VIP Membership

Letras lascivas por Colectivo de Arenas - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
index-1_1.jpg

index-1_2.jpg

La libido es ese instrumento útil que nos fue dado como impulso a

nuestra vida. Ese libido, a pesar de lo que dijeron Jung y Freud, necesita

alimento. Le urge. A diario. A pesar del canto de las guerras, los reyes y

las ciudades. A pesar del cielo y el infierno. La libido es el motor de un vehículo que se maneja, de preferencia, a toda velocidad en las rectas y

con precaución en las curvas. El auténtico camino de salvación una vez

que las puertas de la percepción se han abierto. La libido, decía, padece

hambre. No hay que negarle la posibilidad de satisfacerse.

A éste propósito vienen las letras de ésta antología. Sin reserva y sin

disimulos, los poetas compilados ofrecen sus recetas a las pociones

mágicas del alma, esas que llevan tatuadas en los sudores de la

copulación. Las experiencias y los sueños, los devenires y las

anorgasmias, las musas y las degustaciones, los lengüetazos y las

puñetas, los fluidos y las pieles, los rasguños y las palabras. Las frases…

Este libro se abre y se cierra, como las piernas femeninas en busca del

vigor masculino. Este libro se usa de calzador en la cama, para que en las

noches de compañía se escuche sólo el vaho de las respiraciones. Este

libro se absorbe, como los néctares coitales se chupan simultáneamente.

Este libro se sueña, como un vaso de inconsciente se toma en el plano

irreal. Este libro se fabrica, como diáfana escultura de calor que flota por

las paredes de una aguja que subyace en las venas. Este libro cae, se

levanta y cae tal como las guirnaldas de Calíope. Este libro se lee, como

febril devoción a un lívido halo de luz que surca las paredes de una noche

que cobija.

Este libro, no es un libro. Es el cruel deambular de un deseo lascivo. Fue

tomado. Fue recogido. Fue deglutido. Y ahora es libre.

Mario Sepúlveda

Marzo 2012

Letras

Lascivas

Antología Erótica

Editorial Veracruzana “Bajo las tardes rojas”

&

Colectivo Letras de Arena

Si la personalidad humana no adquiere toda su fuerza, toda su

potencia, entre las cuales lo lúdico y lo erótico son pulsiones

fundamentales, ninguna revolución va a cumplir su camino.

Julio Cortázar

Erotismo y poesía: el primero es una metáfora de la sexualidad, la

segunda una erotización del lenguaje.

Octavio Paz

El erotismo es una de las bases del conocimiento de uno mismo, tan

indispensable como la poesía.

Anaïs Nin

El erotismo es un juego privado en el que sólo el yo y los fantasmas y

los jugadores pueden participar, y cuyo éxito depende de su carácter

secreto, impermeable a la curiosidad pública.

Mario Vargas Llosa

index-4_1.jpg

index-4_2.jpg

Poema I

Poema II

¿Qué más da si soy tu esclava?

Soy la madre que muerde los labios al cenit de los quejidos inciertos

¿Qué más da si estoy cautiva?

como mirada al estiércol que teme por los ineludibles seres de lo

incierto

Por sentir tus dulces labios recorriendo mi vagina…

Al olor mal pudiente de tus ojos saboreo tu cadáver pechiabierto

¿Cómo logras que no corra?

acomodo tus dedos en mis mamas

¡Es por mucho lo que excitas!

te escupo cada pétalo a la cara

me como tu mierda de esmeralda

No paramos porque sabes que el placer es ambrosía.

y entre fluidos de tu virginal conciencia violo cada instante de tu

pecho

¡Manoséame María señora Candelaria con tus carnes llenas de lascivia!

Trago con mi semen tu lactancia

flagela mi cuello con tu boca

y estrújame gemido tus sueños

Masturba mi señora mi mirada

Soy de tu himen el falo que resiste temblorosa tus nalgadas

rompo al golpe del orgasmo moribundo

escupiendo labios vaginales en la nada

¡Viólame estigma Sodomita!

¡Bésame carnosos labios de falo!

¡Apriétame virgen mía con tus ojos!

¡Frota con tu lengua mis dos anos!

¡Oh Dios y marqués!

¿Por qué no seré perfecta?

¿Por qué murió Sodoma?

¿Por qué falleció Gomorra?

Dildo de tres cabezas pintadas con el estigma del ser en cruz

eterno

index-5_1.jpg

index-5_2.jpg

index-5_3.png

Es su hocico quien escupe semen

La Dama Hombre

es su boca dibujada de pecado

Soy la ingenuidad

matriarca de la libido

Te besaría hasta pulverizarme los labios

Te chuparía el cuerpo entero

Soy el orgasmo mal contado

hasta sacarte el tuétano

éxtasis del sexo

para que la materia de tus huesos

y de suciedad atascada

se confundiera con la de mi estómago

Me dejaría triturar entre tus dientes

¡Déjame Señora Luz Eterna!

y convertirme en una masa sin forma

en una cosa sin nombre

Flagélame los pechos

un molusco en el abismo

en el confesionario negro del clítoris enfermo.

un reptil australiano

para después

así derramado

regresar a hombre entre tus piernas.

Desfachatada (1986)

Coatzacoalcos Veracruz

desfachatadisima.tumblr.com

index-6_1.jpg

index-6_2.jpg

DE EROS Y TANATOS

Confesión Primera

(TRACTATUS MORBIDUS-ERÓTICUS)

Introitus

Pero es que sí te odio. Es que si deseo matarte.

Es verdad que deseo tu muerte porque ríes más que yo. Te diviertes

más que yo. Porque miras más que yo. Porque gozas más que yo.

-Te confieso algo –dice una serie de clichés, pensativa-: algunas veces,

cuando hacemos el amor... cuando estás sobre mí... me miras de una

Porque entiendes más que yo. Es que yo, atrapado en un cuadro

forma muy extraña, violenta... es como si deformaras la realidad, el

mental, tengo ojos que se estiran, miran. Tú tienes ojos que queman,

momento... a veces creo que podrías asesinarme.

calcinan, abrasan, arrasan, un fragmento, un mapa, un mundo...

Es que yo quiero asesinarte.

Porque mueres más que yo cada vez, cada vez que te vacías mueres,

gimes más que yo; yo silencioso, sexual silencioso yo, insatisfecho,

lejano. Uni-orgásmico. Asexual a veces. Aterrado a veces. Precipitado a

veces.

Tú, multi-orgásmica. Múltiple. Múltiple en tu quebrantamiento.

Porque múltiple es tu quebrarse de espaldas en mis brazos. En mis

brazos te agitas. Sacudes. En múltiples espasmos me gozas. De forma

interminable me gozas. Yo distante.

Tú inalcanzable. Inalcanzable tú. En tu misterio. En tu misterio de

pozo sin fondo, de senda perdida, de campo de liquen, musgo en el

ártico, de agujeros en el ático por donde penetra la luz amanecida,

mancha protoplasmática en cráter lunar.

Navegas. Navegas, naufragas luego, en mis brazos, a través de mis

dedos, por mis caricias llegas a múltiples playas.

Yo, no logro yo, alcanzar la otra orilla. Me quedo a medias. Todo

turbación, deseo, ganas de, pretensión de, avidez de... ¿de qué, en

realidad? De todo eso que te explota por dentro, te estalla, te revierte

los órganos a través de la boca vertical que se sonrosa.

De eso que se te derrama en vasos sanguinolentos, en alas, en

pretensiones, gemidos, estallidos, en el alcanzar de lo inabarcable, lo

inalcanzable, de eso que no sabré qué es, cómo es, cómo se vive o se

muere cada vez porque carezco de aquello que me recibe por dentro,

a mí, concentrado yo, punteado yo, localizado yo, en un punto solo,

cada vez que entro en tu anatomía buscando respuestas que no

encuentro de otra manera, ni encontraré, ni sabré, ni entenderé

porque en el caso improbable de saber... jamás podré comparar con

nada que tenga yo como hombre, instrumento de placer, sensación,

index-7_1.png

index-7_2.jpg

index-7_3.jpg

universo de sensaciones, sensación, vacío, aquello que te corroe, te

Confesión Segunda

arroja, te libera luego.

Hastío.

A veces deseo que mueras. En un solo vertido derretido, cera caliente,

semen, sebo, esperma de ballena, que mueras quiero. Extenso

derretido fluido. Vertido en escorzo. Desatado, desencadenado, que

derroche sal, veneno, ácido otra vez, que te salgas, escurras desde

dentro, sangre, vaginales fluidos, carne molida, sesos, betún para mis

condones rotos, nada.

¡Ufff!

El momento ha pasado. Ha pasado. Ha pasado el momento de deseo.

De destrucción del deseo. Ha pasado. El Matador de Cisnes se agota.

Baja las alas. Se le caen las alas. Se le caen las alas cortadas de las

manos. Se le caen a pedazos radiactivos, cancerosos, tumorosos,

llagados, purulentos... Es mortal de nuevo. Mortal de que padecerá

muerte. Ha dejado de ser El Mortal porque puede hacer padecer

muerte. Se ha agotado el Matador de los Cisnes. Sólo te tengo a ti. A ti.

A mi lado. Otra vez. Amor. Amor negro. Amor obsceno. Amor

impúdico. Amor que no nace del amor. Lejos, caminando lejos, está de

tu mente el saber que el momento mortal ha pasado)

Pé de J. Pauner

Tuxpan, Veracruz

index-8_1.jpg

index-8_2.jpg

LOS LOBOS TAMBIÉN SIGUEN A LA CIUDAD Y ÁRBOLES

II

Sin colmillos

Tiene hambre ||

Empieza a violar con la mirada.

I

Lo sagrado es cobrar ||

lo profano el vacío ||

Quién eres tú pregunta ||

Es el nombre de los nombres ||

olfatea las huellas ||

la lucha entre el canibalismo y el hambre ||

mientras los árboles se convierten en gigantescas

la sobriedad ||

vergas al son del viento ||

el ojo en medio ||

la boca sin aliento ||

Despierta || el sueño lo revela y le da el signo ||

el oído que escucha todo y nada palpita ||

lo busco

el suspiro sobre el entorno.

la obra maestra ||

le dice allí está el alimento ||

y sin dientes encuentra ||

Dice que es boca llena

es como beber a un árbol ||

y deja que lo devoren.

es ella quien tiene sed también ||

Sus miembros ya no se despliegan ||

asegura tu hambre ||

son parte de la tierra ||

eres joven aún para exigirte poco ||

dice el lobo ||

come mis pieles ||

hay mucho por beber ||

desde sus pestañas hasta el oleaje

come mis venas ||

que se tonifica en sus piernas.

Te como entero dice la tierra.

Su aureola en medio del universo ||

levanta torres ||

más de alguna edifica un altar

pero hay nieve nada más.

Ni el cuerpo de ella

para comer una parte más

de su ombligo.

Si alzo el cuello es que sabrás dónde se encuentra lo tibio.

Luego puedes descender hasta el pecho ||

juega a ser un niño ||

ver cómo una de las estrellas se iza por ti ||

también puedes treparte en medio ||

index-9_1.jpg

index-9_2.jpg

hay algo allí ||

Selva en la ciudad

un puente para seguir jugando al cazador.

Puedes atarme las manos y atrapar mis miembros ||

me resigno a perderlos ||

Me gusta ver cómo se dejan

caer los hombres en una enfermedad ||

tal vez sea el colmillo que renuncie a la soledad

lo peor es que poseen voz

y se clave como estaca en la espalda ||

y se sienten sanos ||

quizá nos quedemos así una eternidad

todos se inventan máscaras con cigarros y botellas ||

hasta sangrar ||

aunque teman romperse las manos

si es que viene la sangre.

o quemarse en fuego sin ser pólvora.

Vale la pena.

Me gusta ver cómo los ojos se dilatan ||

pierden la esencia ||

dejan que las bolsas de plástico vuelen

como si fueran cadáveres

de los sueños.

Me gusta ver cómo se van desnudando

y luego se arrepienten ||

se convierten en un Adán con hambre ||

justo cuando ven su reflejo en un cristal

mientras los demás se burlan ||

le escupen sin permiso

o se despiden para encontrar a alguien.

Todos son parte de una ciudad sin ojeras que jamás duerme ||

las hojas en blanco dicen lo demás ||

pero nadie las escucha ||

porque la imagen es invisible

sobre una selva

de hirsuto:

mientras despiertan

se dan cuenta de su nacimiento. Es probable

que dirán algo en un siglo ||

hasta cuando todos digan no a lo que se debe negar.

Me gusta ver cómo se desintegran ||

así y su eco se repite como tambor de hojalata

y se canta mientras devuelven los pájaros a las nubes.

Me gusta ver cómo el hirsuto crece ||

llega y tengo hambre ||

me rodea la cadera

el pescuezo ||

index-10_1.png

index-10_2.jpg

index-10_3.jpg

me atrapa ||

Envolver al árbol

los brazos son cortos pero alcanzables ||

quiere formar un mundo conmigo

y expresamos que esto no es una sinfonía agridulce

sino la emoción de decir

Caminar entre los árboles me preocupa contemplarme sin el látigo

hasta aquí

que persiga el lomo o el silbar de sus muñecas al sujetármelo. El

alcanzamos los labios rotos.

silencio espanta como lo hacen los animales en extinción. Perder los

colmillos es ganarle a las trampas y a la cuna. Mecerse en una rueda

donde nace la leche es preferible a juguetear con una verga de barco

(a punto de quebrarse). Que los humanos se comen unos con otros

hasta tragarse las bocas o perforar las clavículas al succionar toda piel

no es culpa mía. Muchos se azotan y meten las cucharas en los huecos

apenas descubiertos. Sales y manecillas al revés indican quién iniciará

con la danza. Si se puede tendrá el castigo: acoger a los invitados

con medias de seda. Comerse a algunos será de provecho. Extraño el

turno de juguetear con la vía láctea. Extraño la sesión de corretear a

las mujeres para luego retenerlas. Eso de retenerlas deja un buen

sabor de boca. Me gustaba besarles los párpados desabrocharlas

y decir injustamente que la mirada gana al olor de los anillos

oscuros donde el Sol no encuentra la salida. El zumbar de pájaros sin

pico. La caída después de exhalar el desperdicio de comida.

Acompañar a los perros para no dejarles huellas. Corretear. Es uno de

los deportes preferidos más si una Dafne quiera que mi tronco se

entierre con ella. Por eso el caminar entre los árboles deja mi mástil

a punto de madurar.

Diana Ferreyra (1990)

Morelia, Michoacán

index-11_1.jpg

index-11_2.jpg

Déjame ir Déjame entrar

Calor

Y entiendo por qué no me tomas de la mano cuando mi cuerpo

Mis dedos sudan tras tocar tu sexo

hirviente recorre el tuyo

Y te veo plena sobre la cama

Apenas puedo mantener el equilibrio

Y me tienta tu ombligo a poseerte en vano

Retozamos como perros en brama

pues todo indica que no podremos estar juntos

El ventilador ahoga el sonido de tus gemidos

sin remordimiento a no poder satisfacernos

Y mis partes blandas se tensan con casa beso

a no pensar que lo que hago no te incendie

Las sabanas huelen a tus fluidos

mientras arrancas con tus uñas de meretriz la ropa que te quise

Tus piernas me atrapan y ya no veo

presumir

Me quedo pasmado con cada movimiento

Anda agáchate

Tu cintura baila al compas de la música de fondo

Encima de mí te mueves como una diosa

tómame de las piernas

Sigue pasando el tiempo

acaricia mi ingle

Y mi órgano te atraviesa como una espada afilada.

mutila mis zonas erógenas

Bésame dices, en tanto yo hago caso omiso

hazme llegar

Apretando tus nalgas con delicadeza

déjame ir

déjame entrar

Consigo adueñarme de tu cuerpo embelesado

aprieta y llénate de mí

Aráñame la espalda porque siento tu calor dentro de mí.

déjame pasar

Profundiza mi ser en el tuyo

Agóbiame con tus besos

concibe el éxtasis con tu lengua

Termina con mi ente

recorre mi piel con tu respiración

Aprieta fuerte mi libido

llega a mí sin pensarlo

Golpea tus pechos contra mi torso

comparte otro beso

Bésame otra vez y cambiemos de posición.

di lo que necesito saber (que te gusta)

cólmame con tus senos

asfíxiame

coloca tu pelvis junto a la mía

no seas tímida

tócame

embriágame con tu ser de niña

juguetea con mi oreja

muerde mi labio inferior

lame mi mejilla y dime que me quieres

dilo sin ningún prejuicio

dime qué deseas que haga

dímelo que se acaba el tiempo… mi querida puta.

index-12_1.png

index-12_2.jpg

Hotel

Luego de haberte convencido llegamos al hotel tratando de pasar

desapercibidos

pensando en cómo te haré mía [otra vez]

te digo “hola” y respondes igual

te comienzo a besar y a acariciar

te aprieto los muslos como si lo nuestro fuera a acabar

te recorro sin alarma mientras te pongo de espaldas a mí

te quito la blusa que apretaba tus senos

con sumo cuidado desabrocho cada botón de ésta

mis manos recorren tu cintura

aprovecho para morderte un pezón

sumerjo mis dedos en tu vagina

tus gestos me incitan y mordisqueo tu labio inferior al compas de las

luz de neón del cuarto 28 de un hotel embriagado de pasión

metes tu mano en mi pantalón

tomas mi falo rápidamente

con movimientos diestros y las yemas de tus dedos

mueves mi glande y te diviertes con él

una vez abajo tu pantalón

me encargo de satisfacerte lo más pronto posible

tú no dejas de manipular mi pene

ahogas el ambiente con un suspiro

cuando estamos listos para dar el siguiente paso

presiento como desde mi ser el calor aumenta

mi erección se prolonga y afronto las consecuencias de venirme sobre

tu cuerpo sudado…segunda ronda.

Enrique Burgos (1986)

Monterrey Nuevo León

srbunker.blogspot.com

index-13_1.jpg

index-13_2.jpg

Cuando te miro

Ultimo sueño cósmico del año

Cuando te miro dormida en tu cama

Estamos los dos envueltos en vapor

soñando ciudades nacientes

creando soles

recorro tu cuerpo con la mirada

destruyendo planetas

y me invade el deseo de poseerte en ese mismo momento

viendo estrellas

de unirme a tu cuerpo en una danza lasciva

tocando constelaciones

de provocar una supernova de placer

sumidos en un éxtasis infinito

de recorrer una vez más tu cuerpo con la mirada

nuestras pieles transpiran pasión por cada uno de nuestros poros

y con cada uno de mis otros sentidos

las ventanas se empañan y el espacio parece derrumbarse

de sumirnos en un éxtasis prismático

estamos llegando al límite

¡Ora! Gemimos

Cuando te miro yaciendo acostada

¡Ora! Suspiramos

cual alta cordillera

¡Oh eres la encarnación de Afrodita en persona!

acaricio tus dorados cabellos

Entonces despierto empapado en sudor

y me invade el deseo de devorarte lentamente

con la torre de Babel bajo mis sabanas

de nadar en el río que sale de tus muslos

y entonces maldigo a Morfeo por expulsarme de su reino

de recorrer tus piernas

de nuevo.

tus senos

tu espalda

de hundirme en la sima que hay en tu entrepierna

y así de mi mente surgen pensamientos de libido y hormonas cuando

te miro.

index-14_1.png

index-14_2.jpg

index-14_3.jpg

Onán

Suspiro astral de una ninfómana

Pensando en ti

“Mmmmmmmmmmooooooouuuuh”.

siento el deseo de liberarme

de estar contigo en mi propia mente:

Te imagino desnuda y apasionada

mis manos hacen el resto

mi temperatura empieza a subir

empiezo a ver estrellas

y derramo mi semilla en la tierra

tal como lo hizo Onán.

Héctor Gv (1994)

Coatzacoalcos, Veracruz

index-15_1.jpg

index-15_2.jpg

Un solo beso

Renuncio al amor y a todas las tentaciones del diablo

Tengo apostadas las manos, piernas y corazón a tu recuerdo

Tus pupilas penetrando en las mías

a tu forma de hacerme el amor

mientras mi nuca se eriza

de llenarme el vientre de deseos y sueños

mi ropa duerme debajo de tu cama

tu boca en mi boca

y como rítmica fantasía

Mientras penetrabas lentamente me juraste hijos

mis piernas escurridizas se abrazan a la vida

lamiste cada uno de mis dedos prometiendo añillos

eyaculaste suero divino que probé ávida de amor

Tus manos queman todo cuanto tocan

de ganas de morderte los pies

mi ser se vuelve violento

desde dentro te exige mi vientre

Mi derrière entero fue tuyo

me has preñado el alma de besos y deseos

de ganas de tus roces indecentes

hiciste de mí lo que soy ahora:

una mujer lista para luchar contigo en cualquier cama

Incandescentes tus dedos

en cualquier lugar donde desees entrega total

resbalando por mis recovecos

y poco a poco me entrego por completo

Me muero lenta y dolorosamente

por un beso suave y lento

Tú a veces lo olvidas

por manos abriendo mis muslos

olvidas que soy tuya

toda entera

arrancándome las bragas en silencio

ignoras que entre las piernas llevo el alma

Y a veces me pregunto si los recuerdos eran ciertos

Te hundes en mi cuerpo

si realmente me diste sexo como nadie

cual cuchillo certero

si acaso tus manos son las únicas que me excitan

olvidas decir te amo

si es tu desenfreno el único que me hizo parir orgasmos.

mientras aprendo a llamarle amor al sexo

Llora tu piel sobre la mía

paso a paso un orgasmo se avecina

explotan unidos nuestros sexos

y ese orgasmo que devora mis adentros

Labios rojos deseando sangre, sexo y dolor

te lo digo una sola vez:

¡Renuncio a tu amor!

¡Renuncio a todas las tentaciones del diablo¡

Pero no renuncio a las noches fugitivas

en las que me robo tu ser

y rogando a tus pies de rodillas

index-16_1.jpg

index-16_2.jpg

que me hagas tu mujer

A tus pies

como todos los días.

Miradas atentas a un cuarto oscuro

que poblaron el aire de deseo

de mágicos humores

de pasión sin desenfreno

Senos erguidos y pezones rosa

una virgen entregando por primera vez su vulva carmesí

encendida

casi misteriosa

Espaldas bañadas en sudor entre tanta gente

y nadie lo notó

apenas se escuchaban los susurros de la mujer pidiéndolo despacio

lento

Aquellos labios rojos de una dama entregándose

subieron lentamente por muslos resguardando

a un tibio lugar donde anidar los besos

clítoris iridiscente

que brillaba al fondo

como brillan los tesoros de piratas en el mar

Escondidas en un rincón vacio hicieron suya la noche

escondidas para que nadie lo notase

porque no es lo mismo entregarse a un falo codicioso

que a otros labios amorosos

de aquella tu dama perfecta

tu sueño de príncipe azul convertido en princesa

con pies perfectos

con hermosas manos y mejores dedos.

index-17_1.png

index-17_2.jpg

El teléfono se apago

He soñado con aquel cuento que me contaste

quedé preñada de aquel relato que sólo es nuestro

el vestido rojo

resbalando por mi cuerpo hasta llegar al suelo

mientras tus manos desvestían el resto de mi cuerpo

entonces tus dedos comenzarían a juguetear con mis dedos

subiendo lenta y suavemente por mis piernas

hasta llegar a mi vulva deseosa de tus caricias

mis nalgas convirtiéndose en percusiones

y tu pelvis chocando contra ellas

creando la música más sensual que jamás alguien haya escuchado

susurros que se convertían en gritos de placer

tus brazos rodeándome

haciéndome saber que soy tuya completa

tu sexo unido a mi sexo

entregándonos a un simple sueño

a hacer el amor como nunca lo hicimos

a tener una noche juntos

Estaba a punto de decirte hora y fecha para hacer realidad el cuento

y entonces la noche se desvaneció

y el teléfono se apagó

Ishy Remolino (1987)

Agua Dulce, Veracruz

remolinosdefuego.blogspot.com

index-18_1.jpg

index-18_2.jpg

Memorias de piel

Vienes como las olas

Esta tarde deshoje mis sueños

Cuando vienes a mí con la fuerza de las olas

como se deshojan las margaritas

y me miras con esos ojos que incendian el paraíso

encontré pasiones escondidas

me haces caer en un abismo infinito

sensaciones encendidas

silencioso

luces

repleto de luciérnagas

sombras y relieves de tu cuerpo

recordé tu voz aturdida

En la intercepción de nuestras soledades

extasiada

se encuentra una puerta al mismo precipicio

ansiosa de mi

el camino corto al infierno

que nos consume y nos reparte en mil cenizas

Ensombrecidas por la noche

encontré más de mil caricias perfumadas

Cuando llegas con tu alma expuesta

sudores derramados en mi piel

meciéndote sobre mi vientre

garras corrompiéndome

me clavo en la deliciosa intensidad

devorándome

de tus pupilas

envenenándome lentamente

rendida sobre tu cuerpo

hundiéndose en mi cintura

desgarrándome la espalda