James, el Vengativo por Yolanda Pinto - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

   JAMES EL VENGATIVO

 

YOLANDA PINTO

 

 

 

 

 

        Tenía hoy yo guardia de detenidos en el Juzgado, y me llamaron desde el Colegio para avisarme que me había correspondido la defensa de un hombre que se encontraba detenido en el calabozo llamado James Reyneir por un presunto delito de inducción al suidicio. Me quedé muy sorprendido e intrigado de los hechos que habrían rodeado este siniestro caso y cogí por tanto la scooter dirigiéndome al edificio del juzgado de guardia. Una vez allí bajé a la planta donde se encontraba el calabozo, y pregunté quien se llamaba James Reyneir, escuchando una voz que respondió “Soy yo”, no llegando yo a ver la cara del interesado al tener delante como siete u ocho hombres también detenidos que se aferraban a agarrarse a las rejas de la puerta del calabozo como si por arte de magia o por la fuerza que ellos ejercían con sus manos se llegase ésta a abrir. De esta manera James tuvo que hacerse hueco entre los demás detenidos y llegó a las rejas donde ya pude verle delante mía. James tenía un aspecto religioso, estaba vestido con una túnica blanca hasta los pies, aunque realmente era una chilaba según me reconoció después que compró en un bazar marroquí a la entrada de Bolonia, llevaba unas sandalias de cuero marrones que dejaban ver sus dedos y que se ataban a sus pantorrillas con dos largas cuerdas cruzadas también de cuero. LLevaba unas largas melenas morenas y una barba frondosa, sus ojos eran azules cielo y tenía el aspecto puro de Jesucristo. James me estuvo comentando que él era el creador de una nueva religión llamada “Nuevo Templo”, la cual ya contaba con multitud de adeptos y fieles que se congregaban con sus oraciones y plegarias varias veces a la semana y que no sabía porqué había sido detenido, que tan sólo se presentó la policía y lo despertó llamando al cristal de su autocaravana (que allí era donde vivia) la cual tenía aparcada en una explanada al lado de la playa y le dijeron que tenía que acompañarlos a la comisaría porque se habían encontrado a un adepto o fiel de su religión muerto al parecer suicidado al tomar una taza de té con diez somníferos, se lo encontraron tirado en el sofá de su casa con unos cascos auriculares mientras escuchaba un cd con las grabaciones de las plegarias y enseñanzas que James difundía cuando se encontraba predicando sus enseñanzas religiosas, por lo visto sus predicaciones hablaban de que la felicidad eterna se alcanzaba con la unión de nuestro espíritu a un ser superior que nos gobernada, y que esta vida no era más que un camino intermedio que teníamos que pasar para llegar a la salvación de todos nuestros sentidos y nuestra alma, la cual se encontraba prisionera en este mundo gobernado por la razón y por las normas e imposiciones que no nos dejaban ser libres. Las predicaciones de James iban unidas a la apología de las drogas para llegar al éxtasis y unión absoluta con el ser superior y omnipotente, ya que nos hacían viajar a través de ellas como conductor hacia la espiritualidad y  la divinidad, su religión tenía mucho de parecido con la de los indios chamanes del desierto que se comunican con Dios después de todos ingerir algunos gramos del cactus peyote y entrar en trance en un viaje psicodélico mental y espiritual hacia lo divino.

        James creía en la liberación de los sentidos para alcanzar la espiritualidad y en su templo que era una antigua nave de camiones abandonada que había cerca de la playa del Rosario, se dedicaba a realizar todo tipo de rituales con velas, con LSD 25, con lecturas de lo que él consideraba su evangelio y que no eran más que algunos pasajes de la Biblia que elegía para sus adeptos, aunque él no profesaba la religión católica por el carácter restrictivo de la libertad que ésta tiene.

        James era una persona muy culta que había leído desde el anticristo de Nietsche, hasta el Coran musulmán, el Código Da Vinci de Dan Brown o el Xunt Xu (el arte de la guerra), también durante unos años fue Testigo de Jehová acudiendo religiosamente a las reuniones en el Salón del reino y predicando el evangelio a las personas que paraba educadamente por la calle para mostrarle un nuevo camino religioso. También posteriormente se bautizó en la religión evangelista, acudiendo igualmente a las reuniones que los seguidores de esta religión realizan con múltiples cánticos, sin embargo pasado un tiempo y después de haber estudiado distintas religiones, descubrió que nada de lo que había seguido le había llenado su alma, procediendo por tanto a crear la suya propia. En su nueva religión “Nuevo Templo”, pregonaba a capa y espada la importancia del sexo para alcanzar la unión con el ser superior, y que el sexo nos hacía libres, de manera que fomentaba las cópulas en sus reuniones de fieles, incitando a sus fieles a copular unos con otros, o sea entre ellos, liberándose así de toda restricción que la sociedad y los absurdos tabúes y mementos sobre la moral nos habían inculcado para vivir oprimidos en ese tipo de pensamientos. Sus reuniones por tanto llegaban a terminar con grandes orgías sin que por estos episodios llegase a ser detenido anteriormente como fomentador de esta clase de exhibición indecente e impúdica. Le seguí preguntando a James si él sabía si le constaban otros antecedentes penales y/o policiales de algún tipo a lo que me respondió que realmente una vez fue detenido hacía tres años cuando fue asaltado en su autocaravana por unos yonkis que forzaron la cerradura de la puerta del conductor y entraron en la autocaravana de noche mientras James dormía, pero gracias a Dios y nunca mejor dicho, James oyó unos ruidos y cogió una pistola que tenía en un armario, cuando los yonkis entraron, cogió a uno por el cuello y mientras lo apuntaba en la sien con el arma, les dijo a los otros dos yonkis que se fueran de su autocaravana sino querían ver a su amigo muerto inmediatamente, de manera que los tres yonkis atemorizados por ver a James portando un arma y apuntando en la sien a uno de sus amigos, le dijeron:

--Vale colega, illo tranquilo, vale, sólo queríamos ver como era una autocaravana por dentro, y pensábamos que estaba vacía, no era nuestra intención molestarte, nosotros nos vamos ya, todo ha sido un mal entendido. Illo tranquilo, baja el arma¡¡

      Así fue como James soltó al amigo no sin dejar de apuntarles con la pistola a los tres hasta que salieron inmediatamente por la misma puerta de la autocaravana por la que habían entrado escopeteados de miedo. James llamó a la policía desde su móvil y les contó que había sufrido un intento de robo con fuerza en su autocaravana, describiendo a la policía físicamente como eran los tres yonkis y la indumentaria que llevaban, además de comunicar a la policía la dirección en la que habían huido. Los tres yonkis fueron detenidos, se cotejaron sus huellas con el cristal y la cerradura de la autocaravana de James coincidiendo con las suyas, pero cuando los yonkis fueron llevados a disposición policial, contaron a la policía el incidente de la pistola, y aunque había sido en legítima defensa, la policía quería saber si James tenía licencia de armas para portar una de ellas, lo cual le resultaba muy raro a la policía ya que en sus plegarias y en sus predicaciones siempre difundía sermones sobre la no violencia. De esa manera fue citado también para declarar y se le pidió si voluntariamente permitía un registro de su autocaravana para averiguar si él portaba un arma, lo cual no era legal si él no tenía licencia de armas y por tanto podría haber cometido una actuación contraria a la ley.

       James sin ningún problema aceptó que la policía se desplazase hasta su autocaravana y en presencia suya fuese registrada para encontrar el supuesto arma del que hablaban los yonkis, así fue que se desplazó la policía con James en un vehículo policial hasta la autocaravana y en el registro que realizó la policía encontró el arma, que era un revolver modelo Jaguar J384. A partir de ese momento la policía le leyó sus derechos como detenido y le explicó que si bien antes sólo había sido citado para declarar como víctima por el presunto robo con fuerza pero que no existían cargos contra él, en este momento se encontraba detenido por tenencia ilícita de armas, la policía lo único que le dejó fue contestar a la pregunta de si James tenía licencia de armas a lo que James contestó que no. La policía de inmediato lo volvió a conducir a las dependencias policiales y le dijo que se mantuviera en silencio hasta que llegase su abogado, como James manifestó no tener dinero para llamar a uno privado solicitó que se le designase el Abogado que estuviese ese día de guardia, y que antes de llegar su Abogado se le iba a reseñar, haciéndole las típicas tres fotos, de frente de su cara y las dos de lado izquierdo y derecho y cogiéndoles las huellas de los dedos indice y pulgar para que ya pasara a ser uno de los detenidos fichados por la policía nacional formando parte del archivo de delincuentes que esta tenía. Posteriormente a reseñarlo la policía lo subió de nuevo al despacho del Inspector para ser preguntado por última vez antes de que llegase su Abogado si quería que su detención fuese comunicada a alguna persona y si necesitaba ir al médico porque se encontrase mal. El Inspector se presentó a James y le dijo que era el Inspector Martínez y que sería el instructor del caso.

        James a la pregunta sobre si quería comunicar su detención a alguna persona o si necesitaba ser visto por el médico contestó que no quería que se le comunicara a nadie y que físicamente se encontraba bien pero, James le comentó al Inspector:

----Inspector no le importaría antes de encerrarme en el calabozo hasta la llegada de mi Abogado si ¿Me podría dejar un cigarro para fumar?

       El Inspector Martínez que no veía a James una mala persona, le dijo que sí, que no tenía ningún problema y que le ofrecía un pitillo aunque lo que tenía era Ducados y no sabía si el tabaco negro lo toleraba James, éste le contestó que no le importaba el color del tabaco, que no era racista, a lo que el Inspector le sonrió, diciéndole:

–!!Buen chiste, chaval¡¡ Se ve que crees en Dios para estar de tan buen humor, porque con lo que tienes encima de una condena por tenencia ilícita de armas no te salva ni Perry Manson.

      James con gran parsimonia, lo miró confiadamente e incluso con actitud infantil y le dijo:

--Gracias Inspector por el pitillo, ¿Me podría dar fuego?.

---El Inspector le respondió— Si claro hijo, busco el mechero un segundo.

       A lo que James le contestó— No se apure Inspector ya me enciendo yo el cigarro.

       En un descuido, James cogió la pistola que le incautó la policía que se encontraba encima de la mesa y con una actitud desafiante se la acercó a la cara.

       En un momento dado los presentes en la sala, (los cuales además del Inspector estaba su ayudante y el policía de las reseñas de los detenidos) se quedaron atónitos, pensando que iban a ser testigos de un suicidio en directo, viendo como James parecía poder llegar a  intentar meterse la punta del arma en la boca, o acercársela a su sien y disparar, dejando con un halo de culpabilidad a todos los presentes si esto llegase a pasar.

      El Inspector sostuvo la respiración, tragó saliva y casi en un grito salvaje exclamó:

---!!!No hijo por dios¡¡¡ !!!No lo hagas¡¡¡

      La escena no se paró ahí, James seguía acercándose el revolver al borde del cigarro y en presencia de todos los allí presentes apretó el gatillo.

        Todos retiraron la vista instintivamente, quedaron casi en estado de shock, esperando escuchar un gran estruendo y que la propia habitación quedase esparcida por trozos de los sesos de James, sin embargo nada de esto se produjo, quedando todos atónitos ante la falta del fuerte ruido esperado del disparo.

       Lo único que vieron fue aparecer una pequeña llama de fuego de la boca del revolver, y vieron asombrados como con gran tranquilidad James se encendía el cigarro con la función propia que tenía el revolver, el cual no era más que un mechero.

       El Inspector le increpó como si de su padre se tratase y le recriminó que qué clase de broma era esa, y que porqué no les dijo antes que la pistola realmente era un mechero, a lo que James ingenuamente les comentó que cuando le leyeron sus derechos como detenido él escuchó: “Está usted detenido, tiene derecho a guardar silencio, a no declararse culpable, a declarar en presencia de un Abogado, etc…..”

       Al escuchar primeramente que su derecho era guardar silencio hasta que viniese su Abogado, pensó que no podía explicar nada de la pistola hasta que no fuese asesorado por su Abogado.

       Finalmente aunque se trataba de un arma de plástico pero al haber amenazado con ella a los yonkis e infundir un miedo espantoso por ser una copia exacta del revolver Jaguar J384 es por lo que pasó la noche en el calabozo y al día siguiente fue dirigido a presencia judicial.

        Después de leer el atestado el Juez y el Fiscal, y ver las circunstancias que habían rodeado el caso, y que la utilización del arma falsa fue como consecuencia de su legítima defensa al ser irrumpido en su autocaravana por tres yonkis con la intención de robarle, y quien sabe si también de golpearle incluso de matarlo, es por lo que el  Juez y el Fiscal decidieron que  no existía ilícito penal ni dolo en la actuación de James, y que el uso de la pistola-mechero fue decisiva para evitar el robo y las posible fatales consecuencias en las que se podría haber visto envuelto, el Fiscal y el Juez argumentaron que tal como James declaró, la pistola no la había adquirido con la intención de utilizarla en algún contexto con la que atemorizando con su uso pudiese sacar provecho ajeno, sino que fue un regalo de un amigo que se la trajo para el fin de encender las velas que tenía en su autocaravana y que utilizaba cuando se quedaba sin batería y por tanto estaba a oscuras dentro hasta que llegaba a cargar la batería con el uso de la puesta en marcha del motor o el movimiento de la autocaravana.. De esta manera el Juez vio muy clara su falta de culpabilidad, de manera que archivó y sobreseyó el caso, quedando James en libertad, pero quedándole los antecedentes policiales por haber sido reseñado el día antes por la policía y haberlo retenido una noche en el calabozo.

 

       Después de contarme toda esta experiencia que vivió hacía ya tres años, nos centramos en la cuestión por la que estaba ahora detenido, el presunto suicida había llevado a rajatabla los sermones religiosos de James y por lo visto optó por no esperar al día de su muerte natural sino proporcionársela él mismo con la ingesta de diez somníferos.

       En la declaración que hizo James ante el Juez manifestó que en sus plegarias es cierto que hablaba de que la salvación del alma la encontraría el ser humano después de esta vida, pero esta era una máxima que solían pregonar muchas otras religiones, que además en ninguno de sus sermones se podía recoger que él incitara al suicidio o a quitarse la vida prematuramente para unirse con el ser omnipotente.

        El Juez y el Fiscal escucharon su declaración, además de que inspeccionaron sus libros religiosos que el mismo había editado los cuales contenían las bases y los principios de la religión “Nuevo Templo” que él mismo fundó, y dentro de ellos no se encontraron apología de indicio al suicidio en ninguno de sus pasajes, por lo que su caso fue sobreseído y archivado.  

       James quedó muy agradecido conmigo y me comentó que se encontraba superagotado, desde ayer que fue detenido no había comido nada porque tenía cerrado el estómago con los nervios y tampoco pudo dormir, me comentó que en el calabozo había entre los detenidos un borracho que estuvo toda la noche gritando agarrado a los barrotes de la puerta y dándole patadas porque pedía salir para hacer sus necesidades cada hora, por el estado de embriaguez en el que se encontraba, y que entre los gritos que él metía y  las conversaciones de los policías apenas pudo pegar ojo en toda la noche. Me dijo que por eso estaba deseando de llegar a su autocaravana y acostarse, me comentó el lugar exacto donde la tenía aparcada antes de despedirnos y me dijo que me invitaba mañana a tomarme un té con él.   

       Al día siguiente me acerqué a la autocaravana de James la cual la tenía aparcada al lado del chiringuito “La langosta” en la playa del Rosario, cerca de Bolonia, y me dirigí allí con mi scooter, me comentó que era una autocaravanana modelo Hymer capuchina de carrocería con veinte años antigüedad y que se reconocía a lo lejos porque tenía pintadas en la chapa donde se leía “Ven al Nuevo Templo” con dibujos de margaritas y mariposas alrededor de las letras. Efectivamente cuando me encontraba recorriendo con la scooter el comienzo de la playa y avisté a lo lejos el chiringuito “La langosta” reconocí de inmediato la autocaravana, me dirigí hacia ella para aparcar mi moto justo al lado. Me bajé de la moto y llamé al cristal antes de molestarlo con una llamada a su móvil, y en unos segundos vi a través de la ventana a James que se acercaba vestido con su túnica blanca a abrirme la puerta de la caravana, abrió y me invitó a entrar, advirtiéndome que hacía un poco de calor dentro puesto que se trataba de un modelo antiguo que no tenía aire acondicionado.

        La autocaravana por dentro tenía nada más entrar a la izquierda dos pequeños sofás uno frente a otro y en medio una mesa que se plegaba, los sofás se estiraban formando entre ellos una cama de matrimonio, detrás de esto estaban las escaleras traseras para salir de la autocaravana y al fondo la puerta del baño, James me la enseñó completamente, abrió la puerta del cuarto de baño, teniendo dentro un water, un pequeño lavabo con un grifo y un suelo con una alfombra de plástico con agujeros que tapaba el orificio de salida del agua cuando te duchabas, me mostró el grifo del lavabo y lo levantó estando este enganchado a una fina manguera con la que te duchabas. También había en el pequeño baño algunos armarios para guardar cosas y un gran espejo, siguiendo la descripción de la auto caravana a la derecha de su entrada estaba la pequeña cocina, que únicamente consistía en dos fogones de gas, un fregadero, una pequeña nevera debajo del fogón y dos armarios arriba de los fogones y del fregadero, por último al final de la derecha tenía también una pequeña cama de 1,90 m de largo por 60 cm de ancho que podía servir también de sofá. La autocaravana además por toda su parte alta estaba repleta de armarios pequeños donde trasportar todos los enseres que necesitases para vivir o para viajar. En los pocos espacios de pared-chapa que le quedaban tenía algunos pósters colgados de Led Zeppelín, de Motley Crue, Wolfmother….

       James después de mostrarme toda la autocaravana, me dijo:

      --Bueno Alejandro, espero que te haya gustado mi humilde morada, aquí es donde llevo viviendo hace ya cuatro años. Me siguió comentando que era maravilloso vivir en una autocaravana, aparcar al lado de la naturaleza, en especial en una playa y amanecer viendo desde la cama la alborada con sus destellos reflectantes del sol apareciendo por el límite donde se confunde el agua del mar con el cielo y la profundidad del infinito, me comentó que por muchos euros que pagases en el mejor hotel del mundo no tenías la posibilidad de ver tan de cerca y en directo este espectáculo divino de la naturaleza, y posteriormente bajarte en un segundo de la caravana y caminar por la arena húmeda de la playa viendo las gaviotas volar y aterrizar sobre la arena mojada de la playa, en definitiva había momentos que vivías en ella de un valor incalculable y este era uno de ellos.

       Me resultaba una vida fascinante tal y como James me describía sus experiencias, y le pregunté intrigado qué motivación fue la que le conllevó a vivir en una autocaravana, James me respondió que nos sentáramos tranquilamente en el sofá y que me lo contaría mientras nos bebíamos unos tes morunos que él se disponía a preparar. Le pregunté cómo había aprendido a preparar el té moruno y me respondió que en especial lo aprendió cuando estuvo cuatro meses viviendo con la caravana en Assilah, un pueblo turístico y pesquero de gran belleza a unos catorce km de Tánger. me explicó que el té moruno a pesar de lo que la gente piense, no es marroquí ni árabe, sino que el té que utilizan los marroquíes es de origen chino, en Marruecos no crece el té sino que viene de oriente, lo que sí es de Marruecos es la hierbabuena y el azúcar, y la forma de prepararlo.

       James sacó una bandeja con dos vasos de cristal verdes con dibujos e insignias de palabras árabes en dorado y después de hervir el agua la introdujo junto con el té, el azúcar y la hierbabuena en una tetera plateada marroquí de medio tamaño y todo junto lo posó sobre la mesa donde yo estaba sentado. También sacó una barra de incienso que colocó sobre una madera con grabados de indios cazando con lanzas, donde introdujo la pequeña barra y la prendió con el mechero.

       Posteriormente sacó una pipa de cristal alargada y un poco de kifi, lo colocó dentro de la pipa y con el mismo mechero empezó a aspirar aire y a prender el kifi mientras le daba algunas caladas, James me ofreció la pipa y ambos comenzamos a fumar y a beber el té moruno. Por último se dirigió al radiocd de la autocaravana y puso un disco de Café del mar de música chillout en un tono suave que se oía amenizando el ambiente gracias a dos altavoces que tenía colocados en la parte trasera donde nos encontrábamos nosotros. 

      James comenzó a hablar y me comentó que no éramos eternos, que esta vida sólo era un paso hacia nuestra unión con el infinitivo y que el tiempo que vivíamos aquí para encontrar la felicidad debíamos de despertar nuestros sentidos, por eso era importante el sabor, el olor, el tacto, la visión y el oído, y deleitarnos con las cosas mundanas que nos daban estos efectos, tales como la música, el té, el kifi, el incienso o un buen paisaje.

        La forma de vivir de James era envidiable, no vivía del todo solo porque lo hacía junto a un perro de mediana estatura de color marrón claro, que era una especie de labrador cruzado con coquer, le pregunté que qué edad tenía el perro y me dijo que no lo sabía exactamente, pero que el veterinario cuando lo examinó por los dientes el año pasado le dijo que tendría la edad más o menos de tres años, el perro se llama Sam y lo cogió porque lo encontraba siempre por la mañana durmiendo al lado de la rueda derecha delantera de la autocaravana y cuando abría la puerta para salir por la mañana el perro lo saludaba efusivamente como si lo conociera de toda la vida, en seguida James se dio cuenta que se trataba de un perro abandonado o perdido y decidió quedárselo y así es como llevaba con él ya un año.

      James sirvió dos vasos de absenta de 80 grados de alcohol, de sabor de cítricos, le di un buche y sentí como me ardía la traquea y los labios, me comentó que la absenta era una bebida alucinógena que lo acercaba también a lo divino y espiritual cada vez que la bebía y que le gustaba beberla con amigos de confianza, siguió contándome cosas de su vida, me dijo que su padre era un almirante retirado americano que destinaron a la base militar americana de Rota, con él, su madre y su hermana se trasladaron desde Kansascity en EEUU a Rota cuando él contaba con trece años de edad, sin embargo el ambiente castrense y rígido que imponía su padre en casa, no dejándole volver a casa más tarde de las diez de la noche y exigiéndole cada día multitud de obligaciones de labores caseras fue lo que abrasó su independiente temperamento y se escapó de casa cuando sólo contaba con 16 años. Se largó de casa tan sólo con un macuto con algunos enseres personales y alguna ropa aprovechando que su familia había ido a un cumpleaños de la hija de un capitán americano y él mintió diciendo que se sentía con retortijones en el estómago y no estaba para celebraciones, de manera que a la hora que su familia se fue, el preparó su macuto y dejó una nota encima de la mesa del comedor, que decía “Soy James, no he desaparecido, es que me he pirado, no me busquéis, porque no volveré, gracias por haberme alimentado hasta los 16 años, chao y suerte a todos”. La nota fue clara y expeditiva, salió de casa sin tener un destino donde ir, no se le ocurrió esconderse en la casa de ningún colega, sino que lo que deseaba más que nada era huir de la ciudad donde vivían sus padres, de manera que se puso a hacer autostop en la carretera 340 con dirección a Málaga, después de llevar allí casi cuarenta y cinco minutos y dolerle ya el brazo y el dedo de hacer el gesto de autostop,  por suerte lo paró una anciana de unos 70 años, y le invitó a pasar a su vehículo, un volkswagen escarabajo rojo, James muy agradecido se subió al coche y le preguntó a la anciana que ella a donde se dirigía, contestándole la mujer que iba al Carrefur de Estepona a hacer algunas compras, diciéndole James que era un buen lugar y que lo dejara a él también allí en el Carrefur, de manera que la anciana siguió conduciendo en dirección a Estepona, pasaron varios km conduciendo cuando de repente James vio a lo lejos la copa de una gran carpa que parecía la de un circo, James le pidió a la anciana que aminorara la velocidad y que se fijara si la carpa que se veía a los lejos en el lado de la carretera podría ser la de un circo, respondiéndole la anciana que no llevaba sus gafas de miopía sino sólo las de astigmatismo para ver correctamente los coches mientras conducía, pero que con estas no podía divisar a tanta distancia los objetos con total precisión.

      Mientras se acercaban, James reconoció claramente que se trataba de un circo, y le pidió a la ancianita que se llamaba Grace que si no le importaba desviarse de la carretera principal y entrar en las carreteras comarcales que la llevaban al circo, la anciana muy amablemente le contestó:

---Hijo yo te llevo donde tú me pidas

       Se dieron cuenta que había carteles que iban guiando el camino que llevaba hasta el circo, seguramente por la cantidad de coches que vendrían diariamente a ver el espectáculo con los niños, y así dirigidos por los carteles como si de un gps se tratase llegaron sin ninguna dificultad a la entrada del circo. 

       James agradeció a Grace el haberlo acercado hasta aquí y se despidió de ella.

        Me comentó James que pidió trabajo en el circo y aunque en un primer lugar le comentaron que parecía estar todo completo, sin embargo se acercó un hombre vestido de domador y le dijo que había un trabajo de lavar y darles de comer a los elefantes del circo, que podía dormir en la siguiente caravana que había allí aparcada y le entregó un llave para entrar en ella, le dijo igualmente que el salario eran 20 euros por día porque el hospedaje que era vivir en la caravana y la comida corrían de parte del circo.

        James me comentó que compartía la caravana con el electricista del circo y que fue a partir de entonces cuando descubrió su deseo de vivir para siempre en una caravana.

        Su trabajo consistía en que cada día sobre las cuatro o cinco de la tarde sacaba con unas cuerdas a los elefantes de las jaulas y con un largo cepillo y un cubo con champú especial para piel de elefante los lavaba uno a uno, frotándoles por todos lados, me comentó que el lugar favorito donde les gustaba que James los frotaba era en la barriga y que el peor lugar para lavarlos era por la parte del ano puesto que los elefantes eran muy bromistas y cuando James estaba detrás del ano frotándoles se peían en su cara, soltando algunos trozos de excremento, lo que conllevo que James utilizara un casco de moto integral cada vez que se disponía a frotarles por tal lugar para evitar ser embadurnado con semejantes desechos provenientes del intestino, después me comentó que una vez que ya los aclaraba con la manguera jugaban con el enroscándolo con sus fuertes trompas y balanceándolo en el aire como si de un yoyo se tratase, dejándolo posteriormente en el suelo para que James ya se dispusiera a llenarles los grandes cuencos de pienso y de agua, una vez que ya comían todos, James los volvía a meter en las jaulas hasta que después eran de nuevo sacados por el domador para ensayar la función.

       Tal y como me contaba James la vida en el circo parecía distendida y feliz, y él así me lo asintió, me comentó que lo mejor del circo era que allí todos se levantaban sobre la una o las dos de la tarde, ya que se empieza a trabajar sobre las cuatro y por la noche se puede pasar en la caravana  tranquilamente jugando a la playstation, a las cartas, irse a la discoteca, además no hay obligaciones de pago de alquiler de piso o de hipoteca, pago de guarderías para los niños puesto que se cuidan entre todas las familias que componen el circo, no hay pagos de impuestos, viajas por todos los países, y encima la mayoría de los circos se sostienen de las subvenciones de los ayuntamientos de las ciudades en los que hacen sus shows, esto conllevaba a que todos los integrantes de un circo, tenían el síndrome del “Niño globo”, me quedé muy sorprendido sobre esta afirmación, y le pregunté a James qué significaba esto del “Niño globo”, el me contestó que era un síndrome psicológico que tienen todos los trabajadores, equilibristas, contorsionistas, payasos, bailarines, magos, domadores en definitiva todos los que componen un circo y consiste en que todos se quedan estancados en una edad de madurez entre los trece y los catorce años, les sucede lo mismo a los músicos famosos que muy pronto empezaron a ganar mucho dinero pero en el caso de la gente del circo está más acusado, y ello era debido a que desde pequeños viven en un mundo de ensoñación, de risas, de luces, y de espectáculo que los tienen inhibidos del mundo real, ellos no saben lo que es preocuparse por conseguir una casa en propiedad, o discutir con el propietario de una casa por el pago del alquiler, ni ir a la Universidad y sufrir por multitud de pruebas y exámenes hasta conseguir un título con el que trabajar, o acudir a entrevistas de trabajo en los que son frustrados en sus expectativas cuando no son seleccionados a la edad adulta, su vida sin embargo confluye en otro ambiente, en un rio de alegría, de sueños hechos ya realidad, no hay lucha, no hay angustias, no hay presiones, sólo aplausos, animales a su alrededor, música, brillo, maquillaje, viajes, celebraciones, hospedaje gratis, comidas gratis, y esto los mantiene como James decía en una edad inmadura durante toda su vida.

        Era muy interesante lo que James me contaba, siguió contándome que durante su época en el circo tenía todo lo que podía desear, drogas, alcohol, mujeres, me comentó que el ambiente en la gran familia del circo es muy promiscuo pero que existen clases sociales o castas dentro de él, es decir las equilibristas se enrollaban con los magos, con los domadores, las bailarinas con los ayudantes de los magos, y él que era un mero limpiador de elefantes a lo más que pudo optar es a ligar con la encargada de lavar cabezas en la peluquería del circo, o con la que se encargaba de realizar todos los días la compra en el supermercado. Lo que más le dolió hasta que comprendió este sistema de castas es cuando fue rechazado por Iryna Rokanowska, una equilibrista de trapecio nacional nacida en Cracovia que cuando la vio bajar de su caravana que estaba contigua a la de James y ésta se dirigía a realizar su función vestida con unas medias de red, unas mallas corpiño celeste purpurina que le cubrían desde el pubis hasta los hombros  dejando su espalda y sus dos glúteos al aire porque el corpiño por la parte trasera del cuerpo era tanga y por la espalda únicamente se sujetaba con dos finos tirantes de color plata brillantes, Iryna iba perfectamente maquillada con ojos de tigresa y un moño muy estirado recogido arriba de su cabeza, fue entonces cuando James sufrió un profundo flechazo nada más verla. 

 

         Cuando terminó la función  y la vio de vuelta a la caravana se acercó a ella y se presentó manifestándole su admiración por lo fabuloso que era el número de equilibrismo en el que participaba, ella aceptó sus halagos, pero cuando cuando él se excedió en sus propuestas y la invitó a tomar algo en su caravana o algún bar, ella lo rechazó taxativamente sin dejarle aliento para articular cualquier otra frase que no fuera despedirse cortésmente de ella.

        Esto fue un gran jarro de agua que James sufrió en su romántica personalidad y que no olvidó nunca, pero que cuando llegó a ser el líder de su religión “Nuevo Templo” encontró el momento de su venganza. Me estuvo contando que con su nueva religión hacían congregaciones a través de la geografía nacional, y en una de las reuniones cuando se encontraba predicando en Toledo, se presentó a las oraciones casualmente Iryna Rokanowska la cual cuando vio a James vestido con su túnica blanca y sus greñas largas no recordaba que se trataba de aquel humilde chico limpiador de elefantes que se le declaró en el circo hacía diez años atrás, de manera que cuando le solicitó ser adepta de esta nueva religión y formalizar su bautismo, fue rechazada en venganza por James que la reconoció en seguida, y además fue catalogada como enemiga de su religión en una misa negra que realizó James días más tarde. Pero sorpresivamente me contó que dos meses más tarde se enteró por la prensa que la equilibrista Iryna se resbaló mientras realizaba un triple salto mortal y no pudo agarrar el trapecio con propiedad cuando le pasaba por arriba de sus manos, esto supuso que cayera empicada al vacío, rajara también la red de la cama elástica y se desplomara contra el suelo, el público admirado pensando que todo era parte del espectáculo se puso en pie emocionado y comenzó a aplaudir efusivamente, sin darse cuenta que Iryna estaba muerta en el suelo, tan sólo fue al cabo de un rato y al ver el alboroto que se formó por los ayudantes del circo alrededor del cuerpo de Iryna cuando el público se percató de que el triple salto mortal se convirtió en un verdadero accidente mortal, de manera que la conmoción y la confusión se apoderó entonces de todo el público comenzando todos a gritar con un ruido ensordecedor y a intentar salir a manadas y a empujones presas del pánico por las tres puertas de entrada que tenía el circo mientras los encargados del circo rodeaban el ya cadáver de Iryna e intentaban reanimarla con violentos masajes cardiorespiratorios e intentos de enchuflarle aire a través del sistema boca a boca mientras esperaban desesperadamente a la ambulancia.

 

       James me comentó que fue desde este preciso momento hace ya dos años cuando se convenció a si mismo que él tenía poderes paranormales, auténtica comunicación con las fuerzas tanto divinas del bien como con las del mal, se convenció como digo que existían fuerzas destructivas. Aquel trágico suceso ocurrido con la muerte de Iryna dos meses después de haberle realizado la misa negra y el mal de ojo fueron como digo decisivos para aumentar en James su confianza en los poderes que tenía, de manera que según me contó a partir de este momento no sólo se dedicó a dar misas y oraciones a sus adeptos sino que se ofreció como sanador de enfermedades a través de sus manos y sus oraciones, lo que aumentó su popularidad, y casi por milagro o quizás sintiendo los enfermos con las pócimas de James un placebo que psicológicamente los mejoraba, algunos enfermos empezaron a mejorar de sus dolencias y trastornos.

        Era increíble las historias que James me contaba y le pregunté que porqué llegaba a ser tan vengativo, sin él darse cuenta quizás se vengó de sus padres cuando se escapó de casa por no estar de acuerdo con la disciplina familiar dejándolos en un estado de desolación y desasosiego por su huida sin darles ninguna explicación y con Iryna tres cuartos de lo mismo, cuando llegó a ser rechazado nunca lo olvidó y no cejó hasta que realizó su venganza con la misa negra. James se quedó pensando y me dijo que quizás todo era debido a su signo zodiacal, me dijo que era Leo, con ascendente Escorpión, y la luna también la tenía en Leo, me estuvo comentando que en sus tiempos en el circo algunos amigos le enseñaron a realizar la casta astral y que se leyó en aquella época muchos libros de astrología para poder interpretar los astros siendo el más ilustrativo el de Linda Goodman que me comentó que se trataba según él de la mejor astróloga del mundo, de manera que prosiguió explicando que su horóscopo Leo era la Autoridad, el triunfo, el orgullo, el líder, el rey, y su ascendente Escorpión lo modulaba en un aspecto muy vengativo cuando su voluntad no se ejercía, o cuando quería ser manipulado o pisoteado por otros, de ahí se podía entender su naturaleza vengativa a todo aquel que le frustraba en sus expectativas, me dijo que además leyó mucho sobre los códigos de las mafias europeas algunas de las cuales no pueden aceptar la deshonra de la muerte de alguno de sus miembros sin hacerlo pagar a través de la venganza, “rasmunari” como lo llaman los rumanos o “vendetta” como lo proclaman la mafia siciliana o calabresa, e incluso en las frases religiosas se ensalza la venganza como la de “Dios no se queda con nada de nadie” o “En la venganza el más débil es el más feroz” o “En ocasiones con la venganza sólo puedes darle paz a tu espíritu” o “Quien a hierro mata a hierro muere” que ésta última no es más que una formulación bíblica de la Ley del Talión. La venganza tal y como me explicaba James es parte de nuestra cultura occidental y a través de los siglos se ha ejercido con normal aplicación.

       Me extrañó que alguien que era el líder de un religión procesara de esta manera tan sencilla la venganza, y esto me llevó a preguntarle qué le había motivado para iniciar una nueva religión a lo que me respondió que se empezó a cuestionar si todo en la vida acababa en Bethoveen, Shakespeare, La Torre Eiffel o la Estatua de la Libertad, y fue precisamente en su etapa en el circo con el conocimiento y participación en otras religiones lo que le incitó a crear una nueva, la forma de vida en el circo según James me contaba se acercaba al todo poderoso porque era un ambiente bohemio, espiritual, se parecía al Arca de Roe, ya que animales de muchas clases iban viajando de manera nómada con el circo, y el público que los visitaba eran niños, las criaturas más inocentes de este mundo ácido y corrupto. También multitud de libros que se leyó de religiones le abrieron su mente a este mundo más místico, menos material, como el Budismo, el Taotismo, también me dijo que le influyó bastante el libro Las puertas de la percepción de Aldous Huxley, sobre el viaje hacia el espíritu individual a través de la ingesta de mezcalina, ya que cuando a través de ella podemos encontrar lo infinito y lo santo ¿Qué deseo íbamos a tener entonces para perseguir la codicia, la avaricia, el poder, la lujuria, la gula, la envidia, o la soberbia? De ahí la importancia de trasportar nuestro espíritu a otra dimensión lejana a la realidad. Buscar a través de la meditación la paz siempre en nuestro interior y no en el exterior. Me dijo que el bien más preciado que podemos alcanzar en este mundo es la tranquilidad, la paz, el sosiego del alma, y que todo esto se conseguía mirando más a la naturaleza, parándonos a contemplar el color de una rosa, el canto de un jilguero, las ramas de una encina, la orilla del mar, la alborada, o las estrellas al anochecer. James consideraba la naturaleza como el nacimiento o el resurgir del alma, mientras que veía a la ciudad con sus bloques de cemento como la muerte, la destrucción o la aniquilación del espíritu, de ahí que fuera tan importante estar siempre en contacto con la naturaleza.   

        Me enseñó una foto de la última congregación que hizo de sus misas donde se veía a James y más adeptos todos cogidos de la mano y éstas levantadas hacia el cielo y al fijarme me quedé estupefacto cuando entre los fotografiados se encontraba Milena, la ex novia de Miguel a la que Jorge le hizo terapia. Le pregunté entonces a Jorge que si conocía a Milena y me dijo que sí, que Milena había venido hacía un mes a integrarse en su religión porque se encontraba perdida y con comienzos de alcoholismo, le comentó a James que ella necesitaba en su vida un camino de fe que recorrer ya que este mundo lo veía frío y banal.

        Lo que más me sorprendió es que quizás Milena dejaría el alcohol abrazando esta nueva religión, pero si después para buscar el infinito del espíritu tomaban todos mezcalina para entrar en trance y estar más cerca del todopoderoso, me parecía que quizás Milena había salido de Guatemala para meterse en Guatepeor.   

 

       Lo pasé muy bien charlando con James y como ya se estaba haciendo de noche, me despedí de él, prometiéndole que vendría a alguna de sus reuniones para oír el contenido de sus oraciones y la gente que se reunía en su templo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Le puede interesar...

  • X x Pandora
    X x Pandora Clásicos: Novelas y Cuentos por Manel Martin´s
    X x Pandora
    X x Pandora

    Descargas:
    22

    Páginas:
    170

    Publicado:
    Sep 2019

    Mientras la profesora Lorena se encuentra impartiendo clases de arqueología sobre unas excavaciones, una llamada al móvil le informa de el reciente fallecim...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • El sudario
    El sudario Novela Negra- Policiaca por L.F.
    El sudario
    El sudario

    Descargas:
    138

    Publicado:
    Sep 2019

    Miguel Álvarez, sacerdote encargado de proteger las reliquias guardadas en la Cámara Santa de la catedral de Oviedo, aparece muerto. Su fallecimiento se atrib...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • La mitad
    La mitad Novela Misterio por Z.M.
    La mitad
    La mitad

    Descargas:
    187

    Publicado:
    Aug 2019

    Pronto dará comienzo la primavera en Sandomierz, la pequeña y pintoresca ciudad de provincias donde el fiscal Teodor Szacki ha decidido trasladarse para dar...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Surcantes
    Surcantes Novela Misterio por Branden Neeson
    Surcantes
    Surcantes

    Descargas:
    144

    Publicado:
    Aug 2019

    Se exponen en este libro dos fantásticos thrillers de total trama de suspense, acción e incertidumbre. Se complementan formando una lectura de dos obras de hi...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT