El Mío Cid por Anónimo - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
index-1_1.jpg

Gesta de Mio Cid

(Siglo XII)

1

ÍNDICE:

La numeración y explicación que se expone a continuación trata de resumir la acción siguiéndola paso a paso y se corresponde con la división que tradicionalmente se ha hecho en la diferentes ediciones.

Los números en azul del indice se corresponden con los números en rojo situados a la derecha del texto del Cantar.

Los números en rojo situados a la izquierda del texto del Cantar permiten contar los versos (siempre van de cinco en cinco).

Finalmente el texto encerrado entre corchetes de color verde, son indicaciones que nos permiten saber quién habla.

1. Presentación del héroe en gran desolación; referencia al estilo del Cantar, "mesurado" = ritmo y medida; invocación divina.

2. El Cid, de camino a un destino incierto; agüeros; ténues esperanzas.

3. Entrada en Burgos; los burgaleses cierran sus puertas, pero con buenos deseos.

4. Una niña de recia voluntad se enfrenta con el humillado Cid; salida de Burgos.

5. Martín Antolínez se une al Cid y le ofrece algunos viveres.

6. El Cid, empobrecido, habla con Antolínez del truco de las arcas de arena.

7. El empeño de las arcas como cuestión de vida o muerte.

8. Antolínez busca en Burgos a Raquel y Vidas, dos caros amigos.

9. Raquel y Vidas, tras el trato con Antolínez, van a ver al Cid y recoger las arcas.

10.

Martín Antolínez regresa con Raquel y Vidas a Burgos; recibe seiscientos marcos.

11.

Antolínez se vuelve al Cid con el dinero; se disponen a marchar.

12.

El Cid, orando en la catedral de Burgos, promete mil misas.

13.

Martín Antolínez regresa a Burgos a despedirse de su familia.

14.

El Cid se dirige a Cardeña, donde está su familia.

15.

En Cardeña le reciben el abad don Sancho, Jimena, su mujer, y sus hijas.

16.

Jimena, con sus dos niñas tan pequeñitas, se entristece de su desamparo; se sugiere el tema de las honrosas bodas.

17.

Crecen las filas del Cid; se le acogen más de cien caballeros.

18.

Generosas promesas del Cid a sus vasallos; oración de doña Jimena; despedidas, salida y paso del Duero.

19.

El ángel Gabriel consuela al Cid en un sueño.

2

20.

El último día del plazo llegan a la sierra de Mieres,frontera de Castilla.

21.

El Cid cuenta entre los suyos trescientos hombres.

22.

El Cid dispone la emboscada contra Castejón, en el reino moro de Toledo.

23.

Castejón cae en poder del Cid; merodeos por Alcalá.

24.

Minaya renuncia a su parte del botín con un voto esperanzador y ambicioso.

25.

El Cid vende su parte a los moros; teme que Alfonso salga a buscarle.

26.

El Cid sale para tierras de Zaragoza.

27.

El Cid acampa sobre Alcocer.

28.

Alcocer comienza a pagar parias al Cid.

29.

Estratagema del Cid y toma del castillo de Alcocer.

30.

Pero Bermúdez coloca la seña en lo más alto del castillo.

31.

El Cid decide no decapitar a los moros; prefiere valerse de sus servicios.

32.

El rey de Valencia reúne tres mil moros para recobrar Alcocer.

33.

Fáriz y Galve cercan al Cid en Alcocer.

34.

El Cid, tras consultar con sus hombres, presenta a los moros batalla campal; la necesidad de pan justifica la guerra; valor de Pero Bermúdez.

35.

Los vasallos del Cid atacan para socorrer a Bermúdez.

36.

Los moros son derrotados.

37.

Distinguidos caballeros de armas cristianos.

38.

Minaya, en un aprieto, es ayudado por el Cid, que hiere a Fáriz.

39.

Alegría entre los cristianos; huida de los moros.

40.

Minaya puede cumplir su voto con el gran botín; el Cid ordena el envio de treinta caballos a Alfonso.

41.

El Cid cumple su promesa de mil misas en Santa Maria y envia dinero a su mujer.

42.

Salida de Minaya y su comitiva para Castilla.

43.

El Cid despide a la comitiva; nueva justificación de la guerra.

44.

El Cid gestiona la venta de Alcocer a los moros.

45.

La venta de Alcocer reporta a todos buenas ganancias.

46.

El Cid sale de Alcocer acompañado de buenos deseos y buenos agüeros; asienta sus reales sobre el poyo de Monreal.

47.

El rey Alfonso acepta el regalo de manos de Minaya, perdona a éste y pospone para más adelante su decisión sobre el Cid.

48.

El rey autoriza a todo el que quiera unirse al Cid.

49.

Aumentan las correrias y la fama del Cid; Minaya, con doscientos caballeros, se reúne con el Cid.

50.

Alegría de todos por las buenas noticias que les trae Minaya.

3

51.

El Cid se alegra del cumplimiento del voto y de los saludos de su mujer y sus hijas.

52.

Correrias por las tierras de Alcañiz.

53.

Los que conocen al Cid no temen ultraje.

54.

Avanzan los del Cid hasta llegar a tierras amparadas por el conde de Barcelona.

55.

El conde de Barcelona toma muy a mal las incursiones del Cid.

56.

El Cid trata de pacificar al conde; éste desconfia del Cid y le presenta batalla.

57.

El Cid arenga a los suyos con sus planes estratégicos.

58.

Victoria del Cid, quien toma al conde prisionero y se se adueña de Colada.

59.

El conde, en prisión, se declara en huelga de hambre.

60.

El Cid amonesta al conde a que coma.

61.

Dura negativa del conde en el tercer dia de su abstinencia.

62.

El Cid promete al conde la libertad inmediata; alegría del conde y fin de su abstinencia; el Cid obsequia al conde y le despide amigablemente.

63.

Infundados recelos del conde sobre la lealtad del Cid; éste y los suyos, con sus enormes riquezas, están listos para la gesta por antonomasia.

64.

(Sigue la misma rima); el Cid comienza su campaña hacia Valencia.

65.

Toma de Murviedro.

66.

Los moros valencianos cercan al Cid; éste se ve necesitado a defenderse.

67.

El Cid justifica la guerra por ir dirigida contra hombres de tierra extraña.

68.

Minaya presenta el plan de batalla. Victoria del Cid y toma de Cebolla.

69.

Correrías del Cid por el sur de Valencia.

70.

Dolor de los valencianos por la toma de Peña Cadielia por el Cid.

71.

Penas y trabajos en la conquista de la región valenciana.

72.

El cid asedia Valencia; apuros de los moros,alegría del Cid; pregón del Cid invitando al combate a los que deseen valerosamente enriqueserse.

73.

El Cid espera el resultado del pregón.

74.

Muchos acuden en busca de ganancias; cerco y toma de Valencia.

75.

El rey de Sevilla intenta recobrar Valencia.

76.

La barba intonsa del Cid; su esplendidez en el premio y dureza en el castigo.

77.

Alegría del Cid, que cuenta seiscientos hombres; prop6sito de seguir aumentando sus riquezas; nuevos presentes para el rey, 4

para que deje salir a su mujer e hijas.

78.

El obispo don Jerónimo, entendido en armas y letras, llega a Valencia; alegría del Cid.

79.

Don Jerónimo es hecho obispo de Valencia,donde puede creerse rico.

80.

Minaya sale para Castilla con los regalos para Alfonso.

81.

Minaya saluda al rey.

82.

Minaya hace ante la corte la apología del Cid; complacencia del rey, disgusto de Garci Ordóñez; el rey manda escoltar a la familia del Cid hasta Valencia; el rey ordena se levante la confiscación de los bienes del Cid y los suyos; los Infantes de Carrión contemplan su provechoso casamiento con las hijas del Cid.

83.

Los Infantes de Carrión envian saludos al Cid; Minaya va al monasterio por doña Jimena y sus hijas; muchos caballeros se deciden a ir a Valencia; Minaya recompense al abad; Raquel y Vidas se le acercan a recordarle el asunto pendiente de las arcas; Minaya les promete verlo con el Campeador; salida de la comitiva para Valencia; Pero Bermúdez sale de Valencia a recibir a doña Jimena; al pasar por Molina se le une Abengalbón y van a Medina.

84.

Parada en Medina, obsequios de Abengalbón; salida para Valencia.

85.

El Cid envia otra comitiva al encuentro de los viajeros.

86.

Don Jerónimo se adelanta para presidir la procesión; a la entrada de Valencia; el Cid cabalga a encontrar a su muier e hijas; entrada en la ciudad.

87.

Subida al Alcázar y contemplación de la ciudad y el mar.

88.

El rey de Marruecos quiere recobrar Valencia y la cerca.

89.

Llegan al Cid las noticias del cerco.

90.

El Cid se alegra, teme doña Jimena.

91.

El Cid tranquiliza a su mujer e hijas, asegurándoles de su victoria.

92.

Los cristianos atacan y dan muerte a quinientos moros.

93.

Los vasallos regresan a la ciudad, excepto Alvar Salvadórez; arenga del Cid y plan de batalla.

94.

El obispo ansia dar los primeros golpes.

95.

Dura batalla; derrota de Yúcef; riquisimo botin; el Cid saluda a su rnuier e hijas; decide casar a las dueñas de Jimena, dotándoles de doscientos marcos; repartición del gran botín y selección de la tienda de Yúcef para Alfonso.

96.

Aumenta la alegría de los cristianos; nuevos presentes para el rey.

97.

Nueva embajada de Minaya.

98.

Minaya y Pero Bermúdez llegan a Valladolid.

99.

El rey sale a recibir a los enviados del Cid; muchos se alegran, Garci Ordóñez con diez de sus parientes se muestra 5

irritado.

100.

El rey se muestra amable y generoso.

101.

Los Infantes de Carrión expresan al rey sus deseos de casar con las hijas del Cid.

102.

Platican en secreto con el rey; el rey pondera la petición; se decide a perdonar públicamente al Cid; le pide vistas; Minaya, de regreso en Valencia, le informa al Cid; éste escoge el Tajo como lugar de las vistas.

103.

El rey fija el plazo para las vistas; se dispone con sus hombres para asistir a ellas.

104.

Solemnes preparativos del rey y sus hombres; salida de Valencia; el rey y el Cid se avistan a orillas del Tajo; el Cid pide perdón público; el rey lo otorga; convites; el rey pide al Cid sus hijas para los Infantes de Carrión; el Cid agradecido se las confia al rey; el Cid obsequia ricamente a los presentes; el rey le confia al Cid los Infantes de Carrión en calidad de hijos.

105.

El Cid pide al rey que nombre a un representante suyo para los casamientos, el rey nombra a Minaya como manero y padrino.

106.

El Cid se despide del rey; entrega de regalos.

107.

El rey autoriza a todo el que quiera que vaya a las bodas; son muchos los que marchan con el Cid; a Pero Bermúdez y Muño Gustioz les cae la distinción de escoltar de cerca a los Infantes de Carrión.

108.

El Cid anuncia a doña Jimena el bueno y honroso casamiento de las hijas.

109.

Doña Jimena y las hijas se alegran de que van a ser ricas.

110.

El Cid hace resaltar la intervención personal del rey en el arreglo de los casamientos.

111.

El palacio se prepara para las bodas; distinguida personalidad de los Infantes de Carrión; Minaya, actuando en nombre del rey, entrega las hijas del Cid a los Infantes de Carrión; el obispo bendice la unión y celebra la misa; grandes festejos durante quince dias; obsequios a los que regresan a Castilla; duradera felicidad de todos los de Valencia; despedida al público con invocación divina; fin del cantar.

112.

Presentación de los personages de la acción: el Cid, dormido; un león que se escapa de la red los Infantes y vasallos se asustan; los Infantes se esconden, los vasaIlos acuden a proteger al Cid; el león se humilla ante el Cid; se maravillan los vasallos; éstos se burlan de los Infantes; el Cid prohibe las burlas; los Infantes se consideran ultrajados.

113.

El rey Búcar ataca a Valencia.

114.

Los Infantes temen morir en la batalia; Muño Gustioz los espia y se lo revela al Cid; éste excusa a los Infantes del combate.

115.

(folio perdido); el Cid se complace del valor de sus yernos; éstos siguen sin entusiasmo alguno por pelear.

116.

Pero Bermúdez rehúsa cuidarse de los Infantes; Minaya se 6

muestra deseoso de combatir; don Jerónirno revela que su verdadera vocación es de matar moros.

117.

El obispo combate con furia; el Cid acude en su ayuda.

118.

Los cristianos derrotan al enemigo; el Cid persigue y da muerte a Biúcar; gana la espada Tizón.

119.

Grandes ganancias; el Cid y Minaya alaban a los Infantes de Carrión; las alabanzas a escar nio; las gananclas les agradan.

120.

El Cid pondera la fama de sus yernos.

121.

Reparto del botín.

122.

Monólogo del Cid sobre la invasión de Marruecos; se reúnen en corte todos los del Cid; agasajo a los Infantes de Carrión.

123.

Palabras de agradecimiento de Fernando de Carrión; crecen las burlas de los vasallos; los Infantes deciden marchar a Carrión.

124.

Los Infantes recuerdan el episodio del león y maquinan vengarse con el escarnecimiento de sus esposas; dicen al Cid que quieren lievar a sus mujeres a Carrión para que vean sus heredades; accede el Cid, que da a sus hijas un valioso ajuar, grandes riquezas a todos y especial regalo a sus yernos de Colada y Tizón; las hijas se despiden de sus padres 125.

Jimena se despide de sus hijas; el Cid cabalga para despedir a los viajeros; ciertos agüeros le hacen sospechar de los casamientos.

126.

Envía con la comitiva a su sobrino Félez Muñoz; después de despedirse regresa a Valencia; los viajeros llegan a Molina; reciben generosa hospitalidad de Abengalbón los Infantes codician las riquezas de Abengalbón y platican sobre darle muerte; un moro les espiaba y se lo cuenta a Abengalón.

127.

Abengalbón no les castiga por consideración al Cid.

128.

Tras lamentarse y amonestar a los Infantes, Abengalbón se torna a Molina; los viajeros, ya en Castilla, pasan la noche en el robledo de Corpes; a la mañana mandan a sus hombres partir; ellos se quedan y maltratan cruelmente a sus esposas; las dejaron por muertas.

129.

Las hijas del Cid, sin sentido, quedan expuestas a las aves y animales carnívoros.

130.

Los Infantes se ufanan, satisfechos de la venganza por lo del león.

131.

Un presentimiento hace retroceder a Félez Muñoz; busca a sus primas, las reanima y en su caballo las lleva hasta San Esteban; al Cid le llega la noticia del escarnio y expresa sus esperanzas de casar bien a sus hijas; Alvar Fáñez, Pero Bermúdez y Martín Antolinez se encargan de ir a recogerlas; tierno encuentro.

132.

Esperanzas de mejor casamiento y justa venganza; salída de San Esteban; el Cid se adelanta a recibir a sus hijas.

133.

Muño Gustioz es encargado de ir a pedir justicia al rey; éste se encuentra en Sahagún; Muño le da el mensaje; el rey se arrepiente de haber ordenado los casamientos y promete ayudar al 7

Cid.

134.

El rey convoca corte en Toledo.

135.

Los del bando de Carrión quieren influenciar al rey a que desista de la corte; negativa rotunda del rey; convocación de la corte; preocupación del rey por la demora del Cid; intercambio de amables saludos.

136.

El rey entra en Toledo; el Cid cerebra vigilia en San Serván.

137.

El Cid, con los más distinguidos de sus vasallos, va a Toledo; entra en la corte; el rey le ofrece asiento en su escaño; el Cid rehúsa; el rey abre la sesión; el Cid presenta su demanda;reclama sus dos espadas, Colada y Tizón; recibidas, se las entrega a Pero Bermúdez y a Martín Antolínez; nueva demanda del Cid: tres mil marcos en oro y plata; los Infantes se ven obligados a pagar en especie.

138.

Tercera demanda: los retos.

139.

Imprecación del Cid.

140.

Garci Ordóñez trata de poner en ridiculo al Cid; el Cid deja malparado a su enemigo.

141.

Fernando de Carrión se pavonea de su nobleza de linaje y menosprecia al infanzón.

142.

El Cid incita a Pero Bermúdez a responder a Fernando.

143.

Perorata de Bermúdez, quien descubre la cobardia de Fernando en el combate.

144.

Pero Bermúdez echa en cara a Fernando lo del león; las hijas del Cid valen más que los lnfantes de Carrión.

145.

Diego de Carrión se pavonea de su nobleza de linaje; menosprecia al Cid.

146.

Martín Antolínez echa en cara a Diego lo del león y le reta; las hijas del Cid valen más que los Infantes de Carrión.

147.

Ansur González entra en la corte.

148.

Imprecación de Ansur contra el Cid.

149.

Muño Gustioz hace callar a Ansur como mentiroso y le reta; Infantes de Navarra y de Aragón piden al Cid sus hijas para ser reinas; el rey otorga estos nuevos casamientos; Alvar Fáñez presenta su reto a los de Carrión; Gómez Pelayet responde al desafio; el rey limita los retos a los tres primeros y fija plazo; el Cid quiere irse para Valencia,(folio perdido).

150.

(Sigue la misma rima). El Cid ofrece al rey el regalo de Babieca; el rey no acepta; recomendaciones del Cid a los tres lidiadores; el Cid regresa a Valencia; en Carrión, llega el plazo de los retos; pavor de los Infantes ante Colada y Tizón; los del Cid, amparados por el rey, salen al campo; el rey designa a los jueces del campo y amonesta a los de Carrión; los fieles dan las instrucciones; Pero Bermúdez vence a Fernando González.

151.

Martín Antolínez vence a Diego González.

152.

Muño Gustioz vence a Ansur González; el padre de los Infantes les da por vencidos; los del Cid se vuelven a Valencia; 8

alegría del Cid, pues sus hijas han sido vengadas; doña Elvira y doña Sol, señoras de Navarra y de Aragón; muerte del Cid y fin de la razón.

153.

Explicit: nombre del escriba y fecha de la copia; despedida al público.

9

GESTA DE MIO CID

[CRONISTA]

De los sus ojos tan fuerte mientre llorando, 1

Tornaba la cabeza & estabalos catando;

Vio puertas abiertas & uzos sin cañados, Alcandaras vazias sin pieles & sin mantos 5 Y sin falcones y sin adtores mudados.

Suspiro mio Çid, ca mucho habia grandes cuidados, Fablo mio Çid bien y tan mesurado:

[CID]

Grado a Ti, Señor Padre, que estas en alto.

¡Esto me han vuelto mios enemigos malos!

[CRONISTA]

10 Alli piensan de aguijar, alli sueltan las riendas.

2

A la exida de Bivar hobieron la corneja diestra, Y entrando a Burgos hobieronla siniestra.

Meçio mio Çid los hombros & engrameo la tiesta.

[CID]

¡Albriçia, Albar Fañez, ca echados somos de tierra!

[CRONISTA]

15 Mio Çid Ruy Diaz por Burgos entraba, 3

En su compaña, sesaenta pendones; exienlo ver mugieres y varones:

Burgueses y burguesas por las finiestras son Plorando de los ojos, ¡tanto habian el dolor!

De las sus bocas todos decian una razon:

[BURGALESES]

20 ¡Dios que buen vasallo! ¡Si hobiese buen Señor!

[CRONISTA]

Convidar le ian de grado, mas ninguno no osaba; 4

El Rey don Alfonso tanto habia grande saña.

Antes de la noche en Burgos de el entro su carta Con grande recaudo y fuertemiente sellada:

25 que a mio Çid Ruy Diaz, que nadi no le diesen posada, Y aquel que se la diese sopiese vera palabra: que perderie los haberes y mas los ojos de la cara, Y aun demas los cuerpos y las almas.

Grande duelo habian las gentes cristianas;

10

30 Ascondense de mio Çid, ca no le osan dezir nada.

El Campeador adeliño a su posada;

Asi como llego a la puerta, fallola bien çerrada, Por miedo del Rey Alfonso, que asi lo habian parado: que si no la quebrantase por fuerza, que no gela abriese nadi.

35 Los de mio Çid a altas voces llaman; Los de dentro no les querien tornar palabra.

Aguijo mio Çid, a la puerta se llegaba,

Saco el pie del estribera, una ferida le daba; No se abre la puerta, ca bien era çerrada.

40 Una niña de nueve años a ojo se paraba.

[NIÑA]

¡Ya Campeador, en buen hora çinxiestes espada!

El rey lo ha vedado, anoche d’el entro su carta, Con gran recaudo & fuertemientre sellada.

No vos osariemos abrir ni coger por nada;

45 Si no, perderiemos los haberes y las casas Y demas los ojos de las caras.

Çid, en el nuestro mal vos no ganades nada, Mas el Criador vos vala con todas sus vertudes santas.

[CRONISTA]

Esto la niña dixo y tornose para su casa.

50 Ya lo vee el Çid que del rey no habia graçia.

Partiose de la puerta, por Burgos aguijaba, Llego a Santa Maria, luego descabalga,

Finco los hinojos, de coraçon rogaba;

La oracion fecha, luego cabalgaba.

55 Salio por la puerta y en Arlançon posaba; Cabo esa villa en la glera posaba

Fincaba la tienda y luego descabalgaba.

Mio Çid Ruy Diaz, el que en buen hora çinxo espada, Poso en la glera, quando no le coge nadi en casa, 60 Derredor d’el una buena compaña; Asi poso mio Çid como si fuese en montaña.

Vedada le han compra dentro en Burgos la casa De todas cosas quantas son de vianda;

No le osarien vender al menos dinarada

65 Martin Antolinez el burgales cumplido, 5

A mio Çid y a los suyos abastales de pan y de vino; No lo compra, ca el se lo habia consigo,

De todo conducho bien los hobo bastidos.

Pagose mio Çid el Campeador y todos los otros que van a su serviçio

11

70 Fablo Martin Antolinez, odredes lo que ha dicho:

[ANTOLINEZ]

¡Ya Campeador, en buen hora fuestes naçido

Esta noche yagamos & vayamosnos al matin Ca acusado sere de lo que vos he servido,

En ira del rey Alfonso yo sere metido.

75 Si convusco escapo sano o vivo, Aun çerca o tarde el rey querer me ha por amigo, Si no cuanto dexo no lo preçio un figo.

[CRONISTA]

Fablo mio Cid, el que en buen hora çinxo espada.

6

[CID]

¡Martin Antolinez, sodes ardida lança!

80 Si yo vivo doblarvos he la soldada.

Espeso he el oro y toda la plata,

Bien lo vedes que yo no trayo haber, y huebos me serie Para toda mi compaña.

Fer lo he amidos, de grado no habria nada:

85 Con vuestro consejo bastir quiero dos arcas, Hinchamoslas de arena, ca bien seran pesadas, Cubiertas de guadameçi y bien enclaveadas,

Los guadameçis bermejos y los clavos bien dorados.

7

Por Rachel y Vidas vayadesme privado:

90 Cuando en Burgos me vedaron compra & el Rey me a airado No puedo traer el haber, ca mucho es pesado, Empeñar selo he por lo que fuere guisado,

De noche lo lieven, que no lo vean cristianos.

Vealo el Criador con todos los sus santos:

95 Yo mas no puedo y amidos lo fago.

[CRONISTA]

Antolinez no lo detardaba,

8

Por Rachel y Vidas apriessa demandaba.

Paso por Burgos, al castiello entraba,

Por Rachel y Vidas apriessa demandaba.

100 Rachel y Vidas en uno estaban amos 9

En cuenta de sus haberes, de los que habian ganados.

Llego Martin Antolinez a guisa de membrado.

[ANTOLINEZ]

¿Do sodes, Rachel y Vidas, los mios amigos caros?

En poridad fablar querria con amos.

[CRONISTA]

105 No lo detardan, todos tres se apartaron.

[ANTOLINEZ]

12

Rachel y Vidas, amos me dad las manos,

que no me descubrades a moros ni a cristianos, Por siempre vos fare ricos, que no seades menguados.

El Campeador por las parias fue entrado,

110 Grandes haberes priso y muchos sobejanos, retovo d’ellos quanto que fue algo,

Por ende vino a aquesto por que fue acusado.

Tiene dos arcas llenas de oro esmerado,

Ya lo vedes que el Rey le ha airado,

115 dexado ha heredades y casas y palaçios.

Aquellas no las puede llevar, si no, serian ventadas, El Campeador dexar las ha en vuestra mano,

Y prestadle de haber lo que sea guisado.

Prended las arcas y metedlas en vuestro salvo, 120 Con grande jura meted hy las fes amos:

¡que no las catedes en todo aqueste año!

[CRONISTA]

Rachel y Vidas seianse consejando.

[RACHEL y VIDAS]

Nos huebos habemos en todo de ganar algo.

Bien lo sabemos que el algo gano,

125 Quando a tierra de moros entro, que gran haber saco.

No duerme sin sospecha qui haber trae monedado.

Estas arcas prendamoslas amas,

En logar las metamos que no sean ventadas.

Mas decidnos del Çid, ¿de que sera pagado?

130 O ¿que ganançia nos dara por todo aqueste año?

[CRONISTA]

Respuso Martin Antolinez a guisa de membrado.

[ANTOLINEZ]

Mio Çid querra lo que sea aguisado

Pedir vos ha poco por dexar su haber en salvo.

Acogensele homnes de todas partes menguados, 135 Ha menester seisçientos marcos.

[CRONISTA]

Dixo Rachel y Vidas:

[RACHEL / VIDAS]

¿Darselos? ¡De grado!

[ANTOLINEZ]

Ya vedes que entra la noche, el Çid es presurado, Huebos habemos que nos dedes los marcos.

[CRONISTA]

Dixo Rachel y Vidas:

13

[RACHEL / VIDAS]

No se faze asi el mercado,

140 Sino primero prendiendo y despues dando.

[CRONISTA]

Dixo Martin Antolinez:

[ANTOLINEZ]

Yo d’eso me pago;

Amos todos tred al Campeador contado,

Y nos vos ayudaremos que asi es aguisado,

Por aduzir las arcas y meterlas en vuestro salvo, 145 que no lo sepan moros ni cristianos.

[CRONISTA]

Dixo Rachel y Vidas:

[RACHEL / VIDAS]

Nos d’esto nos pagamos.

Las arcas aduchas, prended seisçientos marcos.

[CRONISTA]

Martin Antolinez cabalgo privado

Con Rachel y Vidas de voluntad y de grado;

150 No viene a la puente, ca por el agua ha pasado, que se lo no ventansen de Burgos homne nado.

Afevoslos a la tienda del Campeador contado; Asi como entraron, al Çid besaronle las manos.

Sonrisose mio Çid, estabalos fablando:

[CID]

155 ¡Ya don Rachel y Vidas, habedesme olvidado!

Ya me exco de tierra, ca del rey so airado.

A lo que me semeja, de lo mio habredes algo, Mientra que vivades no seredes menguados.

[CRONISTA]

Don Rachel y Vidas a mio Çid besaronle las manos.

160 Martin Antolinez el pleito ha parado, que sobre aquellas arcas darle ian seisçientos marcos, Y bien gelas guardarien fasta cabo del año; Ca asi le dieran la fe y se lo habian jurado: que si antes las catasen, que fuesen perjurados, 165 No les diese mio Çid de la ganançia un dinero malo.

Dixo Martin Antolinez:

[ANTOLINEZ]

Carguenlas arcas privado;

Llevaldas, Rachel y Vidas, ponedlas en vuestro salvo; Yo ire convusco que adugamos los marcos,

Ca a mover ha mio Çid ante que cante el gallo.

14

[CRONISTA]

170 Al cargar de las arcas veriedes gozo tanto.

No las podien poner en somo, maguer eran esforçados.

Gradanse Rachel y Vidas con haberes monedados, Ca mientra que visquiesen, refechos eran amos.

Rachel a mio Çid la mano le va besar.

10

[RACHEL / VIDAS]

175 ¡Ya Campeador, en buen hora çinxiestes espada!

De Castiella vos ides para las gentes estrañas; Asi es vuestra ventura, grandes son vuestras ganançias.

Una piel bermeja, morisca y honrada,

Çid, beso vuestra mano, en don que la yo haya.

[CID]

180 Plazeme.

[CRONISTA]

Dixo el Çid.

[CID]

D’aqui sea mandada.

¡Si vos la aduxiere d’alla! Si no, contalda sobre las arcas.

[CRONISTA]

En medio del palaçio tendieron un almofalla, Sobre ella una sabana de rançal y muy blanca.

A todo el primer colpe trezientos marcos de plata echaron, 185 Notolos don Martino, sin peso los tomaba; Los otros trezinetos en oro se los pagaban.

Çinco escuderos tiene don Martino, a todos los cargaba; Quando esto hobo fecho, odredes lo que fablaba.

[ANTOLINEZ]

Ya don Rachel y Vidas, en vuestras manos son las arcas: 190 Yo, que esto vos gane, bien mereçia calças.

[CRONISTA]

Entre Rachel y Vidas aparte ixieron amos.

11

[RACHEL / VIDAS]

Demosle buen don, ca el nos lo ha buscado.

Martin Antolinez, un burgales contado,

Vos lo mereçedes darvos queremos buen dado, 195 De que fagades calças y rica piel y buen manto.

Damosvos en don a vos treinta marcos.

Merecer nos lo hedes, ca esto es aguisado.

Atorgar nos hedes esto que habemos parado.

[CRONISTA]

Gradeçiolo don Martino y recibio los marcos.

200 Grado exir de la posada & espidiose de amos.

15

Exido es de Burgos y Arlançon ha pasado,

Vino para la tienda del que en buen hora nasco.

Reçibiolo el Çid abiertos amos los braços.

[CID]

¡Venides, Martin Antolinez, el mio fiel vasallo!

205 ¡Aun vea el dia que de mi hayades algo!

[ANTOLINEZ]

Vengo, Campeador, con todo buen recaudo,

Vos seisçientos y yo treinta he ganados.

Mandad coger la tienda y vayamos privado,

En San Pero de Cardena yh nos cante el gallo, 210 Veremos vuestra mugier, membrada fija d’algo; Mesuraremos la posada y quitaremos el reinado; Mucho es huebos, ca çerca viene el plazo.

[CRONISTA]

Estas palabras dichas, la tienda es cogida.

12

Mio Çid & sus compañas cabalgan tan aina, 215 La cara del caballo torno a Santa Maria, Alço su mano diestra, la cara se santigua.

[CID]

A Ti lo gradesco, Dios que çielo y tierra guias; Valanme tus vertudes, gloriosa Santa Maria, D’aqui quito Castiella, pues que el Rey he en ira, 220 No se si entrare hy mas en todos los mios dias.

Vuestra vertud me vala, gloriosa, en my exida y me ayude; El me acorra de noche y de dia.

Si vos asi lo fizieredes y la ventura me fuere cumplida, Mando al vuestro altar buenas donas y ricas; 225 Esto he yo en deudo, que faga hy cantar mill missas.

[CRONISTA]

Espidiose el caboso de cuer y de voluntad,

13

Sueltan las riendas y piensan de aguijar.

Dixo Martin Antolinez:

[ANTOLINEZ]

Vere a la mugier a todo mio solaz,

Castigar los he como habran a far;

230 Si el Rey me lo quisiere tomar, a mi no me incale.

Antes sere convusco que el sol quiera rayar.

[CRONISTA]

Tornabase Martin Antolinez a Burgos y mio Çid a aguijar, 14

Para San Pero de Cardena quanto pudo a espolear Con estos caballeros que le sirven a su sabor.

235 Apriessa cantan los gallos y quieren quebrar albores, 16

Cuando llego a San Pero el buen Campeador.

El abad don Sancho, cristiano del Criador,

rezaba los matines a vuelta de los albores; Hy estaba doña Ximena con çinco dueñas de pro 240 rogando a San Pero y al Criador.

[XIMENA]

¡Tu, que a todos guias, vala mio Cid el Campeador!

[CRONISTA]

Llamaban a la puerta, hy sopieron el mandado.

15

¡Dios, que alegre fue el Abad don Sancho!

Con lumbres y con candelas al corral dieron salto, 245 Con tan gran gozo le reçiben al que en buen hora nasco.

[DON SANCHO]

Gradescolo a Dios, mio Çid.

[CRONISTA]

Dixo el abad don Sancho.

[DON SANCHO]

Pues que aqui vos veo, prended de mi hospedado.

[CRONISTA]

Dixo el Çid:

[CID]

¡Gracias, don abad, y so vuestro pagado!

Yo adobare conducho para mi y para mis vasallos, 250 Mas por que me vo de tierra, dovos çinquaenta marcos; Si yo algun dia visquiere, ser vos han doblados, No quiero fazer en el monesterio un dinero de daño.

Evades aqui: para doña Ximena dovos çien marcos; A ella y a sus fijas y a sus dueñas sirvadeslas este año.

255 Dos fijas dexo niñas y prendedlas en los braços; Aquellas vos acomiendo a vos, abad don Sancho, D’ellas y de mi mugier fagades todo recaudo.

Si esa despensa vos falleçiere o vos menguare algo, Bien las abastad, yo asi vos lo mando;

260 Por un marco que despendades, al monesterio dare yo quatro.

[CRONISTA]

Otorgado selo habia el abad de grado.

Afevos doña Ximena con sus fijas do va llegando, Señas dueñas las traen y aduzenlas adelante.

Ante el Campeador doña Ximena finco los hinojos amos, 265 lloraba de los ojos, quisole besar las manos.

[XIMENA]

¡Merced, Campeador, en hora buena fuestes nado!

Por malos mestureros de tierra sodes echado.

17

¡Merced, ya Çid, barba tan cumplida!

Feme ante vos, yo y vuestras fijas, infantes son e de dias chicas, 16

270 Con aquestas mis dueñas de quien soy yo servida; Yo lo veo que estades vos en ida

Y nos de vos partir nos hemos en vida.

¡Dadnos consejo por amor de Santa Maria!

[CRONISTA]

Enclino las manos en la su barba bellida,

275 A las sus fijas en brazo las prendia, Llegolas al coraçon, ca mucho las queria.

Llora de los ojos, tan fuerte mientre sospira.

[CID]

Ya doña Ximena, la mi mugier tan cumplida,

Como a la mi alma yo tanto vos queria;

280 Ya lo vedes que partirnos hemos en vida, Yo ire y vos fincaredes remanida.

¡Plega a Dios y a Santa Maria que aun con mis manos case estas mis fijas,

Do quede ventura y algunos dias vida,

Y vos, mugier honrada, de mi seades servida!

[CRONISTA]

285 Gran yantar le fazen al buen Campeador.

17

Tañen las campanas en San Pero a clamor,

Por Castiella oyendo van los pregones:

Como se va de tierra mio Çid el Campeador.

Unos dexan casas y otros honores;

290 En aquese dia a la puente de Arlançon çiento quinze caballeros todos juntados son, Todos demandan por mio Çid el Campeador,

Martin Antolinez con ellos se cogio,

Vanse para San Pero, do esta el que en buen punto naçio; 295 Quando lo sopo mio Çid el de Bivar, 18

que le creçe compaña, por que mas valdra,

Apriessa cabalga, reçibir los salie;

Tornose a sonrisar, lleganle todos, la mano le van besar.

Fablo mio Çid de toda voluntad.

[CID]

300 Yo ruego a Dios y al Padre espirital: Vos, que por mi dexades casas y heredades,

Enantes que yo muera, algun bien vos pueda far, Lo que perdedes doblado vos lo cobrar.

[CRONISTA]

Plogo a mio Çid, porque creçio en la yantar; 18

305 Plogo a los otros homnes todos quantos con el estan.

Los seis dias de plazo pasados los han,

Tres han por troçir, sepades que no mas.

Mando el Rey a mio Çid a aguardar

Que, si despues del plazo en su tierra le pudiese tomar, 310 Por oro ni por plata no podrie escapar.

El dia es exido, la noche queria entrar,

A sus caballeros mandolos todos juntar.

[CID]

Oid, varones, no vos caya en pesar:

Poco haber trayo, darvos quiero vuestra parte, 315 Sed membrados como lo debedes far: A la mañana, quando los gallos cantaran,

No vos tardedes, mandedes ensellar,

En San Pero a matines tandra el buen Abad,

La missa nos dira, esta sera de Santa Trinidad.

320 La missa dicha, pensemos de cabalgar, Ca el plazo viene açerca, mucho habemos de andar.

[CRONISTA]

Como lo mando mio Çid, asi lo han todos a far.

Pasando va la noche, viniendo la man,

A los mediados gallos piensan de cabalgar,

325 Tañen a matines a una priessa tan grande, Mio Çid y su mugier a la eglesia van.

Echose doña Ximena en los grados delante el altar, Rogando al Criador quanto ella mejor sabe

Que a mio Çid el Campeador que dios le curiase de mal.

[XIMENA]

330 ¡Ya Señor glorioso, Padre que en çielo estas!

feziste çielo y tierra, el terçero el mar;

feziste estrellas y luna y el sol para escalentar; Prisiste encarnaçion en Santa Maria madre,

En Belleem apareçiste, como fue tu voluntad, 335 Pastores te glorificaron, hobieronte a laudare, Tres reyes de Arabia te vinieron adorar,

Melchior y Gaspar y Baltasar,

Oro, tus y mirra te ofreçieron, como fue tu voluntad; A Jonas, quando cayo en la mar,

340 Salveste a Daniel con los leones en la mala carçel; Salveste dentro en Roma al señor San Sabastian; Salveste a Santa Susana del falso criminal; Por tierra andidiste treinta y dos años, Señor espirital, Mostrando los miraclos, por ende habemos que fablar: 19

345 Del agua feziste vino y de la piedra pan; resuçiteste a Lazaro, ca fue tu voluntad;

A los judios te dexeste prender; do dizen monte Calvarie Pusieronte en cruz por nombre en Golgota;

Dos ladrones contigo, estos de señas partes, 350 El uno es en paraiso, ca el otro no entro alla.

Estando en la cruz vertud feziste muy grande: Longinos era ciego que nunca vio alguandre, Diote con la lança en el costado, donde ixio la sangre, Corrio la sangre por el astil ayuso, las manos se hobo de untar, 355 Alçolas arriba, llegolas a la faz, Abrio sus ojos, cato a todas partes,

En ti crovo al hora, por ende es salvo de mal.

En el momento resuçiteste, fuste a los infiernos, Como fue tu voluntad,

360 Quebranteste las puertas y saqueste los padres santos.

Tu eres rey de los reyes y de todo el mundo padre, A ti adoro y creo de todo voluntad,

Y ruego a San Pero que me ayude a rogar

Por mio Çid el Campeador: que Dios le curie de mal; 365 Quando hoy nos partimos, en vida nos faz juntar.

[CRONISTA]

La oraçion fecha la misa acabada la han,

Salieron de la eglesia ya quieren cabalgar; El Çid a doña Ximena ibala abraçar,

Doña Ximena al Çid la mano le va besar,

370 llorando de los ojos que no sabe que se far; Y el a las niñas tornolas a catar.

[CID]

A dios vos acomiendo, fijas, y a la mugier y al padre espirital; Agora nos partimos, Dios sabe el ajuntar.

[CRONISTA]

Llorando de los ojos que no viestes atal,

375 Asi se parten unos d’otros como la uña de la carne.

Mio Çid con los sus vasallos penso de cabalgar, a todos esperando la cabeça tornando va.

A tan grande sabor fablo Minaya Alvar Fañez.

[MINAYA]

Çid, ¿do son vuestros esfuerços? ¡En buen hora nasquiestes de madre!

380 Pensemos de ir nuestra via, esto sea de vagar; Aun todos estos duelos en gozo se tornaran, Dios, que nos dio las almas, consejo nos dara.

20

[CRONISTA]

Al abad don Sancho tornan de castigar

Como sirva a doña Ximena y a las fijas que ha, 385 Y a todas sus dueñas que con ellas estan; Bien sepa el Abad que buen galardon d’ello prendra.

Tornado es don Sancho, y fablo Alvar Fañez

[MINAYA]

Si vieredes gentes venir por connusco ir,

Abad, dezidles que prendan el rastro y piensen de andar, 390 Ca en yermo o en poblado poder nos han alcançar.

[CRONISTA]

Soltaron las riendas piensan de andar.

Çerca viene el plazo por el reino quitar.

Vino mio Çid yazer a Espinaz de Can.

Otro dia mañana piensa de cabalgar,

395 Grandes gentes se le acogian esa noche de todas partes.

Ixiendose va de tierra el Campeador leal,

De siniestro San Esteban, una buena çiudad, De diestro Alilon las torres, que moros las han; Paso par Alcobiella que de Castiella fin es ya, 400 La calçada de Quinea ibala traspasar, Sobre Navas de Palos el duero va pasar,

A la Figueruela mio Çid iba posar.

Vansele acogiendo gentes de todas partes.

Hy se echaba mio Çid despues que fue çenado; 405 Un sueño le priso dulçe, tan bien se adurmio.

19

El angel Gabriel a el vino en sueño:

[ANGEL]

Cabalgad, Çid, el buen Campeador, ca nunca

En tan buen punto cabalgo varon;

Mientra que visquieredes bien se fara lo to.

[CRONISTA]

410 Quando desperto el Çid, la cara se santiguo; Sinaba la cara, a Dios se acomendo,

Mucho era pagado del sueño que ha soñado.

Otro dia mañana piensan de cabalgar,

20

Ese dia ha de plazo, sepades que no mas.

415 A la sierra de Miedes ellos iban posar; Aun era de dia, no era puesto el sol,

Mando ver sus gentes mio Çid el Campeador.

21

Sin las peonadas y homnes valientes que son, Noto trezientas lanças, que todas tienen pendones.

[CID]

21

420 Temprano dad çebada. ¡Si el Criador vos salve!

El que quisiere comer y qui no cabalgue.

22

Pasaremos la sierra que fiera es y grande,

La tierra del rey Alfonso esta noche la podemos quitar; Despues qui nos buscare fallarnos podra.

[CRONISTA]

425 De noche pasan la sierra, venida es la man, Y por la loma ayuso piensan de andar.

En medio de una montaña maravillosa y grande Fizo mio Çid posar y çebada dar.

Dixoles a todos como queria trasnochar;

430 Vasallos tan buenos por coraçon lo han, Mandado de su señor todo lo han a far.

Ante que anochesca piensan de cabalgar;

Por tal lo faze mio Çid que no lo ventase nadi.

Andidieron de noche, que vagar no se dan;

435 Do dizen Castejon, el que es sobre Fenares, Mio Çid se echo en çelada con aquellos que el trae.

Toda la noche yaze en çelada el que en buen hora nasco, Como los consejaba Minaya Alvar Fañez.

23

[MINAYA]

¡Ya Çid, en buen hora çinxiestes espada!

440 Vos, con çiento de aquesta nuestra compaña, Pues que a Castejon sacaremos a çelada.

[CID]

Vos con los dozientos idvos en algara; alla vaya Alvar Alvarez Y Alvar Salvadorez sin falla, y Galin Garcia, una ardida Lança, caballeros buenos que acompañen a Minaya.

445 A osadas corred, que por miedo no dexedes nada, Fita ayuso y por Guadalfajara fasta Alcala lleguen las algaras, Y bien acojan todas las ganançias,

Que por miedo de los moros no dexen nada;

Y yo con los çiento aqui fincare en la çaga, 450 Terne yo Castejon, donde habremos grande empara.

Si cueta vos fuere alguna al algara,

Fazedme mandado muy privado a la çaga.

D’aqueste acorro fablara toda España.

[CRONISTA]

Nombrados son los que iran en el algara,

455 Y los que con mio Çid fincaran en la çaga.

Ya quiebran los albores y vinie la mañana,

Ixie el sol, ¡Dios, que fermoso apuntaba!

En Castejon todos se levantaban,

22

Abren las puertas, de fuera salto daban

460 Por ver sus labores y todas sus heredades.

Todos son exidos, las puertas dexadas han abiertas Con pocas de gentes que en Castejon fincaron, Las gentes de fuera todas son deramadas,

El Campeador salio de la çelada, corrie a Castejon sin falla.

465 Moros y moras habianlos de ganançia Y esos ganados cuantos en derredor andan.

Mio Çid don Rodrigo a la puerta adeliñaba;

Los que la tienen, quando vieron la rebata, Hobieron miedo y fue desemparada.

470 Mio Çid Ruy Diaz por las puertas entraba, En mano trae desnuda el espada,

Quinze moros mataba de los que alcançaba.

Gano a Castejon y el oro y la plata.

Sus caballeros llegan con la ganançia,

475 Dexanla a mio Çid, todo esto no preçia nada.

Afevos los dozientos y tres en el algara,

Y sin duda corren, fasta Alcala llego la seña de Minaya, Y desi arriba tornanse con la ganançia,

Fenares arriba y por Guadalfajara.

480 Tanto traen las grandes ganançias: muchos y ganados De ovejas y de vacas y de ropas y de otras riquezas largas.

Derecha viene la seña de Minaya,

No osa ninguno dar salto a la çaga.

Con aqueste haber tornanse esa compaña;

485 Felos en Castejon, do el Campeador estaba.

El castiello dexo en su poder, el Campeador cabalga, Saliolos reçibir con esta su mesnada,

Los brazos abiertos recibe a Minaya.

[CID]

¿Venides, Alvar Fañez? ¡Una ardida lança!

490 Do yo vos enviase bien habria tal esperança.

Eso con esto sea ajuntado,

Dovos la quinta, si la quisieredes Minaya.

[MINAYA]

Mucho vos lo gradesco, Campeador contado.

D’aquesta quinta que me habedes mandado,

24

495 Pagar se ia d’ella Alfonso el Castellano; Yo vos la suelto y habedlo quitado.

A Dios lo prometo, a aquel que esta en alto; Fasta que yo me pague sobre mio buen caballo, Lidiando con moros en el campo,

23

500 Que emplee la lança y al espada meta mano, E por el cobdo ayuso la sangre destellando

Ante Ruy Diaz, el lidiador contado,

No prendre de vos quanto vale un dinero malo, Pues que por mi ganaredes quesquier que sea d’algo; 505 Todo lo otro afelo en vuestra mano.

[CRONISTA]

Estas ganançias alli eran juntadas.

25

Comidiose mio Çid, el que en buen hora fue nado, Al rey Alfonso que llegarien sus compañas,

que le buscarie mal con todas sus mesnadas.

510 Mando partir todo aqueste haber, sus quiñoneros que se los diesen por carta: sus caballeros hy han arribança,

A cada uno d’ellos caen çien marcos de plata, Y a los peones la mitad sin falla;

515 Toda la quinta a mio Çid fincaba, A qui no lo pueden vender ni dar en presentaja.

ni cautivos ni cautivas no quiso traer en su compaña Fablo con los de Castejon y envio a Fita y a Guadalfajara: Esta quinta por quanto serie comprada,

520 Aun de lo que diesen, hobiesen grande ganançia.

Asmaron los moros tres mill marcos de plata.

Plogo a mio Çid d’aquesta presentaja.

A terçer dia dados fueron sin falla.

Asmo mio Çid con toda su compaña

525 Que en el castiello no hy habria morada, Y que serie retenedor, mas no hy habria agua.

[CID]

¡Moros en paz, ca escrita es la carta!

Buscarnos ia el rey Alfonso con toda su mesnada.

Quitar quiero Castejon, oid, escuelas y Minaya, 530 Lo que yo dixiere no lo tengades a mal; 26

En Castejon no podriemos fincar,

Çerca es el rey Alfonso y buscarnos verna;

Mas el castiello no lo quiero hermar,

çiento moros y çiento moras quiero las quitar, 535 Por que lo prise d’ellos, que de mi no digan mal.

Todos sodes pagados y ninguno no por pagar, Cras a la mañana pensemos de cabalgar,

Con Alfonso mio señor no querria lidiar.

[CRONISTA]

Lo que dixo el Çid a todos los otros plaze.

24

540 Del castiello que prisieron todos ricos se parten, Los moros y las moras bendiziendole estan.

Vanse Fenares arriba quanto pueden andar,

Troçen las Alcarias y iban adelante,

Por las cuevas de Anquita ellos pasando van; 545 Pasaron las aguas, entraron al campo de Toranz, Por esas tierras ayuso quanto pueden andar.

Entre Fariza y Çetina mio Çid iba albergar.

Grandes son las ganançias que priso por la tierra do va, No lo saben los moros el ardimente que han.

550 Otro dia moviose mio Çid el de Bivar, Y paso a Alfama, la Foz ayuso va,

Paso a Bobierca y a Teca que es adelante,

Y sobre Alcoçer mio Çid iba posar,

En un otero redondo, fuerte y grande;

555 Acerca corre Salon, agua no le pueden vedar.

Mio Çid don Rodrigo Alcocer cueda ganar;

Bien puebla el otero, firme prende las posadas, Los unos contra la sierra y los otros contra la agua, 27

El buen Campeador, que en buen hora nasco,

560 Derredor del otero, bien çerca del agua; A todos sus varones mando fazer una carcava, Que de dia ni de noche no les diesen arrebata, Que sopiesen que mio Çid alli habia fincança.

Por todas esas tierras iban los mandados:

565 Que el Campeador mio Çid alli habia poblado, Venido es a moros, exido es de cristianos;

28

En la su vezindad no se treven ganar tanto, Aguardandose va el Çid con todos sus vasallos.

El castiello de Alcoçer en paria va entrando, 570 Los de Alcocer a mio Çid ya le dan parias de grado 29

A los de Teca y los de Terrer la casa;

A los de Calatayuth, sabed, mal les pesaba.

Alli yogo mio Çid cumplidas quinze semanas.

Quando vio mio Çid que Alcoçer no sele daba, 575 El fizo un arte y no lo detardaba: Dexa una tienda fita y las otras llevaba,

Cogio Salon ayuso, la su seña alçada,

Las lorigas vestidas y çintas las espadas,

A guisa de membrado, por sacarlos a çelada.

580 Veienlo los de Alcoçer, ¡Dios, como se alababan!

[ALCOCERANOS]

Fallido ha a mio Çid el pan y la çebada,

25

Las otras abes lieva, una tienda ha dexada.

De guisa va mio Çid, como si escapase de arrancada, Demos salto a el y feremos gran ganançia

585 Antes que le prendan los de Terrer, si no, no nos daran dende nada;

La paria que el ha presa tornar nos la ha doblada.

[CRONISTA]

Salieron de Alcoçer a una priessa mucho estraña, Mio Çid, quando los vio fuera, cogiose como de arrancada, Cogiose Salon ayuso con los suyos, a vuelta nadi.

590 Dizen los de Alcoçer:

[ALCOCERANOS]

¡Ya se nos va la ganançia!

[CRONISTA]

Los grandes y los chicos fuera salto dan;

Al sabor del prender, de lo al no piensan nada, Abiertas dexan las puertas, que ninguno no las guarda.

El buen Campeador la su cara tornaba,

595 Vio que entre ellos y el castiello mucho habia gran plaça.

Mando tornar la seña, apriessa espoloneaban.

[CID]

¡Feridlos, caballeros, todos sin dudança!

¡Con la merçed del Criador nuestra es la ganançia!

[CRONISTA]

Vueltos son con ellos por medio de la llana, 600 ¡Dios, que bueno es el gozo por aquesta mañana!

Mio Çid y Alvar Fañez adelante aguijaban,

Tienen buenos caballos, sabed, a su guisa les andan, Entre ellos y el castiello en eshora entraban.

Los vasallos de mio Çid, sin piedad les daban; 605 En una hora y un poco de logar trezientos moros matan, Dando grandes alaridos los que estan en la çelada.

Dexando van los delante, por el castiello se tornaban, Las espadas desnudas, a la puerta se paraban; Luego llegaban los suyos, ca fecha es el arrancada.

610 Mio Çid gano a Alcoçer, sabed, por esta maña.

Vino Pero Vermuez, que la seña tiene en mano, 30

Metiola en somo, en todo lo mas alto.

Fablo mio Çid Ruy Diaz, el que en buen hora fue nado.

[CID]

Grado a Dios del çielo y a todos los sus santos, 615 Ya mejoraremos posadas a dueños y a caballos.

Oid a mi, Alvar Fañez y todos los caballeros; 31

26

En este castiello grande haber habemos preso, Los moros yazen muertos, de vivos pocos veo.

Los moros y las moras vender no los podremos, 620 Que los descabeçemos nada no ganaremos, Cojamoslos de dentro, ca el señorio tenemos, Posaremos en sus casas y d’ellos nos serviremos.

[CRONISTA]

Mio Çid con esta ganançia en Alcoçer esta,

32

Fizo enviar por la tienda que dexara alla.

625 Mucho pesa a los de Teca y a los de Terrer no plaze, Y a los de Calatayud no plaze;

Al Rey de Valençia enviaron con mensaje:

[MENSAJERO]

Que a uno que dizien mio Çid Ruy Diaz de Bivar Airolo el Rey Alfonso, de tierra echado lo ha; 630 Vino posar sobre Alcoçer, en un tan fuerte logar, Sacolos a çelada, el castiello ganado ha.

Si no das consejo, a Teca y a Terrer perderas, Perderas Calatayuth, que no puede escapar,

Ribera de Salon toda ira a mal,

635 Asi fera lo de Siloca, que es del otra parte.

[CRONISTA]

Cuando lo oyo el rey Tamin, por cuer le peso mal.

[TAMIN]

Tres reyes veo de moros, derredor de mi estar, No lo detardedes los dos id pora alla;

tres mill moros llevedes con armas de lidiar, 640 Con los de la frontera que vos ayudaran.

Prendedmelo a vida, aduzidmelo delante,

Porque seme entro en mi tierra derecho me habra a dar.

[CRONISTA]

Tres mill moros cabalgan y piensan de andar, Ellos vinieron a la noche en Sogorbe posar; 645 Otro dia mañana piensan de cabalgar, Vinieron a la noche a Çelfa posar.

Por los de la frontera piensan de enviar;

No lo detienen, vienen de todas partes.

Ixieron de Çelfa, la que dizen de Canal,

650 Andidieron todo el dia, que vagar no se dan, Vinieron esa noche en Calatayuth posar.

Por todas esas tierras los pregones dan.

Gentes se ajuntaron sobejanas de grandes

Con aquestos dos reyes que dizen Fariz y Galve.

27

655 Al bueno de mio Çid en Alcoçer le van çercar; Fincaron las tiendas y prenden las posadas, 33

Creçen estos virtos, ca gentes son sobejanas.

Las arobdas, que los moros sacan de dia

Y de noche envueltos andan en armas;

660 Muchas son las arobdas y grande es el almofalla.

A los de mio Çid ya les tuellen el agua;

Mesnadas de mio Çid exir querien a la batalla, El que en buen hora nasco firme se lo vedaba; Tovieronsela en çerca cumplidas tres semanas.

665 A cabo de tres semanas, la quarta queria entrar, 34

Mio Çid con los suyos tornose a acordar.

[CID]

El agua nos han vedada, exir nos ha el pan; Que nos queramos ir de noche no nos lo consintran; Grandes son los poderes por con ellos lidiar.

670 Dezidme, caballeros, como vos plaze de far.

[CRONISTA]

Primero fablo Minaya, un caballero de prestar.

[MINAYA]

De Castiella la gentil exidos somos aca,

Si con moros no lidiaremos, no nos daran del pan; Bien somos nos seisçientos, algunos hay de mas.

675 ¡En el nombre del Criador, que no pase por al!

¡Vayamos los ferir en aquel dia de cras!

[CRONISTA]

Dixo el Campeador:

[CID]

A mi guisa fablastes

Hondrastesvos Minaya, ca habervos lo iedes de far.

[CRONISTA]

Todos los moros y las moras de fuera los manda echar, 680 Que no sopiese ninguno esta su poridad.

El dia y la noche piensanse de adobar;

Otro dia mañana el sol queria apuntar,

Armado es mio Çid con quantos que el ha;

Fablaba mio Çid como odredes contar.

[CID]

685 Todos iscamos fuera que nadi no raste, Sino dos peones solos por la puerta guardar; Si nos murieremos en campo, en castiello nos entraran, Si vençieremos la batalla, creçeremos en rictad; Y vos. Pero Vermuez, la mi seña tomad,

28

690 Como sodes muy bueno, tener la hedes sin arte, Mas no aguijedes con ella, si yo no vos lo mandar.

[CRONISTA]

Al Çid beso la mano, la seña va tomar,

Abrieron las puertas, fuera un salto dan.

Vieronlo las arobdas de los moros, al almofalla se van tornar, 695 --¡Que priessa va en los moros!-- y tornaronse a armar.

Ante roido de atamores la tierra queria quebrar; Veriedes armarse moros, apriessa entrar en haz; De parte de los moros dos señas ha caudales, Y fizieron dos azes de peones mezclados, ¡qui los podrie contar!

700 Las hazes de los moros ya se mueven adelante, Por a mio Çid y a los suyos a manos los tomar.

[CID]

Quedas sed, mesnadas, aqui en este logar,

No derranche ninguno fasta que yo lo mande.

[CRONISTA]

Aquel Pero Vermudez no lo pudo endurar,

705 La seña tiene en mano, compeço de espolonear.

[VERMUDEZ]

¡El Criador vos vala, Çid Campeador leal!

Vo meter la vuestra seña en aquella mayor haz; Los que el deudo habedes, veremos como la acorredes.

[CRONISTA]

Dixo el Campeador: