Mujeres que se van por Mauricio Rodríguez y Rodríguez - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

 

 

 

 

 

Grafitti                                             " Si tus ojos se volvieran amatista..."

 

Escrito en una pared de mi ciudad;

una lágrima cayendo a la autopista

que pasamos a gran velocidad.

 

Un intento solitario de hacer arte

en las paredes de la fría capital,

en un verde visto desde toda parte

está el ojo y la lágrima final.

 

Homenaje a un amor desesperado,

a un adios imposible de evitar,

homenaje de un varón enamorado

a la hembra que no quiso retomar.

 

Si tus ojos se volvieran amatista..."

se borró de la pared de mi ciudad;

un político esta ahora en la autopista

que pasamos a gran velocidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ella Se Va

En silencio, sin derroche ni aspaviento,            de la misma forma en que llegó,

ella se va. Se aleja en alas del viento,             ya no está, simplemente se marchó.

Ella se va y se lleva hacia la lluvia

esa voz, esa mirada y esa cálida sonrisa,

algún sueño, una esperanza y su cabellera rubia-, hasta su aroma, se va encima de una brisa.

Me lo dijo, yo sabía que era todo una locura,                      que lo nuestro acabaría al morir la primavera,                fueron días de lujuria, fueron noches sin mesura;          hoy el tiempo ha terminado, terminó la primavera.

Ella, se va porque quiere y puede irse,

porque corre dentro suyo esa sangre de viajeros,                  porque halla en la partida una opción de redimirse,               porque para suerte nuestra, no hubo daños a terceros.

ceros.

                                                                                                 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mujeres que se van

Mujeres que se van con rumbo del olvido,                  mujeres que no sabes y no puedes retener,                    mujeres que se marchan con paso decidido          buscando otro hombre que las sepa merecer.

 

Mujeres que se alejan altivas y altaneras                  llevándose en las uñas jirones de tu piel,

mujeres caminando sinuosas cual panteras

dejan en tus labios sabor a miel y hiel.

Mujeres que no entienden tu abreve contrisión,               mujeres que no aceptan que solo fue un error,              mujeres que se dieron de cuerpo y corazón                   habiéndose entregado del todo, por amor.

Mujeres que esperamos retornen algún día,              mujeres que se fugan, que logran escapar,                       que dejan un perfume que sientes todavía;                     mujeres que añoramos para volver a amar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Final

Un día se tenía que acabar                                                     y ese día ya llegó,

cansada de esperar

ya mi alma te olvidó.

Las cosas sucedieron                                            como suelen suceder:                                               dos risas precedieron                                                   nuestra ida sin volver.

Fue lindo sin dudarlo,                                                es triste, a que negar,                                                     tantos años de pelearlo,                                                tantos años a la par.

 

No fuimos compatibles                                              me quisiste y yo te amé,                                                   esto así, no era posible,                                                pese a ello te adoré.

 

Adios mujer que nunca                        

 me quisiste comprender,                                                     mi esperanza quedó trunca,                                                 fue amar contra querer.

 

Me voy aunque me quedo,                                                     creo que eso es lo mejor,                                                    yo así vivir no puedo;

tú serás siempre mi amor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Sospecha

Sospecho que se aleja                 sospecho que se va,                            no eramos pareja,

la busco, ya no está.

Sospecho que se ha ido              pues ya no apareció                        yo iluso había creído                         lo que ella prometió.

Sospecho que me abandonó                porque no la volvía ver,                         con una noche le bastó

para embrujarme esa mujer.

Sospecho que su impune corazón               deja sin esperanza a mi cariño,           sospecho que ha matado la ilusión                          y la mía es la pena de algún niño.

Sospecho que mi nombre se borró

de su agenda, su mente y su recuerdo,              sospecho que de mí nada quedó

y acepto finalmente que la  pierdo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo De Siempre

 

 

 

 

Ella dijo: Volveré.

Y se fue como se van los que nunca volverán y yo dije: Esperaré.

Y la espero cada tarde mientras vuela mi razón               y una lágrima cobarde          me atormenta el corazón.

No hay ni un rastro, los borró,        se perdió en la inmensidad;            a que negarlo, me mató,

al dejarme en libertad.

No se cuánto es hasta hoy        pero es mucho tiempo ya,           me perdí, no se quien soy  desde el día en que no está.

 

Ella dijo: Volveré

y he esperado hasta hoy.

me he cansada, yo me voy,

y si vuelve, no estaré.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ella

 

 

Ella dijo: Volveré,

y he esperado hasta hoy, me he cansado, yo me voy, y si vuelve, no estaré.

 

 

 

 

 

 

 

Vana espera

 

Pensar que me he sentado                                         debajo unas palmeras                                    esperando tu llamado

o esperando que vinieras.

 

Pensar que a cada instante                                                miraba a la derecha

hacia un reloj jadeante                                                     que marcha y no sospecha

 

Las sórdidas pasiones                                                   que rondan en mi mente,                               terribles tentaciones

de matarte lentamente.

 

Pensar que estoy sentado                                                debajo unas palmeras;                                               la noche ya ha llegado                                                       con estrellas y panteras

 

Y tengo aún vigente                                                       secreta la esperanza                                                          que llegues de repente                                                             y olvide mi venganza

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Suerte

La tarde que te marchaste                                           el mundo se vino abajo,                                                el alma me arrebataste                                   dúctilmente, sin un tajo.

Después me buscó la muerte,                                                   casualmente tras tu marcha,                                             mira como es la suerte:

cosa fría y con escarcha.

Vino a buscar mi alma                                              para llevarla consigo,

no pudo porque mi alma                                                  te la llevaste contigo.

 

Creía que era la muerte                                                       ese adios sin despedida,                                                      mira lo que es la suerte:                                                          sin alma, pero con vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Que Se Fue

 

Militante irreductible

de esa hermosa minoría

que aún cree en el amor.

 

Soberana indiscutible

de los hoy desubicados

soñadores sin razón.

 

Propietaria irrebatible                                                   de la risa que te alegra                                                    de cimiento el corazón.

 

Mariposa indestructible                                                que deambula los jardines                                            sin hallar aún su flor.

 

Capitana, la invencible,                                                     de la flota que navega                                            por el mar de la pasión.                                  Voluptuosa írredimible

que se entrega cuando quiere,

a quien quiere, por amor.

 

Referencia ineludible

de hombres que la amaron                                                y sufrieron con su adiós

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sombra Me Dejó

Qué decirle a la conciencia             si no hay nada que decir, cómo hablarle de tu ausencia                            y poderlo resistir.

Si hasta el viento se detuvo,       dió la vuelta, se marchó,

si mi sombra hoy se abstuvo        de seguirme y me dejó.

Los espejos se quebraron,          el reloj se despistó,

los fantasmas se alejaron           y la sangre se secó.

Qué decirle a la conciencia              si no hay nada que decir,                  cómo hablar de tu presencia                  si está ausente tu reir.

Si el recuerdo está proscrito,                    si el exilio lo venció,

si aquel verso que te escrito          nunca nadie lo leyó.

Las palabras han perdido

su importancia y condición,             los rosales no han florido,

no son causa de pasión.

                                                   

Qué decirle a la conciencia          si no hay nada que decir,                   si tu ausencia y tu presencia             no se pueden discernir.   Dame alas nuevamente,                 dame un cielo en que volar,             vuelve hoy urgentemente,         ya no debes demorar.

Dame luz, una sonrisa,             dame un sueño, un corazón,                  un incendio o una brisa,             por favor, una ocasión.

 

 

 

Mujer De Los Labios Rojos

Mujer de los labios rojos                siento nostalgia de tu piel,                          la paz serena de tus ojos,                    de tus besos gusto a miel,

De tu clásica hermosura,                   tu apostura matinal,

de tu toque de locura,                       de tu aroma nocturnal.

-Mujer de los labios rojos                  sabe Dios dónde estarás                 algún día tu a mis ojos,                  como un sueño volverás.                    

 

Mujer que te fuiste un día                       nunca más te volví a ver,                    mujer que no fuiste mía                   siempre te voy a querer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Verdad, Te Extraño

Mirando correr el río                                       pensaba en lo que se va,                                   aquello que un día ha sido,                         aquello que ya no está.

Mirando correr el río                                            con rumbo de un viejo mar,                              pensaba que te he querido,                                       que siempre te voy amar.

Pensando cuánto te extraño                                        y no te lo se decir,                                     miraba correr el río,                          miraba sus aguas ir.

Y creo que es necesario                             decirte esa verdad,                                          aquella que siempre callo:                                    que eres mi otra mitad.

 

Mirando correr el río,                                        mirando cómo se van                                          sus aguas y el amor mío,                                              qué lejos los dos están

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te Comento        

La tarde en que te fuiste                                                 se puso él a llorar,

no se qué le dijiste

al tiempo de marchar.

 

Tal vez era alegría,                                                           de ti, libre por fin,                                                            o acaso era agonía,                                                     no rosas, no jardín.

 

Cambió, eso es lo cierto;

no se si bien o mal,

su vida era un desierto                                                        o inmenso bacanal.

 

Después, no lo vi triste;                                     tampoco fue feliz,

soldado lanza en ristre,                                                         al viento, sin raíz..

 

El tiempo fue pasando,                                            ya nunca sonrió,

se fue como acabando                                                 y un día se murió.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otra en Tu Lugar      

No importa si algún día me vuelves a encontrar,                   no importa el esfuerzo que te vaya ello a costar,                        tu búsqueda es en vano, no tiene ya razón,                      ojalá que así lo entienda tu obsecado corazón.

 

La fe mueve montañas, tu fe las moverá,                   milagros siempre hubieron, un otro llegará,                      el tiempo que se pierde, es tuyo, tú sabras;

si buscas y me encuentras, ni así me encontrarás.

 

Hay cosas que se acaban porque tienen que acabar,           hay otras, las que nunca debieron comenzar;                                               lo tuyo pertenece al grupo del error:

tu sabes, de mi parte, jamás existió amor.

 

Fui solo un capricho, el que más te encaprichó,                  te enerva este muñeco que nunca se agachó;                    no fui tu marioneta y si tu desazón,

tu nunca imaginaste que te robe el corazón.

 

Lo siento, así es la vida, el juego tiene ley,                          se gana o se empata o le hacen mate al rey,

no importa si algún día me vuelves a encontrar,                  lo que hagas será en vano, hay otra en tu lugar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Hombre De Mi Terruño        

Pastor de grandes silencios,                                       arriero de inmensidades,                                      galopados contra el viento,                                    soñador de soledades.

 

Peleador de amaneceres,                                     vencedor del nuevo día,                                       soberano de placeres,                                          paladín de la alegría.

 

Canoero de inundaciones                                         patrón de las tempestades,                                  lacero de corazones,                                               cultivador de amistades.

 

Se embriaga con las estrellas,                                  lo bañan los manantiales,                              conquista mujeres bellas                                    que aman en los pastiales.

 

Así es el hombre bueno                                          nacido por el Yacuma,                                                    se tutea con los truenos,                                                  se pelea con los pumas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Palosantal

Yo crecí en Palosantal:

un bajío bajo el sol,

dos bibosi, un motacú

y un inmenso tajibal.

 

Rojo cielo atardecer,

un concierto al despertar

con mil trinos para oir

cuando empieza amanecer.

 

De enero a marzo navegar,

palometas y pacú,

garzas — batos, manguarés,

cien potrillos que amansar.

 

Cielo eterno ya sin fin

siempre está la cruz del sur

viento frío alguna vez,

pampa inmensa sin confín.

 

Un arroyo sin secar

con un Juno que no ves,

la memoria de papá;

es mi tierra para amar.