Microseguros en la Favela de Rocinha (Rio de Janeiro) por Hernan Poblete Miranda - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

index-1_1.jpg

index-2_1.png

Microseguros en la favela de rocinha

2

Este libro fue publicado con el apoyo de Bradesco Seguros

Agosto de 2014

Edición General: Fabiana Dias da Cunha

Edición Periodística: Denise de Goes

Traducción: Hernán Poblete Miranda

Diseño Gráfico: Mauricio Hoyuelos M.

Microseguros en la favela de rocinha

3

Agradecimientos

Este libro está dedicado a todos aquellos que lo hicieron posible: Fabiana,

Carlitos, Lucy, Hernán, Gabriela, Damiler, Martín, Magaly, Janet, Silvana,

Thales, Fernanda, Paola, Bolivar, y Eugenio.

index-4_1.jpg

Microseguros en la favela de rocinha

4

Bosque de Tijuca

Lago

Copacabana

Rocinha

Ipanema

Océano Atlántico

San Conrado

Microseguros en la favela de rocinha

5

Entre los años 2010 y 2013 Bradesco Seguros desarrolló una serie de

actividades tendientes a conocer en profundidad los principales destinatarios de

microseguros en Brasil. De esa iniciativa resultó la serie de investigaciones que se presentan en el presente libro, lideradas por la consultora internacional IMR, quien realizó la primera inmersión socio-antropológica en seguros para favelas y

barrios de clase media y media-baja.

Desde el comienzo, nuestro entendimiento de la complejidad de la

población de baja renta era clara. No se podía generalizar ni menos utilizar

indicadores estándar para conocer a la nueva clase C. La población serrana no

piensa ni se comporta ante los riesgos y sus presupuestos familiares de la misma

manera que la población de la zona costera de Brasil, mucho más desarrollada e

interconectada.

Por tanto, nuestro objetivo fue conocer los distintos públicos, sus necesidades

y aspiraciones y precisar las verdaderas necesidades de seguros de los segmentos

de la llamada nueva clase media brasilera.

A partir de entonces, se abrió un amplio caudal de oportunidades en el

ámbito de los seguros, permitiendo no solamente definir las características de la nueva clase C, sino implementar nuevas herramientas de comunicación que hoy

ayudan a ilustrar de forma mucho más simple y directa los complejos conceptos

de nuestra industria.

En Bradesco Seguros, nos sentimos muy complacidos en difundir un co-

nocimiento novedoso y de probada raíz socio antropológica, que abrirá grandes

oportunidades en el ámbito del desarrollo social y económico en las poblaciones

de baja renta. Estamos ciertos que conceptos como los Microcentros Comerciales

Compuestos, presentados aquí por primera vez, podrán ser utilizados para el

desarrollo y aplicación de políticas públicas y privadas en todo el mundo.

Eugenio Velasques

Director de Bradesco Seguros

Microseguros en la favela de rocinha

6

Sumario

Introducción .....................................................................................................................................................8

Microcentros Comerciales Compuestos ................................................................................ 10

Rocinha y Heliópolis ..................................................................................................................... 14

Datos Cuantitativos ....................................................................................................................... 17

1. Representaciones de Rocinha en el imaginario colectivo ............................................19

Representación social ................................................................................................................. 20

Favela y Pobreza ............................................................................................................................. 23

Entre el asfalto y el cerro ............................................................................................................. 25

Identidad cultural y representación. ....................................................................................... 28

Origen del término Favela ......................................................................................................... 31

Actual política de desarrollo: Integración ............................................................................. 42

Cambio de foco .............................................................................................................................. 44

Rocinha no es una Comunidad ................................................................................................ 45

Por qué Localidad? ........................................................................................................................ 48

Las micro-áreas, pequeños pedazos de la favela ............................................................... 51

2. Rocinha, una favela en transformación ............................................................................53

Urbanización, desarrollo económico y correlación .......................................................... 60

3. Por dentro de Rocinha ..........................................................................................................69

Vías principales ............................................................................................................................... 69

Vías Secundarias ............................................................................................................................ 71

Vías terciarias y condiciones de infraestructura ................................................................. 73

Microseguros en la favela de rocinha

7

4. Conceptos espaciales para entender los intercambios en lugares informales .........75

Tipos de NODOS y MCC ............................................................................................................... 77

Los tipos ideales ............................................................................................................................. 78

Nodos ................................................................................................................................................. 80

Nodo A ............................................................................................................................................... 81

Los dos NODOS B ........................................................................................................................... 83

Tipos de Microcentros Comerciales Compuestos .............................................................. 87

5. MCC, mucho más allá de intercambios económicos ......................................................91

Lugares de intercambios comerciales y personales .......................................................... 93

Biroscas, Mini-Microcentros Comerciales Compuestos ................................................... 98

La relación Nodo-MCC ...............................................................................................................100

6. Dinámica comercial en Rocinha .......................................................................................102

Números que impresionan ......................................................................................................103

Contradicciones estadísticas ...................................................................................................105

7. Dinámicas familiares...........................................................................................................112

Núcleos de residencia (próximos los unos de los otros) ................................................115

8. Composición del presupuesto familiar. ..........................................................................120

Gasto versus presupuesto familiar .......................................................................................122

Evolución de la renta de los informantes y distribución del gasto. ...........................126

Administración de la renta familiar .......................................................................................129

Gastos por Ahorro .......................................................................................................................130

Bienestar familiar .........................................................................................................................132

9. El contexto de los Microseguros .......................................................................................135

Valor irrenunciable y gasto moral ..........................................................................................137

Decisión Moral ..............................................................................................................................140

Consideraciones sobre Productos de Microseguros .......................................................141

Atributos del Producto ..............................................................................................................143

10. Conclusión ..........................................................................................................................151

Referencias bibliográficas .........................................................................................................158

Microseguros en la favela de rocinha

8

Introducción

El concepto de pobreza es, principalmente, económico, afectando también

otros sistemas, como el social y el cultural. La pobreza es el resultado de operaciones sistémicas complejas estructuradas a lo largo del tiempo, que son difíciles de

apreciar bajo una mirada superficial. En el método que describimos a lo largo de

este libro, la asociamos a un efecto de riesgo social de carácter urbano, dadas las implicancias psicológico-espaciales que la movilidad social descendente produce

sobre la persona expuesta al deterioro de su propia situación económica.

Es preciso tomar en consideración que la influencia de las representacio-

nes sociales, delimita la existencia de otras formas de entender el Brasil contemporáneo y determina enfoques científicos especiales que exigen una revisión del

material académico y bibliográfico producido desde el momento de su aparición

como fenómeno, a mediados del siglo XIX, hasta los días actuales. Por eso, para

entender la dinámica de la favela como fenómeno urbano de movilidad social, no

sólo es necesario considerar las representaciones que la elite brasilera construyó a lo largo de su historia, también explorar las percepciones de los habitantes de la favela a partir de una nueva óptica.

Es dentro de ese contexto de comprensión del riesgo social y de las represen-

taciones de “lo favelado”, que se encuentran los resultados de las investigaciones hechas por IMR para Bradesco Seguros en Rocinha, zona sur de Rio de Janeiro. Este libro viene a compartir el conocimiento generado, fruto del trabajo de un equipo

de antropólogos, sociólogos y economistas de Brasil, Chile y Perú. Los investiga-

dores se adentraron en un mundo desconocido para gran parte de la sociedad

brasilera, acostumbrada a ver las llamadas favelas apenas desde fuera, y arrojaron luz a la vivencia de transitar por ese universo y en la forma de sumergirse para

entender e intervenir en las estructuras que afectan “el riesgo social”.

Entre enero y julio de 2010 el equipo de investigadores convivió con los

residentes de Rocinha para detectar y describir factores culturales determinan-

tes de los comportamientos económicos. La investigación fue un proceso mixto

Microseguros en la favela de rocinha

9

de análisis cualitativo con ilustraciones cuantitativas – lo que permitió observar de manera más precisa los fenómenos de patrones de consumo y constitución económica de los habitantes de Rocinha. El eje de análisis tiene como base

conceptual los Microcentros Comerciales Compuestos – en el texto frecuentemen-

te referido a través de la sigla MCC.

Tal concepto se propone como mecanismo metodológico y operativo, llevar

políticas y acciones de desarrollo hasta incluso espacios urbanos segregados;

lugares, donde las representaciones y preconceptos arraigados en la sociedad

suelen conspirar contra la implementación de acciones concretas que redunden

en los resultados esperados para luchar contra la pobreza.

A lo largo del presente libro, se podrá ver como los MCC demostraron ser

una metodología muy efectiva al momento de inspirar y fundamentar estrategias

comerciales, políticas y comunicacionales por parte de un gigante como Bradesco

Seguros. El caso de los Microseguros y el interés por conocerlos desde una perspectiva más profunda y práctica, son un ejemplo concreto de como esta metodología puede

utilizarse no sólo para identificar patrones de intercambio económico en ámbitos

de riesgo social, sino diseñar acciones, implementarlas y medirlas.

Lo definitivo, es que microseguros no es necesariamente un negocio lucrativo,

sino una estructura que puede ser usada por cualquier gobierno o institución para incrementar el desenvolvimiento económico de amplias zonas de población en

riesgo social, ya que por medio de la detección, distribución y/o comunicación

de seguros se está educando a una amplia porción de la población al motivarla a

reflexionar sobre sus responsabilidades económicas (ahorro, inversión, contribu-

ción en pensiones, entre otros).

Podemos discutir en otro texto sobre el carácter inclusivo que posee la

educación financiera en el desarrollo económico de regiones con población en

riesgo social, pero no nos cabe duda que amplias porciones de la población del

país mal utilizan los recursos económicos que reciben o generan. La educación es

Microseguros en la favela de rocinha

10

clave, y los seguros, en tanto un producto de protección, diseñado desde el sistema económico cualquiera sea su signo (en Cuba también existen los seguros), es un

valor de “alto rendimiento” en la mente cultural que fundamenta la informalidad en ambientes de riesgo social.

En ese sentido, la visión estratégica de Bradesco Seguros al apoyar el desarrollo de este trabajo, es un ejemplo a seguir pues reconoce y legitima la utilización de nuevos métodos investigativos para enriquecer sus propias operaciones internas.

En el ámbito de las ciencias sociales y económicas, no es común ver proyectos

tan ambiciosos cuando se trata de utilizar la investigación científica para ajustar estrategias comunicacionales y comerciales de carácter privado. Pues se atreve a

romper paradigmas tradicionales desde el mundo de la iniciativa privada para

apoyar una acción investigativa que redunda en un aporte sin precedentes en el

ámbito del desarrollo social.

Con el apoyo de IMR Bradesco Seguros no sólo está pensando el mundo

del desarrollo desde una óptica académica, sino desde su propia estrategia or-

ganizativa, y con este libro pone a disposición del mundo privado y público una

propuesta nueva de cómo se debería intervenir para llegar hasta el entendimien-

to inicial de la decisión económica.

Microcentros Comerciales Compuestos

La historia de la observación, descripción y estudio de los Microcentros

Comerciales Compuestos es bastante reciente. Las primeras descripciones fueron

hechas por IMR en 2009, durante un estudio realizado en barrios del norte de Lima, en el Perú. Desde entonces, nuevas observaciones realizadas en diversos países

confirmaron la presencia y la importante dinámica socioeconómica y cultural de

los MCC en todas las zonas urbanas pesquisadas.

Los MCC son estructuras dinámicas en general ocultas, o al margen, de los

grandes centros urbanos. Son microcentros por tratarse de pequeños espacios

index-11_1.png

Microseguros en la favela de rocinha

11

de intercambio económico formados en torno de un barrio o agregado vecinal,

espacios reducidos si los comparamos a los supermercados y shoppings;

comerciales por envolver oferta y demanda de productos en una corriente

compleja de dinámicas económicas y psicológicas a escala; y compuestos debido

a la multiplicidad de actores y corrientes de bienes y servicios, que contribuyen para el flujo de su economía de manera mayoritariamente informal.

ESQUEMA 1 – Estructura General del Microcentro Comercial Compuesto (MCC)

Microseguros en la favela de rocinha

12

Cabello

Epidermis

Capilar

Dermis

Nervio

Arterias

Microseguros en la favela de rocinha

13

El funcionamiento de un Microcentro Comercial Compuesto puede ser

entendido por medio del concepto de capilaridad, por su papel como estructura

de distribución de información. La capilaridad permite visualizar la fragmentación de relaciones entre diferentes actores o grupos a niveles cada vez menores: cuanto más capilaridad, mayor es la posibilidad de llegar a la raíz o causa de los fenómenos

“visibles”. El concepto de micro capilaridad, viene a asociar la capilaridad de los sistemas biológicos a los sistemas sociales como método de estudio más profundo

de los fenómenos sociales y sus redes de interconexión. En un sistema biológico,

la capilaridad parte de una estructura macro para estructuras menores y más

simples formadas por vasos sanguíneos y capilares que conducen los nutrientes

-o la información-, de todo el sistema. Tal flujo va nutriendo con informaciones

genéticas y proteínas a las células más apartadas de la estructura central predo-

minante.

Esta idea puede ser adaptada a los espacios urbanos. En las ciudades,

abundan espacios donde se concentran los Nodos o centros de alto flujo comercial

y de servicios. De allí parten arterias que llegan hasta regiones periféricas, cada vez menores y que constituyen los microcentros – marginales o periféricos al centro.

Es en los Microcentros Comerciales Compuestos que se producen los in-

tercambios económicas más importantes y relevantes en espacios urbanos con

distintos tonos de informalidad – no exclusivamente favelas.

El territorio de Rocinha ha sido minuciosamente estudiado y mapeado por

nuestro equipo, con revisiones periódicas anuales hasta 2013, luego incluso de

concluido el estudio de campo y la entrega de resultados y recomendaciones en

2010. Siendo el trabajo de campo la parte más intensa debido a la necesidad de

insertarse, vivir y participar de la vida diaria de un conjunto de familias de la favela, elegidos por razones metodológicas. Y en un periodo anterior al ingreso nada

violento de las UPP1 en 2011, cuando Rocinha todavía permanecía en Estado de

1 Unidades de Policía Pacificadora, según la definición del sistema público de un cuerpo policial especializado para penetrar en las favelas y erradicar el tráfico de drogas – al menos, en su dimensión organizada y violenta.

Microseguros en la favela de rocinha

14

Sitio, bajo el control férreo y la atenta mirada de cientos de guardias armados hasta los dientes (premunidos de granadas de mano, lanzacohetes low, fusiles AK47,

pistolas Beretta al cinto, chalecos antibalas y un interminable etcétera de calibres menores y mayores que incluía nada menos que una .50). Todos ellos desplegados

bajo el comando del Nem, jefe máximo del tráfico de drogas. Su abuela paterna

fue una de nuestras entrevistadas.

Todo el comercio fue mapeado y clasificado según los conceptos Nodos

Comerciales y Microcentros Comerciales Compuestos.

Uno de los objetivos principales de esta incursión fue observar y describir

como las relaciones comerciales muchas veces se mezclan con las personales

a partir de los microcentros comerciales. Para eso, el estudio estableció una

correlación entre los procesos de urbanización y el desenvolvimiento económico

local. En Rocinha, la falta de infraestructura urbana determina el grado de desenvolvimiento económico de cada pedazo de su territorio.

Rocinha y Heliópolis

Además de Rocinha, en Rio de Janeiro, la investigación estudió la favela de

Heliópolis, en São Paulo. Enclavada en la metrópolis paulista, Heliópolis pasó por el mismo análisis metodológico de Rocinha. Ambos estudios obedecieron a una

estructura común de trabajo y fueron realizados en el mismo período de tiempo.

Esto no implica, con todo, la inexistencia de diferencias marcadas entre los dos

universos.

Diferencias que comienzan por el factor geográfico. En Rocinha el acceso

al interior de los Microcentros Comerciales Compuestos es mucho más difícil, por

la verticalidad de su terreno con respecto a Heliópolis que está sobre un terreno plano. En Rocinha es posible encontrar zonas inaccesibles a carros y camiones,

produciéndose una abierta correlación entre centralidad y marginación – siendo

esta última, directamente vinculada a la falta de acceso a bienes y servicios que Microseguros en la favela de rocinha

15

permitan su desenvolvimiento económico. En el caso de Heliópolis, la distinción

entre zonas más pobres no es tan clara y se explica en detalle en un próximo libro a ser editado.

Otra diferencia que complementa el punto anterior es que, ante las dificul-

tades de accesibilidad y salida, la relación comercial entre los MCC y las llamadas biroscas en Rocinha es mucho más intensa y dependiente que en el caso de

Heliópolis – donde basta caminar unas cuantas calles para llegar a un punto de

ómnibus y, dentro de media hora, estar en el centro de São Paulo. Esto significa

que en Heliópolis las relaciones comerciales de los habitantes que viven próximos a los MCC acostumbran ser más débiles que en Rocinha.

Una tercera diferencia fundamental se da por la “naturaleza” urbana de

cada favela, dentro del contexto de las respectivas ciudades en las cuales están

insertas. Heliópolis posee características de un espacio urbano con calles y pasajes accesibles, casi un barrio – todavía más porque tiende a mixturarse con barrios

anexos, siendo que tal hecho contribuye a una mayor independencia de sus

Nodos y Microcentros Comerciales. Si a un residente de Heliópolis no le gusta un

determinado producto o su precio, puede, con más facilidad que un habitante de

Rocinha, tomar la decisión de comprar en los barrios vecinos que ofrecen precios

compatibles con su renta. Si la persona no vive en las inmediaciones de la Vía Apia, o en áreas más consolidadas y desarrolladas, la posibilidad de “salir” de su espacio será menor. Y en la hipótesis de no encontrar lo que precisa dentro de Rocinha, los barrios vecinos, de alto poder adquisitivo, no son una opción viable.2

Finalmente, existe la distinción encontrada en el carácter de las Organi-

zaciones Comunitarias Centrales de cada comunidad. En ambas favelas, las or-

ganizaciones se encuentran bastante politizadas y comparten ciertos puntos

“discursivos” comunes a las representaciones sociales y pre-conceptos (“somos

una comunidad carente”). No obstante, la diferencia está en la manera como

2 De hecho, una de las próximas actividades que deberán hacerse para dar continuidad a este programa, es comprobar la relación entre adaptación a espacios económicos y desarrollo. Utilizando la comparación de

“accesibilidades” que posee Heliópolis por un lado, y Rocinha, por el otro.

Microseguros en la favela de rocinha

16

encaran las relaciones con el mundo “interno/externo”; siendo el caso de Rocinha

el más particular, pues el alto flujo de visitas de interés político, turismo, subven-ciones y atención mediática le afecta considerablemente. Situación que no ocurre

con la misma intensidad (o visibilidad) en Heliópolis, menos “solicitada” y sin el mismo interés mediático de Rocinha.

El presente libro fue organizado de forma que el lector primero tome

contacto con las múltiples realidades simbólicas que las representaciones de

la favela activan en el imaginario colectivo – tanto en la representación que el

favelado realiza de sí mismo, como en la “opinión” que la población no favelada

posee de ellos. De ahí que algunos conceptos centrales utilizados con largura son eliminados desde una postura crítica a esas representaciones, como el concepto

“comunidad”, tan usado por los medios de comunicación, las clases políticas y otras instituciones vinculadas al desarrollo social, sin tener consciencia de lo lejano que está una favela de ser una comunidad, y de los errores metodológicos que esto

provoca en los procesos de intervención (públicos y privados).

En una segunda parte, se aborda la perspectiva del territorio. Estudiada a fin

de entender la configuración urbana del espacio, y mapeada a través de las vías

principales, secundarias y terciarias de cada área, para obtener una comprensión

particular de la dinámica comercial existente; y como forma de proponer una

nueva Metodología de Desarrollo, basada en Nodos y Microcentros Comerciales

Compuestos, y una Estrategia de intervención social cuyas acciones económicas

y políticas estén basadas en cómo se construyen las relaciones económicas

personales e impersonales entre los habitantes.

En su tercera vertiente, el libro busca entender como los pobladores de

Rocinha componen y administran el presupuesto doméstico y cómo tal gestión

es canalizada desde una particular “subjetividad familiar” (a través de los MCC y Nodos), como un sistema de renta y de gestión de finanzas personales que es, en

grande medida, informal. Las soluciones propuestas en el ámbito de los micro-

seguros, entendido éste como una herramienta útil y práctica para incentivar el

Microseguros en la favela de rocinha

17

ahorro, la consciencia de protección y la protección misma, entre los segmentos

en riesgo social, concluye y cierra el libro.

Es preciso recalcar que gran parte del contenido del libro se constituye en

hipótesis y que es preciso dar continuidad a este trabajo, profundizando muchas

de las ideas centrales en estudios futuros.

Datos Cuantitativos

El estudio estadístico de Rocinha fue elaborado a partir de una muestra

aleatoria para que cada habitante tuviese la misma oportunidad de ser entrevis-

tado. Para esas entrevistas fueron seleccionadas las localidades de Dionéia, Vila Verde, Fundação, Calle 3, Vía Apia, 199 y Calle 2. Se tomó una muestra de 250

entrevistas, con un margen de error de 5%.

Para estimar el Nivel Socioeconómico, fue usada la metodología CCEB

(Criterio de Clasificación Económica Brasil), validada y utilizada por la Asociación Brasilera de Empresas de Pesquisa. El sistema pretende ser una forma única de

evaluar el poder adquisitivo de los grupos de consumidores y no clasifica la

población en términos de “clases sociales”, sino en un mercado que se divide

únicamente en clases económicas. Tal clasificación fue hecha por razones metodo-

lógicas, con base en posesión de bienes y no en renta familiar, pues, como se verá más adelante, nos interesaba separar del análisis de la favela cualquier correlación entre renta y clase social, para estudiar sólo la composición informal de la renta familiar. Para cada bien el sistema asigna una puntuación y cada clase es definida por la suma de esa puntuación. Las clases definidas por el CCEB son A1, A2, B1, B2, C, D e Y, y fue construido para definir tipos que atiendan las necesidades de seg-mentación (por poder adquisitivo) de la gran mayoría de las empresas.

Hay que resaltar que no se tenia para este estudio, información previa sobre

la distribución socioeconómica de Rocinha y que, evidentemente, tal distribución

Microseguros en la favela de rocinha

18

no podía ser la misma en la “ciudad” de Rio de Janeiro, el “asfalto”. Fue precisamente por esta razón que se utilizó el sistema CCEB como una forma de introducir un

criterio de representación válida sobre como está distribuido el Nivel Socioeconó-

mico en Rocinha para, posteriormente, ser utilizada como base comparativa en el

análisis de los presupuestos familiares compuestos que activan los MCC.

Buena lectura!

Hernán Poblete Miranda

Director IMR

Microseguros en la favela de rocinha

19

1. Representaciones de Rocinha

en el imaginario colectivo

El estudio de IMR reveló la existencia de cierta “cultura de la pobreza”, que

pasaría de una generación a otra junto con la incorporación de valores que colocan en jaque el concepto de pobre, visto bajo la óptica de aspectos económicos y

sociales. La pobreza es resultado de procesos complejos propagados a lo largo

del tiempo, que son difíciles de apreciar bajo una mirada superficial, por exigir pesquisas y estudios continuos a fin de alcanzar su comprensión, antes que se

pueda planear cualquier tipo de tentativa de erradicarla.

En Rocinha, la cultura de la pobreza viene siendo mantenida como un

círculo vicioso capaz de garantizar a los pobres condiciones de sobrevida en la

sociedad moderna3, un modo de vida que terminaría por generar un “síndrome”

específico en las poblaciones de baja renta, en que tanto se manifiesta “un espíritu de resignación y de fatalismo frente al futuro, como una cierta ‘alegría de vivir’

y una fuerte dosis de calor humano, volviendo las dificultades cotidianas más

soportables”.4

Por detrás de esa cultura de la pobreza, hay en verdad un juego de intereses

políticos. Por un lado, al reforzar la situación de pobreza en Rocinha, el Estado mantiene su influencia política y económica sobre la “favela”. Por otro, también

interesa a los habitantes mantener los beneficios sociales que reciben.

Entretanto, ya es posible observar en Rocinha elementos comunes a otros

círculos económicos, apuntando la inserción de la “favela” en valores de otros

conjuntos sociales. La posibilidad de acceso a una asignatura mensual de TV

3 Según señala Oscar Lewis, antropólogo norteamericano, cuyo trabajo de campo en los grandes cortijos de las zonas centrales de México sirvió de base a su best-seller Five Families (Lewis, 1959) 4 VALLADARES, Lícia do Prado. A invenção da Favela. Deo mito de origem á favela.conm. Rio de Janeiro: Ed. FGV, 2008.

Microseguros en la favela de rocinha

20

Cable es un ejemplo y un caso muy difundido por los medios. La TV Roc, instituida en 1996 por medio de un contrato con la operadora Net, posibilitó la creación de

una operadora de televisión por suscripción y de un canal comunitario. En 2010,

costaba entre R$30 y R$35 (US$15) mensuales, con R$60 por la adhesión, y daba

acceso a más de 40 canales, entre la TV abierta, paga y comunitaria. Exclusiva para los habitantes de Rocinha, en 2003, el número de adhesiones ya era de cerca de

28 mil. La investigadora Lícia Valladares mostró que en aquel año, además del

canal de TV exclusivo, ya había otros elementos que permitían constatar el grado

de inserción de la localidad en el espacio urbano. “Cuando nos adentramos en

Rocinha, quedamos espantados al encontrar, al mismo tiempo, una heladería

franquiciada de la cadena McDonald’s, abierta día y noche (que en abril de 2000

tuvo la mayor venta de helados de Rio), tres sucursales de la cadena de material

fotográfico DePlá, tres puntos de venta – formales – de teléfonos celulares,

videoclubes en profusión, agencias bancarias, así como una agencia de Correos.”5

A lo largo de la investigación, IMR constató las mudanzas ocurridas en 10

años, o sea, de 2003 a 2013. Con todo, la diferencia entre la representación social de Rocinha y su realidad se mantiene evidente.

Representación social

En primer lugar, para comprender como esa diferencia se mantiene a lo

largo del tiempo, es preciso entender el concepto de representación social, idea

que se sitúa en las fronteras entre la sociología y la psicología.

El concepto de representación colectiva fue elaborado por el sociólogo

Emile Durkheim (1858-1917) para la construcción de una teoría de la religión y de la magia. Según el investigador francés, esos fenómenos colectivos eran diferentes de los fenómenos individuales. Para él, la individualidad humana se constituiría a partir de la sociedad, pues el conocimiento del grupo tendría origen en la

vida social. La religión, por ejemplo, seria producto de una comunidad, o de un

5 Ibídem, 146

Microseguros en la favela de rocinha

21

pueblo. Así, Durkheim hacía una distinción entre las representaciones individua-

les, que comandarían la vida de cada persona, y las representaciones colectivas,

que regirían la vida social. A Durkheim interesaba estudiar la sociedad. Cabría a la Psicología el estudio de las representaciones individuales.

Las representaciones colectivas, como fueron definidas por el sociólogo,

serian fenómenos estáticos e inmutables con la función de transmitir la herencia

colectiva de los antepasados. Así, representarían la ley, la moral, las costumbres, las instituciones políticas, las prácticas pedagógicas, en suma, “la consciencia

colectiva”.

La principal crítica a este pensamiento estriba en que éste no daría cuenta

de la complejidad de la sociedad moderna. Nuevos elementos fueron introdu-

cidos por el rumano Serge Moscovici en 1961. Al rescatar el concepto de repre-

sentación colectiva de Durkheim, creó el concepto de “representaciones sociales”.

El psicólogo rumano consideraba que el individuo posee un papel activo en el

proceso de construcción de la sociedad y menciona las representaciones sociales,

como un “conjunto de conceptos, frases y explicaciones originadas en la vida

diaria durante el curso de las comunicaciones interpersonales”.6

Por su parte, el antropólogo y lingüista francés Dan Sperber realizó una

analogía con la medicina para diferenciar la representación colectiva de la social.

Según él, la mente humana es susceptible a representaciones culturales, del

mismo modo que el cuerpo es susceptible a enfermedades:7

Colectivas: representaciones duraderas, tradicionales, ampliamente distri-

buidas, ligadas a la cultura, transmitidas lentamente por generaciones; comparadas a la endemia.

6 MOSCOVICI,S. On social representation. In FORGAS, J.P. (ed. Social Cogbution). London: Academic Press, 1981, p.191

7 Sperber (citado por Alexandre, Ibídem.)

Microseguros en la favela de rocinha

22

Sociales: típicas de culturas modernas, se esparcen rápidamente por toda la

población, tienen corto período de vida, semejante a los “modismos”; comparadas

a la epidemia.

De acuerdo con Marcos Alexandre8, las representaciones sociales son una

modalidad particular porque no todo ‘conocimiento’ puede ser considerado re-

presentación social, mas solamente aquel que hace parte de la vida cotidiana de

las personas, por el sentido común, que es elaborado socialmente y funciona en

el sentido de interpretar, pensar y actuar sobre la realidad. Es un conocimiento

práctico, que se opone al pensamiento científico, no obstante se le parece, así

como a los mitos, en lo que dice respecto a la elaboración de esos conocimientos

a partir de un contenido simbólico y práctico.

Todavía, según Marcos Alexandre, la teoría de la representación social

permitiría acompañar el cotidiano de los individuos, considerando sus valores e

identidades culturales, buscando sus verdaderas raíces y orígenes, proporcionan-

do el descubrimiento de aspectos antiguos y de su identidad.

Un punto importante que destaca en su artículo es que las representaciones

del mundo social son siempre determinadas por los intereses de grupo. Más allá

de eso, “las luchas de representaciones tienen tanta importancia como las luchas

económicas, para comprender los mecanismos por los cuales un grupo impone, o

intenta imponer, su concepción del mundo social, sus valores, su dominio”. 9

Esa idea está muy presente al analizar las representaciones sociales que se

formaron en torno a la “favela”. Y aquí, específicamente, en el caso de Rocinha.

8 ALEXANDRE, Marcos. Representación Social: una genealogia del concepto. Revista Común. Rio de Janeiro - v.10 - nº 23 - p. 122 a 138 - julio / diciembre, 2004

9 Ibídem

Microseguros en la favela de rocinha

23

Favela y Pobreza

Desde el siglo XIX ha habido una evolución en la sociedad brasilera con

respecto a las representaciones sociales de la favela10. En los últimos treinta años, la literatura referida al tema, especialmente de las favelas cariocas, viene registrando algunas características básicas, de carácter social. Lícia Valladares, en su libro “La Invención de la Favela”, por ejemplo, hace un análisis crítico de lo que denomina

“dogmas”, indicando que ellos apenas intentan reducir la diversidad de la favela

por medio de miradas limitadas que buscan homogeneizar.

Entre los dogmas señalados por la autora está la especificidad de la favela

que sublima la manera peculiar como ella ocupa el espacio urbano, fuera de

las regulaciones y de las normas urbanas, sin calles bien trazadas, con pocos o

ausentes servicios y equipamientos colectivos. Esto es, la favela como un espacio urbano específico y singular. Según Valladares, todos los organismos oficiales –

arquitectos, juristas, investigadores – justifican sus abordajes recordando que la favela es irregular e ilegal o la valoran por su estética única, etc. Otra característica o dogma es la favela vista como locus de la pobreza, el territorio urbano de los pobres. La teoría de la correlación también es usada para promover esa visón.

Finalmente, la favela como unidad: pese a que todos reconozcan que se trata de

una realidad múltiple, la mayoría se deja llevar por el hábito de reducir un universo plural a una categoría única.

10 VALLADARES, Op. Cit.

index-24_1.png

Microseguros en la favela de rocinha

24

“Figura 1 – Distribución GSE de Rocinha (IMR, 2010)

La trayectoria ciertamente atípica de esos individuos presenta una nueva

cuestión a las Ciencias Sociales brasileras: la necesidad de desenvolver una

sociología de la movilidad social, hasta hoy poco presente en la investigación.

El desenvolvimiento de esa área temática permitiría justamente abandonar la

limitación de la categoría construida por los dogmas, haciendo aparecer claramente el complejo proceso de diferenciación social que está ocurriendo en la sociedad

brasilera, inclusive en las favelas. Es posible ser pobre y no residir en una favela, o vivir en la favela creyendo en la posibilidad de un ascenso social. Si dejamos de confundir los procesos sociales observados en la favela con los procesos sociales causados por la favela, será posible comprender fenómenos que, a pesar de manifestarse, de hecho, en las favelas, también se manifiestan en otros lugares. Nuestra propuesta es que las favelas dejen de ser el campo sistemáticamente utilizado

para estudiar las más variadas cuestiones ligadas a la pobreza. Sólo así dejaremos de confundir favela y pobreza”.11

11 Ibídem, 163

Microseguros en la favela de rocinha

25

Entre el asfalto y el cerro

La favela es un espacio urbano no reconocido como tal. A lo largo de su

historia, siempre vista como algo distante e indeseable. Una especie de llaga

urbana, una herida en el morro. Los dogmas que la permean serían fruto de ello.

Pocos habitantes del ‘asfalto’, como dicen los habitantes de la favela,

conocen realmente el interior de una de ellas; pocos se aventuraron a subir los

cerros. Entonces, es natural que el imaginario urbano refuerce la representación

negativa, siempre ligada a violencia y pobreza.

Si por un lado los habitantes de la favela frecuentan el espacio urbano