Imágenes Sueltas por Jorge Manuel Diogo Peres - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
IMAGENES

SUELTAS

de

jorge peres

Las piernas le temblaban un montón. Todo su

cuerpo era un temblor como si lo hubiese pillado una

descarga eléctrica.

Muy sinceramente, todo aquel día empezara con

mal pie. Por la mañana se despertó mucho mas

pronto de lo que pretendía. La fuera corta, se

durmiera ya sin esperanza que tal viniese a pasar. Y

el motivo de su insomnia no era devirtimiento …

ojalá no fuera.

Fuera cenar con Sonia, su novia desde hace

algunos meses, pero las cosas no estaban muy bien

entre ellos. La cena que el esperaba de paz se tornó

un combate verbal de los mas duros trabados entre

ellos en los últimos tiempos.

El tono de voz subiera y el desrespeto lo

acompañara. Un poco antes de empezar el postre

tomara la resolución de irse. Las cosas estaban indo

demasiado lejos y podrían terminar peor.

Decidió caminar un poco junto al mar. Antes,

conducio por la carretera marginal con una velocidad

lenta. Se sorprendía de eso. Normalmente cuando

estaba nervioso disparaba por la carretera a toda la

velocidad, haciendo tronar en el aire el potente

sonido del motor de su coche.

La verdad es que aquella última discusión no lo

alterara como otras anteriores.

Cuando saliera de casa de Sonia estaba sereno,

solo sentía que necesitaba estar solo en un sitio

tranquilo … Era lo que buscaba ahora mismo.

Cruzó Cascais, siguió hasta el Guincho. Aparcó

de lado izquierdo para quien sube.

Delante suya, el grande … el solitario Océano

Atlántico, cadenciaba sus olas contra una arena

desierta, tan solitaria como el.

Pensaba en al que llegara su vida! … Treinta

años, divorciado, un empleo que se podría considerar

estable, una casa pequeña, pero suficiente para el,

un bueno coche … …

Conociera Sonia hace menos de un año. Mas

joven que el, una mujer muy presentable, de

aquellas de causar envidia, a veces demasiada, en

cualquier sitio publico. En el inicio de la relación las

cosas han funcionado en la casi completa perfección

… las diferentas vendrían arriba un poco mas tarde

… pero eso siempre pasa en una relación.

La verdad es que no ha podido o sabido superar

esas divergencias que en el principio parecían

inofensivas.

Sinceramente estaba a empezar a sentirse

cansado de una relación en que las cosas solo

funcionaban en la posición horizontal de una cama,

fuise la suya o la de ella.

Pero, lo que pasara hace dos semanas vendría a

revelarse importante, no solo en su vida como

también en aquella unión, ya un poco temblante.

Fueran eses recuerdos que lo mantuvieran cerca

de dos horas, delante de la playa y lo llevaran mas

tarde a su casa sin la más leve sensación de sueño.

Han sido eses hechos que le provocaran los

temblores que ahora sentía en su cuerpo,

Todo empezó aquel día en que trabajara en el

turno de la tarde, saliendo del curro por las nueve

horas de la noche.

Lisboa se preparaba para recibir la Navidad de

brazos abiertos, con algunas avenidas ya iluminadas

y otras en preparación.

Aquella hora aún había gente intentando llegar a

casa a tiempo de ver uno de los muchos culebrones

televisivos y el tráfico empezaba, lentamente, a

volver a la normalidad, después de una hora de

punta verdaderamente loca.

Rumbo a Cascais, evitaba siempre la autopista,

prefiriendo la carretera marginal. Todos los días

hacia aquel camino. La conducción del coche se

tornara, ya, mecánica y automática.

Circulaba cerca de Oeiras cuando algo llamó su

atención. Una luz muy clara y fuerte parecía venir de

una zona exterior de la parte urbana.

Redució la velocidad.

Pasados algunos segundos ha vuelto a ver

aquella claridad.

Puso el intermitente de la derecha y salió de la

carretera principal.

Los demás conductores ni se dieran cuenta.

Sentía una necesidad imperiosa de descubrir el

origen de aquella luz.

Cruzó toda la ciudad de Oeiras y sin querer entró

en la carretera de lo llevaría a Cacén.

Ya no se veía cualquier luz.

Miró en todas las direcciones … en el horizonte

solo las luces de la carretera y de una o otra

moradla.

Habría sido imaginación suya? La verdad es que

fuera un día largo y movido.

Se preparaba para hacer cambio de sentido de

marcha cuando, de repente, dejó de ver.

Fue algo muy raro … fue intenso … inmenso …

casi indescriptible … Fue como se, de repente, todos

los focos del estadio de futbol de Benfica se

encendiesen al mismo tiempo por sobre su cabeza …

Se quedó parado … deslumbrado … intentando

comprender …

Solo algunos segundos después se dio cuenta

que el motor de su coche había parado y sus luces

apagado. El radio también estaba silencioso.

No sentiera miedo, solo un pequeño

desconformo por no poder ver nada en su entorno …

después aquella voz dulce, tierna que le repetía muy

bajito … :

--- Tranquilo … no te pasará nada de mal … ya te

daremos todas las explicaciones … tranquilo …

Pero no conseguía ver a nadie en su alrededor.

Dentro de su viatura tampoco se escuchaba

cualquier sonido, y, lógicamente, no había nadie. El

raro es que la voz parecía estar bien dentro de su

cabeza.

Todo pareció estar suspenso en el aire por

mucho tiempo. Después, tan de golpe como había

aparecido la fuerte luz se apagó. Todo ha vuelto a la

oscuridad.

Algunos minutos después ya podía distinguir en

la distancia las luces de la carretera y de las

moradlas. Y … en el medio del vale … acerca de

trecientos metros de el, estaba aquello … como que

dos platos de caldo invertidos el uno sobre el otro

teniendo como base algo parecido con un trípode de

camera fotográfica gigante.

Suaves luces de un tono cerca del azul se veían

por la parte de abajo del aparato y por la parte de

arriba habían luces entre el rojo y el naranja.

Demasiado fuerte para el. Había leído

muchísimo sobre el tema pero estaba muy lejos de

imaginar que un día iría ser testigo de algo así.

Salió del coche y caminó con paso decidido en

dirección de … aquello …

El terreno era irregular.

--- Ahora vendría bien un poco de aquella luz de

hace un rato --- habló consigo mismo casi como que

pensando en voz alta.

Como si alguien lo hubiese escuchado un

pequeño foco de luz salió del aparato en su

dirección, permitiéndole veer perfectamente donde

ponía sus pies. No tenia dudas. Alguien lo

encaminaba. Rápidamente llegó hasta junto del

trípode.

Así de cerca parecía mucho mas grande … en un

mínimo tres metros de altura … el aparato tendría

unos cinco o seis metros de diámetro.

Se quedó allí parado un par de minutos …

observando … El silencio de la noche lo cubrió

totalmente y por la primera vez sintió frío.

Le gustaría tener Sónia allí, con el. Le hubiera

gustado compartir aquella experiencia única con ella.

Se estuviese seguro de que aquello se mantendría

por allí arriscaba ir a S.Joäo a por ella. Pero no se iba

arriesgar. Además … tampoco estaba seguro que

Sonia quisiese acompañarlo.

De repente, el silencio de la noche fue

fuertemente interrumpido por un sonido seco.

Una escalera bajó lentamente parando cerca del

suelo. Una puerta se abrió. La luz que venia de

dentro no permitía ver nada de su interior. Envueltos

en aquella luz intensa aparecerán dos siluetas. Y de

nuevo ha vuelto aquella voz …

--- Tranquilo. Somos gente de paz. Sabemos que

tú también lo eres.

Uno de ellos le hizo un gesto inequívoco

invitándole a que subiese.

Dudó. Reflexionó un poco pero terminó

subiendo.

Como le gustaría que Sonia estuviese allí. Con

que ganas subiría aquella escalera tomándola de la

mano.

Antes de entrar completamente miró en su

entorno. La oscuridad era casi completa. La carretera

estaba desierta.

Entró.

Fue como penetrar en un sueño lleno de luz.

Todo dentro estaba iluminado, todo lleno de luces

indirectas. Un enorme salón estaba delante de ella …

no tenia nada … absolutamente nada … ni una silla …

ni una mesa … nada de nada.

Sintió cerrarse la puerta. Pero en la pared no

quedaran ni vestigios de haber existido allí una

puerta.

De las siluetas que vira desde fuera … ni señal …

--- Tranquilo … relaja …

Siempre la misma voz en un idioma perfecto y

sin acento.

Pasó bastante tiempo sin que nada pasase …

empezaba a estar incómodo. Escuchó otro sonido

seco.

A su lado, abriéndose como si de la nada, otra

puerta.

De nuevo … nadie …

--- Entra.

La puerta era alta pero estrecha. Ha tenido que

pasar un poco de lado.

Le esperaba un panorama un poco distinto. Las

paredes estaban llenas de paneles con muchas luces.

Parecían aderezos de navidad. En el centro de este

salón, un poco mas grande que el primero, una mesa

y tres sillas … todos en el mismo color crema. En uno

de los lados estaba una enorme pantalla. Continuó

mirando en si alrededor. Entonces, los vio.

--- Hola! Bienvenido!

Estaba completamente sorprendido. Los veía en

contra luz, pero los contornos tenían la figura

humana. La cabeza, talvez, un poco mas redonda …

los brazos, posiblemente, un poco mas largos … pero

muy semejantes.

Intentó hablar … pero la voz no le salió por la

boca abierta … quisiera decirles … “Hola! Es un

placer!” … pero no le salió cualquier sonido.

--- No te esfuerces en hablar. Limítate a pensar.

Nosotros comprendemos. Nosotros leemos tu

pensamiento.

Todo aquello continuaba a parecerle irreal. Uno

de ellos se acercó y le dirigió una mano con un

guante.

--- Observamos este planeta hace mucho tiempo.

Sabemos que este é el ritual que tenéis como tipo de

saludo.

La mano era de tacto muy suave.

--- Ven! Tenemos muchos para decirte, pero es

necesario estar preparado.

Le indicaran que se sentase. Entonces entraran

todos.

Estaban vestidos con algo parecido con chándal

de color también crema, con un símbolo

indescifrable, para el, en el pecho. La vestimenta les

cubría la cabeza … y tenían aquellos ojos grandes …

Uno de ello se sentó junto a el y colocó su mano

abierta sobre la mesa. Inmediatamente se ilumino la

grande pantalla.

Empezaran a pasar imágenes a una velocidad

enorme. Mal se daba cuenta de lo que veía.

--- Tranquilo. Todo lo que pasa ahí quedará en tu

cabeza. Un día comprenderás.

Las imágenes seguían pasando. Empezó a sentir

fadiga. Cada vez más mareado … hasta que perdió el

conocimiento.

Cuando volvió a si estaba acostado sobre una

mesa. Cerca de el, el extraño ser lo miraba

expectante.

--- Perdón! Usted ha sido escogido de entre

centenas y centenas porque nos pareció estar

preparado. Lo siento … pero su mente no comporta

aún tanta información. Tendremos de esperar unas

semanas más. Por hoy nos quedamos por aqui.

Volveremos a contactarlo exactamente de aquí a dos

de las vuestras semanas.

Le hizo una venia de cortesía al mismo tiempo

que lo invitaba a volver al primero salón. Após

algunos segundos completamente solo se abrió otra

puerta y ha podido veer la escalera por donde

entrara.

Ya en el suelo miró hacia arriba. La grande cosa

pareció vibrar. El trípode recogió lentamente pero el

disco se mantenía inmóvil en el aire. Después, de

repente, se elevó por el cielo nublado. Rápidamente

desapareció.

De nuevo todo era silencio … todo era soledad.

Buscó su coche. Estaba en el mismo sitio donde

lo había aparcado. Caminó hasta el. Todo funcionaba

en perfectas condiciones.

Velozmente condució hasta casa de Sonia. Tenia

que contarle … necesitaba desahogarse con ella.

Miró su reloj … marcaba las nueve y media de la

noche. Se dirigió a S.Joäo do Estoril. El viaje duró

poco. Aparcó a su puerta. Contornó el edificio. De su

planta no se veía cualquier luz. Habría salido?

Pero habían quedado para cenar en su casa … con

sus padres …

Hizo sonar el timbre. Insistió un poco. Após

tercero intento se encendió la luz de su habitación.

Lentamente la ventana se abrió.

--- Que quieres ¿???!!!

Que quieres?!!!! Como que quieres ¿!!!? Que

quesiera decir con aquello ¿???!!!

--- Llegué …

--- Estarás de broma, seguramente.

--- No comprendo … no habíamos quedado para

cenar?

--- A las dos de la madrugada?

Se quedó mudo. Dos horas de la madrugada?

Volvió a mirar su reloj … seguía marcando nueve y

media … entonces comprendió … Su reloj había

parado … entonces … cuanto tiempo estuviera en el

aparato?

Seguía mirando la silueta de Sonia entrecortada

en la ventana … No conseguía articular una única

palabra. A ella le pareció raro.

--- Estas bien?

No. No estaba bien. Su cabeza parecía querer

estrellar en cualquier momento.

--- Sube. Voy abrir.

Seguio allí hasta escuchar el click de la puerta

de entrada en el edificio. Como un autómata subió

los tres escalones de la entrada y entro en el

ascensor. Cuando este paró, dos plantas arriba Sonia

estaba esperándole.

--- Que ha pasado?

Solo después de entrar y sentarse en el sofá es

que la miró de frente. Durante cerca de dos horas

contó todo de lo que se acordaba. Intentó no olvidar

cualquier detalle.

Ella le escuchó en silencio pero atentamente,

con una postura casi ausente,

--- Bueno! No pensarás que después de estar

esperando mas de tres horas por ti, de haber

llamado ni se cuantas veces a tu móvil, a los

hospitales, a la policía, temiendo que te hubiese

pasado algo grave, no esperas que yo trague esa

historia tan fantástica contada con un dramatismo

excelente, verdad?

Era la noche de quedar sin palabras. Tanto había

esperado el momento de estar con Sonia y contarle

todo aquello por que pasara … y ella … le contestaba

con aquella mirada fría y acusatoria.

Se levantó y salió sin decir una palabra más.

Condució su coche sin rumbo definido. Su

pensamiento estaba vacío, no se concentraba en

nada. Ni se dio cuenta que el coche había parado.

Solo despertó cuando se dio cuenta de una luz azul

detrás suya. El coche de la brigada de tráfico se

acercaba. Entonces tuve la percepción de que estaba

parado en pleno medio de la carretera. Volvió el

motor en marcha y paró en el arcén. El coche de la

policía también paró. Un agente salió y se acercó de

su ventana.

--- Se siente bien?

Miró el policía con los ojos brillando.

--- La verdad es que no muy bien … no muy bien

Los agentes le pedirán la documentación, suya y

del coche … miraran todo el vehículo … le pedirán

que hiciese el teste de alcoholemia. Negativo … por

sopoesto … si no había cenado … cuanto más bebido

Pero la verdad es que no se sentía muy bien.

Pasada cerca de media hora los agentes lo

dejaran seguir bajo compromiso de que iría para

casa.

Y eso hizo.

Se acostó sin quitar la ropa y adormeció de

golpe.

La noche ha sido poblada de sueños raros no

muy bien definidos. Por la mañana la cabeza le

pesaba y el cuerpo le dolía. Se sentía como se

estuviese resfriado y fue visitar su medico de

cabecera.

Este lo ha mirado con curiosidad. Le recetó un

analgésico y un antibiótico, pero sin mucha

convicción. Intentó saber lo que pasara.

Após alguna duda aceptó contarle lo que pasara

… sin grandes detalles …

Al volver a casa pasó por una farmacia y

después para casa … volvió a su cama … de esta vez

… ha puesto un pijama.

No podía dormir. En su cabeza habían imágenes

sueltas … una más nítidas … otras un poco difusas. El

cansazo acabó por vencerlo.

Se despertó con un insistente sonido del timbre

del teléfono fijo. Era Sonia. Miró el reloj. Siete de la

tarde. Dormirá cerca de siete sin interrupción. Se

sentía mucho mejor. Ella lo invitaba a salir, por la

noche, después de cenar. Aún se sentía flojo …

declinó la invitación.

Más tarde, cerca de las nueve sonó el timbre de

su puerta. Pensó que fuese Sonia. Abrió aún de

pijama … pero eran dos hombres que no conocía.

Se presentaran con unas tarjetas en que ponía

algo del gobierno. En su sorpresa ni tomo nota de la

entidad.

--- Podemos hablar con usted?

Les franqueó la entrada. Les pedió algún tiempo

para cambiar de ropa. Ellos lo esperaran en el salón.

Sabían de su historia. No le explicaran como se

habían enterado. Cuando empezaran a hacer

preguntas el se dio cuenta que sabían muy poco.

Solo podría ser el medico que les pasara la

información ya que había sido mucho mas minucioso

con Sonia.

Volvió a contar todo desde el inicio. Los vio muy

interesados en la promesa de nuevo contacto dentro

de dos semanas. Uno de ellos sacó un calendario del

bolsillo y confirmó que la fecha seria 8 de Enero. En

su cabeza sintió como que un recuento decreciente.

La noche de ese día fue aún mas larga.

Permaneció en su cama, luz apagada … sin

acender la tele.

En su mente había mucha luz … las imágenes

empezaban a clarearse … a definirse … En algunas

aparecían los seres que habían hablado con el …

otras eran pasos históricos … tiempos pasados … en

una de las cenas mas concretas se veía un niño

hablando con ellos … se notaba que el niño

presentaba algún retrazo en su desarrollo … después

parecía que las imágenes iban avanzando en el

tiempo. Cada vez el niño parecía más mayor. En la

edad adulta lo reconoció. Era Einstein. Revolvía folios

llenos de cálculos y estaba eufórico … había llegado

a una conclusión que iría revolucionar el mundo. De

todos era lo más nítido que recordaba. En otras

imágenes sueltas veía la superficie de otro planeta …

por fotos que había visto en Nacional Geografic

reconoció Marte … las imágenes mostraban también

uno de sus dos satélites … se acercaban … más …

más … penetró en su interior y, de repente, se vio en

medio de toda una civilización … ahí reconoció

algunos aparatos muy parecidos al que el había

visitado.

La semana siguiente fue tiempo de volver al

trabajo. Aún no se sentía totalmente recuperado,

pero ya estaba harto de estar en casa.

Sus compañeros le brindaran con exagerados y

efusivos saludos. Cuando llegó a su mesa de trabajo

comprendió. Estaba llena de paginas centrales de

periódicos con toda su historia, revista y muy

aumentada … parecía una película de terror … Unos

hablaban de rapto … En un periódico sensacionalista

se podría leer en portada . “Ellos volverán ¡!!!” Allí

había mano de Sonia. Seguro que si.

Entre el y Sonia las cosas se habían

tranquilizado. Ella ya no dudaba de su historia, pero

prefería ignorarla. La sentía incomoda cuando

caminaban por la calle y la gente lo reconocía, se

acercaba y le hacían preguntas.

La Navidad se pasó de manera un poco insípida,

sin grandes manifestaciones de alegría por su parte

… la verdad es que nunca viviera con mucha

intensidad los tiempos navideños.

Esa noche se quedó en su casa y las cosas

estuvieran mucho mejor. Pero la noche ha estado

llena por las imágenes sueltas y por pesadillas. A

Sonia no le ha hecho mucha gracia.

En el ultimo día del año fue llamado a

comparecer en la comisaría de policía científica de

Lisboa … supuestamente para esclarecer “asuntos

de su interés” … el ya sabia cual seria el tema …

Llegó temprano, mucho antes de la hora

marcada.

Pasó por el vigilante de seguridad, após

identificación. Lo mandaran entrar para un salón y le

pedirán que esperase.

Estaba confortable. Calefacción … sofás de piel

… tele … bueno …

Pasados algunos minutos se abrió la puerta y

entraran unos hombres con aires de dueños de la

casa.

Por educación se levantó pero le han hecho

señal para que se sentase.

Fueran derecho al tema.

--- A ver. Sabemos que tendrá un nuevo

encuentro el día 8. Queremos prepararlo.

--- Prepararme?!!! Como!!!???

--- Tenemos ordenes superiores para le colocar

micrófonos y sensores … queremos en registrar ese

encuentro. También tenemos una lista de preguntas

que queremos que usted haga a esos tíos. Claro que

contamos con su colaboración.

Todo aquello no le gustaba para nada. Querían

hacer de el un espía. Que ganaría el con eso?

--- Y se no me gusta la idea???!!!

Se hizo silencio. No esperaban su reacción. Se

miraran entre si … después los dos lo miraran a el …

--- Es un tema de vital importancia nacional. No

nos parece que tenga usted otra alternativa.

--- Y eso? --- empezaba a irritarse --- y se yo no

quiero colaborar … me obligáis?

--- Si ¡!

Pensó un poco …

--- Vale! Muy bien … dispongan de mí.

--- A su tiempo será contactado por nosotros. Le

daremos todas las informaciones necesarias y

posibles.

A Sonia no le ha gustado nada la idea. Aquella

tarde se fueran a la terraza del costumbre. Le contó

el plan de la policía. Quedó furiosa.

--- Pero cuando te dejaran tranquilo?! Ya

empiezo a hartarme de todo esto …

Nueva discusión. No valía argumentar que no

pedirá que nada de aquello ocurriera … en aquello

juicio era culpable antes de empezar.

El fin de año fue como la noche buena … habían

quedado con unos amigos y compañeros de trabajo

de ella para hacer el ‘reveillon’ en un bar que ambos

frecuentaban a menudo.

El estuvo distante … ella igual . Los amigos

intentaran animarlos … sin resultado …

En el último minuto del año pasó en revista todo

la historia. Que año ¡!!! Jamás le habían gustado los

años impares … este no había sido excepción. Su

vida era una complicación … provisionalmente era

una monotonía … sentimentalmente … bueno …

estaba claro … y el resto …

Pero en su mente germinaba una idea ….

Tal como estaba previsto los hombres del

gobierno luego después del puente de año nuevo.

La idea era testificaren todo en directo por los

micrófonos. Estarían a poco más de una centena de

metros, emboscados, grabando todo. Intentarían

después un contacto más directo.

Pero el sabia que no eran solo esos sus planes.

Por otro lado, la fecha había salido en un montón de

periódicos y revistas … estaría un magullón de gente

esperando en el local. Sus ‘ordenes’ eran después de

bajar de la nave abandonar el sitio lo mas

rápidamente posible.

Ya tenía una idea de solucionar aquella

situación.

La noche del día 07 de Enero fue longa.

Sonia se isoló en su casa … le ha dicho que no se

quería mezclar con todo aquello.

Una vez más se sentía dolido. Una vez mas

lo dejara solo en un momento difícil y complicado

para el. Pero … lo ayudara a tomar decisiones no que

versaba su relación.

Sinceramente, lo que el pretendía era una mujer

que estuviese a su lado en todos los momentos …

que fuese solidaria … De Sonia ya sabia con lo que

podría contar … o no …

Fue, talvez, la noche mas larga de su vida.

Temía que los msjs mentales que enviara para

informarlos de lo que se estaba preparando no

hubiesen sido recibidos. El no podría decepcionar

alguien que había confiado en el. Ellos demostraran

seren muy superiores a nosotros … al menos

reservaba a si mismo una atitude de elevada

dignidad.

Por fin, se dormio. Han vuelto las imágenes …

ahora totalmente nítidas …

--- No temas. Captamos tus mensajes … cuando

quieras hablas con nosotros basta pensares … tus

preocupaciones nos ha ayudado … Prepárate y ven.

Despertó con aquella ultima frase en sus oídos

… soñara ¿??!!!

--- No. No has soñado. Ven. Ahora.

Se vistió lo más rápido que ha podido. Miro el

reloj del salón antes de salir de casa … las cinco y

media … de la madrugada …

Entró en su coche. Pensaba en dirigirse al mismo

local de la otra vez.

--- No estamos donde piensas. Relaja. Déjate

conducir. Te mostraremos el camino.

Sin saber como, instintivamente tomaba

decisiones en cruces y semáforos. Poco a poco se

alejaba de Cascais dirección a Malveira da Serra,

siempre junto al mar, que en la oscuridad, solo

podría imaginas del otro lado de la carretera.

Un poco después de Guincho giró a la izquierda

… después a la derecha … entro en el bosque. Se

acabó el pavimento y un poco después el camino de

tierra.

--- Sal y ven. Estamos cerca.

Camino por entre los árboles subiendo una

pequeña elevación. Después encontré un espacio

largo. Aparentemente … nadie …

El silencio de la noche era solo perturbado por el

viento transportando con el algún frío.

De repente una luz fuerte casi lo cegó. El mismo

aparato, que ya conocía, apareció por cima de su

cabeza y, muy lentamente, empezó a bajar. El mismo

trípode … Se abrió la escotilla …

--- Sube.

De esta vez las puertas internas ya estaban

abiertas. Todo le era ya familiar. Estaban sentados a

la mesa.

--- Agradecemos tu preocupación para con

nosotros. Estábamos preparados. Tenías razón. Tus

semejantes tienen planes más detallados de que

aquello que te contaran. No nos enfadamos. Son

curiosos, y los comprendemos. Su falta de

conocimientos los torna imprudentes. Es natural.

Pero vosotros sois un pueblo tallado ahora grandes

actos. De vuestro crecimiento depende vuestra

sobrevivencia y de los vuestros nietos y bisnietos.

Los grandes problemas y las más grandes

dificuldades vendrán en las siguientes dos

generaciones. Nosotros hace mucho que intentamos

ayudar. Pero aún no es el momento. Tu tienes un

espirito abierto, pero la grande mayoría no reciberia

bien nuestra presencia. Nuestros conocimientos, que

vos podrían ayudar, irían, ahora mismo, ser

utilizados inconvenientemente y, al revés de vuestra

salvación, serian utilizados para se aniquilaren unos

a los otros. Te mostramos con lo que sucedió con la

teoría de la relatividad. Fue insensato, de nuestra

parte, ayudaros con algo que nos ha permitido

evolucionar en tiempos pasados. Pero vosotros

habéis utilizado ese avanzo para construir bombar

atómicas casi destruyendo el planeta.

Tenían razón … y agora ¿?!!!!!

--- Tal como aparecimos vamos desaparecer. En

tu subconsciente tienes información privilegiada que

a su debido tiempo recordarás y que te permitirán

ayudar los tuyos a combatir algunas enfermedades

que vos están minando. Cuanto a los planes de tus

superiores nos los iremos dejar de manos vacías. A la

hora aplazada, iremos pasar en el local que esperan.

Pasaremos, pero no nos detendremos. Así tú

quedarás libre de presiones y tu vida correrá

tranquilamente. Ahora vete. Ellos te esperan.

Ni se ha dado cuenta de salir y ya estaba de

nuevo en la carretera. Al llegar a casa los hombres

de negro lo esperaban.

--- Larga salida da de esta noche, no?

Paró mirándoles con un aire de furia. Después

pensando mejor les dio la espalda y se dirigió a su

puerta. Entraran con el.

--- No se retrase, necesitamos instalar el

material.

--- Me ducho rápidamente y ya está.

Dos horas después estaba en la sede

gubernamental, tronco desnudo, asistiendo,

impávido, a la colocación de media docena de

micrófonos y un novelo de cables.

--- Quedará todo en registrado, lo que usted diga

o lo que le digan. Recogeremos sus señales vitales …

sabe como es … ritmo cardiaco, respiración … todo

eso.

--- Ya vos he dicho que ellos no hablan de viva

voz.

--- No se preocupe usted. También estamos

preparados para captar emisiones telepáticas.

Hemos progresado mucho más do que muchos creen.

No pudo evitar una sonrisa. Mal soñaban ellos el

nivel de los otros, En el fondo aquello hasta que era

divertido. Pero lo que el más quería era terminar con

todo e irse a casa.

Una vez más pensara en Sonia. Pero ella se

había desmarcado de todo. Le ordenara mismo que

no la contactase más hasta que solucionase toda la

historia.. En fin! Mujeres!

Y así estaba preparando para otro momento

delicado de su vida … y de nuevo solo …

--- Es la hora. Nos vamos?

Salio del edificio y entro en un grande coche

gris, parecía salido de una de las últimas películas de

James Bond.

Cruzaran la ciudad con dos motos de policía

abriendo el camino. Si. Si. Aquello era calidad de

vida.

El recorrido hasta Oeiras se pasó sin una

palabra. Jamás se sentirá tan importante en la vida.

Al llegar al local quedo sorpreso. Un autentico

baño de multitud lo esperaba. Centenas y centenas

de personas … increíble. El circo estaba montado. Ni

siquiera faltaban las autocaravanas vendiendo

hamburguesas , churros y bebidas.

Un espacio amplio estaba vedado impediendo el

acceso. La gente le acenaba cuando salio del coche.

Los flashes de las maquinas fotográficas casi lo

deslumbraban.

--- No temas. Vamos pasar por ahí ahora. Puedes

avisar. Va a ser un espectáculo. Ha sido un placer

trabajar contigo. Volveremos a vernos. Adiós.

Miró en su entorno y instintivamente gritó:

--- Ellos vienen ahí!

Después miró el cielo y pensó.

--- El placer ha sido mío. Se alguno día vos poder

ser útil … dispongan …

--- Lo sabemos … ya hemos dispuesto.

De repente un unísono ‘uuuuhhhh’ ecoo por

entre todos.

Durante cerca de quince minutos, aquello que la

prensa vendría a llamar de Ovni delició los

presentes. Después todo quedó de nuevo en silencio.

--- Solo esto?

Los hombres del gobierno estaban

decepcionados.

--- Se tanto cuanto ustedes. Posiblemente se

han asustado con tanta gente.

--- Bueno. Se no va a pasar nada más venga el

coche. Tenemos que quitarle todo eso.

Llevo alguno tiempo a livrar5 se de toda aquella

gente. A la prensa prometió dar un alargada roda por

la tarde. Ahora solo quería estar solo.

Ellos lo dejaran a puerta de su casa. Subió la

escalera lentamente saboreando el silencio del

edificio. Abrió la puerta. Entró. Sonia lo esperaba. La

miro sorprendido.

--- Que haces aquí?

--- Te esperaba. --- se dirigió para el pero el se

alejó.

--- Como ha ido todo?

--- Se acabó …

--- La historia?

--- No. Nuestra historia.

Se miraran en silencio. Entonces ella

comprendió. Pego en su bolso y salio dejando abierta

la puerta.

Cerró y fue ducharse. Esa noche se dormitó sin

dificuldad. Entonces la imágenes empezaran su

desfile.

Veía claramente un hombre, ya con alguna edad

vestía uno de aquellos trajes que vira a los

visitantes, manoseando algunos instrumentos … no

lo conocía …

El hombre tenía el pelo ya blanco pero se movía

rápidamente. En la imagen lo veía un poco de

espalda . De repente se volvió. Lo miró de frente …

ahora le parecía familiar … aquella podría estar

envejecida por el pasar del tiempo … pero la

reconocería en cualquier parte … siempre es posible

reconocer nuestra propia cara … mismo que en

imágenes sueltas.

FIN

Le puede interesar...

  • Sexo y amor en Hecate
    Sexo y amor en Hecate Erotismo por E.O.
    Sexo y amor en Hecate
    Sexo y amor en Hecate

    Descargas:
    80

    Publicado:
    May 2020

    En el condado de Hecate, así como en Nueva York, se suceden historias de amor y de sexo, de ocultación y denecesidad de reafirmación, de arte y de mercadeo de...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Cazadores de sexo
    Cazadores de sexo Romance por S.D.
    Cazadores de sexo
    Cazadores de sexo

    Descargas:
    124

    Publicado:
    May 2020

    Si el tipo que estaba en su oficina no fuera tan condenadamente magnífico ella sería capaz de pensar correctamente. De hecho, era tan increíblemente apuesto q...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Te contaré
    Te contaré Romance por Jose Luis Clavijo
    Te contaré
    Te contaré

    Descargas:
    85

    Páginas:
    241

    Publicado:
    May 2020

    La joven doncella llamada Carmen se enamora de Gabriel, el hijo de unos poderosos y ricos señores dueños de una hacienda que está rodeada de extensiones de vi...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • El secreto
    El secreto Romance por Sofía C.
    El secreto
    El secreto

    Descargas:
    53

    Publicado:
    May 2020

    La escritora Sophie Kiss nos presenta una historia donde es la narrativa, más que los personajes mismos, la que nos conduce y logra adentrarnos en la vida de ...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT