SI O

O NO

2. De entre los numerosos aparatos ópticos que fueron evolucionando hasta llegar a la consecución de la moderna máquina de proyección cinematográfica, hubo un muy

interesante que fue explotado comercialmente en el Museo Grevin, de París, en el año 1892. ¿Cómo se llamaba este aparato?

Calidoscopio - Proxinoscopio - Estrobóscopo -

Daguerrotipo

SI O

O NO

LOS INVENTORES:

FRANCIA Y SUS PIONEROS

3. El célebre inventor norteamericano Thomas A. Edison patentó el cinetoscopio, un aparato de visión directa, con una película plegada en un cajón y por cuya mirilla de cristal de aumento el espectador podía ver ya una serie de fotografías en movimiento. Pero, ¿quién fue el verdadero padre del cinematógrafo?

Thomas A. Edison - Georges Méliés - Los hermanos

Lumiére - Joseph Plateau

SI O

O NO

4. Gracias a un hombre inteligente, ingenioso y trabajador infatigable, el cine comenzó a ser un arte, el séptimo arte, 17

según le llamó el periodista y poeta Riccioto Canudo. Este hombre fue

Jules Marey - Georges Mélies • William Greene - Paul Gilson

SI O

O NO