Insomnio por Yolanda Pinto - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

INSOMNIO

YOLANDA PINTO

Llamé desde el Hotel a Jorge para ver como se encontraba Coco en Tarifa y cómo lo

estaba él pasando. Jorge me contó que él cogería las vacaciones cuando yo

volviese de Punta Cana y que ahora se encontraba aún atendiendo a pacientes. Me

empezó a contar que hoy por la tarde esperaba a un paciente que sufría de

insomnio total desde hacía diez años, este hombre no llegaba a dormir siquiera una

hora cada día y esto le había conllevado a tener tiempo para escribir quince libros,

estudiar siete idiomas y tres carreras durante estos diez años que llevaba sin

dormir. Aunque esto pueda parecer positivo y rentable sin embargo esta situación

era todo un calvario para él, para empezar ya la editorial le llegó a decir que por

favor no era adecuado desde el punto de vista del marketing escribir tantos libros

tan seguidos, porque sus lectores no se llegaban a familiarizar con un libro cuando

ya les agobiaba con otro que había sacado, y entre estos quince libros, nueve eran

de tres sagas cuyas continuaciones publicaba en meses de diferencia y como digo

al público no le daba tiempo ni a leerlos.

En cuanto a las carreras tampoco le servían para mucho, estas eran muy diversas

entre sí, una fue Química, otra de Arqueología y otra de Historia, especializándose

en esta última en la civilización Celta, suministrándole mucha cultura pero al fin y al

cabo terminando como un aprendiz de todo pero maestrillo de nada.

En lo que se refiere de los idiomas les servían cuando viajaba eso sí o cuando

quería ligar en los bares de Tarifa con las extranjeras, siendo ésta su sabiduría más

rentable.

También su enfermedad le fue rentable en lo económico y en lo personal ya que por

ejemplo no tenía que gastar dinero en colchones, almohadas, despertadores,

antifaces que le taparan los ojos para la claridad, ni en café, té o cocacolas,

tampoco llegaba tarde a ninguna cita porque se le pegaran las sábanas y hacía diez

años que no sabía lo que era levantarse amorriñado de una siesta.

Aunque no lo sepamos hay muchas personas que sufren de insomnio y esto les

duplica el tiempo para hacer cosas, un ejemplo de esto lo supone el escritor Steig

Larsoon, el cuál sufría igualmente de insomnio crónico y para entretenerse escribió

la saga de novelas policíaca Millenium. Con este escritor sin embargo el destino fue

muy injusto, en sus últimos años como digo cuando sufría de insomnio se pasó

escribiendo sus novelas, y cuando ya las había terminado y enviado a la editorial

una tarde que subía a recoger unos apuntes a su oficina, le dio súbitamente un

ataque al corazón quedando desplomado en la escalera, sin sospechar y sin poder

presagiar que sus novelas se convertirían en un best seller de tirada masiva

mundial.

En lo que se refiere al problema que tenía este hombre que se llamaba Fernando,

Jorge me comentó telefónicamente que era neurosis insómnico en tercer grado lo

cual consistía en que las neuronas llegaban a dominar al cuerpo.

Fernando le preguntó qué significaba que las neuronas dominaban su cuerpo, a lo

que Jorge antes de responderle le comentó que tenía que hacerle algunas

preguntas:

En primer lugar le preguntó si cuando había sido joven había sido muy sumiso con

sus padres, a lo que Fernando le contestó que sí.

La segunda pregunta que le hizo es si había tomado drogas, tabaco o alcohol en su

juventud o ahora, a lo que Fernando le respondió que no, que nunca tomó nada ni

siquiera una copa de vino, ni una calada o una pastilla de éxtasis.

Jorge le explicó que el inicio de todos sus males había sido precisamente esa

actitud tan pasiva e insípida que había tenido frente a la vida, permitiendo por tanto

que sus neuronas le comieran terreno, ya que se reproducían como chinches desde

que era joven no teniendo ningún elemento nocivo que las matase. Jorge le explicó

que si hubiese consumido alcohol, tabaco, drogas o hubiese hecho más el amor,

habría sido más ruin y tirano con ellas, al haberlas matado a diestro y siniestro y al

quedarle ya menos neuronas las podría haber controlado, pero sin embargo el dejar

que se reprodujeran con esta masificación hizo que ya fueran ingobernables por su

cuerpo y que las órdenes que desde su pensamiento les intentaba mandar como

“TENGO SUEÑO, QUIERO DORMIR”, las recibían sin ningún respeto quedándose

ellas todo el tiempo divirtiéndose, dándose la gran vida en cerebro estando todo el

día de fiesta, hablando y riéndose entre ellas, no prestando ninguna atención a

cualquier orden que les emitiese Fernando. Pero si como digo le hubiese metido

litros de alcohol a lo largo de su vida, apareciendo en el cerebro el alcohol como

una manguera a presión y matando como cucarachas a muchas de ellas, o bien

nicotina como una chimenea apestosa que entrase en el cerebro asfixiando a otras

tantas o cocaína estimulando excesivamente a otras tantas hasta hacerlas perecer

sin piedad, el resto que quedaran vivas vivirían acongojadas y sumisas de rodillas a

cualquier orden que le enviase Fernando.

Jorge le preguntó que qué terapias había intentado seguir para combatir el insomnio

y Fernando le comentó que en diez años que llevaba con el problema del insomnio

había visitado varios psiquiatras, homeópatas, psicólogos e incluso curanderos,

recetándole multitud de ansiolíticos, píldoras, brebajes, pócimas pero ninguno aún

le había dado algo efectivo para poder dormir aunque fuese sólo una horita en diez

años.

Jorge le siguió preguntando cuestiones sobre sus costumbres, entre ellas si solía ir

a la discoteca, a lo que Fernando le contestó que no, tampoco realizaba ningún

deporte llevando una vida muy sedentaria únicamente dedicándose a escribir,

estudiar para sus carreras o el aprendizaje de los idiomas, a lo que Jorge le empezó

a explicar que la vida sedentaria y intelectual que había llevado no hacía más que

desarrollar como antes explicó, más y más las neuronas, convirtiéndose estas ya en

rebeldes insumisas, de manera que muy diferente hubiera sido si también hubiera

matado millones de ellas en noches de locura y sonidos estridentes de House en

bailes y bailes de Discotecas o bien haciéndolas desfallecer por horas y horas

incansables de deporte en el gimnasio. Todo esto no lo realizó, y por tanto dejó que

se anidaran como miles de gremlis en su cerebro que ya lo tenían totalmente

dominado. El cuerpo de Fernando ya les pertenecía totalmente, ellas eran las reinas

y las jefas, habían estado y vivido demasiado mimadas y cuidadas durante años y

años, y esto había sido totalmente nocivo para el cerebro de Fernando.

Por tanto la terapia que Jorge le programó a Fernando nada tenía que ver con

ninguna medicación, sino muy por el contrario la manera en que Fernando llegaría a

dormir sería teniendo totalmente contacto con el exterior. Como su insomnio estaba

en grado III es decir el más alto del escalafón, Jorge le informó que su falta de

disfrute a lo largo de su vida dejando muchísima neurosis insómnita de tercer

grado se producía como antes explicó por exceso de neuronas rebeldes y por tanto

Jorge le recetó la siguiente terapia:

Tendría que ir los tres días que dura el festival de música VIÑAROCK a Villarobledo,

estos tres días tendría que estar allí bebiendo alcohol, nada de agua ni refrescos, y

los tres días saltando y sudando como un pollo metido entre el público viendo a

todos los grupos que pasaban por el festival que serían como 114, posteriormente

nada más terminar el festival de rock se iría a hacer la ruta Destroy (más conocida

como ruta del bacalao en Valencia), y sin parar debía por una semana de recorrer

durante día y noche, las siguientes Discotecas, Spook, ACTV, Barraca, Puzzle,

Spookfactory, Chocolate, Espiral, y todo ello sin dejar de bailar House, sólo tomando

cubatas y nada de probar ni speed, éxtasis, ácidos o las pastillas marrones en

forma de galletas ya que esto lo seguiría alterando para no dormir. (en toda esta

semana en las discotecas al estar rodeado de humo y él convertirse en fumador

pasivo inhalaría bocanadas de humo que entrarían en los orificios de su nariz

dirigiéndose al cerebro como un huracán asesinando de inmediato a millones de

sus neuronas, igualmente los sorbos de alcohol que se tomase con sus cubatas,

entrarían en su garganta dirigiéndose igualmente a su cerebro como un aguacero

de 200 litros por metro cuadrado que inundaría como una piscina partes del cerebro

donde miles de neuronas morirían ahogadas). Fernando que lo escuchaba perplejo

agradecía todas sus explicaciones, estando ya deseando de empezar con la

terapia.

Al terminar la semana si aún no había conseguido dormir se dirigiría a un club de

alterne y solicitaría el servicio de tres mujeres con las que se encerraría en la

habitación y sin descansar ni un solo instante le haría el amor a las tres

simultáneamente, pero dos veces a cada una y eyaculando cada vez, (para

entendernos, que debía de echarle dos polvos a cada una de ellas, sin echar

siquiera una cabezadita), debía de ir a saco, a morir por Dios.

Según los conocimientos de medicina y psicología que tenía Jorge el cual era todo

un profesional, no había cuerpo humano que resistiera todo este tour sin dormir, de

manera que o bien moriría por agotamiento físico o se quedaría dormido.

Y por último si llegaba a resistir la prueba del club de alterne se dirigiría cargado con una

mochila en la espalda a Galicia, y allí comenzar a hacer el Camino de Santiago. La

ruta que debía de hacer es la Vía de la Plata comenzando en Orense por el pueblo

Gudiña, y siguiendo el séndero de pasar por Verín, Xinzo de Lima, Allariz, Ourense,

San Cristobo, Lalín, Silleda y Santiago de Compostela, en total serían 203,7 km y lo

haría andando cargando la mochila en su espalda y sin descansar en ningún hostal

ni albergue sino a lo sumo sentarse en el suelo en la acera o bien reclinarse contra

el tronco de un árbol, además no debía de beber agua mientras hacía el camino

sino que debía de comprarse litronas de cerveza que le harían entrar en un estado

más somnoliento.

Bueno Fernando empezó a hacer al pie de la letra todas las pruebas que Jorge le

había recetado como terapia, y no hizo falta que llegase siquiera a la fase del club

de alterne porque ya una mañana saliendo a las 13.00 horas del after hours que

había en la Discoteca Espiral, cayó derrumbado de sueño sobre la acera mientras

se dirigía a la playa para tumbarse al sol, allí quedó en la acera dos largos días y

dos largas noches durmiendo apacible y profundamente de manera que fueron los

encargados de las limpiezas de las calles o sea los basureros los que percatados

de que Fernando ya llevaba en la acera dormido dos días, los que llamaron al 061

por el peligro de que realmente estuviera en coma etílico o inconsciente. Se

presentó la ambulancia y fue dirigido al Hospital Costa de Valencia, allí fue revisado

por el equipo de médicos de urgencias, no encontrándole ninguna enfermedad sino

únicamente un sueño profundo muy extraño, según los médicos diagnosticaron que

era como si Fernando no hubiese dormido en días o semanas, pero lo que no

podían imaginar es que llevaba sin dormir diez años, de esta manera se quedó en

una habitación hospitalizado hasta que despertó después de cuarenta días y

cuarenta noches. La experiencia fue fantástica y Fernando recobró su ritmo de

sueño para siempre estando por tanto superagradecido a Jorge. Jorge le comentó

que todavía no estaba libre de más problemas porque ahora se daría cuenta que

una vez que durmiese todas las noches aparecerían sueños en su subconsciente

como le pasa a la mayoría de los seres humanos y que si estos sueños le

empezaban en un futuro a desconcertar o no entender su significado que viniese de

nuevo a terapia pero en lo que se refería a su objetivo para hacerlo dormir se

habían cumplido las expectativas y había dado su fruto y así se despidieron.

Le puede interesar...

  • Arquitecturas Breves
    Arquitecturas Breves Lecturas Rápidas por AGNES HOFOT
    Arquitecturas Breves
    Arquitecturas Breves

    Descargas:
    23

    Páginas:
    49

    Publicado:
    Sep 2019

    ¡Bienvenidos a Arquitecturas breves! Acá podrás hacer un recorrido por mi casa, donde encontrarás en cada habitación microrrelatos agrupados por temas. Incluy...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Nos pasó a nosotros
    Nos pasó a nosotros Lecturas Rápidas por Clem
    Nos pasó a nosotros
    Nos pasó a nosotros

    Descargas:
    101

    Publicado:
    Aug 2019

    Antología de historias cortas: sirenas, espectros, libros raros, entre otras cosas.

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Algunos cuentos
    Algunos cuentos Lecturas Rápidas por J. López
    Algunos cuentos
    Algunos cuentos

    Descargas:
    185

    Publicado:
    Jun 2019

    Como el título indica estos son cuentos, ¿Por qué acá juntos? Bueno, tienen en común una cuota de erotismo, más o menos subida pero tratando de no caer en la ...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • El Guacho
    El Guacho Aventura por Exequiel Ureta
    El Guacho
    El Guacho

    Descargas:
    106

    Publicado:
    Jun 2019

    Exequiel Armando Ureta Parot “A diferencia de los huérfanos, los guachos eran el fruto de las relaciones extramatrimoniales entre hombres casados con sus cri...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT