Introducción a los Profetas del Antiguo Testamento por Lorenzo Luévano - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

Introducción a los Profetas del Antiguo Testamento. Lorenzo Luévano Salas.

Introducción a los Profetas

del Antiguo Testamento

Por

o L

or

o e

r n

e z

n o

o L

u v

é a

v no

n S

a

S las

Notas

Introducción.

¿Es necesario el estudio de los profetas? Si se trata de un conjunto

de libros del Antiguo Testamento, ¿Tiene alguna utilidad el estudio de los

mismos? ¿Es importante? Sin duda que sí. Pablo dice que “...Toda la

Escritura es inspirada por Dios y útil...” (2 Timoteo 3:16). A continuación

presento algunas razones del por qué es importante estudiar los profetas

del Antiguo Testamento.

1. Es importante porque en ellos encontramos evidencia de

que la Biblia es la Palabra de Dios.

Uno de los argumentos más poderosos que existen para demostrar

que la Biblia es inspirada por Dios, tiene que ver precisamente con el

cumplimiento de las profecías. El apóstol Pedro escribió, “...Tenemos

también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar

atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el

día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones...” (2

Pedro 1:19). Las profecías muestran un conocimiento del futuro y por

ende superior al que pueda tener un ser humano, por lo que, aunque la

Biblia fue escrita por hombres, el contenido de ella no es de hombres sino

de Dios (v. 21).

Como ejemplo de esto tenemos la profecía de Isaías con respecto al

rey Ciro (Isaías 44:28; 45:1). Además de hablar sobre los fundamentos del

templo y la reconstrucción de Jerusalén, el profeta habla de un rey que

vendría, mencionándolo por su nombre. Cuando Isaías habló de estas

cosas Jerusalén y el templo estaban en pié. Mucho tiempo después vino

Babilonia y destruyó todo en Jerusalén en el 586 a. C. Después que pasó

todo esto, Jerusalén fue tomada por los Persas ceca del 539 a. C., para que

poco tiempo después el rey Persa, Ciro, decretara la reconstrucción del

templo en Jerusalén. ¿Cuánto tiempo pasó, entonces, desde la profecía de

Isaías hasta su cumplimiento? Pasaron 160 años. El cumplimiento es

exacto y asombroso.

Todas las profecías del Antiguo Testamento tienen su cumplimiento

histórico, y en cada caso encontramos un testimonio de que la Biblia es

inspirada por Dios, milagrosa y extraordinaria.

2. Es importante porque en ellos podemos aprender acerca

del evangelio.

Efectivamente, el evangelio que predicamos ahora fue antes

anunciado por los profetas; y los apóstoles, así como todo predicador del

siglo primero, usaron las Escrituras, entre las cuales están los profetas,

para anunciar con respecto al evangelio.

1

Introducción a los Profetas del Antiguo Testamento. Lorenzo Luévano Salas.

NOTAS

Cuando Pablo llegó a una sinagoga en Tesalónica, discutió con unos

judíos, “...declarando y exponiendo por medio de las Escrituras, que era

necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos...” (Hechos

17:3). Cuando los cristianos en Corinto estaban adulterando el evangelio,

afirmando que los muertos no resucitan, Pablo les dijo que “...Cristo murió

por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y

que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras...” (1 Corintios 15:3, 4)

Pablo está citando Isaías 53:5-12 y Oseas 6:2.

3. Es importante porque ellos dan testimonio acerca de

Cristo.

Jesucristo dijo, “...Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os

parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio

de mí...” (Juan 5:39). Apolos usaba las Escrituras para demostrar que Jesús

era el Cristo (Hechos 18:28). A parte de lo que dicen el resto de libros del

Antiguo Testamento sobre Cristo, en los escritos de los profetas

encontramos mucha evidencia con respecto a Jesús como el Mesías.

1. En Isaías 9:7 dice que el Mesías sería descendiente de David,

siendo así heredero de su trono (Mt. 1:1, 6-16; 9:27; Hch. 13:22,

23; Rom. 1:3; 15:8, 12; Lc. 1:31-33)

2. En Miqueas 5:2 dice que nacería en Belén (Lc. 2:4-11; Jn. 7:42).

3. En Isaías 7:14 dice que nacería de una virgen (Mt. 1:18-23; Lc.

1:30-35)

4. En Jeremías 31:15 se habla de una matanza de niños después de

su nacimiento (Mt. 2:16-18)

5. En Malaquías 3:1; 4:5; Is. 40:3 se habla de quien le prepararía su

camino (Mt. 3:1-3; 11:10-14; 17:10-13; Lc. 1:17, 76; 3:3-6; 7:27;

Jn. 1:20-23; 3:25-28; Hch. 13:24; 19:4)

6. En Oseas 11:1 se habla de su llamado de Egipto (Mt. 2:15)

7. En Isaías 61:1, 2 habla sobre su ministerio (Lc. 4:18-21)

8. En Isaías 9:1, 2 se habla de la luz que vino a los de Neftalí y

Zabulón (Mt. 4:13-16)

9. En Isaías 53:4 dice sobre su labor con los enfermos durante su

ministerio (Mt. 8:16, 17)

10. En Isaías 53:1 se habla de los que no le creyeron (Jn. 12:37, 38;

Rom. 10:11, 16)

11. En Isaías 42:1-4 dice que no pelearía en las calles (Mt. 12:14-21)

12. En Zacarías 9:9 leemos de la entrada triunfal (Mt. 21:1-9; Mr. 11:7-

11; Lc. 19:28-38; Jn. 12:12-15).

13. En Isaías 28:16; 53:3 dice que fue rechazado, siendo la piedra

angular (Mt: 21:42, 45, 46; Hch. 3:14; 4:11; 1 P. 2:7)

14. En Isaías 8:14, 15 dice que llega a ser piedra de tropiezo (Lc.

20:17, 18: Rom. 9:31-33).

15. En Zacarías 11:12 dice que sería traicionado por 30 piezas de plata

(Mt. 26:15; 27:3-10; Mr. 14:10, 11)

16. En Zacarías 13:7 dice que sus discípulos son esparcidos (Mt. 26:31,

56; Jn. 16:32)

17. Isaías 53:8 dice que fue juzgado y condenado (Mt. 26:55-68; 27:1,

2, 11-26)

2

Introducción a los Profetas del Antiguo Testamento. Lorenzo Luévano Salas.

NOTAS

18. Isaías 53:7 dice que se mantiene en silencio ante sus acusadores

(Mt. 27:12-14)

19. Isaías 50:6 y Miqueas 5:1 dice que le pegan y le escupen (Mt.

26:67; 27:26, 30; Jn. 19:3).

20. Isaías 53:12, contado entre los pecadores (Mt. 26:55, 56; 27:38;

Lc. 22:37)

21. Isaías 53:5 y Zacarías 12:10 sería traspasado (Mt. 27:49; Jn. 19:34,

37; Ap. 1:7)

22. Isaías 53:5, 8, 11, 12, muere para darnos salvación (Mt. 20:28; Jn.

1:29; Rom. 3:24; 4:25; 1 Cor. 15:3; He. 9:12-15; 1 P. 2:24; 1 Jn.

2:2).

23. Isaías 53:9, fue enterrado entre los ricos (Mt. 27:57-60; Jn. 19:38-

42).

24. Jonás 1:17; 2:10, pasa parte de tres días en la tumba y es

resucitado (Mt. 12:39, 40; 16:21; 17:23; 27:64; 28:1-7; Hch.

10:40; 1 Cor. 15:3-8).

4. Es importante para evitar malas interpretaciones de los

mismos, las cuales afectan negativamente la doctrina de Cristo.

¿Cuántas ideas erróneas sobre Cristo, su iglesia y su pueblo

existen? Son cientos de enseñanzas que afectan de manera drástica la

enseñanza del Nuevo Testamento, cuando las profecías del Antiguo son

mal interpretadas. He aquí un ejemplo:

a. Jesús comenzó a reinar en 1914 d. C. Esta idea se fundamenta

en diversos textos de los profetas, entre los cuales destaca el

libro de Daniel. Sin embargo, el Nuevo Testamento enseña que

Jesús comenzó a reinar, no en 1914, sino desde el primer siglo

(Mt. 28:18; Hch. 2:29-36; 1 Tim. 6:14, 15; Ap. 17:14; Mr. 1:15;

Mt. 3:2; Mr. 9.1; He. 12:28; Col. 1:13; Ap. 1:9).

5. Es importante porque ellos nos proveen de enseñanzas

prácticas para nuestro crecimiento espiritual.

Pablo dice que las Escrituras son útiles para “...enseñar, para

redargüir, para corregir, para instruir en justicia...” (2 Timoteo 3:16), y los

profetas no son la excepción. Los profetas exhortan al pueblo cuando este

no es fiel al Señor, cuando no le sirven de corazón y conforme a su

voluntad. Advierten de los peligros que trae semejante conducta. Alientan

al invitar a los creyentes a confiar en la fidelidad de Dios. Dan confianza y

ánimo a los que confían en Dios. Muestran la seguridad que existe en la

Palabra de Dios y en sus promesas. Nos presentan ejemplos sumamente

ilustrativos con respecto a la justicia, la santidad, la bondad, la ira y el

amor de Dios. K. M. Yates dice sobre el libro de Ezequiel, “...El libro de

Ezequiel es rico y ameno en enseñanzas y verdades espirituales directas

que llegan con fuerza al corazón humano...”1

Así pues, invitamos al lector a leer, meditar y estudiar lo que dicen

los profetas, pues sin duda alguna obtendrá gran edificación y ánimo para

su vida espiritual.

1 Los Profetas Del Antiguo Testamento, K. M. Yates. Pág. 255. Editorial Mundo Hispano.

3

Introducción a los Profetas del Antiguo Testamento. Lorenzo Luévano Salas.

NOTAS

¿Qué es un profeta?

En la Biblia existen tres palabras hebreas que tienen que ver con los

profetas, a saber, “nabi”, “roéh” y “Jozeh”. Encontramos estas tres

palabras en 1 Crónicas 29:29, que dice, “... Y los hechos del rey David,

primeros y postreros, están escritos en el libro de las crónicas de Samuel

vidente, en las crónicas del profeta Natán, y en las crónicas de Gad

vidente...” En primer lugar notemos la palabra “vidente”, la cual es

traducción del hebreo “roéh” en el primer caso, y de “jozeh” en el

segundo. Estas palabras indican el medio por el cual se comunicaba el

profeta con Dios, indica una vida religiosa contemplativa. Luego la palabra

“profeta”, del hebreo “nabi”, la cual indica a uno que habla en lugar de

otro, uno que hace de “boca” para otro (Cf. Ex. 7:1; 4:16; Dt. 18:14-22).

Así pues, los profetas eran hombres que recibían un mensaje de parte de

Dios para que ellos lo trasmitieran al pueblo. Eran portavoces de Dios. El

contenido de sus profecías no era productor del razonamiento particular,

sino que todo su contenido era inspirado, es decir, dado por Dios

directamente a ellos de distintas maneras (Hebreos 1:1).

¿Cómo se distinguía un profeta verdadero de uno falso?

En el Antiguo Testamento, aún entre el pueblo de Dios hubo falsos

profetas (2 Pedro 2:1). Pero, ¿cómo hacía el pueblo para identificarlos?

¿Les proveyó Dios de algún medio para hacerlo? Sí. En la Biblia

encontramos varios textos que nos enseñan, y que enseñaron a los judíos

cómo distinguir entre un profeta verdadero y uno falso.

1. El profeta verdadero no es conocido por los milagros, sino por su

doctrina (Deuteronomio 13:1-5; Mateo 24:24; Gálatas 1:6-8; 1 Juan

4:1-6; 1 Corintios 14:37)

2. El profeta falso habla cosas que no se cumplen (Deuteronomio

18:20-22)

3. El falso profeta tiene apariencia de piedad (Mateo 7:15-20; Tito

1:16)

4. El falso profeta suele ser popular (Lucas 6:26), en contraste el

profeta verdadero suele ser impopular (Gálatas 1:10). ¿Eran

populares Jeremías, Ezequiel y el resto de los profetas?

Muchos de los judíos no prestaron atención a todas estas

características que tienen los falsos profetas y fueron engañados. Esto les

costó muy caro, pues fueron castigados (Jeremías 6:13, 14; Ezequiel 13:1-

16). ¿Aprenderemos de sus errores?

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

¿Cree usted que en Isaías 30:25, se profetizó la caída de las torres gemelas

en los Estados Unidos? Este es un ejemplo de cómo los hombres ajustan

las palabras de los profetas, con acontecimientos modernos que no tienen

nada que ver con los profetas de la Biblia

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><> 4

Introducción a los Profetas del Antiguo Testamento. Lorenzo Luévano Salas.

NOTAS

Orden cronológico de los profetas.

El orden de los profetas que tenemos en nuestras bíblicas no es

correcto. A continuación presento una lista con el orden que debería estar

con su respectiva fecha:

1. Jonás (826 a. C.)

2. Joel (800 a. C.)

3. Amos (787 a. C.)

4. Oseas (785 a. C.)

5. Isaías (760 a. C.)

6. Miqueas (750 a. C.)

7. Nahum (713 a. C.)

8. Sofonías (730 a. C.)

9. Jeremías (629 a. C.)

10. Habacuc (626 a. C.)

11. Daniel (607 a. C.)

12. Ezequiel (595 a. C.)

13. Abdias (587 a. C.)

14. Ageo (520 a. C.)

15. Zacarías (520 a. C.)

16. Malaquías (397 a. C.)

Es importante aclarar que las fechas no son exactas, son

aproximadas y varían según el estudio particular de cada estudiante de la

materia, como sin duda variarán en las siguientes páginas.

A pesar de que este es el orden sugerido para una cronología de los

profetas, los estaremos estudiando siguiendo el orden que tiene la Reina

Valera 1960 y la mayoría de las versiones bíblicas, para evitar cierta

confusión, especialmente cuando estamos acostumbrados a seguirlos en el

orden de nuestras Biblias.

5

Introducción a los Profetas del Antiguo Testamento. Lorenzo Luévano Salas.

NOTAS

Isaías.

Fecha de escritura: Existen varias fechas sugeridas, entre las

cuales puedo mencionar las siguientes, 740 al 640 a. C. Fue profeta de

Judá bajo los reinos de Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías (1:1).

Escritor: Isaías (Jehová ha salvado). En los últimos años algunos

modernistas han sugerido que el libro fue escrito por dos personas. De los

capítulos 1 al 39 por Isaías y del 40 al 66 por una persona anónima. Ellos

no creen que Isaías predijera la venida de Ciro. Para ellos es increíble que

el profeta dijera esto con casi dos siglos de antelación, por lo que afirman

que todo lo escribió otra persona tiempo después de los acontecimientos.

No obstante, existe mucha evidencia que india que tales ideas son

erróneas. En primer lugar tenemos el testimonio del Nuevo Testamento,

pues este dice claramente que el libro de Isaías tiene un solo escritor: