Enfoques sobre el kitsch:– Manuel Puig, Mario Vargas Llosa, Milan Kundera (ensayo) por Ilinca Ilian - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
Ilinca Ilian

Enfoques sobre el Kitsch

– Manuel Puig, Mario Vargas Llosa, Milan Kundera –

Decir que el discurso sobre el kitsch conoce en la edad posmoderna un impresionate desarrollo es ya un tópico que no necesita justificaciones. El kitsch, palabra alemana creada lo más probable a mediados del siglo XIX, que se acuñó en las lenguas europeas con bastante rapidez – lo que subraya la necesidad de tal concepto en una cultura incesantemente autoreflexiva – parece disfrutar en este período de los mejores auspicios. Ella pasa de ser simple objeto de burla y rechazo (como ocurría por ejemplo en Flaubert, uno de los primeros combatantes contra el avasallamiento de lo cursi en todos los niveles de la vida) para convertirse en objeto de reflexión y cuestionamiento. Íntimamente vinculado al posmodernismo, por su dualidad básica que incluye lo sentimental y lo ready-made, así como el carácter popular y la falta de distanciamiento crítico, el objeto kitsch y lo que por extrapolación se llama actitud kitsch a la vez atrae y repele, es acogido al mismo tiempo con ironía y tolerancia. Es posible que en la base de esta ambivalencia se encuentre uno de los descubrimientos más interesante de este eón cultural, el hecho de que los seres humanos no somos héroes y que el afán por volvernos tales es incompatible con una mentalidad en que los valores se han vuelto dudosos y las razones justificativas de nuestras acciones han dejado de ser inmóviles y estables, por faltar un principio único e incuestionable que sirva de referencia. Como acertadamente lo señaló Abraham Moles1, el Kitsch es la forma de arte que se adapta a las dimensiones del hombre medio, del hombrecito ( Eick), y en la medida en que pasamos la mayor parte del tiempo bajo el signo de lo cotidiano y mediocre, concurriendo en muy contadas ocasiones en los extremos, sin querer estamos vinculados al kitsch. No sólo por esto, muestra Moles, la relación con el kitsch es indestructible, sino por encerrar un ideal de felicidad alcanzable en el terreno medio: "De esta adaptación del tono del ambiente al del hombre surge una receta de la felicidad. El Kitsch es el arte de la felicidad y toda extorsión a la felicidad de la cultura será, al mismo tiempo, una extorsión al Kitsch. De aquí su universalidad, pero ¿es concebible que el hombre pueda escapar a esta aspiración fundamental?" 2.

Un enfoque que se puede considerar complementario al aducido por Moles es el de Gillo Dorfles3 que observa la inseparibilidad entre el kitsch y un período cultural donde el arte ya no tiene otra función que la estética. Por esto, para el estudioso italiano, no se puede hablar de un kitsch de la Antigüedad, así como no se puede hablar de un kitsch medieval, porque hasta el Barroco el arte tenía otras funciones que las que le otorgamos en los tiempos modernos, v.g.

éticos, religiosos, políticos, iniciáticos. Como lo estético, basándose en nociones tan fluctuantes como el gusto, no impone principios ( un mot d'esprit de Savignac me viene a la mente, comprobando la relatividad del juicio estético: el buen gusto no es más que una forma del mal gusto), el kitsch se puede insinuar en los niveles más variados de la percepción, y no sólo artística, apareciendo cada vez que cierta realidad es mirada con el único fin de obtener por 1 Abraham Moles, El kitsch – El arte de la felicidad – (título original, Le Kitsch. L'art du boulieur, 1971), trad.

española, Ediciones Paidos, Barcelona, 1990.

2 op. cit., pp. 33.

3 Gillo Dorfles, Le Kitsch – un catalogue raisonné su mauvais goût – , trad. al francés, PUF, Paris, 1987 (primera edición italiana, de 1968).

medio de ella sensaciones agradables, placenteras, faltas de compromiso. La idea de que el kitsch no se da como tal, sino es función del enfoque – idea que ya aparece en las reflexiones acercas del tema de Hermann Broch – atraviesa el libro de Dorfles4. Digno de mención me parece, no obstante, la manera en que Jean Duvignant, en la introducción del libro, pone de manifiesto el revés de esta concepción, mostrando que una mirada creadora puede rescatar estos subproductos artísticos, y da el célebre ejemplo de Rimbaud que, en Illuminations, confiesa su atracción por

" les peintures idiotes, dessus de portes, décors, toiles de saltimbanques, enseignes, enluminures populaires, littérature démodée, latin d'église, livres érotiques sans orthographe, romans de nos aïeuls, contes de fées, petits livres de l'enfance, opéras vieux, refrains niais, rythmes naïfs".

La posición de Duvignant modula de manera sumamente saludable el encarnizamiento elitista de Hermann Broch, uno de los primeros pensadores que han puesto de manifiesto los estragos que puede causar el contentamiento con el ersatz de valores artísticos, surgidos de aquel tipo de creación que no busca ensanchar el conocimiento sino meramente proporcionar un agradable pasatiempo:"La esencia del kitsch consiste en la substitución de la categoría ética con la categoría estética; impone al artista la obligación de realizar, no un "buen trabajo" sino un trabajo "agradable": lo que más importa es el efecto" 5. Sin embargo, reconoce el escritor alemán, todo arte tiene una componente efectista y esto demuestra de nuevo la inseparabilidad entre el arte y el kitsch, lo que, por ser admitido, no debe necesariamente conducirnos a confundir los valores sino ahondar el juicio sobre los límites entre lo auténtico y la mera imitación de 4 "Tel est peut-être le point crucial du repérage du Kitsch, non seulement musical, mais aussi bien littéraire, cinématographique, et je dirais même "naturaliste" : l'attitude de l'individu face à des spectacles artistiques ou naturels, observés selon un angle d'incidence particulier capable de les rendre immédiatement inférieurs, factices, sentimentaux, brefs, privés d'authenticité"(op. cit., pp. 38).

5 Hermann Broch, Kitsch, vanguardia y el arte por el arte, Ed. Tusquets, Barcelona, 1970 (primera ed. 1955), pp. 9. La concepción de Broch sobre el Kitsch se expresa en las dos conferencias recopiladas en este libro,

" Kitsch y el arte de tendencia" (1933) y "Notas sobre el problema del kitsch" (1950-1).

autenticidad. Como se ve, en la base de la concepción de Broch está la idea del desmoronamiento de los valores éticos cuyo origen se sitúa en el siglo XIX cuando el romanticismo impuso como único fin del arte la belleza, descartando, según su opinión, el verdadero telos de ése – el conocimiento. La modulación de Duvignant de la cual hablaba me parece interesante por anunciar en cierta medida la desconfianza posmoderna por un sistema ético y estético congelado y estable, así como su gusto por recombinar los valores, internarse alegremente en el pluriligüísmo, rescatar aquellas voces del pasado que durante siglos han sido desdeñadas y, por esto, tender a borrar los límites entre el arte mayor y el menor. Para no pecar de simplismo, recordaré que la relación de nuestro eón cultural con una jerarquía de valores no es una de ignorancia o de rotundo menosprecio, sino una continua tensión entre su planteamiento previo y una rápida toma de distancia capaz de desencadenar la ironía y el cuestionamiento. La mejor definición de la actitud posmoderna frente la convivencia entre el kitsch y el arte auténtico, me parece la de Guy Scarpetta cuando afirma: "La quatrième attitude [ ante el enfrentamiento entre el arte mayor y el menor, m.n. ], elle, reconnaît la hiérarchie, pour se donner la liberté de la transgresser; elle suppose une ligne de démarcation (selon des critères précis) entre le majeur et le mineur, pour pouvoir la déplacer, la perturber ou la forcer" 6. Esta continua transgresión que constituye uno de los rasgos más destacados de la estética posmodernista (la cual parece llegar así a extrapolar el concepto introducido por Bataille en L'Érotisme) no puede fundarse sino en el "mal" señalado por Broch, esto es la pérdida de principios imperantes, pero que ya no suscita necesariamente lamentación y añoranza, sino se puede transformar en objeto de conocimiento.

Ahora bien, la indagación del kitsch no creo que se puede llevar a cabo sino por un arte real y auténtico, porque la aceptación de lo relativo de nuestras opciones (tal vez el desencadentante de la visión posmoderna) choca con el absolutismo del kitsch que propone una 6 Guy Scarpetta, L'Impureté, Ed. Grasset, Paris, 1985, pp. 78.

estética monolítica fundada en el deseo de gustar a todos y ser compartido por todos. La gran dificultad de separar lo auténtico y lo efectista en ausencia de la jerarquía de valores de la cual hablaba Broch proviene del caracter proteico del kitsch, cuya definición, muestra Matei Calinescu, es movediza porque, igual que en el caso del arte, falta un contraconcepto distinto, convincente7. Lo que al principio puede ser una burla y un rechazo por parte de los refinados se vuelve, a la hora del juicio más detenido, la revelación de que cualquier actitud humana (el repudio del kitsch incluído) se puede transformar en kitsch. La componente lúdica de nuestra época, atraída siempre por la novedad y la invención (aunque se emplean elementos del pasado), indiferente a la moral y a la ética, se enfrenta entonces con un enemigo proteico, tanto más peligroso cuanto comparte rasgos comunes con sus rivales: desea gustar, prefiere la zona de los sentimientos humanos más concurridos, quiere dirigirse a un público muy extenso, tiene una estrecha vinculación con la ilusión compartida y, en consecuencia, con un ideal de infancia (la edad de la máxima capacidad por la ilusión) que no cuestiona y no pone en duda. Tal vez lo que puede precisar mejor la distancia entre el posmodernismo y el kitsch, y de aquí entre el arte creado a esta hora cultural y la pura imitación, es la observación que en la actitud frente a la ilusión y a la infancia se nota una discrepancia entre el posmodernista y el hombre-kitsch, porque el último tiene una visión unilateral, sin problematización, mientras que aquél no se deja embaucar sino para tomar mejor impulso y distanciarse de su primera fascinación.

Mi planteamiento sobre el kitsch parte del intento de comprender cómo funciona este elemento en las obras de tres autores, justa o injustamente relacionados entre sí – Milan Kundera, Manuel Puig y Mario Vargas Llosa – en base de su problemática común que proponen algunas de sus novelas. En un artículo publicado en 1994, Eva Le Grand8, insigne investigadora del 7 Véase Matei Calinescu, "El Kitsch", Cinco caras de la modernidad, trad. al español, Ed. Tecnos, Madrid, 1991.

8 "Kitsch, amour et séduction", en "Ateliers du roman", núm. 3, noviembre, 1994, Paris.

enfoque sobre el kitsch en la obra de Kundera9, establece un posible vículo comparativo entre dichos novelistas que, considera la crítica, comparten una visión denunciadora frente a los estragos provocados por lo cursi en la vida humana. Aunque la demostración de Eva Le Grand peca, según mi opinión, por una base teórica excesivamente fundada en los plantemientos sobre el kitsch de Kundera y … Gombrowicz y por las pocas referencias a las novelas de Puig, así como a la variante específica del kitsch en Vargas Llosa, no se pueden descartar sus aciertos a la hora de descubrir los estrechos vínculos entre la visión juvenil y el kitsch, igual que entre éste y el terreno sacrosanto del que Kundera llama el homo sentimentalis, el amor, identificado por lo general con la pasión y el sufrimiento. En la opinión de Eva Le Grand, frente al amor los tres autores tienen una común actitud demoledora: "Ils contaminent sa "pureté" éternelle et factice dans "l'impureté" d'une complexe structure contrapunctique fondée sur des éléments temporels, narratifs et discursifs hétérogènes" 10. Su demostración me parece menos convincente en lo que atañe a las relaciones entre el kitsch y la mass media, fundada en un tipo de belleza que sirve para gustar a todo el mundo y en la imposición de un ideal de perfección que niega lo inacceptable de la condición humana. Si esta sí es la visión de Kundera, no creo que se puede aplicar totalmente a las que tienen los dos escritores latinoamericanos y mi intento es replantear este problema en aras de llegar a una visión matizada, pues una de las armas más eficaces contra el kitsch es precisamente la matización – y en esto sí que coinciden los tres escritores que voy a estudiar.

Sólo para mostrar que la concepción de Eva Le Grand sobre el funcionamiento del kitsch en las obras de Kundera y Puig no es única, señalaré, a título de ejemplo, que un crítico que esta vez se acerca a la obra del escritor argentino, coincide casi literalmente con la estudiosa francesa: 9 Véase su excelente libro sobre Milan Kundera, Kundera ou la mémoire du désir, XYZ/L’Hartmann, París, 1992

10 Art. cit., pp. 51.

"Yo diría también que, en contra de todo lo que pueda parecer, lo que propone Manuel Puig, en definitiva, es una lectura, yo diría, antikitsch de la literatura, quizás, justamente porque sus personajes aparecen como aquello que está en la esencia del kitsch, es decir, el kitsch es aquello que se ofrece ya consumido, que aquel que lo compra, que lo mira, que lo lee, no tiene que hacer el mínimo esfuerzo. En eso, curiosamente, se acerca a un autor, que nada tiene que ver con él y que ha hecho una de las interpretaciones, más lúcidas de todo el fenómeno kitsch que es, ni más ni menos, Milan Kundera" 11.

La aseveración de Luis Suñén sobre lo poco que tienen en común Kundera y Puig no creo que se puede poner en duda, dadas las diferencias estilísticas y conceptuales que alejan a los dos escritores. Para el autor checo, cuya concepción sobre el kitsch se acerca hasta coincidir con la Hermann Broch, la atracción por lo cursi proviene de la pérdida de valores reales y firmes en que se encuentra el mundo moderno. Como ya en nada se pueden fundar nuestras creencias y actos vitales, el kitsch propone un falso ideal de perfección que oculta astutamente lo inadmisible de la humana condición: la fealdad, la mierda, la excitación como fundamento del erotismo12, la enfermedad, la muerte. Su mejor exposición de estas concepciones se encuentra en la sexta parte de la novela La insoportable levedad del ser13, intitulada "La Gran Marcha" en que, con su ya reconocida capacidad por captar las relaciones entre hechos aparentemente dispares, Kundera lleva a cabo una profunda reflexión sobre el kitsch que se cuela en todos los niveles, desde el 11 Luis Suñén, en Manuel Puig, Edición de Juan Manuel García-Ramos, Ediciones de la Cultura Hispánica, col.

"La semana de Autor", Madrid, 1991.

12 Véase la definición de esta palabra en Kundera, El arte de la novela, Ed. Tusquets, Barcelona, 1993.:

"EXCITACIÓN. No placer, goce, sentimiento, pasión. La excitación es el fundamento del erotismo, su más profundo enigma, su palabra-clave" (pp. 144).

13 Ed. Tusquets, Barcelona, 1999 (12.ª edición) para la traducción española. Las páginas indicadas entre paréntesis remiten a esta edición.

erótico hasta el político, artístico y religioso. Definiéndolo gracias a su método de acercamiento progresivo a la esencia de un tema, Kundera ve gradualmente al kitsch como "acuerdo categórico con el ser", "la negación absoluta de la mierda", "un biombo que oculta la muerte", "una estación de paso entre el ser y el olvido". Lo más enjundioso de su reflexión acerca de ese concepto consiste en de un lado en el descubrimiento del cariz totalitario del kitsch: cualquier sentimiento humano se vuelve tal a la hora de ser propuesto como posesión común y compartida por todos los individuos. La primera lágrima, de enternecimiento, no es kitsch, sino sí lo es la segunda, que eleva a una potencia de miles de millones este particular enternecimiento: "La segunda lágrima dice: ¡Qué hermoso es estar emocionado junto con toda la humanidad…! Es la segunda lágrima la que convierte el kitsch en kitsch" (p. 256-7). De otro lado, un inmedible acierto de Kundera en su juicio es la revelación de lo inseparable entre kitsch y condición humana, visto que nadie puede borrar en sí mismo la visión personal sobre una forma de felicidad perfecta, ideal y al fin y al cabo mentirosa; no obstante, la única solución contra esta invasión progresiva de la mentira embellecedora y compensatoria es su reconociemiento como mentira, como simple necesidad de idealización creada por la debilidad humana ante una realidad inacceptable:

"En el momento en que el kitsch es reconocido como mentira, se encuentra en un contexto de no-kitsch. Pierde su autoritario poder y se vuelve enternecedor, como cualquier otra debilidad humana. Porque ninguno de nosotros es un superhombre como para poder escapar por completo al kitsch. Por más que lo despreciemos, el kitsch forma parte del sino del hombre"(p. 262).

A pesar de las inevitables simplificaciones, se puede notar que la concepción sobre el kitsch se da con deslumbrante claridad en la obra de Kundera . Lo que fascina al escritor europeo es la desmistificación de las creencias en que fundamos nuestros actos vitales, el descubrimiento de lo más fugaz y lo menos indagado en general – el momento presente. En la obra de Kundera los personajes se pueden clasificar en dos grandes grupos, los ilusionados (Helena y Jaroslav en La broma, Jaromil en La vida está en otra parte, Franz en La insoportable levedad del ser, Laura y Paul en La inmortalidad, el entómologo praguense en La lentitud – para dar sólo algunos ejemplos) y los lúcidos (Ludvik en La broma, el escultor y el cuarentón de La vida está en otra parte, Sabina en La insoportable levedad del ser, Agnès en La inmortalidad, Potenvin en La lentitud – para, de nuevo, sólo nombrar a unos cuantos). A través de estos tipos de personajes Kundera indaga sobre la posibilidad de encontrar la verdad de sus existencias, sobre lo verídico de las causas que provocan las decisiones, y lo que consigue revelar es la importancia abrumadora de la imagen idealizada que uno se construye de sí mismo, justificando sus actos en función de estas mentiras que le enaltecen en sus ojos. Se podrían recordar al respecto un sinfin de situaciones novelescas de este tipo: Jaromil renuncia a una noche de amor con una bellísima artista por la causa (real) de sus calzoncillos inelegantes aduciéndose como razón (ideal) la fidelidad por su amada; en la misma novela, la madre del poeta considera sacrificar su amor por el escultor por razones de fidelidad a su papel de madre, mientras que el verdadero motivo de su resistencia es la vergüenza que le produce su vientre fláccido; la versión idealizada del entómologo praguense sobre su acto de rebeldía ante el comunismo se funda de hecho en la más pedestre cobardía. Ante los ojos de disecador de Kundera todos los actos heróicos se vuelven ridículos, las imágenes idealizadas se agrietan y dejan vislumbrarse la pequeñez de los móviles humanos que no pueden producir sino risa. El humor parece ser el único desquite para el escritor checo que se confiesa convencido por este proverbio judío: "El hombre piensa, Dios ríe". Con otras palabras el hombre no es poseedor de otra verdad absoluta sino de la que le devuelve el eco de la risa de Dios – risa que pone de manifiesto la ridiculez del hombre en los ojos divinos, la poca cosa que es en el plano trancendental. Para Kundera la novela sirve para mostrar que no hay UNA verdad, que nadie posee sino una versión, una interpretación de las cosas y que la imposición de una única norma de actuar, como la que dan las ideologías y las religiones, va en contra de la única certeza posible – que no hay sino certezas individuales, parciales, relativas.

Como la novela es "el paraíso imaginario de las individuos" 14, y como su única justificación es derrumbar los falsos paraísos colectivos, Kundera asocia el espíritu de ésta con el espíritu del humor, que no hace sino corromper las certezas, burlarse de todos los absolutos e introducir la relatividad. A la tremenda desmistificación que opera Kundera no resiste sino un único (e igual de ambiguo) valor, que es la risa, eco humano de la risa de Dios. Así lo ve, acertadamente, Jocelyn Maixent:"C'est cette seule valeur de divertissement pur qui demeure in fine. Après le constat dysphorique de l'absence de vérité dans le monde et de l'aveuglement des hommes s'installe une euphorie de l'art romanesque, conscient de ses limites, place le plaisir au premier plan des légitimations du récit. […] Il s'agit de répondre au non-sérieux par le non-sérieux" 15.

Hay también otro tema de la reflexión de Kundera que debe ser puesto en relieve en vistas de poder llevar a cabo la comparación que me he propuesto. Este tema se relaciona además con la distinción que he señalado más arriba entre los personajes ilusionados y los lúcidos y consiste en la comprobación de que el orígen de la necesidad de ilusionarse consiste en la incapacidad de superar cierta visión juvenil sobre el mundo. Los jóvenes, "monistas perfectos", como los caracteriza en La vida está en otra parte se pueden entregar con toda su alma a unas verdades impuestas desde el exterior – las impuestas por el comunismo o la modernidad, entre otros – sin percibir que éstas muchas veces les impiden el verdadero conocimiento sobre su existencia y, lo que es más grave aún, puede conducirlos a las peores traiciones, como es el caso de Jaromil de la novela citada anteriormente. Los adultos, en cambio, han aprendido que los ideales serán la presa de la relativización parodizante: “Le monde des adultes sait trop bien que 14 El arte de la novela, cit., pp. 173.

15 Jocelyn Maixent, Le XVIII-ème siècle de Milan Kundera ou Diderot investi par le roman contemporain, PUF,1998, pp. 277.

l’absolu n’est qu’un leurre, une tentation, rien d’autre” 16. Las diferencias entre estas dos actitudes las expresa, según el autor, el antiguo distinguo entre lo lírico y lo épico. La juventud –

la edad lírica – entiende el mundo como un posible espejo en que se pueda admirar, creando este mundo-espejo por sus deseos; la madurez, épica, aspira a conocer la diversidad del mundo, considerar la inmensa variedad de elementos que lo componen y ejercer una sutil ironía ante cualquier imposición de jerarquía de valores entre estos elementos. Sin embargo, aunque la segunda actitud supone mayor sabiduría y mayor oportunidad hedónica, no por esto se salva de la confrontación con la pequeñez de la existencia y la grandeza del olvido que barrerá todo este mundo, porque: “Une valeur galvaudée et une illusion démasquée ont le même pitoyable corps, elles se ressemblent et rien n’est plus aisé que de les confondre” 17. Por más que lo miremos como decorado o como realidad, cualquier cosa de la tierra da, tras una lúcida reflexión, la misma sensación de devastación, de valor reemplazado por nada. Vale más, entonces, renunciar a la búsqueda de valores firmes, entregarse de pleno a un secreto idilio, como el construido por el cuarentón de La vida está en otra parte o el de Teresa y Tomás de La insoportable levedad del ser en la compañía de su perro, dedicarse al amor y a la bondad, sin querer ya demostrar nada, sin identificar su vida con el destino. Para Kundera, el destino no está lejos de la imagen idealizada que uno se compone impelido por sus deseos de gustar a la mayoría de la gente, imagen que da claridad y coherencia – falsas – a su vida; en El libro de la risa y el olvido se puede leer esta frase: "El destino no tenía la intención de mover un dedo por Mirek (por su felicidad, su seguridad, su buen estado de ánimo y su salud) y en cambio Mirek está preparado para hacer todo lo que haga falta por su destino (por su grandeza, su claridad, su estilo y su sentido inteligible). El se siente responsable de su destino, pero su destino no se siente 16 La vie est aillerurs, ed. Gallimard, Paris, 1985, pp. 204

17 La plaisanterie, ed. Gallimard, Paris, pp. 21

responsable de él" 18. Salirse del Destino, dejarse de preocuparse por su imagen es, por supuesto, una utopía, un eco lejano del volteriano "cuidar su jardín", pero seduce como seduce esta reflexión acerca de la vida que lleva el cuarentón de La vida está en otra parte que parece experimentar incesantemente este " sentiment de sûreté qu’on éprouve lorsqu’on est en dehors du feu de l’action du destin; tel que le personnage d’une pièce dramatique se sent en sûreté après la chute du rideau qui met fin à la première partie du spectacle, quand commence l’entre-acte: alors les autres personnages arrachent leurs masques eux aussi au-dessous desquels des êtres humaines discutent sans inquiétude" 19.

Para concluir, se deduce de la obra de Kundera un afán desmistificador que parte del rechazo de una versión única y hermoseada astutamente, de una versión kitsch que quiere dulcificar la visión comprometida con la realidad. Esta realidad, sugiere Kundera, no debe ser ocultada sino conocida y asumida – y si ella nos revela la imperfección y la limitación de nuestra existencia, el único recurso apropiado es una risa liberadora que nos acerca más de Dios que la fabricación de un ideal humano que quiere copiar una perfección paradisíaca.

Los planteaminetos de Manuel Puig y Mario Vargas Llosa acerca del kitsch y su esencia que consiste en la imagen ideal construida por el hombre me parecen contraponer a la visión kunderiana unos matices específicos, tanto más provechosos cuanto participan del plurilingüísmo que debe siempre resonar desde el espacio de la novela. Para mejor centrar mis propósitos de investigación, me permito elegir de las obras de los dos escritores latinoamericanos aquellas novelas en que la problématica del kitsch se ve con más precisión iluminada. En el caso de Puig, la elección de las novelas La traición de Rita Hayworth, Boquitas pintadas, El beso de la mujer araña y Cae la noche tropical, se debe a una necesaria simplificación que parte del hecho que, 18 Le livre du rire et de l’oubli, Ed. Gallimard (Folio), Paris, 1985, p. 25.

19 La vie est ailleurs, cit., pp. 239.

aunque en sus demás novelas la indagación sobre el kitsch no falta, es en estas obras donde el discurso sobre lo cursi y sus relaciones con el sentimentalismo me parece mejor puesto en relieve. Mi discusión acerca de su narrativa será más extensa, porque de los tres autores es probablemente es el menos conocido y además su reflexión acerca del kitsch es menos fácil de captar, dado el empleo de este elemento como constituyente fundamental de su universo ficticio.

En lo que atañe a Vargas Llosa, la discusión que me propongo será más centrada todavía, ciñéndome a una única novela suya, La tía Julia y el escribidor, en la cual hay suficientes elementos como para llevar a cabo un análisis sobre su manera específica de enfocar el kitsch.

Para volver a la igualdad que establece Milan Kundera entre el kitsch y un mundo donde la mierda no existe – con otras palabras, donde el lado vergonzoso y miserable del ser humano está ausente – mi opinión es que se trata de un descubrimiento fructífero, aunque no pocas voces (entre ellas, la de Italo Calvino20) se han confesado poco convencidas por esta equivalencia. La prueba de su verdad me parece darse no sólo por la comprobación que podemos tener al mirar con atención las representaciones que imponen la publicidad y las mass media (por ejemplo, no es concebible otra publicida para el papel higiénico sin una fuerte dosis de humor porque, así 20 Véase su artículo de The Review of Contemporary Fiction, Volume IX number 2 Summer 1989, en el cual Calvino, sin restarle admiración al escritor checo, declara que tiene dos reparos en cuanto a la visión kunderiana sobre el kitsch y la mierda. Para el autor italiano, existen mayores males que el kitsch ("it is less dangerous than the other, but it must be taken into account to avoid our believing it an antidote"(p. 57)), y en cuanto a la mierda, con humor afirma Calvino que verla como negación de la transcendencia significa ubicarse en una perspectiva kitsch, por totalitaria, porque para los panteistas y los estreñidos ella no tiene en absoluto el valor negativo que le da Kundera.

como lo demuestra entre otros Eric Blondel21, el humor es un desquite de la condición inferior que compartimos). Ello se hace obvio también al juzgar por la perspectiva kunderiana otros enfoques literarios sobre el kitsch – como los de Manuel Puig y Mario Vargas Llosa – para ver que el plantemiento del escritor checo se puede extrapolar con naturalidad a dichas perspectivas.

Según este punto de vista, se podría decir que no por otra cosa quieren escaparse los personajes femeninos puigianos de un medio que les ahoga sino para poder respirar un aire donde no hay olores avergonzantes, donde todo es de cartón y oro postizo y donde no hay más que perfumes refinados que no se respiran sino sólo se deducen. Se trata de una desmaterialización total que anhelan las mujeres de Puig, de un deseo de internarse en una realidad en que falte el cuerpo como tal y no queden sino las proyecciones anímicas. Varios ejemplos a este respecto se pueden encontrar en la obra del escritor argentino. Pienso que hechos tan evidentes como la atracción por el cine, arte donde la materialidad es transformada en puro fantasma, donde la realidad es remitida a sueño colectivo no necesitan demostraciones que sin duda caerían en lugares comunes (la atracción de Mita y de Toto por las películas que les permiten huir de su vida encerrada en Coronel Vallejos no difiere de los cuentos cinematográficos que le hace Molina a Valentín en el espacio carcelario). La desmaterialización por obra de la imaginativa se revela, no obstante, en niveles de lecturas muy sutiles, como en este fragmento de Boquitas pintadas:

"Nélida le observó el cabello abundante con algunos mechones sueltos metalizados por la luz blanca de una lamparita del alumbrado municipal, y sin saber por qué pensó en terrenos baldíos cubiertos por matorrales y pastos curvados; Nélida le miró los ojos claros, no verdes como los de Celina sino castaño claro y sin saber por qué pensó en los lujosos jarros de miel; Juan Carlos cerró los ojos cuando ella le acarició la cabeza 21 Véase Eric Blondel, Le risible et le dérisoire, PUF, Paris, 1990: “Si le monde est laideur, vilainie, misère, souffrance, solitude, l’ironie, l’humour sont la religion sans prêtre, l’opium du désespéré, la transcendence du despeinada y Nélida al verle las pestañas espesas y arqueadas pensó sin saber por qué en alas de cóndor desplegadas […]" 22.

La descripción continúa con el mismo tono de letanía inducido por las repeticiones ("miró… y sin saber por qué") y los rasgos físicos de Juan Carlos se transforman, bajo la mirada enamorada de Nélida en asociaciones poéticas, en elementos íntimamente relacionados con sus fantasmas personales (véase este ejemplo: "Nélida le miró la nuez colocada entre los dos fuertes músculos del cuello, y los hombros anchos y sin saber por qué pensó en los nudosos e imbatibles árboles de la pampa bárbara: el ombú y el quebracho eran sus árboles favoritos" 23). Sería desapropiado, creo, decir que las asociaciones que proyecta Nélida en el cuerpo amado son kitsch simplemente porque suponen una negación de la materialidad como tal. Lo que sí mide la distancia que separa sus impresiones líricas de las que ella, a su vez, suscita en Juan Carlos, es la fría frase que sigue inmediatamente después de este despliegue asociativo: "A las 23 : 20 Nélida le permitió pasarle la mano por debajo de la blusa. A las 23 :30 Juan Carlos se despidió reprochándole su egoísmo" 24. Pienso que en este nivel se sitúa la diferencia de enfoque entre los escritores checo y argentino, en el hecho de que para el latinoamericano lo de vedarse los ojos ante los impulsos demasiado terrenales del cuerpo no representa necesariamente una caída en el kitsch, visto como negación de la mierda y de la excitación, sino únicamente forma de embellecer la existencia demasiado barata e intranscendente en que se ven inmersos sus personajes. Es interesante a este respecto traer a la memoria la manera en que Molinita cuida a su compañero de celda cuando a éste le agarra una crisis de diarrea debido al régimen alimenticio carcelario. Por su devoción y su asumida falta de asco, Molina logra enaltecer la miseria del cuerpo de su compañero, pauvre homme. Le rire est alors consolation d’un homme prisonnier d’un monde qu’il persiste à aimer malgré tout. Et du même coup dénonciation d’une soumission, recul et refus, protestation » (pp. 207).

22 Manuel Puig, Boquitas pintadas, RBA Editores, Barcelona, 1992, pp. 60.

23 Idem, pp. 60-1.

24 Idem, pp. 61.

consiguiendo al mismo tiempo darse una visión idealizada de sí mismo, conforme a la que se había construido – la de mujer completa, esto es, maternidad incluída: de aquí la comprensión casi orgullosa de las destemplanzas de un cuerpo de cuya construcción, al nivel fantasmal, es responsable. Dicho de otro modo, en la escena citada, la mierda es negada como tal y transformada en otra cosa, en un elemento simbólico del vínculo entre la madre y el hijo, y contribuye además a desencadenar en Molinita la identificación con su imagen ideal. ¿Es condenable, en la perspectiva de Puig, este deseo imborrable del hombre de hacerse de sí mismo una imagen ideal, lo que según Kundera y Hermann Broch constituye la esencia misma del hombre-kitsch? Creo que aquí radica la complejidad del arte del escritor argentino, en el hecho de que en muchas circunstancias – por lo menos en las que constituyen el ámbito vital de sus personajes – este deseo es la única salvación de unos males todavía más grandes. Por más cursi que sea, Molina consigue matizar la cosmovisión demasiado rígida de Valentín, demostrándole que su imagen sobre sí mismo es incompleta y esquemática. Lo mismo ocurre en La traición de Rita Hayworth donde los personajes femeninos o relacionados a su mundo – Mita, Delia, Toto –

se destacan por su sensibilidad frente a un cínico Héctor cuya única perspectiva es únicamente sensual y completamente reducida a los clisés machistas.

La desmaterialización de la cual hablaba se pone de manifiesto con una fuerza incomparable en Las boquitas pintadas, cuando Nélida, por Mabel, se entera de la fama de la virilidad de Juan Carlos:

" Mabel hizo un movimiento soez con sus manos indicando una distancia horizontal de aproximadamente treinta centímetros.

– ¡Mabel! Me haces poner colorada de veras – y Nené sintió todos sus

temores violentemente confirmados. Temores que abrigaba desde su noche de bodas,

¡hubiese pagado por olvidar el ruin ademán que acababa de ver!" 25

25 Puig, Boquitas pintadas, cit., pp. 209-210.

Lo que espanta a Nélida es que Mabel ponga de manifiesto el lado corporal de Juan Carlos, cuyo cuerpo, en su imaginación se reduce sólo a la cara. La cara de Juan Carlos, que representa para ella la hermosura perfecta26, no se puede diferenciar además del alma de su amado: "¡Juan Carlos! En este momento lo veo claro ¡por fin me doy cuenta de una cosa! … si Dios te hizo tan lindo es porque Él vio tu alma buena, y te premió" 27. Esta confusión entre la belleza física y el alma buena es uno de los rasgos más específicos de ciertos personajes puigianos, y su mayor puesta en relieve se da en los monólogos de Toto, que, en su concepción infantil calcada sobre las películas hollywoodenses, divide las personas en dos grupos, los que tienen "cara de bueno" y los que tienen "cara de malo". Lo engañoso de tal división se da al comprobar cuán lejos está su ideal masculino, Raúl García visto por el niño bajo una luz de ilusión ("en la cara no tiene carne de fuerza, tiene carne de bueno que muere en la guerra" 28) de la visión que proyecta sobre él Toto cuando aquél intenta seducir a la Paqui: "y vino Raúl García y me agarró de un brazo y me dijo que si llegaba a contar a alguién me iba a romper la cabeza, todo con cara de malo sin gritar para que no lo oyeran los vecinos" 29. Lo mismo ocurre en Cae la noche tropical cuando Nidia intenta ayudar a Ronaldo, movida por un amor senil que le provoca la belleza del portero de noche: "Me parece que la cara no engaña, parece bueno y es bueno […] Porque tendrás que 26 La reducción del cuerpo de Juan Carlos a su cara, que pone de manifiesto lo incompleto de la visión de Nené sobre el amor, visto casi a lo trovador, como una eterna contemplación de la hermosura del rostro, se pone de manifiesto en este fragmento de su carta: "el otro día me dijo a mí […] de golpe, "mami, que es de todo el mundo la cosa que te gustó de todas", y yo en seguida pensé en una cosa, claro que no se lo pude decir: la cara de Juan Carlos"(pp. 236).

27 Idem, pp. 248.

28 La traición de Rita Hayworth, Ed. Seix Barral, Barcelona, 1982, pp. 85.

29 Idem, pp. 91.

reconocer, Luci, que es un chico precioso" 30. Lo que no significa que al final se descubra que la belleza de la cara no sea igualmente un engaño, por la conducta vil de Ronaldo con su familia y la sirvienta que seduce.

La indagación de Manuel Puig parte del descubrimiento de la confusión que suelen hacer sus personajes entre lo estético y lo ético. Así, por ejemplo, a Toto le cuesta imaginar un paraíso a través de la religión, teniendo ya construido uno propio que le ha proporcionado el cine. Lo mismo ocurre en el caso de Nélida cuya única representación sobre el más allá está fundada en una visión estética, imaginándose poder vivir al lado de Juan Carlos, iluminada por el esplendor de su hermosura. Sin embargo, al final de su vida, Nélida desiste en su empeño de entregarse el alma a la belleza de su amado; su decisión en el lecho de muerte de traer consigo a la tumba prendas que la relacionan con su familia, en vez de las cartas de amor de su juventud, se puede leer como una victoria de los principios éticos (de la realidad) ante los estéticos (del placer). Pero esta victoria encierre sin duda una gran dosis de resignación, hecho conforme a la lógica de estos mecanismos descritos por Freud, que además se pone en evidencia por la enfermedad que mata a Nélida, el cáncer. Como bien lo ha notado Roxana Páez, el cáncer, enfermedad de la represión, delata la incapacidad de Nélida de superar armónicamente sus frustraciones31. En sus últimos momentos, Nélida prefiere suplir la imagen idealizada de eterna novia de Juan Carlos por otra imagen, de fiel esposa y madre. La ambigüedad de su gesto consiste en la doble interpretación que se le puede dar – de resignación o de construcción inconsciente de otra imagen idealizada que justifique y enaltezca su existencia. Creo que se debe recalcar la necesidad de Nélida de expresar su actuación, de darse ante sus ojos el espectáculo de su decisión, con otras palabras hacer los gestos que le den la posibilidad de mirarse desde el exterior y contemplarse así en un 30 Cae la noche tropical, Ed, Seix Barral, Barcelona, 1988, pp. 140.

31 Roxana Páez, Manuel Puig – del pop a la extrañeza, Ed. Almagesto (col. Perfiles), Buenos Aires, 1995.

Acerca de las enfermedades en la obra de Puig, consúltense sobre todo las páginas 39-42.

espejo en cuya imagen se reconozca menos infeliz y como de acuerdo con su existencia. De otro lado, este acuerdo supone también una venganza por un mundo donde la felicidad perfecta es inalcanzable y la vida es condenada irremisiblemente a la mediocridad. Superar las ilusiones y acceder al conocimiento, a la consideración lúcida de su existencia, son hechos que no le otorgan a Nélida ningún reflejo de la belleza. Internada por su decisión en el mundo de lo ético, las cartas de amor de Juan Carlos – su particular vínculo con la hermosura – ya no pueden suscitar sino burla: "Además quería que las cartas guardadas por el escribano fueran destruidas y su esposo mismo debía hacerlo, pues ella temía que alguien joven e insolente un día las leyera y se burlase" 32. La destrucción de las cartas de Juan Carlos (en el cual no ve sino el reflejo de su ideal de perfección) por mano de su marido (sobre el cual tiene también una imagen esquemática, viéndolo como el ser que la ha condenado a la fealdad y mediocridad) contiene un valor simbólico igual de transparente cuya esencia se podría definir por la incompatibilidad que descubre entre el mundo ético y el estético. Juzgándolo todo de manera simple, estableciendo límites extremadamente claras entre lo bueno y lo malo, entre lo bello y lo feo, Nélida muere en la peor medianía. Es una de las paradojas del kitsch: precisar ideales absolutos, extremos de belleza y perfección es caer en la perfecta mediocridad.

Ahora bien, el problema que se plantea es si el autor juzga irónicamente o con ternura a sus personajes que necesitan de estos escapes en lo imaginario donde encuentran pasto para su visión dicotómica y falta de matices, incluso si recurren a formas de enajenación proporcionadas por la producción kitsch – las películas, las letras del tango y boleros, los radioteatros –, y aun los libros en que se busca pasatiempo y no problematización33. Para precisar mejor los límites del mundo novelesco creado por Puig hace falta notar que la problematización como ejercicio 32 Boquitas pintadas, ed. cit., pp. 252.

intelectual capaz de matizar las experiencias vitales no se sitúa en el ámbito de gente cultivada, de los que se podrían llamar intelectuales. De hecho, hay pocos o ningún intelectual en sus libros: personajes como Toto adolescente y la pianista de La traición de Rita Hayworth resultan meras parodias de pensadores intelectuales (el uno por su juventud propensa a la radicalización, la otra por su manera de hacer del pensamiento un recurso extremo frente a su condición asumida de fracasada), así como un personaje cuya condición de catedrático de latín y griego abogaría por su pertenencia a la élite del noos, el misterioso profesor de Boquitas pintadas, no se salva de la mediocridad y falta de originalidad cuando aconseja a Juan Carlos comparar a su amada con las aguas del Leteo, es decir emplear un parangón esnob que sólo ubicaría las cartas del joven en el ámbito de las epístolas de amor cursis, hecho que Juan Carlos descarta por parecerle "muy novelero". Un caso especial representa Silvia, la psicoanalísta de Cae la noche tropical que convierte el conocimiento de los demás en "vicio", es decir sus ansias por captar la esencia de una persona es reducido a ejercicio de "pasar el rato". Además este personaje llama la atención por la conciencia que tiene de su limitación debida a la intelectualización excesiva, necesitando tanto a Luci, en que ve encarnada una visión "romántica" que a ella le falta, como a Ferreira, un hombre que no la ama, pero que le da una razón de ser por llenarle la vida de pasión.

Silvia racionaliza su pasión no correspondida, busca justificaciones, se crea la imagen de único ser que le hace "cuestionar" a Ferreira, pero en la base de todo esto se halla su soledad y su necesidad de ilusión. Le dice a Nidia:

33 Es interesante al respecto notar con cuánto refinamiento logra Puig retratar a Mita, en La traición de Rita Hayworth, presentándola al principio, por las palabras de sus familares, como una intelectual, para que, a medida que el libro avanza, mostrar su lado escapista y, por qué no, cursi.

"Él me comunica algo, y muy positivo. Será esas ganas de vivir que tiene, esas ganas atrasadas, retroactivas. Tan pocos tienen eso, la ilusión por las cosas. […] A mí me contagia, me dan ganas de subir con él a ese barco, que zarpa quién sabe para dónde…" 34

Sobre todo en sus primeras novelas, la problematización de los personajes puigianos está condicionada por la limitación de éstos a un ámbito donde los sistemas filosóficos y estéticos están ausentes, donde la ética sólo se reduce al conjunto de normas establecidas por una sociedad machista y la religión a mera escatología. El gran mérito de Puig es que deja ver que no por todo eso la reflexión de sus personajes carece de profundidad, que sus dudas no son menos punzantes y desgarradoras que las de los intelectuales. Al reflexionar, un personaje tan limitado como Mita, cuyo único placer real es escaparse por medio de las películas hollywodenses (los libros, para ella, sirven para el mismo fin – el de superar su condición mediocre, que le repele), llega a comprender que este afán suyo de huirse de un mundo que no le conviene no parte de otra cosa sino de lo que Kundera llamaría el "desacuerdo categórico con el ser". Simbólicamente, su hijo no crece, lo que quiere decir que ella, de manera inconsciente, no le permite salir de este mundo ideal en que piensa que se encuentra la verdadera esencia del ser – un mundo donde el sexo no existe (sus resistencias a echarse las siestas impuestas por su marido delatan su poco interés sensual), donde el amor se limita a lo puramente prometido y aplazado, con otras palabras a una eternización de la condición ambigua de novios que se quieren de manera platónica, a la espera de la noche de bodas. En su monólogo acerca de la película sobre Romeo y Julieta (es decir una reinterpretación de la obra original, una megaproducción hollywoodense que la convierte en kitsch35, pero que no por esto deja de desencadenar la reflexión), Mita se pregunta: 34 Cae la noche tropical, Ed. Seix Barral, Barcelona, 1988, pp. 219.

35 Dorfles considera que toda transposición de una obra a un medio distinto del original (incluso si se trata de copias célebres de cuadros, que se incluyen en los museos), por una operación que él llama trahición de medio,

"¿y por qué dios no cambia de idea y hace salir todo bien? Y hace que Julieta se despierte a tiempo cuando Romeo se está por matar y así son felices, ¿y qué hacen?

¿tienen hijos?¿y se van a vivir a una casa? Algo mejor tendría que ser, que montan los caballos, uno blanco y uno rojo y galopan lejos, lejos, en una nube de huracán que los lleva al lugar más hermoso que hay, a un lugar que nadie conoce y que por eso no se puede saber todo lo hermoso que es, las flores que hay ahí y el perfume que tienen nadie los conoce" 36.

Para muchos críticos la obra de Manuel Puig resulta asombrosa por la temática que linda a sabiendas con el folletín. Aunque todos los libros que analizan su obra dan por supuesto esta relación, según mis conociemientos, sólo el escrito por Roxana Paéz, ya aludido, plantea de manera más detenida este problema, intentando responderse a la pregunta si en las novelas del escritor argentino la relación con la subliteratura es irónica o desprovista de distanciamniento. La conclusión de la crítica es que en Puig, a pesar de sus confesiones en que se muestra un defensor de la fidelidad a los mitos e ideales imposibles, su creencia en el ideal como meta deseable no es sino una apariencia, igual que su decisión de quedarse fuera de la literatura "grande", pues su obra entra sin duda en esta categoría. Sus sólidos argumentos se fundan en el análisis de varios niveles del discurso, desde el textual hasta el conceptual, mostrando que sus novelas superan el nivel del arte de consumo por el empleo de un fino arte narrativo cuyo acierto más grande es un rasgo que, de hecho, todos los críticos han destacado – el de hacer desaparecer la voz del narrador detrás de las voces de sus personajes, que quedan caracterizados por su única e la convierte irremediablemente en kitsch: "La transposition d'un medium à un autre, autrement dit, le fait de passer du moyen d'expression d'un art à celui d'un autre, telle est l'une des opérations les plus fréquentes menées par le Kitsch"(op. cit., pp. 95).

36 La traición de Rita Hayworth, op. cit., pp. 153.

inconfundible manera de hablar. Sin embargo, la respuesta de Roxana Paéz no siempre logra, me parece, definir de manera rotunda si se da o no ironía de parte del autor para con sus personajes.

Acertadamente muestra la crítica que son ellos mismos los que a veces toman sus distancias frente al lenguaje que se les impone a través del tipo de cultura que consumen37. Es verdad que este distanciamiento no es algo habitual en los personajes femeninos de Puig, que, la mayoría de las veces, conforman su manera de pensar con la que viene inducida por los creadores de ilusiones baratas, del arte que no cuestiona sino se presenta como forma de escapismo. Puig posee el arte de jugar con los niveles de identificación de sus personajes con el arte y la actitud kitsch y si a veces las situaciones en que presentan a sus personajes imitan hasta solapamiento las construidas por los folletines o los radioteatros (como ocurre por ejemplo en el encuentro entre Nené y Mabel, en la décimotercera entrega de Boquitas pintadas, donde el doble discurso de las dos mujeres, el pronunciado y el callado, las presentan como encarnaciones de tipos esquemáticos – la casada reprimida y la coqueta envidiosa), en otras ocasiones consigue demostrar que también en los seres humanos que sueñan con el mundo calcado según las pautas engañosas del arte de consumo hay cierta profundidad y ciertos valores reales. El mérito de Puig es mostrar que no por vivir en un mundo tan sencillo – donde el bien y el mal están delimitados con precisión, donde el amor, con todas sus facetas, parece el único valor capaz de transformar una existencia en una vida digna de este nombre, donde la aspiración a la felicidad es la única norma de conducta – la gente carece de interés literario. La tentativa de Manuel Puig puede traer a la memoria una de las preguntas que se hacía Dostoyevski y que Julio Cortázar eligió como epígrafe de su primer novela publicada, Los premios: "¿Qué hace un autor con la gente vulgar, absolutamente vulgar, cómo ponerla ante sus lectores y cómo volverla interesante?". El único 37 "En medio del discurrir de la conciencia de Nené, pastiche de boleros o de retórica de la Salvación, más los slogans publicitarios del camino por el cual va viajando, ella emite un "ja, ja…". Lo cual indica no sólo la risa riesgo que puede correr esta tentativa es, como lo he señalado, el de acercarse hasta la confusión con un tipo de cultura que constituye el medio fantasmal de los personajes retratados, más aun cuando el autor no interviene nunca en sus monólogos, dejándoles la palabra tal como brota de su mente empapada de clisés y kitsch. El hecho de volver sobre esta cultura, empleando conscientemente sus tópicos y sus elementos cursis se puede decir que transforma las novelas de Puig en novelas rosas de second degré, en una tentativa de descubrir un elemento todavía desconocido de la vida humana – y en esto sí coincide con Kundera y Hermann Broch, para quienes la única justificación de la novela es el descubrimento de una parcela hasta entonces oculta de la existencia humana38. La pregunta que se puede plantear es en qué consiste el descubrimiento de Puig: que la gente está descontenta con su condición, que, para muchos, la evasión por medio de un arte desintelectualizado y desintelectualizante es la única manera de fantasear, que el descontento frente a la realidad banal y corriente es aprovechado por los que crean cierto tipo de productos que llaman artísticos – todo esto se conoce, la demostración de estas verdades no pueden constituirse según mi opinión en verdaderos descubrimientos (si alguién ha desmalezado el terreno de lo cotidiano, convirtiendo su realidad en expresión artística que dé más luces sobre la existencia, no puede ser otro sino Flaubert). Lo que se propone, en cambio, iluminar Manuel Puig es que hay una hermosura oculta en estas vidas tan triviales, que el sentimentalismo no es tan despreciable como lo ven los intelectuales, que las vidas que se conducen según los imperativos del alma no deben necesariamente ser vistas con desdén. Así como lo observa Andrés Amorós entre otros, el gran mérito de Puig es que no se acerca al revanchista por la libertad redentora del pensamiento, sino la conciencia del uso compensatorio de esos discursos contra la realidad desgraciada (en el literal sentido de "sin gracia")" Páez, op. cit., pp. 16.

38 Véase El arte de la novela: "En ese sentido comprendo y comparto la obstinación con que Hermann Broch repetía: descubrir lo que sólo una novela puede descubrir es la única razón de ser de una novela. La novela que no descubre una parte hasta entonces desconocida de la existencia es inmoral. El conociemiento es la única moral de la novela"( op. cit. , pp. 16).