En los Tiempos que Vivimos, la Escuela Queremos por Noro Jorge Eduardo - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

index-1_1.jpg

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 1

index-2_1.jpg

index-2_2.jpg

index-2_3.jpg

index-2_4.jpg

index-2_5.jpg

index-2_6.jpg

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 2

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS, LA ESCUELA QUE QUEREMOS

CONSTRUIR EL MEJOR EDUCACION PARA TODOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

PARAGUAY, 2014

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 3

1

ENTRANDO EN TEMA: APRENDIENDO DE LOS QUE SABEN

05

2

UNA METODOLOGÍA DE ANÁLISIS Y DE ACCIÓN

10

ESCUELA- EDUCACION – EVANGELIZACIÓN

3

DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE CALIDAD EDUCATIVA

23

EDUCADORES Y DOCENTES:

4

NUEVOS TIEMPOS PARA LA EDUCACION Y LA ESCUELA

37

5

GLOSARIO O CONCEPTOS PUENTES

83

6

¿ESTIRAR LA ESCUELA O CREAR UNA NUEVA ESCUELA?

107

DOCENTES, EDUCADORES DE LOS NUEVOS TIEMPOS

7

¿SACERDOCIO, TRABAJO, PROFESIÓN?

120

EL EJERCICIO DE LA AUTORIDAD DOCENTE

8

LA DIRECCION DE LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 4

141

9

CITAS Y TEXTOS PARA COMPARTIR, LEER, REFLEXIONAR, TRABAJAR

163

DIEZ PELÍCULAS PARA UN CICLO DE CINE

10

EDUCACION, ESCUELA, EDUCADORES, ESTUDIANTES

174

index-5_1.jpg

index-5_2.jpg

index-5_3.jpg

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 5

1 ENTRANDO EN TEMA: APRENDIENDO DE LOS QUE SABEN

1.1. La educación nos convoca, la educación es la que nos reúne a todos: la educación de la la nueva

y joven generación, en un mundo, en una época demasiado necesitada de educación. Veamos un

texto, un mensaje – escrito y pronunciado por quien es hoy FRANCISCO I, en MARZO DEL 2001, para

abrir el año escolar con los docentes de la ciudad de Buenos Aires - que nos define las tareas

urgentes para la educación y la escuela. Es curioso, porque el entonces Cardenal y Arzobispo pudo

apelar a un discurso con explícito contenido religioso, hablando de la EDUCACION y de las ESCUELAS

desde una perspectiva pastoral y evangélica. Pero consciente de la profesionalidad de los directivos y

docentes elige otro camino: MOSTRAR la realidad, ANALIZARLA respaldado por el aporte de diversas

disciplinas (filosofía, sociología, pedagogía), PROPONER caminos para el cambio y, finalmente,

ILUMINAR todo el discurso con la PALABRA DE DIOS y los DOCUMENTOS.

Usa UNA ESTRATEGIA DIDÁCTICA para comenzar: un ejemplo, una situación que impacta a todos,

porque sabe que en nuestros días los DISCURSOS no valen por la autoridad de quien lo pronuncia, nio

por la verdad de su contenido, sino sobre todo, por la forma de presentarlo y hacerlo llegar a losa

destinatarios:

“Quisiera pedirles que por un instante me acompañen en un pequeño ejercicio de la

imaginación. No será difícil: vamos a apelar a experiencias y sentimientos que todos, alguna

vez, hemos tenido. Imaginemos que somos una persona que nació y vivió en uno de los

pueblitos del interior de nuestro país. Alguien de esos caseríos que no aparecen en ningún

mapa, por los cuales no pasa ninguna ruta, a donde rara vez llega un vehículo- (…) Somos una

persona de ese lugar. Y un día, no importa ahora cómo o porqué, llegamos a la GRAN CIUDAD.

Sin direcciones de nadie, sin un objetivo determinado. Hagamos un esfuerzo de la imaginación,

pero implicando el corazón. Más allá de los detalles que podría registrar un dibujo animado

(las dificultades para cruzar una avenida, el asombro ante los grandes edificios y carteles

luminosos, el miedo a los medios de transporte), pongamos en foco, ante todo, la SOLEDAD

INMENSA EN MEDIO DE LA MULTITUD, la incomunicación, el no saber ni siquiera qué

preguntar, dónde buscar ayuda o qué ayuda buscar. El aislamiento. Imaginemos, sintamos

físicamente el dolor de los pies luego de horas de caminar por la gran ciudad. No sabemos

dónde descansar. Cae la noche. En un banco de una plaza céntrica, nos asustaron unos

muchachos con sus burlas, y supimos que al menor descuido se quedarían con nuestro bolso,

lo único que trajimos. El aislamiento se convierte en angustia, la inseguridad, en franco miedo.

Hace frío, hace un rato lloviznó y tenemos los pies húmedos. Y delante nuestro, la larga noche.

Una sola pregunta querría brotar de esa garganta amordazada por el nudo de la soledad y el

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 6

temor: ¿no habrá algún CORAZÓN HOSPITALARIO QUE ME ABRA UNA PUERTA, me ofrezca

algo caliente y me permita descansar, me sostenga y me dé ánimos para decidir mi rumbo?”

Y entonces, el PASTOR se vuelve – ante los maestros y profesores, ante los educadores – un

MAESTRO, un EDUCADOR MAS que da cuenta de la estrategia utilizada:

“Podríamos haber comenzado esta reflexión de otro modo: citando autores, documentos,

teorías acerca de la situación del hombre contemporáneo, de su extrañamiento, de su

despersonalización. Pero preferí invitarlos a verlo desde EL SENTIMIENTO, DESDE EL CORAZÓN.

Porque este ministerio de la acogida cordial, de la sanación de la persona humana por el amor

hospitalario, es ante todo RESPUESTA A UNA EXPERIENCIA, no a UNA IDEA. La experiencia

humana, ética, de percibir el dolor y la necesidad del hermano Quiero entonces invitarlos a que

reflexionemos juntos acerca de la escuela como lugar de hospitalidad cordial, como casa y

mano abierta para los hombres, mujeres, jóvenes, niños y niñas de esta ciudad .Pero tengan en

cuenta que atender a la dimensión de hospitalidad, ternura y afecto de la escuela no significa,

de ningún modo, dejar de lado su otra dimensión: la de un lugar que tiene un objetivo, una

función específica, que debe ser llevada a cabo con SERIEDAD, EFICACIA, me atrevería a decir

con PROFESIONALISMO. ¿Acaso se oponen esos dos aspectos? Pueden oponerse, sin duda. De

hecho, nuestra sociedad tiende a oponer la gratuidad y la eficiencia, la libertad y el deber, el

corazón y la razón... Pueden oponerse, pero no tienen por qué hacerlo. Es nuestro desafío

encontrar el camino de solución en un plano superior: la perspectiva sapiencial que nos

permita crear un espacio a la vez de hospitalidad y de crecimiento.”1

1.2. Y entonces entramos en el corazón del mensaje que queremos traer para la reflexión sobre

nuestras escuelas, nuestros alumnos, nuestra función y nuestro compromiso como educadores:

“La orfandad contemporánea, en términos de DISCONTINUIDAD2, DESARRAIGO3 Y CAÍDA DE LAS

CERTEZAS principales que dan forma a la vida4, nos desafía a HACER DE NUESTRAS ESCUELAS UNA

1 Esta preocupación por la forma y el modo, por la metodología y la didáctica vuelve a aparece 12 años después

en la EXHORTACIÓN APOSTÓLICA “EVANGELII GAUDIUM” (LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO), que el Papa Francisco

da a conocer el 24 noviembre 2013 en el nº156. Algunos creen que pueden ser buenos predicadores por saber

lo que tienen que decir, pero descuidan el cómo, la forma concreta de desarrollar una predicación. Se quejan

cuando los demás no los escuchan o no los valoran, pero quizás no se han empeñado en buscar la forma

adecuada de presentar el mensaje. Recordemos que «la evidente importancia del contenido no debe hacer

olvidar la importancia de los métodos y medios de la evangelización».

2 DISCONTINUIDAD = La orfandad contemporánea tiene UNA PRIMERA DIMENSIÓN (= DISCONTINUIDAD) que

tiene que ver con la VIVENCIA DEL TIEMPO, o mejor dicho, de la historia y de las historias. Algo está quebrado,

fragmentado. Algo que tendría que estar unido, justamente el puente que une, está roto o ausente. ¿Cómo es

esto? En primer lugar, se trata de un DÉFICIT DE MEMORIA Y TRADICIÓN.

3 EL DESARRAIGO "ESPACIAL" va de la mano con las otras dos formas de desarraigo: el EXISTENCIAL y el

ESPIRITUAL. El primero se vincula a la ausencia de proyectos: al no haber continuidad ni lugares con historia y

sentido, (quiebre del tiempo y del espacio como posibilidad de constitución de la identidad y de conformación

de un proyecto personal), se debilitan el sentimiento de pertenencia a una historia y el vínculo con un futuro

posible, un futuro que me interpele y dinamice el presente. Esto afecta radicalmente a la identidad, porque

fundamentalmente "identificarse es pertenecer". No es ajena a esto la inseguridad económica: ¿cómo

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 7

"CASA", UN "HOGAR" donde las mujeres y los hombres, los niños y las niñas, puedan desarrollar su

capacidad de vincular sus experiencias y de arraigarse en su suelo y en su historia personal y

colectiva, y a su vez encuentren las herramientas y recursos que les permitan desarrollar su

inteligencia, su voluntad y todas su capacidades, a fin de poder alcanzar la estatura humana que

están llamados a vivir. Muchas son las tareas que nos exige este doble desafío.

En primer lugar, EL DESARROLLO DE VÍNCULOS HUMANOS DE AFECTO Y TERNURA COMO

REMEDIO AL DESARRAIGO. La escuela puede ser un "lugar" (geográfico, en medio del barrio, pero

también existencial, humano, interpersonal) en el cual se anuden raíces que permitan el desarrollo

de las personas. Puede ser cobijo y hogar, suelo firme, ventana y horizonte a lo trascendente. Pero

sabemos que la escuela no son las paredes, los pizarrones y los libros de registro: son las personas,

principalmente los maestros. Son los maestros y educadores quienes tendrán que desarrollar su

capacidad de afecto y entrega para crear estos espacios humanos. ¿Cómo desarrollar formas de

contención afectiva en tiempos de desconfianza? ¿Cómo recrear las relaciones humanas, cuando

todos esperan del otro lo peor? Hemos de encontrar, todos nosotros y cada uno, los caminos, gestos

y acciones que nos permitan incluir a todos y ayudar al más débil, generar un clima de serena alegría

y confianza y cuidar tanto la marcha del conjunto como el detalle de cada persona a nuestro cargo.

Segundo, LA COHERENCIA ENTRE LO QUE SE DICE Y LO QUE SE HACE COMO FORMA DE ACHICAR EL

ABISMO DE LA DISCONTINUIDAD. Sabemos que en todo acto de comunicación hay un mensaje

explícito, algo que se enuncia, pero que ese mensaje puede ser bloqueado, matizado, desfigurado y

hasta desmentido por la actitud con que se transmite. Hay todo un aspecto de la comunicación, "no

explícita" y "no verbal", que tiene que ver con los gestos, la relación que se instaura y el despliegue

de las diversas dimensiones humanas en general. Todo lo que hacemos comunica. En la medida en

que evitemos los dobles mensajes, en la medida en que creamos y tratemos de vivir con todo

nuestro ser lo que estamos transmitiendo, en esa medida habremos contribuido a devolver la

credibilidad en la comunicación humana. La clave para ganar en coherencia sin fingir una perfección

imposible, será caminar en humildad dispuestos al discernimiento, personal y comunitario, evitando

el juicio condenatorio del otro; abiertos tanto a la corrección fraterna, como al perdón y a la

reconciliación.

Tercero, EL ESFUERZO POR GENERAR ALGUNAS CERTEZAS básicas en el mar de lo relativo y lo

fragmentario. Quizá esto sea extremadamente difícil. Sabemos que la verdad por la fuerza es

contraria a la fuerza de la verdad. Sabemos también que no podemos adoptar los métodos

compulsivos de la publicidad, que desplaza necesidades reales a satisfacciones ilusorias. ¿Y

entonces? Hay un "camino estrecho" que transita por la búsqueda de la sabiduría; siempre

arraigarse en el suelo existencial de un proyecto personal si está vedada una mínima previsión de estabilidad

laboral?

4 CAÍDA DE LAS CERTEZAS = muchas de las certezas que han animado a nuestra sociedad "moderna" se han

diluido, caído o desgastado. Un discurso "patriótico" al estilo de los que –todavía– movilizaban a mi

generación, tiende a ser visto con burla o escepticismo. El lenguaje revolucionario de hace treinta años puede

ser, como mucho, motivo de curiosidad y sorpresa. La misma idea de solidaridad encuentra difícilmente su

camino para hacerse oír en medio de la ideología de la "salida individual". Y esta pérdida de certezas, otrora

inconmovibles, alcanza también a los fundamentos de la persona, la familia y la fe. Los principios que han

guiado a las generaciones que nos precedieron parecen caducos.

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 8

convencido de su capacidad de conmover y enamorar. Consiste en aprender a descubrir las

preguntas del otro, a contemplarlas, a intuirlas (porque difícilmente los niños y jóvenes podrán

expresarnos sus necesidades e interrogantes con claridad). Compartir las preguntas (¡aunque no

tengamos las respuestas!) es ya ponernos todos, educadores y educandos, en un camino de

búsqueda, de esperanza.

Y cuarto: CORAZÓN Y PROFESIÓN: para todo esto, habrá que poner en movimiento dos dimensiones

integrándolas siempre: AMPLIFICAR LA CAPACIDAD DE NUESTRO CORAZÓN en cuantos servidores de

los hermanos, y desarrollar siempre más nuestra CAPACIDAD COMO PROFESIONALES DE LA

EDUCACIÓN. Una tarea "cordial" y una tarea "intelectual" bien conjugadas. Poniéndonos en sintonía

con la Palabra de Dios, que habla, hoy como siempre, tanto a nuestra inteligencia como a nuestro

corazón”. (BERGOGLIO JORGE MARIO. 2001)5

1.3. BREVE EJERCICIO

PROPUESTA DE REFLEXIÓN:

PROPUESTA DE TRABAJO:

El texto proponen tres ejes: (1) el desarrollo de

(1) Redactar algunas breves anotaciones sobre

vínculos humanos; (2) coherencia entre lo que se

la reflexión personal realizada a partir de la

dice y lo que se hace; (3) esfuerzo por generar

lectura del mensaje.

certezas, ¿cuáles son las ideas que se presentan?

¿Cómo vemos esas ideas desde la realidad

(2) Presentar algunas ideas que pueden

educativa que vivimos? ¿Es verdad que

convertirse en propuesta de trabajo en el

formamos parte de una sociedad de orfandad y

propio colegio.

desarraigo, necesitados de protección y

cuidado? ¿Podemos dejar ejemplos?

(3) Señalar los compromisos personales que

cada uno podría o debería asumir, a partir de

Pero a su vez, para afrontar estas situaciones se

estos mensajes.

necesitan dos intervenciones de parte nuestra:

(1) CORAZON y (2) PROFESIONALIDAD.

Por ejemplo:

¿Podemos dar algunas explicaciones sobre cada

 En nuestra escuela y en cada una de

una de estas dimensiones? ¿Cuándo ponemos

nuestras

aulas,

¿todos

los

alumnos

corazón y cordialidad? ¿Cuándo aportamos

(especialmente los más desprotegidos) están

profesionalidad y tarea intelectual? ¿Podemos

debidamente conocidos y encuentran el

buscar algunos ejemplos de la vida escolar en

cuidado y la hospitalidad que necesitan? ¿Qué

5 Mensaje del arzobispo de Buenos Aires, cardenal JORGE MARIO BERGOGLIO, S.J., dado a conocer el 28 de

marzo de 2001, al término de la misa celebrada en la catedral metropolitana con motivo de la iniciación del año

lectivo 2001, un año muy especial para ARGENTINA y para el MUNDO.

http://www.aica.org/aica/documentos_files/Obispos_Argentinos/Bergoglio/2002_Antes/2001_03_28.htm

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 9

donde ponemos en marcha algunas de estas

podemos hacer por ellos?

dimensiones? ¿Y qué nos pasa cuando fallamos

 ¿Hay alumnos, familias o adultos que viven

en ella?

en situación de desarraigo y orfandad? ¿Qué

podemos hacer por ellos y con ellos?

 ¿De qué manera ponemos nuestra

profesionalidad como docentes, y de qué

manera ponemos nuestro corazón?

LA PALABRA NOS ILUMINA

EDUCADORES = LUZ Y SAL (MATEO 5,13-16)

“Ustedes son LA SAL de la tierra. Pero si la sal se desvirtúa, ¿con qué se le devolverá el sabor? Ya no

sirve para nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres. Ustedes son LA LUZ del

mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. Ni tampoco se enciende una

lámpara y la ponen debajo del cama, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que

están en la casa. Aszí debe brillar la luz de ustedes delante de los hombres, para que vean sus buenas

obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”.

Debemos ser la LUZ en nuestro trabajo y en nuestras instituciones, y lo somos cuando aportamos

pensamientos, inteligencia, ideas. Pero podemos dejar de ser la SAL de la comunidad, porque sólo

con ella ponemos corazón, amor, cuidado entrega.

index-10_1.jpg

index-10_2.jpg

index-10_3.jpg

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 10

2 UNA METODOLOGÍA DE ANÁLISIS Y DE ACCIÓN

2.1. Aunque el texto que abordamos es un MENSAJE PASTORAL, es también claramente un

DISCURSO EDUCATIVO con conceptos filosóficos, sociológicos y pedagógicos muy precisos. Vale para

los fieles destinatarios del mensaje, pero también para quienes trabajan en la educación (en lo

teórico y en la práctica). Esto marca UNA MANERA DE TRABAJAR LOS TEMAS Y PROBLEMAS DE LA

EDUCACIÓN, sabiendo armonizar y distinguir los planos de análisis. La compleja tarea de educar no

se resuelve con discursos pastorales, ni desde la teología, sino haciendo lugar a las ciencias y

disciplinas que se encargan de fundamentar y ordenar esa labor profesional. Para hablar de

educación y para ser un buen educador es necesario (1) conocer las circunstancias y los contextos

(qué está sucediendo) y (2) disponer de los saberes específicos de la profesión (la pedagogía, la

didáctica y las disciplinas asociadas). Para ser un educador cristiano y hablar de educación cristiana,

es necesario asociar armónicamente la iluminación EVANGÉLICA y PASTORAL, pero todo es necesario.

Lo Evangélico, lo Pastoral, las Prácticas religiosas no suplen las verdades y los discursos de la

pedagogía, la ciencia de la educación y las disciplinas asociadas.

2.2. LA PROFESIONALIDAD NO SE SUSTITUYE CON LA FE O EL EVANGELIO, sino que sus mensajes son

mejores y más contundentes cuando se asocian a la sólida preparación y formación profesional.

Buenos cristianos, creyentes comprometidos no puede ser – por esta sola razón – buenos docentes,

como no serían buenos médicos, buenos arquitectos o buenos contadores. Rezar o leer el

EVANGELIO no nos asegura que las clases serán buenas y que las enseñanzas se convertirán en

aprendizajes, pero si SABEMOS ENSEÑAR BIEN para que aprendan mejor, y nuestras clases tienen una

preparación responsable, y además leemos el EVANGELIO y rezamos, esas mismas clases y sus

acciones pueden ser mejores, por incorporan otra dimensión y por abrirse a lo trascendente. No es

algo tan extraño que se suelan seleccionar para trabajar en nuestras escuelas personas que tienen

excelente voluntad, pero pocos títulos y antecedentes reales. Con esas incorporaciones ganamos un

creyente que puede dar testimonio de su fe, pero perdemos un educador, porque ya no tenemos

quien se haga cargo de la enseñanza de la matemática. Solamente un sano equilibrio permite atender

a todas las dimensiones, sin cometer errores.

2.3. Siguiendo la línea de lo que venimos trabajando, observemos cómo procede metodológicamente

Mons. JORGE BERGOGLIO - en diversas exposiciones y antes de convertirse en FRANCISCO I - al

hablar de la educación a los docentes, cómo se van articulando los diversos discursos para que

puedan operar desde una visión integral, y no desde una visión parcial que “descarga” el mensaje

evangélico o las líneas pastorales, sin establecer un verdadero diálogo con la realidad y las disciplinas

que viven los docentes en el ejercicio de su trabajo y de la profesión. De alguna manera se convierte

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 11

en una línea metodológica para los directivos, las instituciones, los docentes, cuando organizan sus

reuniones, planifican sus tareas y trabajan en los proyectos institucionales.

 “No cabe duda de que, desde algún tiempo, estamos viviendo UN

CONOCIMIENTO DE

TIEMPO DE PROFUNDOS CAMBIOS. Se suele decir, un tiempo de crisis.

LA REALIDAD SOCIAL

Este es casi un lugar común. Crisis de la educación, crisis económica, crisis

DEL MUNDO Y DE

ecológica, crisis moral. Por momentos, las noticias de último momento

NUESTRO TIEMPO

resaltan alguna iniciativa exitosa o exhiben novedosos diagnósticos de la

situación, pero pronto la atención vuelve a esa especie de malestar

general que adquiere distintos rostros o pretextos. Algunos apuntan a un

nivel más filosófico y hablan de la «crisis del hombre» o la «crisis de la

civilización».

 ¿En qué consiste dicha crisis? Tratemos de describirla, paso a paso. EN

PRIMER LUGAR, se trata de una crisis global, complexiva. No estamos

hablando de asuntos que competen a ámbitos definidos y parciales de la

realidad. Si así fuera, bastarían las recetas simplistas que circulan

habitualmente entre nosotros: «aquí el problema es la educación», «la

culpa de todo la tiene la impunidad del delito», «si se acaba la corrupción,

se arregla todo». Es evidente que la educación, la seguridad y la ética

pública son demandas urgentes y legítimas de la sociedad. Pero no se

trata sólo de eso. Si la educación no termina de articularse con la realidad

social y económica del país, si la corrupción parece un cáncer que todo lo

invade, es porque la raíz de la crisis es más amplia, más profunda. La

economía no es ajena a la política, ni ésta a la ética social. La escuela es

parte de un todo mucho mayor, y la droga y la violencia tienen que ver

con complicados procesos económicos, sociales y culturales. Todos los

aspectos de la realidad, y la relación entre ellos son los que conforman la

crisis.

 Decir que la crisis es global, entonces, es dirigir la mirada hacia las

grandes vigencias culturales, las creencias más arraigadas, los criterios a

través de los cuales la gente opina que algo es bueno o malo, deseable o

descartable. Lo que está en crisis es toda una forma de entender la

realidad y de entendernos a nosotros mismos.

 EN SEGUNDO LUGAR, la crisis es histórica. No es la «crisis del hombre»

como un ser abstracto o universal: es una particular inflexión del devenir

de la civilización occidental, que arrastra consigo al planeta entero. Es

verdad que en toda época hay cosas que funcionan mal, cambios que

realizar, decisiones que tomar. Pero aquí hablamos de algo más. Nunca

como en esta época, en los últimos cuatrocientos años, se han visto tan

radicalmente sacudidas las certezas fundamentales que hacen a la vida de

los seres humanos. Con gran potencia destructiva se muestran las

tendencias negativas. Pensemos solamente en el deterioro del medio

ambiente, en los desequilibrios sociales, en la terrible capacidad de las

armas. Tampoco han sido nunca tan poderosos los medios de

información, comunicación y transporte, con lo que esto tiene de

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 12

negativo (la por momentos compulsiva uniformación cultural, de la mano

de la expansión del consumismo), pero sobre todo de positivo: la

posibilidad de contar con medios poderosos para el debate, el encuentro

y el diálogo, junto a la búsqueda de soluciones. (…)

 Para ayudar a visualizar las verdaderas dimensiones del desafío ante el

cual nos encontramos, haremos un rápido repaso a algunas cuestiones

que habitualmente se presentan como marcando el paso del cambio de

siglo, señalando de paso su incidencia en nuestra tarea educativa y sin

olvidar las caracterizaciones aportadas en los anteriores mensajes a los

colegios:

 LOS AVANCES TECNOLÓGICOS han modificado profundamente las

formas de producción. Hoy no se considera tan importante la mano de

obra como la inversión en tecnología, comunicaciones y desarrollo del

conocimiento (de las nuevas técnicas, de las nuevas formas de trabajo, de

la relación entre producción y consumo). Esto trae obviamente,

importantes cambios sociales y culturales. Y entraña un importante

desafío para los educadores.

 LA ECONOMÍA se ha mundializado. El capital no reconoce fronteras:

se produce por segmentos, en distintos lugares del mundo, y se vende en

un mercado también mundializado. Todo esto tiene también serias

consecuencias en el mercado laboral y en el imaginario social.

 LOS DESEQUILIBRIOS INTERNACIONALES Y SOCIALES tienden a

profundizarse: los ricos son cada vez más ricos y los pobres, cada vez más

pobres; y esto de un modo cada vez más acelerado. Continentes enteros

son excluidos del mercado, y grandes sectores de la población (incluso de

los países desarrollados) quedan fuera del circuito de bienes materiales y

simbólicos de la sociedad.

 EN TODO EL MUNDO CRECE EL DESEMPLEO, no ya como problema

coyuntural sino más bien estructural. La economía actual no contempla la

posibilidad de que todos tengan un trabajo digno. Sectores enteros de

trabajadores, en la misma dinámica, se proletarizan. Entre otros, los de la

educación.

 SE AGRAVA EL PROBLEMA ECOLÓGICO. El medio ambiente se

deteriora rápidamente, se agotan los recursos energéticos tradicionales,

el actual modelo de desarrollo se revela incompatible con la preservación

del ecosistema.

 CAEN LOS TOTALITARISMOS y se da en todo el mundo una ola de

democratización que no parece ser coyuntural. Junto con ello, asistimos a

un fuerte proceso de desmilitarización, con el fin de la Guerra Fría y el

desarme nuclear y con la caída de los regímenes militares en distintos

lugares del mundo. Pero al mismo tiempo, resurgen los nacionalismos y la

xenofobia, dando lugar a graves hechos de violencia social y racial e

incluso a cruentas guerras civiles e interétnicas. Y sabemos por

experiencia que los problemas escolares debidos a cuestiones de

discriminación étnica, nacional o social no son sólo patrimonio de otras

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 13

latitudes.

 LOS GRANDES PARTIDOS POLÍTICOS pierden vigencia y

representatividad o perciben un debilitamiento de las mismas. Se da en

las sociedades una fuerte crisis de participación (la gente se desinteresa

de la política) y de representación (aparecen muchos que no se sienten

representados por las estructuras tradicionales). Surgen, en

consecuencia, nuevos actores y formas de participación social, ligadas a

reivindicaciones más parciales: medio ambiente, problemas vecinales,

cuestiones étnicas o culturales, derechos humanos, derechos de las

minorías...

 LOS AVANCES TECNOLÓGICOS producen una verdadera revolución

informática y multimediática. Esto trae importantísimas consecuencias no

sólo económicas y comerciales, sino también culturales. Ya no hace falta

moverse del hogar para estar en contacto con todo el mundo, en «tiempo

real». La «realidad virtual» abre nuevas puertas para la creatividad y la

educación, y también cuestiona las formas tradicionales de comunicación

con serias implicancias antropológicas. A los educadores se les plantea la

encrucijada de tratar de estar al día con los pobres recursos con que

muchas veces cuentan o aceptar resignadamente que los avances no son

para todos. Muchos niños podrán aprovechar las ventajas de Internet,

pero muchos otros seguirán sin tener acceso al conocimiento (e incluso al

reconocimiento como ciudadanos iguales, más allá de la formalidad del

DNI y el voto).

 EL PAPEL SOCIAL, FAMILIAR Y LABORAL DE LA MUJER continúa y se

profundiza el proceso de transformación. Su nuevo modo de inserción

trae consigo grandes cambios en la estructura de la sociedad y de la vida

familiar.

 LA CIENCIA Y LA TÉCNICA abren las puertas de la revolución bio-

tecnológica y la manipulación genética: En poco tiempo más se podrá

modificar la reproducción humana, casi a pedido de los individuos o de

las necesidades de las sociedades, profundizando la actual práctica de

modelar el cuerpo y la personalidad por medios técnicos.

 LA RELIGIÓN adquiere nuevas fuerzas en el mundo actual. Aunque

además, vuelven a cobrar vigencia prácticas mágicas que parecían

superadas; se popularizan concepciones de tipo místico antes

circunscriptas a culturas tradicionales.

“Cuando uno mira el desgaste de los docentes en un pacto educativo roto

sin el apoyo de los padres, con sueldos mal pagos que los obligan a tener

dos trabajos, con aulas más llenas de lo que sería necesario, entonces uno

CONOCIMIENTO DE

se da cuenta de que realmente allí hay algo que solucionar, hay una

LA REALIDAD DE LOS

pobreza. Tenemos que reconocer ese trabajo cotidiano de estos hombres

EDUCADORES

y mujeres que se desgastan en el aula en situaciones a veces insuficientes

y precarias. Es un trabajo callado, desgastante, que muchas veces les

EN LOS TIEMPOS QUE VIVIMOS , LA ESCUELA QUE QUEREMOS

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO 14

hace pedir licencia por estar pasados de stress. Gracias por lo que hacen.”

(BERGOGLIO JORGE MARIO, 14 ABRIL 2010)

Pensando en la labor que desempeña quería compartir algunas preguntas

con cada uno de ustedes.

• ¿Quiénes fueron esos buenos maestros que dejaron sus huellas en

nosotros y en nuestras vidas?

• ¿Cuáles fueron los alumnos que más trabajo nos dieron y nos exigieron

en nuestro crecimiento personal y profesional?

• ¿Dónde están los falsos maestros que enseñan la mentira y conducen al

encierro y a la muerte?

• ¿Qué cosas cambiaron en estos años en cada uno de nosotros, en

nuestros sentimientos, en nuestra inteligencia y corazón?

• Si hoy pudiese volver a elegir nuevamente ¿sería docente y educador

de niños y adolescentes?

• Si hoy fuese docente de mis propios hijos ¿sería un padre que me

quejaría de sus docentes?

• Si hoy cerrasen todas las escuelas, ¿dónde irían y que harían nuestros

niños y adolescentes?

• Si hoy nosotros estuviéramos sentados en el lugar de nuestros alumnos

¿qué esperaríamos de nuestros docentes?

(BERGOGLIO JORGE MARIO. 20 OCTUBRE 2003)

“Hace poco, conversando con algunos jóvenes, escuché estas

CONOCIMIENTO

estremecedoras afirmaciones: Nosotros somos hijos del fracaso. Los

DE LA REALIDAD

sueños de un mundo nuevo de nuestros padres, las esperanzas de los

JUVENIL

años ’60, se quemaron en la hoguera de la violencia, la enemistad y el

sálvese quien pueda. La cultura de los negocios terminó de deshacer lo

que quedaba de aquellas brasas. Crecimos en un mundo de cenizas.

¿Cómo quieren que tengamos ideales o proyectos, que creamos en un

futuro, en un compromiso? Ni creemos ni dejamos de creer:

simplemente, somos ajenos a todo eso. Nacimos en el desierto, entre las

cenizas, y en el desierto no se siembra nada ni crece nada.” (BERGOGLIO

JORGE MARIO, 28.MARZO 2001)

“Eso implica un largo camino de aprendizaje, sobre la base de

FIDELIDAD AL

capacidades que van madurando desde lo biológico y lo psíquico. (…)Al

DISCURSO

menos, en lo que hace a la capacidad de no guiarse por los primeros

PEDAGOGICO