La barca abandonada
Era la playa de Tone salinas, con sus numerosas barcas en seco, el lugar de reunión de toda la gente marinera. Los chiquillos, tendidos sobre el vientre, jugaban a la caPeta a la sombra de las embarcaciones, y los viejos, fumando sus pipas de bano traídas de Argel, hablaban de la pesca o de las magnificas expediciones que se habian en otros tiempos a Gibraltar y a la costa de Africa, antes que al demonio se le ocurriera inventar eso que llaman la Tabacalera
Esto es solo una vista previa de las primeras páginas del PDF de La barca abandonada por Vicente Blasco Ibañez.. Por favor descargue la versión complete para leer todo el libro.
Nota: usted debe tener instalado Adobe Reader o Acrobat para ver esta vista previa.
No tiene Adobe Reader instalado. Para ver este archivo, descargue Adobe Reader de <a href="http://get.adobe.com/reader/" target="_blank">aquí</a>. O, si quiere descargar el PDF a su sistema, haga click <a href="https://espanol.free-ebooks.net/ebook/La-barca-abandonada/pdf">aquí</a>.