Pétalos del Rosal por Humberto R. Méndez B. - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

 

    

 

 

 

 

 

 

 

 

PÉTALOS DEL ROSAL

 

 

(CUADERNO DE POESÍAS)

 

 

 

 

 

 

 

POR

 

 

 

 

 

 

HUMBERTO. R. MÉNDEZ B.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DEDICATORIA

 

A la memoria de mi hermano Juan Osvaldo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Primera página

 

 

Descorre hoy estas páginas

Como un sol crepuscular,

Que después de mucho andar

Se le resbalan dos lágrimas.

 

Veras mi corazón cantando,

Cantando y siempre triste,

Después que te fuiste

A veces ríe llorando.

 

No sabrás que estos versos

Fueron inspirados por ti,

Y el dolor se queda en mí

Al recuerdo de tus besos.

 

 

Si alguno cuenta tu vida,

O recuerda mi religión,

O narra el suceso épico

Es parte de mi canción…

 

Descorre hoy estas páginas

Como un sol crepuscular,

Que después de mucho andar

Se le resbalan dos lágrimas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A mi niña ciega

 

A Antioquia Grullón.

1

 

Jazmín,

Es mi niña en el jardín.

Amapola,

De encendía corola.

Rosa,

De todas la más hermosa.

Margarita,

Hermana de la sunamita.

Violeta,

La que mi vida completa.

Hiedras,

Prendida sobre mis piedras.

Azucena,

La de blancura serena.

Clavel,

Del que mis abejas toman miel.

 

Te llevo como una reliquia

Prendida a mi corazón,

Mi niña Antioquia,

Mi Virgen de la Asunción.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2

 

Volaron las mariposas

Para posarse en tu pelo,

Hubo poesía y prosa,

Voló un ángel del cielo.

 

Los jilgueros te cantaron,

El cielo te dio su manto

Y los hombres se alegraron,

Alabaron al Dios santo.

 

Niña de mi fantasía,

Amor de mi juventud,

Ni niñita Antioquia,

Tú encarnas la virtud.

 

Tú cantaras a las rosas,

Ti cantaras al amor,

Y tus manos cariñosas

Curaran el dolor.

 

Lleva tu canto mi hija

Prendido a tu corazón,

Cual ajorca o sortija,

Cual triunfo o galardón.

 

Y si un día la rosa

Te hieren con sus espinas,

Recuerdas que tú caminas

Por la vida venturosa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poema

 

¿Qué ya no te quiero?- es cierto.

Desde hoy UD murió para mí.

Ya no quiero sus caricias,

Sus gracias me son grotescas,

En el amor las burlas

No alcanzan perdón.

¿Qué aun me amas?- le creo,

Pues los besos consumen la piel,

Y las estrofas de amor de un poema

Penetran al fondo del ser.

¿Qué dedico por celo mis versos?- falso.

Aunque si le llegue adorar,

Pero renuncio a todo  lo suyo,

No me gusta su forma de amar.

Si renuncio, es que busco el calor

En la llama de los besos,

En el fuego de la pasión,

En el embrujo de las caricias…

Para mi, esos es amor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Atributos

 

Primavera,

Que se abre en flor por la pradera;

Estrella,

Que contemplo si tocar por ser tan bella;

Manantial,

Liquido fluido del tosco pedernal;

Poesía,

Que canto sin que sea mía;

Niña,

Junco en flor de la campiña;

Luz,

Emanada del trono de Jesús;

Candor,

Hecho magia por su olor;

Mujer,

Que hace temblar  todo mi ser;

Abeja,

De tu picadura nadie se queja;

Mariposa,

La criatura más hermosa;

Hada,

Ficción o verdad nunca olvidada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poema

 

Quiero tenerte presente

Mujer, ser imponente,

Para evocar tu memoria

Que ser pierde con mi historia

Raída por el olvido

Que me hace esta compungido.

 

Hoy desfila junto a mí

Todo lo que tengo de ti;

Tengo una imagen de plata

En un pañuelo escarlata,

Y en un libro una rosa…

 

La cosa más misteriosa

Que nubla mi pensamiento,

Que río, lloro, me lamento,

Es un deseo anormal

Al borde de eyacular.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poema

 

Estoy leyendo el cuento que escribí en tu partida,

Y te tengo presente como en tu despedida;

Porque tú eres su tema,

Como la niña ciega de mi triste poema;

O tú cantas el rosario,

Como en la fabula del pavo y el canario;

Porque no tengo alegría,

Como el día en que escribí mi elegía;

Siendo tú la inspiración,

Que juega en mis labios como una canción.

Cuento, fabula, canción o elegía,

Te tengo presente ante mi noche y día.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poema

 

 

Dices que esta triste

El joven misántropo,

Porque hoy lo viste

Al borde del llanto.

 

Quizás no es tristeza

Lo que hoy tú vistes,

Esa es la grandeza

De hombres tristes.

 

El siempre esta solo

Con su pensamiento,

Cual lirio en el lodo

O tú en tu lamento.

 

Piensas tú también

Cuando estés sola,

Y oirás el vaivén

Que tienen las olas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poema

 

Quiero perderme en el mundo

Con mi rostro triste y mi paso lento,

Pero con un grito en lo profundo

Donde nadie escuche mi lamento.

 

Del cosmos quiero ser parte,

Una partícula, una molécula,

Para poder soportarte

Cuando el olvido me muela.

 

Me perderé caminando

Con dirección a una estrella,

Aunque me pierda pensando

En los rayos y centellas.

 

Caminaré en lo infinito,

Caminaré mi camino,

Encontraré al Bendito

Y su camino divino.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poema

 

Al nacimiento de mi hija Luz Teresa.

 

Quiero una joya labrarte

En un diamante muy fino,

Porque quiero regalarte

Tú figura en la de un niño.

 

Con tus ojos de diamante,

Y tus labios de granada,

Para que estés en lo adelante

De ti misma enamorada.

 

De trigo su cabellera

Y tu piel hecha de perla,

Y será en  primavera

Que vendrán las aves a verla.

 

Su voz será la alegría

De sus dichosas amigas,

Que escucharan la sinfonía

Cuando a su Dios bendiga.

 

Labré yo en ti un tesoro,

Llevaste en ti una sortija,

Es una muñeca de oro,

Y esa muñeca es mi hija.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poema

 

Anduviste peregrina

Tocando a todas las puertas,

Y regresas, casi muerta,

Como una fría golondrina.

 

Me pediste lo que te di,

Y te di todo lo que pediste,

Hoy nada queda de mí

Y tu todo lo perdiste.

 

¿Por qué viniste criatura

A perturbar mi silencio?

Si a la puerta de la sepultura

Me ha dado vida tu aliento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poema

 

Quise ser fuego y no soy humo,

Quise ser grito y soy vagido,

Y cuando quise sentirme senda

Me desperté a la vera del camino.

 

Me siento en vida porque miro

El fuego, la tierra y sus misterios,

Pero las almas que están en penas

También conocen los secretos.

 

O estoy loco o me engañan

Los sentidos y cuantos me rodean,

Todo es mundo, todo es pálido,

 

O son incorpóreas mis ideas.

 

O viví con Platón en las cavernas,

O regrese  con Menedemo del Infierno,

Porque tanto recuerdo y he visto

Que ante mis ojos todo es imperfecto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poema

 

¿Llovía?- Si llovía,

Y te voy a contar como estaba

De bella ese medio día

Por el agua que la bañaba.

 

Desnuda de abajo arriba

Como una deidad pagana,

 

Que venia y que se iba,

Tan presente y tan lejana.

 

-¿Qué dijo cundo la viste?

-Que la lluvia le encantaba,

Porque el agua es que la viste

Con esas perlas mojadas.

 

-Me hubiera gustado verla

Y preguntarle…cualquier cosa.

Como que hacer para tenerla,

Cual es su nombre de diosa.

 

-Te diré que no dormí

Desde que tuve aquel sueño,

Que la conciencia perdí,

Esa mujer es mi empeño.

 

-Pero, ¿era un sueño todo?

-¡Claro¡ No te lo he dicho?...

Es que desde entonces estoy loco

Y vivo por ese capricho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poema

 

-¿es un poema el universo?

Me preguntaste un buen día.

-Nosotros somos los versos-,

Te dije,- de esa poesía.

 

Somos versos de arcillas,

Modelado a la manera

De esas floresillas,

Hijas de la primavera.

 

 

Y te sonreíste conmigo,

Y me tomaste las manos,

Entonces me sentí indigno,

Comprendí que soy gusano;

 

Y sueño con tenerte

Y despierto tan inquieto,

Que si llego a besarte,

Mi beso seria un soneto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poema

 

Un verso gentil y galante,

Que sea sensual y afectivo,

Quiero darte en este instante

Como un sacrificio votivo.

 

Lo envolveré en una rosa

De pétalos perfumados;

Tú te sentirás dichosa,