Los Nuevos Relatos de un Peregrino Ruso. Libro para Aprender a Orar por Anónimo - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

index-1_1.jpg

index-1_2.jpg

index-1_3.jpg

index-1_4.jpg

INTRODUCCIÓN

En la actualidad , hablar de los Sinceros relatos de un peregrino

ruso a su padre espiritual , implica estar hablando, al tiempo, de la

Oración de J esús, de la Filocalia , y de un camino sencillo, real y

concreto, para alcanzar la oración permanente. No de un camino para

todos, pero sí de un camino para aquellos que se sientan llamados,

por una particularidad de su vocación, a entregar su corazón al

Señor a través de la incesante repetición de su santo Nombre. Dice al

respecto el Padre Guillet: "La invocación del Nombre será, para

algunos, un episodio en su camino espiritual; para otros, algo más

que, eso, será uno de los métodos que utilizará habitualmente, sin

ser, sin embargo, el método. Para otros, finalmente, se convertirá en

el método alrededor del cual se organizará toda su vida interior.

Decidir, mediante una elección arbitraria, por un capricho, que este

último caso será el nuestro, sería construir un edificio que se

derrumbaría miserablemente. No se elige la "Oración de Jesús": se

es llamado a ella y conducido por Dios si El lo juzga bueno. Nos

consagramos a ella por obediencia a una vocación muy especial... Si

ella ejerce sobre nosotros una fuerte atracción, si produce frutos de

pureza, de caridad y de paz, si nuestros directores espirituales nos

estimulan a practicarla, allí habrá, si no los signos infalibles de un

llamado, por lo menos indicios que merecen ser, humilde y

atentamente considerados. El "camino del Nombre" ha sido

sancionado por muchos Padres monásticos orientales y también por

varios santos de occidente, pero debemos evitar todo lo indiscreto,

toda propaganda intempestiva; no se exclamará con un fervor poco

claro: ¡Es la mejor oración"! y menos aún: "¡Es la única oración!". Se

guardarán en la penumbra los secretos del rey".

Los Sinceros relatos .... en su primera versión, fueron publicados

en Kazán, alrededor de 1870 y tuvieron su origen -según se afirma en

el prefacio de la edición corregida, impresa en 1881, también en

Kazan- en un manuscrito que obraba en poder monje ruso de la

Santa Montaña (el monte Athos). Dicho manuscrito habría sido

copiado luego por el Padre Paesio, -abad del monasterio de San

2

Miguel Arcángel, de Theremissen- quien, accediendo a numerosos

pedidos, lo entregó para su publicación.

Las ediciones a que hacemos referencia, es decir la de 1870 y la

de 1881, como así también la reedición de 1884, reunían cuatro

Relatos ..., cuyos textos a través de ciertas alusiones, nos hacen

pensar que su anónimo autor los habría escrito después de la guerra

de Crimea y antes de la abolición de la servidumbre rusa, o sea entre

1855 y 1861. Podemos agregar que estas narraciones, además de

mostrar la evolución espiritual del Peregrino, nos permiten apreciar

las condiciones sociales y espirituales de la Rusia de mediados del

siglo XIX. En verdad, el mismo Peregrino es expresión típica del alma

y el carácter rusos: marchar continuamente de una ciudad a otra, de

una a otra aldea, de uno a otro monasterio... caminar y caminar, día

tras día, es un fenómeno muy ruso, producto quizás, de la atracción

que ese pueblo siente por los grandes espacios del territorio que

habita.

En cuanto al origen del manuscrito, se encuentra rodeado de

cierto misterio. Por empezar, hay quienes dicen que el mismo

perteneció, no a un monje ruso del Monte Athos, sino a una religiosa,

dirigida -hacia 1860- por el staretz Ambrosio, del monasterio de

Optino. Sin embargo, haya estado en poder de uno o de otro, ¿cómo

hizo para llegar desde Irkust, capital de una provincia de la Siberia

Oriental, -lugar en que el staretz del Peregrino pasó por escrito las

narraciones de su discípulo- hasta las manos del monje del Athos,

situado en Grecia, al sur de la península de Salónica o bien hasta la

religiosa de Optino? Esto en lo que hace a la primera parte de las

"narraciones". Con respecto a la segunda parte, la que

presentaremos en las páginas siguientes, todos parecen coincidir en

el hecho de que ella fue hallada entre los papeles del ya mencionado

staretz Ambrosio de Optino. Sólo que, en este caso, algunos afirman

que su autor puede haber sido el mismo staretz y otros dicen que se

trata de una obra colectiva; unos pretenden un mismo autor para

ambas partes -y hacen. la salvedad de que la segunda fue

reelaborada- y otros lo niegan... Esta segunda parte, en verdad, está

escrita en un estilo diferente al de la primera -si se quiere, menos

ingenuo- y con una mayor preocupación didáctica. En ella se

teologiza y se reproducen conversaciones... En realidad, no parece

muy verosímil que una y otra hayan sido fruto de una misma pluma.

3

Olivier Clement, autor de la introducción a la edición francesa,

considera probable que hayan sido retocados y completados en el

monasterio de Optino -centro espiritual muy floreciente en la Rusia

del siglo XIX, y al que concurrían escritores, filósofos, "buscadores de

Dios"-, lugar en el que la tradición espiritual del oriente cristiano

tomaría nuevamente conciencia de sí misma a fin de responder a las

búsquedas e inquietudes que el pensamiento occidental había

introducido en la Rusia de aquél entonces".

Dijimos al comienzo que, hablar de los Relatos del peregrino ruso ,

implicaba estar hablando, al mismo tiempo, de la Oración de Jesús y

de la Filocalia . Esto es particularmente cierto para occidente, ya que

este librito tuvo la virtud de popularizar, -si es que cabe el término-

por lo menos en el círculo de aquellos que se interesan, ocupan o

preocupan por la vida mística y la oración, tanto los términos en sí,

como el camino espiritual que representan. En efecto, a partir de los

acontecimientos desencadenados en Rusia en el año 1917, infinidad

de emigrados llegaron a Europa occidental, y, con ellos, de una

manera no demasiado clara, llegó también el Peregrino, cuyas

narraciones comenzaron a ser traducidas. Así, en primer lugar,

apareció una edición en alemán titulada Ein russisches pilgerleben y

traducida por Reinhold von Walter (Berlín, 1926). A ésta le siguió la

traducción francesa -que no menciona al autor de la misma-

publicada en Irénikon - Collection, No 5- 7 (París, 1928). Un monje

benedictino de Prinknash, Dom Theodore Bailey, publicó en Londres,

en 1930, una versión inglesa (The story of a russian pilgrim ),

basada sobre la traducción francesa del Irénikon . Al mismo tiempo,

también en Londres y en ese mismo año, el Rev. R.N. French editó

su traducción bajo el título de The way of a pilgrim. Hasta el momento

se ignora cuál de las dos traducciones tiene prioridad y ninguna de

ellas menciona a la otra; en cuanto a la de French, no proporciona

dato alguno acerca del texto ruso utilizado para su traducción al

inglés, como así tampoco noticias sobre posibles versiones anteriores

en este idioma. Como podemos ver, siempre parece haber algo

misterioso alrededor de este libro, tanto en lo que hace al manuscrito

original como en lo relacionado con algunas ediciones.

En relación a la segunda parte de los Relatos ..., la primera edición

rusa fue publicada en 1911 como homenaje a San Sergio de Moscú.

4

Más tarde, en 1933, y también en ruso, fue editada por el entonces

higúmeno (actualmente obispo) Serafín, de Ladimirova (Eslovaquia).

En cuanto a su publicación en inglés, estuvo a cargo del ya

mencionado Rev. R.M. French, bajo el título: The pilgrim continues

his way , Londres, 1943 y 1973. El mismo French publicó, además, un

volumen que reúne las dos partes bajo el mismo título que llevaba la

primera, o sea The way of the pilgrim , Londres, 1943. Con respecto

a la traducción francesa, ella fue preparada y editada por la Abadía

de Bellefontaine, en 1973, y lleva como título Le pelerin russe: Trois

récits inédits . Posteriormente, esta misma traducción fue publicada

en la colección "Point Sagesses" de Editions du Seuil.