¿Existen Civilizaciones Extraterrestres? (Artículo) por F. J. Ynduráin Muñoz - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

Rev.R.Acad.Cienc.Exact.Fís.Nat. (Esp) Vol. 97, N.º 2, pp 333-350, 2003

IV Programa de Promoción de la Cultura Científica y Tecnológica

¿EXISTEN CIVILIZACIONES EXTRATERRESTRES?

F. J. YNDURÁIN MUÑOZ*

* Facultad de Ciencias de la U.A.M. Campus de Cantoblanco 28049 Madrid 1. ¿EXISTEN CIVILIZACIONES

por ello la discusión de las posibles civilizaciones EXTRATERRESTRES?*

extraterrestres puede ahora plantearse con mucho más conocimiento de causa, no sólo que hace un siglo, sino La cuestión de la existencia o inexistencia de civili-también que, incluso, antes de los muy últimos años zaciones extraterrestres y, caso de existir, la posibi-del siglo XX. Estas razones por las que una nueva dis-lidad de contactos con ellas es, sin duda, una de las que cusión de la cuestión puede ser significativa son, en más debates ha suscitado. Tanto desde un punto de particular, las que detallamos a continuación.

vista filosófico o teológico, o incluso científicamente, hace literalmente mileniosl que el intelecto humano no En primer lugar, nuestro conocimiento del cosmos deja de planteársela. En particular, con el adveni-esta progresando a pasos agigantados en los últimos miento de la era tecnológica a lo largo del siglo XIX, años, en especial gracias a las sondas espaciales, que el tema ganó en popularidad.

han visitado prácticamente todos los planetas (con sus correspondientes satélites) del sistema solar, mas varios asteroides y cometas. Pero no sólo tenemos Pero a pesar de esta popularidad lo cierto es que estas visitas; también debemos importante infor-durante mucho tiempo tales debates eran bastánte esté-

mación a telescopios colocados en orbita fuera de la riles; nuestros conocimientos acerca del sistema solar atmósfera terrestre, como el Hubble, y a impre-

(por citar un sólo ejemplo entre muchos relevantes) sionantes mejoras en los telescopios colocados en la eran muy rudimentarios y prácticamente nada podía propia superficie terrestre gracias, en particular, a un afirmarse con certeza acerca de las características de tratamiento informático de las imágenes que han los planetas que lo forman. Incluso en la primera mitad llevado a una precisión inimaginable no hace mucho.

del siglo XX competentes profesionales creian en la evidencia de existencia de vida superior, del tipo de Las sondas espaciales, los Mariner, Viking, líquenes o similar, en Marte. Y la falta de información Voyager y tantos otros, han demostrado que no hay era mayor acerca de sistemas similares a nuestro vida, al menos en cantidades apreciables, entre los di-sistema solar en otras estrellas, cuya existencia misma versos cuerpos que pueblan nuestro sistema solar.

era ignorada.

Entre los importantes descubrimientos realizados recientemente por observatorios terrestres, mencio-Sin embargo, en los últimos años se han realizado namos la existencia de planetas extrasolares, es decir, unos descubrimientos capitales, en distintos frentes: y orbitando otras estrellas.

* Este artículo retoma las discusiones presentadas en algunos de los capítulos del libro del autor ¿Quién anda ahí?, Ed. Debate, 1996.

1 Recuérdese ya en la época clásica a Luciano de Samosata.

index-2_1.png

index-2_2.png

334

F. J. Ynduráin Muñoz

Rev.R.Acad.Cienc.Exact.Fís.Nat. (Esp), 2003; 97

Figura 1. A finales del siglo XX, las sondas espaciales llegaron a todos los planetas del sistema solar y enviaron importante información de ellos y de sus lunas. En esta foto, la sonda Mariner, que viajó a Venus; en la figura 3, imagen de Miranda (satélite de Urano) tomada por Voyager 2.

Esta última información es muy reciente; su incidencia con respecto al debate sobre la posible existencia de vida extra-solar está bien clara, y su actualidad se pone de manifiesto si se considera que, aún en 1995, no se sabía si otras estrellas tienen una corte de planetas como la tiene nuestro sol. En la Figura 2. Los anillos de materia incandescente lanzados por la actualidad se han encontrado unos setenta planetas en supernova de 1987. Todas las características de esta superno-estrellas proximas a nosotros, y hay indicaciones de va, incluyendo su emisión de neutrinos, concordaban con lo bastantes más: esto ha acabado con la vieja polemica predicho por los modelos teóricos

de si, sí o no, es probable la existencias de sistemas planetarios distintos del nuestro. Ahora sabemos que ticas, las teorías fundamentales de la física: partículas estos sistemas deben ser bastante frecuentes.

elementales, relatividad y mecánica cuántica; así como la estructura de la materia en términos de elec-Otros dos descubrimientos recientes son la exis-trones, neutrinos y quarks, incluyendo un estudio tencia de un océano cubierto de hielo, pero (probable-exhaustivo de sus propiedades e interacciones. Las mente) con agua líquida en su interior, en Europa, uno teorías incorporando relatividad y mecánica cuántica, de los grandes satélites de Júpiter; y la de inequívocos desarrolladas entre los años sesenta y principio de los signos, en Marte, de existencia de agua en un pasado setenta, han tenido un exito espectacular. Todas sus remoto. Estos hallazgos muestran que los planetas de predicciones (existencia de los quarks de tipos c, b y t, característica similares a las de la Tierra, en el sentido con las masas previstas; existencia y propiedades de de tener condiciones para que aparezca la vida, deben los gluones; existencia de corrientes neutras; exis-ser bastante frecuentes, ya que en nuestro sistema solar tencia, con todas las propiedades predichas por la hay tres con características próximas a las necesarias.

teoría de las partículas W y Z, y así un largo etcétera) Esto hace más candente la discusión acerca de la se han confirmado experimentalmente. Y, por otra posible existencia de civilizaciones en nuestro entorno parte, todas las predicciones realizadas modificando el galáctico.

modelo han resultado fallidas.

Un segundo tipo de descubrimientos capitales se Aparentemente tenemos una teoría capaz de des-refieren a las ciencias físicas. En los últimos veinte o cribir el universo con fantastica precision. Además, venticinco años del siglo pasado se han comprobado, cuando decimos el universo queremos realmente decir hasta enormes energías y con unas precisiones fantás-el universo: hemos encontrado evidencia apabullante

index-3_1.png

F. J. Ynduráin Muñoz

Rev.R.Acad.Cienc.Exact.Fís.Nat. (Esp), 2003; 97

335

de que las leyes que hemos descubierto en nuestros laboratorios se aplican en todo el cosmos explorado por nuestros aparatos. Combinando esto con la ausencia de sorpresas que afecten a propiedades fundamentales a niveles mas complejos (ciencia de materiales o química) llegamos poco menos que a la certeza de que podemos especular a partir de nuestros conocimientos actuales, que representan una base firme.

De estos estudios, entre otras muchas cosas, sabemos que es imposible (mas allá de toda duda razonable) el realizar viajes más rápido que la luz, y también sabemos que los motores utilizables para viajes espaciales no pueden tener un rendimiento muy superior a los nucleares que conocemos: esto hace muy improbables visitas en persona de posibles extraterrestres. Pero, por otra parte, con una tecnología exis-Figura 3. Imagen de la superficie de Miranda (satélite de tente o previsible sí se podrían enviar y recibir Urano) tomada por la sonda espacial Voyager 2. En ninguna de las innumerables fotos de distintos cuerpos del sistema mensajes: ¿por qué no hemos recibido ninguno?

solar, algunas desde muy cerca (como la que mostramos), aparece el menor atisbo de vida.

En efecto, hace unos treinta años que se intentan enviar y detectar señales a civilizaciones extrate-seres humanos están genéticamente relacionados; rrestres, de momento sin éxito; y las sondas espaciales hasta el hallazgo de mecanismos, basados en compor-que han visitado prácticamente todo el sistema solar no tamientos colectivos, que ayudan a comprender la evo-han detectado ni vida ni señales de visitas alienígenas.

lución de los primates hacia la inteligencia. O también

¿Es esto porque no existe vida, o civilizaciones avan-la aplicación de la informática a la biología con pro-zadas, en las regiones próximas de nuestra galaxia?

gramas que simulan ecosistemas y en los que se pro-

¿Que consecuencias podemos extraer de estas ducen, por sí sólos, cambios análogos a las ausencias?

mutaciones. Todos estos descubrimientos nos hacen comprender mejor los mecanismos que llevan a la apa-La ausencia de visitas o contactos con inteligencias rición de la vida y a su evolución hasta la inteligencia y extraterrestres debidamente autentificados parecen nos permiten, también en el frente biologico, basar indicar que o la vida y la inteligencia sólo existen en la nuestra discusion sobre premisas mas sólidas que las tierra, y somos los únicos seres civilizados en un utilizadas en el pasado.

entorno nuestro de muchos años luz o, si existen otros seres inteligentes, estos no están interesados o capaci-El centro de este ensayo esta constituido por la pre-tados para contactarnos. Es posible especular acerca de gunta, ¿Por qué no tenemos noticia fidedigna de visitas las razones para que esto sea así, especulaciones que de o contactos con extraterrestres? Adelanto ya que no de hecho plantean importantes problemas no sólo con podremos dar contestación ni siquiera a la pregunta respecto a posibles civilizaciones extraterrestres, sino previa sobre la existencia de tales seres. Lo cual, por también con respecto a nuestra propia civilización, otra parte, es evidente: la cuestión de la existencia de algunas de las cuales forman la base que vamos a ana-inteligencias extraterrestres sólo podrá ser resuelta lizar en este ensayo.

definitivamente si algún día encontramos la huella de alienígenas. Lo interesante del ensayo no es, pues, su Los últimos descubrimientos realizados reciente-resultado; sino su proceso. No hay en este texto, como mente y cuyas consecuencias queremos incorporar se hay en libros estrictamente científicos, deducciones refieren a una serie de cuestiones biológicas. Desde el rigurosas ni certitudes sólidas. Hay un intento de refle-que todos los seres vivos del planeta están construidos xionar, de explorar y de imaginar escenarios posibles, por los mismos bloques geneticos, y que todos los compatibles con lo que sabemos.

336

F. J. Ynduráin Muñoz

Rev.R.Acad.Cienc.Exact.Fís.Nat. (Esp), 2003; 97

2. PERO, ¿ES CIERTO QUE NO HA

Entre las posibilidades de que hayamos sido visi-HABIDO CONTACTO CON LOS

tados por extraterrestres hay que distinguir dos alterna-EXTRATERRESTRES?

tivas. Hay quienes piensan que hemos sido, y estamos siendo visitados continuamente, pero los extrate-Cuentan que en una ocasion se dirigieron al gran rrestres no contactan con nosotros; mientras que otros físico italo-americano Enrico Fermi con la tantas veces afirman la existencia de contactos.

formulada pregunta sobre la posible existencia de inteligencias extraterrestres. Parece ser que Fermi contestó Existen muchas personas que son de la primera con otra pregunta: ¿Donde están? La historia no indica opinión; tal vez unas anécdotas personales ejempli-

(o al menos no tengo yo conocimiento del caso) si fiquen lo que, sospecho, es la actitud y las creencias de Fermi elaboró mas su boutade; pero realmente apenas más personas de las que uno se imagina. No hace era necesario. Parece claro que, si existen inteligencias mucho tiempo, después de una entrevista en un pro-extraterrestres, deberían haber producido alguna evi-grama de radio sobre (precisamente) un libro mío dencia de su presencia: la frase de Fermi es, por tanto sobre el tema, salieron a colación las personas que, una clara manifestacion de escepticismo.

pretendidamente, habían tenido contactos con extraterrestres. El entrevistador manifestó, con total seriedad, No cabe duda de que hay serias razones para este su convencimiento de que su propio padre había tenido escepticismo; pero también esta claro que el que algo evidencia de conversaciones entre extraterrestres a no haya ocurrido hasta ahora no implica que sea impo-través de las frecuencias no ocupadas en la radio. Y

sible, ni siquiera que no vaya a ocurrir. Tal vez nuestras éste no fue mi primer caso; en mi experiencia anterior especulaciones se vuelvan de repente obsoletas cuando había ya encontrado otras dos personas que, según un platillo volante aterrice en la plaza de las Naciones ellos, habían tenido muchas veces interacciones con Unidas, y unos hombrecillos verdes salgan de él extraterrestres. Uno de éstos no sólo pretendía haber pidiendo “entrevistarse con nuestro líder,” según la visto bastantes noches platillo volante tras platillo consagrada frase de los relatos de ciencia ficcion. Sin volante, sino que un día, volviendo a su casa (un chalet embargo, y mientras esto no ocurra, tiene plena situado en las afueras de Madrid) con su hijo, un pla-vigencia la frase de Fermi, y tiene sentido e interés tillo volante se colocó sobre su coche, y no paró de plantearse la pregunta, ¿Quién anda ahí ... si es que golpear el techo hasta que llegaron a su garaje.

anda alguien ahí fuera?

Es desde luego imposible demostrar la falsedad de En este punto, y para dejar las cosas claras desde el las experiencias relatadas por estas personas, o por principio, no puedo por menos que referirme a la posi-tantas otras que pretenden haber visto, o tener noticia bilidad de que, en realidad, alguien ande por ahí, y los directa, de sucesos similares. También es imposible contactos ya se hayan producido. En efecto, hay un refutar a aquellos que, abonandose a la visión conspi-grupo no despreciable de personas, algunas de ellas rativa de la historia, opinan que las autoridades tienen cualificadas, que creen en la evidencia de visitas de constancia de visitas de extraterrestres, aunque lo ocul-extraterrestres. No son pocos los convencidos de la tan al público. Lo cierto es que existen informes, en los existencia de contactos en la tercera fase. Y, por que se concluye que la inmensa mayoría de los OVNIS

supuesto, las innumerables historias de “OVNIS”, resultan ser objetos bastante corrientes; pero tales objetos volantes no identificados, con la a veces informes no tienen siempre la transparencia, ni la fre-intranquilizante falta de pronunciamientos oficiales, cuencia deseadas. La razón sin duda es que la infor-no hacen sino añadir leña al fuego de la especulacion.

macion sobre objetos volantes, sobre todo si no son Es evidente que, antes de indagar por que no contac-fácilmente identificables, proviene en su mayoría de tamos, ni somos contactados por extraterrestres, es fuentes militares que, por su propia naturaleza, buscan interesante gastar algo de tiempo en discutir la evi-el secreto.

dencia de que las cosas son realmente así. No sería hacer gala de una actitud muy abierta, ni muy cien-Un caso famoso es el OVNI de Roswell, Nuevo tífica, el rechazar una hipotesis sin explicar y discutir Mejico, donde en 1947 cayó un extraño objeto. En un las razones que hay para ello.

principio las fuerzas aereas de los EE UU, la USAF, F. J. Ynduráin Muñoz

Rev.R.Acad.Cienc.Exact.Fís.Nat. (Esp), 2003; 97

337

manifestaron que eran restos de un globo meteoro-que se contradicen unas con otras. Por limitarnos a los logico; lo que no convencio a nadie. Durante largo extraterrestres, resulta que según unas fuentes estos tiempo la USAF continuó sin dar más noticias, alimen-vienen de Marte; según otras, de Plutón. Hay aliení-

tando así las especulaciones sobre la naturaleza del genas provenientes de remotas estrellas, y los hay que OVNI. Finalmente, en 1994 (!) y bajo la presion de la incluso nos visitan desde galaxias muy alejadas. Las opinión pública que atribuía origen extraterrestre al descripciones varian según los testigos: ¿A quién objeto, la USAF publicó un informe de mil paginas creer?

sobre este (y otros) objetos, en que explicaba que el de Roswell procedía en realidad de un artilugio dedicado La tercera característica común de los contactos a detectar ensayos nucleares sovieticos. (Esta era, por con seres del exterior es la curiosa composicion del supuesto, la mundana razón de tanto secreto).

acervo de conocimientos de los pretendidos visitantes: los extraterrestres comparten las ignorancias y conoci-No es posible demostrar que no han existido mientos de sus visitados. A este respecto Clarke men-OVNIS de procedencia alienígena, deliberadamente ciona el testimonio de uno de los contactados por ocultada o, simplemente, ignorada. Pero claro: casi extraterrestres, un pastor vasco que, en algún lugar de todas las monedas tienen dos caras. E igual que los los Pirineos, departió largo tiempo con los ocupantes escepticos no podemos demostrar que los credulos de un platillo volante. Estos demostraron unos sor-están en el error, tampoco ellos pueden probar la vera-prendentes conocimientos lingüísticos, al ser capaces cidad de sus afirmaciones. Nos encontramos aquí con de llevar la conversacion en perfecto eusquera: conoci-un caso claro de aplicación del principio de Occam que mientos que contrastaban con su manifiesta desinfor-dice que no deben multiplicarse las hipótesis sin nece-macion geográfica. En efecto, los alienígenas sidad. Puesto que no se puede probar la existencia de pretendían entrevistarse (como no) con el Secretario los contactos con alienígenas, y estos contactos no General de las Naciones Unidas, sobre cuyo paradero tienen ningún efecto, no multipliquemos los entes gra-preguntaron al pastor.

tuitamente, y trabajemos como si tales contactos no existiesen.

A este respecto no podemos por menos que discutir, a modo de paradigma, otro par de casos concretos. En

¿Que podemos pues decir sobre las experiencias de la coleccion de trabajos reunidos bajo el título tantas personas como pretenden haber tenido contacto Psychology and the Occult, originalmente realizados con extraterrestres? Nos referimos ahora (a diferencia alrededor de 1900, el gran psiquiatra y etnologo C. G.

de los casos antes citados, en los que los contactos no Jung presenta una serie de estudios de pacientes que tenían ningún efecto) a aquellos contactos en que hay pretendían poseer poderes mediumísticos. En aquella interacción, ya sea física o mental. Pues podemos decir epoca, Jung (como se demuestra fehacientemente de lo siguiente. Los contactos con extraterrestres, las su correspondencia con Freud) creía en las capaci-comunicaciones de seres de otros tiempos, al igual que dades paranormales de la mente, de manera que los contactos de ultratumba, o las experiencias mís-tenemos en él a un observador benevolente. En una de ticas, tienen tres características comunes.

las revelaciones de estos mediums, concretamente en el estudio “Sobre la psicología y patología de los lla-En primer lugar, son ocultas. Ni los marcianos, ni mados fenomenos ocultos”, pp. 36 y siguientes, nos los ectoplasmas, ni los espíritus astrales, aparecen encontramos con las siguientes revelaciones: nunca directamente en la televisión, ni en los perio-dicos, ni en un lugar público; digamos un campo de

“Durante las séances, cuando los espíritus le fútbol. Tal vez los ectoplasmas, y los espíritus, e hablaban [a la medium] ésta realizaba largos incluso los marcianos, tengan sus razones para ello; viajes, ... en el espacio entre las estrellas, que la pero estas razones nunca se han expuesto de forma gente cree que está vacío pero que contiene convincente.

innumerables mundos espirituales”. [En estos viajes] “hablaba con los espíritus, porque los La segunda característica de las revelaciones de espíritus hablan unos con otros por costumbre, todos los seres fantasticos que hemos mencionado es aunque no lo necesiten.”

338

F. J. Ynduráin Muñoz

Rev.R.Acad.Cienc.Exact.Fís.Nat. (Esp), 2003; 97

Y no lo necesitan porque tienen poderes telepáti-Pero lo que en mi opinión arroja más dudas sobre la cos. Una vez volvió muy agitada de un viaje en tren objetividad de todos los contactos citados, y de tantos porque uno de los habitantes de las estrellas se había otros que podríamos mencionar, es su vulgaridad. Las sentado en el asiento de enfrente al suyo. Y a proposi-revelaciones con que nos obsequian tanto espíritus to de este suceso continúa explicando las propiedades astrales como apariciones de ultratumba o los maravi-de estos mundos estelares y de los espíritus que los llosos visitantes procedentes de una remota galaxia, pueblan.

contienen como norma y sin excepcion vaguedades y los mismos lugares comunes que se pueden escuchar Hasta aquí, nada que objetar: no podemos decidir ni en cualquier consultorio sentimental: son, como a favor ni en contra de la realidad de las revelaciones.

mucho, divertidas. Por contraste, piensese lo que los Desgraciadamente para su credibilidad, continúa la visitantes europeos llevaron de novedad a América, lo medium,

que Marco Polo se trajo de su visita a Oriente, o la serie de revelaciones inesperadas, y posteriormente

“... los habitantes de las estrellas ... están más confirmadas, de las “Historias” de Herodoto.

desarrollados en cuestiones tecnólogicas que Finalmente, y lo que es quiza peor, cuando las revela-nosotros. Así, en Marte utilizan desde hace ciones de los pretendidos contactos astrales des-tiempo maquinas voladoras; todo Marte esta cienden al terreno de las realidades comprobables, cubierto de canales, que son como lagos artifi-resultan casi indefectiblemente falsas.

ciales usados para irrigacion”.

Etcétera.

No parece ser muy arriesgado, según todo esto, trabajar con la hipótesis de que los contactos con aliení-

genas no han existido. Este va a ser pues el punto de Esta visión de Marte era creíble en 1902, año al que partida de nuestro artículo.

corresponde el estudio, y de hecho los pretendidos

“canales” habían sido descritos algún tiempo antes; en particular en 1877 por las observaciones del astróno-3. LA ECUACIÓN DE LOS

mo Schiaparelli, el cual había creído —equivocada-EXTRATERRESTRES

mente— observar en Marte manchas y líneas correspondientes a canales. Sin embargo hoy, despues de Uno de los ejercicios favoritos de los autores tanto acercamientos, visitas y estudios extraordinariamente científicos como escritores de ciencia ficcion, cuando detallados se puede asegurar que en Marte no hay se dejan tentar por el demonio de la especulación, es el canales ni agua; ni, por supuesto, marcianos con o sin escribir una ecuación, pretendidamente con rigor cien-maquinas voladoras.

tífico, que nos resuelva el problema de la probabilidad de existencia, y contacto, con inteligencias extrate-Las revelaciones concretas y verificables de los rrestres. La ecuación ha sido atribuida por algunos a mediums respecto a los alienígenas fallan sistemática-Drake, conocido astrónomo americano, a Clarke y a mente: el ejemplo citado no es único. En el mismo tantos otros; en realidad, es una ecuación tan obvia que libro de Jung que hemos comentado ( ibid., pp. 42 y probablemente no tenga padre real. Aquí no vamos a siguientes) se describen las revelaciones de otro ser menos y vamos a intentar, al menos, identificar las medium al que los espíritus explican las fuerzas que variables de las que depende la posibilidad de tener, a actúan en la naturaleza. Estas revelaciones ocurren en una distancia asequible, vecinos inteligentes con los los años 1899 y 1900; justo antes de que se formulase que nos podríamos comunicar: pero tomando el punto la teoría de la relatividad por Einstein, en 1905, y las de vista negativo. Y acabaremos preguntándonos qué primeras hipotesis cuánticas por Planck y el propio variable es la que falla para que tales visitas no se Einstein entre 1900 y 1905. Las descripciones que da hayan producido.

el medium, sin embargo, no presentan ni la sombra de una revelacion concerniente a estos desarrollos funda-

¿Que es, finalmente, la ecuación de los extrate-mentales. De hecho, están en difícil convivencia con lo rrestres? Pues, como ya hemos dicho, algo muy sen-que ya se sabía de física en los principios del siglo XX.

cillo. Se cuentan el número de estrellas en la región de F. J. Ynduráin Muñoz

Rev.R.Acad.Cienc.Exact.Fís.Nat. (Esp), 2003; 97

339

nuestra galaxia vecina a nosotros, y la probabilidad de Comenzamos por N, el número de estrellas en una que en alguna de ellas haya vida inteligente: esto nos región del espacio “cercana” a nosotros. Tenemos que indicará la probabilidad de que dicha vida exista a una considerar que el tamaño de esta region puede ser muy distancia accesible para contactarnos. A veces esta sen-grande. Cuán grande podemos estimarlo si mante-cilla evaluacion se escribe, efectivamente, como una nemos como límite absoluto de velocidad la de la luz ecuación matematica:

(algo de lo que hay evidencia muy sólida) y tenemos n=NPhvi,

en cuenta, además, que unos contactos que tardasen más que la duracion de nuestra historia escrita serían donde N es el número de estrellas en nuestro entorno practicamente inexistentes. En este caso, la distancia galactico, P es la fracción de estas estrellas que tienen aceptable serían unos cinco mil años luz, lo que nos planetas, h es la fracción de entre éstas que poseen lleva a considerar una importante fracción de las planeta o planetas habitables, v es la fracción de estos estrellas del brazo de la galaxia en el que nos encon-planetas en los que ha aparecido vida y, finalmente, i tramos, decenas de millones de estrellas. Este número es la probabilidad de que esta vida haya evolucionado es realmente, y literalmente, astronómico, y la posibi-hacia la inteligencia. En estas condiciones, n será el lidad de la existencia de vida inteligente entre tantos número de planetas que contienen vida inteligente: mundos parece garantizada. Y, sin embargo, como dijo civilizaciones extraterrestres.

Fermi, ¿donde están? Manifiestamente, no basta con un gran número (al que hemos llamado N) y tenemos La idea de escribir esta ecuación, además de dar un que considerar otras variables.

tinte pseudo-riguroso al cálculo, es la esperanza de que los posibles errores en cada uno de los apartados se compensarán (más o menos) de manera que el Pasamos a considerar P. Hasta 1995 nada se podía resultado final sería más fiable que los componentes.

decir a ciencia cierta acerca de este número, ya que no Sin embargo, y como tantas veces ocurre, bajo la apa-se había detectado ningún planeta fuera de nuestro riencia de la claridad se oculta el desorden, e incluso el sistema solar. Pero en la actualidad se han detectado caos acecha al menor descuido. Y así veremos como la casi un centenar de planetas en otros sistemas este-engañosa sencillez del concepto recién enunciado lares. Uno de ellos, en abril de 1997, por el telescopio oculta en realidad una extraordinaria complejidad que Tillinghast de 150 centímetros de diametro, situado en iremos observando al desgranar la ecuación en sus el observatorio de Whipple, en Arizona: un planeta de componentes; y cada una de estas componentes en masa igual a la de Júpiter, orbitando la estrella Rho muchas más, en un Borgiano Jardín de los senderos Coronae Borealis a una distancia comparable a la que que se bifurcan. En particular, la (relativa) simplicidad separa nuestro sol del planeta Mercurio.

de las primeras componentes, N, P y h son seguidas por las mucho mas complejas v, i. Y, posteriormente, La existencia de este planeta es muy interesante. La pasaremos a discutir cuestiones que la ecuación ni se estrella Rho Coronae Borealis es muy parecida a plantea, y que son aún menos transparentes.

nuestro sol, pero cinco mil millones de años más vieja.

Por otra parte, no está muy alejada (a escala cósmica): sólo cincuenta años luz. Este sistema solar podría ser 3.1. La parte sencilla: N, P, h

la sede de una antigua civilización extraterrestre, a la que no le hubiera sido difícil enviarnos señales. No lo Como ya hemos mencionado, las primeras ha hecho; y está por tanto claro que tenemos que dis-variables que aparecen en la ecuación son las más sen-cutir otras variables. Tal vez los planetas de Rho cillas debido a que es acerca de las que tenemos infor-Coronae Borealis no sean habitables: ¿cual es la proba-mación experimental que, aunque a veces de carácter bilidad (que nosotros hemos llamado h) que haya pla-analógico, es razonablemente sólida.

netas habitables2 en un sistema solar?

2 Consideraremos aquí habitables a planetas que lo sean para organismos similares a los que conocemos en la tierra. Esto deja de lado la posibilidad de seres basados en procesos muy distintos de los que hemos descubierto aquí. Por supuesto, no podemos demostrar de forma abso-luta la imposibilidad de seres vivos basados —por ejemplo— en la química del azufre y silicio en lugar de carbóno y oxígeno; pero podemos

index-8_1.png

340

F. J. Ynduráin Muñoz

Rev.R.Acad.Cienc.Exact.Fís.Nat. (Esp), 2003; 97

Aquí ya tenemos que comenzar con especulaciones; pero todavía con fundamento empírico. En nuestro propio sistema solar hay dos planetas que presentan características similares a las de la Tierra.

Venus, uno de ellos, tiene demasiada atmósfera y, en consecuencia, unas temperaturas superiores a los doscientos o trescientos grados: por lo tanto, ausencia de posibilidades para la vida. Marte es un poco demasiado pequeño; debido a ello no tiene suficiente atmósfera, es demasiado frío y tampoco presenta condiciones para soportar vida como la que conocemos, aunque por poco; un treinta o cuarenta por ciento más de masa hubiera permitido al planeta rojo retener su Figura 4. Entre 1976 y 1977 las astronaves Viking 1 y 2 per-atmósfera, y el agua. Marte es casi un buen candidato manecieron en Marte. En la foto, el Viking 2 durante el invier-no en Marte. Las manchas blancas irregulares son escarcha.

para planeta apto para soportar la vida: si no en el presente, al menos en el pasado.

vidad tectónica mantenida por las tremendas En efecto, Marte es un planeta que tuvo rios y influencias gravitatorias de Júpiter, gigantesco y muy mares (o, al menos, grandes lagos) como muestra con próximo, y de los otros satélites jovianos. Es imposible claridad la existencia de cauces, hoy secos, del tipo de saber lo que ocurre en este hipotético y extraño los formados por los ríos en la tierra. Por tanto sería un océano, sumido en una noche eterna excepto por lugar apropiado donde buscar la vida. Y, efectiva-posibles erupciones de lava incandescente, pero al que mente, entre 1976 y 1977 las astronaves Viking 1 y quiza no le falte ni energía ni calor; y, como no podía Viking 2 permanecieron en Marte. Entre otras tareas, ser menos, se ha especulado sobre la posible existencia se dedicaron a realizar una serie de experimentos bus-de vida allí; entre otros por científicos de la NASA.

cando indicios de vida. Los resultados fueron, oficial-mente, negativos (aunque no categóricamente, y no El que en un sistema planetario haya tres cuerpos todo el mundo está de acuerdo con la interpretacion celestes con características proximas a las necesarias oficial). Tampoco detectaron señales de vida, ni de para la existencia de vida orgánica parece indicar que fósiles, las otras dos sondas enviadas a finales del tal tipo de planetas no son en absoluto raros. Podemos último siglo.

pues, y basándonos razonablemente en lo que hasta la fecha se ha observado y deducido, admitir que una Otro caso es el de Europa, satélite de Júpiter. Se importante fracción de las estrellas de nuestros alrede-sabe desde las primeras exploraciones con sondas dores tienen algún planeta girando a su alrededor espaciales que Europa tiene un océano cuya superficie capaz de sustentar vida orgánica como la que cono-esta congelada por el frío del espacio a la inmensa dis-cemos; y esto incluso teniendo en cuenta la requerida tancias a la que se encuentra del sol; pero hay indica-idoneidad de las radiaciones producidas por la estrella ciones bastante convincentes de que en el interior de correspondiente.

este océano se encuentra agua líquida: con la Tierra sería Europa el único cuerpo en nuestro sistema solar Con esto finalizamos la parte fácil de la ecuación de que contuviese este fluido, esencial para la vida. El los extraterrestres: el número de planetas aptos para la motivo de que el agua pueda mantenerse líquida por vida debe ser muy elevado. Digamos que de cada diez debajo de la superficie de Europa es la perpetua acti-estrellas, al menos una, tal vez más, posean un planeta argumentar que, precisamente, si fuesen probables otros tipos de vida, lo mas verosímil es que hubieramos encontrado evidencia de su existencia presente o pasada (en la forma de fósiles o de estructuras realizadas por seres vivos, análogas a los atolones construidos por los corales en nuestros océanos) en alguno de los planetas que las sondas espaciales han visitado. E incluso esperaríamos haber encontrado organismos con metabolismo radicalmente distintos de los habituales en lugares tales como la cumbre del Everest, o cualquier otro habitat extremo. No ha sido así; y parece, pues, que podemos concluir de manera razonable que, o bien la vida solo puede darse en condiciones como las que prevalecen en la tierra; o dicha vida es un fenomeno altamente improbable.

F. J. Ynduráin Muñoz

Rev.R.Acad.Cienc.Exact.Fís.Nat. (Esp), 2003; 97

341

potencialmente habitable. Incluso si somos pesimistas, debe de haber cientos de miles de planetas en los que podemos estimar que por cada cien o doscientas se ha formado la sopa orgánica y que además tienen las estrellas debe haber un planeta idóneo: lo que nos da temperaturas y composicion químicas apropiadas para en nuestro entorno cientos, miles o incluso millones de que la vida florezca.

planetas habitables. La ecuación de los extraterrestres nos indica, de momento, la posibilidad de una supera-Volvamos a la ecuación de los extraterrestres, y en bundancia de lugares en los que pudieran desarrollarse concreto al siguiente componente que vamos a ana-seres orgánicos. Lo que hace mas interesante la lizar. ¿Cual es la probabilidad de que aparezca la vida segunda parte de la ecuación: ¿Se han desarrollado la en un planeta, supuesto que tiene el clima y la compo-vida y la inteligencia entre tantas posibilidades?

sicion química adecuadas? ¿Qué podemos decir acerca

¿Donde están? ¿Hay alguien ahí fuera?

de las chances que tienen de formarse organismos en la sopa de componentes orgánicos primordial? ¿Y las de que unos organismos primitivos (como las bacterias) 3.2 La ecuación de los extraterrestres: La parte evolucionen? Porque, dado que no hemos encontrado difícil.

seres orgánicos, vivos o fósiles, mas que en el planeta La aparición de la vida y el desarrollo de la Tierra, la respuesta a la pregunta sobre la probabilidad inteligencia

de aparición de la vida tiene que ser muy especulativa.

En la discusión anterior hemos concluido que es Como conclusión, sólo podemos realmente decir muy posible que en nuestro entorno espacial haya que no tenemos ninguna evidencia sobre la posibi-innumerables planetas que por su temperatura, lidad, ni mucho menos la existencia, de vida fuera de composicion química, etc. sean aptos para el des-nuestro planeta: pero tampoco sobre lo contrario.

arrollo de la vida. Pero, para que ésta efectivamente Nosotros dejaremos esta difícil cuestión3. Conside-aparezca y llegue a producir extraterrestres son nece-raremos, de momento, que la aparicion de la vida es sarios, además, tres pasos fundamentales. El primero algo razonablemente fácil y que, por poner un número, es la formacion de compuestos orgánicos, en los que la la vida se ha desarrollado en al menos uno de cada cien vida esta basada. El segundo es la aparición de planetas capaces de mantenerla: lo que nos dejaría con organismos capaces de utilizar estos compuestos orgá-

cientos o miles de planetas en nuestro entorno nicos para crecer, multiplicarse, y evolucionar. El galáctico poblados de seres vivos.

tercero es la aparición de la inteligencia.

De la ecuación de los extraterrestres que introdu-La formacion de materia orgánica espontáneamente jimos al principio del capítulo anterior solo nos queda es algo común; esta afirmación está basada en las ya por discutir una incognita: la probabilidad de que, sólidas evidencias adquiridas con los experimentos en un planeta en que aparezca la vida, esta evolucione realizados por Stanley Miller y Harold Urey en los hasta producir seres inteligentes. Puesto que, como ya años cincuenta. Por lo tanto, podemos tener confianza se ha indicado repetidas veces, solo conocemos un tipo en la conclusión que de ellas se sigue: la materia de vida, no podemos realmente establecer compara-orgánica debe ser muy abundante en nuestro universo.

ciones y nos veremos obligados a trabajar a base de Y en efecto esto es así. Tanto por las sondas espaciales especulaciones e hipotesis.

como por análisis espectroscopicos se han detectado moléculas orgánicas en multitud de lugares, algunos Un hecho importante desvelado por las modernas tan exóticos como los cometas, las atmósferas de investigaciones en genética molecular es que al Júpiter y Titán, o en nubes de polvo interestelares. Si parecer todas las razas humanas tienen un ancestro nos tomamos en serio el análisis anterior, resulta que común, y que todos descendemos de una misma Eva 3 Siendo conscientes de que es posible de que una posible contestación a la pregunta de Fermi, “¿dónde están?” sea un sencillo “en ninguna parte.” Es perfectamente posible que —como opinan bastantes científicos muy competentes— la tierra sea el único lugar en el que ha aparecido la vida; tal vez incluso en todo el universo.

index-10_1.png

342

F. J. Ynduráin Muñoz

Rev.R.Acad.Cienc.Exact.Fís.Nat. (Esp), 2003; 97

primigenia. Lo cual, por otra parte, es bastante evidente si se considera que todas las razas humanas son fértiles en sus cruces. Parece que la aparición de la inteligencia en nuestro planeta es una ocurrencia única.

No es sin embargo lo mas probable que esto implique que la inteligencia es algo muy raro. Lo cierto es que existen en nuestro entorno otros seres que son, al menos potencialmente, inteligentes. Algunos cetáceos como las orcas y, especialmente, los delfines, tienen cerebros mayores en tamaño (aunque menos convolucionados) que los de los seres humanos y los segundos poseen incluso unos rudimentos de organizacion social. Es muy probable que sólo la dificultad de trabajar con herramientas debido a habitar el medio marino sea lo que haya impedido que los delfines Figura 5. La cantidad de estrellas que hay en un entorno de unos pocos miles de años luz de nosotros es enorme. ¿Habrá hayan evolucionado hacia la inteligencia. El mismo civilizaciones avanzadas en alguna de las miríadas de puntos motivo tal vez sea el causante de que ciertos cefalo-de luz que aparecen en la foto?

podos, también poseedores de un sistema nervioso de alto nivel, no muestren signos de civilización. Final-planetas habitables, y de nuevo una entre cien de que mente, y entre los animales terrestres, perros, osos y en un planeta habitable aparezca la vida, nos resulta nuestros más próximos parientes, los grandes pri-que una de cada diez mil estrellas alberga planetas con mates, han probado tener unas capacidades de apren-seres vivos.

dizaje no muy alejadas de las de los homínidos primordiales.

Este número parece muy pequeño, pero no es así: en esta hipótesis tendríamos aún un planeta habitado a Es difícil sacar una conclusión definitiva respecto a menos de setenta años luz de nosotros, y en un radio de algo que ha ocurrido una sóla vez; aunque por quinientos años luz habría casi cien planetas ocupados supuesto no podemos decir nada con seguridad, las por seres orgánicos. Incluso si admitimos un error de indicaciones que poseemos son mas bien positivas: lo un orden de magnitud en los cálculos anteriores, nos mas probable es que un planeta donde haya vida pro-quedan docenas de planetas a poco mas de cien años duzca, mas pronto o mas tarde, inteligencia desarro-luz. Volviendo a nuestro leitmotiv podemos de nuevo llada.

preguntarnos, ¿Donde están? Si en cada uno de estos planetas la vida ha evolucionado a inteligencia, ¿Por que no hemos recibido noticias de ninguno de ellos?