Palabras por mi voz por Iveth Merino - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle
index-1_1.jpg

1

2

index-4_1.png

index-4_2.png

index-4_3.png

3

index-5_1.png

4

Dedicatoria

Agradezco a mi madre por permitirme

desarrollarme, por sus esfuerzos, que gracias a ellos estoy aquí diseñando y

escribiendo libros.

A mis amigos/as y mi novio por su inspiración y atención hacia mi libro, fuerón

parte escencial para escribirlo.

A Licda. Yenny por haberme puesto este

reto de escribir un libro y de demostrarme

que sí se puede lograr.

Y nada mas decir que las capacidades las

tenemos, todo queda en que uno crea en sí

mismo.

5

index-7_1.png

6

Creo que he escrito miles de hojas jugando con las palabras para transmitir mi voz desde pequeña, recuerdo que nunca tenía una razón para hablar y siempre mí abuela Dana me determinaba que hacer, que sentir y nada más me quedaba asentir con la cabeza.

Muchas veces quise hablar con Camilo, mi primo. Era el único niño en esa casa pero simplemente me alejaban de él.

Siempre me sentí ajena a toda esta gente, llore por noches queriendo descifrar porque me trataban así, pero sin emitir sollozo alguno, decidí escribir, primero lo hacia con dibujos por que no me enviarón a la escuela, soñaba despierta en hadas, caballeros y paisajes extraños y mágicamente hermosos donde existían seres que se parecían tanto a mi en mi forma de sentir y ser felices. Pero despertaba en la misma habitación, esa noche desperté por los gritos de mi abuela que me llamaba para que le ayudara a peinar su largo cabello.

Hasta que estaba ya completamente peinado le hacia una larga trenza que casi le llegaba a las caderas al terminar con la trenza, tenia que acostarla en su 7

enorme y alta cama. Yo tenía que utilizar un banquito para que ella se pudiera apoyar, la cama tenia unos edredones suaves y esponjosos llenos de plumas de ganso, blancos como la nieve. Tenía que esperar hasta que ella se durmiera para salir del cuarto por que ella decía que ida a recibir un resfriado. Cuando escuchaba el primer ronquido salía sigilosamente para no despertarla. Regresaba a mi cuarto y caía en la cuenta que me encontraba realmente sola, me apresure a meterme entre las sabanas por el frío del cuerpo y del corazón, después de tanto pensar y pensar me quede dormida esa noche como muchas volvía a tener ese sueño en el que veo muchos colores y al final aparecía en los brazos de Dana que me sujetaba para darme un liquido asqueroso que me hacia quedarme sin voz, trataba de gritar y gritar y la voz no salía, después todo se volvía blanco veía a una mujer alta, blanca con unos ojos de almendrados llenos de amor que me llamaba Anabelina mi querida Anabelina, y despertaba siempre con los ojos llorosos.

Me recupere de mi sueño aturdido y eran las 6:00am hora de prepararle el café a abue Dana, nadie mas dejaba que se lo preparara que yo.

8

Cuando iba bajado algo apresurada, me encontré a Camilo, me sonrio dulcemente dijo

-‐ buenos días Anabell-‐ dándome un beso en la mejía.

Mi reacción fue quedarme paralizada, con el corazón acelerándose a su máxima potencia y las mejías sonrojadas y apareció abuela Dana furiosa bajando las escales casi corriendo, me dio una cachetada caí inconsciente por el golpe fuerte en el pasamano de la escalera. Al despertar me encontraba en mi cama, no estaba la ventana con las estrellas talladas, ni la tabla floja donde guardaba mis dibujos y todo lo que no quería que Dana encontrará.

Abri la puesta suavemente , era un pasillo largo pero con algo diferente habían flores y eso no era característico de Dana.

En efecto nos encontrábamos en otro lugar era la casa de tía Cleo una mujer con pelo canoso, vestidos lagos de flores, con unos ojos cafes muy dulces lo contrario de lo que era abue Dana.

Al bajar las escaleras sentí un aroma exquisito leche con canela y panecillos de chocolate con ajonjolí.

9

-‐Gurrrrrrrrrrrrrr-‐ me asuste, pero era mi panza que hacia ese ruido, rápidamente abrí la puerta de la cocina y estaba Cleo sirviendo un tazón de leche.

-‐ Preciosa ya esta esperando que bajaras, dijo dulcemente.

Yo con mucha cautela me acerque y me senté. Oí unas pisadas fuertes era abue Dana, entro y me dijo:

-‐Nos quedaremos por un tiempo-‐ mirándome con ojos severos y como siempre solo asentí con la cabeza .

Cleo le dijo con voz amable -‐déjala comer Dana -‐

Dana se levanto con prepotencia y salió por la puerta azotándola. Me quede petrificada, inmóvil ante el asombro que abue Dana no había dicho palabra alguna contra la de Cleo. Hasta que

-‐Gurrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr-‐ mi panza de despertó del estado de shock en el que me encontraba .

Volví a ver a Cleo y ella me miro con sus tiernos ojos diciendo come linda que se enfriara, tome el tazón y casi me lo bebí de un sorbo y me comí un panecillo de los que tanto me gustaban. Luego Salí corriendo por la puerta trasera para explorar el lugar y nos 10

encontrábamos muy muy lejos de la civilización, había un enorme pino que era más grande que la enorme casa , la puntaba se veía que tocaba a las nubes, hacia frío. Alrededor de la casa habían cartuchos y flores propias de un lugar frío, se respiraba aire puro, escuche un ruido detrás mio , me di la vuelta y estaba Brandon el perro de tía Cleo un enorme siberian husky de ojos celestes que me miraban fijamente pendiente de mis movimientos listo para atacar, me sentí helada y con una sensación que bajaba por mi cuerpo algo frío y caliente al mismo tiempo, camine lentamente hacia atrás, tropecé con una caja de fresas recién cortadas y sentí que ahí quedaría, cerré los ojos tan fuerte para no sentir nada y solo percibí sus pisadas alejándose.

Me levante y corrí hacia arriba asustada e inútil por no poder gritar.

Al pasar los días Ile se torno mucho mas hostil conmigo, pero de igual manera seguía luchando por vivir mi vida. Mis momentos favoritos del día era caminar por la finca con tía Cleo, cuando Dana dormía, ella me contaba historias y me hacia trenzas las cuales adornaba con flores. Cuando llegaba la hora de regresar me deshacía la trenza y tirábamos 11

los pétalos sueltos al aire y caían sobre nosotras rosándonos suavemente.

Al regresar a casa Ile me esperaba en la sala para leerme y enseñarme a escribir, su metodología era hacerme transcribir paginas del libros gruesos, hasta que ella viera una mejora en mi caligrafía y decía con voz burlona-‐ si no puedes hablar por lo menos escribe bien-‐.

Y así pasaron los días, los meses y años.

Un día frio, al despertar estaba tía Cloe y brandon en mi cuarto con un delicioso panque de fresas, decorado con cerezas que formaban un dieciocho y una vela mágica que por mas que se sopla nunca se apaga.

Era mi cumpleaños número 18 mi mayoría de edad, al soplar la vela volvió a mi mente el mismo sueño donde aparecía en los brazos de Leo, apretándome para darme una liquido asquerosa del cual después me dejaba sin voz, quería saber el significado del mismo sueño una y otra vez.

Después de mi breve análisis sobre mi repetido sueño volví en sí, y estaba tía Cleo mirándome fijamente preguntándose donde estaba mi mente y 12

dijo – preciosa por fin tu vida y ya es tiempo que descubras muchas cosas que hoy te atan pero mas adelante serán motivo de tu sonrisa y la puerta a tu felicida.-‐

En mi mente pasaron un sin fin de cosas será que la voz me volverá, por fin volveré a ver a Camilo ohhhhhh será que tía Leo esta en las últimas, no, no no, mi conciencia me reprendió de tal pensamiento, pero era una posibilidad a esas palabras tan misteriosas y tan esperanzadoras.

Como era habitual me levantaba a cocinar el café de Dana y las flores de tía Cleo.

Estando en el jardín encontré una caja muy linda tena un grabado que decía “tus palabras por una voz”, y a mi mente vino el rostro de aquella mujer dulce con ojos redondos llenos de amor que me hacían sentir tan bien y segura. Presentía que esa caja significaba algo decidí llevármela a casa. Era una caja muy curiosa en forma semi circular de madera, color negro y pedacitos de oro incrustados, el candado tenía una forma de boca y la cerradura era en forma de un corazón y un sol decidí llevarmelo a la casa.

13

Corrí hasta sentirme mareada de tanto oxigeno que entro a mi cerebro, entre a la casa muy despacio para no despertar a abue Dana porque se enojaría mucho, pase al sotano a traer el martillo y el cincel y por fin llegue a mi cuarto cerre con llave dedicandome a esa caja que tantas preguntas que se me venían a la mente.

Hagarre el martillo y el cincel, le di el primer golpe y no abrió se solto de la caja un medallón en forma de corazón no sabía como abrirlo, lo intente abrir a la fuerza y ni así lo podía abrir. Hasta lo dejé caer de la ventana y ni así se abrio, le pegue con un martillo más grande y creo q hasta más brillosa quedaba de tanto golpe que le dí.

Y recorde que no tenía que hacer mucho ruido porque abue Dana estaba dormida.

Decidí dejarlo por el resto del día, talvez se me ocurria algo más para poderlo abrir, tome el medallón y me lo puse, sentí ese calor que sientes cuando alguien te abraza y te dice estoy aquí y nunca me ire de tu lado, se me formo un nudo en la garganta de la nada y solo quería poder sentir ese abrazo de alguien, de esa forma y de esa manera que fuera de carne y huezo, se me salieron unas cuantas 14

lágrimas que dolorieron pero fueron limpiando a su paso sentimientos de tristeza. En eso oí los gritos de abuela Dana, despavoridos y con dolor, baje corriendo sin pensar en las escaleras o cualquier objeto que podría estar tirado en el camino.

Estaba tía Cleo tendida en en el piso de la cocina palida, palida con sus ojos en blanco y contrayendo su cuerpo uno y otra vez, me quede parlizada por un momento y después reaccione de mi estado de shock, tenía que hacer que no se mordiera su lengua estaba teníendo una ataque de epilepsia, dejó de moverse al cabo de unos segundos, pasamos en silencio creo que unos tres minutos, los tres minutos más largos de mi vida. Abue Dana se quedo paralizada en la silla sin moverse ni decir ausolutamente nada.

La llevamos a su cama, que era pequeña como para su cuerpo, estaba estendido delicadamente sobre ella un edredon hecho de algodón con figuras y pedazón de otros edredones que al quedarseles viendo formaban una historia.

Me acoste cuidadosamente a la par suya esperando que abriera sus ojitos, pense en un sin fin de cosas en eso hora que hasta dolor de cabeza me dió. Me 15

quede dormida junto a ella hasta que sentí en mi mejílla su mano tibia, había despertado, di un brinco de la cama feliz que ella habia despertado, pero su mirada no era la misma de siempre , algo había cambiado me miro fijamente y sonrío.

Dijo: veo que encontrate algo muy valioso, sentí pesado mi cuello, era el medallón en forma de corazón que brillaba como que si estuviera enfrente el sol.

Y en mi sonrisa se ensancho, moria por decirle como lo habia encontrado pero al querer decirlo mi voz no salía, tome un papel y una pluma y le escribi: Sí, lo encontre en el jardín de las fresas, junto con el estaba una cofre muy extraño y tan dificil de abrir.

Abrio sus ojos de par en par, y a mi me mente vino solamente “Ya la mate”, se levanto y rompiendo el papel que yo le habia entregado

Dijo: Dana no tiene que saber de la caja Ananelina, no dejes que la descubra, pense que nunca la encontarías, muchas veces pence decirte donde encontarla se que al abrirla muchas cosas se arregalaran que a pesar de su impacto en ti, te harán mucho más fuerte, bota, quema este papel y recuerda, Ile no tiene que encontrar esa caja de esto 16

depende mucho tu felicidad. Sintio un bajón de azúcar y volvio a recostrarse. Yo estaba con mis ojos abiertos, mis mejillas calientes y mi cuerpo con un monton de sensaciones y mi cerebro maquinaba posibilidades, ideas, recuerdos un sin fin de cosas.

Pero tenia que concetrarme en tía Cleo aun se veía débil.

Baje a preparar un caldo de pollo, con las especies que a ella le gustaban y las verduras para que ella se sintiera mucho mejor.

De camino al cuarto de tía Cleo, abue Dana se me atraveso mirandome con recelo y una mirada fria y penetrante, temble del miedo pero el asafate me cubrio el temblor. Lo agarre mas fuerte escondí el medallón entre el sueter y me dijo-‐ que escondes yo solo moví la cabeza diciendo nada, y me agarro firme por el sueter.

Dicendo-‐ Anabell no me escondas nada que te ira muy mal.

Creo que me puse muy palida, y baje la mirada porque sentía que me tiraba encima la sopa caliente que le llevaba a tía Cleo.

17

Me solto al ver mi expresión de no saber que hacer, y se alejo hacia el patio.

Mientras ¿Será que me vió el medallón? ¿será que nos escuho hablar? No, no, no, puede ser, sacudi mi cabeza para quitar de mi mente esa idea, y me dirigí al cuarto de tía Cleo.

Cuando entre me vió mi palidez

Me dijo rapidamente, te dijo algo Dana, solo comence a llorar y a llorar, sentí que el momento era demasiado para mí. Pero tenía que reponerme por tía Cleo, repire lo más ondo que pude y exhale todo la agonía que sentía por dentro.

Le dí la sopa a tía Cleo y ya comenzo a recuperar su color no salío en todo el día de su habitación, eso me puso aun peor.

Salí a caminar con Brandon para ver si así se me quitaba esta pena que sentía, no soportaría el hecho que tía Cloe se fuera de mi lado, sacudí otra vez la cabeza y me golpie con un ábol, caí al suelo como que si fuera costal de papas , Brandon llego donde estaba y gemía y caminaba alrededor mío.

Calma, calma le dije, sentía que tenía rayada la cara como que hubieran jugado equiz y cero en ella.

18

Sentía que veía pajaritos de colores, todo se me movía, me quede sentada esperando q los pajaritos de colores se fueran y me dejará de dar vueltas la cabeza. Después de un rato deje de escuchar a los pajaritos y ya me quede mas tranquila.

Me levante con cuidado y fui a recoger una ramo de flores para tía Cloe. A ella le gusta ban las gerberas y los lirios. Corte unos cuantos de cada uno y regrese a la casa.

Como de costumbre entre por la puerta de la cocina y me encontre a abue Dana con un señor alto con bigote canoso, cabello canoso y se parecía a alguien pero no sabía a quien.

Abue Dana estaba muy nerviosa y se me quedaba viendo y regresaba la vista al hombre.

Buenas tardes me dijo, me sorprendí y me sonreje, solo hice una inclinación con la cabeza y me quede ahí estática.

Abue Dana me dijó ve a lavarte la cara que andas sangre, de una forma preocupada cosa que me parecío demasiado hipócrita. Cruce la cocina y me fui a lavar la cara me ardio un poco porq tenía un rayón en la frente, mirandome el rayón y tenía algo 19

parecido a ese señor, mis ojos son como los de su forma redondos achinados y color café claro, y tiene ese oyuelo en la mejilla como el mío.

Quizas es alguíen de la familia que no conocía, no lo sé. Me cure el rayón y fui a dejarle las flores a tía Cleo, se le alegro la expresión al verme entrar con sus flores.

Gracias dijo: con los ojos llenos de luz, me sentí muy bien por sacarle una sonrisa.

Le escribí en un papel abajo esta un hombre que creo que se parece mucho amí, se puso una bata florida de seda y salio de la habitación y yo salí de tras de ella.

Creo q casí corria cruzando el pasillo para bajar las escaleras y llegar a la cocina. Se volvió a mirar y me djio: annabelita quedate aquí, pare en seco al escucharla y la espere en sentada en las gradas.

Solo logré escuchar buenas tarder Marcelo mucho tiempo sin verte desde que…

Y solo se escuchaban cuchicheos, mi curiosidad salió a flote, cuando iba casi llegando al último escalón sale abue Dana y ,me ve con ojos endiablados, roja de la colera y me grito Vete de aquí!

20

Salí corriendo a mi cuarto con un miedo garrafal sentía que nunca llegaba a mi cuarto, cerre la puerta con llave y me metí bajo la sabanas y me quede ahí hasta q escuche arrancar el motor del carro del señor ese.

Tocarón la puerta .

Abre Anabellina. Era tía Cleo quíen tocaba.

Me le quede viendo con ojos de ¿que pasa? Y ella respondío: Cuando habras esa caja sabras como resolver este rompecabeza. No sabía que significaba eso en realidad.

Solamente la abracé fuerte, fuerte, ella me consolo por un rato, y dijo: Anabellina ya sabes como abrir esa caja? Respondí negando con la cabeza.

Si tiene una cerradura en dorma de corazón quiere decir que su llave es de la misma forma ¿que tienes querida que tengas desde pequeña en forma de corazón?

Me quede pensado unos minutos y busque en la cajitas que había guardado. Tenía un botón, un piedra, unos aritos que me recuerdo que los tuve desde niña, unas calcomanias, un borrador, una peine, un prendedor, ahhhhhhh el medallón.

21

Le mostre todo lo que había encontrado y probamos cada una de las piecesitas unas no entraban, eran muy grandes o muy chiquitas y al final solo quedo el medallón. Me dijo: provemos lo pusimos y si entraba pero le hacía falta una parte, que raro, lo giramos y no abria. Cuando la tomé sentí que peso más de lo que me acordaba.

Comencé a mirarla detenidamente y a la par de ese corazón habia un sol del tamaño de ese corazón.

Me desilucione un poco por que por un momento sentí que si lograría descubrir lo que significaba ese señor, esta caja y tal vez podría hablar que es lo que mas desea.

Escuchamos unos pasos era abue Dana, me levante de golpe y tía Cleo se puso nerviosa, los pasos se escuchaban mas cerca no encontrabamos donde esconder la caja y solamente la tire debajo de la cama y tía Cleo agarro el cepillo y comenzo a peinarme el cabello mientras yo me esforzaba por guardar las apariencias.

Entro y miro con ojos de detective todo el cuarto, nos miro a nosotras y se le quedo viendo a las piecesitas en forma de corazón y supuse que nos había 22

descubierto pero no nada mas le dijo a tía Cloe, Brandon se metío a la casa, sacalo ya!

Tía Cleo se levanto y salío del cuarto, Abue Dana se quedo observandome queriendo decifrar mi expresión pero solo hizo una mirada despectiva y me dijé que ella tenia un medallón como el mió pero era con la forma de un sol, me dijo ¿qué? Que me miras y salió asotando la puerta.

Me costo tanto que mi corazón volviera a su lugar y dejará de palpitarme tan rápido, pero quizas esa era la pieza que me hacía falta para abrir la caja, pero de que forma le quitaba ese medallón, me fruste tanto por que no sabía como hacer para poder lograr obtener ese medallón.

Pero me las ingeniare para poder obtenerlo.

Al siguiente día me levante como de constumbre a preparar el café de abue Dana y no veía por ningun lado a tía Cloe, me comence a desperarme como a presentir que algo malo pasaba.

Fui corriendo a su habitación y estaba tirada en el suelo con su expresión dulce, sus labios azules, palida palida, fue la sensación mas horrible, corazón dejó de latir, ella se había convertido en mi madre en la 23

persona que me hacía sentirme segura como la mujer que siempre soñaba.

Aparecío Brandon a paso lento con cabeza baja como guardando luto.

Mis lágrimas no dejaban de brotar, mi vida se fue con ella, la casa ya no será la misma, ¿que te paso tía?

Cloe ¿que te paso?. No podía hacer nada más que sacar mis lágrimas porque mis gritos eran en silencio deseaba poder oirlos para saber que estaba sacando este dolor que dejaba en mi interior la muerte de tía Cloe.

La coloque en la cama y le ví en la mano un moretón como que se hubiese golpeado con algo, cuando dí un paso hacia tras me tope con una taza, era la que ella siempre utilizaba, en la otra mano la tenía cerrada cuando se la abrí tenía prendedor de abue Dana.

Será que ella la mató, mis lágrimas ya no eran de dolor si no de colera, una colera que no podía ocultar.

Cuando levante la mirada estaba abue Dana parada enfrente mía y solo dijo:

24

Podre Cleo, la veré en el cielo. Levantate ya hable para que se la lleven. Nos iremos para la ciudad.

Nunca la mire a los ojos , solo me aferre a la mano de tía Cleo.

Ella salio de la habitación con su forma particular asotando la puerta.

Llegarón de la morge a traer el cuerpo de tía Cleo, la casa se volvío lugubre y silenciosa, Brando se perdió no supe donde quedo.

Empaque las pocas cosas que tenía, porque al siguiente día nos marchariamos a la ciudad.

El transcurso del viaje fue tan fastiodo y cansado. Mis ojos se habían secado que ya no podía llorar, lloraba por dentro.

Llegamos a la casa, estaba igual a como me recuerdo cuando nos fuimos. Al entrar sentí un vacío intenso que me llego hasta los huesos .

Subí a mi cuarto y había metido cajas y muebles que ya no servian. Me sentí tan sola y solo añore poder estar con tía Cleo, limpie lo que pude y me acoste en la cama, a pesar del cansancio que tenía no podia consiliar el sueño, comence a explorar nuevamente 25

el cuarto, la ventana aun tenía mis estrellas, recordé cuando de pequeña guarda mis dibujos y lo que escribia en una tabla floja, pero no recorda en que lugar se encontraba, desconocía tanto esa habitación, pero tenía que hacer nuevamente que fuera parte de mí, implicaría dejar ir el recuerdo de tía Cloe, de las tardes en el campo y a Brandon que tanta falta que me hace, se vinierón a la cabeza el recuerdo de cuando de la primera vez que llegue a la casa de tía Cloe, pero ahora ya no estaba tenía que vivir sin ella sin sus historia, sin sus detalles.

Creo que me dormi tipo dos de la madrugada pensando en todos los hermoso recuerdos que pase en esa casa de campo.

Ese día no quise salir de mi cuarto, ni siquiera a prepara el café a esa bruja la detestaba tanto a Dana que sentía que la odiaba con todas mis ganas quería que la que estuviera en esa tumba fuera ella, derrame lágrimas de colera, de esas que te duelen que salgan y que la cabeza sientes que estallara del dolor.

Para no seguír con el mismo estado melancólico decidí cambiar el aspecto de mi habitación, subi un balde con jabón para fregar el piso y quitaras las 26

telarañas, mover las pilas de cajas y los muebles.

Comence por el lado izquierdo del cuarto ya que era el lugar donde recordaba que se encontraba la trabla suelta, moví y movi cajas, quite telarañas, quite las cortinas negras, con hoyos y polvosas al arrancar las cortinas de la ventana, se vino con ella el bastón de la cortina y se desgarro el papel tapiz eran dibujos de corazones y soles, muy brillantes sus colores a pesar de los años los mire por horas detenidamente, deseaba quitar el papel tapiz de toda la habitación pero Ile se daria cuenta no podría hacer eso, por que no podria descubrir cual es ese ese detino, la verdad de mi vida. Volví a tapar el pedazo arruinado con un cuadro que encontre, al desempolvarlo volví a ver en la parte de atrás una frase que decía: aunque mi boca calle jugaré con las palabras para transmitir mi voz…

eso era lo que la mujer de mis sueños me decía.

Tendrá algo que ver esa mujer en mi vida, sera que ella es algo mio,moria por saber que significaban estas pistas, me frustre mucho mas, porque no sabia encajar a exactitud todas estas piezas. Saque la caja para tratar de abrirla a la fuerza y fue inútil.

Tenía que conseguir esa otra parte de la llave, Dana la tenía, termine de limpiar la habitación y ya hasta podía respirar mejor, se veía hasta mas clara.

27

Recorde que debía de buscar la tabla suelta, fui inspecionando tabla por tabla, hasta que la encontre, para mi sorpresa no había nada todos mis dibujos y primeros escritos habian desaparecido, me sentí de nuevo morir porque esos papeles significaban mi historia, lo que yo no pude ni podre decir, sentía que hoy sí me habia quitado mi voz, que me habían arrancado una parte de mi, volvia hacer la misma niña indefensa, tía Cloe no sabes cuanto te necesito, y mis lágrimas brotaron sin pedir permiso, y mi llanto quería salir a gritos, pero mi voz no salia, senti tanta desesperación, que hagarre la escoba y le comence a golpiar y a golpiar hasta que el palo de la escoba se rompio en pedazos y para mi suerte me corte la mano, no se si me dolia mas el corazón o la herida.

Amarre con una venda la herida, por un momento se me olvido el dolor salir de mi cuarto fue como la ultima opcion de vivir o morir. Decidí vivir por honrar la memoria de tía Cleo, por vengar su muerte, por este sentimiento de libertad que deseo en mi vida.

Sali casi corriendo a la cocina donde estaba el botiquín, me sentia tane nojada que no ví quien estaba ahí, oí que dijerón: hola Anabell, tiempo sin verte. Volvi buscamente, porque me asusto era 28

Hancel el hermano de Camilo, había crecido mucho pero seguí teniendo una mirada de maldad.

Recogí un pedazo de gasa y medicina para la herida y sali de la cocina… y el grito Que bueno que regresaste seremos muy buenos amigos y se tiro una carcajada de esas que sarcasticas y burlonas.

Al llegar a mi habitación llore desconsolada, sintiendome sola, extrañaba tanto a tía Cloe que sentia que me quebrantaría si ella no estaba. Esa noche soñe con tía Cloe estabamos debajo del árbol de pino que tanto nos gustaba y ella me hacia la trenza y me colocaba las flores, de repente todo se volvio negro y el los arboles comenzaban a botar sus ramas, nosotras corriamos sin parar y aparece abue Ile con un cuchillo y se lo metio en el corazón, yo me fui encima de abue Dana matandola de un golpe en la cabeza, en ese momento pude quitarle el medallon y todo volvio a la normalidad, los colores eran más brillantes y pude ver de nuevo a la mujer que tanto soñe desde pequeña, me decia mi pequeña Anabellina hoy pude abrazarla la sentí tan cerca sentía un amor de madre que me abrazaba, pero me solto y corrio hasta desaparecer y detrás mio se encontraba abue Dana, mi susto fue tal que logre despertarme, mi corazón latia tan fuerte que hasta 29

dolia, sentí mareos y volvi a acostarme eran a penas las 4 am ya casí amanecia, me quede pensando en el sueño que tuve, en que si iba al cuarto de abue Dana y le quitaba el medallón me entraron tantas las ancias de hacer eso, pero no, tenia que planear bien como haria para poder quitarle el medallón, pasarón dos meses, abue Dana decidió ponerme a una escuela de sordos, yo sabia escribir muy bien, el temor que le tenia a que me hiciera daño me hizo realizar mejorar la escritura cada vez mas.

Yo me sentia avergonzada porque ya era muy grande para ir a la escuela, me tenía que acostumbrar a eso, seria una forma de escapar de esa casa tan tetrica.

Mis horarios eran de 7:00 am a 4:00 pm, me sentí realmente bien encontre una forma de vida que tanto desee, pude desarrollarme en muchos ambitos, me gustaba mucho, mucho pintar en canvas, con estilos abstractos, manchones y pinceladas de pintura al estilo Jackson Pollock, dentro de la escuela conocí a Mun, una chica de mi edad, era muy inteligente e impartia clases de escultura, congeniamos muy bien.

Un día me contó q su madre era muy jovén cuando tuvo a una niña hermosa con ojos grandes color café 30

y con un hoyuelo en una mejía, pero su padre se la arrebato porque el deseaba hacer una familia con otra mujer y el no iba a tolerar su error, su madre murio 3 años después de ese suceso, la dejó de 2

años.

Sentí una gran pena por aquella mujer, odiaria infinitamente a mi padre si lo hubiera tenido y me hubiera hecho tal cosa. Seguímos hablando a señas sobre cosas que nos habian pasado.

Me pregunto porque en mis pinturas y las esculturas que realizaba siempre ponía un sello de un sol con un corazón en medio, me sentí por un momento que invadieron mi intimidad pero la verdad yo si ponia esos simbolos estaban en mi cabeza porque significaban algo. Solo le pude responder es un pasado que no he podido resolver. Ella asintio con la cabeza y retomo otro tema de conversación, conversamos sobre libros, de como de mascotas, de todo creo yo, en muchas cosas concordamos mucho y presentia q teniamos mucho en comun como que si fuera mi hermana. Esa tarde muy amena termino con el sonido del timbre.

Cuando iba de camino a la casa paso junto a mi un automóvil deportivo negro, muy rápido y pense en 31

como estaba el mundo de loco que el estres es de tal manera que nadie puede disfrutar de su recorrido a casa y puede que nunca llegue si andan así.

Entre a la residencia Falina y vi la camioneta parqueada afuera.

Ohohoh quien será el apurado, entre como de costumbre por la parte de la cocina y escuchaba mucha bulla mas de la habitual, quien habia llegado?

Seria alguien importante por que hasta abue Dana estaba ahí podia oir su voz, pase por un panecillo a la cocina para ir a mi habitación para seguir con mi tarea, pero tenía que cruzar la sala para llegar que detestable,

pero

como

siempre

e

pasado

desapercibida no me importo, sali de la cocina comiendome mi panecillo con jalea de fresa y escuche una voz que me llamo con tal ternura y sentí su mirada sobre mi. Hola Anabellina, mis manos temblaron esa voz la reconoceria en cualquier lugar, espacio, mundo, planeta en donde sea. Volví a ver con ojos de asombro era Camilo, mi Camilo, estaba hermoso, su cabello café castaño, sus ojos color miel que me miraban destellando un luz dulce. Se acerco a mi y abue Dana se movio buscamente lo tomo de la mano y le dijo ven a ver el jardín aun esta la casa 32

en el árbol que tanto te gustaba, el me volvió a ver con esa mirada tan tierna, llena de emociones.

Pero como siempre abue Dana acabo con mi ensueño, mirandome con ojos de odio, despectiva, me di la media vuelta y seguí mi camino hacía mi cuarto, creo que iba en otro mundo y no me fije donde caminaba y tropece con alguien, mi corazón sentía q se iba a desbordar, y sentí una mano en la cintura, me moví hacia un lado era Hancel mirandome con ojos malevolos llenos de malas intensiones y dijo aprovechemos que todos estan ocupado con Camilo, lo golpie como pude y heche a correr a mi cuarto, cerre con llave y solo escuchaba sus carcajadas y que me gritaba maldita bastarda y volvia a reir, pero hoy no llore, no le puse atención a ese bastardo de Hancel, mi cabeza, mi corazón y cada una de las celúlas de mi cuerpo estaban pensando en Camilo. Sonrei sin causa alguna y sentí pena de mi misma de mi reacción.

Comence mi tarea , pero creo que pensaba muchas en el que en lo que estaba desarrollando. Garabateé mucho en el cuaderno escribi su nombre, dibuje sus ojos, abrace su sonrisa a la mia, jamás olvide a Camilo, su presencia en esa casa significaba algo.

33

Paso un mes y creo que ví de lejos a Camilo solo un par de veces, abue Dana buscaba cualquier pretexto para alejarlo de la casa. Cuando yo lelgaba siempre iban de salida.

Pero ese día ocurrio algo inusual, abue Ile había dejado su cuarto abierto, mi mente fabrico muchas ideas de hacele pasar un divertido rato, pero no yo no era así, debía de concentrarme y buscar ese medallón, estaba en una caja negra y recorde q ella dormia con algo aferrado en su mano izquierda como que fuera su protección en la noche.

Me lo lleve a mi cuarto y pude abrir la caja uní ambos medallones,uno encajo en el otro como imanes.

Dentro de la caja habia un frasco que decia bebeme, como en el cuento de Alicia en el País de las maravillas, muchas fotos dentro de ella pegadas del seños que llego a la casa de tía Cloe de Mun, de la mujer de mis sueños y otro hombre, detrás de esa fotografía decia, nos escribiremos mientras nos callen el amor, para transmitir lo mucho que te amo.

Y firmaba Anabell. Mis lágrimas brotaban sin para eran de felicidad porque mi madre siempre estuvo junto a mi aunque sea en mis sueños pero siempre me cuido. También habia una carta, la leí 34

detenidamente palabra por palabra, era de mi madre hacia Leo su amor, le explicaba que hla habia llevado a la fuerza hacia el campo donde tía Cloe que era la hermana de Ile para que no lo viera, pero que no se preocupara porque no era mala como ella, pasaría 3

meses ahí mientras daba a luz. Le demostraba todo su amor y le suplicaba que fuera a verla.

Había una segunda carta en donde Leo mi padre le escribia de igual manera amoroso dibujandole un sol y un corazón el sol era de el y el medallón en forma de corazón de mi madre… ¿Porque lo tenía abue Dana?, seguí leyendo y me quede helada abue Dana era madre de Leo, osea ¿que? Ese señor que llego ahí era mi abuelo, pense volverme loca, pero estaba feliz de haber descubierto este gran secreto.

Escuche el carro venir, metí todo en la caja pero fue muy tarde abue Ile entro como que presentía algo me quizo arrebatar la caja, su rostro se transformo como que si fuera un demonio, sus ojos se pusierón negros y su boca blanca blanca. Se reia y se reia nunca había vsito tal cosa, me dijo , siempre permaneceras junto a mi mientras viva, serás mi esclava, serás la bastarda hija que nunca pude tener viviras mi maldición junto ami para siempre. Yo me aleje lo mas que pude pero ella me tomo de los 35

hombros y me arrojo contra la cama, era otra persona como que si estuvier poseida, dame el medallón me dijo con voz enojada, yo solo movía la cabeza de un lado al otro negandome a su petición se avalanzo sobre mi y yo me protegi con mis medallones solo escuche un grito aterrador volvi a ver se le había incrustado los medallones en la piel quemandola, fue tan aterrador ver eso.

Al escuchar eso Camilo llego corriendo a la habitación aterrado vió a Ile tirada en el suelo revolcandose del dolor. Lo miro fijamente y nos dijo ustedes jamás estaran juntos yo lo impedire siempre, como lo he hecho hasta ahora.

El rostro de Camilo se puso severeo, no le importo el sufrimiento de su Abuela, cuando el me tomo de la mano los medallones reaccionarón mas fuerte deshición el cuerpo de abuela ile volviendolo cenizas.

Cuando salimos de la habitación escuchamos ruidos en el cuarto de la abuela Dana, su cama estaba en el techo en ella había una serie de simbolos de magía negra y mis dibujos de cuando yo era una niña todos estaba ahí todos mis recuerdos, amarrados con un alambre de puas. Camilo lo miro y lo desató, caí al suelo sentía que me afixiaba, Camilo asustado y 36

llorando no quería perderme, se me cayó de la bolsa de mi falda el frasco que decía bebeme, sin pensar me lo dío y pude respirar, y le dije gracias, los dos nos quedamos asombrados de lo que había sucedido.

Habiamos roto la maldición, todo se comenzaba a despejar. Revisamos todo el cuarto, habian cartas de mi abuelo, fotos de ella y de tía Cloe, una especie de diario donde ella escribia todas las cosas malas que ella realizaba contaba sobre el liquido que ella me daba de beber para que mi voz no saliera.

Como mató a tía Cloe, porque ella le dijo que me diria la verdad, Y como le dolia no poder estar con y estaba una foto de aquel seños que ví en la casa de tía Cloe. Ese mismo día quemamos todo, Hancel el hermano de Camilo desaparecio de la casa como que si se hubiera ido con abue Ile, al regresar a la habitación vimos los medallonés separados yo le dí el del sol a Camilo y el corazón que era el de mi madre me lo quede yo. Al fondo de la caja estaba un sobre como de una escritura, era el poder de la casa, esa casa era de tía Cloe. Tamién estaba el testamento de tía Cloe, en donde me dejaba esa casa y la de campo.

Estaba muy feliz por todo lo que estaba pasando.

37

Fui a la escuela a hablar con Mun ella no lo podia creer las dos lloramos de la alegria de ser hermanas, de encontrarnos al fin.

Dos semanas después vendimos la casa de la ciudad y nos quedamos en la casa de tía Cloe, donde sabía que todo seria mejor. Llegando a la casa nos salio al encuemtro Brandon, pense que se habia perdido pero quizas se escondio de Ile.

Encontramos una caja con fotos de mi madre, mi padre y tía Cleo estaban muy felices. Ese era mi destino tenía que ser feliz, mi voz volvio por completo. Entonces tenía que pensar en que hariamos Camilo y yo. A el no le importaba que podríamo ser, el simplemente queria estar junto a mi.

Buscamos en el arbol genealogico de la familia Falina y mi padre era primo del papá de Camilo pero estab tachado y decia: sangre impura, con letras rojas. Al final del libro hayamos que mi padre fue adoptado por una de las hermanas de Abue Ile. No teíamos nada que tener y comenzamos a escribir nuestra historia juntos…

38

39

Le puede interesar...

  • Te lo buscaste
    Te lo buscaste Erotismo por E.G.
    Te lo buscaste
    Te lo buscaste

    Descargas:
    69

    Publicado:
    Jun 2019

    – OK – digo intentando mantener la calma, sin lograrlo. – Así que no sólo sabes todo acerca de mi vida sexual, después de pasar ese tiempo juntos en esa maldi...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • La belleza del dolor
    La belleza del dolor Erotismo por G. C.
    La belleza del dolor
    La belleza del dolor

    Descargas:
    58

    Publicado:
    Jun 2019

    Estuvieron de acuerdo que fueran tres meses... pero su amor no conoció límites.\r\nJack McLachlan es un magnate de elaboración del vino y fácilmente uno de lo...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle

  • La Casa Telier
    La Casa Telier Erotismo por Guy de Maupassant
    La Casa Telier
    La Casa Telier

    Descargas:
    139

    Publicado:
    Jun 2019

    La colección de cuentos que figuran en esta obra fueron escritos entre 1881 y 1889 y han sido seleccionados en base a su contenido caracterizado por historias...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Apasionada
    Apasionada Erotismo por D.Beltrán
    Apasionada
    Apasionada

    Descargas:
    205

    Publicado:
    Jun 2019

    Tres formas distintas de llegar al límite del placer, tres vidas, tres locuras, tres historias excitantes, ¿Te la vas a perder?

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT