Los Dioses por Willialey - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

index-1_1.jpg

THE CHILLING TRUTH ABOUT EXTRATERRESTRIAL INFILTRATION AND THE

CONSPIRACY TO KEEP HUMANKIND IN CHAINS

WILLIAM BRAMLEY

2

Nota del traductor

Vale la pena haber gastado quince años en realizar una aventura de traducir al

castellano un libro como “Los Dioses del Eden”. La aventura comienza por diversos

accidentes como, la aparición del texto en la biblioteca de un amigo, quien lo adquirió de

un amigo en Tampa, Florida. Lo abrí curioseando y observando el índice y resolví pedirlo

prestado porque el contenido según el título era de proporciones bíblicas. Acompañado de

diccionarios hice la primera lectura del inglés al castellano y luego el primer intento de

traducción y ahí comenzaron los problemas. El amigo propietario me pidió su devolución

y se lo devolví contando con adquirirlo escribiendo a la dirección mencionada al final del

libro, y cuál no sería mi sorpresa al recibir la respuesta de alguien que atendió

telefónicamente diciendo que allí, en esa dirección, no había habitado persona ni empresa

alguna. Acostumbrado a la táctica de algunos gobernantes de comprar toda la edición de

aquellos libros inconvenientes y quemarlos como en Alejandría, acudí a bibliotecas

famosas como la británica y tampoco existía, cuando por intermedio de mi hijo Carlos

encontré un solo ejemplar en la Universidad de Tampa y me conformé con ordenar una

copia fotostática. Aquí no termina la aventura.

Al comenzar la traducción me di a la tarea simultánea de buscar al autor para solicitar

su autorización y hoy 14 años después el amigo William Bramley no aparece. Además, en

dos ocasiones durante la traducción se borraron los archivos del disco duro después de

haber llegado al capítulo de Mahoma. En vista de estos accidentes resolví utilizar una

máquina de escribir marca Olimpia la cual rompió en tres ocasiones la correa de goma y

finalmente no pude encontrar repuesto. Acudí a una portátil Mundial modelo 1952 y así

terminé el borrador de la traducción en el año 1996 y me senté a esperar a Will hasta que

resolví conceder a un grupo de amigos la “autorización” para, en forma gratuita,

presenten el contenido de uno de los libros más importantes para la comprensión del ser

humano. “Yo nunca he creído en brujas pero de que vuelan, vuelan.”

El traductor

3

1

Las Primeras Investigaciones

Cuando empecé a investigar sobre los orígenes de las guerras humanas, la cosa más

alejada de mi mente eran verdaderamente los Objetos Voladores No Identificados, mejor

conocidos como OVNIS. Las numerosas revistas sobre platillos voladores que una vez

colmaron los estantes de noticias, en mi opinión, no merecían una seria consideración.

Tampoco sentía que el fenómeno OVNI fuese terriblemente importante aun si constituía la

evidencia de una raza extra-terrestre. Resolver los problemas de la guerra y el sufrimiento

humano aquí en este bajo mundo me parecía mucho más importante que discutir si “los

hombrecitos verdes de Marte” podían ocasionalmente ser visitantes de la Tierra o no.

Empecé la investigación de este libro en 1979; sin embargo, mi deseo de ver el final de

la guerra surgió mucho antes en mi vida: alrededor de los ocho años. En ese entonces, las

películas de guerra eran muy populares en el círculo de mis amigos. Nuestra diversión

favorita era jugar a los “soldados”. Comúnmente yo comandaba un escuadrón de muchachos

y mi amigo David comandaba la oposición. Nosotros llenábamos nuestras batallas

imaginarias con el mismo fervor y altruismo de las que veíamos en la TV. No había para

nosotros un héroe más grande que el viejo actor Vic Morrow quien gallardamente conducía

su escuadrón de soldados hacia la victoria en la serie de televisión: ¡Combate!

Un sábado por la tarde me encontraba viendo por la televisión una película de guerra

hecha en Hollywood. Era como cualquier otra película de guerra excepto que contenía unos

cortos pedazos de impresionante realismo. Por primera vez en mi vida me encontré mirando

una película documental de corto metraje de un real campo de concentración nazi. Mucho

tiempo después que las imágenes se desvanecieron en la televisión, permanecía impactado

por los cuadros de los esqueletos de cuerpos que eran lanzados dentro de grandes fosas.

Como a mucha otra gente, yo tuve problemas para penetrar el alma de los nazis que

colocaban seres humanos dentro de hornos de ladrillo como si fueran bollos de pan y

momentos más tarde sacaban los restos calcinados. Por espacio de un minuto, aquellas

imágenes granosas en blanco y negro presentaron un cuadro verdadero de la guerra. Detrás

de los saludos corteses y la oratoria estridente, la guerra es un poco más que una psicosis

degradada. Mientras las películas de guerra y los juegos pueden ser algunas veces divertidos,

la cosa real es carente de escrúpulos.

Por centurias, pensadores y científicos han intentado resolver el acertijo de porqué la

gente va a la guerra. Ellos han observado que casi todas las criaturas de la Tierra pelean entre

Una reciente excepción es la revista UFO, la cual recomiendo. Actualmente es publicada en Los Angeles,

California por Vicki Cooper y Sherie Stark.

4

sí en una u otra ocasión, comúnmente por alimentos, territorio, o apareamiento. La agresión

parece ser un comportamiento universal que tiene que ver con la supervivencia. Otros

factores también contribuyen a la creación de las guerras. Los analistas deben tomar en

consideraciones variables tales como la sicología humana, la sociología, el liderazgo político,

las condiciones económicas y el medio ambiente natural. Sin embargo, muchos pensadores

han equiparado erróneamente todos los motivos humanos con los motivos encontrados en el

reino animal. Esto es un error porque la inteligencia engendra complejidad. A medida que las

criaturas elevan su inteligencia, sus motivaciones tienden a ser más elaboradas. Es fácil

comprender el estímulo mental en dos gatos callejeros peleando por un mendrugo de comida,

pero sería un error atribuir tan simple estado mental a un terrorista colocando una bomba en

un aeropuerto.

Yo empecé este estudio como consecuencia de una idea sencilla que había encontrado.

Verdaderamente el concepto no es nuevo y al principio parece estrecho de miras. No

obstante, la idea es bastante importante porque se dirige a una motivación que sólo puede ser

formulada por criaturas de alta inteligencia.

La guerra puede ser su propio producto valioso.

La simple existencia del conflicto violento entre grupos de gente, en sí mismo, puede

ser valiosa para alguien, sin tomar en cuenta el asunto por el cual la gente se pelea. Un

ejemplo obvio es el de un fabricante de armamentos que vende equipos militares a naciones

en guerra; o el ejemplo de una institución financiera que hace empréstitos a gobiernos en

tiempos de guerra. Ambos individuos pueden lograr un beneficio económico por la mera

existencia de la guerra en la medida que la violencia bélica no los toque a ellos directamente.

El valor de la guerra como un producto se extiende mucho más allá de la ganancia

monetaria:

La guerra puede ser un instrumento efectivo para mantener un control social y político sobre

una amplia población.

En el siglo XVI, la Italia consistía de numerosos principados independientes que con

frecuencia estaban en guerra unos con otros. Cuando un príncipe conquistaba una ciudad

vecina, algunas veces creaba conflictos internos entre los ciudadanos conquistados. Esto era

una manera efectiva de mantener el control político del pueblo ya que las interminables

peleas entre los vencidos impedían que se comprometieran en acciones contra el

conquistador. No había gran preocupación por los motivos por los cuales la gente disputaba,

siempre y cuando se mantuvieran valientemente peleando uno con otro y no contra el

príncipe conquistador.

Un estado de guerra también puede ser usado para estimular a los pueblos a pensar de

una forma que en otras condiciones no lo harían y a aceptar la formación de instituciones que

normalmente rechazarían. Mientras más una nación se involucra a sí misma en guerras, más

intrincadas llegan a ser las instituciones y las formas de pensar.

5

Los libros de historia más comprensivos contienen breves referencias a este tipo de

actividad manipuladora de lo que se denomina “el tercer partido”. No es un secreto por

ejemplo, que antes de la Revolución Norteamericana del siglo XVIII, Francia había enviado a

Norteamérica agentes de inteligencia para estimular y provocar el descontento contra la

Corona Británica. Tampoco es un secreto que los militaristas alemanes ayudaron a Lenín y

sus Bolcheviques en la revolución rusa de 1917. A lo largo de toda la historia, pueblos y

naciones se han beneficiado de, y han contribuido a, la existencia de conflictos en otros

pueblos.

Intrigado por esos conceptos, resolví hacer un estudio para determinar cuán

importante ha sido el factor “tercer partido” en la historia de la humanidad. Yo quería

descubrir cuál es el hilo común, si es que lo hay, que pudo haber existido entre las varias

influencias de terceros partidos en la historia de la humanidad. Era mi esperanza que este

estudio ofreciera algunos puntos de vista más acerca de cómo y por quiénes ha sido hecha la

historia.

Lo que resultó de esta modesta meta fue una de las más extraordinarias odiseas que yo

haya podido tener. Las pistas de la investigación se entrelazaron a través de un laberinto

complejo de hechos extraordinarios, asombrosas teorías y todo esto entremezclado. A medida

que yo penetraba más profundo emergía un hilo común. Para mi pesar, era un hilo tan

extraño que al menos en dos ocasiones terminé mi investigación con disgusto. A medida que

yo ponderaba mi difícil situación me daba cuenta de algo importante.

Las mentes racionales tienden a buscar causas racionales para explicar los problemas

humanos.

Sin embargo, cuando profundicé más, me vi obligado a enfrentar la posibilidad de que

algunos de los problemas humanos podrían estar arraigados en las más absolutas y extrañas

realidades imaginables. Debido a que tales realidades son raramente conocidas y ni siquiera

comprendidas, no son consideradas. Como un resultado de esto, los problemas de cuyas

realidades se generan, son raramente resueltos y así el mundo parece dar traspiés desde una

calamidad a la próxima.

Yo admito que cuando empecé mi investigación tenía una vía acerca de lo que

esperaba encontrar: un motivo benéfico humano como el hilo común que enlazan varias

influencias de terceros partidos en la historia violenta de la humanidad. En lugar de eso lo

que encontré fue el OVNI.

¡Nada ha podido ser más inesperado!

6

2

Orientación

El marido a su esposa: —Mira esto, cariño. Dice aquí que la Tierra viaja 957,56 millones de

kilómetros alrededor del Sol cada año a una velocidad de 106.217 kilómetros por hora. Al mismo

tiempo, la Tierra está rotando alrededor del centro de la Galaxia. La Galaxia esta viajando

indefinidamente a través del espacio y lleva consigo a la Tierra. Ahora, ¿cómo puedes tu decir que

nosotros nunca vamos a ninguna parte?

¡Hola y bienvenido! Este es nuestro planeta Tierra. Antes de empezar nuestra jornada a

través de la historia, vamos a dar un breve vistazo a nuestra pequeña órbita espacial desde

nuestro punto de ventaja de recién-llegados, experimentando una breve orientación.

“Nave espacial Tierra”, como alguna gente le gusta llamarla, es un cuerpo celeste

relativamente pequeño. El trasbordador espacial americano puede orbitar completamente a la

Tierra en sólo noventa minutos. En los aviones modernos el cruce de los una vez formidables

océanos ha llegado a ser un poco más que una monótona rutina, para muchos un vuelo de

negociantes jugando su comercio entre continentes. Mediante sólo levantar un teléfono y

discar, uno puede hablar instantáneamente con alguien en el lado opuesto del globo.

Nosotros todos somos testigos de la notable manera en la cual los viajes a altas velocidades y

las telecomunicaciones hacen contacto entre puntos distantes de la Tierra rápidamente y

fácilmente manejables.

La Tierra no es solamente pequeña, es también bastante remota. Si usted y yo

tomáramos una posición fuera de la galaxia La Vía Láctea, podríamos ver que la Tierra está

cerca del borde más exterior de la galaxia. Además de esto, la Vía Láctea es achicada por

galaxias mucho más grandes. Esta localización aislada puede ayudar a explicar el porqué la

Tierra tiene tan pocos contactos con civilizaciones extraterrestres, si es que esas civilizaciones

existen. La Tierra está flotando en un arrabal de una galaxia menor.

A pesar de su aislamiento, la Tierra es hermosa y está habitada. Cuando se escribe esto,

el número de la población humana pasa de los cinco millones de habitantes. Añada a esto la

cifra de todos los demás mamíferos grandes y encontramos que las tierras y aguas de la

Tierra están ocupadas por una enorme población de criaturas inteligentes y medio-

inteligentes.

¿Qué clase de animales son los seres humanos? Como un estudiante de biología puede

rápidamente responder, los humanos constituyen aquella especie animal conocida como

Homo sapiens. El término Homo sapiens viene de la palabra latina que significa hombre y

7

sapiens significa ser sabio o sensible. El término Homo sapiens denota de esta forma una

criatura que posee conocimiento y sensibilidad. La mayoría del Homo sapiens hace honor a

su título y vive una vida amplia, aunque un pequeño número evidentemente no lo hace.

¿Cuándo tratamos con un ser humano, sólo estamos confrontando a un animal?

Cuando esto se produce, evidentemente no. Parece que nos enfrentamos con algo mucho más

importante: un ser espiritual.

La idea de que hay una realidad espiritual para la vida es antigua. Algunas religiones

han mantenido la creencia por milenios de que los cuerpos humanos son sólo muñecos

animados por seres espirituales. Frecuentemente acompañando su dogma están las doctrinas

concernientes a la “reencarnación” o a “vidas posteriores”. En la religión cristiana, la palabra

“alma” siempre ha sido usada para denotar una entidad espiritual que sobrevive a la muerte

del cuerpo físico.

Alguna gente declara que una antigua sabiduría acerca del espíritu siempre ha

existido. Si siempre existió tal sabiduría, hace tiempo que llegó a ser desesperanzadora y

completamente confundida por incontables ideas falsas, creencias y prácticas místicas

extrañas, simbolismo incomprensible y enseñanzas científicas erróneas. Como resultado la

materia del espíritu es casi inestudiable hoy en día. El colmo de esto es que muchos

estudiantes entrenados en los métodos científicos de Occidente rechazan completamente la

idea de un alma, aparentemente porque ellos no pueden poner un espíritu bajo el

microscopio y ver como se retuerce, o plantarle electrodos y darle un choque.

Afortunadamente, algunos progresos sobre la materia se han hecho en recientes

décadas. La evidencia de que cada persona es un ser espiritual único es realmente fuerte.

Volúmenes de fascinantes testimonios se han reunido de gente que han sufrido la llamada

experiencia de “cercana muerte”. Durante tales episodios, mucha gente experimenta la

sensación de dejar su cuerpo, especialmente cuando su cuerpo se acerca a la muerte. Algunos

psiquiatras argumentan que este no es más que un fenómeno de ilusión autoprotectiva de la

mente. No es tan simple como esto. Muchas víctimas cercanas a la muerte son capaces de

percibir sus cuerpos desde una perspectiva exterior precisa. Ellos conservan su

autoconciencia y su identidad personal completa aunque sus cuerpos están inconscientes.∗

A la luz de tales testimonios, no es sorprendente que unas pocas religiones, tales como

el Budismo, crean que las personas son seres espirituales inmortales que llegan a encarnar en

cuerpos durante la vida. Los budistas concluyen en que esto es causado, al menos en parte,

por la interacción prolongada del espíritu con el universo físico. En agudo contraste con la

teoría psiquiátrica, el Budismo enseña que la separación espiritual del cuerpo es un estado

Un corto pero interesante artículo titulado, “Una tipología de Experiencias cercanas a la muerte”, por el Dr.

Bruce Greyson, es encontrada en la emisión de Agosto 1985 de la “American Journal of Psiquiatry”. El Dr.

Greyson, presenta un análisis estadístico detallado de los diferentes tipos de fenómenos “cercanos a la muerte”

y sus comentArios. “Informes individuales de estas tres tipos de experiencias "cercanas a la muerte" no

difirieron significativamente en las variables demográficas.” (p. 968). El Dr. Greyson no especuló acerca de las

causas de las experiencias.

8

más saludable para los seres humanos y los budistas buscan alcanzar esta separación sin

sufrir trauma físico o muerte. Su meta es estimulada por la creencia de que un ser espiritual

puede operar un cuerpo tan bien o mejor desde el exterior de un cuerpo que adentro de él.

Una de las definiciones de un ser espiritual compartida por varias religiones parece ser

la más precisa: un ser espiritual es una entidad que posee conciencia, creatividad y

personalidad. No está compuesta de materia o cualquier otro componente del universo físico;

en su lugar parece ser una unidad inmortal de conciencia la cual no perece, aunque puede

llegar a ser atrapada por la materia física. El ser espiritual es totalmente capaz de

comprenderse a sí mismo.

La tendencia moderna, por supuesto, es ver al cerebro como el centro de la conciencia

y la personalidad. Los científicos han logrado estimular eléctricamente partes específicas del

cerebro para producir manifestaciones psicológicas de muchas emociones humanas. Sin

embargo, esto revela que el cerebro no es otra cosa que una sofisticada centralita capaz de ser

activada por una variedad de fuentes externas, de la misma forma como un experimentador

lo hace con sus electrodos o quizás aún por un ser espiritual con su propia energía de salida.

La interacción entre una entidad espiritual y el sistema nervioso central del cuerpo parece ser

tan íntima que un cambio en uno puede a menudo influenciar el comportamiento del otro.

De todo esto emerge un cuadro indicando que los seres humanos son entidades

espirituales que gozan de cierta inmortalidad espiritual, pero que son comúnmente

inconscientes de esto hasta que no ocurre una inesperada separación. Durante la vida, los

seres espirituales tienden a utilizar, casi exclusivamente, las percepciones del cuerpo físico. La

muerte, de acuerdo a este análisis, es poco más que el abandono espiritual del cuerpo

durante un tiempo de intenso dolor físico o algunas veces mental.

¿Qué tiene que ver todo esto con la guerra humana?

Tiene que ver con casi todo como veremos.

Esto nos conduce al tercer y último tópico de nuestra orientación: los OVNIS. Hoy en

día hay muy pocas materias que no estén llenas de falsa información, engaño y locura como

la tiene la materia de “los platillos voladores”. Mucha gente sincera que intenta estudiar la

materia es llevada en círculos por la terrible cantidad de deshonestidad de un pequeño

número de personas que, por tener un efímero momento de notoriedad o con la deliberada

intención de ofuscar, han oscurecido el campo con falsos informes, “explicaciones”

insostenibles y evidencias fraudulentas. Basta decir que detrás de esta cortina de humo hay

amplia evidencia de las visitas de los extraterrestres a la Tierra. Esto es demasiado malo. Un

estudio con profundidad del fenómeno OVNI revela que este no ofrece un feliz jueguito a

través del excitante desconocido. Los OVNIS parecen ser más y más una de las realidades

más siniestras jamás confrontada por la raza humana.

Manteniendo los puntos en mente de nuestra breve orientación vamos ahora a

comenzar una prueba más profunda.

9

3

Ovnis : ¿Verdad o Ficción?

OVNIS: ¿Qué son ellos? ¿De dónde vienen?

Estrictamente hablando, el término objeto volador no identificado (OVNI) se refiere a

cualquier objeto aéreo que no sea positivamente identificado como una construcción hecha

por el hombre o como algún fenómeno natural conocido. El término implica un misterio. En

lenguaje común, OVNI se usa con frecuencia para denotar cualquier objeto que pudiera ser

una nave espacial de una civilización extraterrestre.

La frase, objeto volador no identificado, fue acuñada por el Capitán Edward J. Ruppelt

de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. El Capitán Ruppelt condujo una investigación de

la Fuerza Aérea sobre el fenómeno en el año 1951. Previamente a la investigación de Ruppelt,

los OVNIS eran comúnmente llamados “platillos voladores” porque los testigos oculares los

describían como objetos en forma de platos. Sin embargo, “platillo volador” rápidamente se

convirtió en un término de mofa, debido al escepticismo expresado por muchos escritores de

periódicos y revistas. “Objeto volador no identificado” fue usado por el Capitán Ruppelt para

dar a su estudio de la Fuerza Aérea un aire de respetabilidad. OVNI también es un término

más preciso porque no todos los objetos voladores no identificados tienen forma de platillos.

Cientos de OVNIS son reportados cada año, generalmente a la policía, a los medios de

comunicación o a los grupos de investigadores de OVNIS. Esos reportes representan sólo una

minoría del número total de OVNIS realmente vistos, ya que muchos testigos oculares de

OVNIS no revelan públicamente sus encuentros.

Aproximadamente entre el 90% y 95% de todos los reportes de OVNIS prueban ser

naves hechas por el hombre o fenómenos naturales no reconocidos. Aproximadamente entre

el 1,5% y el 2% son francamente falsos, acompañados con frecuencia de fotografías apócrifas.

Aunque los reportes falsos constituyen un pequeño porcentaje de todos los reportes de

OVNIS, estos han creado una desproporcionada cantidad de problemas. Las falsificaciones

son, de hecho, responsables de casi la totalidad de la desgracia de los estudios serios sobre los

OVNIS. Mientras más convincente es el fraude, generalmente hará más daño. Del 3% al 8,5%

restantes de todos los OVNIS vistos son aquellos que parecen ser naves de origen no humano.

La mayoría de los investigadores tratan con este último grupo.

En el siglo XX, raramente se reportaron OVNIS en los medios de comunicación de

masas antes de 1947; así que alguna gente asume que el fenómeno OVNI debe ser

relativamente moderno. En realidad los OVNIS son todo lo contrario. Los OVNIS han sido

registrados durante miles de años en todas partes del mundo. Por ejemplo, el escritor Julius

Obsequens reproduce en su libro Prodigorium liber el siguiente relato en el año 216 AC:

10

Cosas similares a barcos fueron vistas en el cielo sobre Italia… En Arpi (Italia) un escudo

redondo fue visto en el cielo… En Capua, el cielo era todo fuego, y uno vio figuras

parecidas a barcos…1

En el primer siglo después de Cristo, el afamado estadista romano Cicerón relata una

noche durante la cual el sol acompañado de fuertes ruidos fue repetidamente visto en el cielo

nocturno. El cielo pareció abrirse desgarradoramente y revelar extrañas “esferas”. Los OVNIS

llegaron a perturbar tanto en la octava y novena centuria, que el emperador Carlomagno de

Francia se vio obligado a sacar un edicto prohibiendo que ellos perturbaran el aire y

provocaran tormentas. En un episodio, algunos de los súbditos de Carlomagno fueron

llevados en una “nave” aérea, señalándoles las maravillas, y luego regresándolos a la Tierra

para que una turba enardecida los matara. Aquellas naves molestosas también fueron

acusadas de destruir cultivos. *

No sólo han sido vistos los OVNIS, también han sido admirados a través de la historia.

Las religiones de la antigua Mesopotamia, Egipto y América fueron dominadas por la

adoración de “dioses” similares a humanos venidos de los cielos. Se decía que muchos de

esos “dioses” viajaban en “barcos” y “globos” volantes. Antiguas declaraciones de este tipo

son hoy la base de la teoría moderna de “antiguos astronautas”, la cual postula que una raza

de la era espacial visitó alguna vez a la Tierra y se involucró en los asuntos humanos.

Algunos investigadores de OVNIS han ido un paso más allá para sugerir que tal raza de la

era espacial ha creado y conquistado la sociedad humana muchos miles de años atrás y desde

entonces ha mantenido un ojo vigilante sobre sus posesiones.

Para muchos, tales teorías parecen ser la materia prima de la ciencia-ficción. Sin

embargo, las ideas son el resultado de un debate académico que ha preocupado a los

historiadores por más de un siglo: ¿Cómo las antiguas civilizaciones del Viejo Mundo y el

Nuevo Mundo, localizadas en sitios opuestos de la Tierra, son tan semejantes unas a otras?

¿Porqué los pueblos de esas civilizaciones remotas desarrollaron notoriamente tan similares

creencias religiosas?

Una visión ampliamente extendida es que un puente de tierra o hielo surgió una vez en

el Estrecho de Bering entre Siberia y Alaska por el cual emigró la gente del Viejo Mundo hacia

el Nuevo. Otro de los puntos de evidencia arqueológica es el de que los antiguos fenicios

navegaron a través del Océano Atlántico siglos antes que los vikingos escandinavos o

Cristóbal Colón. Tales escuelas concluyen que los fenicios habían adquirido muchos datos de

la civilización egipcia y los habían trasladado al Nuevo Mundo. Otra hipótesis es que los

mismos antiguos egipcios habían navegado a través del océano.

1 Readerś Digest, Mysteries of the Unexplained (Pleasantville, The Readerś Digest Association, Inc., 1982), p.

208.

* Una larga e interesante colección de antiguos testimonios oculares de OVNIS y fenómenos naturales extraños

de los años tardíos antes de Cristo y de los años tempranos después de Cristo, se encuentran en el libro de Harold

T. Wilkins, “Flying Saucers on the Attack”. A pesar del título sensacionalista, el libro de Mr. Wilkins está bien

documentado y es bastante leído como uno de los libros iniciadores de la era moderna de los OVNIS. También

puede encontrarse una colección excelente de reportes antiguos de OVNIS en “Passport to Magonia” de Jacques

Vallee.

11

A pesar de las evidencias que soportan todas esas posibilidades, ninguna de las teorías

encaja completamente en los hechos conocidos. Esto ha conducido a una cuarta teoría, bien

expresada en 1919 por el profesor de Oxford y Premio Nóbel, Frederick Soddy:

“Algunas de las creencias y leyendas legadas a nosotros por la Antigüedad están tan

universalmente y firmemente establecidas que nosotros hemos llegado a acostumbrarnos a

considerarlas como si fueran tan antiguas como la humanidad misma. No obstante,

estamos tentados a preguntarnos cuán lejanos los hechos de algunas de esas creencias y

leyendas que tienen tantos hechos en común es debido a la casualidad y si la similitud entre

ellos no puede apuntar a la existencia de una antigua, totalmente desconocida e

insospechada civilización de la cual toda otra huella ha desaparecido”. 2

Cuando tal conjetura surge, mucha gente piensa en las masas de tierra o islas

desaparecidas, tales como los legendarios continentes perdidos de la Atlántida y Lemuria. Sin

embargo, uno de los contemporáneos del Dr. Soddy hizo una aproximación diferente y

especuló que sociedades extraterrestres estaban envueltas en la prehistoria de la Tierra. El

controversial contemporáneo del Dr. Soddy fue Charles Hog Fort, (1867-1923).

Charles H. Fort es quizás el más antiguo escritor del siglo XX en sugerir seriamente que

los extraterrestres han estado involucrados en los asuntos humanos. Fort soportado por una

pequeña herencia, gastó muchos años de su vida adulta amasando informes sobre fenómenos

extraños aparecidos en diarios científicos, periódicos y revistas. Las historias que él coleccionó

eran de eventos como: extrañas luces móviles en el cielo, “lluvias” de animales y otras

ocurrencias que parecían desafiar las explicaciones científicas convencionales. Sus primeros

dos libros: “The Book of the Damned” (1919) y “New Lands” (1923), contienen una extensa

colección de testimonios oculares de OVNIS y fenómenos relacionados que abarcan el siglo

XIX y comienzos del XX. Fort concluye que los cielos de la Tierra han sido surcados por una

enorme cantidad de naves extraterrestres a las cuales él denomina “superconstrucciones”.

Fort desarrolló otras teorías de sus investigaciones, varias de las cuales han durado y

aún son provocativas hoy. En “The Book of the Damned” escribió:

Yo pienso que nosotros somos la propiedad de algo

Yo diría que nosotros pertenecemos a algo:

Que alguna vez hace tiempo, esta tierra era la Tierra de Nadie.

Que otros mundos exploraron y colonizaron esto, y combatieron entre sí por la posesión,

pero que ahora esto pertenece a algo.

Que algo posee a esta tierra, todos los demás se despidieron. 2

Fort concluye que la raza humana no posee un status muy alto en relación con los

extraterrestres propietarios de la Tierra. Y en referencia al acertijo de porqué ellos (los

propietarios de la Tierra) nunca vienen o envían a alguien abiertamente hacia aquí, él filosofa:

2 Pauwels, Louis; Bergier,Jacques, Morning of the Magicians (New York, Avon Books, 1963), p. 181.

2 Fort, Charles, The Books of the Charles Fort (New York, Henry Holt & Co., 1941), p. 163.

12

¿Podríamos nosotros, si quisiéramos, educar y sofisticar cerdos, gansos y reses? ¿Estarían

ellos dispuestos a establecer relaciones diplomáticas con gallinas que ahora funcionan,

satisfechas con la mera sensación del logro, por la vía de compensación? 3

Añadiendo al gusto de la raza humana por ser una manada autosatisfecha, Fort cree que

una influencia directa sobre los asuntos humanos ha estado ejerciéndose por los aparentes

propietarios de la Tierra.

“Yo sospecho que, después de todo, nosotros somos útiles; que entre los reclamantes

antagónicos se han acordado ajustes o que algo ahora tiene derechos legales sobre nosotros

por la fuerza o por haber pagado equivalentes a las cuentas por nosotros; que todo esto ha

sido conocido quizás por años por algunos sobre la Tierra, bien sea por un culto o una

orden cuyos miembros funcionan como cabecillas del resto de nosotros, o como esclavos

superiores o supervisores, comportándose de acuerdo con instrucciones recibidas en otra

parte en virtud de nuestra misteriosa utilidad”. 4

Fort no especula acerca de cómo puede ser esa “misteriosa utilidad” de la humanidad,

excepto para sugerir brevemente que los humanos pueden ser esclavos.

En una vena más ligera, Fort piensa que la Tierra ha tenido una prehistoria colorida y

espléndida:

“Pero yo acepto que en el pasado, antes de que fuese establecida la propiedad, los habitantes

de un huésped de otros mundos han ---caído aquí, esperado aquí, cazado aquí, pescado,

volado, motorizado--- ---caminado aquí, por todo lo que se--- han tirado, han empujado,

han venido solos, han venido en enormes cantidades; han hecho visitas ocasionales,

periódicas para cazar, negociar, reabastecer los harenes, explotar minas; han sido incapaces

de establecerse aquí, han fundado colonias aquí, se han extraviado aquí; pueblos mucho

más avanzados, o cosas, y pueblos primitivos o cualquier cosa que fueran: unos blancos,

unos negros, amarillos otros”. 5

Para comprender cómo se aplica todo esto a la condición actual de la humanidad, Fort

no ofrece ninguna respuesta, sólo una fórmula:

Cerdos, gansos y reses

Primero encuentra que ellos son poseídos

Luego encuentra los porques de esto. 6

Fort, ciertamente, ha expresado algunas ideas atrevidas. Ellas fueron publicadas en el

tiempo cuando burdos biplanos y balones dirigibles gobernaban los cielos. Al histórico vuelo

de Charles Lindberg atravesando el Océano Atlántico le faltaba todavía ocho años.

Fort adquirió un pequeño y leal número de seguidores durante sus días. Sin embargo,

fue sólo un tercio de siglo más tarde que la fundación dejada por Fort sufrió una repentina

3 Ibid.

4 Ibid.

5 Ibid.

6 Ibid.

13

explosión de trabajos de no-ficción especulando que una sociedad extraterrestre había estado

involucrada en los asuntos terrestres. Este resurgimiento repentino del interés fue causado

por los testimonios visuales de OVNIS precipitadamente publicados por los medios a finales

de los 40’s y durante los 50’s. Uno de los primeros libros de este período en discutir antiguos

testimonios OVNIS fue “Flying Saucers on the Attack” de Harold T. Wilkins. Este fue

publicado en 1954 por Citadel Press de New York. Citadel siguió publicando una multitud de

libros, incluyendo “The UFO and the Bible” (1956) por Morris K. Jessup. El libro de Jessup

sugería que muchos de los eventos bíblicos eran las acciones de una raza de la edad del

espacio, no de un Dios. Numerosos pasajes de la Biblia eran señalados como soportes de la

teoría. Siguieron libros similares con títulos similares como: “Flying Saucers in the Bible”

(1963) por Virginia F. Brasington, y “The Bible and Flying Saucers” (1967) por Barry H.

Downing.

Al otro lado del Atlántico, un grupo numeroso de escritores europeos estaba haciendo

también importantes contribuciones al género. El equipo de escritores franceses de Louis

Pauwels y Jacques Bergier escribió su intrigante best seller, “Morning of the Magician”, el

cual fue publicado en América a principio de los 60’s. Erich von Daniken de Suiza, también

estaba escribiendo acerca de los antiguos extraterrestres, en los años 50’s y 60’s y logró gran

fama a comienzo de los 70’s después de la publicación de su primer best seller internacional

sobre el tema: “¿Chariots of the Gods?”. El poderoso éxito del libro de Von Daniken marcó

una corriente de libros similares y películas de acción en los 70’s y comienzo de los 80’s,

poniendo la idea de “antiguos astronautas” en la atención de millones de personas.

La noción de la intervención de visitantes en los asuntos humanos es generalmente

tolerada cuando se expresa como un trabajo de ciencia-ficción, pero es con frecuencia

pobremente recibida cuando sugiere hechos reales. Esto es incomprensible. La verdadera idea

de esto parece, a primer intento, volar de frente a algo que nosotros estamos enseñando. Por

siglos, hubo una fuerte tendencia a pensar de nuestro planeta y de la raza humana en

términos aislacionistas. Siglos antes, la gente aún creía que los humanos estábamos en el

centro del universo y que sol y las estrellas giraban alrededor de nosotros. Esta era una

noción ingenua pero desgraciadamente no verdadera. En los días que siguieron a la

Inquisición, sin embargo, una persona podía ser condenada a muerte por desafiar la idea. En

la única gente extraterrestre en la cual era permitido creer era en los ángeles alados con

túnicas blancas enviados desde el Cielo por el gran Dios Jehova. Aunque las ciencias han

superado afortunadamente esta clase de perspectiva en gran extensión, los conceptos

centralistas humanos de la existencia son todavía sorpresivamente bastante fuertes.

Algunos argumentos que sonaban persuasivos han sido avanzados para refutar la

evidencia de que una o más sociedades extraterrestres han estado visitando la Tierra.

Algunos de esos argumentos son bastante directos:

1. Ninguna vida inteligente diferente a la humana se ha comprobado que existe en

otras partes del universo.

A primera vista esto parece ser verdad. Sin embargo, uno necesitaría mirar

directamente aquí en la Tierra para encontrar otras formas de vida inteligentes. Los estudios

de los delfines y otros mamíferos marinos grandes han revelado un nivel de inteligencia

mucho más alto que lo que previamente se creía. Esto revela que hay una gran cantidad de

14

criaturas inteligentes y medio-inteligentes en el universo conocido por nosotros con las cuales

compartimos el planeta. El hecho de que ellos florezcan juntos en este pequeño planeta es una

indicación excelente de que otras criaturas inteligentes pueden existir en otras partes bajo

condiciones adecuadas.

2. No ha existido el más simple testimonio visual de OVNIS que no pueda ser

explicado como un fenómeno natural o humano. En consecuencia, todos los

OVNIS deben ser tales fenómenos.

Este argumento usa una lógica errónea. Es posible explicar casi todas las cosas con

cualquier cosa. Yo supongo que uno podría “explicar” el sol como billones de luciérnagas

encerradas en una enorme esfera de vidrio. Sin embargo, esta “explicación” no se

corresponde tan bien con la evidencia como la mejor teoría de que el sol es una enorme masa

de hidrógeno comprimido la cual está sometida a un proceso de fusión atómica.

Muchos testigos de OVNIS han dado explicaciones prosaicas sólo por ignorar la

evidencia que revela claramente que ellos no son fenómenos terrestres. Si uno es

suficientemente selectivo en la escogencia de cuál evidencia y testimonio creer, uno puede

inventar casi cualquier explicación que encaje en casi cualquier testimonio de OVNIS. El truco

es encontrar la mejor explicación que encaje con la verdad y los hechos completos. En muchos

casos, la verdad y los hechos completos indican que un OVNI es mucho mejor explicado

como un fenómeno natural. En otros casos, la mejor explicación es que un OVNI es

probablemente una nave guiada inteligentemente de origen no humano. Muchos testigos

importantes encajan en esta última categoría.

3. No ha existido “evidencia dura” de OVNIS o de “antiguos astronautas”.

Los objetos físicos constituyen la evidencia “dura”. En Ovnilogía, una pieza de

evidencia dura podría ser un “platillo chocado” o el cuerpo de un piloto extraterrestre.

Sostienen la opinión de que si la nave espacial extranjera ha estado volando en los cielos de la

Tierra por miles de años entonces nosotros deberíamos tener un pedazo de evidencia física

concreta ahora. Poniendo los alegatos a un lado y la evidencia que algunos gobiernos puedan

tener un platillo chocado o dos inalcanzables secretos, nosotros lógicamente no podemos

esperar encontrar demasiados artefactos extraterrestres. Para explicar el porque, haré una

analogía entre los OVNIS y los modernos aviones jet comerciales.

Millones de vuelos de aerolíneas comerciales despegan cada año de los aeropuertos de

los Estados Unidos. A pesar de este enorme volumen, muy poca gente se encontraría en un

avión de aerolínea destrozado o con el cadáver de un miembro de la tripulación, ya que un

mínimo porcentaje de la totalidad de los vuelos terminan en desastre. Igualmente, pocos

individuos alguna vez encontrarían instrumentos o restos desprendidos de un jet de

aerolínea, porque los jet de aerolíneas son compactos y los navegantes rara vez sacan

instrumentos de los paneles de vuelo y los lanzan por la ventanilla de la cabina. Si no fuera

por el hecho de que la mayoría de nosotros puede ver un avión jet comercial y volar en ellos,

la “evidencia dura” de su existencia sería sorprendentemente escasa, especialmente si ellos

fueran manufacturados en, y volaran sólo para y desde áreas remotas.

Vamos a trasladar esto a una fórmula matemática.

15

Basado en las estadísticas de la FAA (US Federal Aviation Administration),

aproximadamente uno de cada un millón de vuelos de transportes americanos mayores

saliendo de los aeropuertos americanos sufre un accidente serio, tal como una colisión, un

accidente aterrizando en un aeropuerto o una pérdida significativa de un pedazo de

aeronave. Este record de seguridad admirable hace del viaje aéreo uno de los más seguros

medios de transporte de hoy día.

Vamos a asumir que las naves extrañas reportadas en nuestros cielos precisamente

tienen el mismo record de seguridad como el jet comercial americano, ni mejor ni peor.

Vamos a suponer que se hacen 2000 vuelos de “platillos voladores” todos lo años sobre la

Tierra. Resultan 5 ½ vuelos diarios. Asumimos que cada vuelo hipotético de platillos es

realizado a una altura suficientemente baja que si sucede cualquier accidente, los restos

caerían a la Tierra antes de desintegrarse en la atmósfera.

Poniendo todas las cifras anteriores juntas, descubrimos que un “platillo volador”

podría estrellarse, o dejar caer un sustancial pedazo de resto, ¡sólo una vez cada cinco siglos!

¡Se podría contar con sólo doce colisiones desde los albores de la primera civilización humana

registrada! Si acortamos el factor de seguridad a la mitad y doblamos el número de vuelos

OVNI hipotéticos a 4.000 por año (11 por día) o dejamos el mismo factor de seguridad y

cuadruplicamos el número de vuelos de platillos a baja altura a 8.000 por año (22 por día),

todavía resultaría la cantidad de un (1) accidente o un pedazo mayor de restos una vez ¡por

cada ciento veinticinco (125) años!

Podemos concluir con seguridad que aunque las naves extraterrestres hayan estado

volando en nuestros cielos por milenios, no podemos esperar encontrar muchos restos o

desechos. La mejor evidencia de las visitas extraterrestres que nosotros razonablemente

podemos esperar obtener es el testimonio de un testigo ocular, el cual es precisamente la

evidencia que nosotros tenemos.

A pesar de esas estadísticas pesimistas, se han reportado unas pocos y raras colisiones de

OVNIS. Fragmentos supuestamente procedentes de explosiones de OVNIS han sido

encontrados y se han hecho públicos. Una de tales piezas fue reportada por un columnista

brasilero quien dijo que el artefacto había sido recogido por un pescador costa afuera de

Brasil en 1957. El fragmento fue enviado para su análisis por la revista Omni al Instituto de

Tecnología de Massachusetts (MIT). Se comprobó que era un pedazo de magnesio puro. Un

analista de MIT pronosticó que el fragmento pudo haber sido un pedazo de metal fundido en

la explosión de una nave o en la reentrada a la atmósfera de un satélite. Debido a que los

fragmentos podrían haber sido manufacturados en la Tierra, la prueba fue considerada in

concluyente.

4. Si los OVNIS son naves extraterrestres, ya debería existir la fotografía

indiscutible de uno.

Todo puede ser discutido. Para comenzar una disputa, todo lo que uno tiene que hacer

es abrir la boca y emitir algunas palabras. Por lo tanto, la mera existencia de una disputa, no

niega en sí misma la realidad de una cosa. La disputa simplemente significa que alguien ha

decidido disputar con buenas o malas razones.

No obstante, es verdad que los investigadores se enfrentan con una pobreza de

fotografías decentes tomadas a OVNIS. Las instantáneas de OVNIS disponibles tienden a ser

16

de dos tipos: la bastante borrosa e in concluyente (podría ser la foto de cualquier cosa), o la

fraudulenta. Cuando surge una foto nítida y clara de un platillo volador, comúnmente prueba

ser falsa. Esto sucede tan a menudo que un investigador puede hallar una “buena” fotografía

de un platillo volador probando las “malas”. Esto es específicamente verdadero hoy en día

cuando los avances técnicos han hecho algunas formas de trucos fotográficos casi

indetectables.

Esto deja todavía la interrogante del por qué hay disponibles tan pocas fotografías

concluyentes.

Como se dijo antes, aparentemente las naves extraterrestres genuinas se cuentan sólo en

un pequeño porcentaje del número total de OVNIS reportados. La mayoría de esas naves son

vistas en la noche. El mayor número de los “encuentros cercanos” (encuentros de humanos

con ocupantes de las naves) acontece en áreas rurales no recreacionales donde hay muy poca

gente que lleven cámaras consigo. En cualquier momento dado es seguro que menos de una

persona en diez mil porta una cámara fotográfica encima. Los OVNIS no compensan esto

haciendo apariciones programadas con regularidad sobre sitios vacacionales concurridos

donde habría mucha gente con cámaras instantáneas. Debido a esos factores, podemos

esperar que las fotos buenas y genuinas de naves extraterrestres son artículos excesivamente

raros. Se recuerda también que los propietarios de cámaras se han expandido sólo en un corto

período de tiempo: varias décadas.

Con todo esto no se quiere decir que no existen fotos claras de las que aparentemente

son naves extrañas. Hay poco de ellas y se pueden encontrar ilustrando varios de los libros

escritos por responsables investigadores de OVNIS. *

5. Las declaraciones de testigos oculares en los casos de OVNIS son inherentemente

inciertas (no dignas de confianza). Por lo tanto, tales testimonios son evidencia

insuficiente de visitantes extraterrestres.

Quizás el crítico más influyente de los OVNIS como de sus escritores es Philip Klass,

quien ha sido acertadamente apodado el “Sherlock Holmes de la Ovnilogía” por sus

exhaustivas investigaciones. Su libro, UFOS Explained, ganó el premio Aviation/Space

Writers como el mejor libro sobre el espacio en 1974. En el libro ganador del premio, Mr.

Klass desarrolló varios principios. El primero fue:

Principio Ovnilógico # 1. Básicamente las personas honestas e inteligentes que

son repentinamente expuestas a un corto e inesperado acontecimiento,

especialmente a uno que incluya un objeto no familiar, pueden ser groseramente

imprecisas al tratar de describir con precisión lo que han visto. 7

Este principio es verdadero algunas veces. Fue demostrado en un estudio, auspiciado

por el Gobierno Norteamericano, realizado entre 1966 y 1968 bajo la dirección de Edward U.

Condon. Sus publicados descubrimientos, comúnmente denominados “Condon Report”, son

piedra fundamental en la literatura OVNI.

* Para consejo acerca de la autenticidad de específicas fotografías OVNIS, recomiendo contactar The Mutual

UFO Network, Inc. (MUFON), 103 Oldtowne Road, Seguin. Texas, 78155-4099, USA.

7 Klass, Philip J., UFOs Explained (New York, Random House, 1974), p. 14.

17

En un capítulo del “Condon Report”, el comité discute lo que ocurrió después que una

nave espacial rusa, la Sonda IV, se desactivó y comenzó a entrar de nuevo en la atmósfera de

la Tierra el 3 de Marzo de 1968. A medida que la nave caía a través de la atmósfera y se

quemaba, se creó una espectacular imagen para la gente que observaba desde tierra. Los

observadores percibieron los restos encendidos como una procesión de objetos brillantes que

dejaba detrás una cola de color dorado naranja. Debido a la gran altura de los objetos, fue

imposible concluir desde tierra lo que eran realmente los objetos. Sólo fue posible verlos como

puntos de luz separados y brillantes. Los restos del Sonda IV crearon un efecto idéntico al

despliegue de un brillante meteoro.

En la compilación del testimonio de observadores del reingreso del Sonda IV se

descubrió que alguna gente “vio” más de lo que realmente había. Si algunas de las

observaciones erróneas hubiesen sido tomadas por su valor real, alguna gente habría

concluido que los restos del Sonda IV eran realmente de alguna nave espacial visitante

controlada inteligentemente. Por ejemplo, cinco testigos oculares reportaron que la luz era

parte de una “forma de cigarro” o nave en forma de cohete: una descripción común de

OVNIS. Tres testigos oculares dijeron que el “objeto” había hecho un descenso vertical.

Debido a esos burdos errores, Mr. Klass y otros han denominado comprensiblemente a todos

los “OVNIS con forma de cigarro y con ventanas brillantes”: meteoros. El Comité Condon cita

el testimonio del Sonda IV como un ejemplo de porqué los reportes de testigos oculares son

con frecuencia inadecuados para establecer que un OVNI es una nave extraterrestre.

¿Caso terminado?

Todavía no.

En su principio Ovni lógico citado arriba, Mr. Klass establece que los testigos oculares

pueden ser groseramente imprecisos tratando de describir con precisión lo que han visto.

Significativamente, él no dice que los testigos oculares con comúnmente imprecisos. Esta

distinción adquiere importancia como leeremos más adelante en el “Reporte Condon”.

El Comité Condon descubrió que al menos la mitad de los testigos oculares del Sonda

IV fueron precisos, sin embellecer el reportaje del acontecimiento. Las observaciones de “una

nave en forma de cigarro con ventanas” vinieron sólo de una minoría. De los reportes

precisos, un investigador de OVNIS cuidadoso podría ser capaz de eliminar las descripciones

erróneas e identificar correctamente al Sonda IV en su reingreso como restos o un fenómeno

meteórico. El Comité también analizó una ola de informes OVNIS activados por varios

estudiantes colegas quienes habían lanzado cuatro balones de aire caliente a la atmósfera en

la tarde. Los balones fueron hechos de bolsas plásticas de lavandería; el aire caliente era

generado por velas de cumpleaños suspendidas en su interior. El Comité analizó el

testimonio de catorce testigos quienes no sabían lo que eran los objetos voladores. Con alguna

desviación menor entre ellos todos los catorce observadores dieron descripciones precisas de

lo que era posible para ellos de lo que realmente vieron. El Comité concluyó:

“En resumen, nosotros tenemos un número de reportes que son altamente

consistentes uno con otro, y aquellas diferencias que ocurren no son tan

grandes de lo que se esperaba de diferencias perceptivas y situacionales.

Muchas pequeñas discrepancias fueron puntualizadas, especialmente con

respecto a estimados de distancia y dirección, pero estas no fueron lo

18

suficientemente grandes como para afectar la total impresión del

acontecimiento.” 8

Esto demuestra algo muy importante que nosotros expresamos en nuestro propio “Principio

Ovni lógico”:

Las personas básicamente honestas e inteligentes que han estado expuestas

repentinamente a un acontecimiento breve e inesperado, incluyendo uno que

envuelve a un objeto no familiar, pueden, en la mayoría de los casos, ser

precisas tratando de describir con precisión lo que han visto.

Este es el porque, el testimonio de testigos oculares puede ser admitido en las cortes de

justicia para condenar o liberar un defendido aun cuando se carece de evidencia física sólida.

El testimonio de un testigo visual es perfectamente válido y es una forma útil de evidencia.

6. Sofisticados aparatos de escucha han sido apuntados hacia el cielo para recoger

comunicaciones extraterrestres. Desde entonces, no ha sido detectada ninguna.

Esto es suficiente evidencia de que no hay vida inteligente en las cercanías.

A pesar del escepticismo en muchos círculos académicos con respecto a las visitas de

extraterrestre, se han hecho varios intentos bien fundados para detectar señales de otras

civilizaciones del espacio, mediante el uso de sofisticadas radio–antenas apuntando hacia los

cielos. El hecho de que esos esfuerzos no hayan reportado alguna señal inteligente es visto

como una prueba adicional de que no existen civilizaciones extrañas en la cercanía.

El problema con diseñar una conclusión así es que las radio–antenas tienen muchas

limitaciones. Ellas solo son capaces de detectar ondas de radio. Hay muchas otras bandas

dentro del espectro electromagnético * que pueden portar señales de comunicación, tales como

las micro-ondas. Además, una sociedad extraterrestre, si existe, ¿necesariamente tendría que

usar ondas de radio para comunicarse? Todavía nosotros desconocemos lo que hay más allá

de los dos extremos conocidos del espectro electromagnético. ¿Cómo podemos asegurar que

no hay longitudes de onda en una de las dos regiones no mapeadas, las cuales están lejos por

encima para la comunicación con algo que hemos detectado tan lejos? La falla imputada a las

radio–antenas para registrar señales inteligentes podría hablarnos sólo de que ninguna dentro

del rango, está usando longitudes de ondas electromagnéticas detectables por esas antenas.

8 Gillmor, Daniel S. (ed.), Dr. Edward U. Condon (scientific director), Scientific Study of Unidentified Flying

Objects (New York, E. P. Dutton & Co., Inc., 1969), p.305.

* El “espectro electromagnético” es el rango de longitud de onda en el cual pueden viajar diferentes formas de

luz. En uno de los extremos del espectro conocido están las ondas de radio, las cuales son de longitud de onda

largas. (Si las ondas de radio son realmente ondas largas, ellas se convierten en “sonido” cuando son traducidas

por un receptor). En el otro extremo del espectro están los rayos gamma los cuales son de longitud de ondas

cortas. El rango de la luz que vemos con nuestros ojos está limitado a una banda muy pequeña del espectro. Se

han inventado instrumentos para captar y transmitir en otras longitudes de ondas, tales como el infrarrojo, los

rayos X y la micro–onda.

19

7. Si tantos “platillos voladores” están visitando la Tierra, ¿porqué no son

detectados más a menudo por el radar?

Muchas observaciones notables de OVNIS han sido confirmadas por el radar. Esta

excelente evidencia del radar es generalmente desestimada por los críticos como un error del

operador, mal funcionamiento del radar o falsas lecturas causadas por fenómenos naturales.

Podríamos obtener muchas más evidencias de radar si no fuera por el hecho de que los

operadores de radar son entrenados para no tomar en cuenta la mayoría de las anomalías del

radar porque cualquier cosa puede causar falsas lecturas. Señales espurias de radar pueden

generarse por tal cantidad de fenómenos dispares como bandadas de pájaros y severas

condiciones del tiempo. Los operadores están entrenados para enfocar aquellas lecturas que

apuntan al tipo de objetos que son rastreados como sucede normalmente con las naves

humanas. Si algo anormal aparece en la pantalla y desaparece, será, más a menudo que no,

ignorado. De esta manera, una gran cantidad de radares de OVNIS no han sido reportados.

La detección de OVNIS por el radar está siendo eliminada por los avances de la

tecnología. Muchas de las computadoras modernas de radar, ahora eliminan las lecturas

anómalas de tan forma que no sean señaladas en la pantalla del radar. Esto hace más fácil el

trabajo del operador, pero al costo de eliminar la detección de OVNIS. Mr. Klass comenta:

“Irónicamente, uno de los varios criterios usados por la computadora del radar

para discriminar entre los blancos reales y los espurios, filtraría y sacaría los

OVNIS potenciales del radar aun si ellos fueran legítimas naves extraterrestres

volando a velocidades hipersónicas….” 9

8. Mucha gente ha testificado bajo hipnosis que han sido raptados por OVNIS. Tal

testimonio es inherentemente sospechoso porque la gente que nunca ha sido

raptada puede ser llevada a crear “memoria” simulada de raptos reales mientras

está bajo hipnosis.

Si el fenómeno OVNI consistiera solamente de raras visiones ocasionales en el cielo,

podría ser fácil desestimarlo. Sin embargo, mucha gente ha reportado haber sido secuestrada

por ocupantes de OVNIS. Las experiencias de rapto tienden a ser notablemente similares: la

víctima ve un OVNI, casi siempre en la noche y frecuentemente en áreas rurales; es

inmovilizada y llevada a bordo de una nave extraña; allí se le practica un examen físico por

criaturas extrañas durante una o dos horas; luego es liberada. Muchos de los secuestrados no

recuerda conscientemente sus experiencias después. Una víctima típica puede ver solamente

a un OVNI y luego repentinamente descubre que ha pasado dos horas con ninguna

recolección de lo que ha ocurrido durante esta laguna en el tiempo. Los investigadores

generalmente pasan a través de esta amnesia con hipnosis.

Parece que la curiosa amnesia experimentada por muchos de los raptados por OVNIS es

deliberadamente inducida por los ocupantes del OVNI como un método de preservar el

anonimato de los visitantes. Tal taponamiento mental por supuesto que puede hacerse.

Durante sus infames y altamente publicitados experimentos de “control de la mente” de los

9 Klass, Philip J., “Radar UFOs: Where Have They Gone?”, Skeptical Inquirir, CSICOP, Buffalo, Vol. IX. Nº 3,

Spring 1985, pp. 256-259.

20

años 1960 y los 70, la CIA norteamericana desarrolló técnicas efectivas para enterrar la

memoria e inducir amnesia. Con un trabajo cuidadoso, sin embargo, la memoria enterrada

podría recuperarse. Como veremos más adelante, el taponamiento mental con víctimas

humanas ha sido una actividad común asociada con los OVNIS a lo largo de toda la historia.

Para la fecha, un enorme cuerpo de testimonios fascinantes se han reunido. Han sido

lanzadas difamaciones sobre estos, debido a varios experimento tales como: los conducidos

en 1977 por el Anaheim Hospital de California. Se descubrió en Anaheim que aquellos

individuos que alegaban tener poco conocimiento previo de OVNIS podían ser preparados

para crear “memorias” de raptos similarmente realistas acerca de secuestros OVNIS mientras

estaban hipnotizados. Este descubrimiento ha sido usado para propagar dudas sobre la

validez de todos los testimonios de secuestros obtenidos bajo hipnosis.

Es verdad que la memoria de una persona puede ser distorsionada mientras está bajo

hipnosis para que aparezca como memoria de una persona completamente consciente. Por

otro lado, ha sido ampliamente demostrado que la hipnosis para ser efectiva en la

recuperación de la memoria completamente válida, depende de las habilidades del hipnotista

y del estado mental del sujeto. Un hipnotista puede preparar a una persona que nunca ha

subido a bordo de un tren creándole una “memoria” realista de estar montado en un tren,

pero: ¿significa esto que cada sujeto hipnótico que recuerde haber estado en un tren es

culpable de su prefabricación? Claro que no.

Se admite que existen problemas genuinos con la hipnosis. Debido a que el sujeto

hipnótico está en un estado medio–inconsciente, él o ella puede ser más impresionable de lo

normal. Por esta razón, las cortes legales americanas generalmente no admiten dentro de las

evidencias el testimonio obtenido mediante hipnosis. Otro peligro con la hipnosis es que un

sujeto puede recuperar una memoria completamente válida, pero si al sujeto se le está

continuamente presionando para que recuerde más durante la hipnosis, puede que encuentre

su “línea temporal” hecha un revoltijo. Cuando sucede esto, lo frecuente es que comience a

“recordar episodios” adicionales que realmente no ocurrieron cuando o como son recordados.

Es más, la memoria original permanece válida.

Tristemente, algunos secuestrados por OVNIS han sido hipnotizados y re-hipnotizados

más allá de toda medida razonable. Consecuentemente, se enrollan con una memoria revuelta

en el ya altamente cargado incidente de su secuestro. Por esta y otras razones, yo no

recomiendo seriamente el uso de la hipnosis. Una memoria fuertemente ocluida debe ser

recuperada mientras un sujeto está totalmente en estado consciente. Algunas experiencias de

secuestros de OVNIS han sido recuperadas precisamente de esta forma.

9. Las probabilidades matemáticas de una raza extraterrestre descubriendo la Tierra

son bastante remotas como para que sea posible.

Han sido instrumentadas varias fórmulas matemáticas para señalar cómo es improbable

que la Tierra haya sido visitada por una sociedad extraterrestre. Tales fórmulas están basadas

en teorías de la evolución, el número de planetas que pueden soportar vida y las distancias

entre planetas y galaxias.

Tales fórmulas son verdaderamente interesantes pero no pueden nunca ser

consideradas concluyentes. Si algo existe, existe. Tratar de sacar esto con una fórmula

matemática no lo hará menos real.

21

Manteniendo en mente que somos incapaces de ver cualquier planeta sólido más allá de

nuestro sistema solar, cómo vamos a determinar si hay alguna vida en ellos. La situación

humana a este respecto puede ser comparada con una colonia de hormigas enanas cuyo

campo de observación puede que cubra sólo unas pocas hectáreas. Si esta colonia está situada

en un desierto estéril, las hormigas pueden llegar a la conclusión que la totalidad de la Tierra

es un desolado terreno; ni soñar con la vasta metrópoli que está situada a unas cien millas de

allí. Simplemente porque nosotros hallamos nuestro propio sistema solar o sector de la

galaxia estéril, no automática y necesariamente este sea el caso para otras partes. Otro sector

de la galaxia puede ser absolutamente abundante en vida inteligente y aquí no habría manera

de conocerla desde este distante borde de la Vía Láctea, excepto por los pronósticos de teorías

que siempre están cambiando. Por esta razón es particularmente recomendable no despreciar

las evidencias de las visitas de extraterrestres si aparecen.

10. Sólo la gente con problemas mentales cree en los OVNIS.

Uno de los métodos desafortunados que algunos críticos OVNI usan para atacar la

evidencia de visitantes extraterrestres es con la teoría psicológica. Debido a que una crítica así

es totalmente segura de que no ha habido ninguna nave extraterrestre en nuestro cielo, él