Primavera triste
El viejo Tófol y la chicuela vivían esclavos de su huerto, fatigados por una incesante producción. Eran dos árboles más, dos plantas de aquel pedazo de tierra -no mayor que un pañuelo, según decían los vecinos-, y del cual sacaban su pan a costa de fatigas. Vivían como lombrices de tierra, siempre pegados al surco; y la chica, a pesar de su desmedrada figura, trabajaba como un peón. La apodaban la Borda, porque la difunta mujer del tío Tófol, en su afán de tener hijos que...
Esto es solo una vista previa de las primeras páginas del PDF de Primavera triste por Vicente Blasco Ibañez.. Por favor descargue la versión complete para leer todo el libro.
Nota: usted debe tener instalado Adobe Reader o Acrobat para ver esta vista previa.
No tiene Adobe Reader instalado. Para ver este archivo, descargue Adobe Reader de <a href="http://get.adobe.com/reader/" target="_blank">aquí</a>. O, si quiere descargar el PDF a su sistema, haga click <a href="https://espanol.free-ebooks.net/ebook/Primavera-triste/pdf">aquí</a>.