Literatura en la Edad Media. El Cuento y las Artes por Antonio García Megía - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

index-1_1.jpg

index-2_1.jpg

index-2_2.png

index-2_3.jpg

2011 Antonio García Megía

El cuento y las artes plásticas. Anastasio de los Onesti

Angarmegia: Ciencia, Cultura y Educación. Portal de Investigación y docencia

http://angarmegia.com - angarmegia@angarmegia.com

Imágenes utilizadas en la portada:

La historia de Nastagio degli Onesti – Tabla de Sandro Botticelli

Página primera de cuento Nastagio degli Onesti”, del manuscrito del Decamerón conservado en la Biblioteca Nacional de Francia.

París.

el cuento y las artes

plásticas

anastasio de los onesti

giovanni boccaccio

Notas y recursos didácticos para la clase de Literatura

Una propuesta de

Antonio García Megía

El presente documento forma parte del proyecto del Portal de Educación y

Docencia Angarmegia, Ciencia, Cultura y Educación (http://angarmegia.com).

Propone algo más que unos apuntes para orientar a nuestros alumnos de Educación

Secundaria en sus estudios sobre el tema.

El proyecto dispone también de vídeos relacionados y de actividades

interactivas para mejorar y reforzar las adquisiciones.

Los vídeos están localizables en la sección Vídeos del Portal o en el Canal

Angarmegia de YouTube. Las direcciones son:

 Vídeos en el Portal: http://angarmegia.com/videos.htm

 Angarmegia en YouTube: http://www.youtube.com/user/angarmegia

 Las actividades interactivas se encuentran en la sección Refuerzo al estudio:

Interactivos: http://angarmegia.com/refuerzoestudio.htm

 El álbum de imágenes es accesible en Imprimibles:

Imprimibles: http://angarmegia.com/apoyos_imprimibles.htm

Agradecemos cualquier crítica o sugerencia que tengan a bien hacernos. Nuestra

mayor satisfacción estriba en conocer que nuestro trabajo puede contribuir a mejorar el

nivel educativo de las generaciones que habrán de sustituirnos.

Antonio García Megía

Maestro, Diplomado en Geografía e Historia, Licenciado en Filosofía y Letras,

Doctor en Filología Hispánica.

CONTENIDO

Introducción _________________________________________________________ 9

EL CUENTO Y LAS ARTES PLÁSTICAS ___________________________________________ 9

EL DECAMERÓN - FICHA DESCRIPTIVA _________________________________________ 9

Anastasio degli Onesti _________________________________________________ 11

EL CUENTO - GIOVANNI BOCCACCIO ________________________________________ 11

La visión de Sandro Botticelli __________________________________________ 15

CUADRO 1 _______________________________________________________________ 15

CUADRO 2 _______________________________________________________________ 16

CUADRO 3 _______________________________________________________________ 17

CUADRO 4 _______________________________________________________________ 18

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS

EL CUENTO Y LAS ARTES PLÁSTICAS. ANASTASIO DE LOS ONESTI, DE GIOVANNI BOCCACCIO

Introducción

EL CUENTO Y LAS ARTES PLÁSTICAS

Un cuento es una estructura cerrada que, aunque imite a la vida misma, tiene la

capacidad de traspasar sus propias fronteras para iluminar cualquier realidad. Es un relato que,

casi siempre, va más allá de lo estrictamente contado.

El mecanismo narrativo específico de un cuento se caracteriza por la intensidad y la

tensión narrativas. El cuento ha de condensar su argumento en una síntesis significativa capaz

de captar la atención del lector desde el primer momento. La conceptualización de la dualidad

espacio/tiempo, importante en cualquier relato, aquí ha de ser especialmente eficaz para la

depuración estricta de los elementos que lo integran y ofrecer al receptor sólo aquéllos

absolutamente relevantes. Se evita de este modo cualquier distracción que le aparte de lo único

importante: la trama que se cuenta.

La concentración de imágenes y contenidos inherente a la estructura del relato breve,

muestra un paralelismo evidente con la intención del artista que trabaja, o produce, imágenes

plásticas. El autor de cuentos, como el pintor narrativo, presenta fragmentos de historia que

exceden de sus límites reales y proyectan en el receptor secuencias de imágenes que

transcienden del marco espaciotemporal estricto, por eso es frecuente la materialización de

mitos o leyendas sobre soportes pictográficos.

En este sentido, es evidente que la adecuada interpretación de los mensajes contenidos

en la mayoría de las pinturas románicas o góticas, excede a mera observación de formas, colores

o imágenes, y exige una análisis profundo de intenciones, conocimientos, creencias y valores de

la época.

El cuento medieval no permanece al margen del maridaje literatura/pintura. Al

contrario. El Decamerón es muestra de ello. Los lugares y personajes que incluye son tan

concretos y precisos que facilitan la labor de los pinceles sobre el lienzo. La historia de

Nastagio degli Onesti, por ejemplo, sirve de inspiración para cuatro cuadros elaborados por

taller de Sandro Botticelli.

EL DECAMERÓN - FICHA DESCRIPTIVA

El autor

Giovanni Boccaccio (1313 – 1375)

Acción

Se inicia en la iglesia de Santa María la Nueva, de Florencia, en el año 1348, y transcurre en

el campo.

Contenido

Cien narraciones contadas en diez días por un colectivo de mujeres y hombres jóvenes. Cada

día se relatan diez cuentos.

Objetivo que sustenta la trama

Olvidar el horror que vive la ciudad asolada por la peste.

Página 9

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS

EL CUENTO Y LAS ARTES PLÁSTICAS. ANASTASIO DE LOS ONESTI, DE GIOVANNI BOCCACCIO

Los relatos

Breves. Describen en tono jocoso, pero con expresión bella, determinados comportamientos

humanos a través de personajes reales o ficticios. Instruyen y documentan a los oyentes

sobre aspectos geográficos, históricos sociales o filosóficos. Contienen, según el autor,

“parte de placer y utilidad”. Incluyen la descripción de los paisajes y lugares donde suceden

los hechos. Los temas a desarrollar se proponen al final de cada jornada.

Los narradores

Siete mujeres y tres varones:

DAMAS VARONES

Pampinea

Fiammetta

Filomena Pánfilo

Emilia Filostrato

Luretta Dioneo

Neifile

Elisa

Página 10

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS

EL CUENTO Y LAS ARTES PLÁSTICAS. ANASTASIO DE LOS ONESTI, DE GIOVANNI BOCCACCIO

Anastasio degli Onesti

EL CUENTO - GIOVANNI BOCCACCIO

Anastasio degli Onesti, por amor de una Traversari, gasta sus riquezas sin ser

amado. A ruegos de los suyos, se va a Chiassi, donde ve a un caballero

perseguir a una joven y matarla y darla a devorar a dos perros. Invita a sus

parientes y a la mujer amada por él a una comida, y ella, al ver a la mujer

despedazada y temiendo cosa semejante, se casa con Anastasio.

Cuando Lauretta calló, por mandato de la reina empezó Filomena:

-Amables mujeres, así como en nosotras se ensalza la piedad, en nosotras también, por

la divina justicia, la crueldad es duramente castigada. Lo que quiero es demostrarles y ayudarles

a desechar esa crueldad de vosotras, contándoos un relato tan agradable como patético.

Había en Rávena, antigua ciudad de la Romaña, muchos gentiles hombres, entre los que

se hallaba un mozo de nombre Anastasio degli Onesti, muy rico por herencia de su padre y de

su tío. Y estando sin mujer, se enamoró de una hija de micer Pablo Traversari. Era la joven más

noble que él, mas él esperaba con su conducta atraerla para que lo amase. Pero esas obras, por

hermosas que eran, sólo lograban enojar a la joven, porque ella solía manifestarse tosca, huraña

y dura, aunque tal vez esto se debía a que ella poseía una belleza singular o a su altiva nobleza.

En resumen, a ella nada de él la complacía, lo que para Anastasio resultaba doloroso de

soportar, y cuando le dolía demasiado pensaba en matarse.

Otras veces, cuando reflexionaba, se hacía a la idea de dejarla tranquila y aun de odiarla

tanto como ella a él. Pero todo resultaba en vano: cuanto más se lo proponía más se multiplicaba

su amor. Y, perseverando el joven en amarla sin medida, a sus familiares y amigos les pareció

que él y su hacienda iban a agotarse de consumo.

Por lo cual, muchas veces le rogaron que se fuese de Rávena a morar en otro lugar por

algún tiempo, para ver si lograba disminuir su amor y sus impulsos. Anastasio se burló de aquel

consejo, pero ellos insistían en su solicitud y al fin decidió complacerles, y mandó organizar

tantas maletas como si se fuese a España o a Francia o a cualquier otro lugar remoto; montó en

su caballo y, en compañía de sus amigos, partió de Rávena y se fue a un sitio que dista de

Rávena tres millas y se llama Chiassi.

[Cuadro 1] Una vez hubo llegado, mandó armar las tiendas y dijo a quienes le acompañaban

que se devolviesen, pues pensaba quedarse donde estaba. Y ellos regresaron a Rávena. Se quedó

Anastasio y empezó a hacer la más magnífica vida que jamás se conociera, invitando a tales o

cuales a comer o cenar como era su costumbre.

Y sucedió que, llegando primeros de mayo, y haciendo buenísimo tiempo y él siempre

pensando en su cruel amada, mandó a todos los suyos que le dejasen solo para poder meditar

más a sus anchas, y a pie se trasladó, reflexionando, hasta el pinar. Pasaba la quinta hora del día,

y habiéndose él adentrado en el pinar como una media milla, sin acordarse de comer ni de nada,

súbitamente le pareció oír un grandísimo llanto y quejas de una mujer. Interrumpido así en sus

dulces pensamientos, alzó la cabeza para ver lo que fuese, y se extrañó de hallarse en pleno

pinar. Y, además, mirando ante sí, vio venir, saliendo de un bosquecillo muy denso de zarzas y

realezas, y corriendo hacia donde él se hallaba, una bellísima mujer desnuda, toda arañada de las

zarzas y matorrales, que lloraba y pedía piedad a gritos.

Dos grandes y fieros mastines corrían tras ella, y cuando la alcanzaban la mordían.

Venía detrás, sobre un negro corcel, un caballero moreno de muy airado rostro y con un estoque

Página 11

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS

EL CUENTO Y LAS ARTES PLÁSTICAS. ANASTASIO DE LOS ONESTI, DE GIOVANNI BOCCACCIO

en la mano, amenazando de muerte a la joven con terribles y ofensivas palabras. Aquella puso a

la vez maravilla y espanto en el ánimo del joven, y sintió compasión de la desventurada, por lo

que se resolvió, si podía, librarla de la muerte y de tal angustia. Pero, hallándose sin armas,

recurrió a coger una rama de árbol a guisa de garrote, y fue a hacer frente a los canes y al

caballero. El cual, reparando en ello, le gritó de lejos:

-No intervengas, Anastasio, y déjanos a los perros y a mí hacer lo que esa mala hembra

ha merecido.

En esto, los perros, aferrando con fuerza por las caderas a la mujer, la detuvieron y el

caballero se apeó del corcel. Y Anastasio, acercándosele, le dijo:

-No sé quién eres que así me conoces, pero te digo que es gran vileza que un caballero

armado quiera matar a una mujer desnuda y echarle los perros detrás como a una bestia del

bosque. Por cierto ten que la defenderé.

El caballero respondió entonces:

-Anastasio, de tu misma tierra fui, y aún eras rapaz pequeño cuando yo, a quien

llamaban micer Guido degli Anastagi, me enamoré tanto de esa mujer como tú ahora de la

Traversari. Y su fiereza y crueldad de tal modo causaron mi desgracia, que un día, con el

estoque que ves en mi mano, desesperado me maté y fui condenado a penas infernales No pasó

mucho tiempo sin que ésta, que de mi muerte se sintió desmedidamente contenta, muriese, y por

el pecado de su crueldad y de la alegría que le causó mi muerte, no habiéndose arrepentido, fue

también condenada a las penas del infierno. Mas cuando a él bajó por castigo, a los dos nos fue

dado el huir siempre ella ante mí, mientras yo, que tanto la amé, habría de perseguirla como a

mortal enemiga, no como a mujer amada. Y siempre que la alcanzo, con este estoque con que

me maté, la mato, y la abro en canal, y ese corazón duro y frío en el que nunca amor ni piedad

pudieron entrar, le arranco con las demás vísceras, como verás pronto, y lo doy a comer a estos

perros. Y, según voluntad de la justicia y potencia de Dios, no pasa mucho tiempo sin que,

como si muerta no estuviera, resucite, y otra vez comience su dolorosa fuga de los perros y de

mí. Y cada viernes, sobre esta hora, aquí la alcanzo y hago en ella el estrago que verás. Mas no

creas que descansamos los demás días, pues entonces también la sigo y la alcanzó en otros

parajes donde cruelmente pensó y obró contra mí. Y, convertido de amante en enemigo, como

ves, he de seguirla así durante tantos años como ella se portó rigurosamente conmigo. Dejemos,

pues, ejecutar a la divina justicia, y no te opongas a lo que no puedes evitar.

[Cuadro 2] Anastasio, al oír tales palabras, quedó tímido y suspenso, con todos los cabellos

erizados, y retrocediendo y mirando a la mísera joven, comenzó temeroso a esperar lo que

hiciere el caballero, el cual, acabando su razonamiento, como un can rabioso corrió estoque en

mano hacia la mujer (que, arrodillada y sostenida con fuerza por los dos mastines, le pedía

perdón) y con todas sus fuerzas le atravesó el pecho de parte a parte. Y cuando la mujer recibió

el golpe, cayó de bruces, siempre llorando y gritando, y el caballero, poniendo mano a un

cuchillo, le abrió los riñones y le sacó el corazón con cuanto lo circuía, y echólo a los dos

mastines, que lo devoraron afanosamente. Casi en el acto, la joven, como si ninguna de aquellas

cosas hubiere sucedido, se levantó y huyó hacia el mar, perseguida y desgarrada por los perros.

Y el caballero, volviendo a montar a caballo y a requerir su estoque, la comenzó a seguir y en

poco rato tanto se distanciaron, que ya Anastasio no les pudo ver.

Habiendo contemplado tales cosas, gran rato estuvo entre complacido y temeroso, y

después le vino a la memoria la idea de que el suceso podría valerle de mucho, ya que acontecía

todos los viernes. Y, así, habiéndose fijado bien en el paraje, se volvió con su gente y cuando le

pareció hizo llamar a los más de sus parientes y amigos y les dijo:

-Durante largo tiempo me habéis incitado a que deje de amar a mi enemiga y ceje en

mis gastos. Estoy dispuesto a hacerlo, siempre que una gracia me concedáis. Y es que hagáis

que el viernes venidero micer Pablo Traversari, con su mujer e hija y todas las mujeres de su

parentela, y las demás que os plazcan, vengan a almorzar conmigo. Entonces veréis por qué

quiero eso. Parecióles a sus amigos que no era cosa difícil de hacer y, al regresar a Rávena,

cuando llegó el momento, invitaron a los que Anastasio deseaba. Y, aunque mucho costó

convencer a la mujer a quien amaba Anastasio, al fin ella fue con las otras.

Página 12

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS

EL CUENTO Y LAS ARTES PLÁSTICAS. ANASTASIO DE LOS ONESTI, DE GIOVANNI BOCCACCIO

[Cuadro 3] Hizo Anastasio que se aderezase un magnífico yantar y dispuso que se colocasen

las mesas bajo los pinos, junto al lugar donde presenció la agonía de la cruel mujer. Y una vez

que hizo sentarse a todas las mesas hombres y mujeres, mandó que su amada fuese puesta frente

al sitio donde debía acontecer el hecho.

Y habiendo llegado el último manjar, el desesperado clamor de la joven perseguida

empezóse a oír. Mucho se maravillaron todos, y preguntaron qué era, y no lo supo decir nadie.

Levantándose, pues, para averiguar qué sería, vieron a la doliente mujer, y al caballero y los

canes, y en un momento todos estuvieron a su lado. Alzóse gran vocerío contra los perros y el

caballero y muchos se adelantaron para ayudar a la joven. Pero el caballero, hablándoles como

habló a Anastasio, no sólo les forzó a retroceder, sino que les espantó y les llenó de pasmo. E

hizo lo que la otra vez hiciera, y las mujeres presentes allí (muchas de las cuales, parientes de la

joven o del caballero, no habían olvidado su amor y la muerte de él) míseramente lloraron,

como si ellas mismas hubieran sufrido lo mismo. Acabó, en fin, el lance, y desaparecieron

mujer y caballero, y los que aquello habían visto entregáronse a muchos y variados

razonamientos.

Pero entre los que más espanto tuvieron figuró la cruel joven amada por Anastasio.

Porque habiéndolo visto y oído todo muy claramente, y conociendo que a ella más que a nadie

tales cosas atañían, ya le parecía estar huyendo de la ira de él y tener los perros a los talones. Y

tanto miedo de esto le sobrevino que, para no incurrir en lo mismo, en breve ocurrió (tan en

breve que aquella misma tarde fue) que, mudado su odio en amor, secretamente mandó a la

estancia de Anastasio una camarera de su confianza, rogándole que fuese a verla, porque estaba

dispuesta a complacerle en todo.

[Cuadro 4] Resolvió Anastasio que ello le satisfacía mucho, y que si a ella le placía, haría

con ella lo que le pluguiese, pero, para honor de la dama, tomándola por mujer. La joven,

sabedora que sólo por su culpa no era ya esposa de Anastasio, mandó contestar que estaba

acorde. Y luego, sirviéndose de mensajera a sí misma, dijo a sus padres que quería ser mujer de

Anastasio, lo que mucho les contentó. Y al domingo siguiente casó Anastasio con ella, e

hiciéronse bodas, y mucho tiempo jubilosamente convivió con ella. Y no sólo el temor de la

dama fue factor de aquel bien, sino que todas las mujeres altivas se tornaron medrosas, y en lo

sucesivo mucho más que antes se plegaron al placer de los hombres.

Las leyendas que acuden al tema de la caza infernal son frecuentes en la Europa de la época. El

propiciar un cambio de actitud en la amada poniendo ante sus ojos un ejemplo de lo que puede

ocurrir en el caso de persistir en su actitud de rechazo, se remonta a escritos anteriores de

Disciplina clericalis, Sendebar o Las mil y una noches, aunque los antecedentes más directos se

atribuyen a Elinardo y a Vicente de Beauvais.

Página 13

index-15_1.jpg

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS

EL CUENTO Y LAS ARTES PLÁSTICAS. ANASTASIO DE LOS ONESTI, DE GIOVANNI BOCCACCIO

La visión de Sandro Botticelli

CUADRO 1

Museo del Prado

1. […] Una vez hubo llegado, mandó armar las tiendas y dijo a quienes le acompañaban que se

devolviesen, pues pensaba quedarse donde estaba […].

2. […] Y sucedió que, llegando primeros de mayo, y haciendo buenísimo tiempo y él siempre pensando

en su cruel amada, mandó a todos los suyos que le dejasen solo para poder meditar más a sus

anchas, y a pie se trasladó, reflexionando, hasta el pinar. Y ellos regresaron a Rávena. Se quedó

Anastasio y empezó a hacer la más magnífica vida que jamás se conociera, invitando a tales o cuales

a comer o cenar como era su costumbre […].

3. […] súbitamente le pareció oír un grandísimo llanto y quejas de una mujer. Interrumpido así en sus

dulces pensamientos, alzó la cabeza para ver lo que fuese, y se extrañó de hallarse en pleno pinar. Y,

además, mirando ante sí, vio venir, saliendo de un bosquecillo muy denso de zarzas y realezas, y

corriendo hacia donde él se hallaba, una bellísima mujer desnuda, toda arañada de las zarzas y

matorrales, que lloraba y pedía piedad a gritos. Dos grandes y fieros mastines corrían tras ella, y

cuando la alcanzaban la mordían. Venía detrás, sobre un negro1 corcel, un caballero moreno de muy

airado rostro y con un estoque en la mano, amenazando de muerte a la joven con terribles y

ofensivas palabras […] .

4. […] y sintió compasión de la desventurada, por lo que se resolvió, si podía, librarla de la muerte y

de tal angustia. Pero, hallándose sin armas, recurrió a coger una rama de árbol a guisa de garrote,

y fue a hacer frente a los canes y al caballero. El cual, reparando en ello, le gritó de lejos:”No

intervengas, Anastasio, y déjanos a los perros y a mí hacer lo que esa mala hembra ha merecido”. El

caballero respondió entonces: […] me enamoré tanto de esa mujer como tú ahora de la Traversari.

Y su fiereza y crueldad de tal modo causaron mi desgracia, que un día, con el estoque que ves en mi

mano, desesperado me maté y fui condenado a penas infernales. No pasó mucho tiempo sin que ésta,

que de mi muerte se sintió desmedidamente contenta, muriese, y […] fue también condenada a las

penas del infierno. Mas cuando a él bajó por castigo, a los dos nos fue dado el huir siempre ella ante

mí, mientras yo, que tanto la amé, habría de perseguirla como a mortal enemiga, no como a mujer

amada. Y siempre que la alcanzo, con este estoque con que me maté, la mato, y la abro en canal, y

ese corazón duro y frío en el que nunca amor ni piedad pudieron entrar, le arranco con las demás

vísceras, como verás pronto, y lo doy a comer a estos perros. […] Y cada viernes, sobre esta hora,

aquí la alcanzo y hago en ella el estrago que verás […] .

1 Diferencia con relación al texto. El caballo es blanco en la imagen.

Página 15

index-16_1.jpg

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS

EL CUENTO Y LAS ARTES PLÁSTICAS. ANASTASIO DE LOS ONESTI, DE GIOVANNI BOCCACCIO

CUADRO 2

Museo del Prado

1. […] Anastasio, al oír tales palabras, quedó tímido y suspenso, con todos los cabellos erizados, y

retrocediendo y mirando a la mísera joven, comenzó temeroso a esperar lo que hiciere el caballero

[…].

2. […] Y cuando la mujer recibió el golpe, cayó de bruces, siempre llorando y gritando, y el caballero,

poniendo mano a un cuchillo, le abrió los riñones y le sacó el corazón con cuanto lo circuía […].

3. […] y echólo a los dos mastines, que lo devoraron afanosamente […] .

4. […] Casi en el acto, la joven, como si ninguna de aquellas cosas hubiere sucedido, se levantó y huyó

hacia el mar, perseguida y desgarrada por los perros. Y el caballero, volviendo a montar a caballo y

a requerir su estoque, la comenzó a seguir y en poco rato tanto se distanciaron, que ya Anastasio no

les pudo ver […] .

Página 16

index-17_1.jpg

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS

EL CUENTO Y LAS ARTES PLÁSTICAS. ANASTASIO DE LOS ONESTI, DE GIOVANNI BOCCACCIO

CUADRO 3

Museo del Prado

1. […] Hizo Anastasio que se aderezase un magnífico yantar y dispuso que se colocasen las mesas bajo

los pinos, junto al lugar donde presenció la agonía de la cruel mujer. Y una vez que hizo sentarse a

todas las mesas hombres y mujeres, mandó que su amada fuese puesta frente al sitio donde debía

acontecer el hecho. Y habiendo llegado el último manjar, el desesperado clamor de la joven

perseguida empezóse a oír. Mucho se maravillaron todos, y preguntaron qué era, y no lo supo decir

nadie.

2. Levantándose, pues, para averiguar qué sería, vieron a la doliente mujer, y al caballero y los canes,

y en un momento todos estuvieron a su lado. Alzóse gran vocerío contra los perros y el caballero y

muchos se adelantaron para ayudar a la joven. […].

3. […] Pero el caballero, hablándoles como habló a Anastasio2, no sólo les forzó a retroceder, sino que

les espantó y les llenó de pasmo. E hizo lo que la otra vez hiciera, y las mujeres presentes allí

(muchas de las cuales, parientes de la joven o del caballero, no habían olvidado su amor y la muerte

de él) míseramente lloraron, como si ellas mismas hubieran sufrido lo mismo. Acabó, en fin, el lance,

y desaparecieron mujer y caballero, y los que aquello habían visto entregáronse a muchos y

variados razonamientos […].

4. […] Pero entre los que más espanto tuvieron figuró la cruel joven amada por Anastasio. Porque

habiéndolo visto y oído todo muy claramente, y conociendo que a ella más que a nadie tales cosas

atañían, ya le parecía estar huyendo de la ira de él y tener los perros a los talones. Y tanto miedo de

esto le sobrevino que, para no incurrir en lo mismo, en breve ocurrió (tan en breve que aquella

misma tarde fue) que, mudado su odio en amor, secretamente mandó a la estancia de Anastasio una

camarera de su confianza, rogándole que fuese a verla, porque estaba dispuesta a complacerle en

todo […] .

2 Diferencia con relación al texto. Es Anastasio quien explica los hechos en elcuadro.

Página 17

index-18_1.jpg

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS

EL CUENTO Y LAS ARTES PLÁSTICAS. ANASTASIO DE LOS ONESTI, DE GIOVANNI BOCCACCIO

CUADRO 4

Colección particular

1. […] Resolvió Anastasio que ello le satisfacía mucho, y que si a ella le placía, haría con ella lo que

le pluguiese, pero, para honor de la dama, tomándola por mujer. La joven, sabedora que sólo por su

culpa no era ya esposa de Anastasio, mandó contestar que estaba acorde. Y luego, sirviéndose de

mensajera a sí misma, dijo a sus padres que quería ser mujer de Anastasio, lo que mucho les

contentó. Y al domingo siguiente casó Anastasio con ella, e hiciéronse bodas, y mucho tiempo

jubilosamente convivió con ella. Y no sólo el temor de la dama fue factor de aquel bien, sino que

todas las mujeres altivas se tornaron medrosas, y en lo sucesivo mucho más que antes se plegaron al

placer de los hombres.

Página 18

index-19_1.jpg

index-19_2.png

index-19_3.jpg

2011 Antonio García Megía

El cuento y las artes plásticas. Anastasio de los Onesti

Angarmegia: Ciencia, Cultura y Educación. Portal de Investigación y docencia

http://angarmegia.com - angarmegia@angarmegia.com

index-20_1.jpg