Llaves del Reino Interno por Jorge - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
JORGE ADOUM

[Mago Jefa]

LAS LLAVES

DEL REINO INTERNO

o EL CONOCIMIENTO DE SI MISMO

INDICE

Nota preliminar

Mensaje a los amados lectores

Plegarias

PRIMERA PARTE

Preámbulo

I. El misterio de la unidad

II. El primer camino hacia la unidad es el pensamiento III. La mente IV. El Génesis V. La Iniciación

VI. La Iniciación egipcia y su relación con el hombre VII. La Iniciación hebraica

VIII. La Iniciación cristiana y su relación con el hombre IX. La Iniciación masónica y su relación con el hombre X. Yoga

XI. El método cristiano

SEGUNDA PARTE

I. El círculo o generalidades

II. Realización. La Unidad

III. La Unidad por la Dualidad

IV. La Unidad en la Trinidad

V. El Cuaternario y la Unidad

VI. El Quinario y la Unidad

VII. El Senario y la Unidad

VIII. El Septenario y la Unidad

IX. El Octonario y la Unidad

X. El Novenario y la Unidad

XI. El Denario es la Unión

CONCLUSIÓN

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 3

NOTA PRELIMINAR

Por lo general, las obras esotéricas l evan, como signo identificativo, un encuadre geográfico que conspira, muchas veces, contra la auténtica pureza de la doctrina transmitida.

Esa suerte de localismo, agudizado en ocasiones por causa del temperamento o especial estilo del autor, hace que se las reciba con alguna prevención.

Por fortuna, esto no sucede con el doctor Adoum, cuya posición intelectual lo ubica por encima de fronteras ideológicas y posturas dogmáticas.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO sintetiza cientos de pensamientos radicales, vertidos a lo largo de la historia de la humanidad, por las mentes más privilegiadas del pensamiento esotérico.

El doctor Adoum, con metodología ejemplar fue recogiendo esos dichos, apotegmas, ejemplos y otras modalidades de expresión individual y colectiva, procurando plasmar con todos el os un cuerpo homogéneo.

Su interés se centró particularmente en lograr las vías de intersección de corrientes de pensamientos aparentemente paralelas. Y, tras arduas confrontaciones de textos, logró esos puntos de contacto.

Surgió así un trabajo sencillamente ejemplar en el que las vivencias de Oriente y de Occidente consiguen unirse y presentar un enfoque coherente y l eno de mensajes esclarecedores.

La temática se halla convenientemente dividida y pormenorizada en numeración correlativa. Esto ayuda no sólo a memorizar metódica y sistemáticamente toda la doctrina sino también a ubicar con celeridad el texto que se desea confrontar, si se procura profundizar más sobre el particular.

Despojado de todo propósito sectario, el escrito del doctor Adoum resume singulares textos doctrinarios del esoterismo, y su lectura -como corresponde a obras de este género- impone prolijo análisis, exento de precipitadas conclusiones.

Por todo el o, resulta un verdadero acierto el de la Editorial KIER, de Buenos Aires, al disponer la publicación de LAS LLAVES DEL REINO INTERNO, del doctor Adoum.

HECTOR V. MOREL

* * *

MENSAJE A LOS AMADOS LECTORES

Esta obra, en su primera edición, fue titulada "LAS LLAVES DEL REINO" o "EL CONOCIMIENTO DE

SI MISMO"; pero hoy, en su segunda edición, l eva el nombre de "LAS LLAVES DEL REINO

INTERNO" o "EL CONOCIMIENTO DE SI MISMO", para diferenciarla de la novela de A. J. Cronin de igual título.

Deseo aclarar, de una vez, que esta obra "LAS LLAVES DEL REINO INTERNO", que ha sido traducida a varios idiomas, ES LA RECOPILACION DE TRESCIENTAS OBRAS DE OCULTISMO, desde Blavatsky hasta los contemporáneos; ES TAMBIEN EL RESUMEN DE TRECE ESCUELAS

ESPIRITUALISTAS; ES, IGUALMENTE EL RESUMEN DE LAS ENSEÑANZAS DE UN MAESTRO, y las prácticas de un discípulo.

En esta obra no se han citado autores para dejar al criterio de cada lector la asimilación de los conceptos, y para eliminar la idolatría al maestro, evitando, de esta manera, el antagonismo reinante entre todas las escuelas, y, por último "Fundir las dos escuelas, oriental y occidental en el crisol del Espíritu de la Obra".

El que escribe estas líneas, nunca se proclamó Maestro, ni siquiera Pseudo-maestro, nunca vendió revistas, nunca vendió lecciones dosificadas, ni ha procurado conseguir discípulos; al contrario, todo lo que ha podido dar, lo dio gratuitamente. Por otro lado, él siempre ha considerado que el único 4 / JORGE ADOUM

maestro debe ser el Dios Intimo en el hombre y al mismo tiempo él está convencido de que es un simple estudiante.

La única intención al editar estas obras, fue la de recordar a los estudiantes (y yo soy uno de el os), que todos los misterios, los símbolos, los emblemas y las enseñanzas de todas las escuelas orientales y occidentales, se encuentran grabados, escritos, practicados y aprendidos en el mismo cuerpo del hombre l amado el Microcosmos.

Muchos de los maestros han proclamado estas verdades, pero no las han sistematizado en una sola obra. Yo traté, solamente, de recopilar todas las enseñanzas en estos trabajos, explicarlos y descubrir todos los misterios en el cuerpo humano; por lo tanto declaro, sin sentir ninguna humil ación ni aparentar humildad, que yo fui como una pluma o un lápiz en manos de El os y no tengo ningún mérito, ni reclamo ninguna gloria.

Ruego a los lectores que mediten en este mensaje l eno de verdad y de cariño, y que no me pidan más que funde una escuela propia, para enseñar y desarrol ar lo que he escrito.

Fraternalmente,

JORGE ADOUM (MAGO JEFA)

PLEGARIAS

Dame tu luz ¡Dios mío! para verte

en toda parte, tiempo, criatura;

en el águila, reina de la altura,

en el cadáver, putrefacto inerte;

en las olas del mar como en la fuente,

en las arenas secas del desierto;

en la mano asesina y en el muerto,

en la salud del sano, en el paciente;

en el oro, las hierbas y las rosas,

en el lecho nupcial como en la cuna;

en estrel as y rayos de la luna,

en el sol y las noches tenebrosas.

Y para oírte, ábreme el oído.

Entonces sí, te escucho noche y día:

cuando el león ruge y el pol uelo pía;

en la risa del hombre, en su gemido;

en el roncar del búho cuando ayea,

en el hermoso canto del canario;

en la blasfemia vil del presidiario,

como cuando la musa cuchichea;

en la oración de pobres y de hambrientos;

en el croar molesto de la rana;

en el manso vaivén de la mañana,

y en el fuerte silbido de los vientos.

Para vivir de tu exhalar divino,

dilata mis narices y pulmones,

y podré percibir, tus vibraciones

desde el alba tu aliento matutino;

en las brumas del mar como en el yermo,

y en todo secretar de la Natura;

en el sudor de la camisa impura

del labrador, del sano y del enfermo;

en invierno, en otoño y primavera;

en todo mineral y toda planta;

en el aliento de la virgen santa,

como en el suspirar de la ramera.

Para palpar ¡Dios mío! tu presencia

sensible haz mi sentir, haz que te sienta

en el calor, el frío y la tormenta,

en cada realidad y su apariencia;

en la nieve, en las lluvias y el rocío;

en la hoja, en la espina y en la rosa;

en el corte de herida dolorosa,

y en todo corazón ajeno y mío.

6 / JORGE ADOUM

En todo palpitar de mi organismo,

en todo movimiento de mi vida;

en la materia muerta, en la nacida,

en mi exterior, y dentro de mí mismo.

¡Señor! si en mis entrañas encendiste

este fuego del hambre que devora,

por saborearte el paladar te añora,

en todos los sabores que me diste.

Ven a mi boca, cual maná del cielo,

y puedo saborearte, en mi contento,

en todas mis bebidas y alimento,

en el agua, la nieve y en el hielo;

en el pan; de la miel en la dulzura;

así al libar los vinos generosos,

como al besar los labios amorosos

de la mujer que me ofreció ternura.

Que mi lengua ¡Señor! sea testigo,

fiscal y juez: condene mi mentira;

que me defienda de la ciega ira,

cuando sin aprensión la verdad digo.

Haz de mi corazón ¡Señor! un prado,

en donde se deleiten corazones;

que su agua sea la fe, sus plantaciones

de esperanza y amor, fruto ambareado;

su cielo lealtad; su sol que tenga

los rayos de humildad, bondad, derecho...

Si en mi existencia no hay ningún provecho,

¡Dios mío, ordena que la muerte venga!

PRIMERA PARTE

PREÁMBULO

Antes del Principio existía el Cero (0). En el principio existió el uno (1).

La Eterna Letra "O" envolvía la Eterna Letra "I".

El seno Ilimitado de la circunferencia ocultaba el Eterno Radio.

Antes del principio existía el Verbo sin manifestación porque no había l egado el principio.

La "I" era envuelta en la "O"; el Saber en el Poder y la Inteligencia en la Imaginación.

Había el Espacio, pero vacío de la Forma.

Había el "AQUELLO", pero no había el "AQUEL".

La duración envolvía el tiempo; la Conciencia envolvía la Mente; el Pasado contenía el Futuro, el Número estaba preñado del Fenómeno.

No había la Trinidad porque no se manifestaba la Unidad; no existían los Siete, porque no existía la Trinidad; no se manifestaban los Doce por la ausencia de los Siete. Con todo, los Doce yacían en los Siete, los Siete en los tres, los tres en el UNO y el UNO en el NO SER.

La Circunferencia sin límites absorbía el Todo: Padre, Madre, Hijo, Espíritu, Alma, Cuerpo; Esencia, Sustancia, Materia. La Esencia había aspirado la Sustancia, la Sustancia inhaló la Materia, la Infinita Circunferencia absorbió al TODO. Espíritu, Alma y Cuerpo tenían el Ser en el No Ser, sin embargo, nada Existía.

No había perfección porque no había Manifestación. No había aroma porque no había flor.

No había la creación porque no había la necesidad. No había el efecto porque no se manifestaba la CAUSA. Había la Inspiración o la Inhalación retenida sin la Respiración Exhalada.

La Existencia palpita en el seno de la no Existencia; el Futuro visible en lo Eterno Invisible.

No era la Nada en la Nada; era el Ser en el No Ser.

La causa sin causa envolvía la existencia. La Oscuridad Luminosa absorbía la Luz oscura; la Eternidad envolvía los tiempos. En el Útero de la Eternidad se movían las tinieblas porque era hora de dar a Luz: EL HIJO.

La Luz Absoluta era Tinieblas; el poder Absoluto era inacción.

No había Principio porque no existían principios; ni polaridades porque no existía el centro.

No había el poder Imaginativo, IMAGINACION, para manifestar su espíritu creado: no vibraba el Espíritu para emanar el Alma; no existía el saber para modelar el cuerpo.

Esto fue Antes del Principio.

En el principio el Uno asume en el Cero y Forma todos los números.

En el principio la Eterna letra "I" se manifiesta en la "O" y el YO forma todo el Cosmos.

El Radio se traza en la Circunferencia y mide la Eclíptica. "En el Principio era el Verbo y el Verbo era con Dios y por el Verbo, todo lo que es hecho fue hecho."

El Aquello manifestó el Aquel y la forma ocupó el Espacio. El tiempo midió la duración; la mente vislumbró la conciencia y el Noúmeno alumbró el Fenómeno.

El UNO dividió el Cero en Dos formando las dos polaridades para convertirse en el as en Trinidad.

La Trinidad emanó los Siete, de los Siete brotaron los Doce y el No Ser se hizo Ser; sin embargo, el No Ser sigue oculto en el Ser, los Doce en los Siete, los Siete en los Tres y los Tres en el Uno Yo.

La Eterna Letra "O" exhaló de sus entrañas la Eterna letra "I-O" y la "I" centro de la "O" forma dos polaridades: Atracción y Repulsión; pero la causa de la atracción y de la repulsión se mueve en la línea recta y las tres fuerzas: extensión, repulsión y atracción forman la "A" o triángulo dentro de la

"O" (A): Espíritu, Alma, Cuerpo, se hicieron carne en absoluto.

8 / JORGE ADOUM

De aquí las Tres Fuerzas manifiestan su acción y permiten la perfección en la manifestación.

La flor expidió su aroma, la necesidad creó y la causa manifestó el efecto.

El Aliento Aspirado exhaló y lo visible tuvo el Ser de lo Invisible; la Luz Oscura bril ó en la Oscuridad Luminosa.

El cambio manifestó el tiempo en el útero de la Eternidad. En el Principio se expresaron dos principios: Masculino y Femenino. En el Principio Absoluto vibró de dentro hacia fuera el Espíritu; el Espíritu emanó el Alma y el Alma construyó el Cuerpo-Forma.

Este es el Principio de los Principios; Origen de los Orígenes: ESTE ES EL GÉNESIS.

CAPITULO I

EL MISTERIO DE LÁ UNIDAD

"Bienaventurados los limpios de corazón porque el os verán a Dios." "YO y EL PADRE somos uno."

"YO SOY EL; EL ES YO."

Yo soy El, El es Yo: es el Arcano de los Arcanos; el Misterio de los Misterios; es la Unidad del Poder.

Yo soy El, El es Yo: es la dicha de las dichas; es la felicidad de las felicidades, es la Unidad en el AMOR.

Yo soy El; El es Yo: es la Ciencia de las Ciencias, es el Saber de los Saberes; es la Unidad en la Creación.

La primera Ley del Absoluto, del Intimo es la Unidad del Todo.

La Unidad se manifiesta en los tres Principios de la Manifestación que son: La Unidad con el primer principio, es el Poder. La Unidad con el segundo principio, es el Amor. La Unidad con el tercer principio, es el Saber. O sea, en Dios, en el hombre y en el Universo.

La primera manifestación del Intimo es el uno; el Padre con quien debemos ser Uno, como decía Jesús: Yo y el Padre somos Uno.

El Padre se manifiesta en el Hombre por la imaginación.

El Padre es la Línea recta en la Circunferencia del Absoluto; es la vida individualizada; es la Unidad del Ser, es la fuerza del progreso de la Evolución.

El Padre es la Unidad de la Imaginación.

La Imaginación es la voluntad del Intimo sostenida por el Pensamiento y el Pensamiento sostenido es el Padre de la Creación.

La Imaginación es el Esfuerzo vertical que, desde arriba hacia abajo crea y que desde abajo hacia arriba, desde la gravedad hacia el Centro de la atracción del Intimo, sabe.

La Imaginación es la Línea recta que se encuentra entre la Naturaleza del hombre y su Intimo; entre el Universo y el Absoluto.

El mayor conocimiento es el conocimiento de sí mismo y el conocimiento de sí mismo se hal a en la UNIDAD.

Con la Imaginación se siente la Unidad; con la razón se estudia la Naturaleza.

Por el Amor se l ega a la Unidad, con la razón se puede conocer la diversidad.

Pensar internamente es entrar al Radio del Padre, al Reino ele los Cielos y la Imaginación es la única vía franqueable hacia el Reino de la Unidad; porque se l ega a la unidad volando por encima de las construcciones mentales, borrando los prejuicios del corazón y abriéndose ante el Infinito silencioso.

Imaginar o visualizar una cosa es crearla y el conjunto del Universo es una serie de visualizaciones.

El mundo es la Imaginación del Inefable y el Trono del Inefable está en el entrecejo del hombre.

La Unidad del hijo con el Padre se realiza en el Cerebro, porque el Cerebro es la Unidad del hombre.

Hay que ascender a la montara para unirse con el Padre, hay que ascender al Cielo, a la cabeza y sentarse en el cerebro derecho, a la diestra del Padre, para luego volver a juzgar a los vivos y a los muertos, a los buenos y a los malos dentro del cuerpo.

El Cuerpo es la diversidad de la Unidad; cada parte del cuerpo vibra una nota y despide una luz distinta: pero cada nota corresponde a un centro del Cosmos y cada luz equivale a un rayo del Sol Central.

Sentirse el Intimo Absoluto, el Sol Central, es abarcar el todo.

Como es arriba, así es abajo; como es en el Cosmos, es en el Cuerpo y como es en el Cuerpo es en el Cosmos.

¿Tanto tiempo ha que estoy entre vosotros y me preguntáis por el Padre?"

Así como el radio es el principio, medio y fin de la circunferencia, así el hombre es en el Infinito, principio, medio y fin de lo existente.

Sin embargo, la Unidad es impenetrable a la concepción humana y es desconocida en su principio.

Todo se conserva y vive en la Unidad; todo desaparece en Ella.

La Unidad está más al á de lamente, del sentido y del placer. Con todo, se l ega a la Unidad por medio de la mente, del Sentido y del Placer.

10 / JORGE ADOUM

La Religión antigua decía: "De El 'venimos y a El hemos de volver".

La Religión moderna dice: "Yo y el Padre somos Uno". La Religión futura dirá. "Yo soy El; El es Yo".

Los antiguos caminaban hacia la Unidad; los futuros la vivirán.

Vivir la Unidad es identificarse con el Dios INTIMO y abarcar el todo.

Ser Uno con el Íntimo es sostener todos los sistemas y ser la Omnipotencia.

Ser uno con una parte es poseer una ciencia.

EL REINO DE DIOS

El Reino de Dios es Uno, pero diversificado en muchos.

El Absoluto es la Realidad misma que mora en todo ser visible e invisible. Es el Intimo en el hombre.

El Sol Central Invisible.

El Uno es el Padre, el Sol Físico que corresponde al PENSAMIENTO creador en el hombre.

Aunque el Reino de Dios' es Uno, pero también se manifiesta en muchos, así también el cuerpo humano que es Unidad se manifiesta en diversidad.

La Unidad permite afectar el todo por medio de la parte y las partes están relacionadas entre sí por orden de afinidad cósmica como tienen los signos zodiacales, una acción recíproca, ejercida entre el os. De aquí se deduce que la alteración sufrida por una de las partes, tiene que reflejar en el conjunto.

De esta explicación deducimos que para l egar a la Unidad tenemos que valernos de la diversidad, esto es, por medio de la dualidad, del ternario, del cuaternario, etcétera.

Este es el objeto de nuestra presente obra. ¿En dónde está el Reino de Dios?

El Maestro de los Maestros, el Hombre-Dios nos dijo: "Buscad el Reino de Dios y su justo uso, y lo demás os será dado por añadidura".

Después dijo: "El Reino de Dios está dentro de vosotros". Siendo el Reino de Dios dentro del hombre, éste debe buscarlo dentro de su propio organismo, de su propio cuerpo, para l egar algún día a unirse con El e identificarse con Dios Intimo que se hal a en su interior.

CAMINO HACIA LA UNIDAD

Cuatro son los caminos que conducen a la Unidad por el pensamiento, a saber: 1º La Imaginación y la concentración.

2º La Acción.

3º La Devoción.

4º La Sabiduría.

Aunque la Unidad tiene un solo camino, con todo, posee estos cuatro senderos según el temperamento de cada persona; pero tampoco ningún ser puede l egar al Reino de la Unidad por medio de un solo sendero; porque pensamiento sin acción, sin devoción y sin sabiduría, es nulo; también devoción sin acción, es inútil; de manera que el hombre puede tomar un sendero de los cuatro siempre que observe la moral de los otros tres.

EL REINO DEL HOMBRE

Como todo reino, el reino interno del hombre tiene sus estados, jerarquías, gobernantes, empleados, obreros, etcétera.

El Rey Interno es el DIOS INTIMO de quien no podemos decir una sola palabra porque está mucho más al á de la concepción humana; pero tenemos el deber de creer en EL por sus manifestaciones.

Este Rey se manifiesta por la Dualidad: Yo superior y Yo Inferior, dirigentes del mundo mental Abstracto y Concreto. Estos dos Yos tienen muchos nombres según veremos después.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 11

Esta dualidad es la Unidad, multiplicándose a sí mismo para crear, y por eso la Biblia hace salir a Eva del mismo pecho de Adán; pero la reproducción de la unidad por el binario conduce forzosamente al ternario que es la plenitud y el verbo perfecto de la Unidad.

El Ternario es el Amor de la dualidad o el hijo de los dos: Padre, Madre e hijo: Padre, Hijo y Espíritu Santo: Cabeza pecho y vientre: Poder, sabiduría y movimiento, etcétera.

Los demás números son, dentro del reino, partes complementarias como dirigentes, gobernantes, empleados, ministros, obreros, etc., que residen cada cual en su puesto obedeciendo y obrando según la voluntad del Ser Superior, que crea y maneja a su creación según leyes infalibles compuestas de números, pesos y medidas, cuyo objeto es el retorno a la Unidad consciente por el hombre.

CAPITULO II

EL PRIMER CAMINO HACIA LA UNIDAD ES EL PENSAMIENTO

El Ser Pensante o el Pensador es el primer Ministro del Intimo, en el Reino del Hombre, que tiene a su cargo el mundo del pensamiento y sus modalidades corno la meditación, concentración e imaginación, etcétera.

El ser humano se imagina como piensa, piensa como siente y siente como desea; de esta regla se deduce que para pensar bien debemos tener buenos deseos y buenos sentimientos.

La imaginación es el pensamiento sostenido que fortalece la voluntad que puede dominar, sin dificultad, la naturaleza física, dirigida por el YO inferior y en corto tiempo alcanza el hombre el conocimiento de la verdad por la Unidad.

El hombre de fuerte imaginación puede escudriñar el misterio del alma y los poderes latentes en su Intimidad.

Quien logra dominar su mente por la Imaginación, adquiere un poder capaz de dominar todas las fuerzas del Universo y podrá dominar los fenómenos de la naturaleza.

La mente Divina del Íntimo es la soberana del Cosmos y cuando la imaginación del hombre se conecta con esta MENTE, los poderes del hombre serán divinos.

Por la concentración en un objeto del mundo fenomenal se descubre la verdadera naturaleza del objeto en sí mismo, en el mundo de la verdad.

Enfocando el pensamiento en un solo objeto podemos conocer todos los pormenores de dicho objeto sea físico, mental o espiritual. Sostener la Imaginación en alguien, es enfocar nuestros rayos en él e inyectarle nuestros deseos.

La visión mental de un hombre es tan penetrante que puede rasgar el velo que oculta las verdades universales y le será posible conocerlas.

Quien se abstrae del mundo externo y dirige su concentración al mundo del Íntimo, reconoce la Única Verdad del Universo, se siente que es el mismo Dios y puede decir con Pablo:

"Ni ojos humanos vieron, ni oídos oyeron jamás, lo que preparó Dios a sus elegidos", porque en este estado el hombre penetra al Tercer Cielo, el mundo de la mente Abstracta, sintiéndose Dios y domina sobre los espíritus invisibles.

El conocimiento de que el Íntimo todo lo penetra, emancipa al hombre de la esclavitud, de la ignorancia.

Todo lo que existe, es la imagen proyectada de la mente del hombre; porque cuando el Absoluto quiere crear se vale de la imaginación humana y el a es la causa de la diversidad en la Unidad.

El Amor para unos es un pasatiempo, para otros es un placer; mientras que para el místico es la perfección: todos sienten el amor uno, pero cada individuo percibe el objeto del amor según la imagen de su propia mente y de sus deseos; mas, para volver a la Unidad por medio del Amor, es necesario analizarlo y sentirlo sin desear sus frutos.

Todo aparece según el cristal con que se mira; pero la verdad de la Unidad se la puede ver cuando no se emplea ningún cristal; de manera que aquel que se fía de sus sentidos corporales y los emplea como cristales no puede adquirir el conocimiento de la Unidad por medio del pensamiento abstracto.

El pensamiento sostenido en lo Abstracto, nos aleja de lo adquirido por los sentidos y descubre la verdadera causa del fenómeno que nos parece misterioso.

LA TRINIDAD DEL HOMBRE

No es por demás anticipar estas explicaciones para que el aspirante pueda aplicar con eficacia, desde el comienzo de sus estudios, ciertas reglas y ejercicios especiales que le ayudan en el sendero de la Unión por medio del pensamiento.

Ya hemos dicho que la Unidad está más allá de la concepción humana.

Para el equilibrio de dos platil os de una balanza, se necesita un punto medio sobre el cual se apoye.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 13

Platón decía que el hombre es una cabeza, a la cual los Dioses, ministros y servidores de Dios, habían puesto miembros y un organismo que le valiera para poder transportarse de un sitio a otro.

Para conocer la Unidad del hombre tenemos que admitir en él tres divisiones o tres entidades distintas y unidas.

La primera división que es la más inferior es el vientre donde se elabora la materia física de que se compone el organismo. Esta parte toma del mundo material por medio de la boca, las diversas sustancias de alimentos para nutrir el cuerpo. En esta división reina una entidad inteligente que prepara el alimento de la sangre; pero a este alimento lo impregna de sus atributos que son las sensaciones y los instintos.

La segunda división es la parte central o el pecho; es la residencia del ÁNIMA (alma) que se apodera de lo que elaboró el vientre, lo dinamiza, por el aire oxigenado, respirado por la nariz, renovando en los glóbulos rojos la energía perdida, por medio de la aspiración y la espiración. En esta parte se hal a la vitalidad de la cual nacen los sentimientos y las pasiones.

La parte tercera que es la superior o la cabeza, extrae de la sangre, por medio del cerebelo y el sistema nervioso, la energía nerviosa, la almacena en el sistema central del cuerpo. Esta energía es la que origina el movimiento en el organismo. En esta división del cuerpo reside la inteligencia, y la comprensión pasiva del pensamiento concreto.

Esta trinidad del cuerpo físico, trinidad necesarísima para la vida, está unida bajo el dominio del cerebro, órgano de los sentidos y de la expresión de la energía orgánica. En este centro de unión de las tres se encuentra la voluntad creadora y la inteligencia activa que recibe sus leyes del mundo abstracto del Dios Íntimo.

EL CEREBRO: SUS DIVISIONES Y SUS FUNCIONES

El Cerebro o encéfalo es la masa contenida en la cavidad craneana; se divide en cuatro partes que son: Cerebro, cerebelo, istmo encefálico y bulbo raquídeo.

El cerebro tiene dos clases de sustancias: una blanca y otra gris, en todo similar a la médula espinal, de la que es prolongación y contiene infinidad de nervios, que como filamentos se entrecruzan y extienden a lo largo de todo el cuerpo. En el cerebro residen los centros de la actividad consciente; en el cerebelo los de la subconsciente o los efectos de los actos conscientes creados por el cerebro.

Dichos centros están formados por filamentos nerviosos, en forma de círculos o semicírculos en direcciones opuestas y algunos de el os conectados entre sí.

Estos filamentos en el cerebro, son los conductores de las impresiones de los cinco sentidos ordinarios, que cada uno de los cuales dispone de arborizaciones sensitivas, motoras y de asociación.

En el cerebelo hay otros filamentos iguales, unos subconscientes y otros conscientes que se extienden en una red infinita de filamentos por todo el organismo. Nadie hasta ahora ha podido entender cómo esa red nerviosa cumple sus funciones en la trinidad del hombre, aunque muchos han experimentado la influencia que ejercen las condiciones físicas en todo nuestro ser. Anotemos algunos ejemplos:

La sustancia gris y blanca debe ser excitada para que funcione el organismo en su respiración, digestión y circulación sanguínea, etcétera, pero esta excitación cesa en la asfixia u otros casos graves.

La temperatura, la insolación, la cólera, aumentan esta excitación y producen delirio.

Las toxinas modifican la excitación y la sensibilidad de esta masa: unas la aumentan como la cocaína, el alcohol, el café, etcétera, y otras la deprimen como el éter, el cloroformo, los bromuros, etcétera.

Estos pocos ejemplos demuestran las influencias físicas que ejercen los medios naturales en el cerebro. Ahora veamos los medios anímicos:

Una pasión o una tristeza pueden producir la locura.

Una música, un aroma o una flor pueden producir en nosotros una alegría o una tristeza.

14 / JORGE ADOUM

No hay que enumerar más ejemplos y de estos deducimos que la propiedad de esta red nerviosa es la que permite que cada individuo sea sensible a distintas fuerzas sutiles de la naturaleza y que estas fuerzas afectan al ser humano en su manera de sentir, pensar y obrar.

Respecto a la tercera parte que corresponde a la inteligencia pasiva, podemos enumerar miles de ejemplos de sugestión y de autosugestión que excitaron a la masa encefálica y al sistema nervioso y condujeron al hombre a la cima de la gloria o a la cima de la degradación.

Estos ejemplos realizados en las tres partes del organismo del hombre nos conducen a la conclusión siguiente:

Un alimento sano produce un sentimiento puro. Un sentimiento puro produce una inteligencia clara.

Una inteligencia clara produce un pensamiento sostenido. Un pensamiento sostenido produce una FUERTE VOLUNTAD, primera manifestación del Íntimo Creador.

El cerebro no es el pensamiento, pero sí es el órgano que facilita el acto de pensar.

El pensamiento no es la inteligencia, pero es el instrumento que la manifiesta.

El cerebro no es la idea, pero es el molde qué le da la forma.

El Cerebro no es el Pensador pero es su mecanismo, a través del cual crea.

El pensamiento es el primer elemento del Íntimo, es su potencia Creadora; es el Padre Creador del Cielo y de la Tierra. Todo pensamiento que l ega a ser una idea fija y definida en la mente del hombre, se convierte en fuerza activa y se esfuerza en cristalizarse en el mundo físico.

La idea hija del pensamiento, es la causa de todo lo creado en el mundo mental y da el material necesario para el mundo físico.

Todos los grandes hechos del hombre, todos sus inventos, sabiduría, paz, guerra, santidad, gloria, eran ideas fijas en el plano mental de un hombre y de una mujer.

La idea en el plano mental modula las facciones del hombre y le enseña la manera de ser, porque el hombre no obra según su forma sino según sus pensamientos; por eso dijo el sabio: Tal como el hombre piensa, así es él.

Para que una idea fija se manifieste, el hombre debe alimentarla con la acción permanente y continua. Para que la idea se cristalice necesita un período de actividad relacionado con ciertos ciclos cósmicos.

Los ciclos cósmicos dependen de leyes superiores a las cuales no pueden infringir.

Las leyes naturales y divinas no obran a saltos, así como e l grano de trigo no puede dar sus frutos en el mismo momento de ser sembrado.

Toda idea es como el grano de trigo que necesita de quien le siembre, le cuide; necesita de un terreno adecuado para germinar; el terreno debe poseer, aire, luz y agua, factores y elementos similares a los del grano, para que lo puedan nutrir.

La necesidad impulsa al hombre a crear y a nutrirse, y la necesidad es la hija de un deseo; pero, mientras hay deseo hay necesidad y mientras hay necesidad existe la desdicha, y mientras existe la desdicha el hombre busca la felicidad.

Felicidad e infelicidad, poder y debilidad, son ideas fijas en el mundo mental concreto; son las creaciones del mismo hombre.

Felicidad relativa no es felicidad; desgracia relativa no es desgracia; por eso el hombre Eterno busca la Felicidad Eterna y la Felicidad Eterna no se puede encontrar en el mundo mental Objetivo.

La Felicidad Eterna es un Atributo del Ser Íntimo en el hombre y para sentirla es necesario que el hombre vuelva a la Unión con el ÍNTIMO, ETERNO, INFINITO y PERFECTO.

LA UNIÓN CON EL ÍNTIMO ES LA PERFECCIÓN

Ya hemos dicho que cuatro son los caminos que conducen a la unión con el Íntimo (YO SOY EL) por medio del pensamiento: La imaginación o idea concentrada, la acción; la sabiduría y la devoción; pero esta división es ilusoria y tuvimos que emplearla para aclarar el concepto de la Unidad que está más al á de nuestra concepción.

El Íntimo manifiesta separadamente sus tres aspectos: conocimiento, voluntad y actitud, de que resultan los pensamientos, deseos y obras.

La demostración de las manifestaciones en la sustancia, no quiere decir que el hombre tiene tres YO, sino que el Único YO ÍNTIMO es quien conoce, quien quiere y quien actúa.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 15

Tampoco las funciones son separadas; cuando conoce, también quiere y actúa; cuando actúa es porque conoce y quiere, y cuando quiere es porque también actúa y conoce.

En resumen, los tres aspectos del YO son el conocimiento, la voluntad y la actividad; así vemos que la Unión por medio del pensamiento tiene aspectos, pero es indivisible.

Así como los colores dimanan de los tres primarios, así también el Íntimo se manifiesta en el cuerpo de tres modos en los cuales dimanan las infinitas manifestaciones en forma de pensamientos, voluntad y acción.

El interno reflejo del hombre es el conocimiento, fuente del pensamiento.

La interna concentración es la voluntad, raíz de los deseos. La expresión en lo externo es la energía o la acción.

MISTERIO DE LA TRINIDAD

El Íntimo, Dios, cuya "Esencia es Poder, Sabiduría y Acción" refleja en su Interior infinidades de formas inertes, en las cuales EL no puede saber actuar, ni tiene poder en el as, ni por medio de el as.

EL conoce, pero el as no piensan; EL quiere, pero ellas no desean; EL actúa, pero el as no se mueven. Esta conglomeración de formas se denominan materia, forma, cuerpo.

A fin de que el YO ÍNTIMO pueda ser el CONOCEDOR y el NO-YO cuerpo lo conocido, fue necesario establecer entre el os una relación definida que es el conocimiento entre los dos. Este conocimiento es una relación dual, a saber: la conciencia de un YO y el reconocimiento de su contraparte que es el NO-YO, y que su presencia en contraposición una de otra, es necesaria para que debidamente resulte el conocimiento.

De esta manera tenemos: El Conocedor, lo conocido y el conocimiento, o esto otro: El pensador, lo pensado y el pensamiento, que son tres en uno, cuya comprensión es necesaria para emplear el poder del pensamiento en auxilio del mundo.

Según la filosofía occidental, la mente es el Conocedor, el objeto es lo conocido; la relación entre ambos es el conocimiento. Cuando comprendemos la naturaleza de los tres habremos dado un gran paso, hacia el conocimiento de nosotros mismos en que consiste la mayor Sabiduría cuyo fin es poner término al dolor, elevando a la humanidad del abismo de la separatividad al conocimiento de la Unión donde cesa el dolor.

Para esto piensa el conocedor y busca el conocimiento que conduce a la paz y a la felicidad.

RESUMEN

El pensamiento dibuja una idea, forma y una imagen mental; la imagen mental impulsa al hombre al acto; el acto es el origen del hábito; la repetición del acto forma el carácter y el carácter es el padre de la voluntad.

CAPÍTULO III

LA MENTE

El Conocedor no conoce las cosas en sí, sólo conoce las imágenes del mundo externo producido en su vehículo, la Mente. La Mente vehículo del Yo, es como espejo que refleja las imágenes de los objetos. No conocemos las cosas en sí, sino tan sólo el efecto que producen en nuestra conciencia.

En la mente, solamente vemos las imágenes de los objetos, mas no los objetos; así como el espejo parece que tiene los objetos dentro de él, pero son imágenes, así el Conocedor, percibe como si fueran objetos las imágenes reflejadas.

Sin embargo, lo que sucede en la mente no es reflejo, porque la imaginación es una reproducción del objeto, y porque la materia mental asume la forma del objeto y el Conocedor reproduce a su vez esta semejanza.

Cuando, algún día, la conciencia, que es conocimiento, identifique y desarrol e el poder de reproducir en si misma lo externo y sólo vea lo irreal en la materia, entonces se desprende de la envoltura material para identificarse con los seres.

Esta es la Unión con la Unidad, en donde la conciencia se conoce a sí misma y a los demás a el a unidos, entonces se identifican el Conocedor, lo conocido y el conocimiento. Vibración La vida es movimiento y el movimiento al afectar la forma, es vibración.

Vibración o movimiento es el cambio de lugar en la revolución del tiempo.

En el Uno inmutable, en el Íntimo, no puede existir el movimiento: por esto tuvo que diferenciarse de Sí Mismo para que existiera la vida en movimientos. La vida de movimiento rítmico y armónico es salud y felicidad; la vida arrítmica e inarmónica es muerte y desgracia: vida y muerte son dos hermanas gemelas, hijas del movimiento.

Entonces el movimiento surge cuando el UNO se manifiesta en los muchos.

El Espíritu es la Unidad; la esencia de la materia es diversidad y cuando ambos surgen del Íntimo Dios, el reflejo de su Omnipresencia en la multiplicidad de la materia es movimiento infinito y perpetuo.

El Espíritu está en la Unidad y en la diversidad de la materia. El movimiento rítmico envuelve cada átomo en cada ser, unidos o separados.

Cada átomo al vibrar, comunica sus vibraciones a los compañeros que le circundan y éstos a los demás, así como cuando vibra una nota en un instrumento, afecta a todas las demás cuerdas afines de otro instrumento que está en su circulo de radiación, aunque en menor grado.

De la misma manera podemos decir que los pensamientos, los deseos y las acciones son manifestaciones o vibraciones en la materia del entendimiento, de la voluntad y de la actividad, aunque difieren fenomenalmente por el distinto carácter de la vibración.

El pensamiento vibra en la atmósfera mental, así como la luz vibra y afecta a los ojos.

La luz es la vibración del éter que afecta a los ojos; el sonido es la vibración del mismo éter que afecta a los oídos. También el pensamiento es la vibración que afecta a la mente: todo es vibración, desde el metal hasta el Espíritu.

El conocedor en el hombre tiene actividad en estas vibraciones, y todo lo que puede responder o reproducir, es conocimiento. De manera que el conocimiento es aquel puente de la materia vibratoria, o es la imagen causada por una combinación de ondas que une al Conocedor con lo conocido y les pone en contacto. De esta manera forma la Unidad del Conocedor, lo conocido y el Conocimiento.

EL CONOCEDOR Y LA MENTE

Tenemos que insistir sobre el tema porque es la base de todo verdadero conocimiento y es, al mismo tiempo, los cimientos de todos los arcanos. ¿Ha usado alguna vez, el lector, aunque por un instante, lentes de color, y si es así, cómo ha visto los objetos?

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 17

Este ejemplo nos sirve para comprender al Conocedor y a la mente. Por lo pronto podemos comparar al centro de visión en el cerebro, con el conocedor, a los objetos vistos a través del lente de color con las cosas conocidas, mientras que el ojo es el puente que une a los dos; y nos apresuramos a decir que la mente no es el conocedor y debe siempre distinguirse cuidadosamente de él. La mente no es nada más, que un instrumento para obtener el conocimiento, es como el ojo, instrumento de la visión y no es la misma visión.

La mente es dual: concreta y abstracta. La mente concreta es la que influye y está influida por cada unidad separada de la conciencia, como el hombre que coloca en sus ojos un vidrio de color.

El Conocedor está al í pero conoce las cosas según el cristal a través del cual miran los ojos; esto es con muy limitada expresión.

Todos los efectos de nuestros pasados pensamientos, deseos y obras, forman en nosotros la Mente que es una parte del NO-YO, modelada por nuestro propio uso, y sólo por medio de ella podemos conocer.

Todas las impresiones venidas del exterior se modifican y son modificadas por esta masa existente; de manera que no podemos cambiarla bruscamente por un esfuerzo de voluntad, ni prescindir de el a, ni quitarle instantáneamente sus imperfecciones.

El Conocedor se halla inconsciente de la influencia de la mente como quien hubiese visto, por medio de un cristal azul, toda la vida. En este sentido podernos decir que la ilusión no existe en las cosas vistas sino en la mente que ha usado del vidrio de color.

"La Mente es el Creador de la ilusión", dice el Libro de los preceptos de Oro.

La Mente abstracta es aquel a parte superior de la mente humana que estudia las cosas tal como son, en su aspecto fenomenal en vez de mediante las vibraciones modificadas por la mente concreta.

También puede conocerse la idea, en el mundo de los números, de la cual la forma expresa el aspecto fenomenal. La mente abstracta funciona cuando está libre de la mente concreta y de sus sentidos.

En resumen, el estado actual del hombre conoce las impresiones de las cosas, por medio de su mente concreta y no las cosas en sí por la mente Abstracta.

EN EL MUNDO MENTAL

El mundo mental es un vasto reino cuyo soberano es el Pensamiento. Este mundo está l eno de seres vivientes, creados por nosotros, compuestos del mismo material mental, como los seres terrestres se componen del material terreno.

Este reino es una región del Universo, que todo lo compenetra e igual al mundo físico tiene varias divisiones y subdivisiones en su composición; pero sus vibraciones no responden sino al poder del pensamiento.

La parte superior del mundo mental se compone de varios tipos fundamentales. Cada tipo domina sobre sus divisiones y subdivisiones. La diferencia entre el pensamiento abstracto y el pensamiento concreto consiste en la rapidez o la lentitud de las vibraciones. El pensamiento puro tiene vibraciones rapidísimas, mientras que el grosero es muy lento y no puede afectar los grados sutiles de la materia mental. Rogamos al lector que medite bien en esto.

No decimos en nuestra definición, buenas y malas, términos que no son adecuados en la ciencia espiritual. Para el espiritualista, el mal es la lentitud de las vibraciones que se desvanecen antes de llegar al reino de los Cielos y esta lentitud impide la evolución del hombre; mientras que el bien es la rapidez de las vibraciones que atraviesan los siete cielos y l egan constantemente hasta el mismo trono del Señor. En esta rapidez consiste la evolución del hombre.

Nunca se debe olvidar este importantísimo punto, si se quiere emplear las diversas l aves del Reino que conducen a la Unión con el Íntimo por medio del pensamiento.

El pensador constituye sus vehículos cada día y hora de nuestra vida, dándonos la ocasión de aplicarlos a fines elevados que nos conducen a la Unión con el Dios Íntimo. Despiertos o dormidos estamos creando, con nuestros pensamientos, elementos y materiales para edificar nuestro cuerpo mental.

Cuando el pensamiento afecta la sustancia mental que le rodea, crea vibraciones en la conciencia, aunque con pensamiento fugaz, atrae átomos mentales al cuerpo mental, al mismo tiempo expele otros; de manera que la fuerza del pensamiento es dual: centrípeta y centrífuga.

18 / JORGE ADOUM

De aquí que su movimiento es y causa en la materia la atracción y la repulsión.

Los pensamientos bajos y viles atraen al cuerpo mental materiales groseros adecuados a su expresión; pero al mismo tiempo repelen a los finos y rápidos para ocupar sus puestos; de la misma manera sucede con los pensamientos armónicos y buenos que una vez alojados en la atmósfera mental desalojan a los groseros y densos. Admitiendo estos hechos exactos, se comprende la infinita responsabilidad que constituye la educación del niño en sus primeros años y la importancia de infundirle buenos pensamientos y obligarle a la repetición de ciertos actos que los desarrol an, para influir en el estado de ánimo de tal manera, que a partir de un cierto momento de la vida ejerzan en él una acción benéfica.

Las vibraciones del pensamiento están siempre en lucha y según la clase de material que hemos empleado para construir el cuerpo mental en el pasado, así será nuestro poder para responder a los pensamientos que vienen del exterior. Si nuestro cuerpo mental ha expelido la materia densa y grosera, los pensamientos bajos no tendrán respuesta en nosotros; como por ejemplo un ser puro, cuando ve a un hombre besando a una mujer nunca se le ocurre pensar mal por lo que ha visto, sino le atribuye a un beso fraternal, paternal o conyugal.

No sucede así cuando el cuerpo mental está formado de materiales groseros, porque entonces el pensamiento afectará de una manera siniestra.

La compañía de un hombre santo produce en nosotros vibraciones santas, que nos ayudan a desechar de nuestra mente lo grosero; por eso dice el refrán: Dime con quién andas para decirte quién eres.

Las vibraciones mentales del verdadero Maestro impregnan a toda mente, despertando en el a átomos de altas vibraciones que afectan a la conciencia. No es necesario que un maestro dé consejos para la resolución de los problemas de cada persona: basta que esta persona se impregne de los pensamientos puros de un Maestro para que su propio Pensador resuelva todas las dificultades. Esta es la ÚNICA ventaja que se puede adquirir en la compañía del Maestro, mas no como todos creen que el Maestro nos conduce con la mano hasta dejarnos en el mismo reino de Dios.

El hombre es su propio constructor y modelador de su propia mente. Las lecturas o el consejo de un hombre pueden proporcionar materiales adecuados para pensar y el pensamiento tiene su valor en el uso que de él se hace; mas las lecturas y los consejos no forman la mente.

El secreto consiste en construir por medio del pensamiento puro un cuerpo mental puro, apto para recibir las manifestaciones del ÍNTIMO y al mismo tiempo para emitir estas radiaciones a los demás.

Entonces puede el hombre Dios decir y con razón: YO SOY EL; EL ES YO.

CAPÍTULO IV

EL GENESIS

En el principio Dios (el Íntimo) creó el cielo y la tierra (Emanó de Sí el Espíritu y el cuerpo).

Pero la tierra (Cuerpo o materia primordial) estaba desnuda y vacía (del Espíritu de Vida) y las tinieblas estaban sobre la faz del Abismo (porque el Verbo no se había hecho carne): y el Espíritu de Dios era l evado sobre las aguas (La voluntad del Íntimo era que su Espíritu sea introducido en las aguas, materia primordial para que forme el cuerpo).

Y dijo Dios: Sea hecha la Luz, y fue hecha la Luz (Esto es, que penetre el Espíritu de vida en la materia para la manifestación).

Y vio Dios la luz (la manifestación) que era buena; y separó a la luz de las tinieblas (A pesar de que el Espíritu Divino se va velando a medida de su descenso en la materia hasta el punto en que apenas se puede reconocer su Divinidad; sin embargo, esta energía no deja de estar presente, aunque la limitan las formas finitas).

Para comprender mejor estos hermosísimos versículos podemos traducirlos de esta manera: En el Principio EL ÍNTIMO, al dividirse o al hacerse dos para manifestarse, emanó de SI al PENSADOR, PADRE Y CREADOR del Cielo y de la Tierra o mejor dicho el MODELADOR, El Gran Arquitecto del Universo.

Cuando el Padre o PENSADOR concibe un pensamiento produce el Primer Movimiento llamado Espíritu Santo, el Dispensador de Vida-' en el seno de la VIRGEN MARIA (Materia primordial). Esta acción o Movimiento 3e gloriosa Vitalidad despierta los átomos y los dota de nuevas fuerzas de atracción y de repulsión. Así se forman las subdivisiones inferiores de cada plano.

En la materia así vivificada, nace el Hijo, la segunda persona de la Trinidad, se hace carne, se reviste de forma; nace de la Virgen. Así pues la Vida emanada del Padre Pensador al penetrar vibrando en la materia ambos sirven de vestidura al Hijo y se dice: "Nace el Espíritu Santo y de la Virgen María", y los tres forman el Templo del Íntimo Dios en el Hombre.

Cuando el Pensador, en el Hombre emite su pensamiento, éste le invita a obrar y el saber es "el conocimiento de las causas que producen los actos".

Este es el objeto- de la vida, junto con el desarrol o de la voluntad aplicada al resultado de la experiencia que nos conduce por el sendero de la luz.

¿CÓMO Y, EN DÓNDE?

El Íntimo Inefable y Absoluto tiene en la cabeza tres puntos, cada uno de los cuales es el asiento particular de cada uno de los tres Aspectos.

El Primer Aspecto, El Padre, domina exclusivamente la cabeza; el Segundo rige en el Corazón mientras que el Tercero domina sobre el sexo.

Es necesario meditar detenidamente en esto para comprender estudios posteriores. En realidad no hay más que un solo Íntimo pero mirado desde el mundo físico se refracta en tres aspectos.

El Padre tiene su asiento en un Átomo, l amado el Átomo del Padre, que se hal a en el impenetrable punto de la raíz de la nariz o el entrecejo y su reino está en la cabeza; refleja en el hígado centro de emoción. El Hijo tiene su asiento en un Átomo en la Glándula Pituitaria y su reino está en el corazón que es el regente de la sangre que nutre a los músculos.

El espíritu Santo, cuyo Átomo está colocado en la Glándula Pineal, domina sobre el cerebro espinal hasta las glándulas sexuales.

El Padre en la raíz de la nariz, es el Poder Creador y Pensador. Tiene a su cargo los movimientos voluntarios.

El E. S. es el Poder Creador por los movimientos involuntarios como la digestión, asimilación, circulación, etcétera.

El hijo en el corazón tiene el Poder Creador por el conocimiento y el Amor.

20 / JORGE ADOUM

La mente como instrumento para la adquisición del conocimiento es inestimable cuando obedece al Íntimo para gobernar por medio de sus tres aspectos; pero la mente está limitada por los deseos y sumergida en la egoísta naturaleza inferior, haciendo difícil que el Íntimo pueda gobernar el cuerpo.

Cuando la mente recibe influencia del mundo interno invita a la quietud y la concentración; pero el cuerpo mental es constituido e influido por el mundo externo; tiende a expresar por medio de los músculos creados por el cuerpo de los deseos, que forman un camino directo hasta la mente que está pronta a aliarse al deseo. Esto es lo que impide al Íntimo y le priva del poder de manifestación por medio del movimiento voluntario del organismo.

Entonces el Íntimo toma otro camino para el dominio del cuerpo y se vale del Átomo del Espíritu Santo en la Pineal; pero este que domina el sistema cerebral y el sistema nervioso simpático, tiene un gran contendor que se halla en la base de este sistema: es el Enemigo secreto que domina la parte inferior del sistema, la defiende y hace de el un sistema involuntario; de manera que los actos voluntarios son bajo el dominio de la mente y los involuntarios son regidos por el enemigo secreto, creador del instinto y de la sensación. Entonces no le queda al Íntimo más que dominar al Átomo del Hijo en el corazón, porque este órgano participa, al mismo tiempo, de los actos voluntarios de la mente y de los involuntarios del sistema nervioso. Este es el único órgano en el cuerpo que posee los dos movimientos y es el más obediente al Íntimo. Como la obra activa del Íntimo está en la sangre, sea para alimentar al organismo, o sea al sistema nervioso que da vida a éstos y la sangre se convierte en el vehículo de la memoria subconsciente que moviliza toda la máquina humana.

Ahora bien, la sangre pasa cíclicamente por el corazón comunicándole la voluntad del Íntimo cada vez que pasa por él, y así el corazón se convierte en foco del Amor Altruista y al mismo tiempo órgano del Pensador. Por eso se dice: "Tal como el hombre piensa en su corazón, así es él" y por eso en la Biblia se habla, muchas veces, del corazón "Hijo mío, dadme vuestro corazón". "Y este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí, etcétera."

Cuando el pensamiento y el Amor se reúnen en el corazón invitan al hombre, por medio de los impulsos intuitivos, a obrar y sus obras serán siempre buenas porque son hijas de la Sabiduría y del Amor Cósmico.

El Reino de Dios está dentro de nosotros; esto es, los Tres Aspectos del Íntimo que se manifiestan en Poder, Amor y Realización, se reúnen en el Corazón del Hombre.

PENSAR DEL CORAZÓN

El primer pensamiento del hombre es el impulso del corazón, que nos conduce a la Fraternidad Universal. El Átomo Padre está dando siempre buenos consejos a los átomos mentales; pero aquí está precisamente el comienzo de las complicaciones.

Cuando el Espíritu Pensador en el hombre da el buen consejo por la primera impresión o impulso del corazón, el cerebro comienza a razonar, con el resultado de que en la gran mayoría de los casos, domina al corazón. La mente y el cuerpo de deseos frustran los designios del espíritu, ambos toman la dirección de los hechos y, como ambos carecen de la Sabiduría Divina del Corazón, el cuerpo y el espíritu sufren las consecuencias. Entonces el pensamiento destruye ciertos tejidos nerviosos y el desgaste ataca al cuerpo y necesita un tiempo para ser restaurado por la sangre, vehículo del Íntimo; pero esto significa un retroceso en la evolución. Cuando el corazón se convierte en órgano, completamente dócil al Íntimo y se convierte en un músculo voluntario de él, la circulación de la sangre quedará bajo el dominio del Único Dios, en el hombre, el Espíritu de Amor, quién entonces impedirá a voluntad la entrada de los átomos egoístas que fluyen desde el cerebro y desde la base de la espina dorsal, siendo el resultado que estos átomos se irán alejando del hombre, poco a poco.

Con el tiempo, el Íntimo aumentará en la sangre los átomos altruistas y vigorizará con ellos la sangre, su vehículo, y de esta manera domina perfectamente en el corazón con su Amor Divino; entonces la naturaleza pasional será conquistada y la mente libertada de los deseos y entonces el hombre se convertirá en una ley y será UNO CON EL. Habiéndose conquistado a sí mismo, conquistará entonces a todo el mundo.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 21

Pero, una vez que la mente comienza a raciocinar contra la voz del corazón, la inteligencia se ve envuelta en substancias de átomos densos que destruyen su comunicación con el Dios Íntimo. La atmósfera de estos átomos es la residencia del demonio oculto en el hombre; es la esfera inferior de la naturaleza humana.

En esta parte, el demonio tiene una esfera propia en donde enseña a la mente el raciocinio, la crítica y la duda para destruir la fuerza de la intuición.

El Padre nos envía desde el entrecejo los buenos pensamientos que forman la intuición en el corazón; mientras que el Átomo del Enemigo oculto nos manda los malos, desde la base de la columna vertebral que forman la duda en la región del ombligo, centro mágico de donde surge la fortaleza del hombre. En este centro se libra la tremenda lucha entre el temor y 'el valor, entre lo positivo y lo negativo; si el bien triunfa sobre el mal, se dice que el Ángel Miguel derrota al demonio y lo hunde en la profundidad del infierno de nuestro ser pero si el mal prevalece nos arrastra a este infierno.

La palabra es el pensamiento manifestado, cuyo objeto es afirmar a vestir el pensamiento con un ropaje adecuado. Cuando durante la concentración mental, que es vibración, dirigida a un sólo objeto, se emplea la palabra, las vibraciones de la voz despiertan, las actividades de los centros ocultos en el hombre y nos ponen en contacto con los señores de la mente que obedecen a la voz del Verbo.