Estimulación Temprana por Anónimo. - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

Presentación del curso

Este curso servirá como guía de estimulación adecuada dirigida a los padres de bebés de entre

los 0 y los 12 meses. De esta manera podrás afrontar este nuevo modo de vivir con una pequeña

ayuda para cada momento.

Seguro te servirá para suavizar los momentos más difíciles y complicados que se te pueden

presentar y para disfrutar de aquellos momentos más fantásticos que puede aportar tal

experiencia.

Capítulo 1:

La estimulación adecuada y la importancia del juego para los bebés

Presentación

Cuando un bebé llega al mundo cambia la vida de la madre y el padre. Los nuevos padres se

encuentran constantemente preocupados por su desarrollo, por su crecimiento y por su salud en

general.

Los avances científicos y tecnológicos de las últimas décadas han permitido conocer más a fondo

los factores que intervienen en el desarrollo de los niños. Se educan niños más competentes

emocional e intelectualmente, capaces de enfrentar al mundo de una forma más adecuada.

Los padres cada vez están más interesados en adquirir conocimientos que les permitan facilitar el

aprendizaje de sus hijos; desarrollar al máximo sus capacidades, formar hijos más saludables

emocionalmente, más inteligentes, esto es, capaces de afrontar los problemas desde una

perspectiva integral basada en soluciones.

Diferentes ciencias (neurología, neuropsicología, psicología infantil, psiquiatría infantil) han

demostrado que para formar personas más estables emocionalmente e intelectualmente exitosas

debe prestarse especial atención en el desarrollo del niño y su estimulación.

El bebé desde que nace es una persona ávida de información, con ansias por aprehender el

mundo, por conocer. Es una persona con grandes capacidades de aprendizaje. Sus primeros

años de vida forjarán una personalidad competente o no para forjarse futuro y tener éxito.

Por lo anterior, se ha prestado especial atención a aquellos factores que favorecen el desarrollo

cerebral de los bebés, aumentando sus capacidades de aprendizaje. A esto se ha llamado

estimulación temprana.

¿QUÉ ES LA ESTIMULACIÓN TEMPRANA?

La estimulación temprana hace referencia a toda aquella actividad de contacto o juego con un

bebe que propicie, fortalezca y desarrolle adecuada y oportunamente sus potenciales humanos.

Se estimula a un bebé cuando se ayudan a desarrollar todos sus sentidos; lo que aumenta, por

una parte, el control emocional, proporcionándole al niño una sensación de seguridad y goce; y

por la otra, amplía la habilidad mental, que le facilita el aprendizaje, ya que desarrolla destrezas

para estimularse a sí mismo a través del juego libre y del ejercicio de la curiosidad, la exploración

y la imaginación.

Cuando a un bebé se le proporcionan diferentes medios para desarrollarse, se genera en él

interés y capacidad para aprender sorprendente. La estimulación se concibe como un

acercamiento para comprender y conocer al bebe, ampliando su potencial de aprendizaje.

El principal objetivo de la estimulación, además de favorecer el desarrollo cerebral del niño, es

estrechar el vínculo entre los padres y el bebé.

La estimulación temprana favorece el desarrollo de la corteza cerebral de los niños, formando

bebés más abiertos a la aprehensión de su contexto.

La siguiente guía de estimulación, le permitirá encontrar ejercicios y juegos prácticos que

favorecen el desarrollo de su hijo en las siguientes áreas:

Cognoscitiva: consiste en estimular el desarrollo intelectual del niño, que se da inicialmente por el

desarrollo de sus sentidos, aumentando su capacidad para percibir objetos a través del tacto, la

vista, el oído y el olfato.

Motriz: Estimular ésta área le permite que su hijo pueda adquirir fuerza muscular y control de sus

movimientos gruesos y finos; aprender a manejar su cuerpo y desarrollar sus habilidades físicas.

Lenguaje: Estimular ésta área, permitirá que el niño aprenda a comunicarse con el medio

ambiente que lo rodea. Es muy importante para su desarrollo cerebral y para el desarrollo de la

inteligencia, que se inicia desde los balbuceos.

Coordinación sensorial: Esta área permitirá que el niño coordine lo que percibe a través de sus

sentidos (lo que ve con lo que hace, etc.)

Social: es el área que facilitará las relaciones del niño con las otras personas, inicialmente con los

padres (especialmente con la madre) y posteriormente con otras personas cercanas.

LA IMPORTANCIA DEL JUEGO

El juego es importante para el desarrollo cerebral del niño. Aunque los pequeños nacen con su

cerebro completo, debe irse madurando para cada día que pase tengan mayores habilidades para

el aprendizaje. El juego, es la forma más importante para ayudar al bebé a desarrollar cada una

de las áreas mencionadas anteriormente.

Cuando los niños juegan desarrollan su memoria, mejoran su lenguaje y establecen relaciones

sociales. En otras palabras, el juego aporta los cimientos para el pensamiento más complejo.

La primera forma en que los niños aprenden es a través de la imitación.

Durante los dos primeros meses, los niños imitan los gestos de los adultos. Hacia los cuatro

meses, entablan una "conversación", es decir, cuando se les habla, ellos responden con algún

sonido. Y así sucesivamente van aprendiendo otras conductas por la imitación, por tanto, entre

más jueguen los padres con los niños, éstos aprenderán más rápido, y su desarrollo será mejor.

Inicialmente, el contacto con la madre es parte fundamental en su desarrollo. Cuando ella lo mira,

lo acaricia, lo besa, lo alimenta, juega con él, se va favoreciendo la toma de consciencia por parte

del bebé de su propio ser, aprende a diferenciar que es distinto a los demás, y va reconociendo

sus capacidades.

El bebé va empezando a manifestar sus habilidades creativas con sus gestos y movimientos, e ira

aprendiendo a demostrar sus necesidades.

A continuación se presenta algunos aspectos claves a tener en cuenta del desarrollo del bebé por

cada período de edad durante su primer año.

Al finalizar cada apartado, se describen los juegos que se pueden llevar a cabo para estimular al

bebé; estos han sido seleccionados con base en las habilidades del niño en cada etapa de su

desarrollo durante su primer año de vida, de tal forma que se le provea una estimulación

adecuada favoreciendo el progreso intelectual, físico y emocional del niño.

Capítulo 2: El bebé de 0 a 12 meses

Los primeros meses de vida del bebé son fundamentales. Le suceden una serie de cambios que

no se comparan con los que se pueden experimentar en edades más avanzadas.

De ser un recién nacido desvalido, pasa a convertirse en un niño cada vez más autónomo que

anda, juega y se relaciona con los demás.

Su aspecto físico cambia, mejora su coordinación, adquiere nuevas habilidades motoras, empieza

a relacionarse y a comunicarse, establece lazos afectivos.

Su curiosidad sin límites le impulsa a explorar el mundo y en su afán por descubrirlo todo, se

encuentra también con frustraciones y obstáculos. Para que madure adecuadamente se le debe

proporcionar un ambiente rico en cariño y en estímulos.

Con un adecuado desarrollo de la inteligencia, el bebé después del primer mes de vida deberá

poder chupar sin problema; fijar la mirada (aunque sea por poco tiempo) ante un objeto; apretar

objetos (los dedos por ejemplo); seguir con la mirada objetos; tratar de sujetar la cabeza cuando

se la endereza; hacer algunos balbuceos; responder a los ruidos de alguna forma. Todo lo

anterior se puede lograr ayudando al bebé con ejercicios, tiempo y amor.

EL DÍA A DÍA...

Cada día que pasa en la vida de un bebé se van fortaleciendo sus habilidades. Muchos padres

pensarán ¿y cómo, si pasa durmiendo casi todo el tiempo?; el 10% del tiempo que pasan

despiertos están sumamente atentos a todos los estímulos del medio. Este es el mejor momento

que tienen los padres para conocer a su bebé y comenzar a estimular su desarrollo.

Los bebés durante el día pasan por varios estados de consciencia, cada una de ellas se

acompaña de comportamientos muy específicos. Conocer estos estados ayuda a que los padres

no se alarmen con algunos comportamientos de sus hijos.

Dentro de las etapas por las que pasan los niños durante el día, se pueden diferenciar varias:

Sueño tranquilo: es una etapa en la que el bebé se encuentra totalmente relajado. Su respiración

es muy regular y no se perciben movimientos.

Sueño activo: A diferencia del anterior, los ojos del bebé se mueven por debajo de los párpados.

También puede presentar movimientos de los brazos y las piernas. La respiración también puede

ser irregular y más rápida. Hacen muecas. Se despiertan fácilmente.

Despierto calmado: Durante esta fase, los niños se mueven muy calmadamente. Tienen sus ojos

muy abiertos. Siguen los estímulos, y se distraen observando el mundo que los rodea; imitan los

gestos de los demás.

Despierto alerta: En esta fase el bebé se mueve constantemente. Mira en diferentes direcciones,

hace ruidos. Esta fase se produce cuando se acerca la hora de alimentarlo.

Llanto: El llanto que puede llegar a desesperar a muchos padres por no saber qué es lo que le

sucede a su bebé, tiene una finalidad muy importante, la de poder comunicarse, alerta a los

padres que algo tiene el bebé.

LOS SENTIDOS DEL BEBÉ

¿Qué ven los bebés?

Desde las primeras horas de vida, el bebé diferencia unos objetos de otros, y algunos llaman más

su atención. Cuando se detiene a mirar un objeto, abre los párpados y fija su mirada en el objeto.

A los bebés les llaman la atención los contrastes de luz y sombra, los cambios, no se detienen

sobre un mismo objeto o que este no cambie por un período largo de tiempo; prefiere los colores

vivos y que contrasten (rojo, blanco y negro); prefiere aquellos objetos que tienen muchos

detalles, no los simples; le llaman la atención las superficies rugosas, más que las lisas y lo

alertan los objetos con movimiento, no los estáticos.

Con base en esto, se puede evidenciar porque los bebés se quedan fijamente mirando el rostro

de las personas, debido a que estos tienen muchos detalles, contrastes y son diferentes uno a

otro.

Los bebés ven mejor los objetos que se encuentran a una distancia aproximada de 25 a 30

centímetros; distancia que coincide con la distancia que hay entre la madre y él cuando lo está

alimentando; contacto que representa su primera forma de comunicación.

Por tanto, cuando un bebé se encuentra inquieto, se le puede tranquilizar mostrándole un objeto

con muchos contrastes y que cumpla las características mencionadas anteriormente.

¿Qué oyen los bebés?

Los bebés oyen desde antes de nacer. Pueden diferenciar sonidos familiares o extraños, tonos

agudos o graves.

Los bebés tienen preferencia por los sonidos agudos, por lo que se sugiere que los padres le

hablen en este tono a sus hijos.

Los bebés pueden seguir sonidos diferentes a la voz humana, y giran su cabeza para buscarlos.

Inicialmente, giran sus ojos y posteriormente el cuello, pueden emitir sonidos o hacer muecas,

otra forma de comunicarse con su medio.

Los bebés identifican primero la voz de sus madres, aún cuando no la puedan ver, saben que

esta allí y pueden empezar a llorar como forma de comunicarse con ella para que le preste

atención.

A los bebés les agrada y tranquiliza los sonidos constantes, sin cambios bruscos. Para relajarlos

se puede emplear música con sonidos de agua, lo que les produce la tranquilidad que sentían en

el vientre materno.

El olfato de los bebés

Los bebés reconocen el olor de su madre. Se dirigen hacia su pecho por el olor, al igual que la

madre también lo hace. Esta es otra forma de comunicación que profundiza el vínculo madre -

hijo.

El sentido del gusto en el bebé

Los bebés prefieren los sabores dulces. La leche materna, cambia de sabor durante el

amamantamiento, inicialmente es dulce y hacia el final es más rica en grasas.

El tacto del bebé

El sentido del tacto se desarrolla a lo largo de toda la piel del cuerpo. Este es un medio importante

para estimular a los bebés, que son muy sensibles al contacto, la proximidad. Cuando los bebés

están en contacto piel a piel con su madre y/o padre, su respiración se vuelve más lenta, se

calman y relajan.

La piel es un medio extraordinario que tienen los bebés para explorar el mundo. Los bebés

inicialmente tienen un gran número de receptores sensitivos en los dedos y en los labios; razón

por la cual les gusta chuparse los dedos, estímulo que acompaña también a la lactancia.

Los masajes y las caricias son la mejor forma de estimular éste sentido; además, los provee de

amor, favoreciendo el desarrollo de su afectividad.

A través del tacto, los bebés pueden aprender muchas cosas, reconocer texturas, sentir las

formas, lo que les aporta una gran información sobre los objetos que los rodean.

La estimulación táctil en el bebé es uno de los aspectos más importantes para su desarrollo, por

tal motivo, los juegos didácticos diseñados con esta guía son especialmente dirigidos además de

otras cosas, a estimular el tacto del bebé con diferentes texturas, y formas.

Capítulo 3:

El primer mes del bebé

Durante el primer mes de vida, el bebé tiene habilidades para conocer y explorar el mundo que lo

rodea. Pasa la mayor parte del tiempo durmiendo. Es durante los períodos de alerta que explora y

conoce. En estos momentos, la estimulación es importante para ayudarle a desarrollar su

cerebro.

El juego es muy importante para el desarrollo y el aprendizaje del bebé. Se debe dedicar tiempo

para jugar con él; es una tarea tan importante como alimentarlo, así se ayuda a su desarrollo.

Los bebés aprenden a través de los sentidos. Tocarlo, acariciarlo, hablarle, así se aprende a

conocerlo y viceversa.

Mientras el baño, se puede aprovechar para jugar con él, estimularlo mediante masajes y

favorecer el fortalecimiento de sus músculos haciendo ejercicios con sus brazos y piernas. Darle

la mano para que apriete el dedo y hacer una ligera fuerza para que valla fortaleciendo sus

músculos. Mover sus brazos con suavidad arriba y abajo, lo mismo que con sus piernas. Es

importante colocarle ropa que no le impida moverse.

Estos ejercicios favorecen su desarrollo sensorial y motriz, y cuando además se le hablase

favorece su lenguaje.

Mientras se alimenta, es adecuado hablarle suavemente, consentirlo, tocarle la cara, los deditos;

con esto se le ayuda en su desarrollo sensorial; y al hablarle se favorece su lenguaje y su

desarrollo social.

JUEGOS PARA ESTIMULAR AL BEBÉ

Estimular a los bebés no es una tarea difícil, se necesita tiempo y amor.

La estimulación al bebé debe favorecer el desarrollo en cuanto a inteligencia, motricidad,

lenguaje, relaciones sociales y afectivas.

El desarrollo de la inteligencia se da a través del conocimiento del mundo. Los bebés desean

explorar todo lo que los rodea. Durante el primer año es importante estimular los sentidos del

bebé y la motricidad. La percepción de su entorno, su propio cuerpo, el de sus padres, y la

interacción entre estos, proveen al bebé de experiencias importantes a partir de las cuales

aprehende el mundo.

Al presentarle al bebé distintas sensaciones, ya sean táctiles, olfativas, visuales, o formas,

texturas, se activa su cerebro y se le van aportando experiencias con las cuales va adquiriendo

conocimientos.

Los bebés tienen todo por descubrir, por lo que los juguetes que se le presenten aportarán

experiencias muy enriquecedoras.

Los juguetes que se mencionan a continuación favorecen estas experiencias y permiten la

estimulación adecuada de sus sentidos y de su motricidad.

ESTIMULACIÓN DURANTE EL BAÑO

Durante el baño, el niño experimenta muchas sensaciones novedosas para él y que estimulan

todos sus sentidos.

El tiempo durante el que se baña al bebé es un período de vital importancia y durante el cual se

puede tener mayor contacto con él y es apropiado para estimularlo.

Esta situación no solo es importante para ir desarrollando hábitos de higiene, sino que permite

que se puedan estimular sus sentidos. Esto se puede llevar a cabo utilizando esponjas, guantes

suaves, muñecos para bañera, espumas, entre otros elementos que se consiguen especialmente

para el cuidado del bebé y que empleados adecuadamente cumplen no solo la función de

entretener al bebé sino estimular su sentido del tacto y la vista.

Los juguetes preferiblemente deben emplear colores llamativos, principalmente el rojo, el blando y

el negro, que son colores que por su composición estimulan la visión del bebé, que como se vio

durante sus primeros meses es limitada.

La persona que baña al niño, puede colocarse un guante de textura suave con los colores

mencionados y mientras se le aplica el jabón se va masajeando cada una de sus extremidades,

brazos y piernas de manera firme, haciendo masajes que permitan que el niño además de

estimular su piel vaya cogiendo fuerza en sus músculos. Así mismo, masajear su pecho y espalda

de la misma forma con movimientos ascendentes y circulares.

El sonajero

Este juego favorece la estimulación auditiva y táctil del bebé.

El sonajero es un juguete que estimula la estimulación auditiva y táctil del bebé. Este sonajero

debe ser preferiblemente en colores llamativos (rojo, blanco, negro) con cascabeles que suenen

cuando se le mueve o cuando el bebé los coge con sus manos. Estos sonidos deben ser suaves

para que le produzcan tranquilidad y paz y que él los pueda asociar a la vez con los momentos

que comparte con su madre proveyéndole seguridad.

Como en su primer mes el bebé no podrá hacer sonar el sonajero por sí solo, puede dárselo para

que lo tome, y usted suavemente puede ayudarlo a agitarlo, así ira aprendiendo que cada vez que

mueve la mano con el sonajero, éste sonará. Al mover el sonajero, el bebé comenzará a asociar

los sonidos con los objetos, empezará a coordinar dos sentidos, el oído y la visión, al buscar el

objeto productor del sonido.

COLCHONES Y GIMNASIOS

Los colchones utilizados para colocar al bebé sobre la cama o el suelo son de gran utilidad para

estimular la visión y el tacto de los niños.

Estos colchones pueden escogerse de colores fuertes con diferentes formas y texturas que

permitan que el bebé estimule su visión y su tacto. Colocar al lado del bebé juguetes con los que

él pueda jugar y llevarse a la boca.

Lo importante siempre es que haya una persona con el bebé, no solo por su seguridad sino para

estimularlo con los juegos, enseñarle las formas, y colores y compartir con el niño, lo que ira

dándole seguridad e incrementa el vínculo afectivo.

Capítulo 4:

El segundo mes del bebé

Después del primer mes, la situación es un poco más fácil. La mamá ya está recuperada

completamente del parto; conoce mejor a su hijo, y ya ha aprendido a comprenderlo.

La interacción y el vínculo que el bebé tiene con su madre es más fuerte, también la ha aprendido

a comprender, y sabe que ella es quien le provee sus necesidades.

En esta etapa el niño ya tiene ciertas habilidades desarrolladas, pasa más tiempo despierto, lo

que permite que los padres puedan interactuar más con sus bebés.

Durante este segundo mes, el bebé se mueve más. Sus brazos y piernas permanecen recogidos,

pero con más movimientos que antes. Si se le acuesta boca abajo, tiende a levantar su cabecita

por unos pocos segundos.

Los bebés que no ejercitan sus sentidos y movimientos durante los primeros meses de vida,

tienen después más problemas para el desarrollo de su aprendizaje.

Para el desarrollo de su visión, es necesario jugar con objetos complejos, de colores que

contrasten. Moverlos frente a ellos a una distancia de 20 a 25 centímetros aproximadamente. Se

pueden mostrar fotos de los padres; estas tienen muchos detalles que además de ayudarle con el

desarrollo de su visión, van teniendo sus primeras formas de relaciones sociales. Al hablarle al

mismo tiempo se estimula su lenguaje.

A esta edad, los bebés empiezan captar colores más sutiles como el azul, púrpura o amarillo,

preferiblemente en contraste con colores oscuros en el fondo. Estos cambios en la atención sobre

los objetos se va dando a medida que madura su sistema nervioso.

La característica clave de ésta etapa y hasta los cuatro meses de edad, es la adaptación a

patrones básicos a nivel sensorial y motor, comienzan a llevarse a la boca diferentes objetos,

para conocerlos, explorarlos; su boca es el medio por el cual comienzan a experimentar y

reconocer objetos.

JUEGOS PARA ESTIMULAR AL BEBÉ

Para el desarrollo de su visión es necesario jugar con objetos más complejos. A los bebés les

llaman la atención los objetos en movimiento, por lo que se recomienda mover los juguetes frente

a él.

Se pueden seguir utilizando los juguetes descritos en la etapa anterior (el sonajero y el móvil),

juguetes que el bebé ya reconoce y puede distinguirlos mejor, además que ya sabe cómo puede

jugar con ellos.

Los móviles son adecuados para ésta etapa del desarrollo. Estos objetos que se colocan sobre la

cuna del bebé son ideales para estimular su visión. Estos móviles deben ser de colores fuertes,

acordes con los que él puede ver, y sus figuras pueden ser con formas geométricas, de tal forma

que el niño aprenda a reconocer estas figuras mejorando su desarrollo intelectual, además que

son figuras que componen la mayoría de las cosas con las que el niño interactúa en la realidad.

Capítulo 5:

El cuarto mes del bebé

Cada vez es más emocionante el cuidado del bebé, y estar con él. Sus padres ya lo conocen

mejor y poco a poco descubren como cada día el bebé reacciona de maneras diferentes ante

ellos y las cosas que suceden a su alrededor.

A él le gusta estar en familia, ver a otras personas. El bebé, llora menos y sonríe más. Empieza a

emitir más sonidos, balbuceos.

Sus movimientos empiezan a tener una mejor coordinación, pueden llevarse cosas a la boca más

fácilmente. Se debe suministrar al niño objetos que pueda llevar a su boca para que pueda

explorarlos. Se le pueden dar las cosas para que con sus manos lo acerque a él.

Para que él aprenda, es necesario repetir las cosas varias veces, hasta que aprenda a hacerlo

bien; en éste momento se le debe elogiar con palabras de cariño que demuestren que está

haciendo mejor las cosas. En un comienzo las cosas se le caerán de las manos, pero poco a

poco no las dejará caer y las apretará con mayor firmeza colaborando con el desarrollo y

fortalecimiento de sus músculos.

Hay que hablarle mientras se juega con él. La madre y/o el padre se pueden mover hablándole al

niño para que éste lo siga con su mirada, esto no solo favorecerá el desarrollo de su visión, sino

de la audición, y el reconocimiento de las voces de las personas cercanas a él.

Mientras se le baña o viste se le debe ir hablando, jugando con él, diciéndole los nombres de las

cosas que tiene a su alrededor, sus pies, sus manos. Es bueno repetirle los sonidos que hace

"baba", "dada", "gua", ira de ésta forma mejorando su lenguaje y favoreciendo que éste se

desarrolle más rápidamente.

Se puede colocar al niño en el suelo, utilizando el colchoncito del gimnasio, para cambiarlo de

posición hacia abajo y acercar objetos que él pueda coger, y llevarse a la boca. Esto ayudará a

desarrollar sus movimientos, mantener la cabecita en alto por más tiempo fortaleciendo sus

músculos, además que podrá jugar con los objetos que favorecen su estimulación.

JUEGOS PARA ESTIMULAR AL BEBÉ

Es recomendable ir favoreciendo el movimiento del bebé, de esta forma se fortalecen sus

músculos.

Se pueden utilizar títeres para jugar con él. Colocarlo en la mano y moverla hacia los lados,

mostrarle los colores, su forma y hablar a través de él diciéndole palabras de aliento, contando

cuentos que involucren a su familiar, resaltar siempre el amor que los padres sienten por él.

Permitir que el bebé agarre los dedos de la madre (padre) e intentar levantarlo suavemente de

sus brazos, de ésta forma va dando fuerza a sus músculos.

El llavero

Los juegos con llaves o los de forma circular con objetos que penden de él son adecuados para

que el bebé desarrolle su sentido del tacto. Los bebés tienden a llevarse todo a la boca por lo que

la textura juega un papel importante. A través de su boca el niño experimenta diferentes

sensaciones que le permiten ir identificando texturas, sabores, consistencias.

Se deben escoger objetos que el bebé pueda coger con seguridad, que sean fáciles para él

agarrar y que generen seguridad. Objetos con los que el niño no se vaya a lastimar si lo tira o cae

sobre su cara, y que no lastime sus encías.

Usted puede jugar con él, mostrándole las figuras, nombrándoselas, acercándoselas a su mano y

enseñarle a cogerlas y tocarlas.

Capítulo 6:

El bebé de cuatro a siete meses

En el período de los cuatro a los siete meses, el bebé experimentará grandes avances en su

desarrollo físico y motor. La columna vertebral y los músculos del cuello se fortalecen. Sus

movimientos se vuelven cada vez más seguros.

El desarrollo de los sentidos aumenta, especialmente la vista y el oído. Puede dirigir sus

movimientos guiado por estos dos sentidos; sigue objetos enfocándolos mejor y localiza sonidos.

A partir de los cuatro meses su campo de visión aumenta y alrededor de los siete meses, se ha

desarrollado casi por completo. Puede diferenciar formas más complejas y enfocar objetos de

tamaño más pequeño. Distinguen los colores rojo, azul y amarillo por completo.

Como pasa largos períodos de tiempo sentado observando su entorno, la atención se centra

sobre diferentes objetos que tratará de alcanzar por sí solo. Es recomendable cambiar al bebé de

posición y dejarlo libre sobre la cama o el suelo para que pueda moverse y sentirse seguro.

Puede alcanzar algunos objetos por sí solo y explorarlos; se le debe ir hablando y enseñándolo a

jugar con ellos.

La coordinación entre la vista y las manos, se da aproximadamente a los cinco meses. A medida

que aumenta su capacidad visual, el bebé, en su ansia por descubrir su entorno, ira tomando

diferentes objetos, los mantiene por un momento y cambia por otro. Aquí se debe aprovechar

para irle mostrando diferentes formas, colores y texturas, ayudando a su desarrollo cerebral y

aprendizaje.

Puede seguir movimientos más rápidos como los movimientos rotatorios de los móviles, u objetos

que muevan en forma de péndulo. Empieza a reconocer objetos aunque los vea en diferentes

sitios.

Comienza a distinguir su propia imagen reflejada en los espejos; se le puede acercar uno con el

que pueda jugar sin lastimarse y sin temor a que se rompa. Lo ira tomando con sus manos y reirá

cuando vea su imagen. Lo golpeará para ver si hay alguien hay. Mientras hace todo esto, se le

debe ir hablando y explicando lo que es cada objeto, poco a poco se irá familiarizando con ellos y

reconociéndolos más, gracias a esta ayuda. Adicionalmente se le refuerza para que hable, se

exprese a través de sus balbuceos, los cuales se deben repetir constantemente.

En cuanto al desarrollo del oído del bebé, este comenzará a distinguir entre diferentes sonidos, y

a seguirlos con su mirada y girando la cabeza.

En esta etapa (cinco meses), el bebé descubre que con sus manos puede hacer ruidos, por lo

que toma los sonajeros y los agita para que suenen.

Entre los seis y siete meses, el bebé descubre que los objetos existen aunque no los pueda ver.

Puede esconder los juguetes detrás de un cojín y él lo buscará. Además descubre que sus padres

salen, pero que regresarán.

Va a ir reaccionando ante las personas extrañas con mayor desagrado; puede llorar, aferrándose

a la persona que lo tiene en brazos. Esto indica que ya ha desarrollado mejor su memoria,

diferenciando quien es conocido y quien es extraño, por lo que se le debe tranquilizar y dejarlo

para que poco a poco vaya teniendo confianza.

Es importante que los padres refuercen constantemente lo que el bebé hace. Cuando quiera

alcanzar un objeto, no se le debe alcanzar, sino prestarle apoyo para que llegue a él, y alabarlo

por esto. Repetir lo que hace, lo que dice, sonreírle y acariciarlo cuando lo hace para que lo siga

repitiendo y mejorando su repertorio.

Se debe evitar no permitir que el bebé se mueva; muchas veces por temor a que se caiga o se

lastime, se le impide el desarrollo de sus músculos, su motricidad y se le obstaculiza su

exploración del mundo. No se le deben alcanzar las cosas que él puede alcanzar, es bueno

ayudarlo e impulsarlo a que sea él quien lo logre; con esto además de reforzar su desarrollo

físico, también se le ira dando herramientas para que se sienta seguro de que él puede lograr las

tareas; se sentirá seguro y capaz de lograr las cosas que se propone.

JUEGOS PARA ESTIMULAR AL BEBÉ

Para el bebé, la mayoría de las actividades son juegos. Jugar es el modo más divertido de

aprender. Además de compartir las actividades cotidianas con los padres, el bebé disfruta cuando

se comparte con él diferentes juegos y juguetes, enseñándole a jugar con ellos. Además, cantar y

hablarle mientras se juega con él, estimula su desarrollo en todas las áreas, social, lenguaje,

afectiva, motriz.

Los juegos deben repetirse una y otra vez, pues contrario a lo que sucede con los adultos, el

bebé no solo no se aburre sino que disfruta más con el juego si este se repite. Además dado que

su memoria ha mejorado, puede recordar lo que ha pasado anteriormente con el juego y puede

anticipar lo que va a suceder (el objeto va a aparecer nuevamente, los gestos de los padres, las

alabanzas cuando hace algo, etc.). De la emoción que manifiesten los padres cuando se juega

con el bebé, dependerá la atención y motivación que él mantenga en el juego.

En esta etapa al bebé le atraen los objetos que puede coger fácilmente, que pueda chupar, con

colores llamativos y que produzcan sonidos al golpearlos o estrujarlos.

Los siguientes juguetes llaman su atención más fácilmente, además que estimulan su desarrollo:

Los espejos de plástico donde el bebé aprende a reconocerse a sí mismo.

Las pelotas y las piezas blandas de colores vivos y diferentes formas, con las que aprenderá a

diferenciar colores y formas, además que mejoran su coordinación entre las manos y la vista.

Los colchoncitos y actividades para jugar en el suelo, que le permiten moverse libremente, al

tiempo que estimulan su capacidad motriz, el tacto, la vista y el oído.

Los libros de caucho suave con diferentes texturas, figuras y colores, que ayudan a mejorar el

sentido del tacto y la coordinación entre las dos manos y por ende su desarrollo cerebral.

Los juguetes que hagan sonidos, ya que al moverlos el bebé aprenderá a tener control sobre

ellos, además que estimulará la relación entre la vista, el oído y el movimiento manual.

Se continúan utilizando los juguetes descritos en etapas anteriores.

Se puede colocar al bebé sobre un colchoncito en el piso, con sus juguetes para que pueda

cogerlos, patearlos, y hacerlos sonar, lo que favorecerá su desarrollo visual y auditivo.

El colchón no solo lo puede utilizar para colocar al bebé en él mientras juega con otros objetos.

También es un buen sitio para que el bebé aprenda a sentarse por sí solo.

Acostado en el colchón, puede tomarlo de las manos y halarlo para que llegué a la posición

sentado, cuando se encuentre en ésta posición, balancéelo suavemente hacia los lados dado que

esto ayuda a favorecer su equilibrio.

Es importante tener en cuenta que los juegos por sí solos no proporcionarán la estimulación

adecuada para el bebé, acompañarlo, enseñarle a jugar con los objetos, compartir con él,

alabarlo, son elementos imprescindibles para que el objetivo de la estimulación se de.

El libro de la familia

Los bebés a esta edad ya empiezan a reconocer su propia imagen e identifican también a sus

padres y otras personas cercanas como los hermanos.

En libros de caucho de diferentes colores y texturas se puede colocar un espejo de plástico para

que el bebé pueda aprender a diferenciar su propia imagen; se pueden colocar fotos de los papás

y los hermanos para que él pueda reconocerlos y sentirlos cerca.

Como ya tiene el sentido de permanencia de los objetos, reconocerá a sus padres aún cuando

estos no estén presentes. Tiene el control de hacerlos aparecer o desaparecer al ver o dejar de

ver las fotos. Se le puede mostrar al niño cada persona de la foto, preguntarle quien es, y si está

ahí que lo señale.

COJINES de movimiento

El desarrollo físico del bebé se va dando progresivamente. En esta etapa ya controla su cabeza y

cuello, y su columna vertebral está más fuerte. Se debe trabajar para que estos se sigan

fortaleciendo e ir preparando al bebé para el gateo y para que aprenda a controlar de modo más

fino sus movimientos.

Utilizando cojines tubulares resistentes y suaves se puede ejercitar al bebé, su espalda y ayudarlo

a desplazarse.

Se puede colocar al bebé boca abajo sobre el cojín, cuidando que sea su estómago y no su

pecho el que haga la presión contra el cojín, y moverlo suavemente hacia delante y hacia atrás;

empujándolo suavemente por las plantas de los pies para estimular que mueva sus piernas hacia

delante. Colocar frente y cerca a él juguetes para que se sienta motivado a alcanzarlos. Esto

además de favorecer el desarrollo físico, hace que el bebé se vaya poniendo metas a alcanzar,

cuando intente por sí solo llegar a lo que desea, no solo habrá ejercitado sus músculos, sino su

personalidad al demostrarse a sí mismo que puede tener logros por sí solo.

Capítulo 7:

El bebé de ocho a doce meses

A partir de los ocho meses, el niño va adquiriendo cierta sensación de independencia, sus

movimientos son más seguros. Ya gatea, por lo que siente el control sobre las cosas, puede

alcanzar lo que desea, y moverse hacia donde quiere.

El niño aprende a dominar su cuerpo y a expresar mejor sus emociones; comienza a sentir mayor

ansiedad ante las personas extrañas, o ante la separación de la madre. Al final de este período

sus sentidos estarán tan desarrollados como los de un adulto.

A nivel motriz, comienzan a tener mayor consciencia de su propio cuerpo y de lo que pueden

hacer con él (alcanzar cosas, desplazarse). Sus movimientos adquieren mayor firmeza y armonía.

Las manos y las rodillas son el apoyo fundamental para el niño. El gateo supone un esfuerzo

físico lo que fortalece sus músculos.

Entre los ocho meses y el año, el niño se puede sentar sin ayuda. Puede empezar a pararse y

tener equilibrio a si sea por poco tiempo. Tiene curiosidad por conocer y explorar más aquellos

espacios que antes no podía. Es en esta etapa donde requiere mucha atención, pues puede

lastimarse, caerse o ingerir sustancias dañinas, aunque el cuidado no debe impedir que se mueva

y explore.

Durante este período aprenderá a coger las cosas con mayor firmeza entre sus manos; las

utilizará mejor, tomando las cosas entre el dedo índice y pulgar (en forma de pinza).

Llevará todos los objetos a la boca, este el medio del que dispone para conocer mejor los objetos,

hacia los once meses dejará de hacer esto.

Hacer ruidos seguirá siendo para él su mayor entretención, por lo que golpeará los objetos unos

con otros o contra el suelo o lanzarlos. Señalará todo lo que quiere y llame su atención. Hacia los

diez meses se interesará por introducir objetos en recipientes e intentar abrirlos y cerrarlos una y

otra vez, movimientos que favorecerán su desarrollo motriz fino, y su coordinación mano - ojo.

A nivel social, todo le despierta curiosidad. Aunque muestre interés por un objeto, su atención en

él no durará mucho, pues quiere explorar varias cosas, y no puede detenerse mucho en cada una

de ellas.

Cuando empiece a caminar dejará de sentirse atraído hacia los juguetes con los que jugaba

antes, pues quiere conocer otras cosas, además que siente que ya puede alcanzar lo que desea.

El bebé comienza a reconocer su nombre cuando se le llama, por lo que es muy importante que

desde pequeño se le llame por su propio nombre, sin diminutivos.

Actúa de forma intencionada, es decir, si se le esconde un juguete debajo de un cojín, él irá a

levantarlo para sacarlo de ahí.

Busca el apoyo de un adulto cuando no puede alcanzar algo por sí solo. Da muestras abiertas de

alegría y afecto, así como también disgusto o desagrado por algo.

Hacia los once meses, comienza a demostrar más su afecto por las personas que conoce, dará

besos, hará cariños sin que se le pidan.

Aprenderá a reconocer las personas, y objetos, los puede señalar cuando se les pregunte por

ellos.

Hacia el final de este período (un año), en promedio, el bebé podrá comenzará a utilizar

adecuadamente los objetos que conoce y sabrá para qué se utilizan, por ejemplo que el teléfono

es para hablar con otras persona, el vaso es para tomar un líquido y cómo se utiliza el cepillo del

cabello.

JUEGOS PARA ESTIMULAR AL BEBÉ

A nivel motriz los bebés comienzan a gatear, a sentarse solos, pueden desplazarse y alcanzar los

objetos que llamen su atención. Tienen mayor control sobre su propio cuerpo.

Su motricidad fina también comienza a desarrollarse. Comienzan a tener interés por objetos más

pequeños, de colores llamativos.

Les agrada tomar los objetos y lanzarlos, e ir a recogerlos.

FIGURAS DE COLORES

Utilizar cubos, triángulos, rectángulos y pelotas de espuma para que no se lastime, ayuda a que

el niño desarrolle su creatividad haciendo formas y figuras con ellos.

Las pelotas favorecen el desarrollo motriz y muscular del niño. Cuando patea su equilibrio

también entra en juego, y adquiere mayor estabilidad. Lanzársela para que él tenga que

alcanzarla, y motivarlo a que la patee ayuda a desarrollar su equilibrio y estabilidad.

LOTERÍAS Y JUEGOS DE TARROS

Las loterías favorecen el desarrollo del niño en sus áreas motriz, intelectual y visual.

El bebé debe identificar en el tablero las figuras por su forma y color, y colocar sobre el tablero la

correspondiente a cada una de ellas. Se debe enseñar cuáles son las figuras, aunque él ya ha

estado familiarizado con ellas a través de los juegos empleados en las etapas anteriores, y repetir

el juego una y otra vez; recuerde que esta es la forma en que aprende el niño, felicítelo cuando

logre hacerlo correctamente, y repítalo cuando no lo haga, mostrando las diferencias entre formas

y colores.

Los niños en etapa comienzan a desarrollar la motricidad fina, ayudarle con juegos de frascos que

él pueda tapar y destapar fácilmente ayudará en este aspecto; se le puede dejar objetos dentro

de éstos para que los saque y vuelva a introducirlos, ayuda a mantener la percepción de dentro y

fuera.

Sacarlo a parques donde pueda interactuar con la naturaleza sentir el pasto, el viento, colores y

sensaciones diferentes a los que vive en su casa le proporcionará al niño un sin numero de

experiencias que favorecerán su aprendizaje.

Jugar con él, hablarle, contarle cuentos, mostrarle afecto y enseñarle a demostrar cariño son

estímulos que harán que el niño mantenga mejores lazos afectivos, desarrolle vínculos y mejore

su área social.

Es importante acompañarlo en sus juegos, enseñarle a jugar, pero dejar que él lo haga solo

favorecerá su independencia, hacerlo persistir cuando no logre los objetivos, cuando no lo haga

bien, favorecerá su tolerancia a la frustración y le generará la seguridad de que él puede lograr lo

que se propone.

Ser padres no es una tarea fácil, no hay manuales ni textos que permitan saber cómo hacer bien

las cosas, pero la mejor manera de hacerlo es con amor, entrega y tiempo, compartir con los

niños es la mejor fórmula para favorecer el desarrollo de niños más inteligentes y estables

emocionalmente.

Le puede interesar...

  • Aprende inglés en inglés
    Aprende inglés en inglés Lenguas, Diccionarios por Varios
    Aprende inglés en inglés
    Aprende inglés en inglés

    Descargas:
    336

    Publicado:
    Jul 2019

    Tips para que aprendas inglés y lo hables como un nativo.

    Formatos: PDF, Epub, Kindle

  • Defendámonos de los dioses
    Defendámonos de los dioses Despertar Espiritual por Salvador F.
    Defendámonos de los dioses
    Defendámonos de los dioses

    Descargas:
    36

    Publicado:
    Jun 2019

    ¿Podría ser que los dioses que nos presentan las religiones fuesen unos embaucadores? ¿Y que los tripulantes de los ovnis tampoco fueran lo que parecen ser, c...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Agua: curación
    Agua: curación Autoayuda, Referencia por Yoga
    Agua: curación
    Agua: curación

    Descargas:
    48

    Publicado:
    Jun 2019

    Así como la Providencia da el sustento a las avecillas del campo, pero no se lo pone en el pico, así también la Naturaleza proporciona al hombre en las planta...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Ni me entiendes
    Ni me entiendes Autoayuda, Referencia por Xavier G
    Ni me entiendes
    Ni me entiendes

    Descargas:
    263

    Publicado:
    Jun 2019

    El objetivo de este libro es analizar la forma en que manejamos nuestras diversas relaciones y más concretamente la descomunicación, es decir, las interferenc...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT