El pecado original consiste, según el Antiguo Testamento, en conocer,
como Dios, el bien y el mal. El segundo pecado consiste en hablar
claramente y hacerse entender. Dios castigó esta transgresión en Babel
y condenó al hombre a sumirse en la Divina Confusión: desde entonces
nos engañamos los unos a los otros. El doctor Thomas S. Szasz explica
que esta confusión del lenguaje es la que ha producido gran parte de
la deshumanización, intolerancia y estupidez pura y simple que
actualmente lo empeñan todo, desde la política hasta la vida sexual.
En El segundo pecado el doctor Szasz aplica su espíritu crítico,
eminentemente racionalista y libertario, no solo a la psiquiatría (con
especial énfasis en el mito de la enfermedad mental y en los abusos de
la psicoterapia y el Estado terapéutico), sino también a la familia,
el matrimonio, la sexualidad, la educación, las emociones, las
relaciones sociales, la medicina, las drogas, el suicidio, y muchos
otros temas donde es indispensable hundir a fondo el bisturí
desmitificador.
Thomas Szasz
El segundo pecado
Reflexiones de un iconoclasta
ePub r1.0
Titivillus 20.02.15
Título original: The Second Sin
Thomas Szasz, 1973
Traducción: Jordi Beltrán
Retoque de portada: libra
Editor digital: Titivillus
ePub base r1.2
A mi madre
Campo de Agramante
Las autoridades de la Universidad de Yale definieron la «libertad sin
trabas» como «el derecho a pensar lo impensable, a discutir lo
indiscutible y a desafiar lo indesafiable».
La idea es cautivante.
Hasta ahora muchos de nosotros hemos vivido prisioneros de mitologías
y estereotipos que nos impedían pensar desprejuiciadamente. Para cada