Multiculturales por JaumaJanot - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

index-1_1.jpg

index-2_1.png

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 1

UEGOS

MULTICULTURALES

J 225Juegos tradicionales para un mundo global

JAUME BANTULÀ JANOT

JOSEP MARIA MORA VERDENY

EDITORIAL

PAIDOTRIBO

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 2

AUTORES

Jaume Bantulà Janot

Profesor del departamento de Didáctica de la Expresión Musical y Corporal

Universidad de Barcelona

Profesor de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte

Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y del Deporte

Blanquerna. Universidad Ramon Llull (URL)

Josep Maria Mora Verdeny

Profesor de Educación Física del IES Jaume Balmes. Barcelona

Licenciado en Ciencias de la Educación.

DIBUJANTE: Joan Carmona

DISEÑO CUBIERTA: David Carretero

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo públicos.

© 2002, Editorial Paidotribo

C/ Consejo de Ciento, 245 bis, 1.°, 1.a

Tel. 93 323 33 11 – Fax. 93 453 50 33

08011 Barcelona

E-mail: paidotribo@paidotribo.com

http://www.paidotribo.com

Primera edición

ISBN: 84-8019-633-5

Maquetación: Editor Service, S.L.

Diagonal, 299 – 08013 Barcelona

Impreso en España por A & M Gràfic

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 3

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN.........................................................................9

ACERCA DEL JUEGO .................................................................9

LA CONFIGURACIÓN DEL REPERTORIO DE JUEGOS .................15

Los criterios de selección de los juegos ............................17

El modelo de ficha y su configuración ..............................20

EL PROPÓSITO DE LA OBRA ...................................................29

CAPÍTULO 1. JUEGOS DE ÁFRICA..........................................31

ÍNDICE DE JUEGOS DEL CONTINENTE SEGÚN LOS PAÍSES........33

MAPA DEL CONTINENTE.........................................................36

FICHAS DE JUEGOS.................................................................37

CAPÍTULO 2. JUEGOS DE AMÉRICA ...................................101

ÍNDICE DE JUEGOS DEL CONTINENTE SEGÚN LOS PAÍSES .....103

MAPA DEL CONTINENTE ......................................................106

FICHAS DE JUEGOS...............................................................107

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 4

CAPÍTULO 3. JUEGOS DE ASIA ............................................173

ÍNDICE DE JUEGOS DEL CONTINENTE SEGÚN LOS PAÍSES .....175

MAPA DEL CONTINENTE ......................................................178

FICHAS DE JUEGOS...............................................................179

CAPÍTULO 4. JUEGOS DE EUROPA ......................................231

ÍNDICE DE JUEGOS DEL CONTINENTE SEGÚN LOS PAÍSES .....233

MAPA DEL CONTINENTE ......................................................236

FICHAS DE JUEGOS...............................................................237

CAPÍTULO 5. JUEGOS DE OCEANÍA.....................................281

ÍNDICE DE JUEGOS DEL CONTINENTE SEGÚN LOS PAÍSES .....283

MAPA DEL CONTINENTE ......................................................284

FICHAS DE JUEGOS...............................................................285

ANEXOS .................................................................................307

ÍNDICE GENERAL DE JUEGOS ................................................309

RELACIÓN DE JUEGOS CON OTRAS DENOMINACIONES.........316

ASPECTOS DIDÁCTICOS BÁSICOS .........................................318

BIBLIOGRAFÍA........................................................................327

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 5

El séptimo principio de la Declaración de los Derechos del Ni-

ño, aprobada por las Naciones Unidas el 20 de noviembre de

1959, puntualiza:

“El niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones,

los cuales deberán estar orientados hacia los fines perseguidos

por la educación; la sociedad y las autoridades públicas se es-

forzarán por promover el goce de este derecho”.

Durante el año 1998 se organizó la Marcha Mundial contra la

explotación laboral de la infancia, denunciándose que más de

300 millones de niños y niñas en edades comprendidas entre 5

y 14 años de todo el mundo no pueden acceder a la escuela de-

bido a su situación de explotación.

A tod@s aquell@s niñ@s del mun-

do que debido a la situación en la

que viven no tienen garantizado el

derecho a jugar y, lo que es peor, ni

tan siquiera la posibilidad de disfru-

tar de una vida exenta de miseria,

explotación, pobreza, guerra, ham-

bre, prostitución, malos tratos, abu-

sos y enfermedades.

Con la esperanza que algún día

tod@s l@s niñ@s que integran los di-

ferentes pueblos y culturas de la tie-

rra puedan disfrutar con plenitud de

estos juegos.

5

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 6

Esta página dejada en blanco al propósito.

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 7

AGRADECIMIENTOS

En primer lugar, mostramos nuestra más sincera y cordial gra-

titud al alumnado que con enorme entusiasmo ha informado

acerca de juegos pertenecientes a otras realidades culturales:

Gorai Ramjee, Julia y Lucía Giordano, Hugo Da Silva (CC Sant Felip

Neri); Pau Barrena (IES Lluís Vives); Quaiser Paruaiz, Arzar Ahmed

(CEIP Ruben Darío); Rashid Ashiq, Emilia Pico, Lilí Zhang, Mireia Gor-

di, Felipe Barreneche, Magda García, Leila Esfandiari, Daniel Rodrí-

guez, Nabila Bouras y Júlia Mercader (IES Jaume Balmes).

Hay que hacer una mención especial al personal de los centros

docentes de Barcelona que han participado de una manera u otra en

posibilitar que este libro salga hoy a la luz: CC Vedruna, CEIP Colla-

so i Gil, CEIP Drassanes, CEIP Mediterrania, CEIP Joan Miró, IES Mi-

quel Tarradell y CC Sant Felip Neri.

De inestimable valor han sido las aportaciones y materiales faci-

litados por los cooperantes de las ONG de Intermón y Setem: Rosa

Serra, Rosalía Riambau, Andrè Senghor, Akina Núria y Laia Mir, Flo-

ren Rama-ya Koudoro, Georgina Florejachs y, muy especialmente,

Jaume Plens, Martí Boneta y Montse Món.

Cómo no mencionar las colaboraciones puntuales de profesores

de Educación Física: Carles Vallès, Ramon Pedret, Cristina García,

Gemma Blanc, Robert Díez, Francisco Sánchez, Rosa Parra y

Ferran Pujol.

Han sido de gran ayuda durante el desarrollo del proyecto las

aportaciones y eruditos consejos de los profesores Jesús González,

7

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 8

JUEGOS MULTICULTURALES

del INEF-Barcelona y Pere Lavega, del INEF-Lleida. También nuestro

reconocimiento más profundo al profesorado del Departamento de

Didáctica de Expresión Musical y Corporal de la Universidad de Bar-

celona, al que nos unen lazos de una sincera amistad.

Debemos mucho a Carlos Velázquez, por el intercambio de ma-

teriales; a Marta Carranza, por conseguirnos bibliografía de otras la-

titudes; a Lluís Cuesta, Agregado cultural de la Embajada de España

en Colombia, por idéntico motivo; a M. Regina Öfele, coordinadora

de la Sede Sudamérica del Instituto para la Investigación y la Peda-

gogía del Juego, por el continuo y constante intercambio de infor-

mación.

A Samir Saloum, Montse Escutia, Ignasi Navarra y Júlia Trullén,

porque sin ellos, y debido a nuestras limitaciones idiomáticas, mu-

chos de los juegos que conforman el repertorio dormirían aún en el

baúl. Reconocer la paciente labor mostrada por Iolanda Merino en la

revisión de la obra.

Y en último lugar, y no por ello de menor importancia, no olvida-

mos a Iolanda, Montse y a la pequeña Maria, por el tiempo robado.

8

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 9

INTRODUCCIÓN

ACERCA DEL JUEGO

Definir y analizar cada una de las palabras que componen el tí-

tulo del presente libro supone un arduo trabajo que se escapa a la

finalidad de la obra. Sí, en cambio, es deseable transmitir su inten-

cionalidad, nacida del entusiasmo que despierta esta manifestación

lúdica de difusión universal que acompaña al hombre, desde el na-

cimiento hasta la vejez, y de la cual se han llegado a escribir infini-

dad de páginas a lo largo de los siglos, pero que aún hoy en día

despierta una gran pasión, y su contenido encierra todavía toda la

magia, magia que Duhamel, plasmó en esta bella expresión “jugar

es como soñar con el cuerpo”.

Como ya es bien sabido, hablar del juego y sus excelencias no es

nuevo. A lo largo de la historia de la humanidad han sido numero-

sas las personalidades que desde distintos campos del saber han

abordado y reflexionado sobre el concepto de juego como parte

fundamental del lenguaje universal y fuente de transmisión de co-

nocimientos y valores socio-culturales.

Ya en los primeros yacimientos arqueológicos aparecen elemen-

tos referidos al juego y a los juguetes que se remontan a más de

4000 a. J.C. Hipócrates (300 a. J.C.) recomienda hacer rodar el aro

en un tratado de medicina. También se menciona el juego en los

textos religiosos, tal es el caso de las Confesiones de san Agustín

(350-430), donde se indica que: “El juego es inminentemente edu-

cativo en el sentido de que es el resorte de nuestra curiosidad por

el mundo y por la vida, el principio de todo descubrimiento y crea-

ción . Filósofos como Heráclito, Heidegger, Sartre, Schiller, entre

9

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 10

JUEGOS MULTICULTURALES

muchos otros, reflexionan sobre el juego en sus obras. Éste último

escribió: El hombre sólo es verdaderamente humano cuando jue-

ga ”. Mientras que Platón en las Leyes afirma: El juego es un factor determinante en la formación del ciudadano perfecto ”.

El juego fue cosa de reyes. Se han encontrado tableros de juego

en las sepulturas de los reyes de Ur, situadas en esta ciudad sume-

ria junto al cauce del bajo Éufrates. Del mismo modo está presente

en diversas expresiones artísticas elaboradas durante las distintas

dinastías de Egipto.

Fue practicado por grandes señores, nobles y cortesanos tanto

en Asia, como en América, África y Europa. A destacar el caso del

rey de Castilla Alfonso X “el Sabio” que en 1283 recopiló en Libro de

los Juegos, el primer tratado de juegos de la literatura europea. Sin

embargo, la gran mayoría de juegos han transcendido a las clases

populares, siendo practicados en torno a actos religiosos, durante

fiestas y celebraciones, en el ámbito laboral, etc. para encontrar

acomodo, paulatinamente, en el corazón de la infancia.

Esta pasión por el juego ha sido reflejada en numerosísimas obras

de arte: pintura, cerámica, grabado, escultura, etc. Basta mencionar

a artistas como Brueghel con su óleo Juegos de niños (1560) en el

que se muestran más de ochenta juegos tradicionales de la época; la

no menor muestra que ofrece la colección de grabados de Stella

(1657) en su obra Jeux et plaisirs de l’enfance; a Goya con sus tapi-

ces de La gallina ciega (1788) y de El Pelele (1792), o el lienzo La ni-

ña con el aro (1885) de Renoir, para constatar cómo ha sido plasma-

do plásticamente el universo del juego.

Con el despertar del interés por la infancia, pedagogos como

Rousseau ven en el juego uno de los soportes básicos para la correc-

ta educación de los niños y niñas. Freinet interpretaba que el juego

para el niño debía tener un significado parecido al que representa el

trabajo –actividad seria– para el adulto. Autores como Freud en el

campo de la psicología dicen: “El juego supone el paso del fantasma

al símbolo. Jugar es negar y superar el fantasma arcaico”, consta-

tando nuevamente la importancia del fenómeno lúdico dentro del

mundo infantil y evidenciado por Claparède (1951) al escribir: “Pa-

ra el niño el juego es el trabajo, es el deber, es el ideal de la vida (...),

el niño al jugar puede ser protagonista de sus eventos, cosa que la

sociedad normalmente le impide”.

10

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 11

INTRODUCCIÓN

En referencia a las aportaciones de la antropología, autores como

Batenson (1984) señalan que: El juego es el mejor medio de comu-

nicación entre especies diferentes, como también es el mejor medio

de comunicación entre personas de generaciones, clases sociales o

culturas diferentes , mientras que Blanchard y Cheska (1986) llegan

a la conclusión de que “si queremos comprender la humanidad, es

indispensable que estudiemos este tipo excepcional del comporta-

miento humano ”. Mientras, el historiador holandés Johan Huizinga

marca uno de los puntos de inflexión en el estudio del juego otor-

gándole un protagonismo inusual en su obra Homo ludens (1938)

cuando afirma: “La cultura nace del juego, aunque éste último la

precede”. Posteriormente, el sociólogo Roger Callois evidencia la si-

militud entre la actitud lúdica y la actitud cultural al expresar “el jue-

go es consubstancial a la cultura”.

En el campo de la literatura también se observa un mismo inte-

rés y sensibilidad en torno al juego, siendo varios los escritores que

se refieren a él en sus obras literarias. En La Ilíada y La Odisea de Homero se alude a juegos similares a las tabas; François Rabelais

ofrece en Gargantúa y Pantagruel (1532) un amplio repertorio de

juegos practicados durante el Renacimiento; en Alicia en el país de

las maravillas, su autor Lewis Carroll hace una bella descripción

acerca del juego del críquet, de la misma manera que Julio Cortázar

narra exquisitamente cómo jugar al infernáculo en su novela Ra-

yuela (1963).

Y como ellos, un sinfín de personalidades han visto en el juego

una de las manifestaciones culturales más entrañables que han

acompañado al ser humano en su periplo por la historia, ya sea re-

gulando contiendas, determinando mandatos u otorgando un senti-

do mágico-religioso a las creencias del hombre. El juego siempre ha

estado ahí presente, transmitiendo todo el saber popular de gene-

ración en generación.

A pesar de las excelsitudes y aportaciones que despierta el jue-

go en el devenir de la humanidad, no han sido pocas las voces que

por otra parte se han pronunciado en su contra, sobre todo en la

cultura judeocristiana. Del juego se ha dicho que se trata de un mo-

do de proceder sin consecuencia ni formalidad, de una actividad

placentera sin más interés que la de jugar, sólo practicada por los

más pequeños que no tienen nada que hacer, etc.

11

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 12

JUEGOS MULTICULTURALES

Algunas de sus prácticas fueron prohibidas y fuertemente perse-

guidas, dictándose leyes y ordenanzas en su contra en toda la Eu-

ropa de finales de la Edad Media, por su supuesta perversión de la

sociedad al creer que desvirtuaba a los hombres de buena voluntad.

Si bien es cierto que esta persecución fue más propia de los juegos

de mesa y azar, de mayor reglamentación, que de los juegos de ca-

lle practicados por los niños y niñas, de transmisión básicamente

oral. Juegos a los cuales el mundo adulto, durante mucho tiempo,

no ha prestado la más mínima atención.

El juego siempre ha tenido su espacio de manifestación y deba-

te. Cientos de nombres, definiciones, teorías y clasificaciones para

intentar comprender la acción de jugar. Jugar es jugar, y sólo de es-

ta manera se puede entender.

Incluso a partir de la década de los años ochenta parece ser que

el juego goza de un prestigio inédito en la historia. Scheines (1999)

comenta al respecto: “A los chicos se les enseña jugando, los ejecu-

tivos se capacitan jugando, toda la cultura se juega. Se previenen si-

tuaciones de crisis financiera a través de juegos de posibilidades y

combinatorias. La guerra se proyecta y se proclama a partir de jue-

gos de guerra. El juego adquiere una jerarquía insólita; pareciera

que donde no se juega no se puede vivir ”.

Lo cierto es que son numerosos los organismos oficiales y con-

gresos realizados con la intención de recuperar esta manifestación

lúdica como derecho fundamental de la infancia. Sirvan de ejemplo

el Fondo Internacional para el Desarrollo de la Educación Física y el

Deporte (FIDEPS) de la UNESCO, que tiene como objetivo proteger y

desarrollar los juegos tradicionales; la fundación en 1974 de la Aso-

ciación para el estudio antropológico del juego (TAASP); la creación

en 1981 de la Asociación Internacional por el Derecho del niño a Ju-

gar; el Proyecto Belgrado-OMEP (1985) para la investigación y reco-

pilación de juegos tradicionales infantiles en diversas partes del

mundo; el Segundo Congreso del ISHPES (International Society for

the history of physical) llevado a cabo en Berlín (1993) bajo un títu-

lo tan sugerente como: Games of the World-The World of Games; el

Primer Congreso Internacional de Luchas y Juegos Tradicionales, ce-

lebrado en las Islas Canarias en 1996.

Hay que referirse, cómo no, al Museo del Juego de Mechelen (Bél-

gica); al Museo de Juegos Tradicionales de Campo, inaugurado en

12

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 13

INTRODUCCIÓN

1998 (España), y al Instituto para la Investigación y Pedagogía del

Juego, creado en 1991 en Austria, que cuenta en Latinoamérica con

una sede en Buenos Aires.

En el entorno educativo, el juego pasa de manera incuestionable

a constituirse como la herramienta más eficaz del aprendizaje de la

infancia y la juventud, utilizado en la gran mayoría de áreas curri-

culares, siendo un recurso muy apreciado para abordar el trata-

miento de los temas transversales. Desde esta perspectiva, viene

entroncado con la educación intercultural entendida como la res-

puesta pedagógica a la exigencia de preparar a los futuros ciudada-

nos para desarrollarse en una sociedad prácticamente multicultural

e idealmente democrática. Una educación pensada para todo el

alumnado, para que adquiera una sólida competencia cultural basa-

da en el respeto a la diversidad.

El actual compromiso intercultural ya fue abordado en la Confe-

rencia de Educación Pública de Ginegra (1968) con la siguiente re-

solución: “La educación debería ayudar a los jóvenes a adquirir un

mejor conocimiento del mundo y de sus habitantes y a formar acti-

tudes que desarrollen en ellos un espíritu de aprecio y respeto mu-

tuo para las otras culturas, razas y estilos de vida”, constituyendo

en el despertar del nuevo milenio un reto que deben asumir los pro-

fesionales de la educación, tanto en el ámbito formal como en el no

formal, para abordar con éxito los cambios sociales y flujos migra-

torios, que durante las últimas décadas han modificado profunda-

mente el tejido social y la población escolar en toda Europa y, re-

cientemente, en España.

Ahora bien, para hacer frente a esta problemática, los educa-

dores requieren de instrumentos eficaces para desarrollar plan-

teamientos educativos capaces de garantizar la adquisición de

competencias en materia de educación intercultural. Es desde es-

ta determinada óptica, y ciñéndose a la utilización del juego co-

mo eficaz contenido y recurso de aprendizaje, que se detecta la

falta de materiales elaborados con este propósito. Tras una pros-

pección por el mercado editorial nacional e internacional, se lle-

ga a la conclusión de que son prácticamente inexistentes las pu-

blicaciones que recojan en un mismo volumen manifestaciones

lúdicas de distintas culturas, tratadas todas ellas en un plano de

igualdad.

13

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 14

JUEGOS MULTICULTURALES

En las dos últimas décadas, y en mayor medida, desde los años

noventa, en el Estado español ha proliferado la bibliografía relacio-

nada con el tratamiento de los juegos tradicionales y populares. En

este sentido, sí es cierto que existen varias monografías sobre de-

terminados juegos, destacando algunas de ellas por su gran apor-

tación al estudio del fenómeno del juego, como es el caso de la te-

sis doctoral realizada por Lavega (1995). Del joc a l’esport. El joc de

bitlles al Pla d’Urgell (Lleida), siendo más frecuentes los estudios lo-

cales de carácter etnográfico en los cuales se registra el acervo cul-

tural de una determinada zona.

Desde esta línea etnográfica de aproximación al juego, muchos de

los trabajos se distinguen por su rigor y seriedad en la búsqueda y tra-

tamiento de los juegos extraídos de la memoria colectiva de un pue-

blo, destacando: Trigo (1994) con su investigación en torno al juego

en Galicia a través del testimonio de tres generaciones, en Aplicación

del Juego tradicional en el Currículum de Educación Física; Maestro

(1994) con su laborioso y paciente trabajo de campo en el Aragón ru-

ral, recogido en Del Tajo a la replaceta, o el repertorio de juegos leo-

neses que ofrecen Rosa Sánchez y del Río Mateos (1997) con Juegos

tradicionales infantiles en León. Pero quizá se podría destacar de ma-

nera especial la aportación tanto cualitativa como cuantitativa que

ofrece el Grupo Etniker (1993) en sus Juegos Infantiles en Vasconia,

que forman parte de la voluminosa obra Atlas Etnográfico de Vasco-

nia, que fue dirigida hasta su muerte por José Manuel de Barandiarán.

En menor medida se destinan esfuerzos a recuperar los juegos si-

guiendo su evolución, no sólo rastreando su pasado más reciente,

sino dilucidando su devenir histórico, como hizo en el pasado de

manera brillante Rodrigo Caro en Días geniales o lúdicos. En esta di-

rección cabe citar con énfasis el minucioso y erudito trabajo de in-

vestigación que aborda Pelegrín (1998) en su obra Repertorio de An-

tiguos Juegos Infantiles, en la cual, valiéndose de un pliego de cor-

del del siglo XVII valenciano, le sirve para enlazar la tradición antigua

con la moderna, aportando como soporte abundantes referencias

de la literatura española del Siglo de Oro y de otras fuentes litera-

rias hispanoamericanas, del mismo modo que acude a interesantes

fuentes iconográficas.

Sin embargo, el panorama es más sombrío respecto a aquellas

producciones que pretenden abarcar juegos de diversos países y

14

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 15

INTRODUCCIÓN

culturas. Son un referente los trabajos realizados en el extranjero:

Arnold (1975), The world book of children’s games; Grunfeld (1978),

Juegos de todo el mundo; Botermans (1989), The world of games, y

más recientemente, el libro de los norteamericanos Sierra y Ka-

minsky (1995), Children’s Traditional Games, pero se desconoce

que hasta el momento se haya abordado el tema en este país. Por

ello, ante esta necesidad, sirva la presente obra como una modesta

contribución más, para ampliar el conocimiento y difusión de una

parte del patrimonio lúdico de la humanidad.

LA CONFIGURACIÓN DEL REPERTORIO DE JUEGOS

Para estructurar este compendio de juegos multiculturales se es-

tablece como criterio organizativo el hecho de agruparlos en fun-

ción de la división territorial o geográfica a la cual han sido circuns-

critos.

El primer nivel de agrupación a considerar es el del continente en el

cual han sido localizados. Por este motivo, el libro se divide en cin-

co capítulos, uno para cada uno de ellos, ordenados éstos por or-

den alfabético: África, América, Asia, Europa y Oceanía.

En segundo lugar, y siguiendo con la propuesta de ubicación es-

pacial, dentro de cada continente, se estima oportuno que los jue-

gos aparezcan reunidos según sea su país de procedencia.

Es obvio que los juegos podrían estar clasificados según otras

propuestas. La opción, equivocada o no, para catalogar los jue-

gos es la de emplazarlos en una nación precisa. Se advierte al

respecto que no es propósito de los autores ahondar en taxono-

mías.

La cantidad de juegos descritos para cada país es variable. Quizá

sea insuficiente su número en aquellos casos en los cuales única-

mente se inscribe un juego en un determinado país. Esto puede

deberse a que no ha sido hallado un mayor número, o bien que los

hallazgos eran un aporte de escaso valor en aras de enriquecer el

catálogo. Para mantener un equilibrio entre los países, tampoco ha

parecido propicio abusar de la situación contraria, es decir, aumen-

tar considerablemente el volumen de juegos en aquellos países de

15

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 16

JUEGOS MULTICULTURALES

los cuales sí se tiene información, tanto cuantitativa como cualitati-

va. En este caso se opta por ofrecer una limitada muestra.

Al iniciarse cada uno de los capítulos se ofrece, en primera ins-

tancia, una lista de países, conjuntamente con el nombre del juego,

ambos registrados por orden alfabético, y al lado de cada juego

aparece el número de página en la cual pueden ser consultados.

Se incorpora un mapa del continente para visualizar con como-

didad aquellos países de los cuales puede hallarse consignado al-

gún juego, y para situar éstos dentro de las coordenadas espaciales

del globo terráqueo.

De inmediato se describen la totalidad de juegos que aparecen

enmarcados dentro de un continente.

Anexados a los cinco capítulos que hacen referencia a los juegos

según la distribución continental, se adjuntan diversos cuadros gene-

rales que tienen la pretensión de agilizar la consulta y brindan, al mis-

mo tiempo, información adicional que quizá pueda ser de utilidad.

Se ofrece un índice que incluye la totalidad de juegos que forman

parte del repertorio, ordenados según criterio alfabético y con re-

ferencia del continente, país y página de localización.

Se adjunta también una tabla que pretende ilustrar con algunos

ejemplos cómo la mayoría de los juegos, debido a su extensa po-

pularidad y tradición en muchas de las zonas geográficas de la

tierra, son conocidos con un sinfín de nombres. El inventario de to-

dos ellos es una tarea no sólo inabarcable sino imposible. Basta con

mencionar el hecho de que un mismo juego recibe nombres muy

dispares en localidades muy cercanas de un mismo territorio.

En otros cuadros se pretende recoger aspectos básicos de índole

metodológica o didáctica, que pueden ser considerados en el mo-

mento de proceder a su aplicación. En ellos se hace constar el nom-

bre, la edad recomendable, la duración aproximada del juego, el

grado de intensidad del mismo y el espacio propicio para su ejecu-

ción.

En último lugar aparece la bibliografía consultada para obtener la

información. Ésta se agrupa según su tipología de procedencia, ya

sean fuentes bibliográficas y documentales, orales o de carácter

electrónico.

Antes de pasar a la descripción de los juegos es preciso hacer to-

davía algunas matizaciones importantes sobre dos aspectos signifi-

16

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 17

INTRODUCCIÓN

cativos: por una parte, los criterios de selección de los juegos, y por

otra, el modelo de ficha y su configuración.

Los criterios de selección de los juegos

Ante el intento de proceder al registro de juegos que pertenecen

a la herencia cultural que el género humano ha ido transmitiendo a

través del relevo generacional, cabe la posibilidad, dado el tamaño

de semejante empresa, de no poder abarcar el fenómeno en toda su

extensión y magnitud. Por ello conviene acotar desde un inicio las

delimitaciones del campo de estudio.

El problema se hace más acuciante cuando el interés se centra en

profundizar no en una determinada zona o localidad, en un exclusi-

vo juego o tipología de juegos o en un período histórico concreto,

sino que se ansía internarse por paisajes muy dispares. Quizá sea

pretencioso inscribir la investigación en el ámbito de la etnología o

de la antropología cultural. Sí pretende, no obstante, traspasar el

umbral etnográfico, máxime cuando aspira a reunir en una misma

casa, la casa del hombre, la cultura y el saber, manifestaciones lúdi-

cas de pueblos, culturas y civilizaciones dispares, tanto en el tiem-

po como en el espacio.

Parece que esta forma de proceder enlace con los anhelos de los

nuevos tiempos en los que se aspira a construir una organización

humana en el planeta caracterizada por la globalización. Ello es

cierto sólo en la medida en que el acercamiento de unos y otros, ya

sea entre sociedades distantes, como dentro de las múltiples cultu-

ras que conforman una sociedad concreta, sea resistente a los peli-

gros de homogenización y uniformidad, y sea capaz de optar, con

un talante democrático y tolerante, por una opción netamente ba-

sada en el interculturalismo.

Por tanto, teniendo presentes estas premisas de índole general,

el primer criterio tomado es el de circunscribir la selección de jue-

gos al ámbito de la conducta motriz y el movimiento. Se recogen

aquellos juegos que en un sincretismo lúdico recrean desde la cor-

poreidad, y al unísono, el gesto, la acción y el texto. Así pues, el

acento para la recogida y posterior selección de los juegos descri-

tos se fundamenta en su destacado componente motriz, aportando

17

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 18

JUEGOS MULTICULTURALES

un amplio mosaico de juegos que permitan mostrar, como en un ca-

lidoscopio, una visión completa y variada, para captar en definitiva

la esencia misma del juego.

Si es la acción motriz una de las variables utilizadas para elaborar

este compendio, y la diversidad y riqueza de ésta una de las carac-

terísticas que se trata de reflejar, es obvio que no se incluyan en el

presente estudio tipologías de juegos que tengan poco en cuenta

esta condición, como es el caso de los juegos de mesa o de aque-

llos juegos en los que el lenguaje es la tónica dominante.

Sin embargo, ha sido preciso limitar también el repertorio, y se

descartan todos los juegos relacionados con los primeros años de la

infancia (juegos de dedos, de manos, de batir palmas, de imitar el

trote, etc.), del mismo modo que tampoco se escogen juegos can-

tados y rítmicos, o procedimientos previos al inicio del juego (fór-

mulas electivas o de sorteo, canciones eliminatorias). Quizás en

otra ocasión pueda subsanarse esta carencia.

De manera expresa se omiten los juegos con animales, de igual

modo que deliberadamente no se incluyen juegos violentos o que

signifiquen infligir castigos corporales o bromas de mal gusto a los

jugadores.

También se excluyen aquellos juegos que, dada su enorme po-

pularidad y larga tradición, son ampliamente conocidos incluso por

los practicantes más noveles, porque gozan de una extraordinaria

salud y vitalidad, y está garantizada su transmisión intergeneracio-

nal.

Otro criterio es el de considerar la estructura interna del juego.

Es necesario recurrir a una muestra heterogénea, eligiendo juegos

dispares, para garantizar que pueda constatarse la riqueza de dicha

estructura.

Para analizar con cierta profundidad la estructura interna del jue-

go, se deben valorar todas y cada una de las variables que la inte-

gran: espacio, tiempo, material de juego y relación entre jugadores

en base a su reglamentación.

En cuanto al espacio, se procura mostrar acciones en diversidad

de terrenos, tanto en el interior como en el exterior. En algunas, el

espacio o los subespacios condicionan la acción del jugador; en

otras, el juego se regula al margen de la libre disposición de los ju-

gadores.

18

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 19

INTRODUCCIÓN

El tiempo señala a veces la durabilidad del juego, y en otras, pue-

den más las ganas de jugarlo o de dejar de hacerlo. En algunas oca-

siones se regula antes del desarrollo de la práctica lúdica; en la ma-

yoría no tiene la mayor importancia. En los casos en que el tanteo

es abierto, es decir, no es preciso llegar a un determinado número

de puntos, es el control del tiempo el que marca el fin del juego. Pe-

ro como siempre que se juega no es para ganar o perder, sino sim-

plemente por el placer de jugar; la medida del tiempo o el cálculo

de puntos es básicamente útil para los amantes del reloj y de la

competición.

Al referirse al material se opta por mostrar juegos que permitan

un uso variado, acomodándose en muchas ocasiones a la facilidad

con que los jugadores puedan disponer de él en su medio más cer-

cano e inmediato.

Por lo que respecta a la reglamentación, hay que distinguir, por

ejemplo, que, a pesar de etiquetarlos a todos bajo la denominación

de juego, se pueden diferenciar las formas jugadas de los juegos

propiamente dichos.

Las formas jugadas presentan estructuras sencillas de juego, con

pocas codificaciones. En ellas se acostumbra encontrar reflejadas

las capacidades condicionales: fuerza, resistencia, velocidad, flexi-

bilidad y algunas habilidades básicas; por lo general, el grado de in-

tensidad de actividad es elevado.

Bajo el paraguas de juegos, se entiende todo juego que tiene una

codificación más compleja, pudiendo ser éstos espontáneos o diri-

gidos, según la presencia o no de un adulto o de una persona ajena

al grupo de participantes.

Por regla general, cuanto más compleja es la forma de organiza-

ción de una sociedad, mayor es el nivel de complejidad de las ma-

nifestaciones lúdicas, reflejándose en la reglamentación de los jue-

gos.

En otro orden de cosas, las reglas condicionan la actuación de

los jugadores, y en función de éstas varían las relaciones de comu-

nicación motriz que se establecen entre jugadores, dándose un

enorme abanico de posibilidades: juego solitario, paralelo, de opo-

sición, de cooperación, de colaboración-oposición, etc., las cuales,

al mismo tiempo, pueden durante el transcurso de un juego ser es-

tables y duraderas, o bien inestables, cambiantes o permutables.

19

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 20

JUEGOS MULTICULTURALES

Por tanto, teniendo en cuenta todos estos elementos y la relación

que entre ellos se establece en cada uno de los actos lúdico-moto-

res que se llevan a cabo, los 225 juegos deben contemplarse en una

visión de conjunto, porque la selección también ha sido efectuada

para dar muestra de la extraordinaria riqueza y complejidad de es-

ta estructura, y máxime cuando además conviene no olvidar que la

cara interna no es posible sin un contexto, es decir, sin considerar

la estructura externa.

El análisis de esta doble estructura, que son las dos caras de una

misma moneda, y que sin una no puede darse la otra, es una tarea

imprescindible para profundizar en el estudio del fenómeno lúdico.

A sabiendas de que la exclusión de dicho análisis puede juzgarse

como una limitación de la obra, téngase en cuenta que los juegos

motores escogidos aportan a quien lo desee la materia prima nece-

saria para efectuarlo.

El modelo de ficha y su configuración

Con el ánimo de ofrecer un inventario de juegos cuya lectura sea

entendedora y amena, y al mismo tiempo práctica una posterior

consulta, se ha diseñado un modelo de ficha que reúna dichas ca-

racterísticas.

El formato homogéneo en el cual se presentan los 225 juegos

que constituyen el presente volumen permite una rápida compren-

sión global de cada uno de ellos, teniendo en cuenta que, al regis-

trar la información obtenida, ésta ha sido procesada sobre todo pa-

ra que pueda llevarse a cabo, si se desea, una amplia acción divul-

gativa de los juegos seleccionados en distintos ámbitos y niveles,

más que contribuir con esta recopilación a una minuciosa y erudita

labor de investigación en torno al juego, la cual, siendo muy nece-

saria, a veces su resultado se muestra demasiado ajeno a aquellas

prácticas lúdicas que en su origen han fundamentado su estudio, y

por tanto no repercuten en la puesta en escena de las mismas.

Los elementos elegidos para asentar los distintos datos logra-

dos a través de la consulta de variadas fuentes orales y escritas

son los siguientes:

20

01 Juegos multicult. 001-172 2/9/02 17:31 Página 21

INTRODUCCIÓN