Nociones de la Gramática Española por Francisco Morales Ardaya - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

UNIVERSIDAD DE LOS ANDES TACHIRA

NOCIONES DE GRAMÁTICA ESPAÑOLA

Francisco Morales Ardaya

ULA Táchira

Francisco Morales Ardaya

NOCIONES DE GRAMÁTI CA

I. LAS PALABRAS Y SUS FUNCIONES

Preliminar:

• Lectura de dos capítulos de la Gramática de la lengua castellana de Andrés Bello: Capítulo II: Clasificación de las palabras por sus varios oficios, §§ 34-85; y Capítulo XXII: Estructura de la oración, §§ 477-483.

Atención:

• Bello llama atributo a lo que hoy llamamos predicado, y llama predicado a lo que hoy llamamos atributo, epíteto, adjunto o complemento adnominal, según el caso.

1. LAS PARTES DE LA ORACIÓN

Desde la Antigüedad, los estudiosos de la gramática han clasificado las palabras en diversas categorías, según la función que aquellas cumplen en el discurso o enunciado. Comú nmente, tales categorías reciben el nombre de partes de la oración o partes del discurso.

La gramática tradicional escolar fijó en nueve (9) el número de partes de la oración, que son las siguientes, citadas generalmente en este orden:

Sustantivo (en latín nomen substantivum, en griego ónoma ousiastikón)

Artículo (en latín articulus, en griego árthron)

Adjetivo (en latín nomen adjectivum, en griego ónoma epítheton)

Pronombre (en latín pronomen, en griego antonymía)

Verbo (en latín verbum, en griego rhêma)

Adverbio (en latín adverbium, en griego epírrhema)

Preposición (en latín praepositio, en griego próthesis)

Conjunción (en latín conjunctio, en griego sýndesmos)

Interjección (en latín interjectio, en griego epíphthegma o epiphónema).

La gramática moderna ha discrepado, al menos parcialmente, de la clasificación dada, suprimiendo categorías o creando otras nuevas. En estas páginas conservaremos, en principio, la clasificación tradicional, alterando un tanto el orden (por razones didácticas y por ajustarnos en lo posible al texto de Andrés Bello), y solo comentaremos brevemente aquellas innovaciones conceptuales (en verdad, ya no son tan nuevas) que han quedado establecidas en la reflexión gramatical de nuestra época.

Seguidamente definiremos cada una de las partes de la oración.

a) VERBO

El verbo es una palabra que por sí sola puede constituir el predicado de una oración.

Otra definición, según la gramática tradicional: “Parte de la oración que expresa una acción o un estado bajo una forma variable, según las disposiciones del sujeto que habla.” ( Pequeño Larousse Ilustrado. ) De la categoría verbo se han dado numerosas definiciones, pero pocas resultan satisfactorias. La definición tradicional (“palabra que expresa estado, acción o pasión”) es inadecuada e imprecisa (véanse las críticas de Bello en su Gramática, Nota 2: “Definición del verbo”). La que hemos ofrecido más arriba en primer lugar, aunque no es la mejor, resulta más ajustada a los hechos.

Paradójicamente, a pesar de las dificultades que han tenido los gramáticos para delimitar

conceptualmente el verbo, esta categoría es, al menos en la lengua española, la más fácil de identificar en el discurso.

2

Francisco Morales Ardaya

NOCIONES DE GRAMÁTI CA

El verbo español tiene estos accidentes: persona, número, tiempo, modo, y según la tradición gramatical, también voz. El conjunto de todas las formas verbales, que resultan de expresar esos accidentes, se llama conjugación.

En nuestra lengua hay tres tipos de conjugación, llamados primera conjugación, segunda conjugación y tercera conjugación (se distinguen por las terminaciones o desinencias de las formas verbales).

Sus modelos son, respectivamente, amar , temer y partir . Si un verbo se ajusta exactamente a uno esos modelos, se llama regular. Si no, se denomina irregular.

Se llama verbo finito o forma personal a toda forma de un verbo en la que puedan reconocerse, por sus desinencias, los accidentes de persona, número, tiempo y modo. Así, escribo es un verbo finito porque en él puede reconocerse la primera persona de singular (“yo”) de presente de indicativo.

Por tradición, se incluyen dentro de los verbos ciertas formas que pueden considerarse híbridas porque participan de la naturaleza verbal y, a la vez, de la de otras categorías. Son las formas llamadas infinitivo ( amar, temer, partir), gerundio ( amando, temiendo, partiendo) y participio ( amado, temido, partido). En conjunto, reciben varios nombres: formas no personales del verbo, derivados verbales, o más recientemente, verboides. Volveremos sobre ellas más adelante.

Como ejercicio, identifiquemos los verbos que aparecen en esta definición y comentario.

b) SUSTANTIVO

El sustantivo es una palabra con la que se nombra un ser o una cosa.

Otra definición: “Cualquier palabra que designa un ser u objeto”. ( Pequeño Larousse Ilustrado .) La función básica del sustantivo es ser sujeto de un verbo: El alumno aprende. Sus otras funciones son objeto directo, objeto indirecto y término de preposición.

En general, podemos decir que toda palabra a la cual pueda preceder un artículo es un sustantivo. Si, llevando artículo, no lo es, se trata entonces de una expresión sustantivada.

Nótese que las palabras verbo, pronombre, adverbio, preposición, conjunción e interjección son sustantivos. Las palabras sustantivo y adjetivo son, propiamente, adjetivos sustantivados, pues provienen de las expresiones nombre sustantivo y nombre adjetivo.

Como ejercicio, identifiquemos los sustantivos o expresiones sustantivadas que aparecen en esta página.

c) ADJETIVO

El adjetivo es una palabra que precisa el significado de los sustantivos o de expresiones

sustantivadas, calificándolos, especificándolos o determinándolos. Dicho de otro modo, es el modificador propio y directo de los sustantivos.

Otra definición: “Palabra que se agrega a un sustantivo para designar una cualidad o determinar o limitar la extensión del mismo.” ( Pequeño Larousse Ilustrado.)

La gramática tradicional distingue entre los adjetivos calificativos (denotan cualidad: bueno, malo, grande, pequeño, alto, bajo, gordo, flaco, negro, blanco, lento, veloz, externo, interno, útil, inútil...) y los adjetivos determinativos (no denotan cualidad: este, ese, aquel, alguno, ninguno, cualquiera, mío, tuyo..., los numerales: uno, dos, tres..., primero, segundo, tercero ...).

Una terminología más reciente reserva el nombre de adjetivos a los calificativos, y llama

determinantes conjuntamente a los determinativos y a los artículos.

En español, es muy frecuente callar el sustantivo y expresar solo el adjetivo que a él se refiere: el blanco (por el hombre blanco); la venezolana (por la mujer venezolana); el Pacífico (por el océano Pacífico); una pequeña (por una niña pequeña); la Inconclusa (por la sinfonía Inconclusa). Se dice entonces que el adjetivo está sustantivado. También es posible usar un sustantivo como adjetivo: un perro pastor; el hombre lobo; la llave maestra. Se dice entonces que el sustantivo se ha adjetivado.

Como ejercicio, identifíquense los adjetivos que aparecen en esta página.

3

Francisco Morales Ardaya

NOCIONES DE GRAMÁTI CA

d) ARTÍCULO

El artículo es una palabra que se antepone a los sustantivos o expresiones sustantivadas para anunciar su género y número, y para señalarlos como conceptos determinados o indeterminados en el pensamiento.

Otra definición: “Parte de la oración que se antepone al nombre para determinarlo.” ( Pequeño Larousse Ilustrado.)

Los artículos españoles son:

• Determinados, determinantes o definidos: el, los (masculinos), la, las (femeninos), lo (neutro).

• Indeterminados, indeterminantes o indefinidos: un, unos (masculinos), una, unas (femeninos).

Otra función característica del artículo es sustantivar la palabra o frase a la cual se antepone: la constituyente; el mañana; me dio el sí; el fumar; más vale un quizás que un nunca; escribir un “te quiero”.

Para ciertos autores (p. ej., Bello) los artículos son una clase de adjetivos demostrativos.

e) PRONOMBRE

El pronombre es una palabra que sustituye a un sustantivo o a una expresión sustantivada para evitar su repetición, o para no mencionarlo por su nombre o designación específicos.

Otra defin ición: “Palabra que hace las veces del nombre y toma el género y número de éste.”

( Pequeño Larousse Ilustrado.)

A pesar de las definiciones que hemos ofrecido, la consideración del pronombre como mero sustituto de un sustantivo (o de una expresión sustantivada) que se ha mencionado en el discurso, resulta inadecuada a la luz de la gramática moderna. Véanse las críticas a las definiciones tradicionales en: A. Alonso y P.

Henríquez Ureña, Gramática castellana: primer curso, nota final III.

Hay diversas clases de pronombres:

• Personales: yo, tú, él, nosotros, me, mí, te, ti, nos, lo, la, se...

• Posesivos: mío, tuyo, suyo, nuestro... (También son adjetivos.)

• Demostrativos: este, ese, aquel. (También son adjetivos.)

• Indefinidos: alguien, alguno, algo, todo, mucho, varios, cualquier(a), nadie, ninguno, nada... (Con excepción de alguien, algo, nadie y nada, también son adjetivos.)

• Relativos: que, quien, el cual, cuanto, cuyo. ( Cuyo es además adjetivo posesivo.)

• Interrogativo-exclamativos: qué, quién, cuál, cuánto. ( Qué, cuál y cuánto son también adjetivos interrogativo-exclamativos.)

Como se ve, muchos pronombres funcionan también como adjetivos, y por esta razón, en la

gramática tradicional se les llama a menudo pronombres adjetivos o adjetivos pronominales.

La gramática moderna llama determinantes a las palabras que siempre o habitualmente se anteponen a los sustantivos o a expresiones sustantivadas. Son, pues, determinantes los artículos, los

posesivos, los demostrativos y los indefinidos que también son adjetivos.

Para ciertos autores (p. ej. Bello), los pronombres son una clase particular de sustantivos.

El sustantivo, el adjetivo, el artículo y el pronombre comparten los mismos accidentes: género y

número. Por ello, a menudo reciben la designación conjunta de categorías nominales.

f) ADVERBIO

El adverbio es una palabra que precisa el significado de los verbos, los adjetivos y otros adverbios.

Dicho de otro modo, el adverbio es el modificador propio y directo del verbo y de cualquier otro modificador, es decir, de cualquier otra palabra o expresión que no sea sustantivo o frase sustantivada.

Otra definición: “Parte de la oración que modifica la significación del verbo, del adjetivo o de otros adverbios.” ( Pequeño Larousse Ilustrado.)

4

Francisco Morales Ardaya

NOCIONES DE GRAMÁTI CA

Hay diversas clases de adverbios:

• De modo: bien, mal, así, casi todos los terminados en -mente.

• De lugar: aquí, ahí, allí, acá, allá, arriba, abajo, dentro, fuera, delante, detrás...

• De tiempo: ahora, entonces, antes, después, hoy, ayer, mañana, siempre, nunca...

• De cantidad: más, menos, tanto, algo, nada, además, también.

• De afirmación: (atención: con tilde) , ciertamente, indudablemente.

• De negación: no, nada, tampoco.

• De duda: quizá(s), acaso.

• Relativos: como (de modo) , cuando (de tie mpo), cuanto (de cantidad) , donde (de lugar).

• Interrogativos: qué, cómo, cuándo, cuán(to), dónde.

Varios adjetivos, en su forma masculina singular, se usan también como adverbios: mucho, poco, nada, algo, bastante, más, medio, recio, rápido, lento, alto, bajo, quedo, harto, duro, fácil... Siendo adverbios, son invariables (p. ej. mucho más grandes, medio dormida, hablaron quedo, corrimos rápido).

Existen también frases , modos o locuciones adverbiales, es decir, conjuntos de palabras que cumplen la función de un adverbio. Ejemplos: a la ligera, a lo mejor, a quemarropa, a rajatabla, a granel, a ciegas, a tientas, a veces, de golpe, de repente, de pronto, de puntillas, de vez en cuando o de cuando en cuando, de cabo a rabo, día tras día, en balde, en seguida, poco a poco, por lo menos, sin cesar, sin ton ni son, tal vez.

La mayoría de estas frases son complementos preposicionales (véase más adelante).

g) FORMAS NO PERSONALES DEL VERBO

Como se ha mencionado más arriba, se incluyen tradicionalmente entre los verbos ciertas palabras que reciben el nombre de formas no personales, derivados verbales o verboides. Su característica común es que, a diferencia de un verbo personal o finito, no pueden indicar por sí solas las personas gramaticales (primera, segunda y tercera), y en consecuencia, no pueden ser nunca el núcleo de un predicado (al menos no del predicado de una oración principal).

Las formas no personales son de naturaleza híbrida. Por una parte, tienen ciertas cualidades verbales (como a los verbos propiamente dichos, puede atribuírseles un sujeto o un objeto gramatical o lógico, y pueden ser modificadas por un adverbio o una frase adverbial). Por otra parte, participan de las cualidades de otras categorías:

El infinitivo ( amar, temer, partir) es la forma sustantiva del verbo, un “verbo sustantivo” o sustantivo verbal, puesto que puede cumplir cualquier función propia de un sustantivo (sujeto, objeto directo o indirecto, término de preposición): Comer es necesario, pues debemos alimentarnos para vivir.

El gerundio ( amando, temiendo, partiendo) es la forma adverbial del verbo, un “verbo adverbio” o un adverbio verbal, ya que cumple ordinariamente la función de modificar a un verbo: aprendemos estudiando; salió corriendo; llegando a casa, me tropecé.

El participio ( amado, temido, partido) es la forma adjetiva del verbo, un “verbo adjetivo” o adjetivo verbal, porque puede modificar a un sustantivo: dinero prestado; querida amiga; años perdidos. Además, con el verbo haber, forma los tiempos compuestos de la conjugación: he amado, has temido, ha partido.

h) PREPOSICIÓN

La preposición es una palabra que antepone generalmente a los sustantivos, a otras categorías nominales o a expresiones sustantivadas para formar complementos de diversos tipos, o para subordinar un término a otro.

Otra definición, según la gramática tradicional: “Parte invariable de la oración que une palabras denotando la relación que tienen entre sí.” ( Pequeño Larousse Ilustrado.)

5

Francisco Morales Ardaya

NOCIONES DE GRAMÁTI CA

He aquí la lista de las preposiciones españolas en orden alfabético:

a

desde

por

ante

en

según

bajo

entre

sin

con

hacia

sobre

contra

hasta

tras.

de

para

La gramática tradicional menciona las anteriores diecisiete y agrega dos más que son anticuadas, es decir, no se usan en la lengua contemporánea: cabe (= junto a) y so (= debajo de, limitada hoy a pocas frases hechas: so capa de, so pretexto de). Así pues, según la gramática tradicional, el español tiene diecinueve preposiciones, pero hay otros vocablos que bien pueden añadirse a la lista: durante, mediante, excepto, salvo, incluso .

Existen frases o locuciones prepositivas, es decir, conjuntos de palabras que cumplen la función de una preposición. Ejemplos: a excepción de, a pesar de, a través de, delante de, detrás de, encima de, debajo de, de acuerdo con, conforme a, con respecto a, con relación a o en relación con, a fin de, junto a, junto con, sobre la base de, en comparación con, por medio de.

El vocablo o la expresión que sigue a una preposición se llama término de la preposición. Por ejemplo, en la frase con sinceridad, “sinceridad” es el término de la preposición con. Generalmente el término de una preposición es un sustantivo o expresión sustantivada, pero también pueden serlo un adjetivo o un adverbio: por cierto, desde aquí.

El conjunto formado por la preposición y su término recibe a menudo el nombre general de

complemento, y más específicamente, complemento prepositivo o preposicional. Así, la frase con sinceridad es un complemento preposicional.

Los complementos pueden cumplir función adjetiva ( un libro de ortografía; el hombre sin camisa) o adverbial (hablar con sinceridad; sin duda malo). El complemento con función adjetiva recibe el nombre particular de complemento especificativo o complemento de especificación, sobre todo si es introducido por la preposición de ( libro de ortografía; el computador de mi hermana). El complemento con función adverbial recibe el nombre de complemento circunstancial si modifica a un verbo.

i)

CONJUNCIÓN

La conjunción es una palabra que se emplea para unir conceptualmente vocablos, frases u oraciones.

Otra definición: “Palabra invariable que sirve para ligar las palabras o las proposiciones.” ( Pequeño Larousse Ilustrado. )

Hay varias clases de conjunciones:

• Copulativas: y ( e delante de i- / hi-) , ni.

• Adversativas: pero, mas (atención: sin tilde) , sino; sin embargo, no obstante.

• Disyuntivas: o ( u delante de o- / ho- ) , bien... bien, ya... ya, sea... sea.

• Distributivas: ora... ora, ya... ya.

• Ilativas o consecutivas: conque (una sola palabra), pues, luego, entonces, así que, por (lo) tanto, por consiguiente.

• Concesivas: aunque, si bien, aun cuando, a pesar de que.

• Causales: pues, porque, como, puesto que, dado que, ya que.

• Finales: para que, a fin de que, con objeto de que.

• Condicionales: si (atención: sin tilde) , como, en caso de que.

• Temporales: antes que, después que, luego que, cuando.

• Anunciativas: que, si (sin tilde).

6

Francisco Morales Ardaya

NOCIONES DE GRAMÁTI CA

Nótese que, por tradición, se acostumbra incluir entre las conjunciones las que son propiamente frases, modos o locuciones conjuntivas, es decir, conjunto de dos o más palabras que cumplen la función de una conjunción. Varias de estas frases son, como se ve, complementos preposicionales.

Según la gramática tradicional, toda palabra o frase que esté uniendo dos frases u oraciones es una conjunción. Las copulativas, adversativas, disyuntivas, distributivas e ilativas reciben el nombre general de conjunciones coordinantes. Las demás se denominan conjunciones subordinantes (véase la tabla de las páginas 9 y 10).

En realidad, solo deberían incluirse en la categoría de las conjunciones aquellas palabras que sirven para unir dos palabras, dos frases o dos oraciones que cumplen la misma función en el discurso: dos sujetos de un mismo verbo, dos adjetivos del mismo sustantivo, dos complementos del mismo sustantivo o del mismo verbo, dos adverbios que modifiquen al mismo verbo, dos verbos de un mismo sujeto, dos oraciones principales, dos oraciones subordinadas a la misma oración principal...

Así pues, las conjunciones propiamente dichas son las copulativas, las adversativas (excepto las compuestas), las disyuntivas, las distributivas, las consecutivas (excepto las compuestas) y las concesivas (excepto las compuestas). Las demás son, en re alidad, complementos preposicionales, adverbios con complementos, o adverbios relativos (hay incluso una forma verbal: sea); pero todos estos, por tradición, se incluyen en las listas de conjunciones que dan las gramáticas escolares.

La palabra que (en oraciones como “Me dijo que era maestro”, “Te pedí que me ayudaras”), llamada por Bello “ que anunciativo”, es de una clase muy especial, no reconocida por la gramática escolar y tradicional, y que por sí sola podría formar una categoría aparte: es un nominalizador o sustantivador , es decir, una partícula cuya función es dar carácter de nombre o sustantivo a oraciones o proposiciones (véase el capítulo II, sección 6: Las oraciones subordinadas, 1. Oraciones sustantivas o completivas).

Se debe recordar que la partícula que puede desempeñar funciones diversas según la oración en la cual aparezca; por ejemplo:

En El profesor que usa lentes, que es un pronombre relativo: se refiere al sintagma [= grupo coherente de palabras] el profesor, y lo sustituye funcionando como sujeto del verbo usa.

En Vámonos, que el profesor no vendrá hoy, que es una conjunción causal: equivale a pues o porque.

En El profesor es menos paciente que sus alumnos, que es una conjunción comparativa: establece una comparación entre el profesor y los alumnos con respecto a la cualidad de ser paciente.

En El profesor dijo que no vendría hoy, que es una conjunción anunciativa o, mejor dicho, un nominalizador : indica que la oración no vendría hoy está cumpliendo la función de un nombre o sustantivo (es el objeto directo del verbo dijo).

Asimismo, el que anunciativo aparece formando parte de numerosas frases conjuntivas: para que, después que, ya que, porque, etc.

La gramática moderna llama enlaces, nexos, nexivos, conectores o conectivos a las preposiciones, las conjunciones y ciertos adverbios, pues su función común y genérica es enlazar conceptos o enunciados en el discurso.

j) INTERJECCIÓN

Palabra que expresa una emoción más o menos repentina.

Otra definición: “Parte de la oración que comprende las exclamaciones con que se expresan los movimientos del ánimo, como ¡ah!, ¡bravo!” ( Pequeño Larousse Ilustrado.)

7

Francisco Morales Ardaya

NOCIONES DE GRAMÁTI CA

Puede darse la siguiente lista de interjecciones: ah, eh, oh, ay, ey, uy, epa, bueno, bien, caramba, ojalá, bravo, viva... Nótese que entre ellas se incluyen vocablos cuya función original es otra.

Frecuentemente aparecen escritas entre signos de exclamación.

Para algunos gramáticos, la interjección no es propiamente una parte de la oración, sino una especie de “oración condensada”.

Como se ha visto, las nueve categorías tradicionales que hemos mencionado pueden dividirse en dos grandes grupos:

1. PALABRAS VARIABLES (tienen accidentes gramaticales): SUSTANTIVO, ADJETIVO, ARTÍCULO , PRONOMBRE, VERBO.

2. PALABRAS INVARIABLES (no tienen accidentes gramaticales): ADVERBIO , PREPOSICIÓN, CONJUNCIÓN, INTERJECCIÓN.

2. NÚCLEOS, MODIFICADORES Y NEXOS

El sustantivo y el verbo son las palabras principales del sujeto y del predicado, respectivamente. Por tanto, reciben el nombre de núcleos.

El adjetivo precisa o modifica el significado del sustantivo; y el adverbio, el significado del verbo.

Son, pues, modificadores de los núcleos.

El artículo y los adjetivos determinativos o pronominales son también modificadores del sustantivo y reciben el nombre especial de determinantes.

Las preposiciones y conjunciones son nexos o conectores de núcleos y modificadores.

PARA SABER MÁS :

Alarcos Llorach, Emilio (1994). Gramática de la lengua española. Madrid: Real Academia Española y Espasa Calpe. Véase Las unidades en el enunciado , capítulos V-XVIII.

Alonso, Amado, y Pedro Henríquez Ureña (c. 1977). Gramática castellana: primer curso. 28.a ed.

Buenos Aires: Editorial Losada. Véanse: Lección IV: El sustantivo y el verbo en la oración ; Lec.

V: Articulaciones del sujeto; Lec. VIII: Articulaciones del predicado ; Lec. XI: Pronombres personales; Lec. XII: Pronombres relativos e interrogativos; Lec. XIII: Los pronombres indefinidos y el artículo; Lec. XIV: El verbo y sus accidentes; Notas Finales: III. El pronombre.

Basulto, Hilda (1996). Mensajes idiomáticos 2: ¡Aplique la gramática! México: Trillas. Véase el Cap.

I: ¿Reconoce usted las funciones gramaticales?

Bello, Andrés (1847/1981). Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos. 2.a ed.

facsimilar. Caracas: La Casa de Bello. Véanse: Capítulo II: Clasificación de las palabras por sus varios oficios; Capítulo XX: Derivados verbales; Capítulo XXII: Estructura de la oración; Nota 1: Clasificación de las palabras; Nota 2: Definición del verbo ; Nota IX: De los derivados verbales.

González Araña, Corina, y Carmen Herrero Aísa (1997). Manual de gramática española. Madrid: Editorial Castalia. Véase Primera Parte: La palabra, cap. III. Clases de palabras.

Moreno Aguilar, Arcadio (1985). Entienda la gramática moderna. México: Larousse. Véanse los capítulos 13-29.

Munguía Zatarain y otros (1998). Gramática práctica de la lengua española. México: Ediciones Larousse.

Núñez Ladevéze, Luis (1995). Introducción al periodismo escrito. Barcelona (España): Editorial Ariel.

Véase el cap. 13. Clasificación de las palabras.

Real Academia Española (1973). Esbozo de una nueva gramática de la lengua española. Madrid: Espasa Calpe. Véase Segunda Parte: Morfología.

Seco, Manuel (1996). Gramática esencial del español. 4.a ed. Madrid: Espasa Calpe. (Biblioteca El Nacional, 4). Véanse los capítulos 7-13.

8

Francisco Morales Ardaya

NOCIONES DE GRAMÁTI CA

TABLA RESUMEN DE LAS PALABRAS Y SUS FUNCIONES GRAMATICALES

CATEGORÍA

FUNCIÓN

FUNCIONES ESPECÍFICAS

EJEMPLOS

GENERAL