¿Qué Hacer si el Juez Genera Nulidades en el Proceso? por riwiba@hotmail.com - muestra HTML

TOME EN CUENTA: Esta es una vista previa en HTML y algunos elementos como enlaces o números de página pueden ser incorrectos.
Para la versión completa, descargue el libro en PDF, ePub, Kindle

index-1_1.jpg

PREFACIO

Desde mi ingreso al servicio en el Poder Judicial ,

específicamente en la Corte Superior de Justicia de la

ciudad de Chiclayo, ejerciendo el cargo de secretario

advertí que se declaraban nulas algunos

resoluciones que no favorecían al proceso sino a una

de las partes y luego en mi calidad de Magistrado,

logré apreciar que varios de mis amigos pares

cuando cometían errores o para hablar con mayor

propiedad vicios que desnaturalizaban el trámite del

proceso recurrían constantemente al párrafo in fine

del artículo 176 del Código Procesal Civil que reza

así: “ los jueces sólo declararán de oficio las

nulidades insubsanables , mediante resolución

motivada , reponiendo el proceso al estado que

corresponda “, sin embargo dichos actos procesales

por sus características se podían clasificar en:

a) Actos procesales que contenían vicio generado por

ellos, quizás por ignorancia o por negligencia al

emitirlo Verbigracia:

- Habían obviado la propuesta de forma conciliatoria

en la etapa correspondiente.

- Habían emitido actos viciados que habilitaban al

perjudicado para interponer queja de hecho.

b) Actos procesales que contenían vicio generado

por ellos , por aplicación indebida de norma

derogada. V. Gr. -Cuando se descalificaba in limine

una pretensión por aplicación de norma derogada, y

creyendo estar en lo correcto procedían al

archivamiento.

c) Actos procesales que contenían vicio generado por

ellos que se referían al fondo del acto procesal.

d) Actos procesales que habiendo operado la

preclusión se nulificaban.

e) Actos procesales contenidos en resoluciones.

Verbi gratia:

- Cuando se resolvía indebidamente un pedido, el

cual tenía el carácter de inimpugnable como las

inadmisibilidades, o las tachas-

Es así que como se advirtieron dichas situaciones,

cuando la vida me ofreció la oportunidad de ejercer

la función real de Ad vocatus, cuando puede con

mucho orgullo hacer uso de mi registro de

colegiatura, firmar escritos , elaborar estrategias de

defensa,

crear

pretensiones

atípicas,

recibir

resoluciones favorables y desfavorables para mis

patrocinados, a través de las cuales sentí mucha

satisfacción como en otras decepción imputables en

algunas veces a mi persona ora en otras no; puede

aditar nuevos hechos relevantes desde el otro lado

de la orilla de los operadores del derecho

arribándose al más importante el daño irreparable

que puede causar en una de las partes cuando se

hace uso y abuso indebido de la institución

denominada nulidad de oficio.

Que, en efecto como el transcurso del tiempo es

inexorable,

el

vivir

día

a

día

resolviendo

cotidianamente las necesidades y apremios que se

presentan fueron mellando mi inquietud académica,

evitando, postergando que se pudiera alumbrar

algunas ideas o aporte al respecto como diría Jorge

Luis Borges en su obra Ficciones “Lo cierto es que

vivimos postergando todo lo postergable; tal vez

todos

sabemos

profundamente

que

somos

inmortales y que tarde o temprano, todo hombre

hará todas las cosas y sabrá todo” .

Llegado ya al convencimiento , a la idea martilladora

cotidiana , constante, testaruda, y abrumadora que

era necesario detenerse a auscultar dicho espacio

jurídico desde una óptica de soluciones frente a lo

errático que siempre será el ejercicio de la función

del Magistrado por su calidad de ser humano

impregnado de la esencia de relatividad, no obstante

que está obligado por el principio IURA NOVIT CURIA

a dominar el derecho sin titubeos, continúe

acopiando y ordenando toda la información atinente,

hasta que un maravilloso día de un mes de setiembre

inolvidable del año pasado próximo me senté a

ordenar todo lo poseído, todo lo escrito, todas las

arengas escritas para suscitarme constancia y

disciplina ,es ahí donde comenzaron a fluir ideas

respecto al tema que tendían al mejoramiento si

fuere necesario de la normatividad existente, o el

mejoramiento de la aplicación de la normas ya

sancionadas, naciendo así mi primer esbozo en

derecho procesal , aunque anteriormente ya había

bebido del estro en el año de mil novecientos

ochenta i seis que tuve la oportunidad de plasmar

algunas ideas sobre criterios de aprendizaje de la

gramática estructural castellana, cuyo ejemplar del

vademécum se encuentra en la biblioteca Eufemio

Lora y Lora de la tierra que me recibió en la

intersección de las esquinas de Pedro Ruiz y Siete

de Enero.

Esperando que las reflexiones suscitadas vayan

mejorándose.

INTRODUCCIÓN

En el presente trabajo que lo considero

personalmente reflexivo, focalizo el uso de las

nulidades procesales de oficio que han sido

sancionadas por el legislador como una facultad

propia única y exclusiva del Juez al advertir

nulidades

que

han

venido

a

denominar

insubsanables , que midiendo la abundancia de

muchos trabajos sobre las nulidades procesales pero

con preeminencia a la atribuibilidad de ésta a las

partes de un proceso, se ha querido a través de estas

pequeñas disquisiciones destacar lo siguiente:

A-La constatación de varios actos procesales

nulificados de oficio que han sido emitidos por

Juzgados de Paz Letrado, Primera Instancia, Salas

Civiles, Penales e incluso terminados en la Corte

Suprema que ya obran en obras publicadas

B-De su naturaleza polisémica que encierra la

institución de nulidad procesal reflexionando

básicamente sobre su acepción díptica de remedio o

sanción, optando por el segundo por ser operacional

a éste.

C-El alcance de las nulidades de oficio en

concordancia

a

los

denominados

vicios

insubsanables.

D-El sometimiento a análisis de cada acto procesal

declarado nulo, a quien le es atribuible la inserción

del vicio en el decurso del proceso.

E- Lo lacónico, parco o escueto del texto existente

normativamente, sobre la causa denominada vicio

insubsanable.

F-El control de las declaraciones de las

insubsistencias procesales de oficio que son

atribuibles al juzgador

G-Las razones de la no identificación del responsable

y por ende el no pago correspondiente del perjuicio.

Que, ello se ha tornado inextricablemente para

avanzar hacia el norte diseñado , en su tránsito un

Iter que vaya iluminando en forma reverberante

hasta la obtención de soluciones válida y viables en

aras de perfectibilidad de la administración de

justicia puesta en manos del juzgador, es en ese

sincronismo acoger un marco teórico que permita

discernir

varios

términos

conceptuales

y

operacionales como nulidad de oficio, error , vicio

insubsanable, formalidad substancial , saneamiento ,

y otros, también la necesidad de plasmar una

somera evolución de la institución de marras en el

decurso del tiempo y lugares hasta tiempos

fineseculares, su ubicación comparativa de la

institución en el sistema latinoamericano , así como

con la jurisprudencia extranjera y nacional , que va

sin lugar a dudas conjuntamente con la doctrina a

ampliar y delimitar el espectro que uniforme y

correctamente viene siendo materializado como

expurgación previa a la decisión de mérito , para

arribar a una tesis personal frente a problemas que

necesitan solución urgente con propuestas como

enmienda del lacónico párrafo in fine del artículo 176

del Código Procesal Civil, una nueva clasificación de

actos procesales nulos que hemos venido a llamar

de atribución implícita y expresa, la aquiescencia o

no a la elasticidad de las formas jurídicas como

acuñara José Safra Valverde , reflexionando siempre

sobre muchas tesituras entre ellas si el vicio o error

recae en la manifestación de la voluntad o en

cualquier medio de su exteriorización, la necesidad

de hacer valer la responsabilidad vicaria, organicista

etc.

Resultando de esta reflexión la promesa bajo

juramento de perfectibilidad, la advertencia de

lagunas jurídicas en materia expurgativa que deben

ser cubiertas por el ordenamiento jurídico, así como

incoherencias en el cuerpo jurídico procesal al no

concentrarse adecuadamente todos los aspectos

relativos a la institución como consecuente de operar

con un sistema actual de carácter generalizado

donde los principios que rigen la institución, las

normas que se contraen a dichos principios, se

encuentran diseminados en nuestro ordenamiento

jurídico .

EL AUTOR.

INDICE

PREFACIO

INTRODUCCIÓN

CAPÍTULO I

A.- ENFOQUE HISTÓRICO:

B.-ACTO PROCESAL:

C.-TEORÍAS A LA QUE SE HA AFILIADO EL

CÓDIGO PROCESAL CIVIL

D.- CLASIFICACIÓN DEL ACTO PROCESAL.

CAPITULO II

EL MARCO TEORÍCO