Pecado 3 por Génesxander - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

“Hasta un criminal puede caer”

Alice fue a visitar a Matt a la cárcel, Agustín había estado haciendo todo lo posible para sacarlo pero Matt había confesado su culpabilidad ante el detective Davis, estaba asustada de lo que pudiera pasar. La llevan a un cuarto donde se reciben a la visita en ese momento entra un policía escoltando a Matt y le quita las esposas de la muñecas.

Solo tienen 20 minutos— Dice en un tono hosco el policía.

¿Cómo estas?— Le pregunta una vez se sienta, tiene un uniforme naranja y se le ve muy cansado.

Bien, ojala pudiera decirte que pronto saldré de aquí pero lo dudo mucho—Dice muy serio.

No digas eso, Agustín esta tratando de sacarte aunque no esta fácil pero tengo la esperanza de que se logre ¿Por qué tuviste que decirle al detective que tu mataste a Christian? Cuando sabes…

No lo digas— Mira al oficial que esta custodiando la puerta— Ya hablamos sobre esto Alice, que me haría cargo todo.

Pero eres inocente.

No, soy culpa de muchas cosas creo que es momento que las pague. La vida solo me esta pasando factura.

No es justo se supone que íbamos a casarnos y comenzar un nuevo futuro juntos con Henry ahora todo ha quedado en el olvido.

No todo recuerda que aun te amo, durante estas 2 semanas no he hecho otra cosa que pensar en mi hijo y en ti pero mi situación no esta fácil, Alice. Tienes que entender quizás me condenen y pase muchos años en la cárcel.

No creo que pueda pasar años viéndote encerrado entre barrotes con ese uniforme como si fueras un criminal— La voz se le quiebra al decirlo.

Esa es la cuestión Alice, soy un criminal. Se que será un duro proceso para ti pero quiero que sepas que esto lo hice por ustedes porque por fin he hecho algo bueno por alguien que se lo merece.

No debiste sacrificarte— Dice llorando, Matt le toma las manos le duele verla tan destrozada no poder hacer nada para consolarla por estar metido en esa celda.

Lo hice porque te amo y eso lo que hace una persona cuando ama a otra, nunca dejare que nada malo te pase prefiero sacrificarme yo que verte a ti en mi lugar, se que Henry te quiere y lo cuidaras bien mientras este aquí.

También te amo Matt ojala pudiera hacer mucho mas para sacarte de este lugar que vuelvas con nosotros.

Pronto mi musa se que pronto volveremos a estar juntos. Casarnos, comprar una linda casa lejos de esta ciudad, tener más hijos que tengan tus ojos y tu sonrisa— Eso hace sonreír a Alice— Y conseguirle una novia a Sam que le hace falta— Los dos se echan a reír.

Ya quiero que todo esta pesadilla termine para que podamos formar todo lo que estas diciendo y se haga realidad.

Termino la visita—Dice el policía malhumorado, Alice lo mira feo porque quiere mas tiempo con su novio— Vamos Bomer a tu celda.

Solo 5 minutos más, por favor— Le pide Alice.

No importa Alice, nos vemos en dos días para el juicio.

Estoy asustada, no quiero que te condenen.

Pasara lo que tenga que pasar, solo ten fe.

Matt se pone de pie para darle un beso a su novia, ella lo abraza con fuerza como si fuera la última vez que lo vería. El policía tose para que ambos se separen entonces coloca las esposas en las muñecas de Matt y Alice le dice adiós con la mano mientras se lo llevan, las lagrimas siguen cayendo de sus ojos se siente culpable de que él estuviera en prisión cuando ella había sido que le disparo a Christian pero Matt tomo esa responsabilidad para salvarla.

El juicio en contra de Matt Bomer había comenzado la prensa nacional no hacia otra cosa que hablar de ello, el mafioso mas poderoso de la cuidad por fin había caído y todos estaban atentos a como se desarrollaban los hechos. Ya varias personas habían declarado entre ellos el detective Davis que enseño muchas pruebas incriminatorias al jurado que podían ser necesarias para terminar de hundir a Matt, Alice le tocaba declarar el día de hoy su testimonio es muy importante ya que ella estaba en el lugar cuando sucedieron las cosas lo fuera decir terminaría el futuro de Matt y eso la tenia muy nerviosa.

Tranquila Alice, todo saldrá bien— Dice Ashley.

Mientras toman asiento en el tribunal recuerda la conversación que tuvo con su amiga un día antes del juicio.

Me siento mal por Matt quisiera ayudarlo de otra forme, me duele que haya dicho que mato a Christian cuando no es verdad.

Alice, no lo culpes por querer salvarte de la cárcel ¿Acaso eso es lo que quieres? Él esta demostrando que te ama y quiere protegerte, recuerda que tienes que pensar en Henry también perdió a su mamá, su padrastro y ahora su papá… Solo le quedas tu ¿Lo dejaras? Te necesita no tiene a nadie mas y si a Matt lo declaran culpable, te tendrá a ti para cuidarlo.

Entonces mira hacia donde esta Henry jugando hacer un castillo de arena en la playa, Ashley tenia razón no podía dejar desamparado al pequeño había pasado por mucho en tampoco tiempo aun se sentía confundido con lo que pasaba de porque su mamá y Richard murieron o porque su “tío” Matt no volvía a casa ¿Cómo explicarle eso a un niño de 4 años? No tenia experiencia siendo mamá pero ahora Henry es su responsabilidad y no iba a dejarlo solo.

Volviendo a la realidad, muchas personas entran al tribunal entre ellas Justin y Raymond que se sientan en el fondo la saludan desde donde están y Alice les responde. En ese momento entra el abogado de Matt quien se sienta al lado de ella.

¿Estas lista?— Le pregunta Agustín, Alice asiente con la cabeza— Ya sabes lo que tienes que decir.

Lo se— Murmura.

De nuevo sus pensamientos se van a los días anteriores al juicio, Agustín le daba la noticia que tenia que subir al estrado esa misma tarde fue a visitar a Matt para contarle que tenia que declarar en su juicio.

Alice, tienes que decir que yo lo hice. Que me viste con el arma en la mano y Christian estaba muerto en el piso— Le dice Matt, ella queda totalmente estupefacta que le este pidiendo semejante cosa.

¿Qué? ¿Por qué voy a decir eso? Cuando ni siquiera es cierto, por favor Matt déjame decir la verdad— Dice con las lágrimas en los ojos.

No escúchame, dirás lo que te estoy diciendo ¡Tienes que hacerlo!

¡No quiero!

¡Lo harás! ¡Mierda!—Dice enfadado— Joder, Alice… Has lo que estoy pidiendo, sino lo haces entonces la policía va a investigarte a ti y te encarcelaran, no quiero eso para ti nena.

Lo siento, lo siento mucho… No debí dispararle quizás todo hubiera sido distinto, todo es mi culpa ahora estas aquí preso y quizás no salgas.

Escúchame bien, mi amor. Sino fueras disparo seguramente ninguno de los dos estuviéramos aquí, Christian quería matarnos a todos con esa bomba él sabia perfectamente que irían a rescatarme era su plan… Era su vida o la nuestra, fue la decisión correcta.

¿Bajo que precio?— Dice molesta y triste a la vez— Esta bien, entonces hare lo que me estas pidiendo.

Bien— Le acaricia el cabello a su novia— Quiero que hables con Agustín, él sabe los detalles de lo que contaras en el juicio. Tienes que hacerlo bien, Alice.

Si, no te preocupes.

El martillo la saca de sus pensamientos, el juez esta en la sala dan comienzo a lo que seria el juicio, Matt entra en el tribunal esposado de las manos y un oficial se las quita, tiene un traje oscuro con una corbata azul cuando ve a Alice se le ilumina el rostro le regala una sonrisa, ella también le sonríe y se le estruja el corazón de tan solo verlo.

Una vez comienza el juicio llaman a Alice a declarar esta asustada y nerviosa pero toma el valor suficiente para hacerlo se sienta en el estrado.

¿Jura decir la verdad, solo la verdad y nada mas que la verdad ante de Dios? — Dice un policía quien sostiene una biblia y Alice tiene su mano derecha sobre ella.

Si, lo juro— Murmura aunque por dentro se sentía como una pecadora jurando en vano.

Entonces Agustín se pone de pie comienza a realizarle varias preguntas a Alice quien contesta un poco mas tranquila y mirando fijamente a Matt quien parece estar calmado.

Entonces quiere decir que Matt le disparo en defensa propia a Christian ¿Correcto?

Así es, Christian estaba como loco y siempre nos amenazaba con hacernos daño. Matt solo estaba defendiéndose del ataque de su primo quien no tenía ningún motivo para causar tantas desgracias.

Gracias Alice, eso es todo.

Pero cuando el abogado acusador se pone de pie, ella comienza a ponerse nerviosa porque no tiene idea con pregunta pudiera salir.

Usted acaba de decir que el señor Bomer le disparo a su primo en defensa propia ¿Lo vio disparándole?

No lo vi.

¿Entonces como sabe que fue en defensa propia?

Porque Christian secuestro a Matt, él solo estaba salvando su vida.

Sabe una cosa señorita Bledel, hay algo en su historia que no me cuadra. Se verifico en la autopsia del señor Christian Bomer que había muerto a causa de un disparo en la espalda ¿Por qué Matt le dispararía desde ese ángulo? ¿Dónde estaba usted cuando eso paso?— Alice queda de piedra ¿Cómo piensa responder eso? Mira asustada a Matt quien frunce el ceño también parece aturdido por la acusación del abogado.

Objeción— Dice Agustín— Debo recordarle al abogado que no es la señorita Bledel la que esta siendo juzgada.

No ha lugar, abogado Evans por favor.

Disculpe juez, ratifico mi pregunta señorita Bledel cuando usted llego al lugar ¿Vio a Matt sosteniendo el arma?

No, estaba en el suelo junto a Christian.

Bien pero ¿Escucho el disparo al momento de subir las escaleras?

Si, Matt no quería matarlo.

No tengo mas preguntas su señoría.

Alice se siente aliviada de que por fin terminaran esas preguntas vuelve a sentarse junto a Ashley entonces llaman a declarar a Matt quien se sienta en el estrado.

¿Christian era una amenaza para usted?— Pregunta el abogado acusador.

No, al contrario pero mi primo me odiaba.

¿Por qué razón?

Decía que le había quitado el amor de su tío.

¿Eso es cierto?

No, al principio Christian y yo nos llevamos bien pero después cambio cuando comenzó a consumir drogas y a robarle a Milton.

Entonces Christian quería verlo muerto porque le quito su tío y también quería la fortuna de la familia Bomer la cual usted es el único heredero.

Así es, Christian estaba loco secuestro a mi hijo, a mi novia y a mí. Me amenazo diciendo que sino le daba lo que quería, los volaría en pedazos. Lo que hice fue defender a mi familia y lo volvería hacer.

¿A que se refiere con eso, señor Bomer? ¿Mataría de nuevo?

Si, lo mataría— Dice con frialdad— Al menos ya no podrá hacerle daño a nadie más.

Pero era una vida humana y usted se la arrebato, debió llamar a la policía pero no lo hizo decidió tomarse la justicia por sus propias manos como hacen todos los delincuentes.

Matt mira con desprecio al abogado parece que en cualquier momento va a golpearlo, su rostro se ve tenso y sus ojos grises ahora están oscuros por la rabia y la impotencia.

Usted no sabe como se manejan esa clase de negocios cuando uno se siente acorralado hace lo dispensable para protegerse eso fue lo que hice y no me arrepiento de haberlo hecho.

El abogado por fin termina su ronda de preguntas, el juez se pone de pie indicando que después de una pausa los abogados podrán hacer sus argumentos finales y luego el jurado va a dar su veredicto si lo declaran culpable o no.

Mi amor, se que todo saldrá bien— Le dice Alice a Matt cuando lo saca del tribunal.

Una hora después todo vuelven al salón, Agustín se levanta para dar su argumento final ante el jurado y los presentes.

Aquí vemos a un hombre que solo estaba defendiendo sus seres queridos de una persona perturbada que quería hacer daño sin importar lo que pasara, Christian Bomer había armado una bomba con la intención de matar a personas inocente incluyendo el hijo de 4 años de Matt Bomer. Si, él tomo el arma y le disparo pero fue en defensa propia y cualquiera de ustedes si estuviera en su lugar ¿Qué hubiera hecho? Dependientemente de que el señor Bomer sea un criminal solo quería proteger su vida y la de los demás en un momento de mucha presión, si es lamentable la muerte de una persona pero cuando esa persona te amenaza solo queda un ultimo recurso y es la opto Matt por eso les digo al jurado que le den la libertad ya que hizo lo que cualquier persona haría en su lugar.

Luego fue turno del fiscal.

Matt Bomer no solo se esta juzgando por la muerte de Christian Bomer quien era su primo de crianza, sino también por sus múltiples delitos como la venta de drogas y robos, este hombre que esta sentado aquí ha hecho cosas horribles a esta ciudad aunque haya sido defensa propia que le disparara a su primo era un ser humano le disparo por la espalda de forma cobarde ¿Eso es defensa propia? A mi parece traición, Matt lo quería muerto a pesar de que tenia a su familia. Él mismo dijo si estuviera la oportunidad de hacerlo lo haría entonces cada vez que alguien se acerca su novia ¿Va a matarlo? El jurado no debe dejar que este hombre salga libre y este en las calles, es un peligro para la sociedad y tiene que ser castigado con todo el peso de la ley.

Ambos abogados dan sus argumentos finales, el juez se aclara la garganta mientras revisa unos documentos encima de su escritorio.

De acuerdo, ahora el jurado se va deliberar tomaremos un nuevo receso y luego se determinara si el acusado el señor Matt Bomer es culpable de todos los delitos que se le imputan ante este tribunal— Da dos martillazos en la mesa y se pone de pie, sale de la sala.

De nuevo pasa una hora cuando por fin los vuelven a llamar, Alice esta nerviosa con el corazón acelerado mientras espera con ansias la deliberación del jurado solo esperaba que se hiciera lo justo en este caso, Matt la mira desde donde esta sentado y le sonríe pero puede notar preocupación en sus ojos ese momento entran los 12 miembros del jurado, una mujer de unos 30 y picos se queda de pie con una hoja de papel en sus manos.

Después de escuchar los argumentos de los abogados, declaraciones de los testigos y las pruebas infundadas en este juicio en contra de Matt Bomer este jurado encuentra al acusado. Culpable en asesinato de Christian Bomer en segundo grado. Culpable de porte de arma ilegal. Culpable por agresión agravada.

La gente comienza a murmurar mientras Alice queda atónita se lleva las manos a la boca y sus ojos se llenan de lagrimas ¿Culpable? El jurado lo encontró culpable de todos los cargos, no podía creerlo. Mira a Matt quien parece estar resignado a lo que acaba de pasar.

Por favor, señor Matt Bomer colóquese de pie— Le pide el juez— El jurado lo ha encontrado culpable de asesinato de Christian Bomer en segundo grado y los otros delitos se dictamina que pasara 10 años y 6 meses en la cárcel de máxima seguridad del poblado de Texas y podrá solicitar libertad condicional en el 2019 comenzara a cumplir su condena a partir de hoy, se levanta la sesión— Martillea de nuevo y se levanta de la silla.

Tranquilo, Matt… Vamos apelar— Le dice Agustín.

Me dieron 10 putos años—Dice un atónito se lleva las manos a la cabeza aun si poder asimilarlo.

10 años en una pequeña celda en una prisión de máxima seguridad es donde meten a los criminales más peligrosos ¿En que momento había llegado a esto? Ahora tenia que afrontar que pasara 10 años sin Alice ni su hijo que es lo que lo destroza por dentro, voltea a mirar a su novia y Ashley la abraza mientras ella esta llorando.

Alice, lo siento creo que romperé por primera vez una promesa— Dice Matt una vez su novia se acerca a él, sabia que se refería a su boda mira fugazmente su anillo de compromiso.

Yo soy quien lo siente, te amo mucho mi amor— Lo abraza brevemente y le da un pequeño beso sin dejar de llorar.

Y yo también te amo. No sigas llorando sabes que eso me duele mucho mas. Cuídate

¿si? Dile a Henry que lo amo y que pronto lo veré.

Esta bien, no es justo que te declararan culpable— Murmura destrozada.

Agustín apelara la sentencia quizás me la rebajen, no te mortifiques mas.

Un policía se le acerca a Matt le pone las esposas enseguida se lo llevan fuera del tribunal y llevarlo directamente a la cárcel donde pasara 10 años de su vida preso entre unos cuantos barrotes.

Regresamos a casa después del juicio, Henry estaba durmiendo cuando llegue, la niñera me dice que no hacia otra cosa que preguntar por Matt ¿Cómo decirle que su papá no volverá en un lugar tiempo? De solo pensarlo mis ojos se empañan de lagrimas pero no voy llorar enfrente de él quizás cuando este solas. Me acerco a Henry me siento en la cama acaricio su cabello rubio se ve como todo un angelito me había imaginado varias veces lo que seria tener un hijo con Matt ahora tenia que hacerme cargo de este pequeño.

Henry se mueve en la cama y abre sus ojos lentamente cuando ve una sonrisa se forma en su rostro, se me encoje el corazón lo quiero tanto le tomado cariño tan rápido.

—Hola cielo ¿Te divertiste hoy con Kate?

—Si, jugamos a las escondidas con Sam— Sonríe— Fue divertido.

—Me alegro mucho, voy a preparar el almuerzo ¿Te gustaría comer una pizza casera?

—¡Si!— Se incorpora de la cama y se lanza en mis brazos— Hueles como mi mami— Cuando dice eso es imposible que no se me forme un nudo en la garganta y hacerme recordar esos meses donde vimos una verdadera pesadilla entre ello era la muerte de Nicole la pobre recibió un disparo solo por proteger a su hijo del despiadado de Christian Bomer que al menos no volvería hacerle daño a nadie mas.

—Bueno, cariño. Quédate aquí puedes ver comiquitas en la televisión mientras preparo la comida.

—Esta bien— Le enciendo la televisión coloco el canal de dibujos animados están pasando Bob Esponja una de sus favoritas eso va a distraerlo por unos minutos.

Voy a la cocina saco algunas cosas de la nevera para hacer la pizza entonces escucho los pasos de Sam que entra a ver que estoy haciendo acaricio su pelaje negro antes de lavarme las manos cojo el cuchillo y comienzo a cortar unos tomates. Voy recordarlo todo lo que paso en el juicio a Matt le dieron 10 años de prisión estaría sin él por demasiado tiempo cuando solo trataba de salvarnos ahora estaba pagando por algo que él ni siquiera hizo por mi culpa es que esta la cárcel pero prefirió sacrificarse.

Miro mi anillo de compromiso en mi dedo ¿Sera que tengo que quitármelo? Matt y yo no vamos a casarnos por ahora ¿Podre esperarlo? Claro que si, mi amor por él sigue siendo tan fuerte que me duele nunca dejaría de que quererlo por nada en este mundo solamente siento miedo que le suceda alguna cosa en prisión estará en una cárcel de máxima seguridad con criminales muy peligrosos, un sollozo sale de mi garganta cuando menos me doy cuenta estoy llorando mientras corto los tomates dejo el cuchillo en la mesa para calmarme pero es muy doloroso lo que estoy viendo ni siquiera se si podre sola no tengo experiencia cuidando niños ¿Cómo criare a Henry? ¿Podre sola? ¿Por qué tenia que pensar justamente ahora cuando pensaba que todo seria perfecto? ¿Acaso el destino me estará diciendo que Matt y yo nunca estuvimos predestinado a estar juntos? Siempre hay algún obstáculo que arruina nuestra felicidad ahora es la cárcel que nos impide estar juntos

¿Cuánto tiempo tendré que soportarlo? Se que tengo que ser fuerte por Henry pero es que no puedo siento que cualquier momento voy a colapsar y a derrumbarme nadie estaría allí para sostenerme.

—¿Por qué lloras?— Escucho la voz de Henry que me sobresalta cuando volteo esta allí parado justo a Sam con su pijama de ositos y el cabello despeinado.

—Es que se me metió una basurita en el ojo— Sonrió mientras me limpio las lagrimas— Pero ya estoy bien ¿Pasa algo, cielo?

—Es que termino Bob Esponja quería estar aquí contigo, no quiero estar solo— Dice acercándose a mi, lo tomo en mis brazos lo aprieto contra mi pecho, huele a bebe… Acaricio su pelo tener a Henry es como sentirme cerca de Matt— Eres ahora lo único que me queda— Murmuro.

—¿Cuándo volverá tío Matt? Así no tendremos miedo— Me pregunta entonces lo miro a sus lindos ojos azules que parecen tan confundidos.

—No regresara en un tiempo.

—¿Se fue al cielo con mami y papi?— Dice asustado.

—No, no— Me apresuro a decirle— Es que él se fue de viaje.

—¿Por qué no fuimos con él? Yo me porto bien.

—Lo se, mi amor— Acaricio su mejilla— Es que donde esta no puede llevarnos pero te prometo que algún día vamos a visitarlo.

—Oh si— Su rostro se ilumina— Así tío Matt me lee un cuento para que no tenga pesadillas.

—Yo también puedo leerte un libro en las noches además dormirás conmigo ¿Te gustaría?

—Si y ¿Sam también puede?

—Claro ahora ¿Me ayudaras hacer la pizza?— Henry asiente con la cabeza.

Si ese niño no estuviera conmigo seguramente me hundiría en el dolor y desesperación es bueno tener a alguien que te haga compañía cuando mas te sientes triste que esa persona logre sacarte una sonrisa sincera aunque mis pensamientos en este momento estén en Matt ojala que no le hagan daño esa prisión que Agustín logre apelar la sentencia y logre sacarlo lo mas rápido posible para que vuelva con nosotros.

Estoy en esta maldita prisión rodeado de los criminales mas peligrosos de la ciudad mientras camino por el pasillo esposado de muñecas y tobillos los presos se me quedan mirando viéndome con un bicho raro pero trato de estar calmado hacerles entender que no les tengo miedo que son ellos los que deberían temerme a mi.

Cuando llegamos un pequeño cuarto me quitan las esposas de las muñecas y tobillos me dan un uniforme naranja y unos zapatos deportivos blancos.

—Ven a cambiarte, Bomer— Dice el policía señalándome hacia la puerta que supongo es el baño cuando entro enciendo la luz lo primero que veo es mi rostro en el espejo luce demacrado no había estado durmiendo bien en las ultimas semanas ni tampoco comiendo estaba demasiado preocupado con lo que pasaría conmigo, el detective Davis había logrado ponerme entre la espalda y la pared pero no me arrepiento de haber acepto la culpabilidad en la muerte de Christian nunca iba a dejar que Alice pagara por eso cuando ella solo había disparado para salvarme no solamente a mi sino también a mi hijo Henry.

Me duele saber que me perderé mas años de vida de Henry no estaré cuando vaya a su primer día de clases, ni cuando mude de dientes, ni cuando comience a leer o escribir, ni ayudarlo a dormir cuando tenga un mal sueño, ni enseñarle a jugar beisbol. Soy el peor padre del mundo no me merezco tenerlo como hijo no he hecho otra cosa desde que nació arruinarle la vida por mi culpa su madre murió se que con los años eso me pasara factura lo tengo muy presente cuando lo veo. Ahora estaba Alice que tenia que cuidarlo mientras estoy preso no estoy seguro si podrá pero tengo fe en ella, Henry la quiere y ella a él eso es lo importante me hubiera gustado casarme con mi musa e irme a vivir a otro país los tres quizás mas adelante tener mas hijo pero ese sueño quedo mas que destrozado no creo que pueda hacerse realidad nunca, Alice no va a esperar por mi 10 años se que aunque me duele ella conseguirá a un hombre que la ame y la cuide que le de la seguridad y la estabilidad que yo no podre darle se que le hice una promesa pero ahora tendré que romperla mientras este en esta prisión.

Una vez me pongo el uniforme salgo del baño, me llevan a otro lugar donde me piden que sostenga un cartel con mi nombre y unos códigos debajo de él.

—Ponte en la carta él debajo del pecho— Me dice el policía entonces sin avisar toma una fotografía— De lado izquierdo— Hago lo que me dice y toma la foto— Derecho ahora.

Cuando termine de tomar las fotos… Me dan una cobija, almohada, cepillo de dientes, crema dental y jabón. Me llevan hacia las celdas cuando camino por el pasillo los presos comienzan a murmuras cosas mientras paso trato de no mirarlos.

—Carne fresca, amigos— Dice uno de esos putos presos riéndose— Han traído uno nuevo.

—Oye galán ¿Sabes que este el maldito infierno? De aquí no saldrás vivo.

Trato de ignorarlos hasta que por fin llego a mi celda es mas pequeña de lo que pensé: Una cama, el retrete, lavamanos, un espejo, tres paredes pintadas de gris y mas nada al menos es para mi solo dejo las cosas encima de la cama litera y me siento con las manos en la cabeza pensando en que mierda me he metido nunca había estado en prisión bueno no por tanto tiempo ahora tenia que hacerme la idea que no saldré por 10 putos años.

Me acuesto en la cama mirando hacia arriba pensando en que quizás en este momento estuviera en mi luna de miel con Alice se supone que la sorprendería con un viaje de dos semanas a Dubái ahora son solo sueños rotos quizás alguien me reemplazaría en su vida de pensar tan siquiera que otro hombre la tuviera en vez de mi lugar me dolía profundamente pero tenia que dejarla ir para que pudiera encontrar la felicidad mientras este aquí en la cárcel.

Estoy demasiado cansado quisiera dormir pero tengo que mantener los ojos abiertos es mi primer día aquí seguro los presos están deseosos de conocer al recién llegado se que no será la mejor bienvenida de mi vida.

Una hora después abren las celdas avisando que es la hora de cenar, algunos se me quedan mirando pero no me dicen nada mientras caminamos hacia el comedor una vez llego agarro una bandeja camino hacia donde otros presos están sirviendo la comida cuando coloca el plato es lo mas asqueroso que he visto ni siquiera se que es, tomo una botella de agua y voy hacia a una de las mesas del fondo.

Aun no conozco a nadie este lugar pero se que con las horas comenzare a reconocer algunos rostros familiares pero ahora mismo todos me parecen iguales muchos amigos y socios estaban en esta misma prisión al menos no me iba a sentir tan solo.

—¿Matt?— Eso fue mas rápido de lo que pensé, cuando alzo la cabeza me doy cuenta que se trata de mi amigo Johnny tapia es un narco de Miami pero lo atraparon en una redada en Houston.

—Johnny, que gusto verte.

—¿Qué haces aquí?— Frunce el ceño— No puedo creer que caíste ¿Qué paso? ¿Cómo te atraparon?

—Mate a Christian Bomer me dieron 10 años y varios meses— Me mira sorprendido y se sienta al frente de mi—Además de otras mierdas, en unos días es mi segundo juicio quizás me den cadena perpetua por los cargos de narcotráfico y lavado de dinero.

—Mierda, Matt… No sabía que tu situación fuera tan jodida. Al menos yo salgo en 3 años y me regreso a Cuba no voy a aguantar mas estos a putos gringos… Sin ofender— Dice riéndose.

—No te preocupes, yo también estoy cansado de esto.

Cuando miro hacia otra dirección cuatro presos me están mirando fijamente con ganas de querer asesinarme y Johnny se da cuenta.

—¿Por qué esos idiotas me miran tanto?— Pregunto molesto.

—¿Acaso no los reconoces?— Sacudo la cabeza.

—Trabajaban para Danny Acosta, ese tipo que mataste para controlar el oeste de la ciudad.

—Oh si ya lo recuerdo entonces creo que mi primer día en la cárcel va hacer bastante interesante.

—Debes cuidarte aquí adentro, Matt… Muchos de estos tipos matan sin razón solo para pasar el tiempo ya que estamos aquí encerrados y esos tipos no van hacer la excepción.

—Se cuidarme solo, Johnny. Siempre lo hecho desde que tenia 12 años.

—Lo se por algo eres uno de los mas duros en este negocio, si necesitas ayuda puedes contar conmigo ¿Bien?

—Gracias Johnny.

Johnny se levanta de la silla y camina hacia otro lado del comedor, veo hacia mi plato la verdad esa comida no me da ganas de comerla decido solo beberme en la botella de agua cuando decido irme siento que alguien me sigue pero no le presto atención cuando llego a

mi celda para dormir un rato alguien se para enfrente obstaculizándome el paso.

—¿A dónde vas?— Me pregunta el tipo que mide como 2 metros y musculoso.

—A mi celda y es mejor que quites tu brazo sino quieres que te lo rompa— Digo mirándolo desafiante a pesar que es mas grande que yo.

—Pero el niño nuevo resulto ser todo un hijo de puta— Se echa a reír— Se quien eres Matt Bomer pero aquí no eres un duro, eres igual que todos nosotros y aquí tendrás que aprender a sobrevivir o morirás.

—Pues no tengo miedo a tus estúpidas amenazas tienes 3 segundos para quitarte de mi camino o te fracture la nariz de un golpe.

—Me gustaría que lo intentaras— Sonríe como si pensara que no fuera capaz de hacerlo.

—Como quieras— Sin pensarlo dos veces lo golpeo en el rostro, él chilla adolorido mientras se cubre la nariz con las manos.

—¡Cabron!— Grita enfadado entonces se quita de mi celda y es cuando puedo entrar, la sangre brota de su nariz facturada—Vas a pagar por esto, Bomer— Dice mientras se aleja.

Me acuesto en la cama colocando mi cabeza encima de la almohada entonces recuerdo la foto que escondí dentro de mi zapato me quito el derecho saco una fotografía donde sale Alice, Henry y yo no las tomamos un día cuando estábamos en la casa en la playa… Tan solo verlos me saca una sonrisa como quisiera estar con ellos ahora.

—Ese es el infeliz que me rompió la nariz— Cuando miro hacia la puerta están los 4 tipos que estaban en el comedor mirándome como zamuros el musculoso había ido por refuerzo enseguida me pongo de pie colocando la foto encima de la cama, mi primer día y ya tengo problemas. Típico.

—¿Listo para recibir tu golpiza, Bomer?— Dice desafiante uno de ellos que tiene un tatuaje de un escorpión en el cuello.

Les sonrió con diversión mientras ellos avanzan hacia a mi.

Es el segundo juicio de Matt pero esta vez los cargos son diferentes se le acusaba de distribución de drogas ilícitas, lavado de dinero entre otras cosas. El pronostico en el caso no es bueno el detective Davis tenia suficientes pruebas para hundirlo por siempre en la cárcel y el jurado esta deliberando cuanto seria la sentencia que le darían por esos criminales hacia la sociedad ni siquiera tenia las intenciones de venir volver a revivir toda esta pesadilla pero tenia que demostrarle todo mi apoyo a Matt, estoy detrás de él mientras esperamos el veredicto parece tan tranquilo como si nada esto lo estuviera afectando me gustaría estar como él pero los nervios me están carcomiendo por dentro mientras transcurren los minutos.

Raymond y Justin estaban sentados a mi lado también esperando impacientes la decisión del jurado ¿Cuánto tiempo mas tendríamos que esperar? Tenían como una hora allí pensando como joder a Matt mas de lo que ya habían hecho, les llenaba de gratificación haberlo metido preso como si con eso acabaría con el narcotráfico además Justin me había dicho que Matt sea en sus negocios ilícitos nadie puede pararlo por mas que lo condenen a muchos años en la cárcel.

Siento de pronto la sensación de que alguien me esta observando cuando miro hacia atrás me doy cuenta que Bruce esta sentado atrás. Ni siquiera me había dado cuenta que estaba aquí había venido a darle apoyo a uno de sus hijos aunque me gustaría preguntarle ¿Dónde esta Jason? Hace muchos meses que no sabia de él después seria que preguntase ahora mi preocupación esta en Matt nada mas.

La puerta del salón donde están los miembros del jurado se abre todos toman sus lugares en el estrado y el juez nuevamente da comienzo al juicio, uno de los jurados se aclara la garganta comienza a leer la hoja que tiene en la mano, de nuevo siento mi pecho palpitar con fuerza cuando dicen todos los cargos que se le causan y van diciendo “culpable” un nudo en mi garganta se incrementa tengo ganas de echarme a llorar de nuevo mas años para la condena de Matt, dejado atrás la posibilidad que algún día vuelva a salir a la calle.

—Matt Bomer se le declara a 20 años de prisión— Había sentenciado el juez golpeando con el martillo en su estrado.

Fue un golpe para mi escuchar la sentencia Matt estaría 30 años en prisión podía pedir libertad condicional cuando tuviera al menos 10 años de condena era demasiado tiempo, tenia tanta pena por él enseguida me puse de pie y le agarre la mano.

—Te amo Matt— Murmure con lagrimas en los ojos y él simplemente me regalo una débil sonrisa haciendo que mi corazón se rompiera ahora podía notar lo afectado que esta por toda esta situación tan lamentable.

Matt voltea hacia la derecha y frunce el ceño cuando ve a Bruce en el tribunal pero su padre no se acerca a él para decirle unas palabras de aliento o cualquier cosa, tiene miedo de que Matt vuelva a rechazarlo y lo entiendo perfectamente. Al menos cuenta que haya venido para brindarle apoyo después este juicio tan tedioso y triste para nosotros.

—Tranquilo, bro. Todo esta controlado— Le dice Raymond y Matt solo asiente estoy casi segura que se trata de algún negocio sucio, acababa de ser declaro culpable por lo mismo parece que no aprende la lección en vez de alejarse sigue con sus malos pasos. Trato de respirar profundo para enojarme logro despedirme de Matt hasta que llegan unos policías y se lo llevan.

Cuando salimos del tribunal me acerco a Bruce.

—Hola Alice— Me saluda.

—Hola señor Geller.

—Solo llámame Bruce ¿Cómo has estado? Con todo esto me refiero.

—Pues no ha sido fácil— Digo con tristeza.

—Tienes razón— Suspira largamente— Escuchar que tu hijo es condenado a 20 años de cárcel no es sencillo de asimilar. Ojala hubiéramos encontrado alguna cosa para que Matt evitara para a la cárcel pero ese detective tenia lo suficiente para hundirlo.

—Si, en un momento a otro esto iba hacer inevitable.

—Me gustaría hablar con él pero se que no me va a permitir acercármele— Dice dolido.

—Debe entenderlo Matt esta pasando por muchas cosas y esto terminara afectándolo aunque trate de parecer fuerte se que por dentro esta destruido que va a pasar tantos años en prisión.

—Debí convencerlo que se saliera de esa mala vida pero lo único que hice fue empeorarlo pero solo quería acercarme a él y fue la única manera que encuentre— Dice arrepentido.

—El pasado es pasado, Bruce. No puede lamentarse por eso ahora lo mas importante es que le demuestre a su hijo que esta aquí para él en las buenas y en las malas.

—Tienes razón, Alice.

Unos minutos después me despedí de Bruce camine hacia donde estaba Raymond aunque no vi por ningún lado a Justin.

—Se fue porque tenia un asunto importante que atender— Dice leyendo mis pensamientos

Te llevare a casa, Alice. Este día ha sido una mierda.

—No puedo estar mas de acuerdo— Caminamos hacia la salida del tribunal.

Cuando nos subimos a la camioneta, Raymond maneja hasta la casa en la playa en este momento Ashley esta con Henry cuidándolo mientras estaba en el juicio de Matt.

—Aun no puedo creer que estará 20 años mas en prisión— Dice sin poder asimilarlo.

—Ni yo tampoco, nunca pensé ver a mi amigo encerrado tras las rejas. Siempre habíamos tenido cuidado con los negocios que hacíamos ¿Dónde ese detective consiguió esa información?

—Alguien debió contarle quizás un informante.

—Puedes ser tendré que investigar un poco mas sobre eso, cambio de tema ¿Cómo esta Henry?

—Bien, se ha adaptado rápido al cambio claro que a veces tiene pesadillas y extraña mucho a su mamá y a su padrastro.

—Claro, es una pena que Christian los halla apartado de la vida de ese pequeño.

—Trato que se sienta a gusto conmigo y darle todo el amor que se merece.

—Eres una buena mujer Alice se que estas haciendo las cosas bien ahora entiendo porque Matt te cuida tanto— Dice mirando por el espejo retrovisor.

Simplemente le sonrió por fin llegamos a la casa pero Raymond no se baja del auto me da un abrazo.

—Si necesita ayuda con lo que sea por favor no dudes en llamarme, vendré corriendo aquí

— Me dice al oído.

—Gracias Ray, eres muy amable— Lo suelto y abro la puerta del auto.

—Para eso estamos los amigos— Sonríe— Cuídate Alice.

—Tu también, nos vemos.

Me dejaron en mi celda tenia la mente nublada me habían dado 20 años a mi sentencia saldría cuando tuviera unos 56 pasaría parte de mi vida encerrada entre cuatro paredes lo mas doloroso es que no iba hacer al lado de Alice ni de mi hijo sentía un enorme hueco en mi corazón quería demostrar que podía con esto pero a pasar de los días me daba cuenta que mi infierno apenas comenzaba no sabia si aguantaría todo esto por tanto tiempo.

En mi primer día en la prisión tuve mi primera pelea lleve a dos tipos a enfermería ahora casi todos me respetan o me tienen miedo pero en realidad no me interesa lo que mas deseo en este momento es poder salir de este puto lugar para volver a mi hogar para ver a mi hijo crecer ahora son solo sueños rotos que se quedaron sin cumplir.

—Matt, tienes visita— Dice el guardia quien abre la reja de mi celda enseguida me levanto de la cama camino afuera del pasillo ¿Quién podrá ser? Intrigado camino hacia el área de visitas cuando entro me llevo una gran sorpresa.

Es Bruce.

Me quedo parado a medio camino con la intención de regresarme otra vez a mi celda no quería hablar con ese hombre para mi es como si estuviera muerto pero él levanta el teléfono esperando que yo lo tome también aunque una parte de mi quería saber que iba a decirme. Avanzo hacia la silla y me siento, respiro profundo antes de tomar el teléfono y llevarlo a mi oreja.

—¿Qué quieres? ¿A que viniste?

—Solo quería verte, hijo.

—No me llames hijo porque no lo soy— Gruñí enfadado.

—Claro que lo eres, tienes mi sangre.

—Eso es lo único que nos une pero nunca has estado para mí.

—Es porque no sabia donde estabas lamento haberme perdido parte de tu vida y que tuvieras una infancia tan horrible.

—Si claro, Bruce— Sonrió con ironía— Nunca te importe, quieres mas a Jason que a mi tuviste muchas oportunidades para hallarme pero no lo hiciste así que no me mientas.

—A ti también te quiero Matt tanto como a Jason, son mis hijos. Lamento tanto que tengas estar en esta prisión y también disculparme por no haber venido a tu primer juicio es que estuve enfermo, mi enfermedad me esta matando poco a poco.

—Es una pena— Digo indiferente.

—¿Nunca vas a perdonarme, cierto?— Me mira con tristeza.

—No puedo.

—¿Por qué no?

—Le hiciste daño a mi mamá tanto que la llevo a su muerte ¿Cómo podría perdonarte? Por tu culpa crecí en un ambiente lleno de golpes, insultos, muerte y destrucción… Yo soy así por ti— Dice con frialdad— Tu me convertiste en esto que soy ahora.

—Lo siento Matt en realidad estoy tan arrepentido de todo el dolor que te he causado durante todos estos años.

—Olvídate de que existo para ti.

—Nunca hare eso ahora que te encontrado ahora que se que tengo un nieto quiero acercarme a él y ayudarlo mientras tu estas aquí.

—No quiero que te acerques a Henry— Grito molesto— No te necesita, yo tampoco te necesito simplemente sal de nuestras vidas vuelve hacer una sombra.

Descuelgo el teléfono me pongo de pie dejándole con la palabra en la boca y su rostro perplejo regreso a mi celda golpeo con fuerza la pared tanto que mis nudillos sangran pero nada puede quitarme el enojo que estoy como me gustaría que Alice estuviera aquí, ella me hubiera calmada con sus besos y sus palabras de aliento.

Había dejado de fumar pero en este momento necesitaba uno con urgencia así que le pide a mi compañero de al lado que me diera uno y me pasa también el encendedor por la reja, me siento en la cama y lo enciendo inhalando el humo con fuerza al soltarlo siento que mi cuerpo se relaja un poco.

La visita de Bruce me había hecho recordar esos momentos oscuros de mi pasado y la infancia tan espantosa que tuve mientras estuve en el orfanato y viviendo en las calles fue tan duro para mi salir de adelante después de todo los abusos que he sufrido y pensar otra vez en ello abría esa herida que había tardado en sanar.

Estoy a punto de llegar a la prisión hoy es jueves y por fin tendremos un tiempo a solas sin policías atrás solamente él y yo no se porque estoy tan nerviosa tal vez por el hecho de que de nuevo estaremos juntos. Uno de los guardias me deja entrar un pequeño cuarto tiene una pequeña ventana con rejillas solamente para que entre la luz del sol me siento en la cama a esperar por Matt, estoy impaciente me muerdo la uña de mi dedo índice y golpeo mi zapato en el suelo. Saco de mi bolso mi espejo y mi labial para retocarme un poco y arreglar mi cabello que esta algo despeinado.

En ese momento alguien abre la puerta veo a Matt entrar y un policía detrás de él, me levanto de la cama, le sonrió y él también me sonríe.

Ya sabes Matt son dos horas— Dice el policía antes de salir y dejarnos solos.

Hola mi amor ¿Cómo estas?— Me lanzo en sus brazos y le doy un apasionado beso que él me responde enseguida con la misma intensidad.

Bien pero ahora que estas aquí me siento mucho mejor— Dice contra de mis labios sin soltarme— Te extraño mucho.

Yo también a ti, aunque solo han pasado 2 días a mi me pareció una eternidad.

Ahora estamos aquí juntos ¿Qué quieres hacer?— Sus ojos grises tienen ese brillo que me hechizan completamente y siento que mis mejillas arden— Oh no puedo creer que estas altura de nuestra relación aun te sonrojas— Dice riéndose.

Es el efecto que causas en mi, oh mi Matthew como extrañe tus abrazos tan cálidos y tus besos— Digo abrazándolo con un poco mas.

Amo cuando me dices Matthew eres la única que me llama por mi nombre completo y lo adoro— Me da un pequeño beso— No hacia otra cosa que pensar en este día para poder estar contigo de nuevo, me muero de ganas por hacerte mía— Ahora besa mi cuello.

¿Crees que nos alcance las dos horas?

En la forma como me siento es suficiente para mi— Me besa otra vez introduce su lengua forma insaciable me aferro a sus brazos mientras caminamos hacia la cama, comienza desabotonar mi camisa lo deja caer en el suelo y después mi brasier me mira con deseo haciéndome temblar de pie a cabeza bajo las manos para quitarme el botón del pantalón pero Matt me detiene.

No, déjame verte primero… Dios, eres tan hermosa— Me mira de arriba bajo— Ponte despalda encima de la cama— Hago lo que quiere, mi corazón late con fuerza ni siquiera me esta tocando todavía— Se que estas impaciente pero quiero tomármelo con calma, musa.

Cuando me toca los senos no puedo evitar gemir se sube en la cama colocándose encima de mi cuando siento su erección rozando mi vientre arqueo la cadera un poco.

No hagas eso— Gruñe y me agarra las manos colocándolos encima de mi cabeza, baja su rostro llevando sus labios húmedos y calientes a mi pecho comienza la dulce tortura envuelvo mis manos en su cabello sedoso mientras sigue besándome se incorpora otra vez en la cama dejándome con ganas de mas, se quita la camisa dejándome ver su perfecto pectorales estoy deseosa de pasar mi lengua por su cuerpo y besarlo completo, él ve mis intenciones cuando estiro el brazo a su dirección y sacude la cabeza con una sonrisa perversa se aparta, tuerzo los ojos pero también sonrió. Lleva sus manos a mi pantalón me los quita e igual diminuta panty de satén, Matt se lame los labios— Abre tus piernas para mi, mi amor.

Y lo hago, se posiciona entre mis muslos acariciándolos suavemente.

Primero esto— Me enseña su dedo índice— Quiero ver si estas lista— Cuando lo introduce ahí grito balbuceando algo intangible lo mueve adentro y afuera varias veces— Estas tan húmeda— Gruñe bajito— Muero de ganas por estar dentro de ti.

Entonces hazlo porque también te deseo mucho— Digo jadeando sigue tocándome.

Primero lo primero, quiero probar cuan excitada estas— Baja su cabeza directo a mi sexo, no puedo evitar gritar cuando siento su lengua acariciándome tengo que agarrarme de la sabana mientras me dejo llevar y cierro los ojos— Mmm que bien sabes, mi amor— Dice levantando la cabeza y pasa su lengua por el labio con aquellos mirándome con aquellos ojos tan intensos y oscuros por el deseo.

Antes que me diera cuenta me hace girar poniéndome boca bajo.

Me levanta tu más tu precioso trasero, Musa— Me da una palmada causándome un respingo pero hago lo que pide, siento sus labios recorriendo mi espalda y su suave respiración en contra de mi piel.

De pronto deja de hacerlo no puedo ver lo que hace lo cual es frustrante porque quiero tocarlo solo tarde unos segundos cuando siento sus manos en mi cintura, abre mis piernas con sus rodillas sin que abre mis piernas con sus rodillas sin que pueda reaccionar me embiste por atrás, sin soltarme comienza a moverse rápido arrastrándome con él, agarra mis brazos las pone detrás de mi espalda y sigue embistiéndome se siente tan bien volverlo a sentir dentro de mi… Nada más iba a tener esto los jueves? Maldita sea, no creo que pueda soportarlo necesito a Matt que me hiciera el amor cuando nuestros cuerpos lo pidiera no un día especifico entonces mis ojos se humedecen recordando que estaría por muchos años.

Te siento tensa ¿Qué pasa?— Se detiene enseguida— ¿Fui muy brusco?

No, estoy bien por favor no te detengas te necesito— Entonces me muevo hacia atrás para que continúe y él lo hace, lo escucho gruñir recuperado el movimiento tan dolorosamente placentero pero no puedo sacarme de la cabeza que después tendré que irme y dejarlo en este infierno.

Oh musa, me voy a venir— Y se derrama dentro de mi pero yo no alcanzo me quedo en el limbo y Matt se da cuenta me volteo para mirarlo, sus ojos se puede ver que esta preocupado— ¡Joder! ¿Alice que te pasa? ¿Qué esta mal? Dímelo por favor.

Es que todos los días hacíamos el amor ahora será tan diferente, en las noches siento frio busco tu calor y recuerdo que no estas allí y eso me duele mucho.

Aun me tienes, Alice— Me acaricia la mejilla mientras lucho con las lagrimas— Se que es duro ahora pero podremos superarlo juntos, nunca olvides que te amo y eres lo mas importante para mi.

Te amo— Lo beso enredo mis dedos en sus cabello y muerdo su labio inferior gime de nuevo siento que la llama se enciende en mi, bajo mi mano su pene ahora nuevamente erecto acariciándolo de arriba bajo.

Oh mi amor— Dice con la voz ronca y entrecortada suena tan sexy cuando me dice “mi amor” eso me pone mas todavía, Matt esta de rodillas encima de la cama así que me incorporo y me subo en sus piernas yo misma agarro su erección lo introduzco en mi y comienzo a moverme despacio y él lleva sus manos a mis pechos.

Cuando estamos juntos somos uno y nos acoplamos a la perfección, esta vez llego a la cúspide de un brutal orgasmo sosteniéndome del hombre que amo mientras me acalla con un ardiente y fogoso beso. Caímos exhaustos encima de la cama Matt abrazándome y me da un beso en la frente mientras trato de recuperar el sentido.

Me encanta llegar al paraíso contigo— Acaricio su hombro.

Lo mismo digo, Alice— Sonríe. Alguien toca la puerta sobresaltándome.

Tienes 30 minutos Bomer.

¿Tan rápido paso el tiempo?— Hago un puchero— Cada vez se me hace mas difícil dejarte— Digo apretujándome mas a sus brazos.

Lo se, mi musa a mi también me pasa igual.

Se me olvida decirte que encontré un colegio donde puedo inscribir a Henry queda cerca de la casa en la playa lo que me da tiempo para buscarlo después del trabajo.

Es perfecto, Alice… De verdad te agradezco mucho que hagas esto por mi, se que no es tu responsabilidad pero no podía confiar en nadie mas para cuidar a mi hijo.

Amo a Henry y me gusta cuidarlo, no me molesta para nada— Sonrió— Además teniéndolo cerca siento que tenga una partecita de ti también.

Matt de pronto se queda serio y frunce el ceño entonces bajo la mirada a lo que ha captado su atención es mi anillo de compromiso que aun lo tengo en el dedo ¡Mierda! ¿Tenia que habérmelo quitado?

¿Qué pasa?— Le pregunto.

Aun tienes el anillo, pensé que… Bueno no se— Se pasa la mano por el cabello.

¿Crees que no vamos a casarnos?— Digo con tristeza.

Alice lo que mas deseo en este mundo es hacerte mi esposa pero estoy preso no quiero tener una boda en la cárcel, tu no mereces algo así.

Entonces ¿Estas rompiendo con nuestro compromiso?— Atónita y dolida.

Es lo mejor Alice, ya te dije no voy a casarme contigo mientras este en prisión. Quiero verte caminando por el altar vestida blanco, frente al mar, nuestros amigos. Quiero lo mejor para ti siempre.

No me importa si estoy contigo de verdad estaba ilusionada con lo de convertirme en tu esposa en ser completamente tuya.

Ya eres mía, Alice y siempre lo serás. Delante de los ojos de Dios ya estamos unidos es lo mas fuerte que tenemos nadie podrá romperlo.

¿Me lo prometes?

Te lo prometo mi princesa.

Llevo a Henry a su primer día de colegio esta un poco nervioso y yo también lo estoy aun esta en su proceso de curación por lo que ha tenido que pasar siendo tan pequeño pero las terapias con el psicólogo que contrate le han servido mucho él fue quien me recomendó que lo inscribiera para que pudiera interactuar con otros niños de su edad.

Tengo miedo Alice— Dice Henry mirándome con sus grandes ojos azules mientras sostiene con fuerza mi mano.

Cariño no tienes que temer te aseguro que la vas a pasar bien aquí, hay muchos con los cuales vas a jugar.

Y ¿Si no les gusto?— Dice temeroso.

¿Por qué no vas a gustarles?— Sonrió— Eres el niño mas lindo y cariñoso que existe en este mundo cualquier persona con tan solo verte quedaría encantada contigo, confía en mi

¿Lo harás?

Aun sigue dudoso pero asiente con la cabeza caminamos hacia el colegio donde otros niños son dejados por sus padres son recibidos por una de las maestras.

Hola, buenos días— Dice la chica en la puerta— ¿Quién es este pequeñín?— Con una sonrisa mira a Henry quien se esconde detrás de mi pierna algo asustado.

Buenos días, mi nombre es Alice Bledel y él es Henry Bomer… Es su primer día de clases y esta un poco nervioso.

Pues no deberías estarlo, Henry. Aquí te cuidaremos, aprenderás y hay muchos juguetes con los que podrás jugar.

¿También hay naves espaciales?— Dice entusiasmado con lo de los juguetes.

Por supuesto que si ¿No te gustaría entrar y verlos por ti mismo?

¡Si!— Grita emocionado dando unos saltitos— ¿Puedo?— Me mira a mí.

Claro que si, cariño… Pasare a buscarte en la tarde, pórtate bien— Me agacho para darle un beso en la frente y Henry sale disparado por la puerta donde esta la chica.

Cuidaremos bien a su hijo no se preocupe— Dice.

¿Mi hijo? No sabia que decir si corregir a la chica o no, se supone que Nicole debería estar aquí llevando a Henry a su primer día de colegio no yo. Me despido de Henry y entro de nuevo en el auto que es de Matt voy a la casa para arreglarme e irme a una importante sesión de fotos que tengo a las 11 de la mañana.

Cuando llego a la casa me doy un baño y visto con algo cómodo luego escucho que alguien toca la puerta corro abrir pensando que se trataría de Justin o Raymond o mi amiga Ashley pero para mi sorpresa es una mujer y hombre que no tengo idea de quienes sean.

Buenos días ¿Usted es Alice Bledel?

Si soy yo ¿Quiénes son ustedes?

Protección al menor, señorita Bledel— Responde el hombre mirándome con seriedad.

¿Protección al menor? De solo escuchar esas tres palabras, mi sexto sentido se dispara alarmada ¿Po que estaría aquí? ¿Acaso me quitarían a Henry? El miedo enseguida se apodera de mí.

Una semana después

Raymond y Justin habían venido a visitarme para decirme como iban las cosas en el negocio ahora que no estoy yo para manejarlas, ellos se tenían que hacer cargo de todo mientras este en este puto lugar cumpliendo mi sentencia pero eso no quería decir que dejaría todo que Matt Bomer saldría del mundo criminal no iba a dejar de ganar dinero por culpa del detective Davis.

Tenemos una noticia que darte pero no se como te la vayas a tomar— Dice Justin pasándole la mano por la nuca.

¿Qué fue lo que paso?— Pregunto mirándolos con confusión.

La policía congelo tus cuentas bancarias.

¿Qué carajo?— Grito atónito— ¿Me estas jodiendo, verdad?

Es cierto Matt, ellos descubrieron tus cuentas a pesar que estaban bajo a otro nombre no tengo ni la mínima idea de cómo lo supieron.

¿Estoy sin un jodido centavo?— Aun sin salir de mi asombro— No entiendo como es posible que la policía haya descubierto mis cuentas hay tenia millones de dólares ahora no puedo utilizarlo ¿Cómo hare con el negocio? ¡Mierda!

No te preocupes Matt nosotros tenemos un plan B— Dice Justin.

¿Cuál es? Porque yo no veo que haya algo que hacer.

Aun quedan las cuentas que están en el extranjero la policía no puede tocarlo allí es donde estamos depositando todo lo que entra por la venta de la merca.

No quiero que toquen las reservas que tengo en el extranjero, es para mi hijo y Alice… No puedo dejarlos en la calle, de todos modos hable con Agustín para que le deposite dinero a Alice mensualmente para que compre lo necesario. Así que ese dinero no se toca bajo ningún concepto, lo único que te recomiendo es que abras otra cuenta paralela ahí depositen el dinero que llega de la merca y que la policía no sospeche nada.

Ese suena como un mejor plan, no habíamos pensando en Henry claro que él necesita dinero ahora que no tiene a Nicole— Dice Raymond.

Aun no puedo creer que la policía descubriera mis cuentas ¿Quién habrá sido el hijo de puta que me delato? Tengo ganas de matar a alguien pero eso le sumaria mas años a mi condena— Digo furioso— Acabo de perder mas de 500 millones. Si Milton estuviera vivo me daría una patada en el culo por ser tan descuidado.

Tampoco es culpa tuya nunca pensamos que a ti te meterían preso. Siempre te dije que Alice seria tu jodida perdición y ahora mira donde estas.

¡Cállate la puta boca, Justin!— Gruño mas molesto que antes— ¡Tu no sabes una mierda!

Entonces explícanos porque estas aquí si tu no mataste a Christian.

Habla mas bajo, idiota— Miro al guardia que esta custodiando la puerta pero esta distraído— No podía permitir que ella pagara por mis errores por eso acepte la culpa nunca dejaría que Alice estuviera en prisión por matar a Christian aunque lo que hizo que salvar la vida de mi hijo y a mi.

Aun no entiendo como el detective Davis consiguió las pruebas para meterte en la cárcel

Dice un confuso Raymond.

Me acerco un poco más a la bocina del teléfono para que el guardia no llegue a escucharme.

Fácil, las pruebas fueron alteradas di mis huellas y las pusieron en el arma, el detective Davis solo quería ponerme fuera del camino y eso hizo a cambio yo tenia que decir que mate a Christian para que dejara a Alice en paz.

Ese maldito cabron— Dice Justin apretando la mandíbula— Deberíamos matar a ese jodido policía de una vez por todas, es un dolor de culo no va a parar hasta que toda la organización desaparezca.

Claro que vamos a matar a ese infeliz pero por ahora no porque seguro dirán que lo hice yo, esperaremos un tiempo determinado y luego atacaremos en su contra.

Me parece perfecto, Matt… Le daremos con todo ese Davis por haberse atrevido a meterse con nosotros, va a terminar pidiendo clemencia por su vida— Dice Raymond afirmando con la cabeza.

Y las va a pagar todas por amenazar a Alice y meterme en esta prisión… se los juro.

Cuando los chicos se van, de nuevo tendré que entrar a mi celda me siento en la cama con las manos en la cabeza recordando ese día que el detective Davis me lleva preso en medio de mi boda con Alice y cuando me estaba interrogando diciendo que tenia las pruebas para meter presa a mi novia, me había puesto entre la espalda y la pared enseguida acepte echarme la culpa de todo para salvarla así como ella había hecho conmigo haría cualquier cosa para proteger a Alice así tenga que dar mi propia vida.

Encontramos el arma con la que murió Christian comprobamos la bala y coinciden, también hallamos una huella parcial en el mango que concuerdan con las de Alice, ya que teníamos sus huellas cuando la detuvimos esa vez por complicidad no se porque se me ocurrió hacerlo fue una gran sorpresa para mi cuando las pruebas arrojaron que ella había sido.

¡Eres un puto infeliz, Davis!— Digo atónito que supiera que Alice fue quien le disparo a Christian— Ya te dije que yo lo hice, así has lo que tengas que hacer no permitiré que metas a Alice en la cárcel, ella solo quería ayudarme Christian secuestro a mi hijo.

Nunca imagine que tuvieras un hijo entiendo exactamente que querías rescatarlo pero matar a una persona es un delito debiste notificar a la policía sobre el secuestro.

Yo también estaba secuestrado por Christian, solo quería sacar a mi hijo de ese edificio y ponerlo a salvarlo.

De todos modos tengo las pruebas y como has aceptado toda la culpabilidad hemos hecho un trato… Podrás tus huellas en el arma, Bomer y así te pondré detrás de las rejas para siempre.

Has lo que te hagas que hacer, Davis. Porque si llego a salir de aquí será para matarte— Digo mirándolo con frialdad y rabia.

Eres muy valiente para decirme eso— Sonríe con ironía pero puedo ver que le ha sorprendido.

No te tengo miedo eso es lo que pasa pero como esta Alice de por medio hare lo que pides, esta vez ganaste… Ahora.

Puse mis huellas en el arma que había matado a Christian aunque lo que hizo el detective Davis fue totalmente ilegal arriesgado su reputación pero sus ansias meterme en la cárcel eran mas fuerte sabia perfectamente que haría cualquier cosa por Alice, estoy estúpidamente enamorado de ella.

Decido ir al patio de la cárcel a levantar pesas o hacer cualquier cosa siento que me estoy volviendo loco entre cuatro paredes mientras camino por el pasillo para salir varios presos me saludan y uno de ellos me regala un cigarrillo, el cual enciendo lo que necesitaba para relajarme pienso mientras inhalo el humo llenando mis pulmones y expulsándolo hacia arriba.

Llego al patio hay como 10 presos haciendo ejercicios o jugando baloncesto. Me quito la cabeza para quedarme solamente en franelilla y comienzo hacer flexiones en la barra.

¡Bomer!— Escucho que me llaman y dejo mis ejercicios.

¿Qué paso, Jack?— Lo saludo de mano.

Todo bien ¿Me tienes lo mío?

No, para el viernes lo traen mis chicos tu sabes que nunca he fallado en una entrega— Le digo sonriendo.

Tienes razón, mañana te doy el dinero.

Bien.

Jack se aleja nuevamente y yo retomo mis ejercicios sigo haciéndolo por 10 minutos mas necesito mantener en forma mientras este metido aquí para las flexiones prendo otro cigarrillo me siento en uno de los bancos después de terminarlo iba a llamar a Alice necesitaba escuchar su voz y saber que esta bien que me diga como va Henry en el colegio hace como 3 días que no se nada de ellos y eso me preocupa.

Le doy otra colada a mi cigarrillo mientras miro el suelo pensando en un millón de cosas entre ellas que la policía me haya quitado mi dinero que por tanto me había jodido para conseguirlo ahora solo me quedaba una cuenta en el extranjero que no tiene mucho dinero pero lo suficiente para que Henry y Alice estén seguros por muchos años.

¿Ese es el chico nuevo? Tiene pinta de marica— Escucho a uno de los presos decir mientras se ríe con su compañero.

Levanto la mirada y me ahogo con el humo del cigarrillo cuando veo entrar a la persona que menos espere ver en la cárcel.

Jason.

Abro los ojos ni siquiera recuerdo donde carajo estoy entonces siento que alguien se mueve a mi lado miro a mi derecha y es una mujer dormida a mi lado. Ah claro, recuerdo a verme ido de fiesta a celebrar que Matt Bomer este pudriéndose en la cárcel por haber matado a Christian y también otras cosas. Me sentía aliviado de habérmelo quitado del camino de que ya no pudiera cumplir su promesa de mandarme al otro mundo. Matt pasaría mas de 30 años en prisión seguro moriría detrás de las rejas.

Despierto a la chica que esta mi lado para que se vaya mientras la veo vestirse me doy cuenta que se parece mucho a Alice ¿Sera que algún día podre sacármela de la cabeza? Ahora que Matt no estaba con ella quizás podría intentar acercarme pero ella seguro me iba a rechazar después de todo lo que hice en especial esa vez que le apunte con un arma amenazándola con matarla sino volvía conmigo pero eso fue a causa de la heroína que había inhalado que me hizo hacer cosas estúpidas.

¿Vas a llamarme pronto, Jason?— Dice la chica agarrándose de mi como hiedra enseguida trato de que me suelte.

Quizás algún día— Digo indiferente.

La chica me mira furiosa y sale de la casa en realidad ni me interesa, voy al mini bar me sirvo un vaso de whisky mañana tenia que comenzar a trabajar en mis negocios ahora que Matt no esta, seria todo mas fácil para mi quizás con suerte me convierta en el hombre mas poderoso de la ciudad.

Mi celular comienza a sonar se trata de mi padre a quien no había visto en un par de días pero me tenia agobiado con su mierda que debía alejarme de los problemas que pronto me pasaran factura y él no podrá hacer nada para salvarme, bla bla bla.

¿Qué quieres ahora, papá?

Solo quería saber como estabas Jason, estoy preocupado por ti.

Pues no deberías estoy bien— Le doy otro sorbo a mi Whisky camino hacia la sala me siento en el sofá en la mesa del medio esta la cocaína lista para mi.

¿Por qué será que no te creo? Mira lo que paso a Matt Bomer lo metieron preso por 30 años ¿Quieres eso para ti también?

¡Joder! ¡Deja de compararme con ese imbécil!— Grito enfadado— Yo soy mucho mejor que él y eso te lo voy a probar.

Solamente quiero que te alejes de esa mala vida y dejes las drogas, tu madre no querría esto para ti y lo sabes.

No nombres a mi madre por favor sabes que no me gusta hablar de ella.

Pues entonces piensa en todo el dolor que le causarías si supiera lo que estas haciendo con tu vida.

Papá tengo que colgar, no quiero seguir escuchando tu discurso del “mejor padre del mundo” cuando nunca lo has sido.

Siempre he intentando darte lo mejor.

Como sea— Pongo los ojos en blanco— Cuídate viejo, luego te llamo.

Antes que pudiera decir alguna cosa cuelgo el celular consumo la droga que esta en la mesa me relajo en el sofá mientras hace efecto es lo único que necesito para relajarme olvidando toda la mierda que hay en mi alrededor.

Mi celular comienza a sonar de nuevo pero esta vez no se trata de mi padre es Vicent quien me esta llamando.

¿Qué paso?

Pues quería saber si estabas vivo, no te he visto desde hace dos días.

Si estoy bien en mi casa, solo fui a celebrar que el idiota de Matt Bomer estará preso por muchos años mientras yo me hago mas poderoso en esta ciudad— Sonrió orgulloso— Por fin las cosas me están saliendo bien.

Bueno en eso tienes razón, también me alegre que estuviera preso.

¿En serio Vicent? Pues no te creo una mierda fuiste a su boca con Alice, ese idiota iba a casarse con ella y no me lo dijiste.

Solo quería que mi hermana fuera feliz ¿Vas a culparme por eso? Además ni siquiera llegaron a casarse la policía llego antes de que pudiera pasar.

Por una parte me alegra que Alice no se casara con él quizás tenga una oportunidad de casarme ahora que esta sola y vulnerable.

Jason por favor déjala en paz, ella esta pasando por un mal momento ahora lo que menos necesita es que vuelvas a joderle la existencia.

Sabes que nunca pude olvidarla.

Pues debería a veces pienso que Alice te jodio la cabeza.

No digas estupideces, Vicent.

A mi parece que es así.

Pienso lo que te da la gana, veo que todos hoy han querido molestarme.

¿Por qué lo dices?

Mi padre me llamo hace rato para darme un discurso que debía dejar todo de esto y encaminarme como si eso fuera posible— Me rio.

Hablando de encaminarse mañana tenemos cosas importantes que hacer así que deja de follar, drogarte o sea lo que estés haciendo.

Tranquilo Vicent, todo va a salir como lo hemos planeado en estos últimos meses lo tengo todo controlado saldrían bien.

Eso espero mira que hemos invertido mucho dinero en esto y ahora la policía esta mas atenta a lo que pasa en la ciudad después que Matt cayera.

Solo tenemos que tener mas cuidado estoy seguro que todo saldrá bien.

Tengo que colgar, mañana te veo.

Esta bien.

Después de terminar de hablar con Vicent me relaje en el sofá disfrutando del efecto de la droga en mi cuerpo es lo único que hacia que me relajara por mas que intentara dejarlo siempre recurría ella es mi vía de escape cuando no tengo a nadie que este para darme ánimos, ni siquiera mi padre por mas que se esfuerce siempre casi toda mi niñez estuvo ausente a la única persona que realmente le importaba murió cuando era tan solo un niño ahora siento que no me queda nada, no quiero que mi padre muera porque odiaba la idea de quedarme solo pero tenia que entender que algún día no estará a mi lado. Me quedo toda la noche pensando en lo que hare con vida ¿Realmente dedicare mi tiempo al crimen organizado? Mi padre siempre quiso que fuera arquitecto como él ni siquiera pude terminar la carrera ya que comencé a involucrarme en drogas y demás pero mas amo el dinero y el poder es algo que siempre he querido y ahora mas que nunca estoy dispuesto a obtener el crédito que me merezco por mi trabajo.

Me desperté por el sonido de la alarma de mi celular cuando abro los ojos son las 12 del mediodía y tenia una fuerte reseca me paso la mano por el rostro mientras me incorporo en el sofá me levanto y camino hasta el baño donde orino, me cepillo los dientes y después me ducho para salir por algo de comer. Una vez vestido, tomo las llaves de mi auto y salgo de mi casa.

Llego a la cafetería a unas cuadras le pido a la chica del mostrador que quiero un café negro cuando me lo entrega le pago y me doy la vuelta para ir a casa de Vicent cuando un niño de unos cuatro años tropieza conmigo haciéndolo caer en el suelo por poco derramando el café caliente sobre él por suerte no fue así.

Amigo debes tener mas cuidado— Le digo mientras lo ayudo a levantarse.

¡Henry! ¡Henry!— Aquella voz se me hacia tan familiar, cuando volteo hacia la puerta no puedo creer que lo ven mis ojos es ¡Alice! Quien se apresura hacia nosotros sin darse cuenta que soy yo, toma al niño de la mano ¡Que demonios! No entendía que estaba pasando aquí— Oh cariño, no debiste salir corriendo— Le dice acariciando su cabello rubio.

Lo siento— Dice el niño apenado.

Disculpe señor, ya sabe como son los niños de inquietos— Dice Alice sonriendo pero cuando por fin ve mi rostro se le borra la sonrisa del rostro ahora me mira sorprendida— Jason— Susurra.

Hola Alice— Murmuro.

No esperaba verte por aquí.

Pues yo tampoco, es una gran casualidad porque anoche precisamente estaba pensando en ti.

¿Por qué estabas pensando en mí?

En lo que paso la ultima vez que nos vimos— Ahora era yo quien estaba apenado, me paso la mano por la nuca— No debí tratar de… Ya sabes, es que no estaba en mis cinco cabales así que te debo una disculpa.

No quiero tus disculpas, Jason— Dice con una frialdad que me duele pero me lo merezco.

Lo entiendo— Murmuro— Se que me porte realmente mal contigo y no te lo merecías.

Sabes he dejado el pasado de lado y de verdad no quiero volver a revivirlo.

Alice ¿Me vas a comprar el muffie de chocolate?— Dice el niño impaciente.

Claro que si, Henry— Le sonríe al niño de pronto siento una envidia por él.

¿No vas a presentarme, Alice? ¿Quién es él?

La cara de Alice se pone pálida por mi pregunta se muerde el labio nerviosa como si estuviera buscando la respuesta mas adecuada para contestarme ¿Por qué se habrá puesto así? Mi ceño se frunce levemente mientras espero a que ella hable de nuevo.

Es el hijo de una amiga, tengo que irme— Dice apresuradamente.

¿Puedo volver a verte?— Dije esperanzado.

No lo creo Jason, tú y yo ni siquiera deberíamos estar hablando.

¿Por qué no, Alice? Matt no esta aquí— Digo entre dientes comenzaba a enojarme.

Porque no quiero y olvídate de mí.

Estas hermosa Alice siempre lo has sido— Ella se sonroja levemente pasando un mechón de su cabello detrás de su oreja y rompe el contacto visual.

Por favor Jason, no importa lo que digas nada cambiara lo que paso entre nosotros.

Quiero remediarlo dame la oportunidad.

Tuviste muchas oportunidades para arreglarlo pero siempre hacías alguna cosa que terminaba lastimándome y no pienso pasar por lo mismo.

Pero Alice…— Me interrumpe.

Se acabo.

Se da la media vuelta y sale de la tienda a pesar de las protestas del chico quien reclama su muffie y Alice le dice que se lo comprara en otro sitio, el niño voltea a mirarme entonces veo algo en sus ojos que me recuerda a alguien pero ¿A quien? Es un sentimiento muy extraño no puede ser hijo de Alice y Matt porque es muy grande entonces de que amiga será.

Lo único bueno es que volví a verla esta mas hermosa de la ultima, lastima que había dañado nuestra relación seguramente Alice se hubiera casado conmigo y tendríamos a nuestro primer hijo quizás parecido a ese niño que sostenía su mano e imaginarme ese futuro con ella despierta nuevamente esas sensaciones en mi pero tenia que ser fuerte no podía caer otra vez, Vicent tenia razón Alice era un vicio, una enfermedad, mi mas jodida condena… Me tenía loco pero de algún modo tendría que olvidarme de ella aunque fuera difícil.

Mientras manejaba hacia mi encuentro con Vicent recibo una llamada en mi celular lo coloco en el mano libres de mi auto.

Que me tienes, Michael.

Cuando te diga esta noticia no vas a poder creerlo.

¿De que se trata?

Ya se quien fue la persona que te traiciono con Matt Bomer cuando te disparo en la pierna.

¿En serio? Asombrado— ¿Quién mierda fue? ¡Dime! Exigí furioso.

Vicent Bledel, tu más querido amigo y socio.

¿Me estas jodiendo?— Atónito sin poder creerlo.

Si, estoy seguro. Revise las cuentas de Vicent y tiene depósitos realizados por Matt justamente esa semana cuando te dispararon. Lo mas raro de todo es que Vicent fue quien te dijo que te escondieras en ese lugar ¿Quién mas podría decirle a Matt donde estabas sino él?

Ahora mismo ajustare cuentas con Vicent se va arrepentir de haberme traicionado— Digo golpeando con fuerza el volante.

Llegue al lugar del encuentro Vicent se acerca a mi saludándome hipócritamente lo cual me parece repugnante lo que me gustaría es vaciarle mi arma en su cabeza por haberme traicionado con Matt ¿Era mi mejor amigo como me pudo hacer eso? Venderme a mi peor enemigo por dinero, yo nunca le hubiera dado una apuñalada como esa, eso no es algo que se le hace aun amigo ahora iba a pagarlo si es precisamente con su vida pero tenia que darle una lección.

Hola Jason, por fin te veo la cara— Dice con una sonrisa.

Si lo mismo digo Vicent— Digo mirándolo con rabia, frunzo los labios para no decirle nada.

Entonces espero que hayas venido preparado porque ya tenemos todo listo para esta noche.

Me imagino que si ¿Conseguiste la mercancía?

Si al mejor precio, sabes que se hacer esta clase de negocios. Es como si fuera nacido para esto.

Claro que si, Vicent… Eres el mejor en estas cosas— Murmuro entre dientes, la rabia va creciendo dentro de mi pero trato de controlarme tengo que esperar el momento perfecto para atacar.

Si, quiero que conozcas algunas personas que trabajaran para nosotros.

Me lleva hasta una habitación hay 3 chicos allí que están fumando habanos cuando nos

ven se levantan del sofá.

Este es mi socio Jason Geller… Jason ellos son David, Víctor y Danny… Sino fuera por ellos no hubiéramos conseguido el cargamento de droga de esta semana, han sido muy eficiente.

Gracias chicos por trabajar tan bien con nosotros.

Es un placer conocerlo, señor Geller… Nosotros somos lo que nos sentimos a honrados de estar aquí en su negocio.

Espero que sigan trabajando con eficiencia porque sino lo hacen los matare a los 3

¿Están claro en eso?— Asienten con la cabeza pero no dicen nada, es bueno dejarle en claro quien es el jefe aquí— ¿Vicent puedo hablar contigo?

Si, vamos al estudio… Sigan en lo suyo— Le dice a los 3 chicos y nosotros salimos de la habitación subimos hacia donde esta nuestra oficina en el segundo piso— ¿De que quieres hablarme?— Una vez estamos adentro.

¿Te gusto burlarte de mí? ¿Ah?— Digo furioso mientras lo apunto con mi arma en la cabeza— ¡Siéntate!—Le grito.

Pero… pero ¿Qué te pasa, Jason?— Vicent me mira asustado y a la vez sorprendido

Es mejor que te sientes antes que te vuele los sesos de un disparo— Enseguida hago lo que pido sin dejar ver el arma que le apunta en su frente.

Ahora explícame que ocurre contigo ¿Por qué te comportas así?

¿Crees que nunca iba a enterarme de lo que hiciste? Me vendiste Vicent me vendiste después que creí que éramos como hermanos, solo viste la cara de idiota para conseguir dinero y poder no te importo lo que pasara conmigo.

Aun sigo sin entender porque estas así ¿Puedes bajar el arma?

¡No! ¡Lo que quiero es matarte, maldito infeliz!— Grito furioso.

Por favor Jason, sea lo que sea que hice se que podemos arreglarlo.

No lo creo Vicent, lo que hiciste no tiene perdón… Me vendiste a Matt Bomer o ¿No?

¡Dime! ¿Por qué? ¿Ah? ¿Por qué tenias que hacerlo?

Vicent se le abren mas los ojos sorprendido y aterrado que supiera su pequeño y sucio secreto, lo veo tragar saliva comienzan a formarse gotas de sudor alrededor de su frente.

Yo… Yo no se que decir— Tartamudea.

¡Dime de una jodida vez! ¿Hiciste ese maldito trato con Matt Bomer para que matara?

Solo querías quedarte con lo que es mío.

No…No Jason las cosas no son así.

¡Entonces como son!— Lo golpeo con la coleta del arma en la cabeza, Vicent chilla adolorido la sangre comienza a correr por su frente— ¡Habla! ¡No tengo toda la puta noche!

Lo siento Jason no se que mierda me paso cuando acepte ese trato con Matt, él me ofreció dinero y montón de cosas que no pude rechazar me tentaron… Debe ser que ese momento estaba totalmente drogado porque de lo contrario nunca hubiera aceptado.

¿Crees que soy idiota?— Me rio sin humor seguro mis ojos chispeaban llamas de lo furioso que estaba— No te creo una jodida mierda, Vicent… Te voy a matar por lo que me hiciste por tu culpa Matt casi me mata y me dejo en una cama por dos meses por ese disparo que me dio en la pierna.

Lo siento de verdad lo siento pero por favor no me mates— Dice asustado.

Le quito el seguro a la 9 milímetro apuntándole directamente entre las cejas y con el dedo en el gatillo listo para dispararle pero verlo tan asustado causa una gran satisfacción en mi, me importaba una mierda si Vicent es hermano de Alice tenia que pagar por lo que hizo casi me matan por su culpa y su ambición al dinero.

Cuando estaba dispuesto a dispararle alguien toca la puerta insistentemente entonces retrocedo guardando mi arma en mi chaqueta entonces Vicent suelta el aire pasando la mano por el cabello y otra el pecho respirando aliviado de que no lo hubiera matado.

Yo siendo tu no estaría tan aliviado de esto no vas a salvarte Vicent— Digo amenazante.

¿Qué tengo que hacer para que me perdones, Jason?

Morirte— Gruño entre dientes. Me acerco a la puerta abriéndola de golpe entonces me encuentro de frente con el chico que se llama David creo— ¿Qué quieres?— Digo malhumorado.

Todo esta listo afuera llamaron para que hiciéramos la entrega.

Esta bien, ahora bajamos— Y le cierro la puerta en la cara— Mas te vale que esto sale bien y después pensare en que puedo hacerte.

Jason ya te dije que lo siento, no se que paso por mi cabeza cuando acepte semejante trato.

Yo se lo que te paso, querías sacarme del juego para quedarte con todo y ser el mas poderoso de la ciudad lastima que nada salió como lo planeaste… Te recomiendo que duermas con un ojo abierto porque tarde o temprano te voy a matar— Salgo del estudio dejándole la palabra en la boca.

El lugar de encuentro para la entrega de la merca es afuera de la ciudad lejos de la policía, unos autos negros llegan después y se bajan dos tipos con dos maletas. Le doy otra colada a mi cigarrillo mientras me acerco a ellos.

Un gusto señor Geller— Nos damos las manos.

Es todo mío, señor Tonelli ¿Qué tiene para mí esta noche?

Muchos millones— Sonríe— Tu socio Vicent me dijo que conseguiste droga a buen precio estaba muy interesado en comprarlo.

Eso es cierto nosotros tenemos el mejor— Sonrió.

Claro, aunque Matt Bomer aun sigue en la cima a pesar que esta preso.

¿Qué? — Sorprendido— ¿Matt aun esta en el negocio? Pensé que ese tipo se había salido una vez lo atraparon.

Pues te equivocas al contrario Justin y Raymond manejan todo desde afuera pero la mente maestra sigue siendo Matt, además él nunca dejaría los negocios de Milton a la deriva.

No tenia idea de eso, en realidad no me importa mucho se que también puedo ser mejor que él. La diferencia es que él esta preso y yo no— Me doy una última colada a mi cigarrillo antes de arrojarlo al suelo y apagarlo con la suela de mi zapato.

¡Tonelli!— Escucho la voz de Vicent detrás de mi.

Hola Vicent, aquí traje los millones ¿Dónde esta mi merca?

Aquí la tienes— Vicent coloca encima del capo del auto de Tonelli una maleta negra enorme.

Perfecto, me encanta hacer negocios con ustedes.

Antes que pudiera reaccionar se escuchan las sirenas de la policía y el lugar se llena de agentes con armas largas apuntándonos con ellos, me sorprendo de que los policías supieran a donde estábamos después que habíamos sido meticulosos de donde seria la reunión además no estaba dispuesto a caer preso por eso saco mi arma de mi chaqueta comienzo a dispararle a los policías y ellos a nosotros.

En cuestión de segundos todo se había vuelto un caos totalmente, vi a Vicent subirse a una camioneta e irse dejándome en medio del fuego cruzado, ese maldito cobarde debí habérmelo matado cuando tuve la oportunidad ni siquiera le había importado que estuviera

apunto de hacer atrapado por la policía.

Sigo disparándoles hasta que siento en frio metal detrás de mi nuca enseguida levanto las manos al aire y pongo de pie, me quitan el arma me empuja contra la pared comienzan a registrarme para luego comenzar a leer mis derechos, no podía creer que me estén llevando preso… Mi padre va a matarme cuando se entere, maldigo mientras me llevan hasta la patrulla.

Veo que Tonelli esta en el piso aparentemente muerto e igual que otro de sus guardaespaldas, también están los chicos que me presento Vicent esta tarde los meten en una patrulla también esposados.

Me llevan hacia la comisaria donde me meten al cuarto de interrogatorios, en ese momento entra el detective Davis lo conozco desde hace mucho tiempo se sienta enfrente de mi mirándome con seriedad.

No puedo creer que estés involucrado en el narcotráfico, Jason… Pensé que eras un chico de bien, tu padre va a quedar destrozado cuando se entere.

Yo no he hecho nada malo— Murmuro— Quiero un abogado para que me saque de aquí.

Jason, le disparaste a los agentes federales ¿Vas a decirme que no hiciste nada malo? Te darán 10 años por esto o quizás mas.

No es justo— gruño enfadado— ¿Cómo carajo ustedes supieron de ese trabajo? ¿Quién fue el soplón? ¿Tenían a alguien de encubierto, cierto?

Aquí quien hace las preguntas soy yo, Jason ¿Desde cuando estas metido en el mundo de las drogas?

Me gusta el dinero— Me encojo de hombros tratando de sonar indiferente— ¿Tienes un cigarro? Necesito uno ahora.

No puedes fumar aquí, los cargos que se te imputan son muchos ¿Lo sabes? Quizás no tengas la posibilidad de salir libre.

Lo se detective Davis pero mi familia tiene influencia así que dudo mucho que me quede en la prisión.

Así dijeron muchos y ahora están pagando condena en una pequeña celda… No te confíes muchacho.

Unos minutos después la puerta se abre nuevamente esta vez se trata de mi padre quien me mira angustiado y dolido, verlo de esa forma por mi culpa me hace sentir peor porque

se que no puede alterarse a causa de su enfermedad.

Se que te he fallado papá y lo siento mucho— Digo apenado— Debí haberte escuchado cuando me dijiste que me alejara de todo esto pero lo que hice fue ignorarte ahora donde estoy.

No estoy aquí para gritarte ni reclamarte nada Jason porque aquí él que fallo fui yo debí ponerte mas cuidado pero solo estaba pensando en mi y no en ti.

Tenias que lidiar con lo de tu enfermedad mientras yo me consumía en las drogas y toda esa porquería, no me importa que pasara contigo. Los que creí que eran mis amigos simplemente me dieron la espalda.

Lo que me duele que esto les pasara a los dos ahora.

¿A quien?— Frunzo el ceño sin entender.

A nadie— Dice sacudiendo la cabeza— Tratare de sacarte de aquí, ya contrate a un abogado esta haciendo todo lo posible pero lo ve muy difícil.

¡No quiero estar encerrado en una jodida celda, papá! ¡Tienes que sacarme de este lugar!

Eso debiste pensar cuando fuiste a ese lugar a vender drogas, murieron personas y tú también pudiste resultar herido.

Pero estoy bien, por favor papá no me abandones ahora.

Y no lo hare, te lo prometo. No pienso fallarte a ti.

Mi padre estaba seguro que el abogado podría sacarme a pesar de sus influencias no me dieron la fianza tuve que quedarme en prisión por unos días hasta que comenzó mi juicio se me acuso de varios cargos: porte de arma, venta ilícita de drogas, intento de asesinato en segundo grado entre otras cosas que ni recuerdo mientras el jurado leía mi veredicto sabia que estaba jodido que nada sobre la tierra iba a salvarme de caer en prisión tanto que burlaba de Matt Bomer y ahora le haría compañía ¿Me llevarían a la misma cárcel que él? Lo mas seguro que si será interesante volvernos a ver cara a cara.

¿Qué mierda hacia Jason aquí? Aun no se ha dado cuenta de que estoy enfrente de él entonces decido acercarme al verme se queda sorprendido, le regalo una sonrisa sínica ahora que lo tengo enfrente es una gran oportunidad para agarrarlo del cuello y hacerle pagar por todo lo que ha hecho entonces recuerdo que este idiota es mi hermano entonces me detengo muy a mi pesar.

Jason, eres la última persona que esperaba ver aquí.

Matt, también digo lo mismo— Murmura serio— Me imagino que quieres matarme ahora que me tienes aquí.

Ganas no me faltan después de que me entere de lo que le hiciste a Alice ¿Apuntarle con un arma? En serio eres un enfermo, lo sabias.

Me lo han dicho— Se encoje de hombros, ese simple gesto me hace enfurecer trato de respirar hondo para no romperle la cara.

¿Por qué estas aquí? ¿Qué hiciste para caer preso?

Por lo mismo que tu, la policía hizo una redada y me atraparon con varios kilos.

¿Cuántos años te dieron?

15 años por narcotráfico y otras cosas más.

Que irónico que los dos hayamos caído presos casi al mismo tiempo seguro tu papá de estar por el piso.

¿Mi papá?— Frunce el ceño— ¿Cómo sabes de mi padre? ¿Acaso lo conoces?

Si, lo conozco.

Los ojos de Jason se agradan por la sorpresa pero no estoy seguro de decirle la verdad que somos hermanos lo mejor seria guardar silencio por ahora quizás este pequeño secreto me sirva para algo mas adelante que pueda beneficiarme.

No te asustes es que tu padre, contacto conmigo una vez para pedirme que te dejara en paz ya que quería asesinarte.

Mi papá nunca me dijo eso— Asombrado— ¿Aun quieres matarme?

Tengo muchas ganas todavía de romperte todos los huesos pero no es el momento. Además estas presos creo que eso es suficiente castigo ¿No lo crees?

Yo no se si dure mucho tiempo aquí.

¿A que te refieres con eso?

Conseguiré la manera de salir de aquí lo antes posible.

Espero que estés consciente de que esto es una prisión de máxima seguridad si intentaras escapar los guardias te van a disparar en la celda.

Hare lo que sea para salir en libertad, si quieres púdrete aquí pero lo que soy yo me iré.

Te deseo mucha suerte en eso, Jason… Aunque dudo mucho que lo logres— Prendo un cigarrillo y le ofrezco uno que él toma agradecido le presto mi encendedor.

Gracias, de verdad necesitaba uno de esto— Dice llevándose el cigarro a la boca inhalándolo fuerte.

Eso dije yo cuando llegue aquí, no es fácil estar encerrado. Uno anhela más la libertad y se pregunta si algún día este infierno va a terminarse.

Me imagino que extrañas a Alice más que todo.

Si mucho— Lo miro con frialdad— No me gusta cuando la nombras, su nombre te queda grande evita decirlo enfrente de mi.

Matt, tanto que decían que era yo el obsesionado pero tu estas peor. Alice no es objeto así que deja de tratarla como tal.

Tu no sabes nada de nosotros, deberías andar con cuidado Jason no porque estés aquí crees que no tengo ganas de matarte es mejor que duermas con un ojo abierto porque cuando menos lo esperes me voy a vengar de ti.

Te estaré esperando porque me debes ese disparo que me diste en la pierna que casi la pierdo, también se jugar Matt y no te tengo miedo.

Pues deberías aun no me conoces siendo malo porque me convierto en el mismo diablo cuando se meten con lo que quiero.

Tus amenazas me tienen sin cuidado Matt si quieres hacerme algo te recomiendo que lo hagas ahora.

No me tientes Jason porque vas a salir perdiendo, te dejo para que te instales y cuidado que aquí las bienvenidas no son las mejores y esos de alla creo que quiera dártela— Le señalo con la barbilla hacia un grupo de hombres que miran con rabia a Jason mientras murmuran entre ellos.

Volteo a tiempo para ver como Jason traga grueso pero sigue fumándose su cigarrillo se ha asustado por lo que le he dicho con una sonrisa inocente en mi rostro me alejo nuevamente hacer pesas apago el cigarro con la suela de mi zapato en el césped comienzo hacer mis ejercicios mientras los hago miro a dirección donde esta Jason, dos de los tipos se le acercan intercambian unas palabras entonces uno de ellos le pega en el rostro Jason cae en el suelo entonces lo demás presos comienzan a gritar y animarlos a que sigan

peleando. Veo a Jason colocarse de pie y limpiarse la sangre del labio roto le responde el golpe a uno de los tipos, los guardias que están cerca de la puerta no hacen nada por separarlos quizás por están acostumbrados a estas cosas.

El otro preso agarra Jason de los brazos sosteniéndolo mientras él que lo golpeo de primero le da par de puñetazos en el estomago, decido parar mis ejercicios no se porque diablos tengo la necesidad de ir a parar esa pelea debería dejar que lo maten me harían un gran favor ¡Maldición! Me pongo de pie y me coloco mi camisa, malhumorado me acerco a la multitud.

¡Ya es suficiente!— Digo en voz alta entonces el tipo deja de golpear a Jason quien cae en el suelo tratando de recuperar el aliento.

¿Por qué deberíamos parar?— Dice desafiante.

Porque yo lo digo ¿Acaso quieres vértelas conmigo? ¿ah?— Lo miro con frialdad apretando los puños a mi costado.

Tranquilo Bomer no sabíamos que era tu amigo— Dice el preso mientras se aleja con su amigo, ninguno se atreve a enfrentarme y la multitud se dispersa mientras Jason todavía yace en el suelo.

¿Estas bien?

Si— Dice mirándome atónito quizás porque lo he defendido.

Pues no te creas que porque te salve de esos idiotas somos amigos porque no lo seremos ahora ni nunca.

Yo tampoco te pedí que lo hicieras— Se levanta del suelo sacudiéndose la ropa que tiene tierra.

Es que si alguien aquí va a molerte a golpes tengo que ser yo no dejare que alguien me quite el privilegio.

Ya te dije que cuando quieras, te estaré esperando.

Entonces Jason se da la media vuelta y sale del patio entra nuevamente a la prisión. Me dirijo hacia donde están algunos de mis nuevos amigos me siento a su lado.

Jason Geller quiero darle una lección.

¿Qué quieres que hagamos?— Me pregunta Drake.

Quiero hacerlo solo pero que los guardias no se enteren, no quiero que me lleven al hueco por culpa de ese imbécil.

La única manera de darle una paliza es cuando estemos en las duchas, allí nadie podrá

salvarlo.

Eso es buen plan, pobre Jason lo que le espera en esta prisión hare su vida un jodido infierno tanto que va a querer suicidarse.

¿Qué fue lo que te hizo?

Cruzarse en mi camino.

Ashley estaba en estado de shock cuando le cuento que me he encontrado a Jason hace unos días en una tienda que me ha pedido disculpa por lo que nos hizo hace meses que estuvo a punto de matarme.

Pues un es completo idiota me imagino que lo mandaste a la mierda.

Claro que si, no pienso perdonarle lo que paso además aun tengo mis sospechas que él tuvo que ver con la muerte de Caroline.

Obvio que es culpable. Lo único que me perturba es que haya visto a Henry contigo ¿Te pregunto quien era él?

Si le dije que es hijo de una amiga pero por la cara que puso no me lo creyó.

Seguro pensó que es hijo tuyo y de Matt— Se echa a reír.

Es imposible porque Henry es muy grande Matt y yo estamos juntos desde casi un año.

Oye cambiando de tema ¿Le dirás a Matt que protección al menor vino a visitarte?

Si tengo que hacerlo no puedo ocultarle algo como eso, Henry es su hijo. Aunque tengo mucho miedo esas personas me dijeron que sino era tutora legal del niño podrían quitármelo.

Pero ¿Pudiste hablar con Agustín?

Si y me dijo que no me preocupa que conseguirá una autorización firmada por Matt o un juez para que Henry pueda quedarse conmigo.

Entonces no debes tener miedo además Henry esta seguro contigo y lo cuidas muy bien.

No se Ashley, Henry tiene cada vez mas pesadillas y no quiere decirme de que se trata, se despierta llorando y diciendo el nombre de Nicole. En el colegio me llamaron ayer para decirme que le pego a un niño y le grito a su maestra. Pensé que las visitas al psicólogo podrían ayudarlo pero no estoy segura. Estoy haciendo mi mayor esfuerzo lo juro pero no es tan sencillo.

Oh Alice no sabia que la situación fuera tan mala ¿Por qué no me dijiste lo de Henry? Las pesadillas, las visitas al psicólogo y el colegio… Pensé que todo estaba bien siempre lo veo sonriendo y jugando por toda la casa.

Eso es lo raro que a veces tiene momentos donde esta feliz pero hay otros que esta fuera de control no se como ayudarlo, tengo miedo de que protección al menor se de cuenta de eso y me lo quite porque creen que no puedo cuidarlo porque es un “niño problema”.

Es solo que necesita a su madre.

No lo se Ashley creo que hay mas de esta historia.

¿A que te refieres?

A veces pienso que Henry vio algo ese día cuando murió Nicole y Richard.

Puede ser pero ¿Cómo haremos para que nos diga?

No lo se pero tengo que hallar la manera que se comunique conmigo es la única forma de ayudarlo es buen niño y se merece lo mejor del mundo, no quiero que tenga una infancia infeliz.

Se que encontraremos la manera de ayudarlo, Alice.

Eso espero, amiga.

Hoy es día de las visitas en la prisión, estoy feliz de ver a Matt otra vez después de una larga semana espero impaciente en la sala cuando la puerta se abre él sale sonriendo se ve tan hermoso como siempre, se sienta en la silla y toma el teléfono.

Hola mi amor, te he extrañado mucho— Digo con los ojos aguados y sonriendo.

Mi princesa yo también te extraño cada día mas, estoy ansiando que llegue el jueves para poder tenerte en mis brazos otra vez— Escucharlo decir eso hace que me sonroje— Ese rubor en tus mejillas, te ves mas bella de lo que eres.

Gracias, tu también te ves bien ¿Has estado haciendo ejercicios?— Digo bromeando.

Oh si— Su sonrisa se hace más grande— Ya que no puedo tener sexo contigo todos los días entonces tengo que entretenerme de algún modo.

Aquella ocurrencia me hace reír pero luego me acuerdo de lo de Henry y sonrisa se apaga enseguida Matt frunce el ceño preocupado.

¿Qué pasa?

Es que no se como decirte esto pero tenias que saberlo…

¿Qué esta mal, Alice? No me asustes, sabes que me preocupo de la nada más si tiene que ver contigo ¿Se trata de Jason?

La mención del nombre de Jason me deja desconcertada y lo miro parpadeando sin entender porque lo ha nombrado ¿Acaso sabe que me lo encontré? ¿Alguien me vio y le fue con el chisme a Matt? ¿Ahora como se lo explico que todo fue una coincidencia?

¿Jason? ¿Qué tiene que ver él con nosotros?

¿No lo sabes? Jason esta preso aquí.

¿Qué?— Digo atónita— Pero…Pero ¿Cómo que preso? ¿Qué hizo? Si hace unos días lo vi y…— La cara de asombro de Matt me deja con la palabra en el aire ¡Oh esto no es bueno! Siempre tengo que estar metiendo la pata.

¿Lo viste? ¿Cuándo carajo paso eso, Alice?— Dice con un gruñido y esos ojos grises se encienden de rabia— ¡Dime una vez!— Veo sus nudillos que sujetan el teléfono se han puesto blanco de lo fuerte que esta agarrando el aparato.

No es lo que piensas— Me apresuro a decirle nerviosa.

Entonces es mejor que comiences a explicármelo todo sino quieres verme realmente enojado, Bledel.

Oh pero que dramático eres Bomer, tuerzo los ojos mentalmente… Respiro hondo varias veces antes de comenzar hablar con mi novio el sicópata celoso y aparte de eso explicarle también que Jason conoció a su sobrino esta visita si que estaría interesante… Pues aquí vamos.

Los ojos de Matt chispeaban de rabia, me muerdo el labio mientras pienso cuidadosamente mis palabras ya que no quiero que este enojado conmigo por algo que no tiene importancia además había cosas que estaban en juego como la visita de protección del menor y la citación que me había puesto sobre ser tutora de Henry mientras Matt este en la cárcel según ellos no tenia lo necesario para cuidarlo.

—Matt no te enojes conmigo, fue causalidad que nos encontramos en ese lugar yo en realidad estaba allí porque Henry quería un muffie.

—Ya va ¡Espera! ¿Henry estaba contigo?— Oh mierda perfecto Bledel cada vez que abres la boca mas te hundes, Matt si antes estaba enojado ahora la rabia le salen por los poros—

¿Ese idiota conoció a mi hijo?

—Si ¿Qué tiene de malo que lo conociera? Henry es su sobrino.

—¡Porque no me da la gana!— Grita, golpeando con el puño encima de la mesa lo cual me hace sobresaltarme asustada.

Las personas que están alrededor de nosotros se nos quedan viendo, es realmente penoso enseguida me sonrojo que me esta haciendo una escena delante de todos solamente porque Henry conoció a su tío ni que fuera cometido un delito.

—No me grites Bomer— Digo molesta— Ya te dije que fue una coincidencia que nos viéramos.

—Perdona Alice es que no quiero que Jason este cerca de mi familia eso es todo… Y mucho menos sabiendo lo que te hizo la última que estuvieron juntos.

—En realidad me pidió perdón por lo que paso.

—Espero que no hayas aceptado sus disculpas— Dice entre dientes— Porque no se las merece debería ir a su celda y romperle la cabeza.

—Matt por favor no vayas a cometer una locura ahora mas sabiendo que están juntos en la prisión aunque no me has dicho que fue lo que hizo para estar aquí.

—Lo atraparon mientras hacia una entrega le dieron 15 años. En realidad no me interesa lo que pase con Jason, lo bueno es que estando aquí lo tendré vigilado y estará lejos de ti.

—Deberías dejar de cuidarme tanto, creo que puedo hacerlo por mi misma.

—Te lo prometí, Alice ese momento que te dije que te amo era porque quería que tuvieras feliz y a salvo, ese es mi deber desde el momento que hemos estado juntos.

—Lo entiendo es que a veces te pasas de sobre protector y no te preocupas por lo que pase contigo yo no quiero que te pase nada, sin ti mi vida quedaría sin sentido y es lo que menos quiero es perderte.

—Siempre me tendrás, Alice… No me cambies de tema quedamos en que Jason y tu se vieron ¿Qué dijo cuando vio a Henry? ¿Te pregunto quien era él? ¿Le dijiste que era mi hijo?

—Son muchas preguntas Matt— Sonrió— Si me pregunto quien era pero no quise decirle la verdad. No sabía si estaba segura que tú lo aprobarías y no quería meter la pata.

—Esta bien que no lo sepa por ahora.

—¿Cuándo le dirás a Jason que ustedes son hermanos?

—Yo no pienso decirle nada por mí fuera que mejor nunca se enterara… Odio tener la misma sangre que ese tipo a quien tanto detesto. Te juro que cuando lo vi quería matarlo me hizo recordar todas las cosas que te hizo y las que hizo para destruirme.

—Matt prométeme que no harás nada en contra de Jason sabes que eso aumentaría tu sentencia no quiero que te metas en problemas prefiero que te alejes de él.

—No puedo prometerte eso Alice, esta fuera de mis manos si Jason me llegara a provocar no voy a responder de mis actos.

—Me duele que hables de esa forma cuando sabes que se trata de tu hermano.

—Deja de decir que es mi hermano, no me gusta— Dice con frustración— ¿Podemos cambiar de tema? No quiero volver a discutir contigo por Jason ¿Cómo le esta yendo a Henry en el colegio?

Oh había llegado la hora de decirle la verdad, esto iba a ponerlo peor es mi deber contarle lo que pase con su hijo aunque fuera una mala noticia.

—¿Qué esta mal Alice?— Me mira preocupado— ¿Qué paso con Henry?

—Él esta bien— Matt se relaja un poco pero aun sigue mirándome angustiado, me paso un mechón de mi cabello detrás de la oreja— Lo que pasa es que hace unos días vinieron los de Protección al Menor haciéndome preguntas sobre Henry y de ti.

—¿Qué? ¿Qué clase de preguntas?— Mirándome atomito— ¿Qué querían?

—Ellos saben que estas aquí preso y yo no soy un familiar directo de Henry que solamente lo estoy cuidando. Me dijeron que sino conseguía un autorización tuya o de un juez lo mas probable es que se lleven a Henry a una casa hogar— Se me llenan los ojos de lagrimas de solo recordarlo, sentí tanto miedo de lo que se fueran llevado ese día.

—¿Qué mierda?— Dice Matt en voz alta levantándose de la silla bruscamente haciendo que se cayera en el suelo— ¡Ellos no pueden quitarme a mi hijo! ¡Llevarlo a un maldito orfanato!

—Bomer es mejor que bajes la voz o se acabo la visita para ti— Lo amenaza el guardia que esta en la puerta.

—Matt por favor cálmate— Le pido nerviosa de verlo tan preocupado, asustado y enojado todo al mismo tiempo mientras se pasa la mano por el cabello jalándolo en el extremo ese gesto lo hace cuando se siente perdido y no sabe que hacer, se me estruja el corazón al verlo.

—No me pides que me calme Alice cuando me estas diciendo que esos hijos de puta quieren arrebatarme a mi hijo— Dice asustado— No puedo permitir que eso ocurra ¿Por qué no me lo dijiste antes?

—Bueno… es que hable con Agustín me dijo que iba a ayudarme con eso y no te dijera porque sabia que ibas alterarte mucho… Lo ultimo que quería era preocuparte se que es tu hijo merecías saberlo en ese momento pero me preocupe por ti.

—¿Algún día tendré un jodido día de paz? Parece que las desgracias no dejan de perseguirme. No quiero que mi hijo pase por las mismas mierdas que yo pase siempre alejarlo de mi mundo y ahora lo que hice fue arrastrarlo a él.

— No es tu culpa que esto pasara, Matt.

—Claro que lo es hago siempre esto con las personas que amo termino hiriéndolas es cuestión de tiempo para que de nuevo te lastime y lo se.

Coloco la mano en el vidrio que nos separa sin darme cuenta comienzo a llorar, Matt también pone la palma de su mano en el mismo lugar donde esta el mismo como me gustaría poder abrazarlo y decirle que todo estará bien.

—Así como hemos superado muchas cosas también lo haremos con esta. Se que podremos por favor no pierdas la fe.

—Lo intento para cada vez se me hace mas difícil— Dice con tristeza— No puedo permitir que me quiten a Henry quiero que este contigo.

—Se que Agustín lograra hacer algo para que eso pase, te aseguro que todo saldrá bien.

—De acuerdo hare lo que estas diciendo porque de verdad estoy a punto de volverme loco.

—Sabes que siempre estaré aquí para meter tus pies sobre la tierra.

—Se acabo la visita— Dice el guardia.

—Por favor sécate las lagrimas sabes que odio verte llorar, eso me pone peor— Dice Matt sin quitar la mano del vidrio.

—Lo siento siempre me pongo sentimental— Sonrió mientras me seco las lagrimas con mi otra mano— Ojala tuviéramos mas tiempo para hablar.

—En dos días estaremos juntos otra vez— Sonríe— Cuídate mucho Alice y dale un beso a

Henry de mi parte.

—Lo hare te amo.

—También te amo.

Como todas las despedidas con Matt son difíciles veo como se marcha otra vez por aquella puerta de hierro lo mejor es que podre verlo en dos días esta vez tendremos nuestras dos horas solos estoy ansiando que llegue ese momento para lanzarme en sus brazos volverme a sentir amada por él y a la vez aliviar el dolor de estos últimos días que han sido infernales ahora mas sabiendo que Jason esta preso justamente en la misma prisión que Matt ojala no pasara ninguna locura entre los dos ultimo que quisiera es que pasen mas desgracias suficiente teníamos con lo que están ahora para mis preocupaciones aumenten.

Salgo de la cárcel directamente a la casa cuando llego veo a Kate que esta muy alterada al verme su rostro se ilumina como si fuera llegado su salvación ahora me preocupo de que algo malo le haya ocurrido a Henry.

—¿Qué paso Kate?

—Henry ha estado un poco difícil hoy, no quiso comer nada en todo el día y se rehúsa a salir de su habitación dice que quiere estar solo que me odia a mi y a todos. De verdad no sabia que hacer estaba llamando a la señorita Ashley pero no me caía la llamada estaba preocupada nunca lo había visto así.

—Esta bien Kate, Henry ha pasado por muchas cosas estas ultimas semanas el pobre perdió a su mamá y a su padrastro, eso lo tiene todavía perturbado te pido que le tengas paciencia, el psicólogo me dijo que es normal que actué de esa forma porque aun esta dolido.

—Lo entiendo perfectamente usted sabe que quiero mucho a Henry siempre se ha portado bien es que me preocupa que no logre ser el mismo niño feliz y alegre que era antes.

—Yo también tengo ese mismo miedo que tu. Gracias Kate por haber venido lamento mucho que Henry te haya tratado mal, si quieres renunciar lo entiendo.

—No se preocupe, me encantaría seguir viniendo a cuidarlo Henry necesita todo el amor del mundo, solamente hay que tener paciencia— Sonríe con cariño.

—Muchas gracias en serio eres un ángel— Le sonrió agradecida. Le doy su paga del día a Kate, cuando sale de la casa me voy directo a la habitación de Henry lo encuentro en el piso sentado junto a la cama acariciando a Sam quien duerme plácidamente a su lado— Hola amor ¿Cómo estas?— Pero no me contesta lo que me preocupa mas— ¿Henry que sucede? ¿Por qué no me cuentas lo que te tiene tan triste? Sabes que soy tu amiga y te quiero mucho pero para ayudarte necesito que me digas que ocurre.

Me arrodillo enfrente de él cuando trato de tocarlo Henry se aparta sin mirarme ese gesto me deja sorprendida porque nunca había hecho eso conmigo, de nuevo intento a acercarme pero se levanta del suelo.

—¡No! ¡No me toques!— Dice subiéndose a su cama se acuesta dándome la espalda entonces me incorporo del suelo lo veo abrazando a su Buzz favorito con fuerza.

—Esta bien no voy a tocarte pero aunque sea tienes que comer no puedes irte a la cama así.

—No quiero— Murmura enojado.

—Henry no puedes tener esa actitud conmigo ni mucho menos con Kate que esta aquí para cuidarte se que algo te molesta y me gustaría que lo compartieras para poder ayudarte ¿es el colegio? ¿algún niño te molesta?

Por fin Henry voltea para mirarme y sus ojos están empañados de lágrimas lo que me estruja el corazón.

—Es que todos en el colegio tienen a sus mamás y yo no tengo la mía ¿Por qué esos hombres malos la lastimaron?

Las palabras de Henry me dejan atónita y sin habla “¿Por qué esos hombres malos la lastimaron?” me hieren profundamente y gran nudo se forma en mi garganta me acerco a la cama me siento a su lado lo abrazo y beso su melena rubia. Entonces mis sospechas son ciertas aquel niño había visto como mataron a Nicole pero seguro tenia esas imágenes suprimidas en su inconsciente poco a poco comenzaba a recordar ese fatídico día.

Mi cabeza daba mil vueltas recordando todo lo que Alice me había dicho empezando con esa visita de Protección al Menor le hizo, quería quitarme a Henry pero no iba a permitir que apartaran a mi hijo de mi lado primero tendrían que matarme me jure a mi mismo que nunca nadie les haría daño y aun mantengo mi palabra pero si su bienestar esta en riesgo entonces soy capaz de escaparme de esta puta prisión solamente para alejarlo del peligro, mi hijo no podía pasar por lo mismo que yo mi niñez fue espantosa y traumática a veces pienso que nunca voy alejar esos demonios. Henry había pasado por tanto y apenas esta comenzando a vivir lo menos que quiero es que tenga sufrir quiero que sea un niño feliz al lado de Alice.

Mientras camino por mi celda veo a Jason hablando con un tipo sin pensarlo dos veces me acerco a él le doy un golpe en la mandíbula haciendo que se tambalee hacia atrás me mira sorprendido por lo que he hecho mientras se toca donde lo he golpeado.

—¿Qué mierda te pasa?

—¡Te dije que te mantuvieras alejado de mi camino, Geller!— Digo furioso.

—No se de que carajo estas hablando ¡No te he hecho nada!

—Claro que si, hablaste con Alice y no quiero que te le acerques… ¡NUNCA! ¿Lo entendiste? Porque sino entonces voy a matarte si es necesario.

—Eres demasiado exagerado, Bomer— Sonríe con cinismo— Alice esta en la calle y yo estoy aquí. La vi de causalidad esa vez en la tienda con ese niño y eso es todo, no se porque pones como una bestia.

Me apresuro a tomarlo del cuello de su camisa estrellándolo contra de la pared, Jason lanza un chillido de dolor cuando estrella su cabeza contra el concreto, el tipo que estaba hablando con él enseguida se aleja dejándonos solos.

—No quiero que te acerques a Alice, ella es mi mujer ahora. No la mires, no la toques, no le hables porque sencillamente no me da la gana.

—Ella fue primero mía, Matt— Dice tratando de soltarse de mi agarre— Y tú me la quitaste.

—Tu lo has dicho te la quite, ahora ella me ama a mi y quiero que entendías eso. Alice y mi hijo son lo mas importante para mi no dejare que un pendejo como tu les haga daño.

—¿Qué? ¿Tu hijo?— Jason me mira sorprendido entonces decido soltarlo— Con razón ese niño me recordaba a alguien pero…No es de Alice y tuyo.

—Claro que no imbécil— Digo con frialdad— Lo tuve con otra mujer pero ese no es el caso, lo único que quería era advertirte que alejados de ellos es mucho mejor para ti para que llevemos la fiesta en paz ¿No te parece?

—Algún día me voy a cobrar todas las que me has hecho.

—Pues también digo lo mismo.

Entonces me alejo y entro a mi celda donde me siento en la cama como lo odiaba tenia esas ganas de matarlo pero luego recuerdo que tenemos la misma sangre que somos hermanos enseguida me freno es como si una voz dentro de mi me dijera que eso esta mal además Jason y Bruce son mi familia por mas que trate de negarlo todo era mejor cuando no sabia quien era mi padre ahora todo se complica estando Jason encerrado en esa prisión conmigo, no se por cuanto tiempo podre soportarlo.

Cae la noche en la prisión, alguien toca los barrotes de mi celda enseguida me levanto para ver quien se trata es Dave, tiene un tatuaje en el cuello una víbora lo metieron preso porque mato a un policía.

—¿Qué quieres?— Le pregunto malhumorado.

—Tengo llego esto— Es una carta, camino hacia a él y lo tomo… Dave enseguida se aleja por donde vino.

Me siento en la cama nuevamente abro la carta donde hay una pequeña nota y comienzo a leerla.

“Matt, ya sabes que tu hermano Jason esta en prisión contigo. Es duro para mi ver como mis dos hijos hayan tomado el mal camino, se que soy el culpable de que todo pasara siempre tuve la oportunidad de detenerlos pero simplemente me quede observando como se hundían mas y mas. Soy el peor padre del mundo eso no lo discuto pero quiero pedirte un favor cuida a Jason, él aunque no lo creas es buen chico pero desde que comenzó a tomar drogas cambio y tengo miedo de que eso pueda matarlo mas estando encerrado. Se que te pido demasiado pero hazlo por compasión, protégelo de si mismo.

Atte.: Bruce”.

Rompo la nota en varios pedazos lo tiro en el retrete y bajo la palanca ¿Cómo se atreve a pedirme que cuide a su hijo? ¿Acaso tengo cara de niñero? Bruce Geller puede irse al carajo si cree que voy a estar pendiente de Jason, nunca nadie cuido de mi ¿Por qué tengo que hacerlo yo de él? Puede que sea su hermano mayor pero no es mi deber, Jason esta demasiado grande para saber como cuidarse solo.

Decido salir de mi celda para ir a comer algo cuando me encuentro con Drake, quien me saluda.

—¿Podemos hablar, Bomer?

—Si ¿De que se trata?

—¿Cuándo llega la merca? Se nos esta acabando— Murmura para que nadie mas escuche.

—En unos días estoy esperando a que Justin los traiga, no te impaciente ¿Cuándo les he quedado mal? Saben que soy bueno en mi trabajo.

—Lo se pero sabes que la necesidad aquí es mas grande que cualquier cosa.

—Bueno te preocupes llegara espero que tengas mi dinero listo porque sabes que no le vendo drogas a gente pobre.

—¿Qué pasa, Matt?— Se ríe— Yo soy un hombre de negocios, claro que tengo tu dinero listo para ti.

—Eso espero te dejo tengo ganas de comer algo.

Después de cenar voy a donde están los teléfonos públicos necesitaba llamar a Agustín por el asunto de Henry necesitaba saber si todo iba bien que esas personas no me quitarían a mi hijo.

—Hola Agustín, soy Matt.

—Jefe ¿Cómo esta?

—Mal, necesito que me expliques porque mierda protección al menor fue a mi casa para amenazar a Alice diciéndole que van a llevarse a Henry pensé que habías arreglado todo.

—Lo se, es que ellos encontraron varias irregularidades por ejemplo que Alice no es un familiar directo del niño ni siquiera estas casado con ella, dice que Alice es muy joven para cuidarlo que estaría mejor con una familia.

—¡Tú no vas a permitir eso! Hazlo que sea necesario para que Henry se quede con Alice

¿Has entendido Agustín? Así tengas que venderle tu alma al diablo.

—Lo hare, Jefe… Ya estoy preparando el caso, de hecho iba a la prisión para que me firmara un documento donde usted autoriza a Alice como madre sustituta del pequeño.

—Esta bien, firmare lo que sea con tal que él este con mi novia.

—De acuerdo entonces mañana mismo iré.

—Bien— Cuelgo el teléfono.

Mientras camino a mi celda siento que todo se me esta escapando de las manos, mi mundo se ha vuelto cada vez mas pequeño y comienza asfixiarme ¿Cuándo terminara esta pesadilla?

Antes de ir a la prisión decidí pasar por la tienda para comprar algunas cosas para Matt artículos personales que necesitaba y también comprarle un obsequio ya que hoy cumplíamos un año de novios, como pasaba tan rápido el tiempo aun recuerdo esa primera vez que nos conocimos en aquel callejón donde vi aquellos ojos grises fríos y peligrosos que me aterrorizaron cuando me robo mi cartera quien lo diría que me enamoraría de él, son las vueltas queda la vida ahora mi corazón es suyo. Aunque es una pena que tengamos que celebrarlo con él en la prisión pero lo importante es que estamos juntos.

Al ver a Matt lo primero que hago es arrojarme a sus brazos mientras él me da vueltas ambos nos reímos cuando me baja me da un beso que me deja sin aliento me agarro de sus fuertes brazos para no caer al tiempo que sus carnosos y exquisitos labios me devoran con amor y deseo.

—Como extraño tus besos, Musa— Dice besando mi cuello, gimo bajito cuando siento su lengua recorrer mi piel— Mi musa hermosa, te amo tanto.

—Yo a ti también mi amor.

—Te ves más hermosa de la última vez que te vi— Acaricia mi cabello con su mano luego se inclina y besa la punta de mi nariz.

—Y se nota que tu has estado haciendo ejercicios— Sonrió embelesada.

—De algún modo tengo que entretenerme mientras estoy aquí— Una sonrisa picara se forma en su perfecto rostro.

—He traído las cosas que me pediste— Le muestro las bolsas de las compras.

—Gracias princesa— Matt las quita de mis manos y las deja en el suelo— Ahora porque no mejor nos ponemos cómodos en la cama.

—Ya veo que quieres ir directo al grano— Digo sonrojada.

—Oh si Alice no sabes cuanto te deseo en este momento— Pone sus manos en el botón de mi pantalón y baja el cierre lentamente— Quiero hacerte mía ahora.

Antes que pudiera responderle me vuelve a besar como hace un momento me lleva hasta la cama donde hace que me acueste encima sin dejar de besarme me va quitando la ropa y yo la suya hasta quedar sin nada que nos estorbe. Lentamente se hunde en mi interior haciéndome gritar su nombre luego incrementa el ritmo, mmm como extrañaba esto me dejo llevar por sus acaricias, movimientos y besos.

Esta vez llegamos los dos al clímax uno tan abrazador que quedo realmente exhausta coloco mi cabeza encima de su pecho mientras trato de recuperar el aliento, escucho los

latidos acelerados de su corazón entonces levanto la cabeza para mirarlo, él tiene su mirada fija en mi pero no me dice nada solo me observa con amor. Me fijo en las cicatrices de los dos disparos que tiene en el pecho los acaricio con mi dedo pero noto que tiene otra en el hombro entonces recuerdo que Matt nunca me conto como se hizo esa.

—¿Qué te paso aquí?— Le pregunto.

—¿Vas a comenzar con tus preguntas? Alice Bledel— Sonríe— Porque de verdad tengo ganas de volver hacerte el amor— Me lo hace notar acercando su erección a mi cadera, mi cuerpo siente un cosquilleo hasta mi entrepierna pero no va a salirse del tema esta vez por sus tácticas de seducción.

—No primero dime que paso— Me hago aun lado muy a mi pesar, entonces Matt resopla enojado.

—Antes de ir a verte a Bora Bora estaba robando un museo y el guardia de seguridad me disparo en el hombro ¿Contenta?— Dice muy serio mientras parpadeo asombrada.

—¿Por qué no me lo dijiste?

—Porque no me gusta contarte mis mierdas Alice, ya te lo dicho muchas veces.

—Odio cuando no te comunicas conmigo Matt se supone que somos una pareja ahora que acabamos de cumplir un año de novios por cierto feliz aniversario— Sonrió y le doy un pequeño beso en los labios.

Matt se queda pasmado y frunce el ceño después su rostro parece que esta apenado se lleva la mano a la cara.

—Joder, Alice ¿Hoy es nuestro aniversario? Lo siento tanto nena lo olvide por completo, que estúpido soy— Dice avergonzado.

—No importa Matt— Aunque por dentro me duele que no se haya acordado.

—Claro que importa— Se quita el brazo del rostro se incorpora apoyando su codo encima de la cama— Tu siempre eres importante para mi, se supone que es un momento para celebrar que hace un año que eres mía y yo lo olvide ¿Qué clase de novio hace eso?

—No eres el ultimo ni el primero en el mundo que se olvida de su aniversario— Sonrió encogiendo de hombros— Estoy aquí contigo— Acaricio su rostro y él cierra los ojos por unos segundos luego los abre tiene aquel brillo que te dicen “te deseo ahora” me hace acelerar el corazón— Te amo mucho Matt y quiero pasar muchos años mas a tu lado.

—Mi amor también quiero pasar muchos años contigo, me siento tan completo y feliz. Te amo y feliz aniversario Alice Bledel.

—Tengo un obsequio para ti— Sonrió.

—¿Me compras algo? Pero yo no tengo nada para ti— Dice apenado otra vez.

—Descuida Matt, estar aquí contigo es el mejor regalo que he podido recibir hoy— Él sonríe con timidez, entonces me levanto de la cama tomo mi cartera saco el regalo que esta envuelto en papel dorado y se lo entrego.

Cuando Matt lo abre se queda sorprendido mientras me muerdo el labio nerviosa ¿Le gusto? La expresión de su rostro es como de tristeza y emoción a la vez.

—¿No te gusto?

—¿Bromeas?— Me dice asombrado— Esto es hermoso me encanta Alice— Aun sin despegar sus ojos del porta retrato, desliza su dedo por la fotografía.

—Pensé que te gustaría tenerlo para que siempre recuerdes que estamos contigo.

—Gracias musa— Me da un beso en los labios— Cada vez que me sienta solo o tenga un mal sueño veré esta fotografía y me hará sentir mejor.

La fotografía es un retrato de Henry, Sam, Matt y yo cuando tuvimos un picnic en la playa antes del día de que la policía se lo llevara preso había sido un día maravilloso nos divertimos muchísimo, salimos sonriendo en aquella foto sin preocuparnos de lo que pasaría mañana, fue sin duda un momento especial por el rostro de Matt sin duda le había encantado.

—Tengo que contarte una cosa, Matt.

—¿Qué es?

—Es sobre Henry, ha tenido muchas veces pesadillas últimamente y su comportamiento se esta volviendo mas difícil. Creo que él vio cuando mataron a Nicole y Richard pero no quiere decírmelo, lo he llevado a terapia pero ni siquiera el psicólogo ha podido hacerlo hablar.

—Mierda— Murmura perplejo— Si eso es verdad entonces mi hijo debe estar muy mal, por favor Alice ahora mas que nunca te pido que no lo dejes solo como me gustaría estar con él para ayudarlo.

—Hago todo lo que esta a mi alcance para ayudarlo, Matt… Ojala este equivocada respecto a eso porque Henry es muy pequeño para que viva con semejante horrorizada.

—Henry va a odiarme Alice se que cuando sea mas grande lo hará— Dice con tristeza— Destroce su vida por completo.

—Matt, no digas eso no es tu culpa.

—Claro que lo es— Dice mirando la fotografía— Nunca volverá hacer el niño feliz que era antes.

Siempre las despedidas eran difíciles para mi dejar a Matt en este lugar tan espantoso pero tenia que irme al menos habíamos pasado un día perfecto juntos, el guardia nos había dado dos horas mas porque es nuestro aniversario después de la conversación que tuvimos sobre Henry pude distraerlo con otras cosas y sacarle varias sonrisas.

3 días después salía del trabajo cuando un chico tropezó conmigo en la entrada de la agencia haciendo que se me cayeran algunas carpetas que tenía en mis manos.

—Lo siento— Dice el chico agachándose para recoger lo tumbo en el suelo.

—¿Edward?— Digo sorprendida al verlo después de tantos meses.

—Alice— Dice con una gran sonrisa— Oh que sorpresa verte— Me da un abrazo y un beso en la mejilla— Estas preciosa.

—Gracias— Me sonrojo y le sonrió— ¿Qué haces aquí?

—Vine para verte ya que regrese de Los Ángeles de las grabaciones de mi película ¿Quieres ir a tomar un café conmigo?

—Si claro que me gustaría así me cuentas como te fue.

—Entonces vamos— Edward me agarra de la mano y caminamos hacia su auto.

Una vez estamos en la pequeña cafetería que queda a unas cuadras de mi trabajo, Edward comienza a contarme como le fue en su viaje a Los Ángeles había olvidado lo atractivo que es este chico.

—La película se estaría estrenando el próximo año, de verdad fue una gran experiencia que espero que pronto pueda volver a repetir.

—Me alegro mucho por ti, Edward— Sonrió— De que hayas cumplido tu sueño de actuar en una película ya quiero que llegue a los cines para poder verla.

—Seguro que te encantara— Sonríe— Y tu que me cuentas ¿Cómo has estado?

—Muy bien cada día mi trabajo se hace notar y eso me tiene contenta.

—Que bueno Alice ¿Tienes novio?

—Si, de hecho acabamos de cumplir un año de novios.

—¿Un año?— Sorprendido— Pero no me fui por tanto tiempo.

—Bueno es que nos dimos una pausa entonces fue que te conocí a ti— Digo incomoda.

—Espera un momento, ese chico que vimos la otra vez que estaba borracho tirado en medio de la calle ¿Es tu novio?— Asiento con la cabeza— Wow.

—Pero nos reconciliamos y estamos bien.

—Es una lastima Alice porque yo vine de Los Ángeles decidido a conquistarte.

Edward agarra mi mano entre la suya acariciando con sus dedos mis nudillos seguro que estoy roja como un tomate me siento realmente incomoda mas con la forma que me miran sus ojos azules claros.

Me quede pasmada con las palabras de Edward ¿Hablaba en serio con eso de conquistarme? ¿Aunque lo estoy diciendo que tengo novio? Aun no se que decirme solo miro con la boca abierta mientras asimilo la situación enseguida aparto mi mano de la suya sintiendo extremadamente incomoda y sonrojada.

—Edward quiero aclarar las cosas contigo no quiero herirte pero amo a mi novio y así que pierdes tu tiempo porque no pienso terminar con él se que encontraras a una chica que te ame mucho.

—Ese es el problema Alice que quiero que tu seas esa chica desde que estuve en Los Ángeles no he hecho otra cosa que pensar en ti, me da rabia saber que he llegado tarde estoy seguro que sino fuera marchado nosotros estaríamos juntos.

—Pero las cosas han cambiado ahora estoy bastante feliz con Matt no pienso renunciar a él.

—Puedo ser muy persuasivo cuando me lo propongo— Sonríe con picardía— En serio no quería incomodarte pero soy sincero me gustas de verdad Alice.

—Tú eres agradable y me encanta tu compañía pero no del modo romántico.

—Ya se en mi solo ves un amigo— Asiento con la cabeza— Es una verdadera lastima.

—Tienes que entender que hay otro hombre en mi vida.

—Yo quisiera ser parte de tu vida, Alice— Los ojos intensos de Edward me ponen mas nerviosa de lo que estoy y decido darle un sorbo a mi café para que no se de cuenta— Es que deje mis proposiciones indecentes porque te has puesto mas roja que un tomate— Se ríe.

—Es que no todos los días me dicen esas cosas ni menos alguien que considero un amigo.

—Tu y yo sabemos que sino fueras vuelto con tu novio ni yo me hubiera ido estaríamos juntos ahora.

—Tú lo has dicho “estaríamos” pero ahora solo queda la amistad es lo único que puedo ofrecerte.

—Sera difícil pero tendré que hacerme la idea que eres de otro, envidio mucho a Matt porque tiene una novia perfecta.

—No soy perfecta tengo muchos defectos como cualquier otro mortal.

—Ante mis ojos eres perfecta quizás por eso me gustas tanto— Dice sonriendo, toma su taza de café y le da un sorbo sin dejar de mirarme.

—Me vas a decir que durante estos meses ¿has estado pensando en mí? ¿Qué no estuviste con otras chicas?

—No voy a mentirte Alice pero si tuve la compañía de otras, nada serio solamente quería pasarla bien mientras grabábamos la película que era realmente agotador lo que es cierto es que si pensaba mucho en ti en lo demasiado que ansiaba terminar de grabar para poder venir a Texas a verte.

—Es una lastima que no pueda corresponderte, Edward. Si fueran otras circunstancias quizás si hubiera intentando tener una relación contigo.

—Es bueno escuchar que al menos estuve esperanzas pero otra parte me destroza el corazón.

—Oh Edward no me hagas sentir peor de que lo estoy.

—Lo siento Alice no quería ponerte triste entiendo perfectamente tu posición Matt llego primero que yo y tengo que aceptarlo.

Edward luego cambio de tema lo cual me lleno de alivio porque no quería seguir hablando sobre “un nosotros” de solo imaginarme que Matt se enterara de esto iba a ponerse como loco ya que es demasiado celoso lo mejor es no contarle que Edward esta en la ciudad estando en prisión seguramente estaría pensando una cantidad de barbaridades, tengo que mantener a raya a Edward no se porque tengo la certeza que él va a seguir intentando

tener algo conmigo pero tengo que hacerme la desinteresada por el bien de todos mejor dicho del mío.

—Ya tengo que irme Edward— Dije una vez me fijo en mi reloj ya que Kate seguramente paso a recoger a Henry de la escuela.

—Claro, te llevo a tu casa— Saca su billetera y deja unos billetes sobre la mesa.

—No es necesario puedo tomar un taxi, mi casa no queda muy cerca— Digo poniéndome de pie.

—¿Ya no vives en el departamento?— Frunce el ceño.

—No, mi novio tiene una casa a las fueras de la ciudad cerca de la playa.

—Ah ¿Vives con él?— Dice muy serio, su rostro se puso tenso.

No quería contarle que Matt estaba preso y que estoy cuidando a su hijo de 4 años es algo que no se dice a la primera.

—Si— Miento.

—Esta bien Alice entonces te acompaño afuera para que tomes un taxi.

Edward coloca su mano alrededor de mi cintura posesivamente incomodándome otra vez trato de apartarme pero él como que más aprieta a su lado mientras salimos del café como que no le quedo muy claro que entre nosotros nunca habrá nada. Para un taxi antes de despedirse me da un abrazo y un beso muy cerca de la comisura de mi labio lo que me causa un respingo en todo el cuerpo por ese atractivo contacto de su parte.

—Me encanto volver a verte Alice espero que podamos salir en otra oportunidad.

—También me gusto verte Edward quien sabe si nos encontramos por ahí y nos tomamos otro café, esta ciudad no es tan grande.

—Tienes razón— Sonríe— Nos vemos Alice, cuídate.

—Adiós Edward— Me subo en el taxi miro hacia atrás mientras él se queda allí parado con las manos dentro de los bolsillos de su pantalón con una mirada melancólica entonces recuerdo ese casi beso que nos dimos si Matt se llegara a enterar de esto seguro corta en pedacitos a Edward.

Cuando llego a casa ayudo a Henry con la tarea que le mandaron la escuela cuando escucho que tocan la puerta salgo para ver de quien se trata para mi sorpresa es el

detective Davis.

—¿Qué hace usted aquí?— Digo molesta.

—Alice necesito hablar con usted es importante.

—Pues no tengo nada que hablar con usted así que por favor váyase de mi casa ahora mismo.

—Se que estas dolida por lo que paso con Matt pero tienes que entender que solamente hacia mi trabajo.

—¿Qué quiere esta vez detective?— Pregunto cruzándome de brazos mientras mis ojos destilaban dagas en contra de este hombre que tengo enfrente de mi.

—Creo que estas enterada que a Jason Geller lo metieron preso.

—Si ya lo sabía ahora no venga a decir que va a acusarme de algo.

—No vine a acusarla de nada, es que estamos buscando a su hermano.

—¿A mi hermano?— Frunzo el ceño confundida— ¿Qué tiene que ver Vicent en todo esto?

—Eso es lo que yo también me pregunto pero lo estamos buscando desde hace semanas para hacerle varias preguntas porque al parecer estuvo en ese lugar donde arrestamos a Jason.

—Ahora no me diga que piensa meter preso a Vicent— Digo asombrada.

—Pues no lo se es raro que en ningún momento usted haya dicho que su hermano es inocente— Me mira fijamente haciendo sus propias conclusiones.

—La cuestión es detective que hace tiempo que no veo a Vicent desde que usted interrumpió mi boda para meter preso a mi novio así que no puedo darle ninguna información.

—Esta bien señorita Alice de todos modos estaremos en contacto si llegara a ver su hermano por favor avíseme si lo ama tanto la mejor forma que puede ayudarlo es esa.

—Como usted diga detective, buenas tardes— Me abro la puerta para que se vaya.

Respiro hondo camino hacia donde esta el teléfono enseguida le marco a Vicent después de varios repiques por favor se digna a contestarme.

—Vicent ¿Qué rayos pasa contigo? Vino la policía a mi casa para preguntarme si te he visto.

—¿Les dijiste alguna cosa?— Dice preocupado.

—Claro que no ¿Vas a decirme que ocurre?

—Lo mejor es que no lo sepas Alice es que metí en serios problemas y en este momento estoy fuera del país.

—¿Qué?— Sorprendida— ¿Dónde estas?

—No puedo decirte.

—¿Nuestros padres saben de esto?

—No, les dije que me tomaría unas vacaciones tu sabes que metieron a Jason preso tengo miedo que hagan lo mismo conmigo.

—Vicent siempre te dije que te alejaras de Jason pero no me hiciste caso.

—Por favor no estoy para que me reclames ahora por esa mierda Alice— Dice enfadado— Tengo que colgar no se si estarán rastreado esta llamada, tengo que comprarme otro teléfono.

—Cuídate mucho Vicent— Digo asustada— No quiero que te ocurra nada malo.

—Estaré bien Alice, no te preocupes.

No se porque tenia el mal presentimiento que no seria así Vicent también había tomado un mal camino en la delincuencia y me aterra la idea que algún día toquen a mi puerta para decirme que lo mataron o esta preso no quiero eso para mi hermano mayor ojala recapacite y logre salir de ese mundo que no es bueno para él, Matt es un vivo ejemplo que cuando menos lo esperen te puede poner las esposas en las muñecas.

Habían pasado 3 meses, las cosas no estaban del todo perfecto pero al menos Agustín había logrado que no me quitaran a Henry aunque sea por unas semanas porque aun podía perder su custodia tenia que ir a juicio para que él pudiera quedarse conmigo eso me tenia un poco aterrada ya que él estado emocional de Henry no estaba muy mal al pasar los meses empeoraban sus pesadillas nocturnas aunque no ha querido contarme de que se trata se perfecta que es sobre Nicole y Richard realmente me duele ver que un niño tan pequeño lleve esas imágenes tan perturbadoras en su cabeza ojala pudiera hacer mas para ayudarlo.

Hoy es mi cumpleaños será la celebración mas triste que vaya a tener en mi vida no tengo a mi novio, ni a mi familia, Ashley y Jimmy se fueron a Cancún de vacaciones, Steven esta aun rehabilitación pasaría mi cumpleaños con Henry en casa.

En ese momento suena mi celular desde un número desconocido.

—¿Hola? ¿Quién es?

—Mi musa hermosa— Aquella voz ronca y seductora que me pone a temblar de pie a cabeza saca una enorme sonrisa de mi rostro cuando escucho a Matt.

—Oh Matt no sabes cuanto me alegro de escucharte— Digo ya con los ojos llenos de lagrimas.

—Te llamaba para desearte un feliz cumpleaños mi amor lamento no poder pasar ese día tan especial contigo, solo quería decirte que te amo y quiero pasar el resto de mi vida a tu lado, eres la musa de mi corazón ¿lo sabes, verdad?

Sus palabras me hacen llorar como tonta ¿Por qué tenia que ser tan lindo? Hasta hablando por teléfono, Matt siempre me hace sentir especial como me gustaría poder verlo para abrazarlo y llenarlo de besos.

—Gracias mi vida, gracias por hacerme feliz en este día en serio necesitaba escuchar tu voz, te extraño mucho ya quiero que llegue el jueves para abrazarte y decirte cuanto te amo.

—Yo también ansió mucho que llegue el jueves aunque falten 3 días. No puedo creer que mi nena ya que tenga 22 años.

— Esta nena ya es toda mujer pero eso lo sabes tu mas que nadie— Lo digo mientras me sonrojo escucho la risa de Matt.

—Oh mi amor por favor me digas esas cosas por teléfono porque no te imaginas las ganas que tengo de darte tu regalo de cumpleaños como corresponde— Dice en tono muy sexy que me causa escalofrió en todo el cuerpo de pronto siento mucho calor e imagino todo lo que tiene en mente.

—¿Tienes alguna sorpresa para mí?

—Unas cuantas se que te van a encantar pero para eso tienes que estar desnuda ahí te dejo una pista.

—Por Dios Matt— Digo casi gritando mientras me rio, mis mejillas arden mas— Siempre dices cosas muy pervertidas.

—Cuando pienso en ti mi imaginación vuela.

—Es una lastima que no pude pasar contigo tu cumpleaños ni el mío tampoco hubiéramos hecho muchas cosas también.

—Al menos celebramos nuestro aniversario juntos.

—Tienes razón es lo que importa mientras estemos juntos.

—¿Cómo esta Henry?

—Henry esta viendo la televisión ya que están pasando su comiquita favorita.

—¿Puedo hablar con él?

—Claro que si, espera un momento— Dejo el teléfono encima de la mesa y corro hacia la habitación de Henry quien esta acostado en la cama junto a él esta Sam con la cabeza apoyadas en las piernas del niño— Cariño, Matt quiere hablar contigo esta al teléfono.

—¿De verdad?— Dice sorprendido enseguida se pone de pie y mi acompaña hasta la sala donde toma el teléfono— Hola tío Matt, si estoy bien ¿Tu? — Henry se ríe— Si, lo se… Ella es buena conmigo… Si, me gusta el colegio tengo muchos amigos… ¿Cuándo vas a venir?... ¿Por qué?— Su cara ahora es de tristeza— Entiendo, yo quería verte… ¿Si?— De nuevo su rostro se ilumina— Estaría genial… Esta bien tío, también te quiero.

Henry me vuelve a pasar el teléfono sale corriendo hacia a su habitación.

—¿Qué le dijiste? — Le pregunto a Matt.

—Quiero que lo traigas a la prisión.

—¿Qué?— Sorprendida.

—Si habrá un día especial para las familias de verdad deseo mucho ver a mi hijo ¿Podrías hacerlo?

—Claro que si ¿Cuándo es?

—El sábado, quiero que estés radiante ese día que todos se mueran de la envidia que Matt Bomer tiene a la chica más hermosa.

—Tu siempre queriendo alardear.

—Solo quiero mostrarle al mundo de lo orgulloso y enamorado estoy de ti ¿acaso es un crimen? Porque si lo es entonces de eso si soy culpable de amarte tanto.

—Aw eres muy tierno Matt de verdad que me llamaras ha sido lo mejor que me ha pasado en este día— En ese preciso momento tocan la puerta varias veces— Están tocando.

—Entonces ve abrir la puerta quizás sea importante.

—¿No vas a colgar, cierto?

—No lo hare, anda abrir— Dice impaciente ¿Por qué le importa tanto quien esta llamando a la puerta? Dejo el teléfono en la mesa cuando abro me llevo una gran sorpresa.

—¿Usted es la señorita Alice Bledel?— Dice el chico que tiene un enorme ramo de flores y globos en forma de corazón que dicen “Feliz cumpleaños” en una hermosa cesta de mimbre.

—Si soy yo— Digo atónita.

—¿Puedo pasar?

—Claro que si— Me pongo a un lado para que entre entonces me doy cuenta que detrás de él hay otros cuatro chicos más que traen diferentes ramos de flores entran y salen de la casa, en total son veintidós que dejan encima de la mesa del comedor— ¿Quién las envía?

—Esta en la tarjeta, señorita Bledel— Dice el chico.

—Gracias— Aun sin salir de mi asombro, los repartidores salen de mi casa entonces busco entre los ramos de flores la tarjeta hasta que por fin la encuentro, cuando la leo comienzo a llorar otra vez rápidamente tomo el teléfono— Oh Matt, te amo mucho. Ha sido muy tierno que me enviaras las flores y los globos.

—Siempre lo mejor para mi princesa puede que este aquí encerrado pero no quiere decir que deje de celebrar los momentos especiales, te mereces lo mejor del mundo Musa… Siempre.

—Gracias de verdad ha sido un lindo gesto de tu parte, las flores están hermosas.

—No es nada Alice que tengas un lindo cumpleaños y muchos besos para ti ahora tengo que dejarte alguien mas necesita usar el teléfono— Dice con tristeza.

—Esta bien— Digo sollozando— Te amo mucho.

—Yo también te amo Musa, no llores sabes que no me gusta como me gustaría estar aquí para secarte las lagrimas con mis besos.

—Son de felicidad, la felicidad que tú solo me das.

Cuando Matt cuelga la llamada me siento en el sofá con la pequeña tarjeta en mis manos leyéndola una y otra vez mientras no dejo de llorar.

“Hoy será el primero de muchos cumpleaños que estaré a tu lado, tratando de hacerte la mujer más feliz. En este día tan especial, quisiera regalarte la luna y las estrellas, pero lo único que te puedo ofrecer es mi amor más sincero. Te regalo mi corazón y mis días para pasarlos a tu lado siempre. ¡Feliz cumpleaños mi Musa!

Att: Matt”

Como me duele no poder tenerlo aquí conmigo para que podamos celebrarlo juntos, el destino tenia que ser demasiado cruel con nosotros.

Alguien llama a la puerta enseguida me apresuro abrir se trata del señor Geller quien trae algunas bolsas en las manos sorprendida de que se este aquí dejo que entre a la casa.

—No esperaba su visita ¿Cómo estas Bruce?— Le pregunto.

—No puedo decir que bien, mis dos hijos están presos en la misma cárcel no ha sido fácil para mi además tengo que lidiar con mi enfermedad.

—Si me entere lo de Jason de verdad siento mucho que este pasando por eso y ahora mas que tiene esa enfermedad debe ser realmente duro para usted.

—Me merezco que todo esto me este pasando Alice, fue mi error porque tuve la oportunidad de remediarlo pero fui demasiado cobarde.

—Es de humanos equivocarse señor Geller no es la excepción se que sus hijos logran perderlos aunque llevara tiempo.

—Ese es el problema Alice que no tengo mucho tiempo, la leucemia esta progresando mucho a pesar del tratamiento quizás mañana ya no siga en este mundo.

—No diga eso Bruce se que podrá mejorar ahora la medicina esta muy adelante solamente tiene que tener fe.

—Tienes razón Alice por cierto feliz cumpleaños— Dice Bruce sonriendo y me da un breve abrazo.

—Gracias— Sonrió.

—Bellas flores te regalaron— Dice mirando la mesa.

—Fue su hijo Matt hace como una hora estuvimos hablando por teléfono.

—Un gran detalle de su parte, se ve que te ama mucho.

—Y yo a él también.

—Me alegro que tenga a una persona como tu a su lado… También había venido para ver a mi nieto ¿Dónde esta Henry?

—Él esta en su…— Pero una voz me interrumpen dejándome pálida.

—¿Eres mi abuelo?— Dice Henry mirando extrañado a Bruce. Oh mierda, mierda… Esto no tenia que pasar.

Henry nos miraba confundido, no tenia que enterarse de esta forma que Bruce es su abuelo. Matt se iba a molestar muchísimo cuando lo supiera, me le acerco al niño pensando que decirle pero Bruce se me adelanta.

—Si soy tu abuelo, Henry— Dice sonriendo.

—¿De verdad?— Dice el niño asombrado— Pensé que no tenia ¿Por qué no sabia de ti?— Pregunta con curiosidad.

—Es que yo tampoco sabia que tenia un nieto fue hace poco que me entere que tu lo eras

¿Te agrada la idea de tener un abuelo?

—Si— Dice emocionado— Siempre quise uno ¿Puedo enseñarte algo, abuelo? ¿Puedo decirte así?

—Claro que si— Dice Bruce sorprendido que el niño lo aceptara tan rápido— ¿A dónde vamos?

—A mi cuarto ¿Puede, Alice?— Me pregunta parpadea y asiento con la cabeza— Ven— La agarra de la mano a Bruce lo jala hacia el pasillo.

—Espera un momento Henry déjame hablar con tu abuelo unos segundos ¿si?

—Esta bien— Bruce se acerca a mi para poder hablar lejos del niño.

—No debiste decirle eso— Murmuro.

—¿Por qué no? Es mi nieto merece saber que soy su abuelo.

—Pero Matt todavía no le ha dicho que es su hijo, esto lo va a molestar mucho.

—Creo que puedo lidiar con la furia de Matt, ya estoy acostumbrado no te preocupes Alice nada es bueno que Henry sepa quien soy, perdió a su mama y su papa esta en la cárcel. Al menos tiene aquí a un familiar que cuidara de él y yo quiero hacerlo.

—Esta bien Bruce tienes razón en esa parte, Henry necesita un poco de felicidad a su vida ya que estos últimos meses no han sido fáciles para nadie mucho mas para él.

—¿Podemos irnos, abuelo?— Pregunta Henry impaciente jalando la chaqueta de Bruce para que le prestara atención.

—Si, vamos— Bruce le despeina el cabello rubio, el niño se ríe mientras camina hacia la habitación de Henry.

Mientras ellos están en la habitación miro las hermosas flores que me regalo mi novio entonces suena el teléfono cuando contesto se trata de Ashley y Jimmy que me cantan cumpleaños a coro aunque sus voces suenan bastante desafiadas lo cual me hace reír pero me aparece tierno de su parte.

—Feliz cumpleaños amiga, lamento que este allí contigo para celebrarlo— Dice Ashley con tristeza.

—Lo importante es que ustedes la estén pasando bien— Digo emocionada porque sabia que pasado mañana Jimmy le iba a pedir matrimonio a Ashley por fin se había decidido a casarse con ella después de cinco años de noviazgo por eso era el motivo del viaje, mi amiga iba a estar realmente feliz.

—Si en realidad que si pero es que me siento mal que estés tan sola pasando tu cumpleaños.

—No estoy sola Henry esta aquí conmigo.

—¿Steven te felicito, Alice?— Me pregunta Jimmy.

—Si, me llamo temprano en la mañana. Me dijo que por fin esta por terminar el tratamiento que se muere de ganas de vernos.

—Pues yo también quiero verlo ha pasado mucho tiempo ojala salga completamente recuperado— Dice mi amigo.

—Estoy segura que será así.

—¿Matt te llamo, amiga?— Pregunta Ashley.

—Si hable con él hace como una hora, me lleno la casa de 22 ramos de flores y globos fue una gran sorpresa y un bonito detalle de su parte.

—Wow es increíble que estando preso aun tenga contactos para enviarte semejante detalles, ese hombre definitivamente esta enamorado de ti.

—Eso no lo dudo, Ashley. Yo estúpidamente enamorada de Matt siempre lo estaré.

—Bueno Alice nosotros te dejamos porque tenemos una excursión ¡Iremos a bucear!— Dice Ashley entusiasmada.

—Que se diviertan mucho en Cancún, Jimmy ya sabes— Dice con complicidad.

—Lo se, Alice… Todo esta bien.

—¿Qué? ¿De que están hablando?— Pregunta Ashley confundida, me muerdo el labio para no echarme a reír.

—De nada mi amor, se nos hace tarde… Adiós Alice que pases un feliz cumpleaños— Dice Jimmy.

Después que ellos cuelgan, mi celular comienza a repicar se trata de Edward lo veo en el identificador de llamadas hace como una semana que no hablaba con él.

—Feliz cumpleaños hermosa— Su voz suena tan sexy siento que el cuerpo se me eriza completamente y mis mejillas arden.

—Gracias Edward, pensé que se te había olvidado— Digo fingiendo estar molesta.

—Nunca se me olvidaría tu cumpleaños ¿Cómo la estas pasando?

—Bien, en mi casa.

—¿Qué piensas hacer esta noche? ¿No vas a salir?

—En realidad no.

—¿No?— Dice sorprendido— ¿Acaso Matt no esta contigo?

—No, él sigue de viaje— Digo mintiéndole aun no había sido capaz de decirle que Matt esta preso.

—No puedo creer que estés sola en tu cumpleaños aun me pregunto que carajo haces con

ese tipo porque nunca esta contigo.

Esas palabras se repiten una y otra vez en mi cabeza dejándome sin habla a veces también me hacia esa pregunta pero luego recuerdo por todo lo que he pasado con Matt no puedo dejarlo simplemente no puedo, lo amo y estaré ahí para él para apoyarlo siempre.

—Lo siento Alice no debí decir eso pero es que me molesta de verdad.

—Esta bien Edward te entiendo— Digo afligida trato de sonar normal para que no se de cuenta que sus palabras me hirieron.

—Se me ocurre una idea ¿Por qué no salimos esta noche? ¿Te gustaría?

—Edward no…— Entonces pienso en Henry ¿Con quien voy a dejarlo? No puedo llamar a Kate hoy es su día libre.

—Alice por favor es tu cumpleaños mereces salir a divertirte así que no acepto un “no” como respuesta, dame la dirección de tu casa para pasarte a buscar a las 9 ¿te parece?

—De acuerdo Edward— Entonces le dicto la dirección de la casa.

—Bien— Se que debe tener una gran sonrisa en su cara— Ponte mas hermosa de lo que eres, te veo en dos horas.

Luego de colgar voy a la habitación de Henry ahora me había comprometido a salir con Edward esta noche si Matt supiera que saldré con otro hombre seguro iba a explotar como un volcán en erupción aunque es mi cumpleaños se supone que debería estar celebrándolo no todos los días se cumple 22 así que tenia pedirle el favor a Bruce que se quedara con el niño por unas horas.

Cuando entro a la habitación veo a Henry y Bruce jugando en el suelo con sus juguetes del espacio, tal vez fue buena idea decirle que él es su abuelo se veía realmente feliz mientras jugaba con su abuelo.

—¿Bruce? ¿Puedo hablar contigo?— Se supone de pie camina hacia donde estoy yo.

—¿Qué sucede?

—Quería pedirte un favor ¿Podías quedarte con Henry unas horas? Es que me invitaron a salir a celebrar mi cumpleaños ¿Puedes? O sino llamare a una niñera.

—No, me encantaría cuidarlo ve con cuidado.

—¿En serio? ¿Podrás? Henry ha tenido pesadillas y repentinos cambios de humor.

—¿Por qué?— Frunce el ceño.

—Es que creemos que Henry vio cuando su mama murió y eso lo tiene afectado pero ahora

lo veo contigo se ve realmente feliz aunque como te digo sus cambios de humor son repentinos.

—Eso me sorprende mucho Alice pero no te preocupes podre manejar la situación Jason tampoco fue fácil de criar cuando era pequeño mas cuando murió su mamá así que tengo experiencias en estos casos.

—Esta bien Bruce se que lo dejo en buenas manos, gracias.

—Que te diviertas mucho.

—Henry vas a quedarte con Bruce ¿si? ¿Vas a pórtate bien con tu abuelo?

—Si, Alice— Dice sonriendo.

—Bien se que eres un buen niño— Acaricio su cabello y después le doy un beso en él.

Salgo de la habitación para irme a la mía para darme un baño y colocármela algo decente. Después de una hora por fin estoy lista decido vestirme con un lindo vestido negro con detalles en crema y zapatos a juego me miro en especial pensando si es muy provocativo o sexy para salir con alguien que es mi amigo además no quería darle una idea equivocada a Edward quizás debería cambiarme entonces escucho el sonido de la puerta ya había llegado enseguida salgo y corro abrirle quedo atónita de lo impresionante que se ve todo vestido de negro con los dos primeros de su camisa desbotonado y su cabello perfectamente peinado ¿Por qué me recordaba tanto a Matt? Parece que estoy teniendo un deja vu.

—Alice, te ves increíblemente hermosa— Dice Edward— He traído este regalo para ti— Me da una pequeña cajita plateada con un bonito lazo morado.

—Gracias no debiste molestarte.

—Es un presente de cumpleaños por favor ábrelo— Hago lo que me pide quedo impresionada que sea un brazalete de diamantes.

—Esto es demasiado Edward no puedo aceptarlo.

—¿Por qué no? ¿No somos amigos? Además es tu cumpleaños es solo un regalo Alice nada del otro mundo.

—Pero seguro debió costarte mucho.