Introducción a la Linguística por Eugenio Coseriu - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
www.artnovela.com.ar

INTRODUCCIÓN A LA

LINGÜÍSTICA

Eugenio Coseriu

www.artnovela.com.ar

Bienvenido. Su pantalla es ahora como

la sala de lectura de una biblioteca. Pero

recuerde que siempre es mejor comprar y

guardar el libro impreso en papel. Use la copia electrónica como una simple

referencia para conocer la obra.

Consultar más libros de:

Eugenio Coseriu

Buscar | Comprar

www.artnovela.com.ar

PRELIMINARES

NOTA DE PRESENTACIÓN DE LA EDICIÓN

MEJICANA (1983)

Este libro del profesor Eugenio Coseriu fue publicado por primera vez en 1951.1 Treinta años después, conserva todo su valor, cosa singular en nuestra época, proclive a improvisaciones y a las rectificaciones o los repudios consiguientes. Lo que ha sido bien concebido y bien hecho mantiene su lozanía a través de los años. Es el caso de esta obra. Por ello, el Centro de Lingüística Hispánica la reedita ahora, como testimonio de la validez de la doctrina lingüística expuesta por Eugenio Coseriu en su entonces ya madura juventud. Es doctrina esencial, en muchos casos ampliada y precisada por el autor en sus luminosos trabajos posteriores.

JUAN M. LOPE BLANCH

www.artnovela.com.ar

SOBRE ESTA EDICIÓN

1. He debido insistir mucho ante Coseriu para que finalmente accediera a que esta obra se edite en condiciones que permitan una difusión más amplia. El porqué de la vacilación del autor es claro: el libro que presentamos surgió en 1951 con un propósito muy modesto: el de exponer las cosas más elementales de la ciencia del lenguaje a estudiantes de primer año, futuros profesores de enseñanza media en alguno de nuestros países; de suerte que nació, no para ser publicado, sino como material interno de urgencia para poner en marcha

—¡y con qué fuerza!— lo que luego se convertiría en un gran centro de docencia e investigación en las diversas ramas de la lingüística: el de Montevideo (dirigido por Coseriu de 1951 a 1963). Pero, reconozcámoslo, ese motivo no constituía argumento suficiente frente a la calidad de este texto (sencillo, profundo, rico en sugerencias). Me adhiero, pues, sin reserva a las acertadas palabras de presentación del doctor Juan M.

Lope Blanch, a quien en realidad debemos el que estas páginas de Coseriu, tan tempranamente magistrales, hayan visto la luz pública (probablemente con la misma actitud remisa por parte de él también ante la primera edición impresa de su obra). Vaya, pues, nuestro www.artnovela.com.ar

agradecimiento —de la editorial y mío propio— al Centro de Lingüística Hispánica de la Universidad Nacional Autónoma de México, dirigido por el ilustre hispanista antes mencionado, por autorizarnos a hacer nueva edición del libro y contribuir así a divulgar las sanas ideas que lo animan.

2. Tras manejar en clase durante algunos años, con alumnos de primer curso, la obra de Coseriu Lecciones de lingüística general (en esta misma editorial, 1981), advertí enseguida, al conocer el texto de Introducción en su edición mejicana, que se trata de obras complementarias. Realmente, Lecciones, aunque considerada por su autor como una especie de introducción a la lingüística, no es, ni mucho menos, obra para principiantes (salvo que los alumnos cuenten con un profesor que parsimoniosamente vaya explicándola capítulo tras capítulo). Carácter de iniciación posee, en cambio, en plenitud esta Introducción, que, por consiguiente, puede también preparar el terreno para un mejor aprovechamiento de Lecciones. Se constituye, pues, con estas dos obras, una suerte de tratado de teoría del lenguaje y lingüística general en dos partes: una sencilla, casi sin dificultades, estimulante, orientadora, y otra muy densa —y ya ‘propiamente universitaria’ en la intención de Coseriu—, que echa seguras anclas en el campo de la investigación y se planta decididamente en el centro de las encrucijadas de la ciencia lingüística.

3. Desde este punto de partida común cabrá realizar en el futuro cotejos, coordinaciones varias, etc., entre las dos obras y, en general, entre este manual www.artnovela.com.ar

introductorio y las demás publicaciones del autor, de manera que cualquiera de los aspectos tratados en él aparezca con todas las referencias doctrinales y bibliográficas que, en otros lugares de su obra conjunta, desarrollan o completan esas ideas esenciales. Si no se ha realizado tal labor en la presente edición, es, de un lado, porque todavía quedan muchos trabajos por publicar (algunos ya en proceso editorial) y conviene esperar a que la obra de Coseriu se halle editorialmente sedimentada y, de otro, porque llevar ahora a cabo tal operación habría retrasado considerablemente la publicación”de esta Introducción tan urgentemente necesaria, aun como instrumento didáctico. El libro se reedita, por tanto, sólo con correcciones de detalle (sobre todo, de expresión), pero sin ninguna modificación esencial e incluso sin actualización bibliográfica (las pocas indicaciones añadidas a este respecto se han puesto entre corchetes).

4. Esto último, también por el interés que el texto presenta para la historia reciente de la disciplina (y no sólo en nuestros países), precisamente en la forma en que se publica. En efecto, en momentos en que en la teoría y epistemología del lenguaje y en la historia de la lingüística se mueven las cosas, a veces, con excesiva celeridad y frivolidad, nos parece particularmente oportuno promover la divulgación en su forma primera y original de una obra fundamental, esto es, de una obra en la que los fundamentos de una ciencia se hallan expuestos con envidiable claridad, no reñida con la profundidad, y donde podemos encontrar la quintaesencia de todo el cuerpo doctrinal que su autor ha venido desarrollando, con notable coherencia, en los muchos años posteriores de trabajo www.artnovela.com.ar

sistemático. He aquí, pues, las raíces más sencillas del pensamiento científico de un gran lingüista, de una gran escuela: el funcionalismo realista.

Madrid, julio de 1986.

JOSÉ POLO

www.artnovela.com.ar

I

OBJETO DE LA LINGÜÍSTICA

Conceptos fundamentales: lenguaje, lengua, acto lingüístico. El concepto de «isoglosa» Lingüística y filología. Lingüística general, lingüística teórica, teoría del lenguaje.

1. La primera tarea de toda ciencia es definírsela s misma, es decir, definir su objeto, su alcance y sus límites. La lingüística, llamada también ciencia del lenguaje, glotología o glosología (fr. linguistique o science du langage, it. lingüistica o glottologia, alem.

Sprachwissenschaft, ingl. linguistics) y, con menos propiedad, también filología, filología comparada, gramática comparada, es la ciencia que estudia desde todos los puntos de vista posibles el lenguaje humano articulado, en general y en las formas específicas en que se realiza, es decir, en los actos lingüísticos y en los sistemas de isoglosas que, tradicionalmente o por convención, se llaman lenguas.

2.1. Hay varios puntos que aclarar en la definición que se acaba de dar, lo cual haremos muy www.artnovela.com.ar

pronto. Observemos, por el momento, que de esta definición resulta, en primer lugar, que la lingüística de los lingüistas, es decir, la lingüística como ciencia, no debe confundirse con el conocimiento práctico de los idiomas. El lingüista estudia, sin duda, los idiomas, pero no para aprenderlos; es decir que los estudia científicamente: como fenómenos, no como instrumentos.

Así, para señalar un caso límite, se podría decir que una persona puede saber un solo idioma (aquel en que suele expresarse: su «instrumento») y ser lingüista, mientras que otras pueden saber muchísimos idiomas y no ser más que políglotos. En particular, el lingüista no precisa en absoluto saber hablar el idioma que estudia desde el punto de vista científico, aunque a menudo lo aprenda, para facilitarse la investigación. Así, por ejemplo, un lingüista que no conozca el guaraní, podrá, sin duda, escribir una gramática científica del guaraní, mientras que ninguno de los individuos que hablan guaraní podrá hacerlo si no es lingüista. Estas distinciones pueden parecer triviales, pero no lo son si se piensa en las confusiones a que los términos lingüista y lingüística comúnmente se prestan: a los lingüistas se les pregunta muchas veces qué y cuántos idiomas saben, mientras que la única pregunta justificada sería en el estudio de que idiomas se ocupan, sobre todo porque los idiomas de los lingüistas no son, como veremos, los idiomas de los políglotos. Quede, pues, establecido que la lingüística no coincide con el conocimiento de las lenguas y que el lingüista no es un simple conocedor de idiomas.

www.artnovela.com.ar

2.2.1. Otra confusión a que se presta el término lingüística —y que ya no es vulgar, ni tampoco injustificada— es la confusión con la filología. En este caso, la confusión corresponde a otro nivel y se justifica tanto por las afinidades entre las dos ciencias como por el hecho de que a veces el término filología se emplea efectivamente para designar ciencias lingüísticas, aunque la tendencia actual sea la de eliminar ese uso. Durante mucho tiempo, una rama de la lingüística, la gramática comparada, se ha llamado filología comparada. En particular en Inglaterra, este último término (comparative philology) se emplea todavía para designar la gramática comparada y, a veces, incluso para designar a toda la lingüística, en lugar del término más apropiado linguistics.

En Italia la lingüística se llama más bien glottologia (del gr. glôtta, «lengua»), porque así se llama la asignatura de lingüística general en las universidades, y más raramente lingüistica; pero las lingüísticas especiales se llaman a menudo filología, porque así se continúan llamando las correspondientes materias en las universidades: así, por ejemplo, se llaman filología romanza y filología germánica las asignaturas de lingüística románica y germánica y de literaturas románicas y germánicas (sobre todo, antiguas).

2.2.2. En sentido estricto, por filología se entiende hoy comúnmente la crítica de los textos y, en un sentido más amplio, la ciencia de todas las informaciones que se deducen de los textos, especialmente antiguos, sobre la vida, la cultura, las relaciones sociales y familiares, económicas, políticas y religiosas, etc., del www.artnovela.com.ar

ambiente en que los textos mismos se escribieron o a que se refieren.

Es decir que, mientras que el lingüista considera generalmente los textos sólo como hechos lingüísticos, como fenómenos de lenguaje, al filólogo los textos le interesan como documentos de cultura e historia.

En este sentido, la filología es una ciencia auxiliar de la historia y de la historia literaria, y a veces coincide con esta última, sobre todo si se considera una historia literaria que ignore el criterio estético o que se ocupe de textos carentes de valor literario. Pero es también ciencia auxiliar de la lingüística, ya que proporciona a ésta todas aquellas informaciones que no se pueden deducir exclusivamente del aspecto lingüístico de los textos y que, en cambio, son indispensables para la interpretación exacta de ese aspecto. Así, por ejemplo, si se descubre un texto inédito, el filólogo establecerá su fecha, juzgará su autenticidad y su estado de alteración, considerará sus eventuales variantes, etc., y, eventualmente, deducirá de él información acerca de la historia del grupo humano en que el texto se produjo o al que el mismo se refiere, mientras que el lingüista, juzgando el aspecto puramente lingüístico, y no informativo o documental, del texto, y teniendo en cuenta los datos que le ha proporcionado el filólogo, considerará el texto en la historia de la lengua en que está escrito y, eventualmente, en el marco general del lenguaje o, por lo menos, en el marco de la «familia lingüística» a la que la lengua del texto pertenece.

www.artnovela.com.ar

2.2.3. La distinción puede parecer, en este caso, muy sutil y, por otra parte, hay que advertir que no siempre es efectiva, ya que muchas veces el filólogo tendrá que recurrir a los hechos lingüísticos para poder cumplir con su tarea (por ejemplo, para establecer la fecha o la autenticidad de un texto) y, por su parte, el lingüista podrá deducir de los hechos lingüísticos datos e informaciones acerca de la historia social y cultural que el texto no proporciona explícitamente. Es decir que, normalmente, la lingüística es, a su vez, ciencia auxiliar de la filología y que, así como el filólogo tiene que ser un poco lingüista, el lingüista tiene que ser un poco filólogo: en sus límites, lingüística y filología a menudo se confunden.

Pero la confusión no es grave, puesto que no subsiste más allá de esa zona intermedia, próxima a la línea de demarcación. En efecto, el filólogo se ocupa, por lo común, de una sola lengua, mientras que el lingüista tiene generalmente en cuenta el criterio comparativo; el filólogo atiende al aspecto documental de los textos, mientras que el lingüista se ocupa de su aspecto lingüístico; el filólogo se ocupa, normalmente, de textos de cierta antigüedad, mientras que al lingüista puede interesarle cualquier texto y, sobre todo, no le interesan sólo los textos escritos sino también la lengua hablada; al filólogo le interesan sólo los textos que puedan proporcionar alguna información, mientras que al lingüista puede interesarle cualquier texto en sí mismo, aunque, eventualmente, carezca de todo valor informativo.

Además, el filólogo no se ocupa en las ciencias lingüísticas especiales (fonética, gramática, semántica, etc.); mientras que el lingüista no se ocupa específicamente en la filología www.artnovela.com.ar

como historia política, social, cultural, etc., salvo en la medida en que sus informaciones pueden aclararle los hechos lingüísticos. En conclusión: la filología, aun basándose en textos que pueden tener también interés lingüístico, se ocupa, en general, de hechos de historia, especialmente antigua y especialmente social y cultural (literaria), mientras que la lingüística se ocupa de hechos de lengua o, más bien, de lenguaje.

2.2.4. Hay que observar, sin embargo, que la distinción que hemos hecho se hace comúnmente, pero no se hace siempre: no la hace la lingüística idealista (por ej. Vossler), que identifica el lenguaje con la poesía y, por tanto, la lingüística con la filología.

3.1. Hemos dicho que la lingüística es la ciencia del lenguaje. Para continuar, tenemos, pues, que dar una definición, por el momento provisional, del término lenguaje. Se llama «lenguaje» cualquier sistema de signos simbólicos empleados para la intercomunicación social, es decir, cualquier sistema de signos que sirva para expresar y comunicar ideas y sentimientos, o sea, contenidos de la conciencia. Se puede concebir, por tanto, una lingüística muy amplia, como ciencia de todo lenguaje posible. Pero no es ésta la lingüística propiamente dicha: sería más bien la ciencia llamada por F. de Saussure semiología, vale decir, ciencia general de los signos o de todos los lenguajes simbólicos, de la cual la lingüística sería sólo una parte. En efecto, la lingüística, en sentido www.artnovela.com.ar

estricto, se ocupa sólo en el estudio del lenguaje en que los «signos» son palabras constituidas por sonidos, es decir, del lenguaje articulado.

3.2.1. En el lenguaje articulado distinguimos dos realidades básicas: el acto lingüístico y la lengua, o sea, el sistema al que el acto corresponde. En efecto, el lenguaje articulado se considera como sistema único de signos solamente de una manera ideal, puesto que en realidad hay muchísimos sistemas de signos (lenguas), según los distintos países y las comunidades sociales u otros grupos de hablantes. La realidad concreta del lenguaje es el acto lingüístico, que es el acto de emplear para la comunicación uno o más signos del lenguaje articulado: una palabra, una frase efectivamente dicha, son actos lingüísticos. Los actos lingüísticos, como veremos, no son nunca enteramente idénticos, sino que varían de individuo a individuo, e incluso en el mismo individuo, según las circunstancias, tanto en lo que concierne a su forma material como por lo que atañe a su significado o, mejor, «contenido». Sin embargo, para que sea posible la comunicación, que es la finalidad del lenguaje, es preciso que los signos o símbolos, en una determinada comunidad lingüística, tengan más o menos la misma forma y más o menos el mismo significado. Por ello, con cierta aproximación y con notable grado de abstracción, se puede hablar de la «identidad» de los signos que encontramos en los actos lingüísticos de una comunidad, considerados en el espacio (geográficamente) o en el tiempo (históricamente), o también en su estratificación social y cultural. Esta abstracción, que no www.artnovela.com.ar

es excesiva —puesto que los actos lingüísticos, si no idénticos, son por lo menos muy semejantes dentro de la misma comunidad y en un momento dado—, es justamente la que nos permite definir la lengua como «conjunto de los actos lingüísticos comunes (isoglosas) de una comunidad de individuos hablantes», es decir, de los actos lingüísticos suficientemente semejantes como para ser considerados idénticos que se comprueban en las expresiones de un determinado número de individuos. El término isoglosa, introducido en la ciencia del lenguaje por la geografía lingüística, designa en primer lugar la línea ideal que abarca los actos lingüísticos comunes de cierto territorio, pero el mismo concepto se puede considerar abstractamente, es decir, también en el tiempo, como línea ideal que abarque los actos lingüísticos comunes de cierta época o de dos o más épocas, y también fuera de un espacio geográficamente determinado, o sea, como línea, ideal que abarque los aspectos comunes de los actos lingüísticos individuales.

La lengua es, pues, un sistema de isoglosas comprobado en una comunidad de hablantes; sistema que puede ser más amplio o más limitado, según el número de individuos de que se compone la comunidad y según el mayor o menor espacio o tiempo considerados. Tal sistema no existe sólo concretamente, es decir, como sistema de actos lingüísticos comunes efectivamente registrados, sino también virtualmente, en la conciencia de los hablantes pertenecientes a una comunidad, como memoria de actos lingüísticos precedentes y posibilidad de producir según su modelo nuevos actos lingüísticos más o menos

«idénticos», o sea, comprensibles dentro de la misma comunidad.

www.artnovela.com.ar

3.2.2. La ciencia que estudia el lenguaje en su esencia y en sus aspectos generales, sin referencia a una lengua determinada, se llama lingüística general, y a veces se identifica con lo que se llama más propiamente filosofía del lenguaje. Sin embargo, se trata de una identificación que es mejor evitar, puesto que las dos disciplinas adoptan puntos de vista distintos. La filosofía del lenguaje no estudia el lenguaje en sí y por sí, sino en relación con otras actividades humanas —en primer lugar, en relación con el pensamiento (por lo cual se ocupa muy especialmente en semántica o ciencia de los significados)—, tratando de establecer su esencia y su lugar entre los fenómenos que manifiestan la esencia del hombre. El problema fundamental de la filosofía del lenguaje es contestar a la pregunta «¿qué es el lenguaje?», problema diferente del objeto propio de la lingüística, que investiga no tanto lo que el lenguaje es en su esencia como más bien la manera como el lenguaje se manifiesta en sus formas históricas que son las lenguas.

Para ambas ciencias (lingüística general y filosofía del lenguaje) las lenguas y los actos lingüísticos constituyen sólo material de ejemplificación, pero desde puntos de vista distintos. La filosofía del lenguaje se funda sobre una concepción filosófica determinada, y sólo en relación con esta concepción se refiere a los fenómenos lingüísticos concretos; por tanto, no tiene ninguna finalidad descriptiva o de sistematización de los hechos lingüísticos empíricamente comprobados. La lingüística general, en cambio, se mueve en la dirección contraria, es decir que parte de los fenómenos lingüísticos concretos y trata de establecer sus características generales, después de www.artnovela.com.ar

haberlos sistematizado, especialmente sobre la base de la investigación ya realizada por las lingüísticas particulares, esto es, las lingüísticas que estudian, en cada caso, una lengua determinada o un determinado grupo de lenguas.

3.2.3. Muchos lingüistas prefieren llamar a la lingüística general lingüística teórica o teoría del lenguaje, para destacar el carácter especialmente teórico y metodológico de esta ciencia, y la oponen a la lingüística empírica, es decir, al estudio particular de determinadas lenguas; y algunos reservan el nombre de «lingüística general» para una ciencia más amplia, que abarca la

«lingüística teórica» y, al mismo tiempo, todo el conjunto de ciencias lingüísticas «generales» que estudian los; varios aspectos del lenguaje (fonética, semántica, gramática general, estilística, etc.), sin referencia a una lengua determinada.

www.artnovela.com.ar

II

EL LENGUAJE

Los conceptos de «signo» y «símbolo».

Características del lenguaje articulado.

1.1. Hemos dicho que se puede llamar

«lenguaje» cualquier sistema de signos que sirva para la intercomunicación, es decir, para comunicar ideas o estados psíquicos entre dos o más individuos. Y a menudo se llama «lenguaje» cualquier tipo de comunicación entre seres capaces de expresión, sean ellos hombres o animales. En efecto, hechos de expresión se han comprobado también entre los animales. Así, por ejemplo, se han realizado estudios sobre el lenguaje de las abejas; y, sobre todo, los psicólogos han estudiado también otras expresiones significativas registradas en otros animales, como caballos, perros, etc. Sin embargo, los lingüistas no aceptan el lenguaje animal como objeto de la investigación lingüística, por no reconocerle las características esenciales del lenguaje humano. En efecto, www.artnovela.com.ar

al considerar las expresiones animales como lenguajes, es decir, como sistemas de signos, se atribuye a ese último término (signo) un significado muy amplio y, en parte, discutible. Lo que entendemos comúnmente por signo es un «instrumento» que está por una idea, un concepto o un sentimiento, con los cuales el signo mismo no coincide: un instrumento que evoca, en particular, un concepto en virtud de una «convención» y de acuerdo con una tradición determinada, pero que no tiene con el concepto evocado ninguna relación necesaria de causa a efecto o viceversa. Los psicólogos, y, entre ellos, en particular los behavioristas, que llaman «contexto» a cualquier conjunto de hechos que se encuentran comúnmente en una v relación necesaria o, por lo menos, habitual, consideran como «signos» los hechos mismos de un «contexto», en la medida en que el presentarse de uno de ellos reclama o implica la posibilidad o necesidad de que se presente(n) también otro(s) hecho(s) perteneciente(s) al mismo «contexto». Aplicando este punto de vista al lenguaje humano, los estudiosos aludidos consideran los signos de éste (las palabras) como una especie de «estímulos» a los que corresponderían como

«reacciones» determinadas imágenes. Esta concepción tiene, sin duda, sus serios fundamentos desde el punto de vista psicológico, pero no puede explicar en forma satisfactoria el salto del signo «hecho» al signo

«sustitución» o instrumento convencional y elemento de cultura perteneciente a una determinada comunidad.

1.2. Por otra parte, aun admitiendo como justificada la analogía entre esos dos tipos de signos, podemos decir simplemente que la lingüística trata sólo del segundo tipo, es decir, sólo de los signos que tienen www.artnovela.com.ar

valor simbólico, o sea, de los que son también, aunque no exclusivamente, símbolos. Es oportuno recordar, a este propósito, la caracterización del signo lingüístico dada por el estudioso austríaco Karl Bühler en su Teoría del lenguaje [Sprachtheorie, Jena, 1934: tr. esp., Madrid, 1950]: el signo lingüístico es síntoma como expresión del hablante, es decir, en cuanto manifiesta algo acerca de quien lo produce; es señal en relación con el oyente, o sea, con su receptor; y es símbolo en relación con su significado «real», es decir, en cuanto designa a través de un concepto (o, desde el punto de vista psicológico, a través de una «imagen») algo que pertenece a una realidad que es, o por lo menos se considera, independiente tanto del hablante como del oyente. Si admitimos la validez de este concepto de signo, ya no podemos llamar propiamente «signos» a las expresiones del lenguaje animal: en efecto, el lenguaje animal corresponde, según parece, a una excitación física o fisiológica, a una reacción vital de carácter elemental y que no implica ninguna operación simbolizante. El lenguaje animal sería, por consiguiente, un pseudolenguaje, y se distinguiría fundamentalmente del lenguaje del hombre por no tener sus «signos» el valor simbólico y convencional que tienen los signos de los lenguajes humanos: los

«signos» animales corresponderían más bien a las reacciones elementales que en las manifestaciones humanas son los gritos y que no constituyen propiamente expresión lingüística.

1.3. Se ha comprobado, además, que aun los «gritos» del hombre, en su forma más elaborada, representada por las interjecciones, tienen siempre carácter convencional y tradicional, es decir, carácter de www.artnovela.com.ar

símbolos convencionalmente aceptados por una comunidad. En efecto, interjecciones fónicamente idénticas pueden manifestar cosas distintas, es decir, tener distinta significación, en distintas comunidades lingüísticas. Lo mismo cabe decir de las onomatopeyas, que en el lenguaje humano imitan o tratan de reproducir ruidos naturales o voces de animales. En efecto, está comprobado que el ser humano no reproduce nunca exactamente esos ruidos y esas voces: en la llamada

«reproducción» hay siempre un aspecto simbólico y convencional, o sea, algo que pertenece a una tradición lingüística, lo cual nos revela que los sonidos naturales, más bien que reproducirse, se interpretan convencionalmente, y de manera distinta, según las distintas comunidades lingüísticas. Así, la voz del pato, para dar un solo ejemplo, se imita de modo a veces totalmente diferente en los distintos idiomas: esp. cua-cua, catal. mech-mech, fr. couin-couin, it. quac-quac, rum.

mac-mac, alem. quick-quack, danés rap-rap. Como se ve, lo único que queda constante es la idea bastante vaga de un monosílabo repetido.

2.1. Queda, pues, establecido que los signos del lenguaje humano tienen siempre valor simbólico, es decir, un valor que no reside en los signos materiales como tales y al que éstos sólo se refieren. Pero, aun así, la definición del lenguaje sigue siendo demasiado amplia si queremos referirla al lenguaje que constituye el objeto propio de la lingüística. En efecto, los sistemas de signos simbólicos que la humanidad emplea son bastante numerosos: además del lenguaje articulado, se pueden considerar como «lenguajes» todos los sistemas de señalamiento (con banderitas, con señales luminosas, www.artnovela.com.ar

etc.) y cualquier otro sistema que exprese o comunique algo simbólica y convencionalmente. Esto acontece, por ejemplo, con el arte bajo todos sus aspectos, desde la música hasta la danza, con los gestos, la escritura y los varios lenguajes simbólicos convencionales, desde el «de las flores» o el de los naipes hasta el de las señales del tráfico. Sin embargo, hay que observar que muchos de estos lenguajes son «traducibles» al lenguaje articulado: es decir que sus signos se pueden traducir exactamente mediante palabras, o simplemente representan palabras o frases. Así, por ejemplo, la escritura, en sus aspectos más comunes, es simplemente un sistema de signos simbólicos paralelo al lenguaje articulado, ya que reproduce a éste por medio de otros signos. No toda escritura, y por supuesto, ya que la escritura pictográfica, usada por muchos pueblos «primitivos», no traduce paralelamente frases y palabras; y tampoco lo hace propiamente la escritura ideográfica, por ejemplo, la de los chinos, que no representa palabras fónicas sino ideas, conceptos, y constituye por tanto un sistema en gran parte autónomo, que se puede leer «sin palabras» y se podría interpretar, no sólo en chino, sino también en cualquier otro idioma. Pero las escrituras más usuales, como la silábica y la «fonética», reproducen efectivamente, con mayor o menor exactitud, el habla articulada. Sin embargo, no es tal el caso de otros de los

«lenguajes» mencionados, por ejemplo, de los sistemas internacionales de señales, de los gestos y, muy en particular, del arte, que no «se traduce» propiamente, sino que sólo puede interpretarse por medio del lenguaje hablado, con el cual, en rigor, no presenta paralelismo ninguno. Un cuadro, por ejemplo, puede ser «interpretado»

de distintas maneras y en cualquier idioma o, también, www.artnovela.com.ar

por medio de otros sistemas de «símbolos»: por ejemplo, mediante otros lenguajes artísticos, como la música.

2.2. La lingüística no puede ser, por tanto ciencia general de los «lenguajes» —que constituyen más bien el objeto de la llamada semiología—, sino que trata exclusivamente, en primer lugar, del lenguaje articulado y, en segundo lugar, de los demás sistemas que sólo reproducen a éste.

www.artnovela.com.ar

III

EL ACTO LINGÜÍSTICO

Su carácter de creación «inédita» y sus límites.

1. Hemos visto que, en forma concreta, no existen lenguas, sino sólo actos lingüísticos de expresión y comunicación, distintos de un individuo a otro y distintos, también, en el mismo individuo, según las circunstancias.

Ningún signo lingüístico tiene exactamente la misma forma y el mismo valor (significado) para todos los individuos que lo emplean y en todos los momentos en que se emplea. En el lenguaje existe identidad entre intuición y expresión, pues cada individuo que habla expresa íntegramente, para sí mismo, los contenidos de su conciencia, mas no existe identidad entre expresión y comunicación, entre expresión y recepción, entre la expresión de un individuo A y la intuición que la misma produce en un individuo B. Siendo siempre expresión de una intuición inédita y única, el acto lingüístico es acto de creación, acto singular que no reproduce exactamente www.artnovela.com.ar

ningún acto lingüístico anterior y que sólo por los límites que le impone la necesidad de la intercomunicación social se «parece» a actos lingüísticos anteriores, pertenecientes a la experiencia de una comunidad. Es decir que el acto lingüístico es, por su naturaleza, acto eminentemente individual, pero vinculado socialmente por su misma finalidad, que es la de «decir a otros algo acerca de algo».

2.1. El concepto de acto lingüístico —quizás el más importante de la lingüística moderna— es al mismo tiempo el más complejo y, a pesar de corresponder a la única realidad concreta del lenguaje, ha sido el último en ser alcanzado por la investigación lingüística. Desde los gramáticos griegos hasta el siglo XIX, se habló siempre y exclusivamente de lenguas, consideradas como sistemas rígidos y como «hechos» realmente existentes, a pesar de que las lenguas sólo pueden establecerse objetivamente sobre la base, y a partir, de los actos concretos de hablar. Más aún: en el sigo XIX, a consecuencia del desarrollo de las ciencias naturales y de la aplicación de sus métodos a la investigación lingüística, se llegó a considerar las lenguas como organismos naturales independientes de los individuos hablantes: se afirmó, de este modo, la idea de que las lenguas, como los organismos naturales, nacen, crecen y mueren, y la de «lenguas madres» y «lenguas hijas».

Ideas, evidentemente, equivocadas, ya que las lenguas pertenecen a la categoría de las funciones sociales, de las cuales, empleando una imagen, se puede, por supuesto, decir que «mueren», pero de ninguna manera que mueren como los seres vivos. Las lenguas desaparecen porque desaparece la comunidad que las www.artnovela.com.ar

habla o porque la comunidad misma las abandona para adoptar otra lengua, pero, por lo común, «evolucionan», es decir que cambian históricamente, como todas las funciones sociales. El griego moderno, por ejemplo, es la continuación del griego antiguo, o sea que es el mismo griego antiguo que se ha transformado gradualmente, a lo largo de los siglos. Así, también, cuando decimos que el latín es una «lengua muerta», la expresión se justifica sólo en cuanto nos referimos, pongamos, al latín de Cicerón, o sea, a una lengua común y literaria que ya no se emplea usualmente, y en cuanto ya no llamamos «latín»

a los idiomas romances, que representan su continuación, es decir, su estado actual.

2.2.1. La valoración del acto lingüístico como aspecto fundamental del lenguaje se debe, en primer lugar, a W. von Humboldt, a quien se considera, justamente, fundador de la lingüística general. En efecto, Humboldt, en la introducción a su obra sobre la lengua kawi de la isla de Java (publicada postuma en 1836), distinguió por primera vez los dos aspectos fundamentales del lenguaje: el lenguaje como enérgeia, es decir, como continua creación de actos lingüísticos individuales, como algo dinámico que no está hecho de una vez por todas sino que se hace continuamente, y, por otra parte, el lenguaje como ergon, vale decir, como «producto» o «cosa hecha», como sistema históricamente realizado («lengua»). Con esta distinción, Humboldt dio una nueva orientación a los estudios lingüísticos; pero en su tiempo no se tuvo mucha cuenta de todo lo que ella implicaba y, durante casi todo el siglo pasado, la mayor parte de los lingüistas siguieron hablando de las lenguas como fenómenos independientes de los individuos.

www.artnovela.com.ar

2.2.2. Sólo mucho más tarde, en sus cursos de lingüística general dictados en los primeros años de nuestro siglo en la Universidad de Ginebra, el sabio suizo Ferdinand de Saussure destacó nuevamente los dos aspectos esenciales del lenguaje llamándolos, respectivamente, parole (habla, acto lingüístico) y langue (lengua). La langue constituye, según Saussure, la norma, el sistema lingüístico que se realiza en el hablar, y pertenece a la sociedad; la parole es la actividad de hablar y pertenece al individuo. Objeto de la lingüística, según el mismo estudioso, es en primer lugar el sistema, o sea, la langue; pero, por otro lado, el lingüista no puede desconocer la parole, ya que, de acuerdo con una tesis del propio Saussure, «nada existe en la lengua que no haya existido antes en el habla». Las ideas sostenidas por Saussure quedaron por un tiempo en el ambiente de sus alumnos de Ginebra, puesto que sólo en 1916 se publicó, postumo, su Cours de linguistique genérale, elaborado por sus discípulos Charles Bally y A.

Sechehaye. Entretanto, también otros estudiosos destacaban el valor del acto lingüístico, en primer lugar el alemán Karl Vossler, quien, bajo la influencia del idealismo filosófico y muy en particular de Benedetto Croce, reaccionó contra el positivismo lingüístico y contra la consideración naturalista del lenguaje, reanudando directamente ideas de Humboldt e insistiendo en la importancia del individuo como creador de lenguaje, es decir, en el aspecto al que Humboldt había llamado enérgeia (Positívismus una Idealismus in der Sprachwissenchaft, Heidelberg, 1904 [trad. esp., Madrid-Buenos Aires, 1929]). De esta manera, dos lingüistas de formación y tendencias completamente distintas, un www.artnovela.com.ar

positivista (Saussure) y un idealista (Vossler) llegaban, por vías diversas, a establecer nuevamente la distinción entre lengua y acto lingüístico que hoy se reconoce como imprescindible.

2.2.3. Además, Vossler insistía, entre otras cosas, en la importancia de un factor hasta entonces casi ignorado por los lingüistas: en el oyente. En efecto, el acto lingüístico, por su misma finalidad, que es la de comunicar algo a alguien, implica siempre, por lo menos, dos individuos: un hablante y un oyente. Existen, por supuesto, actos lingüísticos que, en cierto sentido, se podrían considerar puramente individuales, como el monólogo o el hablar consigo mismo. Pero tales actos lingüísticos especiales sólo nos revelan que el lenguaje es un hábito, ya que, al hablar con nosotros mismos, es como si nos consideráramos desdoblados: «nos»

hablamos en la lengua de nuestra comunidad, de la misma manera como comunicaríamos algo a alguien distinto de nosotros. El mismo hecho nos revela, también, que el acto lingüístico no pertenece exclusivamente al (= a un) individuo, como afirmaba Saussure, sino que es, al mismo tiempo, un hecho individual y un hecho social: hecho individual, en cuanto el individuo hablante expresa de una manera inédita una intuición inédita que le pertenece exclusivamente; y hecho social, en cuanto el individuo no crea íntegramente su expresión sino que más bien la recrea de acuerdo con modelos anteriores, es decir que se somete necesariamente a lo que constituye norma en su comunidad y no se aleja demasiado de esa norma, so pena de quedar incomprendido. Es verdad que nunca se puede afirmar que una expresión de un individuo A sea perfectamente comprendida por un individuo B, oyente, o www.artnovela.com.ar

sea, que la percepción de un acto lingüístico produzca en el receptor exactamente aquella misma intuición a la que la expresión corresponde en el hablante; pero, por otro lado, tampoco se puede afirmar que haya acto lingüístico completo cuando falta totalmente la comprensión, que es la finalidad misma del hablar.

3. Queda, pues, establecido que el acto lingüístico, como acto de relación entre dos individuos por lo menos, implica necesariamente: una intuición y una expresión del individuo A y una percepción y una imagen (nueva intuición) de un individuo B. Esta complejidad del acto lingüístico refleja la complejidad misma del lenguaje y constituye, al mismo tiempo, la razón íntima del cambio lingüístico. En efecto, un acto lingüístico de nuestro individuo A se crea sobre el modelo de actos lingüísticos anteriores, pero no es nunca totalmente idéntico a éstos.

Se ha comprobado que incluso un sonido tan simple como el del fonema a no se pronuncia prácticamente nunca exactamente de la misma manera por individuos distintos y ni siquiera por el mismo individuo en distintas circunstancias: lo que llamamos a es, en realidad, un conjunto de distintas realizaciones acústicas; y una realización acústica a considerada aisladamente no es sino un ejemplo de una entidad a abstracta, de lo que llamamos el fonema a, o sea, un ejemplo de una clase.

Así, también, una palabra concreta perro no es sino un ejemplo de la clase del acto lingüístico perro considerado abstractamente. Es decir que el individuo crea sus actos lingüísticos sobre modelos que guarda en su memoria, esto es, recrea actos lingüísticos anteriormente experimentados y, al recrearlos, los modifica en cierta medida en su forma o en su contenido, o también en www.artnovela.com.ar

ambos aspectos. Ésto, por lo que concierne al hablar.

Por otro lado, lo que ocurre en el individuo A no se repite nunca de manera idéntica, ni como percepción ni como intuición, en el individuo B: es decir que siempre hay un margen, aunque mínimo, de incomprensión. Ello ocurre tanto por razones puramente físicas (acústicas) como por razones más importantes, debidas a las distintas situaciones en que necesariamente se encuentran los dos individuos considerados, o también a las distintas

«convenciones» lingüísticas en que el hablante y el oyente se encuentran o se sitúan. Así, por ejemplo, los dos individuos pueden pertenecer a distintas categorías sociales o culturales, o a distintas comunidades regionales, o pueden situarse en una convención puramente «lógica», es decir, de mera comunicación simbólica «objetiva» y «neutra», sin ningún valor afectivo, o en una convención «estilística», es decir, de comunicación de sentimientos y de impulsos de voluntad, comunicación que sobrepasa la significación puramente simbólica de los signos empleados.

www.artnovela.com.ar

IV

LA LENGUA

Criterios para su delimitación. Lengua nacional, común, literaria. Lenguas especiales. Lengua y dialecto.

1.1. El tercer concepto fundamental que la lingüística tiene que aclarar es el concepto de lengua, ya que, en efecto, la realización de la «facultad del lenguaje»

propia de los hombres no ocurre de modo uniforme, sino bajo numerosísimas formas históricas que se llaman comúnmente lenguas.

1.2. Pero ¿qué quiere decir lenguar? No queremos siquiera recordar el sentido morfológico (anatómico) de este término o sus numerosos sentidos figurados no concernientes al lenguaje, pues ya su empleo lingüístico, es decir, como designación de una forma del lenguaje, resulta variadísimo y nos plantea un arduo problema de definición. Se dice, por ejemplo, que tal o cual persona sabe «muchas lenguas»; pero se puede www.artnovela.com.ar

decir también: la lengua de Cervantes, la lengua de Montevideo, la lengua de Andalucía, la lengua de los marinos, la lengua española del Siglo de Oro, gramática de la lengua española, la lengua española desde los orígenes hasta nuestros días, etc., y en cada una de estas expresiones el término tiene un sentido distinto: más amplio o más limitado, en el tiempo o en el espacio.

2.1. En realidad, como vimos, el concepto general de ‘lengua’, o, mejor, la ‘lengua en general’ es una abstracción nuestra: de hecho, se comprueban sólo actos lingüísticos individuales más o menos semejantes y que, por comodidad metodológica, pueden considerarse idénticos. Una lengua no es, pues, sino el conjunto de los actos lingüísticos prácticamente idénticos de una comunidad de individuos, un sistema de isoglosas convencionalmente establecido, que abarca lo común de las expresiones de una comunidad, o también de un solo individuo en distintas épocas. Además de existir como conjunto de actos lingüísticos comunes concretamente expresados, la lengua existe también como conjunto de actos lingüísticos comunes virtuales: en la conciencia de cada uno de nosotros existe la lengua como sistema, como modelo, y el mismo modelo existe también, aunque no en forma totalmente idéntica, en las demás personas que pertenecen a nuestra comunidad. Así, pues, los actos lingüísticos registrados en una comunidad son sólo más o menos comunes, pero, para considerarlos desde el punto de vista científico, hacemos abstracción de los aspectos que los diferencian. Se trata de una abstracción perfectamente lícita y que se emplea en todas las ciencias que estudian fenómenos concretos: es, en esencia, análoga la abstracción que hace, por ejemplo, el botánico www.artnovela.com.ar

al estudiar el árbol, dejando a un lado todas las particularidades que pertenecen a los árboles individuales y no al árbol como clase. Resulta de lo dicho, además, que, desde el punto de vista puramente lingüístico, el límite entre las «lenguas» es convencional, como también lo es el límite entre los dialectos: depende de las isoglosas que se consideren, pues casi no hay isoglosas que coincidan exactamente en un determinado territorio.

2.2. La definición de la «lengua» como sistema de isoglosas justifica los varios empleos del término en los ejemplos que se han aducido más arriba. Así, por ejemplo, lengua española significa el sistema de isoglosas característico de los españoles y de todos los individuos que pertenecen a la comunidad lingüística española, es decir, cuyos actos lingüísticos son en máxima parte los comunes en España. La lengua de Montevideo es el sistema de isoglosas característico de esta ciudad, es decir, el conjunto de actos lingüísticos comunes a los montevideanos. La lengua de los marinos es el sistema de isoglosas característico del lenguaje técnico de los marinos, mientras que en la expresión gramática de la lengua española, el término lengua designa cierto sistema de isoglosas que se toma como modelo de expresión y comunicación hispánica, y en la frase la lengua española desde sus orígenes hasta nuestros días el mismo término designa un sistema de isoglosas considerado en su desarrollo a través del tiempo, desde un sistema A (latín) hasta un sistema B (español actual). Además, el concepto de sistema de isoglosas nos permite emplear el término lengua aun refiriéndonos a un solo individuo: por ejemplo, la lengua de Cervantes es el sistema característico de isoglosas que se puede deducir de las obras de este www.artnovela.com.ar

escritor. En cada caso se trata, pues, de un «sistema de isoglosas». Ésta es, por tanto, la definición más amplia y más exacta del término lengua.

2.3. Resulta más clara ahora la diferencia entre la lengua de los políglotos y la lengua de los lingüistas: mientras que el polígloto conoce prácticamente un determinado sistema de isoglosas, perteneciente a cierto momento histórico, al lingüista le interesan todos los sistemas de isoglosas que se pueden constituir sobre la base de un conjunto de actos lingüísticos, dentro del espacio y el tiempo, y todos los sistemas de isoglosas a que se pueden atribuir estos o aquellos actos lingüísticos.

Así, por ejemplo, podemos considerar como sistema de isoglosas el habla particular de una localidad (Montevideo), o de más localidades (el español rioplatense), o de todas las formas que puede asumir el español, o de todos los idiomas neolatinos (considerados, en este caso, como formas actuales de la «lengua» latina), o de todos los idiomas indoeuropeos (considerados como formas actuales de la «lengua» indoeuropea). Desde luego, cada sistema de isoglosas abarca sólo los actos lingüísticos comunes en el conjunto considerado y, por ello, cuanto más amplio es el sistema de isoglosas considerado en el espacio o en el tiempo, tanto menor es el número de isoglosas que lo constituyen, y viceversa. Así, por ejemplo, el sistema neolatino contiene menos isoglosas que el sistema español y más que el sistema indoeuropeo. Y, a su vez, el sistema español contiene menos isoglosas que el sistema rioplatense.

3.1. Sin embargo, hay que observar que los lingüistas no hablan comúnmente de una lengua latina www.artnovela.com.ar

actual (y menos aún de una lengua indoeuropea actual) sino desde un punto de vista teórico, mientras que prácticamente hablan de lenguas neolatinas o románicas y de lenguas indoeuropeas. Esto, porque, en la delimitación usual de las «lenguas» como conjuntos identificables y autónomos de tradiciones del hablar (lenguas históricas o idiomas), se tienen en cuenta no sólo criterios estrictamente lingüísticos, sino también criterios históricos, políticos, culturales, etc. En efecto, es posible establecer con criterios puramente glotológicos el límite entre ciertas lenguas históricas, por ejemplo, entre el español y el vasco, ya que se trata de sistemas de isoglosas radicalmente diferentes. Pero no es igualmente fácil establecer el límite entre el español y el francés, entre el francés y el italiano, o entre el servio y el búlgaro.

3.2. Un criterio usual, en casos como éstos, es el de la intercomprensión. Este criterio vale, por ejemplo, en el caso de las lenguas románicas (aunque no de todos sus dialectos), pues, comúnmente, un español no comprende a un francés, a un italiano o a un rumano; mas no vale siempre en el caso, de las lenguas eslavas o germánicas (un esloveno entiende a un croata y un danés a un sueco, hablando cada uno su propió idioma), y menos aún en el caso de las lenguas semíticas, que presentan una notable homogeneidad. Y, a veces, este criterio no vale ni siquiera en el ámbito de la misma lengua histórica: así, por ejemplo, en el sistema italiano hay límite de comprensión entre ciertos dialectos, como lo hay también en el sistema alemán.

www.artnovela.com.ar

3.3. Otro criterio es el de conciencia del habtante: determinados actos lingüísticos pertenecen a cierta lengua histórica si el hablante tiene la conciencia de hablar esa lengua, es decir, de que su habla pertenece a cierto sistema lingüístico. Es, éste, un criterio más seguro que el anterior, pero tampoco es universal, ya que hay casos en que esa conciencia falla o presenta ciertos límites. Así, por ejemplo, un campesino moldavo dirá que habla moldavo, y no rumano, y un campesino de la Macedonia yugoslava dirá que habla macedonio (o también servio, o búlgaro, según sus ideas políticas, según su instrucción, según la tradición de su familia), mientras que lingüísticamente es difícil reconocer la existencia de una «lengua moldava» y de una «lengua macedonia» como diferentes, respectivamente, del rumano y del búlgaro.

4.0. Por ello, en los trabajos de lingüística se habla a menudo no de lenguas sino de dialectos y sistemas de dialectos, y a estos últimos se les da, si se quiere, el nombre de lenguas, aunque sus límites no coincidan en cada caso con los límites tradicionales, o políticos, o culturales.

4.1. Un dialecto es el sistema de isoglosas de una región, delimitado sobre la base de criterios puramente convencionales (aunque objetivos), es decir, teniendo en cuenta sólo ciertos fenómenos característicos. El número de los dialectos en un sistema de dialectos («lengua») puede, por tanto, variar según los fenómenos y las regiones que se consideren. Así, por ejemplo, en el sistema español se puede delimitar un número cualquiera de dialectos (castellano, andaluz, aragonés, etcétera), y dentro de los dialectos se pueden www.artnovela.com.ar

distinguir sistemas menores de isoglosas, llamados convencionalmente subdialectos o patois (hablas locales: toledano, cordobés, sevillano), con criterios puramente personales. Existe, sin embargo, por lo menos para los sistemas suficientemente estudiados, una división tradicional, que se acepta comúnmente por comodidad metodológica y didáctica.

4.2.1. Pero ¿cómo establecemos los límites de un sistema de dialectos? A menudo son suficientes los criterios lingüísticos. Así, por ejemplo, consideramos como portuguesas, y no españolas, las hablas en que la inicial del latín se conserva siempre (feito, falar, fogo, frente a hecho, hablar, fuego), lat. ct se presenta comúnmente como it y no como c (escrito ch: oito, direito, frente a ocho, derecho), cl, pl latinos se presentan como š —escrito ch— y no como l’ —escrito ll— (chave, chover, frente a llave, llover), en que los grupos que contienen consonantes nasales presentan una nasalización vocálica (irmão, manhã, frente a hermano, mañana), en que lat. li se presenta como l’ —escrito lh— y no como kh —escrito j— (filho frente a hijo), etc.

4.2.2. Pero a veces estos criterios no son suficientes. Así, por ejemplo, no hay ningún límite lingüístico neto entre los dialectos eslavos meridionales, desde Trieste hasta el Mar Negro; Se pueden oponer los dialectos eslovenos a dialectos lejanos, como los búlgaros, pero entre los dialectos cercanos la delimitación es prácticamente imposible, ya que se pasa gradualmente de uno a otro. En casos como éste, el lingüista tiene que aceptar criterios extraglotológicos, por ejemplo, criterios políticos o culturales. En efecto, el hecho de que en cierta www.artnovela.com.ar

región (o estado) se emplee cierta lengua común o literaria, o nacional, nos hace considerar los varios sistemas de isoglosas de la misma región como dialectos de esa lengua común si entre los dialectos y la lengua común hay un número suficiente de isoglosas comunes, es decir, si entre esos dialectos y esa lengua común hay más semejanza intrínseca que entre los mismos y cualquier otra lengua común. Así, por ejemplo, en Francia pueden considerarse como «franceses» los dialectos neolatinos, pero no el bretón, que es céltico, ni el flamenco, que es germánico, ni el vasco, que no es siquiera indoeuropeo. En Inglaterra consideramos como ingleses los dialectos que tienen muchas isoglosas comunes con el inglés nacional y literario, pero no el gaélico escocés ni el galés, que son célticos, no germánicos.

4.2.3. Hay que advertir, sin embargo, que, lingüísticamente, los dialectos considerados no son dialectos de la lengua común sino de nombre, ya que, normalmente, no proceden de una división de esta lengua, de la que son más bien «hermanos» que «hijos». En efecto, la lengua común no es en su origen sino un dialecto como los demás, de una región o de una ciudad, pero que, por motivos políticos, históricos o culturales (literarios), ha llegado a ser lengua nacional, o sea que se usa en todo el territorio considerado como lengua superdialectal, al lado de las hablas locales. Así, el español común es, en su origen, el dialecto castellano; el francés común es el dialecto de la región Île-de-France y, en particular, de la ciudad de París; el italiano común es el dialecto toscano, y más precisamente, el florentino. A pesar de esto, al afirmarse como tal, la lengua común suele diferenciarse del dialecto del que surgió, del cual rechaza muchas veces www.artnovela.com.ar

las características demasiado locales, y se convierte en verdadera lengua nacional, por encima de todos los dialectos, a los que, por su prestigio, logra a veces eliminar por completo. Así, por ejemplo, la koiné griega (en su origen, el dialecto del Ática) eliminó con el tiempo a todos los demás dialectos griegos. En efecto, según parece, ninguno de los dialectos griegos actuales (si se excluye el tsaconio) procede de los dialectos antiguos: todos representan desarrollos de la koiné helenística. Es decir que los dialectos griegos actuales son efectivamente dialectos surgidos de una lengua común (de la antigua koiné), pero de ninguna manera dialectos de la actual lengua griega común y literaria, todavía en formación.

4.3.0. A veces, de una única lengua

«lingüística», es decir, de un único sistema dialectal, surgen más lenguas comunes o nacionales, y otras veces a más sistemas dialectales corresponde una única lengua común. Vamos a dar algunos ejemplos de ello. Tenemos lo primero en el caso del sistema lingüístico alemán y en el del eslavo meridional; lo segundo, en España, en Francia y en Dinamarca y Noruega.

4.3.1. En efecto, lingüísticamente existe un sistema de dialectos alemanes opuesto, dentro del sistema de las lenguas germánicas, al frisón y al inglés, por un lado, y, por otro, al danés, sueco, noruego e islandés. En este sistema se distinguen dos grupos: el bajo alemán (Niederdeutsch o Plattdeutsch) y el alto alemán (Hochdeutsch). Él Hochdeutsch se habla en Austria, en gran parte de Suiza y en la Alemania meridional; y el Niederdeutsch, en la Alemania septentrional, en Holanda, en una parte de Bélgica y en algunas zonas de www.artnovela.com.ar

Francia región de Calais). Él alemán (y austríaco) común y literario (lo que se llama comúnmente «lengua alemana») es una forma del Hochdeutsch, mientras que en Holanda es lengua literaria y común una forma del Niederdeutsch (es decir, del mismo sistema de la Alemania septentrional) y, precisamente, un dialecto bajo franconio: la «lengua holandesa» es, por tanto, lingüísticamente, un dialecto bajo alemán que, por razones políticas y culturales, ha alcanzado el prestigio de lengua literaria y nacional. Éste mismo dialecto (las diferencias no son substanciales) no ha alcanzado todavía el estado de lengua común (a pesar de ser también lengua literaria) en Bélgica y en las zonas de Francia donde se habla, y donde, además, no se llama

«holandés» sino flamenco. Por otra parte, se podría decir, en cierto sentido, que incluso el inglés es, en su origen, un dialecto bajo alemán (anglosajón) trasladado a Inglaterra.

4.3.2. En Yugoslavia se distinguen

lingüísticamente tres grupos dialectales eslavos: el esloveno, el servio-croata y el macedonio (que se acerca más bien al búlgaro). El «status» de cada uno de estos grupos es distinto. En Eslovenia, existe un esloveno literario y común (en lo esencial, la lengua de Lubliana), por encima de los muchos dialectos locales. En las regiones servias y croatas, se distinguen lingüísticamente tres dialectos: stókavo, cákavo y kájkavo), de los cuales uno (el stókavo) constituye la base de la lengua común y literaria de los servios y de los croatas, a la que, por motivos de orgullo nacional, los croatas llaman «croata» (hrvatski jezik) y los servios, «servio» (srpski jezik). Sin embargo, hay ciertas diferencias. Los croatas emplean el stókavo ijékavo, mientras que los servios emplean el stókavo www.artnovela.com.ar

ékavo. Por consiguiente, se puede decir que —por pocas diferencias fonéticas y algunas otras de vocabulario—, en el territorio serviocroata hay dos lenguas literarias: la

«servia» y la «croata», surgidas, no sólo del mismo grupo dialectal, sino también del mismo dialecto. Se podrá, pues, decir que un individuo habla «servio» o «croata», y no

«servio-croata», según emplee como lengua común la lengua literaria de Belgrado o la de Zagreb. Pero y ¿las formas dialectales štokávicas serán servias o croatas?

Para establecer esta distinción, ya no vale el criterio lingüístico (de acuerdo con éste son simplemente

«serviocroatas») y hay que recurrir a la conciencia del hablante o a un criterio confesional e incluso a la escritura: se consideran croatas los católicos (y también los musulmanes), que emplean el alfabeto latino, y servios, los ortodoxos, que emplean el alfabeto cirílico. Todo esto, en lo que concierne al territorio štokávico. Se pueden, en cambio, llamar «croatas», sin temor de equivocarse, los dialectos cákavo y kájkavo, ya que las poblaciones que los hablan son casi enteramente católicas. Es decir que los croatas hablan los dialectos kájkavo, stókavo y cákavo y usan como lengua literaria el dialecto Stókavo ijékavo (usado, como dialecto, también por ciertos servios, como los montenegrinos); los servios hablan el dialecto stókavo y usan como lengua literaria el dialecto stókavo ékavo de Belgrado.

4.3.3. Todavía menos definida es la posición del macedonio, que hasta hace pocos años existía sólo como grupo dialectal perteneciente, por muchos aspectos, al sistema lingüístico búlgaro. En la actualidad, sin embargo, con la constitución, en la Federación yugoslava, de una «República Macedonia», se está formando un www.artnovela.com.ar

macedonio común y literario, que, con el tiempo, podrá alcanzar prestigio de «lengua nacional». Un caso en gran parte análogo lo encontramos en el sistema rumano. En el rumano se distinguen cuatro grupos dialectales: daco-rumano, macedo-rumano, megleno-rumano e istro-rumano. El rumano común y literario es una forma de daco-rumano, más bien valaca (especialmente, en el aspecto fonético). Pero en la República Soviética Moldava (creada con la anexión de la Besarabia a la URSS) no se ha aceptado esta lengua común y literaria y se ha querido crear otra, sobre la base de la forma dialectal moldava.

Por consiguiente, el moldavo, que desde el punto de vista lingüístico es nada más que un «subdialecto» rumano, es, o pretende ser, en la República Soviética Moldava,

«lengua» literaria y nacional. Es decir que, mientras que los moldavos de la Moldavia rumana emplean como lengua común el rumano literario, los moldavos de la Unión Soviética tienen otra lengua común y literaria: una forma de su mismo patois local.

4.3.4. En Francia, si se prescinde del llamado

«franco-provenzal», hay dos grupos dialectales

«galorrománicos»: los dialectos del norte, o «francés»

propiamente dicho, y los dialectos del sur u «occitánicos», llamados a veces «provenzales» (el término, en este caso, no es apropiado, ya que esos dialectos abarcan una zona mucho más extensa que la Provenza); grupos a los que, en la Edad Media, correspondían dos lenguas literarias o, mejor dicho, dos tipos de lenguas literarias: la langue d’oil y la langue d’oc. Actualmente, en cambio, no hay en Francia más que una sola lengua común y literaria, que es el «francés» común (lo que se llama «lengua francesa»), o sea, prácticamente, el habla de Île-de-France (francien www.artnovela.com.ar

o «fráncico»), y particularmente de la ciudad de París.