Porno

VIP Membership
 Las diez Torres intentan por todos los medios evitar otra feroz
guerra contra los Señores de la oscuridad, no quieren arriesgarse a
que se pueda ocasionar el cuarto cataclismo, sembrando el caos y la
decadencia entre los reinos aliados. Se avecinan tiempos convulsos, la
Alianza de Dorthmunt necesita reunir los siete Pantáculos para
revertir el Hechizo que la Bruja Princesa de las Sombras realizó al
Rey Zachar convirtiéndolo en un Homúnculo. Abandonar la búsqueda de
los siete Pantáculos supondría perder para siempre el Reino de Ichuch
debilitando enormemente a la Alianza con el avance del ejército del
Gran Duque de la oscuridad Eligor, de Rasgaroth y sus sesenta legiones
de Liches, Vampiros, Zombis y Sombras. En el último sínodo, las Diez
Torres deben de someterse a un peligroso dilema, si preparar sus
ejércitos para iniciar o no la guerra.
Erika Lust
Porno para mujeres
ePub r1.0
Yorik 14.07.13
Erika Lust, 2008
Ilustraciones: Marion Dönneweg, Luci Gutierrez, Raimon Bragulat, Filip
Zuan, Pau Santanach, Alberto Gabari y Tassilo Rau.
Editor digital: Yorik
ePub base r1.0
A mí me ocurrió como a la mayoría de mujeres: cuando vi porno por
primera vez no fue amor a primera vista, ni mucho menos.
Evidentemente, había algo en las imágenes que me excitaba, pero
también muchas cosas que me molestaban. No me sentía representada en
esas películas: ni mi estilo de vida, ni mis valores, ni mi sexualidad
aparecían por ninguna parte.
En esos filmes no estaba retratado el placer femenino, y la mujer sólo
aparecía para complacer a los hombres. Las situaciones sexuales que
planteaban me parecían ridículas, todas basadas en fantasías
masculinas machistas: la chica entra en la habitación y descubre a su
chico con su mejor amiga y, en vez de enfadarse, ¡decide que lo mejor
es unirse a la fiesta!
Además, para mi generación, que creció con la MTV de fondo, es
inaceptable la calidad audiovisual que nos plantea el cine adulto:
decorados cutres, estilismo y maquillaje horribles, música que no
aporta nada, actuaciones ridículas y doblajes aún peores, fotografía
amateur… en general, un producto audiovisual muy pobre.
Por otra parte, los estereotipos de personajes que los hombres de la
industria del cine adulto nos han obligado a soportar durante los
VIP Membership