VIP Membership

Poesías de Victor Luna por Daniel Lapazano - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

Y es ese sentimiento

lo que me llena de culpa

pues mi amor por ti es tan grande

que peco de serte infiel

ya que al fundirme contigo

toco a todas las mujeres

y no existe tú y yo

SOLO EXISTE HOMBRE Y MUJER.

(del libro “Sobre Dioses y Andróginos”)

Página 22

Daniel Lapazano

Niña y mujer

Un día me pregunté

¿Qué diferencia existe

entre niña y mujer?

Un sabio de blancas canas

que me escuchó al pasar

supo responder:

La niña, mi buen señor

no sabe qué es proteger

ella espera a un fuerte príncipe

que bien la sepa acoger.

Que la lleve a un gran castillo

lleno de magia y encanto

y que el poder de su espada

aleje el mal con espanto.

La mujer es diferente

sabe del mundo real

que los príncipes no existen

como se escuchan contar…

Página 23

Poesías de Víctor Luna

¿Y cómo piensa una mujer?

le pregunté.

Y él me dijo

te contaré:

Ella piensa que los hombres

vive en unos barquitos

en medio de un océano

para nada chico…

Y las mujeres también

en barquitos de papel.

En ese océano inmenso

todos flotan indefensos

las olas suben y bajan

y muchos sufren de miedo.

Aunque hay barcos gigantescos

que se llaman transatlánticos

y que allí viven muy cómodos

los ricos y el Estado.

Página 24

Daniel Lapazano

Ellos tienen menos miedo

que los otros, afirmé.

Así es:

Muchos hombres y mujeres

a esos barcos quieren ir

para del mar oscilante

bien huir…

Pero la mujer sabe

que esos barcos son un sueño

que muy pocos subirán

algún día, a ese predio.

Y prefiere no soñar

y vivir la realidad

que es el mar…

Entonces, le pregunté:

¿Acaso, sabio señor

la mujer no tiene nada

en qué aferrar su corazón?

¿nunca tendrá en quién creer

a quién esperar

y qué es el amor?

Página 25

Poesías de Víctor Luna

¡Sí que tendrá! respondió

y esta prosa me cantó:

Buscará entre los barcos a su hombre

con su quilla romperá la espesa niebla

y en la noche lo hallará luchando solo

acabando finalmente con su espera.

Subirá a su barca a acompañarle

prenderá para él una candela

y él verá en esa mujer a su esperanza

y en su alma brillarán mil lentejuelas.

Estará junto a él lo que Dios quiera

sin castillos, sin espadas ni quimeras

y abrazados, se cuidarán mutuamente

contemplando el resplandor de las estrellas.

(del libro “Poetas y Ángeles”)

Página 26

Daniel Lapazano

Hombre, no dejes de amarme

Hombre no dejes de amar

a este cuerpo de mujer

no seas tan egoísta

y piensa en mí alguna vez.

Como un relámpago entras

y sales con rapidez

después apagas la luz

y en tus sueños te perdéis.

Tú no sabes qué tan sola

me siento en ese momento

si yo te he brindado todo

¿por qué razón me haces esto?

Siempre te aguardo ansiosa

con mis brazos bien abiertos

para que bebas y comas

de las frutas de mi cuerpo.

Página 27

Poesías de Víctor Luna

Pero siempre haces lo mismo

mis deseos no atendéis

privándome de sentir

el placer de ser mujer.

Es tan hermoso sentir

que mi cuerpo poseéis

saber que soy toda tuya

y en mi interior te movéis.

Cuando te echas sobre mí

y siento tu propio peso

el sudor y el calor

de tu piel que ardiente beso.

Y el orgasmo… ¡cómo te amo!

cuando me llega el orgasmo

que lástima que te vas

cuando yo estoy empezando…

Yo comprendo que en mi cuerpo

te arrebatas de placer

que te cuesta contenerte

y acabas con rapidez.

Página 28

Daniel Lapazano

Pero piensa que el amor

de los cuerpos, es un juego

que es mejor y más gozoso

ir más lento y con rodeos.

A ti un segundo te basta

yo necesito más tiempo

pero mira, aprende de mí

que gozo dando mi cuerpo.

Yo siempre me ofrezco a ti

me entrego a tu eterno placer

intenta alargar mi disfrute

y verás lo hermoso que es.

Por esta mujer que te ama

que tanto placer te brindó

por ser esa compañera

que Dios para ti eligió.

Por ser lo que tanto añoras

aunque a veces me lo niegues

tan solo te pido algo

que aprendas como hombre a quererme.

Página 29

Poesías de Víctor Luna

Que no seas tan egoísta

que pienses en mí alguna vez

QUE JAMÁS DEJES DE AMAR

A ESTE CUERPO DE MUJER.

(del libro “Prosas de Nuestro Tiempo”)

Página 30

Daniel Lapazano

Miradas

¡Mírame!

dijo la mujer al hombre

pues mi cuerpo es campo seco

y tu mirada es lluvia fresca.

Y al igual que la lluvia

humedece la tierra

y hace crecer la hierba

tus ojos dan vida a mi piel

y pienso: ¡Qué hermoso es sentirse mujer!

¡Desnuda tu cuerpo!

le contestó el hombre

pues tu cuerpo es campo seco

y mi mirada es lluvia fresca.

Y al igual que la lluvia

penetra en la tierra

y se hace vida en la hierba

mi hombría florece en tu piel

y pienso: ¡Qué hermoso es amarte mujer!

(del libro “Poetas y Ángeles”)

Página 31

Poesías de Víctor Luna

Prosa para una mujer enamorada del amor

Mujer de muchos amores

sé que nadie te comprende

que todo el mundo critica

tu manera de querer.

Ellos no vienen del campo

son hombres de la ciudad

son hombres que sus instintos

dejaron domesticar,

que olvidaron su pasado

o sus orígenes… no sé.

Yo sé que tú estás herida

porque muchos mal te miran

y que ocultas tus heridas

con un mar de indiferencia,

que supiste hacerte fuerte entre la gente

pero dime…

¿cuántas veces quisiste escapar?

me pregunto cuántos hombres

de esos que tantos tuviste

te quisieron de verdad,

Página 32

Daniel Lapazano

cuántos hombres confundieron

tu manera de abrazar y de besar

cuántos hombres te besaron de verdad

¿lo sabes mujer?

Es probable que en momentos

haya volado a tu mente

ser una más entre todas,

pasar desapercibida,

ser “normal”, como dicen

pero nunca lo has podido

aunque lo hayas intentado.

Tú sabes más que ninguna

del dolor que significa

traicionar el corazón,

que más vale ave triste

volando entre los árboles

que feliz en una jaula

como dice aquel refrán

que no sé quién inventó.

No mujer

nunca traiciones tu amor,

sólo trata de ser sincera

lo más que puedas

Página 33

Poesías de Víctor Luna

y el hombre que te acepte, bien

y el que no

¡que vaya con Dios!

te aseguro que es mejor así…

Cuando la duda te abarque

y la soledad te oprima,

cuando la gente te lastime

o hable mal a tus espaldas,

detente un poco a mirar

a ese pobre pajarillo

encerrado en una jaula

como el hombre domesticado.

¡Míralo!

y piensa en él...

Tiene agua y comida

pero vive en una jaula.

Tiene el calor de la pieza de su dueño

pero dentro de una jaula.

A su lado le acaricia

su preciada compañera

encerrada en una jaula como él.

Y una hermosa familia tendrá mañana

criándose entre rejas

y esperando el alimento, como él.

Página 34

Daniel Lapazano

Parece feliz

encerrado en un jaula,

porque dicen

que al que no le falta nada

es feliz.

Y seguro que a ese pajarillo

no le falta nada.

¿O…

le falta algo?

En cambio al otro

que libre vuela y se mueve

por la copa de los árboles

parece faltarle de todo,

pero al menos por ser libre

tiene como conseguir lo que le falta.

De una cosa estoy seguro

mujer enamorada

y es que los primeros pájaros

que echó Dios al mundo

no nacieron en jaulas

y además todos saben que la vida

nunca fue ni será color de rosa

Página 35

Poesías de Víctor Luna

aunque algunos así

lo hayan querido ver entre rejas.

Pienso sin embargo

que es posible ser feliz

volando en libertad.

Y no es que me ponga en “sabio”

porque nadie inventó nada

pero aprendí de otros hombres

que pensaron más que yo

o primero que yo

que feliz es aquel

que supo vivir su vida

con convicciones,

que tomó entre tantas cosas

lo mejor de la existencia

aún entre las sombras

entre nieblas y tormentas,

porque la vida es así

dulce por momentos

y amarga otro tiempo

y no se puede ser feliz

más allá de la vida

no se puede ser feliz

más allá de las tormentas.

Página 36

Daniel Lapazano

Entonces

el que vive en una jaula

por huir de la tormenta

¿no estará escapando de la vida?

¿no estará más cerca de la vida

el que vive entre la copa de los árboles?

Y no me refiero a que mañana

salgas a la calle sin paraguas

a pescarte un resfrío

porque la naturaleza

no te dio un paraguas

no, mujer enamorada

tú sabes a que me refiero

te hablo de lo espiritual

de no encarcelar el alma.

Entonces no le hagas caso

a lo que dice la gente

a esos que tienen cubiertos

el alma con un paraguas

y sé como el pájaro libre

que aunque a veces tenga frío

o le falte el alimento

conoce la libertad

y lo bello que es el viento,

Página 37

Poesías de Víctor Luna

la emoción profunda y viva

de sentir el fuerte vértigo

al caer sobre la tierra

con sus alas extendidas,

de saltar de copa en copa, persiguiendo

a una hermosa pajarilla

que se escapó entre las ramas…

Porque dime, mujer enamorada

mujer de mil amores

mujer de mil pasiones encendidas,

tú que te llenas de preguntas

que yo trato de cerrarte

¿para qué hizo Dios las aves?

¿para que el hombre

las domestique en una jaula

o para que vivan libres entre los árboles?

Porque al menos ese pájaro,

al que es libre me refiero,

aunque un día lo sorprenda

la muerte en una pedrada

o en la bala de un tirano

morirá pájaro y no preso

¿y quién le quitará sus horas cantadas?

¿quién le quitará sus amores amados?

¿quién le quitará la alegría vivida?

Página 38

Daniel Lapazano

¿quién le quitará su amistad con el viento?

¿la muerte?

la muerte no nos quita

nuestras penas y alegrías

son nuestras manos que arrancan

del corazón esas cosas

por no saber qué es la vida.

Sé pájaro libre mujer enamorada

nunca pierdas tus alas

ama cuantas veces quieras

sólo te pido que seas sincera

y si a veces te sientes herida

o hieres sin querer

no te aflijas,

tú sabrás desde ahora

que ese es el precio de tu libertad

porque gracias a esa libertad

tú serás tú

y siendo tú hallarás felicidad:

La felicidad de ser uno mismo,

la felicidad de saber que es el amor

más allá de las palabras.

(del libro “Poetas y Ángeles”)

Página 39

Poesías de Víctor Luna

Certeza

¿Qué es el Universo sino la unión

de lo masculino con lo femenino?

El YIN y el YANG, el Hombre y la Mujer.

Más allá de las leyes de la Física

el Hombre y la Mujer universal se manifiestan…

No existe ley estudiada por la Ciencia

que no manifieste estos dos principios.

Quién puede dudar, por ejemplo,

que el Principio de Entropía es femenino,

porque destruye la dinámica y el orden universal, todo lo vuelve a cero,

a la pasividad de las partículas inertes,

frías y apelmazadas,

quietud absoluta.

Quién puede negar que la Relatividad

no es una bella expresión del Hombre.

Teoría ordenada, matemática y simétrica

dominadora de los grandes cuerpos,

de la luz y del espacio-tiempo.

Página 40

Daniel Lapazano

Y la Física Cuántica expresión de la Mujer.

Indeterminada, probabilística, caótica,

que se entiende más con la paradoja

que con la razón…

¿Y qué mal se llevan ambas, no?

Bueno, al menos no es fácil conciliarlas

(a veces hacen las paces como un buen matrimonio) Sí, es verdad, todo esto es indudable.

En el Arte, esta paradoja, se ve con claridad.

Se puede medir un trazo de pintura

pero no se puede explicar un color.

Se puede escribir una partitura

pero no se puede inventar música nueva

con partituras ya hechas.

Todo artista necesita inspiración

¿lo ven?

El Hombre y la Mujer están en todas partes.

Él es la lógica, la razón y la Ciencia.

Ella es la intuición, el sentimiento y el Arte.

Él es el movimiento, lo predecible y lo calculable.

Página 41

Poesías de Víctor Luna

Ella es la quietud, lo impredecible e incalculable.

Él es el calor, la Primavera y el Verano.

Ella es la frescura, el Otoño y el Invierno.

Porque el calor invita a la vida social,

a salir de las viviendas y a la procreación,

pero el frío invita a la vida hogareña,

a refugiarse en las casas y a meterse en sí mismo, para indagar, recordar y valorar lo pequeño.

¿Y acaso eso no tiene su romanticismo?

Pero mucho frío mata

y mucho calor también.

(El Hombre y la Mujer se necesitan mutuamente) Ahora bien, yo me pregunto

(¿acaso usted no?)

de estos dos Elementales

¿quién estuvo primero?

Según la Biblia, Eva nació de Adán

y quizás tenga razón…

pero no creo que a escala universal

eso sea cierto,

ya que lo irracional es la base de lo racional, todo se construye a partir de la sin razón.

La Creación, tal como la conocemos,

Página 42

Daniel Lapazano

es un gran absurdo.

Sí, absurdo,

y por ello tan maravillosa

ya que no existe obra de Arte (la Creación)

que pueda surgir de una abstracción pura;

al pintor le hace falta el color,

al músico los sonidos,

al escultor el blanco mármol,

y al poeta su sentimiento,

a las matemáticas aquel que las piensa

y al pensador, su propia existencia.

El Tiempo, tan masculinamente cambiante,

necesita un “escenario de sucesos”

¿y qué son los sucesos?

pueden ser cualquier cosa,

lo que nos plazca,

pues no responden a ninguna lógica necesaria

(un recuerdo, una piedra lanzada al aire

un edificio que se desmorona…).

LA MUJER ESTA ANTES QUE EL HOMBRE

La Mujer es lo primero que hizo Dios.

Más allá de este planeta,

Página 43

Poesías de Víctor Luna

más allá de esta galaxia,

tuvo ella los primeros sueños de la Creación, cuando el Tiempo no existía,

cuando la Relatividad no había sido escrita.

Y cuando ella despertó de su sueño,

tras un oscuro letargo en la noche de los tiempos, descubrió que estaba sola…

¡y al Amor invocó!

y entonces Dios dijo: Hágase la Luz

y en su corazón vio nacer el rostro de un Hombre.

(del libro “Sobre Dioses y Andróginos”)

Página 44

Daniel Lapazano

Cielo y Tierra

Bajo un Cielo pulcramente despejado

yace la Tierra desierta y sombría

en sus colinas ya no se oyen los vientos

y en su árido suelo ya no crece la hierba.

En sus hoyos ya no se encuentran arañas

en sus rocas ya no se esconden serpientes

las lechuzas ya no ululan por las noches

y los lobos ya no llaman a la Luna.

Ella está sola y así pasa sus horas

teniendo como amigo tan sólo el silencio

aún así sus montañas lucen altas

ardientes de día y frescas de noche.

Sus laderas lucen ondas y profundas

los ríos son ahora largas grietas

en su cuerpo las sombras se agazapan

y se expanden, resaltando su relieve.

Página 45

Poesías de Víctor Luna

El Cielo no fue ajeno a ese paisaje

desde lo alto la ha venido observando

hasta que un día “despertó” y clavó sus ojos

en el medio de su ladera más onda.

La Tierra se sintió pronto observada

explorada, recorrida, invadida

y como en un acto reflejo su corteza

se sacudió, perturbada por completo.

Entonces se retorció sobre sus valles

movió sus placas, hizo temblar sus montañas

para decirle a él que estaba “allí”

y entonces el Cielo se abatió sobre ella.

La Tierra pronto se sintió arrasada

por el Cielo azul que la hizo su cautiva

sintió una fuerza que erosionaba sus montañas sus cañones y hendiduras, su gris fisonomía.

Y él enfurecido sobre su cuerpo desnudo

la recorrió con sus alas impúdicamente

y era tanto la obsesión que lo avivaba

que se infló de nubes hasta cubrir el Sol.

Página 46

Poesías de Víctor Luna

Y entre truenos y relámpagos se descargó en ella inundando su cuerpo con sus aguas de vida

y ella agradecida resguardó cada gota

para engrosar sus ríos y mojar sus semillas.

Y cuando el Cielo se calmó y se alejó despejado la Tierra ya estaba cubierta de hierba

nacieron de ella árboles, gran cantidad de animales y así como Madre, volvió a dar a luz.

(del libro “Sobre Dioses y Andróginos”)

Página 47

Daniel Lapazano

Infidelidad

(de una mujer)

Oh! dulce falo

que en mi boca emerges

erguida como el tallo de una rosa,

mi lengua no cesa

de brindarte sus caricias

y sentir en cada roce

la tersura de tu piel.

Cómo podré ocultar

el fulgor de mis deseos

a aquél que le juré

darle un día mi mano,

si el rouge de mis labios

que tu piel despinta

son fieles testigos

de este amor profano.

(del libro “Poesía Prohibida”)

Página 48

Poesías de Víctor Luna

Moluscos

Rosada concha de mar

que te cierras temerosa

en la presencia de un hombre

Abre bien tus labios sin pudores

y muéstrame esa perla

que abriga mil pasiones

Déjame incitarle sus deseos

sus sueños de sirena

refugio de tritones

Para así poder oír la melodía

que cuenta los secretos

de todos sus amores.

(del libro “Poesía Prohibida”)

Página 49

Daniel Lapazano

Edén

En un mordisco

en un dulce bocado

el hombre se pierde probando la fruta…

¡Embriagante vino del amor dionisio!

¡cuántas veces enjugaste mis labios!

Hijas de Eva, hermosas como el alba

de tus frutas colgantes me he prendido a raudales.

Pero... ¡ay!

no existe nada como tu manzana carnosa…

ese anzuelo que te hizo

pescadora de hombres.

Por ella Adán se perdió hace tiempo,

y yo, como él,

hoy también me he perdido.

(del libro “Poesía Prohibida”)

Página 50

Poesías de Víctor Luna

Sueño de mujer

Quisiera yo ser mujer

para atraer a los hombres

y llenarles sus miradas

de deseo y de lujuria.

Caminar por las veredas

con un hermoso vestido

y hacer suspirar la tarde

con el vuelo de mis faldas.

Quisiera yo ser mujer

para mirarme al espejo

y gozar con mi belleza

como si fuera Narciso.

Adornar mis movimientos

con maneras femeninas

y dejar rodar mis lágrimas

por culpa de una poesía.

Página 51

Daniel Lapazano

Quisiera yo ser mujer

para gozar con el sexo

de una manera distinta

a como gozan los hombres.

Sentir que tocan mis pechos

con pasión, sin disimulo

y cómo vibra mi cuerpo

cuando me tocan el culo.

Sentir cómo entra en mi vientre

el dulce falo del hombre

cómo remueve mis carnes

y en placeres me desoja.

Y si después me abandona

y se va con otra hembra

darle celos en los brazos

de un varón mucho más guapo.

Quisiera yo ser mujer

ser la dama más hermosa

ser tierra de mis trigales

y el perfume de la rosa.

Página 52

Poesías de Víctor Luna

Quisiera yo ser mujer

para morirme en la prosa

del poeta que me arranque

con su amor esta congoja.

(del libro “Poesía Prohibida”)

Página 53

Daniel Lapazano

Soltería

Hay gente que me pregunta

por qué soy tan ermitaño,

por qué soy un hombre huraño

por qué elegí soltería.

A esos que me preguntan

les canto esta poesía:

Prefiero la soledad

a las malas compañías

prefiero una buena amiga

aunque me brinde tan sólo

el afecto del corazón

a una esposa que me avive

el diablo de la pasión

por las noches…

y que mate

durante la luz del día

mi ángel de la alegría

que otorga paz a mi alma

y las ganas de vivir.

Página 54

Poesías de Víctor Luna

Con perdón del que me escucha

esta es mi filosofía.

(del libro “Hojas de Hierba”)

Página 55

Daniel Lapazano

Religiosidad

Cuentan que un día

Dios se sentía tan desolado

de ver en su Cielo

tan poca gente

que prefirió poblarlo de buenos ateos

a sabiendas de que éstos

tan escépticos e incrédulos

no darían nunca cuenta

de su pródiga existencia…

a habitarlo con espurios

y fanáticos “creyentes”

que siempre ponen en su boca

sus propias palabras

y que siempre lo imaginan a su propia

y humana semejanza.

(del libro “Poetas y Ángeles”)

Página 56

Poesías de Víctor Luna

Renacimiento

Corría por la Tierra

en el año 1400 d.C.

un gran renacimiento

de las grandes bellas artes.

Rafael por un lado,

Miguel Ángel por el otro,

Botticelli, Leonardo,

Tiziano, Donatello,

revolucionaban el Mundo

de los humildes mortales.

Esto, al parecer,

provocó un gran alboroto

en el Cielo del Altísimo:

El arcángel Gabriel

ingresó al palacio divino

abriéndose paso a zancadas gigantes

y, en un tono que denotaba gran alteración

le dijo a Dios: - ¡Señor! ¡Señor!

la Santa Iglesia Católica

Página 57

Daniel Lapazano

se ve amenazada en estos momentos

por el profano mundo del Arte…

usted sabe cómo son estos artistas – continuó –

con sus peligrosas creaciones pueden desvirtuar el inmaculado mundo de la Fe,

ofender nuestros dogmas

¡traer al Mundo la anarquía espiritual!

¿qué me aconseja que debamos hacer?

Mucho más abajo

en las profundidades del tenebroso Infierno

el arcángel Belcebú organizaba su ejército

para utilizar a la Iglesia, gobiernos

y potestades de todo el Mundo

como arma maquiavélica

para destruir rápidamente

el nuevo movimiento surgente…

Lucifer, al enterarse de tanto revuelo

le preguntó al temeroso Belcebú

a qué se debía “tanta alarma y desconcierto”

– ¡Pero Señor! (le contestó Belcebú)

hoy se ha dado nuevamente en el Mundo,

enturbiando la paz de las tinieblas,

un nuevo resurgimiento del Arte

Página 58

Poesías de Víctor Luna

y con muchísima más fuerza que antes

y usted sabrá,

como tantas veces dijo,

que esto es lo que más pone en peligro

nuestras metas…

“todo demonio sabe

que la mejor manera de hacer

verdadera religión

es a través del Arte”.

Y Lucifer asintió.

(del libro “Poesía Prohibida”)

Página 59

Daniel Lapazano

Poesía del Andrógino

Hombre que te jactas de tu inteligencia

de tu fuerza y poder de creación

¿nunca te miraste al espejo?

¡qué feo te quedan esos pelos en tu cuerpo!

ese físico tan tosco y carente de hermosura

por más que te limes en los fierros de un gimnasio

¡nunca igualarás la belleza de mujer!

Tú te crees más que ella por las cosas que lograste edificios y automóviles, microscopios y teorías maquinarias gigantescas y esta gran “civilidad”

pero dime…

¿cuánta gente murió por las bombas que inventaste?

¿cuánta gente padeció por tus armas de tortura?

¿lo recuerdas? has la cuenta…

PORQUE TU FUISTE EL GESTOR

DE LOS MAYORES ENGAÑOS

¡Tú creaste el Capital, la Política y la Guerra!

Mujer que te enroscas mirándote al espejo

y te sientes tan hermosa, me recuerdas a Narciso…

¿nunca te miraste por dentro?

¡qué carente de ingenio y de imaginación!

Página 60

Poesías de Víctor Luna

¡qué prosaica, frívola y superficial!

¿qué le diste al Mundo con tu inteligencia?

¿qué le diste al hombre, si siempre lo viviste?

porque aún teniendo empleo siempre le sacaste.

Tú te quejas del machismo y del sometimiento

pero dime…

¿qué valores le enseñaste a tus hijos varones?

¿cuántas veces apreciaste en el hombre el dinero, el poder y su ambición, su estatus y apariencia?

¿lo recuerdas? has la cuenta…

¡bien merecido tienes tu sometimiento!

PORQUE SIEMPRE FUISTE CÓMPLICE

DE LAS MISERIAS DEL HOMBRE

como cerda que en el lodo se revuelca sin culpas.

Y tú Andrógino… mitad hombre y mitad mujer

bello y fuerte como un ángel ¿dónde estás?

Tú tienes inteligencia, pero también corazón

tú tienes sentido lógico, pero también intuición y bien sabes del valor de lo grande y lo pequeño que tus manos conocieron alguna vez la agresión pero que tus ojos también supieron lo que es llorar porque tú representas el equilibrio justo

entre sentimiento y razón

Página 61

Daniel Lapazano

entre acción y reflexión

el más perfecto, el mejor

el que nadie imaginó

el que quizás necesite este triste y pobre mundo…

A veces te alcanzo a ver con mis ojos desgastados en el alma de un artista, aunque muy desdibujado porque es hombre.

A veces creo escucharte en las palabras de un místico de un poeta o de un cualquiera

pero igual…

De esas mujeres y hombres que luchan por ser sí mismos contra un mundo hostil y enfermo

que los atan y encasillan

porque no quiere que encuentren

a su hombre o su mujer.

Sociedad que en tantos siglos no supiste hacer historia yo le pregunto a tus hombres

que por ser hombres se jactan

si hubiesen ellos sabido llorar como una mujer de la guerra ¿cuántas vidas se podrían haber salvado?

Si supieran como ellas del valor de lo pequeño no gastarían tanto tiempo explorando universos y verían con más cuidado lo que pasa en esta Tierra Página 62

Poesías de Víctor Luna

¿De qué sirve tanta ciencia si no puedes ser feliz?

Sociedad que en tantos siglos ni creciste ni moriste que como un vulgar cadáver perpetuaste tu existencia yo le pregunto a tus hembras

que por ser hembras se jactan

si hubiesen ellas tenido más sapiencia y más hombría

¿cuántos dolores y angustias nos hubiéramos ahorrado?

Porque al mirar demasiado lo pequeño, lo de acá se perdieron muchas veces en un mar de pequeñeces y mientras bordaban ingenuas sus minucias en la tela soñando con capitanes y alférez a bordo

el barco del Mundo naufragaba a la deriva

con su proa encaminada hacia su propio holocausto.

Mujer y hombre, dos criaturas imperfectas

que se revuelcan de orgullo por tener tantas falencias y tú Andrógino, el ángel, el del equilibrio justo que se salva de ser hombre o ser mujer…

Tú careces de ese tonto narcisismo

tan común en las mujeres

porque el hombre te previene.

Y también de la violencia de los hombres

porque la hembra que hay en ti

Página 63

Daniel Lapazano

te aconseja y te sujeta.

¡Qué distinto sería el Mundo con criaturas como tú!

seguro que nuestra historia no tendría tantas penas no tendría tanto hambre, no tendría tanto dolor y las verdades del Arte se hermanarían con la Ciencia y la Noche con la Luz

y los Cielos con la Tierra

y no habría religiones, ni banderas

sólo el Hombre…

Tú Andrógino, el perfecto

el del equilibrio exacto

entre el pensar y el sentir

entre el hacer y el no hacer

entre el campo y la ciudad

entre Dios y todos los hombres

el más bello, fuerte y sabio

y a la vez, inalcanzable…

(O quizás no.

Quizás te veremos algún día construir un Mundo nuevo.

Todos nosotros estamos esperando tu REGRESO)

(del libro “Sobre Dioses y Andróginos”)

Página 64

Poesías de Víctor Luna

Civilización

Grandes catedrales

gigantescos puentes

técnica avanzada

y leyes vigentes

Y mientras el Mundo

a engranajes se yergue

bajo sus talones

una Mujer duerme…

(del libro “Prosas de Nuestro Tiempo”)

Página 65

Daniel Lapazano

Rengos

El hombre camina por las calles de este mundo con una cruz en la espalda

y rengueando paso a paso… con dificultad

teniendo como ayuda tan sólo una muleta.

Pero existe un momento en la vida de ese hombre que el peso de su cruz se duplica

y su renguera aumenta

a riesgo incluso de quebrarse su muleta.

Es cuando se une a una mujer

otra renga…

(del libro “Prosas de Nuestro Tiempo”)

Página 66

Poesías de Víctor Luna

El pueblo se queja

El pueblo se queja

de su sufrimiento,

mas nunca pregunta

por qué lo padece.

Un refrán recita

“cosecharás tu siembra”,

un poeta dice

“se crece en sapiencia”.

¿Acaso no es cierto

que el rico fue pobre?

¿y si no lo fue

fue pobre su abuelo?

Que si no hay un pueblo

no hay clase política

y que todo político

pertenece a un pueblo.

¿Y la policía?

¿y los militares?

Página 67

Daniel Lapazano

¿son castas apartes?

¿quién hizo las castas?

Las castas se hacen

cuando las personas

ambicionan más

de lo necesario.

Las castas son pueblo

es pueblo el gobierno

es pueblo la iglesia

son pueblo los gremios.

Es pueblo el mercado

es pueblo la Historia

es pueblo el futuro

con pena o con gloria.

El pueblo ha creado

esta horrible caldera

ENTONCES MERECE

MORIRSE EN LA HOGERA.

(del libro “Poesía Prohibida”)

Página 68

Poesías de Víctor Luna

Brujas

¡Oh! Brujas de la Noche

que voláis sobre las casas

prendidas de una escoba,

¡cómo admiro su belleza

llena de hechizo y encanto!

¡cómo se deleitan mis ojos

al contemplar sus figuras

desprovistas de ropajes!

desnudas y hermosas

perfumadas de lujuria.

¡Oh! hijas de la Luna

encarnadoras del misticismo femenino

del poder de la Mujer

sacerdotisas de la verdadera religión

[de las hembras dejad que me prenda de sus pechos impíos

enseñadme los misterios de la carne y del amor hacedme caer en el conjuro de sus labios

de sus miradas brujescas

de sus manos serpentinas.

Página 69

Daniel Lapazano

¡Oh! hermanas de la oscuridad

de lo oculto y lo enigmático

¡Arránquenme de mi cuerpo los dolores!

¡Arránquenme de mi alma los pesares!

¡Arránquenme de mi corazón las culpas

el hastío y el miedo!

¡¡Liberen mi espíritu!!

(del libro “Aquelarre”)

Página 70

Poesías de Víctor Luna

Parcas

Parcas que tejen

los hilos del Destino

sálvenme de la Muerte

cuando la Vida me invite

a beber su dulce vino.

Parcas que escriben

el Libro de los Días

sálvenme de la Vida

cuando la Muerte consuele

el ardor de mis heridas.

(del libro “Poesía Prohibida”)

Página 71

Daniel Lapazano

La Ouija

Sobre una silla te veo sentada

a semi oscuras, con una sonrisa

y yo me arrojo a tus pechos desnudos

acariciándolos con prisa.

Beso tus grandes y tensos pezones

me aferro a tu piel blanca y lisa

deslizo ágil mi boca por tu cuello

con la tibieza de una veraniega brisa.

Descubro más abajo tu gran selva

y hacia ella mi rostro se desliza

abriendo paso con mis dedos la maleza

para dejar entrever tu piel cobriza.

Logro arrancarte un fuerte grito de placer

gracias al fuego de mi lengua movediza

echando brasas de lujuria incandescente

en esa herida que nunca cicatriza.

Página 72

Poesías de Víctor Luna

Me pides que me suba a tu cuerpo

finalmente, nuestra unión se realiza

las velas encendidas en la mesa

chinescas sombras fantasmales estilizan.

Y después de aquel sublime momento

todo se nubla, yo me alejo, finaliza

nuestro encuentro, no sin antes advertir

que olvidé que estaba MUERTO cuando alcanzo

a divisar sobre la mesa la Ouija.

(del libro “Aquelarre”)

Página 73

Daniel Lapazano

La fiesta funeraria

Se armó en esta Tierra un gran carnaval

la gran mayoría asistió enmascarada

mimos y zancudos animaban el corso

rodeados de un cortejo de variados disfraces.

La espuma inundaba el ambiente, y el ruido

era tan monótono que muchos ensordaron

casi todos estaban tan aturdidos y ebrios

que olvidaron que existía la limpieza y el silencio.

Y aunque algunos alertaron de la mugre que se hacía nadie hizo caso y la fiesta continuó

continuó hasta que la espuma largamente estacionada se empezó a descomponer junto a todos los papeles.

Se formó de esa manera un lodo flatulento

de la cual se desprendieron todo tipo de impurezas y aunque las voces de alerta incrementaron su tono el barullo del jolgorio impidió que se escucharan.

Página 74

Poesías de Víctor Luna

Así fue que de esa forma, bajo los pies de la gente se empezaron a formar todo tipo de alimañas

gusanos y gorgojos, los más variados hongos

que empezaron a crecer mientras más mugre se hacía.

Y como la muchedumbre continuaba ensimismada

en el brillo del festejo, con sus fuegos de artificio las pequeñas inmundicias se volvieron gigantescas y en grotesca sinfonía se mezclaron con la gente.

De esa manera nadie pudo notar su presencia

saber quién era un monstruo y quién un ser humano

y fue gracias a esa falta de identidad colectiva

que las bestias hicieron con la gente su gran cena.

La Tierra se pobló de criaturas del Infierno

mandrágoras gigantes que intoxicaban el aire

gorgonas que comían el cerebro de los jóvenes e insectos chupadores que desnutrían los niños.

Pequeños diablillos que mutilaban mujeres

para comerles tan sólo sus carnosos ovarios

y duendes malignos que descarnaban humanos

para freírles los huesos y digerirles el tuétano.

Página 75

Daniel Lapazano

Aún así la fiesta continuó…

la gente no paraba de reír y bailar

mujeres sin pechos contorneaban sus caderas

acompañadas por hombres sin cabezas o sin piernas.

La comparsa proseguía sus canciones alegres

entre niños que saltaban sobre ríos de sangre como muertos vivientes que reunidos celebraban los tétricos colores de una fiesta funeraria.

(del libro “Poesía Prohibida”)

Página 76

Poesías de Víctor Luna

Mundo feliz

Existe un lugar donde la gente no sufre,

donde no existe la guerra ni existen los conflictos.

Un lugar donde los hombres y las mujeres se entienden y hablar de divorcio es una rareza.

Existe un lugar donde el sexo no es tabú

y cada individuo hace lo que quiere sin ser censurado, se viste como quiere sin ser criticado

y piensa lo que quiere sin ser marginado

ni tildado de loco.

Existe un lugar donde los políticos no roban

porque a “nadie” se le ocurre robar,

donde las empresas pagan un buen salario

porque no existe la necesidad de explotar,

donde las religiones no son fanáticas

y viven unidas en perfecta armonía

y donde los artistas son considerados una bendición y hablar de “comercio del Arte” es una blasfemia.

Página 77

Daniel Lapazano

Un lugar donde la Muerte es parte de la Vida

porque así lo considera la gente

y ninguno teme morir

sólo piensan en vivir y soñar.

Un bello lugar donde no hay prostitutas

mujeres violadas

niños desnutridos

tratantes de blancas

un Mundo feliz.

Existe un lugar así…

“Es el lugar donde los hombres ya han muerto

es el lugar donde los hombres esperan nacer”

(del libro “Poesía Prohibida”)

Página 78

Poesías de Víctor Luna

A Dios

Señor Dios quiero pedirte

que nunca me falte el trabajo.

Quiero también darte gracias

por el pan que hay en mi mesa.

Quiero pedirte que nunca

me falte la inteligencia.

También quiero darte gracias

por mis aciertos y logros.

Te pido por mi salud

que la cuides con vigilo.

Te doy gracias por mis ojos

y los pies con que camino.

Quiero también que protejas

mi risa y algarabía,

pero también te agradezco

los artistas que inspiraste

y embellecieron mi vida.

Página 79

Daniel Lapazano

Te pido que siempre cuides

de mi hogar y mi familia,

mas no olvido agradecerte

por mis dos hermosas hijas.

Y te pido que me ayudes

a terminar mi vivienda,

pero también te agradezco

las paredes levantadas.

Son muchas cosas que quiero

pedirte, mi buen Señor.

Si debo simplificarlas

digo que cuides de mí

y de la gente que quiero,

pero también te doy gracias

por la vida que me diste

PORQUE ME SIENTO FELIZ

DE VIVIR Y DE ESTAR VIVO.

¡Gracias Dios!

(del libro “Hojas de Hierba”)

Página 80

index-82_1.jpg

index-82_2.jpg

index-82_3.jpg

Otras Obras del Autor:

El Hipermacho

Feminismo o Matrismo

(elaleph.com 2009)

(Bubok 2010)

De Esto no se Habla

(Bubok 2010)

Bubok

- en preparación -

Le puede interesar...

  • Sara A.
    Sara A. Autoayuda, Referencia por La mujer feliz
    Sara A.
    Sara A.

    Descargas:
    116

    Publicado:
    Sep 2019

    Cómo vivir el mejor año de tu vida Nuestros ancestros vivían en consonancia con los ritmos del día, de las estaciones y de los años por cuestión de necesidad....

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Pideme lo que quieras
    Pideme lo que quieras Feminismo, Sexualidad por M.W.
    Pideme lo que quieras
    Pideme lo que quieras

    Descargas:
    357

    Publicado:
    Jul 2019

    Un libro lleno de amor, morbo y placer. la famosa saga de la reconocida escritora española, Megan Maxwell.

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Sexo, paz y amor
    Sexo, paz y amor Erotismo por Y. Yang
    Sexo, paz y amor
    Sexo, paz y amor

    Descargas:
    484

    Publicado:
    Mar 2019

    Una mirada atrevida y provocadora. Este es un libro único y trascendental que integra cuentos de sexo explícito con un llamado a investigar directamente la es...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT

  • Descubre cuales son los indicadores y las cualidades de un seductor
    Descubre cuales son los indicadores y las cualidades de un seductor Feminismo, Sexualidad por Francisco Fonseca
    Descubre cuales son los indicadores y las cualidades de un seductor
    Descubre cuales son los indicadores y las cualidades de un seductor

    Descargas:
    288

    Publicado:
    Mar 2019

    En este ebook de seducción desdcubrirás si tu eres un maestro de la seduccion. Compruébalo con estos indicadores y cualidades que te muestran si estas en esto...

    Formatos: PDF, Epub, Kindle, TXT