La Ciudad Muerta, Primera Parte por Jose Pujante - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

index-1_1.png

LA CIUDAD

MUERTA

JP. LORENTE

1

CAPÍTULO 1

EL EXTRAÑO CASO DE FAUSTINO GONZÁLEZ

2

Mientras ascendían el camino pedregoso y empinado, Sergio miró por el

espejo retrovisor del vehículo para cerciorarse que el pesado camión de

bomberos les estaba siguiendo. Estaba empezando a anochecer y sobre los

picos de las montañas avanzaban unas nubes negras y amenazadoras.

- ¿Cuánto queda para llegar? – Preguntó uno de los sanitarios que llevaba

de pasajero en el asiento trasero del vehículo policial.

- Paciencia, de hecho no estamos muy lejos, tal vez un par de kilómetros,

pero no puedo ir más rápido ya que podríamos perder a los bomberos –

Sergio sonrió al pensar el mal rato que estaban pasando los dos sanitarios

cargados sobre su regazo con grandes bolsas de material. Cada vez que

cogía un bache sus cuerpos entrechocaban con brusquedad. El camino era

tortuoso y complicado, de imposible acceso para un vehículo que no fuera

un todo terreno. Por eso había recogido en el inicio de la pista forestal al

personal de la ambulancia.

Tras la llamada de una ciudadana informando que su padre había

desaparecido desde hacia una semana y que posiblemente estuviese en una

pequeña casa que tenía en la montaña, los equipos de emergencia, policía,

bomberos y ambulancia, se pusieron en marcha para localizar al anciano.

Establecieron en Puesto de Control en el aparcamiento de las pistas de

atletismo, muy próximas al camino rural que les había de llevar al paraje

donde supuestamente se encontraba la persona desaparecida. Sergio era

conocedor del territorio, por lo que cogió un vehículo policial todo terreno

e hizo de guía al resto del grupo.

- ¿Cómo ves el tema, cabo? – Le preguntó el sanitario.

- Pinta mal. Al parecer la última noticia que tuvieron del anciano fue que

iba a pasar el fin de semana en la casa que tiene en el paraje de “les

Agulles”. Desde entonces su familia no tiene noticias de él. De eso hace ya

una semana. El anciano es viudo y vive solo, pero se mantiene en contacto

periódicamente con sus hijos. Le han llamado por teléfono pero sale el

3

aviso de que está fuera de servicio, seguramente porque tiene la batería

descargada. Hemos llamado a hospitales y a otras policías pero no tienen

constancia de ningún servicio con éste señor. Seguramente lo

encontraremos nosotros en cuanto lleguemos a la casa.

Sergio se mantuvo atento a la conducción y a intentar sortear los grandes

baches del camino. Redujo la velocidad hasta que los alcanzó el camión de

bomberos y continuó ascendiendo por el tortuoso camino. A unos

centenares de metros giró a la derecha por una pista forestal más maltrecha

y angosta si cabe que la anterior, flanqueada por pinos que arañaron con

sus ramas la carrocería del vehículo. El recorrido se hizo sombrío debido a

la sombra de los árboles y tuvo que poner las luces de cruce.

Al cabo de diez minutos llegaron a una explanada dónde había estacionado

un todoterreno de color verde.

- ¿Ya hemos llegado? – Preguntó el sanitario.

- En coche, sí. Ahora nos toca andar un poco.

Sergio estacionó a un lado para dejar paso al camión de bomberos. Bajó del

vehículo policial con la emisora en la mano y miró la matrícula del

todoterreno verde. Retransmitió la matrícula y solicitó el titular del

vehículo a su Base.

- La placa solicitada corresponde a Faustino González Gijón – Contestó

una voz por la emisora.

Los dos sanitarios y cuatro bomberos se habían congregado alrededor del

cabo de la policía, mirándolo expectantes.

- Sí, se trata de la persona que estamos buscando – Sergio comprobó que el

vehículo estaba cerrado y no había nadie en su interior. Tocó el capó y

confirmó que el motor estaba totalmente frío.

4

- Bueno señores, la casa que buscamos se encuentra al final de aquel

camino – señaló a un sendero que discurría hacia el norte, elevándose entre

la vegetación – Si no recuerdo mal, tardaremos unos cinco minutos en

llegar. Como veis, el terreno es impracticable en vehículo, tendremos que

llegar allí a pie.

Los bomberos se pertrecharon con herramientas y linternas. Cuando

estuvieron preparados, iniciaron el ascenso por aquel camino pedregoso.

- No entiendo cómo alguien puede vivir en un sitio tan apartado – Dijo uno

de los bomberos.

Nadie contestó, era evidente que guardaban las fuerzas para caminar por

aquella pendiente tan empinada.

El camino se abrió en una explanada que coronaba la montaña. Desde allí

las vistas eran espléndidas. Bosques y más montañas se extendían bajo sus

pies. Abajo, en el valle se podía ver el pueblo. Más lejos, otras poblaciones

y ciudades parecían pequeñas maquetas de juguete en la distancia. Hacía un

aire frío que presagiaba tormenta. El cielo estaba amenazador y parecía

oscurecer por minutos. Estallidos de luz reflejaban las nubes y los truenos

resonaban con infinidad de ecos lejanos.

Encima de la loma pudieron ver una pequeña casa de obra vista de una sola

planta con un coqueto porche en la entrada cuya plataforma rodeaba toda la

edificación.

Sergio subió los cuatro escalones hasta la puerta principal y comprobó que

ésta estaba cerrada. Acompañado por los bomberos dieron la vuelta a toda

la casa. Las ventanas estaban protegidas por barrotes y todas estaban

cerradas. El interior de la vivienda estaba totalmente a oscuras. Imposible

ver nada desde fuera.

- Hay que entrar – Dijo escuetamente Sergio a los bomberos.

5

Se echó a un lado mientras que uno de los bomberos forzó la cerradura

utilizando una palanca. La puerta se abrió de par en par tras un crujido

hacia la más absoluta oscuridad. Un hedor a carne putrefacta salió hacia el

exterior como una nube invisible y entró por las fosas nasales de los más

próximos a la entrada con tanta vilurencia que se tuvieron que tapar la

nariz.

Uno de los sanitarios sacó un pequeño recipiente del bolsillo de su pantalón

y lo abrió. Contenía una crema transparente.

- Es eucalipto – Explicó mientras se aplicaba la crema bajo los agujeros de

sus fosas nasales. Ofreció el envase al resto y todos le imitaron. El fuerte y

refrescante olor consiguió vencer al de la muerte.

Encendieron sus linternas y accedieron a la vivienda. Había un pequeño

comedor con cocina y un fuego a tierra, el cual estaba limpio y sin signos

de haber sido utilizado. En el centro de la sala había una mesa circular y

sobre ella dos platos con restos de comida florecida por hongos.

Sergio comprobó la cocina y ésta tenía todos los mandos apagados. Abrió

las puertas del armario inferior y allí encontró una pequeña bombona de

gas butano con la válvula también cerrada.

Continuaron su macabra expedición por un corto pasillo, a la izquierda del

cual había una puerta cerrada. Un bombero la abrió y barrió su interior con

la linterna. Se trataba del cuarto de baño, pequeño y austero. Parecía limpio

y en orden.

Al final del pasillo se encontraron con otra puerta cerrada. Sergio bajó la

maneta y esperó unos segundos para acabar de abrir. Se estaba preparando

para el escenario que se temía iba a encontrar.

Por fin abrió la puerta y lanzó la luz de su linterna hacia el interior de la

estancia.

6

Se trataba de una habitación. Había una cama de matrimonio en el centro

con dos cuerpos tapados con una sábana. Se acercó primero al lado

izquierdo de la cama, hacia donde dirigió la linterna. Allí había una mujer

con el rostro totalmente amoratado e hinchado. Los parpados semiabiertos

mostraban unos ojos entelados, casi blancos. El rigor mortis había

impulsado la sangre hacia la parte inferior del rostro, acumulando la sangre

por el efecto de la gravedad en una fea mancha negra debajo de la piel. Un

reguero de sangre oscura y seca salía de la boca del cadáver entre una

hinchada y azulada lengua e impregnaba la sábana y almohada en una gran

mancha amarronada. Sergio se alegró de haberse puesto la crema de

eucalipto en las fosas nasales. El hedor en aquella habitación debía de ser

insoportable.

Se volvió hacia los bomberos y sanitarios que observaban la escena

horrorizados.

- Debéis salir de la casa. Tengo que llamar a la policía científica para que

inspeccionen los cadáveres y todo el escenario. No se trata de una muerte

natural.

Muy a su pesar se quedó solo en la estancia. Continuó con su penosa tarea.

Tocando lo menos posible tenía que observar la mayor cantidad de datos

posibles para poder informar después a la policía científica.

Levantó la sábana y observó que el cuerpo hinchado de la mujer estaba

vestido con un camisón subido hasta la cintura. El resto del cuerpo

permanecía desnudo, mostrando su bello público y unas piernas enteladas

de violeta debido a las venas repletas de sangre muerta.

7

Suficiente, pensó Sergio. Iba a tapar el cadáver nuevamente con la sábana

cuando algo llamó su atención. La mujer estaba boca arriba, pero su cabeza

descansaba hacia el lado derecho, apoyada en la almohada. El cuello estaba

tapado por su cabellera, pero el pelo parecía pegado a la piel por una

pastosa masa negruzca. Dirigió hacia allí la luz de la linterna y se

sobresaltó al observar una terrible herida semicircular que había producido

desgarro de tejidos y de la yugular. De hecho otra gran mancha de sangre

seca manchaba las sabanas por ese lado del cuerpo.

Esta vez, aterrado, dirigió su linterna hacia el cadáver que estaba en el lado

derecho de la cama.

Se trataba de un hombre de edad avanzada. Su cuerpo estaba girado en

dirección a la mujer y la cabeza recostada en la almohada. Lo que llamó

inmediatamente la atención de Sergio fue la boca del cadáver. Tenía sus

dientes a la vista como en una terrible sonrisa y lo peor, estaban repletos de

sangre seca y jirones de carne. Luego vio los ojos, entelados y casi

blancos, como en el otro cuerpo. Parecían mirarlo fijamente.

Sergio pensó que ya había visto suficiente. Salió rápidamente de la

habitación con todos y cada uno de los bellos de su cuerpo erizados.

Cuando salió al exterior de la casa llenó sus pulmones del fresco aire de la

montaña. Casi se había hecho de noche cerrada. Estaban sumidos en la más

absoluta oscuridad, solamente rota por los haces de la luz de las linternas

de los bomberos y sanitarios que se habían congregado en un grupo y

charlaban entre ellos a unos veinte metros de la casa. El cielo también se

iluminaba de vez en cuando con los reflejos de una tormenta todavía lejana.

8

Sergio caminó hacia el grupo intentando conservar la compostura. La

imagen de los dos cadáveres se había quedado gravada en su retina como si

de una pesadilla se tratara. En el transcurso de los años en la policía había

visto muertes de todo tipo, pero nada tan tétrico y aterrador como aquello.

Pensaba que su alma estaba blindada a ése tipo de experiencias, pero era

evidente que esto lo superaba. Tal vez fuera la violencia que transmitía el

escenario y el entorno en el que se había producido las muertes. Aquel

lugar apartado e inhóspito tal vez fuese bello a plena luz del día, pero no

pudo imaginarse en aquellos momentos un sitio más espeluznante que

aquel.

El grupo dejó de hablar ante la llegada del policía y lo miraron expectantes.

- Al menos uno de los cadáveres, el de la mujer, ha muerto violentamente.

Ahora llamaré para que venga la policía científica y el forense. Hemos de

tener paciencia, me temo que la noche puede ser larga.

Uno de los sanitarios lanzó un resoplido de queja transmitiendo el

sentimiento del resto. A nadie le apetecía estar en aquel lugar ni un minuto

más.

Sergio se apartó del grupo y habló por la emisora con su Base.

- Confirmada la presencia en el lugar de dos exitus por muerte violenta. El

hombre con casi toda seguridad es la persona a la que estábamos buscando,

pero estaba acompañado de una mujer de unos cuarenta años. Solicito que

se active a la policía científica y al forense. Que me llamen al teléfono de

Jefe de turno, lo llevo encima.

- Recibido, así se hará – Contestó la voz por la emisora.

No tuvo que esperar más de dos minutos antes de que el teléfono móvil

sonara. Lo descolgó rápidamente ya que lo tenía sujeto en su mano.

- ¿Cabo? Soy el sargento Picard de la policía científica. Infórmeme de la

situación, por favor.

9

- Estamos en el paraje de Les Agulles, de la población de Montllobregat.

Habíamos subido a una casa aislada en la montaña en la búsqueda de una

persona desaparecida. Me acompaña una dotación de cuatro bomberos y

dos sanitarios. Dentro de la vivienda hemos encontrado dos cadáveres. Uno

seguramente será la persona que buscábamos y el otro, es una mujer de

unos cuarenta años. Ambos estaban dentro de la cama con signos

postmortem de varios días. La mujer presenta una herida abierta en el

cuello producida seguramente por un mordisco que le ha seccionado tejidos

y la vena carótida izquierda. Seguramente ha muerto desangrada. El

hombre tiene restos de carne entre los dientes.

- ¿Ese señor tenía antecedentes violentos?

- No. Estaba a punto de jubilarse. Trabajaba en mantenimiento de

ferrocarriles y hasta el momento tenía una vida totalmente ejemplar. Era lo

que se considera una buena persona.

- ¿Tenemos identificados los cadáveres?

- No. El hombre seguramente es la persona que buscábamos, ya que hemos

encontrado su vehículo estacionado en las proximidades. La mujer no tengo

ni idea de quién es. No he querido tocar las pertenencias buscando sus

identificaciones para no alterar el escenario – Sergio tuvo que admitir para

sus adentros que ni buscó las identificaciones de los cadáveres con las

prisas de salir de aquel lugar.

Al otro lado del teléfono se hizo el silencio durante unos segundos.

- Bien explíqueme cómo llegar a su posición. Pienso que tardaremos una

hora aproximadamente.

10

Sergio explicó que debían llegar hasta las pistas de atletismo dónde

encontrarían la ambulancia estacionada. A partir de ahí debían de tomar el

camino rural próximo en dirección a la montaña, recorrer unos cuatro

kilómetros y coger una pista forestal hacia la derecha que los conduciría a

la explanada donde estaban los vehículos policiales, de bomberos y el del

fallecido. Una vez que llegaran allí, alguien bajaría a buscarlos.

Una vez finalizada la comunicación, se dirigió al grupo y se integró en el

círculo que formaban. Solamente tenían encendida la linterna de uno de los

bomberos para no agotar la batería del resto.

La oscuridad era absoluta y ya no se veían ni las luces de las ciudades,

ocultas por gruesas nubes bajas. Un aire frío azotaba a ráfagas la explanada

desprovista de vegetación. Allí no había nada para resguardarse que no

fuese la propia casa.

- Es la primera vez que echo de menos un buen fuego en la montaña – Dijo

uno de los bomberos intentando poner una nota de humor a la situación.

Sergio encendió un cigarrillo cubriendo la llama del mechero con la palma

de su mano para evitar que se apagara con el aire. Aspiró una larga

bocanada de humo y se sintió algo más reconfortado.

- ¿Tendremos que estar mucho rato aquí? – Quiso saber el jefe de la

dotación de bomberos, un sargento alto y espigado que se distinguía del

resto de sus compañeros por el casco azul que llevaba, mientras que el resto

era de color amarillo.

- Me temo que os tendréis que quedar para colaborar en las maniobras de

evacuación de los cadáveres una vez hayan acabado su trabajo los de la

policía científica y el forense. Hasta aquí no puede llegar ningún vehículo,

por lo que se tendrán que transportar a mano hasta la explanada de abajo.

Pero lo dudo, ya que hasta allí no puede llegar tampoco un coche funerario

al menos que sea un todo terreno y no he visto que exista ninguno con esas

características. Seguramente se optará por trasladarlos en un helicóptero.

11

- ¿Y nosotros, qué hacemos aquí? – Preguntó uno de los sanitarios tiritando

de frío.

- Me hacéis compañía – Contestó Sergio con una sonrisa forzada. Él

también tenía el frío clavado hasta los huesos, pero no solo el ambiental,

sino el de sensación de terror del que no podía desprenderse. Aquel lugar

rezumaba maldad y le daba escalofríos. Luego añadió – Dependéis de mi

para poder bajar en coche, a no ser que queráis andar. Yo también me tengo

que quedar para esperar a la policía científica y preservar el escenario.

De vez en cuando Sergio lanzaba miradas aprensivas hacia la puerta de

acceso a la casa. Había quedado abierta y el interior destacaba por una

oscuridad incluso más profunda de la que les rodeaba. De vez en cuando la

silueta de la edificación quedaba reflejada fugazmente por los relámpagos.

Todos guardaron silencio. Solamente se escuchaba el violento balanceo de

las copas de los árboles del cercano bosque a causa del viento racheado. De

vez en cuando también redoblaba en la montaña algún trueno. No tardaría

mucho tiempo en tener la tormenta sobre ellos.

De repente, uno de los sanitarios se giró hacia la casa.

- ¿Qué ha sido eso?

- ¿Qué? – preguntó Sergio.

- Me ha parecido escuchar el sonido de un mueble arrastrándose, como si

alguien hubiese chocado contra él.

Todos miraron alarmados hacia la puerta de la casa.

Pasaron unos segundos pero no escucharon nada.

- Será el viento que ha generado algún tipo de corriente dentro de la

vivienda – Dijo el sargento de bomberos.

Todos dieron por buena esa explicación, pero no dejaron de prestar

atención hacia la puerta.

12

Esta vez escucharon claramente el impacto de una vajilla contra el suelo y

el sonido inconfundible de las patas de madera de una mesa al ser

arrastrada.

- ¿Había alguien más en la casa? – Preguntó uno de los bomberos. Su voz

sonó totalmente aterrada.

- Un comedor, un pasillo, un cuarto de baño y una habitación – Dijo Sergio,

también asustado – No había nada más y es imposible que se escondiera

nadie cuando hicimos la búsqueda. Incluso la cama era demasiado baja

para que alguien se ocultara debajo de ella.

- ¡Me cago en la puta, pues parece que alguien está dentro! – El sargento de

bomberos había hecho el comentario casi gritando – Habrá que

comprobarlo.

Todas las miradas se dirigieron hacia el policía. Era evidente que era él la

persona que debía de hacer la comprobación.

Sergio dirigió su linterna a la entrada de la casa, descubriendo con el haz de

luz parte del techo del comedor.

De repente pudieron ver asombrados cómo una figura salía hacia el

exterior. Se iba tambaleando y chocando contra todos los obstáculos que

encontraba a su paso. Parecía estar muy enfermo o malherido.

- ¡No puede ser! – Exclamó Sergio – Es el hombre que estaba en la cama.

Estaba muerto, os lo juro.

Antes de que se dieran cuenta, uno de los sanitarios echó a correr hacia la

casa, dispuesto a asistir a aquella persona.

- ¡No, espera! – Le gritó Sergio. La situación era sumamente peligrosa.

Recordó que había tenido la sensación en la habitación que el hombre le

miraba fijamente. Pero estaba seguro que los ojos eran los de un cadáver.

Había visto demasiados en su vida para poderse equivocar en eso. Por otro

lado, aquella persona era el presunto asesino de la mujer. ¡Le había

arrancado medio cuello de un mordisco! - Aléjate de él.

13

Pero el sanitario siguió corriendo hacia la persona, subió los tres escalones

que daban acceso al porche y le escucharon decir:

- ¿Está usted bien? – Prácticamente se encontraba a un metro del hombre y

le tendía la mano con la intención de sujetarlo en el caso que perdiera el

equilibrio.

- ¡Fuera de ahí! – Le gritó nuevamente Sergio. Forzó a sus piernas a que

vencieran la inmovilidad producida por el terror y por fin consiguió salir

corriendo hacia la entrada de la casa. Vencer el miedo era una de las cosas

que más le costaba tras numerosas situaciones de riesgo en su larga carrera

profesional. Pero una vez más consiguió romper ese bloqueo que le

atenazaba gracias al firme compromiso que tenía para con su profesión.

Quería proteger al sanitario de un peligro que intuía cierto. Buscó con su

mano derecha la defensa extensible del cinturón. Cuando sintió la forma

cilíndrica en la palma de su mano la sacó de la funda y la desplegó con un

golpe seco.

El sanitario miró hacia Sergio, pero no se alejó del hombre. Este parecía

inmóvil en la entrada de la casa, pero de repente, avanzó torpemente y

cogió al desprevenido técnico por los hombros. Antes de que éste pudiera

reaccionar, le hundió la boca en plena garganta. Después el hombre retiró

la cabeza hacia atrás llevando entre los dientes una gran porción de carne.

El técnico dio un paso atrás y cayó fulminado de espaldas, cayendo por los

escalones del porche. Convulsionó en el suelo de tierra llevándose las

manos al cuello para intentar contener una fuente de sangre que se

escapaba de su cuerpo a borbotones.

Sergio decidió rápido en eliminar el peligro antes de socorrer al sanitario.

Subió los escalones del porche y dio un fuerte golpe con la defensa

extensible en la cabeza del agresor. Este se desestabilizó y cayó

pesadamente en el interior de la casa.

14

El policía se acercó al sanitario y observó cómo la vida se escapaba en los

ojos de éste. Se vio empujado a un lado por el otro sanitario que apartó las

manos de su compañero para valorar la herida. De inmediato se dio cuenta

de que nada podía hacer por él. Tenía seccionada la vena carótida y la

laringe. Aquellas lesiones eran mortales. Los bomberos también rodearon

el cuerpo agónico viéndose impotentes de poder hacer nada por él.

El sanitario tardó escasamente un minuto en dejar de convulsionar y murió.

Sergio, conmocionado, se apartó del cadáver y se dirigió a la puerta de la

casa. Allí esperó encontrar a otro muerto, ya que el golpe que le había

propinado con la defensa le había acertado con fuerza en plena sien. La

suficiente como para provocarle una importante fractura craneal.

Para su sorpresa el hombre se estaba incorporando en aquellos momentos.

- ¡Quieto ahí! – Le gritó.

Pero el hombre consiguió ponerse de rodillas y miró fijamente al policía.

Sergio sintió un escalofrió ante la imagen que se presentaba ante sus ojos.

Vio a unos ojos entelados por la muerte y una boca sanguinolenta que

masticaba pausadamente trozos de carne y tejidos.

La escena le causó tanto pavor que se sintió paralizado por el pánico. El

instinto de supervivencia le hizo dar varios pasos atrás, hasta bajar los

escalones del porche. Para su estupor, detrás del hombre que ya había

conseguido ponerse en pie, apareció otra figura. Tenía el camisón lleno de

sangre seca, el rostro pálido y una terrible herida en el cuello. Era la mujer

que había encontrado muerta en la cama.

- ¡Atrás! – Gritó mientras empujaba a los bomberos y al sanitario - ¡Me

cago en la puta, hacedme caso, atrás!

Todos corrieron hacia el centro de la explanada, a unos diez metros de la

casa y se volvieron, empuñando sus linternas hacia las dos personas que

habían surgido de ella de manera incomprensible. Estaban aterrados.

15

Ninguno dijo nada. Observaron cómo el hombre y la mujer bajaron

torpemente la escalera del porche y se detuvieron ante el cadáver del

sanitario. Para su espanto, vieron que se arrodillaron ante él y empezaron a

morderle en los brazos y rostro, arrancando trozos de carne y masticando

pausadamente.

Sergio, espantado, buscó con su mano derecha la culata de la pistola que

tenía en el cinturón. Quitó el seguro de la funda, y extrajo el arma. Quitó el

seguro y echó hacia atrás la corredera para cargarla. Escuchó como la vaina

entraba en la recámara en un sonido metálico.

Se aproximó a las dos personas que estaban destrozando al sanitario e

intentó fijar el objetivo del alza del arma en el hombre.

- ¡Alto, policía! – Gritó – Tirense al suelo o disparo.

El hombre y la mujer se fijaron de repente en él. Tenían la boca llena de

sangre fresca y tejidos que se deslizaban por sus mentones hasta el cuello y

pecho. Ambos se levantaron torpemente y comenzaron a caminar hacia

Sergio, desentendiéndose del cadáver que tenían a sus pies.

-¡Alto o disparo!

Se escuchó una detonación y la bala atravesó el pecho del hombre. Este,

debido a la fuerza del impacto a tan poca distancia cayó hacia atrás. Sergio

encañonó entonces a la mujer.

- Señora, no me obligue a disparar.

La mujer, arrastrando los pies descalzos, ofrecía una imagen terrorífica con

su rostro en descomposición y la boca y el camisón manchados de sangre.

Pero no se detuvo, continuó andando torpemente hacia Sergio.

El policía, intentando mantener la sangre fría, pensó que el disparo dirigido

al hombre estaba justificado, ya que había matado brutalmente al sanitario,

pero no podía pegarle un tiro a una mujer desarmada. En un juicio no

podría defender su actuación de ninguna manera. Le imputarían un

16

homicidio con el agravante de ser funcionario público. Por ese motivo

enfundó el arma y prefirió seguir dialogando.

- Señora, deténgase y tírese al suelo bocabajo.

Pero la mujer lejos de hacer caso, se abalanzó hacia Sergio con la boca

abierta, dispuesta a morderle. La esquivó haciéndola caer al suelo. Se sentó

encima de su espalda e intentó coger una de sus muñecas para

inmovilizarla mientras con su otra mano buscó los grilletes que tenía en el

cinturón. Sintió una gran repugnancia al notar la piel blanda, corrupta y

fría de la mujer. Se sorprendió de la gran resistencia que opuso para tener

un peso de unos cincuenta quilos. Lo levantó sin aparente dificultad desde

sus espaldas y lo hizo caer rodando sobre el suelo. Luego se abalanzó sobre

él para intentar morderlo. La ayuda de los bomberos fue crucial para evitar

que eso sucediera. Cogieron a la mujer por las axilas y la arrastraron lejos

del policía. Por desgracia, consiguió morder la mano del sargento en el

trascurso de esa operación, arrancándole de cuajo el dedo meñique.

La soltaron debido a la extrema fuerza y resistencia que mostraba. La

dejaron lejos de Sergio y se retiraron de ella. El sanitario que quedaba se

prestó rápido a auxiliar al jefe de grupo de los bomberos poniendo apósitos

en la herida del dedo seccionado. Mientras tanto todos observaban como la

mujer se incorporaba masticando el dedo del sargento mientras caminaba

hacia ellos.

Sergio, consciente de que no podía reducir a la mujer en un cuerpo a

cuerpo, tomó una decisión de vida o muerte. Su arma estaba cargada y a

punto para disparar. La sacó de la funda y apuntó.

Se escuchó una detonación y la mujer cayó hacia atrás como un peso

muerto. La bala le había impactado en el centro del esternón. Pero el

policía había apuntado a la cabeza. Era tal el estrés que sentía que era

incapaz de alinear los puntos de mira de su arma.

Todos acudieron a auxiliar al bombero herido.

17

La lluvia empezó a caer en gruesas y frías gotas al principio. Un fuerte

trueno que hizo retumbar el suelo fue el augurio de una catarata de agua

que se desplomó sobre de ellos.

- Debemos evacuarlo ahora – Dijo el sanitario a Sergio – Está malherido.

El policía, sobrepasado por los acontecimientos, tomó una decisión.

- Te daré las llaves del patrulla y bájalo hasta la ambulancia. Yo me he de

quedar hasta la llegada de la policía científica. El escenario ha cambiado.

He matado a dos personas que había informado que ya estaban muertas…

La lluvia fría e implacable caía torrencialmente sobre el grupo, calándolos

hasta los huesos.

- Bajaré con el sanitario – Dijo el sargento de bomberos aguantando las

gasas sanguinolentas que cubrían la herida de su mano – Pero el resto de mi

equipo se queda aquí contigo. Ahora lo comunicaré por radio a mi Central.

- Bien – Contestó Sergio casi sin aliento. Se sentía extremadamente

vulnerable e intentaba razonar todo lo que había pasado. ¿Cómo era posible

que dos personas que había dado por muertas hubiesen resucitado? ¿Cómo

explicar aquel sinsentido? ¿Cómo justificar los disparos y las muertes que

había provocado?.

De repente, uno de los bomberos más apartados del grupo lanzó un alarido

de dolor. Sergio enfocó su linterna hacia el grito y la imagen que se

presentó ante sus ojos lo llenó de terror. El hombre al que había disparado

en pleno pecho y que había dado por muerto otra vez, mordía la cara del

bombero, al cual tenía atenazado en un fuerte abrazo del que no se podía

desprender todo y sus esfuerzos por separarse del agresor que lo había

sorprendido por la espalda.

El casco del bombero rodó sobre los charcos de agua que estaban formando

la intensa lluvia. Su agresor aprovechó para arrancarle medio rostro con sus

dientes. Los alaridos de la víctima eran espeluznantes.

18

Otro grito pidiendo ayuda resonó en la noche. Giraron el haz de linternas

hacia él y vieron horrorizados cómo la mujer, también presuntamente

muerta, estaba mordiendo entre feroces gruñidos la mano herida del

sargento de bomberos.

Totalmente sobrepasado por los acontecimientos, Sergio volvió a

desenfundar su arma. Primero se dirigió al agresor del bombero y le disparó

a bocajarro en la espalda, en un ángulo que sabía que no había peligro de

herir a la víctima. El hombre cayó al suelo fulminado, hundiendo su rostro

en un charco de lluvia. El policía se dirigió acto seguido hacia la atacante

del sargento, disparándole directamente en el cuello mientras seguía

devorando la mano del pobre desafortunado. El cuerpo de la mujer se vio

impulsado al suelo con violencia.

- ¡Vámonos de aquí, ya – Gritó Sergio.

No tuvo que repetir la orden dos veces. Cogiendo a los heridos por las

axilas emprendieron el camino hacia los vehículos que tenían estacionados

unos cientos de metros más abajo.

Fue una marcha fatigosa, ya que el sargento había perdido el resto de dedos

de su mano derecha y el otro bombero prácticamente carecía de la parte

derecha de su cara.

La lluvia crepitaba con violencia sobre las copas de los árboles, cataratas de

agua caían sobre ellos. Pero el instinto de supervivencia les hizo culminar

el pesado camino hasta la explanada dónde habían dejado los vehículos.

- ¡Todos al patrulla! – Gritó Sergio bajo el fragor de la lluvia – El camión

de bomberos es demasiado lento.

Pero para su desesperación no se acordaba dónde había dejado las llaves

del todoterreno. Rebuscó nerviosamente en el chaquetón y en los bolsillos

de sus pantalones, pero no las encontraba.

19

Miraba de reojo a los heridos. Sobre todo al bombero que le faltaba media

cara y que permanecía afortunadamente inconsciente sujetado por los

brazos por dos de sus compañeros.

Tenía los pantalones calados por la lluvia, pegados a la piel y le costaba

introducir sus manos por los bolsillos para encontrar las llaves del vehículo

policial.

- ¡No me lo puedo creer! – Gritó el sanitario mirando hacia el camino que

llevaba hasta la explanada.

Sergio miró en aquella dirección y pudo ver aterrado como el hombre y la

mujer a los que había disparado en dos ocasiones, avanzaban hacia ellos

con paso vacilante pero continuo. Sus dedos dieron por fin con las llaves

del vehículo dentro del bolsillo lateral derecho de su pantalón. Las

introdujo con manos temblorosas en la cerradura y el cierre centralizado

saltó abriendo todas las puertas. Los cuatro bomberos entraron en la parte

trasera, mientras que el sanitario se acomodó al lado del asiento del

conductor.

Cuando Sergio intentó introducir las llaves en el contacto, éstas se cayeron

al suelo del vehículo. Con la oscuridad no podía verlas.

Una cabeza llena de sangre se estrelló contra la ventanilla, dejando restos

de fluidos en ella. Unos dientes con restos de sangre mordían el vidrio.

Sergio tanteó con las yemas de sus dedos el suelo del vehículo bajo sus pies

y por fin pudo recuperar la llave. La introdujo en el contacto utilizando ésta

vez la dos manos temblorosas para asegurarse de que no volvieran a caer.

Puso en marcha el vehículo y dio marcha atrás, arrastrando en la trayectoria

al hombre muerto en vida, Faustino González y a la mujer que lo

acompañaba. Ambos rodaron entre el barro y se quedaron inmóviles

mirando con sus ojos muertos cómo el patrulla policial emprendía la huida

por la pista forestal, en dirección a la ciudad.

20

Sergio notó que su corazón palpitaba violentamente mientras conducía

rápidamente entre charcos profundos llenos de agua embarrada. Cuando

alcanzaron el camino principal aminoró la marcha al ser consciente que

llevaba en la parte trasera a dos heridos graves.

Aún así no pudo evitar que su mente solamente estuviese ocupada en salir

de aquel infierno.

21

Le puede interesar...

  • El amor del vampiro (en inglés)
    El amor del vampiro (en inglés) Terror por Varios
    El amor del vampiro (en inglés)
    El amor del vampiro (en inglés)

    Descargas:
    11

    Publicado:
    Sep 2019

    I could tell by the way his sheets whispered against his skin as he sat up that they were Egyptian cotton. My hunch was confirmed as the fabric pooled around...

    Formatos: PDF

  • La bola
    La bola Novela Negra- Policiaca por Stephen K.
    La bola
    La bola

    Descargas:
    250

    Publicado:
    Sep 2019

    Descargar en PDF, EPUB y disponible en Fantástico, Aventura. Este libro fue publicado en 1997. El comienzo de la Novela es bastante entretenido y emocionan...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • La leyenda del jinete sin cabeza
    La leyenda del jinete sin cabeza Novela Misterio por Washington Irving
    La leyenda del jinete sin cabeza
    La leyenda del jinete sin cabeza

    Descargas:
    122

    Publicado:
    Aug 2019

    En untranquilo valle del estado de Nueva York, Sleepy Hollow, circulan todo tipo decreencias e historias de fantasmas. La más popular es la leyenda del Jinete...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • El conde Drácula
    El conde Drácula Humor, Comedia por W.A.
    El conde Drácula
    El conde Drácula

    Descargas:
    95

    Publicado:
    Aug 2019

    Para acabar con las películas de terror. Relato corto de humor. En algún lugar de Transilvania yace Drácula, el monstruo, durmiendo en su ataúd y aguardando a...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT