Poemas en Punto G. Poemas en Punto de Guerra por Miguel Oviedo Risueño - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

POEMAS  EN  PUNTO DE  GUERRA

 

POEMAS EN PUNTO G

 

 

 

 

image002.gifimage002.gifimage002.gifimage002.gifimage002.gifimage002.gifimage002.gifimage002.gifimage003.gifimage003.gifimage003.gifimage003.gifimage003.gifimage003.gifimage003.gifimage003.gifimage003.gifimage004.gif

image005.gif
image006.gif
 

 

 

 

 

 

 

 

 


Miguel Alfredo Oviedo Risueño

 

 

 

 

 

PROLOGO

 

 

 

 

 

En las noches cuando escribía, sentado en un sillón, me imaginaba, todo el cabello blanco, la barba sobre el pecho, las cejas como un bosque, sentado  sobre el suelo, de manera natural y como no, con un libro en la mano, atraído por lo esencial y eterno.

 

Pero la realidad  es otra, llevamos tantos años de conflicto, tanto que la  historia se llena en cuajos de hojas, en oídos que se han  habituado al sonido de las balas, y a las noticias de sangre  en la radio y la televisión. Nadia se  atreve, ha hacer tabla rasa de la verdad de mi patria, desde la labor de una libertad tejida a  pólvora y bayoneta, por los libertadores de  Bolívar, pasando por  los ejes magistrales de Gaitan, labor de toda una vida, o de tan corta vida, cortada de un tajo  por la ráfaga , de balas disparadas  al pecho de un hombre que quizá, estaba para cambiar la historia, hojas y hojas de  días calendarios pasan y se llenan con la única labor, la de cortar las vidas en profundas ascuas, que van creciendo orgánicamente, que se van añadiendo en ediciones sucesivas.

 

Siguen otras secciones, de partidos rojos o azules, donde canta el amor a los amigos, redobles de ametralladora enemiga, donde se celebra la guerra, la roja guerra.

 

Así, casi a modo de diario, fue creciendo esta obra, la que unos días deseché unos, seleccioné otros, corriendo siempre el riesgo de ser injusto.

 

Para mí el verso no es ya un choque: nuestro oído esta hecho a ritmo de tableteo. Si el oído medio percibe disonancias, siempre, el ruido de la guerra le encontrará un nuevo tono.

 

Las relaciones con el viejo que espera, son las mismas que con el nuevo niño que añora. Siempre fáciles, abecés negadas, o talvez han pasado tantas cosas en esta inútil sangre, de sangrar por desangrar, que  se ha vuelto costumbre, para regresar después, a nuevas formas de hacernos el mal, por mal. Todo en busca del comienzo, ¡libertad!, ¡justicia! ¡Y de nuevo libertad!

 

Porque la guerra sigue ahí, con terca vitalidad, por eso estos versos,  fuertes, limpios, y en el momento que aún vivo, que aun espero salir de este punto, de cual, del mismo punto que converge en medio de todos los puntos,  POEMAS EN PUNTO DE GUERRA,  POEMAS EN GUNTO G.

 

                                                            El Autor.

 

 

 

 

 

POEMAS  EN  PUNTO  DE GUERRA

 

 

 

 

Reloj

 DE ARENA

 

 

 

I

 

 

Si pudiera detener el tiempo

Lo haría  en este instante,

                            Tú instante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

II

 

 

¿Qué podría estar haciendo

si estuviese allá y no aquí?

ocupando un espacio

donde el aire ha sido prestado.

 

Si la derecha fuese la izquierda

el norte, el sur

lo inofensivo un veneno letal

la cuestión no ser.

Miedo a podrirse por dentro

y no a lo que espanta allá afuera.

 

¿Seriamos entonces menos caos que ahora?.

O, ¿más guerra que hoy?.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

II

 

 

Yo soy la espera

De aquello que tal vez no ha de venir

Tengo la luz oculta del eclipse

Yo soy la decepción constante.

 

Sin voluntad

Me suspendo en el tiempo

Y con los ojos al vacío

Me miro desde afuera

Para no encontrar respuestas.

 

Como asegurar que se está vivo

Cuando el camino es largo

Y los pasos tan cortos,

Cuando todos los días

Se dice que será mañana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IV

 

 

Solo soy un hombre

Repleto de años tristes

Y con la edad distinta,

Te veo en una pequeña gota

                  de agua cristalina

Suspendida en mí presente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

V

 

 

Se veía en una noche limpia de humo

Un astro color sangre y fuego

En la inmensa constelación de la noche

¿Será acaso un planeta lejano

Que se incendia como el nuestro?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VI

 

 

Eres ese fantasma

Que una vez decidió

Recorrer mi cuerpo

Y ahora se quedó

Como una sombra

Que revuelca las sábanas

Y no me deja dormir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VII

 

 

Tal vez dirás que soy tu pasado,

Pero pasado tu pasado,

Dirás que fui parte de tu historia

Y pasada tu historia,

Seré vestigio,

                    códice de la memoria

Con renombre de cábalas

Destinado a perderme

                     entre el polvo

De un reloj de arena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SILENCIO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1                            -                             5

 

 

Al otro lado del espanto

Se ahoga convulsiva una hoja

En mi mano la huella de su cálculo

Convoca al cielo la formula no descifrada.

 

La palma de la noche suda titilante

                                      Sobre la noche.

Mientras que tú edad acribilla la mía

                                       Drenando la dermis.

 

La luna maquillada como una japonesa

Duda entre miles de vientos apilados.

Ruego precavido

                             Busca tu voz

                                                   Dicción lenta

                                                                          Gato naranja

                                                                                                 Bajo tu mano de pintor

                                                                                                                                  Juega.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2                                 -                                  4

 

 

Un fárrago de estrellas regresa al horizonte urbano

A venderte la idea de volver

Y todos los días que se llaman día

Tengo veinticuatro mandíbulas

                                                    Para comer tus pasos.

Hago un nudo de lengua y de saliva

Entro en el país de las cosas incompletas

Tapando con la mano el cielo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3                                 -                                  3

 

 

La mirada a veces hace huecos en la vista

Ando sobre tu frase.  Pisoteas mi sombra,

                                             en este tiempo.

No estamos ya en el ayer,

No estamos aún en el mañana.

 

Por una vez adecuación exacta

De la muerte misma a la muerte soñada,

La muerte vivida. La misma. Misma muerte

                                                Idéntica a sí misma, misma.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4                                 -                                  2

 

 

Un nudo aprieta el exterior

Otros vienen a morir sobre la mesa

El silencio es una forma

Mesa era la palabra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5                                 -                                  1

 

 

Hoy cuando cruzan las velas de los barcos

El alba se convierte en curiosidad geográfica

Veo perderse al dragón del tiempo

Cerrándole el paso a la vida.

 

Tendrían razón quienes soñaron fuego,

Golpeando piedras, rompiendo leños

Contando en la oscuridad

Un ardor que no termina.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ALGO MÁS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1

 

 

No puede haber vida sin muerte

Y esto no es una broma

Así puestas las cartas sobre la mesa